Derechos Humanos premia al colectivo feminista Hetaira por su defensa de las prostitutas

 

  • Mujeres de esta asociación recibirán el galardón el próximo viernes 13 de diciembre en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Cádiz
  • La Apdha convoca el martes 10 de diciembre a una marcha cívica que ya respaldan 74 organizaciones

 

M.Cádiz

4 de diciembre de 2019

https://www.diariodecadiz.es/cadiz/Prostitucion-Cadiz-Derechos-Humanos-asociacion-feminista-Hetaira-prostitutas_0_1415858669.html

 

Hetaira, un colectivo feminista que trabaja en defensa de los derechos de las prostitutas desde 1995, recibirá el próximo viernes 13 de diciembre el premio que anualmente otorga la Asociación pro Derechos Humanos de Andalucía (Apdha).

Mujeres de esta asociación que precisamente este año se ve obligada a cerrar sus puertas recogerán el galardón en un acto que se celebrará a las 18:00 horas en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Cádiz. 

El acto pondrá colofón a toda una semana de actividades en torno al 10 de diciembre, 71 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, día para el que hay convocada una marcha cívica por los Derechos Humanos que, partiendo del Castillo de Santa Catalina a las 19:00 horas hará varias paradas en reivindicación de los diferentes derechos. 74 colectivos respaldan ya esta convocatoria

Talía Ardana, coordinadora del área de Trabajo Sexual de la Apdha explicó que los premios que otorga la Apdha, como la propia Declaración, siempre han tenido vocación de universalidad, como demuestran los galardones concedidos a las mujeres lideresas colombianas, a la Delegación de Migraciones de la Diócesis de Tánger o a la Asociación Marroquí de Derechos Humanos.

“FUE EL PRIMER COLECTIVO FEMINISTA EN REIVINDICAR LOS DERECHOS E INTERESES DE LAS TRABAJADORAS SEXUALES”

“Teníamos una deuda pendiente con el colectivo Hetaira, fundado por un grupo de mujeres, algunas de ellas trabajadoras sexuales, otras defensoras de los derechos Humanos, y todas ellas feministas, con el fin de combatir el estigma social que recae sobre todas las personas que ejercen la prostitución en España,reivindicando de manera colectiva sus derechos e intereses como trabajadoras“, explica Talía.

“Fue el primer colectivo que en España entendió que la prostitución no debía ser una actividad degradante o contraria a la moral, como se concebía tradicionalmente. Dieron un complicado primer paso que a asociaciones como la nuestra nos sirvió para entender que no podemos hablar de Derechos Humanos obviando los derechos de las prostitutas ni que tampoco podemos hablar de los derechos de las prostitutas sin contar con ellas”, añade la activista.

“HETAIRA ES UN FARO PARA NUESTRA ASOCIACIÓN Y PARA LAS FEMINISTAS”

“Por eso Hetaira es un faro para nuestra asociación y para las feministas y de Derechos Humanos, más especialmente en estos tiempos en los que la prostitución parece ser un interés central para nuestros gobiernos; todos parecen tener la clave de qué debemos hacer con la prostitución y qué les conviene a las prostitutas; todo ello desde una ideología verdaderamente ciega, que no escucha ni le conviene escuchar lo que realmente están pidiendo las trabajadoras sexuales“, afirma Talía.

“Todo esto se viene traduciendo en medidas que criminalizan la prostitución, estigmatizan más aún a quienes la ejercen y, lo que es peor, vulneran sus derechos fundamentales, condenándolas a la clandestinidad“, concluye la activista.

Talía Ardana informó sobre el premio junto a Diego Boza y Rafael Lara, delegado y portavoz, respectivamente, de la Apdha, que explicaron el contexto de la conmemoración y los actos previstos.

“Un momento absolutamente crítico”

Diego Boza aseguró que nos encontramos en un momento absolutamente críticopor los recortes de derechos que se están sufriendo en toda Europa, recortes que se padecen especialmente en Andalucía. “El nuevo Gobierno andaluz está impulsandorecortes en educación, en igualdad y en libertades, de manera que si ya partíamos de una mala situación, esta se está intensificando. Es preocupante que desde algunos sectores se estén denostando los Derechos Humanos y defendiendo la discriminación“.

Boza se refirió también a la emergencia climática en las que estamos inmersos, que coloca a los personas más pobres en una situación de mayor exclusión, incluso entre los que trabajan. “El trabajo ya no basta para salir de la exclusión“, dijo el delegado de la Apdha.

Por último, Diego Boza puso de manifiesto que en Cádiz “nos encontramos en una provincia cada vez más empobrecida, con grandes sectores de población en situación de exclusión y con altas cifras de personas en prisiónuna provincia favorable al voto ultra donde es más necesario que nunca seguir trabajando para que no se sigan vulnerando derechos”.

Actos en Conil, Barbate, San Fernando, El Puerto y Puerto Real

Rafael Lara informó sobre el programa de actos en torno al 10 de diciembre, que se abrirá ese mismo día en Conil, con la inauguración de la Patera de la Memoria, una de las precarias embarcaciones que llegó recientemente al municipio jandeño repleta de personas en busca de un futuro mejor. Será a las 13:00 horas en el Paseo Marítimo, frente al reloj de sol.

El 11 de diciembre, en Chiclana, a partir de las 18:00 horas, habrá un punto de información. El día 12, a las 18:00 horas se proyectará el documental Madres Invisibles, en el Centro de Congresos de San Fernando, mientras que en El Puertose celebrará una conferencia y debate sobre La acogida en las dos orillas, en la que intervendrán Paula Domingo, de la Asociación Elín, de Ceuta, y José Chamizo, ex Defensor del Pueblo Andaluz.

El 14 de diciembre, a las 12:00, se realizará la tradicional lectura de los artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, esta vez en el Mercado de Abastos de Barbate, en un acto al que seguirán actuaciones musicales. A la misma hora habrá un acto similar en la Plaza de Jesús de Puerto Real.

 

TERRITORIO DEL NORTE DE AUSTRALIA. LEY DE LA INDUSTRIA SEXUAL 2019.

 

 

https://legislation.nt.gov.au/en/LegislationPortal/Bills/~/link.aspx?_id=E3FD2410C5A741518AFA62C4754F927B&amp%3B_z=z&fbclid=IwAR1tPQB6aSraLtD9BBx_ZuIENgdXrr7Q-eS7EKTN9YgRafDTLl9Fa5KMAIE

 

TERRITORIO DEL NORTE DE AUSTRALIA 

LEY DE LA INDUSTRIA SEXUAL 2019 

____________________

Ley No. [] de 2019

____________________

 

Tabla de disposiciones

 

Parte 1 Asuntos preliminares

 

1 Título corto 1

2 Comienzo 1

3 Objetos del Acto 1

4 Definiciones 2

5 Aplicación del Código Penal 3

6 Ley de Relación con la Salud Pública y Ambiental de 2011 3

 

Parte 2 Trabajo sexual en general

 

7 Contrato para trabajo sexual no nulo 3

8 Adopción y promoción de prácticas sexuales seguras 3

9 Negativa a realizar trabajo sexual 3

 

Parte 3 Delitos

 

10 Inducir a la persona a realizar trabajo sexual 4

11 Inducir a la persona para que pague por el trabajo sexual 4

12 Causar o permitir que el niño realice trabajo sexual o trabaje en un negocio de servicios

sexuales 5

13 Recibir pago del trabajo sexual del niño 5

14 Aceptar el trabajo sexual del niño 6

15 Publicidad no conforme 6

16 Exámenes médicos 7

 

Parte 4 certificados de idoneidad

 

17 El cuerpo corporativo puede nombrar al nominado 7

18 Requisito para tener certificado de idoneidad 8

19 Solicitud de certificado de idoneidad 8

20 Duración del certificado de idoneidad 8

21 Revocación del certificado de idoneidad 8

22 Uso de la información recopilada en la Parte 9

Parte 5 Varios

 

23 Revisión por NTCAT 9

24 Reglamentos 9

 

Parte 6 Asuntos derogatorios y transitorios

 

25 Actos derogados 10

26 Destrucción de ciertos registros creados bajo la Ley de Regulación de la Prostitución de 1992 10

 

Parte 7 Enmiendas consecuentes

 

División 1 Ley de Protección Infantil (Informes y registro de delincuentes) de 2004

 

27 Ley modificada 10

 

28 Anexo 2 modificado (delitos de clase 2) 10

 

División 2 Reglamento de Pasajeros Comerciales (Varios) de 1992

 

29 Reglamento modificado 11

30 Anexo 3 modificado (delitos descalificantes) 11

 

División 3 Ley de 1992 de antecedentes penales (condenas gastadas)

31 Ley modificada 11

32 Sección 15 modificada (Exclusiones en relación con condenas gastadas) 12

 

División 4 Reglamento de Multas y Sanciones (Recuperación) 2001

 

33 Reglamento modificado 12

34 Anexo 1 modificado 12

 

División 5 Ley de delincuentes sexuales graves de 2013

 

35 Ley modificada 12

36 Anexo 1 modificado (delitos sexuales graves) 13

 

División 6

Derogación de una parte

37 Derogación de la Parte 13

 

Anexo:  Decisiones revisables y personas afectadas

 

TERRITORIO DEL NORTE DE AUSTRALIA

____________________

Ley No. [] de 2019

____________________

 

Una ley que establece un marco regulatorio para la industria del sexo

 

La Asamblea Legislativa del Territorio del Norte promulga lo siguiente: 

 

Parte 1 Asuntos preliminares

1 título corto

Esta Ley puede ser citada como la Ley de la Industria del Sexo de 2019.

2 Comienzo

Esta Ley comienza el día fijado por el Administrador mediante notificación de Gaceta.

3 Objetivos 

Los objetivos de esta Ley son:

(a) despenalizar el trabajo sexual y legalizar los contratos relacionados con el trabajo sexual; y

(b) mejorar la salud y la seguridad de las trabajadoras sexuales, los clientes y el público mediante:

  • (i) aplicar la Ley de Salud Pública y Ambiental de 2011 a los operadores de empresas de servicios sexuales; y
  • (ii) permitir que las trabajadoras sexuales trabajen juntas y empleen personal de apoyo; y
  • (iii) proporcionar un mecanismo para garantizar la idoneidad de los operadores de empresas de servicios sexuales; y

(c) prohibir la explotación de las trabajadoras sexuales y consagrar el derecho de las trabajadoras sexuales a negarse a realizar el trabajo sexual; y

(d) prohibir el uso de niños para el trabajo sexual; y

(e) permitir que la industria del sexo opere de acuerdo con las leyes del Territorio y la Commonwealth tal como se aplican a todas las personas y empresas en general, incluidas las leyes que rigen el empleo, la salud y la seguridad en el trabajo, la compensación y rehabilitación de los trabajadores, la planificación, los impuestos y la discriminación.

4 definiciones

En esta ley:

persona afectada, ver sección 23 (2).

niño significa una persona menor de 18 años.

Comisionado, véase la sección 4 (1) de la Ley de Asuntos del Consumidor y Comercio Justo de 1990.

drogas peligrosas, ver sección 3 (1) de la Ley de abuso de drogas de 1990.

funcionario ejecutivo, de una entidad corporativa, significa un director u otra persona que se ocupa o participa en la gestión de la entidad corporativa.

operador, de un negocio de servicios sexuales, significa una persona que posee u opera el negocio.

información personal, ver sección 4A de la Ley de Información de 2002.

decisión revisable, ver sección 23 (1).

negocio de servicios sexuales significa un negocio que provee u organiza trabajo sexual.

trabajo sexual significa la provisión por una persona de servicios que involucran a la persona que participa en una actividad sexual con otra persona a cambio de un pago o recompensa.

trabajador sexual significa una persona que realiza trabajo sexual.

certificado de idoneidad significa un certificado de idoneidad emitido bajo la sección 19.

 

5 Aplicación del Código Penal

 

La Parte IIAA del Código Penal se aplica a un delito contra esta Ley.

Nota para la sección 4

La Parte IIAA del Código Penal establece los principios generales de responsabilidad penal, establece defensas generales y se ocupa de la carga de la prueba. También define, o elabora, ciertos conceptos comúnmente utilizados en la creación de delitos.

 

6 Relación con la Ley deSalud Pública y Ambiental de 2011

  • (1) Se considera que el trabajo sexual es una actividad declarada según se define en la sección 4 de la Ley de Salud Pública y Ambiental de 2011.
  • (2) Sin embargo:
  • (a) las empresas de servicios sexuales están exentas de registro bajo la Ley de Salud Pública y Ambiental de 2011; y

 

  • (b) un oficial de policía no puede ejercer poderes o desempeñar funciones como funcionario autorizado bajo la Ley de Salud Pública y Ambiental de 2011 en relación con el trabajo sexual.

 

Parte 2 Trabajo sexual en general

 

7 Contrato para trabajo sexual no nulo

 

Ningún contrato para organizar el trabajo sexual es ilegal o nulo por política pública o por motivos similares.

 

8 Adopción y promoción de prácticas sexuales seguras

 

Los operadores y las trabajadoras sexuales deben tomar todas las medidas razonables para adoptar y promover prácticas sexuales seguras.

 

9 Negativa a realizar trabajo sexual

 

  • (1) A pesar de cualquier cosa en un contrato de trabajo sexual, una persona puede, en cualquier momento, negarse a realizar o continuar realizando trabajo sexual.

 

  • (2) El hecho de que una persona haya celebrado un contrato de trabajo sexual no constituye en sí mismo el consentimiento a los efectos de la ley penal si la persona no da su consentimiento, o retira el consentimiento de la persona, para realizar trabajo sexual.

 

  • (3) Sin embargo, nada en esta sección afecta el derecho de rescindir o cancelar, o recuperar daños por un contrato de trabajo sexual que no se realiza.

 

Parte 3 Delitos

 

10 Inducir a una persona a realizar trabajo sexual

Una persona (el acusado) comete un delito si:

  • (a) el acusado se involucra intencionalmente en cualquiera de las siguientes conductas:

 

  • (i) intimidar, agredir o amenazar con agredir a cualquier persona;

 

(ii) suministrar u ofrecer suministrar una droga peligrosa a cualquier persona;

  • (iv) hacer una representación falsa o actuar de manera fraudulenta;

 

  • (v) dañar o amenazar con dañar la propiedad de cualquier persona; y

 

  • (b) la conducta resulta en que la persona o cualquier otra persona realice o continúe realizando trabajo sexual y el acusado es imprudente en relación con el resultado.

 

Pena máxima: encarcelamiento por 5 años.

 

11 Inducir a la persona a pagar por el trabajo sexual

 

Una persona (el acusado) comete un delito si:

  • (a) el acusado se involucra intencionalmente en cualquiera de las siguientes conductas:
  • (i) intimidar, agredir o amenazar con agredir a cualquier persona;

 

  • (ii) suministrar u ofrecer suministrar una droga peligrosa a cualquier persona;

 

  • (iii) hacer una representación falsa o actuar de manera fraudulenta;

 

  • (iv) dañar o amenazar con dañar la propiedad de cualquier persona; y

 

  • (b) la conducta da como resultado que la persona o cualquier otra persona proporcione o continúe proporcionando el pago al demandado y el acusado es imprudente en relación con el resultado; y

 

  • (c) el pago se deriva directa o indirectamente del trabajo sexual y el acusado es imprudente en relación con esa circunstancia.

 

Pena máxima: encarcelamiento por 5 años.

12 Causar o permitir que un niño realice trabajo sexual o trabaje en un negocio de servicios sexuales

 

  • (1) Una persona comete un delito si:

 

  • (a) la persona se involucra intencionalmente en una conducta; y

 

  • (b) la conducta resulta en un niño que realiza trabajo sexual, o trabaja para o en un negocio de servicios sexuales, y la persona es imprudente en relación con el resultado; y

 

  • (c) el niño es menor de 14 años.

 

Pena máxima: prisión de 14 años.

 

  • (2) Una persona comete un delito si:

 

  • (a) la persona se involucra intencionalmente en una conducta; y

 

  • (b) la conducta resulta en un niño que realiza trabajo sexual, o trabaja para o en un negocio de servicios sexuales, y la persona es imprudente en relación con el resultado; y

 

  • (c) el niño tiene al menos 14 años de edad.

 

Pena máxima: encarcelamiento por 7 años.

 

  • (3) La responsabilidad estricta se aplica a las subsecciones (1) (c) y (2) (c).

 

13 Recibir pago por el trabajo sexual de niño

 

  • (a) la persona recibe un pago intencionalmente; y

 

  • (b) el pago se deriva directa o indirectamente del trabajo sexual realizado por un niño y la persona es imprudente en relación con esa circunstancia; y

 

  • (c) el niño es menor de 14 años.

 

Pena máxima: prisión de 14 años.

 

  • (3) Una persona comete un delito si:

 

  • (a) la persona recibe un pago intencionalmente; y

 

  • (b) el pago se deriva directa o indirectamente del trabajo sexual realizado por un niño y la persona es imprudente en relación con esa circunstancia; y

 

  • (c) el niño tiene al menos 14 años de edad.

 

Pena máxima: encarcelamiento por 7 años.

 

  • (4) La responsabilidad estricta se aplica a las subsecciones (1) (c) y (2) (c).

 

14 Acordar el trabajo sexual de un niño

 

  • (1) Una persona comete un delito si:

 

  • (a) la persona ofrece intencionalmente, o acepta una oferta, celebrar un acuerdo; y

 

  • (b) un niño debe realizar trabajo sexual, o trabajar para o en un negocio de servicios sexuales, según el acuerdo y la persona es imprudente en relación con esa circunstancia; y

 

  • (c) el niño es menor de 14 años.

 

Pena máxima: prisión de 14 años.

 

  • (2) Una persona comete un delito si:

 

  • (a) la persona ofrece intencionalmente, o acepta una oferta, celebrar un acuerdo; y

 

  • (b) un niño debe realizar trabajo sexual, o trabajar para o en un negocio de servicios sexuales, según el acuerdo y la persona es imprudente en relación con esa circunstancia; y

 

  • (c) el niño tiene al menos 14 años de edad.

 

Pena máxima: encarcelamiento por 7 años.

 

  • (3) La responsabilidad estricta se aplica a las subsecciones (1) (c) y (2) (c).

 

15 Publicidad no conforme

 

  • (1) Una persona comete un delito si la persona coloca un anuncio de trabajo sexual en un periódico o en la televisión o la radio, que no sea de conformidad con las normas.

 

Penalización máxima: 20 unidades de penalización.

 

  • (2) Una persona comete un delito si publica un anuncio que probablemente induzca a una persona a buscar empleo como trabajadora sexual.

 

Penalización máxima: 20 unidades de penalización.

 

  • (3) Un delito contra el inciso (1) o (2) es un delito de responsabilidad estricta.

 

  • (4) Para la subsección (2), es probable que un anuncio induzca a una persona a buscar empleo como trabajadora sexual si el anuncio invita a una persona a trabajar u obtener trabajo en un negocio de servicios sexuales a menos que el anuncio indique claramente que el trabajo al que se refiere no implica trabajo sexual.

 

 16 exámenes médicos

 

  • (1) Una persona (el acusado) comete un delito si:

 

  • (a) el acusado declara o implica que el acusado u otra persona se ha sometido a un examen médico; y

 

  • (b) como resultado de la declaración o implicación, la persona a quien se hizo la declaración o implicación:

 

  • (i) se induce a creer que el acusado u otra persona no está infectado con una infección de transmisión sexual o virus de transmisión sanguínea; y

 

(ii) celebra un contrato de trabajo sexual con el acusado u otra persona; y

 

  • (c) el demandado es imprudente en relación con el resultado mencionado en el párrafo (b).

 

Penalización máxima: 20 unidades de penalización.

 

  • (2) La responsabilidad estricta se aplica a la subsección (1) (a).

 

Parte 4 certificados de idoneidad

 

17 El cuerpo corporativo puede nombrar nominado

 

Si un operador de un negocio de servicios sexuales es un organismo corporativo, el operador puede nominar a una o más personas con el control diario del negocio para ser un candidato del operador.

18 Requisito para tener un certificado de idoneidad

 

  • (1) Si una empresa de servicios sexuales involucra a más de 2 trabajadoras sexuales, cada operador de la empresa debe tener un certificado de idoneidad.

 

  • (2) Si un operador de un negocio de servicios sexuales es un organismo corporativo, cada funcionario ejecutivo y cualquier nominado del operador también deben tener un certificado de idoneidad.

 

19 Solicitud de certificado de idoneidad

 

  • (1) Una persona puede solicitar al Comisionado un certificado de idoneidad.

 

  • (2) La solicitud debe ir acompañada de la tarifa prescrita.

 

  • (3) El Comisionado puede emitir un certificado de idoneidad si el Comisionado está convencido de que el solicitante y cualquier otra persona requerida para tener el certificado de idoneidad según la sección 18 (2):

 

  • (a) son personas adecuadas para operar un negocio de servicios sexuales; y

 

  • (b) cumplir con los requisitos prescritos por la regulación.

 

20 Duración del certificado de idoneidad

 

Un certificado de idoneidad permanece vigente hasta que:

 

  • (a) hay un cambio en cualquiera de los titulares de certificados o personas requeridas para poseer el certificado según la sección 18 (2); o

 

  • (b) el Comisionado revoca el certificado.

 

21 Revocación del certificado de idoneidad

 

  • (1) El Comisionado puede investigar si una persona es o no una persona adecuada para operar un negocio de servicios sexuales si el Comisionado recibe alguna información relacionada con:

 

  • (a) cualquier asunto prescrito por la regulación; o

 

  • (b) cualquier infracción de una ley del Territorio, directriz o norma que rija el funcionamiento del negocio.

 

  • (2) Después de la investigación, el Comisionado puede:

 

  • (a) revocar un certificado de idoneidad si, en opinión del Comisionado, la persona ya no es una persona adecuada para operar un negocio de servicios sexuales; o

 

  • (b) confirme que la persona es una persona adecuada para operar un negocio de servicios sexuales.

 

22 Uso de la información recopilada en esta Parte

 

  • (1) La información recopilada en virtud de esta Parte no debe utilizarse para ningún otro propósito que no sea el que se le proporcionó.

 

  • (2) A pesar de la Ley de Información de 2002, si la información recopilada en virtud de esta Parte es información personal, cualquier registro de la información debe destruirse tan pronto como sea posible después de que la persona a la que se refiere la información deje de poseer el certificado de idoneidad.

 

Parte 5 Varios

 

23 Revisión por NTCAT

 

  • (1) NTCAT tiene jurisdicción para revisar una decisión (una decisión revisable) especificada en el Anexo.

 

  • (2) Una persona afectada, para una decisión revisable, es una persona especificada en el Programa para la decisión.

 

  • (3) Una persona afectada para una decisión revisable puede solicitar a NTCAT la revisión de la decisión.

 

Nota para la sección 23 

La Ley del Tribunal Civil y Administrativo del Territorio del Norte de 2014 establece el procedimiento para solicitar la revisión del Tribunal y otros asuntos relevantes en relación con las revisiones.

 

24 regulaciones

  • (1) El Administrador puede hacer regulaciones bajo esta Ley.

 

Nota para la subsección (1)

 Ver sección 65 de la Ley de Interpretación de 1978.

  • (2) Un reglamento puede prescribir cualquiera de los siguientes:

 

  • (a) honorarios pagaderos bajo esta Ley;

 

  • (b) requisitos de publicidad;

 

  • (c) requisitos para los certificados de idoneidad;

 

  • (d) asuntos relevantes para la revocación de certificados de idoneidad.

 

Parte 6 Asuntos derogatorios y transitorios

 

25 Leyes derogadas

 

Se derogan las siguientes leyes:

  1. a) Ley de reglamentación de la prostitución de 1992 (Ley núm. 6 de 1992);
  • (c) Ley de Enmienda del Reglamento de Prostitución de 1993 (Ley Nº 47 de 1993);
  1. c) Modificación del Reglamento de prostitución de 2000 (Ley núm. 69 de 2000).

 

26 Destrucción de ciertos registros creados bajo la Ley de Regulación de la Prostitución de 1992

A pesar de la Ley de Información de 2002, la siguiente información debe ser destruida tan pronto como sea posible después del comienzo de esta Ley:

  • (a) toda la información personal obtenida bajo la Parte 2, División 2 de la Ley de Regulación de la Prostitución de 1992;

 

  • (b) toda la información personal contenida en los registros mencionados en la Parte 3, División 7 de la Ley de Regulación de la Prostitución de 1992.

 

Parte 7 Enmiendas consecuentes

 

División 1 Ley de Protección Infantil de la (Informes y registro de delincuentes) de 2004

 

27 Ley modificada

 

Esta División enmienda la Ley de Protección Infantil (Informes y Registro de Delincuentes) de 2004.

 

28 Anexo 2 modificado (delitos de clase 2)

Anexo 2, artículos 9 a 12

omitir, insertar

  1. Un delito contra la sección 12 de la Ley de la Industria del Sexo de 2019 (que causa o permite que un niño realice trabajo sexual o trabaje en un negocio de servicios sexuales).

 

  1. Un delito contra la sección 13 de la Ley de la Industria del Sexo de 2019 (que recibe el pago del trabajo sexual de un niño).

 

  1. Un delito contra la sección 14 de la Ley de la Industria del Sexo de 2019 (que acepta el trabajo sexual de un niño).

 

División 2 del Reglamento de Pasajeros Comerciales (Varios) de 1992

 

29 Reglamento modificado

 

Esta División modifica las Regulaciones de Pasajeros Comerciales (Varios) de 1992.

30 Anexo 3 modificado (delitos descalificadores)

Programa 3

omitir

Un delito contra cualquiera de las siguientes disposiciones de la Ley de Regulación de la Prostitución de 1992:

  1. Sección 13 (Causar o inducir al bebé a participar en la prostitución)

 

  1. Sección 14 (Permitir que el bebé participe en la prostitución)

 

  1. Sección 15 (Obtención del pago con respecto a los servicios de prostitución proporcionados por bebés)
  1. Sección 16 (Celebración de un acuerdo para la prestación de servicios de prostitución por parte de niños)

insertar

Un delito contra cualquiera de las siguientes disposiciones de la Ley de la Industria del Sexo 2019:

  1. Sección 12 (Causar o permitir que el niño realice trabajo sexual o trabaje en un negocio de servicios sexuales)

 

  1. Sección 13 (Recibir pago de trabajo sexual por niño)

 

  1. Sección 14 (Aceptar el trabajo sexual de un niño)

 

División 3 Ley de 1992 de antecedentes penales (condenas cumplidas)

 

31 Ley modificada

 

Esta división enmienda la Ley de antecedentes penales (condenas gastadas) de 1992.

32 Sección 15 modificada (Exclusiones en relación con condenas cumplidas)

  • (1) Sección 15 (f)

omitir

publicación; o

insertar

publicación.

  • (2) Sección 15 (g)

omitir

División 4 Reglamento de Multas y Sanciones (Recuperación) 2001

 33 reglamentos modificados

Esta División modifica el Reglamento de Multas y Sanciones (Recuperación) de 2001.

34 Anexo 1 modificado

Anexo 1

omitir

Ley de regulación de la prostitución de 1992

Ley de la industria del sexo 2019

División 5 Ley de delincuentes sexuales graves de 2013

 

35 Ley modificada

Esta división modifica la Ley de Delincuentes Sexuales Graves de 2013.

36 Anexo 1 modificado (delitos sexuales graves)

Anexo 1

omitir

Ley de regulación de la prostitución

Sección 14 Permitir que un niño participe en la prostitución

Sección 15 Obtención del pago por servicios de prostitución prestados por niños

Sección 16 Celebración de un acuerdo para la prestación de servicios de prostitución por parte de niños

insertar

Ley de la industria del sexo 2019

sección 12 Causar o permitir que el niño realice trabajo sexual o trabaje en un negocio de servicios sexuales

sección 13 Recibir pago del trabajo sexual de un niño

sección 14 Aceptar el trabajo sexual por niño

 

División 6 Derogación de una parte

 

37 Derogación de una parte

 

Esta Parte se deroga el día después de que comience.

 

Anexo Decisiones revisables y personas afectadas

 

sección 23

 

Decisión revisable Persona afectada

Negarse a emitir un certificado de idoneidad bajo la sección 19 Solicitante

Revocación de un certificado de idoneidad según la sección 21 Titular del certificado

El Parlamento del Territorio del Norte (Australia) vota la despenalización del trabajo sexual

 

26 de noviembre de 2019

http://scarletalliance.org.au/media/News_Item.2019-11-26.4427

 

Las trabajadoras sexuales celebran la aprobación del proyecto de ley para despenalizar el trabajo sexual en el Territorio del Norte (TN)

Hoy las trabajadoras sexuales en el Territorio del Norte y en toda Australia celebran la aprobación del Proyecto de Ley de la Industria del Sexo 2019 en el Parlamento del TN. Esto coloca al TN como la tercera jurisdicción en el mundo que despenaliza el trabajo sexual. Significativamente, este proyecto de ley despenaliza completamente el trabajo sexual en el TN, proporcionando a las trabajadoras sexuales acceso a las mismas protecciones de salud y seguridad en el lugar de trabajo que a los demás ciudadanos.

“Este es un logro significativo para las trabajadoras sexuales en el TN. Se basa en décadas de lucha y activismo por parte de trabajadoras sexuales y sus aliadas y aliados. Queremos agradecer a las principales trabajadoras sexuales del TN que han hecho campaña durante más de 20 años por la seguridad y los derechos laborales. Es importante destacar que también queremos agradecer a los familiares y amigos de las trabajadoras sexuales que nos han ayudado a mantener nuestro compromiso con la campaña”, afirma Skye Ozanne, miembro del Grupo de Referencia de Trabajadoras Sexuales.

El Proyecto de Ley de la Industria del Sexo 2019 despenaliza completamente el trabajo sexual, alineando el trabajo sexual con las leyes y regulaciones existentes, así como permitiendo el acceso a los derechos, protecciones y responsabilidades laborales. El proceso del proyecto de ley desde su desarrollo hasta su aprobación ha sido una demostración de la mejor práctica de colaboración y consulta por parte del Gobierno Laborista del TN con las trabajadoras sexuales, nuestras organizaciones y la Asociación Nacional.

“Queremos agradecer al Gobierno Laborista del TN, y en particular a la Honorable Natasha Fyles por escucharnos y oír nuestros problemas y preocupaciones durante el proceso de despenalización del trabajo sexual en el TN”, dice la Coordinadora de SWOP TN, Leanne Melling. “También quisiéramos agradecer la contribución y el apoyo del Grupo de Referencia de Trabajadoras Sexuales, Scarlet Alliance y sus miembros, Mujeres Laboristas, Sandra Nelson MLA, Unions NT, United Workers Union, Australian Services Union SA&NT, NT Working Women’s Center, NT Women’s Servicios Legales, Sociedad Jurídica, Planificación Familiar NT, Comisión Antidiscriminatoria de NT, Departamento del Fiscal General y Justicia de NT, Departamento de Salud de NT, Departamento de Familias del Territorio, AFAO, NTAHC y todos los demás partidarios de la despenalización del trabajo sexual en el TN. Todos hemos trabajado duro juntos para garantizar que las trabajadoras sexuales tengan seguridad en el trabajo ”.

La trabajadora sexual del TN, miembro de SWRG y la Presidenta del grupo de trabajo aborigen Scarlet Alliance y del isleño del Estrecho de Torres, Desirae August, declara: “Las trabajadoras sexuales aborígenes deben poder acceder a las mismas protecciones que otros trabajadores, independientemente de cómo trabajemos y de cómo nos identifiquemos. Necesitamos la despenalización total del trabajo sexual para todas nosotras. Este proyecto de ley proporciona cambios importantes a las leyes del TN sobre trabajo sexual que serán beneficiosas para todas las trabajadoras sexuales, incluidas las trabajadoras sexuales aborígenes, ya sea que nos identifiquemos como trabajadoras sexuales o no “.

La Presidenta de Scarlet Alliance, Jules Kim, dice: “Este es un día trascendental para todas las trabajadoras sexuales y establece un ejemplo positivo de que las trabajadoras sexuales son miembros valiosos de la comunidad, merecedoras de derechos y protecciones. Aplaudimos al Gobierno del TN por escuchar a las trabajadoras sexuales y la evidencia para despenalizar completamente el trabajo sexual en el TN. El trabajo sexual es trabajo y es fantástico que finalmente se lo reconozca como tal. Esperamos que estas reformas críticas demuestren la importancia de las asociaciones de mejores prácticas entre las trabajadoras sexuales y el gobierno y conduzcan a campañas similares para la despenalización del trabajo sexual en otros estados y territorios en toda Australia “.

 

Para comentarios:

Leanne Melling

SWOP NT Coordinator

Móvil: 0447022332

 

Jules Kim

CEO de Scarlet Alliance

Móvil: 0411985135

La prostitución como violencia de género: asalto al Estado de Derecho. Hacia la prohibición de la prostitución en España.

 

La prohibición de la prostitución en España es inminente. La exigencia al próximo gobierno de una ley que penalice a los clientes y todo tipo de proxenetismo, exigencia liderada por la facción radical del feminismo, domina el discurso en todos los ámbitos. ¿Su fundamento?: el dogma de que la prostitución es violencia de género. Un dogma introducido ya en el Pacto de Estado contra la violencia de género sin ningún tipo de debate, sin necesidad de ninguna argumentación, tan sólo por la presión de las organizaciones abolicionistas.

El dogma de la prostitución como violencia de género era necesario para prohibir la prostitución mediante la penalización de los clientes. No bastaba con el mito de que el 80% de las prostitutas son víctimas del mito de la trata de personas con fines de la fantasmal (por indefinida) “explotación sexual”. Porque admitía que un 20% de las prostitutas lo eran por libre decisión y, entonces, ¿cómo desposeer de sus derechos fundamentales a esas mujeres que decidían libremente sobre su cuerpo y sobre su vida?¿Cómo lanzar el ataque al Estado de Derecho que reconoce mediante sus principios constitucionales el derecho de las mujeres a prostituirnos?

No argumentan por qué la prostitución debe ser considerada violencia de género. No en España, donde no tienen necesidad de argumentar nada. Pero el argumento, tal como lo expresan en otras partes, es que el sexo consentido sin deseo sexual por parte de la mujer es violencia contra ésta. Un argumento absurdo.

Sólo la conciencia de la enormidad de una ley como la que andan buscando las dominadoras de las mujeres y sus aliados y del enorme coste social y presupuestario que supondría puede frenar su aprobación. Un coste social que llevaría a la deportación masiva de inmigrantes indocumentadas y al paro sin derechos —a la miseria— a decenas de miles de mujeres; un coste presupuestario que supondría la creación de miles de nuevos puestos de policía para vigilar a todas y cada una de las prostitutas y la subvención a un enjambre de ONG rescatadoras —un nuevo Patronato de la Mujer— dirigidas por abolicionistas, tanto seglares como religiosas.

El enorme coste social y humano que supondría crear las condiciones para el control total de la prostitución clandestina por la mafia policial.

Frente a esta ofensiva totalitaria, las trabajadoras sexuales y sus aliadas y aliados, los defensores de los derechos humanos, de los derechos fundamentales reconocidos por la Constitución, de los derechos de las mujeres, del Estado de Derecho, sólo tienen un camino posible: la defensa de la total despenalización del trabajo sexual en los términos expresados en el Manifiesto Político de las Trabajadoras Sexuales del Estado español.

 

Por los derechos de las trabajadoras sexuales, por los derechos de las mujeres, por los derechos de la humanidad, por la libertad y la democracia,

 

SUSCRIBE Y DIFUNDE

el

MANIFIESTO POLÍTICO DE LAS TRABAJADORAS SEXUALES DEL ESTADO ESPAÑOL

 

 

 

 

 

Manifiesto Político de las Trabajadoras Sexuales del Estado español

 

Las Trabajadoras Sexuales somos ciudadanas de pleno derecho.

Prostitución es sexo consensuado entre adultos y, por tanto, libertad sexual amparada por la Constitución.

Aunque las leyes y los jueces reconocen y defienden nuestro derecho a prostituirnos en el ejercicio de nuestra libertad sexual, penalizan al mismo tiempo algunos aspectos de nuestro trabajo, en virtud del modelo abolicionista implantado por el dictador Franco en 1961 y aún vigente.

Este modelo abolicionista, al tiempo que reconoce la legitimidad de la libre decisión de las mujeres a prostituirnos, penaliza a todas aquellas personas que nos ayuden a llevar a cabo nuestro trabajo, bajo la fórmula del “proxenetismo aún con consentimiento de la prostituta”.

Son estas leyes abolicionistas las que nos están impidiendo disfrutar de la totalidad de nuestros derechos humanos y las que refuerzan a los ojos de la sociedad la visión de las prostitutas como mujeres ligadas al mundo del crimen.

Por tanto, decididas a recuperar de una vez por todas la totalidad de nuestros derechos humanos, es decir, nuestros derechos fundamentales reconocidos por la Constitución,

 

EXIGIMOS

la

TOTAL DESPENALIZACIÓN DEL TRABAJO SEXUAL

 

que se concreta en los siguientes puntos:

 

1.- Supresión del art. 187 del Código Penal (“prostitución forzada” y “proxenetismo”).

Basta con aquellos artículos del Código Penal que penalizan el secuestro y la violación.

En este caso, como en el siguiente, el desprecio al consentimiento de la persona (la prostituta) atenta contra la libertad sexual protegida por el mismo Código Penal, así como contra la libertad de empresa y el derecho al trabajo asimismo reconocidos por la Constitución.

Los vicios del consentimiento que pueden invalidar éste ya están contemplados en nuestro sistema jurídico: no es lo mismo un consentimiento invalidado por iniciativa de la persona titular del bien jurídico protegido —la libertad sexual, la libertad de empresa, el derecho al trabajo— que consigue demostrar que su consentimiento fue viciado que un consentimiento despreciado por la ley como “irrelevante” violando así la dignidad de la persona que lo dio libremente.

 

2.- Supresión del párrafo b) del artículo 177 bis del Código Penal (De la trata de seres humanos) que dice “La explotación sexual, incluyendo la pornografía.”

Basta con el párrafo “a) La imposición de trabajo o de servicios forzados, la esclavitud o prácticas similares a la esclavitud, a la servidumbre o a la mendicidad.”

 “Explotación sexual” es un término que no tiene definición, ni en la ley española ni en la ley internacional. Esta indefinición no es casual sino intencionada y hace que el párrafo b) viole el principio jurídico básico de legalidad.

 

3.-  Eliminación del párrafo 11 del art. 36 de la Ley Mordaza: “La solicitud o aceptación por el demandante de servicios sexuales retribuidos en zonas de tránsito público…)”

Porque viola los derechos constitucionales a la libre circulación y a la intimidad: se penaliza una conversación privada protegida por las leyes de protección de la intimidad y se viola la igualdad de todas las personas ante la ley al penalizar por el solo hecho de estar en la calle a aquellas mujeres que la policía supone que realizan la actividad legal de venta de sexo.

 

4.- Derogación de la Ley de Extranjería.

Aunque esta Ley no se refiere expresamente a la prostitución, si afecta al gran número de trabajadoras sexuales inmigrantes indocumentadas que, bajo la amenaza constante de detención, ingreso en CIE y deportación, deben esconderse de la policía y quedan indefensas ante las violaciones y la explotación económica llevadas a cabo por las mafias.

 

5.- Esta despenalización debería completarse —al modo de Nueva Zelanda, primer país en el que se ha despenalizado totalmente el trabajo sexual— con una regulación estricta de los propietarios de burdeles y del funcionamiento de éstos, con el objetivo, como dice el preámbulo de la Ley de Reforma de la Prostitución de Nueva Zelanda, de:

“salvaguardar los derechos humanos de las personas que ejercen el trabajo sexual y protegerlas de la explotación, promover el bienestar y la salud y seguridad ocupacional de las trabajadoras sexuales y propiciar la salud pública.”

 

Llamamos a todas las organizaciones, partidos políticos, sindicatos y fuerzas democráticas en general a apoyarnos en nuestra justa lucha por recuperar nuestras libertades democráticas.

Llamamos a todas las personas defensoras del Estado de Derecho frente a las imposiciones totalitarias a apoyarnos en la consecución de nuestros objetivos democráticos.

Llamamos en particular a las mujeres, a nuestras hermanas, a apoyar nuestra lucha, que es la lucha de las mujeres contra el patriarcado.

 

¡LOS DERECHOS DE LAS TRABAJADORAS SEXUALES SON DERECHOS HUMANOS!

 

¡LOS DERECHOS DE LAS TRABAJADORAS SEXUALES SON LOS DERECHOS DE LAS MUJERES!

 

¡PROSTITUCIÓN ES LIBERTAD SEXUAL!

 

¡TRABAJO SEXUAL ES TRABAJO!

 

 

 

 

La antropóloga que se infiltró en un burdel: “Me llamaban puta sólo por estar junto a ellas”

 

IRENE HDEZ. VELASCO

@irenehvelasco

19 de octubre 2019

https://www.elmundo.es/papel/historias/2019/10/19/5da9a9c221efa04a6e8b463b.html

 

Armada con una libreta y un boli, una profesora de la Universidad Pontificia Comillas se infiltró durante un mes en varios clubes de España para conocer el mundo de la prostitución desde dentro

 

FOTOGRAFÍAS: ANTONIO HEREDIA

 

Hay antropólogos que se van a una remota isla de Papúa Nueva Guinea a estudiar el comportamiento de una tribu que vive aislada en medio de la selva.

Y hay otros como Carmen Meneses-Falcón.

Esta madrileña se metió a vivir en varios burdeles para ver cómo funcionan y qué ocurre exactamente en el interior de esos 1.670 establecimientos de compraventa de sexo que, según datos de la Policía, hay repartidos por toda España y que han proliferado en las últimas décadas tras la suavización del delito de proxenetismo en el Código Penal.

«Cualquier antropólogo trata de ver con sus propios ojos todo lo que pueda del grupo que está estudiando», cuenta Meneses-Falcón. «Y eso es exactamente lo que he hecho. Es la mejor metodología para entender en profundidad un fenómeno».

Armada con una libreta y con un bolígrafo, esta profesora de antropología en la Universidad Pontificia Comillas en Madrid -que ya había realizado antes varios estudios sobre prostitución- residió en total en cuatro burdeles: dos situados en Galicia, uno en el País Vasco y otro en Andalucía. En cada uno de ellos pasó entre 8 y 10 días ininterrumpidos. Y allí, sobre el terreno, vio la realidad que esconden esos locales que encierran a un número importante de mujeres y que ha publicado en forma de artículo académico en The Social Science Journal bajo el título Living in the brothel (en castellano, Viviendo en el burdel: observación en contextos ocultos).

El primer desafío era encontrar puticlubs dispuestos a alojarla. Un policía puso a Carmen en contacto con dos empresarios dueños de burdeles, uno en Andalucía y otro de Galicia, quienes accedieron a que se alojara una temporada en sus establecimientos. Por su cuenta, ella había entrevistado a varios dueños de locales de venta de sexo para otro estudio que estaba realizando y logró convencer a dos de ellos (uno más en Galicia y otro en el País Vasco) de que le alquilaran una habitación durante una temporada.

Son espacios masculinos donde hay mujeres al servicio de los hombres. Necesitaba permiso para poder acceder

«Las mujeres tienen vedada la entrada a los burdeles», cuenta Carmen. «Son espacios masculinos donde hay mujeres al servicio de los hombres. Alguien como yo, que estaba fuera de ese contexto, necesitaba obtener permiso para poder acceder a ese espacio».

El siguiente problema era proponer su proyecto a su universidad… Una universidad católica.

«Anunciar en tu universidad que pretendes hacer inmersión en varios burdeles y vivir allí una temporada para hacer una investigación desata todas las alarmas en relación a los posibles peligros que puedes afrontar», admite Carmen. Por no hablar del problema de imagen que generaba aquello :«Digamos que no es la publicidad que mi universidad deseaba».

Su remedio fue expeditivo: primero realizó la investigación y luego contó que la había hecho.

Carmen se había marcado varias pautas éticas antes de entrar en los puticlubs. La más importante: «Tenía muy claro que no quería ser testigo de abusos a las mujeres, que mi trabajo terminaría en el mismo momento en que detectara algún tipo de agresión o coerción contra las mujeres del burdel. Tenía decidido de antemano que si eso ocurría llamaría a la policía y actuaría como testigo, dando por finalizada mi investigación».

Pero no ocurrió. «Sí que vi que en los burdeles personas ajenas a los mismos vendían de manera ilegal antibióticos y benzodiacepinas (medicamentos ansiolíticos que se suelen usar para el tratamiento de la ansiedad), pero no sentí que fuera mi responsabilidad informar a las autoridades de eso: decidí que sólo intervendría en caso de agresiones», subraya.

Dos factores, su edad y el hecho de ser una mujer, supusieron una ventaja a la hora de interactuar con las chicas de los cuatro burdeles en los que estuvo viviendo. «La mayoría de las mujeres que trabajan allí tienen entre 18 y 45 años», cuenta. «El que yo fuera mayor ayudó, ya que no me veían como una competidora al tratar de atraer a los hombres. Mi relación con ellas fue muy buena y nunca me percibieron como una rival. Más bien al contrario, muchas me veían como alguien con quien se podían desahogar».

Los dos primeros días en cada burdel los dedicó a entablar conocimiento con las mujeres. «Pero a partir del tercer día, en los cuatro burdeles empezaron a considerarme como una de ellas, integrándome y dejando de mostrarse precavidas en las conversaciones cuando yo estaba delante», señala.

La investigación que ha llevado a cabo Meneses se centra en los llamados clubs de plaza. Se trata de esos hoteles en los que las mujeres prostituidas residen y reciben a sus clientes. Es decir: no hay separación entre el espacio de trabajo y el espacio íntimo, entre lo público y lo privado.

Las mujeres que viven y venden sexo en esos clubs tienen que pagar generalmente entre 40 y 80 euros al día por la habitación (con desayuno, comida y cena muchas veces incluidos). Se supone que el dueño del establecimiento hace el negocio tanto con el alquiler de las habitaciones como con la venta de bebidas en el bar del local, donde los clientes negocian con las mujeres las prácticas sexuales y los precios a pagar.

Me llamaron ‘puta’ en más de una ocasión. Simplemente, por estar en la puerta de un burdel o junto a ellas

Este tipo de prostitución está pensada sobre todo para mujeres inmigrantes que no tienen contactos en España. Llegan directamente de sus países al burdel, donde encuentran (pagando, por supuesto) todo lo que necesitan -desde alojamiento a comida, lavandería, servicios de peluquería o internet- para que ellas se puedan concentrar en el ejercicio de la prostitución.

«Los dueños de los cuatro burdeles me dijeron que las mujeres llegaban allí y les decían que querían trabajar en su establecimiento, que ellos no promovían ni participaban en que las mujeres fueran a sus locales», explica la antropóloga.

Sin embargo, cuando ya le quedaba poco para irse de un burdel, el dueño le confesó: «Mira, en un momento había muy pocas mujeres y el negocio no funciona sin ellas, así que a una que volvía a descansar a su casa, a Colombia, le dije que por cada una que me enviara le daba 500 euros. Me mandó seis o siete mujeres».

En otro de los puticlubs, el dueño le dijo a la investigadora sacando pecho que todas las mujeres que estaban allí estaban tenían contratos de trabajo como azafatas. «Incluso llegó a enseñarme los contratos», afirma. «Pero descubrí que eran todos ficticios: las mujeres no recibían el dinero que ponía en esos contratos y las cuotas a la seguridad social, que decía pagarlas el dueño del local, las pagaban ellas».

Y es que la ley no es clara: en unos locales se les exigen a los dueños que las mujeres estén dadas de alta en la seguridad social y en otros no.

Carmen observó que en cada burdel las mujeres suelen permanecer alrededor de 28 días. Transcurrido ese periodo se toman un periodo de descanso, para regresar de nuevo a la prostitución en ese club o en otro diferente. «Cambiar de sitio es una estrategia importante tanto para las mujeres como para los dueño de los burdeles, que de ese modo ofrecen caras nuevas o, como suelen decir ellos, carne fresca», señala Meneses-Falcón.

Nada más ocupar su habitación en el primer puticlub donde estuvo la escritora, el mote que le acabaron endosando en los cuatro burdeles por aquello de que no dejaba de tomar notas, se dio cuenta que aquellas estancias solo estaban pensadas para tener sexo o para dormir. «No había una simple mesa sobre la que colocar el ordenador, no había una silla», asegura.

El bar, además de la recepción, fueron los principales lugares que Carmen eligió para llevar a cabo sus tareas de observación. Y en aquellos burdeles que tenían comedor ahí estaba como un clavo a la hora del desayuno, de la comida o de la cena, oyendo los comentarios que las mujeres hacían sobre aquello que habían ocurrido el día anterior.

El primer día en el puticlub ya se quedó ojiplática. Cuando le dijo a la dueña del club que se proponía estudiar sobre todo a los clientes y su comportamiento, ésta le soltó: «Pufffff... ¿Los clientes? Son unos drogaos y unos maricones, te vas a asombrar».

La inmensa mayoría de servicios sexuales van acompañados de consumo de cocaína, y eso incrementa el precio del servicio

A Carmen le llevó unos días entender lo que quería decir, el tiempo que tardó en ganarse la confianza de las mujeres allí prostituidas y comprender el concepto que estas tienen de los hombres que las pagaban a cambio de sexo. «A los clientes les llamandrogaos por el consumo de cocaína que hacen la amplia mayoría de ellos», explica. «La inmensa mayoría de servicios sexuales van acompañados de consumo de cocaína, y el uso de esta sustancia incrementa el precio del servicio».

-¿Y lo de ‘maricones’?

-Eso me dejó perpleja. Al principio pensé que se referían a clientes gays que acudían al burdel, aunque no me cuadraba mucho porque a mí me parecían heterosexuales. Luego supe que les llamaban así porque una de las peticiones más frecuentes que las mujeres prostituidas reciben de los hombres heterosexuales que acuden a los burdeles es que les practiquen a ellos sexo anal. Las mujeres tenían de hecho una amplia variedad de dildos y consoladores para ello que pude fotografiar. Lo que me chocó y me resultó difícil de entender fue que mujeres que trabajan con el sexo tuvieran una visión tan conservadora de esas prácticas sexuales.

Carmen también aprendió pronto que ser una mujer y estar en un burdel significaba automáticamente ser una puta: «Me llamaron ‘puta’ en más de una ocasión. Simplemente, por estar en la puerta de un burdel o junto a mujeres que trabajaban allí. Sufrí de primera mano las agresiones verbales que esas mujeres sufren a diario. La discriminación y la estigmatización a la que están sometidas esas mujeres es constante».

Como aquel día que se presentó en el burdel el empleado de la compañía de agua: «Estaba durmiendo y me despertó un ruido ensordecedor que no cesaba. Alguien estaba aporreando la puerta de entrada del burdel mientras chillaba: ‘¡Abrid, zorras, abrid!’. Eso me puso de pésimo humor, me apetecía bajar y decirle cuatro cosas al tipo que gritaba aquello, pero no me correspondía intervenir. Así que me asomé a mi ventana a observar. Después de estar varios minutos golpeando la puerta y de despertar a todas las mujeres, como el dueño del burdel no estaba una de ellas, bajé. Eran las 9.30 de la mañana y las mujeres se habían ido a la cama sólo tres horas antes. El tipo que golpeaba la puerta era de la compañía de agua y venía a leer el contador. Yo estaba alucinada: no se habría comportado así en ningún otro sitio, sólo se atrevía a hacerlo en un burdel».

Pero al menos allí estaba ella para verlo y para contarlo.

 

Veinte universidades públicas celebrarán debates sobre prostitución, reivindicando la voz de “las trabajadoras sexuales”

 

Un grupo de docentes, en su mayoría mujeres, procedente de 20 universidades públicas de España han organizado de manera coordinada debates sobre el “trabajo sexual” en los que se “incluye” la voz de las empleadas sexuales para así “visibilizarlas”. El detonante de esta iniciativa fue el “boicot” que varios colectivos feministas abolicionistas hicieron a unas jornadas de este tipo convocadas en la Universidad de A Coruña el pasado mes de septiembre.

 

17 de octubre de 2019

https://www.lavanguardia.com/vida/20191017/471039878013/veinte-universidades-publicas-celebraran-debates-sobre-prostitucion-reivindicando-la-voz-de-las-trabajadoras-sexuales.html

 

MADRID/OVIEDO, 17 (EUROPA PRESS)

Un grupo de docentes, en su mayoría mujeres, procedente de 20 universidades públicas de España han organizado de manera coordinada debates sobre el “trabajo sexual” en los que se “incluye” la voz de las empleadas sexuales para así “visibilizarlas”. El detonante de esta iniciativa fue el “boicot” que varios colectivos feministas abolicionistas hicieron a unas jornadas de este tipo convocadas en la Universidad de A Coruña el pasado mes de septiembre.

“La acción parte de la convicción de que en los debates públicos de toda sociedad democrática se han de poder ofrecer y representar los argumentos de las distintas posiciones, y han de incluir la voz de las personas trabajadoras sexuales que reclaman respeto y derechos”, defienden los organizadores de esta iniciativa, que proceden de distintas áreas, mayoritariamente la de Derecho. Según inciden, “los debates son una oportunidad para estimular el encuentro, el diálogo y la interlocución de la sociedad con sus protagonistas”.

Estos debates se desarrollarán durante el curso 2019/2020 en una veintena de universidades públicas. El primero tendrá lugar este viernes, el 18 de octubre, en la Facultad de Derecho de la Universidade da Coruña, y el último, en la Universitat Pompeu Fabra el 10 de junio de 2020.

En declaraciones a Europa Press, Blanca Rodríguez, profesora de derecho constitucional de la Universidad de Sevilla y una de las promotoras de esta iniciativa, ha reivindicado la libertad de expresión en torno al debate del “trabajo sexual”. “Ellas mismas se autodenominan así, nosotros no tenemos la capacidad de legitimarlo o no; trabajadoras sexuales es como ellas mismas se llaman”, ha manifestado Rodríguez, preguntada por la polémica que genera entre las feministas el plantear si la prostitución es un trabajo.

A su juicio, cualquier reflexión en esta materia debe incluir a “las personas involucradas” y a las “mujeres protagonistas” del trabajo sexual, “un sector social al que se silencia”. “Si no las tiene en cuenta la Universidad ¿Quién lo va a hacer?”, se ha preguntado Rodríguez, en defensa de la convocatoria de estos “debates en libertad” desde espacios públicos. Precisamente, la iniciativa se ha lanzado bajo el hashtag ‘#UniversidadSinCensura’. “Dentro de las universidades públicas tienen que existir los debates democráticos sobre temas que son relevantes y problemas sociales muy graves en la sociedad. No podemos evadir debates necesarios”, ha sentenciado por su parte la profesora de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III de Madrid y organizadora de la mesa redonda ‘Prostitución y trabajo sexual. Debate desde los derechos humanos’, que se celebrará en la Universidad madrileña, Silvina Ribotta

. En declaraciones a Europa Press, ha explicado que el objetivo de los organizadores es “debatir en libertad”, si bien ha asegurado que existen “diferentes sensibilidades” entre ellos. “La única obligación que la universidad no puede rehusar es el debate”, ha proclamado al respecto.

“LAS UNIVERSIDADES NO PUEDEN ALBERGAR ESTOS DEBATES”

Desde esa misma universidad madrileña, Rosa San Segundo, catedrática y directora del Instituto Universitario de Estudios de Género, ha rechazado estas convocatorias, alegando que “las universidades no pueden albergar el discurso de la defensa de la vulneración de los derechos humanos”. En su opinión, debatir sobre “el trabajo sexual” es “hacer apología de la violencia de genero”.

“La mayoría son mujeres compradas y vendidas, a muchas a veces las drogan, se comercia con su cuerpo, las cosifican, se ignora la violencia que se ejerce sobre ellas, y la mayoría son pobres y migrantes”, ha señalado a Europa Press. Precisamente, el programa de los debates se ha hecho público el 17 de octubre, Día Internacional contra la Pobreza y la Exclusión Social. A su juicio, en este tipo de debates “hay un intento de desmarcar la trata de la prostitución cuando son cosas que están intrínsecamente ligadas”.

Para San Segundo, que también dirige la Plataforma Universitaria de Estudios Feministas y de Género, detrás de este discurso “está el lobby proxeneta”. “No existe la prostitución feminista, no existe que lo hagan de forma libre”, ha sentenciado al respecto. “Cualquier discurso sobre la vulneración de derechos humanos en cualquier otro ámbito que no fuera las mujeres, sería impensable que la universidad lo permitiera”, ha insistido. Pero se hace, según ha lamentado, porque afecta a “mujeres pobres y migrantes”, que son las que “mayoritariamente” ejercen la prostitución, al igual que durante el franquismo eran “mujeres republicanas y pobres”.

Por orden cronológico, se celebrarán debates sobre el “trabajo sexual” en la Universidades da Coruña, la Universidad de Cádiz, la de Salamanca, la Universidad de Sevilla (Derecho), la Universidad Carlos III, la Universidad de Oviedo, la Universitat de Barcelona, la Universidad del País Vasco (UPVEHU), la Universidad de Sevilla (Antropología), la Universitat Autònoma de Barcelona, la Universidad de Granada, la Universitat de Lleida, la Universidad Pablo de Olavide, la Universidad de Almería (Humanidades), Universidad de Castilla La Mancha, Universitat de València (Ciencias sociales), la Universidad de Zaragoza (FCSyT), la Universitat Oberta de Catalunya, la Universidad de Jaén, la Universidad de Córdoba y la de Pompeu Fabra.

 

20 universidades organizan debates sobre prostitución de forma coordinada en protesta por la “censura” 

Las jornadas, promovidas por académicas de diversas facultades, comienzan este viernes y se extenderán hasta mediados de 2020. Se trata de una reacción a la cancelación de un debate sobre trabajo sexual el pasado septiembre en la Universidade da Coruña.

 

EFE

17 de octubre de 2019 

https://www.publico.es/sociedad/20-universidades-organizan-debates-prostitucion.html

 

Académicas de 20 universidades de todo el país se han coordinado para organizar debates y reflexiones sobre trabajo sexual, tal como han anunciado en una nota de prensa este jueves 17 de octubre, coincidiendo con el día internacional sobre la pobreza y la exclusión social.

La medida, puesta en marcha y divulgada por un amplio grupo que se aglutina bajo la etiqueta #UniversidadSinCensura, es “garantizar que la universidad sea un espacio de libertad de discurso y debates necesario para la producción de conocimientos y avances sociales”.

La acción coordinada es una medida de protesta y respuesta a la cancelación el pasado mes de septiembre de unas jornadas sobre trabajo sexual organizadas por la Universidade da Coruña, después de que una amplia crítica en redes sociales por parte de colectivos feministas abolicionistas, que criticaban que se hablara de “trabajo sexual”, puesto que consideran que la prostitución supone la explotación de las mujeres y no puede ser considerado un trabajo. El encendido debate en favor y en contra de esas jornadas fue recogidas por este diario en un artículo en el que explicaba las distintas posturas.

Las actividades que comienzan este viernes con un debate en Universidade da Coruña con una jornada titulada “Prostitución, trata y trabajo sexual a debate“, se extenderán a lo largo de todo este año y el que viene en diversas facultades de la veitena de centros.

Según el comunicado hecho público este jueves, la acción parte de la convicción de que los debates públicos de toda acción democrática se han de poder ofrecer y representar los distintos argumentos de las distintas posiciones y han de incluir la voz de las personas trabajadoras sexuales que reclaman respeto y derechos”.

Entre las universidades que organizarán debates figuran: Universidade da Coruña, Universidad de Cádiz, Universidad de Salamanca, Universidad de Sevilla (Derecho), Universidad Carlos III, Universidad de Oviedo, Universitat de Barcelona, Universidad del País Vasco (UPVEHU), Universidad de Sevilla (Antropología), Universitat Autònoma de Barcelona, Universidad de Granada, Universitat de Lleida, Universidad Pablo de Olavide, Universidad de Almería (Humanidades), Universidad de Castilla La Mancha, Universitat de València (Ciencias sociales), Universidad de Zaragoza (FCSyT), Universitat Oberta de Catalunya, Universidad de Jaén, Universidad de Córdoba y Universitat Pompeu Fabra.

 

Georgina Orellano: “Luchamos porque nuestro trabajo sea reconocido y para no estar expuestas al atropello de la policía”

 

La secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina conversó con Diagonales en el marco del 34º Encuentro Nacional de Mujeres que se desarrolla en La Plata

 

Por Redacción

12 de octubre de 2019

https://diagonales.com/contenido/georgina-orellano-luchamos-porque-nuestro-trabajo-sea-reconocido-y-para-no-estar-expuestas-al-atropello-de-la-polica/17127

 

 

En la ciudad de La Plata se desarrolla el 34º Encuentro Nacional de Mujeres. En este marco, Diagonales conversó con la secretaria de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina, Georgina Orellano, quien contó las luchas que vienen llevando adelante en los últimos años y sus balances al llegar a este encuentro.

“La incorporación de las trabajadoras sexuales al encuentro es una realidad”, celebró Georgina quien además evaluó cuáles son los principales debates que darán y sus expectativas de cara al futuro.

Autodefinida como peronista, reflejó optimismo de cara a un eventual gobierno de Alberto Fernández, para poder dar debates en la agenda pública que hasta ahora no han podido ser dados.

¿Cuáles son las expectativas de este Encuentro Nacional de Mujeres? 

-Bueno, la verdad que estamos con todas las compañeras con mucha ansiedad. Siempre que llega el encuentro para nosotros es un punto de reencuentro entre todas las trabajadoras meretrices que estamos luchando por el reconocimiento de nuestros derechos en distintos lugares del país. Y el encuentro lo que nos permite es conocer más compañeras, otras realidades. Es un encuentro federal que nos permite reencontrarnos.

¿Cómo ves este encuentro con talleres que tienen que ver con el trabajo sexual?

-Y nosotras creemos que dentro de estos espacios es un debate superado. Ya hemos transitado en tener que solicitarle a las comisiones organizadoras en Rosario en el 2016 la apertura de un taller que estuvo en la grilla de los encuentros del 2003 y luego desapareció de la misma, modificándose también hasta la identidad del qué hacer mismo con la denominación de ‘mujeres en situación de prostitución’, que es uno de los talleres que perdura hasta el momento. Creemos que para nosotras está saldada.

“La incorporación de trabajadoras sexuales en el encuentro es una realidad”.

Sabemos que la incorporación de las trabajadoras en el encuentro es una realidad, lo que sí me parece que no está saldado es las posiciones que hay dentro del movimiento feminista de mujeres, lesbianas, travestis y trans con respecto a nuestro trabajo y que justamente los encuentros nos brindan esos espacios para seguir debatiendo, para seguir sensibilizando y para seguir construyendo por lo menos una agenda propia nuestra que vaya a combatir la violencia institucional y por el reconocimiento de nuestros derechos.

En referencia a la violencia institucional, cuáles son las luchas que dan en el día a día por lo que sufren las trabajadoras sexuales. 

-AMMAR, es una organización que ya va a tener 25 años que tenemos y luchamos porque nuestro trabajo sea reconocido y parte de nuestro trabajo es justamente un marco legal para salir de la clandestinidad y no para estar expuestas constantemente al atropello por parte de la policía. Desde coimas policiales que debemos pagar, vulneraciones a nuestros derechos, hostigamientos, atropello policial, detenciones arbitrarias y políticas totalmente arbitrarias que son pensadas para combatir la trata de personas o para combatir el narcotráfico, pero que nos tiene a nosotras como un objeto constante de persecución.

“Luchamos porque nuestro trabajo sea reconocido y para no estar expuestas constantemente al atropello por parte de la policía”.

En La Plata, sin ir más lejos, se da lo que  no se da en ningún otro punto del país, el armado de biombos que hace la comisaría de la zona para requisar a las compañeras en el espacio público y toda la violencia que eso genera. No solamente en la requisa, en el maltrato sino también hacia la violencia psicológica y después el estigma con los vecinos y vecinas del barrio.

En cuanto a los derechos laborales que se están buscando para el trabajo sexual, comentános cómo se viene trabajando desde Ammar en esa línea.

-Nosotras venimos trabajando desde Ammar en distintas instancias proyectos que buscan reconocer el trabajo sexual. El último que presentamos fue en la provincia de Neuquén, en el año 2014. Luego se siguieron desplegando a nivel nacional, provincial y municipal, un montón de políticas que generaron mayor criminalización a nuestro trabajo, políticas conocidas como ‘antitrata’ que buscan luchar contra la trata de personas, pero que equiparan a nuestro trabajo con un delito.

“El próximo año seguro nos encontremos presentando un proyecto con un modelo de despenalización del trabajo sexual”.

Por eso estamos intentando generar un consenso entre todas las compañeras y los compañeros que integramos la organización justamente para presentar otro proyecto de ley más de avanzada, pensando cuál es la realidad nuestra en este contexto de país y cuáles son las políticas que restringen el uso de los espacios para organizarnos y poder trabajar de manera tranquila. El próximo año seguro nos encontremos presentando un proyecto con un modelo de despenalización del trabajo sexual.

En referencia al contexto, me imagino que la crisis económica también genera problemas además de la política represiva. 

-Sí, totalmente. Hay muchísima más precarización laboral. La crisis económica lo que generó es que muchísimas compañeras que habían dejado de ejercer el trabajo, que habían incursionado en otro tipo de actividad laboral,   siempre marcada dentro de lo que es la economía popular, tuvieron que volver porque no podían pagar sus alquileres, porque no podían seguir sosteniendo el negocio de ropa  que se habían puesto o el kiosco o el negocio del barrio.

“La crisis económica generó que muchísimas compañeras que habían dejado de ejercer el trabajo sexual tuvieron que volver porque no podían pagar sus alquileres”.

Compañeras que  fueron alcanzadas por el tarifazo de la luz y el gas que vuelven nuevamente a ejercer el trabajo sexual y lo que eso genera también. Mucha más presencia de trabajadoras sexuales en la zona de trabajo. Eso genera mucha más violencia con respecto a la policía. Después se empieza nuevamente a retroceder con la mala convivencia que se tiene con los vecinos y las vecinas, cuando ven mucha más presencia de compañeras en los barrios. Y también nos preocupa que hay  compañeras de 50 y 60 años que siguen ejerciendo el trabajo sexual porque no han hecho ningún aporte jubilatorio porque nuestro trabajo  no está reconocido y lejos de percibir algún ingreso económico, tienen que dedicar hasta 16 horas por día para poder trabajar y  poder seguir subsistiendo.

En lo que respecta al encuentro, se les habilitaron 21 aulas para el taller de trabajadoras sexuales y estrategias para el reconocimiento del trabajo  sexual. ¿Cómo evalúan ese logro en esta lucha de tantos años?

-Cuando desde la comisión organizadora nos dijeron que había 21 aulas y que la cantidad de aulas que se habían dispuesto para nuestros talleres dependía sobre todo de la cantidad de inscripciones de compañeras que se inscribieron al encuentro y que se asignaron la participación a talleres nuestros del trabajo sexual. Eso nos da a todas nosotras el reflejo que va a ser el encuentro más convocante de todos  los encuentros nacionales y nosotras nunca hemos tenido tanta cantidad de talleres. Creo que el máximo que  hemos tenido fueron diez, en la ciudad de Rosario en 2016, la primera vez que habilitaron los talleres. Esto refleja el interés que despierta conocer la realidad nuestra y conocer también nuestra lucha.

También se empieza a hablar en las universidades del trabajo sexual y en territorios que quizá siempre se ha hablado de manera hostil de las trabajadoras sexuales, ¿cómo vas viendo ese avance en el mundo de la academia?

-Nosotros cada vez que desde algún centro de estudiantes, desde alguna carrera nos convocan para hablar sobre algún tema del trabajo sexual, con perspectiva de género, trabajo sexual en la ESI, trabajo sexual y el rol de los medios, trabajo sexual y el derecho penal, por supuesto que lo celebramos porque durante muchos años nosotras en esos ámbitos académicos hemos sido más objetos de estudio que sujetos políticos.

“En el ámbito académico siempre hemos sido más objetos de estudio que sujetos políticos”.

Nos han estudiado, se ha investigado sobre nosotras pero muchas veces invisibilizando las voces nuestras y eso ha generado que se haya construido un discurso victimizante, que  por mucho  tiempo fue hegemónico no solo en la academia sino en muchísimos actores sociales. También sabemos que hay una resistencia. A nosotros nos costó mucho, hace tres semanas estuvimos en la facultad de derecho de La Plata y nos costó un montón poder desarrollar una actividad que teníamos con el programa de Antropología que nos habían convocado porque también hubo una resistencia, hubo cartas al decano, también hubo cartas a la directora de la carrera que nos habían convocado, diciendo que no podían darnos voz a personas que nos autopercibimos como trabajadoras sexuales porque Argentina adhirió a un protocolo abolicionista del año 1949 donde no reconoce nuestra actividad como trabajo, entonces querían censurar nuestras voces.

Yendo a lo personal y tus vivencias, ¿cuándo fue que se despertó en vos la idea de comenzar a luchar por estos derechos?

-No fue de manera espontánea. Fue un proceso y la verdad que el proceso que se fue dando dentro de la organización  fue cuando teníamos problemas con la policía por nuestro trabajo sexual. Cuando comenzamos a tener problemas con la policía eso nos impulsó a acercarnos a AMMAR y como nos dieron una respuesta rápida y efectiva, eso nos despertó confianza e interés en decir que se interesan por los derechos nuestros y no como históricamente nos han hecho querer creer que a nadie le interesa lo que nos pase.

“Cuando comenzamos a tener problemas con la policía eso nos impulsó a acercarnos a AMMAR”.

Entonces como forma de agradecimiento fuimos varias compañeras comenzando a participar de distintas actividades y eso fue como generándome mayor conciencia social de que ese es el lugar en el que cualquier trabajador o trabajadora tiene que estar. El mejor lugar de cualquier trabajadora para luchar por sus derechos es el sindicato. Me enamoré de la herramienta sindical, comencé a derribar un montón de prejuicios que tenía con la idea de la sindicalización, entendiendo que muchos de esos prejuicios vienen de lo que nos venden los medios  de comunicación hegemónicos.

“El mejor lugar de cualquier trabajadora para luchar por sus derechos es el sindicato”.

Te definís como peronista, ¿cómo ves el futuro en torno a las luchas de ustedes? 

-El optimismo siempre está porque nosotras veníamos de las que pensábamos que todavía mucha gente iba a seguir votando al gobierno de Cambiemos, cuando vimos la diferencia tan alta es una ilusión, porque por lo menos vamos a tener un gobierno de acá a cuatro años en adelante que con un montón de dificultades, obstáculos y desafíos, nos va a permitir plantear nuestro tema y no como ahora con este gobierno que hubo un total retroceso en cuanto a la violencia institucional. Somos optimistas de que va a existir la posibilidad, después lo otro depende de muchas cosas como por ejemplo la situación del país. Nosotras ahora planteamos la idea del trabajo sexual con mucha más fuerza, ya no es como con el gobierno de Cristina que se nos prohibió el rubro 59, se modificó la ley de trata, hoy hay mayor conciencia en la sociedad con nuestro trabajo y un lugar ganado en el feminismo.

¿Y han podido establecer algún vínculo con alguien del futuro gobierno nacional o provincial?

-Hay muchas organizaciones feministas que pertenecen al Frente de Todos y Todas que han tenido en los últimos años muchísima vinculación con nosotras.

 

Motivos para ser puta y más puta

 

Diez motivos para ser puta y más puta, de Beatriz Espejo.  

  1. El sexo es placer y hemos decidido que nos gusta hacerlo cuando queremos y como queremos.
  2. El dinero nos enriquece y nos hace más libres que cuando somos pobres.
  3. Es más sano cobrar por sexo al patriarcado que regalar tu cuerpo y que encima te consideren puta. Las gratuitas tienen un millón de problemas, pues les han dicho que puta = mala y se lo han creído como tontas.
  4. Al contrario que muchas putas gratuitas que regalan su cuerpo al patriarcado, nosotras no pedimos que las corran a palos a ellas o sus clientes. Y eso que nos quitan trabajo con esa competencia desleal.
  5. Las mujeres listas le sacan la pasta al patriarcado hasta por dar los buenos días. Si nos pagan es porque lo merecemos.
  6. Cobrar por sexo despierta la envidia de mucha mujer machista con el síndrome de Bernarda Alba. Sólo por joder al machismo femenino de tanta talibana merece la pena cobrar, pagar o disponer de tu cuerpo para tu beneficio.
  7. La reinserción de putas suele ser una estafa patriarcal. A quien beneficia es a esas parásitas abolicionistas que han hecho del género su fuente de ingresos de las subvenciones.
  8. El mundo ha estado lleno de “feministas de la dignidad” que han abolido de forma tiránica la sexualidad femenina y el puterío. Las bernardas son un producto patriarcal.
  9. Enseñemos a las abolicionistas cagabandurrias el camino de la luz y el respeto a la pluralidad sexual femenina.
  10. No hay nada más bonito ni más libre que el derecho a decidir, conquista histórica aún no lograda para la mujer. El patriarcado nos ha dado por el culo durante siglos. Como dijo Olympe de Gouges el cuerpo de una mujer pertenece a ella exclusivamente. Ni a otros hombres, ni a otras mujeres.

 

07.Abr.2010    Por Javier Gallego ‘Crudo’ 

https://blog.rtve.es/carnecruda/2010/04/motivos-para-ser-puta-y-m%C3%A1s-puta.html