¿Está fallando el feminismo a las trabajadoras sexuales?

Por qué las objeciones morales al trabajo sexual son hipócritas

 

Niki Adams | Portavoz del Colectivo Inglés de Prostitutas (ECP), Adams hace campaña por la despenalización del trabajo sexual y por la seguridad de las trabajadoras sexuales.

5 de junio de 2017

https://iainews.iai.tv/articles/is-feminism-failing-sex-workers-auid-835?_ga=2.225813530.1848512262.1497863620-1588803847.1447090476

https://prostitutescollective.net/iai-news-moral-objections-sex-work-hypocritical/

 

¿El dinero hace malas a las mujeres buenas? Si una mujer en la calle le pregunta a un hombre “¿quieres dormir conmigo?”, eso es perfectamente legal. Pero si él dice que sí y ella le dice que le costará 20 libras, es contra la ley.

Las leyes contra la prostitución introducidas en la década de 1950 se basaban en reglas morales aplicadas al comportamiento sexual, especialmente al comportamiento sexual de las mujeres. Como tales, también simbolizan “dobles raseros de moralidad sexual que resultan en estigmatizar como putas no solo a las prostitutas, sino también a muchas mujeres poco convencionales”. [1]

Pero las reglas morales no son estáticas. Se necesitó el coraje y la determinación de las personas LGBTQI que exigían sus derechos para lograr la despenalización del sexo gay. La opinión pública ya ha cambiado en gran medida en el tema de la prostitución. Ya en 2008, el 59% de las personas estaba de acuerdo en que “la prostitución era una elección perfectamente razonable que las mujeres deberían poder tomar libremente” [2].

Existe un movimiento creciente, encabezado por trabajadoras sexuales, que exige la despenalización del trabajo sexual de acuerdo con la ley introducida en Nueva Zelanda en 2003 con un éxito comprobable [3]. Pero también existe una oposición arraigada que proviene de una “unión improbable de cristianos evangélicos y activistas feministas”. [4] Ambas alas de esta unión buscan la abolición de la prostitución y, mientras tanto, presionan para que aumente la penalización en forma de penalización de los clientes. Algunos grupos religiosos provienen de un punto de vista moralista no encubierto. La organización benéfica cristiana CARE, que patrocinó una Ley de Irlanda del Norte para penalizar a los clientes, [5] tiene un historial de homofobia, hizo campaña contra el matrimonio homosexual [6] y también se opone al aborto [7].


“¿Es realmente solo el trabajo sexual lo que es dañino para nuestra humanidad cuando bajo el capitalismo todos nos vemos obligados a vendernos, obligados a pasar nuestra vida despierta en actividades que no hemos elegido o diseñado?”


Las campañas para penalizar a los clientes por parte de grupos feministas tienen una motivación diferente. Explotan el evidente doble rasero inherente a las leyes sobre la prostitución y la ira a menudo justificable de las mujeres hacia los hombres, y en nombre de la igualdad proponen que se penalice a los clientes como primer paso para abolir la prostitución. Sostienen que la prostitución “es intrínsecamente una forma de abuso… una forma de violencia contra la mujer”, que la prostitución es singularmente degradante, que la prostitución corrompe la sociedad en la que vivimos, saboteando cualquier posibilidad de igualdad entre los sexos [8] y por tanto que la prostitución debe ser prohibida [9].

La afirmación de que “la prostitución es intrínsecamente violenta porque, por definición, implica relaciones sexuales no deseadas” [10] es insultante y degradante para las trabajadoras sexuales. Niega que nosotras, como otras personas, podamos distinguir entre el sexo que aceptamos (por dinero o no) y el que viola nuestros cuerpos y nuestra voluntad. Como otras trabajadoras, el consentimiento de las trabajadoras sexuales es condicional: si no nos pagan, es trabajo forzado.

Un miembro de la audiencia en un evento reciente, aparentemente sin reparos en definir lo que es la experiencia de las trabajadoras sexuales para ellas, dio su opinión:

“El trabajador de la fábrica accede a mercantilizar su brazo, una mujer en prostitución acepta mercantilizar una parte muy íntima de su cuerpo. Esto provoca la disociación del yo. Describiría el trabajo en una fábrica como el consentimiento a la esclavitud; el trabajo sexual es consentimiento a la violación. Por eso no deberíamos permitir la prostitución “. [11]

Pero, ¿realmente se mantiene esta distinción? ¿Es realmente solo el trabajo sexual lo que es dañino para nuestra humanidad cuando bajo el capitalismo todos nos vemos obligados a vendernos a nosotros mismos, obligados a pasar nuestra vida despierta en actividades que no hemos elegido o diseñado?

Selma James, en su apasionante relato de la ocupación de 12 días por parte del ECP de la Iglesia de la Santa Cruz en King’s Cross, Londres, en 1982 para protestar contra la ilegalidad policial y el racismo, aborda la incomodidad que algunos sienten con las mujeres que venden sexo:

“Es cierto que las trabajadoras sexuales venden un servicio que todos esperamos esté conectado con la intimidad y los sentimientos personales profundos. Pero el movimiento de mujeres se ha esforzado en explicar que la sexualidad se romantiza para ocultar cómo a veces es una tragedia o una decepción, o un peligro, o todo esto, para las mujeres “.

No podemos negar que la afirmación de que la prostitución es dañina para las mujeres está respaldada por estadísticas. Las trabajadoras sexuales en Londres tienen 12 veces más probabilidades de morir que otras mujeres [12]. Pero proponer la ilegalización de la prostitución sobre esta base es imponer un doble rasero moralista. La agricultura es la industria más peligrosa del Reino Unido, con 167 muertes durante el año pasado [13], pero nadie propondría sensatamente que se prohibiera la agricultura. Dos mujeres a la semana son asesinadas por su pareja o expareja, pero aún no hemos visto una advertencia feminista de peligro contra el matrimonio.

No hay nada intrínsecamente peligroso en el trabajo sexual. Las mujeres están solas con los hombres en todo tipo de situaciones. Son las leyes que obligan a las trabajadoras sexuales a trabajar de forma aislada las que nos hacen más vulnerables a la violencia y es la falta de valor que se pone en nuestras vidas, agravada por nuestra condición de ilegales, lo que hace que sea tan difícil obtener justicia cuando somos atacadas. Women Against Rape, miembro fundador de Safety First Coalition que se inició a raíz de los trágicos asesinatos de cinco mujeres jóvenes en Ipswich, advierte además que “apuntar a hombres que no han sido acusados ​​de violencia solo porque compran servicios sexuales, desvía el tiempo y los recursos de la policía para hacer frente a la tasa espantosamente baja de condenas por violación denunciada.“[14].

El ECP nunca ha glamorizado la prostitución. Las trabajadoras sexuales no necesitamos amar nuestros trabajos para exigir que la policía nos deje en paz. Las encuestas que afirman mostrar que muchas trabajadoras sexuales preferirían otro trabajo [15] ocultan el hecho de que la mayoría de los trabajadores que a los que se ofrece más dinero por menos trabajo querrían cambiar de ocupación. Con los contratos de cero horas y los bajos salarios endémicos como norma, no es de extrañar que una encuesta reciente del Reino Unido descubra que el 60% de los trabajadores odian su trabajo. [16] Y, por supuesto, muchas mujeres señalan el hecho de que el trabajo sexual suele estar mejor remunerado (y, por lo tanto, es menos explotador) que la mayoría de los trabajos con salarios bajos.

Pero ¿qué pasa con la afirmación de que la prostitución corrompe a la sociedad y es “un vehículo para infectar a una nación”? [17] Bueno, Virginia Woolf pensó que las “prostitutas cerebrales” podrían causar más daño:

“Vender un cerebro es peor que vender un cuerpo porque cuando la vendedora de su cuerpo ha vendido su placer momentáneo, se cuida mucho de que el asunto termine ahí. Pero cuando un vendedor de cerebros ha vendido su cerebro, su progenie anémica, viciosa y enferma se suelta en el mundo para infectar y corromper y sembrar las semillas de la enfermedad en otros “. [18]

La otra afirmación que debemos abordar es que la prostitución “es fundamentalmente incompatible con la igualdad entre mujeres y hombres”.

La industria del sexo no es la única industria dominada por los hombres que degrada a las mujeres, pero es una industria basada en el sexo que tiende a desencadenar tendencias represivas. ¿Atrae una aprobación particular porque las trabajadoras son ilegales y son las que menos pueden defender públicamente sus derechos tanto a sus trabajos como contra sus empleadores?

Lejos de socavar el poder de las mujeres en la sociedad, la Campaña Wages for Housework (una de las pocas organizaciones de mujeres que desde sus inicios reconoció a las trabajadoras sexuales como trabajadoras) planteó la opinión de que “todas las mujeres se benefician de los intentos exitosos de las prostitutas de recibir dinero en efectivo por trabajo sexual , porque el dinero deja en claro que las mujeres estamos trabajando cuando follamos, nos vestimos, somos amables, nos maquillamos, siempre que nos relacionamos con los hombres “.

Parece que las credenciales feministas se obtienen no abordando la negligencia y el menosprecio hacia las madres, no apoyando la lactancia materna, no mejorando las deplorables tasas de condenas por violación o luchando por la equidad salarial, la vivienda y para acabar con la policía sexista y racista, sino abogando por la penalización de pagar por sexo.

Y, vergonzosamente, esta opinión prevalece en un momento en el Reino Unido en el que el 86% de los recortes de austeridad se han dirigido a las mujeres, [19] cuatro millones de niños viven en la pobreza [20], 1,25 millones de personas en el Reino Unido son oficialmente indigentes [21] y las mujeres en busca de asilo está sobreviviendo con 36 libras a la semana. La política de sanciones por beneficios por sí sola se reconoce como la causa del aumento masivo de la prostitución [22]. [23] [24]


“Tradicionalmente las feministas no han querido saber si la ‘limpieza’ que estaban promoviendo fortalecía la mano de las mujeres o la del Estado”.


¿Cuál ha sido el impacto de esta cruzada contra la prostitución? Para empezar, ha habido una “marea de desinformación”. [25] Para mencionar solo dos hechos falsos a menudo citados: el 80% de los trabajadores sexuales son víctimas de trata (la investigación más completa y confiable encontró que menos del 6% de las trabajadoras migrantes son objeto de trata [26]); la edad media de entrada en la prostitución es de 13 años (de hecho, es de 18 a 25 años [27]).

El otro impacto más devastador es que miles de mujeres al año enfrentan redadas policiales y son detenidas, procesadas e incluso encarceladas en nombre de salvar a las víctimas [28]. Tradicionalmente las feministas no han querido saber si la “limpieza” que estaban promoviendo fortalecía la mano de la mujer o la del Estado. A nivel internacional, por ejemplo, las leyes contra la trata (a menudo promovidas por grupos fundamentalistas cristianos [29]) se han utilizado principalmente para evitar que las mujeres de los países del sur crucen las fronteras nacionales en busca de una vida mejor [30]. Las feministas incluso han estado dispuestas a respaldar a (y obtener financiación de) las fuerzas más represivas y reaccionarias [31]. En Estados Unidos, el compromiso de Bush contra la prostitución, [32] que impedía que las organizaciones recibieran fondos federales a menos que se opusieran explícitamente a la prostitución, fue respaldada por prominentes feministas [33]. Y las leyes se utilizan de forma discriminatoria. US PROStitutes Collective ha estado publicando cómo “a nivel nacional, las personas negras representan el 42% de todas las detenciones por prostitución, el 45% de las detenciones por toque de queda y merodeo y el 35% de las detenciones por conducta desordenada. Sin embargo, los negros constituyen solo el 13,2% de la población de Estados Unidos ”. [34]

En última instancia, no importa cuáles sean tus opiniones morales; como dijo Andrea Spyropoulos del Royal College of Nursing cuando habló en el Parlamento sobre este tema, puedes dejarlas de lado:

“Le pedí a las 3000 enfermeras del Congreso que suspendieran sólo para el debate, sus propios valores personales, morales, éticos y religiosos. Porque una vez que eliminas esos temas de este debate, no hay debate. No tiene ningún sentido penalizar a personas que son adultos que consienten en tener relaciones sexuales. La única diferencia es que los hombres pagan dinero. Bueno, oye, llevo un anillo de diamantes y aretes de diamantes que les puedo asegurar que no los pagué yo; vinieron de mi esposo, y él ni siquiera era mi esposo en ese momento “.

La demanda del “feminismo del 99%” [35] de la Huelga Internacional de Mujeres de este año es una señal alentadora de que los tiempos están cambiando. Nos ha abierto el camino para poder forjar un feminismo que ataque la violencia y la inmoralidad de la pobreza en lugar de atacar los medios por los que sobreviven las personas empobrecidas, un feminismo que se ponga del lado de las trabajadoras sexuales contra la policía y del lado de las “malas” mujeres contra las malas leyes. De esta manera podemos negarnos a estar divididas de otras mujeres y otros trabajadores. Como dijo nuestra organización hermana Empower en Tailandia:

“El trabajo sexual es nuestro medio de resistencia y nuestro rechazo a permanecer en los lugares de pobreza que nos asignan. Son nuestras madres que trabajan la tierra; nuestras hermanas en los talleres clandestinos; nuestras tías que son vendedoras ambulantes; nuestras hijas limpiando las casas de los ricos. Somos las mismas mujeres. Juntas rechazamos la pobreza y exigimos un mundo mejor, más justo y más amable para todos ”.

 


[1] Laurie Shrage, PhD, ex profesora de Filosofía en la Universidad Politécnica del Estado de California en Pomona, fue citada en el artículo del 1 de noviembre de 2004 “U.S. Feminists Split Over Berkeley Prostitution Measure” escrito por Kai Ma en North Gate News Online, como se ha dicho: http://prostitution.procon.org/view.answers.php?questionID=000103

[2] Ipsos MORI. (2008). Opiniones del público sobre la prostitución. Disponible en: https://www.ipsos.com/ipsos-mori/en-uk/publics-views-prostitution

[3] Ministerio de Justicia. (2008). Informe del Comité de Revisión de la Ley de Prostitución sobre el funcionamiento de la Ley de Reforma de la Prostitución de 2003. Disponible en:

Haz clic para acceder a report-of-the-nz-prostitution-law-committee-2008.pdf

[4] The Guardian, 20 de octubre de 2009. Prostitución y trata: la anatomía de un pánico moral. Disponible en: https://www.theguardian.com/uk/2009/oct/20/trafficking-numbers-women-exaggerated

[5] Sección 15: Ley sobre la trata y la explotación de personas (justicia penal y apoyo a las víctimas) (Irlanda del Norte) de 2015. Disponible en: http://www.legislation.gov.uk/nia/2015/2/section/15/enacted

[6] Investigación y Educación Acción Cristiana (CARE). Matrimonio. Disponible en: https://www.care.org.uk/our-causes/marriage-and-family/marriage

[7] Investigación y Educación Acción Cristiana (CARE). Aborto. Disponible en: https://www.care.org.uk/our-causes/sanctity-life/abortion

[8] El ahora desaparecido Proyecto Poppy recibió al menos £ 6 millones de fondos gubernamentales para “ayudar a las víctimas de la trata”. Tenía el objetivo declarado de poner fin a la prostitución con el argumento de que “ayuda a construir y mantener la desigualdad de género”. Fue responsable de dos informes que sirvieron de base para algunas de las estadísticas inventadas sobre la trata. El informe “Sex in the City” de 2004 encontró que el 80% de las mujeres que trabajan en “burdeles, saunas y salones de masajes” en Londres eran “nacionales no británicas” y concluyó (sin pruebas) que “una gran proporción de ellas probablemente han sido traficados en el país ”. El informe “Big Brothel” de 2008 afirmó haber encontrado “indicadores de trata en todos los distritos de Londres”. Este informe fue posteriormente condenado por tener “fallas graves” por parte de académicos que dijeron que las denuncias sobre la trata de personas “no pueden fundamentarse”.

[9] Kat Banyard. (2016). Estado proxeneta: sexo, dinero y el futuro de la igualdad.

[10] ¡Modelo nórdico ahora! Disponible en: https://nordicmodelnow.org/what-is-the-nordic-model/

[11] Repetido por Kat Banyard “No es una forma ordinaria de trabajo. El sexo es diferente. Tener a alguien que no conoces insertando su pene repetidamente en ti es muy diferente a que yo te sirva una bebida “. https://ianjsinclair.wordpress.com/2015/02/16/interview-kat-banyard-author-of-the-equality-illusion-the-truth-about-women-and-men-today/

[12] Ward y col. (1999), Negocios riesgosos: salud y seguridad en la industria del sexo durante un período de 9 años.

[13] The Independent, 6 de febrero de 2017. Los 9 trabajos más peligrosos en Gran Bretaña. Disponible en: http://www.independent.co.uk/life-style/most-dangerous-jobs-britain-a7565936.html

[14] http://www.womenagainstrape.net/content/war-opposes-clauses-criminalise-purchase-sexual-se

[15] Farley, M. (2003), Journal of Trauma Practice “Nueve de cada diez prostitutas encuestadas quisieran dejar la prostitución pero se sienten incapaces de hacerlo”.

[16] Inversores en Personas (IIP). (2015). Encuesta Job Exodus. Disponible en: https://www.investorsinpeople.com/press/60-cent-uk-workers-not-happy-their-jobs

[17] Tony Nassif, fundador y presidente de la Fundación Educativa y Cultural Cedars, escribió la carta del 19 de julio de 2005 publicada en su sitio web, que decía:

http://prostitution.procon.org/view.answers.php?questionID=000103

[18] Tres Guineas, Virginia Woolf, 1938

[19] The Guardian, 9 de marzo de 2017. Mujeres que soportan el 86% de la carga de austeridad, revelan cifras comunes. Disponible en: https://www.theguardian.com/world/2017/mar/09/women-bearing-86-of-austerity-burden-labour-research-reveals

[20] Grupo de acción contra la pobreza infantil. (2016). Datos y cifras de la pobreza infantil. Disponible en: http://www.cpag.org.uk/child-poverty-facts-and-figures

[21] Fundación Joseph Rowntree. (2016). Miseria en el Reino Unido. Disponible en: https://www.jrf.org.uk/press/destitute-uk

[22] The Star, 19 de marzo de 2014. Oferta de apoyo para las prostitutas de Doncaster. Disponible en: http://www.thestar.co.uk/news/support-bid-for-doncaster-s-prostitutes-1-6508498

[23] The Star, 2 de noviembre de 2016. Mujeres de Sheffield obligadas a prostituirse mediante Benefit Cuts. Disponible en: http://www.thestar.co.uk/news/sheffield-women-being-force-into-prostitution-by-benefit-cuts-1-8213743

[24] Hull Daily Mail. 13 de agosto de 2013. Las madres “venden sexo para alimentar a sus hijos mientras los recortes de beneficios golpean a los más pobres de Hull”. Disponible en:

http://www.hulldailymail.co.uk/mums-selling-sex-feed-children-benefit-cuts-hit/story-19650230-detail/story.html#Q5mRqmOJcydVVBG8.99

[25] The Guardian, 20 de octubre de 2009. Prostitución y trata: la anatomía de un pánico moral. Disponible en: https://www.theguardian.com/uk/2009/oct/20/trafficking-numbers-women-exaggerated

[26] Mai, N. (2009). Trabajadores migrantes en la industria del sexo del Reino Unido: Informe de investigación completo de ESRC. Disponible en: http://www.researchcatalogue.esrc.ac.uk/grants/RES-062-23-0137/outputs/read/969bd499-4954-41ff-8d08-391e1a6c932b

[27] Churchet al. (2001). Violencia de clientes hacia mujeres prostitutas en diferentes entornos laborales: cuestionario. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC26557/

[28] The Guardian, 11 de diciembre de 2013. Las redadas de la policía de Soho muestran por qué las trabajadoras sexuales viven con el temor de ser “rescatadas”. Disponible en: https://www.theguardian.com/commentisfree/2013/dec/11/soho-police-raids-sex-workers-fear-trafficking

[29] “Los grupos cristianos evangélicos han obtenido una proporción creciente de fondos federales para el trabajo contra la trata de personas tanto a nivel nacional como internacional, así como fondos para la prevención del VIH / SIDA (Mink 2001; Butler 2006).

[30] Más allá de las fronteras: exploración de los vínculos entre la trata y la migración, GAATW, (2010)

[31] La organización contra la trata Demand Abolition, cuyo objetivo declarado es “erradicar la industria del sexo comercial ilegal. . . combatiendo la demanda de sexo comprado ”, tiene en su junta el Departamento de Estado, varias corporaciones y el grupo religioso de derecha anti-aborto Concerned Women of America.

[32] En 2002, la administración Bush declaró que “las organizaciones que abogan por la prostitución como una opción de empleo o que abogan o apoyan la legalización de la prostitución no son socios apropiados para las subvenciones o contratos contra la trata de personas de USAID”.

[33] Ahmed, A. (2011). Feminismo, poder y trabajo sexual en el contexto del VIH / SIDA: consecuencias para la salud de la mujer. Revista de Derecho y Género de Harvard. Disponible en: http://www.law.harvard.edu/students/orgs/jlg/vol341/225-258.pdf

[34] Colectivo Inglés de Prostitutas. (2016). Despenalización de la prostitución: la prueba. Disponible en: https://prostitutescollective.net/wp-content/uploads/2017/01/Online-Symposium-Report.pdf

[35] The Guardian, 6 de febrero de 2017. Mujeres de América: Estamos en huelga. Disponible en: https://www.theguardian.com/commentisfree/2017/feb/06/women-strike-trump-resistance-power

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s