Declaración a la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género del Parlamento Europeo

 

 http://www.sexworkeurope.org/news/general-news/statement-european-parliaments-womens-rights-and-gender-equality-committee

 

logo

 

Sábado 25 de enero de 2014, por el Coordinador de ICRSE

ICRSE condena la decisión de FEMM, Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género del Parlamento Europeo, de apoyar la penalización de los clientes.

Invitamos a nuestros miembros, asociaciones civiles y público en general a reenviar nuestra declaración a los Miembros del Parlamento Europeo, o a utilizarla como plantilla de su propia carta. 

La carta puede ser descargada aquí: http://www.sexworkeurope.org/node/483

Podéis encontrar a vuestros parlamentarios europeos haciendo click aquí: http://www.europarl.europa.eu/meps/en/search.html

Enlace a la carta en portugués: http://encontraprazer.blogspot.com/p/declaracao-ao-comite-do-parlamento.html

Amsterdam
24 de enero de 2014

Un enfoque retrógrado de los derechos, salud y seguridad de las trabajadoras sexuales, apoyado ahora por la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género del Parlamento Europeo

El Comité Internacional para los Derechos de las Trabajadoras Sexuales en Europa (ICRSE) condena enérgicamente la recomendación de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género del Parlamento Europeo (FEMM)  de penalizar a los clientes de las trabajadoras sexuales. [1]

Contra las recomendaciones de todas las organizaciones de trabajadoras sexuales de Europa, de muchas organizaciones sanitarias y de otros grupos de la sociedad civil, FEMM ha votado apoyar una medida represiva que, bajo guisa de proteger a las mujeres, solo conseguirá aumentar su vulnerabilidad.

Nos ha sorprendido ver que Mary Honeyball, parlamentaria europea por Londres y autora del informe aprobado hoy, pueda ignorar tan descaradamente el hecho de que la penalización de los clientes no solo ha sido ineficaz para reducir la prostitución y la trata, sino que también se ha evidenciado que aumenta la vulnerabilidad de las trabajadoras sexuales. Y, en contra de lo que afirma la Sra. Honeyball, ha llevado también a la penalización de las trabajadoras sexuales.

Entre otras pruebas, un reciente informe de la policía sueca menciona que: “En 2009, el Departamento de Investigación Nacional estimó que había alrededor de 90 salones de masaje Thai en Estocolmo y alrededores, la mayor parte de los cuales se consideraba que estaban ofreciendo en venta servicios sexuales. Entre fines de 2011 y principios de 2012, el número de salones de masaje Thai en el área de Estocolmo se estimaba que era alrededor de 250 y en todo el país alrededor de 450”. [2]  Tales cifras son un claro indicador de que el modelo sueco se ha mostrado ineficaz en su principal misión.

Numerosos otros informes apoyan este sencillo hecho. En Noruega, Pro-Sentret, el centro de ayuda oficial de Oslo a las trabajadoras sexuales, publicó su informe anual de 2012 con pruebas de que el número de trabajadoras sexuales no había disminuido y que tampoco se habían visto afectados por la ley los niveles de violencia contra las trabajadoras sexuales. Este informe, basado en una encuesta realizada a 123 trabajadoras sexuales en activo, demuestra también claramente que las trabajadoras sexuales se muestran ahora más reacias a pedir protección a la policía a causa del mayor estigma que soportan y el entendimiento de que ellas mismas son vistas como delincuentes. [3]

Un aspecto preocupante de la penalización de los clientes concierne a la salud de las trabajadoras sexuales, especialmente en relación al VIH/SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual. No es de extrañar que en su artículo en el Observer de hoy la Sra. Honeyball ignore completamente esta cuestión. En Francia, en los meses que precedieron al voto en la Asamblea Nacional, un amplio espectro de organizaciones denunció la falta de preocupación de Najat Valaud-Belkacem, la ministra de Derechos de la Mujer, por la epidemia de VIH y el papel protagonista que las trabajadoras sexuales están representando en la lucha contra la misma. Cien organizaciones francesas y otras tantas organizaciones internacionales firmaron un manifiesto contra la penalización de los clientes, [4] incluyendo proveedores de servicios y organizaciones sanitarias, tales como Médicos del Mundo, y desde luego las propias organizaciones de trabajadoras sexuales.

Nos cuesta trabajo creer que la Sra. Honeyball pueda ignorar tan fácilmente las recomendaciones de expertos de su propio país, tales como las de UKNSWP, una organización de voluntarios integrada por más de sesenta proyectos en todo el Reino Unido, que ofrece servicios de apoyo de primera línea y tiene contacto directo con miles de mujeres y hombres trabajadorxs sexuales en todo el Reino Unido. Sus respuestas a la reciente consulta hecha en Escocia a propósito de la derrotada proposición de ley para penalizar a los clientes de las trabajadoras sexuales no dejan duda de que los trabajadores sociales y otros agentes clave en el trabajo diario con trabajadoras sexuales no apoyan el modelo sueco: 

“La investigación ha mostrado que la penalización, ya del cliente ya de la trabajadora sexual, puede tener consecuencias negativas, peligrosas y a veces fatales para las trabajadoras sexuales, especialmente para aquellas que trabajan en la calle. En el caso del trabajo sexual de calle, la penalización a menudo lleva a un desplazamiento que hace que las trabajadoras sexuales trabajen en lugares más oscuros, más peligrosos y menos conocidos. Esto aumenta las probabilidades de sufrir violencia y hace a aquellas que trabajan en la calle más vulnerables a la explotación. En los otros sectores, la penalización de los clientes refuerza el estigma del trabajo sexual y las trabajadoras sexuales temen que el contacto con la policía y otras autoridades llevará a una investigación sobre ellas y sus clientes. Esto actúa como una barrera de primer orden que impide que las trabajadoras sexuales tengan la confianza de denunciar a la policía y otras autoridades los crímenes de los que puedan ser víctimas. Esto aumenta la vulnerabilidad de las trabajadoras sexuales en todos los sectores: muchos agresores que van a por las trabajadoras sexuales lo hacen porque creen que estas no lo denunciarán a la policía. Esta proposición de ley aumentará aún más esa dinámica”. [5]

La Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género del Parlamento Europeo está tristemente siguiendo la misma tendencia de poner la ideología por delante de la salud y la seguridad de las trabajadoras sexuales, y al actuar así hace caso omiso de la diversidad de experiencias de las trabajadoras sexuales y de los trabajadores sociales, así como de las recomendaciones de organismos internacionales, tales como las publicadas en diciembre de 2011 por el Grupo Consultor sobre VIH y Trabajo Sexual de ONUSIDA en su informe acompañante de la Directiva sobre VIH y Trabajo Sexual de ONUSIDA (2009):

“Los estados deben evitar penalizar el trabajo sexual o las actividades asociadas al mismo. La despenalización del trabajo sexual debería incluir la retirada de castigos penales por la compra y venta de sexo, por la gerencia de trabajadoras sexuales y burdeles y por otras actividades relacionadas con el trabajo sexual”.

¿Cuántos más informes y recomendaciones deberán escribirse y publicarse antes de que los grupos y organizaciones de mujeres empiecen por fin a escuchar a las trabajadoras sexuales? Pero, lo que es más importante, cuántas de nuestras colegas deberán ser asesinadas antes de que empecéis a escucharnos? Las trabajadoras sexuales tienen voz. Y estamos diciendo NO al modelo sueco.

Atentamente,

Luca Stevenson

Coordinador, Comité Internacional para los Derechos de las Trabajadoras Sexuales en Europa (ICRSE)

www.sexworkeurope.org


[1] http://www.ibtimes.co.uk/european-parliament-vote-nordic-model-prostitution-that-fines-clients-1433466?utm_source=hootsuite&utm_campaign=hootsuit

[2]http://www.polisen.se/Global/www%20och%20Intrapolis/Informationsmaterial/01%20Polisen%20nationellt/Engelskt%20informationsmaterial/Trafficking_1998_/Trafficking_report_13_20130530.pdf

[3] http://www.thelocal.no/20120622/rip-up-prostitution-law-says-top-oslo-politician

[4] http://site.strass-syndicat.org/2013/09/manifeste-contre-la-penalisation-des-prostituees-et-de-leurs-clients/

[5] http://www.uknswp.org/wp-content/uploads/UKNSWP_Scotland_consultation_response_dec_2012.pdf


Intl. Committee on the Rights of Sex Workers in Europe (ICRSE) * Van Diemenstraat 194 * 1013 CP Amsterdam, The Netherlands * +31 20 693 1300

Anuncios

Un pensamiento en “Declaración a la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género del Parlamento Europeo

  1. Todo ello es una falla. Pregúntenle a las putas y dejen toda demagogia.
    Quiero decir que todo el mundo habla sobre nosotras (las putas). Los políticos, los sociólogos, los pedagodos, las amas de casa, los psiquiatras, los psicólogos, los curas; todos quieren salvarnos, liberarnos, redimirnos, recuperarnos…

    Pero cuando de nosotras habla otra puta lo único que dice es: “Déjennos ser putas en paz”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s