Es legal vender sexo en Amsterdam, pero no esperes los mismos derechos que los demás trabajadores

 

La famosa ciudad holandesa permisiva está reprimiendo la prostitución, reubicando a las trabajadoras sexuales y discriminando a aquellas personas que trabajan en la industria.

 

Por GENEVA ABDUL

19 de febrero de 2019

https://foreignpolicy.com/2019/02/19/its-legal-to-sell-sex-in-amsterdam-but-dont-expect-the-same-rights-as-other-self-employed-workers- Países Bajos-legal-prostitución-trabajadoras del sexo /

 


Una prostituta espera a los clientes detrás de su ventana en el barrio rojo de Ámsterdam el 8 de diciembre de 2008. (ANOEK DE GROOT / AFP / GETTY IMAGES)

 

AMSTERDAM— Durante décadas, el barrio rojo de Ámsterdam ha atraído a millones de turistas, trabajadoras sexuales y propietarios de negocios. Sin embargo, los mal reputados callejones del vecindario De Wallen —llenos de cafeterías y vitrinas con trabajadoras sexuales con poca ropa— pronto podrían enfrentar una transformación a medida que los funcionarios del gobierno local se esfuerzan por implementar una nueva política, con el objetivo de aumentar el número de permisos de trabajo sexual más allá de De Wallen en un intento por brindar oportunidades a las trabajadoras sexuales en otra parte.

Desde la legalización de la prostitución en 2000, los Países Bajos han estado cada vez más alerta en la lucha contra la trata de personas y otras formas de actividad delictiva. Pero los críticos dicen que el gobierno actual no ha logrado demostrar el vínculo entre el comercio sexual y el aumento de la delincuencia. En 2009, un conjunto de medidas destinadas a preservar el barrio central de De Wallen en Ámsterdam y frenar las tasas de delincuencia dieron como resultado el Proyecto 1012: un plan de desarrollo urbano de una década de evolución que lleva el nombre del código postal del área. El proyecto limitó notablemente el trabajo sexual a dos calles: Oude Nieuwstraat y Oudezijds Achterburgwal. Esto cerró muchas cafeterías y 112 vitrinas de trabajadoras sexuales, lo que resultó en una especie de gentrificación del comercio sexual, empujando a muchas trabajadoras sexuales hacia el trabajo ilegal o al extranjero, a Bruselas.

Aunque los Países Bajos han sido un líder mundial en la despenalización del trabajo sexual, el estigma que rodea a la profesión continúa.

Aunque los Países Bajos han sido un líder mundial en la despenalización del trabajo sexual, el estigma que rodea a la profesión continúa. A medida que el proyecto de revitalización del vecindario empujó a las trabajadoras sexuales más lejos, a menudo ya no interesa a muchas trabajadoras independientes registrarse bajo la Ordenanza Municipal de Ámsterdam, tal como lo exige la ley para ser considerada legal. Esto se debe a que las trabajadoras sexuales a menudo enfrentan preocupaciones de seguridad, temen que su línea de trabajo se haga pública y temen perder sus hogares, sus hijos y otros medios de obtener ingresos.

Para abordar este problema, los miembros del consejo local de la ciudad, Alexander Hammelburg, del partido D66 de centro-izquierda y Femke Roosma del partido GroenLinks (GreenLeft), están considerando implementar una nueva política para aumentar el número de permisos más allá del distrito rojo, en la esperanza de establecer más hoteles anónimos, burdeles, o “cualquier cosa diferente de las ventanas estándar”, equipados con vigilancia externa y botones de emergencia, según Hammelburg. Pero ese enfoque choca con lo que muchas trabajadoras sexuales exigen cada vez más: la capacidad de citar clientes en internet y trabajar desde casa.

Para muchas trabajadoras sexuales que han construido una comunidad en el área y para quienes los turistas son clientes, los cambios potenciales son vistos como un intento de compensar los cierres de ventanas, en lugar de una adaptación a la industria sexual moderna en la era digital y un esfuerzo para otorgarles derechos similares a los que disfrutan otros trabajadores independientes.

A medida que el plan de desarrollo llegó a su fin este año, el abismo entre las trabajadoras sexuales de Ámsterdam y el ayuntamiento se ha ampliado. “El trabajo sexual se amalgama constantemente con la trata de personas”, dijo Velvet December, coordinadora de defensa de Proud, una organización dirigida por trabajadoras sexuales con sede en Ámsterdam. “Esto, y la dicotomía que se le atribuye a las categorías de trabajadoras sexuales, —la “prostituta feliz” y la ” pobre víctima”, no dejan espacio para las realidades que enfrentamos y para abordar los problemas que vemos”, agregó.

December, que trabaja para De Stoute Vrouw (La mujer traviesa), la única agencia de escorts lesbianas en el país, se hace eco de las preocupaciones que han afectado a la industria del trabajo sexual. Las trabajadoras sexuales son vistas principalmente como objetos de deseo o causa de actividad delictiva, y se culpa a la industria por sexualizar a las mujeres con fines de lucro, pero en realidad sus llamamientos para el cambio no son diferentes de los de las trabajadoras no sexuales. Solo quieren un derecho a la autonomía económica y moral.

Aunque a menudo se elogia a los Países Bajos por integrar a la industria del sexo en su mercado laboral, el trabajo en sí permanece en la periferia de la economía informal.

Aunque a menudo se elogia a los Países Bajos por integrar a la industria del sexo en su mercado laboral, el trabajo en sí permanece en la periferia de la economía informal, lo que December dijo que a menudo se conoce como “criminalización a través de la puerta trasera”. El problema para los gobiernos no es solo tratar de mejorar la vida de las trabajadoras sexuales, sino también garantizar que las necesidades y prioridades de las trabajadoras sexuales se consideren e incluyan en normativas futuras.

Desde que Femke Halsema se convirtió en la primera alcaldesa de Ámsterdam en julio de 2018 —habiendo actuado anteriormente como miembro de la Cámara de Representantes de GroenLinks y como líder parlamentario del partido— Proud ha sido incluida en más discusiones relacionadas con la política de prostitución. Sin embargo, a otras trabajadoras sexuales y dueños de negocios les preocupa que se les culpe por actividades delictivas y se les obligue a irse como consecuencia del turismo excesivo, ya que los concejales de la ciudad han considerado establecer un máximo en el número de personas que entren en el área y restringir o regular los viajes en grupo, en respuesta al aumento registrado en la ciudad de 26 millones a 34 millones de turistas de 2013 a 2017.

En un momento en que los anuncios en línea para el trabajo sexual están tomando cada vez más prioridad sobre trabajar en la calle o alquilar una ventana, y con los cambios en el mercado que permiten que más trabajadoras del sexo trabajen desde su casa —o en espacios privados y anónimos— los legisladores están considerando aumentar el número de permisos más allá del barrio rojo. Pero aún tienen que considerar la posibilidad de permitir que las trabajadoras sexuales reserven clientes en línea, una práctica actualmente prohibida para las trabajadoras sexuales por una Ordenanza General Municipal. “Queremos crear oportunidades adicionales fuera del área turística”, explicó Hammelburg, miembro del consejo de la ciudad, sugiriendo que una transición a la esfera digital no iría más allá de favorecer llevar a los clientes a los escaparates y burdeles permitidos más allá de De Wallen, reduciendo las multitutes de turistas en la zona.

Anuncios

‘Me encanta el sexo. Me gusta ganar dinero’: lo que realmente quieren las trabajadoras sexuales

 

Por Meera Senthilingam, CNN

Fotografías de Ilvy Njiokiktjien para CNN.

8 de febrero de 2019

https://edition.cnn.com/2019/02/08/health/sex-workers-human-rights-netherlands-global-laws-intl/index.html

 

Foxxy Angel alquila una ventana en el burdel My Red Light en Amsterdam.

 

 (CNN) Las cortinas rojas y la habitación está a oscuras. El negocio está cerrado.

Las paredes oscuras, con patrones vibrantes en ciertos lugares, y un techo oscuro rodean una cama oscura cubierta con una sábana protectora. En la pared adyacente, un espejo del tamaño de la cama se alinea junto a ésta

.Un gran baño se encuentra en el centro de la habitación, con un lavabo cerca, y una silla roja alta se asienta prominentemente en la esquina.

La habitación se parece a muchas otras en la zona de De Wallen, en el centro de Ámsterdam, sede del barrio rojo de la ciudad, y es alquilada regularmente por una mujer que usa el nombre profesional de Foxxy Angel.

Alquila la habitación, a menudo conocida como “ventana”, propiedad del colectivo holandés de trabajadoras sexuales My Red Light.

El trabajo sexual ha sido legal de alguna forma en los Países Bajos desde 1830, pero fue reconocido como una profesión legal en 1988

La trabajadora sexual, de 37 años, se puede encontrar aquí durante el día, lista para clientes, generalmente turistas.

Un tirón del cordón de la cortina es todo lo que se necesita para revelar la multitud aglomerada en las calles y para indicar que la habitación está abierta para el negocio.

“Me encanta el sexo. Me gusta ganar dinero”, dice Angel, que ha estado en el negocio por más de 15 años. “He tenido muchos trabajos diferentes antes, y este es el único que realmente me gustó”. 

El alquiler de la ventana cuesta 80 € por día, explica, y ella suele ver cinco o seis clientes por día, haciendo al menos 50 € por cliente. Cuando termina su turno, ella también ve clientes en bares o clubes y sale para experiencias con grupos más grandes.

Sus horas son suyas, y solo tiene que rendir cuentas a sí misma.

“Después de 15 años, todavía lo disfruto todos los días”, dice. Pero ha establecido un límite de edad de 45 años para pasar después a centrarse más en su trabajo de activismo, luchando por los derechos de las trabajadoras sexuales; ella es una integrante fervorosa de la Unión Holandesa de Trabajadores Sexuales, también conocida como PROUD.

Está peleando porque Amsterdam, dice, no es tan liberal para las trabajadoras sexuales como muchos creen.

‘Pagamos los mismos impuestos’

El trabajo sexual ha sido legal de alguna forma en los Países Bajos desde 1830, pero fue reconocido como una profesión legal en 1988. En 2000, una ley hizo que el trabajo estuviera sujeto a las regulaciones municipales, requiriendo una licencia para operar y siguiendo ciertas reglas establecidas por un municipio.

Ser una trabajadora sexual es legal en áreas con licencia, explicó Ángel. “Tenemos que seguir todas estas reglas, y estas reglas no garantizan nuestra seguridad”, dijo, dando un ejemplo de cómo el aumento de la regulación y la legalización traen los controles de la policía y de los municipios, que a menudo impiden que los clientes vengan.

Foxxy Angel muestra sus nudillos tatuados.

Pero ella también quiere la flexibilidad otorgada a otras profesiones, dijo, como la opción de trabajar desde casa.

“Cualquier barbero y tenedor de libros puede trabajar desde su casa, pero nosotras no podemos porque somos trabajadoras sexuales”, dijo. “Pagamos los mismos impuestos. Necesitamos tener los mismos derechos”.

Otro problema, agregó Velvet December, coordinadora de activismo de PROUD, es que los municipios de los Países Bajos tienen el derecho de hacer su propia legislación, por lo que cada uno puede diferir. Por ejemplo, pueden decidir cuántas licencias dar, dijo.

La legalización ofrece cierta protección, cree December. “Hay lugares en los que es mucho más peligroso hacer trabajo sexual”, reconoció. “Podemos confiar en que estamos protegidas por la policía. Tenemos algunos derechos, pero aún no hemos conseguido todos”.

Angel no está de acuerdo y dice que obtiene una protección limitada de su profesión al estar legalizada.

Según Amnistía Internacional, donde los trabajadores sexuales son ilegales, están criminalizados o ambas cosas, las trabajadoras son obligadas a permanecer en la clandestinidad y con frecuencia son objeto de hostigamiento por parte de la policía.

Tanto December como Angel quieren llegar al punto en que se despenalice el trabajo sexual: los cargos penales por trabajo sexual se eliminen por completo, el trabajo sexual entre personas se trate como cualquier otro trabajo, y se incluya en las leyes laborales regulares, como dice la Sex Workers Education and Advocacy Taskforce.

Velvet December, coordinadora de activismo de la Unión Holandesa de Trabajadoras Sexuales, o PROUD.

Los únicos lugares que han despenalizado el trabajo sexual son Nueva Zelanda y el estado de Nueva Gales del Sur en Australia. En ambos lugares, el trabajo sexual no está penalizado a través de leyes punitivas, y las regulaciones se basan en la salud y seguridad de las trabajadoras, como en cualquier otra profesión.

“El trabajo sexual es realmente visto como trabajo y tratado como tal”, dijo December.

Se cree que la reforma en Nueva Zelanda redujo la violencia contra las trabajadoras sexuales, aumentó su facilidad para denunciar los abusos a la policía y mejoró las actitudes de la policía hacia las trabajadoras sexuales, según el Ministerio de Justicia del país.

La investigación también mostró que la despenalización en Nueva Zelanda dio como resultado que las trabajadoras sexuales pudieran rechazar a los clientes e insistir en el uso de condones. Un estudio demostró que la despenalización tiene el potencial de reducir la discriminación, así como las denegaciones de justicia, la denigración y el abuso verbal.

¿Pero está el resto del mundo listo para ponerse al día?

‘Las licencias no han funcionado’

El trabajo sexual en entornos como Amsterdam a menudo es “demasiado restrictivo en formas no respaldadas por evidencia”, dijo Sally Shackleton, que trabaja con poblaciones clave, como las trabajadoras sexuales, en la Alianza Internacional contra el VIH / SIDA.

Botones de trabajadora sexual decoran el bolso de Foxxy Angel.

“Las trabajadoras sexuales de todo el mundo están exigiendo menos control y más posibilidad de decidir por sí mismas” con el apoyo de la ley, dijo.

CNN habló con seis trabajadores sexuales, con edades comprendidas entre los 36 y los 76 años, en cinco países, incluidos Brasil, Francia, Ucrania y México. Todas ellas resaltan cómo disfrutan con lo que hacen y dicen que la profesión, para ellas, “es una elección”. Explicaron que la industria del trabajo sexual ha cambiado con el tiempo, desplazándose a internet y, a menudo, desde casa, lo que requiere leyes que lo reconozcan.

Para limitar aún más el modelo en los Países Bajos, explicó Shackleton, está el hecho de que las trabajadoras sexuales deben trabajar en un espacio definido, y con el tiempo, estos espacios han sido cada vez más pequeños y menos numerosos, lo que hace que la competencia sea “muy alta”, sin que exista la opción de trabajar desde casa.

Cree que la legalización ha ayudado a eliminar cierta discriminación y ha mejorado algunas relaciones con la policía, pero no en la medida en que lo ha hecho en otros lugares.

“La despenalización es coherente con un enfoque basado en los derechos”, dijo Liesl Gerntholtz, subdirectora ejecutiva de programas de Human Rights Watch. La investigación realizada por su organización ha demostrado que las trabajadoras sexuales se enfrentan a la extorsión y el abuso por parte de la policía, incluido el sexo forzado, así como al abuso de los trabajadores de la salud y las fuerzas militares, en entornos donde la práctica está completamente criminalizada. “Vemos mucho estigma”, dijo.

Un estudio reciente descubrió que las trabajadoras sexuales en 33 países que enfrentan medidas policiales represivas (identificadas como detención, encarcelamiento, confiscación de agujas, jeringas, condones, desplazamiento a nuevas áreas o violencia física o sexual por parte de los agentes) tienen tres veces más posibilidades de experimentar violencia física o sexual que la población general.

Pero la legalización tampoco ha funcionado, dijo Gerntholtz.

En el núcleo de la reforma legal y de normativas se encuentra un “tema muy controvertido”, agregó: el hecho de que “algunas personas creen que el trabajo sexual es ofensivo para las mujeres”.

Esto lleva a objeciones morales en lugar de a las basadas en evidencia que, a su vez, empeoran las leyes, agregó Shackleton.

“Me gustaría vivir en un mundo donde las mujeres no tuvieran que vender sexo”, dijo Gerntholtz, donde el trabajo no fuera una opción. “Pero aquellas mujeres que lo hacen necesitan poder hacerlo de manera segura y con acceso a la atención médica y proteger sus derechos”. 

‘La primera línea de la violencia’

En última instancia, los expertos dicen que la prioridad para las trabajadoras sexuales, los activistas, los sindicatos y los legisladores es permitir la seguridad en una profesión que de otra manera sería de riesgo. “Las trabajadoras sexuales a menudo están en la primera línea de la violencia”, dijo Shackleton.

Además, tienen 14 veces más probabilidades de ser VIH-positivas, se inhiben de reportar crímenes contra ellas y están sujetas a la explotación por parte de las autoridades policiales, agregó.

Un botón de pánico en una habitación en el burdel My Red Light.

Shackleton cree que adoptar un enfoque laboral de la profesión puede garantizar sus derechos y luchar contra la explotación, pero agregó que “no existe una legislación que se adapte a todos”.

“Los detalles deben personalizarse para el contexto de cada país concreto”, dijo, pero destaca que el objetivo de cualquier cambio o reforma de la ley no debería ser reducir el número de trabajadoras sexuales. “Eso no funciona”.

Gerntholtz está de acuerdo en que un simple cambio de ley no es la solución. “Si simplemente cambia la ley mañana, no va a haber diferencia”, dijo, y agregó que se necesitan campañas de concienciación pública, leyes contra la discriminación y talleres con la policía y las escuelas para cambiar las percepciones y opiniones del público.

Cuando Angel experimentó una violación por primera vez en sus primeros días de trabajo, no se lo reportó a la policía. “Sólo dicen, ‘eres una trabajadora sexual’. ”

Esta es la actitud que ella y las trabajadoras sexuales de todo el mundo están luchando por cambiar, junto con sus derechos.

“El trabajo sexual se ha convertido en una cuestión de moralidad y en asegurar que las mujeres se comporten de la manera esperada”, dijo Shackleton. “Ese es el problema fundamental”.

 

Fotos: Por qué están luchando las trabajadoras sexuales

 

Fany Lilian Torrez Rodriguez, de 37 años, de Nicaragua, ha sido trabajadora sexual durante 18 años. Dice que el trabajo le ha dado buen dinero y es “el mejor trabajo que podría haber hecho”.

 

Thierry Shaffauser, de 36 años, muestra su tatuaje de paraguas rojo, un símbolo de los derechos de las trabajadoras sexuales.

 

Maria De Lourdes Araujo, 76, de Barreto, Brasil, muestra su tatuaje de “Soy una puta”. La industria del trabajo sexual solía estar llena de pasión y glamour, dice, con el baile a menudo utilizado como un medio de seducción. Hoy en día, la bisabuela sigue viendo clientes habituales.

 

Cynthia Navarrete, de 52 años, sostiene un cartel que dice “Libertad para Alejandra Gil”, su madre, quien cree que fue detenida injustamente por trata de personas. Trabaja como trabajadora sexual en las calles de la Ciudad de México y dice que le gusta porque puede elegir cuándo trabajar.

 

Natalia Isaieva, de 40 años, nació en Rusia y ahora vive en Ucrania. Comenzó como trabajadoras sexual a la edad de 16 años y se detuvo hace cuatro años. Ahora hace campaña por mejores derechos.

 

María Benta Melo Dos Santos, de 45 años, de Brasil, ha sido trabajadora sexual durante más de 26 años. La profesión fue una elección, dice, y ella hace campaña para que sea reconocida como tal.

 

Legislación y normativas del trabajo sexual en Holanda

 

 

 

Lo que sigue es un extracto del trabajo Sex Work, Stigma and Violence in the Netherlands, que puede descargarse completo en formato PDF y en inglés aquí: http://www.nswp.org/sites/nswp.org/files/sex_work_stigma_and_violence_in_the_netherlands_reportdigital.pdf

También puede obtenerse información básica en español sobre legislación laboral, seguridad social, pago de impuestos, salud, y dejar la prostitución en los Países Bajos aquí:
https://www.soaaids.nl/es/bienorganizado/bienvenidos

 

 

2.3 Legislación y normativas

 

En este apartado, explicamos la legislación y las normativas en los Países Bajos con respecto al trabajo sexual.

 

Levantamiento de la prohibicón de burdeles

El 1 de octubre de 2000, después de décadas de no haberse aplicado la prohibición de los burdeles, lo que facilitó el rápido crecimiento de una industria sexual en todo el país, y después de casi veinte años de discusiones legislativas, la prohibición, que tenía 90 años de antigüedad, se eliminó del Código Penal. Desde entonces, administrar un negocio sexual dedicado a la prostitución voluntaria por parte de personas adultas es legal y está regulado localmente. Todavía no existe una ley general de prostitución. La normativa de la prostitución, así como la implementación de sistemas locales de concesión de licencias, se dejaron, y siguen siendo dejados, en manos de los municipios. En los Países Bajos, el trabajo sexual en general y las trabajadoras sexuales individuales en particular no están penalizados.

Las primeras discusiones sobre el levantamiento de la prohibición de los burdeles se remontan a la segunda ola feminista en los años ochenta. Sobre la base del derecho a la autodeterminación, se debería permitir a las mujeres decidir individualmente si querían o no trabajar en la prostitución. No había que contrarrestar la prostitución, sino la coerción y la violencia. Más tarde, los municipios vieron una creciente necesidad de regulación del sector comercial del sexo en expansión. También se creía que el abuso sería más fácil de contrarrestar si la operación de un negocio sexual con licencia se desconectara de la explotación ilegal en la prostitución. Así, levantar la prohibición de los burdeles tenía, en general, tres objetivos: regular la prostitución voluntaria; contrarrestar el abuso de seres humanos, tales como la trata de personas y la prostitución de menores; y mejorar la posición de las trabajadoras sexuales.

 

Trata de personas, menores y reclutamiento de trabajadoras sexuales extranjeras

Simultáneamente con el levantamiento de la prohibición de los burdeles, se reforzó el artículo sobre la trata de personas en el Código Penal y se reforzaron las sanciones. El artículo 273f prohíbe todas las formas de coerción, (amenaza de) violencia, extorsión, engaño o abuso de autoridad con la intención de explotar a una persona que trabaja en la prostitución. También prohíbe beneficiarse de la prostitución de alguien que trabaja en condiciones forzadas. Para la ley, la trata de personas se produce tanto si las personas involucradas han sido (conscientes) de que trabajarían en la prostitución como si no, si han trabajado anteriormente en la prostitución, o si quieren trabajar o seguir trabajando en la prostitución en circunstancias libres. En caso de enjuiciamientos, la policía o un fiscal de vez en cuando exigen a las personas tratadas que dejen de trabajar en la prostitución, ya que esto facilitaría la prueba de los casos. Sin embargo, la ley no ofrece ningún fundamento para esta práctica.

En el caso de los menores (personas menores de 18 años), el artículo 273f no requiere pruebas de coerción, ya que cualquier forma de reclutamiento y explotación de la prostitución de menores es un delito, ya sea que se utilice o no el engaño, la coacción o la violencia. Inicialmente, la penalización también se aplicaba a todas las contrataciones de trabajadoras sexuales adultas en el extranjero. Incluso si no existe ninguna forma de coerción o engaño, la ley holandesa de trata de personas dice que reclutar o transportar a alguien de otro país a los Países Bajos para trabajar en la prostitución es un delito. Sin embargo, esto contradice el principio en el que se basó el levantamiento de la prohibición de los burdeles. El principio dice que la explotación de la prostitución solo es ilegal cuando la persona trabaja involuntariamente. Esta discordia tuvo que ser juzgada en los tribunales más de una vez hasta que, en 2015, el Tribunal Supremo de los Países Bajos decidió en última instancia que ‘reclutar o traer’ trabajadoras sexuales extranjeras al país es solo un delito cuando hay explotación involucrada. Aunque La ley de trata de seres humanos no establece esto explícitamente, la intención de explotación debe estar implícita. Por ejemplo, la reserva de un billete de avión para que una trabajadora sexual húngara trabaje en los Países Bajos no representa en sí misma motivos suficientes para una condena por trata de personas.

Finalmente, los clientes de trabajadoras sexuales de dieciséis y diecisiete años de edad ahora son punibles, mientras que los clientes de trabajadoras sexuales menores de dieciséis años de edad ya estaban penalizados.

 

Trabajadoras sexuales inmigrantes

Levantar la prohibición de los burdeles significó que el trabajo sexual pasó a ser legalmente reconocido como trabajo. Desde entonces, las trabajadoras sexuales de todos los países de la Unión Europea pueden trabajar legalmente en los Países Bajos en las mismas condiciones que las trabajadoras sexuales holandesas. Sin embargo, las trabajadoras sexuales de fuera de la Unión Europea (UE) no pueden obtener un permiso de trabajo sexual holandés. Según la Ley holandesa de empleo para extranjeros, la prostitución es el único sector laboral en los Países Bajos que prohíbe a los extranjeros.

 

El sistema de licencias

La mayoría de los municipios cuentan con un sistema de licencias para empresas sexuales. Inicialmente, se otorgaría una licencia principalmente a las empresas que existían antes de levantar la prohibición de los burdeles, y su número total en ese momento se fijó como el máximo futuro. En consecuencia, los operadores existentes ocuparon una posición de monopolio. Casi no había espacio para la innovación, por ejemplo, para las trabajadoras sexuales que querían iniciar sus propios negocios. Para obtener y mantener una licencia, las empresas deben cumplir con los requisitos de salud y seguridad y mantener un historial policial limpio. Los requisitos de la licencia se establecen en la Ordenanza General de la Municipalidad (APV) . Una empresa que no cumpla con los requisitos de la licencia puede cerrarse. No todos los municipios tienen una normativa de licencias y las normativas no son idénticas. En algunas ciudades, las agencias de escorts deben tener licencia, mientras que en otras no necesitan licencia. Hay municipios que intentan de hecho prohibir los negocios sexuales con requisitos que no se pueden cumplir. Casi una cuarta parte de todos los municipios tienen una política de cero prostitución, lo que significa que todas las formas de negocios sexuales están prohibidas.

La prostitución callejera ha sido prohibida en casi todas partes. Sólo quedan unas pocas ciudades con una zona de prostitución callejera. Típicamente, las trabajadoras sexuales deben tener un permiso para trabajar allí.

Al igual que todas las personas que trabajan por cuenta propia, las trabajadoras sexuales que trabajan por cuenta propia, por ejemplo las que se encuentran en un burdel de ventanas, deben registrarse en la Cámara de Comercio. Pueden usar la categoría de “servicios personales” para proteger su privacidad.

 

Trabajar en o desde casa

En muchas ciudades, es ilegal trabajar en o desde la residencia particular, por ejemplo, como escort de recepción o de salida. Las trabajadoras sexuales que trabajan en o desde su casa corren el riesgo de ser multadas, ser expulsadas y, posiblemente, ser amenazadas con desalojos. Algunas ciudades permiten “trabajo en casa” si no se asemeja al funcionamiento de un negocio. Lo que esto quiere decir exactamente no está claro y puede diferir en cada municipio. Por lo general, la conclusión es que las personas que ejercen el trabajo sexual deben estar empadronadas en la dirección donde trabajan, deben trabajar estrictamente solas y no deben publicitarse, o hacerlo solo ocasionalmente. Trabajar mientras una colega o una pareja está en la residencia, por ejemplo por razones de seguridad, se considera un negocio y requiere un permiso. Otras ciudades requieren que las trabajadores en domicilio soliciten un permiso, lo que significa que sus nombres y direcciones se hacen públicos en los periódicos locales y en los sitios web municipales, a costa de su privacidad y seguridad. En cualquier caso, la probabilidad de obtener un permiso es mínima. Los municipios establecen las normativas de trabajo en casa en su APV. Las regulaciones de zonificación también pueden prohibir el trabajo en casa (u otras formas de trabajo sexual).

La policía trata de localizar a las trabajadoras en domicilio en sitios de publicidad como Kinky y Hookers. Oficialmente, esto está destinado a rastrear a las personas tratadas, pero en realidad, afecta principalmente a las trabajadoras en domicilio independientes. Por lo tanto, las trabajadoras a domicilio no están ansiosas por llamar a la policía para pedir ayuda cuando algo sale mal. Después de todo, se arriesgarían a perder sus ingresos o su residencia.

 

La regulación Opting-in

Desde 2008, la mayoría de los operadores en la rama de la prostitución de interior deben trabajar con la llamada regulación Opting-in. El Opting-in es un acuerdo entre los operadores y la oficina de impuestos que pone a las trabajadoras sexuales independientes en una posición laboral intermedia entre el empleo asalariado y el empleo autónomo. Los clientes pagan a los operadores. Los operadores pagan a las trabajadoras sexuales después de retener el 21% de IVA y el impuesto a la renta, y después de retirar su parte (generalmente el 40-50% de lo que pagan los clientes). Las trabajadoras sexuales ni están empleadas por el operador ni son autónomas. No están aseguradas por desempleo ni por incapacidad, ni gozan de protección laboral como lo hacen otros empleados regulares. Tampoco tienen los derechos de las personas que trabajan por cuenta propia, por ejemplo, las desgravaciones fiscales para las personas que trabajan por cuenta propia. En cambio, como una especie de asignación de gastos, las trabajadoras sexuales no pagan impuestos sobre el primer 20% de sus ingresos brutos (la llamada “regla del 20%”). La regulación Opting-in para la rama organizada de la industria del sexo viene con un conjunto de “condiciones” que no permiten a los operadores interferir con el trabajo de las trabajadoras sexuales. Las trabajadoras sexuales tienen la libertad de establecer sus horas de trabajo y sus tarifas, aceptar o rechazar clientes, determinar qué servicios ofrecen o no ofrecen y elegir su atuendo. En realidad, no hay control sobre el cumplimiento de esta no interferencia y las trabajadoras sexuales se quejan de estar mal informadas acerca de sus derechos tal y como se detallan en las condiciones. Una ventaja del Opting-in para las trabajadoras sexuales es que son los operadores quienes deben declarar y pagar sus impuestos. Las trabajadoras sexuales no tienen tales deberes administrativos.

Las regulaciones de Opting-in también existen para otros grupos profesionales independientes, entre otros para pastores y miembros del parlamento. Lo extraordinario para la rama de la prostitución es que las trabajadoras sexuales en el sector con licencia no tienen otra opción que esta relación laboral híbrida, etiquetada como “ficticia” (asalariada pero desempleada), porque la oficina de impuestos obliga a la regulación Opting-in a los operadores. Sin embargo, desde 2015, la oficina de impuestos permite a las trabajadoras sexuales trabajar como contratistas independientes en unos pocos clubes y casas particulares simplemente alquilando una habitación allí. En teoría, la elaboración de una nómina es una opción en negocios sexuales con licencia, pero no se aplica.

 

Un nuevo proyecto de ley de prostitución: registro, aumento de la edad mínima y requisito de permiso para el trabajo en casa

Desde 2008, hay un nuevo proyecto de ley de prostitución en discusión. Esta ley, denominada “Regulación de la prostitución para contrarrestar los abusos en el sector sexual”, se conoce por su acrónimo WRP (Wet regulering prostitutie). Se supone que se debe garantizar que todos los municipios sigan una política de licencias uniforme. En el proyecto de ley original fueron centrales la introducción de un registro nacional de trabajadoras sexuales, el registro obligatorio para las trabajadoras sexuales y la penalización de las trabajadoras sexuales no registradas y sus clientes. El requisito de registro se encontró con tantas críticas de trabajadoras sexuales, profesionales de la salud, trabajadores sociales, investigadores y abogados (el Consejo de Estado también lo consideró negativo) que el proyecto de ley finalmente quedó varado en el Senado, entre otras razones debido a un conflicto entre la legislación de privacidad holandesa y la europea. Además, el proyecto de ley exigía una licencia para todas las formas de trabajo sexual, así como un aumento de la edad mínima para las trabajadoras sexuales de 18 a 21 años. En este momento, el proyecto de ley, enmendado sin el requisito de registro, se ha estancado en el Senado y el gobierno actual quiere enmendarlo una vez más. Todavía empeñado en el registro de trabajadoras sexuales, trata de exigir a las trabajadoras sexuales una entrevista de admisión en el Servicio Municipal de Salud (GGD). Otro requisito es la obligación de licencia para todas las formas de trabajo sexual, incluído el trabajo en casa independiente y los servicios de escort. Además, hay planes para una llamada “prohibición de proxenetas” que, además de lo que ya contempla la ley de trata de seres humanos, “penalizaría a todos los involucrados en obtener beneficios financieros con el negocio sin licencia de servicios sexuales”, como el gabinete actual anunció. Y, finalmente, se presentó un proyecto de ley para penalizar a los clientes de las probables víctimas de la trata de personas.

A pesar de que el Senado rechazó el requisito de registro, varios municipios intentaron implementarlo a nivel local. Sin embargo, dado que involucraría datos personales confidenciales, se requeriría el permiso de la Autoridad de Protección de Datos Personales. Hasta ahora, este permiso ha sido rechazado. Por lo tanto, a los municipios ni siquiera se les permite registrar a las trabajadoras sexuales a través de una entrevista de admisión obligatoria en la policía o en el GGD. Adelantándose a la nueva ley, muchos municipios ya elevaron la edad mínima para el trabajo sexual a 21 años.

 

La posición de las trabajadoras sexuales

Varias evaluaciones muestran que de los tres objetivos que buscaba el levantamiento de la prohibición de los burdeles, el objetivo de mejorar la posición social y laboral de las trabajadoras sexuales no se está alcanzando. Por ejemplo, las trabajadoras sexuales todavía tienen problemas con la apertura de cuentas bancarias de negocios o con la obtención de hipotecas. Trabajar de forma independiente, es decir, sin un operador como intermediario, también se ha vuelto más difícil. El énfasis de las autoridades en la lucha contra la trata de personas aumenta el estigma del trabajo sexual y hace que las trabajadoras sexuales (mujeres) sean cada vez más vistas como víctimas indefensas que deben ser controladas, protegidas y rescatadas. Además, desde el año 2000, cuando se levantó la prohibición de los burdeles, el número de empresas sexuales con licencia ha disminuido considerablemente. Casi un tercio de los burdeles de ventanas se han cerrado, a menudo con el pretexto de evitar la trata de personas. Muchas medidas que supuestamente se toman para contrarrestar la trata tienen un impacto adverso en toda la rama legal de las empresas del sexo, causan más ilegalidad, aumentan el riesgo de abuso y hacen que las condiciones laborales sean menos seguras. Como resultado, las trabajadoras sexuales se oponen cada vez más a tales normativas. Hacen valer su derecho a ser reconocidas como profesionales normales y ver reconocidos los mismos derechos que se aplican a otros ciudadanos trabajadores.

Marcha global de prostitutas recorre Ámsterdam para pedir derechos y respeto

 

 

 

 

Imane Rachidi

24 de julio de 2018

https://www.lavanguardia.com/vida/20180724/451092000754/marcha-global-de-prostitutas-recorre-amsterdam-para-pedir-derechos-y-respeto.html

 

Ámsterdam, 24 jul (EFE).- Trabajadoras sexuales de más de 36 países marcharon hoy en el corazón de Ámsterdam para exigir la eliminación de las leyes que “ponen en peligro” la vida de las prostitutas que ejercen en las calles de todo el mundo y para pedir el fin de los “estigmas” que rodean su trabajo.

“No importa de qué país se trate, todas las prostitutas a las que se les pregunte por su situación dirán que quien mejores leyes. Queremos más protección para nosotros, para proteger a nuestros hijos y para eliminar todos los estigmas que nos rodean para poder hablar con libertad de nuestra profesión”, dijo hoy a Efe Yvette Luhrs, de la organización de prostitutas en Holanda PROUD.

El español fue uno de los idiomas que más ha sonado durante la marcha debido a la presencia de prostitutas de España, Colombia, Venezuela, México y Panamá, entre otros países latinoamericanos, que denunciaban la persecución de la prostitución en sus países a gritos de “Mi cuerpo es mío y no del Estado” o “Las putas unidas jamás serán vencidas”.

“Estamos protestando por nuestros derechos. Los países tienen distintos modelos, desde los prohibicionistas como pasa en EEUU, abolicionistas como pasa en Suecia o Francia, y otros reglamentaristas como aquí en Holanda. Lo que queremos es que nos dejen trabajar porque el trabajo sexual es trabajo”, dijo a Efe Juan Florian, trabajadora sexual de Colombia.

Por su parte, el joven Enrique Gavila, de Brasil, denunció que en su país se vive en una “onda de conservadurismo de los gobiernos que están criminalizando y buscando las maneras de penalizar a los trabajadores sexuales, en especial las mujeres jóvenes y los transexuales”, lo cual es una situación “terrible”, añadió.

La convocatoria coincidió con la Conferencia Internacional del SIDA que se está celebrando esta semana en Ámsterdam para llamar la atención sobre los peligros existentes por la falta de financiación de la investigación y la prevención de este virus, así como la discriminación que sufren sus portadores.

La marcha, bajo sombrillas rojas, comenzó en el centro de conferencias RAI, en el sur de Ámsterdam, y terminó en el Barrio Rojo, reuniendo a cientos de prostitutas y activistas de 36 países, que unieron su voz en lo que llamaron “un movimiento global” para mostrarse “unidas” contra la discriminación y los estereotipos que afectan su día a día como trabajadoras del sexo.

Luhrs, de 32 años y trabajadora sexual, denunció las leyes de diferentes países que “están haciendo la vida imposible a las prostitutas, lo que complica su trabajo, sus cuidados, su salud” y aseguró que ningún país escapa a la discriminación de la prostitución, incluido su país de nacionalidad, Holanda, donde esta profesión es legal desde 2000.

Considera que el tipo de “violencia” que sufren las prostitutas holandesas es “principalmente verbal y discriminatoria, como no tener acceso al sistema legal, no tener una cuenta de banco, no poder comprar una casa o contratar un seguro de salud”.

Esto es, no obstante, “incomparable” con lo que sufren las mujeres en países como Sudáfrica “donde son violadas por la policía, encarceladas u obligadas a ejercer en las calles” como en EEUU, añadió.

“Nuestro mensaje es uno y claro: necesitamos más leyes que nos protejan y que hagan nuestra vida más segura. Hay que acabar con la discriminación de las trabajadoras sexuales”, reclamó Luhrs.

La trabajadora sexual advirtió de que “parece que a mucha gente le cuesta entender que muchísimos mujeres deciden ser prostitutas por su propia voluntad, porque les gusta o porque lo necesitan” y lamentó que, a pesar de ser algo voluntario, aún tengan que “seguir enfrentando muchas trabas de todo tipo”.

“Es algo que queremos hacer y nos merecemos el mismo respeto y trato que las demás profesiones. Y claro que hay que diferenciarlo de la prostitución forzada y proteger a aquellas que están ejerciendo obligadas por otros, haciendo algo con lo que no están de acuerdo. Las que estamos aquí, somos trabajadoras sexuales”, añadió. EFE

 

Ver vídeo en Facebook

 

 

La “prohibición de proxenetas” del gobierno holandés es peligrosa

 

Por Felicia Anna

31 de mayo de 2018

https://behindtheredlightdistrict.blogspot.com/2018/05/dutch-governments-pimp-ban-is-dangerous.html

 

 

De un tiempo a esta parte, los Países Bajos tienen un nuevo gobierno, una coalición entre el partido liberal de derechas VVD, D66 y los cristianos de CDA y ChristenUnie. Y, aparentemente, mientras negociaban sobre las nuevas políticas holandesas, los cristianos pudieron comerciar con su opinión a cambio de otras cosas. De esta forma, este nuevo gobierno holandés ideó un plan para una “prohibición de proxenetas”.

Una prohibición de proxenetas puede sonar como una buena idea, pero el nombre es engañoso. Porque en realidad esta prohibición de proxenetas apunta a penalizar a cualquiera que ayude y se beneficie financieramente de las prostitutas que trabajan ilegalmente. Y, solo para aclarar, las prostitutas que trabajan ilegalmente no son víctimas de trata, sino simplemente trabajadoras sexuales que no tienen licencia para hacer trabajo sexual. Esas licencias también son casi imposibles de obtener, ya que, en los últimos años, las ciudades básicamente han reducido el número de licencias, en un intento de limpiar sus ciudades de prostitución, con la excusa de luchar contra la trata de personas.

El mejor ejemplo de esto es en el Barrio Rojo, donde cerraron 128 ventanas. Pero también otras ciudades han seguido el ejemplo de Amsterdam. En total, se cerraron 800 ventanas, quedando ahora 1200 ventanas en los Países Bajos, en lugar de las 2000 ventanas que había en el año 2000. Y en total hay ahora 46% menos negocios de prostitución con licencia en los Países Bajos desde que se levantó la prohibición de burdeles en 2000.

Rara vez se entregan nuevas licencias, simplemente porque las ciudades no quieren. En resumen, si quisieras obtener una licencia para trabajar legalmente como trabajadora sexual, es prácticamente imposible que la obtuvieras. De esta forma, muchas trabajadoras sexuales están atrapadas trabajando ilegalmente, bajo el radar. No porque sean forzadas por un proxeneta, sino porque el gobierno las forzó, reduciendo los lugares de trabajo legales y no creando ningún lugar de trabajo legal alternativo para ellas.

Ahora podrías pensar que todavía sigue siendo una buena idea penalizar a las personas que se benefician financieramente de las trabajadoras del sexo, porque la mayoría de la gente a menudo piensa en los proxenetas cuando escuchan esto. Pero aquí es exactamente donde esta nueva ley venidera es tan engañosa. Porque esta ley no apunta a los proxenetas, sino a cualquier persona que se beneficie de las trabajadoras sexuales sin licencia. Como, por ejemplo, el conductor de una chica escort, el tenedor de libros y el chico de seguridad. Literalmente, cualquiera que se beneficie financieramente de una trabajadora sexual que trabaja sin licencia.

Para engañar a la opinión pública, el líder del partido ChristenUnie, Gert-Jan Segers, afirmó que la prohibición de proxenetas apunta a penalizar a los tratantes de personas y a cualquiera que se beneficie de la trata de seres humanos. Pero esto simplemente no es verdad. En ninguna parte de la ley propuesta se menciona que esta ley solo se aplicaría en casos de trata de personas, sino que en su lugar penaliza a cualquier persona que ayude y se beneficie financieramente de las trabajadoras sexuales que trabajan sin licencia.

Algunas personas han dicho que Gert-Jan Segers no está lo suficientemente informado sobre la nueva ley como para darse cuenta de los efectos negativos de sus leyes, pero la realidad es completamente lo contrario. De hecho, diseñó esta ley, por lo que sabe muy bien lo que hizo, y la diseñó intencionalmente de esta manera, para engañar a la gente haciéndole creer que se trataba de luchar contra la trata de personas, mientras que en realidad tiene un objetivo diferente: luchar contra la prostitución de cualquier manera que pueda. Está claro, al final el objetivo de Gert-Jan Segers no es luchar contra la trata de personas, sino intentar prohibir la prostitución de cualquier forma que pueda, y esta ley está diseñada para hacer exactamente eso. Así que él sabe muy bien lo que está haciendo, y Segers está muy bien informado sobre la industria de la prostitución y cómo funcionan las cosas, por ejemplo, por los salvadores cristianos Frits Rouvoet.

Y para que te hagas una idea de lo que sucedería si Gert-Jan Segers tuviera éxito: si se implementa esta ‘prohibición de proxenetas’, significaría que las personas que hacen negocios con trabajadoras sexuales que trabajan sin licencia dejarían de querer hacer negocios con ellas, por temor a ser detenidos como proxenetas. De modo que los tenedores de libros, contadores, propietarios, personal de seguridad, conductores y chóferes ya no harían negocios con estas trabajadoras sexuales, lo que dificultaría enormemente la vida y el trabajo de estas trabajadoras del sexo. Por supuesto, a estas trabajadoras sexuales les encantaría trabajar legalmente, pero como las ciudades no les permiten obtener una licencia, no les queda más remedio que trabajar ilegalmente. Obviamente, no dejarán de trabajar como trabajadoras sexuales, ya que eso significaría una pérdida de ingresos, por lo que seguirían trabajando ilegalmente, pero ya no podrían hacer negocios con personas seguras, con lo que solo los delincuentes sacarían ventaja de eso.

De hecho, esta ley conduciría a una mayor extorsión de las trabajadoras sexuales por parte de los delincuentes, lo que también se conoce como trata de personas. Entonces, esta ley, en lugar de luchar contra la trata de personas lo que haría sería aumentarla. Obviamente Segers sabe esto, pero simplemente no le importa, siempre y cuando se salga con la suya debido a su moral cristiana. Quiere hacer que el trabajo de las trabajadoras sexuales sea lo más difícil posible, en un intento por reducir la prostitución tanto como sea posible.

A mí personalmente, esta ley no me afecta. Yo trabajo legalmente, así que para mí esta ley no es un problema. Pero desafortunadamente no todas pueden trabajar legalmente, debido a los problemas de obtener una licencia. Así que hay muchas otras profesionales del sexo en los Países Bajos, que corren el riesgo de tener que hacer negocios en el futuro con delincuentes que quieran tratar de explotarlas. Obviamente esto es muy malo, y ésta es la razón por la cual esta prohibición engañosa es una mala idea, y una prueba de por qué la gente nunca debería creer a políticos como Gert-Jan Segers sobre temas como la trata de personas y la prostitución.

Las mentiras de los partidos cristianos CDA y ChristenUnie sobre el Barrio Rojo de Ámsterdam

 

Por Felicia Anna

17 de marzo de 2018

 

http://behindtheredlightdistrict.blogspot.com.es/2018/03/the-lies-of-cda-and-christenunie-about.html

 

 

Nosotras, como prostitutas, nos estamos cansando de todas las mentiras que (principalmente) los partidos políticos cristianos están lanzando sobre el Barrio Rojo. Según se acercan las nuevas elecciones, han estado repartiendo tantas trolas, que es casi imposible hacer un seguimiento de todo. Permítanme en primer lugar decir que los partidos cristianos como CDA y ChristenUnie no son de fiar en su información con respecto a la prostitución y el Barrio Rojo.

El problema con las declaraciones de estos partidos políticos cristianos es que intentan deshacerse de la prostitución. No porque en realidad haya tantas cosas que van mal en la industria del sexo, como dicen, sino simplemente porque va en contra de su moral cristiana. Manipulan y a menudo mienten tan duro como pueden sobre tantas cosas, afirmando protegernos a las mujeres que trabajamos como prostitutas, ¡mientras que en realidad no nos protegen en absoluto!

La mayor mentira que están difundiendo es acerca de la prostitución forzada. Falsamente afirman que ninguna o muy pocas mujeres eligen hacer este trabajo. Esto es francamente una mentira. Siguen apareciendo números inventados de trata de personas, que simplemente son eso: invenciones. Difunden constantemente la mentira de que del 50 al 80% de nosotras somos víctimas, lo cual no es cierto. También afirman que el 70% de nosotras tenemos trastorno de estrés postraumático, lo que también es una mentira.

Todas estas mentiras son cuidadosamente preparadas y coordinadas en un intento por parte de estos partidos cristianos de prohibir la prostitución de cualquier manera que puedan. Ya sea cerrando más ventanas, penalizando clientes o simplemente prohibiendo completamente la prostitución, cada paso los acerca más a su objetivo final: prohibir la prostitución. Y usan la trata de personas como un argumento falso para justificar sus objetivos.

Así que aquí están los hechos. No, no es verdad lo que te están diciendo. No es cierto que el 50% de las chicas que trabajan en el Barrio Rojo estén forzadas. Esta es pura historia inventada. En los últimos años he escrito mucho sobre las realidades de la trata de seres humanos y he tratado de dar a más personas una idea de la escala (posible) de esto. Pero para decirlo de manera simple, el relator holandés sobre la trata de personas ha recibido solo 2 informes de posibles víctimas de la prostitución de ventana en Amsterdam en el transcurso de 5 años. Eso es practicamente todo. Entonces, a menos que creas que solo hay 3 ó 4 mujeres trabajando en el Barrio Rojo, sabes que todas las historias de cientos o miles de mujeres forzadas aquí son una trola.

Ahora sé lo que dirán algunas personas. “Pero estas son solo las víctimas que presentaron denuncia, hay muchas más víctimas, pero tienen miedo de denunciar debido a su proxeneta”. Bueno, déjame que te diga primero, ¿por qué crees que lo sabes mejor tú que las personas que, como yo, trabajamos aquí? En segundo lugar, no, éste no es el caso. Esas 2 posibles víctimas son todas las personas de las que la policía sospechaba que posiblemente podrían ser una víctima. Así que no, estas no son víctimas que presentaron denuncia, ni siquiera se requieren pruebas, simplemente la sensación de que ‘algo podría estar mal’ es suficiente para reportar a una persona como una posible víctima. En resumen, ¡no hay más!

Ahora, otra cosa chiflada que CDA y ChristenUnie siguen difundiendo es sobre el TEPT. Falsamente afirman que el 70% de las prostitutas sufren de trastorno de estrés postraumático. Esta es otra mentira. Sus estadísticas provienen de un activista estadounidense contra la prostitución que realizó una investigación selectiva. En resumen, la investigación se manipula para dar una mala representación. El investigador escogió a mano a sus sujetos con la tasa más alta probable de tener TEPT (principalmente trabajadores de la calle), para afirmar falsamente que esto sería representativo de todas las personas que trabajan en la prostitución. Pero, por supuesto, la cuestión es que no.

En segundo lugar, la investigación ni siquiera se llevó a cabo en los Países Bajos, por lo que no dice nada sobre la situación holandesa, más bien dice acerca de lo que sucede si penalizas la prostitución, como en los Estados Unidos, donde se realizó esta investigación. Entonces, en realidad, indica más lo que sucederá si CDA y ChristenUnie se salen con la suya.

Pero lo más importante es que se han realizado otras investigaciones entre prostitutas en los Países Bajos, así como en el Barrio Rojo, que muestran una imagen muy diferente, es decir, que las prostitutas se sienten realmente bien y rara vez se topan con violencia o cosas que causan trastorno de estrés postraumático, un resultado del hecho de que la prostitución es bastante segura y organizada en los Países Bajos en comparación con países como los EE. UU. donde está penalizada y, por lo tanto, es bastante peligrosa.

Entonces no, no es cierto que la mayoría de las mujeres en el Barrio Rojo hagan este trabajo en contra de su voluntad. De hecho, muchas de nosotras elegimos hacer este trabajo, no porque fuera el trabajo de nuestros sueños, sino simplemente porque se gana un buen dinero. Para nosotras, este trabajo es un medio para un fin, una forma de lograr nuestro objetivo, no el objetivo en sí mismo. Entonces, si nos preguntan si nos encanta hacer este trabajo, la mayoría de nosotras contestaremos que no. Por supuesto que no, pero eso no significa que no hayamos elegido voluntariamente hacer esto. Para nosotras, la prostitución es una forma de lograr algo en la vida, de avanzar en la vida. Un medio de ahorrar dinero para nuestro futuro, para nuestras familias, para nuestros hijos. No es que lo hagamos para salir de la pobreza, sino porque es la forma más rápida de llegar a donde queremos llegar.

La prostitución para muchas prostitutas no es el trabajo soñado. Hacemos este trabajo porque nos ayuda a llegar a donde queremos llegar en la vida. Es el camino que tomamos para lograr nuestros objetivos y nuestros sueños. La prostitución nos ayuda a hacer nuestros sueños realidad. La prostitución es nuestro camino que elegimos voluntariamente, para que podamos alcanzar nuestras metas en la vida más rápido que lo que la mayoría de las personas pueden en su vida. No es porque nos veamos forzadas a este trabajo por algún proxeneta o amante. Esas cosas pasan, pero como muestran las estadísticas, estas son las excepciones, y no las mujeres que voluntariamente eligen hacer este trabajo.

Entonces, CDA, ChristenUnie y cualquier otro partido político u organización que afirme que muchas de nosotras estamos forzadas: ustedes no hablan por nosotras. Ustedes no se preocupan por nosotras. Son ustedes unos farsantes. Son unos mentirosos. Son unos manipuladores. ¡Ustedes solo están interesados en sus propias agendas políticas, y no les importa nada más! Si quieren escuchar la historia real, escuchen a otros partidos políticos como D66, Bij1 y Piratenpartij. Ésos son los únicos partidos políticos que realmente nos escucharon. Los otros solo fingen que se preocupan por nosotras.

Marcos legales de trabajo sexual

Elaborado por ICRSE

Traducido del inglés por Citi

6 de marzo de 2018

 

Prohibición

  • Ideología: el trabajo sexual y las trabajadoras sexuales son inmorales, las trabajadoras sexuales son los vectores del VIH y otras enfermedades y representan una amenaza para la sociedad.
  • Albania, Armenia, Eslovenia, Rusia, Ucrania.
  • Consecuencias:
  • Las trabajadoras sexuales y sus lugares de trabajo son blanco de redadas policiales, las trabajadoras sexuales se ven obligadas a someterse a pruebas de VIH, ITS, hepatitis B y C, cuyos resultados pueden hacerse públicos.
  • Las trabajadoras sexuales no pueden acceder a los mecanismos de justicia ya que la policía es uno de sus principales atacantes.
  • Según un informe de Europa Central y Oriental y Asia Central, más del 40% de las trabajadoras sexuales sufrieron abusos físicos por parte de la policía en el año anterior a la encuesta.
  • La policía considera los condones que llevan las trabajadoras sexuales como prueba, por lo que las trabajadores sexuales son reacias a tenerlos cuando trabajan.
  • En Europa del Este, la mayoría de las nuevas infecciones por el VIH se producen entre las trabajadoras sexuales y las personas que se inyectan drogas; se estima que una de cada diez trabajadoras sexuales vive con el VIH.

 

Modelo sueco

  • Ideología: las trabajadoras del sexo son víctimas del patriarcado y de la violencia contra la mujer cometida por hombres.
  • Suecia, Noruega, Islandia, Irlanda del Norte (RU), Irlanda, Francia.
  • Consecuencias:
  • El volumen de trabajo sexual no ha disminuido: según la Policía sueca, el número de salas de masaje tailandés que presuntamente ofrecen servicios sexuales se ha triplicado en 3 años.
  • Según un estudio, la mitad de las trabajadoras sexuales encuestadas tenían menos confianza en los servicios sociales y la policía después de la introducción de la ley, lo que les impide denunciar los casos de violencia a las fuerzas del orden.
  • Las trabajadoras sexuales de calle se enfrentan a niveles más altos de competencia, precios decrecientes y peores condiciones de trabajo, por lo tanto, a menudo necesitan confiar más en clientes agresivos y en terceros y proporcionar servicios sexuales sin usar condones.
  • Aunque el trabajo sexual no está prohibido sobre el papel, las ordenanzas municipales y / o las acciones dirigidas contra los clientes conducen a la detención y deportación de las trabajadoras sexuales inmigrantes indocumentadas.
  • El estigma y las actitudes discriminatorias van en aumento: según una encuesta de 2015, más personas piensan que el trabajo sexual y las trabajadoras sexuales deberían ser penalizados: el 52% tenía esta opinión en 2015 frente al 30% antes de la introducción de la ley.

 

Legalización

  • Ideología: el trabajo sexual y las trabajadoras sexuales deben ser controlados y reprimidos meticulosamente por el Estado.
  • La regulación estricta se manifiesta en varias formas: registro de trabajadoras sexuales; limitación en el número, ubicación, criterios operacionales de los lugares de trabajo sexual; condiciones impuestas sobre quién puede trabajar como trabajadora sexual, tales como exámenes médicos obligatorios.
  • Alemania, Holanda, Suiza, Hungría, Grecia, Turquía.
  • Consecuencias:
  • Sistema de dos niveles: solo una fracción de las trabajadoras sexuales y de las empresas de trabajo sexual pueden cumplir las regulaciones restrictivas.
  • Quienes no pueden cumplir se enfrentan a multas y castigo.
  • En Grecia y Turquía, sólo el trabajo en lugares cerrados es legal y solo se permite trabajar a las mujeres cis solteras.
  • En Hungría, las trabajadoras sexuales de calle solo pueden solicitar en las llamadas “zonas de tolerancia” o áreas situadas fuera de las “zonas protegidas”.
  • En los Países Bajos, varios municipios han intentado introducir el registro obligatorio de trabajadoras sexuales en los últimos años.
  • En Alemania, según una nueva ley aprobada en 2017, las trabajadoras sexuales deben registrarse ante las autoridades designadas que son quienes determinarán si pueden o no recibir su licencia.

 

Despenalización

  • Ideología: el trabajo sexual se reconoce legalmente como trabajo y se lo trata como a otros sectores de servicios, las trabajadoras sexuales tienen derecho a los derechos laborales.
  • Nueva Zelanda
  • Consecuencias:
  • No aumenta el número de trabajadoras sexuales ni de personas víctimas de trata en la industria del sexo.
  • El 90% de las trabajadoras sexuales encuestadas piensa que el nuevo modelo ha mejorado su capacidad para hacer respetar sus derechos laborales y su acceso a la salud y la seguridad.
  • 57% de las trabajadoras sexuales encuestadas piensa que las actitudes de la policía han mejorado desde la despenalización.
  • El 64% de las trabajadoras sexuales encuestadas pensó que era más fácil rechazar clientes, esta tasa fue del 37% antes de la despenalización.
  • Más trabajadoras sexuales informan de que revelan su estatus de trabajadora sexual cuando visitan al médico y que se someten a controles de salud periódicos.
  • Según Lancet, una revista médica líder, la despenalización evitaría el 33-46% de las infecciones por VIH en la próxima década.

 


1.- Ver más sobre marcos legales:

Comité Internacional sobre los Derechos de los Trabajadores Sexuales en Europa (ICRSE) (2015). ¡Nada acerca de nosotras sin nosotras! Diez años de activismo por los derechos de las trabaiadoras sexuales. Elérhető: http://www.sexworkeurope.org/sites/default/files/userfiles/files/ICRSE_10years%20report_April2016_photo_%282%29.pdf

Red mundial de proyectos de trabajo sexual (2014). El trabajo sexual y la ley: comprender los marcos legales y la lucha por las reformas a la ley del trabajo sexual. Disponible en: http://www.nswp.org/sites/nswp.org/files/Sex%20Work%20%26%20The%20Law.pdf

2.- Red de Defensa de los Derechos de los Trabajadores Sexuales (SWAN) (2009). Detener la violencia: abusos de los derechos humanos contra las trabajadoras sexuales en Europa central y oriental y Asia central. Disponible en: https://www.opensocietyfoundations.org/sites/default/

3.- AVERT. VIH y SIDA en Europa del Este y Asia Central. Disponible en: http://www.avert.org/professionals/hiv-around-world/eastern-europe-central-asia

4.- Junta de la Policía Nacional de Suecia (2012). Trata de seres humanos con fines sexuales y de otro tipo. Informe de situación 13. Disponible en:

https://www.polisen.se/Global/www%20och%20Intrapolis/Informationsmaterial/01%20Polisen%20nationellt/Engelskt%20informationsmaterial/Trafficking_1998_/Trafficking_report_13_20130530.pdf

5.- Asociación Sueca para la Educación Sexual (RFSU) (2010). Remissvar ang SOU 2010: 49, Förbud mot köp av sexuell tjänst. Disponible en: http://www.rfsu.se/sv/Sex-och-politik/Remisser-och-yttranden/Yttrande-over-betankandet-Forbud-mot-kop-av-sexuell-tjanst-En-utvardering-1999 -2008-SOU-201049 /

6.- Red global de proyectos de trabajo sexual (2015). Herramientas de activismo: El verdadero impacto del modelo sueco en las trabajadoras sexuales. Disponible en: http://www.nswp.org/resource/the-real-impact-the-swedish-model-sex-workers-advocacy-toolkit

7.- http://www.nswp.org/sites/nswp.org/files/SW%20Digest%20Issue%2011%20Jan%20-%20Mar%202015.pdf

8.- https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/diverse-group-of-berlin-based-sex-worker-activists/german-law-endangers-sex-workers

9.- Departamento de Salud Pública y Medicina General, Universidad de Otago, Christchurch (2007).

El impacto de la Ley de Reforma de la Prostitución en las prácticas de seguridad y salud de las trabajadoras sexuales. Disponible en: http://www.otago.ac.nz/christchurch/otago018607.pdf

10.- http://www.thelancet.com/series/hiv-and-sex-workers

 

 

 

Las mentiras de los políticos sobre el Barrio Rojo de Amsterdam

 

Por Felicia Anna

10 de febrero de 2018

http://behindtheredlightdistrict.blogspot.com.es/2018/02/the-lies-of-politicians-about-red-light.html

 

 

Hace aproximadamente 4 años comencé a escribir este blog para combatir toda la desinformación y las mentiras difundidas en los medios de comunicación por políticos y formadores de opinión sobre la prostitución, la trata de personas y el Barrio Rojo de Amsterdam. Trabajar allí detrás de las ventanas, y ver a toda esa gente diciendo tonterías tan increíbles en la televisión, en el periódico o en otros medios, me revuelve el estómago. Especialmente porque la mayoría de las veces se dice que ‘esas mujeres de Europa del Este son las víctimas’, porque no pueden creer que alguien de Europa del Este vendría hasta aquí solo para hacer este trabajo como un trabajo, y no ser una víctima.

En los últimos 4 años intenté explicar la verdad a la gente. He estado trabajando aquí hace ahora 8 años, y las historias sobre que el Barrio Rojo es una especie de centro para la trata de personas son pura mierda. Sí, la trata de personas puede suceder, y algunas veces sucede. Pero cualquiera que diga que hay “cientos de mujeres” víctimas aquí, o que son violadas, o que son más del 50% o todas estas estadísticas, están mintiendo por su propia agenda oculta.

Ayer hubo otro buen ejemplo. Hubo un debate político en la televisión y también se publicó hoy un artículo con el líder del partido político cristiano holandés CDA, Sybrand Buma, donde afirmó que más de la mitad de las mujeres se ven obligadas a trabajar en las ventanas. Incluso afirmó que “si le preguntaras a esas mujeres, dirían que lo eligen voluntariamente, pero no es el caso”. En resumen, intenta silenciar nuestra voz y hablar por nosotras, proclamando que no importa lo que digamos, las personas no pueden confiar en nuestra palabra. Y esto viene de un político, ¿puedes creerlo? Esto también plantea la pregunta de cómo alguien podría descubrir que alguien es forzado si nunca se puede confiar en lo que dice una trabajadora sexual. ¿No funcionaría en ambos sentidos?

Continuó su argumento afirmando que el 60% de las mujeres provenían de Europa del Este, y declaró que “no vinieron con un billete de tren, sino que a menudo se ven atraídas por falsas promesas, sacadas de la cuneta en Budapest”. Como dije, lo que dicen es a menudo sobre chicas como nosotras de Europa del Este, lo cual es raro si lo piensas, porque tenemos más razones para hacer este trabajo, teniendo en cuenta la posición económica de nuestros países, que las mujeres de los Países Bajos, por ejemplo, de forma que este razonamiento no tiene sentido. Y también es divertido ver cuán mal informado está Buma, considerando el hecho de que menciona a Budapest como un ejemplo. No hay tantas chicas húngaras trabajando en el Barrio Rojo, mucho menos de Budapest. Pero cualquier cosa vale.

Este es un ejemplo perfectamente bueno de lo que es una mentira. Buma miente porque como cristiano se opone a la idea de la prostitución, y preferiría tenerla prohibida. Sus preocupaciones no son realmente sobre la trata de personas y la prostitución forzada, solo abusa de términos como la esclavitud moderna para su propia agenda política. Sí, lo sé, qué chocante, un político que dice una mentira para una agenda política, ¿quién lo hubiera pensado, verdad?

Ahora, por supuesto, no sorprende que un político de origen cristiano mienta sobre algo para lograr que se prohíba algo que entra en conflicto con su propia moral cristiana. Los cristianos han estado haciendo exactamente las mismas cosas sobre temas como la homosexualidad y el aborto. Los cristianos en los EE.UU., por ejemplo, reclamaron durante años (y tal vez incluso hoy) que la homosexualidad es una enfermedad. O que la homosexualidad es la causa del SIDA. Dicen este tipo de cosas, porque todo el mundo está en contra de las enfermedades y el SIDA, por lo que al usarlo como argumento, esperan convencer a la gente para que apoye su causa.

La razón por la que Buma no hace tales afirmaciones sobre la homosexualidad es porque la homosexualidad está demasiado aceptada en la sociedad holandesa. Eso dañaría más bien su carrera política y sería más probable que le hiciera perder votantes que no ganarlos. Pero la prostitución sigue siendo un debate que aún no se ha decidido, lo que se une al hecho de que, a diferencia de las personas homosexuales, las trabajadoras sexuales apenas hablan por sí mismas porque quieren proteger su privacidad. E incluso si hablamos, su argumento es que estaríamos mintiendo de todos modos, por lo que no se puede confiar en nada de lo que digamos. Por lo tanto, es como dispararles a los patos posados, es muy fácil de hacer, y como no hay hechos concretos y poco conocidos públicamente sobre la realidad de la prostitución, es fácil salirse con la suya.

Sin embargo, es bueno que hace un tiempo el Relator holandés sobre la trata de personas haya publicado un informe sobre la relación entre la trata de personas y la prostitución. En este informe también especifica cuántas sospechas hay, por ejemplo, de la policía, los funcionarios de la ciudad y los funcionarios que son parte de la lucha contra la trata de personas o tienen alguna relación con esto. ¿Y adivina qué? Especificaron cómo pueden surgir las sospechas de trata de personas por región y por prostitución. Entonces, ahora podemos buscar cuántas posibles víctimas realmente hay de acuerdo con las personas que informan de esto al gobierno.

En el informe “Prostitución y trata de personas” en la página 177, se especifica que en Amsterdam durante un período de 5 años desde 2011 hasta 2015, hubo 2 posibles víctimas en la prostitución de ventanas. No cientos, ni miles como un video de Stop The Traffik afirma, ni siquiera docenas. No, solo 2. ¡En 5 años! Eso significa una víctima cada 2,5 años. No 400 mujeres por día, como afirmó el alcalde anterior, ni cientos de mujeres al día, ni siquiera cientos de mujeres al mes o incluso al año.

Ahora sé que la gente comenzará a decir que la policía no lo ve todo. Pero, repito, no tienen que ver nada para informarlo, todo lo que necesitan es un presentimiento, no se requieren pruebas e incluso así solo podemos deducir dos posibles víctimas. Y créanme, revisan las cosas. Las estadísticas oficiales de la ciudad de Amsterdam muestran que hacen alrededor de 1.900 controles anuales en prostitución de ventanas solo en Amsterdam. Para poner eso en perspectiva, tenemos 290 ventanas en el Barrio Rojo.

Entonces dos posibles víctimas, eso no es 50%, diablos, eso ni siquiera es 10%. Tenemos una base diaria de alrededor de 400 trabajadoras sexuales que trabajan aquí, así que esto se aproxima más a un 0,10%. Ni siquiera un uno por ciento, sino una décima parte de eso. Y sí, alrededor del 60% de nosotras somos de Europa del Este. Pero el hecho de que vengamos de allí no significa que no hayamos elegido hacer este trabajo nosotras mismas. Es una pura mentira afirmar que la mayoría de nosotras fuimos traídas aquí con falsas promesas. De hecho, nunca conocí a una sola chica en el Barrio Rojo que no supiera para qué venía. Incluso las víctimas, y conozco algunas víctimas, incluso ellas sabían lo que vinieron a hacer aquí, y no tenían objeciones al respecto.

Porque al final, incluso para la mayoría de las víctimas, el problema no es el trabajo. Muy pocas chicas hacen este trabajo involuntariamente, a pesar del hecho de que a veces hay trata de personas. No tanto como la gente suele afirmar, como podéis ver, pero sucede a veces. Pero abolir la prostitución no es la solución a la trata de personas. Después de todo, si lo fuera, ¿cómo es que nunca proponen abolir otras profesiones donde existe la trata de personas, si es una solución tan buena?

No, Sybrand Buma es un mentiroso, al igual que Gert-Jan Segers, Lodewijk Asscher y muchos otros políticos y formadores de opinión que a menudo afirman que “quieren hacer algo contra la trata de personas”. No se trata de la trata de personas, no les importa luchar contra ella, es una estafa. Solo lo están usando para su propia agenda política. No tienes más que mirar mi blog, hay cerca de cuatro años de artículos valiosos con fuentes. Y no se trata de negar la trata de personas, no niego que la trata de personas exista. De hecho, escribí muchas cosas sobre cómo funciona la trata de personas en realidad, e incluso sobre cómo se podría reducir realmente la trata de personas en la prostitución. Pero también hay artículos sobre la realidad de trabajar detrás de las ventanas en el Barrio Rojo de Amsterdam, que es muy diferente de cómo Buma dice que es. Y yo debería saberlo, porque yo trabajo allí, y no él ni ninguno de los otros políticos que dicen tonterías sobre nosotras.

Cómo hacerse prostituta en Amsterdam

 

Por Felicia Anna

26 Abr 2017

http://behindtheredlightdistrict.blogspot.com.es/p/how-to-become-prostitute-heres-short.html

 

Aquí presento un breve plan paso a paso sobre cómo comenzar a trabajar en la prostitución en Amsterdam, en las ventanas.

  1. Tienes que tener un pasaporte europeo válido (EEA) o un permiso de residencia válido.
  2. Debes tener 21 años o más; en (algunas) otras ciudades de los Países Bajos,18 años o más.
  3. Necesitas tener residencia en los Países Bajos.
  4. Tienes que estar registrada en la ciudad holandesa en la que vivas. Esto se denomina registro GBA. Necesitarás este registro para el siguiente paso.
  5. Tendrás que abrir una cuenta bancaria. Esto es necesario para convertirte en una empresa por cuenta propia, por lo que debes hacer esto antes de pasar al siguiente paso. No se requiere una cuenta bancaria comercial, y también suele ser difícil de conseguir, ya que muchos bancos rechazan a las trabajadoras sexuales. Pero una cuenta bancaria personal es suficiente. Los bancos recomendados son ING y ABN AMRO, ya que son los que con mayor frecuencia aceptan trabajadoras sexuales. Rabobank es notorio por rechazar a las trabajadoras sexuales. Sin embargo, no te obligan a poner tus ganancias en tu cuenta bancaria.
  6. Tienes que abrir tu propia empresa autónoma (ZZP) en las Cámaras de Comercio Holandesas (Kamer van Koophandel). Para esto, necesitarás tu registro de GBA y una cuenta bancaria. Puedes registrar tu empresa bajo el término “prostitución”, pero es mejor registrarse bajo el término “servicios personales”, para evitar cualquier discriminación de personas o empresas en el futuro con respecto a tu trabajo.
  7. Ahora necesitas encontrar un burdel de ventanas en el que puedas trabajar. Los burdeles de ventanas son alquilados por los propietarios, o los operadores de burdeles como se les llama, que tienen un permiso para esto. La mejor manera de encontrar uno, es pasear por el Barrio Rojo, hasta que encuentres uno de los muchos letreros que los operadores de burdeles ponen con su número de teléfono. Llama al número de teléfono para concertar una cita con ellos para hacer una entrevista de admisión. Algunos operadores de burdeles de ventanas también tienen un sitio web; estos sitios web se enumeran más abajo.
  8. Lleva tu pasaporte, el registro de GBA y el de la Cámara de Comercio para la entrevista con el operador del burdel. Durante tu primera reunión con el operador del burdel, te harán una entrevista de admisión. La entrevista es para que los operadores del burdel comprueben que no estás explotada o coaccionada, y que eres lo suficientemente independiente como para hacer este trabajo.
  9. Una vez que se completa la entrevista, puedes comenzar a alquilar habitaciones al operador del burdel con el que realizaste la entrevista. Los precios de las habitaciones varían de 80 a 110 euros durante el día y de 130 a 200 euros durante la noche. Tienes que pagar la habitación por adelantado.

 

Empresas de alquiler de ventanas:

 

The Office 52

Oudezijds Achterburgwal 52

1012 DP Amsterdam

http://www.theoffice52rld.com

 

My Red Light

Oudezijds Achterburgwal 17

1012 DA Amsterdam

http://www.myredlight.nl

 

Carlos Dieke Verhuur (Área de Singel)

Spuistraat 15-19

1012 SP Amsterdam

http://www.carlosdiekeverhuur.com

 

Consejos:

Debido a que la prostitución es un trabajo legal en los Países Bajos, tienes que pagar impuestos. Como prostituta de ventana pagarás impuestos al igual que cualquier otra persona que trabaje por cuenta propia, lo que equivale a un 21% de impuestos sobre tus ingresos. Encuentra un buen tenedor de libros que pueda ayudarte con esto.

Trabajar detrás de las ventanas es una de las formas más independientes de trabajar en la prostitución. Como trabajas por cuenta propia, decides con quién trabajas, qué haces y cuándo trabajas.

No confíes en nadie más que en ti misma.

Si necesitas ayuda o tienes alguna pregunta que hacer, hay varias organizaciones que pueden ayudarte. Estos son:

 

PROUD – Unión Holandesa de Trabajadoras Sexuales

PROUD es una organización dirigida por trabajadoras sexuales, que ofrece información y ayuda para las trabajadoras sexuales.

(Ubicada en el Barrio Rojo)

Enge Kerksteeg 3

Ámsterdam

Número de teléfono: +31628445537

Sitio web: http://www.wijzijnproud.nl

Correo electrónico: info@wijzijnproud.nl

 

Prostitution Information Center (PIC)

El PIC es una organización que informa sobre la prostitución a cualquier persona que tenga curiosidad sobre ella.

(Ubicado en el Barrio Rojo)

Enge Kerksteeg 3

Ámsterdam

Sitio web: http://www.pic-amsterdam.com

 

P&G292

El P&G292 es una organización financiada por el gobierno cuyo objetivo es ayudar a las trabajadoras sexuales.

Nieuwezijds Voorburgwal 292

Ámsterdam

Sitio web: http://www.pg292.nl

Por qué me encanta hacer trabajo sexual (y por qué no debería importar)

 

 

http://rosieheart.com/i-love-sex-work-should-not-matter/

 

 

Cuando comencé a trabajar como escort hace unos tres años, pensé que sería una actividad divertida y aventurera. Pensé que lo haría durante un año más o menos. Me acababa de graduar, y como la crisis económica aún mantenía a gran parte de Europa como rehén, de todos modos no había trabajos interesantes en mi campo. Así que bien podría intentar esta excitante cosa llamada “trabajo sexual” de la que tanto había oído hablar.

Lo intenté, y después de tres años de trabajar como escort, trabajadora de prostíbulo, y ahora lo-que-sea independiente, honestamente puedo decir que fue una de esas opciones de vida realmente grandiosas.

Porque ha sido divertido y aventurero: cenas sofisticadas, tacones altos, vestidos bonitos y, finalmente, aprender a maquillarme. He estado en casi todos los hoteles elegantes en Amsterdam y Londres. Sé cómo pedir vino con confianza, incluso si no tengo ni idea de lo que estoy pidiendo. Mi colección de lencería vale más que el ordenador portátil en el que escribo esto. Así que sí, todo eso.

Pero principalmente por razones que nunca hubiera adivinado. No en vano, ese año de diversión se extendió a tres, y no tengo intención de dejarlo.

Dejo que el trabajo sexual se apodere de mi vida, porque nunca he hecho un trabajo más satisfactorio que éste.

Veo personas en su estado más abierto y vulnerable. Puedo tocarlos en lugares y formas en que nunca antes los había tocado. Confiesan sus fantasías más oscuras, y yo puedo tomarlas en mis manos para explorarlas. Tengo gente llorando en mis brazos después de una hora de reunión. Puedo jugar con todo tipo de cuerpos, aprendiendo cosas nuevas todo el tiempo. En resumen: me conecto con una gama de seres humanos más amplia de lo que nunca podría haber imaginado.

 

Cuando caen las máscaras, mis clientes ya no son el Director ejecutivo, el padre ocupado o el gerente. Se vuelven humanos, se conectan con otro ser humano. Tener ese tipo de intimidad a diario me da más alegría y satisfacción que cualquier otro trabajo.

Ver los efectos que tengo en los clientes ha aumentado mi confianza en mí misma. La expresión de sus caras cuando comienzan a sentir realmente el placer de un simple toque no tiene precio. O cuando hablan por primera vez de una fantasía largamente escondida y ven que me estoy excitando con ella. O cuando se van después de una buena sesión, caminando con un poco más de confianza que cuando llegaron.

Además: tantas miradas de adoración terminan por hacer efecto. Sencillamente es realmente nutritivo para el alma oír cosas maravillosas sobre ti misma diariamente, de tantas personas diferentes. Recuerdo que me miré en el espejo justo antes de una sesión, unos tres meses después de haber comenzado y pensé; “Wow … pagaría por pasar tiempo conmigo …”

Luego está el dinero. Realmente me encanta ver cómo no tengo que trabajar 40 horas a la semana en una oficina solo para pagar las facturas. Claro que trabajo duro, pero en mis propios términos. Si necesito dar un paseo por el bosque, puedo hacerlo. Puedo dormir cuando quiera, o comenzar a trabajar temprano si eso me parece mejor. Puedo cuidarme bien yendo al yoga cuando me siento estresada. O incluso recibir un masaje. Si planifico con anticipación, puedo ser flexible con mi tiempo y casi no tener que preocuparme por el dinero.

Estoy en la posición privilegiada de hacer un trabajo que realmente me gusta. Puedo elegir con quién trabajo y rechazo a la mitad de las personas que preguntan. Esto es bastante privilegiado no solo para la industria del sexo, sino también en general. La mayoría de la gente en cualquier industria no tiene este lujo.

Entonces sí, me encanta mi trabajo. Incluso si tengo días difíciles también a veces. Pero de alguna manera, esto no debería importar.

Claro, gracias por preocuparte. Pero tenemos que hablar de esto en un nivel más profundo. Porque si me gusta o no mi trabajo a menudo es una medida de cuán fácil y seguro debería ser para mí hacerlo. Esta es una situación única para la industria del sexo y resalta la manera problemática en que muchas personas todavía ven el trabajo sexual.

No le preguntamos al camarero, al fontanero o al cartero si realmente les gusta su trabajo como una medida para saber si su industria debe ser criminalizada. Imagina criminalizar a toda la industria textil debido a las malas condiciones de trabajo en algunas fábricas. O a los sevicios de cuidados. No, entendemos que las personas que trabajan en malas condiciones necesitan derechos laborales. Eso les ayudará mucho más que criminalizar sus trabajos. ¿Por qué es tan difícil de entender cuando se trata de la industria del sexo?

En los Países Bajos, este debate es muy actual. Nuestro recién formado gobierno tiene dos partidos cristianos en su coalición, y una ley que supuestamente debía mejorar la posición de las trabajadoras sexuales ahora ha sido modificada de tal manera que en realidad es realmente dañina. Si se aprueba la ley, las personas que ejercen el trabajo sexual deberán registrarse y colocar un letrero en su casa (!). En una sociedad donde ser trabajadora sexual todavía tiene mucho estigma, esto no parece ser lo más seguro. Además, sacar provecho del trabajo sexual sin licencia será una acto criminal. Entonces, si decido no registrarme (debido a dicho letrero, y al muy difícil y costoso proceso de solicitar un permiso) no solo me arriesgo a multas e incluso a ir a la cárcel, sino que también hago correr este riesgo a cualquiera con quien trabaje. Un conductor que me recoge para no tener que ir andando a casa en la mitad de la noche podría ser acusado, por ejemplo. O un colega al que le pago para ser mi línea de seguridad durante la noche. Leyes como ésta me dificultan hacer mi trabajo y estar a salvo.

 

Ya sea que me guste o no mi trabajo, tener derechos laborales fuertes siempre será mejor para mi posición que la criminalización. Sí, incluso a alguien que sea víctima de la trata y la estén obligando a hacer el trabajo sexual le irá mejor si puede acudir a la policía sin temor a ser perseguida. La trata de personas y la agresión sexual ya son ilegales, no necesitamos leyes especiales para la industria del sexo para detener estas cosas. Las leyes específicas para la industria del sexo causan más daño que beneficio.

 

La despenalización significa que las trabajadoras del sexo pueden formar colectivos, tomar medidas de seguridad y hacer su trabajo como cualquier otra persona, independientemente de cuánto lo disfruten. Pero eso significa confiar en la capacidad de tomar decisiones por sí mismas de las mujeres (y otros) que están en la industria del sexo. Confiando en que incluso si no les gusta el trabajo tanto como a mí, sigue siendo su elección continuar haciéndolo. Tal vez por el dinero o por el horario de trabajo flexible. Tal vez porque simplemente disfrutan del sexo, o porque se combina bien con la crianza de los hijos. No importa.

 

No nos corresponde a nosotros decidir qué es bueno para los demás. Necesitamos crear una situación en la que las trabajadoras sexuales tengamos el poder de elegir lo mejor para nosotras. Los derechos laborales fuertes serán un gran paso adelante en ese sentido.

 

Confiar en las trabajadoras sexuales, despenalizar el trabajo sexual.

 

Mucho amor,

 

Rosie Enorah Heart