2007: huelga de trabajadoras sexuales bolivianas

 

Por Erica Janko 

28 de abril de 2015

Publicado para la Global Nonviolent Action Database

https://libcom.org/history/2007-bolivian-sex-workers-strike

 

Los ataques del gobierno de la ciudad y de los vigilantes locales contra las trabajadoras sexuales de El Alto provocaron una campaña nacional de las trabajadoras sexuales bolivianas contra la discriminación y por reformas legales.

 

 

Las trabajadoras sexuales hacen huelga por sus derechos en El Alto (Bolivia)

El 14 de octubre de 2007, los ciudadanos de El Alto ( Bolivia) exigieron que todos los bares y burdeles que permitían el trabajo sexual se situaran a más de un kilómetro de distancia de las escuelas, porque creían que los establecimientos estaban facilitando el crimen en la zona. Luego comenzaron un ataque de tres días a los bares y burdeles en el empobrecido distrito rojo de El Alto. Estos ciudadanos de El Alto, principalmente padres y estudiantes, quemaron o destruyeron al menos 50 burdeles, quemaron pertenencias de trabajadoras sexuales y golpearon a trabajadoras sexuales. La policía supervisó los hechos pero no tomó medidas para detener la violencia ni reprender a los ciudadanos que habían atacado a las trabajadoras sexuales.

En respuesta a las turbas, el alcalde de El Alto Fanor Nava y el gobierno municipal de El Alto cerraron todos los burdeles que estaban a menos de medio kilómetro de distancia de las escuelas. En la semana posterior al cierre de estos burdeles, las prostitutas se vieron obligadas a buscar trabajo en las calles en lugar de dentro de los establecimientos. En las calles, la policía acosó a las trabajadoras sexuales tanto física como verbalmente, amenazando con detenerlas.

La Asociación de Trabajadoras Nocturnas de El Alto, dirigida por Lily Cortés, exigió que el alcalde reabriera los burdeles y los bares cerrados. A partir del 17 de octubre de 2007, 35.000 trabajadoras sexuales se declararon en huelga en todo el país negándose a asistir a controles médicos. La huelga comenzó con un grupo central de unas 30 trabajadoras sexuales en El Alto y luego se extendió por todo el país. El gobierno boliviano exigió que las prostitutas pasaran por estos chequeos médicos cada 20 días con el fin de realizar su trabajo legalmente. Sin embargo, las trabajadoras sexuales continuaron su trabajo sin certificación de salud, lo que elevó los riesgos de salud pública para las enfermedades de transmisión sexual.

El 22 de octubre de 2007, más de cincuenta trabajadoras sexuales ocuparon un centro médico de El Alto y comenzaron una huelga de hambre para exigir derechos y respeto para las trabajadoras sexuales. El 24 de octubre de 2007, al menos 10 prostitutas se habían cosido los labios con hilo para dar a conocer la huelga de hambre y la necesidad de proteger los derechos de las trabajadoras sexuales. Tuvieron éxito en atraer la atención de varias fuentes de noticias de la zona, incluida La República, así como otras más extendidas como Reuters, The New York Times, The Sydney Morning Herald y la BBC.

Cortés y las trabajadoras sexuales de El Alto usaron la publicidad para anunciar dos amenazas más de acción si el gobierno de El Alto no volvía a abrir los burdeles o les daba más derechos a las trabajadoras sexuales al día siguiente: marchar desnudas por las calles de El Alto y enterrarse vivas. “Estamos luchando por el derecho al trabajo y la supervivencia de nuestras familias”, dijo Cortés. “Mañana nos enterraremos vivas si no se nos escucha de inmediato. El alcalde tendrá que responder ante su conciencia si hay consecuencias graves, como la muerte de mis compañeras “.

El 27 de octubre de 2007 el legislador Guillermo Mendoza intervino ante el gobierno municipal de El Alto en nombre de las trabajadoras sexuales, y las trabajadoras sexuales suspendieron sus huelgas y las amenazas de nuevas acciones. El 29 de octubre de 2007, el gobierno de El Alto acordó trabajar en una legislación que protegería los derechos de las trabajadoras sexuales, constituyendo un comité de comité de mediación sobre el tema en la Cámara de Representantes de El Alto. El 15 de diciembre de 2008, la Federación Iboamericana del Ombudsman, una organización latinoamericana de defensa de los derechos humanos, presentó un informe sobre la prostitución boliviana ante el gobierno de La Paz, solicitando además una reforma específica en la industria sexual boliviana. Ninguna documentación mostró que este informe fuera recibido favorablemente por el gobierno de La Paz.

Influencias:

Influenciaron posteriores huelgas de las trabajadoras sexuales bolivianas por los derechos de las trabajadoras sexuales.

Fuentes: 

Anon. 2007. “Bolivian Prostitutes Suspend Protest.” The Sydney Morning Herald, October 27. Retrieved April 28, 2015 (http://web.archive.org/web/20150428221412/http://www.smh.com.au/news/world/bolivian-prostitutes-suspend-protest/2007/10/27/1192941371886.html).
Anon. 2007. “Jornada De Furia En El Alto.” Diariocrítico de Bolivia, October 17. Retrieved April 28, 2015 (http://web.archive.org/web/20150428161545/http://bolivia.diariocritico.com/2007/octubre/noticias/41366/furia-el-alto.html).

Anon. 2007. “Parents, Students Ransack Bolivia Red-Light District.” ABC News, October 18. Retrieved April 28, 2015 (http://web.archive.org/web/20150428170956/http://www.abc.net.au/news/2007-10-18/parents-students-ransack-bolivia-red-light-district/702164).

Anon. 2007. “Prostitutas De El Alto En Huelga.” LaRepublica.pe, October 25. Retrieved April 28, 2015 (http://web.archive.org/web/20150428221840/http://www.larepublica.pe/25-10-2007/prostitutas-de-el-alto-en-huelga).

Anon. 2015. “Prostitutas Suspenden Su Protesta En Bolivia.” La Gaceta, October 27. Retrieved April 28, 2015 (http://web.archive.org/web/20150428225518/http://www.lagaceta.com.ar/nota/242024/mundo/).

Anon. 2007. “Prostitutes Sew Lips Together in Bolivia Protest.” Reuters, October 22. Retrieved April 28, 2015 (http://web.archive.org/web/20150428180021/http://www.reuters.com/article/2007/10/24/us-bolivia-prostitutes-idusn2436073120071024).

Azcui, Mabel. 2007. “‘Somos Madres Desesperadas.’” El País, October 29. Retrieved April 28, 2015 (http://web.archive.org/web/20150428221619/http://internacional.elpais.com/internacional/2007/10/29/actualidad/1193612405_850215.html).

Federación Iboamericana del Ombudsman. 2009. “Defensoría del Pueblo de Bolivia – Resolución sobre mujeres en situación de prostitución.” Federación Iboamericana del Ombudsman, October 25. Retrieved May 16, 2015. (http://www.portalfio.org/inicio/repositorio-red-de-mujeres/doc_download/39-defensoria-del-pueblo-de-bolivia-resolucion-sobre-mujeres-en-situacion-de-prostitucion.html).

Friedman-Rudovsky, Jean. 2007. “Prostitutes Strike In Bolivia.” Time, October 24. Retrieved April 26, 2015 (http://web.archive.org/web/20150427013230/http://content.time.com/time/world/article/0,8599,1675348,00.html).

Global Network of Sex Work Projects. 2011. “Riots And Protests in El Alto, Bolivia.” NSWP, February 26. Retrieved April 28, 2015 (http://web.archive.org/web/20150428221250/http://www.nswp.org/resource/riots-and-protests-el-alto-bolivia).

Reuters. 2007. “Bolivia: Prostitutes Sew Lips Together In Protest.” The New York Times, October 25. Retrieved April 28, 2015 (http://web.archive.org/web/20150428180331/http://www.nytimes.com/2007/10/25/world/americas/25briefs-prostitutes.html?_r=0).

Vaca, Mart. 2007. “Huelga De Prostitutas y Bares En El Alto.” BBCMundo.com, October 24. Retrieved April 28, 2015 (http://web.archive.org/web/20150428222130/http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/misc/newsid_7059000/7059798.stm).

 

 

Anuncios

‘La cultura es poder’: las trabajadoras sexuales colombianas que lanzaron un periódico  

 

 

En un distrito de Bogotá donde la violencia a menudo domina los titulares, el periódico La Esquina está volando de las estanterías, cubriendo todo, desde recetas hasta consejos para la cirugía plástica

 

La Esquina fue fundada el año pasado cuando un grupo de activistas sociales y artistas quisieron comenzar un proyecto positivo en el vecindario. El periódico es producido por un grupo de trabajadoras sexuales principalmente transgénero. Fotografía: Nadège Mazars / Hans Lucas para The Guardian

 

Por Steven Grattan

 

23 de abril de 2018

 

https://www.theguardian.com/global-development/2018/apr/23/colombia-sex-workers-newspaper-la-esquina-bogota

 

En las calles del mal afamado barrio rojo de Bogotá, algo nuevo y colorido ha comenzado a aparecer, pegado entre los graffiti en las paredes.

Monica Quiroz, mordiendo tiras de cinta adhesiva gruesa, está pegando las páginas laminadas y fluorescentes de la edición de este mes de un periódico escrito por y para las trabajadoras sexuales locales.

“No dejen que vean la cámara”, ordena Quiroz, señalando con la cabeza hacia la notoriamente violenta guarida de drogas situada justo detrás de ella. Así es como se distribuyó la segunda edición de La Esquina , pegada en los muros de Santa Fe, el triste barrio rojo, por su propio personal, que son ellas mismas trabajadoras sexuales.

Quiroz es una mujer transgénero de 44 años de la región cafetera de Caldas, que ha vivido y trabajado en Bogotá durante 30 años. Es una esteticista formada que recurrió al trabajo sexual hace 17 años.

Comparte un apartamento de una habitación con otras dos trabajadoras sexuales, cinco perros y seis gatos, y dice que aunque el periódico ha tenido éxito hasta ahora, necesita una inyección de dinero.

“Se ve bien”, dice la vendedora ambulante Estefanía, dando vueltas alrededor de un carrito desvencijado con una gran variedad de condones, lubricantes y crema contra la candidiasis que vende a las trabajadoras sexuales y sus clientes en el exterior de los burdeles iluminados por neones.

Fundado en julio del año pasado cuando un grupo de activistas sociales y artistas quisieron comenzar un proyecto positivo en el vecindario, el periódico es producido por un grupo de trabajadoras sexuales principalmente transgénero. La edición “mural”, la que se pega a las paredes para que sus colegas la lean mientras esperan a los clientes, es la más popular, pero las copias impresas también se distribuyen en burdeles y tiendas.

Ángel López, de 23 años, graduado en política, es uno de los pocos miembros del personal que no es trabajador sexual. Es el editor voluntario de La Esquina y dirige las reuniones editoriales semanales.

“La idea es que el proyecto sea incluyente. No queríamos crear la imagen de personas que venían de fuera del vecindario y aplicaban su idea del mundo a través de un periódico. Así que comenzamos a encontrar maneras de poder hablar con las mujeres y hacer que se involucraran en la iniciativa “, dice.

“Una de las cosas que tuvimos que idear fue el nombre. Las mujeres que participaron en las primeras reuniones tuvieron varias opciones, pero al final todas coincidieron en que La Esquina era el nombre que más se identificaba con ellas: la esquina de la calle, el lugar donde llevan a cabo su trabajo “, dice López. .

Monica Quiroz y Ángel López organizan el orden de las páginas del segundo número de La Esquina. Fotografía: Nadège Mazars / Hans Lucas para The Guardian

 

El proyecto cuenta con el apoyo de dos organizaciones con sede en el corazón de Santa Fe. El Centro de Atención Integral a la Diversidad Sexual y de Géneros (CAIDS)  —un proyecto apoyado por el gobierno que ayuda a personas que han sufrido daños psicológicos, sexuales y físicos— y la Fundación MovilizArte, que organiza proyectos artísticos para trabajadoras sexuales.

“Al amparo de CAIDS, hay mujeres que ejercen la prostitución, hay personas sin hogar y hay tráfico de drogas. Es un punto de encuentro entre muchas realidades, por lo que el periódico mural es estratégico “, explica López.

El equipo utilizó una encuesta para preguntar a los lugareños qué querían que cubriera el periódico. La política recibió un pulgar hacia abajo, mientras que los residentes dijeron que realmente querían escuchar sobre seguridad, salud y eventos.

Aura Francesconi, de 42 años, una entusiasta de los heavy metal y adivina, escribe los horóscopos, y es la única mujer cisgénero en el personal.

Aunque ella misma no es trabajadora sexual, es residente local y tiene un profundo conocimiento de las complejidades de Santa Fe.

“Este vecindario es deprimente. Tiene un alto nivel de violencia y adicción a las drogas y muchos problemas sociales, por lo que queremos traer un poco más de felicidad a la comunidad. El proyecto también podría significar que la gente del vecindario tenga un poco más de cultura, porque la cultura es poder”.

La última edición tiene una sección de chismes, una columna de “Monica recomienda” y una receta de presupuesto: cómo hacer una comida por menos de 10.000 pesos colombianos, para los trabajadores mal pagados.

Pero La Esquina también cubre temas más contundentes, incluida la horrible realidad de las cirugías plásticas fallidas que a menudo afligen a las mujeres transgénero del país.

Dos de las empleadas del periódico, Marta Sánchez, de 61 años, y Lorena Barriga, de 49, compartieron sus historias de cómo se inyectaron aceite vegetal en sus pechos en un esfuerzo por aumentarlos y así mejorar su negocio.

Marcela Agrado, aspirante a fotógrafa. Ella participó en la pintura de la pared. Fotografía: Nadège Mazars / Hans Lucas para The Guardian

 

Los implantes mamarios de Sánchez fueron destruidos como resultado de inyectar la sustancia y quiere que otras se enteren de la práctica. “Inyecté el líquido y algunos meses después comenzó a ir mal. No podía respirar bien. Fui al médico y me dijo que lo que había inyectado iba a tener que encontrar algún sitio por donde salir, y que tenía que esperar”.

“Unas semanas más tarde estalló por mi costado, justo debajo del pecho. Tuve que sujetar un trozo de tela sobre la herida durante unos días antes de poder ir a ver a un médico “, dice.

Otra miembro del personal, Lorena Daza, de 24 años, hace la mayoría de los días el viaje de dos horas desde Soacha a Santa Fe, un sector empobrecido en las afueras de Bogotá.

“Me fui de casa porque quería ser independiente y vivir sola”, dice, y agrega que el conservadurismo religioso de su ciudad natal fue opresivo.

Formar parte del personal le permite conocer a más chicas en el vecindario, y dice que el proyecto la ayuda a despejar su mente de los aspectos negativos de su vida.

“La gente piensa que es realmente genial. Pensé para mis adentros: ‘¿alguien va a leer esto?’, pero lo hacen, y les gusta “, dice.

Una aspirante a fotógrafa, Marcela Agrado, de 48 años, aprovecha el periódico para mejorar las habilidades de lectura y escritura que está perfeccionando en las clases que da con otra ONG en Santa Fe.

En un barrio donde la violencia y el asesinato generalmente se hacen con los titulares, La Esquina está causando impacto de una manera más amable.

“Este es un barrio lleno de sobrevivientes”, dice Francesconi. “Está lleno de personas que han encontrado en sus vidas miles de obstáculos y aquí tienen la oportunidad de mostrarse tal y como realmente son”.

Como historiadora del sexo, esto es lo que quiero que sepas sobre la compra y venta de sexo

 

Las trabajadoras sexuales y sus simpatizantes se manifiestan en Londres para pedir condiciones más seguras. (JUSTIN TALLIS / AFP / Getty Images)

 

Por Kate Lister

28 de marzo de 2018

https://inews.co.uk/inews-lifestyle/women/as-a-sex-historian-this-is-what-i-want-you-to-know-about-the-buying-and-selling- del sexo /

 

La líder fundadora del Partido de la Igualdad de las Mujeres (Women’s Equality Party), Sophie Walker, publicó un artículo en su blog diciendo que ‘es hora de acabar con la prostitución’ penalizando a los clientes (el llamado ‘Modelo Nórdico’).

Walker celebra el primer aniversario de la Ley contra los compradores de sexo de Irlanda, la ley que penaliza la compra de servicios sexuales, pero no la venta.

Pero cuando en realidad les preguntas a las trabajadoras sexuales y a los grupos de derechos de trabajadoras sexuales qué sienten acerca del modelo nórdico, es difícil entender qué es lo que Walker piensa que vale la pena celebrar. En el año transcurrido desde que Irlanda introdujo el modelo nórdico, ha habido un aumento del 54% en delitos contra las trabajadoras sexuales reportados a National Ugly Mugs Ireland, y los crímenes violentos han aumentado en un 77%. La Sex Workers Alliance Ireland (SWAI) se opuso enérgicamente a la introducción de esta ley y advirtió con razón que conduciría a un aumento de la violencia contra las trabajadoras sexuales.

Walker afirma que le parece “extraordinario que la compra del cuerpo de una mujer para tener sexo sea legal en el Reino Unido”. A mí lo que me parece extraordinario es que alguien piense que un sistema que da como resultado un aumento del 77% en crímenes violentos contra las mismas personas que dice proteger sea digno de celebración. 

El modelo que penaliza a las trabajadoras sexuales

El modelo nórdico no funciona porque, al penalizar al cliente, penaliza a su vez a la trabajadora sexual. ¿Te parecería a ti justo que la fuente de tus ingresos fuera repentinamente penalizada? La investigación de los países que han adoptado el modelo nórdico muestra una y otra vez que la legislación de “fin de la demanda” solo coloca a las trabajadoras sexuales en un riesgo significativamente mayor de sufrir daño. Penalizar a los clientes puede reducir la demanda de aquellos que no desean cometer un delito, pero no disuade a quienes desean lastimar a las trabajadoras sexuales.

Una vez que se ha reducido la demanda, la competencia por clientes menos deseables aumenta entre las trabajadoras sexuales, lo que lleva a un aumento de conductas riesgosas y peligrosas, como las relaciones sexuales sin protección, el trabajo en aislamiento o en áreas desiertas. A medida que los clientes se mostraron menos dispuestos a acercarse directamente a las trabajadoras sexuales, Suecia y Noruega vieron un aumento espectacular en el uso de terceros negociadores (proxenetas y madams).

Como el artículo de Walker deja meridianamente claro, el Modelo Nórdico es simplemente una etapa en el camino hacia la abolición. Es parte de una narrativa más amplia que se niega a ver a la trabajadora sexual como algo más que una víctima que necesita ser rescatada. A pesar del excelente trabajo realizado por los grupos de derechos de las trabajadoras sexuales, este “complejo salvador del trabajo sexual” sigue dominando y dando forma a las narrativas modernas que rodean a las trabajadoras sexuales. Al construir a la trabajadora sexual como víctima, ésta es sutilmente desempoderada, despojada de su propia autonomía y tácitamente presentada como un ser inferior. Mientras permite que el espacio salvador valide su propia agenda moral, refuerza la jerarquía social y estigmatiza a las “rescatadas”.

El estigma mata

Uno de los mantras del movimiento por los derechos de las trabajadoras sexuales es “el estigma mata”, y el modelo nórdico directamente estigmatiza a las trabajadoras sexuales moralizando que vender y comprar servicios sexuales es malo. En Suecia, este estigma es visto como un efecto bienvenido del modelo nórdico ya que puede ayudar a disuadir a los clientes potenciales, a pesar de que el estigma expone a las trabajadoras sexuales a riesgos significativamente mayores de violencia (como se vio en Irlanda en el último año).

En 2000, John Lowman identificó un “discurso de desechabilidad” en los informes de los medios sobre trabajadoras sexuales, mediante el análisis de las descripciones en los medios de los esfuerzos para abolir el trabajo sexual por parte de los políticos, la policía y los residentes locales. Lowman relacionó esto con un fuerte aumento de los asesinatos de trabajadoras sexuales callejeras en Columbia Británica después de 1980. Argumenta que “parece que el discurso sobre la prostitución de principios de los 80 estaba dominado por demandas para deshacerse de las prostitutas de las calles, creando un medio social en el que la violencia contra las prostitutas podría florecer.”

Así es como funciona el estigma. Una vez que la trabajadora sexual es estigmatizada como desechable, se forma un mensaje, se le da forma y se le despliega en debates sobre la abolición, y este discurso influye posteriormente en cómo se trata a las trabajadoras sexuales. Y no son tratados bien bajo el modelo nórdico.

Ninguna prohibición ha funcionado

Las trabajadoras sexuales en los países del “fin de la demanda” informan de un aumento en los niveles de acoso policial y dificultades para acceder a los servicios de apoyo y en Oslo la policía amenaza de hecho con enjuiciar a los caseros si no desalojan a las trabajadoras sexuales de sus instalaciones.

Soy una historiadora del trabajo sexual y puedo decirte categóricamente que ningún intento de abolir ni la venta ni la compra de sexo en toda la historia humana ha sido efectiva. Ni uno. Entonces, ¿qué es lo que realmente funciona? La despenalización del trabajo sexual funciona. Eliminar el estigma en torno al trabajo sexual y hacer desaparecer la amenaza de enjuiciamiento crea un espacio para el diálogo entre las personas que ejercen el trabajo sexual, el público y las fuerzas del orden. La despenalización brinda a aquellas que están en la industria del sexo la dignidad y el respeto que merecen. Reconoce que el trabajo sexual es una opción para muchas personas, y crea oportunidades para acercarse y apoyar a aquellas que sufren abuso y / o coacción.

En 2003, Nueva Zelanda despenalizó el trabajo sexual para apoyar a las trabajadoras sexuales, no al Estado, en el control de su trabajo. Según una investigación llevada a cabo por la Universidad de Otago, más del 60% de las trabajadoras sexuales de Nueva Zelanda reportaron sentirse facultadas para negarse a ver a ciertos clientes, y el 95% dijeron que sentían que tenían derechos después de la despenalización. En 2014, una trabajadora sexual de Nueva Zelanda llevó a un operador de prostíbulos al Tribunal de Derechos Humanos, después de haber sido acosada sexualmente, y ganó su caso.

El enfoque gestionado aplicado en Leeds

En 2014, se introdujo un “enfoque gestionado” en el área de Holbeck en Leeds, lo que significaba que dentro de un área no residencial designada, entre las 8 p.m. y las 6 a.m., no habría enjuiciamientos policiales por solicitar o vender sexo. Cuando hay violencia, las trabajadoras sexuales lo denuncian directamente al oficial de enlace de la policía, así como las preocupaciones que tengan con respecto a clientes de los que sospechan que sean una amenaza para los niños, para otras mujeres y para ellas mismas.

Con trabajadoras sexuales callejeras libres para trabajar y hablar con la policía sin temor a ser enjuiciadas, ha habido un aumento del 50% en los crímenes reportados (National Ugly Mugs, 2017). Desde la introducción del “enfoque gestionado”, ha habido cuatro condenas por agresión violenta. En tres de estos casos, los criminales fueron declarados culpables de crímenes graves y violentos y recibieron largas penas de prisión. No ha habido tales procesamientos en Irlanda bajo el modelo nórdico.

El argumento de Walker está firmemente basado en supuestos heteronormativos de que las trabajadoras sexuales son mujeres heterosexuales, y sus clientes son hombres heterosexuales. No hay espacio para considerar las voces LGBT o transgénero dentro de este debate. No se reconoce que los hombres vendan y las mujeres compren servicios sexuales, y ciertamente lo hacen.

¿Por qué no estamos escuchando a las trabajadoras sexuales?

¿Por qué no estamos escuchando a las trabajadoras sexuales? Todas las organizaciones de derechos de las trabajadoras sexuales luchan contra el modelo nórdico y buscan la despenalización total, porque mantiene a las personas a salvo. En una encuesta de más de 200 trabajadoras sexuales, investigadores de la Universidad de Northumbria encontraron que el 96.2% de las encuestadas no pensaba que las personas deberían ser penalizadas por comprar sexo.

El modelo nórdico y sus seguidores presentan tácitamente a las trabajadoras sexuales como víctimas degeneradas y desechables que necesitan ser rescatadas. La evidencia demuestra que penalizar a los clientes causa un daño significativo a las personas que trabajan en la industria del sexo. Un principio central del feminismo es la autonomía corporal, la agencia sexual, el derecho a decir sí y el derecho a decir no, y a que esto se respete. ¿Cómo puedes considerarte una feminista si insistes en negar esos mismos derechos a tus hermanas trabajadoras sexuales?

Las mentiras de los partidos cristianos CDA y ChristenUnie sobre el Barrio Rojo de Ámsterdam

 

Por Felicia Anna

17 de marzo de 2018

 

http://behindtheredlightdistrict.blogspot.com.es/2018/03/the-lies-of-cda-and-christenunie-about.html

 

 

Nosotras, como prostitutas, nos estamos cansando de todas las mentiras que (principalmente) los partidos políticos cristianos están lanzando sobre el Barrio Rojo. Según se acercan las nuevas elecciones, han estado repartiendo tantas trolas, que es casi imposible hacer un seguimiento de todo. Permítanme en primer lugar decir que los partidos cristianos como CDA y ChristenUnie no son de fiar en su información con respecto a la prostitución y el Barrio Rojo.

El problema con las declaraciones de estos partidos políticos cristianos es que intentan deshacerse de la prostitución. No porque en realidad haya tantas cosas que van mal en la industria del sexo, como dicen, sino simplemente porque va en contra de su moral cristiana. Manipulan y a menudo mienten tan duro como pueden sobre tantas cosas, afirmando protegernos a las mujeres que trabajamos como prostitutas, ¡mientras que en realidad no nos protegen en absoluto!

La mayor mentira que están difundiendo es acerca de la prostitución forzada. Falsamente afirman que ninguna o muy pocas mujeres eligen hacer este trabajo. Esto es francamente una mentira. Siguen apareciendo números inventados de trata de personas, que simplemente son eso: invenciones. Difunden constantemente la mentira de que del 50 al 80% de nosotras somos víctimas, lo cual no es cierto. También afirman que el 70% de nosotras tenemos trastorno de estrés postraumático, lo que también es una mentira.

Todas estas mentiras son cuidadosamente preparadas y coordinadas en un intento por parte de estos partidos cristianos de prohibir la prostitución de cualquier manera que puedan. Ya sea cerrando más ventanas, penalizando clientes o simplemente prohibiendo completamente la prostitución, cada paso los acerca más a su objetivo final: prohibir la prostitución. Y usan la trata de personas como un argumento falso para justificar sus objetivos.

Así que aquí están los hechos. No, no es verdad lo que te están diciendo. No es cierto que el 50% de las chicas que trabajan en el Barrio Rojo estén forzadas. Esta es pura historia inventada. En los últimos años he escrito mucho sobre las realidades de la trata de seres humanos y he tratado de dar a más personas una idea de la escala (posible) de esto. Pero para decirlo de manera simple, el relator holandés sobre la trata de personas ha recibido solo 2 informes de posibles víctimas de la prostitución de ventana en Amsterdam en el transcurso de 5 años. Eso es practicamente todo. Entonces, a menos que creas que solo hay 3 ó 4 mujeres trabajando en el Barrio Rojo, sabes que todas las historias de cientos o miles de mujeres forzadas aquí son una trola.

Ahora sé lo que dirán algunas personas. “Pero estas son solo las víctimas que presentaron denuncia, hay muchas más víctimas, pero tienen miedo de denunciar debido a su proxeneta”. Bueno, déjame que te diga primero, ¿por qué crees que lo sabes mejor tú que las personas que, como yo, trabajamos aquí? En segundo lugar, no, éste no es el caso. Esas 2 posibles víctimas son todas las personas de las que la policía sospechaba que posiblemente podrían ser una víctima. Así que no, estas no son víctimas que presentaron denuncia, ni siquiera se requieren pruebas, simplemente la sensación de que ‘algo podría estar mal’ es suficiente para reportar a una persona como una posible víctima. En resumen, ¡no hay más!

Ahora, otra cosa chiflada que CDA y ChristenUnie siguen difundiendo es sobre el TEPT. Falsamente afirman que el 70% de las prostitutas sufren de trastorno de estrés postraumático. Esta es otra mentira. Sus estadísticas provienen de un activista estadounidense contra la prostitución que realizó una investigación selectiva. En resumen, la investigación se manipula para dar una mala representación. El investigador escogió a mano a sus sujetos con la tasa más alta probable de tener TEPT (principalmente trabajadores de la calle), para afirmar falsamente que esto sería representativo de todas las personas que trabajan en la prostitución. Pero, por supuesto, la cuestión es que no.

En segundo lugar, la investigación ni siquiera se llevó a cabo en los Países Bajos, por lo que no dice nada sobre la situación holandesa, más bien dice acerca de lo que sucede si penalizas la prostitución, como en los Estados Unidos, donde se realizó esta investigación. Entonces, en realidad, indica más lo que sucederá si CDA y ChristenUnie se salen con la suya.

Pero lo más importante es que se han realizado otras investigaciones entre prostitutas en los Países Bajos, así como en el Barrio Rojo, que muestran una imagen muy diferente, es decir, que las prostitutas se sienten realmente bien y rara vez se topan con violencia o cosas que causan trastorno de estrés postraumático, un resultado del hecho de que la prostitución es bastante segura y organizada en los Países Bajos en comparación con países como los EE. UU. donde está penalizada y, por lo tanto, es bastante peligrosa.

Entonces no, no es cierto que la mayoría de las mujeres en el Barrio Rojo hagan este trabajo en contra de su voluntad. De hecho, muchas de nosotras elegimos hacer este trabajo, no porque fuera el trabajo de nuestros sueños, sino simplemente porque se gana un buen dinero. Para nosotras, este trabajo es un medio para un fin, una forma de lograr nuestro objetivo, no el objetivo en sí mismo. Entonces, si nos preguntan si nos encanta hacer este trabajo, la mayoría de nosotras contestaremos que no. Por supuesto que no, pero eso no significa que no hayamos elegido voluntariamente hacer esto. Para nosotras, la prostitución es una forma de lograr algo en la vida, de avanzar en la vida. Un medio de ahorrar dinero para nuestro futuro, para nuestras familias, para nuestros hijos. No es que lo hagamos para salir de la pobreza, sino porque es la forma más rápida de llegar a donde queremos llegar.

La prostitución para muchas prostitutas no es el trabajo soñado. Hacemos este trabajo porque nos ayuda a llegar a donde queremos llegar en la vida. Es el camino que tomamos para lograr nuestros objetivos y nuestros sueños. La prostitución nos ayuda a hacer nuestros sueños realidad. La prostitución es nuestro camino que elegimos voluntariamente, para que podamos alcanzar nuestras metas en la vida más rápido que lo que la mayoría de las personas pueden en su vida. No es porque nos veamos forzadas a este trabajo por algún proxeneta o amante. Esas cosas pasan, pero como muestran las estadísticas, estas son las excepciones, y no las mujeres que voluntariamente eligen hacer este trabajo.

Entonces, CDA, ChristenUnie y cualquier otro partido político u organización que afirme que muchas de nosotras estamos forzadas: ustedes no hablan por nosotras. Ustedes no se preocupan por nosotras. Son ustedes unos farsantes. Son unos mentirosos. Son unos manipuladores. ¡Ustedes solo están interesados en sus propias agendas políticas, y no les importa nada más! Si quieren escuchar la historia real, escuchen a otros partidos políticos como D66, Bij1 y Piratenpartij. Ésos son los únicos partidos políticos que realmente nos escucharon. Los otros solo fingen que se preocupan por nosotras.

Sexo y hermandad entre mujeres: cómo  funcionó la prostitución para las mujeres en el siglo XIX en Melbourne

 

Little Lonsdale Street en la década de 1870: una serie de burdeles se encontraban en el área conocida como ‘Little Lon’. Biblioteca Estatal de Nueva Gales del Sur.

 

13 de febrero de 2018

Autoras:

Sarah Hayes

Investigadora en Arqueología e Historia, Universidad La Trobe

 

Barbara Minchinton

Universidad La Trobe

 

El trabajo sexual era una de las principales formas en que las mujeres pobres podían obtener un ingreso razonable en el siglo XIX. Especialmente mujeres solteras con bebés. Pero no escuchamos a la gente decir “mi tatara-tatara-abuela era trabajadora sexual”. Tampoco es frecuente encontramos con estas mujeres en nuestros libros de historia. El estigma social desmiente la importancia que la prostitución tuvo en este período para proporcionar una vida independiente, e incluso una propiedad, a numerosas mujeres.

La prostitución a menudo se mezcla con el crimen y los tugurios en la imaginación histórica, pero no fue ilegal durante la fiebre del oro de Victoria (1). Sin embargo, los vecinos de los suburbios “respetables” se quejaron de que las mujeres bailaran en las calles o apareciesen sin gorro o lucieran sus enaguas, por lo que la policía trató de limitar a las trabajadoras sexuales a determinadas áreas.

“Estas mujeres deben vivir en algún lugar”, dijo la policía en el informe del superintendente de 1874, y ese “algún lugar” era el Little Londistrict en la esquina noreste de Melbourne CBD, donde las “chicas vestidas” estaban vestidas y vivían en los “burdeles”. bajo la supervisión de madames, y las menos caras callejeras llevaron a sus clientes a las “casas por horas” y a cabañas de madera en los callejones traseros.

Tal vez la habitante más famoso de esta zona fue Madame Brussels y su Bellevue-Villa, todavía conmemorada hoy con un bar del mismo nombre en Bourke Street.

La clientela venía de todas partes y era de todas las clases, pero la proximidad al enclave exclusivamente masculino del Parlamento y el Tesoro era una clara ventaja para estos lujosos burdeles. Sin embargo, a pesar de ser legales, las mujeres tenían que estar calladas o arriesgarse a ser arrestadas y encarceladas bajo las leyes contra el “comportamiento desordenado” y la “vagancia”.

El área ha sido excavada extensamente por una serie de proyectos arqueológicos en los últimos 30 años, y nuestra investigación intensiva reciente sobre los artefactos recuperados (que se llevó a cabo en el Museo Victoria y Heritage Victoria) está revelando muchas más cosas que habían desaparecido de la memoria sobre los burdeles y las mujeres que los poseían.

El burdel rápido de la Sra. Bond

El burdel propiedad de una tal señora Bond en la calle Lonsdale fue tan silencioso que nadie sabía que estaba allí hasta que los arqueólogos desenterraron su patio trasero en 1988. Los excavadores especularon con que el sitio había sido un burdel y nuestro trabajo con los artefactos lo confirmó.

Alicia Bond llegó a Little Lon desde Irlanda como viuda, pero con un esposo de facto que padecía tuberculosis. En 1862 tenía tres hijos pequeños que mantener, y cuando su hijo atacó a su esposo de facto, ella informó en el juicio que “no podía ver a sus hijos morir de hambre”.

Ella “al principio había trabajado de lavandera”, dijo al tribunal, “y luego tuvo que abrir un burdel para mantener a la familia”. Empezó alquilando a un burdel una cabaña en la calle trasera, y finalmente compró su propia casa en la calle principal y abrió una tienda de comestibles. Luego invirtió sus ganancias en comprar cabañas que alquiló a otras trabajadoras sexuales.

Esta tapadera fue muy efectiva y la única razón por la que sabemos que existió su burdel es porque los artefactos recuperados incluían una cantidad extraordinariamente grande de botellas (champán (77), licores

Botella de absenta recuperada del pozo de basura de la señora Bond (colección Museum Victoria) Bronwyn Woff

importados (4) y absenta (10)) entre la basura encontrada en su patio trasero , junto con más de 300 conchas de ostras. La evidencia arqueológica muestra que los melburnianos solían comer ostras en aquella época, pero parece que eran particularmente populares en los burdeles.

Tales artículos de lujo eran típicos de los burdeles de clase alta, donde la selección de los servicios de cena y los vasos proyectaban un estatus de clase media para crear un ambiente familiar y atraían a una clientela más rica que las cabañas de la calle trasera. El burdel de la señora Bond no llegaba a la clase del de Madame Brussels, pero tenía al menos ocho habitaciones y una fachada prominente en la calle Lonsdale.

La casa desordenada de Mary Williams

Al doblar la esquina y en una calle lateral, Mary Williams alquiló dos casitas muy básicas de dos habitaciones a la señora Bond. La basura arrojada a su pozo negro indica una clase muy diferente de burdel. Aquí no había botellas importadas de champagne o absenta, solo botellas de cerveza / vino (90), dos botellas de ginebra / schnapps, una botella de coñac y 165 conchas de ostras.

CC BY-ND

Mary vino de Irlanda mediante un breve matrimonio en Adelaide, pero en 1870, cuando todavía tenía veinte años, dejó el sur de Australia con George Williams y se plantó en Little Lon. En cuestión de meses, George estaba en prisión por robo y en 1872 Mary fue descrita por un policía como una “borrachina” que dirigía una de las casas más desordenadas de la calleja. Tuvo dos bebés mientras estuvo allí, pero ambos murieron en la infancia.

El burdel de Mary Williams sin duda atraía a clientes menos adinerados que los de la señora Bond y Madame Brussels, pero el trabajo sexual le proporcionó un mejor nivel de vida que el servicio doméstico o el trabajo en una fábrica.

Una comunidad de trabajadores

El trabajo sexual en el distrito de Little Lon estaba plagado de peligros, pero también tenía su lado positivo. Las mujeres trabajaban solas, con amigos o en burdeles dirigidos por madames (no por hombres). Había una comunidad de apoyo alrededor de las mujeres, que a menudo incluía parientes y taberneros, prestamistas, tiendas de comestibles y las modistas que frecuentaban.

Ambos caras de la moneda son evidentes en la historia de Mary Murray, que alquiló una de las casas de la Sra. Bond. Murió después de ser golpeada por un cliente, pero fue una amiga quien la llevó al hospital. Las mujeres dependían unas de otras y hay muchas otras historias de apoyo. Por ejemplo, cuando Mary Williams entró en trabajo de parto, fue atendida por una vecina.

Para algunas mujeres en esta época, el trabajo sexual era una cuestión de supervivencia, pero para otras era una forma de vida que ofrecía un excepcional nivel de ingresos e independencia. Los salarios para el tipo de trabajo doméstico disponible para las mujeres con hijos (como la Sra. Bond) eran extremadamente bajos, y aún más bajos para las chicas. En 1878, dos mujeres jóvenes que ganaban 12 chelines por semana como sirvientas domésticas le dijeron a un policía que su salario “no las llegaba para comprar zapatos”, y que ganaban más del trabajo callejero en sus noches libres.

Piedra sepulcral de la familia Bond, cementerio general de Melbourne. Barbara Minchinton

Después de la muerte de su esposo de facto, la Sra. Bond crió a sus tres hijos con los ingresos de su burdel. Al mismo tiempo, invirtió sus ganancias en propiedades, viviendo y administrando su supermercado / burdel en una casa, y alquilando otras a trabajadoras sexuales como Mary Williams y Mary Murray. Cuando la señora Bond murió, su cartera de propiedades habría sido la envidia de muchos.

Esta era de relativa independencia para las trabajadoras sexuales no duraría mucho. La idea de “respetabilidad” estaba creciendo y grupos como el Ejército de Salvación y las misiones de la iglesia consideraban que la prostitución era principalmente un problema moral más que económico.

Solicitar en la calle fue penalizado en 1891, y la Ley de Delitos Policiales de 1907 hizo ilegal que los propietarios y las madames se beneficiaran de la prostitución. Esto echó a los burdeles rápidos instantáneamente fuera del negocio e introdujo a Victoria en una era de chantajes y de mujeres trabajando bajo la vigilancia y el control de hombres.

 

¿Eres un académico con una idea para nuestra serie de historias sexuales? Por favor, si es así, ponte en contacto con suzy.freeman-greene@theconversation.edu.au .


1.- https://es.wikipedia.org/wiki/Fiebre_del_oro_de_Victoria

Las mentiras de los políticos sobre el Barrio Rojo de Amsterdam

 

Por Felicia Anna

10 de febrero de 2018

http://behindtheredlightdistrict.blogspot.com.es/2018/02/the-lies-of-politicians-about-red-light.html

 

 

Hace aproximadamente 4 años comencé a escribir este blog para combatir toda la desinformación y las mentiras difundidas en los medios de comunicación por políticos y formadores de opinión sobre la prostitución, la trata de personas y el Barrio Rojo de Amsterdam. Trabajar allí detrás de las ventanas, y ver a toda esa gente diciendo tonterías tan increíbles en la televisión, en el periódico o en otros medios, me revuelve el estómago. Especialmente porque la mayoría de las veces se dice que ‘esas mujeres de Europa del Este son las víctimas’, porque no pueden creer que alguien de Europa del Este vendría hasta aquí solo para hacer este trabajo como un trabajo, y no ser una víctima.

En los últimos 4 años intenté explicar la verdad a la gente. He estado trabajando aquí hace ahora 8 años, y las historias sobre que el Barrio Rojo es una especie de centro para la trata de personas son pura mierda. Sí, la trata de personas puede suceder, y algunas veces sucede. Pero cualquiera que diga que hay “cientos de mujeres” víctimas aquí, o que son violadas, o que son más del 50% o todas estas estadísticas, están mintiendo por su propia agenda oculta.

Ayer hubo otro buen ejemplo. Hubo un debate político en la televisión y también se publicó hoy un artículo con el líder del partido político cristiano holandés CDA, Sybrand Buma, donde afirmó que más de la mitad de las mujeres se ven obligadas a trabajar en las ventanas. Incluso afirmó que “si le preguntaras a esas mujeres, dirían que lo eligen voluntariamente, pero no es el caso”. En resumen, intenta silenciar nuestra voz y hablar por nosotras, proclamando que no importa lo que digamos, las personas no pueden confiar en nuestra palabra. Y esto viene de un político, ¿puedes creerlo? Esto también plantea la pregunta de cómo alguien podría descubrir que alguien es forzado si nunca se puede confiar en lo que dice una trabajadora sexual. ¿No funcionaría en ambos sentidos?

Continuó su argumento afirmando que el 60% de las mujeres provenían de Europa del Este, y declaró que “no vinieron con un billete de tren, sino que a menudo se ven atraídas por falsas promesas, sacadas de la cuneta en Budapest”. Como dije, lo que dicen es a menudo sobre chicas como nosotras de Europa del Este, lo cual es raro si lo piensas, porque tenemos más razones para hacer este trabajo, teniendo en cuenta la posición económica de nuestros países, que las mujeres de los Países Bajos, por ejemplo, de forma que este razonamiento no tiene sentido. Y también es divertido ver cuán mal informado está Buma, considerando el hecho de que menciona a Budapest como un ejemplo. No hay tantas chicas húngaras trabajando en el Barrio Rojo, mucho menos de Budapest. Pero cualquier cosa vale.

Este es un ejemplo perfectamente bueno de lo que es una mentira. Buma miente porque como cristiano se opone a la idea de la prostitución, y preferiría tenerla prohibida. Sus preocupaciones no son realmente sobre la trata de personas y la prostitución forzada, solo abusa de términos como la esclavitud moderna para su propia agenda política. Sí, lo sé, qué chocante, un político que dice una mentira para una agenda política, ¿quién lo hubiera pensado, verdad?

Ahora, por supuesto, no sorprende que un político de origen cristiano mienta sobre algo para lograr que se prohíba algo que entra en conflicto con su propia moral cristiana. Los cristianos han estado haciendo exactamente las mismas cosas sobre temas como la homosexualidad y el aborto. Los cristianos en los EE.UU., por ejemplo, reclamaron durante años (y tal vez incluso hoy) que la homosexualidad es una enfermedad. O que la homosexualidad es la causa del SIDA. Dicen este tipo de cosas, porque todo el mundo está en contra de las enfermedades y el SIDA, por lo que al usarlo como argumento, esperan convencer a la gente para que apoye su causa.

La razón por la que Buma no hace tales afirmaciones sobre la homosexualidad es porque la homosexualidad está demasiado aceptada en la sociedad holandesa. Eso dañaría más bien su carrera política y sería más probable que le hiciera perder votantes que no ganarlos. Pero la prostitución sigue siendo un debate que aún no se ha decidido, lo que se une al hecho de que, a diferencia de las personas homosexuales, las trabajadoras sexuales apenas hablan por sí mismas porque quieren proteger su privacidad. E incluso si hablamos, su argumento es que estaríamos mintiendo de todos modos, por lo que no se puede confiar en nada de lo que digamos. Por lo tanto, es como dispararles a los patos posados, es muy fácil de hacer, y como no hay hechos concretos y poco conocidos públicamente sobre la realidad de la prostitución, es fácil salirse con la suya.

Sin embargo, es bueno que hace un tiempo el Relator holandés sobre la trata de personas haya publicado un informe sobre la relación entre la trata de personas y la prostitución. En este informe también especifica cuántas sospechas hay, por ejemplo, de la policía, los funcionarios de la ciudad y los funcionarios que son parte de la lucha contra la trata de personas o tienen alguna relación con esto. ¿Y adivina qué? Especificaron cómo pueden surgir las sospechas de trata de personas por región y por prostitución. Entonces, ahora podemos buscar cuántas posibles víctimas realmente hay de acuerdo con las personas que informan de esto al gobierno.

En el informe “Prostitución y trata de personas” en la página 177, se especifica que en Amsterdam durante un período de 5 años desde 2011 hasta 2015, hubo 2 posibles víctimas en la prostitución de ventanas. No cientos, ni miles como un video de Stop The Traffik afirma, ni siquiera docenas. No, solo 2. ¡En 5 años! Eso significa una víctima cada 2,5 años. No 400 mujeres por día, como afirmó el alcalde anterior, ni cientos de mujeres al día, ni siquiera cientos de mujeres al mes o incluso al año.

Ahora sé que la gente comenzará a decir que la policía no lo ve todo. Pero, repito, no tienen que ver nada para informarlo, todo lo que necesitan es un presentimiento, no se requieren pruebas e incluso así solo podemos deducir dos posibles víctimas. Y créanme, revisan las cosas. Las estadísticas oficiales de la ciudad de Amsterdam muestran que hacen alrededor de 1.900 controles anuales en prostitución de ventanas solo en Amsterdam. Para poner eso en perspectiva, tenemos 290 ventanas en el Barrio Rojo.

Entonces dos posibles víctimas, eso no es 50%, diablos, eso ni siquiera es 10%. Tenemos una base diaria de alrededor de 400 trabajadoras sexuales que trabajan aquí, así que esto se aproxima más a un 0,10%. Ni siquiera un uno por ciento, sino una décima parte de eso. Y sí, alrededor del 60% de nosotras somos de Europa del Este. Pero el hecho de que vengamos de allí no significa que no hayamos elegido hacer este trabajo nosotras mismas. Es una pura mentira afirmar que la mayoría de nosotras fuimos traídas aquí con falsas promesas. De hecho, nunca conocí a una sola chica en el Barrio Rojo que no supiera para qué venía. Incluso las víctimas, y conozco algunas víctimas, incluso ellas sabían lo que vinieron a hacer aquí, y no tenían objeciones al respecto.

Porque al final, incluso para la mayoría de las víctimas, el problema no es el trabajo. Muy pocas chicas hacen este trabajo involuntariamente, a pesar del hecho de que a veces hay trata de personas. No tanto como la gente suele afirmar, como podéis ver, pero sucede a veces. Pero abolir la prostitución no es la solución a la trata de personas. Después de todo, si lo fuera, ¿cómo es que nunca proponen abolir otras profesiones donde existe la trata de personas, si es una solución tan buena?

No, Sybrand Buma es un mentiroso, al igual que Gert-Jan Segers, Lodewijk Asscher y muchos otros políticos y formadores de opinión que a menudo afirman que “quieren hacer algo contra la trata de personas”. No se trata de la trata de personas, no les importa luchar contra ella, es una estafa. Solo lo están usando para su propia agenda política. No tienes más que mirar mi blog, hay cerca de cuatro años de artículos valiosos con fuentes. Y no se trata de negar la trata de personas, no niego que la trata de personas exista. De hecho, escribí muchas cosas sobre cómo funciona la trata de personas en realidad, e incluso sobre cómo se podría reducir realmente la trata de personas en la prostitución. Pero también hay artículos sobre la realidad de trabajar detrás de las ventanas en el Barrio Rojo de Amsterdam, que es muy diferente de cómo Buma dice que es. Y yo debería saberlo, porque yo trabajo allí, y no él ni ninguno de los otros políticos que dicen tonterías sobre nosotras.

Cómo hacerse prostituta en Amsterdam

 

Por Felicia Anna

26 Abr 2017

http://behindtheredlightdistrict.blogspot.com.es/p/how-to-become-prostitute-heres-short.html

 

Aquí presento un breve plan paso a paso sobre cómo comenzar a trabajar en la prostitución en Amsterdam, en las ventanas.

  1. Tienes que tener un pasaporte europeo válido (EEA) o un permiso de residencia válido.
  2. Debes tener 21 años o más; en (algunas) otras ciudades de los Países Bajos,18 años o más.
  3. Necesitas tener residencia en los Países Bajos.
  4. Tienes que estar registrada en la ciudad holandesa en la que vivas. Esto se denomina registro GBA. Necesitarás este registro para el siguiente paso.
  5. Tendrás que abrir una cuenta bancaria. Esto es necesario para convertirte en una empresa por cuenta propia, por lo que debes hacer esto antes de pasar al siguiente paso. No se requiere una cuenta bancaria comercial, y también suele ser difícil de conseguir, ya que muchos bancos rechazan a las trabajadoras sexuales. Pero una cuenta bancaria personal es suficiente. Los bancos recomendados son ING y ABN AMRO, ya que son los que con mayor frecuencia aceptan trabajadoras sexuales. Rabobank es notorio por rechazar a las trabajadoras sexuales. Sin embargo, no te obligan a poner tus ganancias en tu cuenta bancaria.
  6. Tienes que abrir tu propia empresa autónoma (ZZP) en las Cámaras de Comercio Holandesas (Kamer van Koophandel). Para esto, necesitarás tu registro de GBA y una cuenta bancaria. Puedes registrar tu empresa bajo el término “prostitución”, pero es mejor registrarse bajo el término “servicios personales”, para evitar cualquier discriminación de personas o empresas en el futuro con respecto a tu trabajo.
  7. Ahora necesitas encontrar un burdel de ventanas en el que puedas trabajar. Los burdeles de ventanas son alquilados por los propietarios, o los operadores de burdeles como se les llama, que tienen un permiso para esto. La mejor manera de encontrar uno, es pasear por el Barrio Rojo, hasta que encuentres uno de los muchos letreros que los operadores de burdeles ponen con su número de teléfono. Llama al número de teléfono para concertar una cita con ellos para hacer una entrevista de admisión. Algunos operadores de burdeles de ventanas también tienen un sitio web; estos sitios web se enumeran más abajo.
  8. Lleva tu pasaporte, el registro de GBA y el de la Cámara de Comercio para la entrevista con el operador del burdel. Durante tu primera reunión con el operador del burdel, te harán una entrevista de admisión. La entrevista es para que los operadores del burdel comprueben que no estás explotada o coaccionada, y que eres lo suficientemente independiente como para hacer este trabajo.
  9. Una vez que se completa la entrevista, puedes comenzar a alquilar habitaciones al operador del burdel con el que realizaste la entrevista. Los precios de las habitaciones varían de 80 a 110 euros durante el día y de 130 a 200 euros durante la noche. Tienes que pagar la habitación por adelantado.

 

Empresas de alquiler de ventanas:

 

The Office 52

Oudezijds Achterburgwal 52

1012 DP Amsterdam

http://www.theoffice52rld.com

 

My Red Light

Oudezijds Achterburgwal 17

1012 DA Amsterdam

http://www.myredlight.nl

 

Carlos Dieke Verhuur (Área de Singel)

Spuistraat 15-19

1012 SP Amsterdam

http://www.carlosdiekeverhuur.com

 

Consejos:

Debido a que la prostitución es un trabajo legal en los Países Bajos, tienes que pagar impuestos. Como prostituta de ventana pagarás impuestos al igual que cualquier otra persona que trabaje por cuenta propia, lo que equivale a un 21% de impuestos sobre tus ingresos. Encuentra un buen tenedor de libros que pueda ayudarte con esto.

Trabajar detrás de las ventanas es una de las formas más independientes de trabajar en la prostitución. Como trabajas por cuenta propia, decides con quién trabajas, qué haces y cuándo trabajas.

No confíes en nadie más que en ti misma.

Si necesitas ayuda o tienes alguna pregunta que hacer, hay varias organizaciones que pueden ayudarte. Estos son:

 

PROUD – Unión Holandesa de Trabajadoras Sexuales

PROUD es una organización dirigida por trabajadoras sexuales, que ofrece información y ayuda para las trabajadoras sexuales.

(Ubicada en el Barrio Rojo)

Enge Kerksteeg 3

Ámsterdam

Número de teléfono: +31628445537

Sitio web: http://www.wijzijnproud.nl

Correo electrónico: info@wijzijnproud.nl

 

Prostitution Information Center (PIC)

El PIC es una organización que informa sobre la prostitución a cualquier persona que tenga curiosidad sobre ella.

(Ubicado en el Barrio Rojo)

Enge Kerksteeg 3

Ámsterdam

Sitio web: http://www.pic-amsterdam.com

 

P&G292

El P&G292 es una organización financiada por el gobierno cuyo objetivo es ayudar a las trabajadoras sexuales.

Nieuwezijds Voorburgwal 292

Ámsterdam

Sitio web: http://www.pg292.nl

Análisis comparativo entre la ley de prostitución de Nueva Zelanda y la de Cataluña

 

 

Introducción

 

Con algunos meses de diferencia, se aprobaron hace quince años en dos países situados en las antípodas (uno, Nueva Zelanda, y otro, la Comunidad Autónoma de Cataluña) sendas leyes, similares en cuanto a su objeto pero muy distintas en sus planteamientos y objetivos.

La Ley de Reforma de la Prostitución de Nueva Zelanda 2003 (1) y el Decreto217/2002, de 1 de agosto, por el que se regulan los locales de pública concurrencia donde se ejerce la prostitución (2) partieron de una situación y se dirigieron en un sentido completamente opuestos, como si la relativa posición geográfica se reflejara en la legislación.

En Nueva Zelanda, la Ley puso fin a la penalización de la prostitución y supuso la plena despenalización de ésta y el reconocimiento de la plenitud de derechos de las prostitutas. El Decreto del Govern catalán, por el contrario, se propuso regular/legalizar (3) la prostitución (despenalizada en España desde la reforma del Código Penal de 1995 (4)) en la medida limitada de sus competencias, recurriendo al subterfugio de usar la ley de espectáculos (5).

La despenalización de la prostitución que estableció la Ley de Nueva Zelanda fue el producto de quince años de lucha (6) del Colectivo de Prostitutas de Nueva Zelanda (NZPC, por su nombre en inglés) que culminaron con la presentación en 2000 ante el Parlamento neozelandés de un proyecto de ley que propuso la derogación de todas las leyes que regulaban las actividades sexuales clandestinas, allanando el camino para una industria sexual despenalizada en Nueva Zelanda. El objetivo declarado del proyecto de ley era despenalizar la prostitución y al hacerlo:

  • Salvaguardar los derechos humanos de las trabajadoras sexuales y protegerlas de la explotación
  • Promover el bienestar y la salud y la seguridad ocupacional de las trabajadoras sexuales
  • Crear un entorno propicio para la salud pública
  • Proteger a los menores contra la explotación en relación con la prostitución

El Decreto catalán, por su parte, tiene su origen en la reacción frente al “aumento de la práctica de la prostitución y especialmente del ejercicio de esta actividad por parte de personas que pueden encontrarse en la esfera de la exclusión social” que le llevó a   crear en 2001 “una Comisión con el objetivo de elaborar las propuestas necesarias con el fin de aportar un mayor grado de transparencia y control a la mencionada situación y, asimismo, estudiar, programar y coordinar las medidas necesarias para regular el ejercicio de la prostitución, desincentivar esta actividad y velar por el respeto de los derechos fundamentales de las personas que la ejercen.”

Este triple objetivo de “regular”, “desincentivar” y “velar por el respeto de los derechos fundamentales”, internamente contradictorio, llevó al Govern a presentar en el Parlamento de Cataluña una propuesta de resolución por la que se acordaba solicitar al Gobierno del Estado que adoptase tres proyectos de ley: uno de modificación del Código penal, otro para regular la prostitución y, un tercero, para modificar determinadas normas procesales.

Hasta aquí la correcta actuación del Gobierno de Cataluña en el marco de sus competencias: proponer al Gobierno del Estado una serie de reformas según su criterio. Pero sabiendo que legalmente no podía ir más allá, recurrió a  “las competencias exclusivas que la Generalidad tiene en materia de espectáculos concretadas por la Ley del Parlamento de Cataluña 10/1990, de 15 de junio, sobre policía del espectáculo, las actividades recreativas y los establecimientos públicos”, ley cuyo objetivo es “preservar el orden público, garantizar la seguridad y la higiene de los locales, evitar molestias a terceros, defender los derechos y la seguridad de la ciudadanía y proteger a las personas menores de edad.”

¿Qué relación tienen los objetivos de la ley de espectáculos con los del Govern de “regular, desincentivar y velar por los derechos fundamentales de las prostitutas”? Obviamente, ninguna. Pero por el contenido del Decreto que más adelante analizaremos, veremos cómo esos objetivos reguladores/abolicionistas se adaptaron a los términos de la ley de espectáculos convirtiendo a las prostitutas en unos elementos más de las instalaciones de esos “locales de espectáculos”, en objetos de funcionamiento regulado para beneficio de terceros a expensas de sus derechos humanos.

Propósito de la ley

Nueva Zelanda:

El objetivo de esta ley es despenalizar la prostitución (sin apoyar o sancionar moralmente la prostitución o su uso) y crear un marco que

  • salvaguarde los derechos humanos de las personas que ejercen el trabajo sexual y las proteja de la explotación
  • promueva el bienestar y la salud y seguridad ocupacional de las trabajadoras sexuales
  • sea propicio para la salud pública
  • prohíba el uso en la prostitución de personas menores de 18 años
  • implemente ciertas otras reformas relacionadas

Cataluña:

Este Decreto tiene por objeto establecer los requisitos y las condiciones que deben reunir los locales de pública concurrencia donde se ejerce la prostitución, así como los reservados anexos donde se desarrolla la prestación de servicios de naturaleza sexual, y establecer las limitaciones y las prohibiciones inherentes a este tipo de establecimientos.

Comentario: a la vista está el diferente objetivo de ambas leyes, centrada la de Nueva Zelanda en las personas y sus derechos y la de Cataluña en los locales y establecimientos. Aunque como hemos visto, el auténtico objetivo del gobierno catalán son también las personas y sus derechos y no en el mismo sentido precisamente que los neozelandeses.

Interpretación y concepto 

Nueva Zelanda: 

En esta Ley, a menos que el contexto requiera lo contrario, –

burdel significa cualquier local mantenido o utilizado habitualmente para propósitos de prostitución; pero no incluye las instalaciones en las que normalmente se ofrece alojamiento con carácter comercial si la prostitución se produce en virtud de un acuerdo iniciado en otro lugar

negocios de prostitución significa una empresa que proporcione u organice la provisión de servicios sexuales comerciales

servicios sexuales comerciales significa servicios sexuales que-

involucren la participación física de una persona en actos sexuales con otra persona y para su gratificación;

y se proporcionen por un pago u otra recompensa (independientemente de si la recompensa se otorga a la persona que proporciona los servicios o a otra persona)

operador, en relación con un negocio de prostitución, significa una persona que, ya sea solo o con otros, posee, opera, controla o administra el negocio; e incluye (sin limitación) a cualquier persona que: determina-

  • cuándo o dónde trabajará una trabajadora sexual individual; o
  • las condiciones en que trabajan las personas que ejercen el trabajo sexual en el negocio; o
  • la cantidad de dinero, o proporción de una cantidad de dinero, que una trabajadora sexual recibe como pago por la prostitución

pequeño burdel operado por el propietario significa un burdel-

  • en el cual trabajan no más de 4 trabajadoras sexuales;
  • y donde cada una de esas trabajadoras sexuales tiene control sobre sus ganancias individuales de la prostitución llevada a cabo en el burdel
  • una trabajadora sexual que trabaja en un pequeño burdel operado por sus dueños no es un operador de ese negocio de prostitución, y, para los fines de esta Ley, un pequeño burdel operado por sus dueños no tiene un operador .

Contrato para la provisión de servicios sexuales comerciales no nulo:  Ningún contrato para la provisión u organización de la provisión de servicios sexuales comerciales es ilegal o nulo en téminos de políticas públicas u otros motivos similares.

Cataluña:

A efectos de este Decreto, se considera prestación de servicios de naturaleza sexual, la actividad ejercida de manera libre e independiente por el prestador o la prestadora del servicio con otras personas, a cambio de una contraprestación económica, y bajo su propia responsabilidad , sin que haya ningún vínculo de subordinación en lo que respecta a la elección de la actividad, llevada a cabo en reservados anexos a las dependencias principales de determinados locales de pública concurrencia.

Comentario: En Nueva Zelanda si se consideran y enumeran las condiciones de subordinación de la trabajadora sexual respecto al empresario, similares en general a las mismas condiciones existentes en cualquier empresa. Pero dejando bien clara la existencia de un contrato, que debe entenderse como un contrato de trabajo, libremente pactado entre trabajadora y empresario. Es decir, el trabajo sexual se considera trabajo sometido a las mismas condiciones generales que cualquier otro trabajo.

Por el contrario, el decreto de Cataluña se limita a declarar la no subordinación en lo que respecta a la elección de la actividad, cosa obvia, ya que si no se trataría de prostitución forzada, pero evita hacer referencia a cualquier otro tipo de subordinación, cuando es evidente que sí existe esa subordinación, de tipo laboral, entre empresario y trabajadora. Pero al no existir la posibilidad de contrato de trabajo, al haber declarado reiteradamente los tribunales que un contrato tal sería nulo por ser su objeto indigno, inmoral, ilegítimo, ilícito… (aquí las distintas sentencias hacen gala de su creatividad). De esta forma, el Decreto legitima una subordinación al margen de toda ley, abierta a cualquier arbitrariedad, al tratarse de un “contrato” en el que una de las partes ha sido desprovista de toda capacidad de decisión, de toda dignidad.

Requisitos de salud y seguridad 

Nueva Zelanda:

Todo operador de una empresa de prostitución debe:

  • tomar todas las medidas razonables para garantizar que ninguna trabajadora sexual proporcione servicios sexuales comerciales a menos que se use una funda profiláctica y adoptar todas las medidas razonables para dar información de salud a las personas que ejercen el trabajo sexual y a los clientes
  • (…) y no declarar ni dar a entender que un examen médico de una trabajadora sexual significa que la trabajadora sexual no está infectada o, por el contrario, es probable que esté infectada con una infección de transmisión sexual

Una persona que proporciona o recibe servicios sexuales comerciales debe adoptar todas las demás medidas razonables para minimizar el riesgo de adquirir o transmitir infecciones de transmisión sexual.

Una trabajadora sexual trabaja en el marco de la Ley de salud y seguridad en el trabajo de 2015, mientras proporcione servicios sexuales comerciales.

Cataluña:

  • 12.1 Las personas titulares de los locales de pública concurrencia sometidos a este Decreto deben garantizar que las personas que presten servicios de naturaleza sexual estén sujetos a las medidas de control sanitario de tipo preventivo y asistencial contenidas en los programas de atención dirigidos a la prevención de las enfermedades de transmisión sexual.
  • 12.2 En los locales sometidos a lo dispuesto en este Decreto se deberá garantizar a todas las personas usuarias el acceso a preservativos, debidamente homologados y con fecha de caducidad vigente, que se podrán entregar personalmente o bien mediante máquinas expendedoras.
  • 12.3 En el interior de los locales deberá fijar, en un lugar perfectamente visible para las personas usuarias, un rótulo advirtiendo que el uso de preservativo es la medida más eficaz para prevenir las enfermedades de transmisión sexual, incluido el sida.

Comentario:

Es evidente en este apartado la diferencia de enfoque entre Nueva Zelanda y Cataluña. En Nueva Zelanda, la responsabilidad del empresario se limita a tomar todas las medidas razonables para que las trabajadoras utlicen el preservativo (como, por supuesto, proporcionarlo en todo momento) y dar información de salud a trabajadoras y clientes.

No existe ninguna obligación para las trabajadoras —y menos aún para el empresario, ya que eso supondría imponerle la obligación de actuar coactivamente contra el derecho al propio cuerpo y a la intimidad de las trabajadoras, como veremos a continuación que es el caso de Cataluña— de realizarse ningún tipo de control de salud, analítico o de otro tipo. Tanto ella como el cliente “deben adoptar todas las demás medidas razonables para minimizar el riesgo de adquirir o transmitir infecciones de transmisión sexual”. Lo que unido a la obligación que establece la ley, tanto para la trabajadora como para el empresario, de mantener oculto en todo momento el estado sanitario de la trabajadora en cuanto a probable enfermedad de transmisión sexual, y al hecho de que la trabajadora sexual trabaja en el marco de la Ley de salud y seguridad en el trabajo de 2015, constituye total garantía de respeto a los derechos fundamentales de las trabajadoras sexuales a la dignidad, al control sobre el propio cuerpo y a la intimidad.

En sentido totalmente contrario se manifiesta el Decreto de Cataluña. Al obligar a los empresarios a garantizar el control sanitario de las prostitutas, les está obligando a actuar coactivamente contra las trabajadoras en contra de su derecho al control del propio cuerpo y a la intimidad: su derecho al control del propio cuerpo en la medida en que una analítica supone una práctica invasiva, y en contra del derecho a la intimidad, porque va implícito en esa actuación el uso de dicha información sanitaria privada sin consentimiento de las interesadas. Este artículo del Decreto debería ser suficiente por sí mismo para que todo el decreto sea considerado jurídicamente nulo. Incluso la supuesta “obligación” es una falacia jurídica, pues nadie está obligado a delinquir.

Como dice la Ley reguladora de la autonomía del paciente (7):

  1. La dignidad de la persona humana, el respeto a la autonomía de su voluntad y a su intimidad orientarán toda la actividad encaminada a obtener, utilizar, archivar, custodiar y transmitir la información y la documentación clínica.
  2. Toda actuación en el ámbito de la sanidad requiere, con carácter general, el previo consentimiento de los pacientes o usuarios. El consentimiento, que debe obtenerse después de que el paciente reciba una información adecuada, se hará por escrito en los supuestos previstos en la Ley.

Una prueba indirecta del carácter ilegal de este artículo del Decreto puede ser el hecho de que cuando un juez del Tribunal Supremo tuvo que sentenciar (8) en 2010 sobre la legalidad de la ORDEN PRE/335/2003, de 14 de julio, por la que se aprueba la ordenanza municipal tipo sobre los locales de pública concurrencia donde se ejerce la prostitución, y por ende del mismo decreto 217/2002 del que estamos hablando, ignoró este artículo (presente en ambos) mientras analizaba prolijamente los restantes. Una ignorancia de ese tipo en un juez del Tribunal Supremo solo puede ser intencionada; y aunque no podemos adivinar sus intenciones, tampoco debemos dudar de que el juez sabía que si “reparaba” en dicho artículo, debería declarar nulos la Orden y el Decreto, por inconstitucionales.

Certificados de operador

Nueva Zelanda:

Todo operador de una empresa de prostitución debe tener un certificado.

Descalificación para poseer un certificado

Una persona está descalificada para obtener un certificado si ha sido condenada en cualquier momento por cualquiera de los delitos descalificadores establecidos en la subsección (2), o ha sido condenada por un intento de cometer tal delito, de conspiración para cometer cualquier tal delito, o de ser un cómplice del delito. Los delitos descalificadores son los siguientes:

  • un delito que sea punible con 2 o más años de prisión
  • participación en un grupo delictivo organizado
  • crímenes sexuales
  • asesinato, homicidio, asalto y secuestro
  • robo, extorsión y robo
  • lavado de dinero
  • uso indebido de drogas

Cataluña:

El decreto catalán no establece ningún requisito personal para que una persona obtenga licencia para abrir y regentar un burdel.

Esto quiere decir que puede ser propietario y gestor de un burdel de acuerdo al Decreto una persona con antecedentes penales por cualquiera de estos delitos: participación en un grupo delictivo organizado, crímenes sexuales, asesinato, homicidio, asalto, secuestro, robo, extorsión, lavado de dinero o uso indebido de drogas.

Ese desvelo por “el respeto de los derechos fundamentales de las personas que ejercen la prostitución” de que hace gala el Govern en su declaración de intenciones no le impide poner a las prostitutas, —en situación de indefensión al carecer de todo tipo de derechos laborales e incluso de su derecho a la integridad física y a la intimidad por lo que respecta a las pruebas analíticas— en manos de cualquier individuo que decida invertir en el negocio de la explotación de la prostitución ajena sin ningún control de sus antecedentes penales.

Conclusión

Hace quince años, con una diferencia de meses entre una y otra, se aprobaron sendas leyes relativas a la prostitución en Nueva Zelanda y Cataluña.

Ambas leyes se ceñían a la regulación de los prostíbulos, pero partiendo de situaciones y objetivos absolutamente opuestos:

  • la Ley de Reforma de la Prostitución se convirtió en la única ley relativa a la prostitución de Nueva Zelanda y su objetivo fue regular/legalizar a los proxenetas, con la finalidad de proteger a las prostitutas de la explotación. Así se completó la plena despenalización de la prostitución con una ley protectora de las trabajadoras sexuales frente a abusos de terceros.
  • el Decreto 217/2002 del Gobierno catalán, por el contrario, partía de la intención de terminar con la despenalización de la prostitución en España y —ante la limitación de sus competencias en ese sentido— recurrió al subterfugio de usar la Ley de espectáculos para regular a las prostitutas al tiempo que mantenía la desregulación de los proxenetas, creando el marco propicio para la sobreexplotación de las mujeres, sometidas a condiciones laborales de semiesclavitud al estar privadas de todo tipo de derecho laboral e incluso del derecho a la integridad física y a la intimidad en lo referente a los controles analíticos. Al tiempo que sancionaba esta degradación de las trabajadoras sexuales, el Decreto buscaba blindar la despenalización de los proxenetas ante posibles cambios legislativos, como así ocurrió pocos meses después, permitiendo la perpetuación de su multimillonario modelo de negocio semiesclavista.

 

Han pasado quince años, y todas los estudios comprueban que tras la despenalización han mejorado la vida y las condiciones de trabajo de las prostitutas de Nueva Zelanda (9) mientras que, por el contrario, en España, las noticias que se filtran de esos reductos secretos llamados clubs revelan una realidad próxima a la de las antiguas haciendas negreras (10).

No podemos confiar las prostitutas en una sociedad hipócrita que se rompe las vestiduras ante la “indignidad” de la prostitución al mismo tiempo que se lucra de todas las formas posibles de las mujeres más vulnerables (y luchadoras) de esa misma sociedad.

Desprovistas de nuestra plena naturaleza humana mediante el mismo proceso ideológico por el que se privó de su plena naturaleza humana a los esclavos negros, las prostitutas somos la piedra maestra de toda esta construcción llamada “democracia constitucional”.

Mientras no se nos devuelva la integridad de nuestros derechos humanos/fundamentales/constitucionales, ese grandioso edificio no es más que la vieja cárcel franquista blanqueada como los antiguos sepulcros farisaicos.

El movimiento de liberación de las trabajadoras sexuales debe plantearse entre sus tareas urgentes la derogación del infame Decreto 217/2002, de 1 de agosto, de la Generalidad de Cataluña, y la aprobación por las Cortes Generales de una ley de regulación de los burdeles y de protección de las prostitutas similar a la Ley de Reforma de la Prostitución de Nueva Zelanda.

 


1.- https://elestantedelaciti.wordpress.com/2017/12/03/ley-de-reforma-de-la-prostitucion-2003-nueva-zelanda/

2.- https://elestantedelaciti.wordpress.com/2018/01/20/decreto-regulador-de-los-burdeles-de-cataluna-217-2002-de-1-de-agosto/

y la ORDEN PRE/335/2003, de 14 de julio, por la que se aprueba la ordenanza municipal tipo sobre los locales de pública concurrencia donde se ejerce la prostitución

https://elestantedelaciti.wordpress.com/2018/01/22/diario-oficial-de-cataluna-orden-pre-335-2003-de-14-de-julio-por-la-que-se-aprueba-la-ordenanza-municipal-tipo-sobre-los-locales-de-publica-concurrencia-donde-se-ejerce-la-prostitucion/

“Cataluña de convierte en la primera comunidad que regula los prostíbulos”

https://elpais.com/diario/2002/08/02/sociedad/1028239201_850215.html 

3.- https://elestantedelaciti.wordpress.com/2015/10/22/legalizar-lo-que-no-es-ilegal-significa-penalizar-lo-que-es-alegal/

4.- El Código Penal de 1995 despenalizó el entorno de la prostitución voluntaria entre adultos, orientando la tutela penal a la salvaguardia exclusiva de la libertad sexual y despojando a la regulación punitiva de la influencia de ciertas concepciones moralistas que ni siquiera son hoy en día socialmente mayoritarias.”

https://elestantedelaciti.wordpress.com/2016/12/27/manifiesto-a-favor-y-propuesta-de-regulacion-del-trabajo-sexual-en-espana/

“El Código Penal de 1995 abandona la corriente abolicionista y reduce los tipos delictivos en relación a la prostitución: el artículo 187.1 Cp castiga al que «induzca, promueva, favorezca o facilite la prostitución de una persona menor de edad o incapaz» y «la determinación a que alguien ejerza la pros­titución a través de coacción, engaño o abuso de una situación de necesidad o superioridad». Por su parte, el artículo 188 Cp castiga a quien «determine, coactivamente, mediante engaño o abusando de una situación de necesidad o superioridad, a persona mayor de edad a ejercer la prostitución o a man­tenerse en ella…», y a quienes lo hagan «prevaliéndose de una condición de autoridad pública, agente de éste o funcionario público».

“Despenaliza la prostitución voluntaria, el rufianismo y las diversas formas de proxenetismo no viciado por coacción. Al amparo de este código se dictaron reglamentos que permitían la prostitución por cuenta ajena, como la Ordenanza Local sobre establecimientos públicos destinados a la prostitución, de 12 de mayo de 1999 en el Ayuntamiento de Bilbao o el Decreto 217/2002, de 1 de agosto por el que se regulan los Locales de pública concurrencia donde se ejerce la prostitución de la Generalitat de Cataluña. A raíz de esta legislación penal se abre el debate sobre una supuesta liberalización de la prostitución por cuenta ajena, la realizada en clubes o locales de alterne.”

https://elestantedelaciti.wordpress.com/2017/10/12/constitucion-espanola-estado-social-y-derechos-de-las-mujeres-que-ejercen-la-prostitucion/

5.- https://diario-oficial-generalitat-catalunya.vlex.es/vid/policia-espectaculo-establecimientos-38928886

6.- https://elestantedelaciti.wordpress.com/2017/11/25/asi-se-aprobo-la-ley-de-prostitucion-de-nueva-zelanda/

https://elestantedelaciti.wordpress.com/2018/01/14/catherine-healy-con-la-despenalizacion-las-condiciones-de-vida-y-trabajo-de-las-trabajadoras-sexuales-de-nueva-zelanda-han-mejorado/

7.- Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.

https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2002-22188

8.- Tribunal Supremo (Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 6ª). Sentencia de 22 abril 2010

http://notin.es/wp-content/uploads/2010/10/STS-24-Abril-2010.pdf

Gloria Poyatos Matas: “La Administración y los prostíbulos”

http://www.eldiario.es/zonacritica/administracion-prostibulos_6_230686936.html

9.- https://elestantedelaciti.wordpress.com/2018/01/14/catherine-healy-con-la-despenalizacion-las-condiciones-de-vida-y-trabajo-de-las-trabajadoras-sexuales-de-nueva-zelanda-han-mejorado/

10.- https://elestantedelaciti.wordpress.com/2017/03/03/rebelion-en-el-burdel-evelyn-la-prostituta-atrincherada-en-su-habitacion-porque-quieren-despedirla/

Hace 100 años, trabajadoras sexuales marcharon por sus derechos en San Francisco

Dirigidas por “madames”, más de 200 mujeres entraron en una iglesia de Tenderloin para protestar contra los cierres de burdeles.

Prostitutas descienden a la Iglesia Metodista Central el 25 de enero de 1917 para protestar por la inminente represión contra los burdeles en toda la ciudad.

https://www.modernluxury.com/san-francisco/story/100-years-ago-today-sex-workers-marched-their-rights-san-francisco

En la mañana del 25 de enero de 1917, el reverendo Paul Smith, un cruzado contra el vicio, abrió la puerta de la Iglesia Central Metodista en el Tenderloin, sorprendido de encontrar a 50 prostitutas que llamaban. Y las mujeres seguían viniendo, hasta que llegaron a más de 200. En la fotografía que publicaba el Boletín de esa noche, parecían señoras formales que iban a la iglesia, con sombreros, abrigos largos y tacones bajos. Se trataba de una inusual campaña pública de “mujeres del inframundo” -como decía el titular de la noche en el Boletín- que habían venido a hablar en contra de la represión de los burdeles planeada para el Día de San Valentín. En un discurso dirigido a Smith, una señora llamada Reggie Gamble proclamó: “Casi todas estas mujeres son madres, o tienen a alguien dependiendo de ellas. Son impulsadas a esta vida por las condiciones económicas. . . . No haces nada bueno atacándonos. ¿Por qué no atacas esas condiciones?”

Esta noche, para conmemorar el centenario de la marcha, las trabajadoras del sexo y sus partidarios marcharán desde el Museo de Tenderloin hasta la ubicación de la iglesia, O’Farrell y Leavenworth Streets, que ahora es el sitio de una tienda de licores. Un siglo más tarde, “todavía no existe tal cosa como la aceptación de los derechos de las trabajadoras sexuales”, dice Ivy Anderson, quien es la editora, con Devon Angus, del libro Alice: Memoirs of a Barbary Coast Prostitute. Anderson y Angus darán inicio a la noche en el Museo Tenderloin con una charla sobre la historia del trabajo sexual en San Francisco desde la fiebre del oro hasta 1917. Después, cuando los manifestantes lleguen a la iglesia, la educadora sexual y la defensora de los derechos iguales, Carol Queen, leerá El discurso de Madame Gamble en 1917.

Gamble, por supuesto, no consiguió persuadir al reverendo para que retrocediera. El día de San Valentín, la policía descendió a los burdeles de la ciudad -que estaban concentrados en la costa de Barbary- y los desalojó uno por uno. “Fueron de puerta en puerta a todos los burdeles y simplemente arrastraron fuera a las mujeres, cerraron los edificios y encerraron todas sus pertenencias”, dice Anderson. “El resultado principal no fue que la prostitución desapareció; sólo se trasladó a otra parte, a una clandestinidad más peligrosa “.

Para las prostitutas que habían perdido sus lugares de trabajo, esto era mucho más una batalla laboral que moral. Los salarios para las mujeres solteras en trabajos legítimos -digamos, como doméstica, una lavandera, una secretaria o una estenógrafa- alcanzaban los $ 6 por semana, dice Angus. “En el dinero de hoy, eso equivale a alrededor de $ 2 por hora, por 10 horas al día, seis días a la semana”, dice. La expectativa era que no se suponía que fueras una mujer soltera. Se suponía que su salario se sumaba a los de una familia, no que era el de una familia “.

La marcha fue el primer reflejo de lo que eventualmente se convirtió en el

“200 Mujeres del Inframundo discuten con el Reverendo Smith en la iglesia”, dice el titular del Boletín el día de la marcha

movimiento por los derechos de las trabajadoras sexuales. “A principios de los años 70 se ve la primera forma de organización de derechos de las trabajadoras del sexo, COYOTE, que se llamaba “Call of Your Old Tired Ethics”, dice Anderson. Desde 1917, lo principal que ha cambiado -sin tener derechos reales ganados- es la visibilidad de un movimiento por los derechos de las trabajadoras del sexo. Y COYOTE fue, apropiadamente, una creación de San Francisco. Anderson llama a la marcha de 1917 una “acción exclusivamente de San Francisco”: “Había prostitución en todo el país, sin embargo San Francisco es el lugar donde se ve un grupo organizado de trabajadoras sexuales tratando de organizarse por sus derechos”.

“¡Soy prostituta y lo reivindico!”

 

Por Joëlle Smets

Publicado el 24/01/2018

http://soirmag.lesoir.be/133216/article/2018-01-24/je-suis-une-prostituee-et-je-le-revendique#

 

Después de haber estado “en la ventana” durante 40 años, Sonia Verstappen aboga por la independencia y la libertad de las trabajadoras sexuales.

Sonia Verstappen no le teme a las palabras ni al qué dirán. A la edad de 65 años, esta exprostituta es miembro de la UTSOPI (Unión de Trabajadoras Sexuales por la Independencia), un colectivo que busca crear un espacio de debate para las trabajadoras y los trabajadores del sexo en Bélgica y representarlos a todas y todos para conseguir un cambio legislativo en el país(1). Entre dos reuniones y dos cigarrillos, la mirada clara y el lenguaje franco, la bella Sonia nos cuenta sobre su vida en su casa en Wezembeek-Oppem, sus 40 años en el escaparate, sus clientes, su formación como antropóloga … y su reciente matrimonio, su hijo y sus nietos.

¿Cómo se convierte una en prostituta?

Por casualidad. Tenía 21 años. Fui a buscar a mi novio a casa de su madre, que tenía un burdel en la Gare du Nord de Bruselas, con chicas en ventana. Eso hizo que me dieran ganas de convertirme en prostituta. Mi novio me pidió que eligiera entre él y aquel trabajo. ¡Escogí ser puta! Yo había seguido cursos de mecanografía y hecho algo de secretariado; había trabajado también en un restaurante, pero preferí estar en la ventana. He estado durante 40 años. Me encantaba la libertad, el dinero y los hombres que la prostitución me ofrecía. Tal vez ese trabajo también me agradó porque yo era rebelde. Soy una niña de mayo del 68 y no vivo a las órdenes de la sociedad.

¿Su familia aceptó fácilmente este “trabajo”?

Vengo de un entorno católico de clase media y cuando mi madre lo supo, no se puso nada contenta… En cuanto a mi padre, estaba ausente, y mi padrastro era un personaje falso. De joven, no he tenido una gran figura masculina. Fueron mis clientes quienes me enseñaron a amar a los hombres y descubrir cuán geniales, amables y atentos pueden ser.

¿La prostitución es un trabajo como cualquier otro?

¿Por qué no habría de serlo? Mi trabajo no es más escandaloso que el de un comerciante de Monsanto. Trabajo con mi cuerpo como muchos otros trabajadores y no considero que mi sexo sea más sagrado que otras partes del mismo. Ya sabes, hay mucho más que lo físico cuando acudes a una puta. Hay un espacio para el habla, como en el psiquiatra. Antes o después del pase, mis clientes me hablaban de todo lo que no iba bien en su vida, tanto en el trabajo como en la vida privada.

“Amaba la libertad, el dinero y los hombres.”

 

¿No has tenido la impresión de ser un objeto?

Absolutamente no. Me definí como “sujeto” y mis clientes lo entendieron muy bien. Nunca me han faltado el respeto, me han hablado con desdén o me han pegado. Siempre elegí a los hombres que recibía y establecí mis límites. No besaba y el sado-maso no me interesó. Nunca he ido a comer con un cliente y nunca me he ido de vacaciones con ninguno de ellos aunque me lo han propuesto a menudo. Me sentía protegida por el burdel. Era allí y sólo allí que yo era puta. ¡Fuera de aquel lugar, yo soy Sonia!

¿Por qué no besar?

¡Para besar hace falta tener deseo! Cuando lo hago, salgo del contrato, que es “técnico”. Pero a algunos clientes sí besé. Igual que a algunos hombres les dije: “La próxima vez que vuelvas ya no tendrás que pagar”. Llevo año y medio casada con un amigo de hace mucho tiempo que se quedó viudo, pero todos mis compañeros anteriores fueron antiguos clientes. Entonces se daban cuenta de todas las diferencias que había entre lo que hacía como puta y lo que hacía como amiga. En el trabajo, soy yo la que cuido del cliente para que sea él el que disfrute —es algo muy técnico y al mismo tiempo muy personal— mientras que en la intimidad del amor, estamos en el terreno de las relaciones, de las emociones y de dejarnos ir. El amor siempre se hace entre dos.

¿Este trabajo no te hizo perder la esperanza de encontrar amor?

¡No! No me ha privado de ninguna ternura. Por el contrario, me di cuenta de que los hombres son frágiles. Tienen que hacer un papel que la sociedad les impone. Deben ser fuertes, pero son niños.

Paraste a los 60 años…

Lo dejé por muchas razones: mi contrato de alquiler terminó, mi madre no estaba bien y descubrí que yo tenía cáncer. Luché contra él, diciéndome que representaba el abolicionismo —el movimiento que quiere hacer desaparecer la prostitución— y que yo era más fuerte que él.

¿Te hiciste activista?

Hace unos años, me contentaba con contar mi vida cuando me lo preguntaban, pero hoy me he vuelto activista de la prostitución libremente escogida porque el movimiento abolicionista está cobrando impulso. Del mismo modo, un cierto feminismo apoya el movimiento contra el sexo. ¡Imagina que una feminista como Claudine Legardinier dijo durante un debate en Schaerbeek que el deseo femenino era una invención del patriarcado para hacer que las mujeres estuvieran disponibles! Todo esto hace que me haya convertido en activista y portavoz de las trabajadoras y los trabajadores sexuales. La prostitución es polimorfa, hoy existen tantas realidades en la prostitución como mujeres u hombres que la ejercen. Lo peor es amalgamar todas las formas de prostitución.

También has estudiado antropología. ¿Por qué ?

A la edad de 55 años, hice estudios universitarios en salud mental en la UCL y mis profesores me pidieron que hiciera un máster en antropología. Intelectualmente, me ha resultado muy divertido. Fue fascinante pero no hago uso de esa formación.

Algunos dicen que la prostitución, al hacer de las mujeres un objeto, participa del acoso tan denunciado hoy. ¿Qué piensas de eso?

Que no tiene nada que ver. En países donde la prostitución está prohibida, no hay menos acosadores. Las prostitutas son mujeres como cualquier otra y nuestros clientes son hombres como cualquier otro. He conocido a maridos que venían a verme porque sus esposas ya no querían hacer el amor, chicos guapos que querían que alguien les cuidara, hombres feos que no tenían acceso al sexo, hombres solteros que simplemente necesitaban ser tocados para sentir que existían.

¿Los hombres no son cerdos como puede hacer creer el hashtag “balancetonporc”?

¡No! Los hombres hacen lo que pueden; como todo el mundo, por otra parte. Hoy, la palabra de las mujeres acosadas se libera, y eso está muy bien, ¡pero no es necesario que las relaciones entre los hombres y las mujeres no se dirijan hacia la guerra! Ellas tienen que ser tranquilas mejor que violentas. Creer que todos los hombres son cerdos es tan estúpido como decir que todas las mujeres son putas, excepto mi madre.


 

1.- https://www.facebook.com/pg/utsopi/about/?ref=page_internal