La explotación laboral de las trabajadoras sexuales

 

 

 

 

En el sistema capitalista, los capitalistas poseen los medios sociales de producción y los trabajadores se ven obligados a vender su fuerza de trabajo, es decir, su cuerpo y su mente. El beneficio que obtiene el capitalista es resultado de restar a las ganancias los gastos, que son la suma del precio de las materias primas y el precio de la fuerza de trabajo. El interés del capitalista para así aumentar sus beneficios es gastar lo menos posible en fuerza de trabajo, y por eso su tendencia es a pagar a los trabajadores lo justo para su subsistencia y reproducción. Todas las ganancias de los trabajadores que están por encima de ese mínimo, son el resultado de la Huelga.

Así que todo trabajo bajo el sistema capitalista es explotación (1), pero esa explotación se ve modulada por la correlación de fuerzas entre trabajadores y capitalistas. En los orígenes, en el s. XIX y principios del s. XX, la correlación de fuerzas favorecía totalmente a los capitalistas, y existían las jornadas de sol a sol, el trabajo de niños, los sueldos de hambre… Un triunfo logrado con sangre, sudor y lágrimas fue la jornada de ocho horas (2).

Las trabajadoras sexuales de clubs se hallan ahora en la misma situación que los trabajadores de aquellos tiempos. Igual que aquéllos, se puede decir que están sobreexplotadas (3). Desinformadas, estigmatizadas, aisladas, manipuladas (4), no debe caber duda de que su remuneración tiende al mínimo necesario para sobrevivir y reproducirse. Quienes de entre ellas empiecen a concienciarse tienen ante sí la labor titánica de los primeros heroicos sindicalistas.

Trabajo sexual a terceros es trabajo a terceros, luego es explotación laboral. Lo que está en juego es el grado de explotación. Leo las historias de hace quince años y las de hoy y no veo diferencia. ¿Por qué he de creer en que dentro de otros quince años habrá cambiado algo?

“La liberación de los trabajadores sólo puede ser obra de los trabajadores mismos”. Viendo a los trabajadores de hoy, no es una frase muy esperanzadora. Pero yo tengo más fe en esta otra: “la liberación de las trabajadoras sexuales sólo puede ser obra de las trabajadoras sexuales mismas”; porque tengo fe en las mujeres trabajadoras, y porque cuando la pradera está seca, solo hace falta una chispa para que arrase el incendio.

Esa chispa es lo que estamos esperando.

 


1.- No confundir “explotación laboral” con “explotación sexual”.

https://elestantedelaciti.wordpress.com/2016/09/27/definicion-de-explotacion-sexual/

2.- Hace 94 años, se implantó la jornada laboral de ocho horas en España tras 44 días de huelga.

http://www.yometiroalmonte.es/2013/10/28/hace-94-anos-se-implanto-jornada-laboral-ocho-horas-espana-tras-44-dias-huelga/

3.- Rebelión en el burdel: Evelyn, la prostituta atrincherada en su habitación porque quieren despedirla

https://www.elespanol.com/reportajes/grandes-historias/20170303/197980217_0.html

4.- La prostituta rebelde, rescatada por la Guardia Civil cuando la iban a linchar en el burdel

https://www.elespanol.com/reportajes/20170304/198230380_0.html

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s