De la metáfora de la esclavitud a la metáfora de la libertad: el artículo 18 y la incorporación de las prostitutas migrantes a la sociedad italiana

 

Por Patrizia Testaì, MSc.

Tesis presentada a la Universidad de Nottingham para el grado de Doctor en Filosofía

Mayo 2008

https://www.academia.edu/5157931/From_metaphor_of_slavery_to_metaphor_of_freedom_Article_18_and_the_incorporation_of_migrant_prostitutes_into_Italian_society

 

Resumen

Esta tesis se refiere al debate sobre la «trata de personas» como una nueva forma de esclavitud. Explorará el concepto de esclavitud tanto históricamente como en sus vínculos con la migración contemporánea y los problemas relacionados con el género, la sexualidad y la explotación laboral. Dentro del debate contemporáneo sobre «trata», la atención se ha centrado de hecho predominantemente en las mujeres y niñas migrantes involucradas en el trabajo sexual y descritas como «víctimas de trata con fines de explotación sexual».

Esta tesis explorará el significado de “esclavitud” en dicho debate. Con este fin, se llevará a cabo un estudio de investigación en tres ciudades italianas, que se centrará en las formas en que se entienden y aplican términos como “esclavitud”, “trata de personas” y “esclavitud sexual” dentro de los programas de protección social para víctimas de trata que, según el artículo 18 de la ley de inmigración, otorga un permiso de residencia y unas oportunidades especiales para que esas víctimas trabajen y permanezcan permanentemente en Italia. El estudio se basa en entrevistas con actores clave que trabajan en programas de protección social tales como jueces, trabajadores de ONG, trabajadores sociales, psicólogos, abogados y policías, en entrevistas con mujeres migrantes que trabajan en la industria del sexo y mujeres que usan programas de protección, y en el análisis de discursos parlamentarios y artículos de prensa. Intentará evaluar críticamente la validez de la “nueva esclavitud” —como se entiende generalmente por “trata”— como una expresión para comprender los problemas relacionados con las prácticas laborales explotadoras contemporáneas en el contexto de la pobreza global, la dislocación de capital y trabajo, y los regímenes restrictivos de la inmigración. Se centrará en los aspectos de género, «raciales» y de sexualidad de las políticas contra la trata de personas en Italia y cómo se vinculan con la ciudadanía dentro del proceso sociolegal promulgado por el artículo 18 de la ley de inmigración italiana. Finalmente se preguntará qué tipo de ciudadanía se otorga a los sujetos que han sido excluídos (“Otherised”) como «esclavas» en función de su género y sexualidad y que, a través de un proceso poscolonial de disciplina y control social, se incorporan a la sociedad italiana a través de su «domesticación» dentro de los roles sexuales, de género y laborales «adecuados» (es decir, como trabajadoras domésticas en familias italianas o como esposas).

(…)

Capítulo 8 

¿De la esclavitud a la libertad o de «esclava» a «liberada»?

Esta tesis ha explorado el concepto de esclavitud en sus conexiones tanto con el trabajo como con identidades específicas y construcciones culturales vinculadas a la exclusión social y la pertenencia a la sociedad. En el análisis de la literatura sobre la esclavitud vimos que tanto la visión de la esclavitud como lo opuesto al trabajo asalariado libre y la visión de la misma como lo opuesto a la pertenencia a la sociedad eran construcciones sociales que no hablaban de la realidad de las sociedades esclavistas y las relaciones entre esclavos y amos como ocurrieron en la historia. Nuestro análisis del debate académico sobre la esclavitud mostró que el término trabajo asalariado libre fue el producto de suposiciones filosóficas muy específicas sobre la naturaleza humana y la sociedad civil, la libertad humana y la comunidad política. Esta tradición filosófica, conocida como liberalismo y vinculada a la cultura de la Ilustración del siglo XVII, imaginaba que el trabajo podría ser como una mercancía que los individuos libres intercambian libremente en el mercado. Se suponía que el mercado estaba regulado por leyes naturales en las que las personas actúan sin obstáculos por restricciones sociales o materiales, como si estuvieran igualmente dotadas de libertad de elección. Esta fue una narración que, mientras celebraba una concepción específica del gobierno y la sociedad como creada por un «pacto» contratado por individuos libres, ocultaba un sistema de producción que no protegía a los trabajadores libres del abuso y la sobreexplotación asociados con el capitalismo industrial. Por otro lado, esta narrativa también se basó en una separación entre los que pertenecían a la comunidad política imaginada y los que no. Por lo tanto, el sistema de esclavitud creado en las colonias estaba vinculado a la idea de que parte de la humanidad podría definirse como «civilizada» y parte como constituída por «criaturas inferiores» que habitaban un mundo dominado por la anarquía y la barbarie. En esta narración, tanto el trabajo asalariado como la esclavitud estaban vinculados a algunas concepciones fijas y abstractas del «hombre», la libertad humana y el consentimiento, más que a relaciones laborales específicas vinculadas a un momento y contexto histórico dado.

Mis datos han demostrado que estos supuestos sobre la esclavitud y la libertad, desarraigados de la historia de las relaciones laborales, todavía juegan un papel importante en la forma en que los entrevistados construyen narrativas sobre la ‘nueva esclavitud’, imaginadas no solo según los conceptos de explotación laboral, sino también de acuerdo con las representaciones de grupos particulares de personas que ocupan una posición particular dentro de la comunidad ‘imaginada’, como ‘inmigrante’, ‘mujer’, ‘prostituta’, otros racializados, etc. En otras palabras, actores clave que trabajan en programas de protección social en Italia comparten la misma narrativa sobre la ‘nueva esclavitud’ elaborada por Kevin Bales y otros activistas antiesclavistas. Los datos confirmaron que el término ‘nueva esclavitud’ no se usa para denotar algunas tendencias nuevas en las relaciones laborales y sociales globales caracterizadas por instancias de desigualdad y explotación, sino para denotar la división entre un mundo ‘desarrollado’ y otro ‘subdesarrollado’, de una forma poscolonial. Es una visión del mundo que, como indiqué al comienzo de esta tesis, es conservadora. Además, en la medida en que se basa en una retórica humanitaria internacional basada en el principio de los «derechos humanos» concebida como una barrera para los abusos estatales de los derechos individuales, estoy de acuerdo con algunos analistas de Relaciones Internacionales en que este tipo de humanitarismo, tan apreciado por los contemporáneos activistas contra la esclavitud como Bales, es un tipo de «imperialismo cultural» (Barkin, 1998) que, mientras usa el lenguaje del «horror» y crea un estado simbólico de «guerra» y emergencia, también usa las sutilezas de los derechos humanos y las solidaridades universales   para transformar la ‘Manada de Criaturas Inferiores’ en consumidores ‘domesticados’ y trabajadores baratos, que aún siguen siendo ‘enemigos’ potenciales dentro de la gran comunidad de ciudadanos europeos. La ciudadanía de estas otras personas, sin embargo, sigue siendo un principio abstracto de «no ser dañado», como diría David Campbell (1998), ya que este tipo de humanitarismo no descansa en una concepción del ser humano como «ser humano», en el sentido de Campbell de ser un sujeto de libertad y un sujeto de poder:

La problemática del humanitarismo para que esté mejor en sintonía con la humanitas del hombre implica […] repensar el principio de humanidad y reformular la subjetividad de la victimización. […] La humanitas del hombre no se refiere a una noción de ser humano, sino a una concepción de ser humano. Significa una economía de la humanidad, dentro de la cual varias  representaciones del ser humano destilan y valoran diferencialmente al ser humano. (pág. 506)

El lenguaje humanitario del activismo contra la esclavitud, del abolicionismo y de los programas de protección social refleja una inquietud por «reformular la subjetividad de la victimización» y, por lo tanto, la identidad de las mujeres migrantes permanece fija como «víctimas, incapaces de actuar sin intervención, a través de la primacía de la preocupación con [su] opresión y devastación”(Campbell, 1998, p.506, mis corchetes), y ninguna preocupación con su autonomía y resistencia. El conservadurismo inherente a este humanitarismo está encapsulado en el hecho de que es el mismo principio que, como señala Barkin (1998), legitima el uso estatal del control fronterizo como una práctica de ‘seguridad’ (Barking, 1998; véase también Darley, 2006) . También es imperialista. Así, el enfoque de los Estados Unidos sobre la política contra la trata de personas otorga a su gobierno, a través de los «Informes sobre la trata de personas» anuales, la autoridad para dividir el mundo entre países «buenos» y «malos» e imponer sanciones a estos últimos.

Los programas de protección social bajo el Artículo 18 subrayan este tipo de ‘realismo político’ humanitario que representa a los grupos de migrantes de todo tipo como una ‘amenaza existencial’ que mantiene las políticas de migración en Europa, incluso aquellas bajo el título de ‘Disposiciones Humanitarias’ como el Artículo 18, dentro de los límites de una ‘estética del horror’ (Huysmans, 1998). A continuación, quiero explorar dónde encaja la metáfora de la esclavitud aplicada a la prostitución y a los programas de protección social dentro de esta «estética del horror», y lo haré a la luz de que lo que encontré eran contradicciones entre la metáfora de la esclavitud y la realidad.

8.1 Esclavitud, prostitución, autonomía y la cuestión «doméstica»

La esclavitud encaja bien en la «estética del horror» mencionada anteriormente, y también sirve para resaltar tanto la indignación no gubernamental / ONG como la acción gubernamental. Sin embargo, como lo muestran mis datos, detrás de la retórica antiesclavitud de las ONG y del estado, se asume que quienes han pasado por programas de protección social son «ex prostitutas», y, por lo tanto, es probable que «caigan» al otro lado del límite (previsto aquí en el sentido de Huysmans (1998) de «paso al límite» como la situación de «emergencia» creada por el «desconocido»). En última instancia, lo que ofrecen los programas de protección social no es el fin de la guerra mítica hobbesiana en el estado de la naturaleza, que la emergencia de inmigración parece haber vuelto a promulgar, sino simplemente una «tregua», que implica la incorporación de la «enemiga» dentro de la comunidad, pero con la condición de que ella se quede «en su lugar». Es una tregua basada en la aceptación de una ciudadanía que siempre está sujeta a revocación, ya que el tipo de permiso de residencia obtenido por las mujeres migrantes está sujeto a la revocación inmediata (si la mujer es atrapada nuevamente en la prostitución) y está vinculada a un contrato de trabajo que en la mayoría de los casos se refiere, como hemos visto, al trabajo doméstico, por lo que está sujeto a la voluntad de los empleadores de renovarlo después de dos años (ver Pepino, 2002). De hecho, Bridget Anderson (2007) explica el tipo de poder ejercido por los empleadores en este campo mediante el uso de los conceptos de Patterson de poderes «personalistas» y «materialistas», ya que este poder es

[…] no cubierto por la protección del contrato u otras redes de seguridad legales. La trabajadora puede tener el poder de retirar su trabajo, pero otra respuesta al abuso o explotación puede ser muy limitada. Para las migrantes, este poder es particularmente brutal. (pág. 255).

Además, también observa que la brecha «insalvable» en la riqueza personal entre el empleador y la trabajadora a menudo se explica por el primero en términos de la «extranjería» y la diferencia racial de la segunda, sobre todo porque «la extranjería puede ayudar a los empleadores y las familias de acogida a gestionar su profunda incomodidad en torno a la introducción de las relaciones de mercado en el hogar «(p. 254). Una alternativa al trabajo doméstico parece ser el matrimonio, lo que nuevamente implica una forma parcial de ciudadanía que implica la incorporación a la esfera privada como un ser subordinado, de género y sexualizado.

Tanto la literatura tradicional sobre la esclavitud como mis datos sobre actores clave de la construcción de las prostitutas migrantes como «esclavas» se basan en un concepto de relaciones de poder simplemente como dominación, y las construcciones teóricas feministas sobre el patriarcado y la prostitución han propuesto el mismo paradigma de las relaciones de poder, con el consiguiente descuido de la autonomía. Vimos que las últimas generaciones de historiadores sobre la esclavitud y el género han intentado desafiar esta concepción plana de las relaciones entre esclavos y amos y han propuesto un análisis más complejo que analiza las relaciones específicas de género en la esclavitud y el papel de la mujer en la lucha por la emancipación. Una descripción sociohistórica y antropológica de la prostitución elaborada por autores como Walkowitz (1980), Gibson (1986), Tabet (1986, 2004), Cooper (2001) y otros, también sugiere que la prostitución no ha sido para muchas mujeres en muchas sociedades a lo largo de la historia moderna ni una ‘esclavitud’ en la que fueron forzadas por hombres dominantes, ni una profesión de por vida que las excluyó de otras experiencias en el mercado laboral o en otros campos de las relaciones humanas como madres, esposas, compañeras y amantes. Además, las relaciones sexuales que se producen en sectores distintos de la prostitución, incluido el matrimonio, también se ven afectadas por un «intercambio» que reduce la sexualidad femenina a un servicio para la satisfacción de la sexualidad masculina, incluso si el intercambio no es, como en la prostitución, explícito y no implica dinero sino otras ventajas materiales y emocionales (Tabet, 1986, 2004; ver también O’Connell Davidson, 1998; Garofalo, 2007). De hecho, Paola Tabet (2004) observa que la prostitución como servicio sexual es parte integrante del trabajo doméstico, ya que ambos constituyen trabajo reproductivo:

[…] el trabajo doméstico […] es parte de la historia de la prostitución, o al menos de algunas historias. […] Luise White […] propone considerar la prostitución como trabajo doméstico en el sentido específico del trabajo necesario para la reproducción diaria del trabajo. (p. 18, mi traducción)

Y elabora aún más diciendo que «el trabajo corporal (sexual y reproductivo) y el trabajo doméstico (realizado como esposa, prostituta o sirvienta) [son] una forma de división del trabajo específica e interna para las mujeres como clase social» ( 2004, p. 71, énfasis original). El matrimonio, como la institución donde la sexualidad y el trabajo de las mujeres se incorporan dentro de un paquete de servicios relacionados con la esfera doméstica, constituye un momento importante en la continuidad de los intercambios económico-sexuales descritos por Tabet. Sin embargo, como ya he mencionado, es igualmente el caso que, si bien el servicio sexual siempre ha sido contiguo o incluso ha coincidido con el servicio doméstico, muy a menudo las mujeres han elegido la prostitución como una forma de desconectarse del contexto doméstico / privado de las relaciones de poder entre hombres y mujeres y de obtener independencia económica de los hombres (Corso y Landi, 1991; O’Connell Davidson, 1998). Y, sin embargo, mucha de la teoría y el activismo feministas contemporáneos, especialmente del tipo que cae bajo la rúbrica de «violencia contra las mujeres», adopta un paradigma teórico de relaciones de poder que explica tanto la prostitución como las relaciones de género dentro de la esfera doméstica en términos de explotación sexual y patriarcado. Este modelo de relaciones de poder excluye la autonomía y se centra en la dicotomía de la «víctima» femenina y el «opresor» masculino, y es este enfoque del poder y las relaciones de género lo que ha llevado a las feministas en los Estados Unidos a forjar alianzas con la derecha cristiana. Estas alianzas también se reflejaron implícitamente en muchos proyectos de «protección» para mujeres que trabajan en Italia, a pesar de las tensiones y la inquietud expresada por algunas mujeres profesionales que trabajan en ellas.

Mis datos mostraron que había tensiones y brechas entre el discurso de violencia promulgado por actores clave que trabajan en programas de protección social y la imagen más compleja que surgió de las propias historias de migración y prostitución de las mujeres, que resaltaron la capacidad de las mujeres para tomar decisiones en las circunstancias más desfavorables, y en ocasiones incluso indicaron una clara preferencia por parte de las mujeres adultas por la prostitución en lugar de la carga del trabajo doméstico en una familia y los abusos racistas que a menudo lo acompañan. Y, sin embargo, como reconocen algunas mujeres profesionales progresistas, al alentar a las víctimas de trata a realizar el trabajo doméstico, los programas de protección social están implementando un tipo de política que en la práctica, especialmente con la ayuda de organizaciones religiosas, está orientando a las mujeres migrantes hacia lo que se esperaba que hicieran en Italia durante los últimos treinta años más o menos, a saber, trabajo doméstico en familias italianas. La incomodidad de algunas mujeres que trabajan en proyectos de protección está vinculada a la conciencia de ser parte activa en este proceso de reificación de relaciones de poder a menudo abusivas y siempre asimétricas entre mujeres italianas de todas las clases que generalmente emplean a mujeres migrantes, pidiéndoles despreocupadamente que ocupen lo que solía ser su papel en la esfera reproductiva y doméstica, y las propias mujeres migrantes.

8.2 ¿De la esclavitud a la libertad o de «esclava» a «liberada»?

El trabajo servil contemporáneo no puede explicarse por referencia a una «nueva esclavitud» como algo que afecta a individuos y países específicos, en el que las sociedades occidentales modernas desempeñan el papel de «salvadores» de los derechos humanos universales. A este respecto, Robin Blackburn ha sugerido que hay continuidades entre nuestro mundo desigual, con su discriminación y racialización específicas, y el mundo construido por los plantadores en sistemas de plantación esclavistas (Blackburn, 1997). Todavía no se sabe si la cultura política «global» de hoy, con su énfasis en los valores del transnacionalismo y los derechos humanos, tan apreciada por Bales, es un escenario propicio para desafiar las formas extremas de explotación laboral. Pero hay mucho que sugiere que la sociedad civil occidental contemporánea, a pesar de todas sus políticas de derechos humanos y potenciales liberadores, aún puede tener el mismo impacto destructivo en la historia humana que la sociedad civil construida por los plantadores en los Estados Unidos de los siglos XVII y XVIII (Blackburn , 1997).

La explotación laboral y el abuso que se producen en sectores distintos de la prostitución, en particular el trabajo doméstico, es un aspecto importante de una tendencia mucho más amplia de la sociedad capitalista tardía, globalizada, y de la sociedad italiana en particular, y, a pesar de que rara vez fue mencionado por las y los profesionales que trabajan en programas de protección social, el trabajo doméstico es un buen ejemplo de los aspectos conservadores y poscoloniales de los programas de protección social, que pueden ser vistos como espacios de «nuevos encuentros culturales» (King, 2001).

Los programas de protección social han ayudado a erigir límites entre aquellas que pueden ser admitidas en la sociedad mayoritaria, aunque en los rangos inferiores como servidoras, y aquellas que no pueden esperar ser aceptadas, ni siquiera como ciudadanas de segunda clase, porque son demasiado diferentes para incluso esperar integrarse. Esto, por un lado, muestra la naturaleza de los programas de protección social como procesos socio-legales que simultáneamente incluyen y excluyen. Sin embargo, en la medida en que las que están incluidas siguen siendo ciudadanas de segunda clase, porque su incorporación a la sociedad se basa en el abandono de la prostitución como una opción, incluso si se elige de forma independiente como una forma de ganar buen dinero (que es lo que sucede a menudo incluso en los llamados contextos de trata de personas) y debido a que el trabajo doméstico es la opción más frecuente, también podemos decir que los programas de protección social vinculan los derechos de ciudadanía de las mujeres migrantes con su género, su sexualidad y sus cualidades ‘étnicas’ como trabajadoras domésticas y cuidadoras (Scrinzi, 2004; Anderson , 2000, 2006, 2007).

El paso de la prostitución al trabajo doméstico dentro de los programas de protección social también puede expresarse como un paso de una metáfora de la esclavitud que construye sujetos específicos racializados, de género y sexualizados como esclavas, a una metáfora de la libertad que, para decirlo en términos de Tabet, pretende «producir una […] profunda domesticación» (2004, p. 49) de la sexualidad y el trabajo de las mujeres.

Por lo tanto, hemos llegado a la paradoja de tener el reverso de ese proceso de resistencia descrito por Tabet (2004) por el cual las mujeres en todo el mundo ‘rompen’ su contrato matrimonial y emprenden diversas formas de relaciones sexuales comerciales como una forma de convertirse en «sujetos de sexualidad o incluso sujetos y no objetos de transacción económica ”(pág. 56 énfasis original). Como ella observa, incluso con respecto a las mujeres «tratadas» en el sector sexual,

[…] Existe el riesgo de negar el aspecto de revuelta y elección que puede haber en el origen de la migración, y en lugar de apoyar su lucha y proteger de todos modos sus derechos, corremos el riesgo de jugar el juego de la represión que intenta golpearlas y que es, después de todo, la política estatal más frecuente. (2004, p.146, mi traducción)

Los programas de protección social parecen haberse dado cuenta de lo que Tabet anticipó como un riesgo. Además, el aspecto represivo de las campañas y políticas contra la trata ha sido aceptado por aquellas mujeres que han utilizado la retórica de la trata y la esclavitud en su papel de responsables políticas y actoras sociales dentro de los proyectos de protección. Estas mujeres han contribuido a producir una «nueva víctima», en el sentido de Nandita Sharma de que, «En la década de 1980 […] se hizo cada vez más difícil para las feministas que compartían una perspectiva de victimización del trabajo sexual imponer su punto de vista a las mujeres del Norte Global. […] Se produjo una nueva víctima: la mujer migrante del tercer mundo ”(2005, p.102). Las mujeres que operan dentro de los programas de protección han optado por un tipo de emancipación por la cual, como Andrijasevic ya ha señalado para Italia, «ayudar a las víctimas significa ‘rehabilitar’a las trabajadoras sexuales» (citado en Sharma, 2005, p. 103). Si volvemos a la Figura 1 (capítulo 3), la rehabilitación realizada por los programas de protección puede representarse gráficamente como en la Figura 11.

El paso de un estatus de ‘esclavitud’ (como trabajadoras sexuales indocumentadas) a un estatus post Artículo 18 no está representado por el cambio de D a A, es decir, un paso a un estado de ciudadanía completo (socioeconómico y político), sino más bien por el cambio de D a C para quienes terminan como esposas dependientes de sus esposos, o de D a los límites entre A y C como trabajadoras domésticas y cuidadoras u otro trabajo mal pagado, como el trabajo en la fábrica, en la agricultura, etc. En cualquier caso, es un pasaje a un estado de ciudadanía parcial y revocable. La posición de las mujeres migrantes en C o en áreas entre C y A se ve afectada por una combinación de factores político-legales en relación con las normas de inmigración y la construcción de migrantes como «ilegales», y factores económicos relacionados con el mercado laboral y su segregación por género y raza. En otras palabras, hemos regresado al argumento de Laura Brace (2004) de que los problemas de trabajo y pertenencia no deben tratarse por separado, sino como conectados entre sí y, de manera crucial, con el género y la raza. La dicotomía entre las esferas pública y privada sigue siendo de importancia central para las formas en que el trabajo de las mujeres (migrantes) puede construirse como productivo (es decir, trabajo de fábrica) o improductivo (es decir, trabajo doméstico). Para reiterar la discusión de Brace (2004, 2006) sobre la esclavitud y la auto-propiedad, hasta que el trabajo de las mujeres sea visto como ‘trabajo pesado’ o como una ‘economía improvisada’, su actividad laboral en el hogar o fuera de ella en los escalones más bajos de la jerarquía del mercado laboral se considerará no como una esclavitud «propiamente dicha», sino que seguirá estando fuera del modelo de auto-propiedad construido por las teorías liberales del trabajo asalariado libre.

Finalmente, la rehabilitación como una incorporación parcial a la sociedad se asemeja a una forma de manumisión de la esclavitud. De hecho, la manumisión es una institución a menudo definida en términos de ‘redención’ de la esclavitud (y del matrimonio como una forma de esclavitud) y a menudo se gana, tanto en sociedades modernas como premodernas, por esclavas (o esposas) que, a través de la venta de sus servicios sexuales logran ‘comprar’ la libertad, es decir, la liberación del matrimonio / esclavitud doméstica. También es una institución a través de la cual los ex esclavos adquieren una forma de ciudadanía legal que les otorga un estado civil como ‘liberados’. o liberti, pero este estado es en la práctica uno de ciudadanos de segunda clase (Patterson, 1982).

La manumisión dentro de los programas de protección se lleva a cabo de acuerdo con un proceso opuesto al que ocurre en las sociedades esclavistas, donde las mujeres esclavas, a través de la venta de servicios sexuales, logran «comprar» su propia libertad, y a lo descrito por Tabet para mujeres migrantes en el mundo contemporáneo. Si bien estas mujeres intentan escapar de la opresión experimentada en sus países como hijas y esposas o como madres solteras sin acceso a mercados de trabajo y recursos vendiendo sus servicios en el sector sexual, dentro de los programas de protección, estas mismas mujeres son restauradas a la esfera doméstica de las relaciones sociales caracterizadas por la dependencia y por relaciones de poder, en el sentido de Patterson, «personalistas”.

Las mujeres migrantes que pasan por los programas de protección bajo el Artículo 18 permanecen, como esclavas manumitidas, en un estado de ciudadanas ‘liberadas’ de segunda clase porque sus derechos de ciudadanía dependen de la sexualidad ‘adecuada’ y a menudo están vinculados a un contrato de trabajo como trabajadora doméstica y de cuidados en familias italianas. El Estado italiano, como otorgante de la libertad, puede compararse con el «amo bueno» que, por el estado de derecho, protegerá a la mujer «liberada», siempre que se ajuste a las reglas de género, sexuales, laborales y raciales que regulan la sociedad italiana contemporánea. Este papel del Estado como manumitador encaja de alguna manera dentro de un régimen de inmigración que, como señala Nandita Sharma, ha creado «un apartheid global mediante el cual se han organizado regímenes legales diferenciales dentro del espacio nacionalizado: uno para ‘ciudadanos’ y otro mucho más regresivo para aquellos, como las personas clasificadas como ‘ilegales, a quienes se les niega un estatus legal permanente dentro del espacio nacional ”(p. 89).

Pero ser ‘liberado’, más que libre, en este orden social, significa que la libertad, como la esclavitud, sigue siendo una categoría abstracta, una metáfora que sirve para definir muchos proyectos de protección social a través de términos y lenguaje liberadores, pero no para sustanciar la ciudadanía social y económica de quienes los han atravesado y que de esta forma han sido regularizadas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s