Decreto regulador de los burdeles de Cataluña (217/2002, de 1 de agosto)

Haz clic para acceder a 1389971213.pdf

 

DECRETO

217/2002, de 1 de agosto, por el que se regulan los locales de pública concurrencia donde se ejerce la prostitución.

El Gobierno, ante el aumento de la práctica de la prostitución y especialmente del ejercicio de esta actividad por parte de personas que pueden encontrarse en la esfera de la exclusión social, creó el mes de septiembre de 2001 una Comisión con el objetivo de elaborar las propuestas necesarias con el fin de aportar un mayor grado de transparencia y control a la mencionada situación y, asimismo, estudiar, programar y coordinar las medidas necesarias para regular el ejercicio de la prostitución, desincentivar esta actividad y velar por el respeto de los derechos fundamentales de las personas que la ejercen.

El mes de noviembre de 2001 se presentó un estudio sobre el estado de la prostitución femenina en Cataluña. Este estudio, encargado por el Instituto Catalán de la Mujer, tenía el objetivo de caracterizar la situación en el país, identificar las principales necesidades del colectivo de mujeres que trabajan en la prostitución y poner de manifiesto las principales tendencias que, en materia de política y regulación, han llevado a cabo otros países de la Unión Europea.

Paralelamente, el Departamento de Interior, elaboró un estudio donde se analiza el entorno y los efectos de los delitos relacionados con la prostitución.

De la información obtenida y del análisis efectuado, la Comisión de Gobierno para Asuntos Sociales e Institucionales, integrada por los departamentos de Gobernación y Relaciones Institucionales, Interior, Sanidad y Seguridad Social, Bienestar Social y Justicia propuso al Gobierno, y éste la aprobó, la adopción del Acuerdo de 19 de febrero de 2002, por el que se establecen una serie de medidas sociales en relación con la prostitución.

La falta de una norma específica para los locales de pública concurrencia donde tienen lugar actividades de carácter sexual es un hecho que hace falta resolver urgentemente, atendiendo a la grave problemática que generan estas actividades no prohibidas, pero sobre las que existe un vacío legal, con las consecuencias que esto comporta, tanto en relación con la actividad en sí, que se realiza dentro de estos locales, a las condiciones y controles higiénico-sanitarios, así como en lo que concierne al orden público en su entorno exterior, que hace necesaria su regulación.

El Gobierno, consciente de que la normativa que quiere elaborarse no es suficiente para resolver la problemática expuesta, tomó el Acuerdo, aprobado en la sesión de 16 de abril de 2002, de presentar en el Parlamento de Cataluña una propuesta de resolución por la que se acuerda solicitar al Gobierno del Estado que adopte tres proyectos de ley: uno de modificación del Código penal, otro para regular la prostitución y, un tercero, para modificar determinadas normas procesales.

De acuerdo con las competencias exclusivas que la Generalidad tiene en materia de espectáculos concretadas por la Ley del Parlamento de Cataluña 10/1990, de 15 de junio, sobre policía del espectáculo, las actividades recreativas y los establecimientos públicos, donde se determina la función de la policía con respecto a los espectáculos y los establecimientos de pública concurrencia, la citada Ley tiene el objetivo de preservar el orden público, de garantizar la seguridad y la higiene de los locales, de evitar molestias a terceros, de defender los derechos y la seguridad de la ciudadanía y de proteger a las personas menores de edad.

En cumplimiento del Decreto 200/1991, de 1 de octubre, de creación del Consejo Asesor de Espectáculos y Actividades Recreativas, organismo de carácter consultivo y de asesoramiento, que tiene como una de sus funciones informar sobre los reglamentos de desarrollo de la Ley 10/1990, de 15 de junio, en la sesión de 21 de marzo de 2002, el Pleno de la Comisión fue informado sobre la presente norma reglamentaria.

Finalmente, en el proceso de elaboración de la mencionada norma, la Comisión de Gobierno Local de Cataluña, en sesión de 27 de junio de 2002, emitió informe sobre el Proyecto de decreto.

Por todo ello, y de acuerdo con las previsiones de la ya citada Ley 10/1990, de 15 de junio, de conformidad con el citado Acuerdo del Gobierno de fecha 19 de febrero de 2002, y lo dispuesto en los artículos 61 y 62 de la Ley 13/1989, de 14 de diciembre, de organización, procedimiento y régimen jurídico de la Administración de la Generalidad de Cataluña, de acuerdo con el Dictamen de la Comisión Jurídica Asesora a propuesta del consejero de Interior y previa deliberación del Gobierno,

Decreto:

artículo 1

Objeto

Este Decreto tiene por objeto establecer los requisitos y las condiciones que deben reunir los locales de pública concurrencia donde se ejerce la prostitución, así como los reservados anexos donde se desarrolla la prestación de servicios de naturaleza sexual, y establecer las limitaciones y las prohibiciones inherentes a este tipo de establecimientos.

artículo 2

Concepto

A efectos de este Decreto, se considera prestación de servicios de naturaleza sexual, la actividad ejercida de manera libre e independiente por el prestador o la prestadora del servicio con otras personas, a cambio de una contraprestación económica, y bajo su propia responsabilidad , sin que haya ningún vínculo de subordinación en lo que respecta a la elección de la actividad, llevada a cabo en reservados anexos a las dependencias principales de determinados locales de pública concurrencia.

artículo 3

Ámbito de aplicación

3.1 Están sometidos a este Decreto, a los efectos previstos en el artículo 1, los locales de pública concurrencia que se describen a continuación, cuando dispongan de reservados anexos a la dependencia principal donde se presten servicios de naturaleza sexual:

  1. a) Local que dispone de servicio de bar, con ambientación musical por medios mecánicos, sin pista de baile o espacio asimilable.
  2. b) Local que ofrece actuaciones y espectáculos eróticos, disponiendo de escenario, con pista de baile o sin ella, de camerino para los artistas actuantes, de sillas y mesas para el público espectador y de servicio de bar.

3.2 Los locales a que se refiere el apartado 1 quedan sometidos a la Ley 10/1990, de 15 de junio, sobre policía del espectáculo, las actividades recreativas y los establecimientos públicos, y demás normativa de desarrollo.

artículo 4

exclusión

No están sometidos a este Decreto los domicilios y viviendas particulares donde se prestan servicios de naturaleza sexual y que no tienen la consideración de locales de pública concurrencia.

artículo 5

Limitación

De acuerdo con lo establecido en el artículo 3, la prestación de servicios de naturaleza sexual, únicamente se puede realizar en los lugares habilitados específicamente para este fin, en los reservados anexos al local.

En la dependencia principal del local, sólo se podrá concertar la prestación de servicios, pero en ningún caso su realización.

artículo 6

Requisitos de los reservados anexos

6.1 Los reservados anexos al local deben tener, como mínimo, habitación, baño, ducha, bidé, ventilación, aislamiento acústico, mobiliario, y deben cumplir con las condiciones higiénico-sanitarias, todo ello de acuerdo con lo establecido en la normativa específica en cada materia.

6.2 Los ayuntamientos, mediante sus ordenanzas, establecerán los requisitos y condiciones de los reservados anexos al local, en cuanto a su superficie, ventilación, calefacción, iluminación, aislamiento acústico, instalaciones, el mobiliario indispensable para ejercer la actividad, las condiciones higiénico-sanitarias y demás cuestiones objeto de su competencia.

artículo 7

Condiciones de ubicación

7.1 El acceso a los locales de pública concurrencia sometidos a este Decreto debe efectuarse directamente por la vía pública. El acceso a sus reservados anexos se efectuará desde el interior del local principal.

7.2 No se podrá autorizar su ubicación en la proximidad de centros docentes o de otros tipo de locales de ocio o que por la naturaleza de su actividad supongan la afluencia de menores de edad.

7.3 Se determinarán unas distancias mínimas entre la ubicación de este tipo de locales.

7.4 Los ayuntamientos, por razón de su competencia, mediante sus ordenanzas o normativa urbanística aplicable, establecerán las condiciones de emplazamiento de este tipo de locales.

artículo 8

Prohibiciones

8.1 Queda prohibido prestar servicios de naturaleza sexual en los locales o establecimientos de pública concurrencia que no se encuentran definidos en el artículo 3.

8.2 Queda prohibido el acceso de las personas menores de edad en todos los locales donde se ejerce la prostitución.

8.3 Se deben respetar el resto de prohibiciones establecidas en la normativa vigente sobre la protección de la infancia y la adolescencia.

artículo 9

Publicidad de la prohibición de acceso

Es obligatorio hacer pública la prohibición de acceso de los menores a los locales objeto de este Decreto, de acuerdo con los siguientes requisitos:

  1. a) Se debe fijar un rótulo indicativo de la citada prohibición en sus accesos visible desde el exterior y, en su caso, en las taquillas de venta de localidades.
  2. b) Este rótulo tendrá un formato mínimo de 25 cm de ancho por 15 cm de altura y las letras de la inscripción serán de caja alta, como mínimo de 48 puntos.

artículo 10

Control de acceso

El control de la prohibición de acceso de los menores a los citados locales la ejercerá la persona titular o las personas designadas por ésta que efectúen el control de acceso del público al local y podrán exigir la presentación del documento nacional de identidad u otro documento justificativo de la personalidad, para que acrediten su edad.

artículo 11

Servicios de vigilancia

11.1 Los locales sometidos a este Decreto, como mínimo, deben disponer de un o una vigilante de seguridad, durante todo su horario de funcionamiento. A partir de 50 personas de aforo deben disponer de un o una vigilante más y, en adelante, uno o una más por cada fracción de 50 personas.

11.2 Las funciones de los y las vigilantes de seguridad son las que establecen la Ley 23/1992, de 30 de julio, de seguridad privada, y el Real Decreto 2364/1994, de 9 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de seguridad privada.

11.3 Los ayuntamientos, en relación con los servicios de vigilancia, pueden dictar reglamentos que tienen carácter de complementarios, de acuerdo con lo establecido en el artículo 14.4 de la Ley 10/1990, de 15 de junio, sobre policía del espectáculo , las actividades recreativas y los establecimientos públicos.

artículo 12

Servicios sanitarios

12.1 Las personas titulares de los locales de pública concurrencia sometidos a este Decreto deben garantizar que las personas que presten servicios de naturaleza sexual estén sujetos a las medidas de control sanitario de tipo preventivo y asistencial contenidas en los programas de atención dirigidos a la prevención de las enfermedades de transmisión sexual.

12.2 En los locales sometidos a lo dispuesto en este Decreto se deberá garantizar a todas las personas usuarias el acceso a preservativos, debidamente homologados y con fecha de caducidad vigente, que se podrán entregar personalmente o bien mediante máquinas expendedoras.

12.3 En el interior de los locales deberá fijar, en un lugar perfectamente visible para las personas usuarias, un rótulo advirtiendo que el uso de preservativo es la medida más eficaz para prevenir las enfermedades de transmisión sexual, incluido el sida.

artículo 13

Horarios

13.1 El horario de apertura de los locales regulados en el artículo 3 será a partir de las 17 horas.

13.2 El horario de cierre, por los locales a que se refiere el artículo 3 será hasta las 4 horas. Este horario se puede prolongar por un período de una hora la noche de los viernes, sábados y vísperas de festivos.

artículo 14

Seguro

Los ayuntamientos deben condicionar el otorgamiento de la licencia a que la persona titular del local de pública concurrencia, sometido a este Decreto, tenga concertado un contrato de seguros que cubra el riesgo de la responsabilidad civil.

artículo 15

Otorgamiento de licencias

Los locales donde se presten servicios de naturaleza sexual deben disponer de licencia municipal específica para realizar este tipo de actividad, sin perjuicio de la necesidad de obtener otras autorizaciones o licencias previstas en la normativa vigente.

Para la concesión de la licencia específica para realizar la actividad es necesario que el local acredite el cumplimiento de lo dispuesto en este Decreto, la normativa en materia de espectáculos, así como el resto de requisitos establecidos en las ordenanzas municipales correspondientes.

artículo 16

Inspecciones

La inspección y vigilancia de los locales regulados por este Decreto corresponde a la policía de la Generalidad-mozos de escuadra, de acuerdo con el Decreto 226/1991, de 14 de octubre, por el que se regula el ejercicio de las competencias de la Generalidad en materia de espectáculos y el Servicio de Inspección de espectáculos. Corresponde, asimismo, a los cuerpos de policía local correspondientes y al resto de fuerzas y cuerpos de seguridad, sin perjuicio de las funciones asignadas a los técnicos y técnicas competentes por razón de la materia.

artículo 17

Régimen sancionador

El incumplimiento de lo establecido en este Decreto será sancionado de acuerdo con lo previsto en la Ley 10/1990, de 15 de junio, sobre policía del espectáculo, las actividades recreativas y los establecimientos públicos, y lo que disponga la normativa municipal sobre esta materia.

Disposiciones transitorias

primera

En el plazo de seis meses desde la entrada en vigor de este Decreto los ayuntamientos deben aprobar las ordenanzas municipales a que se refiere el Decreto.

No obstante, los departamentos de Interior y de Gobernación y Relaciones Institucionales elaborarán y aprobarán, en el citado plazo de seis meses, una ordenanza tipo que será de aplicación a los ayuntamientos que no hayan aprobado la correspondiente ordenanza municipal de adaptación a este Decreto, sin perjuicio de que puedan aprobarse posteriormente su propia ordenanza municipal.

segunda

En el plazo máximo de tres meses desde la entrada en vigor de la ordenanza municipal correspondiente o de la ordenanza tipo, las personas titulares de los locales donde se ejerce la prostitución deben solicitar al ayuntamiento la adaptación de las licencias del local a lo establecido en el presente Decreto en relación a la actividad que se desarrolla.

La adaptación de los locales de espectáculos públicos y actividades recreativas existentes con anterioridad a la vigencia de este Decreto se debe realizar, por parte de las personas titulares de las licencias, en el plazo de un año desde la entrada en vigor de la ordenanza municipal correspondiente o de la ordenanza tipo, cuando sea necesaria la modificación de las instalaciones o elementos de construcción, y en el plazo de seis meses a contar desde la misma fecha, si no es necesaria esta modificación. Una vez realizada dicha adaptación, los interesados ​​deberán comunicarlo al ayuntamiento correspondiente.

tercera

En el plazo de un año desde la entrada en vigor de la ordenanza municipal correspondiente o de la ordenanza tipo, los ayuntamientos deben revisar las licencias concedidas con anterioridad para adaptarlas a lo establecido en el presente Decreto , así como la correspondiente normativa municipal, tanto en cuanto a la denominación de la actividad como a las características y condiciones del local. Los ayuntamientos deben comunicar a las correspondientes delegaciones territoriales del Gobierno de la Generalidad las resoluciones relativas a estas licencias.

DISPOSICIÓN ADICIONAL

Las cuestiones de carácter higiénico-sanitario, laboral, social y otros que puedan tener relación con la actividad de prestación de servicios de carácter sexual, se regularán por las administraciones competentes por razón de la materia.

DISPOSICIÓN FINAL

Este Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña.

Barcelona, ​​1 de agosto de 2002

JORDI PUJOL Presidente de la Generalidad

XAVIER POMÉS Y ABELLA Consejero de Interior

(02203105)

 

1 comentario en “Decreto regulador de los burdeles de Cataluña (217/2002, de 1 de agosto)

  1. Pingback: Análisis comparativo entre la ley de prostitución de Nueva Zelanda y la de Cataluña | El estante de la Citi

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s