El cutre y falaz reportaje del New York Times sobre mujeres emigrantes, trabajo sexual y trata en España

15 de abril de 2012, por laura agustin

http://www.lauraagustin.com/new-york-timess-cheesy-ersatz-reporting-on-migrant-women-sex-work-and-trafficking

      Aquí no hay puticlub: Este letrero lo puso un propietario británico en un camino rural de España por el que los clientes en busca de un local de sexo comercial solían entrar por error, al parecer. Hay muchos “puticlubs”, bares de copas y burdeles de todas las formas y tamaños en España, donde la venta de sexo no es ilegal, pero sí las actividades clave que la rodean. He escrito acerca de los diferentes tipos de locales hace años cuando abogaba por un estudio cultural del sexo comercial.

Me pregunto si los futuros historiadores estarán al tanto de cuánta desinformación acerca de la migración y el trabajo sexual se reprodujo tozudamente durante el presente período, cuántas publicaciones de noticias con reputación de hacer auténtica investigación comenzaron a copiar fragmentos de seudonoticias y pegarlas juntas, se conformaron con citar sólo las fuentes más previsibles, oficiales y reduccionistas de la sociedad y no fueron capaces de admitir que la policía de un país no es el lugar más adecuado para hallar datos acerca de complejos problemas sociales.

Si hubiera un auténtico interés en el tema en cuestión, no se titularía In Spain, Women Enslaved by a Boom in Brothel Tourism —una historieta llena de los clichés sensacionalistas más superficiales, casi todos derivados de fuentes policiales y de unas pocas activistas abolicionistas. Sin embargo, esta es la historia que publicó The New York Times en su primera página el otro día, completada con una absurda foto de una joven con botas altas rojas digna del periodicucho más barato. Si la historia iba de burdeles, ¿por qué la ilustraban con una foto de prostitución callejera —otra vez, en primera página? No conozco de ninguna investigación seria que hable de turismo de burdel, dicho sea de paso. Por otra parte, de siempre se ha sabido que los hombres que viven en lugares donde no hay locales disponibles, han cruzado fronteras o hecho largos viajes para conseguirlos. Esto no es noticia.

La cuestión es la falta de investigación e información acerca de la política disfuncional de migración y de cómo las crecientes desigualdades económicas promueven el acceso a trabajos sin regulación ni protección en economías sumergidas, incluyendo la industria del sexo. Si este artículo hubiera aparecido en el New York Daily News o en el Daily Mail británico, ni siquiera me hubiera molestado en hacer un comentario, y sería demasiado largo y demasiado molesto para mí criticar el artículo completo, pero aqui presento algunas de las más  engañosas simplificaciones:

* Jóvenes yendo en rebaño a España para tener sexo con prostitutas víctimas de trata: título de una banal serie de fotos, algunas tomadas en un gran puticlub en la frontera española con Francia. El cruce de la frontera por todo tipo de razones, entre ellas sexo, vino y excursionismo, ha tenido lugar de siempre en esta zona, no sólo para comprar artículos de cerámica y de cuero como dice el artículo. ¿Tan mayores son estos reporteros que parecen estar describiendo ingenuos turistas norteamericanos de los años cincuenta?     

* La lacrimosa historia implicando a las familias de las inmigrantes es inhumana:

La policía tuvo un caso en el que tratantes colombianos estaban pagando a una familia por su hija $650 al mes. La chica trató de escapar, según dijo. Pero cuando se puso en contacto con su familia, le dijeron que regresara o si no enviarían a su hermana en sustitución.   

Un caso policial seleccionado entre miles para insinuar lo horribles que son otros países, porque en Estados Unidos nunca podría haber una familia cruel o desesperada, ¿no? Y ninguna mención a los mucho más numerosos proyectos familiares en los que no se desarrolla un melodrama semejante.          

* La pretensión de que está ocurriendo algo nuevo y diferente:

…los expertos dicen que la prostitución —casi toda ella implicando la trata implacable de mujeres extranjeras— está experimentando un boom, saltando a la vista del público tanto en pequeños pueblos como en grandes ciudades

Cuando la venta de sexo no es ilegal, puede ocurrir en cualquier lugar sin que se escondan las personas, si es a lo que se refieren cuando dicen “a la vista del público” —son noticias nada sorprendentes.

* El reportaje dice que una inmigrante todavía les debía más de  $2.500, como si se tratara de una cifra desorbitada. De hecho, esta cantidad puede ser devuelta en un plazo basante corto —uno o dos meses— por alguien que trabaje en un club frecuentado. Y, como he escrito muchas veces, los emigrantes pagan por una serie de valiosos servicios, así que sin saber mucho más acerca de este caso particular, no sabemos que significa esa cantidad.        

* Intento de causar pánico moral acerca de los jóvenes.

En el pasado, la mayor parte de los clientes eran hombre de media edad. Pero el boom actual, dicen los expertos, está potenciado en gran parte por los deseos de los jóvenes —muchos de los cuales hacen viajes de fin de semana en manada— aprovechando que en Europa viajar es barato y fácil. “Los jóvenes solían ir a las discotecas”, dijo  Francina Vila i Valls, concejal del área de la mujer y de derechos civiles del Ayuntamiento de Barcelona. “Pero ahora van a los burdeles. Para ellos es sólo otra forma de entretenimiento”.       

Desde hace tiempo, todas las investigaciones han sugerido que los jóvenes, cuando van en grupo, habitualmente frecuentan los clubs y se relacionan con las trabajadoras sexuales de calle, como parte de su diversión nocturna. En una misma noche pueden ir fácilmente tanto a las discotecas como a los clubs.  La palabra bandadas hace que los hombres parezcan predadores, desde luego.

*  Luego intentan hacer de ello un problema de creciente demanda de servicios sexuales por parte de turistas más jóvenes , ignorando así cómo son los viajes fuera de los Estados Unidos; no saben que las personas de los países vecinos de por aquí no suelen referirse unos a otros como turistas. En Europa,  la gente se mueve todo el tiempo, ya que con el acuerdo de Schengen no hay controles fronterizos. Esto no es nuevo. Y afirmar que España se ha convertido también en un destino para servicios sexuales es cómico. España ha sido un destino turístico de primer orden desde hace décadas. Las vacaciones siempre pueden incluir sexo, pagado o no, y existe definitivamente un mercado para hombres que visitan numerosas ciudades europeas para disfrutar de despedidas de solteros. España no es particularmente famosa por éstas, pero las tendencias pueden cambiar.

*  Ignorancia acerca de la migración:

Hace treinta años, prácticamente todas las prostitutas en España eran españolas. Ahora casi ninguna lo es. Las activistas y los policías dicen que la mayor parte de las mujeres están controladas por redes ilegales —son esclavas de nuestros días.                      

El viaje de mujeres de Latinoamérica a España para trabajar en el servicio doméstico o la venta de sexo es ciertamente un fenómeno con una antigüedad de décadas, de forma que están implicadas diferentes generaciones de la misma familia y las redes están maduras. Las redes son ilegales porque las inmigrantes están indocumentadas, no porque sean siniestras. Esto es sólo una exageración de prensa amarilla.                     

Tengo que parar aquí; hay demasiada basura irresponsable en este artículo. Hacia el final se les escapan algunos pocos datos interesantes que indican que el tema es mucho más complejo de lo que el cutre reportaje ha dejado ver hasta ese momento —los reporteros no han debido darse cuenta.  Yo podría también proporcionar numerosos enlaces a mis propios escritos, muchos de ellos basados fundamentalmente en mis años de estancia e investigación en España, pero al New York Times nunca le interesarán.

–Laura Agustín, the Naked Anthropologist

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s