Una trabajadora sexual explica la diferencia entre legalizar y despenalizar la prostitución

 

Por Maxwell Tani
10 de junio de 2015
http://uk.businessinsider.com/sex-worker-explains-the-difference-between-legalizing-and-decriminalizing-prostitution-2015-6?r=US

Muchas personas han argumentado durante años que la legalización de la prostitución hará el comercio más seguro y justo para las trabajadoras sexuales.

 
Pero la legalización de la prostitución puede tener consecuencias no deseadas, como escribió una trabajadora sexual europea en el New Republic el lunes pasado.

 
Escribiendo bajo el seudónimo de Molly Smith, la trabajadora sexual señaló que muchos países que legalizan la prostitución dejan a las trabajadoras sexuales enredadas en una maraña de regulaciones opresivas.

 
El artículo de Smith propone una alternativa a legalizar la prostitución y regularla intensamente: despenalizarla, sin más.

 
En muchos países con prostitución legal, como Alemania, las prostitutas se ven obstaculizadas por regulaciones burocráticas que las convierten en delincuentes si no las cumplen, argumenta Smith.

 
La alternativa es un modelo como el de Nueva Zelanda, muy centrado en la protección de la salud de las trabajadoras, sin sin tanto papeleo burocrático. Smith se refiere a este enfoque como trabajo sexual “despenalizado” en lugar de trabajo sexual legalizado.

 
Si la distinción entre prostitución legalizada y prostitución despenalizada parece confusa, esta definición de la profesora de la Universidad de Rhode Island Donna Hughes puede aclarar algo las cosas:

 
La legalización significaría la regulación de la prostitución con leyes sobre dónde, cuándo y cómo puede tener lugar la prostitución. La despenalización elimina todas las leyes y prohibe al Estado y a la policía intervenir en cualesquiera actividades o transacciones relacionadas con la prostitución, a menos que sean de aplicación otras leyes.

 
Estos son algunos de los problemas que causa el modelo de legalización, según Smith:

 
Ampliamente presentado como un enfoque más tolerante y pragmático, el modelo de legalización todavía penaliza a aquellas trabajadoras sexuales que no pueden o no quieren cumplir las diversas responsabilidades burocráticas, y por tanto conserva algunos de los peores perjuicios de la penalización. Excluye de forma desproporcionada a aquellas trabajadoras sexuales que ya están marginadas, como son aquellas que usan drogas o que están indocumentadas. Esto hace su situación más precaria y refuerza el poder de los propietarios de burdeles sin escrúpulos.

 
Los Estados Unidos tienen de hecho alguna experiencia con ambos modelos. Nevada tiene un sistema de prostitución legalizada altamente regulado. Rhode Island también despenalizó la prostitución en 2003.

 
Según investigadores de la Universidad de California , las denuncias por violación y las enfermedades de transmisión sexual se desplomaron después de que Rhode Island dejara de perseguir la prostitución. Sin embargo, Rhode Island volvió a prohibirla en 2009.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s