Declaración de Argaman Alliance y Transiyot Israel sobre la Ley de Compradores de Sexo en Israel

 

13 de julio de 2020

https://www.sexworkeurope.org/news/news-region/argaman-alliance-and-transiyot-israel-statement-sex-buyer-law-israel

 

El 10 de julio de 2020, la ley que penaliza la compra de servicios sexuales entró en vigencia en Israel. La campaña política local a favor de la penalización comenzó hace más de una década. Los borradores anteriores del proyecto de ley incluían tanto la penalización del cliente como lo que se describe como “rehabilitación” de las trabajadoras sexuales. Sin embargo, en 2018, los políticos y grupos que presionaron por la penalización de los clientes acordaron eliminar la parte de “rehabilitación” del proyecto de ley para conseguir que el gobierno lo apoyara. El proyecto de ley final, que se aprobó en la Knéset el 31 de diciembre de 2018, penaliza la compra de sexo y ofrece programas de rehabilitación solo para clientes. El programa de “rehabilitación” para trabajadoras sexuales fue anunciado en una decisión del gobierno. Los legisladores reconocieron que los programas de “rehabilitación” para las trabajadoras sexuales son una condición previa necesaria para implementar la prohibición de los clientes. Por lo tanto, la ley debía entrar en vigencia solo 18 meses después de su aprobación en la Knéset para permitir que el gobierno implementara los programas de “rehabilitación” antes de que comienzara la ejecución policial. Sin embargo, hasta el día de hoy, la mayoría de estos programas no se han llevado a cabo.

Incluso si los programas de “rehabilitación” se ejecutaran al pie de la letra, solo ofrecen algún tipo de asistencia a aproximadamente 200 trabajadoras sexuales anualmente. Además, hay grandes problemas con el programa. Primero, Argaman y Transiyot Israel, organizaciones locales de base de trabajadoras sexuales de todas las religiones, colores, géneros y ciudadanía, no han sido consultadas. En segundo lugar, los programas de “rehabilitación” no abordan las necesidades más urgentes de la mayoría de las trabajadoras sexuales en Israel: vivienda, ingreso vital, acceso a la atención médica, servicios de salud que satisfagan nuestras necesidades y protección contra la brutalidad policial. Si bien existe un programa nacional “para poner fin a la prostitución”, no hay un programa para poner fin a la transfobia, el racismo, el edadismo, el capacitismo y el apartheid. El programa de rehabilitación no ofrece nada a las trabajadoras sexuales trans *, mientras que las trabajadoras sexuales indocumentadas, incluidas las trabajadoras sexuales palestinas LGBTQ, están completamente excluidas de los servicios ofrecidos bajo el programa de “rehabilitación”.

Nosotras, en Argaman y Transiyot Israel, hemos estado luchando por los derechos de las trabajadoras sexuales y hemos formado una coalición con Maavarim, Project Gila y Achoti – para Mujeres en Israel. Siempre hemos exigido que las trabajadoras sexuales sean escuchadas en los procesos legislativos, pero las fuerzas que intentan silenciarnos han sido abrumadoras. Un lobby fuertemente financiado para “terminar con la prostitución y combatir la trata” a través del cierre de la frontera ha liderado una campaña contra nosotras, diseminando mentiras y estigmatización. Este lobby logró no solo impulsar leyes que ponen en peligro nuestras vidas, sino también expulsarnos de los círculos feministas y políticos.

La crisis de COVID-19 ha tenido los efectos más devastadores en nuestras comunidades. La mayoría de las trabajadoras sexuales no tienen derecho a la ayuda del gobierno, mientras que muchas temen ser procesadas y prefieren morir de hambre antes que ser registradas como prostitutas ante las autoridades. Muchas de nosotras hemos alcanzado niveles de pobreza sin precedentes y ahora dependemos de donaciones de alimentos. Nosotras, en Argaman y Transiyot Israel, hemos organizado y recaudado donaciones y distribuido alimentos y otras formas de asistencia durante el confinamiento por COVID-19, y continuamos brindando ayuda humanitaria a nuestras hermanas hasta el día de hoy.

En febrero, cinco meses antes de que entrara en vigencia la prohibición, presentamos un informe provisional sobre la violencia contra las trabajadoras sexuales, incluida la brutalidad policial y varios efectos negativos de la ley sobre las trabajadoras sexuales. Llamamos al gobierno a posponer la prohibición por 24 meses. También exigimos la concesión de una amnistía por delitos relacionados con la prostitución, y que nuestras organizaciones sean parte de cualquier proceso legal que nos afecte.

No tenemos ninguna posibilidad de encontrar medios de vida alternativos cuando 1 de cada 5 israelíes está desempleado y tenemos antecedentes penales que nos marcan como prostitutas. Debido a que el gobierno no creó ayuda social y otras disposiciones para minimizar los efectos negativos de la ley, muchos grupos de derechos se han unido al llamamiento para posponer la fecha de inicio de la prohibición. Estos incluyen todas las organizaciones LGBTQ israelíes, grupos feministas – Movimiento Achoti, Isha l’Isha – Centro Feminista Haifa, Foro de Mujeres de Israel, grupos de ayuda que trabajan con trabajadoras sexuales – Elem y HerAcademy, así como trabajadores sociales y profesionales del derecho. Si bien estos grupos tienen diversos puntos de vista sobre el trabajo sexual, todos comparten la preocupación de que, en las condiciones actuales, la ley condena a miles de trabajadoras sexuales a pobreza y violencia que amenazan la vida.

El 29 de junio, el Comité de Constitución, Ley y Justicia del Knesset discutió el estado de las cosas y los llamamientos para posponer la fecha de inicio de la prohibición. Nos sorprendió ver a un ex miembro de la Knesset y ex lobista sentado con miembros de la Knesset y funcionarios del gobierno alrededor de la mesa. Mientras que a ellos se les dio la oportunidad de hablar, nosotras tuvimos que ver los procedimientos por internet y no se nos permitió hablar. Nos dolió especialmente escuchar a las representantes feministas de la izquierda ansiosas por comenzar a hacer actuar a la policía, ignorando el daño que ya sufrimos por el exceso de control policial. Finalmente, sin escucharnos, el Ministro de Justicia decidió no posponer la fecha de inicio de la prohibición.

Estamos agradecidas por el apoyo que tenemos, especialmente de la comunidad LGBTQ. Sin embargo, estamos profundamente decepcionadas con muchos grupos locales de derechos que nos ignoraron a nosotras y a nuestra lucha por los derechos humanos básicos y contra la brutalidad policial. Estamos especialmente decepcionadas con las ONG israelíes que trabajan por los derechos humanos de los inmigrantes indocumentados y los solicitantes de asilo que nos dieron la espalda, a pesar de que una gran cantidad de personas indocumentadas en Israel dependen del trabajo sexual para sobrevivir. La Asociación de Derechos Civiles en Israel también decidió permanecer en silencio, a pesar de la información y evidencia que presentamos. Incluso la rama israelí de Amnistía Internacional nos ignoró constantemente y mantuvo su posición en apoyo de la ley de penalización del comprador de sexo, en contra del llamamiento de Amnistía Internacional a la despenalización total.

Si bien tememos por el mañana, estamos fuertes y unidas, y seguiremos luchando por nuestros derechos. Esperamos obtener el apoyo de nuestras organizaciones hermanas en el extranjero.

 

Información de contacto:

itargenut@gmail.com ; nily.gorin@mail.huji.ac.il

https://www.facebook.com/argaman.alliance

https://www.facebook.com/Trans.org.il

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s