Lo que debemos al oculto e innovador activismo de las trabajadoras sexuales

 

Sin trabajadoras sexuales, nuestro panorama activista tendría un aspecto totalmente diferente, pero no esperéis leer acerca de su contribución en los libros de historia.

 

Por Leonie Roderick

8 de marzo de 2017

https://broadly.vice.com/en_us/article/8x4gmx/what-we-owe-to-the-hidden-groundbreaking-activism-of-sex-workers?utm_campaign=sharebutton

Trabajadoras sexuales en una manifestación por la legalización del trabajo sexual en Roma, Italia. Foto de Marco Ravagli / Barcroft Media a través de Getty Images

 

No existen cifras oficiales sobre el número de trabajadoras sexuales que existen en el mundo, siendo las estimaciones de aproximadamente entre 13,8 y 30 millones de personas. Pero su labor ha sido bien documentada a lo largo de las épocas, pasando por todas las clases y las sociedades, desde los burdeles legales durante el Imperio Romano hasta las oirans (cortesanas) japonesas. Es imposible imaginar un mundo sin trabajadoras sexuales.

Y —a pesar de la exclusión social— las mujeres corrientes tienen mucho que agradecer a las trabajadoras sexuales. Históricamente, las trabajadoras sexuales han estado muy involucradas en el activismo y han trabajado duro para promover los derechos de las mujeres y los derechos de los trabajadores, tanto dentro como fuera de la industria del trabajo sexual.

No leeréis nada en los libros de historia sobre las aportaciones de las trabajadoras sexuales a los derechos de las mujeres. La mayoría de sus esfuerzos han sido ridiculizados en el mejor de los casos e ignorados en el peor. La trabajadora sexual y activista Juno Mac, de la Sex Worker Open University y el Colectivo Inglés de Prostitutas, explica lo que se podría haber perdido sin la ayuda de las trabajadoras sexuales.

BROADLY: Hola Juno, gracias por hablar con nosotros. ¿Qué aspecto tendría para ti un mundo sin trabajadoras sexuales? 

Juno Mac: Para mí, no hay dudas sobre el significativo progreso político logrado en la sociedad gracias a las inestimables contribuciones hechas por las trabajadoras sexuales a lo largo de la historia. La mayoría de las veces, esto no ha sido reconocido.

Las contribuciones de las trabajadoras sexuales se remontan a las hetairas (cortesanas) de la antigua Grecia que buscaban promover la educación de las mujeres; a la activista y poeta estadounidense Maya Angelou, quien abiertamente escribió sobre sus experiencias como trabajadora sexual. El activismo moderno de las trabajadoras sexuales comenzó casi al mismo tiempo que el ascenso de los movimientos feministas y otros movimientos de justicia social en los años setenta. Las amas de casa también deben agradecer su progreso a las trabajadoras sexuales. El activismo del Colectivo Inglés de Prostitutas fue una parte esencial de la campaña “Salarios para el trabajo doméstico”. Fue lanzada en Italia en 1972 para crear conciencia sobre cómo el trabajo doméstico y el cuidado de los niños son la base de todo el trabajo industrial y que a las mujeres se les debe pagar en consecuencia. También quería llamar la atención sobre la legitimidad y el valor del trabajo emocional de las mujeres en general, incluidas las trabajadoras sexuales.

¿Qué más hubiera sido diferente sin las trabajadoras sexuales? 

Las trabajadoras sexuales también han estado a la vanguardia de la salud pública y fueron increíblemente activas en la lucha contra el VIH y el SIDA. El Proyecto de Educación de Prostitutas de California fue fundado en 1984 para investigar el SIDA en las mujeres y proporcionar educación y preservativos. Cuando se celebró la Conferencia Internacional sobre el SIDA en EE. UU. en 2012, se organizó un evento paralelo completo en la India para que muchas trabajadoras sexuales activas en el activismo contra el SIDA —a las que se prohibió entrar en los EE. UU. debido a las restricciones de viaje impuestas por el gobierno a trabajadoras sexuales y usuarios de drogas— pudieran asistir.

¿Cómo se relaciona esto con el entorno político actual en el que se encuentran las trabajadoras sexuales?

En lo que respecta a los movimientos activistas en la actualidad, hay un gran conflicto interno sobre si las trabajadoras sexuales son bienvenidas o no en la mesa. Grandes partes del movimiento feminista dominante todavía nos rehuyen o trabajan activamente en contra de nuestros llamamientos a la despenalización. Incluso el movimiento LGBTQ duda si incluirnos. A pesar de que los disturbios de Stonewall fueron desendadenados por Sylvia Rivera, una trabajadora sexual trans, la organización de Stonewall aún no ha presentado una política de despenalización. Esto está sucediendo en un clima de creciente penalización contra las trabajadoras sexuales queer.

Pero, como siempre, perseveramos, y en todo el mundo las trabajadoras sexuales están luchando contra su propia penalización. Estamos firmemente integradas en otros movimientos, tejiendo nuestra defensa a través de la resistencia al complejo industrial penitenciario, en oposición a la violencia de la policía y a las fronteras, en la lucha contra la austeridad o la lucha por la despenalización de las drogas. Como puedes ver, lucharemos por muchas otras causas además de la nuestra.


Una manifestante en una manifestación por los derechos de las trabajadoras sexuales en Minneapolis. Foto del usuario de Flickr Fibonacci Blue

 

¿Qué pasaría si las mujeres involucradas en el trabajo sexual organizaran una huelga o se negaran a ir a trabajar por un tiempo? ¿Cuáles serían las implicaciones sociales?

Por el momento, si las trabajadoras sexuales nos pusiéramos en huelga, todas seríamos más pobres: no tenemos apoyo sindical ni una caja de resistencia. Los piquetes son una forma muy pública de presionar a los patronos y solo son accesibles para aquellos que no están penalizados. No podemos pedir cuentas a nuestros jefes hasta que podamos salir de las sombras.

Entonces, para descubrir cómo sería un mundo sin prostitución, o qué movimiento huelguístico se podría hacer para crear una industria sexual drásticamente cambiada, primero tendríamos que despenalizarla. Esto también cuenta con el respaldo de la Organización Mundial de la Salud, ONUSIDA, el Lancet Medical Journal, las Fundaciones de la Open Society , el Observatorio de Derechos Humanos y Amnistía Internacional.

Anuncios

Reducir la trata de personas a través de la despenalización del trabajo sexual

 

AMA Journal of Ethics. January 2017, Volume 19, Number 1: 122-126.

 

Erin Albright, JD y Kate D’Adamo, MA

 

http: //journalofethics.ama-assn.org/2017/01/sect2-1701.html

 

Resumen

Para reducir la trata de personas, los trabajadores de la salud deberían apoyar la despenalización total de la prostitución. Al igual que la trata en otros tipos de trabajo, la prevención de la trata en el comercio sexual requiere abordar las diferentes formas de marginación que crean comunidades vulnerables. Al eliminar las leyes punitivas que impiden denunciar la explotación y el abuso, la despenalización permite a las trabajadoras sexuales trabajar de forma más segura, reduciendo así la marginación y la vulnerabilidad. La despenalización también puede ayudar a desestigmatizar el trabajo sexual y ayudar a resistir la marginación política, social y cultural de las trabajadoras sexuales.

 

 

Introducción

 

En agosto de 2016, Amnistía Internacional, manteniendo y reafirmando su enérgica condena de la trata de personas, publicó una orientación política modelo que llama a los países a despenalizar el comercio sexual para proteger mejor la salud y los derechos humanos de las personas que ejercen el trabajo sexual [1]. Como explica Amnistía en la orientación política, la despenalización es el cambio de “delitos comunes que penalizan la mayoría o todos los aspectos del trabajo sexual”, incluidas las leyes que se dirigen a terceros no coercitivos que compran o facilitan el trabajo sexual, a “leyes y políticas que brindan protección a las trabajadoras sexuales de los actos de explotación y abuso “[2]. La política ha sido respaldada por la Organización Mundial de la Salud, ONUSIDA, la Alianza Global contra el Tráfico de Mujeres (GAATW), Human Rights Watch, Lambda Legal, la Unión Americana de Libertades Civiles, Freedom Network USA y muchas otras organizaciones que se enfocan en poblaciones vulnerables, incluidas las víctimas de la trata de personas [3, 4]. Lo que es más importante, es una política abrumadoramente respaldada por las personas que comercian con sexo: la comunidad afectada por estas leyes y políticas [5].

 

En contraste, las organizaciones que ven la despenalización como algo que da permiso e impunidad a los posibles explotadores han criticado esta orientación política, a pesar de la insistencia expresada en ésta en que se mantengan o establezcan leyes contra la trata y las agresiones físicas y sexuales [1]. Sin embargo, estas críticas no logran entablar una conversación matizada sobre el trabajo sexual en lo que respecta a la explotación, la pobreza, la discriminación, los derechos de las trabajadoras y la trata de personas [6]. Más importante aún, la investigación muestra lo contrario: la penalización crea condiciones de impunidad y aumenta las vulnerabilidades de las trabajadoras sexuales a la violencia y la explotación, incluida la trata.

 

Razones para oponerse a la penalización del trabajo sexual

 

El trabajo sexual y la trata sexual no son sinónimos. La participación en el comercio sexual se produce en un espectro constantemente cambiante de elección, circunstancia y coacción. Las víctimas de trata se encuentran en el otro extremo de este espectro, implicadas en el trabajo sexual por la fuerza o la coacción. Si bien es difícil cuantificar el número de personas víctimas de trata en el comercio sexual, sí sabemos, como veremos más adelante, que la penalización del trabajo sexual aumenta la vulnerabilidad de las trabajadoras sexuales a la violencia, la explotación y la trata [7]. De esta forma, aquí, discutimos cuatro razones por las cuales los profesionales de la salud deberían oponerse a la penalización del trabajo sexual.

 

Aumento de la violencia. En primer lugar, la penalización aumenta las oportunidades de violencia que, de facto, no se pueden denunciar [7]; es decir, debido a que el trabajo que realizan se considera una actividad delictiva, las personas que ejercen el trabajo sexual son blancos fáciles de abuso y explotación, incluido la trata. El temor a la detención y otras consecuencias significa que aquellas personas que participan en el trabajo sexual tienen menos probabilidades de denunciar casos de violencia o explotación, lo que resulta en un “clima de impunidad que fomenta que la policía, el sector de la salud y grupos no estatales abusen de los derechos de las trabajadoras sexuales”[8]. Esto es cierto incluso para los llamados marcos de “penalización parcial”, como los que penalizan sólo a los compradores de sexo. Si bien dicha estrategia parece basarse, a primera vista, en el bienestar de las personas que ejercen el trabajo sexual, su puesta en práctica a menudo significa la vigilancia de las áreas donde las trabajadoras sexuales realizan su trabajo. Esto obliga a trabajar en condiciones y lugares más aislados, lo que aumenta la vulnerabilidad física. Interrumpe las estrategias y negociaciones de seguridad críticas, incluidas las técnicas de reducción de daños, como el uso de preservativos, y las redes de pares [7]. Según un estudio publicado en The Lancet, la penalización parcial “crea daños similares a los de la penalización total al impedir la capacidad de las trabajadoras sexuales de proteger su salud y su seguridad, y creando una relación antagónica con la policía que da lugar a un clima de impunidad” [8].

 

Erosión de confianza. En segundo lugar, la penalización socava la confianza en los sistemas de apoyo, incluida la atención de la salud. El temor a ser juzagas moralmente, la discriminación, la menor calidad del servicio y las consecuencias legales impiden que muchas divulguen que están involucradas en el trabajo sexual, independientemente de si se han implicado a través de la elección, las circunstancias o la coacción [9]. Un estudio de 783 trabajadoras sexuales informó que el 70 por ciento nunca había revelado la naturaleza de su trabajo a un profesional de la salud [10]. En una evaluación de necesidades de trabajadoras sexuales que buscan clientes en espacios públicos, a menudo referidas como trabajadoras sexuales callejeras, una mujer explicó: “Fui violada y tenía miedo de ser enjuiciada por el hospital y que llamaran a la policía”. [9]. Interrumpir la relación entre un profesional de la salud y una trabajadora sexual puede significar que no se tengan en cuenta las señales de alarma importantes de la explotación, la violencia y la trata.

 

Aumento de la vulnerabilidad. En tercer lugar, la implicación en el sistema de justicia penal crea consecuencias duraderas, en términos de la evolución de la salud de una persona y la vulnerabilidad a la trata y otras formas de explotación. La incapacidad de ocultar una detención y condena por prostitución hace que la obtención de empleo formal, vivienda, prestaciones sociales y apoyo comunitario sea significativamente más difícil. Las multas y los costos asociados con una detención agravan la pobreza, lo que aumenta significativamente la vulnerabilidad de una persona a la trata y otras formas de explotación.

 

Estigma. Finalmente, la penalización refuerza el estigma, que perpetúa la marginación de las trabajadoras sexuales. Las investigaciones respaldan el hecho de que las trabajadoras sexuales son algunas de las personas más marginadas del mundo, sometidas a violaciones generalizadas de los derechos humanos que incluyen homicidio, violencia física y sexual, encarcelamiento, acoso por parte de las fuerzas del orden y discriminación en el acceso a la atención médica y otras fuentes de apoyo [1] Social, cultural, política y económicamente, las trabajadoras sexuales son estigmatizadas, ignoradas y silenciadas activamente incluso en espacios activistas que debaten sobre las mismas políticas que influyen en sus vidas [11]. Con demasiada frecuencia, se habla de las personas que ejercen el trabajo sexual en lugar de darles una plataforma para hablar por sí mismas, y el resultado es la falta de reconocimiento y cumplimiento de sus derechos humanos básicos.

 

Conclusión

 

La despenalización puede motivar un mayor reconocimiento de los derechos humanos de las personas que ejercen el trabajo sexual y es por tanto un mecanismo de importancia crítica para disminuir la trata. Cuando mejoramos la salud y los derechos humanos de las personas que ejercen el trabajo sexual, también lo hacemos para aquellas que son víctimas de trata sexual. De hecho, los “Principios y directrices recomendados sobre derechos humanos y trata” de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos señala que “las violaciones de los derechos humanos son a la vez causa y consecuencia de la trata de personas” y, por lo tanto, es “esencial colocar la protección de todos los derechos humanos en el centro de todas las medidas adoptadas para prevenir y poner fin a la trata “[12]. Al despenalizar el trabajo sexual, las trabajadoras sexuales que sufren violencia pueden buscar ayuda de las fuerzas de orden público, los trabajadores de la salud o incluso amigos, con menos temor a las consecuencias para ellas mismas o para otros. Pueden unirse a redes de pares y emplear técnicas de reducción de daños que les ayuden a mantenerse más seguras, de modo que ya no tengan que arrostrar las consecuencias de una ficha penal simplemente por tratar de sobrevivir.

 

 

Referencias

  1. Amnesty International. Sex workers at risk: a research summary on human rights abuses against sex workers. http://www.amnestyusa.org/sites/default/files/briefing_-_sex_workers_rights_-_embargoed_-_final.pdf. Published May 2016. Accessed September 5, 2016.
  2. Amnesty International, 20.
  3. Women’s rights organization applauds new Amnesty International Policy to protect sex workers’ rights [news release]. Washington, DC: Center for Health and Gender Equity; May 26, 2016. Accessed October 19, 2016.
  4. Koster K. Does Amnesty International’s sex work resolution support “gender Apartheid”? Huffington Post. November 3, 2015. http://www.huffingtonpost.com/katherine-koster/amnesty-sex-work-resolution_b_8447106.html. Accessed October 19, 2016.
  5. Due to the myriad systems that marginalize women, including gender discrimination in the formal workplace and a higher scrutiny for policing under prostitution and loitering laws, women, both cis and transgender, are disproportionately engaged in the sex trade and may experience higher rates of exploitation. See, for example, Bobashev GV, Zule WA, Osilla KC, Kline TL, Wechsberg WM. Transactional sex among men and women in the South at high risk for HIV and other STIs. J Urban Health. 2009;86(suppl 1):32-47.
  6. Critics may also incorrectly use the terms decriminalization and legalization interchangeably, despite important differences in meaning. Legalization involves imposing state control over sex work through regulation, often in ways that perpetuate marginalization of vulnerable people.
  7. World Health Organization. Implementing Comprehensive HIV/STI Programmes with Sex Workers: Practical Approaches from Collaborative Interventions. Geneva, Switzerland: World Health Organization; 2013:24.
    http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/90000/1/9789241506182_
    eng.pdf?ua=1. Accessed September 12, 2016.
  8. Decker R, Crago AL, Chu SK, et al. Human rights violations against sex workers: burden and effect on HIV. Lancet. 2015;385(9963):192.
  9. Neal N, Schrader T, Hyndman, et al. Street based sex workers needs assessment: Toronto, Barrie and Oshwa. Street Health. February 2014:15. http://www.streethealth.ca/downloads/sex-workers-needs-assessment.pdf. Accessed August 25, 2016.
  10. Cohan D, Lutnick A, Davidson P, et al. Sex worker health: San Francisco style. Sex Transm Infect. 2006;82(5):418-422.
  11. Sukthankar A. Sex work, HIV and the law. Paper presented at: 3rd Annual Meeting of the Technical Advisory Group of the Global Commission on HIV and the Law; July 7-9, 2011; Geneva, Switzerland. http://hivlawcommission.org/index.php/report-working-papers?task=document.viewdoc&id=99. Accessed November 11, 2016.
  12. United Nations Office of the High Commissioner for Human Rights. Recommended Principles and Guidelines on Human Rights and Human Trafficking. http://www.ohchr.org/Documents/Publications/Traffickingen.pdf. Published 2002:3. Accessed November 18, 2016

 

Erin Albright, JD, es la directora regional de programas en Give Way to Freedom, en Boston. Sus ocho años de experiencia en el campo contra la trata incluyen trabajos para la Unidad de Trata de Personas del Departamento de Policía de Boston, gestión de una red de proveedores de servicios en Nueva Inglaterra, participación y liderazgo para Freedom Network USA y asesoramiento y liderazgo para grupos de trabajo en Nueva Inglaterra y en todo el país. Se especializa en el desarrollo de la capacidad de organización y la colaboración de servicios a través de la capacitación y la consulta con proveedores de servicios, fuerzas del orden público, grupos de trabajo y legisladores.

Kate D’Adamo, MA, es una defensora de políticas nacionales en el Proyecto de Trabajadoras Sexuales en la ciudad de Nueva York, donde trabaja en políticas y apoyo social a nivel estatal, federal e interregional sobre cuestiones que afectan a quienes participan en el comercio sexual, incluida la trata de personas y el VIH. Antes de unirse al Proyecto de Trabajadoras Sexuales, Kate fue una organizadora principal del Proyecto de Extensión de Trabajadoras Sexuales en Nueva York y Sex Workers Action New York, dos organizaciones dirigidas por mandantes que apoyan a quienes comercian con sexo en el área de la ciudad de Nueva York. También ha trabajado en temas como la trata de personas, los derechos laborales, la solidaridad internacional y la migración en la Comisión Internacional de Derechos Laborales, Global Workers Justice Alliance, Open Society Foundation y Freedom Network USA.

Reconocimientos

Los autores desean agradecer a Meg Muñoz, fundadora y directora ejecutiva de Abeni, por su aporte, sabiduría y liderazgo general sobre este tema.

Litigio en los tribunales para conseguir los derechos constitucionales de las trabajadoras sexuales en California (EE.UU.)

 

 

Louis Sirkin, preeminente abogado especializado en la Primera Enmienda de la Constitución de los EE.UU., presentará las alegaciones

Nota de Prensa: Louis Sirkin prepara alegaciones orales históricas PDF

10 de octubre de 2017

https://esplerp.org/louis-sirkin-preeminent-first-amendment-lawyer-will-argue/

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA 10 de octubre de 2017
Contacto: Maxine Doogan (41Five) 265-3302
info (AT) esplerp (DOT) org

Louis Sirkin, preeminente abogado especializado en la Primera Enmienda, será el defensor de la novena apelación del circuito que defiende la privacidad sexual contra la penalización del trabajo sexual.
El caso pionero planteado por activistas del trabajo sexual está programado para vista oral en el noveno circuito de apelación el 19 de octubre

El 19 de octubre a las 9 am, Louis Sirkin se pondrá de pie ante un panel de jueces en el Noveno Circuito de Apelaciones en San Francisco, en la última etapa de un largo proceso judicial que aboga por la intimidad sexual y contra la prohibición a través de la criminalización del trabajo sexual.

En marzo de 2015, el Proyecto de Investigación en Educación Jurídica de Proveedores de Servicios Eróticos (ESPLERP) lanzó un caso histórico en el Tribunal Federal de Distrito de Oakland, en el Tribunal Federal de Distrito de Oakland, en el que se impugna el Código Penal 647 (b) de la ley contra la prostitución de California argumentando que es inconstitucional y buscando descriminalizar el trabajo sexual. Ese caso ha llegado a la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Noveno Circuito de Apelación, donde es apoyado por escritos presentados por más de treinta organizaciones de derechos civiles y LGBTQ. Y el 19 de octubre a las 9 de la mañana, el Noveno Circuito tiene previsto escuchar los Argumentos Orales.

El abogado principal de ESPLERP es Louis Sirkin, uno de los principales abogados de la Primera Enmienda y de defensa criminal del país. Durante más de 50 años de práctica, Sirkin ha defendido consistentemente la libertad de expresión y los derechos constitucionales de innumerables personas y empresas.

● Alcanzó la prominencia nacional en 1990 cuando defendió con éxito a Dennis Barrie, director del Centro de Arte Contemporáneo de Cincinnati, en contra de los cargos de obscenidad por mostrar la obra desnuda de Robert Mapplethorpe.
● En 2002 argumentó con éxito ante el Tribunal Supremo en Ashcroft v. Free Speech Coalition que la Ley de Prevención de Pornografía Infantil era inconstitucional.
● En 2005, en el caso Estados Unidos vs. Extreme Associates, argumentó con éxito que el derecho a la privacidad, recientemente confirmado y reforzado en el caso Lawrence vs. Texas, otorgaba a las personas el derecho constitucional de ver los materiales ofensivos en privado, un derecho que no puede ejercerse de manera significativa sin un derecho correspondiente de las empresas a distribuir dichos materiales.
● Y en 2008, fue el abogado principal en el caso Reliable Consultants vs. Abbott, donde el Tribunal de Apelaciones del 5º Circuito consideró inconstitucional la ley de Texas que prohibía la venta y distribución de juguetes sexuales. En resumen, el tribunal, citando la sentencia del caso Lawrence vs. Texas, declaró: “El caso no es sobre sexo público. No se trata de controlar el comercio del sexo. Se trata de controlar lo que la gente hace en la intimidad de sus propios hogares porque el Estado se opone moralmente a cierto tipo de conducta íntima privada consensual. Esta es una justificación insuficiente para el estatuto después del caso Lawrence”.

“Toda mi carrera legal se ha centrado en la libertad de expresión y la privacidad”, dijo Louis Sirkin. “Y este caso es una extensión natural de ese trabajo. En el caso Lawrence vs. Texas, la Corte Suprema dejó en claro que el gobierno no podía usar la moralidad como base para regular la actividad sexual consensual privada “.

Los acusados ​​en el caso son varios abogados de California y luego el fiscal general de California, Kamala Harris, quien desde entonces ha sido reemplazado por Xavier Becerra. Sus argumentos orales probables, basados ​​en sus argumentos legales en sus escritos al Noveno Circuito, y en el reciente testimonio de Xavier Becerra ante el Congreso, parecen estar totalmente basados ​​en desaprobación moral, junto con una mezcolanza de afirmaciones espeluznantes sin fundamento sobre factores que no tienen nada que ver con el comportamiento privado entre adultos que consienten.

“Una larga lista de organizaciones internacionales, incluida Amnistía Internacional, la Organización Mundial de la Salud, la revista médica Lancet, Human Rights Watch y la Comisión Global de las Naciones Unidas sobre el VIH y el Derecho, han pedido la despenalización del trabajo sexual”, dijo Maxine Doogan, Presidente de ESPLERP. “Les gusta que reconozcamos que las leyes contra la prostitución criminalizan la vida privada de adultos que consienten, atacan los derechos humanos de las trabajadoras sexuales y sus clientes y tienen efectos muy adversos sobre la salud y la seguridad públicas. Tenemos el abogado adecuado para discutir nuestro caso “.

“Ha hecho falta mucho tiempo llegar aquí – y estamos muy agradecidos a todos nuestros partidarios y aliados que lo hicieron posible”, dijo Claire Alwyne, de ESPLERP. “Esperamos que llegue nuestro día en el tribunal, y ava zar otro paso hacia el final de la guerra represiva contra el sexo”.

ESPLERP v Gascon es mayormente financiado por individuos que hacen pequeñas contribuciones, pero nuestros oponentes tienen bolsillos profundos – esencialmente usando nuestros dólares de contribuyentes para negarnos nuestros derechos. Las contribuciones para apoyar el caso judicial pueden ser presentadas a través del enlace de crowfunding – Liberate To Emancipate

Proveedores de Servicios Eróticos Proyectos de Derecho, Educación e Investigación (ESPLERP) es una coalición diversa basada en la comunidad que promueve los derechos de privacidad sexual a través de litigios, educación e investigación. Proveedores de Servicios Eróticos Proyecto Legal, Educación e Investigación (ESPLERP) 2261 Market St. # 548 San Francisco, CA 94114esplerp.org, decriminalizesexwork .com ###

El necesario debate de los derechos de las prostitutas

 

 

Mamen Briz (Colectivo Hetaira).

 

Colectivo Hetaira·Martes, 18 de abril de 2017

 

El pasado día 29 de marzo, Daniel Bernabé escribía en La Marea el artículo “La trampa de la diversidad. Una crítica del activismo” (http://www.lamarea.com/2017/03/29/la-trampa-la-diversidad-una-critica-del-activismo/). Escribimos este pequeño texto de respuesta y lo enviamos hace unas semanas, como no ha sido publicado, compartimos por nuestras redes.

 

Hay una trasnochada forma de pensar desde la izquierda que insiste en la “unidad de acción” en los grandes y todopoderosos temas que son los importantes y sobre los que hay que debatir y ponerse de acuerdo desestimando el activismo que no se ajusta a sus cánones, el activismo que remueve y pone en jaque las grandes ideas “válidas” como dogmas de fe para esa vieja izquierda.

 

Durante años esta ha sido una gran pelea y hemos visto a muchos partidos políticos y organizaciones sindicales ponerse las pilas para entrar en temas hasta entonces “intocables”. A día de hoy nadie cuestiona la necesidad de un programa de acción de políticas LGTBQI en cualquier organización política, sindical o social. Pero no hace mucho los maricones y las bolleras eran expulsados de estas mismas organizaciones. La gente trans ni siquiera se planteaba una posible pertenencia, claro está. Eran distracciones “pequeño burguesas” para la construcción de una izquierda “verdadera”.

 

Sucedió algo parecido con el movimiento de mujeres y la defensa de sus derechos. Se trataba de una “pedrada” en la que insistían algunas militantes, sindicalistas o feministas que daban la vara para que en sus organizaciones se tuviera el feminismo en cuenta. Costó lo suyo también. Se les aconsejaba esperar a derrotar el “capitalismo”, que era lo importante, y se aseguraba con contundencia que después ya vendría (ella sola) la liberación de las mujeres y la consecución de derechos.

 

Estamos en el siglo XXI y ahora ninguna organización (política, sindical, social) o persona a título individual se atrevería a afirmar que la lucha por la defensa de los derechos LGTBQI o de las mujeres ha de esperar. Hemos avanzado. Sin embargo, hay otros temas que siguen siendo inasumibles. Así, leemos con estupor que la defensa de los derechos de un sector de mujeres concreto, las prostitutas, que se encuentran en una situación de absoluta desprotección en cuanto a derechos laborales y sociales se refiere y que soportan un cúmulo de discriminaciones inaceptables en las sociedades actuales, en realidad es un “extraño debate” y una “marcianada inasumible” (1).

 

Es un tanto sorprendente el que se desconsidere la existencia de una corriente feminista pro derechos, de un feminismo pro sex, al que se vinculan organizaciones de activistas y de trabajadoras del sexo, en todos los continentes, desde mediados de los años 80.

 

Es inaudito que se desprecie el trabajo de organizaciones como Amnistía Internacional, la Alianza Global contra la Trata de Mujeres (GAATW), la Comisión Global sobre VIH y Derecho, Human Rights Watch, ONUSIDA, el relator especial de la ONU sobre el derecho a la salud y la Organización Mundial de la Salud y, por supuesto, el de las propias organizaciones de prostitutas y aliadas, que están exigiendo a los Gobiernos que actúen y despenalicen el trabajo sexual como forma de evitar, entre otras cosas, situaciones de violaciones, otras violencias, extorsión y discriminación de las prostitutas que han quedado más que demostradas en multitud de informes. Y no estamos hablando de África o Asia. Uno de los últimos informes de Amnistía Internacional se centra en Noruega, un país que multa a los clientes de la prostitución, donde se dan violaciones de derechos humanos y existe la violencia contra las prostitutas; violencia que ellas no se atreven a denunciar, porque la Policía es estricta a la hora de aplicar la ley y su primera actuación es desalojarlas de los domicilios en que se ocupan y viven. Esa es su prioridad (2).

 

La vieja izquierda decía que había que esperar en algunos temas, la nueva vieja izquierda ni siquiera pide esperar. Lo que hace simple y llanamente es descalificar los temas que no son de su interés y que se escapan a su comprensión (esa que no acepta la existencia de la diversidad) y los califica como “posmodernos” o “neoliberales”. Y además la culpa de que la izquierda no vaya por mejor camino y que la derecha vaya ganando terreno es precisamente por estas “marcianadas inasumibles”. Buen intento de echar balones fuera. Ahora resulta que las putas organizadas son las responsables del avance de la ultraderecha.

 

No sabemos lo que será tangible para la izquierda, lo que sí sabemos es qué es tangible para las prostitutas. Es tangible la discriminación que sufren cada día por ejercer el trabajo del sexo. Son tangibles las multas que soportan a diario a consecuencia de la ley mordaza (Ley de Seguridad Ciudadana). Lo tangible es que tengan que soportar malos modos, humillaciones e insultos sexistas, racistas, tránsfobos mientras son multadas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, por ejercer la prostitución e intentar llegar a fin de mes (3). Lo tangible es que tengan que soportar reflexiones destructivas y juicios sobre su propio movimiento de quien jamás se acercó a ellas para interesarse de primera mano por su situación.

 

Se argumenta, por último, que desde las organizaciones pro derechos se defiende la “libertad individual”, ¿desde cuándo exigir derechos laborales y derechos sociales para mejorar las condiciones de vida y trabajo de todo un colectivo de personas discriminadas es una pelea individual? Esa misma izquierda los llama “derechos colectivos” cuando se trata de cualquier otro grupo de trabajadores o trabajadoras.

 

Para finalizar tenemos que darle la razón a Daniel Bernabé en que hay que escuchar mucho más a Las Kellys. Las “putas” y las “chachas” sí que tenemos alianzas, fuertes alianzas de hecho, porque muchos de los objetivos son comunes: acabar con la invisibilidad y acabar con el machismo que nos desconsidera, desconsidera nuestras voces y desconsidera nuestras luchas. Les dejamos con un vídeo en donde ambos colectivos hablan sobre las violencias laborales y las violencias machistas (4), esperando a que les ayude a comprender algo mejor las exigencias de las prostitutas.

 

 

Mamen Briz es activista de Hetaira (colectivo en defensa de los derechos de las prostitutas, http://www.colectivohetaira.org/WordPress/).

 

<NOTAS>

 

  1. El pasado día 29 de marzo, Daniel Bernabé escribía en La Marea el artículo “La trampa de la diversidad. Una crítica del activismo” (http://www.lamarea.com/2017/03/29/la-trampa-la-diversidad-una-critica-del-activismo/).
  2. Noruega: El coste humano de ” machacar” el mercado: La penalización del trabajo sexual en Noruega: Resumen ejecutivo: https://www.amnesty.org/es/documents/eur36/4130/2016/es/.
  3. La Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo (AFEMTRAS) y el Colectivo Hetaira denuncian el silencio y la complicidad de las instituciones hacia los abusos policiales que se están cometiendo en el Polígono de Villaverde contra las trabajadoras del sexo, Madrid, 29 de noviembre de 2016: https://www.youtube.com/watch?v=ee0S7AmamLc.
  4. Empleadas de hogar, Kellys y trabajadoras sexuales | Violencias laborales y violencias machistas: https://www.youtube.com/watch?v=N95-Dr0xOzg.

 

 

Irlanda: grupos de expertos, “profundamente decepcionados” con la nueva Ley de Delitos Sexuales

Mientras tanto, varios funcionarios gubernamentales han acogido con satisfacción la aprobación de la ley

En esta foto de archivo, la trabajadora sexual Kate McGrew se unió a aliados y trabajadoras del sexo en Leinster House una noche del año pasado para una vigilia para conmemorar el Día Internacional para poner fin a la violencia contra los trabajadores del sexo.

En esta foto de archivo, la trabajadora sexual Kate McGrew se unió a aliados y trabajadoras del sexo en Leinster House una noche del año pasado para una vigilia para conmemorar el Día Internacional para poner fin a la violencia contra los trabajadores del sexo.

http://www.newstalk.com/Group-calls-Sexual-Offences-Bill-narrow-protective-and-paternalistic

El Proyecto de Ley de Delitos Penales (Delitos Sexuales) 2015 ha pasado a través de ambas Cámaras del Oireachtas.

El proyecto de ley proporciona una mayor claridad en relación con la definición de consentimiento sexual por primera vez, y contiene disposiciones que incluyen:

  •    Nuevos delitos para proteger a los niños contra el abuso;
  •     Nuevas medidas para proteger a los niños de los depredadores en internet;
  •     Infracciones nuevas y reforzadas para combatir la pornografía infantil;
  •     Se introducirán nuevas disposiciones relativas a las pruebas presentadas por las víctimas, en particular los niños;
  •     Nuevos delitos contra la indecencia pública;
  •     Una disposición relativa a las órdenes de hostigamiento para proteger a las víctimas de los delincuentes sexuales condenados;
  •     Disposiciones para mantener la edad de consentimiento a la actividad sexual a los 17 años de edad y para una nueva defensa de “proximidad de edad”;
  •     Una disposición para penalizar la compra de servicios sexuales.
  •     Declaración estatutaria sobre el consentimiento a los actos sexuales

    Sin embargo, varios grupos de expertos han expresado “graves preocupaciones” con la Parte IV del proyecto de ley. La Parte IV penaliza la compra de servicios sexuales y aumenta las penas para algunos aspectos del trabajo.

Reacción de los expertos

Colm O’Gorman, Director Ejecutivo de Amnistía Internacional de Irlanda, dijo: “Después de dos años de investigación, Amnistía Internacional adoptó una posición global a favor de la despenalización del trabajo sexual y contra el modelo nórdico. Nuestra investigación puso de manifiesto los peligros de la criminalización de cualquier aspecto del trabajo sexual consensuado, como lo demuestran Argentina, Hong Kong, Noruega y Papúa-Nueva Guinea.

“La evidencia de Noruega demuestra que la criminalización de la compra de sexo no cumple con su propósito de reducir la prostitución y, lo que es más importante, no es una manera efectiva de proteger a las trabajadoras sexuales”.

Niall Mulligan, Director Ejecutivo de VIH Irlanda, dijo: “Nosotros aconsejamos enérgicamente contra esta acción, que va en contra de la opinión de expertos de la Organización Mundial de la Salud y ONUSIDA. La criminalización de la compra de sexo impulsa el trabajo sexual más hacia la clandestinidad, forzando a las trabajadoras sexuales a asumir más riesgos y trabajar con menos seguridad, lo que a su vez aumenta el riesgo de transmisión del VIH.

“Con los nuevos diagnósticos de VIH promediando casi 10 por semana, esta ley agravará lo que ya es una creciente crisis del VIH en Irlanda”.

Edel McGinley, Directora del MRCI dijo que la ley “no protege a los más vulnerables”, diciendo que promueve la dañina estigmatización y obstruye el acceso a la justicia.

“Sabemos por nuestra década de trabajo sobre la trata de personas y el trabajo forzado que este enfoque no ayudará a las víctimas de la trata”, concluyó.

Sin embargo, todos los grupos acogieron con beneplácito la inclusión en el último momento de una revisión dentro de tres años y la despenalización limitada de las trabajadoras sexuales de la calle, tras un extenso trabajo de lobby por parte de la Alianza de Trabajadoras del Sexo de Irlanda (SWAI) y otros.

Por su parte, el Defensor del Niño, Niall Muldoon, ha acogido con beneplácito la aprobación de la Ley de Delitos Penales (Delitos Sexuales), diciendo que aunque no ha abordado todas las cuestiones relacionadas con los niños, ofrece protecciones debidas en muchas áreas.

“La Ley de Delitos Sexuales reconoce nuevas formas de abuso y explotación sexual de los niños, incluído el abuso de niños, e introduce nuevas medidas de protección de los niños, lo que constituye un avance significativo en la protección de los derechos y el bienestar de los niños.

“Se ha incluido una salvaguardia contra la criminalización de los actos consensuales de igual a igual, así como nuestra recomendación de incluir el término” acto sexual con un niño “, en lugar de impurezas. Hacía mucho tiempo que eran necesarios estos cambios”, dijo.
Reacción del gobierno

Ayer Tánaiste Frances Fitzgerald calificó el proyecto de ley de “una de las más amplias leyes sobre delitos sexuales que jamás se ha aprobado”.

“Las disposiciones de este proyecto de ley buscan mejorar y actualizar las leyes para combatir la explotación sexual y el abuso sexual de los niños”, dijo. “Amplía la gama de delitos asociados con la pornografía infantil para asegurarse de que nadie que participe de ninguna manera en la creación, distribución, visualización o compartición de tal material aborrecible puede escapar a la ley”.

Niall Ó Donnghaile, portavoz de la Justicia de Sinn Féin, dijo: “Este proyecto de ley va de alguna manera a ponerse al día con el resto de la sociedad irlandesa que están exigiendo que cambiemos la ley para reflejar la naturaleza siempre cambiante de la explotación para asegurar que Gardaí y otras agencias puedan responder de una manera que sea relevante para los tiempos en los que vivimos ahora, leyes que reconocen que las formas de abuso y explotación de los más vulnerables ha cambiado y seguirá cambiando.”

Alerta: ¡penalización = sida!

 

Comunicado de prensa del Collectif Droits & Prostitution

 

1 de diciembre de 2016

http://droitsetprostitution.fr/1/index.php/actualite-mobilisation/42-alerte-penalisation-sida

 

dp

Con ocasión del 1º de diciembre, Día mundial de lucha contra el sida, el colectivo Droits & Prostitution interpela de nuevo a las asociaciones, instituciones, autoridades públicas y políticos a propósito de la situación sanitaria de las trabajadoras del sexo.

Desde que se aprobó la ley antiprostitución del 16 de abril de 2016, constatamos un aumento de la precarización, de los desplazamientos inducidos por la penalización, un poder creciente de los clientes en detrimento de las trabajadoras del sexo en la negociación de las prácticas, de la utilización del preservativo y de las tarifas. Según los testimonios que recogemos, hay un menor uso del preservativo y un aumento de los casos de violencia. Todas estas situaciones son reconocidas como factores de vulnerabilidad en el último informe de la Alta Autoridad de la Salud [1] así como en el conjunto de la literatura científica [2] que trata de la epidemiología del VIH/sida en lo que concierne a las trabajadoras del sexo. Por tanto, tememos un próximo aumento de las ETS y de los embarazos no deseados.

Constatamos igualmente que la mayor movilidad de las trabajadoras del sexo, en adelante necesaria para mantener su nivel de ingresos, lleva a un seguimiento médico menos bueno de las seropositivas o de las compañeras que toman un tratamiento profiláctico PrEP. Observamos en efecto que algunas compañeras interrumpen sus tratamientos antirretrovirales o PrEP por no poderlos renovar fácilmente cuando ellos/ellas son obligadas a desplazarse para trabajar. A causa de estos desplazamientos y del mayor aislamiento, es por otra parte más difícil para nuestras asociaciones garantizar sus misiones de prevención y de acceso a la atención médica destinadas a identificar y acompañar a las compañeras en sus trámites administrativos, sociales y de salud.

Si bien la penalización de los clientes ha entrado efectivamente en vigor tras la aprobación de la ley, el decreto de Reducción de riesgos referente a la salud nunca ha sido publicado y nos encontramos aún más desprotegidas frente a problemas crecientes. La ideología abolicionista y las políticas de penalización son incompatibles con la salud pública. Sufrimos hoy un retroceso de treinta años hasta aquella época en la que se nos pedía convencer a nuestra comunidad de que cesara el trabajo sexual en lugar de buscar autoprotegerse y autoorganizarse en defensa de su salud y sus derechos. Cuando las asociaciones abolicionistas son en este momento favorecidas política y financieramente en detrimento de las asociaciones de salud y/o de lucha contra el VIH, es evidente que el gobierno tiene por objetivo matar la salud comunitaria y, haciendo eso, contraviene el conjunto de recomendaciones internacionales de la Organización Mundial de la Salud y de ONUSIDA .[3]

 

Exigimos:

– la derogación de la ley de 13 de abril de 2016, que penaliza a nuestros cliente y condiciona cualquier ayuda que se nos preste al cese de nuestra actividad.

– la puesta en marcha inmediata de una  política pública realista de reducción de riesgos en materia de salud sexual y de lucha contra las ETS, y de una  política realista de financiación de estas actuaciones.

 

LLamamiento para que ONU Mujeres consulte de forma significativa a las trabajadoras sexuales cuando desarrolle normas relativas al trabajo sexual

 

Firmar aquí:

https://www.change.org/p/call-for-un-women-to-meaningfully-…

 

La NSWP, una red global de 263 organizaciones de personas que ejercen el trabajo sexual en 78 países, está llevando a cabo una llamada para participar en una consulta significativa con personas que ejercen el trabajo sexual ya que están desarrollando su política sobre trabajo sexual.

El Programa Conjunto de ONUSIDA sobre SIDA, del cual ONU Mujeres es un co-sponsor, ya tiene una política de trabajo sexual que está basado en los Derechos Humanos de la ONU y que se desarrolló siguiendo una consulta significativa del proceso con personas que ejercen el trabajo sexual y demás socios.

La NSWP recibió una invitación de ONU Mujeres para participar en una consulta electrónica formal el 7 de septiembre de 2016. Sin embargo, este proceso está basado en sólo aquellos más privilegiados y excluirá a la mayoría de las personas que ejercen el trabajo sexual del globo sur que tienen acceso limitado a internet; la mayoría analfabetos de los lenguajes colonialistas de las Naciones Unidas y que no están familiarizados con los tratados de la ONU, con los documentos que guían a ONU Mujeres ni con su marco de consultas.

ONU Mujeres cree que es importante escuchar a “diferentes personas y grupos, agencias y organizaciones que tienen un interés sobre el tema incluyendo: personas que ejercen el trabajo sexual / grupos de trabajo sexual, supervivientes de la prostitución y grupos que los representen, organizaciones feministas y de derechos de las mujeres”. A pesar de que se nombra primero a las personas que ejercen el trabajo sexual, el proceso que se usa y el fracaso en organizar consultas de personas que ejercen el trabajo sexual a nivel nacional y regional demuestra una ignorancia sobre la realidad de las vidas de las personas que ejercen el trabajo sexual, un fracaso a reconocer la centralidad que las personas que ejercen el trabajo sexual deben jugar en el desarrollo de las políticas y los programas de trabajo sexual y el deseo de limitar la involucración de las personas que ejercen el trabajo sexual en el desarrollo de esta política.

La NSWP cree que es esencial que se provea a las personas que ejercen el trabajo sexual con oportunidades de participación significativa en las consultas que les impactarán y recomendar a las Personas que Ejercen el Trabajo Sexual y Aliados del Sudeste Asiático (SWASA) para que organice una consulta cara a cara con las personas que ejercen el trabajo sexual de la región Surasiática para juntar sus voces y documentar lo que es un proceso de consulta para mujeres que son marginadas y discriminadas incluso dentro de otros movimientos de mujeres.

La experiencia nos ha enseñado que las comunidades de personas que ejercen el trabajo sexual —a nivel local, nacional, regional y global— donde se han impuesto políticas sin preguntarles sobre sus experiencias vividas y sin una involucración significativa de las personas que ejercen el trabajo sexual tiene, a menudo, un gran efecto perjudicial para sus vidas y las de sus familias. Para recalcar estas experiencias de las personas que ejercen el trabajo sexual con políticas perjudiciales, la NSWP ofrece a la ONU Mujeres un borrador para un acercamiento cerciorando los derechos humanos al trabajo sexual para ser considerado y para que haya más consultas a lo largo del desarrollo de su política.

¡¡Nada sobre nosotros/as, sin nosotros/as!!

El signatario más abajo llama a la ONU Mujeres a:

  • Participar en una consulta significativa con personas que ejercen el trabajo sexual para desarrollar su política sobre trabajo sexual.
  • Asegurar que su política respete, proteja y cumpla con los derechos humanos de las personas que ejercen el trabajo sexual y que reconozca la autodeterminación de las personas que ejercen el trabajo sexual.

Esta petición será entregada a:

  • UN Women
  • United Nations Entity for Gender Equality and the Empowerment of Women

La Ley de compra de sexo sueca: éxito proclamado y resultados documentados

 

 

La Ley de compra de sexo sueca: éxito proclamado y resultados documentados 1

 
Por Susanne Dodillet y Petra Östergren

 
Comunicación presentada en el Taller internacional: Despenalización de la prostitución y más allá: experiencias prácticas y retos. La Haya, 3 y 4 de marzo de 2011

 

http://gup.ub.gu.se/records/fulltext/140671.pdf

 

Introducción

 

De la penalización de la compra de servicios sexuales implantada en Suecia en 1999 se dice que es una medida única en el mundo: castigar solo a los que compran servicios sexuales, no a quienes los venden. Sin embargo, esta alegada excepcionalidad es cuestionable, y por varias razones. Existe una serie de otras leyes y regulaciones contra la prostitución que, en la práctica, hacen que la política sueca hacia la prostitución sea similar a la de otros países en el mundo que intentan reducir o erradicar la prostitución con medidas legislativas. Otra razón por la que la reivindicación de excepcionalidad es dudosa es que se debe examinar algo más que la letra de una ley o modelo de reglamentación (“solo serán castigados los que compran sexo”) cuando se analizan estos: se tiene que considerar las consecuencias de hecho. Por ejemplo, una ley contra la compra de los servicios ofrecidos en una terapia de masaje, psicoterapia o consejo de salud sexual obviamente no castigaría solo a los compradores, sino que también acarrearía consecuencias negativas para quienes ofrecen los servicios. Por tanto, fijarse solo en una de entre varias leyes hacia la prostitución, ignorar sus consecuencias y llamar a esto un modelo regulador “único” o es ignorancia o es intento deliberado de engañar.

 

Pero hay algunos aspectos de la Ley de Compra de Sexo de los que sí se puede decir que son exclusivos. Uno de tales aspectos es la forma como ha sido justificada por los legisladores.

 

La Ley de Compra de Sexo fue presentada por legisladoras feministas que argumentaron que la prostitución es una forma de violencia machista contra las mujeres, que es física y psicológicamente dañino vender sexo y que no existen mujeres que vendan sexo voluntariamente. Más aún, se dijo que si uno quiere conseguir una sociedad con igualdad de géneros, debe dejar de existir la prostitución: no solo por las razones mencionadas, sino también porque todas las mujeres de la sociedad se ven dañadas en la medida en que los hombres piensan que pueden “comprar cuerpos de mujeres”.2 Si la prohibición tiene efectos adversos para las mujeres individuales que venden sexo, o si viola su derecho a la autodeterminación, son cosas que no importan. El valor simbólico de igualdad de géneros de la Ley de Compra de Sexo es más importante.3 Esta visión de la prostitución inspirada en el feminismo radical ha existido en occidente desde los años setenta, pero no se ha aplicado a nivel estatal con anterioridad. En Suecia, fue adoptada en primer lugar por el gobierno socialdemócrata en 1998, y posteriormente por el gobierno de alianza liberal en 2006.

 
Otro aspecto exclusivo de la Ley de Compra de Sexo es la persistencia con la que la prohibición o, como se denomina, el “modelo sueco”, ha sido promocionada. Uno de los objetivos declarados desde el mismo comienzo fue exportarla a otros países.4 Tanto gobiernos como autoridades, agentes políticos y Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) han dedicado tiempo y dinero a promocionarla internacionalmente. Se han producido panfletos, sitios web, artículos, libros y películas, y se han desarrollado acciones de lobby hacia la Unión Europea (UE) y el resto del mundo con la ayuda de este material y mediante talleres, seminarios y debates.5 Subsecuentemente, ha habido países que, considerando la conveniencia de introducir cambios en sus leyes de prostitución, han buscado inspiración en Suecia.

 

En el centro de la campaña de promoción ha estado el proclamado éxito de la Ley de Compra de Sexo. Se dice que ha reducido la prostitución y la trata con fines sexuales, que ha tenido un efecto disuasivo sobre los clientes, y que ha cambiado las actitudes sociales hacia la prostitución; todo ello sin haber tenido ninguna consecuencia negativa. Recientemente, estas declaraciones fueron expresadas en la evaluación oficial de 2010 de la Ley de Compra de Sexo, y repetidas por la Ministra de Justicia Beatrice Ask en un artículo para la CNN.6 El problema con estas declaraciones es que si son cuidadosamente investigadas, no resultan respaldadas por los hechos conocidos o por los estudios realizados. En cuanto fue publicada la evaluación oficial, fue criticada desde diferentes direcciones.7 En el proceso de consulta que siguió a la publicación de la evaluación, la crítica fue especialmente áspera por parte de aquellas entidades de referencia que dirigieron la investigación de la prostitución, y por aquellas que trabajan en temas de salud y discriminación (cuando se proponen enmiendas a la ley en una encuesta oficial, el informe circula para consulta antes de que experimente más modificaciones).8 La crítica se ha centrado primariamente en la falta de rigor científico de la evaluación: no tuvo un punto de partida objetivo, ya que los términos de referencia dados fueron que la compra de sexo tenía que seguir siendo ilegal; no hubo una definición satisfactoria de la prostitución; no se tuvo en cuenta la ideología, el método, las fuentes y los posibles factores de confusión; hubo inconsistencias, contradicciones, referencias aleatorias, comparaciones irrelevantes o sesgadas, y las conclusiones se establecieron sin estar respaldadas por hechos probados y fueron a veces de carácter especulativo.9

 

En este informe nos centraremos en el conflicto existente entre el éxito proclamado de la prohibición y la falta de datos que puedan respaldar esa proclamación. Porque, cuando se revisan los datos y los informes disponibles, queda claro que no se puede decir que la Ley de Compra de Sexo haya hecho disminuir la prostitución o la trata con fines sexuales, ni que haya tenido un efecto disuasorio sobre los clientes de la magnitud proclamada. Ni es posible afirmar que las actitudes públicas hacia la prostitución hayan cambiado significativamente en la dirección deseada por el feminismo radical ni que haya aumentado el apoyo a la prohibición. Hemos encontrado también informes de serios efectos adversos de la Ley de Compra de Sexo —en especial concernientes a la salud y el bienestar de las trabajadoras sexuales— a pesar del hecho de que los legisladores recalcaron que la prohibición no tendría un efecto negativo sobre las personas que se dedican a la prostitución.10

 

Las autoras de este informe han investigado diferentes aspectos de la política sueca hacia la prostitución durante varios años. Una de nosotras ha dirigido también trabajo de campo entre personas que venden sexo en Suecia.11 Este informe en particular está basado en la investigación que hemos realizado en el contexto de un proyecto mayor realizado en la Universidad de Leiden, en Holanda. Está escrito teniendo en mente una audiencia internacional, debido a que parece haber una gran demanda de información respecto a las consecuencias reales del “modelo sueco”; un conocimiento basado en investigación sueca que no haya pasado el filtro del discurso oficial. A nuestro entender, la investigación presentada aquí no ha sido hasta ahora compilada y traducida al inglés.
Comenzaremos este informe proporcionando una visión general de las leyes y regulaciones realtivas a la prostitución, pasaremos luego a discutir los efectos documentados de la Ley de Compra de Sexo, y terminaremos con una breve conclusión.

 

Regulación de la prostitución en Suecia

 

El “modelo sueco” consiste en varias leyes y regulaciones. Las tres leyes principales que penalizan o prohiben la prostitución de adultos son las que prohiben el proxenetismo, prescriben la confiscación de apartamentos y locales de alquiler usados para la prostitución, y prohiben la compra de sexo. La ley de proxenetismo (2005:90) prevé una multa y hasta cuatro años de prisión (u ocho años si el delito es grave). Proxenetismo es cuando una persona promueve o explota de una forma financieramente inadecuada la implicación de otra persona en relaciones sexuales ocasionales a cambio de un pago. Delito grave se define como una actividad a gran escala, que conlleva un ganancia financiera significativa o que supone la explotación despiadada de otra persona.12

 

Para evitar el uso de apartamentos y habitaciones para practicar la prostitución y el proxenetismo, hay varias provisiones de sanciones penales y confiscaciones. Estas provisiones incluyen el Código Penal Capítulo 6 § 12.2, el Código del Suelo (1970:994) Capítulo 12. § 42.1.9 y la Ley de Propiedad Horizontal (1991:614) Capítulo 7. § 18.8 (2003:31). Estas provisiones significan también que un propietario o inquilino es requerido a dar por terminado el contrato de arrendamiento si los locales se usan para la prostitución y los inquilinos/propietarios son requeridos a salir de un apartamento usado para la prostitución.

 

Lo que estas leyes implican, en general, es que nadie puede dirigir un burdel, alquilar un apartamento, habitación o habitación de hotel, ayudar a encontrar clientes, actuar como agente de seguridad o permitir que se anuncien las trabajadoras sexuales. Esto a su vez implica que las trabajadoras sexuales no pueden trabajar juntas, recomendarse clientes unas a otras, anunciarse, trabajar desde una propiedad que alquilan o poseen y ni siquiera vivir con un compañero (ya que el compañero probablemente compartiría parte de cualquier ingreso que derive del trabajo sexual). Además, la ley contra el proxenetismo dificulta a las autoridades el empleo de estrategias de reducción del daño. Por ejemplo, la distribución de condones, aunque perfectamente legal bajo la Ley de Servicios Sociales y la Ley de Enfermedades Transmisibles, podría ser percibida por expertos ajenos al mundo de la jurisprudencia como una actividad promotora de la prostitución.

 
La ley mejor conocida, la Ley de Compra de Sexo (2005:90), entró en vigor en 1999 y hace ilegal obtener, o intentar obtener, servicios sexuales ocasionales a cambio de una compensación.13 La “compensación” no tiene que ser necesariamente monetaria, sino que podría incluir alcohol, drogas, comidas o regalos que se hubieran convenido por adelantado. Es también ilegal tener sexo con una persona que reciba cualquier clase de recompensa por parte de un tercero. La pena por la infracción es una multa o un año de prisión. En este contexto, es importante señalar que Suecia no despenalizó la venta de servicios sexuales en 1999, como se dice a veces en los medios internacionales. Ni la venta ni la compra de servicios sexuales eran en sí mismos un delito antes de la aprobación de esta ley, aunque la legislación represiva contra la vagancia y las ETS fue usada contra las personas que vendían sexo durante gran parte del siglo veinte.

 

La Ley de Trata de 2002 (2002: 436) 14 prevé que cualquier persona que mediante coacción u otros métodos inadecuados participe en el proceso de cruce de fronteras o en el reclutamiento, transporte, transferencia, alojamiento o recepción de una persona con fines de explotación sexual, puede ser sentenciada a entre dos y diez años de prisión (§ 1a). Si la víctima es menor de dieciocho años, no hacen falta pruebas de coacción u otros métodos impropios para obtener una condena (§ 1a). En 2004, la letra de la Ley fue enmendada (2004:406) para hacerla más parecida al protocolo de Palermo. La legislación fue expandida también para incluir la trata para trabajo forzado y extracción de órganos, así como la trata dentro de un país. Según esta nueva redacción, se debe demostrar que un tratante ha tenido control sobre la víctima para obtener una condena. En 2010, la letra fue enmendada por segunda vez (2010:371), ya que se estimó que la versión de 2004 “impedía que la ley se aplicara de forma eficaz”. 15 Muy pocas personas habían sido condenadas porque era difícil para los acusadores probar que el tratante controlaba a la víctima. En consecuencia, se retiró este requisito.

 
Hay dos leyes que controlan la prostitución de jóvenes. Bajo la Ley de Seducción de Jóvenes (1984:399)16 es ilegal prometer o entregar una recompensa a cambio de intercambio sexual ocasional con alguien menor de dieciocho años. La pena es prisión que no exceda de dos años. También es penable el intento de realizar dicho intercambio, y el consentimiento es irrelevante. La conducta sexual con un niño menor de quince años está prohibida por el párrafo § 10.

 

La Ley de Protección de Jóvenes (LVU; 1990:52) da a la sociedad el derecho a poner a un joven bajo protección si pone su salud o su desarrollo en riesgo por el uso de alguna sustancia, actividad criminal o “conducta socialmente destructiva” (§ 3). Esto significa un joven que se comporte de cualquier forma que se desvíe de las normas básicas de la sociedad, tales como la implicación en prostitución o el trabajo en un club de sexo. En casos normales, esta ley se aplica solo a los menores de dieciocho años, pero la “conducta socialmente destructiva” puede aplicarse a personas de hasta de 21 años de edad.

 
La Ley de Extranjería (2005:716) contiene provisiones que, entre otras, se refieren al derecho de los extranjeros a entrar, residir y trabajar en Suecia. Los extranjeros que tienen permisos de residencia pueden ver negado el permiso para entrar si se puede suponer que la persona cometerá un delito o que él o ella no se mantendrán “por medios honestos” durante su estancia (Chapter 8 § 2.2). Esto incluye la prostitución.

 

La prohibición de actuaciones pornográficas en público recogida en la Ley de Orden Público (1993:1617); Chapter 2 § 14 hace ilegal mostrar sexo “real” en un escenario (siempre que no sean representaciones artísticas en un teatro). Se permiten los shows de estriptis en los clubs de sexo, pero no se permite que se toquen las bailarinas y los clientes, y no se puede servir alcohol en la sala. La prohibición fue establecida con la finalidad de combatir la prostitución y fue dirigida principalmente contra la así llamada actividad de club de sexo.

 
Junto a estas leyes, hay también normas con fines fiscales que afectan a la capacidad de las personas para mantenerse gracias a la prostitución. Todos los ingresos se ven sometidos a imposición, incluso las ganancias de la prostitución, pero la oficina de hacienda no acepta “prostitución” o “trabajo sexual” como un negocio si una persona quiere registrar una empresa (y porque, debido a la ley contra el proxenetismo, no puede tener empleadas). Esto tiene como consecuencia que la persona que vende sexo tiene dos opciones: registrar una empresa como una forma distinta de negocio o vender favores sexuales ilegalmente en el mercado negro, en la economía sumergida. Las que escogen lo primero pueden pagar impuestos y recibir los beneficios de la seguridad social, pero resulta difícil a las trabajadoras sexuales deducirse sus gastos de empresa. Las trabajadoras sexuales que, por el contrario, escogen vender sexo en el mercado negro, no tienen derecho a los beneficios sociales, no pueden reclamar deducciones por sus gastos y pueden tener que enfrentarse a liquidaciones de impuestos arbitrarias si el Tesoro hace su propia estimación de las ganancias obtenidas por las trabajadoras sexuales a lo largo de varios años, forzándolas a pagar grandes sumas de impuestos de forma retrospectiva. 17

 

Cuando se propuso la Ley de Compra de Sexo, se recalcó que las medidas sociales eran la principal herramienta utilizada en el intento de reducir la prostitución. 18 Tales medidas están regidas por la legislación clave de los servicios sociales y los sectores sanitarios, tales como la Ley de Servicios Sociales (2001:453) y la Ley de Salud y Servicios Médicos (1982:763), pero ninguna de ellas contiene provisiones específicas para las personas que venden sexo. En relación a la asistencia social, las agencias de servicios sociales tienen servicios especializados para las personas que se dedican a la prostitución en las tres ciudades principales: la Unidad de Prostitución en Estocolmo, el Grupo de Prostitución en Gotenburgo y el Centro de Conocimiento de la Prostitución en Malmoe. Como no existen directrices que rijan esta actividad, ni fondos públicos destinados a ella, ha habido distintos enfoques. En Estocolmo, por ejemplo, el foco está en hacer que las personas dejen de vender sexo con ayuda de terapia, mientras que en Malmoe se incluye una perspectiva de reducción de daños. 19

 
Finalmente debemos considerar el Plan de Acción Nacional contra la prostitución y la trata de personas con fines de explotación sexual (en adelante, el Plan de Acción Nacional). Este plan contiene treinta y seis medidas a aplicarse entre 2008 y 2011 y el gobierno tiene asignados 213 millones de coronas para financiarlo. El plan de acción incluye una mayor protección y ayuda para las personas en riesgo, más énfasis en el trabajo preventivo, estándares más elevados y mayor eficiencia en el sistema judicial, mayor cooperación nacional e internacional, y un nivel más elevado de conocimiento y consciencia. La base ideológica de todas estas medidas es el feminismo radical y el objetivo es reducir la prostitución. 20

 
Nuestro material

 
A fin de evaluar la validez de las declaraciones de que la Ley de Compra de Sexo ha sido un éxito, hemos usado principalmente material procedente de las autoridades que han sido responsables de informar sobre la prostitución y de evaluar las medidas tomadas. Estas autoridades son: el Consejo Nacional de Salud y Bienestar, que es una agencia del gobierno dependiente del Ministerio de Salud y Asuntos Sociales, que ha elaborado tres informes;21 el Consejo Nacional para la Prevención del Crimen, que es un consejo que funciona como el cuerpo de expertos del gobierno dentro del sistema judicial, del que hemos revisado cuatro informes;22 el Comité de Policía Nacional y sus once informes anuales referentes a la trata; una temprana evaluación de la prohibición y un informe local sobre prostitución;23 la previamente mencionada evaluación oficial de 2010 de la Ley de Compra de Sexo; y la respuesta de las cincuenta y dos entidades de referencia.24 Estas autoridades han recogido a su vez información de la policía, de trabajadores sociales, ONGs, investigadores académicos y algunas entrevistas con personas con experiencia en prostitución. Algunas de estas autoridades han llevado a cabo sus propias investigaciones.

 
Hemos consultado también los hallazgos de la encuesta oficial sobre prostitución que fue publicada en 1995,25 la encuesta especial hecha por el Ministerio de Justicia noruego en 2004 “Compra de servicios sexuales en Suecia y Holanda”;26 el proyecto de investigación de 2008 “Prostitución en los países nórdicos”, que fue realizado por encargo del Consejo Nórdico de Ministros para la Igualdad de Género por el Instituto Nórdico de Género (NIKK);27 la encuesta de 2008 “Veme” por el Comité Nacional para Asuntos de la Juventud;28 un informe de 2010 realizado por el Centro de Conocimiento de la Prostitución en Malmoe:29 y el informe de 2011 de la Federación Sueca para la defensa de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (RFSL).30 Este material ha sido suplementado con nuestra investigación previa y con ejemplos de los debates actuales en los medios y en internet, así como con declaraciones de trabajadoras sexuales.

 

Prevalencia

 
A fin de evaluar si la prostitución ha disminuido o no desde la implantación de la Ley de Compra de Sexo en 1999, se necesita saber qué prevalencia tenía la prostitución antes de la aprobación de la ley. Las cifras usadas con mayor frecuencia indican que había alrededor de 650 mujeres haciendo prostitución de calle en las tres mayores ciudades, Estocolmo, Malmoe y Gotenburgo, y se estima que el número de las que vendían sexo en interiores era dos o tres veces mayor. Esto quiere decir que el número total de trabajadoras sexuales que estaban trabajando antes de la ley era de entre 1.850 y 2.500, aunque a veces se cita la cifra de 3.000.31

 

Aquí hay varias vaguedades. Las fuentes no dicen si el número de 650 es un recuento exacto hecho en la calle en un día determinado, o si es una estimación anual de cuántas mujeres venden sexo durante un año; y si es así, si esas mujeres vendían sexo a tiempo completo o a tiempo parcial, con qué duración, por qué razones y bajo qué condiciones. Tampoco sabemos quién hizo la estimación de “dos o tres veces más en interiores”, y con qué fundamento. Otra vaguedad es que no se contabilizan los hombres y transexuales que venden sexo. Dadas estas vaguedades, se podría concluir que es sencillamente imposible comparar las estadísticas de antes y de después de la Ley de Compra de Sexo. También hay problemas con las cifras de después de la implantación de la ley.

 
El informe del Ministerio de Justicia noruego habla de un “problema general” con las estadísticas de Suecia dado que son “sumamente imprecisas”. Se refieren a sus propias investigaciones, pero también a uno de los primeros informes en el que el policía responsable de las cifras admite que el método de medición es “tosco” y no proporciona una cifra fiable, tan solo “indica hacia dónde están yendo las cosas”.32 Cuando Charlotta Holmström tiene en cuenta toda la información disponible en las cifras suecas del informe de la investigación del NIKK, señala que una lectura detenida del material disponible relativo al alcance y la existencia de prostitución muestra lagunas de conocimiento, y que la investigación que pueda poner de manifiesto la extensión del fenómeno es limitada.33
Dicho esto, sigue habiendo un consenso general en que la prostitución de calle declinó a aproximadamente la mitad tras la implantación de la Ley de Compra de Sexo. La cuestión es si este declive fue o no una consecuencia directa de la Ley.

 
El número estimado de trabajadoras de calle en las tres mayores ciudades en 2007 fue de 300, con 200 en Estocolmo, 30 en Gotenburgo y 70 en Malmoe.34

 

Hasta donde podemos decir, estas cifras adolecen de las arriba mencionadas imprecisiones, pero también ha habido algunas otras preocupaciones científicas durante el proceso de consulta que siguió a la evaluación oficial de 2010. En su respuesta, el Departamento de Criminología de la Universidad de Estocolmo declara que unos cambios tan acentuados en las actividades estudiadas (un descenso del 50%) son raros de ver en la literatura criminológica. Esto plantea la cuestión de si los cambios referidos son “demasiado buenos”, y esta observación necesitaría ser sometida a discusión si dichas cifras son usadas para ejemplificar el éxito de la prohibición. En segundo lugar, los efectos de la prohibición varían mucho entre las tres ciudades, algo que también necesita ser discutido. Y, en tercer lugar, habría sido necesaria una serie de observaciones anterior a la ley más prolongada en el tiempo, ya que las cifras de 1998 podrían haber sido una excepción, un “caso aparte”.35

 

Otros han señalado que los números estimados de trabajadoras de calle han estado reduciéndose desde finales de los setenta, lo que sugiere que cualquier reducción observada desde la aplicación de la ley —si es que ha habido alguna reducción— es parte de una tendencia mucho más prolongada en el tiempo.36 Más aún, esta tendencia no es un fenómeno específicamente sueco, como señala Holmström en el NIKK, sino un fenómeno internacional.37

 
Otra cuestión es cuán estable es esta evolución. En su informe sobre prostitución de 2007, el Consejo Nacional de Salud y Bienestar escribe: 38

“El cuadro general que emerge de las entrevistas es que el comercio sexual desapareció prácticamente de las calles durante un breve período inmediatamente después de que entrara en vigor la ley. Luego volvió, aunque de forma menos extensa. Por ejemplo, los representantes del Centro para la Prostitución de Estocolmo dicen que la prostitución inicialmente desapareció de las calles cuando se aprobó la ley, para volver más tarde con una extensión aproximadamente la mitad que antes. Ahora, aproximadamente dos tercios de las prostitución de calle ha vuelto, en comparación con la situación de antes de que entrara en vigor la ley contra la compra de servicios sexuales.”

El Consejo Nacional de Salud y Bienestar

Hay también algunas objeciones más específicas a la relación entre la prohibición y sus efectos sobre la prostitución practicada en la calle. Según los trabajadores sociales entrevistados por el Consejo Nacional para la Prevención del Crimen, se ha vuelto más difícil contar el número de trabajadoras sexuales, ya que se han desplazado a calles secundarias y cubren un área mayor que antes.39 También, varias fuentes refieren que los números en las calles han fluctuado, y algunas de las autoridades declaran que la fluctuación (y por tanto cualquier pretendida disminución) depende más de la extensión de la vigilancia y la actuación policiales que de la ley. El Consejo escribe: 40

“Una extensa actividad obstaculizadora ha sido ejercida sobre la prostitución de calle en grandes áreas urbanas. Parte de esta actividad han sido los controles de tráfico. Para la policía municipal y la policía de tráfico, el objeto de estas actividades ha sido primordialmente garantizar la tranquilidad nocturna a los residentes, mientras que para los que trabajan contra la prostitución ha sido una forma de combatir el problema de la prostitución. Esto significa que están siendo usadas otras leyes para combatir el problema para el que la nueva ley ha sido diseñada, lo que podría significar que la nueva ley en sí misma no es una medida eficiente de luchar contra la prostitución”.

El Consejo Nacional para la Prevención del Crimen

Entonces, ¿cuál es el efecto sobre la prostitución en general, de calle y de interior? Se ha dicho que un problema a la hora de evaluar el efecto sobre la prostitución de interior es que cuanto de mayor “categoría” es la prostitución, menos fiables son los datos.41 La evaluación oficial sueca, a la vez que declara que ha disminuído la prostitución en general, opina también paradójicamente de esta manera:42

“Cuando se trata de la prostitución de interior en la que el contacto se hace en restaurantes, hoteles, clubs de sexo o salones de masaje, la información disponible sobre la extensión con la que ocurre es limitada. No hemos sido capaces de hallar ningún estudio realizado en profundidad sobre estas formas de prostitución en la última década.”

La evaluación oficial de 2010

Sin embargo, las autoridades y los informes concluyen que solo porque haya menos personas vendiendo sexo en las calles no se puede deducir que se haya reducido la prostitución en general. La estimación general en los informes que hemos revisado es que las trabajadoras sexuales han comenzado a usar otros métodos para encontrar clientes, y viceversa. Las trabajadoras sexuales dan su número de móvil a los clientes en la calle o contactan con ellos por internet (a causa de la prohibición contra la facilitación, los anuncios en internet tienen que hacerse a través de un servidor localizado en otro país). Se cree también que las trabajadoras sexuales y los clientes establecen contacto sobre todo en bares, restaurantes y hoteles.43

 
Este cambio de las calles a interiores se cree que no es necesariamente un resultado de la Ley de Compra de Sexo, sino parte de una tendencia general de disminución de la prostitución ejercida en la calle. El Consejo de Salud y Bienestar escribe que la prostitución ha evolucionado a la par que la sociedad en el uso de esa nueva tecnología, y que compradores y vendedoras de servicios sexuales establecen ahora contacto unos con otras de múltiples formas.44

 

En cuanto a internet, ha habido algunos intentos de recontar el número de trabajadoras sexuales que se anuncian ahí. Dependiendo de las fuentes, las cifras estimadas son de entre 300 y 400 personas.45 El recuento de las cifras de internet tampoco está estandarizado, ni hay mucha información recogida que permita saber durante cuánto tiempo, bajo qué circunstancias y por qué razones la gente vende sexo, etc. Pero el Centro de Conocimiento de la Prostitución en Malmoe, que parece ser la única entidad que mide los anuncios en internet de forma regular, informa de que ha habido un notable incremento en el área de Öresund durante 2009, y la evaluación oficial declara que “por lo que respecta a la juventud explotada mediante prostitución, internet es un nuevo escenario que ha crecido en proporciones de avalancha”.46 También, de acuerdo con el Centro de Conocimiento de Malmoe, la tecnología cambiante ha hecho que la prostitución “oculta” (de interior) constituya ahora cuatro quintas partes (80%) de la prevalencia general de la prostitución, a comparar con dos tercios (67%) antes de que se aplicara la prohibición.47 Esto supondría que habría un número total de personas dedicadas a la prostitución similar al que había antes de la prohibición, es decir, alrededor de 1.500 personas.

 
En resumen, debido a los problemas metodológicos, no hay forma de saber con certidumbre qué ha ocurrido tras la implantación de la Ley de Compra de Sexo. En su informe de 2007, el Consejo Nacional de Salud y Bienestar resumía la situación de la siguiente manera:48

“También es difícil discernir alguna tendencia clara de evolución: ¿ha aumentado o ha disminuído la extensión de la prostitución? No podemos responder de forma inequívoca a esta cuestión. Como mucho, podemos observar que la prostitución de calle está volviendo lentamente, tras desaparecer rápidamente tras la aplicación de la ley contra la compra de servicios sexuales. Pero, como se ha dicho, esto se refiere a la prostitución de calle, que es la que se manifiesta de forma más obvia. Con relación a aumentos o disminuciones en otras áreas de la prostitución —la “prostitución oculta”— todavía podemos decir menos.”

El Consejo Nacional de Salud y Bienestar

La conclusión es que las declaraciones oficiales relativas al “éxito” de la prohibición no pueden ser sustanciadas, dados los problemas con los datos que acabamos de describir.

 

Trata con fines sexuales

 

Se dice a menudo que Suecia ha hecho excepcionalmente bien lo referente a la reducción de la trata con fines sexuales, y que esto se debe a la Ley de Compra de Sexo. Pero los números de la trata diponibles en Suecia son, si cabe, incluso más vagos y contradictorios. Según el Consejo Nacional para la Prevención del Crimen, la Ley de Compra de sexo puede ser tanto un obstáculo para los tratantes como una herramienta para mejorar las condiciones del mercado, debido a la subida de precios de venta de sexo que puede originar.la prohibición. Por una parte puede reducir el número de mujeres usadas en la trata, pero también proporciona un beneficio razonablemente bueno para aquellos tratantes que tienen la capacidad de proveer servicios sexuales sin ser atrapados por las autoridades. Esto, a su vez, hace a Suecia un país atractivo para los delincuentes más sofisticados.49 Estas contradicciones pueden apreciarse en otros documentos. Se declara en la evaluación oficial:50

“Según la Policía sueca, está claro que la prohibición de compra de servicios sexuales actúa como una barrera para los tratantes de personas y los proxenetas que están considerando esblecerse en Suecia”.

La evaluación oficial de 2010

Pero en una nota de prensa emitida solo unos pocos meses antes de que se publicara la evaluación, la misma autoridad policial declaraba:51

“El crimen organizado importante, incluidas la prostitución y la trata, ha aumentado en fuerza, poder y complejidad durante la pasada década. Constituye un serio problema social en Suecia y el crimen organizado gana grandes cantidades de dinero de la explotación y la trata de personas bajo condiciones similares a la esclavitud.”

Nota de prensa del Comité de Policía Nacional de marzo de 2010

Si nos fijamos en el número de personas implicadas en la trata con fines sexuales, las discrepancias y vaguedades continúan. En sus informes de 2002 a 2006, el Comité de Policía Nacional estimaba que las víctimas reales de trata serían unas 400-600 mujeres. Pero desde 2007 no han publicado ningún número de mujeres en absoluto (y no han dado ninguna razón de ello). Es también difícil conseguir una lista exhaustiva de los delitos de trata con fines sexuales denunciados y condenados, a pesar de los muchos informes que elabora la policía. Hay que buscar en diferentes documentos para encontrar todos los datos. Cuando se compilan, aparecen así:

Número de personas denunciadas y condenadas por trata con fines sexuales:

CUADRO 1

En base a esto, la trata con fines sexuales no parece ser algo importante en Suecia: hay pocos casos denunciados e incluso menos condenas (además, los números fluctúan de año en año, en lugar de mostrar un descenso continuado). La tendencia general manifestada en la Encuesta Nacional sobre Prostitución de 1993 parece ser correcta: Suecia no ha sido nunca un país con mucha trata.52 Pero, por otra parte, en sus informes anuales, el Consejo Nacional de Policía critica a los juzgados por no condenar a más personas por trata. Como relator nacional sobre trata que es, el Consejo está obligado a describir anualmente la evolución de este delito. En el informe de 2006 la autoridad introdujo un nuevo término: prostitución “similar a la trata”. Nunca ha habido una clara definición de este término, pero la nueva categoría permitió al Consejo describir más casos en sus informes. La prostitución “similar a la trata” es término usado también en la evaluación oficial, donde es descrito como “mujeres extranjeras que durante una visita temporal a Suecia ofrecen servicios sexuales”.53 Lo que esto muestra es que la definición de trata hecha por Suecia y la hecha por relatores de otros países podría diferir considerablemente, lo que podría ocasionar dificultades aún mayores al comparar la extensión de este delito entre países.

 
Las muchas discrepancias y ambigüedades en los informes anuales del Consejo Nacional de Policía no serán objeto de más discusión aquí, pero debería repararse en que la Universidad de Malmoe critica la evaluación oficial por no presentar pruebas que respalden su afirmación de que la prohibición ha disuadido a los tratantes de establecerse en Suecia.54 Y al investigar la relación entre la Ley de Compra de Sexo y la prevalencia de la prostitución, el Consejo de Salud y Bienestar tiene que decir lo siguiente:55

“Hemos determinado en informes previos [1, 2] que la prostitución es un fenómeno multifacético que se ve afectado por varios factores interactuantes. No pueden ser probadas conexiones causales entre legislación y cambios en la prostitución. Es también difícil identificar las consecuencias de la legislación debido a que los procesos sociales se ven afectados por varios factores complejos y circunstanciales.”

El Consejo de Salud y Bienestar

 

¿Disuade la ley a los compradores?

 

La conclusión en la mayor parte de los informes y estudios es que la Ley de Compra de Sexo no disuade a los clientes. En entrevistas con clientes hechas por el Consejo de Salud y Bienestar, la mayor parte de los hombres dicen que la prohibición no ha supuesto ningún cambio para ellos, y la describen como “un puñetazo al aire”.56 Anneli Sirling, del proyecto de investigación de NKK, entrevistó a trabajadores sociales que dijeron que, según los clientes con los que habían hablado, la penalización no ha sido un tema importante de conversación y no ha sido vista como un problema. La decisión de comprar o no comprar sexo  estaba relacionada con otros temas más que con el hecho de que fuera ilegal.57 Sirling y otros muestran también que para muchos hombres la prohibición no es una preocupación en absoluto, ya que compran sexo casi siempre en el extranjero.58 Los clientes entrevistados en los proyectos de investigación del Centro de Conocimiento de la Prostitución en Malmoe y el RFSL, la Federación Sueca para la defensa de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, expresan un sentimiento similar: la prohibición no afecta a su conducta.59 Y las personas que venden sexo expresan la misma conclusión: la prohibición no disuade a sus clientes.60 Incluso la evaluación oficial, que por otra parte declara que la ley disuade a los clientes, hace referencia a “muchos policías” que creen que el castigo al que se arriesgan los clientes no es particularmente disuasorio.61

 

Si miramos otras encuestas, encontramos resultados similares. La Radio Nacional Sueca hizo una encuesta en la primavera de 2009 a fin de investigar la efectividad de la ley. La Ley de Compra de Sexo estaba siendo sometida a evaluación y la radio quería saber si disuadía o no a los hombres. Diecinueve estaciones de radio locales subieron un anuncio falso a internet, pretendiendo ser una mujer local que vendía sexo y podía ser contactada por e-mail o por teléfono móvil. Las estaciones se vieron inundadas de contestaciones. En menos de una semana tuvieron mil respuestas, distribuídas por igual a lo largo del país. Los periodistas de la radio llamaron a algunos de los hombre y vieron que la prohibición no les asustaba. Muchos compararon la naturaleza ilegal de comprar sexo con la velocidad: también es ilegal conducir un coche demasiado deprisa, y podían ser cazados o no, pero aún así valía la pena. Cuando la Radio Nacional se puso en contacto con el coordinador del Plan de Acción Nacional para obtener algún comentario, el coordinador dijo que esos hallazgos no le sorprendían:62

“Esto no es algo que me sorprenda. Pienso que esto solo confirma lo que nosotros decimos todo el tiempo. Sabemos que existe una gran demanda. Eso es algo que hemos intentado señalar: no es solo un fenómeno de las grandes ciudades (…) hay una corriente constante de compradores de sexo en el medio callejero también, así que pienso que eso suena como que es lo que está pasando en realidad, nada más.”

Patrik Cederlöf, coordinador del Plan de Acción Nacional

A pesar de estos datos, la evaluación oficial proclama que la Ley de Compra de Sexo disuade a los clientes, refiriéndose a solo uno de los estudios realizados dentro del proyecto de investigación de NIKK.63
Se trataba de una encuesta mediante un cuestionario acerca de las experiencias con la prostitución y las actitudes hacia la misma de hombres y mujeres suecos, cuestionario que constituyó la base del estudio de Jari Kuosmanen de 2008, y que contenía cuestiones pensadas para determinar si la prohibición había afectado al patrón de actuaciones de los compradores de sexo prospectivos. Kuosmanen escribe que los hombres que dijeron que habían comprado sexo fueron menos en este estudio (8%) que en un estudio hecho en 1996 (13,6%), y que varias personas de las preguntadas en esta encuesta dijeron que la prohibición había afectado a sus actuaciones, haciéndoles abandonar o reducir la compra de sexo. Pero (y esto no ha sido traducido en el resumen en inglés de la evaluación oficial), el propio Kuosmanen resta importancia a los resultados, entre otras razones por la baja tasa de respuestas. De los 2.500 cuestionarios que fueron enviados, solo respondieron el 45,5 por ciento, ligeramente menos hombres que mujeres, y los hombres jóvenes en especial estaban subrepresentados. Este autor plantea también la cuestión de si el resultado representa una disminución real o alguna otra cosa. Finalmente, discute hasta qué punto hubo libre decisión de contestar a las preguntas acerca de la compra de sexo en 2008, dado que se había vuelto un acto penalizado. Concluye que para saber si hay una reducción real en el número de clientes, hacen falta encuestas basadas en una población más amplia.64

 
Los criminólogos de la Universidad de Estocolmo escriben en su respuesta a la evaluación oficial que las cifras resultantes de las encuestas no nos dicen nada acerca de lo que está pasando en realidad, al contrario de lo que dice la gente. Demuestran también por qué las cifras arriba mencionadas no pueden ser correctas. Si las respuestas se consideran representativas, entonces todos los hombres que contestaron “sí” a haber comprado sexo alguna vez en 1996 habrían estado representados también en la encuesta de 2008 (con la excepción de los doce grupos de más edad) y habrían vuelto a contestar “sí” si hubieran contestado sinceramente. Incluso aunque ninguno hubiera comprado sexo tras la instauración de la Ley de Compra de Sexo, un descenso tan importante en la prevalencia de compra de sexo entre los hombres sencillamente no puede conseguirse en ese plazo.65 El Consejo Nacional para la Prevención del Crimen está también entre los que discuten el posible efecto disuasorio de la Ley de Compra de Sexo. En un informe temprano, dice que no se sabe si la nueva prohibición ha disuadido a los compradores en el mercado de prostitución oculta de interior.66
Igual que ocurría con las cifras de la trata, es difícil encontrar todos los números de clientes condenados y procesados en un solo documento. Pero, yendo a través de diferentes informes, hemos conseguido compilar estas cifras.

Dibujo 2
En la fila superior de la tabla están los números de las personas procesadas de 1999 a 2010. En la segunda fila están las cifras de los acusados que se confesaron culpables ante la policía (y de esta forma evitaron ir a juicio), y la tercera fila muestra cuántos hombres fueron condenados a pagar multas (hasta el momento, nadie ha sido condenado a prisión).

 

Las cifras de cuántos se declararon culpables y cuántos fueron sentenciados en los años 2009 y 2010 no han sido publicadas todavía pero, como muestra la tabla, 352 personas fueron procesadas en 2009 y 1.252 en 2010, lo que supone un incremento de más del trescientos por ciento. Estos números no pueden ser interpretados como un gran aumento de hombres que compran sexo, sino que deberían ser interpretados a la luz del Plan de Acción Nacional de 2008, en virtud del cual se aumentaron considerablemente los recursos de la policía. En su respuesta, los criminólogos de la Universidad de Estocolmo discuten esta relación:67

“La compra de servicios sexuales es un típico delito de vigilancia. Si se destinan más recursos para ello, más delitos serán detectados y penalizados. Según los oficiales de policía entrevistados durante la evaluación, el número de delitos informados podría verse ‘multiplicado si este delito fuera una prioridad en las operaciones del día a día’ (p. 217). Con este razonamiento, se puede conseguir el tipo de criminalidad que se desee (Christie 2004). La actividad en sí misma de la policía produce más y más delitos, que a su vez pueden justificar por qué se necesitan más recursos para combatir la compra de sexo por medios policiales”.

El Departamento de Criminología de la Universidad de Estocolmo

¿Ha cambiado la ley las actitudes?

 

Según la evaluación oficial, ha habido un aumento del apoyo público a la prohibición, y la Ley de Compra de Sexo ha influído en la opinión pública en lo que concierne a la prostitución. Hay más suecos que la ven como un fenómeno indeseable, se lee en dicha evaluación oficial, y dado que el apoyo a la penalización es mayor entre los jóvenes, se espera que este efecto de la normativa sea duradero. Estas afirmaciones son respaldadas por los resultados de cuatro encuestas de opinión basadas en población realizadas antes y después de la ley.68 Dos de ellas ya han sido mencionadas, el estudio de 1996 y el estudio Kuosmanen de 2008. Las otras dos fueron realizadas por SIFO, la rama sueca de TNS Custom Market Research. Las encuestas muestran que en 1996 el 67 por ciento pensaba que comprar sexo no debería ser considerado un acto delictivo, mientras que en 1999 el 76 por ciento decía que estaba bien prohibir la compra de servicios sexuales. El apoyo a la penalización fue casi igual de fuerte en las dos últimas encuestas: 76 por ciento en 2002 y 71 por ciento en 2008. En las últimas encuestas, las mujeres eran más favorables que los hombres (81 en 1999, 83 en 2002 y 79 por ciento en 2008) y el apoyo a la prohibición disminuyó más entre los hombres (70 en 1999, 69 en 2002 y 60 por ciento en 2008).69

 

Pero hay que preguntar a favor de qué está la gente. Porque, como Kuosmanen apunta, los encuestados no solo desean penalizar al comprador, quieren que también la vendedora sea penalizada. En la encuesta de SIFO de 1999, el 71 por ciento querían que la venta de sexo fuera ilegal (78 por ciento de las mujeres y 64 por ciento de los hombres). En la encuesta de Kuosmanen de 2008, el 59 por ciento pensaba que la venta de sexo debería ser penalizada (66 por ciento mujeres y 49 por ciento hombres). Kuosmanen concluye en consecuencia que “la mayor parte de la gente parece percibir la prostitución como un problema general, y no en primer lugar y lo más importante una expresión de la desigualdad de género“.70

 

Un problema similar con el aspecto “educacional” o normativo de la legislación puede ser detectado en el estudio de NIKK dirigido por Sirling. En sus entrevistas con las autoridades responsables de la aplicación de la ley, encontró que la policía percibía la ley como una especie de ley “humanista”, no una prohibición cuya finalidad fuera mejorar las relaciones de género. Según ella, esto indica que las autoridades no interpretan la industria del sexo como un problema de igualdad de género incluso si, a nivel de retórica, describen a todas las mujeres como víctimas, en base a la interpretación feminista radical.71

 

Por tanto, la cuestión que se podría plantear es si la prohibición educa al público en general en la dirección normativa deseada. Volveremos sobre este tema más adelante, pero veamos antes la declaración respecto a los jóvenes y sus actitudes, y a que su apoyo a la prohibición es el mayor entre los encuestados y por tanto se espera que el efecto de la normativa sea duradero.

 

En 2009, el Consejo para Asuntos de la Juventud envió un cuestionario en el que 1,7 por ciento de los que respondieron, que se extrapolaría a 20.000 chicas y chicos, dijeron que habían intercambiado dinero por sexo. Pero también, más de uno de cada diez consideraría recibir un pago a cambio de sexo, y cuatro de cada diez pensaban que es aceptable tener sexo a cambio de dinero si las dos partes están de acuerdo. Quizá lo más significativo es que el 11,4 por ciento dijo que conocían a alguien que había recibido un pago por sexo.72 Por tanto, la proporción que de hecho vendía sexo puede aproximarse más al 10 por ciento que al 2 por ciento. En relación a las afirmaciones hechas por la evaluación oficial, varios de los que respondieron señalaron que esas cifras deberían ser interpretadas como una actitud liberal hacia la prostitución, y no lo contrario.73

 

Para más discusión de los posibles cambios en la actitud general hacia la prostitución y la Ley de Compra de Sexo, podría ser de ayuda mencionar los puntos de vista del público tal como se expresan en los medios.

 

En 1998, el año en que se aprobó la ley en el parlamento, solo hubo tres figuras públicas que se opusieron a la ley, argumentando que la prostitución es un fenómeno polifacético y que las trabajadoras sexuales deberían tener los mismos derechos que los demás ciudadanos.74 En 2011 los críticos han proliferado en tal grado que es difícil seguirles a todos. Prominentes comentadores sociales, así como jóvenes blogueros, escriben columnas y artículos contra la prohibición y a favor de una comprensión más matizada de la prostitución. Feministas y activistas queer, académicos y artistas, hablan contra la forma como las trabajadoras sexuales son tratadas en Suecia y la forma como es percibida la prostitución.75 Incluso las trabajadoras sexuales cada vez son retratadas de forma menos estereotipada en los medios y en los estudios académicos, y ellas mismas han comenzado a proclamar sus propias opiniones y a relatar sus experiencias y opiniones en blogs, en libros y en artículos y a organizarse en foros como Rose Alliance.76

 

La naturaleza de la oposición política a la prohibición también ha cambiado. La Consulta Nacional sobre la Prostitución de 1995, en la que se propuso por primera vez la Ley de Compra de Sexo (y también la prohibición de la venta de servicios sexuales), reflejó muchas críticas de los que respondieron. Fueron más los que estuvieron contra la prohibición de comprar sexo que los que estuvieron a favor, argumentando que la prostitución sería conducida a la clandestinidad y haría más difícil adoptar medidas sociales. Se cuestionó también si una prohibición realmente disuadiría a los clientes.77 Esta oposición pronto se apaqó, y cuando los partidos políticos que una vez votaron contra la prohibición en el parlamento llegaron al gobierno, abrazaron la retórica feminista radical así como la misión de eliminar la prostitución mediante la penalización, en vez de solo con intervenciones sociales. Pero en los últimos años hemos visto una nueva clase de oposición ejercida por parlamentarios tanto de izquierda como de centro y de derecha.78 Algunos argumentan que la prostitución ni es intrínsecamente mala ni es una expresión de patriarcado y violencia machista. Un importante miembro del parlamento, Fredrick Federley, presentó incluso mociones para abolir la ley.79 Del mismo modo, las ramas juveniles de los partidos políticos han tenido acaloradas discusiones, y políticos de partidos juveniles y ayuntamientos se han opuesto abiertamente a la ley.80 Más aún, ONGs con influencia política como RFSL y la Asociación Sueca para la Educación Sexual (RFSU) cuestionan la visión de las trabajadoras sexuales como mujeres víctimas y oprimidas, y defienden la abolición de la Ley de Compra de Sexo. Un enfoque de no enjuiciamiento y reducción de daños es cada vez más prevalente en trabajos y escritos de trabajadores sociales y autoridades sociales.81

 
Esta actitud parece corresponderse con el estado de ánimo del público en general, al menos tal como se manifiesta en los medios y en internet. Todas las semanas hay varios artículos sobre los diferentes aspectos de la prostitución, y muchos de ellos son publicados en ediciones en internet en las que los lectores pueden hacer comentarios. La mayoría de estos comentarios parecen expresar una visión polifacética del trabajo sexual y defienden la despenalización de la prostitución. Cuando Federley tuvo la iniciativa de pedir la abolición de la Ley de Compra de Sexo, fue entrevistado en uno de los periódicos de la tarde.82 Se hizo una encuesta en la edición en internet del periódico, preguntando a la gente si estaban de acuerdo con que la prohibición debería ser abolida.

 

De 57.336 respuestas, el 63,2 por ciento estuvieron de acuerdo y contestaron sí, el 24,3 por ciento contestó no y el restante 12,5 por cientro dijeron que no, y que además la prohibición debería hacerse más extensiva.83 Cuando la Ministra de Justicia, Beatrice Ask, defendió el aumento de las sanciones más de un año después, el 88 por ciento estuvo en desacuerdo con ella.84 Newsmill, un foro de debate en internet muy leído, deja por sistema a sus lectores expresar sus opiniones (“mill”) sobre los temas de los que versan los artículos. Mientras escribíamos este artículo, se han publicado 49 artículos sobre el asunto de la Ley de Compra de Sexo y en ellos 12.855 personas han votado la cuestión “¿Qué opinas de la Ley de Compra de Sexo”, resultando que el 81 por ciento están “enfadados” con la ley, 12 por ciento se sienten “felices” con ella, 4 por ciento están “aburridos” y 1 por ciento se sienten “curiosos”.85
Se debería considerar también la respuesta a la evaluación oficial. Como se mencionó más arriba, hubo severas críticas a la falta de rigor científico, pero muchos se mostraron también críticos con la forma como era descrita la prostitución. En su respuesta, el Consejo para la Salud y el Bienestar dice que desea llamar la atención sobre el hecho de que las personas que venden sexo constituyen una “categoría heterogénea”.86 El Departamento de Criminología de la Universidad de Estocolmo piensa que la imagen de la prostitución expresada por la evaluación estaba “anticuada”.87 RFSL están entre los que critican la evaluación por su perspectiva heteronormativa, ignorando datos que muestran que hay más hombres que mujeres que tienen experiencia en la venta de sexo. La organización critica también la ausencia de una distinción entre trata, por una parte, y sexo pagado entre adultos que están de acuerdo, por otra.88

 

La Asociación Sueca para Educación de la Sexualidad (RFSU) reconoce que existen personas a las que el ejercicio de la prostitución ha hecho daño, pero reconoce también que están aquellas que dicen que han decidido libremente vender sexo.89 El Defensor de la Igualdad piensa que el énfasis en el tipo de prostitución en el que mujeres venden sexo a hombres lleva a una visión excesivamente estrecha de los fenómenos y debería ser complementada con un análisis polifacético.90 Sociólogos de la Universidad de Gotenburgo piensa que el discurso del victimismo en la evaluación ignora la autonomía y el derecho a la autodeterminación de las trabajadoras sexuales. Señalan también que este discurso no es coherente con los objetivos del trabajo social contemporáneo:91

“En otras palabras, es problemática una aproximación a las personas que venden sexo con nociones y definiciones demasiado intensamente preconcebidas respecto a su estatus como víctimas. Esto no es coherente con la ambición de empoderamiento que el trabajo social contemporáneo percibe como una plataforma importante para su trabajo. Proclamar unilateralmente que alguien es una víctima explotada o una persona necesitada pertenece a la así llamada tradición paternalista, en la que los expertos tienen poder para definir a los clientes.”

Departamento de Trabajo Social, Universidad de Gotenburgo

Consecuencias no deseadas

 

Se han denunciado varias consecuencias negativas y no deseadas de la Ley de Compra de Sexo, relativas tanto a las trabajadoras sexuales como a sus clientes. Estas consecuencias han sido denunciadas en artículos académicos y de investigación, que son los documentos que constituyen la base de este informe, así como en numerosos artículos en los medios. Las trabajadoras sexuales han hablado también de estos temas en los medios, en foros de internet, en sus blogs y en sus libros.92 Casi todos tienden a ser críticos con la prohibición, pero hay algunos que dicen que es positiva, ya que “protege” a la mujer pero penaliza al cliente, y que eso podría ser un incentivo para dejar la prostitución.93

 

Por lo que se refiere a los clientes, parece que ahora son menos proclives a colaborar como testigos en los casos en los que son procesados proxenetas que explotan el trabajo sexual de otros, ya que ahora se sienten ellos mismos culpables de un delito. Los clientes se ven expuestos a ser víctimas de chantajes y robos, y el estigma asociado a la compra de sexo significa que hay personas que a menudo tienen que dejar sus trabajos y posiciones sociales, incluso por una mera sospecha.94

 

La queja más corriente —y quizá la más seria— que manifiestan las propias trabajadoras sexuales es que experimentan una mayor estigmatización tras la instauración de la Ley de Compra de Sexo. Algunas dicen también que la prohibición es una violación de sus derechos humanos, y muchas dicen que no se sienten tratadas con equidad y respeto: no son vistas como miembros plenamente dignos de la sociedad. Las trabajadoras sexuales objetan el hecho de que no fueran consultadas al elaborar la ley. Como las trabajadoras sexuales sienten que no son capaces de influir en su situación legal o social, se sienten impotentes. Y como la ley se construye sobre la idea de que las mujeres que venden sexo son víctimas, débiles y explotadas, muchas dicen que la ley propaga nociones estereotipadas acerca de las trabajadoras sexuales.

 

El Consejo Nacional de Salud y Bienestar refiere que, debido a la prohibición, las trabajadoras sexuales tienen menos confianza en las autoridades sociales, en la policía y en el sistema legal, y la mitad de los que respondieron en el estudio de RFSL dicen que la actual legislación impide que las personas busquen ayuda.95 En lugar de ser la policía una fuente de protección, las trabajadoras sexuales se sienten cazadas por ella, y se ven sometidas a registros invasivos e interrogatorios. Es también un problema el que estén en una posición legal poco clara: pueden ser obligadas a testificar en un juicio, pero no disfrutan ni de los derechos del acusado ni de los de la víctima. Algunas refieren que están en una situación de mayor dependencia de terceros. Ahora que es difícil establecer un contacto directo con los clientes, las vendedoras deben depender de agentes/chulos/auxiliares para encontrar clientes.

 

Los informes concluyen también que desde que ha decrecido la prostitución de calle, las trabajadoras sexuales experimentan mayores niveles de vulnerabilidad en su contacto con los clientes. Esto se explica de la siguiente forma: cuando hay menos clientes en las calles, los clientes tienen mayor poder de negociación, lo que erosiona el poder negociador de las vendedoras. Esto significa que las trabajadoras sexuales podrían no ser capaces de exigir prácticas sexuales más seguras, que acepten riesgos mayores y menores precios. Algunas se refieren a la prohibición como una ley clasista, ya que a menudo no hay otros espacios accesibles más que la calle para aquellas que venden sexo para pagarse una drogodependencia. Y como los clientes en las calles son menos y potencialmente más peligrosos, hay más consecuencias negativas para aquellas que ya están marginadas. Esto parece diferir según ciudades. En un estudio en marcha en la Universidad de Gotenburgo, las situaciones se describen de la siguiente manera:96

“Una trabajadora social dice, por ejemplo, que puede ver cómo algunas mujeres se arriesgan más, entran en coches en los que hay más de un hombre y aceptan precios más bajos. Mientras que en Estocolmo dicen que la demanda es siempre mayor que la oferta en la calle, en Malmoe dicen que los clientes son tan pocos que las mujeres tienen que aceptar a los que antes habrían rechazado, a fin de ganar dinero suficiente para drogas.”

Departamento de Trabajo Social, Universidad de Gotenburgo

Pero también hay otros problemas con la actual situación de las trabajadoras de calle. Cuando la negociación tiene que hacerse de forma más rápida (debido a que los clientes temen ser pillados) es mayor el riesgo de que la trabajadora sexual haga una evaluación errónea del cliente. Y cuando los clientes están más estresados y temerosos de ser descubiertos, es también más difícil para la vendedora evaluar si el cliente podría ser peligroso. Y sobre todo, los servicios deben realizarse en zonas aún más escondidas y, por tanto, más desprotegidas. No se ha llevado a cabo ningun estudio específico sobre los niveles de violencia, pero varias trabajadoras sexuales expresan miedo a que aumente la violencia, así como refieren que de hecho ha aumentado. Esta situación se resume así por uno de los informantes en la Consulta Noruega:97

“Las prostitutas de calle suecas pasan por tiempos difíciles. Se ven expuestas con mayor frecuencia a clientes peligrosos, mientras que los clientes formales tienen miedo de ser detenidos. La prohibición nunca será capaz de detener la compra y venta de sexo. Solo podría hacer las condiciones peores para las prostitutas. Tienen menos tiempo para evaluar al cliente, ya que el trato se hace con mucha prisa por el miedo que tiene el cliente. Ellas (las prostitutas) están expuestas a violencia y enfermedades de transmisión sexual. Si el cliente pide sexo sin protección, muchas de las prostitutas no pueden permitirse decir que no. El acoso policial ha aumentado y los clientes ya no dan soplos acerca de proxenetas, por miedo a ser detenidos ellos mismos. Los trabajadores sociales que trabajan en las calles tienen problemas para acercarse a ellas. Ellas (las prostitutas) usan a chulos para su protección.”

El Ministerio de Justicia de Noruega

Esta clase de consecuencias negativas fueron también objeto de informe en la evaluación oficial. Siete mujeres que contestaron un breve sondeo (realizado por email) y que se describieron a sí mismas como habiendo decidido libremente vender sexo, dijeron que la penalización ha intensificado el estigma social de vender sexo, que se sienten cazadas por la policía y que se resienten de ser tratadas como personas incapacitadas cuyos actos son tolerados, pero cuyos deseos y decisiones no son respetados. La evaluación comenta estos resultados de la siguiente manera:98

“Para las personas que están siendo todavía explotadas en la prostitución, las consecuencias negativas de la prohibición que se describen más arriba deben ser vistas como positivas desde la perspectiva de que el propósito de la ley es de hecho combatir la prostitución.”

La evaluación oficial de 2010

Esta conclusión fue enérgicamente objetada por los encuestados que trabajan contra la discriminación y por la salud sexual. El Defensor contra la Discriminación la denominó “increíble”, ya que el motivo por el que los legisladores penalizaron solo al cliente fue no estigmatizar más a un grupo ya vulnerable.99 Pero la oficina del Defensor fue incluso más allá en su crítica. Dado que no se han dado suficientes oportunidades a las trabajadoras sexuales para participar en la evaluación oficial e influir en la definición de sus propias necesidades y de su situación, declaró que la evaluación había contribuído a su desempoderamiento. Un temor planteado por el Defensor fue que el mayor estigma llevaría a peores perspectivas para el trabajo de promoción de la salud y prevención del VIH. Se refirió a ONUSIDA, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre VIH/SIDA, que se opone a la penalización por esta razón: el estigma social podría influir en la relación de las trabajadoras sexuales con las autoridades sociales, el sistema de salud y el sistema judicial.

 
RFSL se refirió también a ONUSIDA y expresó su gran preocupación por la situación sueca: la organización tiene conocimiento de varios casos en los que las medidas de prevención del VIH dirigidas a los clientes se detuvieron en referencia a la ley. Cree además que el punto de vista expresado por la evaluación de que “una mayor estigmatización es positiva” es una actitud casi contrarrestante hacia la reducción de daños. Por ejemplo, las trabajadoras sexuales con las que RFSL ha estado en contacto han referido que el estigma las impide hablar de sus experiencias de prostitución cuando se hacen las pruebas para VIH/ETS. Reforzar el estigma disminuirá las oportunidades de tomar contacto con las personas que venden sexo y llevar a cabo medidas de reducción de daños, concluye RFSL. La organización señala también que las necesidades preventivas frente al VIH son mayores entre los hombres que venden sexo a hombres y entre las personas transexuales, pero que la evaluación oficial ignora casi por completo a esta población. Estudios llevados a cabo por RFSL mostraron que el 38,5 de los hombres que venden sexo nunca se han hecho pruebas de ETS. 100

 

Es por tanto posible que otra consecuencia negativa más de la prohibición sea una mayor incidencia de ETS y VIH entre las trabajadoras sexuales y sus clientes. El Consejo de Salud y Bienestar, que también expresa preocupación por las consecuencias de un mayor estigma, escribe en su respuesta que, según el informe sueco para ONUSIDA de 2010, solo el 18,5 por ciento de las trabajadoras sexuales usuarias de drogas utilizaron condón durante sus últimas relaciones sexuales.101

 

Conclusión

 

Creemos que hay que considerar varios factores para entender la discrepancia entre el proclamado éxito de la Ley de Compra de Sexo y sus resultados documentados. Mientras que hay algunos policías, trabajadores sociales y antiguas trabajadoras sexuales que dicen que la prohibición ha ayudado de hecho a reducir la prostitución y la trata y ha disuadido a los clientes sin ninguna consecuencia adversa, los informes y documentos con una base científica más que ideológica no respaldan esas proclamas de éxito. Por tanto, como nosotras y otros hemos escrito en otra parte, creemos que es en los dominios ideológico y cultural donde se deben situar la creación de la “exclusiva” Ley de Compra de Sexo y la discrepancia arriba mencionada. Ello tiene que ver con un deseo de crear y mantener una identidad nacional de ser la conciencia moral del mundo; con nociones de sexualidad “buena” y “mala”; con el estigma de puta; con la creación de nuevas formas de desviación sexual; con una cultura política comunitarista, en lugar de liberal; y, quizás por encima de todo, con una visión estereotipada y desinformada de la prostitución.102

 
Nuestra postura respecto a la política hacia la prostitución es que debe estar basada en el conocimiento y no en la moralidad o en la ideología feminista radical. Creemos también que cuando se desarrolla una actuación política, las personas a las que se dirige esa actuación deben ser adecuadamente consultadas y debidamente respetadas. En nuestra opinión, este no ha sido el caso por lo que respecta al “modelo sueco”.

 

Bibliografía

“Aftonbladet libelled Littorin: ex-watchdog” (2010), The Local, 16th July.
http://www.thelocal.se/27832/20100716/ (1st May 2011).

Agustín, Laura (2010), ” Big claims, little evidence: Sweden’s law against buying sex”, in:
The Local 23th July. http://www.thelocal.se/27962/20100723/ (1st May 2011).

Agustín, Laura & Persson, Louise (2010a), ”Tvivelaktig rapport om sexköp”, in: Svenska
Dagbladet 15th July. http://www.svd.se/opinion/brannpunkt/tvivelaktig-rapport-om-
sexkop_4994599.svd (1st May 2011).

Agustín, Laura & Persson, Louise (2010b), ”Skarhed och Ask måste ta till sig kritiken mot
utvärderingen av sexköpslagen”, on: newsmill.se 13th September.
http://www.newsmill.se/artikel/2010/09/13/skarhed-och-ask-m-ste-ta-till-sig-kritiken-mot-
utv-rderingen-av-sexk-pslagen (1st May 2011).

Altstadt, Ann Charlotte (2006), ”Får en hora vara nöjd?”, in: Aftonbladet 16th November.
http://www.aftonbladet.se/kultur/huvudartikel/article10995965.ab (9th May 2011).

Ask, Beatrice (2011), “Sweden: Why we criminalized purchase of sexual services”, on:
CNN.com 31 March. http://articles.cnn.com/2011-03-31/opinion/sweden.beatrice.ask.trafficking_1_human-trafficking-prostitution-sexual-
services?_s=PM:OPINION (1st May 2011). Berg, Marianne & Lindberg, Camilla (2010), “Skrota sexköpslagen för kvinnornas skull”, in:
Expressen 21st July. http://www.expressen.se/debatt/1.2071323/debatt-skrota-sexkopslagen-for-kvinnornas-skull (1st May 2011).

“Billström appointed employment minister” (2010), The Local, 7th July.
http://www.thelocal.se/27652/20100707/ (1st May 2011).

BRÅ (2000), Förbud mot köp av sexuella tjänster. Tillämpningen av lagen under första året.
BRÅ-rapport 2000:4. English summary available as: Prohibition of the purchase of sexual
services.http://www.bra.se/extra/measurepoint/?module_instance=4&name=0003238839.pdf&url=/dynamaster/file_archive/050124/39bbe64c25c0419622be93c8a1aa7a52/0003238839.pdf (6th May 2011).

BRÅ (2008), Sexuell människohandel. En fråga om tillgång och efterfråga. Rapport 2008:24.
http://www.bra.se/extra/faq/?module_instance=2&action=question_show&id=481&category_
id=0 (6th May 2011).

BRÅ (2010), Prostitution och människohandel för sexuella ändamål. En första uppföljning av
regeringens handlingsplan. Rapport 2010:5.
http://www.bra.se/extra/faq/?module_instance=2&action=question_show&id=544&category_
id=1 (6th May 2011).

Claude, Kajsa (2010), Targeting the sexbuyer. The Swedish example: stopping prostitution
and trafficking where it all begins. Svenska Institutet.
http://www.si.se/upload/Human%20Trafficking/Targeting%20the%20sex%20buyer.pdf (9th
May 2011).

Diskrimineringsombudsmannen (2010), Remissvar ang SOU 2010:49, Förbud mot köp av
sexuell tjänst. http://www.do.se/sv/Om-DO/Remissvar/2010/Yttrande-over-Forbud-mot-kop-
av-sexuell-tjanst-En-utvardering-1999-2008-SOU-201049/ (11th May 2011).

Dodillet, Susanne (2009), Är sex arbete? Svensk och tysk prostitutionspolitik sedan 1970-
talet. Stockholm. http://www.vertigo.se/index.php?id=22&BOOK=90 (11th May 2011).

Dodillet, Susanne (2010), ”Prostitutionsforskare: Utvärderingen av sexköpslagen är en
vetenskaplig skandal” on: newsmill.se 21st July,
http://www.newsmill.se/artikel/2010/07/21/prostitutionsforskare-utv-rderingen-av-sexk-
pslagen-r-en-vetenskaplig-skandal (1st May 2011).

Gould, Arthur (2001), ”The Criminalisation of Buying Sex: the Politics of Prostitution in
Sweden”, in: Journal of Social Policy, 2001/3.
http://www.worldaidscampaign.org/en/content/download/80798/805278/file/Gould_The%20Criminalisation%20of%20Buying%20Sex.pdf (9th May 2011).

Hagwall, Per & Laakso, Erik & Rehbinder, Carl Johan & von Schantz, Helena & Wagenius,
Hanna (2010), ”Sexköpslagen är en orimlig morallag”, on:
http://www.eriklaakso.nu/?p=2880, 23 July (1st May 2011).

Holm, Tanya (2005). ”Agens. Om konsten att se handling bortom det förväntade.”
Department of Political Science, Economics and Law and Sociology at Södertörn University.
http://www.worldaidscampaign.org/en/content/download/80798/805278/file/Gould_The%20Criminalisation%20of%20Buying%20Sex.pdf (9th May 2011).

Holmström, Charlotta & Skilbrei, May-Len (ed) (2008), Prostitution i Norden. TemaNord
2008:604. http://www.norden.org/da/publikationer/publikationer/2008-
604/at_download/publicationfile (9th May 2011).

Holmström, Charlotta (2008), “Prostitution och människohandel för sexuella ändamål i
Sverige: Omfattning, förekomst och kunskapsproduktion”, in: Charlotta Holmström & May-
Len Skilbrei (ed), Prostitution i Norden. TemaNord 2008:604.

“How laws are made”, http://www.sweden.gov.se/sb/d/2854/a/19197. (1st May 2011).

Institutionen för Hälsa och samhälle vid Malmö högskola (2010), Remissvar ang SOU
2010:49, Förbud mot köp av sexuell tjänst.

Institutionen för klinisk och experimentell medicin vid Linköpings universitet (2010),
Remissvar ang SOU 2010:49, Förbud mot köp av sexuell tjänst.

Institutionen för socialt arbete vid Göteborgs universitet (2010), Remissvar ang SOU 2010:49, Förbud mot köp av sexuell tjänst.

Jakobson, Pye (2008), Mellan lögn och verklighet. Önskemål och behov bland sexarbetare i
Finland och Sverige. PRO tukipiste. http://rosealliance.se/publicerat/mlov.pdf (9th May
2011).

Jakobson, Pye (2009), Interview. On: Youtube 15th June.
http://www.youtube.com/watch?v=7D7nOh57-I8 (1st May 2011).

Justitiedepartementet (2008), Pressmeddelande. Ny handlingsplan mot prostitution och
människohandel för sexuella ändamål. 16 juli.
http://www.sweden.gov.se/sb/d/10751/a/108695 (9th May 2011).

Juridiska fakulteten vid Lunds universitet (2010), Remissvar ang SOU 2010:49, Förbud mot
köp av sexuell tjänst.

Juridiska fakulteten vid Uppsalas universitet (2010), Remissvar ang SOU 2010:49, Förbud
mot köp av sexuell tjänst.

Kriminologiska institutionen vid Stockholms universitet (2010), Remissvar ang SOU
2010:49, Förbud mot köp av sexuell tjänst.
http://www.criminology.su.se/content/1/c6/02/33/75/SOU_2010_49_Kriminologiska_institutionens_remissvar.pdf (9th May 2011).

Kulick, Don (2005), ”Four hundred thousand Swedish perverts”, in GLQ 11:2, p 205-235.
http://myweb.dal.ca/mgoodyea/Documents/Sweden/400,000%20Swedish%20perverts%20Kulick%20GLQ%2011%282%29%202005%20205-35.pdf (11th May 2011).

Kuosmanen, Jari (2008), “Tio år med lagen. Om förhållnings-sätt till och erfarenheter av
prostitution i Sverige”, in: Charlotta Holmström & May-Len Skilbrei (ed), Prostitution i
Norden. TemaNord 2008:604.

Kuosmanen, Jari (2010), ”Attitudes and perceptions about legislation prohibiting the purchase
of sexual services in Sweden”, in: European Journal of Social Work, 17th August.
http://www.informaworld.com/smpp/content~content=a925892605~db=all~jumptype=rss
(9th May 2011).

”Låt folk få köpa sex!” (2009), Aftonbladet, 10th October.
http://www.aftonbladet.se/debatt/article12035042.ab (9th May 2011).

“Littorin affair hits voter confidence in Reinfeldt” (2010), The Local, 13th July.
http://www.thelocal.se/27760/20100713/ (1st May 2011).

“Littorin denies buying sex: lawyer” (2010), The Local, 10th July.
http://www.thelocal.se/27710/20100710/ (1st May 2011).

“Littorin: I wanted to protect my family” (2010), The Local, 14th July.
http://www.thelocal.se/27774/20100714/ (1st May 2011).

Lizdek, Tamara & Rödström, Emma & Steko, Oriana (2008), 2000-talets nattfjärilar. En
kvalitativ studie om konstruktioner kring personer som säljer sexuella tjänster. Department of
Social Work at Göteborgs Universitet.
http://gupea.ub.gu.se/bitstream/2077/19201/1/gupea_2077_19201_1.pdf (9th May 2011).

Lundström, Elisabet (2010), Sexköpslagens glömda kvinnor. En diskursanalytisk studie av
bilden av prostitution i teori och praktik. Department of Social Work at Stockholm
University. http://su.diva-portal.org/smash/get/diva2:401777/FULLTEXT01 (9th May 2011).

Malmö Stad Kompetenscenter prostitution (2010), Handlar det om val? Sexhandeln via
community, chatt och portal.
http://www.malmo.se/download/18.5e17dc6a12be77c831780004272/Handlar+det+om+val_1.03.pdf (1st May 2011).

Malmö Stad Kompetenscenter prostitution (not dated). Verksamhetsberättelse 2009.
http://www.malmo.se/download/18.4d147ba1286e5bcbb4800030219/Verksamhetsber%C3%
A4ttelse+KC+prostitution.pdf (4th May 2011).

”Man utpressade sexköpare” (2010), Hallands nyheter, 11th October.
http://hn.se/nyheter/omkretsen/1.1020868-man-utpressade-sexkopare (9th May 2011).

Ministry of Education and Research (2008), Action Plan against Prostitution and Human
Trafficking for Sexual Purposes. http://www.sweden.gov.se/sb/d/574/a/110629 (6th May
2011).

Motion 2009/10:Ju276. Sexköpslagens avskaffande.
http://www.riksdagen.se/Webbnav/index.aspx?nid=410&dok_id=GX02Ju276 (6th May
2011).

Motion 2010/11:Ju249. Sexköpslagens avskaffande.
http://www.riksdagen.se/Webbnav/index.aspx?nid=410&typ=mot&rm=2010/11&bet=Ju249
(9th May 2011).

National Board of Health and Welfare (2004), Prostitution in Sweden 2003. Knowledge,
beliefs & Attitudes Of Key Informants.
http://www.socialstyrelsen.se/Lists/Artikelkatalog/Attachments/10488/2004-131-
28_200413128.pdf (1st May 2011).

National Board of Health and Welfare (2008), Prostitution in Sweden 2007.
http://www.socialstyrelsen.se/Lists/Artikelkatalog/Attachments/8806/2008-126-
65_200812665.pdf (1st May 2011).

National Board of Youth Affairs (2008), See me. (Se mig: Unga om sex och internet)
http://www.ungdomsstyrelsen.se/ad2/user_documents/See_me.pdf (1st May 2011).

National Council for Crime Prevention (BRÅ ) (2008), The Organisation of Human
Trafficking. A Study of Criminal Involvement in Sexual Exploitation in Sweden, Finland and
Estonia. Report 2008:21.
http://eucpn.org/download/?file=bra_organisation_trafficking.pdf&type=8 (9th May 2011).

National Council for Crime Prevention (BRÅ) (2000), Förbud mot köp av sexuella tjänster.
Tillämpningen av lagen under första året. BRÅ-rapport 2000:4. English summary available
as: Prohibition of the purchase of sexual services.
http://www.bra.se/extra/measurepoint/?module_instance=4&name=0003238839.pdf&url=/dynamaster/file_archive/050124/39bbe64c25c0419622be93c8a1aa7a52/0003238839.pdf (6th
May 2011).

National Criminal Police (2001), Trafficking in Women. Situation report no. 3 January 1 –
December 31, 2000. RKP KUT Report 2001:3b.

National Criminal Police (2002), Trafficking in Women. Situation report no. 4 January 1 –
December 31, 2001. RKP KUT Report 2002:1b.

National Criminal Police (2003), Trafficking in Women. Situation report no. 5 January 1 –
December 31, 2002. RKP KUT Report 2003:1b.

National Criminal Police (2006), Trafficking in human beings for sexual purposes. Situation
report no. 8 January 1 – December 31, 2005. RKP KUT Rapport 2006:4b.
http://www.osce.org/cthb/25186 (6th May 2011).

National Criminal Police (2007), Trafficking in human beings for sexual and other purposes.
Situation report 9 1 January – 31 December 2006. RKP Report 2007:6b.
http://www.polisen.se/Global/www%20och%20Intrapolis/Informationsmaterial/01%20Polisen%20nationellt/Engelskt%20informationsmaterial/Trafficking_Lagesrapport_9_ENG.pdf (6th
May 2011).

National Police Board (2010), Situation Report 11. Trafficking in human beings for sexual
and other purposes. RPS Report 2010:6.
http://www.si.se/upload/Human%20Trafficking/L%C3%A4g%2011%20Fin%20ENG.PDF
(6th May 2011).

NIKK (2008), Prostitution in the Nordic Countries. Conference report, Stockholm, October
16–17, 2008. http://www.norden.org/da/publikationer/publikationer/2009-756 (1st May
2011).

Norwegian Ministry of Justice (2004), Purchasing Sexual Sevices in Sweden and the
Netherlands. Legal Regulation and Ecperiences. An abbreviated English version.
http://www.regjeringen.no/upload/kilde/jd/rap/2004/0034/ddd/pdfv/232216-
purchasing_sexual_services_in_sweden_and_the_nederlands.pdf (1st May 2011).

Öster, Hedvig (2004), Kvinnor inom könshandel. Orsaker, konsekvenser och lagstiftning.
Department of Social Work at Stockholm University. http://su.diva-
portal.org/smash/get/diva2:193115/FULLTEXT01 (11th May 2011).

Östergren, Petra (2003a), Synden ideologiserad. Modern svensk prostitutionspolicy som
identitets- och trygghetsskapare. Department of Social Anthropology at Stockholm
Universitet. http://www.petraostergren.com/upl/files/8914.pdf (9th May 2011).

Östergren, Petra (2003b), Sexworkers critique of Swedish policy. http://www.petraostergren.com
(1st May 2011).

Östergren, Petra (2006), Porr, horor och feminister. Stockholm.
http://www.nok.se/nok/allmanlitteratur/titlar-allmanlitt/p/Porr-horor-och-feminister-ISBN-
9789127113947/ (11th May 2011).

Pion & RoseAlliance & Sexarbejdernes InteresseOrganisation (2010), ”Skandinaviske
sexarbejdere står sammen for rettigheder”, on: http://s-i-o.dk/wordpress/?p=61, 30th July, (1st
May 2011).

Proposition 1997/98:55, Kvinnofrid.
http://www.regeringen.se/content/1/c4/22/66/5406e038.pdf (1st May 2011).

Regeringens skrivelse 2007/08:167. Handlingsplan mot prostitution och människohandel för
sexuella ändamål.http://www.regeringen.se/sb/d/9761/a/108621 (11th May 2011) Available
in English at: http://www.sweden.gov.se/sb/d/574/a/110629 (11th May 2011).

“Reinfeldt plays down Littorin ‘crime’ rumours” (2010), The Local, 8th July.
http://www.thelocal.se/27684/20100708/ (1st May 2011).

RFSL (2011), Osynliga synliga aktörer. Hbt-personer med erfarenhet av att sälja och/eller
köpa sexuella tjänster. http://www.rfsl.se/public/RFSL_Osynliga_Synliga_Akt%C3%B6rer_-
_Low_Res.pdf (11th May 2011).

RFSL (2010), Remissvar ang SOU 2010:49, Förbud mot köp av sexuell tjänst.
http://app.rfsl.se/apa/19/public_files/ry_101025_kop_av_sexuell_tjanst.pdf (11th May 2011).

RFSU (2010), Remissvar ang SOU 2010:49, Förbud mot köp av sexuell tjänst.
http://www.rfsu.se/sv/Sex-och-politik/Remisser-och-yttranden/Yttrande-over-betankandet-
Forbud-mot-kop-av-sexuell-tjanst-En-utvardering-1999-2008-SOU-201049/ (11th May
2011).

Riksdag Kammarens protokoll: 1998/99:59, Fredagen den 19 februari Anf. 61. Lars Engqvist.
http://www.riksdagen.se/webbnav/?nid=101&dok_id=GM0959&bet=1998/99:59 (12th May
2011).

Rikskriminalpolisen (1999), Handel med kvinnor. Lägesrapport 1. Juni 1999. RKP KUT
Rapport 1999:16.

Rikskriminalpolisen (2000), Handel med kvinnor. Lägesrapport 2. 1 juli-21 december 1999.
RKP KUT Rapport 2000:1.

Rikskriminalpolisen (2001), Handel med kvinnor. Lägesrapport 3. 1 januari-31 december
2000. RKP KUT Rapport 2001:3.

Rikskriminalpolisen (2002), Handel med kvinnor. Lägesrapport 4. 1 januari-31 december
2001. RKP KUT Rapport 2002:1.

Rikskriminalpolisen (2003), Handel med kvinnor. Lägesrapport 5. 31 december 2002. RKP
KUT Rapport 2003:1.

Rikskriminalpolisen (2004), Människohandel för sexuella ändamål. Lägesrapport 6. 1
januari-31 december 2003. RKP KUT Rapport 2004:2.

Rikskriminalpolisen (2005), Människohandel för sexuella ändamål. Lägesrapport 7. 1 jan-31
dec 2004. RKP KUT Rapport 2005:4.

Rikskriminalpolisen (2006), Människohandel för sexuella ändamål m.m. Lägesrapport 8. 1
jan-31 dec 2005. RKP KUT Rapport 2006:4. http://www.osce.org/cthb/25186 (12th May
2011).

Rikskriminalpolisen (2007), Människohandel för sexuella och andra ändamål. Lägesrapport
9, 1 jan-31 dec 2006. RKP KUT Rapport 2007:6.
http://www.polisen.se/Global/www%20och%20Intrapolis/Informationsmaterial/01%20Polisen%20nationellt/Engelskt%20informationsmaterial/Trafficking_Lagesrapport_9_ENG.pdf
(12th May 2011).

Rikspolisstyrelsen (2001), Lag (1998:408) om förbund mot köp av sexuella tjänster.
Metodutveckling avseende åtgärder mot prostitution. ALM 429-14044/99. 2001, POB -429-
4616/99.

Rikspolisstyrelsen (2009), Människohandel för sexuella och andra ändamål 2007-2008.
Lägesrapport 10. RPS Rapport 2009:1.
http://www.polisen.se/Global/www%20och%20Intrapolis/Rapporter-
utredningar/01%20Polisen%20nationellt/Ovriga%20rapporter-
utredningar/Manniskohandel_lagesrapport_10_webb.pdf (12th May 2011).

Rikspolisstyrelsen (2010), Människohandel för sexuella och andra ändamål 2009.
Lägesrapport 11. RPS Rapport 2010:5.
http://www.polisen.se/Global/www%20och%20Intrapolis/Rapporter-
utredningar/01%20Polisen%20nationellt/Ovriga%20rapporter-
utredningar/Manniskohandel_Rapp_rps100913t.pdf (12th May 2011).

Rikspolisstyrelsen (2010b), Pressmeddelande, Polisen kraftsamlar mot prostitution och
människohandel. 8th March. http://www.mynewsdesk.com/se/view/pressrelease/polisen-
kraftsamlar-mot-prostitution-och-maenniskohandel-380767 (1st May 2011).

SamO-Kut Nord 2008, Människohandel för sexuella ändamål. Lägesrapport. AAC-491-166-
08:156.
http://www.polisen.se/Global/www%20och%20Intrapolis/Informationsmaterial/Norrbotten/rapport_prostitution.pdf (1st May 2011).

”Sexköpare lurad av utpressare” (2010), Sydsvenskan, 1st March.
http://hn.se/nyheter/omkretsen/1.1020868-man-utpressade-sexkopare (1st May 2011).

Siring, Annelie (2008), “Sexhandel, sexköpslagstiftning och myndighetsförståelse. Ett svenskt exempel”, in: Charlotta Holmström & May-Len Skilbrei (ed), Prostitution i Norden.
TemaNord 2008:604.

Socialstyrelsen (2000), Kännedom om prostitution 1998-1999. SoS-Rapport 2000:5.

Socialstyrelsen (2004), Kännedom om prostitution 2003.

Socialstyrelsen (2007), Kännedom om prostitution 2007.

Socialstyrelsen (2010), Remissvar ang SOU 2010:49, Förbud mot köp av sexuell tjänst.

Socialstyrelsen (2011), Sex mot ersättning – utbildningsmaterial om stöd och hjälp till vuxna.
http://www.socialstyrelsen.se/publikationer2011/2011-3-6 (1st May 2011).

SOU 1995:15, Könshandeln. http://www.sweden.gov.se/sb/d/108/a/25123 (9th May 2011).

SOU 2008:41, Människohandel och barnäktenskap – ett förstärkt straffrättsligt skydd.
http://www.regeringen.se/sb/d/10025/a/103517 (9th May 2011).

SOU 2010:49a, Förbud mot köp av sexuell tjänst. En utvärdering 1999-2008.

SOU 2010:49b, Inquiry on the evaluation of the prohibition of the purchase of sexual
services. (English translation.) http://www.sweden.gov.se/sb/d/2093 (1st May 2011).

Svenska Institutet (2011), Slutrapport. Svenska institutets uppdrag inom ramen för
handlingsplanen mot prostitution och människohandel för sexuella ändamål. 30th March.
http://www.si.se/upload/Docs/Human%20trafficking/Slutrapport%20Svenska%20Institutet%
20Prostitution%20och%20M%C3%A4nniskohandel.pdf (9th May 2011).

Sveriges radio P1 (2009), Ekot. Många svenskar vill köpa sex trots förbud. 4th May.
http://sverigesradio.se/sida/artikel.aspx?programid=83&artikel=2809348 (1st May 2011).

Sveriges Radio Radio Sweden (2009) Anti-Prostitution Law Effective?: The law is inefficient
and amoral. 5th May.
http://sverigesradio.se/sida/artikel.aspx?programid=2054&artikel=2814126 (5th May 2011).

Sveriges Radio P3 (2008), Verkligheten. Prästfest. 2nd March.
http://sverigesradio.se/sida/artikel.aspx?programid=3052&artikel=1921519 (1st May 2011).

Ungdomsstyrelsen (2008), Se mig. Unga om sex och internet.
http://www.ungdomsstyrelsen.se/ad2/user_documents/Se_mig.pdf (1st May 2011).

”Utpressarliga slår till mot sexköpare” (2010), Kvällsposten, 9th June.
http://kvp.expressen.se/nyheter/1.2018307/utpressarliga-slar-till-mot-sexkopare (1st May
2011).
Sitios web y blogs:

”Frida”, http://plexiglasfrida.bloggproffs.se/ (1st May 2011).

”Greta Garbo…en glädjeflicka”, http://blogg.expressen.se/gretagarbo/ (1st May 2011).

http://www.aftonbladet.se/debatt/article12035042.ab (1st May 2011).

http://www.expressen.se/nyheter/1.2307402/darfor-vill-ask-skarpa-maxstraff-for-sexkop (1st
May 2011).

http://www.newsmill.se/millord/Sexköpslagen (2nd May 2011).

http://www.petraostergren.com (9th May 2011).

http://www.susannedodillet.com (9th May 2011).

”Isabella Lund”, http://sensuellqkonsult.wordpress.com/ (1st May 2011).

”Kamferdroppar”, http://kamfertext.blogspot.com/index.html (1st May 2011).

”Loke – kultur & politik”, http://ejnermark.blogspot.com/ (1st May 2011).

”Njutning till salu”, http://njutningtillsalu.blogspot.com/ (1st May 2011).

”Reformera sexköpslagen”, http://sexkopslagen.wordpress.com/ (1st May 2011).

”Röd libertarian”, http://redlib.subcult.org/ (1st May 2011).

“Secretary academy”, http://www.sexwork.net/forum/forumdisplay.php?f=91 (1st May 2011).

”Strötankar i samtidens liberala utmarker”, http://blogg.tianmi.info/ (1st May 2011).

—————————————————————————————————————————

1 El trabajo de investigación llevado a cabo para la elaboración de este informe ha sido parte del Estudio Comparativo Internacional de Políticas hacia la Prostitución en Holanda, Austria y Suecia (investigador principal: Hendrik Wagenaar), financiado por el Nicis Institute, las ciudades de Roterdam, La Haya, Utrecht y Viena y la Universidad de Leiden. Las conclusiones y opiniones expresadas en este informe no representan necesariamente las de los investigadores principales en el proyecto más amplio ni la de sus socios patrocinadores. Las autoras de este informe desean agradecer a Ola Florin, Hendrik Wagenaar y Ronald Weitzer sus valiosos comentarios, y hacer extensivo un agradecimiento especial a Michael Goodyear por sus amplios comentarios sobre el texto, traducciones legales del sueco al inglés, y edición y revisión de fuentes documentales. Cualquier error que haya persistido es de la única responsabilidad de las autoras.

2 Östergren 2006. & Dodillet 2009. & Proposition 1997/98:55, p 20 ff & p 104.

3 Östergren 2006, p 64. & Altstadt 2006.

4 Proposition 1997/98:55, p 105.

5 El Instituto Sueco recibió fondos extras en el Plan de Acción Nacional para promocionar la “opinión sueca” sobre la prostitución y la trata. Ver BRÅ 2010, p 59 para un resumen de estas actividades. & Svenska Institutet 2011.

6 SOU 2010:49. & Ask 2010.

The National Board of Youth Affairs (2010) See me. Summary.
http://www2.ungdomsstyrelsen.se/butiksadmin/showDoc/ff8080812568bac501270973ec3b0027/See_me.pdf (1st May 2011).

7 Agustín 2010; Agustín & Persson 2010a & 2010b; Dodillet 2010; Berg & Lindberg 2010; Pion & RoseAlliance & Sexarbejdernes InteresseOrganisation 2010; Hagwall & Laakso & Rehbinder & von Schantz & Wagenius 2010.

8 Las referencias o respuestas a consultas pueden venir de autoridades gubernamentales, autoridades locales, policía, sistema judicial, universidades, ONGs, accionistas y el público en general. Ver “Cómo se hacen las leyes”. Las entidades críticas fueron: Federación Sueca por los derechos de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (RFSL), Asociación Sueca para la Educación Sexual (RFSU), el Defensor contra la Discriminación, el Departamento de Trabajo Social de la Universidad de Gotenburgo, la Facultad de Salud y Sociedad de la Universidad de Malmoe, la Facultad de Derecho de la Universidad de Lund, la Facultad de Derecho de la Universidad de Upsala, el Departamento de Criminología de la Universidad de Estocolmo, el Departamento de Medicina Clínica y Experimental de la Universidad de Linköping, el Departamento de Estudios de Género de la Universidad de Södertörn, el Consejo Nacional de Salud y Bienestar (Socialstyrelsen). También la Agencia Sueca para la Gestión Pública (Statskontoret), el apoyo a la investigación del Gobierno y las Fuerzas Armadas Suecas criticaron la evaluación en el proceso de consulta.

9 Ibid.

10 Proposition 1997/98:55.

11 Susanne Dodillet tiene un doctorado en Historia Intelectual, y en su disertación Är sex arbete? (¿Es el sexo trabajo?) comparó las regulaciones de la prostitución suecas y alemanas entre 1970 y 2000. El material que analizó fueron documentos parlamentarios y debates periodísticos realizados a lo largo de cuatro décadas. Ver http://www.susannedodillet.com.

Petra östergren es doctoranda en Antropología Social. También es comentarista social y escritora. En uno de sus libros, Porr, horor och feminister (Porno, putas y feministas), de 2006, analiza las tres décadas del movimiento antipornografía y antiprostitución en Suecia, usando un amplio espectro de material, no solo textos y discusiones de fuentes parlamentarias, sino también las actividades de base que llevaron a la actual normativa. Ha entrevistado también a legisladores y a muchas trabajadoras sexuales. El tema de su disertación actual es la Ley de Compra de Sexo. Ver http://www.petraostergren.com

12 Código Penal: Capítulo 12 § 12

13 Código Penal: Capítulo 11

14 Código Penal: Capítulo 4 § 1, 1a, 2, 4, 10

15 SOU 2008:41, p 22.

16 Código Penal: Capítulo 6 § 9

17 Östergren 2003a. & Östergren 2003b.

18 Proposition 1997/98:55.

19 National Board of Health and Welfare 2004, p 13. & Sirling 2009, p 333.

20 Regeringens skrivelse 2007/08:167, Justitiedepartementet 2008, Ministry of Education and Research 2008.

21 Ver Socialstyrelsen and National Board of Health and Welfare en la bibliografía. Dos de los informes están disponibles en inglés.

22 Ver BRÅ and National Council for Crime Prevention en la bibliografía. Algunos de los informes están disponibles en inglés.

23 Ver Rikskriminalpolisen, Rikspolisstyrelsen, National Criminal Police, National Police Board and SamO-Kut Nord 2008 en la bibliografía. Algunos de los informes están disponibles en inglés.

24 SOU 2010:49.

25 SOU 1995:15.

26 Norwegian Ministry of Justice 2004.

27 Holmström & Skilbrei 2008.

28 Ver el National Board of Youth Affairs 2008 & Ungdomsstyrelsen 2008.

29 Malmö Stad Kompetenscenter prostitution 2010.

30 RFSL 2011.

31 SOU 1995:15. Aunque sería ‘de dos a tres veces’ 1.950 – 2.600.

32 Norwegian Ministry of Justice 2004, p 9.

33 NIKK 2008, p 17. & Holmström 2008, p 303.

34 Holmström 2008, p 306.

35 Kriminologiska institutionen vid Stockholms universitet 2010.

36 Holmström 2008, p 306. & Institutionen för socialt arbete vid Göteborgs universitet 2010.

37 Holmström 2008, p 321.

38 National Board of Health and Welfare 2008, p 33.

39 BRÅ 2000, p 20.

40 BRÅ 2000, p 48. Ver también Norwegian Ministry of Justice 2004, p 22, 23. & Swedish National Council for Crime Prevention 2008, p 124.

41 National Board of Health and Welfare 2004, p 8.

42 SOU 2010:49b, p 19.

43 Holmström 2008, p 307. Ver también SOU 2010:49b; Socialstyrelsen 2000 & 2004; Rikskriminalpolisen 1999, p 26, 28 & 29; National Board of Health and Welfare 2008, p. 47.

44 The National Board of Health and Welfare 2008, p 63.

45 Holmström 2008. & Malmö Stad Kompetenscenter prostitution 2010. & National Board of Health and Welfare 2008.

46 Malmö Stad Kompetenscenter Prostitution (sin fecha), p 3; SOU 2010:49a, p 112.

47 Como se informa en BRÅ 2000, p 20.

48 National Board of Health and Welfare 2008, p 63.

49 BRÅ 2008, p 87.

50 SOU 2010:49b, p 9.

51 Rikspolisstyrelsen 2010b.

52 SOU 1995:15, p 100.

53 SOU 2010:49, p 201.

54 Institutionen för Hälsa och samhälle vid Malmö högskola 2010.

55 The National Board of Health and Welfare 2008, p 46.

56 Socialstyrelsen 2000, p 42 f.

57 Sirling 2008, p 346. & Kuosmanen 2008, p 372.

58 Siring 2008, p 345 f.

59 Malmö Stad Kompetenscenter prostitution 2010, p 86. & RFSL 2011, p 194.

60 Malmö Stad Kompetenscenter prostitution 2010, p 50 ff. Ver también declaraciones de trabajadoras sexuales, por ejemplo en los blogs “Greta Garbo…en glädjeflicka”, ”Frida”, ”Secretary academy”, ”Isabella Lund” & ”Njutning till salu” y la entrevista en Sveriges Radio P3 2008.

61 SOU 2010:49a, p 197.

62 Sveriges Radio P1 2009.

63 SOU 2010:49b, p 9.

64 Kuosmanen 2008, p 377 f. Ver también Kuosmanen 2010.

65 Kriminologiska institutionen vid Stockholms universitet 2010.

66 BRÅ 2000, p 49.

67 Kriminologiska institutionen vid Stockholms universitet 2010.

68 SOU 2010:49b, p 9.

69 Como resume Kuosmanen 2008, p 362.

70 Kuosmanen 2008, p 367.

71 Siring 2008, p 354.

72 Ungdomstyrelsen 2006, p 113, 154.

73 RFSL 2010; Institutionen för klinisk och experimentell medicin vid Linköpings universitet 2010.

74 Fueron Alexander Bard, Don Kulick y Petra Östergen. Gould 2001 pp 445 ff.

75 Ver, por ejemplo, las declaraciones hechas por Laura Agustín, Carl-Erland Andersson, Alexander Bard, Magnus Betnér, Jesper Brygemark, Ulrika Dahl, Niklas Dougherty, Cordelia Edvardsson, Rolf Hillegren, Staffan Heimersson, Ida Kock, Johan Lundberg, Lotta Lundberg, Sakine Madon, Liza Magnusson, Paulina Neuding, Johan Nordansjö, Carl Johan Rehnbinder, Louise Persson, Mårten Schultz, Nathan Shachar, Oscar Swartz, Jan Söderqvist, Alice Teodorescu, Dick Wase, Charlotte Wiberg, Malin Westberg y blogs como ”Röd Libertarian”, ”Reformera sexköpslagen”, ”Kamferdroppar”, ”Strötankar i samtidens liberala utmarker” y ”Loke – kultur & politik”.

76 Ver, por ejemplo, el trabajo y las declaraciones de Lilian Andersson, Liw Enqvist, Johannes Eriksson, Pye Jakobson, Linnea Edvardsdotter, Ingegärd Granath, Christina Persson y Rosinha Sambo, y los blogs “Greta Garbo…en glädjeflicka”, “Frida”, “Isabella Lund”, “Njutning till salu” y el foro de discusión “Secretary Academy”.

77Dodillet 2009, p 381 ff.

78 Se trata de Maria Abrahamsson, Marianne Berg, Fredrick Federley, y Camilla Lindberg.

79 Motion 2009/10:Ju276. & Motion 2010/11:Ju249.

80 Ver las ramas juveniles del Partido del Centro, el Partido Liberal y los Conservadores. Ver, por ejemplo, políticos como Per Hagwall, Helena von Schantz, Tobias Schelin, Erik Svansbro, Hanna Wagenius, y Filip Wästerberg. Ver también Sveriges Radio Radio Sweden 2009.

81 Ver, por ejemplo, los informes dirigidos por el Consejo de Salud y Bienestar y su material educativo (Socialstyrelsen 2011) y los informes del Centro de Conocimiento de Malmoe.

82 “Låt folk få köpa sex!” 2009.

83 http://www.aftonbladet.se/debatt/article12035042.ab

84 http://www.expressen.se/nyheter/1.2307402/darfor-vill-ask-skarpa-maxstraff-for-sexkop

85 http://www.newsmill.se/millord/Sexköpslagen

86 Socialstyrelsen 2010.p. 3

87 Kriminologiska institutionen vid Stockholms universitet 2010.

88 RFSL 2010.

89 RFSU 2010.

90 Diskrimineringsombudsmannen 2010.

91 Institutionen för socialt arbete vid Göteborgs universitet 2010, p 2.

92 Este resumen está basado en: Holm 2005; Institutionen för Hälsa och samhälle vid Malmö högskola 2010; Jakobson 2009; Lundström 2010; Lizdek & Rödström & Steko 2008; Malmö Stad Kompetenscenter prostitution 2010 p 12, 41, 50 ff & 67; National Board of Health and Welfare 2004, p 3, 32ff &77; National Board of Health and Welfare 2008, p. 46 ff; National Council for Crime Prevention 2008, p 21 & 47; National Criminal Police 2002; Norwegian Ministry of Justice 2004, p 12 ff, 19, 20, 52 & 53; Öster 2004; Östergren 2003a&b & 2006; RFSL 2011, p 162, 164, 166, 176; Rikskriminalpolisen 1999, p 14, 26ff; Rikskriminalpolisen 2000, p 21, Rikskriminalpolisen 2002, p 16 & 21; Rikspolisstyrelsen 2000; SamO-Kut Nord 2008, page 9; Socialstyrelsen 2000, p 33 & 43. Ver también los blogs: ”Greta Garbo… en glädjeflicka”, ”Frida”, ”Secretary academy”, ”Isabella Lund” & ”Njutning till salu”.

93 RFSL 2011, p 164. & National Board of Health and Welfare 2008, p 48.

94 Ver, por ejemplo, el “caso Littorin”, cuando el Ministro de Empleo dimitió tras ser acusado de comprar sexo, “Billström nombrado Ministro de Empleo” 2010; “Reinfeldt resta importancia a los rumores sobre el ‘crimen’ de Littorin” 2010; “Littorin niega compra de sexo: abogado” 2010; “El asunto Littorin daña la confianza de los votantes en Reinfeldt,” 2010; “Littorin: Yo quería proteger a mi familia”, 2010; “Aftonbladet calumnió a Littorin: ex-vigilante” 2010. En relación a chantajes, ver, por ejemplo, ”Man utpressade sexköpare” 2010; ”Utpressarliga slår till mot sexköpare” 2010. &”Sexköpare lurad av utpressare” 2010.

95 Consejo Nacional de Salud y Bienestar 2008, p 12. & RFSU 2010.

96 Institutionen för socialt arbete vid Göteborgs universitet 2010.

97 Ministerio de Justicia noruego 2004, p 19.

98 SOU 2010:49b, p 34.

99 Diskrimineringsombudsmannen 2010.

100 RFSL 2010.

101 Socialstyrelsen 2010.

102 Dodillet 2009, Kulick 2005, Gould 2001, Östergren 2006.

Dictamen del Defensor de los derechos de la República Francesa: no a la penalización de los clientes de la prostitución

Dibujo

http://www.defenseurdesdroits.fr/sites/default/files/atoms/files/ddd_avis_20151216_15-28.pdf

 
París, a 18 de diciembre de 2015

Dictamen del Defensor de los derechos nº 15-28

El Defensor de los derechos,

Visto el artículo 71-1 de la Constitución de 4 de octubre de 1958;
Vista la ley orgáinica nº 2011-333 del 29 de marzo de 2011 relativa al Defensor de los derechos;

El Defensor de los derechos emite el dictamen adjunto concerniente a la propuesta de ley nº 3149 que intenta reforzar la lucha contra el sistema prostitucional y asistir a las personas prostitutas.

El Defensor de los derechos

Jacques TOUBON

.

A título preliminar, el Defensor de los derechos reconoce la necesidad de luchar contra todas las formas de explotación y proteger a las personas víctimas. Esta es la razón por la que suscribe plenamente la voluntad del legislador de reforzar los medios de lucha contra el proxenetismo y la trata de seres humanos con fines de explotación sexual (capítulo I).

En contrapartida, el Defensor de los derechos lamenta que las personas prostitutas sean uniformemente percibidas como víctimas en la propuesta de ley. La prostitución es un fenómeno heterogéneo y complejo, como testimonia en particular el informe de la Inspección general de asuntos sociales publicada en 2012 (1). Al considerar de manera arbitraria que las personas prostitutas son mayoritariamente “víctimas”, “débiles” y “explotadas”, el legislador hace oídos sordos a los diferentes informes que demuestran la ausencia de cifras fiables y a las observaciones hechas por las asociaciones. En efecto, los/as prostitutos/as no son todas y todos víctimas de trata, y la prostitución refleja realidades múltiples. La propuesta de ley no está hecha a imagen de esta realidad polimorfa y tiende a hacer una amalgama entre prostitución y trata.

 

1. Sobre el capítulo II relativo a la protección de las víctimas de la prostitución y a la creación de un circuíto de salida de la prostitución y de inserción social y profesional.

 

Al tiempo que reconoce la necesidad de proteger y de asistir a las personas prostitutas que lo deseen, el Defensor de los derechos deplora la noción de “circuíto de salida”. Esta noción parece particularmente inadecuada, ya que obliga a la inscripción de las personas prostitutas en un procedimiento predefinido sin permitir, una vez más, tener en cuenta la diversidad de su situación. La obligación para las “víctimas de prostitución” de dejar la prostitución si quieren poder beneficiarse de esta asistencia o protección es problemática. Además, el Defensor de los derechos expresa serias reservas sobre la condición de inscribirse en un “circuíto de salida”, contraria al principio de igualdad de acceso a los derechos, y preconiza un acceso incondicional a los dispositivos de asistencia social, sanitaria y profesional.

El Defensor de los derechos toma nota con satisfacción de la supresión, por el artículo 13, del delito de captación previsto por el artículo 225-10-1 del código penal, que sanciona a las personas prostitutas. La utilidad de la detención preventiva de las personas prostitutas detenidas por captación, con la finalidad de reunir información en el marco de la lucha contra el proxenetismo, está lejos de ser siempre constatada, como revela la exposición de motivos. Además, el delito de captación ha degradado sobremanera las condiciones de salud y de ejercicio de las personas que se prostituyen, y la mención de este delito en los archivos judiciales de las personas afectadas dificulta profundamente su reinserción social y profesional.

 

2. Sobre el capítulo IV relativo a la prohibición de compra de actos sexuales mediante el establecimiento de una multa que sancione el recurso a la prostitución

 

El Defensor señala que la prohibición de la compra de un acto sexual basada en el modelo sueco no es la medida más eficaz para “reducir la prostitución y para disuadir a las redes de trata y de proxenetismo de implantarse en nuestro territorio” y aún menos “la solución que mejor protege a las personas que permanezcan en la prostitución”, como se enuncia en la propuesta de ley.

Aparte del hecho de que en Francia, como en Suecia, no disponemos de cifras fiables y es por tanto difícil cuantificar los efectos de la ley sobre el sistema prostitucional, el modelo sueco citado en referencia es hoy objeto de gran controversia (2). Así, el efecto de una disposición tal sobre el fenómeno prostitucional en Francia se anuncia limitado o incluso nulo.

 
En contrapartida, los efectos sobre la salud, la seguridad de las personas y su acceso a los derechos fundamentales están bien definidos por las instituciones internacionales (OMS, ONUSIDA, PNUD) y francesas (CNS, IGAS, INVS). A la vista de los efectos generados por la penalización de la captación en Francia, la penalización de los clientes acentuará la precariedad de las personas prostitutas al forzarlas a una mayor clandestinidad. En efecto, una medida tal desplazará el ejercicio de la prostitución de calle a zonas cada vez más apartadas y/o aisladas, empeorando unas condiciones de ejercicio ya difíciles.

 
Por dicha razón, esta mayor clandestinidad hará más difícil la actuación de los servicios de policía en la lucha contra la trata y el proxenetismo. ¿Cómo luchar contra las redes desde el momento en que las víctimas no sean ya visibles y accesibles?

 
Esta disposición tendrá igualmente como consecuencia una mayor exposición de los/as prostitutos/as a la violencia de ciertos clientes y a los contagios de VIH y/o hepatitis víricas. La OMS, ONUSIDA y el CNS se muestran unánimes: la penalización de la prostitución perjudica la salud de las personas que la practican. Estén o no forzadas a ejercer la prostitución, las personas que proponen servicios sexuales tarifados verán mermada su capacidad de negociación, obligándolas a aceptar ciertas prácticas o relaciones sin protección.

 
Por otra parte, su acceso a la prevención y a la asistencia será aún más problemática al alejarlas de las redes de apoyo de las estructuras asociativas y médicas existentes y haciendo más complicada la actuación de los agentes de prevención. ¿Cómo aplicar una verdadera política de reducción de riesgos, que está sin embargo inscrita en la ley, desde el momento en que las personas se prostituirán en lugares mal conocidos por las asociaciones o inaccesibles para ellas?

 
En conclusión, al mantener la amalgama entre trabajo sexual y delincuencia, la penalización de la prostitución aumenta la vulnerabilidad jurídica de los/as prostitutos/as, a veces víctimas de acoso policial, de detenciones abusivas y de humillaciones. En consecuencia, las asociaciones prevén una mayor desconfianza hacia las fuerzas del orden y un menor recurso a ellas en caso de sufrir violencia. En lugar de ser una fuente de protección, la sanción a los clientes por recurrir a la prostitución obstaculiza el acceso a sus derechos de las personas prostituídas.

En consecuencia, el Defensor de los derechos constata con satisfacción la supresión del artículo 18 y no desea su reintegración.

 

3. Sobre las disposiciones finales previstas en el artículo 18

 

El Defensor de los derechos saluda la obligación que se plantea al Gobierno de presentar un informe sobre la aplicación de la presente ley en un plazo de dos años a contar desde su promulgación, pero desea que este informe permita igualmente elaborar datos públicos fiables y compartidos sobre el sistema prostitucional.

A día de hoy, los diferentes actores están de acuerdo en deplorar la ausencia casi total de datos públicos sobre las condiciones de ejercicio, así como sobre la situación sanitaria y social, de las personas prostitutas. Los únicos datos disponibles emanan de las autoridades al cargo de la seguridad pública y de las asociaciones que trabajan sobre el terreno y se refieren esencialmente a la prostitución de calle.

 


 

1.- AUBIN Claire, JOURDAIN-MENNINGER Danielle, EMMANUELLI Julien, Prostitución: cuestiones sanitarias, IGAS, diciembre de 2012 ___

2.- Ver en particular DODILLET Susanne et ÖSTERGREN Petra, La ley sueca contra la compra de actos sexuales: éxito proclamado y efectos documentados. Documento de conferencia presentado en el Taller internacional: Despenalización de la prostitución y más allá: las experiencias prácticas y los desafíos. La Haya, 3 y 4 de marzo de 2011.

 

Implementación de programas integrales de VIH/ITS con personas trabajadoras del sexo: enfoques prácticos basados en intervenciones colaborativas

Autores:

OMS; UNFPA; ONUSIDA; Global Network of Sex Work Projects (NSWP); Banco Mundial; Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Detalles de la publicación

Número de páginas: 196
Fecha de publicación: junio de 2015
ISBN: 978 92 4 350618 0

Descargar


Presentación

Tras la publicación de las Recomendaciones 2012, algunas partes interesadas solicitaron indicaciones sobre cómo aplicarlas. Esta publicación responde a esa necesidad, ofreciendo consejos prácticos sobre la aplicación de los programas de respuesta al VIH y las infecciones de transmisión sexual (ITS) para los diferentes colectivos en el trabajo sexual. Contiene ejemplos de buenas prácticas del mundo entero, con la finalidad de apoyar los esfuerzos en la planificación de programas y servicios; también describe los asuntos que deben ser tomados en consideración y cómo superar las dificultades.

Esta herramienta es el fruto de la colaboración estrecha entre personas trabajadoras del sexo, profesionales de la salud, investigadores, funcionarios gubernamentales y organizaciones no gubernamentales (ONG) provenientes del mundo entero, y de la colaboración de Naciones Unidas y algunos socios para el desarrollo de los Estados Unidos.

La herramienta sigue los lineamientos de las Recomendaciones 2012. También incluye un dictamen mundial llevado a cabo con personas trabajadoras del sexo por la NSWP como parte de la elaboración de las Recomendaciones 2012.


Índice

  • Capítulo 1: Empoderamiento comunitario
    pdf, 668kb

    Elementos clave del empoderamiento comunitario, Trabajando con las comunidades de personas trabajadoras del sexo, Fomentar la participación dirigida por las propias personas trabajadoras del sexo, Capacitación del colectivo de personas trabajadoras del sexo, Adaptarse a las necesidades y a los contextos locales, Promover un entorno basado en los derechos humanos, Fortalecer los sistemas comunitarios (fortalecer el colectivo), Adaptar las políticas y crear entornos propicios, La sostenibilidad de los movimientos, Dar seguimiento al progreso realizado
  • Capítulo 2: Abordar la violencia contra las personas trabajadoras del sexo
    pdf, 907kb

    Contextos de la violencia, Valores y principios para dar respuesta a la violencia contra las personas trabajadoras del sexo, Valores fundamentales, Principios que deben regir los programas, Intervenciones y estrategias alentadoras, Empoderar a las comunidades, Fortalecer la las capacidades de las personas trabajadoras del sexo, Promover reformas, Fomentar la responsabilidad de las fuerzas policiales, Promover la protección y la seguridad de las personas trabajadoras del sexo, Proporcionar servicios de salud a las personas trabajadoras del sexo que son víctimas de la violencia, Proporcionar servicios de apoyo psicosocial, jurídico y otros, Gestión, seguimiento y evaluación
  • Capítulo 3: Servicios dirigidos por la comunidad
    pdf, 519kb

    La sensibilización dirigida por la comunidad, ¿Qué hacen los trabajadores de sensibilización comunitaria?, Pasos para la implementación de la sensibilización dirigida por la comunidad, Espacios seguros (centros de acogida), Establecer espacios seguros, Configuración del local, Manejo del espacio, Otras actividades realizadas en el espacio seguro, Mejoramiento de la calidad dirigido por la comunidad, Comités comunitarios, Otros enfoques dirigidos por la comunidad que refuerzan la calidad de los servicios clínicos, Aseguramiento de la calidad comunitaria en el seguimiento y la evaluación, Seguimiento de la calidad de la implementación de los servicios comunitarios, Seguimiento del acceso comunitario a servicios y de la autonomía comunitaria
  • Capítulo 4: Promoción del uso del condón y de lubricantes
    pdf, 398kb

    Pasos efectivos para programas del uso del condón, Establecer el abastecimiento de condones y lubricantes masculinos y femeninos accesible a las personas trabajadoras del sexo, Promoción a varios niveles de los condones y lubricantes masculinos y femeninos, Promoción del uso del condón dirigida por la comunidad, Desestigmatizar el uso del condón entre la sociedad en general, Crear un entorno propicio para los programas del uso del condón, Aspectos específicos a tener en cuenta en los programas del uso del condón Gestión de programas de promoción del uso del condón, Roles y responsabilidades en los programas del uso del condón, Seguimiento de programas, Evaluación
  • Capítulo 5: Servicios clínicos y de apoyo
    pdf, 1.03Mb

    Principios operativos para los servicios clínicos y de apoyo, Asesoramiento y pruebas voluntarias de VIH, Tratamiento antirretrovírico, La tuberculosis y las personas trabajadoras del sexo, Servicios complementarios para las personas trabajadoras del sexo que consumen drogas inyectables, Servicios de ITS, Satisfacer las necesidades de salud sexual y reproductiva de las personas trabajadoras del sexo, Salud mental
  • Capítulo 6: Gestión de programas y fortalecimiento de la capacidad organizativa
    pdf, 685kb

    Parte I: Gestión del programa: La planificación e implementación de un programa de VIH/ITS con personas trabajadoras del sexo, Fortalecimiento de las capacidades y conocimiento del programa, Formación y fortalecimiento del personal, Parte II: Fortalecimiento de las capacidades de las organizaciones de personas trabajadoras del sexo, Crear una organización registrada, Fortalecimiento de las capacidades organizativas