Por qué el trabajo sexual es un auténtico trabajo

 

“No creo que sea correcto o justo que las personas que intercambian servicios sexuales por dinero sean penalizadas y no lo creo por lo que hago”.

Por la Dra.Tlaleng Mofokeng

26 de abril de 2019

https://www.teenvogue.com/story/why-sex-work-is-real-work

 

En este artículo de opinión, Tlaleng Mofokeng, MD, fundadora de Nalane para la Justicia Reproductiva, explica por qué cree que el trabajo sexual debe ser despenalizado en todo el mundo.

 

 

El gobierno de Ámsterdam, una ciudad conocida mundialmente por su Barrio Rojo, prohibirá las populares visitas guiadas a través de esa área a partir de 2020. La prohibición se debe en parte a quejas que consideran las visitas una molestia que lleva a la congestión en las estrechas calles del canal. . Pero los funcionarios de la ciudad también han dicho que la prohibición es por respeto a las trabajadoras sexuales. “En esta era ya no es aceptable ver a las trabajadoras sexuales como una atracción turística”, dijo el concejal de la ciudad, Udo Kock, según The Guardian. Hay un problema: muchas trabajadoras sexuales se oponen a este plan.

El trabajo sexual es legal en Ámsterdam, pero no en muchos otros lugares, aunque algunas personas están trabajando para que así sea. En Sudáfrica, donde estoy basada, por ejemplo, las trabajadoras del sexo están pidiendo la despenalización y la reforma legal. Argumentan que el trabajo sexual es un trabajo, como ha afirmado la Organización Internacional del Trabajo (OIT), un organismo especializado de las Naciones Unidas. Esta situación en Amsterdam, y la penalización continua de las trabajadoras sexuales en todo el mundo, es otro ejemplo de cómo ignoramos las necesidades y opiniones de las personas más afectadas por las leyes. Pero más aún, es otro ejemplo de cómo entendemos mal lo que realmente es el trabajo sexual. Soy una médica, una experta en salud sexual, pero cuando lo piensas, ¿no soy una trabajadora sexual? Y de alguna manera, ¿no lo somos todos?

Entonces, ¿qué es exactamente el trabajo sexual? No todas las trabajadoras sexuales se dedican al sexo con penetración, sin embargo, innegablemente es una parte importante del trabajo sexual. Los servicios de trabajadoras sexuales entre adultos que consienten pueden incluir compañía, intimidad, juegos de rol no sexuales, baile, acompañamiento y desnudarse. Estas funciones a menudo están predeterminadas y todas las partes deben sentirse cómodas con ellas. Muchas trabajadoras asumen múltiples roles con sus clientes, y algunos pueden ser más físicos, mientras que otras interacciones que pueden haber comenzado como sexuales podrían evolucionar hacia vínculos emocionales y psicológicos.

Los clientes que buscan trabajadoras sexuales varían, y no son solo hombres. La idea de comprar intimidad y pagar por los servicios puede ser positiva para muchas personas que necesitan conexión humana, amistad y apoyo emocional. Algunas personas pueden tener fantasías y preferencias kinks que pueden realizar con los servicios de una trabajadora sexual.

Me parece interesante que como médica, yo intercambio pagos en forma de dinero con personas para brindarles asesoramiento y tratamiento para problemas relacionados con el sexo; terapia para el rendimiento sexual, asesoramiento y terapia para problemas de pareja y tratamiento de infecciones de transmisión sexual. ¿No es esto básicamente un trabajo sexual? No creo que sea correcto o justo que las personas que intercambian servicios sexuales por dinero sean penalizadas y no lo creo por lo que hago. ¿Es realmente un título médico la medida correcta de quién merece dignidad, autonomía, seguridad en el lugar de trabajo, comercio justo y libertad de empleo? No. Esto no debería ser así. Aquellas que se dedican al trabajo sexual también merecen esas cosas.

Hoy en día, los espacios y las aplicaciones en línea hacen que las interacciones y negociaciones sean más seguras para las trabajadoras sexuales, en lugar de solicitar sexo al aire libre, donde la amenaza del acoso por la comunidad y la policía sigue siendo una preocupación. (Sin embargo, la legislación reciente en los Estados Unidos que dificulta que las trabajadoras sexuales realicen anuncios en línea ha complicado esto). Las aplicaciones también hacen que sea menos intimidante para las mujeres que son clientes seleccionar y conocer a las trabajadoras sexuales potenciales para satisfacer sus necesidades.

Sin embargo, la penalización continua del trabajo sexual y las trabajadoras sexuales es una forma de violencia por parte de los gobiernos y contribuye al alto nivel de estigma y discriminación. Una revisión sistemática y un metanálisis dirigido por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM, por sus siglas en inglés), por ejemplo, encontró que las trabajadoras sexuales que han experimentado una “acción policial represiva” (incluida la detención, la extorsión y la violencia de la policía) son tres veces más propensas a experimentar violencia sexual o física.

Pero los gobiernos a menudo no aceptan la evidencia de las bases económicas y sociales del trabajo sexual; la OIT estima que “las trabajadoras sexuales sostienen a entre cinco y ocho personas más con sus ingresos. Las trabajadoras sexuales también contribuyen a la economía”. Los gobiernos ignoran las historias y contextos matizados en diferentes países y, por lo tanto, continúan ofreciendo erróneamente soluciones globales y modelos de “rescate” que abogan por la despenalización parcial o la penalización continua. También ignoran los deseos de las trabajadoras sexuales, quienes desean una despenalización total, como lo apoyan la Comisión Global sobre el VIH y la Ley, y The Lancet, así como organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional.

Los esfuerzos globales hacia la despenalización han estado creciendo en algunos países, como Sudáfrica. Aquí, está liderado por el mayor movimiento de trabajadoras sexuales, Sisonke, y el trabajo de defensa y políticas de SWEAT. Estos esfuerzos son reflejados por la Red Global de Proyectos de Trabajo Sexual (NSWP) y la Unión Holandesa de Trabajadores Sexuales, PROUD.

En julio de 2018, en la Conferencia Internacional sobre el SIDA en Ámsterdam, me uní a colegas y aliados y marché en solidaridad con PROUD cuando entregaron un memorando a los funcionarios de la ciudad, exigiendo la protección del derecho de las trabajadoras sexuales a trabajar en condiciones de trabajo seguras. El momento fue importante para revitalizar el movimiento global para la despenalización.

Las trabajadoras sexuales deben ser respaldadas a través de la defensa y la protección de sus derechos humanos a la autonomía, la dignidad, las prácticas laborales justas y el acceso a la atención basada en la evidencia. Es por esta y muchas otras razones por las que creo que el trabajo sexual y los derechos de las trabajadoras sexuales son los derechos de las mujeres, los derechos de salud, los derechos laborales y la prueba de fuego para el feminismo interseccional.

Además, el impacto de la penalización continua de la mayoría de las trabajadoras sexuales, la mayoría de las cuales son mujeres cisgénero y mujeres transgénero, significa que los derechos de las trabajadoras sexuales son un tema feminista. Si apoyas los derechos de las mujeres, te insto a que respaldes la demanda mundial de despenalización del trabajo sexual y que financies pruebas y programas intersectoriales basados ​​en los derechos dirigidos a las trabajadoras sexuales y sus clientes.

Debemos apoyar los esfuerzos para abordar las barreras estructurales y asegurar la implementación de un paquete integral de servicios de salud para trabajadoras sexuales según lo aconsejado por la Organización Mundial de la Salud, y financiar campañas públicas para reducir el estigma. La evidencia, no la moral, debería guiar las reformas legales y la política de trabajo sexual para conseguir la total despenalización del trabajo sexual.

4 pensamientos en “Por qué el trabajo sexual es un auténtico trabajo

  1. Pingback: ONUSIDA felicita a Tlaleng Mofokeng por su nombramiento como Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la salud | El estante de la Citi

  2. Pingback: Diversos colectivos de trabajadoras sexuales del Estado español envían una carta dirigida a la Relatora sobre Derecho a la Salud de la ONU, Tlaleng Mofokeng | El estante de la Citi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s