Feministas y conservadores religiosos en extraña alianza contra el sexo transaccional

Opinión: el derecho a decir “no” es importante, y también el derecho a decir “sí”

 

Por Fionola Meredith

29 de diciembre de 2013

http://www.irishtimes.com/news/social-affairs/feminists-and-religious-conservatives-in-strange-alliance-over-transactional-sex-1.1638669

 

Las feministas y los fundamentalistas religiosos no deberían mezclarse. Si encuentran una causa común, es a menudo una señal de que la moral unidimensional o el fanatismo ideológico —rígida adhesión, alimentada por una emoción exacerbada, a mensajes y creencias absolutistas— se han vuelto más importantes de lo que son para la gente real en el mundo real.

Consideremos la planeada introducción de nuevas leyes que penalicen la compra de sexo en Irlanda, norte y sur. En el norte, la Human Trafficking and Exploitation Bill, propuesta por el miembro del Partido Unionista Democrático y acérrimo Presbiteriano Libre Lord Morrow, está ahora en fase de comisión en Stormont. Esta ley, que hará ilegal comprar sexo, fusiona de hecho a las trabajadoras sexuales con las víctimas de trata de seres humanos, tratándolas no como dos categorías distintas y ocasionalmente superpuestas de personas, sino como un grupo homogéneo  de victimas oprimidas y afligidas. La aparentemente impensable noción de una mujer, o también un hombre, que decida hacer dinero mediante la venta de sexo está enteramente ausente. No obstante, esta ley ha recibido una entusiasta bienvenida por parte de muchas activistas pro derechos de la mujer, especiamente Women’s Aid, que justifica su postura con la afirmación de que “cualquiera que compre servicios sexuales está apoyando la esclavitud sexual y la degradación de los derechos humanos”. (No sabemos lo que las propias trabajadoras sexuales piensan de estas propuestas, ya que nadie, al parecer, se ha molestado en preguntarlas).

 

Libre elección

La situación en el sur es similar. En junio, el comité de Justicia Oireachtas respaldó la introducción de leyes contra los compradores de sexo. Esto fue considerado una victoria por Turn Off the Red Light, una organización antiprostitución dirigida fundamentalmente por Ruhama, un proyecto de dos de las órdenes religiosas asociadas con las lavanderías de las Magdalenas, y por el Immigrant Council, que fue fundado por una monja de una de estas órdenes y está dirigido ahora por una sedicente feminista radical. Aquí también, todo el discurso es acerca de explotación y daño, perjuicio y coacción: la noción de libre elección y autonomía personal es descartada como una imposibilidad. Parece que las prostitutas solo existen si son criaturas rotas y pasivas, destruidas por los horribles apetitos de los hombres, y deseosas de aceptar guía y socorro. Hay un énfasis repetido en “enviar mensajes”, tanto negativos como positivos: Turn Off the Red Light dice que “si una mujer está en venta, esto envía el mensaje de que potencialmente todas las mujeres están en venta”. Penalizar al cliente, por otra parte, “envía un claro mensaje” de que en la sociedad irlandesa “no es aceptable comprar a otra persona como una mercancía para la gratificación personal”.

Las feministas radicales y los conservadores religiosos (o una antinatural combinación de ambos) son capaces de llevar el peso en este tema porque ambos están guiados por su compartida repulsión hacia el sexo transaccional, considerado como un mal social, ya por ser un vicio moral o ya por ser una forma de solapada violencia contra las mujeres. Ambos grupos se centran por entero en el “mensaje” simbólico que desean enviar a la mayoría de la sociedad: que la prostitución es una abominación que debe ser eliminada y erradicada por el bien de todos. Y tanto unas como otros están voluntariamente ciegos a las consecuencias de su postura moralista sobre las mismas personas que dicen que quieren rescatar y proteger: las propias trabajadoras sexuales, algunas de las cuales, de forma bastante molesta, se niegan a permitir ser salvadas.

 

El error de la penalización

Las pruebas procedentes de todo el mundo muestran que penalizar a los clientes no acaba con la prostitución, ni siquiera reduce la demanda de forma sustancial. Pero, en cambio, hace daño a las trabajadoras sexuales, aumentando su riesgo de sufrir violencia, exponiéndolas a tensiones y problemas de salud, haciéndolas sentirse estigmatizadas y cazadas y completamente ninguneadas a la hora de tomar decisiones.

En los lugares donde la compra de sexo está fuera de la ley, son las personas que lo venden las que pagan el precio. En 2012, ONUSIDA, el programa de la ONU para el VIH/SIDA, declaró que “el enfoque de penalizar a los clientes se ha demostrado que repercute en las trabajadoras sexuales”, creando “un entorno de miedo y marginación”. ¿Qué importa esto cuando se ha dicho —y se ha consagrado en la ley— que la prostitución es moral e ideológicamente mala?

Nadie en su sano juicio condonaría los horrores de la trata con fines de explotación sexual, ni la coacción de cualquier clase, allí donde existam. Pero decir que cualquiera que venda sexo es una víctima es una falsedad patente; o peor, es una mentira culpable, al rehusar admitir la complicada realidad de la prostitución y —con toda la retórica de degradación y esclavitud— al negar a las mujeres y hombres que trabajan en la industria del sexo el poder de tomar decisiones sobre sí mismos, aunque sean decisiones desagradables. Cayendo en esta intromisión seudofilantrópica (“nosotros sabemos lo que es mejor para ti, debes ser salvada”) estos ideólogos, tanto seculares como religiosos, privan también a las trabajadoras sexuales de la segunda libertad más importante y ganada con esfuerzo tras el derecho a decir no: el derecho —si así lo deciden— a decir sí.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Feministas y conservadores religiosos en extraña alianza contra el sexo transaccional

  1. Quiero decir que todo el mundo habla sobre nosotras (las putas). Los políticos, los sociólogos, los pedagodos, las amas de casa, los psiquiatras, los psicólogos, los curas; todos quieren salvarnos, liberarnos, redimirnos, recuperarnos…

    Pero cuando de nosotras habla otra puta lo único que dice es: “Déjennos ser putas en paz”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s