Se equivocan las abolicionistas

 

 

Se equivocan las abolicionistas si creen que van a acabar con la prostitución. Y no porque sea imposible, sino porque no han adoptado la táctica adecuada. Hacer la guerra a la prostitución “manu militari”, como se hace la guerra a las drogas o al terrorismo, solo llevará a un mayor sufrimiento de las mujeres y a un mayor enriquecimiento de las mafias, estatales y no estatales, para mayor gloria del feminismo carcelario.

La forma de acabar con la prostitución es llevar a cabo una guerra comercial que hunda los precios y arruine a la competencia. Esta guerra debería enfocarse en la demanda, por una parte, y en la oferta, por otra.

Acabar con la demanda de sexo pagado es fácil: basta con ofrecer sexo gratis. Y a esto las feministas abolicionistas no deberían objetar nada, ya que defienden el derecho a hacer con el propio cuerpo lo que se quiera y tienen muy claro que la fidelidad conyugal y la castidad virginal son instituciones patriarcales. Ahí están las Femen, usando sus tetas como arma de combate. Ya veo a las cohortes de feministas abolicionistas recorriendo los polígonos y haciendo que pagar por sexo sea lo más estúpido de este mundo.

Y en cuanto a la oferta, terminar con ella no puede ser asimismo más fácil: basta con ofrecer a cada prostituta una renta equivalente a sus ganancias y en las mismas condiciones, es decir, no hacer nada más que acostarse con quien le de la gana y cuando le de la gana.

Si no se pone fin a la prostitución es porque las abolicionistas no quieren.

Ellas sabrán por qué quieren llevar adelante una guerra que solo beneficia a las mafias.

Carta abierta a Femen Alemania

 evibes

6 de febrero de 2013

http://evibes.blogsport.de/2013/02/06/open-letter-to-femen-germany/

El viernes 25 de enero, en la Herbertstrasse de Hamburgo, las Femen llamaron la atención del público con su campaña “A la mierda la industria del sexo”. No se puede negar que hicieron una comparación con el “Tercer Reich”, como se puede ver en algunas fotos subidas a Internet en las que aparecen adornadas con la esvástica. ¿Un comunicado pormenorizado? No se puede encontrar en ninguna parte. Mientras tanto, aumentan las preguntas.

Femen Alemania tiene 1.714 “me gusta” en Facebook; el grupo principal llega a 80.414. Razón suficiente para nosotrxs para preguntar quiénes son estas Femen, qué defienden y qué mensajes quieren propagar. Por lo tanto, hemos escrito la siguiente carta abierta.

 

Carta abierta a Femen Alemania

Nosotrxs, “e*vibes – für eine eman­zi­pa­to­ri­sche pra­xis“, somos un grupo feminista/crítico del sexismo, radicado en Dresde (Alemania). El lunes pasado, conocimos vuestra última acción en Hamburgo. Tras haber superado la sorpresa inicial, nos armamos de valor y comenzamos a escribiros esta carta. Es una carta con sólo unas pocas de las muchas preguntas que nos hacemos.

Hemos echado un vistazo a vuestro autoconcepto según lo mostráis en femen.org, el sitio web internacional al que referís desde vuestro sitio web nacional. Hemos comprobado que ha valido la pena, ya que algunas preguntas han surgido de inmediato: ¿Cómo definís “mujeres”? ¿Pueden ser Femen las mujeres que no tengan pechos? ¿Que pasa con las mujeres transexuales?

“Las activistas de FEMEN son moral y físicamente soldados en forma” —¿Qué significa “moral y físicamente en forma”? ¿Pueden ser Femen las mujeres que no estén físicamente en forma? ¿Por qué soldados? ¿Qué simbolismo se esconde tras las flores que os ponéis en el pelo? Todo lo que podemos decir es que el autoconcepto no deja esto claro.

“tetas calientes, cabeza fría y manos limpias” —¿Qué aspecto tienen los pechos cuando no están “calientes”? ¿Tienen que corresponderse los pechos a un ideal de belleza prevalente en la sociedad?

Presumiblemente, “cabeza fría” se refiere a la inteligencia. ¿Cómo se define la inteligencia y qué pasa con las personas que no alcanzan el nivel requerido? ¿Qué coeficiente intelectual se necesita para unirse a vosotras?

¿Qué significa “manos limpias”? Nuestra primera asociación es: “yo me lavo las manos”.

¿Cómo definís ideología, democracia y patriarcado? En vuestro autoconcepto podemos leer que patriarcado se limita a tres áreas: dictadura, iglesia e industria del sexo. ¿Cómo está estructurado el patriarcado, en vuestra opinión?

Dejando a un lado la autoconcepción presentada en femen.org, nos gustaría haceros algunas preguntas a vosotras como Femen Alemania:

¿Por qué usáis los colores de la bandera nacional alemana y por qué los usáis tanto? ¿Hasta qué punto está ligado el feminismo al nacionalismo, en vuestra opinión?

Schew­t­schen­ko es una de las fundadoras ucranianas de Femen. En una entrevista en el diario alemán ZEIT, dice que no buscan la abolición de la dominación masculina, sino su inversión. La razón es sencilla: Schew­t­schen­ko cree que las mujeres son mejores gestionando el poder y que no librarían guerras. “¿Por qué, si no, nos habría dado la naturaleza la capacidad de decidir acerca de la continuación de la vida?” (Fuente en alemán: http://​www.​zeit.​de/​gesellschaft/​zeitgeschehen/​2013-01/​femen-herbertstrasse-protest)

¿Compartís vosotras, como Femen Alemania, este punto de vista?

Os concedemos que las mujeres sufren una discriminación negativa. Esto debe ser contrarrestado. Pero el objetivo no puede ser la inversión de poder. En cambio, es la relación de poder asimétrica en sí misma la que debería ser criticada. Nosotrxs rechazamos también decididamente vuestra definición biologista implícita de “hombre” y “mujer” con características claramente diferentes y fijadas por la naturaleza.

¿Dónde diablos están los contenidos de la campaña “A la mierda la industria del sexo – la industria del sexo es el fascismo del siglo 21”? ¿Cómo definís “fascismo”?

¡¿Una esvástica sustituyendo la x en “industria del sexo”… de verdad?!

fuch the...

¿Por qué habéis llevado a cabo la acción en una fecha tan próxima al 27 de enero (Día Memorial del Holocausto, liberación de Ausch­witz)? No tenemos duda de que conocíais el significado de esta fecha, ya que escribisteis el bien conocido lema de la puerta de Auschwitz “Ar­beit macht frei” sobre la puerta de la Herbertstrasse y usasteis frases como “prostitución es genocidio”.

Equiparáis la Shoa y el Porrajmos con la prostitución, como si las mujeres fueran asesinadas industrialmente por millones, sólo por ser mujeres. Esto es totalmente increible y absolutamente inaceptable. De esa forma el fascismo, el genocidio y el holocausto son relativizados y minimizados.

La ley alemana tipifica el uso no histórico de la frase “Arbeit macht frei” como incitación al odio. Dejando a un lado la ilegalidad, vuestro uso de la esvástica y de la frase mencionada las vuelve a hacer socialmente aceptables.

No nos sorprendería veros el 13 de febrero en Dresde con vuestras antorchas, codo con codo con los viejos y los nuevos nazis, conmemorando a las mujeres muertas por las Fuerzas Aliadas.

e*vibes

en alemania

El hombre que creó a las Femen: una nueva película saca a la luz a Victor Svyatski como el autor intelectual del grupo protesta y sus acciones sorpresa a pechos descubiertos

GEOFFREY MACNAB   Martes 3 de septiembre de 2013

http://www.independent.co.uk/arts-entertainment/films/news/the-man-who-made-femen-new-film-outs-victor-svyatski-as-the-mastermind-behind-the-protest-group-and-its-breastbaring-stunts-8797042.html

Ucrania

 

Es el grupo feminista ucraniano que puso nervioso al Presidente Putin. Sus activistas han realizado muchas protestas contra la represión sexual y política desnudándose de cintura para arriba en acciones sorpresa cuidadosamente coreografiadas ante los medios.

“Nuestra misión es protestar, nuestras armas son los pechos desnudos”, reza su eslogan. Ahora, un nuevo documental proyectado en el Festival de Cine de Venecia ha revelado que las Femen han sido fundadas y son controladas por un hombre.

Ucrania no es un burdel, dirigida por la cineasta australiana de 28 años de edad Kitty Green, ha “sacado a la luz” a Victor Svyatski como la mente dirigente que está tras el grupo. El Sr. Svyatski es conocido como “asesor” del movimiento. Según la página web de las Femen, fue duramente golpeado por los servicios secretos de Ucrania a comienzos del verano a causa de sus actividades en el grupo.

Sin embargo, la Sra. Green revela que Svyatski no es tan sólo un colaborador de Femen, sino que es su fundador y su eminencia gris. “Es su movimiento y es él el que selecciona a las chicas. Seleccionó a las chicas más bonitas porque son las que venden más periódicos. Las chicas más bonitas salen en primera página… eso se convirtió en su imagen, esa fue la forma como vendió la marca”, dice.

Hoy, varias de las primeras integrantes de las Femen —entre ellas su activista más conocida, Inna Shevchenko— son esperadas en Venecia para el estreno del documental de la Sra. Green. En los últimos días, varias de ellas han viajado al extranjero para escapar de la persecución en su patria, denunciando que han sido “acosadas sistemáticamente, duramente golpeadas, raptadas y amenazadas repetidamente° por las autoridades, mientras que en junio dos francesas y una alemana fueron encarceladas a raíz de una protesta en topless en Túnez.

Hasta ahora, no se había sabido hasta dónde llegaba la influencia del Sr. Svyatski. La película dice que fue él el que envió a las activistas de Femen a Bielorrusia, en una de sus misiones más terribles, donde fueron (según se testimonia en la película) detenidas por los agentes del servicio secreto, desnudadas, humilladas y abandonadas en un bosque cerca de la frontera con Ucrania.

La Sra. Green las acompañó durante su viaje. Dijo a The Independent que su rodaje fue robado por la KGB y que fue secuestrada, “incomunicada durante unas ocho horas”, y luego deportada a Lituania.

En el documental, la Sra. Green alaba la capacidad organizativa y el carisma del Sr. Svyatski, pero cuestiona su influencia sobre el grupo.

“Puede ser realmente horrible, pero es ferozmente inteligente”, dijo del Sr. Svyatski, que es entrevistado ante la cámara en su película. La Sra. Green vivió durante un año en un pequeño apartamento en Kiev con cuatro de las integrantes de Femen y filmó sus acciones. “El trato era que yo filmaría sus protestas y ellas subirían las grabaciones a su página web”, dijo.

Sólo poco a poco se dio cuenta de que era el Sr. Svyatski el que movía los hilos tras bambalinas. “Hasta que no llegué al círculo interior no pude conocerle. Él es Femen”.

Al comienzo, el Sr. Svyatski se negó a que la Sra. Green le filmara, pero ella estaba decidida a que él saliera en la película. “Para mí era una importante cuestión moral, porque me di cuenta de cómo funcionaba esta organización. Él era totalmente horrible con las chicas. Las gritaba y las llamaba putas”.

Cuando el fundador de Femen habló finalmente con la Sra. Green, intentó justificar su papel dentro de la organización y reconoció la paradoja de ser un “patriarca” que dirigía un grupo protesta feminista. “Estas chicas son débiles”, dice en la película.

“No tienen fuerza de carácter. Ni siquiera tienen el deseo de ser fuertes. Por el contrario, demuestran sumisión, ñoñería, impuntualidad y muchos otros factores que las impiden convertirse en activistas políticas. Era esencial enseñarles estas cualidades.

El Sr. Svyatski insiste a la Sra. Green en que su influencia en el grupo es positiva. Sin embargo, cuando es directamente preguntado si creó las Femen “para conseguir chicas”, replica: “Quizá sí, en alguna parte de mi subconsciente profundo”.

Una de las activistas de Femen dice de la relación entre las mujeres y el fundador del movimiento que es similar al “síndrome de Estocolmo”, en el que los rehenes sienten simpatía por sus captores.

“Somos psicológicamente dependientes de él, y aunque sabemos y comprendemos que nosotras deberíamos hacer esto sin su ayuda, hay una dependencia psicológica”, dice.

La hipocresía de las Femen: una guerra por la paz

12 de mayo de 2011 por Maggie McNeill

http://maggiemcneill.wordpress.com/2011/05/12/a-war-for-peace/

La hipocresía es un repugnante estado psicopático  –  Anton Chejov

Cuando el grupo feminista ucraniano llamado “Femen” apareció por primera vez hace unos tres años me sentí predispuesta a su favor; el hecho de que parecieran reinvindicar su poder sexual como mujeres (como evidenciaban sus protestas en topless y otras manifestaciones sexualmente provocativas) me hizo esperar al principio que fueran pro-sexo, pro-trabajo sexual y pro-mujer (en oposición a anti-hombre, como son la mayor parte de las personas que se llaman a sí mismas “feministas” en estos días). Por desgracia, estaba condenada a la decepción; a pesar de las inhabituales tácticas empleadas por el grupo, la agenda de Femen es típicamente neofeminista: dicen tonterías acerca del “patriarcado”, se oponen al trabajo sexual y han luchado contra la despenalización. Sin embargo, parecen reivindicar su identidad y sexualidad femeninas en lugar de negarlas como suelen hacer las femenneofeministas y, ciertamente, parecen carecer el típico auto-odio de las neofeministas. Y aunque hablan de dar poder político a las mujeres, apoyan la imposición del “modelo sueco” en Ucrania; en términos generales, me veo obligada a concluir que Femen, o al menos sus dirigentes, van más allá de la mera hipocresía neofeminista para caer en la absoluta locura.

Lo que hizo que volviera a prestarles atención fue este artículo del número del 6 de mayo de Der Spiegel, remitido a mí de forma separada (con una hora de diferencia) por los lectores Iain y Josh; más que cualquier otro artículo sobre el grupo que haya visto, revela las contradicciones inherentes a, por una parte, su retórica y sus tácticas y, por otra, las cosas a favor de las que dicen estar.

…Durante dos años, [Femen] ha estado luchando contra el turismo sexual y la prostitución en Ucrania, un país que hasta Google asocia automáticamente con “agencias de citas” y “mujeres”. Los anuncios que aparecen a la derecha de una búsqueda en Google de “Ucrania” son de “señoras ucranianas solteras”, “mujeres de Ucrania” o “búsqueda de pareja en Ucrania”. Aunque el grupo tiene sólo unas pocas docenas de activistas… y unos 300 seguidores, las protestas en topless han hecho que Femen haya alcanzado una reputación global. Hace un año, activistas semidesnudas advirtiendo contra el “secuestro de la democracia” irrumpieron en el colegio electoral en el que el candidato Viktor Yanulovich iba a depositar su voto. Tras su victoria, Yanukovich redujo la libertad de expresión y de prensa, e incluso encarceló a miembros de la oposición… el SBU, servicio secreto de Ucrania, ha intentado intimidar a las activistas de Femen. Éstas dicen que los funcionarios del SBU las amenazaron incluso con “romper las piernas” de la dirigente del grupo si no cesaba en sus ataques contra el gobierno.

… Los dirigentes de una universidad de Kiev enviaron recientemente amonestaciones a varias estudiantes por haberse implicado en actividades de Femen. Posteriormente, jefes del SBU las interrogaron en el despacho del rector. Los hombres preguntaron a las estudiantes “de dónde viene el dinero para vuestra campaña” y “para quién trabajáis” …En verdad, Femen sobrevive con las modestas contribuciones de un puñado de donantes. El alemán Helmut Josef Geier, más conocido como DJ Hell, apoya al grupo. También venden artículos a seguidores en Internet y subastan pequeñas obras de arte. Para producir éstas, las activistas primero pintan sus pechos de amarillo y azul y luego hacen impresiones en prendas o lienzos. ¿Qué tienen que decir de esto feministas como la alemana Alice Schwarzer o la estadounidense Gloria Steinem? Las feministas de la vieja escuela encuentran extraña a esta tropa en topless. “Se visten como prostitutas” …escribió en una revista rusa la investigadora de género María Dmitrieva refiriéndose a Femen. “La exhibición de pechos desnudos, con o sin causa, no es ciertamente propicia para el discurso social”.

“Sí”. suspira [la dirigente de Femen] Anna Hutsol…”Somos diferentes a las feministas clásicas. A fin de conseguir ser oídas ellas tuvieron que volverse como hombres. Pero nosotras queremos una auténtica revolución femenina. Nuestras protestas desnudas son parte de la lucha por la liberación de las mujeres. Tenemos el derecho a usar nuestros cuerpos como armas. Fueron los hombres los que relegaron los pechos al secreto”.

Hutsol dice que las feministas (de la segunda ola) se han vuelto igual que femen-hammerlos hombres, y estoy de acuerdo; también estoy de acuerdo con su afirmación de que las mujeres “tenemos el derecho a usar nuestros cuerpos como armas”. Pero aunque las mujeres de Femen defienden su propio derecho a usar sus cuerpos como espadas, desean negar a otras mujeres el derecho a usar sus cuerpos como rejas de arado. Un arma no es más que una herramienta, y si es moral usar la sexualidad femenina para luchar por lo que sea, ¿como puede ser inmoral usarlo para llevar comida a la mesa? En mi columna del 19 de noviembre condené a las neofeministas estadounidenses por negar el hecho de que el derecho de la mujer a “decidir” sobre su propia sexualidad (derecho que promueven tan vehementemente como un eufemismo del aborto) hace automáticamente a las leyes contra la prostitución ilegales e inmorales. Pero su hipocresía sobre este tema parece casi honesta y razonable en comparación con la afirmación de las activistas de Femen de que es moral trabajar por la supresión de la autonomía sexual de otras mujeres alardeando agresivamente de la suya.

una nueva forma

 

Activistas del grupo feminista ucraniano FEMEN se manifestaron en el barrio rojo Reeperbahn de Hamburgo el 10 de junio de 2012. El grupo llama al negocio sexual “una nueva forma de fascismo”. (Foto: PATRICK LUX/AFP/GettyImages)

en alemania