La campaña contra el trabajo sexual en los Estados Unidos: una exitosa cruzada moral

Ronald Weitzer

Publicado en línea el 10 de septiembre de 2019

# Springer Science + Business Media, LLC, parte de Springer Nature 2019

https://www.researchgate.net/publication/335749312_The_Campaign_Against_Sex_Work_in_the_United_States_A_Successful_Moral_Crusade_2019

 

Resumen

El trabajo sexual no era un tema público prominente en los Estados Unidos hace una generación. La ley y su aplicación estaban bastante establecidas. Sin embargo, en las últimas dos décadas, una robusta campaña ha tratado de intensificar la estigmatización y penalización de los participantes involucrados en todo tipo de trabajo sexual, que ahora se fusiona con la trata de personas. Estos esfuerzos han sido notablemente exitosos en la remodelación de la política gubernamental y las normas legales y en el incremento de las sanciones por los delitos existentes. El artículo analiza estos desarrollos en el marco de una versión modernizada de la teoría de la cruzada moral que incluye argumentos tanto instrumentales como expresivos contra el trabajo sexual.

(…)

Conclusión

La evidencia presentada aquí muestra que las fuerzas de la cruzada y sus aliados en el gobierno de los Estados Unidos han estado involucrados en una campaña sin precedentes contra el comercio sexual en las últimas dos décadas. Aunque algunos de los distintos componentes de la ideología de la cruzada han sido descritos por otros investigadores, el artículo ofrece un retrato más completo de los reclamos y el discurso centrales, así como su institucionalización en normativas y leyes recientes.

Lo que comenzó como una preocupación sobre la trata de personas a fines de la década de 1990 se ha ampliado para abarcar el trabajo sexual en todas sus formas. Se puede encontrar evidencia de esta expansión de dominio en pronunciamientos de la cruzada y oficiales, en la legislación y en las prácticas de aplicación de la ley. La tendencia general es un espléndido ejemplo de incorporación rápida de las demandas de un movimiento social a la política y la práctica del Estado (cf. Weitzer 2007).

La campaña tiene todas las características de una cruzada moral:

  • Su discurso hace afirmaciones audaces sobre la magnitud, la gravedad y la naturaleza del problema: afirmaciones sobre la trata sexual que son desproporcionadas con respecto a la evidencia disponible y afirmaciones sobre el trabajo sexual que se basan en los axiomas esencialistas del paradigma de la opresión;
  • Los líderes de la cruzada y sus aliados estatales operan con una convicción categórica de que los males que los perturban son precisamente como los representan;
  • Los relatos de atrocidades privilegian los casos más impactantes y los presentan como representativos y generalizables;
  • Una variedad de actores son etiquetados como demonios: tratantes, clientes, propietarios de sitios web, propietarios de burdeles legales y productores y distribuidores de pornografía; y
  • El trabajo sexual se describe como sintomático de amenazas más amplias a las costumbres sexuales tradicionales, a la familia, a las relaciones de género, a la salud pública y más.

La creciente sexualización de la cultura occidental es un importante factor a nivel macro que es visto con alarma tanto por la derecha religiosa como por las feministas abolicionistas. El trabajo sexual es visto como una parte integral de esta tendencia, junto con el sexting, el atuendo escaso, las clases de pole dance, la adicción al sexo, la publicidad erótica y lo que algunos llaman la «pornificación» de la sociedad.

Hay otros patrones importantes en los datos analizados aquí:

Primero, los cinco pilares centrales anteriores aparecen de manera uniforme y consistente a lo largo del discurso de la cruzada, independientemente del tipo particular de trabajo sexual bajo escrutinio. El contenido específico de este discurso puede cambiar algo con el tiempo, pero estas innovaciones son variaciones sobre el mismo tema y formas novedosas en las que el peligro puede ser secularizado o medicalizado. La modernización puede ayudar a vender los reclamos de la cruzada a miembros del público que no se dejan influenciar por argumentos limitados a la inmoralidad. Al mismo tiempo, el discurso moralizante claramente no ha sido abandonado; que el trabajo sexual representa un peligro para la moral tradicional sigue siendo un pilar vital en esta cruzada. No ha sido reemplazado por reclamos utilitarios, sino que está vinculado a ellos (Hunt 1999), como se ilustra en las resoluciones antiporno: fusión de la salud pública con la insatisfacción matrimonial, la infidelidad, la sexualización, el sexo grupal, etc.

Segundo, esta cruzada moral ha sido facilitada: se beneficia del estigma extremo asociado al trabajo sexual, de una presunción de explotación y victimización endémicas (el paradigma de la opresión) y de la falta de una narrativa contraria sólida (Weitzer 2018). Cuando los grupos de derechos de las trabajadoras sexuales y las organizaciones de apoyo (por ejemplo, Amnistía Internacional) han desafiado las posiciones de la cruzada y del gobierno, han sido menospreciados o condenados (Grant 2014; Porth 2018). Además, los principales medios de comunicación han presentado tanto el trabajo sexual como la trata de personas de manera monolítica, esencialmente haciéndose eco de las opiniones de los líderes de la cruzada y de las autoridades. Las representaciones alternativas son raras en los medios de comunicación.

Tercero, la campaña ha hecho consistentemente generalizaciones sensacionalistas y radicales sobre el trabajo sexual: afirmaciones que entran en conflicto con una larga tradición de investigación que respalda el paradigma polimorfo y documentan variaciones sustanciales a través del tiempo, el lugar, el sector y el género (Harcourt y Donovan 2005; Vanwesenbeeck 2001; Weitzer 2012). Las acusaciones generales sobre los efectos de la pornografía en la salud pública o las características de los burdeles legales de Nevada ilustran bien este patrón hiperbólico.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s