“Scarlet Alliance, colectivo de trabajadoras sexuales australianas, denuncia la votación de la Unión Europea” 27 de febrero de 2014

descarga

 

El 26 de febrero de 2014, el Parlamento Europeo votó por 343 votos a favor, 139 en contra y 105 abstenciones un informe que insta a penalizar a los clientes de las trabajadoras sexuales en Europa. El informe dice que tales leyes son beneficiosas para las trabajadoras sexuales. 

http://www.scarletalliance.org.au/media/News_Item.2014-02-26.0622/

 

“Decir que este informe despenaliza el trabajo sexual es falso. En cualquier caso, la consecuencia de penalizar a una de las dos partes implicadas es que la detección y la vigilancia policial se ejercen tanto sobre el cliente como sobre la trabajadora sexual. Cuando los policías son los  reguladores de la industria sexual, son las trabajadoras sexuales las que sufren las peores consecuencias de la corrupción”, aclaró hoy Janelle Fawkes, Presidenta de Scarlet Alliance. “Las trabajadoras sexuales de Europa temen que este informe haga que los estados miembros legislen para penalizar el trabajo sexual y estigmatizar a las trabajadoras sexuales como ‘víctimas’, lo que sería un paso en el sentido contrario al reconocimiento del trabajo sexual como trabajo”.

En su discurso al Parlamento Europeo, la parlamentaria laborista y redactora del informe Mary Honeyball afirma que nunca ha conocido a ninguna trabajadora sexual que haya estado allí por su propia libre decisión. “Está claro que Mary Honeyball no ha consultado con las trabajadoras sexuales, ya que nuestras colegas trabajadoras sexuales de toda Europa han levantado su voz manifestando su oposición a este informe”, replicó Janelle Fawkes.

“Las leyes suecas que penalizan a los clientes han demostrado ser un fracaso de una década de duración”, explica Janelle Fawkes. “En Suecia, es ilegal alquilar una habitación a una trabajadora sexual, lo que significa que es atacada la autonomía de las trabajadoras sexuales y sus derechos legales se ven reducidos por miedo a ser detectadas. Los hijos adultos que viven en casa de sus padres de las ganancias de estos han sido procesados por “proxenetismo” y las trabajadoras sexuales no pueden trabajar juntas, anunciarse o contratar servicios de seguridad. La policía mantiene bajo vigilancia los lugares de trabajo de las trabajadoras sexuales y, en consecuencia, los clientes solo contactan en lugares públicos para evitar la detección. En Suecia, las leyes que penalizan a los clientes son usadas de forma activa y maliciosa contra las trabajadoras sexuales”.

La campaña de Mary Honeyball alcanzó una inaceptable bajeza cuando clamó que las 550 organizaciones que se opusieron a su informe y a la penalización (incluyendo La Strada International, el Grupo Europeo de Tratamiento del SIDA y el Grupo de Mujeres Alemanas), eran “… organizaciones formadas por proxenetas”. Tales acusaciones incoherentes y deliberadamente falsas silenciaron eficazmente el activismo en contra del informe y sofocaron el debate.

El informe, su aceptación por el Parlamento Europeo y la rapidez con la que 35 años de activismo del movimiento de trabajadoras sexuales en Europa han sido barridos bajo la alfombra son un nuevo bajón para las feministas, la democracia representativa y los derechos humanos en Europa.

La consecuencia práctica de este informe es que ejercerá presión política sobre los estados miembros para que penalicen el trabajo sexual, a fin de acomodarse a las recomendaciones del Parlamento Europeo.

Luca Stevenson, coordinador del Comité Internacional por los Derechos de las Trabajadoras Sexuales en Europa, dijo ayer: “Esta es una política fracasada denunciada por todas las organizaciones de trabajadoras sexuales y muchas organizaciones de mujeres, LGBT e inmigrantes, así como por muchos organismos de la ONU”.

Ana Mohr, que apoya a las trabajadoras sexuales en Bucarest e hizo presión en contra del informe, dijo ayer: “… en esencia, la penalización lleva al estigma y el estigma lleva al acoso”.

La Presidenta de Scarlet Alliance, Janelle Fawkes añade: “Tales leyes reducen la capacidad de decisión y autonomía de las trabajadoras sexuales sobre los clientes y las condiciones de trabajo, aislan y desplazan a las trabajadoras sexuales, levantan barreras que dificultan el acceso a los servicios de salud y de justicia, llevan a las trabajadoras sexuales a la clandestinidad y aumentan el estigma y la discriminación”.

“Cualquiera que crea que este modelo de regulación supone SOLO la penalización de los clientes, y no la de las trabajadoras sexuales, está equivocado”. Janelle Fawkes dijo: “Mary Honeyball está proponiendo la penalización. Son las trabajadoras sexuales las que saldrán perdiendo con estas leyes”.

Anuncios

2 pensamientos en ““Scarlet Alliance, colectivo de trabajadoras sexuales australianas, denuncia la votación de la Unión Europea” 27 de febrero de 2014

  1. Hay un documental canadiense, “Buying Sex”, que trata este tema muy seriamente y en donde se ponen en duda el sistema suecoo que quiere ahora el PE implantar.
    Lo que vi es que las principales instigadoras contra la prostitución no sabe ni lo que dicen y son unas machistas anorgásmicas.

  2. Pingback: Boletín de Noticias ammar Córdoba | AMMAR Córdoba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s