Los otros pecados de los que el Vaticano no habla

Publicado el 17/Febrero/2014

http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/los-otros-pecados-de-los-que-el-vaticano-no-habla-601032.html

 

Las lavanderías de Irlanda y el robo de niños en España 

 

El Comité de los Derechos del Niño de la ONU pone  el dedo en la llaga y destapa otros escándalos que la cúpula católica  ha minimizado, ha mantenido en silencio y no ha sancionado desde hace muchos años.

El reciente informe del Comité de los Derechos del Niño de la ONU, más allá de acusar al Vaticano de un silencio cómplice sobre el abuso sexual de menores,  ha desempolvado otras cosas oscuras de la Iglesia católica.

Según la socióloga ecuatoriana Sara Oviedo, vicepresidenta de ese comité  y correlatora del  informe que tanto hizo enfadar al Vaticano, una de esas cosas oscuras  es  el escándalo de  miles de niños españoles arrebatados a sus madres por  congregaciones católicas que luego los enviaban  a orfanatos o los daban  en adopción en otros países.

Otro escándalo sobre el que el Vaticano no ha hecho mucho es el de  las lavanderías irlandesas de las Hermanas de  La Magdalena.  Según el informe del Comité de la ONU, “la Santa Sede no ha abierto una investigación interna sobre estos casos y no tomó ninguna acción contra sus responsables”.

En 2011, el Comité contra la Tortura recomendó que Irlanda procese y castigue a los responsables de los abusos  en esos lugares con penas acordes con la gravedad de los delito.  Además pidió que se  investigara la conducta del personal religioso que trabajaba en esos lugares y en todos los países en los que operaba ese sistema. Y garantizar que las víctimas reciban una reparación.

20c109b3-209c-4435-ad5a-92410431bedd

Las lavanderías de las Magdalenas de la Sean McDermott Street en Dublín son parte del pasado oscuro de Irlanda.

Encierran una historia cruel e inverosímil: desde 1922 hasta 1996, auspiciadas por la Iglesia católica, obligaron a trabajar a más de 10 mil mujeres en condiciones infrahumanas.

Herederas de centros creados en el siglo XIX para atender a prostitutas,  las lavanderías surgieron en los años veinte del siglo pasado y perduraron hasta mediados de los noventa.

Por  más de 70 años,  las mantuvieron trabajando en estado de semiesclavitud. No hay pruebas de  abusos sexuales aunque exinternas declararon en un documental del Canal 4 de Irlanda haber sufrido ese tipo de agresión. La mayoría  fue recluida  por ejercer la prostitución,  10% con autorización de su familia y  19% por voluntad propia. Fueron castigadas, por ejemplo, por  no pagar el pasaje de  tren, robar o mendigar.  Por eso  eran consideradas socialmente caídas.

La exhumación de una fosa con 155 cadáveres en   terrenos de un exconvento de las Hermanas de la Caridad fue el detonante de la campaña de supervivientes y familiares. En la web Magdalene Survivors Togheter,  Sullivan, una de ellas, dice: “Con 12 años me sacaron de mi escuela y me llevaron a una lavandería. Me dijeron que seguiría  estudiando, pero  no sucedió. Trabajaba limpiando ropa. Como era muy pequeña, me construyeron una caja para que pudiera subirme y alimentar las calderas. Me escondieron en un túnel cuando llegaron los inspectores escolares. Supongo que porque no debería estar allí. Las monjas han destruido mi vida”.   (MEVO,  EFE y El País)

 

El histórico perdón oficial pedido a las víctimas en Irlanda

 

El 19 de febrero de 2013, Irlanda  cerró otro capítulo de su negra historia de abusos en instituciones estatales.

Lo hizo  con una sentida disculpa oficial del Gobierno de Dublín a las miles de mujeres encerradas en las lavanderías de la Magdalena, negocios privados regentados por monjas católicas.

Las supervivientes presenciaron el pedido de perdón   expresado por el primer ministro, Enda Kenny, en nombre del Estado y de la ciudadanía desde el balcón de la Cámara baja. En su intervención, que terminó  con una cerrada ovación de  la sala, el líder conservador reconoció que las víctimas  merecen más que una disculpa formal y anunció compensaciones económicas y apoyo.

Justicia por las Magdalenas, grupo de defensa de las sobrevivientes, anunció el fin de su campaña que se inició en 2009, tras el pedido de disculpas. Su portavoz  Claire McGettrick, dijo: “Muchas mujeres vivieron y murieron tras esos muros, lavando los ropas sucias del país. Estoy contenta de que tanta gente se haya acercado  para recordarlas y honrarlas, porque no fueron tratadas con dignidad en vida y al morir. Estamos haciendo algo para repararlo”. En tanto, una multitud con velas encendidas se acercó a las puertas del Parlamento.

 

Magdalene-Laundries-007

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s