Portugal: LABUTA contra la petición del Movimento Democrático de Mulheres (MDM)

 

 

La posición de LABUTA acerca de la petición hecha por el MDM

 

12 de abril de 2018

https://labuta.org/2018/04/12/os-nossos-projetos/

 

LABUTA es una organización que lucha por los derechos humanos y laborales de lxs trabajadorxs del sexo.

Así pues, damos apoyo a trabajadorxs del sexo, organizamos eventos, participamos en debates y conversaciones para desmantelar el estigma que existe sobre este sector, y luchamos por su despenalización.

La LABUTA es liderada por trabajadorxs del sexo. Lo que pretendemos es que todas las personas que son trabajadorxs del sexo puedan gozar de los mismos derechos laborales que cualquier otra persona en cualquier otra industria.

No es democrático criminalizar el trabajo del sexo. El trabajo del sexo existe, y está hecho de diferentes tipos de trabajo, desde el porno, hasta cam models, prostitución de calle, apartamentos, peep shows, striptease, etc.

El trabajo del sexo existe, y nunca dejará de existir, incluso cuando haya igualdad entre géneros, incluso cuando termine la violencia contra las mujeres. El trabajo del sexo va a existir mientras exista el sexo como práctica consentida entre dos adultos. El trabajo del sexo existirá y permanecerá con más fuerza mientras la desigualdad persista y mientras nuestros sistemas económicos continúen favoreciendo las relaciones heterosexuales, las personas cis, los elitismos, la supremacía de la raza blanca, el género masculino, el utilitarismo, la inmigración ilegal y las fronteras.

No hay duda alguna de que una sociedad igualitaria, donde cada persona tuviera exactamente las mismas oportunidades, haría decrecer el trabajo del sexo. Pero estamos muy lejos de conseguir ese sueño. Y mientras no lo consigamos, es urgente despenalizar el trabajo del sexo, para que podamos:

  • Crear sindicatos
  • Hacer leyes para proteger y apoyar a todxs y cada unx de lxs trabajadorxs del sexo, incluyendo aquellxs que quieran cambiar de profesión
  • Luchar contra la trata forzada para la industria del sexo, reforzar las leyes y desmantelar las mafias que se aprovechan de la necesidad de las personas de inmigrar ilegalmente
  • Proteger a lxs trabajadorxs del sexo inmigrantes que no pueden ser deportadxs, tales como refugiados, personas trans con sentencias de muerte en el país de origen, homosexuales o, incluso, trabajadorxs del sexo
  • Dar apoyo a trabajadorxs del sexo que estén siendo explotadas por proxenetas, dueños de agencias
  • Emplear personas para trabajar con nosotrxs sin que las mismas sean perjudicadas por la naturaleza de nuestro trabajo (seguridad, conductores, recepcionistas)
  • Tener los mismos derechos a la salud, jubilación, beneficios de desempleo, apoyo jurídico y protección institucional como cualquier otro ciudadano

La violencia contra las mujeres existe en todos los sectores profesionales; existe en el hogar, existe en las calles. La objetivación de la mujer existe en todas partes del mundo: ricas o pobres. La subyugación de la mujer es un factor del patriarcado y todas nosotras tenemos el derecho de combatirlo de la mejor manera posible.

El trabajo del sexo no es por naturaleza violento. Lo que es violento es el patriarcado y el capitalismo. Lo que es violento son las morales que continúan sometiendo a violencia a la mujer promiscua y puta, y favoreciendo a la mujer “santa” y a la esposa (aunque la violencia doméstica siga siendo una epidemia). Nosotrxs, trabajadorxs del sexo, queremos una sociedad donde no existan diferencias entre mujeres. Una sociedad que deje de dividir a las mujeres entre las buenas y las malas, la Santa y la Puta, las competentes y las incompetentes, las necesarias y las desechables, cis o trans. A nuestros ojos todas las mujeres merecen los mismos derechos y el mismo respeto. Ninguna es mejor que la otra. Y a esto se llama igualdad.

Denegar nuestros derechos como trabajadorxs es negar nuestros derechos humanos.

Entendemos que la despenalización no terminará con el estigma de un día para otro. Tal como, por ejemplo, aún no lo ha hecho la despenalización de la homosexualidad . Pero al menos ayudaría a que pudiéramos luchar más abiertamente contra el mismo.

El MDM propone, entre otras cosas ilógicas, eliminar la utilización del término “trabajo sexual”. Lo que proponemos al MDM es que se dejen de políticas retrógradas y de morales que continúan creando sistemáticamente más estigma y más violencia para lxs trabajadorxs del sexo.

¡El trabajo del sexo es trabajo! ¡Solidaridad para con todas las mujeres!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s