“Mujer en punto cero” de Nawal El Saadawi y las complejidades de la prostitución

 

Dedico esta entrada al Colectivo Hetaira en su 20 aniversario.

 

Sin su presencia y su inspiración no habría visto la luz este blog.

 

¡Muchas felicidades y muchos éxitos en vuestro trabajo!

 

 

Mujer en punto cero” de Nawal El Saadawi y las complejidades de la prostitución

 

25 de marzo de 2011

 

por Allyson Whipple

 

http://bit.ly/1LzZj5E

 
El tema de la prostitución (y del trabajo sexual en general) es un tema contencioso para muchas feministas. Leyendo el post de Laura Cude en InContext sobre “El cuento de la sirvienta y el feminismo ‘divertido’”, sentí que su afirmación de que es “imposible” para una mujer practicar trabajo sexual “sin estar al servicio de un hombre” negaba las complejidades inherentes que rodean la pornografía y la prostitución. Aunque no negaré que muchas mujeres son victimizadas por el trabajo sexual, siento que es igualmente importante considerar los casos en los que las mujeres eligen la prostitución voluntariamente, logrando empoderamiento al elegir esta profesión.

 
Las tasas de prostitución varían entre culturas, y aunque es difícil conseguir datos de una profesión que es ilegal en su mayor parte, se ha estimado que hay cuarenta millones de prostitutas en todo el mundo. Sean los países liberales o conservadores, democracias o dictaduras, la mayor parte de ellos (si no todos) tienen ciudadanas que realizan trabajo sexual. Existen demasiadas prostitutas con demasiadas experiencias diferentes para decir simplistamente que todas ellas están esclavizadas por los hombres. La novela “Mujer en punto cero” de Nawal El Saadawi, libro incluido en la lista de “Mejores lecturas feministas de ficción”, ilustra los modos en que la prostitución tiene el potencial de volver a las mujeres víctimas, pero también señala el hecho de que aquellas que eligen la prostitución pueden hallar realización o libertad en el trabajo sexual.

 
En “Mujer en punto cero”, ambientado en el Egipto de mitad del siglo veinte, Firdaus pasa de ser hija a ser esposa, luego prostituta, luego empleada de oficina, y finalmente otra vez prostituta. Como niña, es sometida a abusos sexuales por su tío; como mujer casada, es golpeada por su marido. Como trabajadora de oficina, no gana bastante dinero para mantener el estándar de vida privilegiado que tenía como prostituta. Durante sus primeros meses como prostituta, su proxeneta (mujer) se aprovecha de ella; no es hasta que Firdaus actúa por su cuenta que consigue cierto grado de libertad, autonomía y autoestima.

 

Cuando Firdaus era una niña, se le negaba comida mientras su padre cenaba hasta saciarse; cuando estuvo casada, su miserable marido se quejaba si pensaba que ella comía demasiado. Cuando fue prostituta, tuvo dinero para comprar y comer lo que quisiera. Al final de la novela, Firdaus llega a la conclusión de que las mujeres egipcias están oprimidas hagan lo que hagan. Dice que “todas las mujeres son prostitutas de una u otra manera”. Se venden a sus maridos por comida y alojamiento; las mujeres solteras a menudo “se venden” a sí mismas sexualmente para promocionarse o ascender en sus trabajos. En un sistema en el que sentía que no tenía libertad y que estaba al servicio de los hombres, la prostitución activa (vender sexo por dinero en vez de cambiarlo por comida o promoción) le dio la mayor libertad y autonomía posibles. Esto no quiere decir que Firdaus disfrutara con su trabajo. Incluso aunque era selectiva con sus clientes, odiaba el trabajo en sí. Pero llegó a la conclusión de que, en una cultura en la que se sacaba provecho de las mujeres siempre que se podía, la prostitución le devolvía parte de ese poder. Dice: “La vida de una mujer es siempre miserable. Una prostituta, sin embargo, está un poco mejor… El hecho de que yo rechazara los nobles intentos de algunos hombres por salvarme, mi insistencia en seguir siendo prostituta, me demostró que esa era mi elección y disfruté de cierta libertad, al menos la libertad de vivir en una situación mejor que la de otras mujeres”.

 
Desafortunadamente, Firdaus no tiene un final feliz; mata a un proxeneta manipulador y es condenada a muerte. Pero, al mismo tiempo, “Mujer en punto cero” ilustra por qué la prostitución es un asunto tan complejo, y por qué ella y otras formas de trabajo sexual no pueden ser descritas unilateralmente como opresoras. Firdaus usa la prostitución como un método para conseguir la libertad en lugar de dejar que sea algo que la esclavice. Decir que el trabajo sexual la convirtió en sirviente de los hombres ciertamente no se sostiene cuando ella había sufrido ya una clitorectomía, abusos sexuales y un matrimonio forzado. La prostitución no la vuelve más esclavizada; de hecho, le da la libertad que ansiaba.

 
En sociedades en las que las mujeres deben hacer frente a restricciones a cada paso, el trabajo sexual tiene el potencial de ser empoderante, más que esclavizante. Sin embargo, el ejemplo de Firdaus muestra que incluso cuando las mujeres encuentran libertad y autonomía en el trabajo sexual, deben hacer frente sin embargo a importantes peligros. En la ciudad de Nueva York solo, 80% de las trabajadoras de calle y 46% de las de interior han sufrido violencia y amenazas. En lugar de rechazar el trabajo sexual como algo inherentemente esclavizante, creo que es más importante que las feministas presten atención en ver de qué forma hacer el trabajo sexual seguro para aquellas que lo eligen (y prevenir que nadie sea forzado a prostituirse). Las feministas deben ser capaces de discutir tanto los aspectos positivos como los negativos del trabajo sexual, y trabajar en la dirección de crear una cultura que fomente la expresión sexual a la vez que elimine los riesgos a los que las prostitutas deben enfrentarse durante sus carreras.

 
——————————————————————

Allyson Whipple es poeta feminista de Estados Unidos. Tiene un blog: http://allysonmwhipple.com/about-me/ y está presente en las redes sociales: http://allysonmwhipple.com/contactemail-list/

Nawal El Saadawi es escritora, médica y feminista egipcia de reconocimiento internacional
https://es.wikipedia.org/wiki/Nawal_al-Sa’dawi

Su novela “Mujer en punto cero” ha sido editada en España por la Editorial “Horas y horas”:
http://unapalabraotra.org/EditorialWeb/mujer-en-punto-cero/

Anuncios

Un pensamiento en ““Mujer en punto cero” de Nawal El Saadawi y las complejidades de la prostitución

  1. “El feminismo es liberar la mente del sistema patriarcal, de la religión y del capitalismo, que son las principales amenazas para la mujer. Aunque no solo son amenazas para la liberación de la mujer sino también para los pobres. Yo no separo entre la opresión de clase y la opresión patriarcal. Para mí, están relacionadas y siempre van juntas de la mano. De hecho, para mí una mujer es independiente cuando se alimenta por sí misma.”

    Así se expresa Nawal al Saadawi en una reciente entrevista en “El País”.

    http://internacional.elpais.com/internacional/2015/09/26/actualidad/1443282158_386889.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s