¿Es nociva la prostitución? No, dice el Journal of Medical Ethics

 http://www.bioedge.org/index.php/bioethics/bioethics_article/10218 

por Michael Cook | 1 Sep 2012 |

Entre los temas álgidos en bioética, la prostitución no ocupa un puesto muy alto. Una búsqueda rápida en la base de datos de bioética ETHXWeb de la Universidad de Georgetown halló diez veces más artículos sobre la maternidad de alquiler que sobre la prostitución, incluso aunque pueda argüirse que son temas relacionados. Sin embargo, la bioética es un campo en continua expansión, como demuestra uno de los últimos artículos Online First en el rompetabúes Journal of Medical Ethics. Lleva el provocador título de “¿Es nociva la prostitución?” 

Como era de esperar, el académico noruego Ole Martin Moen dice que no. “Cada vez somos más, sin embargo, los que creemos que las relaciones sexuales no tienen por qué ser profundamente personales y emocionales para que sean aceptables —creemos en la aceptabilidad del sexo ocasional. En este trabajo argumento que si el sexo ocasional es aceptable, tenemos entonces pocas o ninguna razones para rechazar la prostitución”. 

El Dr. Moen demuele, o intenta demoler, nueve objeciones que se hacen a la legalización de la prostitución, desde el peligro y la explotación hasta la venta del propio cuerpo y la venta de la propia alma. Pero quizás lo más interesante desde un punto de vista bioético sean sus premisas. Parece haber tres. La primera, que el sexo es, o a menudo es, ocasional y sin importancia. Si no tiene un valor especial, es improbable que se sostenga cualquier argumento en contra de su venta. 

La segunda, que un cálculo utilitario es el mejor modo de determinar la ética de la prostitución. Por ejemplo, menciona de pasada que “un beneficio de la prostitución es que hace posible a lxs jóvenes —que son lxs que tienen más probabilidades de ser pobres— conseguir unos ingresos significativos sin educación y sin costes de inversión, y conseguirlos conservando una parte importante de su tiempo disponible para buscar otras metas”. 

La tercera, que las actitudes contemporáneas hacia la homosexualidad son precedentes adecuados para evaluar el valor moral de la prostitución. En los años veinte y treinta del pasado siglo, se juzgaba que la homosexualidad ocasionaba severos problemas psicológicos a las personas. Pero ahora sabemos que ello se debía al estigma social. La homosexualidad se asociaba también con la enfermedad, el uso de drogas y la violencia. Pero ahora sabemos que esto se debía a la opresión social y legal. De forma similar, el Dr. Moen sugiere que, si desestigmatizamos y liberamos la prostitución, estos problemas desaparecerán también entre lxs prostitutxs. 

El Dr. Moen concluye que “deberíamos enfocar la prostitución de forma similar [a la homosexualidad], y abrirnos a la posibilidad de que las prostitutas se vean perjudicadas, no porque la prostitución sea nociva, sino porque la sociedad trata en la actualidad de una forma muy injusta a las prostitutas”.

 Screen-shot-2011-10-24-at-11_07_35-AM-300x360

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s