Respuesta a la desacertada petición hecha por Equality Now y sus aliados atacando los derechos humanos de las trabajadoras sexuales y la despenalización del trabajo sexual

 Slogan versions

 Lunes 7 de octubre de 2013

“Cuando Equality Now sugiere que “está escuchando”, ¿a quién sugiere que está escuchando? A mí me gustaría que me escuchara a mí y a otrxs trabajadorxs sexuales que participamos en las deliberaciones de la Comisión [sobre VIH y legislación]. El modelo sueco ha fracasado, la penalización no impide la trata, ni permite a nadie combatirla: más bien habilita el estigma y dirige la violencia contra las trabajadoras sexuales. Kholi Buthelezi (Coordinadora Nacional del movimiento de trabajadoras sexuales de Sudáfrica, Sisonke).

En septiembre de 2013, la organización feminista Equality Now y sus seguidores pusieron en marcha una petición dirigida a las Naciones Unidas [1]. Entre otras demandas, la petición urge a la ONU a retirar su apoyo a la despenalización del trabajo sexual, y apoya un modelo legal de “penalización parcial” del trabajo sexual llamado el “modelo sueco”.

Nosotrxs somos trabajadorxs sexuales afectadxs, defensores de los derechos de lxs trabajadorxs sexuales y aliados, profesionales de los derechos humanos e investigadores de salud pública, principalmente de África y también de otras partes. Nos gustaría añadir nuestras voces a la de muchos movimientos de trabajadorxs sexuales, organizaciones y aliados de todo el mundo que respondieron a Equality Now con consternación, incluyendo Asia Pacific Network of Sex Workers (APNSW) , African Sex Worker AllianceNational Network of Sex Workers India y la Global Network of Sex Work Projects.

La reacción iniciada por Equality Now se produce tras la publicación de dos informes de la ONU: Sex Work and the Law in Asia and the Pacific , que fue apoyado por una serie de agencias de la ONU, y el informe HIV and the Law , que fue publicado por la Comisión Global sobre VIH y Legislación del UNDP en 2012. Las pruebas aportadas en ambos informes muestran que las leyes penales se aplican incorrectamente en la mayor parte de los países donde el trabajo sexual es penalizado. Además, que la penalización del trabajo sexual en curso lleva a un aumento del estigma y la discriminación de las trabajadoras sexuales y sus clientes y a una mayor marginación de la industria del trabajo sexual. Como resultado, estas medidas draconianas perpetúan la violencia contra las trabajadoras sexuales, reducen su acceso a la atención sanitaria y aumentan el riesgo de infecciones relacionadas con el VIH.

Esta declaración es una respuesta enojada a los nuevos esfuerzos por presionar a ONUSIDA y otras agencias para que retire su apoyo a los derechos de lxs trabajadorxs sexuales, a que puedan recurrir y acceder a la justicia, apoyo manifestado en su recomendación a favor de la despenalización de aquellos adultos que, de mutuo consenso, compren y vendan sexo.

Aunque son muchos los aspectos en los que la declaración de Equality Now se muestra errónea y mal informada, nosotros deseamos llamar la atención sobre las tres principales falacias que contiene: i.) asimilación de trabajo sexual y trata; ii.) la despenalización del trabajo sexual hace a las trabajadoras sexuales más vulnerables; y iii.) la ONU no escuchó a las trabajadoras sexuales cuando hizo sus recomendaciones a favor de la despenalización.

i.)                     Asimilación de trabajo sexual y trata

La trata de seres humanos está claramente definida en el Protocolo de Palermo de la ONU [2] . La trata ha sido comparada con la esclavitud sexual y es un grave abuso de los derechos humanos.

El trabajo sexual se refiere a sexo consentido entre adultos y sirve como una estrategia de supervivencia o un trabajo para millones de trabajadorxs sexuales —mujeres, hombres y transexuales— en todo el mundo.

Considerar que trabajo sexual y trata son la misma cosa es un error conceptual y disminuye la autonomía y la libertad de elección de lxs trabajadorxs sexuales.

ii.)                   La despenalización del trabajo sexual hace a las trabajadoras sexuales más vulnerables

No conocemos ningún trabajo de investigación que apoye la afirmación hecha por Equality Now. De hecho, ha sido lo contrario lo que se ha observado, no sólo en el sólido trabajo y las extensas consultas hechos por diversos organismos de la ONU, sino también en la literatura científica de salud pública.

En una revisión hecha en Nueva Zelanda cinco años tras la implementación de la legislación que despenalizó el trabajo sexual, las trabajadoras sexuales informaron de que sus condiciones de trabajo y su bienestar habían mejorado, se sentían más seguras y eran más proclives a denunciar los abusos a la policía [3] . Los investigadores hallaron también que las trabajadoras sexuales estaban practicando, en general, un sexo más seguro y que no había un aumento del número de trabajadoras sexuales (un temor popular asociado con la despenalización) [4] . En otra parte, en un estudio hecho en Australia, los datos demostraron un mejor seguimiento de los programas de promoción de la salud por parte de las trabajadoras sexuales en una ciudad que tenía un entramado legal despenalizado, en comparación con otras ciudades que tenían un entramado legalizado o penalizado [5].

Estos hallazgos están en concordancia con muchos otros estudios que muestran que las poblaciones estigmatizadas se ven protegidas, valoradas y respetadas si se aplican leyes basadas en los derechos humanos, y no leyes penales.

iii.)                 Los organismos de la ONU no escucharon a las trabajadoras sexuales en sus recomendaciones.

Una multitud de trabajdorxs sexuales —incluyendo muchxs de África— participaron en las deliberaciones de la Comisión Global sobre VIH y Legislación que dio origen al informe: VIH y Legislación: riesgos, derechos y salud. Sus voces fueron documentadas en una variedad de medios y foros, y fueron recogidas con precisión en los diversos informes redactados por la Comisión. Pormenorizadas aportaciones de lxs trabajadorxs sexuales de África —también disponibles en internet [6] — describieron cómo la ley penal contra el trabajo sexual en África ha llevado a abusos de los derechos humanos a gran escala, torturas y maltratos de lxs trabajadorxs sexuales y de sus clientes.

Lxs trabajadorxs sexuales revelaron valientemente sus identidades, contaron sus historias y afirmaron su autonomía y su libertad de elección. Equality Now está sugiriendo que estas voces —especialmente aquellas que no apoyan los puntos de vista de Equality Now— deberían ser ignoradas y marginadas. Es una traición hacia aquellxs que comparecieron ante la Comisión y compartieron sus experiencias pedir que sus voces deban ser obviadas o ignoradas, y que el informe basado en las recomendaciones de lxs trabajadorxs sexuales deba ser revisado.

El impacto de largo alcance de la ley penal sobre la salud y el bienestar de las trabajadoras sexuales ha sido documentado. Las pruebas han demostrado que el daño en el trabajo sexual se reduce derogando las leyes penales contra el mismo, no retorciéndolas o reforzándolas. La ONU, junto con una amplia gama de expertos, investigadores y asesores, ha hecho recomendaciones bien informadas y contundentes basadas en cientos de testimonios y en la evidencia basada en un riguroso trabajo de investigación. Sus recomendaciones deberían ser apoyadas, no etiquetadas como una amenaza a la igualdad de género.

Contact: SWEAT at info@sweat.org.za telephone:  +27 21 4487875 cell: 082 330 4113 (Sally-Jean Shackleton, Director)

Esta declaración está firmada por:

  • AIDS and Rights Alliance for Southern Africa (ARASA)
  • Sex Workers Education and Advocacy Task force (SWEAT) South Africa
  • Sisonke Sex Workers Movement (South Africa)
  • Jo Veary African Centre for Migration & Society, University of the Witwatersrand (South Africa)
  • Elsa Oliviera African Centre for Migration & Society, University of the Witwatersrand (South Africa)
  • Rebecca Walker PhD African Centre for Migration & Society, University of the Witwatersrand (South Africa)
  • The One in Nine Campaign (South Africa)
  • Leigh Ann van der Merwe, coordinator of S.H.E (East London, South Africa)
  • S.H.E  (Social, Health and Empowerment) feminist collective of transgender and intersex women of Africa) South Africa
  • AIDS Legal Network (ALN) South Africa
  • Marlise Richter School of Public Health & Family Medicine, University of Cape Town, South Africa
  • New Zealand Prostitutes Collective (New Zealand)
  • Gregory Mitchell, PhD, Assistant Professor, Women’s, Gender & Sexuality Studies, Williams College (USA)
  • Southern African HIV Clinicians Society (South Africa)
  • Lauren Jankelowitz CEO, Southern African HIV Clinicians Society
  • The Southern Africa Litigation Centre (South Africa)
  • The Triangle Project (South Africa)
  • FeministsSA.com (South Africa)
  • Tshwaranang Legal Advocacy Centre to end Violence Against Women (South Africa)
  • The Community Law Centre, University of the Western Cape (South Africa)
  • Dianne Massawe, independent Women’s Rights Activist (South Africa)
  • PARTNER (Partnering, Networking and Research Services) South Africa
  • Legal Resources Centre (South Africa)
  • Justice and Women (JAW) South Africa
  • Women’s Legal Centre (South Africa)
  • Open Democracy Advice Centre South Africa (ODAC) South Africa
  • Zubaida Shaik Activist for justice, South Africa
  • One Billion Rising (OBR) Cape Town Movement, South Africa
  • Bokamoso Ba Rona (BBR – Our Future)  South Africa
  • The Campaign for Safe Communities (South Africa)
  • Mosaic Training, Service and Healing Centre for Women (South Africa)
  • SCARJoV – Associação de Reintegração dos Jovens/Crianças na Vida Social (Angola)
  • Yaliwe Clarke (South Africa)
  • The New Women’s Movement (South Africa)
  • Marion Stevens WISH Associates (Women in Sexual Health) South Africa
  • G R I P – Greater Rape Intervention Project South Africa
  • Rights Not Rescue Trust of Namibia, Namibia
  • Gender DynamiX (South Africa)
  • Dr john Davies African centre for migration and society, Witwatersrand University South Africa
  • Stella, l’amie de Maimie, Montreal, Canada
  • Marlene Wasserman Clinical Sexologist (South Africa)
  • The African Gender Institute (AGI)  South Africa
  • The International Committee on the Rights of Sex Workers in Europe
  • Sex Worker Open University, UK
  • The X-talk Project, UK
  • Scot-Pep, UK
  • Glasgow Network on Gender and Sexuality, UK
  • STRASS, French Union of  Sex Workers, France
  • Rights4Change, Netherlands
  • Sex Workers Project at the Urban Justice Center, New York, NY, USA
  • People Opposing Women Abuse (South Africa)
  • The Red Umbrella Fund, Netherlands

[1] “Survivors of Sex Trafficking Call on the UN to Respond To Their Concerns”http://www.equalitynow.org/survivors_of_sex_trafficking_call_on_the_un_to_respond_to_their_concerns

[2] Section 3A of the Protocol to Prevent, Suppress and Punish Trafficking in Persons, especially Women and Children, 2000

[3] PROSTITUTION LAW REFORM COMMITTEE 2008. Report of the Prostitution Law Reform Committee on the operation of the Prostitution Reform Act of 2003. In: NEW ZEALAND GOVERNMENT (ed.). Wellington; and ABEL, G. & FITZGERALD, L. 2010. Risk and risk management in sex work post-Prostitution Reform Act: a public health perspective. In: ABEL, G., FITZGERALD, L., HEALEY, C. & TAYLOR, A. (eds.) Taking the crime out of sex work. New Zealand sex workers’ fight for decriminalisation. Bristol: Policy Press.

[4] ABEL, G., FITZGERALD, L. & BRUNTON, C. 2009. The Impact of Decriminalisation on the Number of Sex Workers in New Zealand. Journal of Social Policy, 38, 515-531.

[5] HARCOURT, C., O’CONNOR, J., EGGER, S., FAIRLEY, C., WAND, H., CHEN, M., MARSHALL, C., KALDOR, J. & DONOVAN, B. 2010. The decriminalisation of prostitution is associated with better coverage of health promotion programs for sex workers. Aust NZ J Public Health, 34, 482-6.

[6] See https://drive.google.com/folderview?id=0B8hWAnfZqEapMDMxNjcyYjAtNDRlZi00MzgwLThhMTEtOTczZTU1NTI1NzMy&usp=sharing andhttps://drive.google.com/folderview?id=0B8hWAnfZqEapYjQ0MzA5NTctMmYxZS00MWIwLTgyMmMtNWIyMDEzZTgzOGNl&usp=sharing

Un pensamiento en “Respuesta a la desacertada petición hecha por Equality Now y sus aliados atacando los derechos humanos de las trabajadoras sexuales y la despenalización del trabajo sexual

  1. The Rhode Island chapter of Coyote, supports the above statement, and we are concerned about the campaign equalitynow has launched against sex workers. Equalitynow is parading around a few survivors to promote their agenda, while they still silence and ignore the voices of millions of sex workers worldwide.

    We ask, the UN to keep recommending decriminalizing sex work between consenting adults.

    Criminalization has done nothing to even reduce prostitution as it is a unrealistic goal. It also creates the perfect playground for predators and bad cops to continue robbing, raping, threatening, exploiting and murdering sex workers. Sex workers worldwide are demanding their rights and agency.

    We ask the UN to view the documentary “American Courtesans” as it was produced by a sex worker. The film features the UNCENSORED voices of 11 USA sex workers, many of them have been in sex industry for over 30 years. We feel that 30+ years in the sex industry makes us experts on sex work.

    Thank You
    Bella Robinson
    bella@coyoteri.org
    http://coyoteri.org/index.php

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s