Antes de que las cosas mejoren

 

Por Maggie McNeill

17 de diciembre de 2020

https://maggiemcneill.wordpress.com/2020/12/17/before-it-gets-better/

 

Se acabaron los tiempos en que las asesinadas por las leyes malvadas del estado policial simplemente se dejaban pudrir en las sombras. – “El recuento de cadáveres

 

Cada año en este día, las trabajadoras sexuales de todo el mundo nos reunimos para llorar a nuestras muertas, pero este año, la observancia será diferente en dos formas muy importantes. Probablemente puedas adivinar la primera: es probable que la mayoría de las reuniones sean virtuales, ya que la gente elige aislarse físicamente para protegerse de la enfermedad. La segunda, sin embargo, es mucho más importante: en los dos años transcurridos desde la aprobación de la masiva ley de censura antisexual FOSTA, la atención y el apoyo a los derechos de las trabajadoras sexuales han crecido espectacularmente entre el público en general, entre los medios de comunicación e incluso entre los parásitos que se autoproclaman “líderes”. Las leyes cada vez más punitivas engendradas por la histeria de la “trata sexual” y el aumento general del autoritarismo en todo el mundo, agravado por la desesperación impulsada por la pandemia, han producido el efecto deseado por los prohibicionistas: un aumento dramático de la violencia contra las trabajadoras sexuales. La mayoría de los gobiernos han añadido un insulto a la herida al sacar a las trabajadoras sexuales de sus programas de ayuda para la pandemia, e incluso cuando el pánico de la “trata sexual” implosiona, quienes lo han utilizado como excusa para la violencia han redoblado sus esfuerzos. El cambio a formas de trabajo sexual en línea (nuevamente, impulsado por la pandemia) tampoco ha permitido a las trabajadoras sexuales escapar de esta violencia: fanáticos sociópatas como los rastreros de Morality in Media y Exodus Cry, en connivencia con especuladores sociópatas como Nicholas Kristof, han logrado cortar los ingresos de las trabajadoras sexuales que vendieron su contenido en Pornhub, tal como lo hicieron con Backpage, y es poco probable que se detengan allí. Pero las trabajadoras sexuales ya no mueren en las sombras, inadvertidas y sin duelo; las redes sociales nos han dado un megáfono, y FOSTA ha galvanizado a aquellas de nuestra comunidad que nunca antes habían considerado organizarse en un número demasiado grande para ser ignorado. Sí, todavía hay demasiados (incluidos los archiprohibicionistas que recientemente ganaron las elecciones presidenciales de EE.UU.) que quieren a las trabajadoras sexuales en silencio, invisibles y preferiblemente enjauladas, esclavizadas o muertas. Y todavía tienen un poder tremendo, y durante la última década un público crédulo que tiembla de miedo ante un hombre del saco imaginario les ha entregado armas aterradoras.. Pero ya no pueden cometer sus atrocidades en la oscuridad como en otros tiempos. Como he dicho antes, estamos en la parte en la que las cosas empeoran antes de mejorar. Pero ahora, mucha más gente que nunca está mirando, y a un número cada vez mayor de ellos no les gusta en absoluto lo que ven.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s