“Si volviera a nacer, volvería a elegir ser prostituta”

Fátima Olivares, delegada de Ammar, es prostituta hace 42 años y aseguró que ama su profesión. En el día de las y los trabajadores sexuales contó como están hoy

Por Soledad Segade segade.soledad@grupoamerica.com.ar

3 de junio de 2021

https://www.diariouno.com.ar/sociedad/si-volviera-nacer-volveria-elegir-ser-prostituta-n837096

Fátima Olivares, es prostituta hace 42 años y aseguró que ama su profesión.

Yo elegí ser prostituta cuando tenía 24 años. Yo lo elegí y si volviera a nacer, lo volvería a elegir. Amo mi profesión y soy una profesional”, aseguró Fátima Olivares, de 66 años, en el día de las y los trabajadores sexuales. Además, es delegada general de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar), y asiste a 60 mujeres en Mendoza que viven una situación de mucha vulnerabilidad.

Su vida no es fácil. Tiene siete hijos, y desde muy chica decidió trabajar en la prostitución debido a que debía alimentar a su familia. Con mucho trabajo y sacrificio consiguió tener su casa, un refugio para sus hijos.

Hace un año su casa se incendió, y uno de sus hijos que estaba en el interior de la vivienda murió como consecuencia de las llamas.

Con la pandemia por Covid desde el 2020 le fue resultó difícil juntar dinero para salir adelante una vez más. Sin embargo, ella muestra una gran fortaleza y nada la detiene.

El 2 de junio es el día de los y las trabajadoras y trabajadores sexuales en todo el país. En Mendoza no se realizó ningún acto ni evento, ya que aseguró que acá “son muy conservadores, aunque muchos hombres, especialmente los casados, nos buscan”.

Fátima Olivares lucha desde la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar) por los derechos de las prostitutas.

La celebración se realizó en Buenos Aires. Fátima contó que en la mañana estuvieron en la Casa Roja, donde se asiste a las chicas con comida, con asistencia médica, y testeos. Durante la tarde el evento se realizó en la Plaza Miserere, donde pasaron videos que mandaron de todas las provincias para estar presentes.

En Mendoza hay cerca de 200 mujeres trabajadoras sexuales, también varias travestis y alrededor de 10 hombres que ejercen la prostitución. Desde Ammar, Fátima Olivares asiste a 60 mujeres que están en una situación muy vulnerable, y que tienen hijos.

La ayuda es con mercadería que le entregaba la provincia y con los cupos laborales de Potenciar Trabajo, de la Nación, pero Fátima sostuvo que la mercadería no la recibe desde el año pasado, y los cupos de trabajo fueron suspendidos y desconoce hasta cuándo. Por lo tanto, las chicas hoy subsisten especialmente de las asignaciones por hijos y de la tarjeta Alimentar.

Hace años que Fátima lucha por los derechos laborales para todos los trabajadores sexuales, como el acceso a una obra social, ya que, insistió que es una profesión que no dejará de existir.

Debido a la pandemia y las restricciones sanitarias, Fátima aseguró: “No estamos trabajando. La única manera es que uno que se conoce con cliente lo llama y se junta en un departamento, o en la casa del cliente, ya que no hay hoteles, salvo algunos pueden pagar un lugar más caro. Sino directamente en la vía pública”.

Con la crisis económica que hay, detalló que muchas mujeres grandes que habían dejado de trabajar, salieron de nuevo porque no tienen dinero para vivir, pero que también muchas jóvenes comenzaron a transitar esta profesión por la misma necesidad de dinero.

Si bien nuestro trabajo no está legalizado, tampoco está prohibido”, expresó la mujer que lleva 42 años en la prostitución, profesión que es requerida por muchos, pero denigrada por muchos otros.

Fátima Olivares es delegada general de Ammar.

“Tuvimos dos ordenanzas municipales. Una fue el cierre de saunas, cabarets y departamentos, y las chicas volvieron a salir a las calles. Algunas son nuevas y no conocen bien, otras son mujeres que ya saben cómo es el manejo”, contó Fátima.

Y agregó que la otra ordenanza que les complica aún más su trabajo es la penalización al cliente. “Ahí actúan los preventores, que cuando las chicas tienen que trabajar tienen que hacer un arreglo o hacerles sexo oral para que las dejen trabajar. La Policía hace lo mismo, las corretea, no las deja trabajar, tenés que pagar coimas o hacer sexo oral”.

Además de esto, muchas mujeres sufren robos, “nunca falta alguien que vaya a robarles, además de padecer violencia institucional”.

Fátima, quien en sus años de carrera vivió y vio de todo, dijo que ella entrega preservativos a las chicas para que se cuiden, además que en la Casa de la Salud de la mujer, reciben atención médica y pueden pedir otros métodos anticonceptivos, realizarse testeos, y también exámenes ginecológicos.

En cuanto al cupo trans que debe darse especialmente en las reparticiones del Estado, Fátima dijo que es algo que no se cumple correctamente, ya que las chicas trans deben hacer muchos trámites y aquellas que tienen VIH no son recibidas, por lo que no les queda otra opción que seguir en la prostitución.

Si todas tuviéramos las mismas posibilidades de trabajar para el Gobierno no habría más prostitución”, aclaró Fátima Olivares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s