Cuerpos contaminantes: el lenguaje cotidiano y la exclusión como «otras» de las trabajadoras sexuales en las luchas locales contra la prostitución

Autora: Giorgia Serughetti

Università degli Studi di Milano-Bicocca

Octubre de 2015

https://www.researchgate.net/publication/291333812_Polluting_Bodies_Everyday_Language_and_the_Otherisation_of_Sex_Workers_in_Local_Struggles_Against_Prostitution

.

(…)

6. Conclusión

Al analizar las formas en que los discursos contra la prostitución dibujan o refuerzan los límites de la inclusión y la exclusión, las “guerras espaciales” urbanas en torno a la prostitución callejera se revelan útiles para preservar un orden social y moral, basado en roles e identidades sexuales y de género apropiados, en contraposición a los cuerpos y conductas amenazantes, “fuera de lugar”. Los discursos no solo revelan, especialmente a través del uso de metáforas, la existencia de un lenguaje cotidiano en el que los mapas urbanos imaginarios señalan lo que merece pertenecer a un espacio específico y lo que se considera inadecuado y extraño. De hecho, los discursos crean el orden social y espacial en sí mismos, instando a respuestas colectivas de negación, represión y exclusión. En el distrito de Eur, después del fracaso del proyecto de “zonificación”, que finalmente fue detenido por la prefectura, lo único que quedó sobre el terreno para abordar las protestas de los residentes fue la promesa de una ley municipal contra la prostitución, del tipo ampliamente utilizado en Italia en los últimos años, un tipo de ley que, a pesar de que el énfasis está puesto principalmente en disuadir a los clientes por medio de multas, tiene como objetivo prohibir a las trabajadoras sexuales el uso del espacio urbano.

Para apoyar y justificar tales prácticas de exclusión, las trabajadoras sexuales se construyen como “Otras” físicas y simbólicas. En tiempos de migración global, su condición de «Otras» se construye sobre las diferencias étnicas, lingüísticas, culturales y sociales (Massari, 2009; Abbatecola, 2006), y sirve para neutralizar los riesgos de la proximidad, percibida como una amenaza a las identidades locales y nacionales. “La cercanía ineludible de aquellas mujeres parece producir, al menos para algunas personas, un riesgo omnipresente de ‘contaminación’ que en cierto modo debería ser exorcizado, mediante la adopción de disposiciones eficaces encaminadas a distanciar, negar y crear indiferencia, y así establecer estrategias generales de aniquilación de la otra. Esto a menudo significa la construcción de una narración compartida de ‘nosotras’ a través de una imagen inferiorizada y racializada de la ‘otra’. La mujer migrante como prostituta se ha convertido en uno de los estereotipos más persistentes de la ‘extranjera’ en nuestra sociedad” (Massari 2009: 4).

Además, dado que la prostitución concierne a una esfera crucial de la experiencia humana, la de la sexualidad y las relaciones de género, la delimitación de fronteras que determinan la exclusión espacial y social de las trabajadoras sexuales también expresa intentos de construir y regular las identidades sexuales y de género. La noción de «mujer pública» sigue desempeñando «un papel destacado en la regulación de las identidades sexuales y de género y, como argumentan muchas prostitutas, es una noción que a menudo deja al descubierto y amenaza las nociones de feminidad establecidas por el patriarcado al hacer visible la relación entre sexo, dinero y poder. Es este desafío a las construcciones dominadas por los hombres de lo femenino como Otra lo que sirve para marginar aún más a las prostitutas como Otra sexual: la intersección de género e identidad sexual de esta manera construye a las prostitutas como un grupo altamente marginado, lo que a su vez define los parámetros más amplios de la conducta sexual de la mujer” (Hubbard, 1998: 72).

Por último, dado que la existencia de un mercado del sexo implica una demanda de servicios sexuales, una demanda predominantemente masculina (Serughetti, 2013b), los límites que separan a las prostitutas del resto de la sociedad son funcionales para preservar la división tradicional entre dos dimensiones en conflicto de la sexualidad masculina: una respetable, y compatible con una relación amorosa o un proyecto de paternidad; la otra sucia, degradante, que se manifiesta en el sexo pagado (Serughetti, 2013a; Ciccone, 2009). Esta división interna es la característica de un modelo hegemónico de masculinidad heteronormativa de larga tradición (Seidler, 1989; Connell, 1995; Gilmore, 1990; Redman, 2000) que aún afecta la organización contemporánea de la sexualidad. Defender esta construcción es, pues, reafirmar y reproducir jerarquías sociales y espaciales patriarcales en las relaciones sexuales y de género.

____________________________________

otherisation

(exclusión como «otros»)

Usado por la neurocientífica Kathleen Taylor para describir lo que sucede cuando las personas no están incluidas en su tribu; los otros se clasifican comúnmente como bestias o subhumanos.

Puede ampliarse hacia la separación de personas que pertenecen a diferentes religiones o la separación de creyentes/no creyentes, amigos/no amigos.

Quienes llevaron a cabo la solución final en la Alemania nazi solo pudieron hacerlo mediante la exclusión como «otros» (otherisation) de los judíos.

por aaarwin 26 de octubre de 2012

https://www.urbandictionary.com/define.php?term=otherisation

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s