Elecciones en Inglaterra: Dónde se posicionan los partidos en relación a la seguridad y la despenalización de las trabajadoras sexuales

 

cropped-Banner-FINAL-copy

 

6 de mayo de 2015

http://prostitutescollective.net/2015/05/06/parties-stand-sex-workers-safety-decriminalisation/

 
En la víspera de las elecciones, las trabajadoras sexuales anuncian el resultado de su campaña por internet para saber dónde se posicionan los candidatos electorales respecto a la priorización de la seguridad de las trabajadoras sexuales mediante la despenalización de la prostitución.

Laura Watson, del English Collective of Prostitutes, ha dicho:

“¡Nuestros resultados están listos! Hemos obtenido respuestas de muchas partes del Reino Unido, incluyendo Escocia y Gales. Los que han respondido van desde ex-ministros a candidatos que se presentan por primera vez. Todos los candidatos expresaron preocupación por la seguridad de las trabajadoras sexuales, algunos reconocieron el aumento de la prostitución como consecuencia de la austeridad y al menos la mitad de los encuestados apoyaron la total despenalización del trabajo sexual.”

El Partido Verde es el único partido que incluye la despenalización de la prostitución en su programa, y sus candidatos confirman la política del partido de que “todos los aspectos del trabajo sexual que impliquen a adultos en consenso deberían ser despenalizados”. Su líder Natalie Bennett hizo públicos sus puntos de vista en su blog, defendiendo el “modelo neozelandés” de despenalización: “yo siempre he estado a favor de ofrecer apoyo a las voces de las trabajadoras sexuales, que quieren seguridad y reducción del estigma”.

 
La política de los Demócratas Liberales apoya la despenalización y muchos candidatos demostraron tener una buena comprensión de los temas. Uno dijo: “la evidencia de Nueva Zelanda sugiere que la despenalización puede ayudar a hacer más seguro el trabajo sexual y a reducir el riesgo de violencia”, añadiendo que uno de los beneficios “es que las trabajadoras sexuales son habilitadas para organizarse entre ellas como lo crean conveniente. Esto puede ayudar a aumentar la confianza con la policía y mejorar las relaciones con ella, lo que a su vez puede llevar a mejorar las denuncias, la detección y el castigo de los abusos.” Sus objeciones a una “ley de compra de sexo” estuvieron también bien informadas, con los candidatos diciendo que una ley así “no detendría la violencia contra las trabajadoras en la industria del sexo y desviaría importantes recursos de la lucha contra delitos más graves”.

La Coalición de Sindicalistas y Socialistas fue inequívoca en su apoyo a la despenalización: “a las trabajadoras sexuales se les deberían reconocer exactamente los mismos derechos y el mismo respeto en el trabajo que a cualquier otro trabajador, incluyendo el derecho a sindicarse y a un salario digno, negociación de condiciones laborales y seguridad. Obviamente, esto último NO es compatible con que una persona sea penalizada por hacer tu trabajo”. Los candidatos expresaron preocupación porque “la industria del sexo esté creciendo a causa de la aguda presión económica provocada por la ‘austeridad’”.

El Partido Laborista ha cambiado. John McDonnell, candidato parlamentario en Hayes y Harlington, ha trabajado con nosotras por muchos años encabezando la oposición parlamentaria a cualquier intento de aumentar la criminalización de la prostitución y continúa ofreciendo su apoyo, de palabra y de principios. Los laboristas, sin embargo, cuando estuvieron en el gobierno aumentaron la penalización tanto de trabajadoras sexuales como de clientes, y tan recientemente como el año pasado, algunos diputados laboristas intentaron que se aprobara legislación para penalizar a los clientes. Pero ahora sus candidatos están diciendo de forma casi unánime que quieren volver a examinar la evidencia existente. Una opinión representativa fue esta: “aunque aún no puedo comprometerme con una despenalización al por mayor, doy la bienvenida a la convincente evidencia que esta campaña ha proporcionado respecto a los potenciales beneficios de la despenalización”. La jefe de grupo parlamentaria Harriet Harman “reconoció que la actual epidemia de inseguridad económica, en particular para las mujeres, puede aumentar el número de ellas que confían en el trabajo sexual para sobrevivir. Los recortes en los servicios y los bajos sueldos pueden aumentar la probabilidad de que las personas se vuelvan hacia el trabajo sexual —los recortes en los servicios a los sin hogar y en la vivienda social pueden empujar a más personas hacia este trabajo para sobrevivir”. Uno de sus candidatos escoceses apuntó a los “1,1 millones de personas [que] se dirigieron a los bancos de alimentos en todo el Reino Unido durante el año pasado”.

El Partido Conservador dejó claro que no apoyan un cambio legislativo para penalizar a los clientes de las trabajadoras sexuales y citaron pruebas aportadas por “Mujeres Contra la Violación y el Colectivo Inglés de Prostitutas que demuestran que el ‘modelo nórdico’ puede animar a vendedoras y compradores de sexo a operar aún más a escondidas, exponiéndoles a un mayor riesgo de violencia”. Conversaciones informales con candidatos que buscan la reelección indicaron apoyo a la despenalización entre un número determinado de antiguos ministros. Desafortunadamente, ningún candidato hizo comentario alguno sobre la evidencia de que la creciente pobreza ha impulsado a más personas, particularmente madres y otras mujeres, hacia la prostitución.

El Partido Nacional Escocés no tiene política definida hacia la prostitución, pero su oposición a la austeridad fue alabada por los electores cuando escribieron a los candidatos. Los candidatos indicaron que su prioridad era “garantizar la seguridad de las mujeres que trabajan como trabajadoras sexuales”. El Secretario de Justicia, Michael Matheson, estuvo de acuerdo con reunirse con las personas que estaban realizando la campaña para “informar de la posición del partido respecto a la despenalización del trabajo sexual.”

UKIP dijo que no tienen una política de partido hacia el trabajo sexual, pero que creen que la ley debería castigar solo aquellos actos que claramente dañan a otros. La política de UKIP respecto a la inmigración fue objeto de crítica por los votantes, preocupados porque la “caza de brujas” de las personas inmigrantes estuviera poniendo en peligro las vidas y el sustento de las mujeres, y podría ser usada para justificar ataques a las trabajadoras sexuales inmigrantes y para aumentar las redadas policiales y las detenciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s