Experto dice que el modelo de trabajo sexual en Nueva Zelanda es líder mundial

 

Por Saturday Morning

2 de marzo de 2019

https://www.radionz.co.nz/national/programmes/saturday/audio/2018684812/nz-sex-work-model-a-world-leader-expert-says

 

Una investigación de los Países Bajos dice que el modelo de trabajo sexual despenalizado de Nueva Zelanda es líder mundial y trabaja a favor de las prostitutas locales.

Joep Rottier visitó Nueva Zelanda durante varios meses en 2015 y 2016 y habló con personas de toda la industria del sexo luego de conocer el modelo único de Nueva Zelanda que considera despenalizados a las trabajadoras sexuales y a los clientes, un modelo que describe como pragmático y racional.

Rottier se reunió con Kim Hill para refutar algunos de los comentarios hechos por la feminista radical Julie Bindel, quien habló la semana pasada sobre lo que ella cree que son los efectos nocivos del régimen liberal de trabajo sexual en Nueva Zelanda.

Rottier dice que muchos países alrededor del mundo han luchado con la cuestión de cómo gestionar la industria del sexo y muchos han optado por reprimirla y moralizarla.

“Nueva Zelanda es el único país del mundo que decidió, en 2003, despenalizar todo el trabajo sexual comercial voluntario. “Eso me sorprendió, y eso me hizo sentir curiosidad y esa fue la razón por la que quería comenzar a investigar sobre los efectos”.

La presunción común de que el trabajo sexual en los Países Bajos también está despenalizado no es cierta. Era la intención del gobierno, pero fue descarrilada por las preocupaciones sobre la trata de personas.

“La legislación cambió de despenalización —que fue la intención al principio— a legalización. La diferencia entre Holanda y Nueva Zelanda es que Holanda legalizó la industria del sexo y Nueva Zelanda la despenalizó. Lo que es similar es que ambos países ven el trabajo sexual como un trabajo y lo reconocen. Reconocen que las trabajadoras sexuales tienen su propia autonomía.

“Sin embargo, la diferencia es que los Países Bajos lo han legalizado, lo que significa que aceptan la prostitución y la existencia de trabajo sexual, pero, sin embargo, hay una serie de regulaciones muy específicas relacionadas con la prostitución que no se aplican a otros servicios. Entonces, eso significa que esta política crea un sistema de dos niveles: un circuito legal y otro ilegal”.

Rottier dice que la otra gran diferencia es que Nueva Zelanda considera la industria del sexo como cualquier otra industria de servicios con las mismas responsabilidades, deberes y derechos.

Julie Bindel dijo la semana pasada que si una mujer está lo suficientemente desesperada como para ser una trabajadora sexual, no puede estar haciendo una elección racional. Rottier no está de acuerdo.

Joep Rottier

“Es la voz de la abolicionista. Lo que hay que erradicar es el trabajo sexual forzado. Debemos respetar que hay un grupo de personas que eligieron esta ocupación —podrían ser razones económicas u otras razones— y debemos respetarlas y respetar su decisión de ingresar o salir de la industria del sexo.

“En comparación con la situación anterior a 2003, las trabajadoras sexuales ahora tienen la oportunidad de sentirse protegidas por la policía o por el sistema de justicia y eso hace su trabajo menos difícil.”

Sin embargo, Bindel dijo que si bien las mujeres que trabajan en la industria podrían decir que no se sienten explotadas, cuando salen, describen el trabajo como horrible. Lo comparó con mujeres que se han separado de parejas abusivas.

Rottier dice que no le gusta la comparación.

“Podría ser que algunas trabajadoras sexuales estén felices de dejar el trabajo, pero no creo que eso sea típico de la prostitución o el trabajo sexual, también podría ocurrir en otras ocupaciones”.

Bindel es partidaria del llamado modelo sueco, que penaliza al cliente, pero no a la trabajadora. Rottier dice que no es una solución efectiva y puede tener un efecto perjudicial sobre las trabajadoras sexuales que tienen que tomar decisiones rápidas sobre si pueden confiar en que un cliente no será detenido. Esto las empuja a zonas más escondidas de la ciudad y potencialmente las pone en mayor peligro, dice.

Joep Rottier ha completado recientemente un doctorado en la Universidad de Utrecht, en los Países Bajos, titulado Despenalización del trabajo sexual: el modelo de Nueva Zelanda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s