Con trabajo sexual es como apoyo a mi familia

Por Una Madre | Escritora invitada

Nueva Zelanda

4 de septiembre de 2017

 

https://thespinoff.co.nz/parenting/04-09-2017/sex-work-is-how-i-support-my-family/#.WbKX36aCLCp.facebook


¿Cómo se ganaría usted la vida si usted y su hija tuvieran una discapacidad severa? Una madre comparte cómo ella ha encontrado un trabajo que hace su vida apenas un poco más fácil.

Soy joven, maorí y trabajadora sexual, y mi vida es más difícil de lo que puedas imaginar, pero no por las razones que estás pensando. Algunas mañanas me despierto en la cama llorando. Sé que mi día será doloroso, y así será todos los días hasta lo que puedo ver en el futuro.

He vivido con dolor crónico en mi cuerpo desde que era una niña, y la discapacidad severa de mi hija significa que seguiré cuidándola a tiempo completo para el resto de mi vida. No es sólo un trabajo físico duro, es un trabajo duro emocionalmente, y algunos días no puedo soportarlo.

Como mucha gente, quiero trabajar duro ahora para poder retirarme cómodamente cuando sea anciana. Me imagino descansando en una pequeña cabaña rústica junto al mar, con un jardín lleno de plantas y flores silvestres. Pienso en sentarme al sol con amigos y hacer cadenas de cuentas y conchas para colgar en los árboles. Pienso en los adolescentes riéndose y diciendo lo atrasada que estoy. No es el objetivo de todos en la vida, pero no puedo esperar a quedarme atrasada.

Pero la realidad, sin embargo, es que vivo en una economía capitalista donde todo es de propiedad privada, y si no eres dueño de nada, no te queda más remedio que trabajar para la gente que sí tienen posesiones. Mi cuerpo no es capaz de trabajar una semana de 40 horas, ni permitir que me califique en algo que esté bien pagado. Estoy discapacitada para trabajar, y soy parte de una sociedad que no cuida a gente como yo, a gente como mi hija.

Tanto mi hija como yo nos vamos haciendo gradualmente más y más discapacitadas, pero ella mucho más deprisa que yo.

Ella ya necesita atención individualizada en todo momento, y todavía es sólo una niña pequeña. Las personas con su nivel de necesidades no se adaptan bien, ni siquiera en los centros de atención especializada.

No puedo soportar la idea de acortar su vida. Tengo que planear para su futuro — y me imagino que me sobrevivirá— así que necesito planear para eso también.

Pero, ¿cómo puedo planificar su futuro cuando apenas puedo pagar el alquiler?

¿Qué le pasará si no tengo una casa cuando no pueda trabajar?

Estas son las preguntas que contemplo mientras lloro en silencio en mi cama. Sé que mi vida siempre será difícil tanto física como emocionalmente, pero el trabajo sexual me ha dado esperanza para el futuro.

Ser una trabajadora del sexo significa que puedo trabajar cuando puedo y tener días libres cuando no. Puedo encajar mi trabajo en torno a mi discapacidad, elijo cuándo y cómo trabajo, y no hay presión en mi lugar de trabajo. Nunca tengo que hacer más horas de las que quiero, así que puedo pasar mucho tiempo cuidando de mi hija.

Lo más difícil de mi trabajo es ser organizada para colocar anuncios, contestar llamadas telefónicas, y tener un lugar conveniente para trabajar. Pago el impuesto sobre el dinero que hago, y ahorro todo lo que puedo para que mi sueño de una casa de campo se haga realidad un día.

Algunas personas argumentan que ninguna mujer que necesite dinero es libre de elegir el trabajo sexual, sino que se ve obligada a la prostitución por las circunstancias. Dicen que el trabajo sexual no es potenciador, es explotación. Dicen que mis clientes deben ser detenidos, y quieren que se me impida trabajar.

Dicen que estoy en un aprieto sin otras opciones, pero yo digo que el trabajo sexual me está sacando de un aprieto de por vida, y me alegro de tener la opción de hacerlo legalmente.

Después de luchar durante años en una situación desesperada de pobreza y dolor, abandonada por los servicios sociales y carente de redes de seguridad, finalmente encontré el trabajo sexual. Es un trabajo que puedo hacer, me permite trabajar y ahorrar, y está haciendo mi vida mucho mejor. El trabajo sexual me proporciona salud mental y felicidad, porque proporciona a mi hija un futuro, y cada día que pasa sin que ni mis clientes ni yo seamos detenidos es un día en el que mi vida se hace un poco más fácil.

¿Es empoderante? Te dejo decidir a ti .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s