El abolicionismo es moralismo sexual (1)

 

Ensayo 9: No es cuestión de moralidad. ¡Sí lo es! Parte 1

https://newprostitutionwars.net/home/essay-9-its-not-about-morality-yes-it-is-part-1/

Puede verse la parte 2 en el siguiente enlace:

https://elestantedelaciti.wordpress.com/2019/03/15/el-abolicionismo-es-moralismo/

 

Hace unos pocos años, Laurie Penny publicó en The New Statesman una diatriba contra las abolicionistas. Retomando un tema que he tratado en ensayos anteriores, Penny escribió:

Cuando todos los demás argumentos fracasan, la última pieza elástica de razonamiento que sostiene la sensible ropa interior del lobby feminista sexualmente conservador es que las mujeres que no están de acuerdo con sus argumentos deben haber sido abusadas de niñas o traumatizadas en el trabajo, y como tales no vale la pena escucharlas. La fundadora de UK Feminista, Kat Banyard, que hace trabajo de entrenamiento de activistas incondicionales, afirmó en The Guardian que “las tasas astronómicas de trastorno de estrés postraumático” entre las trabajadoras sexuales son evidencia del “daño inherente que está en el centro de esta transacción”. . . . [Pero esto] no es cuestión de evidencia, no lo es para las “neo-victorianas”, en realidad no. Es cuestión de moralidad, tal como sucedió hace doscientos años cuando las mujeres de clase alta bien intencionadas organizaron centros de caridad para “salvar” del pecado a las prostitutas de la calle encontrándoles un empleo alternativo como limpiadoras, en asilos para pobres o fregando las calles. Ahora mismo, esto se traduce en la creencia de las bienhechoras en que cualquier tipo de trabajo, por explotador y mal pagado que sea, debe ser mejor que el trabajo sexual porque no involucra sexo, sexo malvado, sexo pecaminoso. [1]

Penny no está sola entre las feministas que ven en sus hermanas abolicionistas una dependencia de los puntos de vista morales retrógrados del sexo. Las abolicionistas responden que no son conservadoras sexuales, no tienen puntos de vista neo-victorianos sobre el sexo, no hablan sobre el pecado y no ofrecen evaluaciones “moralistas” de la prostitución [2]. Pero, sin duda, sus críticas a la prostitución son críticas morales: “explotación”, “abuso”, “coerción”, “esclavitud”, “derechos humanos” y términos similares que aparecen en los relatos abolicionistas constituyen parte de nuestro vocabulario moral común. Así, cuando las abolicionistas sostienen que sus posiciones no son “moralistas”, quieren decir que su tratamiento de la prostitución no descansa en una moral sexual distintiva.

Sin embargo, muchas, si no la mayoría de las abolicionistas, se basan en una concepción específica de la moral sexual. A veces esto es un poco difícil de ver porque la abolicionista a menudo viste su punto de vista moral como una cuestión de salud psicológica, pero en otros casos, el punto de vista es evidente. Considerad esta afirmación. “Se supone que el sexo debe ser elegido y deseado”, escribe Catherine MacKinnon. “[L] a cosa real no se compra ni se vende. . . . Así de simple: la consideración para el sexo es el sexo. Donde el sexo es mutuo, es su propia recompensa ”. [3]

Así de simple: el sexo es por sexo, no por dinero. ¿Por qué? Ciertamente parece que aquí está actuando una moral sexual distintiva. ¿Se puede aclarar? ¿Se puede defender plausiblemente?

Abundan los ejemplos de este estándar moral que se da por sentado.

Taja Rahm, blogger feminista:

Gritemos que el sexo no es una mercancía, que puede tener un costo humano enorme si se lo trata como tal. Gritemos al mundo que el dinero y el sexo no se mezclan, que el sexo debe tener lugar bajo una relación completamente diferente y mutua. [4]

Melissa Farley, investigadora de prostitución, activista abolicionista:

No hay mutualidad de placer sexual o de cualquier otro tipo de poder en la prostitución. [5] La prostitución deshumaniza, mercantiliza y fetichiza a las mujeres, en contraste con el sexo intranscendente no comercial en el que ambas personas actúan sobre la base del deseo sexual. [6]

Madeleine Coy, académica:

La prostitución como servicio comercial implica un cierto grado de objetivación ya que no requiere mutualidad interpersonal: los hombres pagan por su placer sexual, no por una experiencia mutuamente placentera. [7]

Kathleen Barry, académica:

[Las] condiciones mínimas para el consentimiento sexual están en el sexo que es una experiencia humana de dignidad personal y que se disfruta con respeto y placer [8].

Carole Pateman, académica:

Defensores del sexo sin amor. . . siempre supuse que la relación se basaba en la atracción sexual mutua entre un hombre y una mujer e implicaba una satisfacción mutua. . . . La prostitución no es un intercambio mutuo y placentero del uso de cuerpos. [9]

Lise Tamm, Fiscalía Internacional, Estocolmo:

El sexo, debe ser mutuo. . . [N] o compramos una relación íntima con alguien que no quiere sexo, porque la sexualidad es algo que debe ser recíproco. [10]

Kajsa Ekis Ekman, escritora:

[En la prostitución] una persona quiere tener relaciones sexuales y la otra, no. El dinero puede hacer que el comprador consiga el “consentimiento”. . . pero esto solo resalta el hecho de que la otra parte tiene relaciones sexuales a pesar de que realmente no quiere hacerlo. No importa cuánto se haga o se diga para cubrir esto, si hubiera un deseo mutuo, no habría ningún pago, y todos lo sabemos. [11]

El estándar de mutualidad del deseo impregna los escritos abolicionistas. Desafortunadamente, las abolicionistas ofrecen el estándar como si fuera claro y evidente. MacKinnon, Farley, Tamm y otras activistas ni lo explican ni lo argumentan. No se molestan en responder incluso preguntas básicas al respecto. Por ejemplo, ¿es este un estándar del sexo ideal o una prescripción para el sexo permisible? ¿Podemos hacer que las personas que no están a la altura sean parias sociales o criminales? ¿Por qué?

SEXO SIN DESEO

“Si hubiera un deseo mutuo, no habría un pago”, pero hay un pago, por lo que la prostitución implica relaciones sexuales no deseadas. Para algunas abolicionistas, con eso está todo dicho. Si definimos la violación como sexo no querido —una sugerencia hecha con toda seriedad por Melissa Farley— entonces la prostitución es “violación pagada”, literalmente, y eso cierra los libros morales sobre sexo por dinero. [12] Sin embargo, la violación no es sexo no querido, es sexo no consentido; en consecuencia, se necesita decir más sobre sexo querido y no querido [13]. De hecho, se necesita decir mucho más, más de lo que puedo decir aquí. Los problemas que rodean la moral sexual son enredados y nudosos. Mis comentarios aquí son incompletos en el mejor de los casos. Los aumentaré en el Ensayo 11.

Primero, necesitamos más categorías para capturar la complejidad de las relaciones sexuales. Agreguemos al par querido / no querido un segundo: deseado / no deseado, donde “deseo” significa deseo sexual. Agregar esta categoría crea varias permutaciones posibles. Por ejemplo, una mujer puede desear sexualmente a un hombre pero no quiere tener sexo con él porque no quiere engañar a su esposo. O bien, podría desear sexualmente al hombre y querer tener sexo con él a pesar de sus compromisos matrimoniales.

Del mismo modo, una mujer puede carecer de deseo sexual por un hombre, pero de todos modos quiere tener relaciones sexuales con él. Él puede ser su esposo o novio y ella quiere responder a su deseo, aunque ella no tiene ninguno. Además, una mujer puede ni desear sexualmente a un hombre ni querer tener sexo con él. Si lo hace de todos modos, podría ser que se ve obligada contra su voluntad (violada) o que lo acepta bajo presión externa.

¿Son estos cuatro pares —sexo deseado / querido, sexo deseado / no querido, sexo no deseado / querido y sexo no deseado / no querido— suficientes para hacer justicia a la complejidad de las relaciones sexuales? Una cosa es segura: ¡las relaciones sexuales son complejas! Las investigadoras sexuales Cindy Meston y David Buss en un estudio de 2007 identificaron 237 razones que las personas dan para tener relaciones sexuales. Muchas de las razones invocan placer o deseo: “se siente bien”, “estaba cachonda”, “quería la aventura / emoción”, “la apariencia física de la persona me excitaba”. Estas razones caen dentro del ámbito del estándar del deseo mutuo si las razones son recíprocas. Pero muchas otras razones no lo hacen: “Quería mantener satisfecha a mi pareja”; “Sentí que era mi deber”; “Quería aumentar el vínculo emocional con mi pareja”. Algunas de estas razones parecen altruistas (“Quería complacer a mi pareja “) y algunos incorporan objetivos de autoprotección (” quería evitar que mi pareja se fuera por ahí “).

Sin embargo, otras razones se alejan aún más del estándar de mutualidad. “Quería sentirme poderosa;” “Pensé que tener relaciones sexuales me ayudaría a atrapar a una nueva pareja”; “Quería ganar la aceptación de mis amigos”; “Quería que mi pareja dejara de engañarme y volviera a mí”; “Él era famoso y quería poder decir que tuve relaciones sexuales con él “,” Mis amigos estaban teniendo relaciones sexuales y quería encajar “,” Quería manipular a mi pareja para que hiciera algo por mí “. [14] Estas razones evocan objetivos egoístas. Que la otra parte pueda o no disfrutar del sexo, o tener sus propios objetivos para entrar en el encuentro sexual, es incidental.

Los motivos de las mujeres, así como los de los hombres abarcan toda esta gama.

Obviamente, una gran cantidad de sexo no cumple con el estándar de mutualidad del deseo. No tenemos que confiar en Meston y Buss para darnos cuenta de esto. Otros estudiosos confirman la ubicuidad de las razones “pragmáticas” o “instrumentales” que dan las mujeres para tener relaciones sexuales. Amy Brown-Bowers y sus colegas, por ejemplo, en sus entrevistas con una muestra de mujeres canadienses descubrieron que los “placeres y beneficios no sexuales” por tener relaciones sexuales desempeñaban un papel importante en las motivaciones de sus sujetos. [15] Evidencia similar apareció en el trabajo de Nicola Gavey y sus colegas y en los estudios de Sharon Thompson. [16] Estos no son hallazgos aislados. Las mujeres y las chicas tienen muchas razones, independientemente del deseo sexual, para tener relaciones sexuales.

A nuestras categorías de querer y desear, agreguemos una más: el sexo puede ser agradable o no. El continuo experiencial varía desde sentirse excepcionalmente satisfecha hasta no sentir nada hasta sentirse rechazada o violada. Para ilustrar: una mujer puede querer y desear tener relaciones sexuales con un hombre, pero la experiencia real le resulta desagradable: dolorosa, por ejemplo, o físicamente insatisfactoria. Del mismo modo, una mujer que no desea sexo pero lo quiere puede encontrar desagradable la experiencia real. [17] Por supuesto, tener una experiencia desagradable es más probable cuando una mujer soporta el sexo sin desearlo ni quererlo. (Hay otras permutaciones, pero dejémoslas a un lado).

Con el continuo agradable / desagradable en la mano, considerad ahora estos comentarios de un sujeto en un estudio de investigación:

A veces me acuesto en la cama y pienso en todas las mujeres que podrían estar llorando esta noche. Llorando porque saben que tendrán que ‘hacerlo’ mañana, llorando porque pueden ‘sentirle’ venir hacia ellas, llorando porque él está gruñendo allí encima de ellas, llorando porque sus cuerpos ya no son suyos porque los comprometieron hace 20 años y no parece posible recuperarlos. [18]

Todas las mujeres lloran porque deben atender a sus gruñones maridos: no es una imagen bonita y representa la experiencia de muchas mujeres. Ni desean tener sexo con sus maridos ni lo quieren, pero lo soportan, por repugnante que sea, porque se comprometieron a sí mismas en matrimonio.

Las mujeres casadas a menudo tienen relaciones sexuales por deber en lugar de por deseo. Pero, ¿son sus experiencias siempre tan malas como las de las “mujeres que lloran”? Aquí está el informe de otro sujeto:

Después de treinta y dos años, es difícil pensar en una sola ocasión [de tener relaciones sexuales cuando quiera]. Creo que simplemente sucede en las relaciones a largo plazo. En mi caso, una histerectomía disminuyó mi libido. Hubo momentos en que no tenía ganas de tener relaciones sexuales, pero lo hice solo por mi esposo. Fue frustrante no quererlo y deprimente cuando lo hice porque no me satisfacía. Sin embargo, me sentía culpable por no tener relaciones sexuales con frecuencia y quería complacer a mi esposo, así que ahí lo tienes. [19]

Ahí lo tienes: treinta y dos años de sexo no deseado. Sin embargo, la esposa no marca su vida de casada como algo horrible, dejándola llorando por la noche. Estaba “frustrada” por no querer tener sexo y le pareció “deprimente” no estar “satisfecha” por el sexo que tenía. Sin embargo, ella “quería complacer” a su esposo. Su situación no era ideal, ni mucho menos, pero tampoco la rechazó ni arruinó su vida, por lo que podemos ver.

Finalmente, otro sujeto describe una reacción diferente a la presión de su amante para tener relaciones sexuales:

. . . ¿por qué no [digo] “sí”? Quiero decir que es, no es nada, tener sexo es como levantarse y desayunar. Creo que de una manera que, um, iba a decir, que era una forma de hacerlo, haciendo que lo ordinario fuera correcto. Creo que fue normal, es como tomar una taza de té. [20]

Estas tres reacciones muy diferentes al sexo no deseado —como un ritual repulsivo forzado por los términos del matrimonio esclavizante, o un requisito de deber frustrante pero no destructivo, o una rutina mundana e intrascendente— sugieren que una historia completa de la sexualidad de las mujeres mostrará una complejidad considerable en efecto. Sin embargo, el estándar de mutualidad del deseo elimina moralmente la mayor parte de esa complejidad. ¿Qué pasa con las mujeres cuyas actividades sexuales no se ajustan a este estándar? ¿Debemos marcarlas como moralmente deficientes, corruptas, débiles, equivocadas, venales o sin principios? ¿Están eludiendo su deber? [21] O, consideremos a la otra parte de una pareja sexual: ¿son los hombres moralmente deficientes, corruptos, venales, sin principios que eluden el deber cuando tienen relaciones sexuales con mujeres que no cumplen con el estándar de mutualidad? No es difícil clasificar a los hombres como acosadores morales si presionan a las mujeres a tener relaciones sexuales que no desean o no quieren, pero es más difícil culpar a los hombres engañados por la simulación (sus parejas sexuales motivadas por razones como “Quiero evitar que mi pareja se vaya por ahí “,” Mis amigos están teniendo relaciones sexuales y quiero encajar “,” Quiero que mi pareja deje de engañarme y vuelva a mí “,” Quiero manipular a mi pareja para que haga algo por mí “).

¿Cómo debería funcionar el estándar de mutualidad en el caso de la prostitución? La prostituta no desea tener relaciones sexuales con su cliente (en el sentido especificado anteriormente), pero sí quiere que la transacción sexual tenga lugar: lo solicita, gana dinero con ello. Ahora mirad a su contraparte: ¿no podríamos asimilar al cliente a los matones morales mencionados anteriormente? El cliente no se siente atraído por la simulación; debe saber que la prostituta no desea tener sexo con él. Sin embargo, el paralelismo no se mantiene. El cliente no está presionando a la prostituta. Él está respondiendo a su anuncio o invitación. En este punto, las abolicionistas tienden a recurrir a otras premisas: la prostituta actúa bajo coacción, no consiente libremente; el cliente tiene como objetivo disfrutar de degradar a la prostituta; y así. Cuando se hacen estas afirmaciones, el estándar de mutualidad del deseo desaparece; No está cumpliendo ninguna función moral. La ausencia de consentimiento de la prostituta o el motivo malicioso del cliente guía nuestra evaluación moral. De lo contrario, la transacción entre prostituta y cliente exhibe una mutualidad: una mutualidad de comercio, sexo por dinero. Ciertamente, no cumple con el requisito de mutualidad del deseo, pero aún no hemos visto por qué este estándar, que excluye moralmente una gama tan amplia de sexo ordinario, debería guiar nuestro juicio en cualquier contexto. Ni siquiera sabemos lo que significaría que guiara el pensamiento y la acción. ¿Cuáles son sus implicaciones prácticas? ¿Simplemente nos permite mirar de reojo a las personas que tienen relaciones sexuales que no desean o hace más? ¿Exige esfuerzos colectivos para persuadir a las personas de que no tengan relaciones sexuales que no desean? ¿Suscribe políticas públicas coercitivas para garantizar que las personas se adhieran al requisito de mutualidad del deseo?

UNA UNIÓN DE YOES

Quienes adoptan el estándar de mutualidad lo presentan como la antítesis de la “mercantilización” del sexo que ocurre en un acto de prostitución. Aquí hay una versión de una visión anti-mercantilización, ofrecida por la filósofa Elizabeth Anderson:

El bien específicamente humano de los actos sexuales intercambiados como obsequios se basa en un reconocimiento mutuo de los socios como atraídos sexualmente entre sí y como afirmando una relación íntima en su ofrecimiento mutuo de sí mismos. Este es un bien compartido. La pareja se regocija en su unión, que puede realizarse solo cuando cada miembro de la pareja reciproca el regalo del otro en especie, ofreciendo su propia sexualidad en el mismo espíritu en el que recibió la del otro, como una verdadera ofrenda del yo. La mercantilización de los “servicios” sexuales destruye el tipo de reciprocidad requerida para realizar la sexualidad humana como un bien compartido. Cada parte valora a la otra solo instrumentalmente. [22]

Anderson continúa:

La prostituta, al vender su sexualidad a un hombre, enajena para él un bien necesariamente encarnado en su persona y, por lo tanto, se somete a sus órdenes. Sus acciones bajo contrato no expresan sus propias valoraciones sino la voluntad del cliente. Sus acciones entre ventas no expresan su valoración, sino la voluntad de su proxeneta. La prostitución no mejora la autonomía de las mujeres sobre su sexualidad, simplemente constituye otro modo por el cual los hombres pueden apropiarse de ella para sus propios usos. La realización de la autonomía de las mujeres requiere que algunos bienes encarnados en sus personas, incluida su propia sexualidad, permanezcan inalienables ante el mercado [23].

Este ataque a la prostitución sigue siendo desconcertante. Primero, ¿por qué elegir la prostitución cuando es simplemente uno de los “modos por los cuales los hombres pueden apropiarse de la sexualidad de las mujeres”? Segundo, ¿por qué limitar la denuncia a la alienabilidad del mercado? ¿Por qué no insistir en que la sexualidad de las mujeres es inalienable, punto? Después de todo, como hemos observado, las mujeres ofrecen una variedad de razones por las cuales tienen relaciones sexuales y muchas de estas razones no tienen nada que ver con la unión de los yoes de los amantes “regocijados” en el himno a la intimidad de Anderson. Muchas de las razones subordinan las propias valoraciones de la sexualidad de las mujeres a las de los hombres. Por lo tanto, la alienación en el sentido de Anderson es rampante fuera de la prostitución. ¿No deberían todos estos encuentros heterosexuales —matrimonios entre ellos— ser descalificados junto con la prostitución? Como sucede con otros críticos, la justificación que Anderson aduce para su censura moral de la prostitución se desborda y trasciende una amplia gama de relaciones. Sin embargo, solo la prostitución se destaca como un objetivo apropiado de criminalización. Anderson misma no cree que su argumento proporcione un caso concluyente para la criminalización, pero, aun así, es solo la prostitución lo que ella considera un posible candidato para este tipo de intervención estatal dura. [24]

Un problema similar infecta el caso contra la mercantilización defendido por la voluble abolicionista Kajsa Ekis Ekman. En su libro, Being and Being Bought, afirma que la defensa contemporánea de la prostitución representa una separación del yo de su cuerpo. La prostituta puede vender su cuerpo, según cuenta la historia, pero no su yo. Según Ekman, esta historia es una tontería; La separación que implica es un engaño. No se puede vender sexo sin un ser humano vivo de carne y hueso. Por lo tanto, lo que la historia de la trabajadora sexual hace retóricamente [separar el cuerpo del yo], la prostituta de la vida real debe hacerlo en realidad. Ella debe estar presente [en el acto sexual] pero intenta convencerse de que no lo está. [25] La vendedora sexual debe tratar de convencerse de una imposibilidad, de que puede “venderse y protegerse al mismo tiempo”. [26] Ella trata de mantener una línea divisoria entre su yo y el acto sexual, pero esta línea divisoria es increíblemente dañina. . . rompe su totalidad esencial. Los investigadores de hoy ya no llaman a este intento de disociar un “mecanismo de defensa”, sino más bien el trastorno de estrés postraumático. [27]

El argumento de Ekman se confunde entre lo moral, lo metafísico y lo psicológico. [28] ¿Por qué “dividir” el yo de las actividades propias da como resultado una enfermedad mental? ¿No compartimentamos nuestro ser todo el tiempo? La abogada penalista que en el juicio habitualmente acosa a testigos inocentes en defensa de sus clientes de baja vida social, regresa a su familia todas las noches como una persona tranquila, sensible y estable. Quien es ella en el juicio y quien es ella en casa son personas diferentes. La camarera que pasa el día sonriendo a clientes poco apreciados y difíciles deja de fingir cuando está fuera del trabajo. Ella está actuando interpretándose a sí misma. Sin embargo, ni la abogada ni la camarera terminan con TEPT. ¿Que está pasando aqui? ¿Estas instancias de distanciamiento psicológico no son una verdadera “división”? ¿Qué subyace en la argumentación de Ekman? De hecho, Ekman se extralimita de la misma manera que Anderson.

Si creemos que el sexo vendido en la prostitución es algo completamente separado de la persona misma, algo que se ha liberado y camina sobre sus propios pies, ¿en qué nos convertimos? . . [h] ¿cómo nos vemos? ¿Cómo nos relacionamos con lo que estamos haciendo?

La respuesta se encuentra en “cosificación”.

La cosificación ocurre cuando una creación o acción humana se transforma en una mercancía, una cosa. . . . El capitalismo transforma nuestro trabajo en objetos para ser vendidos. . . . La cosificación ocurre cuando un trabajador libre asciende al mercado libre. Cuando puede vender su mano de obra al empleador, se convierte en una mercancía. . . . Por un lado, tenemos al individuo “libre”, por otro lado, su mano de obra que adquiere la forma de “una mercancía que le pertenece, una cosa que posee”. . . Esto . . . significa que llega a ver sus funciones —que pueden significar sus habilidades, su fuerza, su inteligencia y su rapidez— como posesiones. Se vuelve alienado: no solo de la sociedad, sino también de sí mismo como Yo. [29] Al vender su sexualidad, la prostituta se aliena a sí misma. [30]

Según el relato cuasi marxista de Ekman, parece que un ingeniero eléctrico que vende sus habilidades técnicas a Google por $ 300.000 al año está alienado. Su yo está dividido. Ahora, si la “división” sufrida por la prostituta es de la misma naturaleza, entonces su alienación seguramente no es algo por lo que deberíamos estar especialmente preocupados, ¿verdad? ¿Cómo llega Ekman de esta “alienación” capitalista al TEPT de la prostituta? ¿Cuántos ingenieros de Google sufren traumas? Sus vidas pueden de alguna manera carecer de una plenitud humana ideal, pero los ingenieros no son candidatos para la terapia. Obviamente, Ekman ha saltado de un relato de “división” a otro, como si tuvieran alguna conexión. Ella trata la alienación como inherentemente traumática en la prostitución pero no en otros dominios. ¿Por qué? La respuesta: la prostitución es sexo.

Ekman defiende una moralidad específicamente sexual que hace que la prostitución sea destructiva.

La mercantilización rompe la “totalidad esencial” de la prostituta. [31] En el acto sexual comprado y pagado, no hay una unión consciente de yoes. No hay nada de “intimidad inmediata” que supuestamente todos anhelamos. [32] No hay un bien compartido generado por los dones del yo.

Lo que impulsa la postura anti-mercantilización de Ekman aplicada a la prostitución es el estándar de mutualidad del deseo. El estándar, a su vez, se basa en afirmaciones dudosas sobre la integridad del yo y sobre el sexo como la ocasión para una intimidad profunda y compartida. Si todos anhelamos “intimidad inmediata” en nuestra vida sexual, entonces muchas mujeres, no solo prostitutas, hacen el sexo equivocado. La idea de las relaciones sexuales como portadoras de intimidad ciertamente ocupa un lugar dominante en nuestras convenciones sociales. Sin embargo, muchas mujeres no usan o experimentan el sexo de esta manera. A veces quieren tener sexo sin “compartirse” ellas mismas. Quieren una aventura de una noche y eligen el coito porque no es particularmente íntimo, solo una “transacción”. [33]

CONCLUSIÓN

La prostituta generalmente tiene relaciones sexuales que no desea. Para la abolicionista, esto convierte su transacción en una experiencia horrorosa. Tener relaciones sexuales con el cliente es “ofensivo” y “desagradable” para la prostituta. [34] Es repugnante. [35] Se siente lo mismo que el sexo en la violación. [36] Para hacerlo, la prostituta debe estar “rota”. [37] Debe usar mecanismos de defensa que le permitan “sentirse” lo menos posible. [38] Ella debe “alienar su mente de su cuerpo”. [39] Ella debe “disociarse”. [40]

La abolicionista parece deducir los horrores del sexo no deseado directamente de que no sea deseado, con el testimonio de la sobreviviente contado una y otra vez como una confirmación adicional, como si el sexo no deseado no pudiera ser más que repugnante y repulsivo, como si no hubiera una gama de experiencias.

Sin embargo, la literatura sobre prostitución proporciona evidencia de una multiplicidad de respuestas por parte de las trabajadoras sexuales. Así, en un estudio, todos los sujetos odiaban la prostitución y la abandonarían tan pronto como pudieran, y en otro las prostitutas entrevistadas encontraron su trabajo “desagradable” y “degradante”. [41] Por el contrario, un estudio de prostitutas juveniles observó: “Un hallazgo sorprendente fue la actitud neutral de las chicas hacia el acto sexual; ni les gustaba ni les disgustaba, pero solo lo veían como una forma de ganar dinero “. [42] Por otro contraste, un estudio de prostitutas suecas pintó otra imagen:” Pensé que sería terrible. Pensé que sería como ser violada. . . . [b] pero no estuvo tan mal; “” [s] a veces incluso tienes sexo que te gusta; “” [i] t fue realmente bueno, él fue realmente agradable “. [43]

Los estudios a los que se hace referencia aquí no son más que un vistazo a la vida de la prostitución. Emplean pequeñas muestras de conveniencia, tanto los que muestran que la experiencia de las trabajadoras sexuales es horrible como los que muestran lo contrario. Pero ninguna de las investigaciones que sacan las abolicionistas es mejor. La determinación de las abolicionistas de ver el sexo pagado como una asquerosidad incesante no se deriva de una evidencia empírica abrumadora sino de una reacción visceral por su parte condensada en una fórmula moral inverosímil más reveladora de lo que son ellas que de lo que es la prostitución.

Las abolicionistas se defienden de la acusación de que son mojigatas. Su tolerancia al comportamiento sexual es amplia, insisten. Están abiertas a las sexualidades no estándar; soportan todo tipo de encuentros heterosexuales dentro y fuera del matrimonio, siempre y cuando cumplan con el estándar de mutualidad. Recordemos las palabras de Carole Pateman citadas al principio de este ensayo: “Defensores del sexo sin amor. . . siempre supuse que la relación se basaba en la atracción sexual mutua entre un hombre y una mujer y que implicaba una satisfacción mutua ”. ¡Esta suposición descarta tanto sexo que la acusación de mojigatería puede ser adecuada!

 

NOTAS

[1] Laurie Penny, “The Most Harmful Effects of Prostitution Are Caused by its Criminality,” The New Statesman, December 13, 2012,http://www.newstatesman.com/society/2012/12/strange-neo-victorian-desire-save-prostitutes-and-porn-actresses.

[2] “A key factor is that many writers . . . either misunderstand or misrepresent the abolitionist approach as a moralistic one.” Meghan Murphy, “There is no feminist war on sex workers,” February 4, 2013, http://feministcurrent.com/7143/there-is-no-feminist-war-on-sex-workers/; “’Moral disapproval’ has no more to do with our approach and ideology than socialism is about ‘moralizing’ against the exploitative nature of capitalism.” Meghan Murphy, “Is This Journalism? A Response to DiManno and The Toronto Star’s Falsification of the Prostitution Debates,” http://feministcurrent.com/7516/is-this-journalism-a-response-to-dimanno-and-the-toronto-stars-falsification-of-the-prostitution-debates/; “The feminists and other human rights defenders calling for the Nordic model are human rights activists, not anti-sex moralists.” Julie Bindel, “Prostitution Can Never Be Made Safe,” in “Should It Be illegal to Pay for Sex? Panel Verdict,” The Guardian, March 24, 2015,http://www.theguardian.com/commentisfree/2015/mar/24/should-it-be-illegal-to-pay-for-sex-work-law-northern-ireland; “Abolitionist feminists are not against the industry of prostitution for moralistic or religious or conservative reasons.” Finn Mackay, “Arguing Against the Industry of Prostitution – Beyond the Abolitionist Versus Sex-Worker Binary,” June 24, 2013, http://feministcurrent.com/7758/arguing-against-the-industry-of-prostitution-beyond-the-abolitionist-versus-sex-worker-binary/; “The question is not sexuality. We are not here to be a moral police.”  Najat Vallaud-Belkacem, French Women’s Rights Minister, “French MPs Vote to Penalise Sex-buyers,” The Local (FR), November 30, 2013,http://www.thelocal.fr/20131130/french-mps-vote-to-penalise-sex-buyers.

[3] Catharine A. MacKinnon, “Trafficking, Prostitution, and Inequality,”Harvard Civil Rights-Civil Liberties Law Review, Vol. 46 (Summer 2011), p. 280.

[4] Tanja Rahm, “Til dig der køber sex” [“For those who buy sex”] January 3, 2014, http://tanjarahm.dk/14-til-dig-der-kober-sex/.

[5] Melissa Farley, “Prostitution, Trafficking, and Cultural Amnesia: What We Must Not Know in Order To Keep the Business of Sexual Exploitation Running Smoothly,” Yale Journal of Law and Feminism, Vol 18. (2006), p. 126.

[6] Melissa Farley et al., “Prostitution and Trafficking in Nine Countries: An Update on Violence and Posttraumatic Stress Disorder,” Journal of Trauma Practice, Vol. 2 (2003), p. 35.

[7] Madeleine Coy, “The Consumer, the Consumed and the Commodity: Women and Sex Buyers Talk about Objectification in Prostitution,” In Vanessa E. Munro and Marina Della Giusta, eds., Demanding Sex: Critical Reflections on the Regulation of Prostitution (NY: Ashgate, 2008), p. 186.

[8] Kathleen Barry, The Prostitution of Sexuality (New York: New York University Press, 1995), p. 68.

[9] Carole Pateman, The Sexual Contract (Stanford, California: Stanford University Press, 1988), p. 198.

[10] Une procureure de Stockholm décrit la réussite de l’abolitionnisme en Suède,  Transcription de l’audition de Mme Lise Tamm, procureure au Parquet international de Stockholm, devant la Commission spéciale prostitution (5 novembre 2013) [A Stockholm prosecutor described the success of abolitionism in Sweden: Transcript of the testimony of Lise Tamm, International Public Prosecutor, Stockholm, before the Special Commission on Prostitution (Assemblée Nationale), November 5, 2013],http://rememberresistdonotcomply.wordpress.com/tag/commission-speciale-prostitution/.

[11] Kajsa Ekis Eckman, Being and Being Bought: Prostitution, Surrogacy and the Split Self, trans  Suzanne Martin Cheadle (Melbourne: Spinifex 2013), p. ix.

[12] Melissa Farley et al., “Prostitution and Trafficking in Nine Countries,” supra note 6, ftnt. 4, p. 66 (“Many women are confused about the definition of rape. If rape is any unwanted sex act or coerced. . . .”); Melissa Farley, “’Bad for the Body, Bad for the Heart’: Prostitution Harms Women Even if Legalized or Decriminalized,” Violence Against Women, Vol. 10 (2004), p. 1100 (“It is likely that the low rape incidence reported in some studies is a result of unclear definitions of rape. We found in our research that even women in prostitution themselves assume that rape cannot occur in prostitution when, in fact, it occurs constantly. Future research on prostitution should behaviorally define rape. For example, if rape is defined as any unwanted sex act, then prostitution has an extremely high rate of rape because many survivors view prostitution as almost entirely consisting of unwanted sex acts or even, in one person’s words, paid rape.”).

[13] The feminist blogger Meghan Murphy conflates consenting and wanting, and doesn’t seem to understand that ‘consenting to’ and ‘agreeing to’ mean the same thing: “Consensual sex happens when both parties desire sex. If one partner does not want to have sex, and sex happens anyway, that constitutes rape (i.e. nonconsensual sex). . . . Once you are paying someone to have sex with you, it no longer counts as consensual, enthusiastic, desired sex. Yes, you agreed to perform whatever sexual acts — but you did so because you were being paid.” Meghan Murphy, “In Pornography, There’s Literally a Market for Everything: Why ‘Feminist Porn’ Isn’t the Answer,” http://feministcurrent.com/7569/in-pornography-theres-literally-a-market-for-everything-why-feminist-porn-isnt-the-answer/.

[14] Cindy M. Meston and David M. Buss, “Why Humans Have Sex,”Archives of Sexual Behavior, Vol. 36 (August 2007) pp. 481-496.

[15] Amy Brown-Bowers et al., “Managed Not Missing: Young Women’s Discourses of Sexual Desire Within a Postfeminist Heterosexual Marketplace,” Psychology of Women Quarterly, Vol. 39 (2015), p. 326.

[16] Nicola Gavey, “Technologies and Effects of Heterosexual Coercion,” In Sue Wilkinson and Celia Kitzinger, eds., Heterosexuality: A Feminism & Psychology Reader (London: Sage Publication, 1993), p. 112 and elsewhere; Nicola Gavey, Kathryn McPhillips and Virginia Braun, “Interruptus Coitus: Heterosexuals Accounting for Intercourse,” Sexualities, Vol 2 (1999), p. 53 and elsewhere;  Sharon Thompson, Going All the Way: Teenage Girls’ Tales of Sex, Romance, and Pregnancy (New York: Hill & Wang, 1995), pp. 18-46, 104ff, 262ff.

[17] This is a frequent occurrence among girls determined on losing their virginity – thus wanting sex though feeling no physical desire for it and finding the experience uncomfortable, painful, stressful, or in other ways negatively memorable. See Sharon Thompson, Going All the Way, supra note 16, at Chapter 1 and throughout.

[18] Celia Kitzinger and Sue Wilkinson, “Theorizing Heterosexuality,” in Sue Wilkinson and Celia Kitzinger, eds., Heterosexuality: A Feminism & Psychology Reader (London: Sage Publications, 1993), p. 15.

[19] Cindy M. Meston and David M. Buss, Why Women Have Sex: Women Reveal the Truth about their Sex Lives, from Adventure to Revenge and Everything in Between (New York: St Martin’s Griffin, 2009), p. 125.

[20] Nicola Gavey, “Technologies and Effects of Heterosexual Coercion,” supra note 16, at pp. 112-113.

[21] Robin West, the feminist legal theorist, contends that “a girl or young woman owes a moral duty not just to herself but also to her future self not to engage in sex she does not want,” in “From Choice to Reproductive Justice: De-Constitutionalizing Abortion Rights,” Yale Law Journal, Vol. 118 (May 2009), p. 1430. West doesn’t derive this duty from the mutual desire principle.

[22] Elizabeth Anderson, Value in Ethics and Economics (Harvard University Press, 1993), p. 154.

[23] Anderson, Values in Ethics and Economics, p. 156.  Emphasis added.

[24] Anderson, Values in Ethics and Economics, p. 156.

[25] Ekman, Being and Being Bought, supra note 11, at p. 94.

[26] Ekman, Being and Being Bought, p. 112.

[27] Ekman, Being and Being Bought, p. 102.

[28] The metaphysical problem: our culture’s subscribing to the mind-body dualism of Descartes! Ekman, Being and Being Bought, pp. 86-87.

[29] Ekman, Being and Being Bought, p. 93.

[30] Please note here how Anderson and Ekman are using different meanings of “alienation.” Anderson is using the notion captured by the phrase “inalienable rights.” Such rights cannot be taken away, bartered away, given away. Alienation is a juridical notion. Ekman uses a notion of “alienation” more psychologically charged: in the Marxist critique, the worker loses something important to his well-being when he alienates – i.e., sells – his labor or its products. Part of him becomes foreign to himself; he is estranged from it.

[31] Ekman, Being and Being Bought, p. 102.

[32] Ekman, Being and Being Bought, p. 98.

[33] Nicola Gavey et al., “Interruptus Coitus: Heterosexuals Accounting for Intercourse,” supra note 16, at pp. 53-54. See also Nicola Gavey, “Feminist Poststructuralism and Discourse Analysis,” in Mary M. Gergen and Sara N. Davis, eds., Toward a New Psychology of Gender (New York: Routledge, 1997), p. 58 (intercourse is “[little] different than wiping your bottom after you’ve gone to the toilet”).

[34] Sporenda, “Legalized Prostitution in Australia: Behind the Scenes. Interview with Simone Watson,” October 3, 2015,https://ressourcesprostitution.wordpress.com/2015/10/03/legalized-prostitution-in-australia-behind-the-scenes/; Salomée Miroir, “Is Equating Prostitution and Rape ‘Intolerable Violence’? Really?” January 30, 2013, http://sisyphe.org/spip.php?article4366.

[35] Rachel Moran, Paid For: My Journey Through Prostitution (Dublin; Gill & Macmillan, 2013), p. 201.

[36] Barry, The Prostitution of Sexuality, supra note 8, p. 37.

[37] Suki Falconberg, “Non-Prostituted Women and the Loneliness of the Long-Distance Whore,” May 6, 2008,http://www.cjournal.info/2008/05/07/non-prostituted-women-and-the-loneliness-of-the-long-distance-whore/.

[38] Ekman, Being and Being Bought, supra note 11, p. 97.

[39] Vednita Carter and Evelina Giobbe, “Duet: Prostitution, Racism and Feminist Discourse,” Hastings Women’s Law Journal, Vol. 10 (Winter, 1999), p. 46.

[40] Colin A. Ross, Melissa Farley, and Harvey L. Schwartz, “Dissociation Among Women in Prostitution,” Journal of Trauma Practice, Vol. 2, (2003), pp. 199-212.

[41] Chris Bagley and Loretta Young, “Juvenile Prostitution and Child Sexual Abuse: A Controlled Study,” Canadian Journal of Community Mental Health, Vol. 6 (Spring 1987), p. 23; Joanna Brewis and Stephen Linstead, “‘The Worst Thing is the Screwing’ (1): Consumption and the Management of Identity in Sex Work,” Gender, Work, and Organization, Vol. 7 (April 2000), p 93.

[42] Dorothy Heid Bracey, ‘Baby-Pros:’ Preliminary Profiles of Juvenile Prostitutes (New York: John Jay Press, 1979), p. 51.

[43] Anna Hulusjö, The Multiplicities of Prostitution Experience: Narratives about Power and Resistance (Malmö: Malmö University, 2013),https://dspace.mah.se/handle/2043/16013, pp. 163-164, 182, 193. The same study shows the range of variation: “I agreed on trying it, and tried it I did. It wasn’t the worst time, it was pretty mediocre. I mean he was mediocre” (p. 180); “it was awful. .  .[h]e was disgusting, and it all felt really wrong” (p. 192), “the real prostitution experience starts [here on the street], the one I really loath” (p. 214); “the lack of demands enabled her to enjoy sex in a way she had not been able to in her private relationships” (p. 245). See also Carina Edlund and Pye Jakobsson, En Annan Horisont: Sexarbete och hiv/STI-prevention ur ett peer-perspektiv [Another Horizon: Sex Work and HIV / STI prevention from a peer perspective] (Stockholm: Rose Alliance, 2014), p. 5 (“The two most common reasons that they [the 130-plus interviewees] started selling sexual services was that they felt it was a good opportunity to make money and that they were sexually curious. The two most common reasons that they sell sexual services today is that it is a job they enjoy working at, and that it is part of their sexuality”); and M.J. Almeida, “Sex Work and Pleasure. An Exploratory Study on Sexual Response and Sex Work,” Sexologies, Vol. 20 (2011), pp. 229—232.

 

 

“No todas las trabajadoras sexuales son víctimas”. Marta Lamas contra el puritanismo

 

¿Se puede considerar el trabajo sexual como un emprendimiento? ¿Qué es más explotador, un trabajo que paga 80 pesos al día o uno que ofrece 500 en tres horas? Las respuestas, apunta la feminista, dependen de la moral con que se mire

 

Por Alejandra Crail

2 de octubre de 2019

https://www.m-x.com.mx/entrevistas/no-todas-las-trabajadoras-sexuales-son-victimas-marta-lamas-contra-el-puritanismo

 


Hay que quitar la parte moralista y fijarse más en los derechos, propone la antropóloga feminista. Foto: Emeequis.

 

Marta Lamas, antropóloga feminista, rememora sus conversaciones con las trabajadoras sexuales callejeras. Una de ellas le contó que, antes de ofrecer servicios sexuales, trabajaba en un outsourcing de servicios de limpieza. De ocho de la mañana a seis de la tarde limpiaba oficinas. Una hora y media para llegar a su centro de trabajo, una hora y media para regresar a su hogar. Por 80 pesos al día. Esa mujer, hoy, ofreciendo servicios sexuales, gana 500 pesos en tres horas.

“¿En dónde hay más explotación?”, nos cuestiona. Las trabajadoras sexuales, asegura, han encontrado en su labor la forma de obtener más recursos y tener mayor flexibilidad de horarios, algo que no tienen en una fábrica, en una oficina.

 

 

Esto refuerza su postura de que “no todas las trabajadoras sexuales son víctimas”; esa visión, señala, tiene que ver con la política instaurada por Estados Unidos, un país “puritano”, en donde el comercio sexual sólo está permitido en el estado de Nevada.

México quería estar bien calificado por Estados Unidos en su combate a la trata, detalla la especialista, y la calificación de ese combate se mide por el número de víctimas rescatadas. “Empezaron a ir a los antros y a los lugares donde hay comercio sexual, a rescatar a todo el mundo, incluyendo a las meseras y cuando las trabajadoras, las teiboleras, las bailarinas, decían ‘yo no soy víctima, yo estoy aquí voluntariamente’, entonces era el ‘ah, ¿no eres víctima?, entonces eres cómplice’ y pues no, mejor soy víctima. Así se llenan los reportes”.

La crítica de la catedrática de la UNAM va enfocada a la ausencia de labores de inteligencia que permitan separar a las víctimas reales de trata de quienes ejercen el trabajo sexual de forma voluntaria. “Lo primero que tienen que hacer nuestras autoridades es entender que son dos cosas distintas: hay mujeres que entran voluntariamente al trabajo sexual por cuestiones económicas, porque ganan muchísimo más ahí”. También pide recordar: las trabajadoras sexuales son las mejores aliadas en el combate a este delito.

 

“NUESTROS CLIENTES NO SON DELINCUENTES”

 

En el barrio de la Merced, en el Centro Histórico, dicen que “la calle es de quien la trabaja”. Es 1 de mayo de 2019 y, como lleva haciéndolo desde hace ya varios años, un grupo de trabajadoras sexuales independientes marcha rumbo al Zócalo de la Ciudad de México. Se están manifestando en pleno Día del Trabajo. Las une una misma exigencia: quieren ser reconocidas como trabajadoras no asalariadas.

“Nuestros clientes no son delincuentes”. “No somos tratantes, somos trabajadoras”. “El trabajo sexual también es digno”. “Acceso a la salud, a la educación y a una vivienda digna”. “Ni esclavas ni putas”. Las pancartas de las trabajadoras sexuales de aquel 1 de mayo muestran cómo ven y viven su propia profesión.

Para ellas, las mujeres que usan su propio cuerpo como herramienta de trabajo y que lo ofrecen en uno de los puntos de mayor auge de comercio sexual de la Ciudad de México, la nueva lucha es ser reconocidas como trabajadoras y así aspirar a tener un seguro, prestaciones, un retiro digno.

Marta Lamas, quien fundara en el 76 la primera revista feminista del país, las conoce bien. De ellas, dice, ha aprendido que no todas las trabajadoras sexuales son víctimas. Una postura contraria a lo que ella llama el “discurso hegemónico, dominante, de un sector del feminismo, que plantea que siempre es denigrante, siempre es degradante y que hay que acabar, que hay que erradicar el comercio sexual”. La realidad en torno al comercio sexual, apuntala Lamas, está cambiando.

Lo primero que hay que detallar, desde la visión de la mujer que en su cumpleaños 70 festejó rodeada de 11 hombres para hablar de feminismo en el “diálogo con XY” que le organizó la UNAM, es la diferencia entre prostitución y trabajo sexual. La primera, explica, tiene una connotación negativa, mientras que, la segunda, plantea que alguien está haciendo un trabajo por el cual va a recibir una remuneración, un trabajo como cualquier otro. “¿Queremos verlo como algo negativo o como una actividad comercial?”, cuestiona.

 

LA DOBLE MORAL AFECTA MÁS A LAS MUJERES

 

Ese sentido negativo que aún rodea al trabajo sexual tiene que ver con la moral, con lo más viejo y oxidado de la cultura mexicana, una cultura judeocristiana que consolidó las valoraciones que ahora tenemos sobre la sexualidad, expone la feminista. “La idea desde hace varios siglos en México es que la sexualidad es diferente para las mujeres que para los hombres”.

“Un hombre es valorado por sus éxitos sexuales, mientras que una mujer que ejerce su sexualidad es denigrada. Las mujeres están divididas entre las decentes y las putas, es una cuestión de doble moral”, enfatiza.

Para ella es esta carga moral lo que impide que legislativamente se avance en la búsqueda de derechos laborales de las trabajadoras sexuales. En mayo de este año, por ejemplo, la nueva Ley de Cultura Cívica de la Ciudad de México, que abrogaba la promulgada el 29 de diciembre de 2017, criminalizaba el trabajo sexual. Invitar a la prostitución, ejercerla o solicitar el servicio tenía como consecuencia multas entre 11 y 40 Unidades de Medida, arresto de 13 a 24 horas o de 6 a 12 horas de trabajo comunitario. Meses después corrigieron lo que el Congreso llamó “error” y ahora esta actividad no está sancionada.

Actualmente el debate está en la expedición de la Ley del Trabajo No Asalariado, iniciativa que promueve el diputado de Morena Temístocles Villanueva Ramos, por medio de la cual busca reconocer y regular el trabajo sexual para evitar que “sigan siendo víctimas de la discriminación estructural y sistemática (…). Se trata de una vía de emancipación económica que les permite disponer de su propio cuerpo de manera autónoma”.

Sobre esta propuesta, Rosi Orozco, presidenta de la asociación Comisión Unidos contra la Trata, dijo a EMEEQUIS que: “Nuestras leyes hoy castigan el beneficio económico de la explotación ajena, ¡sería el colmo que el gobierno cobrara! ¡se volvería el principal padrote de las víctimas! ¿Y por qué les llamo víctimas? Porque hoy está demostrado, gracias a un estudio de la Fundación Scelles de Francia, que el 90% de lo que parece prostitución en el mundo es, en realidad, trata de personas”.

 

CLASES SOCIALES, DE LAS LOMAS A LA MERCED

 

“Si en un futuro hubiera empleo para todo el mundo, flexibilidad, si pasar ocho horas limpiando oficinas significara ganar lo mismo que hacer trabajo sexual, seguramente muchas mujeres preferirían limpiar oficinas. Pero hoy la diferencia es tan grande que la mayoría elige el trabajo sexual”, afirma Lamas.

Por ello cambiar la valoración social que se tiene acerca del trabajo sexual es urgente. Porque “en el comercio sexual hay clases sociales”. No es lo mismo ofrecer sexoservicios en Santa Fe, Las Lomas o Polanco, a vivir el riesgo y el estigma tan marcados que padecen trabajadoras y trabajadores que laboran en la calle, bares o antros.

Esta desigualdad dentro de la misma profesión tiene que ser considerada en la legislación, invita Lamas. El punto clave es mirar el Código Penal, el federal y el local, para transformar la visión del delito de lenocinio.

El lenocinio es el delito que comete toda persona que habitual o accidentalmente explote el cuerpo de otra por medio del comercio carnal, se mantenga de este comercio u obtenga de él un lucro cualquiera. Esto impide, desde la visión de la especialista, que las trabajadoras sexuales puedan independizarse y apoyarse en sus parejas, familiares y amigos para que éstos funjan como sus cuidadores, mientras ofrecen servicios sexuales. Así, afirma, se reduciría el riesgo para las trabajadoras vulnerables, las que están en la calle.

Además, insiste, estamos ante un paradigma: las clases medias están ofreciendo servicios sexuales a través de internet y ya hay mujeres que son clientas de servicios sexuales.

 

“Por ello hay que quitar la parte moralista y en todo caso fijarse en el bienestar y en los derechos de la gente que se dedica al comercio sexual y darles las protecciones que tengan que tener, siempre y cuando sea un tema de libertad y autonomía”, recalca.

 

TAMBIÉN SE DEBERÍAN OBTENER DERECHOS LABORALES

 

Pide recordar que en el capitalismo todo es explotación, que siempre hay alguien que gana con nuestro trabajo. “¿Por qué no se puede sacar provecho del trabajo sexual?”, pregunta e inmediatamente responde: porque hay todo un tema moralista que no lo considera un trabajo como los demás; cualquier otro trabajo, incluso el más explotador, es un trabajo digno.

Para hablar de las críticas a la propuesta de regular el trabajo sexual en la CDMX y que muchas personas han bautizado como “Ley de gobierno padrote”, se le hace referencia a que, en México, sólo en Chiapas existe una zona de tolerancia, la llamada “Zona Galáctica”, espacio que el ex gobernador Patrocinio González Garrido creó a principios de los 90 para ofrecer servicios sexuales, regulados por el gobierno, a los destacamentos militares que estaban ahí.

Originalmente, asegura, se pensó como un lugar protegido, con espacios aptos para las trabajadoras. “Como ocurre con todo en nuestro país la idea no estaba mal, pero sí la operación. El problema son las autoridades corruptas”.

Entonces, revira, la discusión de fondo no está ahí sino en si podemos quitarnos la doble moral y “considerar el trabajo sexual como un trabajo que, como cualquier otro, puede ser tomado a manera de emprendimiento o microempresa, que se puede reglamentar, que puede otorgar derechos laborales”.

 

@AleCrail

 

El puritanismo vuelve

 

Por Dionisio Escarabajal 

6 de julio de 2019

https://www.laopiniondemurcia.es/opinion/2019/07/07/puritanismo-vuelve/1036167.html

 

Al contrario de lo que la mayoría cree, muchos norteamericanos vivieron felices los años de la Ley Seca. En realidad el consumo de alcohol disminuyó drásticamente y, a pesar de que proliferó el contrabando y los garitos donde se servía alcohol ilegalmente, la prohibición ayudó a combatir la lacra de las borracheras sistemáticas los sábados por la noche y la consecuencia de familias enteras abandonadas a su suerte por maridos alcoholizados. La ley que prohibía el consumo de alcohol fue la primera conquista de un movimiento que podría calificarse de feminista, porque estaba impulsado por mujeres que vivían el alcoholismo de sus maridos como una tragedia de enormes dimensiones.

El problema es que, como tantas estrategias de ingeniería social, la prohibición del alcohol trajo como subproducto inintencionado una oleada de contrabando y crimen organizado. El contrabando afectaba a la recaudación de Hacienda, algo muy importante en un país en el que los impuestos sobre el alcohol representaron en algún momento el 80% de los ingresos del Gobierno Federal. El aumento de la criminalidad fue consecuencia de las violentas batallas por hacerse con el control de las zonas de consumo entre las bandas.

El levantamiento de la prohibición de la venta de alcohol y su consumo en lugares públicos fue una bendición para las arcas federales y un alivio para los habitantes de las grandes ciudades que se beneficiaron de una intensa reducción de los delitos violentos. Por el contrario, el mundo rural vivió con suma decepción el fin de la Ley Seca, por un doble motivo. El primero es que, en la América profunda de los pequeños pueblos del interior, era donde el conservadurismo puritano estaba más arraigado. El segundo fue que, por otra parte, era en las áreas más apartadas donde se producía el alcohol ilegal en los famosos alambiques ocultos en zonas boscosas o de difícil acceso. Así que, por razones opuestas, el fin de la prohibición fue un auténtico chasco para los ‘deplorables’, como diría Hillary Clinton, de la América interior.

El puritano suele ser un alma repleta de buenas intenciones que quiere que su mundo perfecto sea la norma para todos sus semejantes. No lo hace por fastidiar, sino para extender a los demás la felicidad que él siente por ser mejor y la satisfacción que le acarrea su propio buen comportamiento. Pero la cuestión es si se puede imponer al otro que sea mejor persona. ¿O hay que dejar que cada uno se comporte como quiera siempre que no haga daño a un tercero? Una pregunta que acarrea una derivada: ¿pueden dos personas adultas hacer lo que les venga en gana si lo hacen con el mutuo consentimiento? De la respuesta a esas preguntas se derivan consecuencias que alteran de forma notable la vida de las personas y el bienestar de sociedades enteras.

Tomemos otro ejemplo, que es el de la prostitución, de actualidad estos días porque en Holanda algunos se están planteando adoptar leyes como la sueca, que penaliza con multas o incluso prisión de un año al individuo que paga por tener sexo. El ‘modelo’ sueco, como se ha acabado denominando, se ha extendido con unos u otros matices a países como Noruega, Islandia, Canadá o Francia. Otros países han avanzado hacia casi una total liberalización, al menos en la práctica. España en concreto es conocida como el mayor burdel de Europa. La ley sueca, que no castiga a la prostituta pero sí a su cliente y al proxenetismo, tiene consecuencias desagradables como que las profesionales del sexo sean expulsadas de sus casas por las denuncias de sus vecinos, o que madres prostitutas vean cómo se les arrebata por el Estado la custodia de sus hijos menores de edad. Al fin y al cabo están cooperando con un delito, aunque ellas mismas no sean las delincuentes en teoría.

En muchos países, el modelo sueco cuenta con firmes partidarios de su implantación. En su apoyo muestran los datos que confirman una disminución de esa práctica en las sociedades que implantan la prohibición. La liberalización, argumentan con datos que lo avalan, provoca el aumento de prostitutas y su consecuencia más indeseada: el incremento del tráfico y trata de personas. En sentido totalmente contrario, la principal asociación de enfermeras británicas reclamaba hace un tiempo la legalización de la prostitución en Reino Unido en aras de mejorar la salud y bienestar de las prostitutas y sus clientes, mediante, entre otras cosas, el mejor control de las enfermedades de transmisión sexual.

Y está, por supuesto, el tema de las drogas y el combate contra su tráfico y consumo. La guerra contra la droga comenzó a nivel mundial en los años sesenta, en los que el movimiento hippie y la extensión de su consumo produjo una reacción en contra que alcanzó su máximo en la campaña desatada por Ronald Reagan. Ahora vivimos una época de creciente despenalización del consumo y venta del cannabis nada menos que en Estados Unidos, el país que encabezó la prohibición y lideró la batalla por su desaparición. La criminalidad en Estados Unidos durante la Ley Seca se queda en poca cosa o prácticamente nada comparada con las batallas entre los cárteles de la droga de Colombia o Méjico, por citar solo dos países que han visto sus sociedades emponzoñadas como consecuencia de la violencia que genera el negocio ilegal de la droga.

¿Y para qué tanto sufrimiento? ¿Realmente la prohibición y castigo de un comportamiento que consideramos criticable desde un punto de vista moral, hace mejor a las personas y a las sociedades? Para mí la respuesta está clara: hay que tratar a las personas mayores de edad como personas mayores de edad y dejar que se provoquen daños sin cuento a sí mismos siempre que no perjudiquen a los demás de forma fehaciente y demostrable. O, matizando el lema del mayo del 68: debería estar prohibido prohibir lo que solo me perjudique a mí. La gente debe mejorar por educación y convicción, para eso sirve la libertad individual, que o es extrema o no existe. La demostración evidente es que, en un mundo donde se vende y consume alcohol libremente, su ingesta va disminuyendo progresivamente año tras año. Tratar a los adultos como adultos. Ese es el espíritu para que lleguen a serlo del todo.

 

Prostitución es libertad sexual

 

Es fácil llegar a olvidar que prostitución es sexo consensuado entre adultos cuando en medios de comunicación y en redes sociales somos bombardeados a diario por los mensajes de “prostitucíón es esclavitud”, “prostitución es violación”, “prostitución es violencia de género”… Sí, “violencia de género”, ha decidido el Congreso que sea la prostitución al incluirla (1) en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género.

Pero, por mucho que lo repitan, por mucho que demonicen a quien les contradiga, por mucho que la Ministra Carmen Calvo subvencione con fondos del PEVG campañas publicitarias (2) dirigidas a los clientes de la prostitución que digan textualmente que “quien paga manda”, la verdad, la verdad incuestionable, es que prostitución es libertad sexual.

Véase lo que dice (3) el Tribunal Supremo en un caso en el que se puso en duda que una prostituta pudiera ser violada:

«la imposición violenta del acto carnal a una persona que ejerce la prostitución constituye el delito de violación […] ya que la persona afectada, con independencia del modo que vive su sexualidad, conserva la autonomía de su voluntad en orden a disponer libremente de su cuerpo y de la sexualidad que le es propia […] a pesar de que haya existido un acuerdo previo para mantener relaciones sexuales, es indudable que la víctima mantiene el derecho a poner límites a sus prestaciones (o a negarlas, en atención al comportamiento de la otra parte) dado que –resulta redundante decirlo- en el acuerdo no enajena su condición de persona y, por ello, el autor no puede tratarla como un objeto».

Y añade:

“Doctrina que constituye una ineludible consecuencia de la definición del bien jurídico protegido como libertad sexual, es decir una parcela básica de la libertad individual, lo que impone tutelar la autodeterminación sexual de todos los individuos en cada momento, sin que resulte aceptable, a efectos de tutela penal, transformar esta libertad en un valor meramente patrimonial, aun cuando el sujeto previamente, en uso de su libertad, haya comerciado con su sexualidad.”

Este derecho a prostituirnos que tenemos las mujeres como expresión de nuestra libertad sexual debe poner en cuestión todas las limitaciones legales al libre ejercicio del trabajo sexual que encontramos en España. En particular, y como consecuencia de la adhesión del Estado español al modelo abolicionista —que reconoce el derecho de las mujeres a prostituirnos pero establece una política de “tierra quemada” alrededor de la prostituta, penalizando a todo aquél que le ayude en su trabajo— se encuentra penalizado el “proxenetismo” aún con consentimiento de la prostituta (4).

La cuestión legal está planteada: ¿cómo puede ser un delito ayudar a alguien a hacer uso de su libertad?

Esta cuestión, que es en última instancia el único fundamento legal de la negativa a reconocer derechos laborales a las trabajadoras sexuales, incluído el de sindicación, ha sido planteada en Italia.  El Tribunal de Apelación de Bari dudó de que la sanción penal fuera constitucionalmente legal para quienes realizan “el reclutamiento y la ayuda de la prostitución ejercida voluntariamente y con conocimiento” y presentó una consulta ante el Tribunal Constitucional.

La sentencia (5) del Tribunal Constitucional italiano no ha podido ser más decepcionante y contraria al sentido común. A la vez que reconoce, como no puede dejar de reconocer, que la prostituta hace ejercicio de su derecho constitucional a la libertad sexual, establece que

… la identificación de los hechos punibles, así como la determinación del castigo para cada uno de ellos, constituye una materia encomendada a la discreción del legislador … que durante mucho tiempo, ha identificado el objeto de la tutela —de acuerdo con el enfoque original del código penal— en las buenas costumbres y la moralidad pública (por lo tanto, en un interés “metaindividual” y no disponible) 

 Es decir, el Tribunal Constitucional italiano pone como límite al ejercicio de la libertad individual “las buenas costumbres y la moralidad pública”. ¡El Tribunal Constitucional de un Estado que se proclama laico!

Las respuestas a esta sentencia han sido contrapuestas, como no podía ser de otra manera, viniendo del sector laico o del sector clerical.

Desde el sector laico, el abogado Massimo Clara publica un artículo (6) en cuyo título hace referencia al “moralismo de Estado” en el que acusa al Tribunal Constitucional de que “para salvar la constitucionalidad del delito, uno debe negar el hecho, que incluso el Juez del juicio penal había establecido.”

“¿Es inmoral la prostitución? Puede ser ¿Es el cliente un ser miserable? Puede ser”

dice, pero añade:

Estas evaluaciones son, sin embargo, el resultado de una moralidad subjetiva respetable, pero que un Estado laico no puede hacer suya, porque no está permitido argumentar de acuerdo con el criterio según el cual el ejercicio de la libertad para ser tal debe ajustarse a la ética, precisamente debido al grado de subjetivismo propio de este enfoque.

La libertad también se puede ejercer de una manera “deshonesta”. Si no hay violencia, si no hay daño injusto, la “deshonestidad” es un hecho privado, moralmente importante para el individuo, pero que no tiene derecho a ser una fuente de leyes y de imposiciones.

Desde el sector confesional, infovaticana.com publica un artículo (7) en el que demuestra que ha comprendido muy bien que el Tribunal Consitucional ha realizado un juicio moral, cosa que no critica, y razona que, por esa misma razón, debería ser penalizado el aborto.

Dice:

En resumen, para la Corte Constitucional parecerían existir comportamientos humanos que son intrínsecamente malos, (…) según el objetivo perseguido, independientemente de las intenciones de quien actúa y de las circunstancias. 

Y sigue:

En otras palabras son acciones que, consideradas en función del objetivo, están siempre irreductiblemente en oposición al orden moral natural y no les cabe auténtica libertad, ningún verdadero derecho, en el elegir lo que es objetivamente un mal. Pero si el raciocinio es correcto no se comprende el motivo por el cual se aplica únicamente a algunos comportamientos humanos y no a otros, como por ejemplo el aborto. Es bien sabido de hecho cómo la odiosa práctica del aborto voluntario, además de causar la muerte violenta de un inocente, a menudo está cargada también de consecuencias psico-físicas muy serias para la mujer, al punto que el Síndrome Post Aborto (SPA) afecta a un altísimo porcentaje de quienes han abortado.

Y añade, con lógica aplastante:

Pero también, aunque la decisión de abortar fuera tomada sin coacciones y exenta de condicionamientos psicológicos o de otro género, ¿sería verdaderamente libre? Sin duda no, precisamente porque no existe un auténtico ejercicio de la libertad en el elegir aquello que degrada y envilece a la persona, tal como está afirmado en la sentencia de la Corte Constitucional en lo que respecta a la prostitución.

Pero infovaticana.com tiene una explicación de por qué el Tribunal Constitucional italiano usa dos varas morales de medir: una para la prostitución y otra para el aborto:

Parece evidente, no obstante, que dicho pronunciamiento no pretende afirmar la existencia de esa ley natural a la cual el derecho debe necesariamente conformarse, sino que es el fruto de una mentalidad feminista que tiende cada vez más a afirmarse también en el ámbito jurisprudencial.

No se le ha pasado por alto al sector confesional: la Iglesia ha perdido terreno en el ámbito jurisprudencial, el mismo terreno que ha ganado la “mentalidad feminista”. ¿La “mentalidad feminista”, pregunto yo, o el lobby feminista radical constituído como nueva Iglesia, con sus dogmas y sus normas morales, dispuesto al asalto del Estado laico para usar la violencia represiva de éste contra quienes traten de defender su libertad?

La libertad no es parcelable. Una libertad limitada injustamente no es libertad. La libertad de prostituirnos las mujeres no es desgajable de la libertad sexual de todas las mujeres, y ésta no es desgajable de la libertad individual de todos los seres humanos, de su dignidad personal, de sus derechos humanos.

El abolicionismo no respeta los derechos humanos. El abolicionismo no puede tener amparo constitucional. El abolicionismo —hoy degenerado en neoprohibicionismo— es enemigo de la humanidad, como lo han sido siempre todos los totalitarismos.

 


1.- Medida 465: “Desincentivar la demanda de prostitución mediante campañas de concienciación y talleres de sensibilización dirigidos a los jóvenes.” http://www.violenciagenero.igualdad.mpr.gob.es/pactoEstado/docs/Documento_Refundido_PEVG_2.pdf

2.- https://www.diariodeburgos.es/noticia/Z2665E382-A79E-243E-726B499692B38A94/201905/No-es-diversion-es-tortura

3.- Véase el Fundamento Jurídico 10 de la Sentencia del Tribunal Supremo de 16 de octubre de 2002

http://www.poderjudicial.es/search/contenidos.action?action=contentpdf&databasematch=TS&reference=3149611&links=&optimize=20030912&publicinterface=true

4.- “Se impondrá la pena de prisión de dos a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses a quien se lucre explotando la prostitución de otra persona, aun con el consentimiento de la misma”. Art. 187 del Código Penal

https://www.iberley.es/legislacion/codigo-penal-ley-organica-10-1995-23-nov-1948765/17#ancla_89012

5.- Corte costituzionale. Sentenza 7 giugno 2019, n. 141

HTTPS://WWW.EIUS.IT/GIURISPRUDENZA/2019/341

6.- “La prostitución, la consulta y el moralismo de Estado” https://elestantedelaciti.wordpress.com/2019/07/03/la-prostitucion-la-consulta-y-el-moralismo-de-estado/

7.- “Según el Tribunal Constitucional italiano la prostitución es inmoral ¿y el aborto?”

Según el Tribunal Constitucional italiano la prostitución es inmoral ¿y el aborto?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La prostitución, la consulta y el moralismo de Estado

 

 

Por Massimo Clara.

3 de julio de 2019

https://www.associazionelucacoscioni.it/notizie/blog/prostituzione-consulta-moralismo-stato/

 

Lo siento: pero con la sentencia 141/2019, el Tribunal Constitucional muestra síntomas de esa respetabilidad institucional, que en muchas otras decisiones había cancelado.

El hecho es simple. El Tribunal de Apelación de Bari duda que la sanción penal sea constitucionalmente legal para quienes realizan “el reclutamiento y la ayuda de la prostitución ejercida voluntariamente y con conocimiento”.

La Corte responde que sí, explicando que, en este caso, no está en juego el ejercicio de un derecho inviolable, dado que “los derechos de libertad están reconocidos … por la Constitución en relación con la tutela y el desarrollo del valor de la persona y tales valores se refieren no al individuo aislado, sino a una persona con derechos y deberes y, como tal, incluída en las relaciones sociales “.

Por lo tanto, parece correcto no castigar al sujeto que se prostituye, sino golpear a todos los que reclutan, colaboran, favorecen. Esto se debe a que “se cree fundamentalmente … que la elección de ejercer la prostitución normalmente encuentra su matriz en una condición de vulnerabilidad, vinculada a causas individuales y sociales (como la destrucción de la vida familiar, la educación insuficiente, la necesidad) “.

Para no dejar dudas en el aire:

“…… De hecho, es irrefutable que, incluso en el momento histórico actual, incluso cuando no estamos en presencia de formas reales de prostitución forzada, la elección de “vender sexo” encuentra su raíz, en la gran mayoría de los casos, en factores que condicionan y limitan la libertad de autodeterminación del individuo, reduciendo, a veces drásticamente, el rango de sus opciones existenciales … es necesario considerar que, en este caso, la línea divisoria entre decisiones auténticamente libres y decisiones que no lo son se presenta fluida ya en el plano teórico — por lo tanto, no se puede traducir fácilmente en un nivel regulatorio a fórmulas abstractas— y, en forma correlativa, de verificación problemática a nivel de procedimiento, a través de una evaluación ex post confiada a la jurisdicción penal …. respecto, entonces, al propósito concurrente de proteger la dignidad humana, es indiscutible que, en el marco de la disposición del art. 41, segundo párrafo de la Constitución, el concepto de “dignidad” debe entenderse en un sentido objetivo…. el hecho mismo de que el legislador, de acuerdo con el postulado del modelo abolicionista, identifique en la persona que se prostituye el ‘sujeto débil’ de la relación también explica la opción de no intervenir penalmente contra este último … “.

Así argumentando, la conclusión se construye a sí misma:

… la identificación de los hechos punibles, así como la determinación del castigo para cada uno de ellos, constituye una materia encomendada a la discreción del legislador … durante mucho tiempo, ha identificado el objeto de la tutela —de acuerdo con el enfoque original del código penal— en las buenas costumbres y la moralidad pública (por lo tanto, en un interés “metaindividual” y no disponible) …… la ley en cuestión apuntaría, en realidad, principalmente a salvaguardar la dignidad y la libertad de determinación de la persona que se prostituye … … la tutela se centraría solo en la dignidad de la persona explicada a través del desarrollo de la actividad sexual, que no podría ser materia de contratación.

Por lo tanto, dice el Tribunal, se hace, se hace libremente, pero en las esquinas, un poco escondido … Según un adagio antiguo pero actual, se hace pero no se dice.

Despejemos el campo de lo obvio: la trata de mujeres existe, está generalizada, es un delito grave, no se discute; pero aquí hablamos de otras cosas.

El largo, culto y extenso argumento de la Consulta trata de evitar el hecho concreto, que en cambio está ahí, y permanece allí. Habrá pocas, pequeñas minorías (aquí no se muestran las estadísticas), pero algunas mujeres que han elegido libre y conscientemente practicar la prostitución están allí.

El Tribunal de Apelación de Bari las encontró, en su juicio, y precisamente porque las encontró, solo podía plantear la consulta: ¿quienes ayudan a las que operan libre o legalmente, cómo pueden cometer un delito? ¿Cuál es el bien jurídico protegido?

Y luego, para salvar la constitucionalidad del delito, uno debe negar el hecho, que incluso el Juez del juicio penal había establecido.

¿Es inmoral la prostitución? Puede ser ¿Es el cliente un ser miserable? Puede ser

Estas evaluaciones son, sin embargo, el resultado de una moralidad subjetiva respetable, pero que un Estado laico no puede hacer suya, porque no está permitido argumentar de acuerdo con el criterio según el cual el ejercicio de la libertad para ser tal debe ajustarse a la ética, precisamente debido al grado de subjetivismo propio de este enfoque.

La libertad también se puede ejercer de una manera “deshonesta”. Si no hay violencia, si no hay daño injusto, la “deshonestidad” es un hecho privado, moralmente importante para el individuo, pero que no tiene derecho a ser una fuente de leyes y de imposiciones.

“La ley debe detenerse en la puerta de la dormitorio”, escribió un gran jurista estadounidense. Aquí el tema es un poco diferente, pero la lección sigue siendo válida.

 

 

Massimo Clara

Abogado civil, activista de derechos civiles. Coautor de La cicogna e il codice.

Miembro de los colegios defensivos ante el Tribunal Constitucional que obtuvo las declaraciones de ilegitimidad constitucional del límite de los tres embriones y de la prohibición heteróloga relacionada con la fertilización asistida, y que ha apoyado la necesidad del matrimonio para parejas del mismo sexo.

Miembro del comité de defensa que obtuvo del Consejo de Estado la declaración de ilegitimidad del consejo regional de Lombardía Formigoni por incumplimiento de las cuotas de género.

En el quicio de La Merced: mercado sexual y regulación del espacio público

 

Por Luz Jiménez

11 de junio de 2019

En el quicio de La Merced: mercado sexual y regulación del espacio público

 

En días pasados la I Legislatura del Congreso de la Ciudad de México votó para suprimir las sanciones al ejercicio y la solicitud de servicios sexuales en las calles de la ciudad. Estas sanciones apenas habían sido propuestas en el artículo 27 de la nueva Ley de Cultura Cívica, publicada el pasado ocho de junio de 2019. Los debates abiertos sobre este nuevo intento de sancionar el comercio sexual en la ciudad, en los que favorablemente participaron los grupos de trabajadoras sexuales organizadas, enmarcan mi reflexión en torno a la regulación sexual del espacio público.

Para localizar mi análisis, retomo el caso del barrio de La Merced ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México, donde se sitúa uno de los mercados sexuales callejeros más antiguos de la ciudad. En este espacio, altamente politizado y disputado, se han operado diversas normativas —administrativas y penales— de la mano de un conjunto de intereses económicos que se hicieron más evidentes a finales del siglo XX y principios del XXI, cuando el gobierno de la Ciudad de México inició el proyecto de “rescate integral” del Centro Histórico. Una de las acciones impulsadas para apoyar este proyecto económico fue el reforzamiento de la seguridad pública en la zona, que contribuyó a construir al Centro Histórico como un espacio “seguro” para la gentrificación y turistificación, es decir para la obtención de beneficios comerciales y financieros mediante la apropiación de los escenarios urbanos.

En este sentido, no fue casual que el desarrollo del proyecto de recuperación del Centro Histórico sucediera de manera paralela a la publicación, en 2004, de la antigua Ley de Cultura Cívica, en la cual se sancionaba administrativamente el acto de “invitar a la prostitución o ejercerla” con el objetivo explícito de vigilar el orden público y la convivencia urbana. Si bien el ordenamiento legal intervino en la creación y modificación del ordenamiento espacial, en tanto delimitó las áreas para la realización de transacciones sexo-económicas, éste se transmutó en un ordenamiento moral y sexual del espacio que contribuyó a expulsar a las trabajadoras sexuales de las zonas comprometidas con el proyecto de rescate urbano.

Ilustración: Patricio Betteo

Al igual que la recién publicada, la anterior Ley de Cultura Cívica fue criticada porque introdujo políticas represivas dirigidas a las trabajadoras sexuales de la calle, quienes viven de manera directa los efectos del capitalismo neoliberal, como la pobreza, el desempleo, la falta de acceso a servicios sociales y la flexibilización laboral. Pareciera que la normativa creada para regular el espacio público ha funcionado también como estrategia para justificar la inexistencia de políticas estatales de justicia social dirigidas a las personas que se dedican al comercio sexual callejero.

No obstante, la Ley de Cultura Cívica no es la única legislación cuyo efecto colateral ha sido la criminalización y discriminación de las trabajadoras sexuales de la calle. Esto también ha sucedido con la legislación relativa a la trata de personas y sus mecanismos de operación, que si bien tienen el objetivo de “rescatar, proteger y atender a las víctimas o posibles víctimas del delito”, han tenido efectos concretos en la organización espacial del mercado sexual de La Merced.

Durante los primeros años del siglo XXI, el barrio de La Merced transitó de ser considerado el corazón de la prostitución a ser construido discursivamente como uno de los focos rojos de la trata de personas, específicamente de la trata sexual de mujeres. Tanto en notas periodísticas como en declaraciones oficiales, La Merced fue representada ante la sociedad mexicana —y alrededor de todo el mundo— como el prostíbulo de América Latinael centro de la trata infantil y de mujeres de México o el mayor corredor de prostitución y trata de personas de América Latina.

Para atender la demanda de atención de la trata de personas, en el 2000 se elaboró el Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, especialmente Mujeres y Niños, conocido como Protocolo de Palermo, que forma parte de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional. Este es el instrumento legal más importante a nivel internacional para combatir la trata alrededor del mundo en el que se establecieron los lineamientos para la elaboración de políticas institucionales dirigidas a su prevención, atención, sanción y erradicación.

En México, la legislación sobre trata de personas fue elaborada por primera vez en 2007, y desde su creación planteó una ambigüedad sobre lo que debe ser considerado prostitución forzada y otras formas de explotación sexual, ya que ninguna de éstas es definida en el Protocolo. No obstante, las disputas alrededor del comercio sexual como una forma de esclavitud sexual o como un trabajo que debe ser reconocido como tal, han enmarcado la producción de una narrativa dominante que subraya la no distinción entre comercio sexual y trata de personas, lo que ha contribuido a una mayor criminalización de las trabajadoras sexuales.

En el caso mexicano, la operación de la ley antitrata en el espacio de comercio sexual callejero de La Merced comenzó en 2007 con los primeros operativos realizados en los hoteles y cuartos acondicionados para la realización de las transacciones sexoeconómicas. El cierre de hoteles y otros establecimientos donde se realizaba comercio sexual en nombre del combate a la trata sexual de mujeres ha sido interpretado como una “cacería de brujas” para expulsar a las trabajadoras sexuales de zonas comprometidas con el rescate del Centro Histórico de la Ciudad de México, pues a partir de las acciones impulsadas por el gobierno local se han cerrado y procesado una cantidad significativa de inmuebles que podrían ser vendidos a particulares para obtener el dinero que supuestamente estaría destinado para resarcir el daño a las víctimas.

Esto se suma a que en 2012 la legislación anti trata en México se modificó para eliminar la noción de consentimiento, lo que trajo como efecto que todas las personas que se dedican al comercio sexual —así fuera de manera autónoma— fueran consideradas víctimas de trata. Estos cambios fortalecieron la mezcla discursiva entre el comercio de servicios sexuales autónomo y la trata sexual, convirtiendo a la organización del comercio sexual en un delito y a las personas que se dedican a éste automáticamente en víctimas.

En lo que va del siglo XXI, los efectos de las viejas regulaciones alrededor del comercio sexual en las calles de la Ciudad de México, junto con estas nuevas políticas anti trata creadas con el objetivo de proteger a las personas víctimas de este delito, han vulnerado el ejercicio de derechos de las mujeres que comercian servicios sexuales en el espacio público. Estas normativas han traído consigo una mayor clandestinización de los mercados sexuales que ha favorecido la ausencia de condiciones laborales adecuadas y justas; la obstaculización o imposibilidad de constituir sindicatos de trabajadoras sexuales o la organización política y social informal para exigir derechos del gremio; y el aumento de la criminalización del trabajo sexual.

Sin embargo, las trabajadoras sexuales organizadas también han desplegado diversas formas la apropiación, ocupación y uso de los espacios públicos donde se realiza comercio sexual callejero. Una muestra de esta resistencia frente a su criminalización y victimización fue la obtención en 2014, vía un litigio jurídico, de las licencias de trabajadoras no asalariadas para las mujeres que se dedican al comercio sexual callejero por parte de la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo del Gobierno de la Ciudad de México. Estas licencias certifican a las mujeres como personas que realizan su actividad laboral en la vía pública sin necesidad de que exista una relación formal obrero-patronal o que reciban un salario fijo, como los lustrabotas, los cuidacoches, los músicos callejeros.

En un contexto en el que se privilegia el aumento del número de mujeres situadas en los márgenes del sistema económico neoliberal, resulta necesario que el proyecto intelectual y político del feminismo se cuestione los efectos que tienen las normativas para regular el espacio público y la legislación antitrata —que promueve la confusión entre comercio sexual y trata—, en el ejercicio de derechos de las personas que comercian servicios sexuales en las calles. Estas estrategias represivas no solo buscan sacar del espacio público al comercio sexual, sino encapsularlo o incluso volverlo cada vez más clandestino, mas no abolirlo como supuestamente argumentan las feministas abolicionistas-prohibicionistas.

Este encapsulamiento y clandestinización impide que las trabajadoras sexuales sean reconocidas como sujetos de derecho e interlocutoras políticas, capaces de dialogar y definir estrategias que atiendan sus necesidades concretas y respeten su derecho a transitar y trabajar en el espacio público. En este sentido, comparto el llamado elaborado por el Grupo Latinoamericano de Análisis/Acción sobre los Mercados Sexuales (GLAMSex), a apoyar una petición en la plataforma Change.com  para que las y los diputados de la I Legislatura del Congreso de la Ciudad de México y la Jefa de Gobierno tomen en cuenta las voces de las trabajadoras sexuales organizadas en la discusión sobre sus necesidades y demandas y en la definición de la legislación y las políticas orientadas al reconocimiento del trabajo sexual con total respecto a sus derechos humanos.

 

Luz Jiménez
Feminista. Doctorante en Ciencias Políticas y Sociales, orientación en Sociología, de la UNAM. Integrante del Grupo Latinoamericano de Análisis/Acción sobre Mercados Sexuales (GLAMSex).

 

¡Consentimiento para ser pagada por sexo sigue siendo consentimiento!

 

 

A los estadistas, tanto dentro como fuera del gobierno, les gusta hacer juegos kafkianos con la idea del consentimiento.

 

MAGGIE MCNEILL | Del número de julio de 2019.

 

Consenting To Be Paid for Sex Is Still Consenting!

 

(Joanna Andreasson. Origen de la imagen: drante / iStock)

 

 

La mayoría de las personas modernas están de acuerdo en que todas las personas tienen el derecho de establecer sus propias condiciones de consentimiento, incluso si pocos de nosotros pensamos en la vida cotidiana en esos términos. “Puedes tomar mi auto si prometes devolverlo a las 4 p.m.” es un ejemplo de consentimiento condicional en la práctica. “Realizaré este trabajo para usted a cambio de una cantidad x como compensación” es otro. “Voy a tener relaciones sexuales contigo si aceptas usar un condón” es un tercero.

En el ámbito del sexo, el consentimiento ha sido elevado al nivel de una palabra sagrada. Pero en la práctica, la mayoría de personas creemos en una gran cantidad de excepciones. Pensamos que a algunas personas (como los menores) no se les debe permitir el consentimiento de algunas cosas y, a la inversa, a otras personas (como los policías) se les debe permitir hacer algunas cosas, incluso sin consentimiento. Muchas, si no la mayoría, de estas excepciones involucran sexo, dinero o poder, por lo que no es sorprendente que el trabajo sexual —que involucra a los tres— inspire una gimnasia mental verdaderamente absurda acerca del concepto de consentimiento.

A los estadistas, tanto dentro como fuera del gobierno, les gusta hacer juegos kafkianos con la idea del consentimiento. Un cierto tipo de feminista nos dice que el consentimiento debe ser explícitamente verbal, continuo y “entusiasta”. Dicen que se debe volver a asegurar una y otra vez y una y otra vez, sin importar lo claramente se haya expresado en primer lugar. Mientras tanto, los puritanos modernos afirman que las personas que tienen una conducta sexual “desviada” (incluido el trabajo sexual, el BDSM y —hasta hace muy poco— la homosexualidad) padecen el “síndrome de Estocolmo”, “vinculación traumática” o “falsa conciencia” y por lo tanto, no pueden consentir las cosas que dicen disfrutar porque no están en su sano juicio.

Pero el más extraño de estos juegos mentales tortuosos, popular entre las feministas radicales durante años pero que está ganando impulso hoy en día entre los “progresistas”, es la idea de que si a una persona se le paga por hacer algo que no haría gratis, eso constituye una “coacción”. o incluso “violencia”. Como señaló Elizabeth Nolan Brown, de Reason, hace unos años, “en Seattle, el sexo debe ser una ‘actividad de ocio’ para ambas partes o no es consensual, según un fiscal del área”. Brown estaba escribiendo sobre Val Richey, un fiscal adjunto del condado de King, Washington, quien argumentó que todas las trabajadoras sexuales son víctimas de violación porque alguien les pagó “esencialmente para convertir un ‘no’ en un ‘sí'”.

Este dogma está trastornado. Richey no hace su trabajo gratis; ¿eso significa que él también es coaccionado? Esta contradicción no parece presentárseles a los cruzados contra el trabajo sexual, porque no están dispuestos a aceptar que el sexo, como cualquier otra parte del mundo material, no se distribuye “uniformemente” o “justamente”.

Intercambio algo que de lo que tengo mucho —el atractivo sexual— para conseguir cosas que de otro modo tengo problemas para conseguir y conservar, como el dinero. Si no tienes nada con lo que puedas comerciar, vender o negociar para darme algo que quiero o necesito, no podrás obtener lo que quieras de mí. Este no es un concepto loco en ninguna otra parte de la vida moderna. Si no tengo el dinero que quiere el supermercado, no podré obtener los comestibles que quiero. La tienda de comestibles no está sucia ni es una víctima, y ​​yo no soy una depredadora ni una estafadora. Ambos estamos intercambiando pacíficamente lo que tenemos por lo que queremos.

El sexo es un recurso, al igual que el dinero y las compras. Se puede intercambiar uno para obtener los otros, al igual que cualquier otro recurso disponible en la Tierra.

En estos días, este concepto está bajo un nuevo asalto retórico por parte de otro ejército de fanáticos del control: los jóvenes que piensan que el socialismo es la cura para lo que nos aqueja a todos. Los jóvenes “socialistas” en Twitter parecen imaginarse que una vez que tomen los medios de producción de los capitalistas y redistribuyan todo “por igual”, las mujeres serán “libres” de abrir sus piernas (para ellos) por…, bueno, gratis. O quizás estos hombres piensen en las mujeres como otro recurso a dividirse como todos los demás.

Por desgracia, el deseo de ver el sexo como separado y distinto de todos los demás fenómenos mundanos no se limita a los analfabetos económicos. Incluso las personas con ideas bastante típicas sobre el comercio suelen denunciar su “mercantilización”, a menudo declarándolo “triste” en ausencia de un análisis más convincente. Ninguno de estos poetas frustrados iría a ver una gran película y luego declararía haber sido “triste” que tuvieran que gastar dinero para entrar, que se pagara a los actores por sus actuaciones o que la producción fuera rentable. . Ni disfrutarían de una deliciosa cena y luego decían ser “triste” tener que recoger la cuenta y dar propina al camarero. El sexo genera una gran cantidad de ruido en la mente de personas que de otra manera serían razonables y que nunca dirían que es de lamentar el intercambio justo, consensual, en general.

Sin embargo, el sexo es un intercambio, te guste o no. En algunas circunstancias, el intercambio es tan íntimamente mutuo que parece no costar nada a ninguna de las partes. Pero incluso en esas relaciones, hay momentos de comercio abierto y descarado: “Si quieres hacerlo esta noche, ¿por qué no tienes a los niños en la cama cuando llegue a casa?”

¿Por qué no rechazamos la idea de que estos acuerdos son consensuales? ¿Es porque el consentimiento es innecesario en una relación monógama? ¿O es porque solo reconocemos que ha habido consentimiento cuando nos gusta el intercambio que están acordando las personas?

El consentimiento está teniendo su momento, pero no estamos definiendo ese término con la suficiente amplitud si no lo estamos extendiendo a las mujeres que intercambian cosas que tienen por cosas que quieren. Como lo señaló mi amiga y compañera trabajadora sexual, la Mistress Matisse, un individuo o grupo que no está dispuesto a respetar el “sí” de una mujer —sin importar el precio que le ponga— tampoco está dispuesto a respetar su “no”.

Y una persona o una sociedad que no puede respetar el derecho de una persona a establecer las condiciones de acceso a su tiempo, atención o persona es una persona que cree que dicha persona no es propiedad de ella misma sino del Estado.

 

 

MAGGIE MCNEILL era bibliotecaria en los suburbios de Nueva Orleans, pero después de un divorcio, la necesidad económica la inspiró a dedicarse al trabajo sexual; de 1997 a 2006 trabajó primero como stripper, luego como call girl y madam. Finalmente se casó con su cliente favorito y se retiró a un rancho en Oklahoma, pero comenzó a trabajar de escort a tiempo parcial nuevamente en 2010 y nuevamente a tiempo completo a principios de 2015 después de otro divorcio (esta vez amistoso). Ha sido activista por los derechos de las trabajadoras sexuales desde 2004, y desde 2010 escribe un blog diario, The Honest Courtesan, que examina las realidades, los mitos, la historia, la ciencia, la filosofía, el arte y todos los demás aspectos de la prostitución.

¿Puede estar la prostitución a punto de ser despenalizada en Estados Unidos?

 


Una manifestante frente a una concentración a las puertas del Ayuntamiento en Manhattan de quienes se oponen a la despenalización de la prostitución. Crédito de Estepanie Keith para The New York Times.

 

Por Jesse McKinley

31 de mayo de 2019

 

 

ALBANY – La marihuana se ha generalizado, los juegos de casino están en todas partes y las apuestas deportivas se están extendiendo. ¿Podría ser la prostitución la próxima?

Los legisladores de todo el país están empezando a reconsiderar cómo manejar la prostitución, ya que las peticiones de despenalización están ganando impulso.

Se han presentado proyectos de despenalización en Maine y Massachusetts; se espera que un proyecto de ley similar se presente al Concejo Municipal en Washington DC en junio; y los legisladores de Rhode Island celebraron audiencias en abril sobre una propuesta para estudiar las consecuencias de despenalizar la prostitución.

Nueva York puede ser la siguiente: algunos legisladores demócratas están a punto de proponer un proyecto de ley de despenalización integral que eliminaría las penas tanto para las mujeres como para los hombres que ejercen la prostitución, así como para los clientes a quienes ofrecen sus servicios.

“Se trata de la profesión más antigua y entendemos que no hemos podido disuadirla o terminar con ella en milenios”, dijo la senadora Jessica Ramos, demócrata de Queens que es una de los patrocinadores del plan. “Así que creo que es hora de enfrentar la realidad”.

Parece poco probable que la legislación de Nueva York se apruebe en los próximos meses, pero la idea de la despenalización ya ha acumulado una creciente lista de partidarios destacados, lo que sugiere que podría seguir ganando terreno.

El debate es indiscutiblemente polarizante en muchos círculos, incluso entre las defensoras de las mujeres víctimas de la trata y el abuso sexual que temen que la creación de un camino legal para la prostitución no elimine, sino que en realidad fomente, la trata sexual clandestina.

Y la despenalización ya está despertando una intensa reacción en las capitales de los estados por parte de los oponentes que consideran que las medidas son ingenuas y potencialmente peligrosas.

Aún así, el tema se ha deslizado en la naciente campaña presidencial del Partido Demócrata: a fines de febrero, la Senadora Kamala Harris de California se convirtió en el primer candidato en respaldar alguna forma de despenalización, una idea también presentada por otro contendiente, el ex gobernador de Colorado, John Hickenlooper.

Kate Zen, a la derecha, dirige a un grupo de mujeres a una reunión en Albany para discutir los argumentos para presentar un proyecto de ley que haría legal la prostitución. Crédito Shannon Straney para The New York Times

“Cuando se habla de adultos que consienten, creo que sí, realmente deberíamos considerar que no podemos penalizar el comportamiento consensual siempre que nadie resulte perjudicado”, dijo Harris, en una entrevista con The Root.

Los partidarios de la despenalización ven sus esfuerzos como parte de una mayor liberalización de las costumbres estadounidenses de décadas, como levantar la prohibición de vender alcohol en domingo y legalizar la marihuana. También enmarcan el tema como un acto de reducción de daños para las prostitutas y una admisión tácita de que la aplicación de la ley moderna y la indignación moral antigua han hecho poco para detener la práctica.

“Hemos aprendido esta lección muchas veces con la prohibición del alcohol, la penalización del aborto o incluso la penalización de la marihuana: el mercado negro crea circunstancias oscuras y proporciona cobertura para mucha violencia y explotación”, dijo Kaytlin Bailey, comediante y ex prostituta que se desempeña como portavoz de Decriminalize Sex Work, que se fundó el año pasado.

La prostitución es legal solo en unos pocos condados de Nevada, e incluso allí, la industria de los burdeles tuvo que rechazar recientemente un proyecto de ley que habría prohibido la prostitución en el estado. E incluso los más optimistas de aquellos que presionan para lograr cambios no creen que ningún estado despenalizará pronto completamente la prostitución.

Pero en lugares como Nueva York, donde los demócratas ahora controlan la Legislatura del Estado después de que una gran cantidad de titulares republicanos fueron eliminados en noviembre por los demócratas que actúan en plataformas progresistas, no hay duda de que el ambiente ha cambiado.

En un mitin reciente en Albany para derogar una ordenanza que penaliza el merodear con el propósito de la prostitución, ex trabajadoras sexuales posaron junto a legisladores como el senador Ramos y el asambleísta Richard N. Gottfried, el presidente del comité de salud.

Los organizadores de la protesta consideran su lucha como una batalla por los derechos civiles y económicos, lo que refleja una pasión progresista más amplia por los derechos de los homosexuales y transexuales, así como la reforma de la justicia penal, que también defiende los derechos de las minorías y los inmigrantes ilegales, e incluso la “autonomía física”, la capacidad de llegar a fin de mes por cualquier medio necesario.

“Yo no veía el sexo como el problema”, dijo Jessica Raven, organizadora comunitaria y ex prostituta menor de edad que fue una de las docenas de trabajadoras sexuales que se manifestaron en Albany en mayo. “Veía la falta de vivienda estable como el problema”.

No obstante, algunos defensores de las mujeres víctimas de la trata y el abuso sexual caracterizan tales esfuerzos en Nueva York y en otros lugares como desorientados. Ellos creen que la despenalización total creará una demanda que será llenada por más mujeres.

“La prostitución es inherentemente violenta”, dijo Ane Mathieson, especialista en programas de Sanctuary for Families, una organización con sede en Manhattan que atiende a las víctimas de la violencia doméstica y es parte de una coalición contra la despenalización. “La compra de sexo promueve la trata sexual, promueve el proxenetismo y el crimen organizado, y la explotación sexual de los niños”.


“Esto se trata de la profesión más antigua, y entendemos que no hemos podido disuadirla o ponerle fin”, dijo la senadora Jessica Ramos, demócrata de Queens, que apoya la despenalización del trabajo sexual. Crédito: Cindy Schultz para The New York Times

El impulso para presentar la despenalización como un problema de derechos civiles también afectó a Laura Ramírez, coordinadora de AF3IRM, un grupo feminista internacional, que dijo que estaba “absolutamente consternada por el hecho de que esto se venda como algo que es progresista”.

“Esta legislación propuesta es la legislación más clasista, racista y absolutamente obtusa que jamás hayamos visto”, dijo Ramírez, durante una contraprotesta opuesta a la despenalización en Albany, agregando que “las mujeres y niñas de este estado merecen algo mejor”.

La Sra. Mathieson y otras personas que trabajan con mujeres en el comercio sexual dicen que los partidarios de la despenalización pasan por alto una serie de detalles espantosos sobre la profesión, incluida la violación, el abuso físico por parte de clientes y proxenetas, el uso habitual de drogas y una carga física a menudo devastadora de múltiples parejas sexuales, a veces en el lapso de unas pocas horas.

“Han aceptado una especie de mito de la industria del sexo que habla de prostitutas felices y crímenes sin víctimas”, dijo Dorchen Leidholdt, directora del Centro de Servicios Legales para Mujeres Maltratadas en Sanctuary for Families en Nueva York, y agregó: “Es una fantasía perpetuada y aceptada por los medios de comunicación “.

Si bien es poco probable que la despenalización se apruebe en Nueva York este año, un par de proyectos de ley relacionados con elementos de la prostitución parecen tener una mayor probabilidad de aprobación, incluido uno que eliminaría los delitos no relacionados con la prostitución, como los cargos por drogas, de los registros de las víctimas de trata sexual.

Recientemente avanzó más allá de un comité del Senado. Un segundo proyecto de ley derogaría el delito de merodeo con fines de prostitución, una ley que los activistas dicen que conduce a detenciones injustas de personas, a menudo transgénero, por usar faldas, condones o incluso “caminar siendo trans.”

El gobernador Andrew M. Cuomo, un demócrata, no ofreció ninguna opinión sobre esos proyectos de ley o sobre la despenalización, y dijo que solo revisaría tales propuestas.

Los Estados Unidos siguen a muchos otros países desarrollados al considerar los efectos de despenalizar la prostitución, que es legal en países europeos como Alemania, Suiza y los Países Bajos, y en otras partes del mundo.

Los resultados de tales reformas son mixtos: en Nueva Zelanda, por ejemplo, que despenalizó la prostitución en 2003, un estudio de 2012 descubrió que “la gran mayoría de las personas involucradas en la industria del sexo están en mejores condiciones” con la despenalización. Pero el informe también agregó que “muchas trabajadoras sexuales seguían siendo vulnerables a las ‘condiciones de empleo explotadoras’” y que algunas trabajadoras sexuales estaban siendo obligadas a aceptar clientes “en contra de su voluntad”.

Sin embargo, también encontró que “el número de trabajadoras sexuales, y de trabajadoras menores de edad, no parece haber cambiado significativamente” debido a la despenalización.

John Hickenlooper, ex gobernador de Colorado y candidato demócrata a la presidencia, ha planteado la idea de algún tipo de despenalización. Crédito Kristopher Radder / The Brattleboro Reformer, a través de Associated Press

Algunos opositores a la legalización apoyan una forma de despenalización parcial conocida como el “modelo nórdico” o el enfoque de “terminar con la demanda”, que pone el énfasis en el procesamiento judicial de las personas que compran sexo, pero no de quienes venden sus cuerpos, y ofrece en cambio servicios sociales a las prostitutas.

Dichas políticas tienen partidarios de alto perfil como Gloria Steinem, quien ofreció su apoyo al modelo nórdico en una reciente manifestación en el Ayuntamiento de la ciudad de Nueva York con el objetivo de combatir los esfuerzos en Albany.

“Es crucial despenalizar a las mujeres, hombres y niños prostituidos”, escribió Steinem en una declaración que se leyó en el mitin. “E igualmente crucial, no despenalizar a los proxenetas y tratantes que los explotan”.

Además de las complejidades en torno al tema, algunos opositores de la despenalización total, como Sanctuary for Families, apoyan la eliminación de registros de antecedentes penales y la eliminación de las ordenanzas de merodeo, una posición también sostenida por Decrim NY, la coalición que está tras del impulso general de despenalización en Nueva York.

Los proyectos de ley de despenalización ofrecidos por los legisladores en Massachusetts y Maine crearían sistemas similares al “modelo nórdico”, eliminando las penas para las prostitutas, pero siguiendo penalizando a los compradores y proxenetas.

La patrocinadora de Massachusetts, la representante Kay Khan, una demócrata de Newton, Massachusetts, dijo que su proyecto de ley no solo ayudaría a poner fin al “ciclo de trauma y encarcelamiento” sino que también le ahorraría al estado aproximadamente $ 1 millón por año que podría usarse para servicios como alojamiento.

Pero la senadora estatal Julia Salazar, una demócrata de Brooklyn que realizó una campaña insurgente exitosa para el cargo el año pasado que incluyó la aprobación de la despenalización, dijo que el “modelo nórdico” no resolvía el problema de la prostitución porque aún hacía a las trabajadoras sexuales “cómplices de actividad ilegal”. . ”

“Todavía no traería la industria a la superficie”, dijo.

Aún así, agregó que había sido “muy gratamente sorprendida” por la rapidez con que la despenalización ha aumentado “en el discurso público” durante el último año.

A pesar de algunos avances, los logros legislativos en torno a la prostitución a menudo han sido escasos. El proyecto de ley de Maine fue declarado muerto en el Senado del estado a fines de mayo, y otros esfuerzos recientes también se han estancado: en 2017, por ejemplo, la Cámara de Representantes de New Hampshire aprobó un proyecto de ley que establece un comité legislativo para estudiar la despenalización del trabajo sexual, como la actual propuesta en Rhode Island. Pero el proyecto de ley de New Hampshire se estancó en el Senado estatal en medio de una fuerte oposición del gobernador Chris Sununu, un republicano.

La patrocinadora del proyecto de ley, Elizabeth Edwards, dejó el cargo el año pasado, pero dijo que espera que sus antiguos colegas continúen luchando. “Parece un área de política en la que podríamos hacerlo mucho mejor”, dijo.

“Ojalá el mundo supiera que estas son solo personas que están ganando dinero de una manera que creo que es un beneficio social neto”, agregó la Sra. Edwards, una demócrata. “Siempre habrá gente que quiere tener sexo. Es un impulso humano básico. Todo lo que puedes hacer es hacerlo más seguro”.

 

Jeffery C. Mays contribuyó reportando.

Ningún modelo en la práctica: ¿un “modelo nórdico” para responder a la prostitución?

 

 

Crimen, ley y cambio social.

Mayo de 2019, Volumen 71, Número 4, pp 423–439 | Citar como

 

 

 

  • Autores
  • Sarah Kingston
  • Terry Thomas

 

Primera publicación en línea:: 25 de octubre de 2018

https://link.springer.com/article/10.1007/s10611-018-9795-6

 

Resumen

El llamado modelo nórdico para responder a la prostitución ha sido considerado en los debates legislativos en toda Europa e internacionalmente, y algunos lo consideran la mejor práctica para combatir la trata sexual y se cree que apoya la igualdad de género. Sin embargo, cuando cuestionamos la utilización de las leyes de los países nórdicos por los encargados de hacer cumplir la ley, no se está implementando de acuerdo con la ley. Argumentamos que “todo lo que está ocurriendo es la transferencia de retórica e ideología” en estos países ((Stone Politics, 19 (1): 51-59, 1999) en 56). En este artículo, exponemos las grietas en el llamado modelo nórdico, desacreditando así la naturaleza “persuasiva” de un enfoque nórdico unificado de la prostitución. Nos basamos en la transferencia de leyes y en la literatura de derecho comparado para ilustrar los problemas y desafíos de la adopción ingenua de este llamado modelo, argumentando que esto puede llevar a una transferencia no informada, inapropiada e incompleta del modelo nórdico, que luego se convierte en una norma irritante. exacerbando los problemas que trata de resolver.

Introducción

Se ha afirmado que existe un modelo nórdico para responder a la prostitución después de que Suecia, Noruega, Islandia y Finlandia introdujeron una legislación que tipificó como delito la compra de sexo. Este modelo se ha considerado posteriormente como un enfoque político exitoso en muchos países internacionales y europeos, y ha llevado a algunas naciones a promulgar leyes similares. El enfoque adoptado por los países nórdicos se ha identificado como un enfoque de política “neo-abolicionista” a la prostitución [1]. Este enfoque considera que la prostitución es el resultado de la opresión de las mujeres por parte de los hombres y, por lo tanto, el enfoque de política legal que se toma se centra en la penalización de los clientes [2], ya que siempre se asume que son hombres. Este enfoque de política es identificado por algunos como la mejor práctica y, por lo tanto, se ha identificado como un enfoque de política progresivo a seguir internacionalmente. Su consideración generalizada en los debates sobre la prostitución legal y política demuestra la gravedad de un enfoque aparentemente coherente y unificado de la prostitución y que el modelo nórdico tiene importancia internacional.

Por lo tanto, no es sorprendente que otros países hayan buscado inspiración en este modelo. La ministra de Justicia e Igualdad de la República de Irlanda, la diputada Frances Fitzgerald, identificó el modelo como un enfoque a seguir al debatir el proyecto de ley de la República de Irlanda, antes de que se convirtiera en ley [3]. En Canadá, el modelo se discutió a lo largo de los debates parlamentarios antes de que la compra de servicios sexuales se convirtiera en un delito penal [4]. Más recientemente, en las presentaciones del Reino Unido presentadas al Comité de Asuntos Internos de la Cámara de los Comunes (2016), el Tercer informe sobre la prostitución identificó el modelo nórdico como un posible enfoque a seguir [5].

Sin embargo, cuando investigamos las leyes de prostitución de los países nórdicos y la utilización de estas leyes por parte de los encargados de hacer cumplir la ley, es evidente que las leyes no se están implementando. Por lo tanto, esto pone en duda la afirmación de que existe un enfoque unido y convincente de la prostitución. Más bien, la evidencia sugiere que los enfoques en estos países nórdicos son dispares, y que Noruega, Finlandia e Islandia enfrentaron muchos problemas y desafíos cuando adoptaron el enfoque de política adoptado por Suecia. En particular, los encargados de hacer cumplir la ley no utilizan y aplican la ley. En este sentido, afirmamos que “todo lo que está ocurriendo es la transferencia de retórica e ideología” en estos países nórdicos ([6] en 56).

En este artículo, realizamos una revisión sistemática de la implementación de la ley por parte de los países nórdicos para penalizar la compra de sexo. Nuestra contribución original a estos debates se basa en la transferencia de leyes y la literatura de derecho comparado, así como en la investigación académica que ha documentado los debates de implementación post-legislativa. Exponemos las grietas en el llamado modelo nórdico, desacreditando así la naturaleza persuasiva de un enfoque nórdico unificado de la prostitución. Iluminamos los problemas y los desafíos de la adopción ingenua de este llamado modelo, argumentando que esto puede llevar a una transferencia no informada, inapropiada e incompleta del modelo nórdico, que luego se convierte en una norma irritante, lo que exacerba aún más los problemas que trata de resolver. Por lo tanto, instamos a los gobiernos a que aprendan las lecciones de los problemas y desafíos de la adopción del modelo nórdico, en lugar de transferir el enfoque de políticas por razones puramente ideológicas.

Comenzamos el artículo examinando los antecedentes de la afirmación de que existe un modelo nórdico. Luego examinamos la importación internacional del modelo nórdico. Luego cuestionamos la implementación de estas leyes por parte de los encargados de hacer cumplir la ley, así como los problemas y desafíos asociados con la adopción del modelo. Finalmente, el artículo considera las razones por las cuales el modelo nórdico sigue teniendo importancia internacional y las implicaciones que esto tiene.

Antecedentes del modelo nórdico

Se ha sugerido que la introducción de un delito penal por la compra de servicios sexuales en Suecia, seguida más tarde por Noruega e Islandia, y parcialmente en Finlandia, significa un enfoque nórdico unificado de la prostitución [7]. Las afirmaciones de que existe un modelo nórdico se han identificado en los medios de comunicación, los debates políticos y los círculos políticos. La investigación del Comité de Asuntos Internos de la Cámara de los Comunes del Reino Unido (2016) sobre la prostitución ha generado presentaciones escritas que han identificado un modelo nórdico [5]. Las ONG y las organizaciones basadas en los derechos también han hecho referencia a la existencia de este modelo [8], y algunos grupos lo identifican como ‘un enfoque basado en los derechos humanos y la igualdad de género también conocido como el “modelo sueco”‘ ([9] en 1 ).

Este modelo a veces se conoce como el modelo sueco porque Suecia fue el primer país en introducir una legislación que creó un delito para la compra de sexo en 1999 [10]. La ofensa, según lo establecido en el Código Penal Sueco, Capítulo 6 s.11, lo convierte en un delito ‘cualquier persona que: obtiene relaciones sexuales casuales a cambio de un pago, es sentenciada por la compra de servicios sexuales a una multa o prisión que no exceda un año’ ‘[11]. La legislación en Suecia se introdujo para “actuar como un elemento disuasorio para quienes compran servicios sexuales, de modo que el número de compradores disminuya” ([12] en 1). El gobierno sueco creyó que:

Se considera que la prostitución causa graves daños tanto a las personas como a la sociedad en su conjunto. La delincuencia a gran escala, incluida la trata de personas con fines sexuales, las agresiones, la procuración y el tráfico de drogas, también suele asociarse con la prostitución … la penalización de la compra de servicios sexuales podría dificultar que varios grupos o individuos en otros países establezcan actividades más extensas actividades de prostitución organizadas en Suecia (ibid: ([12] en 1).

También se consideró que la existencia de la prostitución socavaba la posición de las mujeres en la sociedad y que la nueva ley enviaría un mensaje importante a nivel internacional:

es vergonzoso e inaceptable que, en una sociedad con igualdad de género, los hombres obtengan relaciones sexuales casuales con las mujeres a cambio de un pago y que Suecia, al introducir una prohibición en la compra de servicios sexuales, también envió una señal importante a otros países destacando nuestra perspectiva sobre la compra. Servicios sexuales y prostitución ([13] en 4).

Se creía que la ley “marca la actitud de Suecia hacia la prostitución”, ya que el gobierno cree que “no es un fenómeno social deseable” ([13] en 9). Se esperaba que esta actitud y enfoque de la prostitución serían adoptados por otros países y, como Levy ha afirmado:

Desde la introducción de la ley, Suecia ha realizado grandes esfuerzos para exportar la legislación, impactar e influir en el derecho, la filosofía política y académica y el debate a nivel internacional ([14] en 1).

El gobierno sueco realizó dos revisiones para demostrar la efectividad de las leyes y su implementación en la práctica después de diez años [13, 15]. La primera revisión comparó la prevalencia supuesta de la prostitución en Suecia con Noruega y Dinamarca antes de la introducción de la prohibición y concluyó que la prevalencia era tres veces mayor en Noruega y Dinamarca que en Suecia después de la prohibición [13]. La segunda revisión fue parte de un plan de acción del Gobierno contra la prostitución y la trata de personas con fines sexuales, y nuevamente concluyó que la demanda se había reducido [15], y que en general “la prohibición de la compra de servicios sexuales ha tenido el efecto deseado y es un instrumento importante para prevenir y combatir la prostitución y la trata de personas con fines sexuales ‘([12] en 1). La evaluación e implementación de la ley para prohibir la compra de servicios sexuales se consideró, por lo tanto, un éxito [16]. Después de implementar leyes similares en 2009, Noruega presuntamente presenció una reducción dramática similar en la prevalencia de la prostitución callejera [16] .1 Es esta emulación de política legal, así como la introducción de un delito similar en Finlandia e Islandia, 2,3 lo que ha llevado a algunos a afirmar que existe un modelo nórdico.

Importacion internacional

El éxito percibido del enfoque de la política nórdica ha llevado a otros países a considerar la transferencia al modelo nórdico. Los llamamientos a adoptar este modelo legal se deben a la creencia de que este enfoque aborda la desigualdad de género, la trata y la explotación. Por ejemplo, la eurodiputada Mary Honeyball y ponente de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género del Parlamento Europeo publicó un informe sobre la explotación sexual y la igualdad de género el 3 de febrero de 2014; Entre otras cosas el informe dice que:

Considera que la forma más eficaz de combatir la trata de mujeres y mujeres menores de edad para la explotación sexual y mejorar la igualdad de género es el modelo implementado en Suecia, Islandia y Noruega (el llamado modelo nórdico) [22].

Aunque la Unión Europea siempre ha dicho que las políticas y leyes sobre la prostitución están fuera de su competencia y que, por lo tanto, son un asunto para países individuales, todavía se han hecho intentos para aprobar leyes paneuropeas.4 Por lo tanto, se ha afirmado que hay un fuerte viento que sopla desde Suecia y otros países nórdicos:

Apoyo el modelo sueco (también utilizado en Islandia y Noruega), y he escrito un informe para el comité de mujeres del Parlamento Europeo que lo defiende. Hoy votamos el informe para que llegue al parlamento el próximo mes, enviando una fuerte señal de que el viento sopla en dirección de Escandinavia [23].

Los debates sobre políticas de prostitución internacional se han vuelto cada vez más interesados ​​en lo que se ha denominado el modelo sueco y nórdico. En Escocia y Luxemburgo, aunque los planes para adoptar este modelo fueron rechazados, el modelo sueco y nórdico se identificó en las discusiones políticas y durante las visitas realizadas a Suecia [24, 25, 26, 27, 28]. Este interés se demuestra mediante la introducción de leyes algo similares en Irlanda del Norte5 e Inglaterra y Gales6, donde se penalizó la compra de servicios sexuales de una prostituta sometida a la fuerza. En Francia, después de dos años de debate, el Senado francés introdujo la ley por la que la compra de sexo era un delito y el delincuente es responsable de una multa y otras sanciones [31, 32, 33, 34]. En las etapas de consulta de este proyecto de ley, una delegación de activistas, que formó parte de la Asamblea Nacional en Francia, estableció un grupo de trabajo que, entre otras cosas, realizó una visita a Suecia para comprender cómo se estaba implementando la ley y qué impacto La ley tenía sobre las trabajadoras sexuales [35]. En los debates parlamentarios franceses se reconoció que Finlandia, Noruega e Islandia habían seguido el modelo sueco y esta ley había cambiado las actitudes y comportamientos en estos países [35].

Otros países europeos, como la República de Irlanda, han mostrado sus intenciones de adoptar este enfoque legislativo. En junio de 2013, la Comisión de Justicia, Defensa e Igualdad del Parlamento irlandés emitió un informe en el que recomendaba una reforma de la legislación sobre la prostitución, con disposiciones que penalizan la compra de servicios sexuales [36]. El comité visitó Suecia para ver cómo funcionaba su ‘Ley de Compra de Sexo’ y recibió un gran apoyo para el enfoque sueco de los grupos de campaña en Irlanda.7 En 2017, Irlanda se convirtió en otro país que convirtió la compra de sexo en un delito penal .8 La ministra de Justicia e Igualdad, Frances Fitzgerald declaró en su discurso ante el Departamento de Justicia e Igualdad que “Irlanda será la séptima jurisdicción en introducir leyes dirigidas a la compra y despenalizar a quienes prestan el servicio sexual” ([3] en 1 ).

Al igual que con otros países, las preocupaciones sobre la trata parecen haber dado impulso a esta búsqueda. La ministra de Justicia e Igualdad, la diputada Frances Fitzgerald, declaró: “Mi principal preocupación, al presentar estas disposiciones, es reivindicar los derechos humanos de las personas objeto de trata con fines de explotación sexual”, la ley del comprador sexual dice que es “la más efectiva”. herramienta para prevenir y combatir la trata de seres humanos ‘([37] en 1). Teresa Whitaker, de la Sex Workers Alliance of Ireland , dijo que estos movimientos ignoran a las mujeres que deciden vender sexo y, a su vez, como “este movimiento está arrasando … en toda Europa, se ha convertido en una cruzada moderna” ([38] en 1).

La importación internacional del modelo nórdico sigue siendo considerada por otros países de Europa. Sin embargo, el grado en que existe un modelo nórdico coherente es cuestionable, sobre todo porque las leyes nórdicas operan en contextos diferentes y no están implementadas en la legislación existente o por los profesionales de la misma manera. Por lo tanto, el grado en que se puede afirmar que existe un modelo de política nórdica debe considerarse con cautela. Para examinar críticamente si existe un llamado modelo nórdico unificado entre los países nórdicos, la siguiente parte del artículo considerará estas leyes en su entorno regulatorio.

 Ningún modelo en la práctica: falla de implementación

Las afirmaciones de que existe un modelo nórdico deben verse con escepticismo cuando examinamos la implementación de los fundamentos de la ley en el entorno regulatorio. Aunque parece haber un argumento razonado de que existe un enfoque de política común para la prostitución, ‘una vez que interroguemos el entorno regulatorio, es probable que encontremos que las normas que realmente guían el trato diario son bastante diferentes a las reglas que se han logrado. La notoriedad en los libros de leyes ‘([39] en 199). De hecho, una vez que examinamos la implementación de la ley, es evidente que estos países nórdicos han experimentado problemas posteriores a la transferencia, cuando aquellos cuya función es aplicar la ley no lo hacen. Por lo tanto, el contexto en el que se transfiere una norma legal es fundamental para su implementación y adopción exitosas. Como explica Hage, el funcionamiento de los fundamentos de la ley depende de cómo los agentes legales lo utilizan en su trabajo. Y esto, a su vez, depende de la cultura general del país o región dentro del cual la ley y los agentes legales deben funcionar “([40] en 50). Por lo tanto, aunque se ha introducido una legislación para que sea un delito pagar por el sexo, no necesariamente se está implementando, lo que socava la afirmación de que en la práctica existe un “modelo” coherente.

Como resultado, Dolowitz y Marsh afirman que las transferencias de leyes pueden llevar al fracaso de la ley [41]. Sugieren que hay tres factores que pueden llevar al fracaso de la ley: transferencia no informada, transferencia incompleta y transferencia inapropiada. La primera, transferencia no informada, surge cuando un país toma prestada la ley de otro pero no tiene información suficiente sobre cómo funciona. La segunda, transferencia incompleta, se produce cuando no se transfieren los elementos clave de la ley. En tercer lugar, la transferencia inapropiada tiene lugar cuando el país prestatario pasa por alto o ignora los contextos económicos, políticos, sociales e ideológicos críticos. Zweigert y Kotz identifican que cuando se considera una transferencia de una ley de un país a otro, se deben hacer dos preguntas importantes: primero si ha resultado satisfactoria en su país de origen y, segundo, si funcionará en el país donde se ha propuesto adoptarla ‘([42] en 17). La siguiente parte del artículo, por lo tanto, examinará la ley en contexto para explorar si existe un modelo coherente en la práctica.

¿Transferencia no informada?

La adopción del enfoque sueco de la prostitución sin tener en cuenta la información suficiente sobre los efectos negativos podría llevar a la transferencia no informada de la política legal, ya que “si hubiera habido un análisis más exhaustivo … es probable que el gobierno se hubiera dado cuenta de algunos de los inconvenientes”. ‘([41] en 18–19). Una consecuencia de la transferencia mal informada de la política legal, podría llevar a lo que Teubner describe como un “irritante legal” [43], ya que “la transferencia intentada no solo fracasará sino que exacerbará aún más los problemas a los que se dirige una ley” ([44] en 228). Las investigaciones han demostrado que el enfoque sueco tiene una serie de consecuencias negativas que deberían ser consideradas por los países prestatarios, así como el impacto negativo que este enfoque ha tenido en otros países nórdicos.

Los efectos negativos del enfoque sueco han incluido el aumento de la vulnerabilidad de quienes venden servicios sexuales y de víctimas de la trata. Algunos incluso han afirmado que el gobierno sueco ignora y hace la vista gorda a los efectos negativos de la ley. Como dijo un entrevistado en el estudio de Levy, “no pensaron realmente en los efectos que esto tendrá en la vida de las personas”. Y aún cierran sus ojos y oídos ante el efecto que ha tenido “([24] en 64). En Suecia, se ha argumentado que, en lugar de reducir la explotación y el abuso, la ley ha hecho que las trabajadoras sexuales sean más vulnerables a la explotación [45]. Se ha demostrado que quienes venden servicios sexuales en la calle en Suecia tardan menos tiempo en negociar con los clientes, lo que reduce su capacidad para evaluar los riesgos potenciales [46]. Estudios previos en Suecia y el Reino Unido han demostrado que la aplicación de la ley puede llevar a la industria a la clandestinidad, lo que puede conllevar mayores riesgos tanto para las trabajadoras sexuales como para sus clientes mientras intentan evadir el procesamiento policial [47, 48, 49]. Del mismo modo, en Francia, las investigaciones de Le Bail y Giametta han demostrado cómo la penalización de los clientes en Francia ha incrementado los niveles de violencia y los riesgos que enfrentan quienes venden sexo y cambió la relación de poder en favor de los clientes que se sienten más capaces de hacer demandas e imponer condiciones [50].

Los efectos negativos de adoptar el enfoque sueco también se pueden observar en Noruega, donde el informe Pro Sentret indicó que la ley para penalizar a los clientes hace que las trabajadoras sexuales sean mucho más susceptibles a la violencia porque la industria del sexo se oculta aún más para evitar el enjuiciamiento penal [51]. Según este informe de 2012, el 59% de las participantes dijeron que habían experimentado violencia después de la introducción de la ley de compra de sexo ([51] en 4). Al responder al informe, la miembro del Parlamento del Partido Conservador, Anniken Hauglie afirmó que “la realidad es que la ley ha dificultado las cosas para las mujeres en la prostitución” [52]. En contraste, la investigación ha demostrado que la despenalización en Nueva Zelanda ha permitido a quienes venden sexo determinar qué servicios proporcionarán y cuáles no, a qué clientes prestarán servicios, así como a negociar prácticas sexuales más seguras [53]. Su posición legal significa que, cuando se producen casos de explotación, pueden llevar su caso a un tribunal de derechos humanos o mediante otros procesos legales [54].

Otro problema asociado con el enfoque sueco es la base de evidencia sobre la cual se ha racionalizado. Se ha sugerido que su introducción era necesaria para combatir la trata sexual. La creencia sostenida es que al reducir la demanda de prostitución, la trata sexual se reduciría. Esta es una suposición interesante cuando exploramos investigaciones realizadas donde la compra de sexo no está tipificada como delito, como en Nueva Zelanda, que encontró que solo el 4% de las trabajadoras sexuales encuestadas informaron que habían sido obligadas a trabajar [55]. En cambio, los críticos del modelo sueco han argumentado que la penalización de la compra de sexo en Suecia no ha conducido a una reducción en el alcance de la trata. Como la Alianza Global contra el Tráfico de Mujeres ha afirmado, “no hay pruebas de que criminalizar o penalizar de otro modo a los clientes de las trabajadoras sexuales ha reducido la trata de personas o el trabajo sexual” ([56] en 1). En cambio, la penalización de los clientes ha hecho que las trabajadoras sexuales sean más vulnerables a la explotación [45], y las víctimas de la trata de personas son más reacias a denunciar su explotación a la policía por temor a las represalias de los tratantes y por su inherente desconfianza hacia las autoridades. Además, en Finlandia, el sargento jefe Kenneth Eriksson afirma que la ley finlandesa es contraproducente ya que los clientes son disuadidos de reportar posibles evidencias de trata sexual y explotación a la policía, ya que ellos mismos temen el procesamiento penal ([57] en 28). A pesar de estas consecuencias negativas, un informe encargado por el Ministerio de Justicia de Finlandia indicó claramente su apoyo a una prohibición total de la compra de sexo (actualmente, en Finlandia opera una prohibición “parcial”). Su preferencia es seguir el modelo sueco, que se considera que tiene pocos problemas, es menos ambiguo y tiene poco impacto negativo en las trabajadoras sexuales [20].

La afirmación de que “la prohibición de comprar servicios sexuales ha reducido la demanda de sexo y, por lo tanto, ha contribuido a reducir el alcance de la prostitución en Noruega” ([58] 11), también se ha sometido a un examen crítico. Por ejemplo, aunque la investigación ha identificado que la prevalencia de la compra de sexo tiende a ser mayor en países donde la prostitución es legal, los autores también resaltan que es probable que las tasas de autoinforme sean más bajas en un país donde la prostitución es ilegal y esto explica por lo tanto estas tasas de prevalencia más bajas [59]. De hecho, las investigaciones han demostrado que en los países donde la prostitución es ilegal, la industria se oculta más a medida que los involucrados tratan de evitar ser identificados o procesados ​​por las autoridades [48, 60]. Una consecuencia de esto puede ser el “cambio espacial” donde la prostitución se desplaza a espacios menos visibles: gracias a los desarrollos tecnológicos, quienes venden sexo no abandonan la industria, sino que adaptan sus prácticas para evitar el procesamiento [61]. Por lo tanto, la aparente reducción de la prostitución es simplemente un reflejo de la invisibilidad de la industria desde espacios públicos o visibles.

El cambio espacial y el deseo de evitar el enjuiciamiento también pueden ayudar a explicar la investigación que ha identificado que en los países donde la prostitución es legal, las tasas de trata también son más altas [62]. Las investigaciones sobre clientes masculinos del sexo comercial han indicado su renuencia a reportar casos de posible explotación o abuso a las autoridades en el Reino Unido porque pueden enfrentar un proceso judicial [63]. Además, aunque la investigación realizada por Kotasdam y Jakobsson encontró que las tasas de trata sexual son más altas en los países donde la prostitución es legal, también reconocen que, en los países con una gran cantidad de recursos, las capacidades mejoradas de aplicación de la ley y los sistemas legales pueden estar en mejores condiciones para detectar y procesar la trata sexual [64]. La investigación también ha demostrado que algunas migrantes que venden servicios sexuales han reclamado su condición de víctima para obtener acceso a los recursos y evitar la deportación, lo que complica aún más los hallazgos de las tasas de prevalencia de la trata sexual [46, 65].

La ineficacia y legitimidad potencial del enfoque de política legal sueca o nórdica, sin embargo, no ha sido ignorada por otros países. Por ejemplo, en Luxemburgo, el gobierno luxemburgués rechazó un proyecto de ley que penalizaría la compra de sexo en 2014 porque se creía que la ley podría aumentar los peligros para las trabajadoras sexuales, ya que serían más propensas a trabajar solas si la ley era aprobada [28]. Según el eurodiputado luxemburgués Cécile Hemmen “No vamos a aplicar el modelo sueco u otro. En cuanto a la prostitución, la idea del gobierno es encontrar un enfoque adaptado a Luxemburgo ‘[66]. Del mismo modo, Dinamarca, país nórdico, no ha tipificado como delito penal la compra de sexo a pesar de las campañas de los grupos de mujeres y políticos para cambiar la ley [67].

Transferencia incompleta e inapropiada

La simple adopción de un modelo de otro país, porque parece funcionar, no tiene en cuenta los problemas sociales más amplios y, por lo tanto, puede no funcionar en otro país. La transferencia de leyes puede ser un proceso diverso y multifacético que puede estar plagado de muchos desafíos y problemas, y puede estar mediado por un contexto social, histórico, cultural particular. Canton y McFarlane argumentan:

Al igual que cada ley es única, diferentes áreas de la política pública plantean sus propios desafíos para la transferencia. Esto es cierto de la justicia penal. Hay variaciones considerables entre las diferentes naciones en sus puntos de vista sobre los orígenes del crimen y sobre cómo el Estado y la comunidad deben responder a los delincuentes … Cada vez se reconoce más que la trayectoria del desarrollo de leyes de justicia penal depende de una amplia gama de normas, leyes y políticas económicas e influencias sociales, culturales y emocionales, interactuando entre sí de manera incierta ([68] en 1-2).

Los problemas que puede la transferencia de políticas legales pueden incluir “organización económica”, “diferencias en contextos institucionales políticos”, “el papel desempeñado por los medios de comunicación” y “un conjunto particular de ‘rasgos culturales’” ([69] en 442 –3). Como argumentan Stenson y Edwards, “si se debe evitar la emulación ingenua de leyes, se debe prestar mayor atención … al concepto de “filtro social”([44] en 228). De hecho, el intento de adopción del modelo nórdico puede ser rechazado por la nación anfitriona debido a su incompatibilidad con los valores sociales y culturales de ese país. Esto se observó en el Reino Unido cuando los acuerdos de Estados Unidos de acceso abierto al registro de delincuentes sexuales, conocido como ‘Notificación a la Comunidad’ (o ley de Megan) fueron rechazados en el parlamento en 1997. Como Alun Michael (por la oposición) afirmó ‘Podemos aprender algunas lecciones de los Estados Unidos [pero] … nuestra cultura, ley, servicio de policía y otros servicios son diferentes ‘[70].

Muchos estudios legales comparativos han demostrado que las leyes transferidas o copiadas no han funcionado debido a la resistencia a la plena aplicación de la ley o debido al incumplimiento por parte de los legisladores o los encargados de hacer cumplir la ley [39]. Utilizando el ejemplo del mercado de consumo en Europa y las crecientes directivas de armonización del mercado para los consumidores, Brownsword describe cómo “aunque se pueden copiar las directivas, no se copian en la práctica de la misma manera” ([39] en 198 ).

Por lo tanto, los problemas con la implementación del modelo nórdico también pueden ocurrir después de la transferencia cuando aquellos cuya función es utilizar la ley no lo hacen porque no pueden, no quieren o son ineptos. A pesar del enfoque legal de la aplicación de la ley centrada en los clientes en Francia, quienes venden sexo son aún procesadas con más frecuencia ​​y enfrentan la intimidación y amenazas de la policía [50]. En Suecia, a pesar de que la venta de sexo no es un delito penal, las investigaciones han demostrado la manera parcial y discriminatoria en que la policía responde y trata con quienes venden servicios sexuales [71]. La creencia de que una persona que vende servicios sexuales no puede ser violada fue expresada por los oficiales de policía en la investigación de Levy en Suecia [14], y se hizo eco en una investigación en Inglaterra [72]. En Inglaterra y Gales, Kingston y Thomas descubrieron que la policía no estaba usando la ley parcial que penalizaba a los hombres por comprar servicios sexuales a mujeres víctimas de trata. La policía no pudo detectar si una trabajadora sexual era víctima de explotación o coerción porque la ley tampoco es necesaria, la policía no recibió la capacitación adecuada para identificar a las víctimas o debido a la incapacidad / falta de voluntad de las trabajadoras sexuales para denunciar su victimización a la policía [ 73]. Por lo tanto, aunque la falta de pagar por el sexo puede ser procesada, aquellos cuya función es hacer cumplir esta ley, la policía, no lo están haciendo.

De manera similar, en Noruega, a pesar del éxito aparente de los grupos de activistas para lograr un cambio en la ley, los críticos han argumentado que ha habido una falta de apoyo político a la ley y la consiguiente falta de implementación de la legislación por parte de la policía [74] . En septiembre de 2013, los partidos políticos noruegos como el Partido Liberal (Venstre), el Partido Conservador (Høyre), el Partido del Progreso populista de derecha (Fremskrittspartiet) y el Partido Verde (Miljøpartiet de Grønne) hicieron todo lo necesario para revocar la Ley de Compra de Sexo. Durante su campaña electoral [74]. Stø y Håland afirmaron que faltaba apoyo político para que la ley penalizara a los clientes ([74] en 4). Como afirman:

Nunca podríamos haber imaginado cuán fuerte sería la oposición a la Ley de Compra de Sexo de Noruega cuando se implementó por primera vez el 1 de enero de 2009: por parte de la policía, que apenas la aplica; por los políticos, que han hecho de levantar la prohibición parte de sus promesas electorales; y por los medios de comunicación, que proporcionan una plataforma para los opositores de la ley y para quienes elogian la prostitución… No es ningún secreto que se implementó la Ley de Compra de Sexo contra la voluntad de los líderes del Partido Laborista y del Partido de la Izquierda Socialista. El ministro de Justicia en ese momento, Knut Storberget, era un fuerte opositor a la nueva ley y al que estaba dispuesto a implementarla. Sabiendo esto, puede que no sea una sorpresa que la ley se haya aplicado de manera muy relajada.

En Islandia, Stø y Håland informan que el movimiento feminista todavía está luchando para que la policía utilice la ley contra los compradores de servicios sexuales [74]. Un grupo clandestino llamado “Stóra Systir” (“Big Sister”) publicó anuncios falsos en sitios web como einkamal.is, mypurplerabbit.com., Raudatorgid.is y publicó anuncios clasificados que ofrecían “masajes” en el diario Fréttabladid. Obtuvieron los nombres de 56 hombres, 117 números de teléfono y detalles de 29 correos electrónicos de hombres que habían mostrado interés en comprar servicios sexuales durante un período de tres semanas. El grupo afirmó que habían decidido tomar medidas y exponer a los hombres debido a la inacción de la policía [75].

En Suecia, del trabajo de Levy se desprende claramente que hay muchos profesionales que no apoyan la ley sueca y han criticado duramente la evaluación de la ley por parte del gobierno sueco [14]. Como afirmó un participante de su estudio, “con mucho es la peor mierda que he leído entre los informes comisionados … es extremadamente pobre y está lleno de contradicciones e inconsistencias” ([14] en 55). El Instituto Sueco también ha reconocido la evidencia de la falta de apoyo a la ley y la división en la opinión pública en Suecia, quienes afirman que:

A pesar de la posición oficial, todavía hay un debate en Suecia sobre las actitudes hacia la prostitución. Quienes defienden la prostitución argumentan que es posible diferenciar entre prostitución voluntaria y no voluntaria, que los adultos deberían tener el derecho de vender libremente y comprar sexo libremente, y que la prohibición de la compra de servicios sexuales representa una posición obsoleta basada en la moralidad sexual ([13] en 5).

Al igual que con las leyes que se instauran, su implementación por parte de los profesionales no es automática. Esto se puede ver muy claramente en el caso de la Ley de delitos y trastornos del Reino Unido de 1998 (ss. 14 a 15) que permite a las autoridades locales solicitar órdenes de toque de queda locales para niños menores de 10 años en áreas específicas. Posteriormente, ninguna autoridad local en Inglaterra y Gales ha tratado de usar este poder. Se podría argumentar que la adopción y transferencia del enfoque de la política legal sueca fue una forma de “transferencia coercitiva” ([76] en 344), y ha resultado en un “fracaso de implementación” ([41] en 21). Como no hay apoyo para su introducción en algunos países, se ha producido un fallo en su implementación por parte de los profesionales. Estos debates de implementación posteriores a la transferencia evidentemente resaltan la utilización fragmentada, inconsistente e incoherente de la ley por parte de los encargados de hacer cumplir la ley y la falta de apoyo por parte de otros profesionales. Como resultado, la función de la ley no se pone en práctica.

Discusión

La transferencia de políticas legales y públicas sigue siendo vista como una estrategia útil a emplear y se afirma que su uso ha crecido en el contexto de los avances en la tecnología que ha permitido la comunicación internacional y el aprendizaje mutuo mucho más fácil [41]. En un mundo cada vez más interconectado y dependiente, puede que no sea sorprendente que hayan surgido políticas globales para abordar problemas como las presiones económicas mundiales, ya que los responsables de legislar van a otras naciones para ver cómo funcionan las leyes, los procesos y las instituciones para enfrentar los problemas sociales. Como lo sugieren Zweigert y Kotz, “el aislamiento nacional está en decadencia” [42].

La influencia de los “procesos de política global” en el desarrollo de la política de prostitución no es nada nuevo, ya que Skilbrei y Holmstrom señalan que los países no son circuitos cerrados en los que se hacen leyes [7]. “Copiar”, la política de otro país y “promulgar un programa más o menos intacto” ([77] en 27) no se limita a la ley de prostitución; se ha observado en muchas áreas de la reforma del bienestar, la justicia penal y la política pública [41, 76]. Esto ha llevado a algunos a argumentar que es un “fenómeno en crecimiento” ([41] en 5). Su existencia también se ha documentado en áreas de control de delitos, y se puede observar en áreas como “correcciones privatizadas, vigilancia de”tolerancia cero” y sentencias de “tres huelgas”([78] en 129); estrategias de lucha contra el terrorismo [79]; y la justicia juvenil [80]. Asimismo, la transferencia de políticas legales ha sido bien documentada dentro de Europa. De hecho, Zweigert y Kotz han sugerido que “la armonización de las leyes … tiene un significado cada vez mayor” ([42] en 24).

Por lo tanto, es probable que seamos testigos del continuo interés internacional en adoptar el modelo nórdico. No solo por el papel fundamental que los grupos feministas continúan desempeñando en las discusiones políticas internacionales sobre la prostitución. La desigualdad de género, los derechos de las mujeres y las preocupaciones sobre la trata sexual a menudo han constituido la razón para que los países consideren la adopción del enfoque nórdico. De hecho, en Noruega, Finlandia e Islandia está claro que los grupos feministas hicieron campaña en los respectivos gobiernos para penalizar la compra de sexo y estas iniciativas tuvieron éxito. En Noruega, las campañas de grupos feministas, como el Frente de Mujeres de Noruega y otros grupos como la Confederación de Sindicatos de Noruega, trataron de persuadir al gobierno noruego durante muchos años de que legislara para hacer que la compra de sexo fuera ilegal [81]. La influencia de los grupos de activistas también se puede ver en Islandia, cuando la primera ministra Jóhanna Sigurðardóttir afirmó que Islandia había seguido el camino sueco para hacer que la compra de sexo fuera ilegal, después de una campaña de nueve años de duración del movimiento de mujeres y parlamentarias ([82 ] a las 8). Sigurðardóttir explicó más tarde:

Llevó aproximadamente diez años aprobar una ley en el Parlamento para prohibir la prostitución o, más bien, pagar favores sexuales. Esto se debió a un gran esfuerzo de los movimientos de mujeres de los partidos políticos y también al fuerte apoyo de un grupo que lucha contra la violencia sexual. Las encuestas de opinión pública también mostraron que la mayoría de la población islandesa quería que se aprobara esta ley, ya que el 70 por ciento quería prohibir la prostitución. Esta fue una legislación muy importante y detener la trata de personas fue una motivación clave detrás de esta lucha ([83] en 1).

Posteriormente, Islandia prohibió los clubes de striptease en 2010, lo que llevó a algunos a afirmar que Islandia era el “país más feminista del mundo” ([84] en 1).

En los Estados Unidos, los grupos feministas han hecho campaña contra la legalización de la prostitución durante muchos años, argumentando que es una forma de violencia contra las mujeres y que los clientes son “malvados” [85]. Del mismo modo, en el Reino Unido, la campaña de grupos como Object Now ha hecho campaña al gobierno durante muchos años para avanzar hacia la creación del delito de pagar por sexo y no limitar el delito a quienes pagan por tener relaciones sexuales con alguien que es obligado o forzado.

En el momento de redactar este informe, la investigación del Comité de Asuntos Domésticos de la Cámara de los Comunes del Reino Unido (2016) sobre la prostitución y la investigación del Ministerio del Interior en este campo aún están en curso. La investigación del Comité, entre otros términos de referencia autoimpuestos, buscaba discutir si las sanciones penales en relación con la prostitución deberían seguir afectando más a quienes venden sexo, en lugar de a quienes lo compran. De las pruebas escritas enviadas a la investigación ya se desprende claramente que el modelo nórdico se presenta como una posible forma de avanzar. La investigación también ha identificado en sus términos de referencia el reconocimiento de la prostitución por parte del Servicio de Prosecución de la Corona como violencia contra las mujeres. Al igual que con la retórica ideológica evidente en los debates políticos nórdicos, las preocupaciones sobre la trata sexual, la desigualdad de género y la posición de las mujeres en la sociedad parecen haber alimentado este enfoque sobre aquellos que compran sexo, pero específicamente en los hombres.

En esta etapa, se podría sugerir que Inglaterra y Gales se encuentran actualmente en una fase de aprendizaje de lecciones sobre la transferencia de leyes, ya que el Ministerio del Interior ha reconocido algunas de las desventajas de los diferentes modelos de leyes de prostitución. El aprendizaje de la lección se describe como aprender de las posibles consecuencias negativas de adoptar una ley y, por lo tanto, el cambio institucional no siempre tiene lugar [76]. Sin embargo, también se podría sugerir que Inglaterra y Gales ya han adoptado un enfoque híbrido, similar a Finlandia, cuando introdujo el s.14 de la Ley de Policía y Crimen de 2009. Esta ley hizo un delito de pagar los servicios sexuales de una prostituta que ha sido objeto de conducta explotadora; esta ofensa es una de “responsabilidad estricta”. Investigaciones anteriores ya han identificado la no implementación de esta ley por parte de los encargados de hacer cumplir la ley [73]. Por lo tanto, instamos a la Oficina central a realizar más investigaciones sobre el uso de esta ley existente antes de considerar si se debe introducir una prohibición total en la compra de servicios sexuales para evitar una transferencia no informada, inapropiada e incompleta.

Observamos con interés las deliberaciones y recomendaciones que se presentarán y la respuesta del gobierno del Reino Unido a su debido tiempo. Aunque se ha demostrado que no existe un modelo nórdico coherente, la importación internacional del supuesto modelo nórdico continúa a medida que los países buscan en estas naciones una solución legal a la trata sexual y a la desigualdad de género y una reducción general de la prostitución. Sin embargo, si los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley utilizarán una ley para penalizar la compra de sexo requiere una mayor consideración, ya que, si no se hace, esto puede llevar a una transferencia no informada del modelo nórdico y, por lo tanto, a una transferencia incompleta por parte de los profesionales.

 Conclusión

Los comentaristas han sugerido que la adopción del modelo sueco por Islandia, Finlandia y Noruega demuestra la existencia de un modelo nórdico para lidiar con la prostitución. Aunque hay diferencias entre las leyes en estos países nórdicos, las leyes siguen desempeñando la misma función: que la compra de sexo es un delito penal. En este sentido, Noruega, Finlandia e Islandia han emulado el enfoque de política legal adoptado en Suecia, conservando la funcionalidad de la ley pero haciéndolo de formas ligeramente diferentes [77]. Sin embargo, cuando comenzamos a examinar estas leyes en su entorno regulatorio, comenzamos a ver que la función de la ley no está totalmente cumplida; socavando así la afirmación de que existe un modelo nórdico coherente.

Este artículo ha demostrado que existe un modelo nórdico en la ley pero que no se está implementando, ya que aquellos que están asignados para implementar la legislación no lo están haciendo y no apoyan la ley, socavando la afirmación de que existe un modelo coherente. En cambio, argumentamos que las variaciones en el entorno regulatorio de estos países nórdicos no se tienen en cuenta cuando se afirma que existe un modelo nórdico. Más bien, lo que hemos visto es que hay un fuerte apoyo político para la tipificación como delito penal porque se cree que eso ayuda en la lucha contra la trata sexual y la desigualdad de género en general, pero hay falta de voluntad o capacidad para implementar esta ley. Claramente entonces, ‘las reclamaciones de leyes y prácticas de transferencia deben ser tratadas con cierto escepticismo si todo lo que está ocurriendo es la transferencia de retórica e ideología’ ([6] en 56).

El artículo también ha demostrado las razones por las cuales el modelo nórdico no está funcionando. Primero, el modelo nórdico no reduce la demanda, la trata sexual, la violencia o la explotación. Más bien, actúa como una ley irritante que exacerba estos problemas. El modelo tampoco contribuye a la igualdad de género, porque la base de evidencia en la que se basa el enfoque de la ley no reconoce la investigación que muestra que las mujeres y las parejas pagan por sexo y que los hombres y las personas trans venden servicios sexuales [86]. Si los países prestatarios tampoco consideran estos temas, afirmamos que esto se traduce en una transferencia no informada. Finalmente, la falta de implementación de la ley por parte de los encargados de hacer cumplir la ley resulta en una transferencia incompleta e inadecuada debido a la falta de apoyo a la ley por parte de los profesionales y la falta de implementación. Estas grietas identificadas en el modelo nórdico, aparentemente unificado y coherente, como su nombre sugiere, por lo tanto socavan su capacidad de persuasión. Por lo tanto, instamos a los países a que aprendan lecciones de los problemas y desafíos de la adopción del modelo nórdico que se han documentado aquí.

 

Notas al pie

 

  1. 1. El Código Penal Civil General de Noruega se modificó en 2009 con una nueva Sección 202a que “en efecto penaliza (ed) la compra de actividad sexual o un acto sexual” ([17] en 1).

 

  1. 2. La sección 8 del Código Penal de Finlandia tipificó como delito comprar sexo a una persona explotada o obligada a ejercer la prostitución en 2006 [18]. Bajo este delito, una víctima se define como alguien que está “controlada para obtener ganancias” o es una víctima de trata [18, 19]. Esta prohibición parcial surgió como un compromiso después de intensos debates parlamentarios en los que el modelo sueco fue considerado como un enfoque para su promulgación en Finlandia [20].

 

  1. 3. En 2009, Islandia modificó su Código Penal para incluir el delito de pagar por servicios sexuales. El Código Penal lo convierte en un delito: “Cualquier persona que pague, o se comprometa a pagar o prestar consideración de otro tipo, por prostitución será multada o encarcelada por hasta 1 año” (Capítulo XXII. [Delitos sexuales], Ley 40 / 1992, Art. 12, citado en [21]).

 

  1. 4. Véase, por ejemplo, un intento de aprobar una moción para una resolución de conformidad con la Regla 120 del Reglamento por el eurodiputado italiano Lorenzo Fontana en julio de 2013 sobre la implementación de un marco común para gestionar y regular la prostitución (B7–0372 / 2013, 18.7 .2013).

 

  1. 5. El artículo 64A de la Orden sobre delitos sexuales de 2008, enmendado por el Proyecto de ley sobre la trata y la explotación de personas [29].

 

  1. 6. s.14 La Ley de Policía y Delincuencia de 2009 [30].

 

  1. 7. Ver por ejemplo http://www.turnofftheredlight.ie/).

 

  1. 8. La Ley de Derecho Penal (Delitos Sexuales) de 2017, Parte 4, sección 25, modificó la Ley de Derecho Penal de 1993 mediante la inserción de S.7A Pago, etc., por la actividad sexual con una prostituta.

 

Referencias

1. Jakobsson, N., & Kotsadam, A. (2011). Gender equity and prostitution: An investigation of attitudes in Norway and Sweden. Feminist Economics, 17(1), 31–58. CrossRefGoogle Scholar

2. O’Brien, E. (2015). Prostitution ideology and trafficking policy: The impact of political approaches to domestic sex work on human trafficking policy in Australia and the United States. Journal of Women, Politics & Policy, 36(2), 191–212. CrossRefGoogle Scholar

3. Department of Justice and Equality Republic of Ireland. (2017). Tánaiste marks passing of sexual offences legislation at Turn off the Red Light event. http://www.turnofftheredlight.ie/news/. Accessed 13 June 2017.

4. Open Parliament Canada. (2014). Bill C-36: Protection of Communities and Exploited Persons Act. http://openparliament.ca/bills/41-2/C-36/. Accessed 27 November 2014.

5. House of Commons Home Affairs Committee. (2016). Prostitution: Third Report of Session 2016–17. https://www.publications.parliament.uk/pa/cm201617/cmselect/cmhaff/26/26.pdf. Accessed 10 April 2017.

6. Stone, D. (1999). Learning lessons and transferring policy across time, space and disciplines. Politics, 19(1), 51–59. CrossRefGoogle Scholar

7. Skilbrei, M.-L., & Holmström, C. (2013). Prostitution policy in the Nordic region: Ambiguous sympathies. Surrey: Ashgate. Google Scholar

8. CATWA (Coalition against Trafficking in Women in Australia). (2013). Demand Change: Understanding the Nordic Approach to Prostitution. http://catwa.org.au/files/images/Nordic_Model_Pamphlet.pdf. Accessed 12 December 2015.

9. Equality Now. (2012). Equality Now Advocates for ‘Nordic model’ against Trafficking and Gender Inequality (The Nordic Page). http://www.equalitynow.org/press_clip/equality_now_advocates_for_nordic_model_against_trafficking_and_gender_inequality_the_nor. Accessed 10 December 2015.

10. Home Office. (2008). Tackling Demand For Prostitution Review begins with Sweden Visit. http://press.homeoffice.gov.uk/press-releases/Tackling-Demand-For-Prostitution. Accessed 30 September 2008.

11. Ministry of Justice Sweden. (2009). Penal Code. https://lagen.nu/1962:700. Accessed 3 January 2015.

12. Government Offices of Sweden. (2014). Legislation on the purchase of sexual services, http://www.government.se/sb/d/4096/a/119861. Accessed 8th May 2014.

13. Swedish Institute. (2010). Prohibition of the purchase of sexual services. An evaluation 1999–2008. http://www.government.se/content/1/c6/11/98/61/2ac7d62b.pdf. Accessed 8 May 2014.

14. Levy, J. (2014). Criminalising the purchase of sex: Lessons from Sweden. London: Routledge. CrossRefGoogle Scholar

15. The County Administrative Board of Stockholm. (2011). Human Trafficking and Prostitution from a Swedish Perspective. http://www.lansstyrelsen.se/stockholm/SiteCollectionDocuments/Sv/publikationer/2011/human-trafficking-and-prostitution-2011.pdf. Accessed 15 July 2014.

16. Bindel, J. (2010a). Legalising prostitution is not the answer: An evaluation of Swedish law shows that criminalising the purchase, but not the sale, of sex has been a great success. The Guardian. http://www.theguardian.com/commentisfree/2010/jul/02/prostitution-legalise-criminalise-swedish-law. Accessed 15 July 2014.

17. Ministry of Justice and the Police. (Norway) (2008). Criminalizing the purchase of sexual activity. http://www.regjeringen.no/en/archive/Stoltenbergs-2nd-Government/Ministry-of-Justice-and-the-Police/Nyheter-og-pressemeldinger/nyheter/2008/criminanlizing-the-purchase-of-sexual-ac.html?id=537854. Accessed 14 August 2014.

18. Ministry of Justice Finland. (2006). The Criminal Code of Finland. http://www.finlex.fi/en/laki/kaannokset/1889/en18890039.pdf. Accessed 21 November 2014.

19. Ministry of Justice Finland. (2004). The Penal Code of Finland. http://www.hsph.harvard.edu/population/trafficking/finland.penal.pdf. Accessed 21 November 2014.

20. Niemi, J., & Aaltone, J. (2014). Abuse of a victim of sex trade: Evaluation of the Finnish sex purchase ban. http://oikeusministerio.fi/material/attachments/om/julkaisut/FMVCU3esJ/OMSO_13_2014_Sex_136_s_korjattu.pdf. Accessed 21 November 2014.

21. World Intellectual Property Organization. (2015). Iceland general penal code, Act No. 19 of 12 February 1940. http://www.wipo.int/wipolex/en/text.jsp?file_id=190914. Accessed 7 January 2015.

22. Honeyball Report. (2014a). Report on sexual exploitation and prostitution and its impact on gender equality (A7–0071/2014). Committee on Women’s Rights and Gender Equality, European Parliament. Google Scholar

23. Honeyball, M. (2014). We must be ambitious when it comes to prostitution – not accept it as a fact of life. Huffington post. http://www.huffingtonpost.co.uk/mary-honeyball/protitution-sex-work-law_b_4649359.html. Accessed 3 Nov 2014.

24. Ministry of Justice Luxembourg. (2016). The Minister for Equal Opportunities, Mrs Lydia Mutsch, and the Minister of Justice, Mr Felix Braz, presented the Government’s strategy on prostitution in Luxembourg. http://www.mj.public.lu/actualites/2016/06/Strat_gouv_prostitution/index.html?highlight=prostitution. Accessed 13 July 2016.

25. Scottish Parliament. (2013). Proposed Criminalisation of the Purchase of Sex (Scotland) Bill (2). http://www.scottish.parliament.uk/parliamentarybusiness/Bills/54314.aspx. Accessed 21 July 2014.

26. Senat France. (2014a). Proposition De Loi: renforçant la lutte contre le système prostitutionnel, Texte De La Commission. http://translate.googleusercontent.com/translate_c?depth=1&hl=en&prev=search&rurl=translate.google.co.uk&sl=fr&u=http://www.senat.fr/leg/ppl13-698.html&usg=ALkJrhgC-uDGH-DX8IIow9QUKZyClERGRg. Accessed 21 November 2014.

27. Senat France. (2014b). Proposition de loi renforçant la lutte contre le système prostitutionnel: Comptes rendus des auditions. http://translate.google.co.uk/translate?hl=en&sl=fr&u=http://www.assemblee-nationale.fr/14/dossiers/systeme_prostitutionnel_renforcement_lutte.asp&prev=search Accessed 27 November 2014.

28. Senat Luxembourg. (2014). Bill “prostitution” the special committee improves support for prostitutes and decides against penalizing customers. http://www.senat.fr/presse/cp20140709.html&prev=search. Accessed 21 November 2014.

29. Committee for Justice (Northern Ireland). (2014). Human trafficking and Exploitation (Further Provisions and Support for Victims) Bill Hansard 20 March. http://www.niassembly.gov.uk/Assembly-Business/Official-Report/Committee-Minutes-of-Evidence/Session-2013-2014/March-2014/Human-Trafficking-and-Exploitation-Further-Provisions-and-Support-for-Victims-Bill%2D%2DLord-Morrow-and-Dr-Dan-Boucher/. Accessed 25 Oct. 2014.

30. Home Office (2009) Policing and Crime Act 2009. https://www.legislation.gov.uk/ukpga/2009/26/contents. Accessed 3 June 2017.

31. Lichfield, J. (2013). France’s compromising position: Why a new law to criminalise punters rather than prostitutes is inflaming French passions. The Independent. http://www.independent.co.uk/news/world/europe/frances-compromising-position-why-a-new-law-to-criminalise-punters-rather-than-prostitutes-is-inflaming-french-passions-8967593.html. Accessed 27 July 2014.

32. Baume de la, M., & Rubin, A.J. (2013). Law makers in France move to discourage sex trade. New York Times. http://www.nytimes.com/2013/12/05/world/europe/lawmakers-in-france-move-to-discourage-sex-trade.html. Accessed 15 July 2014.

33. Ministry of Justice France. (2016). Bulletin Officiel DU Ministere De La Justice. http://www.textes.justice.gouv.fr/art_pix/JUSD1610555C.pdf. Accessed 13 July 2016.

34. Ministry of Justice France. (2014). Lutte contre le système prostitutionnel. http://translate.google.co.uk/translate?hl=en&sl=fr&u=http://www.justice.gouv.fr/la-garde-des-sceaux-10016/lutte-contre-le-systeme-prostitutionnel-27262.html&prev=search. Accessed 21 November 2014.

35. National Assembly France. (2013). Proposition De Loi: renforçant la lutte contre le système prostitutionnel. National Assembly. http://translate.googleusercontent.com/translate_c?depth=1&hl=en&prev=search&rurl=translate.google.co.uk&sl=fr&u=http://www.assemblee-nationale.fr/14/propositions/pion1437.asp&usg=ALkJrhifeuEjkFLmjXjSEWMU2lDb650BZg. Accessed 21 November 2014.

36. Houses of the Oireachtas. (2013). Joint committee on justice, Defence and Equality: Report on hearings and submissions on the Review of Legislation on Prostitution. https://www.oireachtas.ie/parliament/media/committees/justice/1.Part-1-final.pdf. Accessed 20 March 2015.

37. Cited in Turn Off the Red Light: End Prostitution and Sex Trafficking in Ireland. (2015). Minister Fitzgerald sets out plans for sex buyer Laws in Dáil answers. Turn off the red light: End prostitution and sex trafficking in Ireland. http://www.turnofftheredlight.ie/news/ Accessed 20 March 2015.

38. Cited in Grant, H (2013). Irish activists step up campaign to criminalise paying for sex. https://www.theguardian.com/global-development/2013/dec/11/irish-campaign-criminalise-paying-for-sex/. Accessed 20 March 2015.

39. Brownsword, R. (2014). Comparatively speaking: Law in its regulatory environment. In M. Adams & M. Hoecke (Eds.), The method and culture of comparative law (pp. 189–205). Oxford: Hart Publishing. Google Scholar

40. Hage, J. (2014). Comparative law as method and the method of comparative law. In M. Adams & M. V. Hoecke (Eds.), The method and culture of comparative law (pp. 37–52). Oxford: Hart Publishing. Google Scholar

41. Dolowitz, D. P., & Marsh, D. (2000). Learning from abroad: The role of policy transfer in contemporary policy-making. Governance, 13(1), 5–23. CrossRefGoogle Scholar

42. Zweigert, K., & Kotz, H. (1998). An introduction to comparative law (3rd ed.). Oxford: Oxford University Press. Google Scholar

43. Teubner, G. (1998). Legal irritants: Good faith in British law or how unifying law ends up in new divergences. Modern Law Review., 61(1), 11–32. CrossRefGoogle Scholar

44. Stenson, K., & Edwards, A. (2004). Policy transfer in local crime control: Beyond naive emulation. In T. Newburn & R. Sparks (Eds.), Criminal justice and political cultures: National and international dimensions of crime control (pp. 209–233). London: Routledge. Google Scholar

45. Fouche, G. (2007). Prostitutes fume as Norway bids to criminalise sex purchases. The Sunday times online. http://sundaytimes.lk/070722/International/i511.html. Accessed 3 December 2009.

46. Levy, J., & Jakobsson, P. (2014). Sweden’s abolitionist discourse and law: Effects on the dynamics of Swedish sex work and on the lives of Sweden’s sex workers. Criminology & Criminal Justice., 14(5), 593–607. CrossRefGoogle Scholar

47. Graham, L. (2017). Governing sex work through crime: Creating the context for violence and exploitation. The Journal of Criminal Law, 81(3), 201–216. CrossRefGoogle Scholar

48. Sanders, T. (2005). Sex work: A risky business. Devon: Willan Publishing. Google Scholar

49. Vuolajärvi, N. (2018). Governing in the name of caring—The Nordic model of prostitution and its punitive consequences for migrants who sell sex. Sexuality Research and Social Policy., 1–15. Google Scholar

50. Le Bail, H., & Giametta, C. (2018) What do sex workers think about the French Prostitution Act? A study of the impact of the law from 13 April 2016 Against the Prostitution System in France. http://www.nswp.org/sites/nswp.org/files/en_synthesis_sw_final_2.pdf. Accessed 30 July 2018.

51. Pro Sentret. (2012). The 2012 report “Dangerous Liaisons” (Farlige forbindelser). http://prosentret.no/en/1558/nyheter/the-2012-report-dangerous-liaisons-farlige-forbindelser-is-now-available-in-english/. Accessed 08 October 2014.

52. Cited in The Local. (2012). Rip up prostitution law, says top Oslo politician. The local. http://www.thelocal.no/20120622/rip-up-prostitution-law-says-top-oslo-politician#.UP3upWfB6_Q. Accessed 08 October 2014.

53. Abel, G. (2018). Commentary: Sex work is here to stay and decriminalisaiton improves safety and social justice. The British Medical Journal, 361. Google Scholar

54. Armstrong, L (2010) Out of the shadows (and into a bit of light): decriminalisation, human rights and street-based sex worker in New Zealand, In Hardy, K., Kingston, S., & Sanders, T (eds), New Sociologies of Sex Work, Ashgate. Google Scholar

55. Abel (2010) Decriminalisation: a harm minimisation and human rights approach to regulating sex work, PhD Thesis, University of Otago. Google Scholar

56. Global Alliance against Traffic in Women. (2014). US bill to pressure countries that do not criminalise the purchase of sex must be dropped, Say rights groups. http://gaatw.org/resources/statements/771-us-bill-to-pressure-countries-that-do-not-criminalise-the-purchase-of-sex-must-be-dropped-say-rights-groups-gaatw-and-the-freedom-network-call-on-the-us-house-of-representatives-to-drop-hr4703. Accessed 3 May 2015.

57. Goodey, J. (2004). Sex trafficking in women from central and east European countries: Promoting a ‘victim-centred’ and ‘woman-centred’ approach to criminal justice intervention. Feminist Review, 76, 26–45. CrossRefGoogle Scholar

58. Rasmussen, I., Strøm, S., & Hansen, S. (2014). Evaluering av forbudet mot kjøp av seksuelle tjenester. Utarbeidet på oppdrag fra Justis- og beredskapsdepartementet. http://www.regjeringen.no/pages/38780386/evaluering_sexkjoepsloven_2014.pdf. Accessed 7 November 2014.

59. Kotsadam, A., & Jakobsson, N. (2014). Shame on you, John! Laws, stigmatization, and the demand for sex. European Journal of Law and Economics, 37(3), 393–404. CrossRefGoogle Scholar

60. Outshoorn, J. (2004). Pragmatism in the polder: Changing prostitution policy in the Netherlands. Journal of Contemporary European Studies, 12(2), 165–176. CrossRefGoogle Scholar

61. Hubbard, P., Matthews, R., & Scoular, J. (2008). Regulating sex work in the EU: Prostitute women and the new spaces of exclusion. Gender, Place & Culture, 15(2), 137–152. CrossRefGoogle Scholar

62. Cho, S.-Y., Dreher, A., & Neumayer, E. (2013). Does legalized prostitution increase human trafficking? World Development, 41, 67–82. CrossRefGoogle Scholar

63. Boynton, P., & Cusick, L. (2006). Sex workers to pay the price. BMJ, 332(7535), 190–191. CrossRefGoogle Scholar

64. Jakobsson, N., & Kotsadam, A. (2013). The law and economics of international sex slavery: Prostitution laws and trafficking for sexual exploitation. European Journal of Law and Economics, 35(1), 87–107. CrossRefGoogle Scholar

65. Mai, N. (2016). ‘Too much suffering’: Understanding the interplay between migration, bounded exploitation and trafficking through Nigerian sex workers’ experiences. Sociological Research Online, 21(4), 1–14. CrossRefGoogle Scholar

66. Cited in L’ Essential. (2014, Novembre 6). Les clients des prostituées ne seront pas punis. L’ Essential. http://www.lessentiel.lu/fr/news/luxembourg/story/12873185. Accessed 21 November 2014.

67. Ekberg, G. (2004). The Swedish law that prohibits the purchase of sexual services: Best practices for prevention of prostitution and trafficking in human beings. Violence Against Women, 10(10), 1187–1218. CrossRefGoogle Scholar

68. Canton, R., & McFarlane, A. (2014). Introduction. In A. McFarlane & R. Canton (Eds.), Policy transfer in criminal justice: Crossing cultures, breaking barriers (pp. 1–14). Basingstoke: Palgrave Macmillan. Google Scholar

69. Jones, T., & Newburn, T. (2007). Policy transfer and criminal justice: Exploring US influence over British crime control policy. Berkshire: Open University Press. Google Scholar

70. Hansard HC Debates, Standing Committee D 4 1997 col.58. Google Scholar

71. Hulusjö, A. (2013). The multiplicities of prostitution experience: Narratives about power and resistance. Malmö University. http://muep.mau.se/handle/2043/16013. Accessed 6 June 2018.

72. Kingston, S. (2013). Prostitution in the community: Attitudes, action and resistance. London: Routledge. CrossRefGoogle Scholar

73. Kingston, S., & Thomas, T. (2014). The police, sex work, and section 14 of the policing and crime act 2009. The Howard Journal of Criminal Justice, 53(3), 255–269. CrossRefGoogle Scholar

74. Stø, A., & Håland, A. (2014). The Crusade of the Pro-Prostitution Lobby. http://lawc.on.ca/wp-content/uploads/2014/01/2013-The-Crusade-of-the-Pro-Prostitution-Lobby.pdf. Accessed 13 August 2014.

75. Iceland on Review. (2011). Big sister watches buyers of prostitution in Iceland. Iceland on review. http://icelandreview.com/news/2011/10/19/big-sister-watches-buyers-prostitution-iceland. Accessed 13 August 2014.

76. Dolowitz, D., & Marsh, D. (1996). Who learns what from whom: A review of the policy transfer literature. Political Studies, 44(2), 343–357. CrossRefGoogle Scholar

77. Rose, R. (1993). Lesson-drawing in public policy. Chatham: Chatham House. Google Scholar

78. Jones, T., & Newburn, T. (2002). The transformation of policing?: Understanding current trends in policing systems. British Journal of Criminology, 42(1), 129–146. CrossRefGoogle Scholar

79. Pantazis, C., & Pemberton, S. (2009). Policy transfer and the UK’s ‘war on terror’: A political economy approach. Policy & Politics, 37(3), 363–387. CrossRefGoogle Scholar

80. Earle, R., Newburn, T., & Crawford, A. (2003). Referral orders: Some reflections on policy transfer and ‘What Works’. Youth Justice, 2(3), 141–150. CrossRefGoogle Scholar

81. Strøm, A. (2009). A glimpse into 30 years of struggle against prostitution by the women’s liberation movement in Norway. Reproductive Health Matters, 17(34), 29–37. CrossRefGoogle Scholar

82. European Parliament Directorate General for Internal Policies. (2011). The Policy on gender equality in Iceland European Parliament, Policy department C: Citizens’ rights and constitutional affairs. http://www.europarl.europa.eu/document/activities/cont/201107/20110725ATT24624/20110725ATT24624EN.pdf. Accessed 13 August 2014.

83. Sigurðardóttir, J. (2014). Gender equality did not fall into our laps without a struggle. Women in parliaments: Global Forum.http://www.wip-gf.net/news/johanna-sigurdardottir-gender-equality-did-not-fall-our-laps-without-struggle. Accessed 13 August 2014.

84. Bindel J (2010b). Iceland: The world’s most feminist country. The Guardian. http://www.theguardian.com/lifeandstyle/2010/mar/25/iceland-most-feminist-country. Accessed 13 August 2014.

85. Weitzer, R. (2007). The social construction of sex trafficking: Ideology and institutionalization of a moral crusade. Politics and Society, 35(3), 447–475. CrossRefGoogle Scholar

86. Kingston, S., Hammond, N., & Redman, S. (forthcoming). Women who buy sex: Intimacy, companionship and pleasure. London: Routledge. Google Scholar

 

Copyright information

© The Author(s) 2018

Open Access

This article is distributed under the terms of the Creative Commons Attribution 4.0 International License (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/), which permits unrestricted use, distribution, and reproduction in any medium, provided you give appropriate credit to the original author(s) and the source, provide a link to the Creative Commons license, and indicate if changes were made.

Como enfermera, sé que despenalizar el trabajo sexual mejorará la salud pública

 

 

 Lou Cahill Enfermera clínica trabajando en salud sexual.

Jueves 23 de mayo de 2019

As a nurse I know decriminalising sex work will improve public health

 

La ley no debe poner a nadie en peligro (Imagen: Ana Fernández / SOPA Images / LightRocket a través de Getty Images)

 

 Como enfermera, creo que la ley sobre la prostitución debe cambiar y despenalizar la compra y venta de sexo es lo mejor para mejorar la salud pública.

 

 El sexo es un tema que hace que algunas personas se sientan incómodas. Ellos no quieren pensar en eso y ciertamente no quieren pensar en lo que otras personas hacen en sus vidas personales.

La idea de “trabajo sexual” hace sentirse a las personas aún más incómodas. Cuando discuto esto con las personas y otras enfermeras, a menudo ya han tomado una decisión con base en sus puntos de vista morales o sociales.

Pero los profesionales clínicos tienen que dejar su juicio moral en la puerta cuando tratan a los pacientes y mirar la evidencia.

La despenalización de la prostitución es el único modelo que está respaldado por una gran cantidad de evidencia que indica mejoras en todos los ámbitos para las trabajadoras sexuales. Mejora la salud, seguridad y bienestar de las trabajadoras sexuales. Es por eso que las trabajadoras sexuales piensan que este es el mejor modelo, no porque van a obtener mayores ganancias.

En la ley inglesa, es una ofensa criminal que las trabajadoras sexuales se unan por seguridad. Si dos o más trabajadoras sexuales trabajan juntas, se definen como un “burdel” y se enfrentan a una detención Las trabajadoras sexuales a menudo tienen que elegir entre mantenerse a salvo o evitar un registro criminal que los ponga en peligro.

Algunas me han dicho que ni siquiera le dirán a su médico de cabecera qué hacen para ganarse la vida porque temen que puedan ser denunciadas a la policía. Otras me han dicho que no se molestan en obtener ayuda médica después de ser atacadas porque han estado trabajando con otra trabajadora sexual y serán detenidas por mantener un burdel.

 La ley no debe poner en peligro a nadie.

La despenalización total del trabajo sexual reconoce que el trabajo sexual puede ser motivado por la pobreza, la vida familiar difícil, el abuso de sustancias, los recortes de ayudas, la discapacidad y el alto costo de la vivienda y la educación, pero también reconoce que algunas prefieren hacer el trabajo sexual a otros trabajos. .

La penalización no cambia las condiciones materiales de las trabajadoras y la despenalización significa que los lugares de trabajo de las trabajadoras sexuales serían regulados por la legislación laboral, lo que permitiría a las trabajadores responsabilizar a sus jefes y formar sindicatos.

La forma de acabar con el trabajo sexual es acabar con la pobreza y la injusticia.

Hay algunos países que han decidido convertir la compra de sexo en un delito penal pero no la venta. Francia e Irlanda nos muestran que este enfoque en realidad otorga a los clientes más poder sobre las trabajadoras sexuales. Al amenazar los ingresos de algunas trabajadoras sexuales, pueden ser empujadas a situaciones de mayor riesgo.

Un cambio en la ley reduciría la transmisión del VIH y otras ITS, ya que las trabajadoras sexuales estarán facultadas para presionar por un sexo más seguro.

Por esta razón, ha sido recomendado por la OMS, UNAID y organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional, Human Rights Watch y la Alianza Global contra la Trata de Mujeres.

Este modelo ha sido calificado como un éxito en Nueva Zelanda y ha visto disminuir la violencia contra las trabajadoras sexuales, y su salud ha mejorado enormemente.

La despenalización no es legalización y no es un respaldo por parte de la sociedad a que algunas personas son objetos sexuales. Algunas personas afirman que despenalizar la prostitución aumentará la demanda e impulsará a más personas al trabajo sexual, pero la realidad es que la mayoría de las personas que ingresan a la industria del sexo lo hacen debido a la pobreza.

La forma de acabar con el trabajo sexual es acabar con la pobreza y la injusticia.

Las enfermeras como yo que trabajan en salud sexual desconfían de otorgar al gobierno un mayor control sobre los cuerpos de las mujeres y, hasta que no se despenalice el trabajo sexual, las mujeres no podrán determinar completamente quiénes son y cómo se ganan la vida.

Más que nada, a las enfermeras se les enseña que la mejor manera de preservar la salud es escuchar las experiencias de los pacientes.

Necesitamos escuchar a las trabajadores sexuales actuales y asegurarnos de que estén lo más seguras posible. No esperaremos a que la ley cambie para proteger su bienestar, pero no debemos ignorar la evidencia que respalda el cambio y las voces de quienes más nos necesitan.