POR LAS PROSTITUTAS, CONTRA LA PROSTITUCIÓN

 

Primer comunicado del English Collective of Prostitutes (marzo de1990)

http://prostitutescollective.net/wp-content/uploads/2012/09/For-Prostitutes-Against-Prostitution.pdf

 

 

 

A FAVOR DE LAS PROSTITUTAS Y CONTRA LA PROSTITUCIÓN

CRUZANDO LAS LÍNEAS DIVISORIAS ENTRE LAS TRABAJADORAS SEXUALES Y LAS DEMÁS MUJERES

 

Mujeres: las más pobres de la clase obrera

El cálculo hecho en 1980 por las Naciones Unidas de que las mujeres hacen 2/3 del trabajo mundial a cambio del 5% de los ingresos y el 1% de los activos, explica la verdad básica sobre la prostitución, tanto en el Tercer Mundo como en los países industrializados. Las mujeres —que trabajan al menos el doble que los hombres— obtienen muchos menos ingresos; por lo tanto, las mujeres somos las vendedoras y los hombres son los compradores. Estimamos que el 70% de las mujeres prostitutas en Gran Bretaña son madres, en su mayoría madres solteras, que ejercen para mantenerse a sí mismas y a sus familias. Las discusiones, recomendaciones y políticas sobre la prostitución que pasan por alto la economía al dejar de lado la pobreza de las mujeres, esconden la verdad más grande sobre la vida de las mujeres. Socavan los fundamentos de la lucha contra la injusticia de las leyes de prostitución y la base para que las mujeres prostitutas y las no prostitutas trabajen juntas contra el sexismo que condena a la mayoría de las mujeres del mundo a la pobreza y / o a una jornada laboral de 24 horas.

Las Naciones Unidas confirman la experiencia de nuestra red internacional de que las mujeres están pagando el precio más alto por la crisis económica mundial de los últimos 10 años.

“Las Chlomenl adaptan su comportamiento a los cambios económicos en un intento de amortiguar el impacto de esos cambios en sus familias aumentando la cantidad de tiempo que trabajan en el hogar o en el mercado laboral.

Este comportamiento bien puede ser el efecto más significativo de la crisis, lo que implica que las mujeres hacen que el ajuste sea socialmente posible mediante el aumento de su propia actividad económica, trabajando más duro, mediante la auto abnegación “.(1)

En Gran Bretaña, el gobierno ha congelado el Child Benefit, el único reconocimiento universal de que cada madre es una madre trabajadora cuyo trabajo de cuidado de niños es una contribución crucial a la sociedad. A menudo es el único dinero que las mujeres pueden llamar suyo. También se han recortado los subsidios a la vivienda y otros beneficios, y el gobierno ha introducido el programa de trabajo obligatorio a cambio de prestaciones, lo que lo hace más difícil, especialmente para los jóvenes, reclamar prestaciones de asistencia social. Estas políticas económicas han resultado en un aumento de personas sin hogar y de prostitución. En nuestra encuesta de 101 prostitutas que trabajaban en diferentes áreas de Londres, tanto en la calle como en los locales, la necesidad económica era la razón fundamental dada por la prostitución en más de las tres cuartas partes de las mujeres. Además, otras 22 mujeres dijeron que habían “derivado hacia ella”: lo cual, si no tienes perspectivas económicas serias, como es el caso para la mayoría de las mujeres de la clase trabajadora, también es probable que sea un motivo económico. (2)

El Poll tax recientemente introducido, que se supone que todos los adultos deben pagar independientemente de los ingresos, y al que se han opuesto el 73% de las personas en Gran Bretaña, es probable que aumente aún más la prostitución, en la medida en que mujeres no asalariadas y gente joven se vean obligadas a ganar dinero para pagar el impuesto y cualquier multa que resulte de la falta de pago.

Quiénes somos

El Colectivo Inglés de Prostitutas (ECP, English Collective of Prostitutes) es una organización autónoma dentro de la Campaña Internacional “Salarios para el Trabajo Doméstico”. Junto con el US PROStitutes Collective y el grupo Wages for Housework en Trinidad que trabaja con mujeres prostitutas, formamos International Prostitutes Collective, una red de mujeres de diferentes razas, nacionalidades, edades y antecedentes que trabajan en diferentes niveles de la industria del sexo.

Estamos haciendo campaña por la abolición de las leyes de prostitución que castigan a las mujeres por negarse a la pobreza y / o la dependencia financiera de los hombres, y por los derechos humanos, legales, económicos y civiles de las mujeres prostitutas. También estamos haciendo campaña por que el dinero, la vivienda y otros recursos estén disponibles por igual tanto para las mujeres que ejerzan como para las que quieran dejar de ejercer; por casas seguras para niños y jóvenes fugados donde pueden ser anónimos para protegerlos de ser recogidos por la policía y enviados de vuelta a su casa, a menudo para sufrir más violencia; y por mayores beneficios, subsidios y salarios para que ninguna mujer sea vea forzada a tener relaciones sexuales con nadie por la pobreza, la dependencia financiera y / o la falta de alternativas económicas.

Nos oponemos a la “legalización” como una forma de control policial / gubernamental que institucionaliza a las mujeres en la prostitución. Evidencia de Alemania Occidental y Nevada (EE. UU.) ha demostrado que la legalización aumenta los intermediarios: los proxenetas legalmente reconocidos obtienen su parte del salario de las mujeres; aumentan la carga de trabajo de las mujeres; y segrega a las mujeres de sus familias y comunidades. La mayoría de las mujeres preferirían trabajar ilegalmente antes que estar registradas en un ordenador de la policía para toda su vida y tener que llevar encima sus libretas de salud. Las mujeres, no los hombres y no el Estado, debemos controlar nuestros cuerpos y nuestro dinero.

La línea divisoria legal 

Aunque la prostitución per se no es ilegal en Gran Bretaña, es casi imposible que una mujer trabaje como prostituta sin violar la ley. Es ilegal que una “prostituta común” merodee o solicite en lugar público. Una mujer es etiquetada como “prostituta común” por dos policías antes de comparecer en el tribunal: culpable antes de que se demuestre su inocencia. Las mujeres que comparten el lugar de trabajo con incluso sólo una mujer más pueden ser detenidas por gestión de burdel. Cualquiera que se asocie con una prostituta se convierte en culpable por asociación: esposos y novios pueden ser acusados ​​de proxenetismo, la novias de merodear, gestionar un burdel o controlar a una prostituta.

Las jóvenes trabajadoras a menudo son acusadas de ser “madres no aptas” debido a su ocupación. Muchas mujeres pierden la custodia de sus hijos por servicios sociales prejuiciosos. Una madre soltera de nuestra red describió cómo la policía se llevó a su hija de diez años, que anteriormente no sabía nada de la ocupación de su madre:

“Rompieron la puerta de entrada y rompieron la cerradura. Había alrededor de diez policías en total, tres de los cuales eran mujeres. Mi hija lloraba y gritaba que la rescatara. Se negaron a dejar que la consolara. No me permitieron ningún contacto con ella durante cuatro días. Realmente creía que nunca volvería a verla, y me estaba volviendo loca de preocupación y dolor. . . No podrían haberme lastimado más si hubieran cogido un cuchillo y lo hubieran retorcido en mi corazón. Todo lo que hice fue mejorar nuestro estilo de vida y escapar de la trampa de la “pobreza”. . . Se debe hacer algo para cambiar las leyes que facilitan a la policía invadir nuestra privacidad en nuestros propios hogares y arrebatarnos a nuestros hijos. Es meramente un ‘secuestro legalizado’ “. (3)

Las leyes de prostitución dividen a las mujeres entre quienes somos consideradas “buenas y respetables” y quienes somos consideradas “malas y viciosas” por negarnos a la pobreza al trabajar en la industria del sexo. El dinero, a los ojos de la clase dirigente, hace que las buenas, es decir, las pobres, sean malas. Hace poco protestamos contra la forma en que una mujer asesinada fue sometida a juicio por los medios de comunicación, lo que implicó que sus padres se angustiaran más al descubrir que su hija trabajaba como prostituta que al saber que había sido asesinada. Tal devaluación de la vida de las mujeres prostitutas no es inusual. En 1981, hicimos un piquete en el Tribunal Supremo durante el juicio contra el Destripador de Yorkshire, un asesino en serie que mató a 13 mujeres y atacó a muchas otras. Como en el caso de los asesinatos de Green River en Canadá y Seattle, y los asesinatos de Los Angeles South Side, la policía usó las leyes de prostitución como una excusa para no hacer nada, etiquetando a las mujeres asesinadas como prostitutas, que en todo caso eran negras y / o demasiado pobres para tener importancia. La policía de Yorkshire tomó los asesinatos en serio después de que una mujer “respetable” relativamente de mejor posición fuera asesinada. Muchas más mujeres murieron como resultado, prostitutas y no prostitutas por igual.

En noviembre de 1982, con el apoyo de Mujeres Negras por Salarios para el Trabajo Doméstico y Mujeres contra las Violaciones, el ECP ocupó la Iglesia Holy Cross en el barrio rojo de King’s Cross, Londres, durante 12 días, para protestar por la ilegalidad policial y el racismo contra las mujeres prostitutas. La Ocupación de la iglesia fue el primer asilo en sagrado moderno en Gran Bretaña. La policía estaba deteniendo a mujeres que no estaban trabajando, yendo particularmente a por mujeres negras y mujeres que usaban nuestro servicio legal, Legal Action for Women, para defenderse en el juzgado, mientras rehusaban arrestar a los proxenetas y violadores que denunciábamos. La policía acusó de prostituta a una mujer blanca no prostituta con discapacidad que denunció violación y detuvo a su novio negro por proxenetismo. Más tarde fue declarado inocente, pero el violador nunca fue encontrado.

La Ocupación recibió un amplio apoyo de los residentes locales y de muchas organizaciones, en particular grupos de mujeres negras y de homosexuales. Logró colocar a las mujeres prostitutas en la agenda política como nunca antes, e inspiró a mujeres prostitutas en otros países, comenzando con Canadá. En julio de 1984, las mujeres prostitutas y sus aliados ocuparon la catedral Christ Church de Vancouver para protestar contra la violencia policial y el interdicto provisional que declaraba a las prostitutas una molestia pública. El ECP también ha trabajado con la Alianza de Mujeres en Apoyo a las Prostitutas (WASP), en Halifax.

A favor de las prostitutas y contra la prostitución

El movimiento de mujeres se divide en el tema de las mujeres que trabajan como prostitutas. Cuando comenzamos en 1975 tomamos nuestro nombre del Colectivo de Prostitutas que organizó la huelga nacional de prostitutas de 1975 en Francia, uno de los eventos más dramáticos del movimiento de mujeres a nivel internacional (4). Exigimos que la lucha de las mujeres prostitutas por los mismos derechos humanos, legales y económicos que las demás mujeres sea reconocida como parte del movimiento de mujeres por la independencia financiera y el control de nuestros propios cuerpos, y como parte del movimiento de la clase trabajadora por más dinero y menos trabajo. Conectar la situación de las mujeres prostitutas de esta manera era entonces algo completamente nuevo. Todavía es algo controvertido. La mayoría del Movimiento de Liberación de la Mujer era hostil a la prostitución de mujeres sobre la base de que el intercambio de sexo por dinero era singularmente degradante. Dijeron que alentaba la violación induciendo a los hombres a creer que todas las mujeres están disponibles, olvidando convenientemente que los hombres ya pensaban eso. La industria del sexo no es la única industria que está dominada por hombres y que degrada a las mujeres, pero es una industria basada en el sexo, lo que tiende a soltar muchas cadenas represivas en muchas psiques. En segundo lugar, en esta industria las trabajadoras son ilegales y pueden defender menos públicamente los derechos tanto a sus trabajos como contra sus empleadores. Argumentamos que el que algunas mujeres cobren por lo que se espera que hagan todas las mujeres de forma gratuita es una fuente de poder para que todas las mujeres rechacen cualquier trabajo sexual gratuito cuando deseen rechazarlo.

En 1975, la Campaña Salarios para el Trabajo Doméstico fue la única organización de mujeres que salió en apoyo de las mujeres prostitutas.

“Todo trabajo es prostitución, ya sea que trabajemos por dinero o alojamiento y comida. Todas las mujeres son prostitutas. Ya sea que nos follemos mucho dinero, seamos camareras,empaquetemosr galletas, escribamos cartas, conduzcamos camiones, tengamos hijos, enseñemos en las escuelas o trabajemos en las minas de carbón, todas las mujeres nos vemos obligadas a vender nuestros cuerpos y nuestras mentes. Nuestras vidas enteras nos son robadas por el trabajo. 

. . todas las mujeres se benefician de los intentos exitosos de las prostitutas de recibir efectivo por el trabajo sexual, porque el efectivo deja en claro que las mujeres estamos trabajando cuando estamos jodiendo, vistiéndonos, siendo amables, poniéndonos maquillaje, cada vez que nos relacionamos con los hombres. . . La prostituta, lesbiana o “heterosexual”, rechaza el trabajo emocional y sexual ilimitado (y lavar la ropa) que normalmente acompaña las relaciones con los hombres, a favor de una demanda en efectivo “. (5)

Trabajar en la industria del sexo también ha hecho posible que muchas mujeres obtengan la independencia financiera que necesitan para permitirse vidas de lesbianas: tener relaciones sexuales con hombres en el trabajo a fin de negarse a tener sexo con hombres en sus vidas privadas. Las discotecas y clubes han sido lugares de reunión donde las prostitutas lesbianas se encuentran con otras mujeres lesbianas, pero las mujeres prostitutas rara vez son reconocidas como parte del movimiento lésbico. Tampoco se tiene en cuenta su experiencia en la mayoría de las teorías feministas, lesbianas o no.

Poder para las mujeres versus poder para el Estado

Mientras que los proscritos sexuales socializan entre ellos, el gobierno usa la ambivalencia feminista hacia las mujeres prostitutas para fortalecer los poderes de la policía contra todos. Las campañas contra la pornografía y la legislación restrictiva son dos ejemplos de cómo el feminismo se alimentó del clima represivo económico y sexual de los años ochenta.

Las feministas anti-porno se han concentrado en atacar las actitudes, no las relaciones de poder, culpando de ser violencia contra las mujeres las imágenes de desnudos mientras se ignora la violenta realidad económica que esas imágenes reflejan. Estas feministas le dicen a otras mujeres lo que los hombres siempre nos han dicho: que ignoremos nuestra experiencia real y nos sometamos a sus prioridades. No es el dinero, no es la vivienda, ni siquiera son unas leyes no sexistas, no racistas y no violentas, sino acabar con la pornografía lo que se convierte en la clave del bienestar de toda mujer. Esta obsesión con las “imágenes sucias” ha ocultado el impacto total del ataque del gobierno a los bolsillos de las mujeres de la clase trabajadora: menos independencia económica y, por lo tanto, más violaciones y otros tipos de violencia contra mujeres y niñas. (6)

No es accidental que la pornografía esté prohibida en el apartheid de Sudáfrica. A diferencia de la legislación que considera que la violación en el matrimonio es un crimen, lo que significa más poder en manos de las mujeres, la censura de la pornografía significa más poder en las manos de los gobiernos y de la policía para decidir cómo disfrazar las mentiras y ocultar la verdad, es decir, controlar a qué tipo de información tenemos acceso, sobre el sexo y sobre todo lo demás. (Y, a pesar de sus inconvenientes, la pornografía es a menudo el único material sexualmente explícito disponible para mujeres que desean explorar sus propias necesidades sexuales). Junto con Wages Due Lesbians, hemos trabajado para mostrar que la represión económica y la represión sexual son dos caras de la misma moneda, dividiendo a las mujeres entre sí y a las mujeres de los hombres. Las cazas de brujas anti-porno y anti-lesbianas / homosexuales son parte integral de la estrategia económica del gobierno de realizar recortes en prestaciones, salarios y servicios.

“Para tener éxito, esta estrategia debe ir acompañada de un ataque a nuestros derechos a la autodeterminación y a [el sexo y otros] • en nosotros mismos y entre nosotros: en otras palabras, un ataque a nuestro poder para organizarnos con todo tipo de personas contra la explotación y la represión. Monetarismo —el gobierno controlado por las fuerzas del mercado necesita moralismo—, el gobierno por parte de las fuerzas policiales, en el dormitorio, en el aula y en la calle”: (7)

En 1985, el gobierno de Thatcher introdujo una legislación contra el merodeo (hombres que solicitan a mujeres con fines sexuales) en nombre de la igualdad de las mujeres prostitutas al detener a sus clientes y de la seguridad de otras mujeres al hacer ilegal que los hombres las aborden. Ha igualado a las mujeres por abajo quitando algunos de los derechos que los hombres tenían y por los que las mujeres estaban luchando: en lugar de que las mujeres prostitutas sean detenidas por acercarse a los hombres, los hombres lo son ahora por acercarse a ellas. La legislación restrictiva es similar a la Enmienda C-49 de Canadá (1985) que criminaliza cualquier cosa que la policía decida que es “comunicar para favorecer la prostitución”. Es parte de la iniciativa del gobierno de “limpiar” las zonas urbanas centrales de uno de los efectos más visibles de sus políticas económicas: el aumento de la prostitución; para reprimir la actividad callejera en general; y para defender los valores de las propiedades a expensas de los derechos civiles.

La legislación restrictiva ha fomentado los prejuicios y la hostilidad contra las mujeres prostitutas, y ha extendido a los hombres algunos de los prejuicios que las leyes de prostitución infligen a las mujeres. De la misma manera que la evidencia policial por sí sola es suficiente para condenar a las mujeres prostitutas por merodear y solicitar, es también suficiente para condenar a los hombres acusados ​​de merodear. Una fuerza policial cuya ilegalidad, racismo, sexismo y corrupción se han convertido en noticias cotidianas, ha recibido poderes adicionales para detener a cualquiera que elija. La experiencia nos dice que es más probable que la policía use sus nuevos poderes contra los negros y otros hombres de la clase trabajadora a los que pueden querer culpar por motivos totalmente inconexos. Los residentes de los barrios rojos en nombre de cuyas propiedades se aprobó la legislación contra el merodeo y la solicitación nunca tuvieron que justificar sus acusaciones.

En 1984, iniciamos la Campaña Contra la Legislación del Merodeo (CAKCL): una coalición de organizaciones antiviolación, organizaciones negras y organizaciones de derechos civiles, grupos de prevención del SIDA y drogas, abogados, oficiales de libertad condicional y activistas del Partido Laborista. Nuestra oposición ha demostrado que la legislación contra el merodeo aumenta la vulnerabilidad de las prostitutas y otras mujeres frente a la violencia al forzar a las trabajadoras a permanecer en lugares más escondidos y dedicar la policía más tiempo y recursos a atrapar mujeres prostitutas y rastrear merodeadores que a atrapar violadores y otros hombres violentos. Mientras que la policía ha formado escuadrones especiales y detenido a miles de mujeres y cientos de clientes (¡las mujeres son siempre las primeras en ser detenidas!) en un esfuerzo combinado para “limpiar” los barrios rojos, no han actuado en coordinación contra los asesinos y violadores de mujeres.

El gobierno cuenta ahora con la ambivalencia feminista sobre las trabajadoras de la industria del sexo para introducir el etiquetado electrónico, con la esperanza de que no habrá oposición al etiquetado si “solo” se aplica a las mujeres prostitutas y los merodeadores. Una vez introducido, se puede usar contra cualquier persona, expandiendo en lugar de reducir la población carcelaria al interior de nuestros propios hogares. 

El virus de la represión

La “propagación del SIDA” también ha sido utilizada por los políticos y los medios para fomentar la caza de brujas y profundizar la división entre mujeres retratadas como casadas, monógamas, fieles, limpias y principalmente blancas, frente a mujeres retratadas como solteras, promiscuas, contaminadas / contagiosas y principalmente negras y / o del tercer mundo. La presunción de que las mujeres prostitutas están propagando el virus del VIH no se basa en la evidencia, sino en suposiciones de que las mujeres que tienen relaciones sexuales con (potencialmente) muchas parejas sexuales inevitablemente contraen y transmiten enfermedades; que las mujeres que han “elegido” esta forma de vida son singularmente degradadas e inmorales; y esa “degradación de la mente” inevitablemente trae “degradación del cuerpo”. El estado ilegal de las mujeres prostitutas ha hecho más difícil que las chicas trabajadoras hablen públicamente. en su propia defensa y más fácil que sean despedidas antes que las personas más “respetables”.

La investigación en los países occidentales contradice las afirmaciones de que las prostitutas son “de alto riesgo”. Pero informes aislados y a menudo no confirmados de chicas trabajadoras que dan positivo en el examen de VIH, han sido sensacionalizados para avivar los prejuicios y la hostilidad. La propaganda sobre el llamado origen africano del SIDA y las estadísticas sobre las altas tasas de VIH / SIDA en África, cifras cuya exactitud y confiabilidad están en duda, se utilizan para avivar el racismo contra las personas negras, inmigrantes y prostitutas de todo el mundo.

Dondequiera que los condones y las clínicas sean asequibles y accesibles, las mujeres prostitutas tradicionalmente los han usado y, por lo tanto, pueden correr menos riesgos que otras mujeres. Y a pesar de que los clientes generalmente no desean usar condones, la mayoría de las propuestas para realizar pruebas de detección se han dirigido a las mujeres trabajadoras, no a los clientes. Este doble estándar se extiende a la situación ridícula de las mujeres detenidas y condenadas por prostitución por llevar condones en sus bolsos de mano.

Nuestra organización hermana en San Francisco, US PROStItutes Collective, encabezó la oposición a la legislación que proponía pruebas obligatorias de SIDA para prostitutas y clientes convictos; una sentencia de prisión por delito grave de hasta tres años para cualquier persona condenada por prostitución después de que haya dado positivo al VIH; y la inscripción en un programa de abandono de drogas y / o de empleo. El Proyecto de Ley de Bronzan de 1988 y una legislación similar golpearían más duramente a las mujeres, particularmente mujeres negras. Al menos el 70% de las personas detenidas por prostitución son mujeres, y aunque la mayoría de las mujeres prostitutas en los Estados Unidos son blancas, la policía racista y las sentencias hacen que la mayoría de las mujeres enviadas a prisión por prostitución sean negras. (8)

A medida que las pruebas obligatorias se generalizan, el ECP, Mujeres negras por el trabajo doméstico y WinVisible: mujeres con discapacidades visibles e invisibles (nuestros puntos de referencia en anti-racismo y en racismo anti-discapacidad), nos hemos centrado en exponer las políticas de SIDA de divide y vencerás, un paso crucial hacia la comprensión y la lucha contra el SIDA.

“La información más reciente de EE. UU. muestra que el SIDA, como el cáncer, es una enfermedad de la pobreza, y que las personas negras y otras clases trabajadoras están muriendo de ambas enfermedades en cantidades desproporcionadas. (70% de los casos de SIDA en mujeres ocurrieron entre negras e hispanas … y 90% de bebés nacidos con SIDA son negros o hispanos. (9) 1 Pero en lugar de detener las prácticas militares e industriales que atacan a nuestro sistema inmune —desnutrición, falta de vivienda, sobremedicación, pesticidas, radiación y otros contaminantes, y exceso de trabajo (también conocido como estrés)— gobiernos de todo el mundo están introduciendo pruebas obligatorias de VIH, controles de inmigración más estrictos, detención, deportación, y otras medidas represivas; y engordan los bolsillos de la industria farmacéutica con costosos subsidios de investigación en medicamentos “milagrosos” y vacunas cuyos efectos secundarios pueden ser al menos tan peligrosos como la enfermedad que supuestamente deben curar “. (10) 

La prostituta y la esposa

Sin embargo, a pesar de las divisiones dentro del movimiento de mujeres, cada vez más mujeres se dan cuenta de que sus vidas y su seguridad están ligadas a la vida y la seguridad de sus hermanas ilegales. En diciembre de 1989, el ECP y Mujeres contra la Violación (WAR) apoyaron a una mujer cuyo ex marido, Victor Powell, estaba siendo sentenciado por la violación de una mujer prostituta. Celebramos una vigilia fuera del tribunal para resaltar la vulnerabilidad que las mujeres prostitutas y las esposas comparten a manos de la ley, la policía y los tribunales. El violador tenía condenas previas por violar a otras dos mujeres prostitutas. En este caso, la mujer fue retenida, violada y agredida en su casa. Al beber mucho, finalmente se durmió y la mujer logró llamar a la policía.

  • ¡Tardaron 45 minutos en llegar!

La Encuesta de seguridad de las mujeres de 1985 de WAR, Ask Any Woman (11), descubrió que más de una cuarta parte de las mujeres que habían trabajado como prostitutas habían sido violadas o agredidas sexualmente. Las leyes de prostitución, que criminalizan a las mujeres, son una señal para los hombres de que la violencia contra las mujeres prostitutas será tratada con mayor indulgencia que la violencia contra otras mujeres y que la policía y los tribunales la consideran “parte del trabajo”. Estas leyes también se usan contra otras mujeres. Un policía que fue condenado recientemente por violar a una joven madre soltera negra mientras estaba de servicio, la había amenazado con detenerla por solicitación si se atrevía a denunciar la violación. (12)

Del mismo modo, la violación en el matrimonio, ahora tratada como un crimen en Escocia y en otros países, se considera en el resto del Reino Unido como un derecho del marido. Ask Any Woman encontró que las mujeres tienen más que temer del “violador que paga el alquiler”: una de cada siete esposas había sido violada por sus maridos. (13) La mayoría de las mujeres dieron razones financieras para no separarse. Que la violación en el matrimonio no sea un crimen afecta a si la policía trata con seriedad todas las violencias y violaciones domésticas.

Powell repetidamente rompió las órdenes de alejamiento de su esposa. Ella y sus hijos corrieron peligro debido a las demoras judiciales y a que la policía se negara a actuar antes de recibir una notificación oficial, generalmente dos días después de la orden judicial. Contradiciendo los estereotipos de que las esposas y las prostitutas son enemigas irrevocables, la ex mujer de Powell, que sufrió años de violencia en sus manos, y la prostituta a la que violó, se conocieron en el juicio y se hicieron amigas. Las dos ven el veredicto de culpabilidad y la cadena perpetua aprobada por la violación como una protección. Es una victoria para todas las mujeres cuando la violación de mujeres prostitutas es reconocida como violación. 

Por el reconocimiento del trabajo de las mujeres y la abolición de las leyes de prostitución

También es una victoria para todas las mujeres cuando el trabajo de las prostitutas se reconoce como trabajo. Por esta razón, el ECP ayudó a organizar TIME OFF FOR WOMEN – acciones internacionales de mujeres de base para presionar por la implementación de la decisión de la ONU de 1985 (Párrafo 120 de Estrategias prospectivas para el avance de la mujer hasta el año 2000) de que todo el trabajo de las mujeres, asalariado y no asalariado, en el hogar, en el campo y en la comunidad, deben contabilizarse en el producto interior bruto de cada país. TIME OFF se lleva a cabo cada año durante la semana del 24. Octubre: el aniversario de la huelga general de mujeres de Islandia. Está coordinado por la Campaña Internacional de Salarios para el Hogar. Como organización de prostitutas, queremos asegurarnos de que el trabajo de las prostitutas, que ha sido esencial para la supervivencia de millones de familias, comunidades enteras e incluso países, se haga visible y se reconozca como la contribución económica a la sociedad que realmente es. Las mujeres prostitutas proporcionan parte del bienestar que el Estado no proporciona.

Pero las portavoces oficiales del feminismo se han preocupado más por su propia igualdad con los hombres en la cima o al menos cerca de ella que por romper las divisiones entre las mujeres. Su fijación en su acceso a los mejores empleos en lugar de en la falta de acceso de la mayoría de las mujeres a la riqueza divide aún más a las mujeres, poniendo a algunas mujeres a cargo de explotarnos al resto. En su presentación a la Comisión de la ONU sobre el Estatus de la Mujer (Viena, 1 de marzo de 1990), Housewives in Dialogue, la ONG que dirige el Centro de Mujeres King’s Cross donde se basa ECP, explicó las implicaciones de contabilizar el trabajo no remunerado de las mujeres en el PIB para unir a las mujeres,

. . el tema de contabilizar el trabajo no remunerado de las mujeres es un gran unificador de personas y ununificador de temas. Desde el punto de vista de la enorme carga de trabajo no remunerado de las mujeres, los temas de igualdad, desarrollo y paz son inseparables y, a pesar de las innegables diferencias en el acceso a la riqueza de todo tipo y en el tiempo de trabajo y la carga de trabajo, las mujeres en los países industrializados y del Tercer Mundo están fundamentalmente en el mismo barco: sin salario en su primer empleo, con bajo salario en su segundo empleo y con exceso de trabajo tanto dentro como fuera del hogar. 

. Dado que una parte importante de la riqueza que podría reducir su trabajo está dedicada a lo militar, está claro que el exceso de trabajo de las mujeres está conectado con los recursos que anualmente se dedican a los presupuestos militares, de este a oeste y de norte a sur “.

Contabilizar el trabajo de las mujeres prostitutas revela el trabajo sexual y el trabajo emocional que todas las mujeres están obligadas a hacer: en el hogar, en el trabajo, en la calle: para satisfacer las necesidades y egos sexuales de los hombres con sonrisas, palabras y actos comprensivos y alentadores. Contabilizar el trabajo de todas las mujeres, incluido el trabajo sexual, es una estrategia para cruzar la línea divisoria que separa a las trabajadoras sexuales de las otras mujeres. Una estrategia que fortalece el objetivo de todas las mujeres de conseguir una compensación —en forma de salarios, servicios y otros recursos— por la pobreza y el exceso de trabajo a los que hemos sido forzadas la mayoría de nosotras. Una estrategia que no se puede comprar con carreras para unas pocas mujeres.

A diferencia de las personas que aceptan la prostitución como un mal necesario o una terapia necesaria, nosotras nos estamos organizando para poner fin a la prostitución. Cuando las mujeres seamos capaces de reclamar la devolución de la riqueza que ayudamos a producir, las condiciones económicas que han obligado a millones de mujeres, niños y jóvenes de todo el mundo a vender sus mentes, cuerpos, tiempo y habilidades para sobrevivir o mejorar su nivel de vida dejarán de existir. A medida que las mujeres consigamos los medios financieros necesarios para rechazar el trabajo sexual, la prostitución dejará de ser aceptada o necesaria.

Contabilizarr el trabajo de las mujeres ya está transformando lo que muchos consideraban una utopía en una realidad. Mientras los gobiernos discuten sobre si contabilizar (y cómo hacerlo) el trabajo de las mujeres, y sobre si pueden evitar pagarlo una vez que sea contabilizado y que las mujeres sepamos a cuánto asciende, las mujeres nos estamos uniendo para redefinir lo que nosotras entendemos como trabajo: un primer paso para negarse a hacerlo y, por lo tanto, un primer paso hacia la abolición de la prostitución no solo en la industria del sexo, sino en todas las industrias.

El reconocimiento del trabajo que realizan las mujeres prostitutas es inseparable de la abolición de las leyes de prostitución que criminalizan a las mujeres por negarse a la pobreza y / o a depender económicamente de los hombres. Las leyes ocultan, falsean y devalúan el trabajo sexual y a las trabajadoras sexuales, ocultando así la cantidad de trabajo sexual que todas las mujeres están haciendo. Sin embargo, al igual que cualquier otro trabajador, las mujeres prostitutas están en la mejor posición para decidir cuándo deben defender su derecho a su trabajo para defenderse a sí mismas. Al luchar y conseguir mejores condiciones legales y laborales, las trabajadoras del sexo rechazan el trabajo de ilegalidad, estigmatización y otras formas de violencia y discriminación, y redefinen qué y cuánto trabajo aceptarán o rechazarán.

A menudo escuchamos sobre proyectos para “rehabilitar” a mujeres que trabajan a través de la capacitación u otras tareas. Por bien intencionados que sean estos proyectos, a menudo no apoyan las demandas de las mujeres prostitutas contra las leyes, y se mantienen al margen de la violencia policial y los prejuicios sociales contra las mujeres trabajadoras.

Sin embargo, la abolición de las leyes es una prioridad para millones de mujeres en todo el mundo. Todas las mujeres deben poder controlar sus propios cuerpos y su propio dinero, y negarse a ser institucionalizadas mediante antecedentes penales, zonificación, ordenadores de la policía y / o controles de salud obligatorios. Sólo entonces las trabajadoras de la industria del sexo y las demás mujeres compartirán los mismos derechos humanos, legales, económicos y civiles a la protección contra la violencia y la extorsión de todo tipo. 

 

Nina Lopez-Tones

Punto de referencia para el Colectivo Inglés de Prostitutas y coordinadora de Legal Action for Women, un servicio legal de base para todas las mujeres con sede en el Centro de Mujeres King’s Cross, Londres.

Marzo de 1990

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

——————————————————————————————

 

(1) Encuesta mundial de 1989 sobre el papel de la mujer en el desarrollo, Oficina de las Naciones Unidas en Viena, Centro de Desarrollo Social y Asuntos Humanitarios, Nueva York, 1989, p.21.

(2) Divididas caemos, Nina Lopez-Jones, que se publicará en 1991.

(3) “Secuestro legalizado”, Network – News from the English Collective of Prostitutes, No. 1 July 1983, p.3.

(4) Para una historia de la huelga, lea Prostitutas – Nuestra Vida, Ed. Claude Jaget, con una presentación del ECP, Falling Wall Press, Bristol 1980.

(5) “Por las prostitutas y contra la prostitución”, Power of Women Collective, 1975.

(6) Este tema se amplía en Anti-porn es la teoría, la represión es la práctica, Nina Lopez-Jones, noviembre de 1989.

(7) Fuera de la cláusula en el centro de trabajo – Una visión de las mujeres lesbianas de lo que la cláusula 28 pretende, pretende y promueve, y lo que pretendemos promover en su contra, Wages Due Lesbians, Centro de mesa 7, Centro de mujeres de King’s Cross, Londres 1988, p .36.

(8) Algunos de los puntos de vista, organización y demandas del PCE están registrados en Prostitute Women and AIDS: Resistir el virus de la represión, English Collective of Prostitutes, con una introducción del US FROStitutes Collective, marzo de 1988.

(9) Hora, 27 de abril de 1987.

(10) Carta a The Independent, inédita, Wilmette Brown y Nina Lopez-Jones, 7 de septiembre de 1989.

(11) Pregunte a cualquier mujer: Una investigación de Londres sobre violación y agresión sexual, Ruth E. Hall, Falling Wall Press, Bristol 1985, p.45.

(12) PC Anderson fue declarado culpable de violación y condenado a siete años de prisión el 12 de octubre de 1989. La mujer a la que violó no tiene antecedentes de prostitución.

(: 3) rbid, p.89.

 

Anuncios

Catherine Healy: “Con la despenalización, las condiciones de vida y trabajo de las trabajadoras sexuales de Nueva Zelanda han mejorado”

En 2003, Nueva Zelanda aprobó la Reforma de la Ley de Prostitución, con la que descriminalizaba el trabajo sexual y daba a las trabajadoras de este sector derechos equivalentes a los de cualquier trabajador. Hablamos con Catherine Healy, fundadora de la NZPC, colectivo de trabajadoras sexuales impulsoras de esta ley.

 

Catherine Healy, durante la entrevista. ÁLVARO MINGUITO

 

TER GARCÍA

2018-01-13

 

https://elsaltodiario.com/trabajo-sexual/catherine-healy-con-la-descriminalizacion-las-condiciones-de-vida-y-trabajo-de-las-trabajadoras-sexuales-han-mejorado#

 

Cotizar, como el resto de trabajadores. Tener acceso a una jubilación. Si trabajas por cuenta de terceros, tener vacaciones. En resumen, tener los mismos derechos que el resto de trabajadores, aunque, eso sí, prestando especial atención a los derechos humanos, a la sanidad y a la seguridad de las trabajadoras y trabajadores. “Tiene sentido, ¿no?”, apunta Catherine Healy. Coordinador y una de las fundadoras del Colectivo de Prostitutas de Nueva Zelanda (NZPC, por sus siglas en inglés), Healy explica a El Salto como ha influido en las condiciones que viven las trabajadoras del sexo de este país el modelo de descriminalización puesto en marcha en 2003 con la aprobación de la Reforma de la Ley de Prostitución, un texto que recogía las medidas defendidas por este colectivo y por el que luchó desde su creación en 1987.

¿Cómo es el modelo de Nueva Zelanda? 

Lo que llamamos descriminalización es una manera muy progresista de establecer las condiciones de las trabajadoras sexuales. Supone que las trabajadoras sexuales tengan muchas opciones para trabajar de diferentes maneras. La ley pone su principal interés en las trabajadoras sexuales, en su trabajo, seguridad y salud, con el marco de los derechos humanos y la protección frente a la explotación.

La ley contempla que las trabajadoras sexuales puedan trabajar para un jefe, puedan ser contratadas por una tercera persona o, si quieren, puedan trabajar en un prostíbulo, pueden trabajar en un prostíbulo y tener un jefe y si el trato no es bueno, como el resto de trabajadore, se puede quejar. Podemos tener sindicatos y trabajar juntas. Que también puedan trabajar por su cuenta, desde casa. Simplemente somos tratadas como cualquier otro trabajador u otra forma de fuerza trabajo, lo que tiene sentido.

Las trabajadoras sexuales pueden trabajar juntas [hasta cuatro sin necesidad de un certificado], desde casa o en la calle menos en las zonas explícitamente prohibidas, aunque, teniendo esa libertad, usualmente el trabajo en la calle es solo para encontrarse con los clientes. En Nueva Zelanda rechazamos que haya zonas delimitadas para el trabajo sexual de calle ya que crea muchos problemas de masificación, consideramos mejor que sean las trabajadoras las que decidan cuáles son los sitios más seguros para trabajar, y generalmente trabajan de manera muy discreta. La descriminalización es muy diferente de la legalización, que es un modelo muy restrictivo en el que las trabajadoras suelen estar gestionadas por el Estado y controladas por la Policía.

Creo que alrededor del 40% de las trabajadoras sexuales aun trabaja para un jefe en prostíbulos, pero el resto son independientes, e, incluso las que trabajan en prostíbulos son independientes también.

¿En la ley se dice algo sobre jornada laboral, vacaciones, por ejemplo, o hay, por ejemplo acuerdos para fijar precios del servicio?

No, porque la cada situación es bastante diferente, y las trabajadoras deciden independientemente sobre estos temas. Ellas se manejan su propio trabajo, e incluso si trabajan para un jefe, cada una paga sus impuestos y decide qué horas quiere trabajar etc. Si eres empleado tienes vacaciones y si trabajas por tu cuenta lo resuelves también por tu cuenta, como el resto de trabajadores autónomos.

En cuanto al precio del servicio, generalmente cada trabajadora decide sus propios precios. Si trabajan en un prostíbulo, en este se pueden fijar precios y si la trabajadora no está de acuerdo, no trabaja ahí ya está o se negocia entre la trabajadora y el dueño del prostíbulo.

Sobre la promoción de la salud, ¿cómo funciona? ¿hay controles sanitarios periódicos obligatorios, como pasa en países como Austria? 

Pienso que aquí la promoción del sexo seguro es muy fuerte y las trabajadoras sexuales son muy buenas en imponer el sexo seguro. Claro que a veces hay clientes que intentan tener sexo sin condón, pero creo que el modelo de descriminalización ha ayudado también en esto a las trabajadoras sexuales. Cuando el trabajo sexual era ilegal, si se encontraban condones en un local incluso se usaba como prueba de que este era un prostíbulo. Ahora se puede hablar francamente y con mucha libertad y es más fácil promover buenas prácticas. Creo firmemente que la descriminalización ha supuesto una mejora en la salud de las trabajadoras sexuales.

En cuanto a los controles sanitarios, no. No tenemos controles periódicos obligatorios controlados por el Estado. Cada trabajadora decide cuándo hacerse un examen médico y los resultados son confidenciales, entre la trabajadora y el médico. La mayoría de las trabajadoras sexuales están muy motivadas en controlar su salud. Por ejemplo, hay organizaciones médicas que trabajan con las trabajadoras sexuales, son centros comunitarios a los que pueden acudir sin decir su nombre, solo un código, y se respeta completamente su intimidad.

Hace algunos meses comenzó a sonar el nombre de Sabrina Valisce, una trabajadora sexual que también luchó en Nueva Zelanda por la ley aprobada en 2003 pero que ahora critica este modelo afirmando que este ha tenido como consecuencia que las trabajadoras trabajen hoy más por menos dinero, ¿qué opinas sobre que dice Valisce?

En primer lugar, Sabrina basa sus comentarios en su propia experiencia, no en investigaciones independientes. Es muy posible que esta haya sido su experiencia, que ahora tenga que trabajar mucho más para conseguir clientes, pero dudo de que esto esté relacionado con la descriminalización del trabajo sexual. Creo que lo está con una dinámica de edad que existe en muchos sitios en trabajo, en los que los más jóvenes son valorados por encima de los más mayores.

Sí hay investigaciones independientes llevadas a cabo desde varias universidades en las que se muestra que no es posible valorar si ahora las trabajadoras tienen que trabajar más o no. De todas maneras, y sí es importante, es que lo que sí que han mostrado es que las trabajadoras y trabajadores sexuales, con la descriminalización, tienen más capacidad para rechazar clientes, por lo que tienen mucho más control sobre cuánto trabajo, y de qué tipo, sienten que están haciendo.

Y en cuanto a las que decidan dejar el trabajo sexual, ¿se contempla algún tipo de ayuda? 

Sí, y si quieres dejar de ser trabajadora sexual también te dan ayudas económicas. Es muy diferente si estuviera trabajando en otro trabajo… Si fuera maestra, por ejemplo, y quisiera dejarlo, tendría que esperar un tiempo hasta recibir una ayuda económica y estaría un tiempo que pasaría sin trabajar ni cobrar esta ayuda, pero siendo trabajadora sexual, si quiero dejarlo, el Estado inmediatamente te daría dinero para apoyarte. Es algo que es muy diferente con respecto al resto de trabajadores. El Estado reconoce que no quiere forzar a las personas a mantenerse en el trabajo sexual.

Este apoyo económico ¿es por meses o por cuánto tiempo? 

Si consigues otro trabajo o vuelves a trabajar como prostituta te la quitan. La ayuda no tiene límite de tiempo, dura tanto tiempo como la necesites y te ayudan a encontrar otro trabajo.

Esta ley se aprobó en 2003, hace ya quince años. ¿Cómo fue el proceso que llevó a su aprobación?

La propuesta de ley vino de nosotras. Empezamos en 1987 como organización, y comenzamos a luchar por el cambio, directamente y con mucha fuerza. Nos llevó mucho tiempo que el Parlamento y los políticos nos escucharan. Fue muy controvertido, y conseguimos el apoyo de las grandes organizaciones de mujeres, fuimos muy afortunadas por ello. Ellas estaban de acuerdo en que las condiciones que afrontaban antes las trabajadoras sexuales no eran justas, que se necesitaba un reconocimiento de sus derechos humanos. También la gente de salud pública, y otras organizaciones de otro tipo, nos apoyaron.

Entonces, vuestra propuesta de descriminalización tuvo el apoyo también de prácticamente todo el movimiento feminista? 

Sí, en esa época contamos con su apoyo.

En España y gran parte de Europa, el trabajo sexual es un punto que divide al movimiento feminista. 

Sí, creo que muchas feministas confunden trabajo sexual con la trata. También argumentan que el trabajo sexual es la explotación de las mujeres. Pero también hay otras organizaciones feministas que dicen: “Mira, no podemos hacer que el trabajo sexual desaparezca, pero podemos mejorar las condiciones de trabajo”.

Aquí se habla mucho desde hace ya varios años sobre el modelo noruego, que pone el acento en criminalizar al cliente en vez de a la trabajadora sexual. En las últimas semanas incluso se apuesta por señalarles en las redes sociales bajo el hasghtag #holaputero. ¿Qué te parece este modelo? 

Pienso que es muy peligroso. Aquí también se ha tenido esta discusión en 2010, después de que cambiara la ley, sobre adoptar el modelo noruego, y el Parlamento se tomó muy en serio para asegurarse de que era una discusión tomada entre nosotras y los abolicionistas tomaron los argumentos. Se rechazó fuertemente. Lo vemos como un modelo muy peligroso y por supuesto estábamos totalmente en desacuerdo con que se tratara de esta manera a los clientes de las trabajadoras sexuales, que se les criminalizara, lo que influye en que se disminuya la seguridad de las trabajadoras sexuales. Sabemos que muchas trabajadoras en muchos países se están quejando de esto. Espero que en España no sigan esa vía. Estaría bien que viniera una delegación del Gobierno español a Nueva Zelanda a conocer este modelo. Justo ahora ha venido una delegación de Vietnam a conocer nuestro modelo. Es importante que conozcan cómo ha mejorado en la salud y seguridad de las trabajadoras.

¿Hay un censo de trabajadoras sexuales en Nueva Zelanda? ¿ha variado el número de personas que se dedican a la prostitución desde que se aprobó esta ley? 

Sí hay un censo, y no, no ha variado significativamente. Las cifras suben y bajan dependiendo de la economía, realmente. Creo que la gente pensó que con la ley de descriminalización iba a aumentar el número de personas que se dedicaran al trabajo sexual, pero es aún un estigma, aunque en este aspecto también haya habido una mejora. Hay muchas razones por las que una persona decide dedicarse al trabajo sexual, y también hay muchas razones por las que decidirse a continuar en este, pero el número de personas que se dedican al trabajo sexual no cambia simplemente porque cambie la ley. La gente no piensa de repente: “Oh, me voy a convertir en prostituta”.

No, realmente me planteaba que con esta ley, con la que se dan también tantas facilidades para abandonar el trabajo sexual, habría disminuido el número de personas dedicadas a este sector laboral. 

Hubo un 10% de trabajadoras sexuales que decidieron dedicarse a otra cosa, y creo que alrededor del 25% dijeron que este era el mejor trabajo que iban a poder encontrar. Ha habido investigaciones sobre esto, que ponían el foco en que estas personas estaban forzadas a trabajar en esto y necesitaban ayuda para poder salir del trabajo sexual, pero realmente era porcentaje muy pequeño. La mayoría ha decidido continuar y ha visto que se han mejorado sus condiciones de trabajo y vida.

 

“Hermana” abolicionista

 

 

No soy hermana de mujeres que desacreditan a otras mujeres para imponer sus ideas, que tergiversan trata con prostitución y obstruyen la lucha de un colectivo marginado e invisibiliza a las víctimas. Que el abolicionismo hipócrita y egoísta me llame hermana es un insulto y una burla

Kenia García

 

 

 

“Hermanas” abolicionistas institucionales que diseñan leyes donde se nos persigue.

“Hermanas” institucionales que utilizan las asociaciones feministas afines a sus partidos políticos para sacar planes, ordenanzas donde nos acosan.

Entidades “hermanas” que reciben subvenciones para atendernos pero que a nosotras no nos llega esa atención; que las “hermanas” han firmando y renovado convenios sin poner remedio a que no está llegando lo firmado, en pro de sus ideales abolicionistas o en pro de las próximas subvenciones.

“Hermanas” que invierten más dinero en charlas, debates y publicidad en pro de sus ideales abolicionistas que en protección real para las víctimas de trata y alternativas reales para quien desea dejarlo.

“Hermanas” que se dedican a insultar a las trabajadoras sexuales visibles, a desvalorizar su voz por trabajar en diferentes espacios de trabajo con mejores condiciones laborales, por tener conciencia política, feminista, obrera, pro sex, etc. a golpe de teclado.

“Hermanas rojas” que no hacen nada ante la vulneración de derechos que sufrimos a consecuencia de las medidas que toman sus compañeras.

“Hermanas” feministas que nos quieren silenciar en otro espacios sociales donde no hay posicionamiento ante la prostitucion o no está consensuado.

“Hermanas” feministas que quieren parar con un dedo lo que ya no se para: nuestra voz. Cada vez somos más las trabajadoras sexuales que levantamos la voz en todo el mundo en pro del reconocimiento de nuestro trabajo. Cada día sumamos más entidades en defensa de los derechos humanos que están cambiando su posionamiento abolicionista en pro de la trabajadoras sexuales.

Vamos sumando más colectivos de trabajadoras sexuales, más aliadas; cada día nuestras compañeras no visibles están más informadas, empoderadas, más unidas que nunca a través de las redes sociales.

¡¡¡Joder con las “hermanas”!!!

Marijose Barrera Márquez

¿Qué quieren estes putes?

Por Paula Vip

Miércoles 3 de enero de 2018

 

http://colectivocaye.org/DailyCaye/spip.php?article9

Las y los trabajadores sexuales (putas y putos) son seres complejos y difíciles de comprender.

Son sujetos incomprensibles para la sociedad, porque no cabe duda de que la suya es una labor desagradable y sucia. Machista y degradante. ¿Por qué entonces, algunas de ellas se empeñan en querer decirnos que es un trabajo tan digno como otro cualquiera?

¿Cómo pueden las putas hablar de dignidad si lo único que quieren de ellas los puteros, los prostituidores que compran esos cuerpos, es someterlas a sus más bajos instintos, llenarles con sus grandes y purulentos penes cuantos agujeros tengan y rebosarlos de semen putrefacto, fruto de tanto follar con otras prostituídas infectadas, claro está.

En realidad, ¿qué sabrán las putas de dignidad si lo que hacen cada día es lo más indigno que puede hacer una mujer?

¿Cómo se atreven a levantar la voz y reclamar derechos? ¿Derechos para qué?

¡Resulta incoherente pedir derechos para ser violadas. Claramente estas mujeres no saben lo que dicen!

Estas putas se han vuelto locas, son unas mentirosas y venden humo, uno tan apestoso como resultan ser ellas mismas, para que no veamos con claridad la única verdad factible y es que NO existe el mal llamado “trabajo sexual”. Es simplemente la degradación de la mujer en estado extremo, la feroz querencia y la férrea voluntad del hombre, de romper vaginas infectadas y anos sucios para poder terminar usando las bocas de esas pobres mujeres, inundándolas de semen y convirtiéndolas en contenedores de ese maloliente y asqueroso esperma de muerte e infección.

Ellos, los puteros, los prostituidores, los violadores, quieren vírgenes, niñas, embarazadas, mujeres desdentadas que no puedan morderles, de grandes tetas y pequeño cerebro, las quieren drogadas, dormidas, púberes, pelirrojas, rubias y morenas, altas y enanas, feas y bellezones, gordas y anoréxicas, pero tontas. Muy tontas. Tanto como para dejarse manipular y dejar que alguien les haga cruzar continentes engañadas mientras las van violando por el camino.

Porque los hombres sólo saben violar. Desde que despiertan por la mañana con la tienda de campaña bien montada, hasta la madrugada. Esos hombres feos, gordos, viejos, calvos, borrachos, sudados, con la camisa abierta hasta el ombligo, ésos a los que se les ve la raja del culo por mucho que se empeñen en subirse los pantalones, son los que las putas deben soportar cada hora de cada día, sometidas al patriarcado más rancio de la sociedad.

Porque esos hombres son los clientes de las mal llamadas trabajadoras sexuales. Que nadie se llame a engaño. No son nuestros maridos, ni nuestros padres, ni nuestros abuelitos y por supuesto no son nuestros hijos cuarentones o cincuentones. Ellos sí que son hombres decentes, hombres de bien. Hombres que saben cómo tratar a las mujeres, aunque las estadísticas se empeñen en decir que en 2017, 98 mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas y sólo dos de ellas eran mujeres que ejercían prostitución. Ese dato es irrelevante, porque una puta asesinada vale por 50 mujeres que se dedican a cuidar de sus vaginas y no permiten que los hombres las denigren a diario convirtiéndolas en contenedores de semen pegajoso.

Ellas mueren a manos de sus prostituidores, de esos malos hombres que nosotras nunca encontraremos en nuestro paseo por la vida. Porque nosotras sí sabemos escoger nuestros trabajos -mal pagados, en los que el jefe nos mete mano, y callamos. Cuando conducimos nos gritan –mujer tenías que ser- y callamos.

Nosotras no morimos a manos de nuestros hombres, nos hallan muertas. Nadie se para a preguntar si acaso nos lo merecíamos, porque somos honradas y decentes. Muy decentes. Eso no implica que de vez en cuando tengamos nuestros rolletes, amantes y novios fuera de nuestra relación cerrada y monógama, pero no cobrar nos hace intocables. Y dignas, muy dignas.

Las mujeres que son traficadas, tratadas y explotadas con fines sexuales nos merecen una angustia especial, porque está claro que son seres no pensantes, demasiado ingenuas para ver venir que, siendo guapas y extranjeras, iban a terminar de putas.

Da un poco de rabia que ellas representen la estupidez femenina que el machismo siempre ha pregonado. Pero, por otra parte, el apabullante alegato de las mujeres libertinas que vienen a romper el discurso de las víctimas que tan bien manejamos las decentes y salvadoras mujeres de bien, no encaja en nuestro perfil. De ningún modo, vamos a permitir que estas mujeres que se auto denominan putas y que dicen que hacer sexo por dinero es lo que han elegido libremente, rompen el mercado antipatriarcal que tanto hemos luchado por conseguir –ejem- y vienen a demostrar que ellas tienen el poder de negociación y que cobran por aquello que nosotras, las decentes, hacemos gratis.

¡Neoliberales! ¡Capitalistas! ¡Impías! ‘Sucias! ¿Derechos decís?

¡Ya os daba yo vara y vaya si os ponía derechas!

Enseñando tetas y chochos sin ningún pudor, bailando, haciendo porno o de webcammer, follando en persona, o a distancia, o por teléfono…

¡Vendiendo sexo, la quintaesencia de la mujer, su vagina sagrada, su coño divino!

Las caricias que les negamos a nuestras, vosotras se las vendéis y nos jodéis el chiringuito follando y cobrando.

Es inaudito que reclamen un sitio en la sociedad limpia que hemos creado entre todas las mujeres de bien, este mundo ordenado en el que los palestinos arrojan piedras y los israelíes misiles. Éste es el mundo que hay que preservar.

Y las putas…ésas no saben ni lo que quieren. Alcohólicas, degeneradas moralmente, cocainómanas las más pudientes y heroinómanas las más precarias, drogatas todas.

Se pasan el tiempo tejiendo una maraña de mentiras sobre un trabajo que no existe en un sexo desgarrador que les rompe el alma y las arranca su, ya de por sí, poca dignidad como mujeres.

Por eso no importa lo que ellas quieran.

Importamos nosotras. Las mujeres decentes

Paula Vip
APROSEXISTA

 

#HolaAbolicionista

#HolaAbolicionista

Publicado el 22 dic. 2017

Hola abolicionista!

Así empieza esta contra campaña que hemos creado como respuesta a todas las campañas que directamente ha hablado de nosotras, sin nosotras. Las trabajadoras sexuales. Nos hemos unido unas cuantas compañeras de diferentes sectores de la prostitución para hablar directamente de NUESTRO trabajo y dar a conocer la realidad, la realidad de la apenas nadie habla. Hemos estado silenciadas durante mucho tiempo. Ahora ya no.

Así que estas somos nosotras. Las que ejercen, las que estamos con los clientes, las que conocemos la realidad y las que pedimos como se ve en el video: Que se nos escuche.

Trabajadoras sexuales en lucha.

MANIFESTE DES PROSTITUÉES DE SEVILLE

 

 

La prostitution n’est pas un crime. Nous, les prostituées, nous ne sommes pas des criminelles.

Aucune loi en Espagne n’interdit la vente de services sexuels entre des personnes adultes. La Loi Gag et les ordonnances municipales de Séville ne pénalisent pas la prostitution, puisqu’elles ne peuvent pas le faire. Pourtant, les deux règlements violent le principe de légalité, ainsi que les droits fondamentaux contenus dans la Constitution espagnole et le Statut d’Autonomie d’Andalousie, en privant les travailleuses du sexe des droits fondamentaux tels que le droit de circuler librement. Ils restreindent aussi, au travers de la répression, l’utilisation de l’espace public. Il n’y a pas de différence légale entre les prostituées, leurs clients et le reste des piétons; pour en faire la distinction, on n’utilise que des critères arbitraires de la police nationale et municipale, qui sont devenus une sorte de police morale.

Nous, les prostituées, nous sommes des femmes dignes.

La legitimité de la Constitution est basée sur la reconnaissance que “la dignité de la personne humaine, les droits inviolables qui lui sont inhérents, le libre développement de la personnalité, le respect de la loi et des droits d’autrui sont la base de l’ordre politique et de la paix sociale “.

Et la Cour Constitutionnelle définit la dignité comme «une valeur spirituelle et morale inhérente à la personne, qui se manifeste singulièrement dans l’autodétermination consciente et responsable de sa propre vie et qui s’accompagne de la prétention du respect d’autrui».

Nous, les prostituées, nous sommes des femmes dignes parce que nous déterminons nos vies de manière consciente et responsable et que nous cherchons le respect de la société dans son ensemble. Ceux qui essaient de nous faire devenir des mineures ayant besoin de tutelle s’attaquent directement à notre dignité; ils essaient de nous priver de notre capacité de décision; ils essaient, en somme, d’enlever notre liberté.

Nous, les prostituées, nous réclamons tous nos droits sexuels en tant que femmes.

Nous, les prostituées, nous ne considérons pas que le travail sexuel soit indigne ou que les relations sexuelles consenties entre des adultes hors mariage soient un fléau qui doive être éradiqué. C’est notre conviction, pour laquelle nous exigeons le même respect que nous avons envers ceux qui pensent le contraire. Nous revendiquons notre droit de vivre et de faire de notre sexe et notre sexualité ce que nous en décidons, sans interférence morale.

Nous, les prostituées, nous sommes des travailleuses du sexe.

Le travail du sexe, c’est un travail. En Espagne, la prostitution n’est pas interdite; pourtant, les droits des prostituées sont refusés. Dans cette situation, nous, les travailleuses du sexe, nous sommes assujeties à une situation de travail sans aucun droit. Cependant, l’hypocrisie de cette société ajoute le résultat de notre travail au Produit Intérieur Brut tout en nous refusant le droit du travail pour «défendre notre dignité».

La prostitution, ce n’est pas de la traite ou de la violence de genre.

Il n’est pas possible de faire des comparaisons entre les victimes d’un crime tel que la traite des êtres humains et des femmes qui pratiquent la prostitution librement et de leur propre choix. Cela ne fait que simplifier une réalité beaucoup plus complexe. Cela contribue aussi à l’ignorance sur cette réalité, ainsi qu’à la discrimination, la nuissance et la violation des droits des personnes qui pratiquent la prostitution.

La criminalisation de la prostitution perpétrée, au délà du Parlement espagnol, par le conseil municipal de Séville (entre autres) et par le gouvernement précédent du Parti Populaire avec sa Loi Gag, ne sert qu’à accroître la marginalisation et la faiblesse sociale des prostituées, nous laissant presque absoluement sans défense contre les mafias de la traite des êtres humains et menacent de nous faire devenir ce que les abolitionnistes veulent que nous devenions: des victimes ayant besoin de sauveurs.

Il est absurde de dire que la pénalisation est pour les clients et pas pour les prostituées. Aussi absurde de dire que dans une entreprise c’est l’achat qui est pénalisé, mais pas la vente. Celles qui sont finalement pénalisées, c’est nous, les prostituées, qui voyons ainsi notre survie économique mise en danger. C’est là la vraie violence contre les femmes que nous, les prostituées, nous subissons: la violence abolitionniste..

Nous, les prostituées, nous ne demandons pas de l’aide pour sortir de la prostitution: nous demandons l’abolition de la pauvreté.

Aucune femme n’est née pour être pauvre. La pauvreté est dégradante et coercitive. Une société qui accepte la pauvreté ou qui croit que la pauvreté est inévitable ne respecte pas les femmes. La pauvreté est une forme de violence, une violence qui touche de manière disproportionnée les personnes marginalisées. La pauvreté ne peut être considérée comme un choix qui garantit de la sécurité.

En conséquence, nous, les prostituées de Séville:

Nous demandons:

  • L’abrogation immédiate de la Loi Gag et des ordonnances anti-prostitution du conseil municipal de Séville.
  • La reconnaissance par l’Etat que le travail du sexe est un travail et l’application immédiate du Statut des Travailleurs et d’autres normes qui garantissent les droits des travailleuses.
  • La fin de la campagne de haine contre les prostituées du conseil municipal de Séville et l’affectation immédiate des fonds destinées à cette campagne à la lutte contre la pauvreté feminine à Séville

Nous, les prostituées, nous avons commencé à nous manifester publiquement et nous ne garderons plus le silence!

Vous ne nous embarrasserez plus jamais avec vos campagnes infâmes!

Collectif des prostituées de Séville

Sexo banal

 Por Arcadi Espada

13.05.2009

 

http://www.elmundo.es/opinion/columnas/arcadi-espada/2009/05/14783528.html

 

CLÉRIGOS y comentaristas, y alguno de ellos disfrazado de doctor en Medicina, alertan contra la banalización del sexo que supone la píldora post. Yo comprendo muy bien lo de la banalización; pero en absoluto la alerta. Uno de los grandes avances de la Humanidad ha sido la banalización del sexo, que se ha producido como resultado de las acciones relacionadas con la higiene y la reproducción. ¡Qué duda cabe que en tiempos de la sífilis el sexo era mucho menos banal! El doctor Paul Ehrlich fue su gran banalizador cuando distanció el sexo de la enfermedad y la muerte con sus balas mágicas de arsénico. Y lo mismo puede decirse del doctor Luis Ernesto Miramontes cuando sintetizó la noretisterona y abrió el camino de fabricación de la píldora anticonceptiva. Y qué decir de los franceses que en el XVII inventaron el bidet para consuelo de las partes doloridas. Nadie lo dijo mejor que aquel Álvarez Solís: «Desde entonces el sexo perdió mucho sabor».

Frente a esa gama (¡globulina!) de hombres ilustres y banalizadores se ha alzado en todas las épocas el funesto tropel de la carcundia. Religiosa, pero no sólo. La carcundia literaria, encabezada por el doctor Freud ha sido mucho más temible y su grosero enfatismo se extiende hasta la vera de nuestros días con el soporífero Bataille y aquel japonés imperial para el que la petite mort sólo era un preludio blanducho de la grandiosa y última erección. Del tropel sólo es rescatable el viejo Wilhem (Reich), que puso el sexo en la máquina antes que James Brown y el gran escritor cubano Juan Abreu que a sus parrandas aún las llama sexo a fin y efecto de no envejecer.

De modo que yo aplaudo la banalización emprendida por las ministras Aído y Jiménez, con sus píldoras, sus abortos sin mamá y todo lo que venga en la misma línea divulgativa tendente a reducir el sexo a un juego, mediante el control de sus consecuencias más indeseables, es decir, mediante la civilización. Y aplaudo especialmente su trabajo en torno de los jóvenes, población de riesgo, siempre a punto de morir como Werther y por tanto la más necesitada de banalización, es decir de píldoras, datos, detalles y prosa, mucha prosa, que sepulte el mito. Ahora bien: sería conveniente que las ministras no fuesen más socialdemócratas de lo estructuralmente necesario. No puede ser que una mano incite al juego y la otra lo cancele. Una célebre subordinada de la ministra Aído quiere castigar a un bar de Málaga que regala copas a sus clientes si acuden disfrazadas de colegialas. Hombre, hombre. ¡Para qué querrán la píldora post si no se puede jugar a colegialas y a médicos!

 

Cuando una puta se empodera, una abola queda desarmada.

 

 

Porque el arma de las abolas es hacerse pasar por caritativas salvadoras de víctimas de trata y aguerridas feministas en lucha contra la violencia machista sufrida por las prostitutas.

 

Pero esa careta se cae y aparece la cara de Lidia Falcón cuando una puta dice que ella no es víctima ni de trata ni de violencia ejercida por los clientes.

 

Cuando una puta se empodera y dice que es una mujer que no renuncia a ninguno de sus derechos, se viene abajo la estrategia mentirosa de las abolas y pasan, cegadas por la rabia impotente, a acusar directamente a la puta de degenerada.

 

Y eso es lo que desarma al abolicionismo: tener que reconocer que la suya es una campaña moral contra las putas degeneradas, contra las putas desvergonzadas.

 

Porque cuando el abolicionismo declara abiertamente que está contra la libertad sexual de las mujeres; que está contra los derechos laborales de las trabajadoras; que quiere imponer la moral patriarcal fundamentalista de los antiabortistas a las “malas mujeres”, se enfrenta directamente a los derechos fundamentales de las mujeres, se muestra como lo que es: un agente camuflado de la reacción antidemocrática.

 

El empoderamiento de las putas amenaza de muerte al abolicionismo y lo saben. Por eso han lanzado el señuelo de la “revuelta de las putas” y quieren introducir su caballo de Troya como representante de las putas empoderadas ante las feministas de buena fe. ¡Ella, la víctima desempoderada por antonomasia, presentándose como la líder de la revuelta de las putas!

 

La cruzada moral debe quedar oculta a los ojos de la opinión pública. No se debe permitir hablar a las putas empoderadas y, si hablan, habrá que acusarlas de estar a sueldo de los proxenetas, o de estar disociadas. Pero si siguen hablando, a las abolicionistas no les quedará más remedio que enseñar sus cartas y acusarlas abiertamente de degeneradas y desvergonzadas.

 

Cuando una puta se empodera, a la abola se le pone cara de Lidia Falcón.

El día en que la utopía abolicionista dio la espalda a las prostitutas

 

“¿Considerar el hecho de la prostitución como cosificación de la mujer no equivale a negarles la condición misma de personas?”

 

Por Talía Ardana  

10/10/2017

 

http://www.eldiario.es/andalucia/APDHA/dia-utopia-abolicionista-espalda-prostitutas_6_695790423.html

 

Quizás no haya llegado aún ese día, quizás siga existiendo la posibilidad de que la sociedad en general, y el movimiento feminista hegemónico en particular, escuche y dé respuestas al reclamo de las personas que ejercen la prostitución; las anónimas y las militantes, las que comparten sus experiencias y las que trabajan en el más desolador de los silencios.  Pero ese día no llegará, la puerta no se cerrará sin la resistencia de quienes defendemos que la dignidad y  autonomía de las personas está por encima de su opción ocupacional.

Uno de los debates que se ha generado con relación a la elaboración del Pacto de Estado contra la Violencia de Género ha girado en torno a la consideración de la prostitución como una “forma extrema de violencia contra las mujeres”. Un colectivo de la  Plataforma Unitaria de Apoyo al Trabajo Sexual, a la que pertenece APDHA, expresó una serie de recomendaciones que no se han tenido en cuenta a la hora de elaborar el pacto y que aparecen recogidas en este manifiesto.

Finalmente no se ha incluido, entre las 213 medidas que componen el texto aprobado el pasado 28 de septiembre, ninguna medida específica destinada a la erradicación del trabajo sexual en todas sus formas. Pero esta decisión no atiende a un convencimiento real y generalizado de favorecer a las personas que la ejercen y su consideración de trabajadoras. Por todo ello no podemos aplaudir el resultado final, y porque el hilo que nos deja el discurso de la prostitución como violencia de género no es un debate baladí ni por el que debamos pasar de puntillas.

Habitamos en una sociedad machista, éste es un hecho innegable que nos sitúa, a hombres y mujeres, pero sobre todo a las mujeres, en un espacio común para el desarrollo de la lucha feminista. El feminismo nos une bajo el compromiso común por alcanzar el horizonte de una sociedad justa e igualitaria, en la que no cabe el machismo ni la violencia de género, respetando y  fomentando la autonomía de las mujeres y rechazando el tutelaje como única vía para erradicar la discriminación y violencia machista.

Insistimos, habitamos en una sociedad machista, y también hay machismo en la prostitución. Pero aquí, en este terreno farragoso que parece constituir la prostitución, los espacios comunes, las alianzas, parecen diluirse de forma estrepitosa. Los compromisos  se transforman y empezamos a hablar de una institución que parece ser la semilla del mal, y de la que eres víctima o colaboradora.

El debate que nutre la propuesta por equiparar la prostitución con violencia de género identifica el hecho básico de la prostitución con los múltiples fenómenos que generalmente  le acompañan: estigmatización, enfermedad, violencia, pobreza, droga, trata, explotación….y como no, machismo.  En este sentido, y retomando la idea anterior, las alianzas y compromisos hacia quienes sufren las consecuencias de estas graves injusticias sociales, mutan en una especie amorfa de solidaridad trastocada por la compasión y la caridad, y que anula automáticamente, por contradictoria, el respeto a la igual libertad, autonomía y dignidad.

Como nos dice Pablo Ródenas, en su artículo “Qué hacer con la prostitución. Un acercamiento poli(é)tico desde una perspectiva autonomista” :

  • El valor de la igual libertad lo construimos a partir de nuestra convicción de que las personas debemos reconocernos mutuamente en tanto que fines en sí mismos: las personas no nos reconocemos como valores de cambio, a los que se puede fijar precio, comprar y vender, sino como valores intrínsecos e intransferibles. Y a ese valor que reconocemos a las personas es a lo que llamamos dignidad.
  • la dignidad se fundamenta y se expresa en la autonomíade la voluntad para determinar libremente la propia conducta. Dignidad y autonomía, por tanto, a las que como tales sólo cabe reconocer y respetar.

Cuando se afirma que la prostitución es cosificación de la mujer, parece afirmarse que el valor y la dignidad de las personas, en este caso las mujeres, reside en lo que hacemos con nuestra sexualidad (si la mercantilizamos o no, si la empleamos con alguna finalidad, y según qué fines o atiende únicamente al deseo) y no en nuestra autonomía para decidir qué hacer con ella.

¿Se puede negar dignidad y autonomía a quienes de forma consentida establecen relaciones sexuales remuneradas? ¿Considerar el hecho de la prostitución como cosificación de la mujer no equivale a negarles la condición misma de personas?

Es necesario y urgente un compromiso social y feminista para trabajar en políticas sociales, económicas, penales y educativas contra la violencia, la explotación, la enfermedad, la pobreza, etc., aquí hay un extenso espacio común de acción. Pero igualmente necesario es dar una respuesta a qué hacemos con la prostitución, se precisan políticas concretas y unitarias sobre el trabajo sexual, que garanticen los derechos de quienes lo ejercen, que no deje fuera la realidad de las personas trans y los hombres que también están, aunque se obvian…

Esto es necesario y urgente, porque no hay políticas claras, pero sí respuestas basadas en un ideal abolicionista, que sirve de alimento a la creciente violencia institucional que el colectivo de personas que trabajan en la prostitución está sufriendo.

Talía Ardana, coordinadora del área de Trabajo Sexual de APDHA

 

Así se aprobó la Ley de Prostitución de Nueva Zelanda

 

 

Capítulo del libro Feminism, Prostitution and the State: The Politics of Neo-Abolitionism

editado por Eilis Ward,Gillian Wylie

 

http://bit.ly/2jlRivB

 

En busca de una sociedad justa y libre

La regulación del trabajo sexual en Nueva Zelanda

Por Gillian Abel

 

Introducción

El compromiso con los derechos humanos de todos los ciudadanos es de gran importancia en Nueva Zelanda. El país ha luchado mucho por los derechos humanos y ahora trabaja para mantenerlos.

 

(Barnett, Healy et al 2010: 71)

 

Las trabajadoras del sexo de Nueva Zelanda (NZ) libraron una larga batalla por los derechos humanos y en 2003 vencieron cuando se aprobó la Ley de Reforma de la Prostitución (PRA). Lograr la despenalización del trabajo sexual ha sido problemático en el contexto global, dada la creciente dominación de un discurso neoabolicionista que equipara la prostitución con la trata. Para el resto del mundo, parecía algo sorprendente que este discurso estuviera silenciado en Nueva Zelanda. Los neozelandeses han estado tradicionalmente “cableados” por una preocupación cultural por la justicia y la necesidad de que todos puedan tener una “salida justa” (Bromell 2014). En una interesante comparación de las historias de Nueva Zelanda y los Estados Unidos de América, Fisher (2012) escribió, entre otras cosas, sobre la cuestión de los derechos de la mujer. Mientras que las defensoras de los derechos de las mujeres en los Estados Unidos se concentraron en la libertad y la autonomía en su búsqueda de la igualdad, en NZ la justicia social y política y las nociones de equidad fueron los mensajes clave que resonaron. Esta diferencia no sólo era pertinente a los derechos de las mujeres, sino a todas las cuestiones sociales. Sugirió que esta diferencia se debía a las diferentes formas en que estos países fueron colonizados. Mientras que los EE.UU. se fundaron en el siglo XVII por personas que se consideraban víctimas de la tiranía y la persecución, NZ fue ocupada en el siglo XIX por personas que se sentían víctimas de la injusticia social y la inequidad (Bromell, 2014). En consecuencia, mientras los estadounidenses luchaban por el principio de la libertad y la ausencia de la opresión, los de Nueva Zelanda estaban más concentrados en el principio de justicia y equidad. ¿Podría ser que el contexto cultural de justicia en Nueva Zelanda silenciara la voz neoabolicionista?

Es en el contexto de justicia social y política que Tim Barnett, diputado del Partido Laborista, presentó el proyecto de reforma de la prostitución al Parlamento de Nueva Zelanda en septiembre de 2000. El arquitecto de este proyecto de ley fue el Colectivo de Prostitutas de Nueva Zelanda (NZPC), una organización de derechos de las trabajadoras sexuales fundada en 1987. El proyecto de ley propuso la derogación de todas las leyes que regulaban las actividades sexuales clandestinas, allanando el camino para una industria sexual despenalizada en Nueva Zelanda. El objetivo declarado del proyecto de ley era despenalizar la prostitución y al hacerlo:

 

  • Salvaguardar los derechos humanos de las trabajadoras sexuales y protegerlas de la explotación;
  • Promover el bienestar y la salud y la seguridad ocupacional de las trabajadoras sexuales
  • Crear un entorno propicio para la salud pública;
  • Proteger a los niños contra la explotación en relación con la prostitución.

El trabajo sexual es un tema polémico y ninguno de los principales partidos políticos (Laborista y Nacional) de Nueva Zelanda estaba preparado para introducir la despenalización como una iniciativa de partido. En cambio, entró en el parlamento como un proyecto de ley de un miembro privado y se dejó a cada diputado votar de acuerdo a su conciencia. Esto significó que el trabajo de persuación (lobbying) estuvo casi exclusivamente confinado a este grupo de personas, es decir, los diputados. No hubo debates públicos sobre este tema, ni manifestaciones ni referéndum público. El público pudo expresar su opinión a través de sugerencias a la Comisión de Justicia y Electoral del Parlamento de NZ, pero en última instancia, la decisión de despenalizar la clandestinidad sexual fue dejada a los parlamentarios. En junio de 2003, después de la lectura final del proyecto de ley, 60 diputados votaron a favor de la despenalización, 59 en contra y uno se abstuvo).

El principio de justicia estableció el escenario para la introducción del proyecto de ley al parlamento, pero como se argumentará en este capítulo, no fue suficiente para mantener su paso a través de las tres lecturas. La libertad tuvo que salir también a colación. Pero no fue libertad en el sentido de ‘liberación de la opresión’, sino que fue libertad de elección y libertad de poder tener una “salida justa”. Sigue habiendo preguntas sobre cómo la voz abolicionista dominante de la “liberación de la opresión” estuvo aparentemente ausente cuando goza de tanto poder en otros países occidentales. ¿Qué hace diferente a NZ? Un análisis del debate que tuvo lugar en el parlamento sobre el proyecto de ley parece un método útil para empezar a abordar esta cuestión.

 

Para analizar cualquier política pública es necesario primero hacer explícito el “problema” antes de analizarlo. Bacchi (2009) sostiene que los “problemas” se crean dentro del proceso de formulación de leyes y que, por lo tanto, los “problemas” pueden ser vistos como moldeados por las leyes y no resueltos por éstas. Ella plantea seis preguntas que deben ser abordadas al analizar cualquier “problema”:

  • ¿Cuál es el ‘problema’ representado?
  • ¿Cuáles son los supuestos que subyacen a la representación del “problema”?
  • ¿Cómo ha llegado a ser representado el “problema” de esta manera?
  • ¿Se puede pensar este “problema” de manera diferente?
  • ¿Qué efectos produce la representación del “problema”?
  • ¿Cómo o dónde se ha producido, difundido y defendido la representación del “problema”?

Carson y Edwards (2011) utilizaron el marco de Bacchi para analizar las leyes de trabajo sexual en Suecia y Victoria (Australia) con un enfoque particular en el “lado de la demanda” del trabajo sexual y su relación con la trata sexual. Sugirieron que esto proporcionaba un modo sistemático de separar los principales temas implicados. El presente trabajo recoge esta sugerencia, pero no pretende hacer comparaciones con ningún otro modo de regulación del trabajo sexual. Lo que sí proporciona es una idea de los argumentos que enmarcan el trabajo sexual en Nueva Zelanda como una ocupación de elección y no como un símbolo de opresión. En el resto de este capítulo, utilizaré las seis preguntas de Bacchi para analizar los debates sobre el proyecto de ley entre octubre de 2000 y junio de 2003.

Antes de emprender el análisis, es necesario posicionarme en el debate sobre la regulación del trabajo sexual ya que el enfoque que aporte al análisis no puede estar libre de valores. Mi posición ante el trabajo sexual se basa en mi compromiso con los principios de justicia social de la salud pública. Gran parte del énfasis de la salud pública en el pasado ha sido minimizar el daño, y este impulso ha estado detrás de los llamamientos para la despenalización del trabajo sexual. Pero cada vez más, la salud pública está reconociendo las cuestiones de derechos humanos asociadas con la penalización de personas que, por propia voluntad, trabajan en la industria del sexo. Los derechos humanos son esenciales para abordar los determinantes subyacentes de la salud (Organización Mundial de la Salud, 2007) y este es el enfoque de la salud pública. Cualquier respuesta al trabajo sexual debe comenzar con los puntos de vista de quienes trabajan en esta industria y todos deben asumir una responsabilidad colectiva en intervenir a través de prácticas y normas de minimización de daños (O’Neill, Beyrer, Crago et al., 2014). La despenalización del trabajo sexual es un ejemplo de política de salud pública eficaz que se desarrolló en colaboración en Nueva Zelanda (Abel, Fitzgerald et al 2010). La filosofía de salud pública de minimización de daños y derechos humanos estuvo en el corazón de este cambio regulatorio. Yo uso los términos “trabajo sexual” y “prostitución” de manera intercambiable en este capítulo dependiendo del contexto teórico del argumento.

 

¿Cuál es el problema representado?

El proyecto fue redactado por NZPC, con la ayuda de abogados, académicos y otros, para “satisfacer las necesidades de las trabajadores sexuales” (Barnett, Healy et al 2010: 62) y proteger su bienestar (Harrington 2012). Aceptó el trabajo sexual como una elección ocupacional y que las leyes que penalizaban las actividades sexuales negaban los derechos humanos de las trabajadoras sexuales y las colocaban en riesgo de daño. Al analizar las intenciones del proyecto de ley (se indica en la introducción), es evidente que los supuestos eran que la vieja ley no daba a las trabajadoras sexuales el derecho a negarse a prestar ningún servicio comercial ya que eran susceptibles a la coacción de otros, como operadores de burdeles o clientes; no proporcionaba a las trabajadoras sexuales la protección laboral que se otorgaba a los trabajadores de otras ocupaciones; no fomentaba prácticas sexuales más seguras; y no protegía a los niños (menores de 18 años) de la tentación de la industria del sexo. La presunción era que estos riesgos serían minimizados por una nueva legislación que proporcionare derechos a las trabajadoras sexuales y las considerare involucradas en un trabajo legal reconocido. Los clientes se representan como un problema sólo en la medida en que pueden coaccionar o explotar a las trabajadoras sexuales que trabajan en el contexto del actual entorno legislativo.

 

¿Qué suposiciones subyacen a la representación del problema?

Las suposiciones subyacentes a la posición de que la penalización de las actividades de trabajo sexual creaban riesgos y negaban los derechos humanos se debían a la combinación de los derechos de las trabajadoras sexuales y la perspectiva de la salud pública. La investigación sobre el trabajo sexual llevada a cabo en Nueva Zelanda ha sido en su mayoría participativa, por y para las trabajadoras sexuales, y Harrington (2012) ha sugerido que esto ha producido un conocimiento que ha dado voz a las trabajadoras sexuales en la política. Sostiene que los políticos y los académicos no han problematizado la conducta sexual masculina y no han criticado la comercialización del sexo y, en gran medida, esto es correcto. Ya en la década de 1990, NZPC había desarrollado vínculos con académicos de salud pública y varios proyectos de investigación se llevaron a cabo utilizando un enfoque participativo basado en la comunidad. Aunque la mayoría de las investigaciones examinaron la salud y la seguridad de las trabajadoras sexuales en un ambiente penalizado (Chetwynd 1992, Chetwynd 1996, Plumridge y Abel 2000, Plumridge 2001, Plumridge y Abel 2001), se llevaron a cabo algunos pequeños trabajos de investigación con los clientes (Chetwynd y Plumridge 1994, Plumridge, Chetwynd y col., 1996, Plumridge, Chetwynd et al., 1997a, Plumridge, Chetwynd et al., 1997b). Esto se reflejó en la mayoría de las participantes en la investigación realizada en Nueva Zelanda, que aunque fueron capaces de citar al menos algunas experiencias desagradables con los clientes, en general dijeron que les gustaban sus clientes y disfrutaban del contacto con ellos (Plumridge y Abel 2000, Abel 2010) . La investigación proporcionó pruebas de que la penalización creaba una barrera para una industria del sexo segura, y Barnett se basó en esto en la construcción de sus discursos para las tres lecturas parlamentarias. Por lo tanto, estaban muy enfocados en temas de salud pública, de justicia social y de minimización del daño.

 

Cuando Barnett presentó el proyecto de ley en su primera lectura en octubre de 2000, se centró casi exclusivamente en la justicia social al enfatizar las injusticias “genuinas” y “reales” de la ley:

No estoy solo y mi causa es impulsada por una pasión nacida de la injusticia. Este proyecto de ley reemplaza una ley moralista por una ley justa … Las injusticias en la ley actual son claras y predecibles, y son reales. Los últimos 5 años han visto a 410 personas condenadas, innumerables horas de tiempo de la policía dedicadas a cruzadas esencialmente morales e improductivas, y la criminalidad genuina ocultada por el secreto y el misterio generados por la ley de prostitución actual. La reforma de esta ley puede ser vista como la limpieza de unos establos que llevan un siglo de desorden acumulado, la eliminación de las capas de la hipocresía victoriana, el raspado de los abusos a las trabajadoras sexuales sancionadas por nuestras leyes de prostitución actuales, el lavado de los peligros de salud pública generados por la penalización de la profesión más antigua, y el reemplazo del hedor del estigma que afecta a las trabajadoras sexuales debido a la posición en la que las pone la ley. Los diputados pueden estar en desacuerdo conmigo sobre la mejor manera de limpiar los establos, por dónde empezar, y la mejor manera de eliminar las manchas. Pero ¿alguien en esta Cámara realmente se atreve a afirmar que el establo no está sucio? Si todos los diputados creen que la ley de la prostitución necesita una limpieza, entonces el apoyo a este proyecto de ley es nuestra única opción … Las cuestiones planteadas por este proyecto de ley pueden ser difíciles, pero no deben ser vistas por nadie en esta Cámara como una amenaza. Son preocupaciones de importancia vital para algunas personas en nuestra comunidad. Es absolutamente correcto y adecuado que este Parlamento se ocupe de ellas. (Ley de reforma de la prostitución, Primera lectura, 11 de octubre de 2000)

Barnett instó a los parlamentarios a purgar las viejas leyes que penalizaban las actividades sexuales e hicieron una industria sexual no segura, para dar paso a una ley más moderna, liberal y “justa”. Desafió a los diputados a que dijeran si alguno no estaba de acuerdo con que la ley era el “problema” y ninguno se levantó para refutar esto. Las leyes moralistas y obsoletas, afirmó, hicieron que la industria fuera insegura e injusta y un peligro para la salud pública. Él y los partidarios del proyecto de ley se refirieron a esta “mala ley” como victoriana. La vinculación de la ley con los tiempos victorianos también fue reforzada por la analogía que Barnett proporcionó en su primer discurso, comparando la limpieza de la ley con la limpieza de los establos. Las metáforas se usan con frecuencia, particularmente en los medios de comunicación, para dar a entender que el trabajo sexual es sucio y malo (Stenvoll 2002, O’Neill y Campbell 2006). Fue interesante que en este caso Barnett lo diera la vuelta. Reforzando la naturaleza “sucia” del trabajo sexual, echó la culpa de esto a la ley y no al trabajo mismo. El tono del discurso evocó imágenes del movimiento sanitario de salud pública en la Inglaterra victoriana, librando las ciudades de aguas residuales, basura podrida y miasmas en un esfuerzo por combatir las enfermedades, lo que proporcionó un buen trampolín para sus posteriores argumentos de salud pública para minimizar el daño.

Diez diputados se dirigieron al Parlamento tras el discurso de apertura de Bamett: seis hablaron a favor del proyecto de ley (cinco de ellos eran mujeres) y cuatro en contra (todos hombres). Los partidarios de la despenalización siguieron el ejemplo de Barnett al destacar las injusticias y desigualdades causadas por la legislación vigente, como lo demuestran los siguientes ejemplos:

Las objeciones que he oído no tienen peso contra la injusticia básica que está escrita en nuestras leyes.

(Liz Gordon, Partido Alianza, Ley de Reforma de la Prostitución, Firs Reading, II Octubre de 2000)

Nuestras leyes actuales son inviables y simplemente discriminatorias. Estigmatizan y castigan principalmente a la fuerza laboral femenina. Ellas (las trabajadoras sexuales) pueden sufrir arbitrarias e injustas reglas de trabajo.

(Anne Tolley, portavoz del Partido Nacional de Asuntos de la Mujer, Ley de reforma de la prostitución, primera lectura, 8 de noviembre de 2000)

 

Esperamos con interés el día en que las mujeres y los hombres en este país ya no serán perseguidos debido a leyes anticuadas e inicuas.

(Sue Bradford, Partido Verde, Ley de Reforma de la Prostitución,
Primera lectura, 8 de noviembre de 2000)

Aunque la justicia social se filtró bajo la superficie en las lecturas segunda y tercera del proyecto de ley, lo que vino a primer plano fue un discurso que ponía más énfasis en la ley que protegía y minimizaba los riesgos; Un discurso que liberó a las trabajadoras sexuales de los daños que sufrían a causa de la vieja ley. No era que los diputados pro-despenalización hubieran cambiado sus ideas sobre el “derecho justo”, sino que percibían que la minimización del daño era más negociable que los derechos humanos. De hecho, Barnett reflejó que algunos diputados que tenían una antipatía personal hacia el trabajo sexual fueron persuadidos a votar a favor de la despenalización por el argumento de minimización de daños (Barnett, Healy et al., 2010).

 

¿Cómo se llegó a representar el “problema” de esta manera?

El giro a un argumento de minimización de daños se produjo después de la primera lectura cuando el proyecto de ley fue enviado a la Comisión de Justicia y Electoral. El comité examinó 222 comunicaciones de individuos y organizaciones, debatieron entre ellos y luego hicieron enmiendas que trataban directamente “los daños y riesgos potenciales exclusivos de la prostitución” (Tim Barnett, Partido Laborista, Ley de Reforma de la Prostitución, tercera lectura, 25 de junio de 2003). Presentaron la ley existente como insostenible en la medida en que disparaba los riesgos e identificaron qué riesgos podrían ser tratados por la ley y qué riesgos necesitaban una ley especial centrada en la prostitución. La justicia social era un tema muy secundario.

Los principales argumentos de los diputados que estaban contra la despenalización eran que la prostitución era moralmente corrupta, insalubre y perjudicial, y si se despenalizaba, alentaría a más gente a unirse a la industria, habría más delincuencia, más drogas, más pandillas, más tráfico y más trabajadoras menores de edad. Estos argumentos fueron bien rebatidos por la retórica de minimización de daños en las lecturas segunda y tercera, donde el enfoque se centró en la libertad y la elección individuales. Barnett recordó a los parlamentarios los argumentos contra otros cambios de la ley en el pasado, tales como la reforma del derecho homosexual y la implementación de un sistema de intercambio de agujas que “no había llevado al desastre. De hecho, esas medidas y otras han llevado a una vida más completa y menos arriesgada y han mejorado la libertad individual de los afectados. El proyecto de ley de reforma de la prostitución es sólo eso “. (Barnett, Ley de reforma de la prostitución, segunda lectura, 19 de febrero de 24203). El argumento pragmático de salud pública de que “la prostitución está aquí para quedarse” y por lo tanto es una necesidad “resolver la mejor manera de controlar estos daños” fue el fuerte mensaje de Bamett en su lectura final del proyecto de ley:

Es una medida de despenalización, similar a toda nuestra familia de leyes relacionadas con la salud pública. No trata de etiquetar la prostitución como normal, pero acepta su inevitabilidad ….. Habiendo aceptado que la prostitución está aquí para quedarse, les guste o no, lo siguiente es identificar qué problemas genera …. La siguiente etapa es elaborar la mejor forma de controlar esos daños. Eso es minimizar el daño.

(Ley de reforma de la prostitución, tercera lectura, 25 de junio de 2003)

Hubo menos oradores que se levantaron para hablar a favor de la ley (cuatro) que los que hablaron en contra (13) en la discusión final. Sue Bradford (Partido Verde) habló a favor del proyecto de ley en las tres lecturas y su discurso, como el de Barnett, había evolucionado. Citó a organizaciones respetadas como la Organización Mundial de la Salud y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia que apoyaban la despenalización, “porque saben que las leyes restrictivas simplemente alientan la violencia, la trata, la violación y la propagación del VIH / SIDA, no lo contrario. La manera de combatir estas cosas es a través del enfoque de minimización de daños promovido en el proyecto de ley que tenemos ante nosotros” (Ley de reforma de la prostitución, tercera lectura, 25 de junio de 2003).

Volvió brevemente a centrarse en los derechos humanos y la justicia social al apelar a otras mujeres en el parlamento a votar por el derecho de las mujeres a optar por trabajar en la industria del sexo y poner fin al estado de cosas que privaban de poder a las mujeres en el trabajo sexual. Después combinó esto con un discurso del daño hablando a favor de la promoción de los derechos y del bienestar de grupos vulnerables y explotados, demandando que “un daño a uno es un daño a todos. Hasta que se elimine ese daño, ninguno de nosotros puede ser verdaderamente libre” ‘(Ley de reforma de la prostitución,

¿Puede el problema ser pensado de manera diferente?

El enfoque en la minimización del daño dejó inexplorado el poder de género en el debate. Las feministas radicales han destacado las desigualdades en la prostitución. La compra de sexo es vista como una violencia contra las mujeres y representa el privilegio masculino (Scoular 2004). Las mujeres son simples objetos sexuales que se pueden comprar y vender en una práctica de esclavitud sexual (Jeffreys 1997). Esto ha alimentado el argumento de que todas las mujeres que participan en la prostitución son objeto de trata y se presta poca atención a la autonomía de las mujeres y a las historias alternativas de las mujeres involucradas (Scoular 2004). Otras feministas no ven el trabajo sexual como inherentemente opresivo y reconocen la autonomía de las mujeres, aunque en algunos usos la autonomía está limitada (O’Neill 2001). Es esta última perspectiva feminista liberal la que está presente con más fuerza en Nueva Zelanda.

Cincuenta y seis de las presentaciones públicas a la Comisión de Justicia y Electoral se basaron en argumentos feministas, con 40 alegatos en defensa de la despenalización y sólo 16 en contra (Laurie 2010). La mayor parte de estas propuestas, tanto a favor como en contra de la despenalización, se basaron en el artículo 6 de la Convención para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW):

“Las Partes de los Estados adoptarán las medidas apropiadas, incluida la legislación, para suprimir todas las formas de trata de mujeres y la explotación de la prostitución de mujeres” (ONU Mujeres, 1979).

Esos grupos o individuos feministas que se basaron en el artículo 6 para argumentar contra la despenalización declararon que la despenalización aumentaría la trata Y la explotación de las mujeres, mientras que quienes defendían la despenalización se basaron en este artículo para afirmar que la trata de mujeres se reduciría al eliminar la ilegalidad de su trabajo. Sandra Coney, una de las más destacadas feministas radicales de Nueva Zelanda, escribió personalmente a cada diputado argumentando que la despenalización “haría de Nueva Zelanda un eslabón clave en el comercio mundial de mujeres y crearía el potencial de Nueva Zelanda para convertirse en un destino turístico de prostitución “(Laurie 2010). Proclamó que la prostitución era un símbolo de la desigualdad de género y propuso el “modelo nórdico” como un ejemplo de la manera de regular y finalmente abolir la prostitución.

Coney recibió el apoyo de una diputada del Partido Laborista, Dianne Yates, quien fue una de los nueve miembros del Partido Laborista en votar en contra del proyecto de ley. Propuso una enmienda al proyecto de ley (documento de pedido suplementario 56) para que fuere ilegal ser cliente de una prostituta. Proclamó que el “modelo nórdico” “proporcionaría una mayor igualdad entre hombres y mujeres”. Tuvo poco apoyo en el parlamento y su enmienda fue rechazada por 19 votos frente a 96. Sólo cuatro mujeres diputadas apoyaron esta enmienda. Otras mujeres diputadas se distanciaron de la postura adoptada por Yates y Coney, asumiendo la posición liberal de que las mujeres tienen derecho a la autodeterminación, especialmente en lo que respecta a sus cuerpos y sexualidad. Por ejemplo, en las palabras de Sue Bradford:

Me cuestiono fundamentalmente el derecho del Estado en el día de hoy a interferir con los derechos de las personas mayores de 18 años a tener relaciones sexuales consensuadas entre sí. No puede ser que las trabajadoras sexuales sigan estando expuestas al acoso y al enjuiciamiento por un crimen sin víctimas. Tampoco debemos recurrir al modelo sueco, que enjuicia a los hombres que pagan por el sexo. La experiencia sueca demuestra que todo lo que hace es conducir la prostitución a la clandestinidad. … Yo vengo de otro hilo de pensamiento feminista que cree que es nuestro trabajo hacer todo lo posible para mejorar la vida de las mujeres, incluso la de aquéllas que están en esta ocupación más vulnerable. A menos que realmente creamos que la prostitución va a desaparecer por completo y pronto, creo que lo mejor que podemos hacer como feministas es maximizar las condiciones que ayudarán a poner fin a los peores excesos de violencia, coerción y explotación, en lugar de permitir que la prostitución continúe como un subconjunto del mundo criminal. … Prefiero hacer todo lo que pueda, ahora mismo, para ayudar a proteger y empoderar a aquéllas que, por cualquier razón, han optado por hacer de la prostitución su ocupación.

 

(Sue Bradford, Partido Laborista, Ley de reforma de la prostitución, Segunda Lectura, 19 de febrero de 2003)

 

La principal organización liberal feminista, el Consejo Nacional de Mujeres de Nueva Zelanda (NCWNZ), una organización que agrupa a 43 grupos y asociaciones de mujeres, fue un actor clave en la despenalización del trabajo sexual en Nueva Zelanda. Aunque sentían firmemente que la prostitución representaba un desequilibrio de poder entre hombres y mujeres, consideraban esencial que las trabajadoras sexuales fueran protegidas con independencia de si eligen o no el trabajo sexual. Indicaron en su presentación que la esclavitud sexual no era diferente de otras clases de esclavitud laboral y rechazaron el “modelo nórdico” debido a la situación de peligro en la que colocaría a las trabajadoras del sexo si fueran forzadas a esconderse. Hicieron hincapié en que la despenalización era vital para “proteger los derechos de las trabajadoras sexuales y los niños contra la explotación y la violencia” (Laurie 2010: 94). De esto se hicieron eco las diputadas que votaron a favor de la despenalización:

Se trata de dar a algunas personas los mismos derechos que tienen las demás personas de Nueva Zelanda. … Yo no disculpo la prostitución. Creo que la gente tiene derecho a una vida mejor que la que se puede tener vendiendo sexo. Yo estaría desconsolada si una de mis hijas decidiera entrar en la industria del sexo la prostitución no juega ningún papel en mis sueños para ellas— pero si lo hicieran, yo querría saber que tendrían los mismos derechos que cualquier otra neozelandesa.

(Katherine Rich, Partido Nacional, Proyecto de Ley de Reforma de la Prostitución, Segunda Lectura, 19 de febrero de 2003).

 

Muchos diputados hablaron sobre el doble estándar de penalizar a la trabajadora sexual y no al cliente. Sin embargo, para ellos la solución no era penalizar al cliente. Era una cuestión de ser tratados por igual “… la decencia común exige que otorguemos a las trabajadoras del sexo el mismo estatus en la ley que al cliente: compradores y vendedoras deben ser tratados por igual. La situación actual es sencillamente abominable” (Anne Tolley, Partido Nacional, Proyecto de Ley de Reforma de la Prostitución, Primera Lectura, 8 de noviembre de 2000).

 

Se hizo hincapié en la autodeterminación, y porque se dio prioridad a la elección individual, se hizo necesario establecer protecciones para minimizar los riesgos. Lynne Pillay dijo que apoyaba este proyecto de ley como mujer, porque se trata del derecho de elegir y de estar segura en esa elección “(Lynne PHlay, Partido Laborista, Ley de Reforma de la Prostitución, Segunda Lectura, 19 de febrero de 2003):

He hablado con una serie de prostitutas y de personas del Colectivo de Prostitutas que no ven lo que hacen como degradante para ellas. Si se trata de una actividad a la que se dedican por libre elección, entonces no hay nada degradante … si es degradante, es la decisión de la persona que se dedica a la actividad.

(Helen Duncan, Partido Laborista, Ley de reforma de la prostitución, segunda lectura, 19 de febrero de 2003)

En un ambiente neoliberal como el de NZ en el que el gobierno busca desregular y gobernar desde cierta distancia, se pone énfasis en la autorregulación y la autovigilancia (Bacchi 2009). Hubo argumentos de que el gobierno no debería dedicarse a regular la moral: los individuos deberían regularse a sí mismos. «La sociedad no tiene por qué hacer juicios morales acerca de la prostitución. Debe convertirse en una actividad autorregulada …. en mi opinión, no debe arrojarse ninguna culpa sobre esta industria. Estas cuestiones deben ser gobernadas por la moralidad individual de la gente, no por las leyes de la tierra ” (Liz Gordon, Partido de la Alianza, Ley de Reforma de la Prostitución, Primera Lectura, 11 de octubre de 2000). O ACT es una partido que cree en la libertad de las personas para dirigir sus propios asuntos” (Penny Webster, ACT Party, Prostitution Reform Bill, Primera Lectura, 8 de noviembre de 2000). 

 

¿Qué efectos produce esta representación del problema?

Bacchi y Eveline (2003: 1 1) han argumentado que “las leyes producen tipos particulares de sujetos. La Ley de Reforma de la Prostitución ha producido la trabajadora sexual de Nueva Zelanda, una trabajadora que se dedica a una ocupación con derechos similares a los de individuos que se dedican a cualquier otra forma de ocupación. A los ojos de la ley, las trabajadoras sexuales son seres auténticos, que eligen libremente ser trabajadoras sexuales. Se reconoce que tiene sus riesgos trabajar en esta ocupación, riesgos relacionados con la salud y la seguridad, la explotación y la coerción, y la ley proporciona protecciones para minimizar estos riesgos. Lo que esta ley no produce es la mujer víctima de trata, necesitada de protección.”

¿Cómo / dónde se produce y se defiende esta representación del “problema”?

La despenalización del trabajo sexual tiene sentido en el contexto de una posición filosófica neoliberal de mínima intervención estatal, autorregulación e individualización económica. También tiene sentido en un país que se enorgullece de la igualdad de género el que las trabajadoras sexuales tengan los mismos derechos y el mismo estatus que sus clientes. Más de 12 años después de la despenalización, y con un gobierno de centro derecha ahora en su tercer mandato, el Estado continúa defendiendo la posición de considerar el trabajo sexual como una opción ocupacional.

Ha habido pocas preocupaciones desde la aprobación de la Ley de Reforma de la Prostitución. La revisión de la Ley, publicada cinco años después de su promulgación, concluyó que había sido efectiva para lograr sus propósitos y que la mayoría de las trabajadoras sexuales estaban mejor que cuando sus actividades eran penalizadas. Ha habido algunas preocupaciones planteadas por dos consejos de distrito en relación con el trabajo en la calle en sus ciudades, pero hay poca voluntad política para hacer cambios a un modo de regulación que está funcionando bien para la mayoría.

Hay una minoría de grupos en Nueva Zelanda que todavía resisten, pero esto son débiles y carecen de apoyo. Por ejemplo, en 2013 el “modelo nórdico” volvió a surgir cuando Elizabeth Subritzky presentó una petición en nombre del grupo “Libres de Explotación Sexual” al Comité de Justicia y Electoral de la Cámara de Representantes (Petición 2011/60). Este es un pequeño grupo de base religiosa en Nueva Zelanda comprometido con hacer cambios en las áreas de la prostitución y la trata sexual de mujeres y niños. Los peticionarios propusieron que se cambiara la Ley de Reforma de la Prostitución (2003) para permitir el enjuiciamiento de todos los clientes de las trabajadoras sexuales y afirmó que la prostitución no debe ser visto como separada de la trata (Justicia y Comité Electoral 2013). La petición también pedía una erradicación del sector de la calle. El argumento era que la despenalización era la culpable de atraer a las mujeres (víctimas) a vender sexo. El Ministerio de Justicia apoyó la recomendación del Comité de Revisión de la Prostitución de que Nueva Zelanda no siga un enfoque que criminalice al cliente ya que esto expondría a las trabajadoras del sexo a un mayor riesgo y las haría más vulnerables. Además:

El propósito de la Ley de Reforma de la Prostitución fue permitir que las trabajadoras sexuales tuvieran las mismas protecciones otorgadas a otros trabajadores. La LRP regulaba el negocio de la prostitución sin respaldarlo o sancionarlo moralmente ni a él ni a su uso. La Ley reconoce que las trabajadoras sexuales no son necesariamente víctimas, sino que requieren las mismas protecciones que los demás trabajadores, independientemente del género o de la orientación sexual.


(Ministerio de Justicia 2013: 5)

Las trabajadoras sexuales están trabajando dentro de un marco político donde tienen derechos; sin embargo siguen negociando sus vidas dentro de un contexto cultural donde hay ambivalencia social y fuertes discursos morales hacia la industria del sexo y sus trabajadoras (Abel, Fitzgerald et al., 2010). Sullivan (2010) sugiere que incluso en un contexto despenalizado, las trabajadoras sexuales pueden tener que luchar para obtener una identidad como “trabajadora” al margen de estos discursos dominantes. Sin duda, habrá intentos periódicos de ajustar y cambiar la Ley de Reforma de la Prostitución a medida que estos discursos morales vayan disminuyendo.

 

Conclusión

Lo interesante en el pulso por la despenalización fue una alianza entre cuatro posiciones filosóficas. En primer lugar, el contexto político en el que se desarrolló el debate fue uno en el que predominaron los principios neoliberales de individualismo económico y autorregulación. Harrington (2012: 338) ha argumentado que la despenalización del trabajo sexual en Nueva Zelanda “ejemplifica las tecnologías liberales avanzadas de autonomía”, siendo el ideal la libertad y “la presunción de que los individuos libres cuidarán de su propio bienestar”. Los estados neoliberales como NZ favorecen una “retórica de elección”, ideológicamente y también como una “estrategia generadora de legitimidad”, y al hacerlo de esa forma se ha argumentado que el género se hace invisible (Scambler 2007: 1092).

La voz de las trabajadoras sexuales fue la segunda posición importante en el debate sobre el trabajo sexual en Nueva Zelanda, ya que fue esta voz la que dio forma a la redacción del proyecto de ley. La voz de la trabajadora sexual exige que el trabajo sexual sea visto como una cuestión de trabajo; que es un trabajo de servicio que debe ser respetado y protegido como el trabajo en cualquier otra ocupación de servicio (Alexander 1997, Jenness 1993, Simmons 1999).

 

Se entiende que la mayoría de las trabajadoras sexuales optan por trabajar en la industria del sexo, y los derechos y la capacidad de estas personas para tomar esa decisión deben ser apoyados (Simmons 1999). El lado de la demanda del trabajo sexual no es un tema que produzca mucha discusión, ya que el trabajo sexual no se ve como violencia contra las mujeres. El análisis de Harrington (2012: 343) sobre el discurso sobre el sexo en Suecia y Nueva Zelanda sugiere que la red de conocimientos expertos que proporcionó información para debate sobre la ley en Nueva Zelanda privilegió la voz de las trabajadoras sexuales, puso en duda su falta de libertad y no participó en ningún análisis crítico de los “mercados del sexo comercial y su contribución a la construcción de la jerarquía social”. No hubo ninguna creencia firme en que los compradores de sexo y la explotación de las mujeres fueran la causa del problema durante los debates sobre la legislación sobre trabajo sexual en Nueva Zelanda. El debate se inició con un énfasis en las desigualdades, pero no se trataba tanto de cuestiones de desigualdad de género, sino de desigualdades en los derechos de ciudadanía que fueron consideradas injustas.

El tercer argumento a favor de la despenalización fue un argumento feminista liberal que hizo hincapié en el derecho de las mujeres a optar por trabajar en el trabajo sexual. El trabajo sexual como una opción profesional que exigía la protección de los derechos fue importante para la mayoría de las mujeres, tanto dentro como fuera del parlamento. Veinticinco por ciento de las propuestas presentadas en el proyecto de ley se basaban en argumentos feministas y sólo una cuarta parte de ellas argumentaban en contra de la despenalización, alegando que la prostitución era violencia contra las mujeres. Hubo una fuerte representación de las mujeres en el parlamento: 33 de los 120 diputados eran mujeres y 22 de estas diputadas (dos tercios) votaron a favor de la despenalización. En el momento en que el proyecto de ley estaba pasando por el parlamento, Nueva Zelanda tenía una Primera Ministra (que votó a favor del proyecto de ley), así como una Gobernadora General, una Presidenta de la Cámara y una Jefa de Justicia. Si bien la prostitución como violencia contra las mujeres no estuvo totalmente ausente del debate, fue una opinión débil y marginal al no ayudar al empoderamiento y la protección de quienes eligen trabajar en el trabajo sexual.

 

El cuarto —y en última instancia, el argumento más convincente— fue el argumento de salud pública de minimización del daño. En Nueva Zelanda se cuenta con un historial de reformas legales de salud pública exitosas, fundamentadas por principios de minimización de daños. Las más notables son la Ley de Reforma Homosexual y la implementación de intercambios de agujas en los años ochenta para ayudar a minimizar la propagación del VIH / SIDA. El punto de vista de la salud pública con relación al trabajo sexual ha sido generalmente pragmático. Las leyes prohibicionistas nunca han logrado su objetivo de erradicar la violencia sexual y sólo han servido para conducir la industria del sexo a la clandestinidad, donde las trabajadoras sexuales son vulnerables a una serie de daños (Davis y Shaffer 1994; Jordan 2005; World Health Organization 2005). Por lo tanto, el énfasis en la salud pública ha consistido en minimizar el daño reconociendo esto y despenalizando todas las actividades relacionadas con el trabajo sexual. Este fue un argumento que ganó a muchos de los diputados que estaban indecisos sobre la forma de votar.

En última instancia, el argumento neoliberal de la libertad de elección, los derechos de las trabajadoras sexuales y las posiciones feministas a favor del derecho de las mujeres a elegir, y el argumento de minimización del daño protegiendo a las mujeres que optan por trabajar en la industria del sexo, fueron consideradas como cuestiones de justicia. El argumento a favor de la despenalización del trabajo sexual comenzó y terminó en la justicia. La Ley de Derechos Humanos (1993) establece que “la intención es ayudar a asegurar que todas las personas en Nueva Zelanda sean tratadas de manera justa y equitativa”. El ex vicecanciller de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda, Raewyn Dalzicl, reforzó la tradición de justicia de Nueva Zelanda al afirmar que la justicia y los derechos siempre han sido un objetivo en este país. Al hablar del sufragio de las mujeres en Nueva Zelanda, declaró que el mensaje que Nueva Zelanda transmitía al mundo exterior no era sólo sobre las mujeres de Nueva Zelanda y la vida política de Nueva Zelanda, sino sobre la justicia social y política ” (citado en Fischer, 2012: 262). La justicia efectivamente silenció la voz neoabolicionista en Nueva Zelanda y, al hacerlo, las mujeres (así como los hombres y las personas transexuales) han obtenido la libertad de elegir ser trabajadoras sexuales.

 

Nota

I El Partido Laborista estaba en el poder en el momento en que el proyecto de ley pasó por el parlamento y por lo tanto tenían la mayoría de los escaños en el parlamento: cuarenta y uno de sus 51 diputados, así como nueve del Partido Verde votaron a favor de la despenalización. Los otros diez votos procedieron de los partidos de centro-derecha ACT (4) y Nacional (6). Los que votaron contra la despenalización fueron en su mayoría de centro o centro derecha. Los únicos votos de izquierda contra el proyecto de ley vinieron de nueve miembros del Partido Laborista y de los dos del Partido Progresista. La abstención fue de un miembro del Partido Laborista.

 

Referencias 

Abel, G (2010)’Decriminalisation: A Harm Mininisation and Human Rights Approach to Regulating Sex Work’, Public Health and General Practice, Christchurch: University of Otago.

Alexander, R (1997) ‘Feminism, Sex Workers, and Human Rights’, in J. Nagle (ed.) Whores and Other Feminists. New York: Roudedge, pp 83-97.

Bacchi, C. (2009) Analysing Policy: What’s the Protaiem Represented To Be? Frenchs Forest, NSW: Pearson.

Bacchi, C. and Eveline, J. (2003) ‘Mainstreaming and Neoliberalism: A Contested Relationship’, Policy and Society 22(2): 98-118.

Barnett,’, Healy C., Reed, A. and Bennachie, C. (2010) ‘Lobbying for Decriminali­sation’, in O. Abel, L. Fitzgerald, C. Healy and A Taylor (eds) Taking the Obne aa 1 Sex Work New Zealand Sex Workers’ Fight for Decrbribiallsation. Bristol: Policy Press, pp. 57-73.

Beyrer, C., Crago, A., Bekker, L., Butler, J., Shannon, K., Kerrigan, D., Decker, M., Bare!, S., Ibteat, T., Wirtz, A., Weir, B., Barre-Sinoussi, F., Kazatchkine, M., Sidibe, M., Dehne, K., Body, M. and Strathdee, S. (2014) ‘An Action Agenda for HIV and Sex Workers’, The Lancet, 385: 287-301.

Scents, B. and Sanders, T. (2010)’Mainstreaming the Sex Industry Economic Inclusion and Social Ambivalence’, Jaffna! of Law and Society 37(1) 40-60.

Women, D. (2014)'”A Fair Go” in Public Policy’, Policy Quarterly, 10(2): 12-21. Carson, L. and Edwards, K. (2011) ‘Prostitution and Sex Trofficking: What are the

Problems Represented to Be: A Discursive Analysis of Law and Policy in Swan

and Victoria, Australia’, Australian Feminist Law Journal, 34: 63-87.

Cbetwynd, 1(1996) The Prostitutes’ Collective: A Uniquely New Zealand Institution’ in P. Davis (ed.) Intimate Details and Vital Statistics AIDS, Sexuality and the Social Order in New Zealand. Auckland: Auckland University Press, pp 136-148.

Chetwynd, .1 (1992) ‘HIV/AIDS and Sex Worlere, New Zealand Medical Journal, 105: 227.

Chetwynd, A and Plumridge, E. (19%) ‘Knowledge, Attitudes and Activities of Male Clients of Female Sex Workers: Risk Factors for HIV’, New Zealand Medical Journal, 107: 351-353.

Chetwynd, J. and Plumridge, E. (1993) Clients of Female Sex Workers. A Pilot Study. Christchurch: Christchurch School of Medicine.

Davis, S and Shaffer, M. (1994) Prostitution in Canada: The Invisible Menace or the

Menace of Invisibility? Available at: wwwwalnetorg/csis/papers/sdatishtml. Bdred-Grigg, S. (1984) Pleasuresof the Flesh• Sex and Drugs in Colonial New Zealand

1840-1915. Wellington: AH and AW Reed.

Fischer, 11(2012) Fairness and Freedom: A History of TWo Open Societies New Zealand and the (kited States. Oxford: Oxford University Press.

Harrington, C. (2012) ‘Prostitution Policy Models and Feminist Knowledge Politics in

New Zealand and Sweden’, Sexuality Research & Social Policy, 9: 337-349. Human Rights Act (1993) Human Rights Legislation in New Zealand. Available at

http://www.legislation.govoz/actipublic/1993/0082/latest/whole.html.

Jeffreys S. (1997) The Idea of Prostitution. Melbourne: Spinifex Press.

Jenness, V. (1993) Making it Work The Prostitutes’ Rights Movement in Perspective. Na’ York: Aldine de Gruyter.

Jordan, J. (2005) The Sex Indany in New Zealand. A Literature Review. Available at N;wstjusticegovinz/pubarepons/2005/sex-industry-in-nsliteratute-reviewlindechtml.

Laurie, A. (2010) ‘Several Sides to this Story: Feminist Views of Prostitution Refomf, in 0. Abel, L. Fitzgerald, C Healyand A. Taylor (eds) Taking the Oime out of Sex Work New Zealand Sex Workers’ Fight for Decriminalisation. Bristol: Policy Press, pp 85-101.

Ministry of Justice (2013) Petition 2011/60 of Elizabeth Subritzky on Behalf of Free­dom from Sexual Exploitation and 2,910 others. Submission of the Ministry of Justice: Weffington, NZ.

O’Neill, M. (2010) ‘Cultural Criminologyand Sex Nkbrk: Resisting Regulation through Radical Democracy and Participatory Action Research (PAR)’, Journal of Law and Society, 37(l) 210-232.

O’Neill, M.(2001) Prostitution and Feminism. Towards a Politics of Feeling. Cambridge: Polity Press.

O’Neill, M. and R. Campbell (2006) ‘Street Sex Work and Local Communities: Cleating Discursive Spaces for Genuine Consultation and Inclusion’ in R. Campbell and M. O’Neill (ecks) Sex Work Now. Cullompton: Willan, pp. 33-61.

Plumridge, E. and Abel, 0. (2000a) Safer Sex in the Christchurch Sex Inolany. Study 2• Survey of Christchurch Sex Workers. Christchurch, Christchurch School of Medicine and Health Sciences University of Otago.

Phinuidge, E. and Abel, G. (2000b) ‘Services and Information Utilised by Female Sex %dors for Sexual and Physical Safety’, New Zealand Medical Journal, 113(1117): 370-372.

Pluntridge, E, et at (1997a) ‘Control and Condoms in Commercial Sex: Client Per•pectives’, Sociology of Health and Illness, 19(2): 228-243.

Plurnridge, E., et at (1997b) ‘Discourses of Emotionality in Commercial Sex: the Missing Client Voice’, Feminism and Psychology, 7(2): 165-181.

Plumridge, E., et al. (1996) ‘Patrons of the Sex Industry: Perceptions of Risk’, AIDS Care, 8(4): 405-416.

154 In search of a fair and free society: sex work in New Zealand

Pluntridge, L. (2001) ‘Rhetoric, Reality and Risk Outcomes in Sex Work’, Health, Risk and Society, 3(2): 199-217.

Plurnriclge, L. and Abel, G. (2001) ‘A “Segmented” Sex Industry in New Zealand: Sexual and Personal Safety of Female Sex Workers’, Australian and New Zealand Journal of Public Health, 25(1):78-83.

Prostitution Law Review Committee (2008) Report of the Prostitution Law Review Committee on the Operation of the Prostitution Reform Act 2003. Wellington: Ministry of Justice

Prostitution Reform Bill, First Reading, First Session, Forty-sixth Parliament II October and 8 November 2000. See http://www.parliamentszlen/pb/hansarcklebatesirhr/ document/47H artsD_20030219_00001132/prosti ludo n-reform-bill-second-reading.

Prostitution Reform Bill, Second Reading, 19 February 2003. Available at http://www.pa rliament.m/entpb/hansani-debarestrhridocument/47HansD 20030219 00001132/ptost itution-re%mi-bill-second-reading.

Prostitution Reform Bill, ‘Third Reading, 25 June 2003. Available at: Nwnv.parliament ra/enipb/hansard-debateskhr/document/47HansD20030625 00001319/prostiution-re fxm-bill-procedurts-third-reading.

Scambler, 0 (2007) ‘Sex Work Stigma: Opportunist Migrants in London’, Sociology 41(6): 1079-1096.

Scoular, 1 (2004) “the “Subject of Prostitution: Interpreting the Discus ire, Symbolic and Material Position of Sex/Work in Feminist Theory’, FeministTheory, 5(3): 343-355.

Simmons, M. (1999). “theorizing prostitution: The question of agency’, in B. Dank and It. Refinetti (eds) Sex Work and Sex Workers Sexuality atd Culture. London: ‘transaction Publishers, pp. 125-148.

Stenvoll, D. p002) ‘Front Russia with Low? Newspaper Coverage of Cross-Bonier Prostitution in Northern Norway, 1990-2003’, The Journal of Women’s Studies, 9(2): 143-162.

Sullivan, B. (2010) ‘When (Some) Prostitution is Legal: The impact of law reform on sex work in Australia’, Journal of Law and Society, 37: 85-104.

UN Women (1979) Convention on the Dina:anal of all forms of Disabidnaziat Against Women. Available at: wwwun.org/womenwatch/dawkedangtext/econven tion.htm.

World Health Organization (2007) Violence against Women and HIV/AIDS Critical Intersections. Available at http://www.whaint/gender/documentsisexworkerspdf.