El 2 de junio o “las mujeres alegres en la casa del señor”

Con motivo del Día internacional de las trabajadoras del sexo, la autora ofrece una reflexión sobre el origen de la autoorganización y lucha contra el acoso policial y la estigmatización social de las mujeres que ejercen la prostitución

 

 

Por LIVIA MOTTERLE

2 de junio de 2017

https://www.academia.edu/34140675/El_2_de_juny_o_les_dones_alegres_a_la_casa_del_senyor_

 

El 2 de junio de 1975, más de cien trabajadoras sexuales ocuparon la iglesia Saint-Nizier en la localidad francesa de Lyon ante la vergonzosa negativa del Gobierno a entablar diálogo con ellas. El objetivo de la ocupación era visualizar su situación de vulnerabilidad debida a los abusos continuados por parte de la policía, como por ejemplo, multas y encarcelamientos. Chicas alegres en la casa del señor fue el título de un texto enviado a la prensa donde ellas mismas explicaban esta acción pacífica que se propagó, inesperadamente, a otras ciudades francesas. El colectivo de prostitutas que se gestó en la iglesia Saint-Nizier fue un referente histórico para todas las organizaciones de trabajadoras sexuales posteriores. Como decía Ulla, una de las líderes: “Esperamos nuestra libertad como mujeres tal como somos, y no como queréis que seamos para tranquilizar vuestra conciencia (…). No temáis, esta liberación no supondrá automáticamente una proliferación de prostitutas a no ser que nosotras, las mujeres, seamos las únicas reprimidas por el miedo a la policía.” Desde aquel momento, el 2 de junio se ha convertido en el Día internacional de las trabajadoras del sexo. Manifestaciones, charlas, performances y cualquier tipo de acciones reivindicativas, visten de lucha muchas ciudades del mundo con el objetivo de reivindicar los derechos de un colectivo de personas que, a pesar del profundo estigma que la hipocresía del patriarcado y la misericordia de tantas instituciones imprimen en sus cuerpos, sigue luchando con orgullo y alegría.

Contrariamente a lo que sigue siendo una creencia colectiva, el enemigo más peligroso de las trabajadoras del sexo no son sus clientes (y sus clientas), sino ciertas instituciones (públicas o privadas), encargadas de evidenciar y perpetuar una estructura dicotómica que genera estigmas y que sitúa en el altar a la mujer “buena” y en el infierno a la “mala”. “Las relaciones de poder pueden penetrar materialmente en el espesor mismo de los cuerpos”, afirma Foucault en la Microfísica del poder. Este mecanismo de vigilancia, control y normalización, se muestra más cruel con los cuerpos que escapan de códigos heteronormativos, productivos y reproductivos. La sexualidad, entendida como creación que se manifiesta desde y gracias a los cuerpos, se convierte en marcadora de normalidad y canalizadora del castigo. La Iglesia y la Medicina, desde el momento en que se constituyeron como instituciones, han sido las que más han participado, junto con los poderes judiciales y administrativos del Estado, en la construcción de las dicotomías (bueno / malo; normal / anormal; sano / patológico; inocente / culpable) y en la fabricación de reglas sobre cuándo, cómo y con quién debemos tener relaciones sexuales.

El objetivo de las ordenanzas, multas y sanciones —sobre todo a las trabajadoras sexuales de la calle— es precisamente el control y el castigo de los cuerpos que manifiestan prácticas sexuales anormales en el espacio público. Las trabajadoras sexuales del Raval, esto, lo saben bien. La modificación de los artículos relativos al trabajo sexual de la Ordenanza de medidas para fomentar y garantizar la convivencia en el espacio público de Barcelona del año 2006 —que ya prohibía la oferta, la demanda y la negociación de los servicios sexuales retribuidos en la calle además de su realización— se reforzó en abril de 2012. Los dos grandes cambios fueron, por una parte, la supresión de la obligación, a cargo de la Guardia Urbana, de avisar previamente a los clientes y a las trabajadoras, y por otra parte, la “posibilidad” cedida a las prostitutas de conmutar la multa participando en cursos de reinserción laboral. La modificación de la Ordenanza multiplicó en el 2012 el número de multas impuestas, agravando así las condiciones de trabajo de las prostitutas, aumentando su estrés y llevándolas a situaciones insostenibles.

Según un estudio cualitativo encargado por el Ayuntamiento, aunque el número de multas haya disminuido en los últimos dos años (2015 y 2016), el número de trabajadoras sexuales ha seguido siendo el mismo. ¿Por qué no aumentan, entonces? Esto deberíamos preguntárselo a ellas. “Nos tratan como basura que hay que sacar del barrio y reciclar. Nos quieren redimir obligándonos a hacer cursos de reinserción laboral. Pero nosotras ya tenemos nuestro trabajo y no queremos ir a limpiar el culo a nadie” —declara una trabajadora. El estigma, aunque hoy no está impreso con nitrato de plata como en la época del Higienismo, está fabricado por la misma hipocresía que quiere una Barcelona atractiva y seductora, capaz de satisfacer los gustos del mercado turístico. Escort sí, pues. Pero puta, nunca más.

Ante esta situación de vulnerabilidad, las trabajadoras sexuales se rebelan. Bajo el nombre de Prostitutas Indignadas antes, y Putas Feministas después, se organizan, se manifiestan, luchan sin miedo y apoyan a vecinos víctimas de una violencia ocultada que afecta a todo el Raval. Presentes en todos los actos para pedir justicia para Andrés Benítez, vecino del Raval que el pasado 5 de octubre de 2013 murió a golpes de porra ante la puerta de su casa; presentes en las movilizaciones organizadas para parar las infinitas órdenes de desahucios emitidas para sanear, limpiar o rehabilitar el barrio y que en realidad dejan en la calle a familias enteras; presentes en las manifestaciones del 8 de marzo bajo el lema “Sin putas no hay feminismo”, las trabajadoras sexuales de Barcelona no se cansan de luchar.

Simone De Beauvoir afirmaba, en 1972, que se hizo feminista en el momento en que reconoció la solidaridad hacia otras mujeres en lugar de distanciarse de ellas. Es cierto que la trata de mujeres representa una realidad muy compleja, y que es trabajo del feminismo luchar para que se termine. Es cierto que en el trabajo sexual hay prácticas que reproducen el sistema capitalista. Pero su reproducción no habita en el trabajo sexual en sí, sino en el mecanismo de explotación en el que está incardinado. Acabar con los mecanismos de control y discriminación hacia las profesionales del sexo es un objetivo que nos pertenece a todas, porque todas estamos explotadas por el sistema. Reconocer el trabajo de las trabajadoras sexuales es el primer paso para borrar el estigma impreso en sus cuerpos y sobre todo para no volver a imprimirlo. El primer viernes de cada mes, en la calle de En Robador, las vecinas y trabajadoras sexuales del Raval (y de otros barrios) organizan un “puti vermut”: una buena ocasión para hablar con ellas, en lugar de, una vez más , hablar sobre ellas sin conocerlas. Otra posibilidad para construir juntas nuevas estrategias de lucha y resistencia. Porque cada día es 2 de junio.

 

Livia Motterle es miembro del Observatorio de Antropología del Conflicto Urbano (OACU)

 

 

 

 

 

 

 

 

Un error parlamentario despenaliza temporalmente la prostitución en Letonia

Letonia, donde la prostitución es legal solo en determinadas condiciones, la ha despenalizado por un desacuerdo político que propició la entrada en vigor por error de nuevas normas sobre penas administrativas sin que se incluyeran las que afectaban a ciertas formas de venta de servicios sexuales.

 

República/EFE

6 de julio de 2020

Un error parlamentario legaliza temporalmente la prostitución en Letonia

 

Maris Zarins, portavoz del Ministerio de Interior, explicó a Efe que el nuevo código de sanciones administrativas que entró en vigor el 1 de julio sustituyó a otro precedente que limitaba explícitamente ese tipo de servicios.

El nuevo código solo establece penas para violaciones de leyes generales en varios ámbitos, pero en la tramitación legislativa del nuevo proyecto de ley de regulación de la prostitución se produjo un error que ha tenido como consecuencia la despenalización completa.

El antiguo código establecía que los servicios sexuales podían ofrecerse por parte de adultos desde su propio domicilio, siempre que este estuviera al menos a cien metros de un lugar de culto o una escuela, y con límites a la publicidad y sujeto al veto de los residentes en el mismo edificio.

Tampoco se permitía que varias trabajadoras sexuales se unieran para operar en un prostíbulo.

Desde el pasado febrero el Gobierno no se ha podido poner de acuerdo sobre una ley que regule en general ese tipo de servicios, tanto para castigar a clientes de prostitutas como a trabajadoras sexuales, y sobre si se debía crear un programa para ayudar al abandono de la prostitución.

El resultado habría sido la aprobación de una ley cuya violación habría incluido penas que finalmente no fue presentada al parlamento, que actualmente está en período de vacaciones.

El primer ministro letón, Krisjanis Karins, ha pedido ahora a los partidos de la coalición que redacten un proyecto de ley viable antes del 13 de julio.

Las leyes contra el uso de menores en la prostitución, así como contra los servicios sexuales como instrumento de tráfico de personas siguen estando en vigor.

Portavoces policiales citados en medios locales mencionaron que la prostitución callejera continúa generando problemas en ciudades grandes como Riga y que el año pasado se practicaron 67 detenciones por violación de las leyes vigentes.

La secretaria parlamentaria del Ministerio del Interior, Signe Bole, declaró a medios locales que no se espera que la suspensión temporal de las penas vaya a traducirse en que se vaya a ver “a numerosas personas” recurriendo a servicios de prostitución.

Reconoció no obstante que la violación de las restricciones vigentes anteriormente seguirá estando en contra de la ley pero que hasta que la nueva legislación que repare el error esté en vigor no habrá posibilidad de imponer penas.

 

Pide a la ministra Leire Pajín (¿Irene Montero?) que escuche a las trabajadoras del sexo

 

Corría el año 2011…

 

https://www.change.org/p/pide-a-la-ministra-leire-paj%C3%ADn-que-escuche-a-las-trabajadoras-del-sexo-2

 

 

Colectivo Hetaira ha iniciado esta petición dirigida a Ministra de Sanidad y 2 otros/as

 

Las asociaciones en defensa de los derechos de trabajadoras y trabajadores del sexo AmbitPrevenciò (Barcelona); AMTTTSE (Asociación de Mujeres, Transexuales y Travestis como Trabajadoras Sexuales en España, Málaga); APDHA (Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía); CATS (Comité de Apoyo a las Trabajadoras del Sexo, Murcia); COGAM (Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid); CTSX (Comité de Trabajador@s del Sexo, Madrid); Genera (Barcelona); Colectivo Hetaira (Madrid); SIDALAVA (Comisión Ciudadana Anti-Sida de Álava); Stop Sida y las personas firmantes de esta petición instamos a Doña Leire Pajín, ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, a que atienda las necesidades de este sector de mujeres que es ignorado sistemáticamente y es excluido de las políticas de igualdad:

  1. Escuche a trabajadoras y trabajadores del sexo y atienda sus demandas y reivindicaciones y diferencie las situaciones de trata de la prostitución voluntaria, estableciendo políticas enfocadas a garantizar los derechos de TODAS las personas que ejercen la prostitución.
  2. Priorice y garantice los derechos de las víctimas de trata, independientemente de su colaboración con la justicia. Freno a los internamientos en centros de extranjería y freno a las expulsiones de prostitutas.
  3. Paralice las normativas municipales que conculcan la libre circulación de las prostitutas, criminalizan, estigmatizan y empeoran sus condiciones de vida y trabajo.
  4. Reconozca derechos para quienes deciden trabajar en prostitución por decisión propia.

Una explicación más detallada:

1.- A pesar de los datos manejados por instituciones internacionales de la solvencia de la ONU, que cifran que en Europa 1 de cada 7 prostitutas es víctima de trata, las autoridades de nuestro país siguen aumentando esa cifra hasta el 90% sin que exista ninguna investigación que lo avale. (El País, 30/06/2010: “Europa tiene a 140.000 mujeres esclavizadas en la prostitución… Una de cada siete prostitutas, recalca el informe —elaborado por los relatores de la ONU con sus datos y otros recopilados por los países, las fiscalías, la policía y las ONG—, es víctima de la trata en Europa. Una cifra muy inferior al 90% que baraja el Ministerio de Igualdad, que incluye a mujeres víctimas de explotación y no solo de trata”). Esta magnificación de la realidad de la trata implica negar, en la práctica, la existencia de quienes ejercen la prostitución voluntariamente, a quienes se les niega sistemáticamente la posibilidad de expresarse y ser consideradas interlocutoras válidas ante las instituciones. (Así, se extiende la idea de que prácticamente TODA la prostitución es coaccionada y se niegan los derechos de quienes ejercen la prostitución por decisión propia impidiendo que mejoren las condiciones laborales en las que lo hacen. Esta victimización extrema de las prostitutas impide responder a las necesidades tanto de las víctimas de trata como de quienes ejercen de manera voluntaria).

2.- Después de dos años de puesta en práctica del Plan Nacional contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, las víctimas de trata continúan sin ser bien atendidas pues se prioriza la persecución de las mafias por encima de los derechos y la protección de éstas (El País, el 19/10/2010: “Poca asistencia a las víctimas y un número ‘reducido’ de permisos de residencia para las damnificadas”, según Cecilia Malmström, comisaria europea”). En muchos casos, además, son consideradas exclusivamente como inmigrantes irregulares y son obligadas a volver a sus países aún cuando implique serios problemas de seguridad para ellas (Europa Press, octubre de 2010: “Se detuvieron a ocho mujeres más por estancia ilegal en España, que se encuentran en estos momentos en el CIE de Málaga, y también se llevaron a cabo seguimientos y registros en tres locales de alterne de la provincia de Huelva”).

3.- En relación a la prostitución voluntaria, las normativas municipales que están aprobando los ayuntamientos de muchas ciudades y pueblos tienen como consecuencia la criminalización (social) de esta actividad. Esto supone una mayor vulnerabilidad para las trabajadoras y un empeoramiento de las condiciones de trabajo. La persecución de los clientes implica que los tratos sean más rápidos y clandestinos repercutiendo en contra de las trabajadoras. Estas normativas, además, aumentan el estigma social contra las prostitutas y dan alas a que cualquiera se sienta con derecho a insultarlas, agredirlas o atacarlas.

4.- Por último, la medida estrella en la lucha contra la trata, anunciada a “bombo y platillo” por la ex ministra de Igualdad Bibiana Aído, de prohibir los anuncios de prostitución en la prensa escrita es una medida encaminada a combatir la prostitución en general y no la trata. La trata de seres humanos es un delito castigado en el Código Penal que no se anuncia en la prensa. Si así fuera, su existencia sería un instrumento privilegiado en la lucha contra ella. Por el contrario, quienes se anuncian suelen ser, mayoritariamente, trabajadoras del sexo voluntarias y en gran medida autónomas. Su prohibición implica un recorte de sus derechos y obligarlas bien a que capten su clientela en la calle (con la persecución que hoy se está dando al calor de las nuevas normativas municipales) bien a que trabajen en clubes, dependiendo de terceros, que frecuentemente establecen unas condiciones de trabajo abusivas para ellas, sin que se esté interviniendo para evitarlo.

“Sexo ilícito en coche”, “prostitutas migrantes” y “escorts altamente educadas”: producciones de trabajo sexual “aceptable” en los medios de comunicación de Nueva Zelanda 2010 – 2016.

 

Por Gwyn Easterbrook-Smith

Una tesis presentada a la Universidad Victoria de Wellington en cumplimiento de los requisitos para el grado de Doctor en Filosofía

Universidad Victoria de Wellington 2018

https://www.academia.edu/37100517/_Illicit_drive-through_sex_Migrant_Prostitutes_and_Highly_Educated_Escorts_productions_of_acceptable_sex_work_in_New_Zealand_news_media_2010_2016

 

RESUMEN:

En 2003, Nueva Zelanda aprobó la Ley de Reforma de la Prostitución, despenalizando el trabajo sexual y las actividades asociadas. Esta tesis examina las representaciones de los medios de comunicación sobre el trabajo sexual y las trabajadoras sexuales de 2010 a 2016 para determinar cómo estos textos construyen el trabajo sexual en un entorno posterior a la despenalización. Las preguntas clave que considera esta tesis son: ¿qué trabajadoras sexuales son presentadas por los periodistas como aceptables, y cuáles son las condiciones de esa aceptabilidad? Utilizando marcos de estudios de medios para analizar los textos, esta tesis demuestra que en un entorno despenalizado los medios juegan un papel regulador, con el poder de dictar qué modos de trabajo sexual son aceptables alejándose en gran medida de los tribunales. En ausencia de un debate sobre la il / legalidad del trabajo sexual, surge un tipo diferente de construcción binarística, frecuentemente relacionada con la visibilidad o la invisibilidad públicas.

Esta tesis utiliza técnicas de análisis del discurso para examinar textos relacionados con tres eventos mediáticos clave: los intentos repetidos de restringir legalmente dónde pueden trabajar las trabajadoras sexuales callejeras en el sur de Auckland, los textos sobre trabajadoras sexuales migrantes en la época de la Copa Mundial de Rugby y los textos sobre trabajadoras sexuales independientes o basadas en agencias. Mi metodología consistió en examinar los textos para establecer quién era situado como experto a través de la representación del discurso, qué palabras se usaron para describir a las trabajadoras sexuales y sus trabajos, y luego discernir qué narraciones se repetían en los textos sobre cada evento.

Mi análisis indica que, en un entorno despenalizado, las representaciones de los medios de comunicación sobre el trabajo sexual permiten la aceptación de las personas menos afectadas por las opresiones estructurales: predominantemente mujeres jóvenes, blancas, cisgénero, de clase media o alta que ven pocos clientes y trabajan en interiores. Sin embargo, para las trabajadoras que caen fuera de estos límites, los informes de noticias siguen reproduciendo el estigma existente sobre el trabajo sexual. Destaco cómo el racismo y la transmisoginia con frecuencia están presentes en representaciones de noticias del trabajo sexual, incluso bajo un marco de despenalización, de maneras que sirven para evitar reconocer el trabajo de (algunas) trabajadoras sexuales como trabajo legítimo, y cómo se usa la transmisoginia en los intentos de ejercer y justificar el control corporal sobre las trabajadoras sexuales. Al considerar cómo funcionan estas representaciones para socavar la legitimidad del trabajo sexual, esta tesis demuestra las formas en que los medios de comunicación funcionan como un sitio en el que se produce, refuerza o valida el estigma sobre el trabajo sexual para un público que no trabaja con el sexo.

Además, esta tesis argumenta que las formas en que se produce el trabajo sexual aceptable se basan en la autonomía y el desempeño de elección y disfrute de las trabajadoras independientes, requiriendo que el trabajo real involucrado en el trabajo sexual se oscurezca o minimice. Esta ofuscación del “trabajo” del trabajo sexual hace que sea más difícil abogar por la mejora de los derechos y las condiciones laborales, lo que aumenta debido a la función publicitaria de algunos textos periodísticos. Además, las formas en que se construyen las narrativas de las trabajadoras sexuales también son indicativas de qué trabajadoras son o no aceptables: solo a ciertas trabajadoras se les permite hablar por sí mismas, y con frecuencia solo cuando sus relatos están respaldados por otras voces ajenas al trabajo sexual.

Por lo tanto, esta tesis concluye que si bien los medios de comunicación representan algunas formas limitadas de trabajo sexual como aceptables, las formas en que esto se logra de manera discursiva restringen la capacidad de las trabajadoras para defenderse a sí mismas. Además, incluso las trabajadoras representadas como aceptables se encuentran en una posición precaria, al estar esta aceptabilidad mediada por su capacidad o voluntad de adherirse a categorías de identidad específicas, mediadas heteronormativamente, y expresarse con un entusiasmo específico cuando hablan de sus sentimientos hacia su trabajo..

La revuelta de las trabajadoras sexuales francesas de 1975: una narrativa de influencia

 

Por Eurydice Aroney

University of Technology Sydney

Faculty Member

2018

https://www.academia.edu/40247875/The_1975_French_sex_workers_revolt_A_narrative_of_influence

Resumen 

La huelga de las trabajadoras sexuales francesas de 1975 es ampliamente reconocida por las activistas del movimiento de las trabajadoras sexuales como la chispa que encendió el movimiento europeo contemporáneo de derechos de las trabajadoras sexuales. Sin embargo, una importante investigación académica ha considerado que la huelga fue un fracaso porque no logró la reforma de la ley ni fue capaz de mantener una presencia duradera. ¿Cómo entonces deberíamos entender la disparidad entre cómo las activistas de las trabajadoras sexuales ven la ocupación y el juicio que hacen de ella los investigadores académicos? Esta investigación amplía el marco analítico de la influencia del movimiento de 1975 más allá de la decepción por los resultados políticos específicos y, en cambio, aborda el papel que desempeñó el movimiento en las actitudes amenazantes hacia las trabajadoras sexuales y la construcción de una nueva identidad colectiva que alimentó el movimiento emergente global por los derechos de las trabajadoras sexuales. Sostiene que al definir y ampliar un conjunto de quejas compartidas reconocibles a través de las fronteras, la huelga fue un logro cultural significativo para el movimiento de las trabajadoras sexuales y esto a su vez estableció una narrativa de influencia.

 

Palabras clave 

Trabajo sexual, movimiento por los derechos de las trabajadoras sexuales, huelga, activismo, Francia.

 

La revuelta de las trabajadoras sexuales francesas de 1975: una narrativa de influencia.

 

¡Cuando ocupamos las iglesias,

Os escandalizasteis,

Fanáticos religiosos!

Vosotros, que nos amenazasteis con el infierno,

Hemos venido a comer a vuestra mesa

En Saint Nizier

Este fue el primer verso de una canción de protesta escrita por trabajadoras sexuales francesas en junio de 1975 durante su huelga nacional ampliamente publicitada de ocho días de duración, en el curso de la cual ocuparon seis iglesias en ciudades y pueblos franceses. La huelga, que comenzó en Lyon, fue noticia en los titulares nacionales e internacionales. Las activistas de las trabajadoras sexuales lo consideran la chispa que encendió el movimiento contemporáneo por los derechos de las trabajadoras sexuales en Europa y el Reino Unido (Roberts, 1992: 347) y afirman que las quejas transmitidas por las huelguistas de 1975 todavía resuenan hoy. Sostienen que el movimiento francés demostró al mundo que las trabajadoras sexuales pueden organizarse políticamente y representarse a sí mismas de manera efectiva (Schaffauser, 2014, Jeffreys 2014). Cada año, los movimientos activistas de trabajadoras sexuales en varios países celebran el 2 de junio, la fecha de la ocupación original de Lyon, como el Día Internacional de las Putas (McNeil, 2012). Sin embargo, a pesar de estas manifestaciones de solidaridad y conmemoración colectiva, los académicos consideran que la huelga de trabajadoras sexuales francesas de 1975 fue un fracaso en general (Corbin, 1990; Mathieu, 2001, 2003; Tilly y Tarrow, 2015). Aunque reconocen que se lograron avances —por ejemplo, después de la huelga, las trabajadoras de la calle ya no fueron multadas ni amenazadas con prisión— el foco principal de la investigación ha sido el fracaso del movimiento para lograr la más importante de sus reclamaciones institucionales: la derogación de las leyes que condujeron al cierre de espacios para trabajadoras sexuales y la prevención de cambios legales que criminalizarían aún más a los ‘procuradores’ o terceros. Entonces, ¿por qué el movimiento por los derechos de las trabajadoras sexuales acepta una protesta “fallida” como un momento de victoria? ¿Cómo podemos entender esta paradoja?

Según David S Meyer, “una historia que describe solo las derrotas no solo es incompleta sino políticamente contraproducente. No proporciona ninguna base para la movilización posterior y refuerza el sentimiento de inutilidad entre los que participaron”(Meyer, 2009: 56). Meyer identifica fallas significativas en investigaciones previas en la evaluación del impacto y la influencia de los movimientos sociales. Estos incluyen el papel de jugadores externos, resultados inesperados a lo largo del tiempo y la interpretación variada de documentos y otros materiales en el análisis retrospectivo y la creación de mitos. Meyer afirma que aunque las evaluaciones académicas del impacto de un movimiento a menudo difieren de su historia popular “la historia popular … es mucho más probable que afecte lo que sucede después”. Al sugerir que la historia emergente de un movimiento generalmente se descuida, desafía a los investigadores a extender el marco analítico más allá de resultados específicos para establecer “una narrativa de influencia”. Esto en sí mismo constituye un importante resultado del movimiento social (Meyer, 2009: 56).

Este artículo se basa en la crítica de Meyer y vuelve a visitar la teoría y los criterios que los académicos utilizaron para interpretar el movimiento de trabajadoras sexuales francesas de los años 70 como un fracaso. Coloca al movimiento francés en el contexto más amplio de investigación sobre los movimientos laborales y las rebeliones de las trabajadoras sexuales, y amplía el marco analítico a través del tiempo y el espacio para que podamos entender mejor cómo y por qué las líderes del movimiento de las trabajadoras sexuales francesas y otras activistas que las siguieron lo consideran como una victoria. En conclusión, analiza cómo y por qué la evaluación de la huelga y las ocupaciones de 1975 es importante para el movimiento por los derechos de las trabajadoras sexuales en la actualidad.

La intención general de esta investigación es alentar una extensión de la historia, para comprender cómo un episodio en el desarrollo de un movimiento social se convierte en parte de una historia más grande: un mito de formación para aquellos involucrados en el movimiento a pesar de su obvio fracaso para lograr ganancias concretas.

Metodología

 n los últimos años, los académicos han establecido numerosas conexiones entre las metodologías del periodismo y la etnografía (Cramer y McDevitt, 2004; Hannerz, 2004; Singer, 2009; Vesperi, 2010). Boyer (2010) argumenta que el periodismo y la etnografía son discursos narrativos (con diferentes formas y registros representativos), y ambos son “analistas sociales” (ibid.). La producción documental de radio es una de las metodologías del periodismo, y es capaz de ciertos tipos de “descripción gruesa” (Singer, 2009). Por lo general, implica “un compromiso sostenido con individuos particulares y sus comunidades y ambientes; entrevistas extensas, la grabación de historias de vida y un intento de comunicar a la audiencia las formas en que esos individuos construyen significado en el contexto de su experiencia vivida” (Morton y Mueller, 2016).

La autora es una productora de documentales de radio que ha realizado investigaciones sobre y con trabajadoras sexuales durante dos décadas1. El trabajo de campo en el que se basa este documento se realizó durante tres visitas a Lyon y París. Empleó métodos mixtos basados ​​en la producción etnográfica y documental, incluida la observación participante en lugares donde operan las trabajadoras sexuales, entrevistas estructuradas y semiestructuradas y grabación de sonido en el lugar. Se registraron historias orales con dos trabajadoras sexuales francesas que habían participado en la huelga en 1975, el padre Louis Blanc2, el sacerdote católico que se quedó con las huelguistas en la iglesia durante la ocupación y las apoyó, y Christian Delorme, entonces un joven cura y activista social. Se entrevistó a ocho activistas y trabajadoras sexuales actuales, incluidas cuatro de la organización nacional francesa de derechos de las trabajadoras sexuales STRASS. Se realizaron entrevistas adicionales con la socióloga Lilian Mathieu, personal de la organización de defensa de trabajadoras sexuales con sede en Lyon Cabiria, clérigos y voluntarios de la iglesia de la Iglesia de Saint Nizier3. Una contribución importante fue hecha por la editora feminista Christine de Coninck, coautora de La Partagée, escrita por ‘Barbara’, una de las líderes francesas del movimiento de trabajadoras sexuales (Barbara y de Coninck, 1977). De Coninck restableció el contacto con “Barbara” con el propósito de esta investigación. Además, la autora realizó una extensa investigación de archivos en Lyon y en los archivos de Radio France, a los que no habían hecho referencia estudiosos anteriores. Un documental de radio de una hora fue producido y transmitido por Radio France y RTBF en 2015 (Aroney, 2015) y otro para la Australian Broadcasting Corporation en 2016 (Aroney, 2016). Estos documentales, y la investigación primaria esbozada anteriormente, sirvieron de base para la reflexión académica desarrollada en este documento.

Los orígenes y la historia del movimiento.

En 1960, Francia ratificó la Convención de las Naciones Unidas de 1949 para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena. Al hacerlo, el parlamento francés adoptó el preámbulo de la Convención, que declara que la prostitución es “incompatible con la dignidad y el valor de la persona”, y como tal pone en peligro “el bienestar del individuo, la familia y la comunidad” (ONU, 1949 ) Aunque los burdeles estatales habían existido hasta 1946, las trabajadoras sexuales todavía se habían visto obligadas a registrarse en los archivos de salud pública y a realizarse controles de salud periódicos. La ratificación de 1960 puso fin a este requisito de registro, y de acuerdo con la política oficial, el trabajo sexual en Francia se convirtió en “un asunto privado, una cuestión de elección y responsabilidad individual, fuera del ámbito de la intervención estatal” (Mathieu, 2004: 153). La realidad de cómo funcionaba el trabajo sexual en Francia era muy diferente. Las autoridades policiales y judiciales se reservaron el derecho de evitar la solicitud, por considerar que constituía un acto de indecencia pública. Continuaron enjuiciando a terceros que se beneficiaban de la prostitución, como los propietarios de locales utilizados con fines de prostitución y otros que vivían de sus ganancias. Según Barbara, una de las líderes de la huelga de 1975, la primera noche que comenzó a trabajar en las calles de Lyon, la llevaron a la comisaría de policía y la registraron como prostituta con su nombre y dirección (Barbara y de Coninck, 1977 ) En efecto, la rebelión de las trabajadoras sexuales en 1975 tuvo lugar dentro de un sistema que afirmaba haberles dado la libertad de operar como individuos y las leyes para protegerlas, pero de hecho parecía someterlas a hostigamiento constante, enjuiciamiento, multas, y a veces encarcelamiento.

Como parte de una ofensiva nacional contra la corrupción en 1972, según el periódico Le Figaro, la policía de Lyon multó a 6.290 trabajadoras sexuales por solicitar, encarceló a 43 proxenetas y cerró 41 hoteles donde las trabajadoras sexuales veían a sus clientes (Le Figaro, 12 de junio de 1975 ; Mazur, en Outshoorn, 2004: 126). Esta operación no solo interrumpió masivamente la industria del sexo, sino que también expuso la corrupción policial y política al más alto nivel. Varios policías y políticos, incluido el jefe del Escuadrón del Vicio de Lyon, fueron juzgados por proxenetismo y corrupción en los meses siguientes. El régimen policial que los reemplazó adoptó una campaña agresiva para cerrar los bares y los hoteles de estadías cortas donde muchas trabajadoras sexuales veían a la clientela. Como resultado, un número estimado de 400 trabajadoras sexuales adicionales se vieron obligadas a conocer y atender a sus clientes en automóviles y en las calles de Lyon. En respuesta, en agosto de 1972, alrededor de 30-40 trabajadoras sexuales realizaron una manifestación callejera, pero esto terminó mal. No solo las líderes fueron llevadas a la comisaría de policía, sino que la protesta también fue ridiculizada por la prensa. Luego, la policía intensificó su campaña acusando a las mujeres de “libertinaje” utilizando una ley que no se había utilizado desde el cambio de siglo. La violencia contra las trabajadoras sexuales también había aumentado. Una declaración grupal redactada en junio de 1974 en la primera reunión del Colectivo para la Defensa de las Prostitutas de Lyon culpó a la policía por ignorar el aumento de los ataques mortales: “Seis o siete prostitutas han sido asesinadas desde 1971 […] Fueron asesinatos espantosos e incluyó tortura. Todavía no han encontrado a los asesinos” (Jaget, 1980: 36).

Entre otras preocupaciones para las trabajadoras sexuales se encontraba un proyecto de ley del gobierno destinado a endurecer las leyes de proxenetismo. Estas leyes ya criminalizaban a los definidos como “procuradores” que, en muchos casos, también eran sus novios y maridos. Según estas leyes, incluso las mismas trabajadoras sexuales fueron acusadas de proxenetismo si compraban y trabajaban juntas en pisos (Corbin, 1990; Jaget, 1980: 37). A las trabajadoras sexuales también se les había entregado recientemente declaraciones de impuestos exorbitantes, aunque se les negaban los fondos de asistencia social o jubilación (Mathieu, 2012).

Estas quejas llegaron a un punto crítico el 2 de junio de 1975, cuando alrededor de 100-150 trabajadoras sexuales se refugiaron en la iglesia de Saint-Nizier en Lyon e inmediatamente colgaron del campanario una gran pancarta en la que estaba escrito “Nuestros hijos no quieren que sus madres vayan a la cárcel”. Trabajando junto a aliados que no eran trabajadoras sexuales, lanzaron una campaña en los medios que comenzó con una carta dirigida al público:

La sociedad está acostumbrada a condenarnos y confinarnos en un gueto de desprecio o lástima. Las personas nos consideran mujeres “sucias” o “anormales”, pero al mismo tiempo dicen que nos necesitan. ¡Porque nos necesitan! La prostitución no está prohibida por la ley […] francesa, pero como la sociedad se avergüenza del hecho de que nos necesita, nos trata como criminales. (Colectivo para la defensa de las prostitutas de Lyon, en Barbara y de Coninck, 1977: 66)

Las mujeres explicaron que habían ocupado la iglesia con desesperación después de meses de negociaciones fallidas en un intento por evitar la amenaza de encarcelamiento de alrededor de diez mujeres que enfrentaban múltiples cargos por “incitación al libertinaje”. También se dirigieron por separado al presidente de Francia: ¿intervendría él? Si no, “la policía tendrá que masacrarnos en la iglesia” (Barbara y de Coninck, 1977: 68).

Los principales aliados de las trabajadoras sexuales eran representantes de un movimiento católico activista social y abolicionista llamado “Mouvement du Nid” (“Movimiento del Nido”). El Nid había ofrecido durante mucho tiempo apoyo moral y material a las trabajadoras sexuales, aunque su objetivo principal era abolir la prostitución. Los miembros de la organización de Lyon adoptaron el enfoque de que, al apoyar y educar a las trabajadoras sexuales, se darían cuenta del daño causado por el trabajo sexual y abandonarían esa vida voluntariamente (una forma de concienciación). Tanto antes como durante la ocupación de 1975, el NID estuvo representado de manera más efectiva por el Padre Louis Blanc, que trabajó durante más de diez años en un refugio comunitario con sede en Lyon para trabajadoras sexuales “reformadas”. Afirma que “el NID solo orquestó un movimiento que comenzó con las prostitutas … simplemente estábamos detrás de él para apoyar sus acciones” (Blanc, 2014). Como explicó Barbara, el NID organizó salas de reuniones y un abogado para representarlas, pero nunca actuaron en nuestro lugar ni en nuestro nombre. Una y otra vez nos aseguraron que estaban de nuestro lado y enfatizaron “vosotras sois capaces de hablar por vosotras mismas, sois capaces de defenderos.” (Barbara y de Coninck 1977: 50). Para otras como María, el apoyo fue más básico “los Nid […] en realidad estaban en nuestra contra, pero de todos modos nos ayudaron dándonos comida” (de Lourdes, 2013).

Una vez dentro de la iglesia, las trabajadoras sexuales lanzaron inmediatamente una poderosa campaña mediática con la ayuda del joven cura, activista y aspirante a periodista Christian Delorme (Delorme, 2012). El 4 de junio comenzaron a llegar grupos feministas y fueron recibidos en la iglesia. “Estoy sorprendida de cuántos eran, no sabía que el movimiento de mujeres en Francia fuera tan grande” (Barbara y de Coninck, 1977: 73). Un pequeño grupo de feministas y hombres homosexuales (estos últimos compartían las pequeñas callejuelas con las trabajadoras sexuales) distribuyó folletos que resumían las demandas de las huelguistas a la multitud de espectadores de Lyon (Chomarat, 2013; de Coninck, 2014 ) Con actualizaciones diarias de noticias de radio y televisión, la huelga atrajo rápidamente la atención de las trabajadoras sexuales en otras ciudades francesas. En cuestión de días, las trabajadoras sexuales se refugiaron en iglesias en Marsella, Grenoble, Montpellier y París en solidaridad, y comenzaron a transmitir sus propias quejas. Un periódico canadiense destacó a las trabajadoras sexuales trans, informando que los “travestis” en huelga tenían “una queja adicional: una ley que prohíbe a los hombres usar ropa de mujer en público excepto durante la temporada de carnaval” y posteriormente recibieron el doble de multas (Putas en la Iglesia dicen “somos ciudadanas, madres”, Montreal Gazette, 10 de junio de 1975: 49). Muchas de las 20.000 – 30.000 trabajadoras sexuales francesas restantes en todo el país también se declararon en huelga, en algunos casos de mala gana. En París, un portero de club de striptease le dijo al periodista Paul Treuthardt (“Prostitutes Picketing in Paris”, The Day, 9 de junio de 1975: 7) que no había una sola chica trabajando en el barrio rojo de Pigalle. “Algunas de ellas lo intentaron a primeras horas de la noche, luego llegaron piquetes en coches y las echaron”.

Los informes de los medios internacionales también llamaron la atención de la feminista y autora estadounidense de alto perfil Kate Millett, que comparó las ocupaciones francesas con los esfuerzos del grupo de derechos de las trabajadoras sexuales estadounidenses Call Off Your Old Tired Ethics (COYOTE). Al describir a su líder Margo St James como “bastante exitosa” en su papel, Millett continuó diciendo a las feministas francesas que lo que vio aquí fue más un movimiento de base:

Lo que tenéis aquí en Francia es tan fantástico que las prostitutas por sí mismas tienen la conciencia de atacar, de confrontar a la sociedad. ¿Que necesitan? Necesitan comida, ropa, personas para hacer campaña con ellas para darles apoyo, ya sabes, los medios. Esta claro que están luchando su propia lucha. (Mijo en Roussopoulos, 1975b)

Pero la falta de respuesta del gobierno francés causó frustración en las huelguistas y, a medida que avanzaba la semana, un “sentimiento de desánimo” cayó sobre la iglesia de San Nizier (Blanc, 2014). Su apelación a Francoise Giroud, la Viceministra de Estado de la Mujer, fracasó; ella se negó a involucrarse en la disputa afirmando que las quejas de las trabajadoras sexuales eran un problema de hombres (Mazur, 2004: 130).

Cuando las trabajadoras sexuales ocuparon la Capilla parisina de Saint Bernard, Simone de Beauvoir las visitó y dijo a Reuters News Service: “Espero que tengan éxito y estoy lista, con mis amigas en el movimiento de liberación de las mujeres, para apoyar este movimiento” (“Las putas francesas ‘rezan’ por la igualdad de derechos” Miami News, 9 de junio de 1975: 23). Pero su apoyo contaba poco en términos prácticos. A las 5.30 de la mañana del 10 de junio, las iglesias quedaron libres de manifestantes. En el caso de la Iglesia de Saint-Nizier, fue una demostración de fuerza a punta de porra ordenada por el Ministro del Interior, Michel Poniatowski, quien le dijo a Radio France que había oído que las mujeres estaban a punto de ocupar otras iglesias, incluida Nôtre Dame. El ministro continuó afirmando que no eran las mujeres las que estaban detrás de la huelga sino sus proxenetas: “ El público debe tener cuidado de que su compasión y buena fe no sean traicionadas por manifestaciones que, en realidad, son organizadas por los proxenetas. quienes a menudo son la columna vertebral del mundo del narcotráfico y la trata de personas ” (Poniatowski, archivos de INA, 1975). Ningún miembro del gobierno acordó reunirse con trabajadoras sexuales durante o después de la huelga.

La evaluación académica

La investigación del historiador Alain Corbin y la socióloga Lillian Mathieu es crucial para quienes desean comprender el movimiento de las trabajadoras sexuales francesas de principios a mediados de los años setenta. Aunque sus investigaciones tuvieron lugar con más de 20 años de diferencia y emplearon diferentes modelos teóricos, ambas estaban de acuerdo en general: el movimiento de las trabajadoras sexuales francesas terminó en fracaso porque no logró sus principales objetivos institucionales (Corbin, 1990: 363). Mathieu está de acuerdo, y agrega que en su análisis “el movimiento disminuyó rápidamente y pronto expiró, en parte debido a la deserción de su líder” (Mathieu, 2001: 107). Antes de analizar por qué activistas de los derechos de las trabajadoras sexuales a nivel mundial como Tracy Quan de PONY (Prostitutas de Nueva York) redefinieron este levantamiento fallido como “nuestro Stonewall” (Quan, 1990), examino los criterios utilizados por Mathieu y Corbin en sus análisis de las deficiencias del movimiento, junto con su reconocimiento de lo que logró.

Fue en la década de 1970, cuando la sexualidad y la prostitución finalmente surgieron como un área legítima de investigación histórica (Walkowitz, 1980), que el historiador Alain Corbin escribió su monumental libro Prostitución y sexualidad en Francia después de 1850. En su introducción, Corbin observa que al investigar la prostitución hasta la década de 1970 “podemos deducir que la realidad está mediada por los ojos masculinos: los del policía, el médico, el juez y el administrador” (Corbin, 1990: viii). Pero al explorar documentos para su capítulo final sobre la huelga de las trabajadoras sexuales francesas o el “movimiento de las iglesias”, como fue acuñado, Corbin reconoció que, por primera vez, eruditos como él pudieron publicar un relato de una rebelión de trabajadoras sexuales basándose en los relatos individuales de las trabajadoras sexuales que participaron. Observó que la “novedad” de usar sus voces contrastaba con los textos rebeldes anteriores de trabajadoras sexuales en los que las trabajadoras presentaban sus puntos de vista colectivamente a las autoridades, como durante la Revolución y Restauración Francesas (Corbin, 1990: 362-443).

Las “voces” de Corbin se originaron en varios testimonios publicados y memorias de las mujeres involucradas (Barbara y de Coninck, 1977; Chantal y Jean Bernard, 1978; Sonia, 1976; Ulla, 1976). Pero él destaca el trabajo del periodista de Liberación Claude Jaget como especialmente significativo. Une Vie de Putain (Jaget, 1975) incluye transcripciones extraídas de más de 30 horas de testimonios grabados dados por seis de las manifestantes durante el período de las ocupaciones. Corbin reconoce que estas entrevistas son responsables de lo que él ve como el principal logro de la huelga, “la aparición de un nuevo discurso desde el interior, la aparición de una mentalidad y un comportamiento que previamente se había ocultado y que las confesiones de las mujeres alargadas por médicos y psicólogos no habían revelado” (Corbin, 1990: 363). Corbin creía que este nuevo discurso, fomentado por una tradición libertaria, era uno que consideraba que la prostitución ya no era “simplemente un callejón sin salida, el camino de la muerte”, sino incluso a veces “como una forma de avanzar en la sociedad” (Corbin, 1990: 364 )

Esta nueva actitud también fue el resultado de un trastorno estructural en la industria del sexo francés, una fractura causada por los cambios sociales y culturales de los años sesenta y setenta. Corbin argumentó que la reducción de empleos como resultado de la crisis económica en Francia junto con la influencia del feminismo de la segunda ola y el movimiento de liberación sexual habían creado una clase de mujeres jóvenes que estaban desesperadas por trabajar pero que ya no se sentían moralmente obligadas a casarse. Basándose en los testimonios de las manifestantes francesas (Jaget, 1975), sostuvo que, en estas condiciones, quienes optaban por el trabajo sexual tenían más confianza en la expresión de la sexualidad fuera del matrimonio, pero eran menos propensas a someterse a la influencia de los procuradores del “medio”, el equivalente francés del crimen organizado. Esto, dijo Corbin, no significaba que las condiciones de explotación desaparecieran. En cambio, la jerarquía evolucionó y el tradicional chulo fue reemplazado por aquellos que poseían y dirigían los bares y los hoteles de corta estancia donde las trabajadoras sexuales se reunían y veían a su clientela; algunas de estas personas de negocios eran ex trabajadoras sexuales (Corbin, 1990: 356-358).

Pero a pesar de su análisis sobre el movimiento de 1975 que contribuyó a un nuevo discurso sobre la prostitución, Corbin consideró que el movimiento fue un fracaso por las siguientes razones. En primer lugar, las manifestantes no pudieron evitar la aprobación de leyes más severas contra el proxenetismo. En estas condiciones, no había posibilidad de que los hoteles de corta estadía se reabrieran, ya que los propietarios también fueron definidos como proxenetas. En segundo lugar, poco después de la huelga en julio de 1975, la Ministra de Salud, Simone Veil, nombró al Presidente de la Corte de Apelaciones Guy Pinot para evaluar si existían soluciones judiciales o administrativas que pudieran aplicarse al problema. Pinot se reunió con las representantes de las trabajadoras sexuales y produjo un informe que simpatizaba con sus demandas y reconocía su derecho a la condición profesional (Pinot, 1976). Sin embargo, según Mathieu, el informe fue “enterrado” (Mathieu, 2001: 128) y nunca se presentó al Consejo de Ministros. Este fue un gran golpe para el movimiento.

Más de 20 años después de Corbin, Lilian Mathieu comenzó su investigación desde la misma posición inexpugnable: debido a que el movimiento de las trabajadoras sexuales francesas de la década de 1970 no tuvo un impacto a largo plazo en la opinión pública o la reforma legal, no logró sus objetivos principales y, por lo tanto, fue un fracaso. Pero la intención de Mathieu no era reafirmar lo obvio, sino examinar las condiciones necesarias para la movilización de un grupo tan “desorganizado y carente de condiciones de protesta y medios para actuar como el de las prostitutas” (Mathieu, 2001: 108). Mathieu se basa en la teoría de la movilización de recursos, con la premisa básica de que el surgimiento y la persistencia de un movimiento social depende de la disponibilidad de recursos, que puede acumular y canalizar hacia la acción continua (Mc Carthy y Zald, 2002). Si conceptualizamos los movimientos sociales como colectivos, en lugar de empresas individuales, que desafían las estructuras y los sistemas de autoridad que actúan fuera de los canales institucionales (Snow y Soule, 2010: 7), entonces este tipo de desafíos colectivos implica necesariamente un cierto grado de coordinación y organización. Mathieu aplica este marco en relación con la elección de los modos de acción apropiados por parte de las trabajadoras sexuales, su capacidad de reunir un número significativo de participantes y su capacidad de formar alianzas.

Mathieu buscó posibles lecciones que pudieran extraerse del estudio de caso para movimientos en los que “el grupo de protesta y sus aliados fueron guiados por objetivos diametralmente opuestos” (Mathieu, 2001: 127). Como se indicó anteriormente, los principales aliados del movimiento —el Movimiento del Nido— querían que las trabajadoras sexuales finalmente dejaran de prostituirse, y lo mismo era cierto para la mayoría de sus aliadas feministas (Mathieu, 2001: 124-125). Las trabajadoras sexuales, por el contrario, insistieron en que podrían continuar trabajando sin acoso. Mientras que durante las ocupaciones de la iglesia se habían dejado de lado estas diferencias ideológicas, en una Asamblea General a fines de junio de 1975, salieron a la luz cuando algunas trabajadoras sexuales quisieron centrarse en la legitimación de su trabajo, en lugar de consentir en ser “reformadas”. Según Mathieu, estas diferencias causaron que sus aliados (su recurso más importante) se retiraran y esto a su vez debilitó el movimiento, exponiendo la “incapacidad propia de las prostitutas para organizarse de una manera que les diera autonomía y estabilidad …” (Mathieu, 2001 : 128). Además, “el movimiento disminuyó rápidamente y pronto expiró, en parte debido a la deserción de su líder” (Mathieu, 2001: 107). En su análisis (las líderes) se retiraron porque no estaban “completamente convencidas de la validez de llevar a cabo la acción, o de la dignidad del mundo social marginal del que se declaraban representantes” (Mathieu, 2001: 129). Sin embargo, Barbara afirma que continuó haciendo campaña hasta finales de febrero de 1977 con cartas de apelación a los políticos y las autoridades solicitando programas de integración social para las trabajadoras sexuales y para la implementación del informe Pinot (Barbara y de Coninck, 1980: 231). Ella no lo vio como una contradicción hacer campaña para una reforma de la ley que permitiría a las trabajadoras sexuales el derecho a condiciones de trabajo seguras, al tiempo que pidió programas y apoyo para aquellas que querían dejar el trabajo sexual por completo. En su autobiografía, explica que aunque las trabajadoras sexuales interpretaron su eventual retiro como una traición, ella aún apoyaba su causa.

Si las prostitutas retoman su lucha una vez más, algún día estaré con ellas porque odio todo tipo de opresión y soy una de ellas […] Haré todo lo que esté en mi poder para informar al público y tratar de convencerlo de que las prostitutas son mujeres como todas las demás mujeres, incluidas las casadas. Pero, para mí, Barbara ha muerto. (Barbara y de Coninck, 1977: 187)

Jaget señala que, después de la huelga, cuando las trabajadoras sexuales continuaron presionando y celebrando reuniones públicas, la prensa y el público se volvieron menos comprensivos “Ellas (las trabajadoras sexuales) no sabían cómo permanecer en su lugar […] ‘las cosas pobres’ están bien mientras se dejen compadecer, pero no cuando se rebelen” (Jaget 1980: 186).

En una entrevista en 2013, Mathieu también identificó los logros positivos de la huelga. “Lo importante fue su impacto en los medios. Un impacto internacional inmediato y que ahora está grabado en los recuerdos y continúa sirviendo como referencia”. Al mismo tiempo, también describió el movimiento de las iglesias como un “momento clave significativo en la historia de la lucha de las trabajadoras sexuales, un momento de impulso, porque fue la primera acción colectiva real que tuvo un impacto tan mediatizado y tal poder” (Mathieu, 2013).

Tanto en el análisis de Corbin como en el de Mathieu está claro que, a pesar de las fallas institucionales del movimiento, en su opinión también hubo logros. Pero para entender cómo y por qué llegó a ser visto como una victoria para el movimiento de las trabajadoras sexuales, necesitamos contextualizar la protesta dentro de un cuerpo más amplio de investigación sobre los movimientos y rebeliones laborales de las trabajadoras sexuales y extender el marco analítico del movimiento.

De repente, la prueba está ahí

Durante siglos de silencio

E intolerancia

Nos habíamos acostumbrado

A ser tratadas como animales

Hemos mantenido nuestras cabezas en alto

En Saint Nizier.

Como este verso sugiere, un objetivo importante para el movimiento era defender sus derechos con dignidad. Incluso en el momento de su derrota más aplastante, después de ser sacada a rastras de la Iglesia de Saint Nizier por la policía antidisturbios francesa, la líder del movimiento, Barbara, se negó a interpretar el papel de víctima.

La camioneta de la policía nos llevó a la comisaría de policía de Molière. Un oficial de policía me dijo: “¡Y ni siquiera estás llorando!” ¿Por qué habría de llorar? Habíamos ganado la más bella de todas las batallas. Habíamos forzado a las personas a darse cuenta de nuestra existencia, y habíamos evitado la cárcel. (Barbara y de Coninck, 1977; 87)

Las mujeres entendieron que al seleccionar a la iglesia como el lugar de su protesta atraerían la atención de la prensa, “queríamos dar un golpe decisivo que hiciera que todo el mundo nos escuchara” (Barbara y de Coninck, 1977: 59) pero el grado de atención que recibieron había superado con creces sus expectativas.

Ulla responde las preguntas de los periódicos nacionales y de las emisoras de radio. Ella me envía a los periodistas de los periódicos regionales, de los diarios semanales y de los periódicos de izquierda, además de los corresponsales extranjeros. Mi primera entrevista es con una cadena de televisión en inglés. Poco después llegan los periodistas italianos con dulces. (Barbara y de Coninck, 1977: 73)

Pero, independientemente de la situación única en la que se encontraban las trabajadoras sexuales francesas, esta no era la primera vez que tales trabajadoras en el mundo habían organizado una rebelión.

Un periódico de San Francisco informó que, en 1917, 300 trabajadoras sexuales se enfrentaron al reverendo Paul Smith, el líder de una campaña contra la prostitución, a las puertas de su iglesia en el distrito Tenderloin de San Francisco (MacLaren, 1988). Según un resumen del artículo, el Reverendo describió su confrontación como “el incidente más dramático de mi vida” y se sorprendió cuando las mujeres le dijeron que la mayoría de ellas eran madres y que habían recurrido a la prostitución para mantener a sus hijos. Una protesta más organizada ocurrió en Honolulu en 1942, donde las trabajadoras sexuales se ganaban una vida lucrativa gracias a los 30.000 soldados estadounidenses destinados en la isla durante la Segunda Guerra Mundial. Basándose en una amplia gama de archivos, pero incapaces de obtener el relato de primera mano de una sola trabajadora sexual, la investigación de Bailey y Farber (Bailey y Farber, 1992) reveló que un grupo que representaba a 250 trabajadoras sexuales de Honolulu realizó una línea de piquete durante tres semanas exigiendo la ciudadanía plena que incluyera el derecho a vivir fuera de los burdeles permitidos por los militares. Al otro lado del Pacífico y más de 30 años después, un periódico estadounidense informó que al menos 641 prostitutas se habían declarado en huelga para protestar por un “comentario insolente” del dueño de un hotel en el complejo termal de Peitou (ahora Beitou) en Taiwán. La representante de la organización de trabajadoras sexuales llamada “Unión de Familias de la Felicidad” dijo que “las chicas tienen su dignidad y autoestima. La declaración del presidente de la junta las insultó y pasó por alto la importante contribución que las chicas han hecho a Peitou”. En respuesta, un funcionario del gobierno dijo que esperaba que la huelga “dure para siempre” (Prostitutes Strike for Dignity, Wilmington Morning Star, 25 de marzo de 1976).

Pero los detalles de estas y otras protestas similares rara vez son abordados por la literatura académica o incluso popular. En cambio, permanecen estancados en breves informes de noticias de los medios con poco análisis o consideración seria de los problemas, o como en el caso de la rebelión de Honolulu, privados de relatos de trabajadoras sexuales en primera persona. Si el periodismo es, como se describió en 1963 por el presidente del Washington Post Philip L Graham, “el primer borrador de la historia”, cuando se trata de historias de resistencia y rebelión de las trabajadoras sexuales, a menudo no ha habido un segundo borrador ni por los medios ni en publicaciones académicas. La cobertura generalizada y sostenida de los medios impresos y electrónicos de la huelga de las trabajadoras sexuales francesas hace que sea una excepción a este respecto. Como Mathieu señala: “Por primera vez, ellas (las trabajadoras sexuales) estaban siendo escuchadas sin ser ridiculizadas” (Mathieu, 2014). A diferencia de la huelga de Honolulu, donde “los periódicos no contenían una sola palabra al respecto” (Baily y Faber, 1992: 67) en el caso de Francia, varias trabajadoras sexuales francesas que hablaban desde varios lugares de protesta presentaron sus quejas directamente y en persona a los medios impresos y electrónicos, enmarcándolas como preocupaciones laborales y de derechos humanos.

La huelga de las trabajadoras sexuales francesas no solo captó la atención de los medios de comunicación mundiales, sino que en los meses posteriores a las ocupaciones, “las mujeres aprovecharon el interés de la prensa para realizar una campaña de educación masiva sobre la prostitución. El apoyo público al Colectivo Francés de Prostitutas, como se llamaban a sí mismas, fue fuerte” (Pheterson, 1989: 5). Esta campaña continuó al menos hasta el 27 de abril de 1976 cuando tres trabajadoras sexuales (no identificadas) debatieron con un grupo de estudiantes de la Universidad de Lyon. Al explicar por qué consideraban que su movimiento era un éxito, dijeron que las ocupaciones les daban la oportunidad de conocerse y entenderse entre ellas:

Antes, cuando una mujer era detenida por la policía, estaba sola, hoy hay otras cuatro que la acompañan. Automáticamente, los policías intentan hacer las paces, dicen: “Bueno, aquí viene la delegación, montarán un escándalo, nos darán trabajo”. Entonces nos dejan solas; nos insultan más discretamente, es decir, sin que los demás escuchen, mientras que antes era diferente. (Mathieu, 2003b: 4)

Como se sugiere aquí, la rebelión francesa permitió a las trabajadoras sexuales darse cuenta del poder potencial de la acción colectiva para desafiar a las autoridades y la injusticia. Aunque como se describe en los testimonios personales, algunas de los rebeldes ya estaban politizadas. “En el 68, estaba trabajando en una fábrica; así que lo viví todo, las ocupaciones de fábricas”(Jaget, 1980: 98). Otra describe cómo los clientes se reían al ver el póster del Colectivo de Prostitutas sobre su cama. “Personalmente no me parece gracioso. Ese póster es una buena manera de clasificarlos, ya que tiene todas nuestras demandas” (Jaget, 1980: 128).

La influencia de la huelga también se puede medir en términos de su impacto en las trabajadoras sexuales en otros países, quienes a pesar de las diferencias culturales pudieron identificarse estrechamente con el movimiento francés debido a las sorprendentes similitudes en las leyes y cómo se aplicaban a las trabajadoras sexuales. El uso de los servicios de cable sindicados por parte de los periódicos resultó en citas como esta de “Valerie” en París que se publicaron en lugares como el Reino Unido, Australia y los EE.UU .:

Sobre todo, queremos ser reconocidas oficialmente para que todo tipo de insultos terminen y podamos llevar una vida normal cuando termine el trabajo, y no queremos que nuestro compañero normal corra el riesgo de ser arrestado por proxenetismo, y que no nos quiten a nuestros hijos bajo ninguna circunstancia, ya que la mayor parte de nosotras somos buenas madres. (Lakeland Ledger, 8 de junio de 1975)

Del mismo modo, se citó a las trabajadoras sexuales francesas que pedían el derecho a trabajar en lugares de trabajo seguros y discretos, como sus propios apartamentos, y ofrecían pagar impuestos si también se les daba acceso a los mismos derechos de seguridad social que a otros ciudadanos. Lo que no querían era burdeles administrados por el gobierno francés.

Los informes internacionalizados sobre la huelga atrajeron la atención de la trabajadora sexual Grisélidis Réal, que viajó desde Ginebra para unirse a la ocupación de París en la Capilla de Saint Bernard. Réal se convertiría en una conocida activista y autora en Francia y Suiza en los años venideros, pero mientras tanto después de la huelga en 1975 se reunió con la activista estadounidense Margo St James en París en una reunión patrocinada por la UNESCO de la Federación Internacional de Abolicionistas (Pheterson y St James, 2005) donde se les “permitió” hablar (Pheterson, 1989: 6) en nombre de las trabajadoras sexuales. En el mismo viaje, St James y la trabajadora sexual francesa “Sonia”, que también había participado en la huelga de 1975, hablaron con Simone de Beauvoir sobre la fundación de una organización internacional de trabajadoras sexuales. En pocos años, surgieron más de 20 grupos de derechos de las trabajadoras sexuales en toda Europa y tan lejos como Australia (Pheterson, 1989: 5-8).

El primero en surgir en 1975 como respuesta directa al movimiento francés fue el English Collective of Prostitutes (sitio web del ECP). El ECP se acercó a la editorial feminista Falling Wall Press para organizar la traducción y publicación del libro de Jaget Prostitutes Our Life (Jaget, 1980). Esta versión extendida incluyó contribuciones de Margo St James de COYOTE y las miembros del ECP Margaret Valentino y Mavis Johnson quienes, en un homenaje a las ocupaciones de iglesias, lo describieron como una “gran victoria” para las trabajadoras sexuales (Jaget, 1980: 16) “Casi de la noche a la mañana encuentras el poder de hablar con coraje y honestidad imposible antes; ves tu propia experiencia y tu propia historia como parte de todos los demás; tienes la prueba final de que no estás sola, de que no eres la única en pensar: esto es un desastre “(Jaget, 1980: 10). La publicación del ECP legó la historia de la huelga francesa, contada por las propias mujeres, al mundo de habla inglesa y a un movimiento emergente con pocas victorias pero grande en la construcción de la comunidad de trabajadoras sexuales. Y al menos en un caso, esto no pasó desapercibido.

En 1974, el gobierno australiano estableció una Comisión Real de Relaciones Humanas para investigar una amplia gama de temas, incluida la “prostitución”. La jefa de la comisión, Elizabeth Evatt, había sido la primera jueza de un Tribunal Federal de Australia, y la primera australiana en ser elegida para el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. En las recomendaciones del informe en 1977, se refiere directamente al movimiento francés como un ejemplo de la creciente capacidad de organización de las trabajadoras sexuales; “las prostitutas francesas se declararon en huelga, ocuparon iglesias y lugares de reunión similares para repartir folletos. Pidieron la legalización de la prostitución y el fin de la persecución policial. También exigieron el derecho a los beneficios de la seguridad social”. Movimientos similares en los EE. UU. y Australia significaron que había “una mayor confianza entre las prostitutas de que el sentimiento público está de su lado. También parece indicar que las mujeres están preparadas para organizarse colectivamente y no están bajo la influencia de proxenetas y ‘protectores’ masculinos de un tipo u otro” (Evatt, 1977: 62). La comisión continuó recomendando la despenalización del trabajo sexual —y, según Frances y Gray (2007; 315), esto “se sumó al peso de la opinión que aboga por la despenalización”— que fue adoptada por Nueva Gales del Sur en 1979.

Conclusión

Este artículo ha argumentado que, para las propias trabajadoras sexuales, el legado de la huelga de 1975 trasciende cualquier fracaso en el logro de los objetivos institucionales. Si bien hubo algunas decepciones amargas para las trabajadoras sexuales francesas por no lograr ganancias institucionales, las activistas en Francia y más allá pudieron movilizar su reputación y usarla para legitimar las demandas y fomentar una identidad colectiva para el movimiento global de derechos de las trabajadoras sexuales. Al hacerlo, forjaron “una narrativa de influencia”, que en sí misma contribuye de manera importante a construir y sostener un movimiento social (Meyer, 2009: 56).

Desde la perspectiva de las activistas de las trabajadoras sexuales francesas de hoy, la huelga fue claramente una rebelión orquestada por y para las mismas trabajadoras sexuales. Thierry Schaffauser, uno de los cofundadores del Sindicato Francés de Trabajadoras/es Sexuales STRASS (Syndicat du Travail Sexuel), describe la huelga como “realmente el momento en que la idea en sí misma —que las trabajadoras sexuales podrían organizarse políticamente— se demostró de repente como posible” (Schaffauser, 2014). Según Schaffauser, el ejemplo del movimiento de trabajadoras sexuales francesas de la década de 1970 también tiene un propósito político contemporáneo: una mayor conciencia del movimiento de 1975 y sus demandas, argumenta, podría reforzar la legitimidad de su organización: “mucha gente nos critica (al STRASS) como no representativo, como minoría. Pero lo que estamos discutiendo hoy se remonta (a 1975)”. Schaffauser hace una apreciación importante. Muchas de las inquietudes y quejas identificadas por la revuelta de las trabajadoras sexuales de 1975 siguen siendo igual de relevantes hoy, a pesar de 40 años de cambios en las políticas gubernamentales (Shaffauser, 2014; Blanc, 2012; Mathieu, 2013). Si bien su movimiento puede haber “fracasado” en lograr una reforma política duradera en Francia, su ejemplo continúa inspirando a las trabajadoras sexuales en todo el mundo en una lucha continua contra la discriminación y por los derechos civiles y humanos (Shaffauser, 2014; Jeffreys, 2014). Como dijo una de las mujeres que participaron en la revuelta de 1975 en aquel momento:

Para mí ya nada será como antes. Tengo la impresión de que en estos diez días he experimentado cosas que son difíciles de comprender, que nunca hubiera pensado que fueran posibles antes… de alguna manera me parece que todo esto durará mucho más que la ocupación misma. (Liberación, 13 de junio) (Barbara y de Coninck, 1977: 90)

 

Notas

1 Aroney es miembro de Scarlett Alliance, la máxima organización representativa de las trabajadoras sexuales australianas. Una descripción de su historia activista está disponible en The Conversation. Disponible en https://theconversation.com/sex-workers-of-the-world-unite-how-striking-french-sex-workers-inspired-a-global-labour-movement-43353 (consultado en agosto de 2016).

2 El archivo del padre Louis Blanc recopilado durante la ocupación de Saint Nizier incluye los documentos originales y la correspondencia producida por las trabajadoras sexuales durante la huelga.

3 La Iglesia de Saint-Nizier de Lyon es visitada por miles de turistas y peregrinos cada año, pero entre sus exhibiciones, literatura y exhibiciones en la pared no se menciona la huelga de las trabajadoras sexuales francesas de 1975.

Referencias 

Aroney E (2015) La Revolte des Prostituées, transmitido por RF (Francia) el 1 de junio de 2015 y RTBF (Bélgica) el 2 de junio de 2015. Disponible en

http://www.rtbf.be/lapremiere/article_la-revolte-des-prostituees?id=9049151 y http://www.franceculture.fr/emissions/sur-les-docks-14-15/la-revolte- des-prostituees-de-saint-nizier (consultado en agosto de 2016).

Aroney E (2016) The Sex Workers Revuelta, transmitido en ABC RN (Australia) el 8 de marzo de 2016 disponible en http://www.abc.net.au/radionational/programs/earshot/the-sex-workers-revolt/7163548 (consultado en agosto de 2016).

Aroney E y Barrell T (2009) Investigando la Zona: Tony Barrell, el Auteur y la Institución. SCAN Journal of Media Arts Culture 6 (3).

Bailey BL y Faber D (1992) Hotel Street: Prostitution and the Politics of War. Radical History Review 52: 54-77.

Barbara y de Coninck C (1977) La Partagée. París: Ediciones de Minuit.

Blanc L (2012) Entrevista (grabación de audio) con Aroney, 11 de julio, Lyon, Francia.

Blanc L (2014) Entrevista (grabación de audio) con Aroney 2 de junio, Lyon, Francia.

Boyer D (2010) Temporalidades divergentes: sobre la división del trabajo entre periodismo y antropología. Antropología News 51: 6–9.

Chantal y Bernard J (1978) Nous ne sommes pas nées prostituées par,

Les Editions Ouvrières. Ivry-sur-Seine.

Chomarat M (2013) Entrevista (grabación de audio) con Aroney, 10 de julio, Lyon, Francia.

Corbin A (1990) Women for Hire: Prostitution and Sexuality in France after 1850. Massachusetts: Harvard University Press.

Cramer J y McDevitt M (2004) Periodismo etnográfico. En Iorio S (ed) Investigación cualitativa en periodismo: llevándolo a las calles. Lawrence Erlbaum: Londres, pp. 127–144.

De Lourdes M (2013) Entrevista (grabación de audio) con Aroney, 12 de julio, Lyon, Francia.

Sitio web de ECP. Disponible en http://prostitutescollective.net/about/ (consultado el 27 de abril de 2017).

Evatt E, Arnott F y Deveson A (1977) Comisión Real de Relaciones Humanas, Servicio de Publicaciones del Gobierno Australiano. Vol. 5 p. 62. Disponible en http://apo.org.au/node/34438 (consultado el 26 de abril de 2017).

Frances R y Gray A (2007) Insatisfactorio, discriminatorio, injusto y acogedor

Corrupción. Estudios feministas australianos 22 (53): 307-324.

Hannerz U (2004) Noticias extranjeras: Explorando el mundo de los corresponsales extranjeros. Chicago: University of Chicago Press.

Jaget C (ed) (1980) Prostitutas Nuestra Vida. Bristol: Falling Wall Press.

MacClaren D (1988) Morality Crusade Draws Prostitutes ‘Wrath.

Tenderloin Times, febrero de 1988. Disponible en http://www.donmaclaren.com/tenderloin_times_article.html (consultado en agosto de 2016).

Mathieu L (2001) Una movilización improbable: la ocupación de la iglesia de Saint-Nizier por las prostitutas de Lyon. Revue Francaise de Sociologie, 42 (1): 107-131.

Mathieu L (2003) La emergencia y los resultados inciertos de los movimientos sociales de las prostitutas. European Journal of Women’s Studies 10 (29): 29-50.

Mathieu L (2003b) Débat d’étudiants avec des prostituées à l’université de

Lyon II en avril 1976. Clio. Histoire, Femmes et Sociétés 17. Disponible en http://clio.revues.org/588, archivo PDF: //localhost/Users/Apple/Downloads/clio-588.pdf (consultado en agosto de 2016).

Mathieu L (2004) El debate sobre la prostitución en Francia: un conflicto

entre abolicionismo, regulación y prohibición. Revista de Estudios Europeos Contemporáneos 12 (2): 153-163.

Mathieu L (2013) Entrevista (audio) con Aroney, 11 de julio, Lyon, Francia.

Mazur A (2004) Los movimientos de prostitutas enfrentan la apatía de la élite y el sesgo de género en Francia. En J Outshoorn (ed) La política de la prostitución: movimientos de mujeres, estados democráticos y la globalización del comercio sexual. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press, Cambridge, pp 126-131.

McNeill M (2013) Día Internacional de las Putas. En La cortesana honesta. Disponible en: https://maggiemcneill.wordpress.com/2013/06/02/international-whores-day/2012 (consultado en agosto de 2016).

Meyer DS (2009) Reclamando crédito: Historias de influencia del movimiento como resultados. En H Johnston (ed) Cultura Movimientos sociales y protesta. Farnham: Ashgate Publishing Ltd, págs. 55-77.

McCarthy J y Zald M (2002) La vitalidad duradera de la teoría de la movilización de recursos de los movimientos sociales. En JH Turner (ed) Manual de Teoría Sociológica. Países Bajos: Kluwer Academic / Plenum, pp 533-565.

Morton T y Müller K Lusacia y el acertijo del carbón: la experiencia vivida de la Energiewende alemana. Política energética (2016).

Pheterson G (1989) Una reivindicación de los derechos de las putas. Seattle: Seal Press.

Pheterson G y St James M (2005) Informe de la Conferencia Europea de Trabajo Sexual. Disponible en http://www.walnet.org/csis/groups/icrse/brussels-2005/SWRights-History.pdf (consultado en abril de 2017).

Pinot Guy M (1976) Misión de información sobre la prostitución. Informe, mimeógrafo.

Poniatowski M (1975) Entrevistado en Radio France el 10 de junio, número de archivo PHD95075834. Grabación realizada por el Instituto Nacional del Audiovisual (INA) Francia.

Quan T (1990) Una breve historia de nuestra vida y nuestros tiempos. PONY X-Press 1 (1): 3.

Roberts N (1992) Whores in History: Prostitution in Western Society. Londres: HarperCollins.

Roussopoulos C (1975a) Kate Millet parle de la prostitución avec des feministes. Salida de video, Centro audiovisuel Simone de Beauvoir. París, Francia.

Schaffauser T (2014) Entrevista (grabación de audio) con Aroney 6 de junio. París, Francia.

Snow DA y Soule SA (2010) Una cartilla sobre movimiento social. Nueva York: W.W. Norton

Singer JB (2009) Etnografía. Periodismo y comunicación de masas trimestral 86 (1): 191–198.

Sonia (1976) Respectueusement Vôtre. Francia: Presses de la Cité.

Tilly C y Tarrow S (2015) Contentious Politics (2nd ed) Nueva York: Oxford University Press.

Ulla (1976) Ulla por Ulla. Francia: Charles Denu.

Convención de las Naciones Unidas (1949) para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena. Aprobado por la Resolución 317 (IV) de la Asamblea General del 2 de diciembre de 1949. Disponible en http://www.ohchr.org/Documents/ProfessionalInterest/trafficpersons.pdf (consultado el 26 de abril de 2017).

Vesperi MD (2010) Atiende primero las diferencias: conflicto y colaboración en antropología y periodismo. Antropología News 51: 7–9.

Walkowitz JR (1980) Prostitución y sociedad victoriana: mujeres, clase y

Estado. Cambridge: Cambridge University Press.

Grisélidis Réal rememora su participación en la revolución de 1975

 

 

 

En: Las prostitutas: una voz propia: crónica de un encuentro

Escrito por Raquel Osborne

https://books.google.es/books?id=eECtwc3jYWIC&pg=PA33&lpg=PA33&dq=griselidis+real+paris+1975&source=bl&ots=SXKvz8pgsR&sig=ACfU3U3hRLy8DozEZS8P6nt9dQO6kGv-Jw&hl=es&sa=X&ved=2ahUKEwi9scfy1f_pAhWEA2MBHVPFCbQQ6AEwBHoECAoQAQ#v=onepage&q&f=true

La protección social de las trabajadoras sexuales

 

Enviado por NSWP el 15 de abril de 2019

 

Descarga este recurso: 

Haz clic para acceder a es_briefing_note_social_protection_nswp_-_2019.pdf

Nota Informativa: Protección Social, NSWP – 2019

 

Esta nota informativa detalla las áreas clave dentro de los sistemas de protección social que deben ser mejoradas para cumplir con las necesidades de las trabajadoras sexuales.

A nivel global, las trabajadoras sexuales son excluidas de los sistemas financieros, de vivienda y servicios públicos que pudieran apoyar su independencia y seguridad económica, como también de las protecciones laborales que son el derecho de otros trabajadores. Esto se exacerba con la criminalización, la discriminación y el estigma, y genera la exclusión social y la marginalización económica.

Además, esta nota informativa detalla los roles de los grupos liderados por trabajadoras sexuales en fomentar las protecciones sociales para esta población, y subraya la necesidad de políticas y programas que respalden los derechos humanos de las trabajadoras sexuales y promuevan su autonomía.

Puedes descargarte el PDF. Esta fuente está disponible en inglés, chino, francés, ruso y español. Este recurso ha sido traducido del inglés por Nicola Chávez Courtright.

 

Georgina Orellano: “La embajada de Estados Unidos financia abolicionistas”

Luego de que el Ministerio de Desarrollo Social diera marcha atrás con la categorización de trabajadoras sexuales dentro del Registro Nacional de la economía popular, la secretaria general de las prostitutas alerta sobre el posible vínculo local con la embajada estadounidense y la postura prohibicionista. Además, afirma que se inició un diálogo claro con el Estado.

 

Por Stephanie Peuscovich

10 de junio de 2020

https://marieclaire.perfil.com/noticias/sociedad/georgina-orellano-ammar-formulario-vera-freijo-abolicionistas-ammar.phtml

 

Georgina Orellano

 

El viernes pasado el Ministerio de Desarrollo Social incluyó la categoría trabajadora y trabajador sexual dentro del flamante Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular (ReNaTEP).

De esta manera el Estado reconocía por primera vez a la prostitución como un trabajo. Pero 48 horas después ese registro dejó de estar disponible en la web.

Georgina Orellano, secretaria general de AMMAR (Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina) y militante activa por la regulación del trabajo sexual, comenzó a evidenciar la fuerza que habían realizado abolicionistas de distintos ámbitos, que incluyó desde feministas hasta ex legisladores, que coparon las redes bajo la consigna trabajo sexual no es trabajo.

Luego del pedido de esos sectores por no reconocer a las y los trabajadores sexuales como tales el formulario se bajó del registro. Cabe aclarar dicho registro dejó de funcionar por completo y no solo para las personas que ejercen la prostitución.

Horas antes 670 trabajadoras sexuales se habían inscripto y celebraban un hecho histórico.

¿Cómo continúa la situación respecto a la baja del formulario?, ¿Qué pasa con las trabajadoras que ya se inscribieron?

La respuesta oficial del Ministerio de Desarrollo Social es que frente a todo el debate y las distintas opiniones que se generaron con respecto a las categorías que se incluyeron en ese registro del ReNaTEP van a habilitar una mesa de diálogo compuesta por cinco Ministerios y Organizaciones Sociales para poder generar un consenso. Entonces el registro queda en stand by hasta que se habilite esta mesa de diálogo y se comience a trabajar en la inclusión o no de ciertas categorías.

Desde la organización nosotras contabilizamos que hasta las 19 horas del día domingo se registraron 760 trabajadoras sexuales. La gran mayoría guardó la respuesta del Registro, muchas sacaron capturas de pantalla una vez registradas. Porque para muchas era muy emocionante y sorprendente encontrarse con la categoría trabajadora, trabajador sexual. Entonces nosotras estamos recolectando todo eso y analizando qué otra acción e iniciativa podemos llevar adelante desde el área legal de la organización.

¿Qué acciones?

Es todo tan reciente y está todo tan tensionado que decir exactamente qué vamos a hacer es muy difícil. Porque actualmente se generó un canal de diálogo con el Estado. Y nosotras apelamos a seguir teniéndolo y a que esto se resuelva de la mejor manera posible. Dialogando con todos los sectores pero con nosotras sentadas en esa mesa.

Para nosotras es impensado que se abra un canal de diálogo con el Estado en donde se dispute la categoría de trabajo sexual. El peor escenario era quedarnos con el tweet y lo que ocurrió en las redes sociales.

Pero hoy la discusión pasa por una cuestión de que nos reconozcan. Estamos en otro lugar y otro escenario y lo celebramos. Al final se discute si nosotras podemos ser trabajadoras o si tenemos que estar registradas. Ya no se discute en relación a la trata de personas o explotación. Sino que se discute un registro de trabajo informal.

Georgina Orellano es la secretaria general de AMMAR

¿Osea que a pesar de que el formulario se bajó, el hecho fue positivo porque desde el propio Estado se inició el debate? 

Totalmente.

Respecto al lobby abolicionista que se hizo sentir muy fuerte en las redes sociales, ¿por qué crees que es tan fuerte la representación de la no regulación del trabajo sexual en el país?

Me parece que quedaron totalmente reflejadas las alianzas que tiene el abolicionismo que no solamente están dentro del feminismo sino también dentro de la iglesia y el Estado, con una perspectiva arcaica y también anticlerical.

Y esta visibilidad nos da la razón. Siempre dijimos que el abolicionismo tiene alianzas con otros sectores que no vienen del lado del feminismo. Incluso la embajada de Estados Unidos financia organizaciones con perspectivas abolicionistas para que incidan en el Estado nacional y se penalicen todas las formas de trabajo sexual.

Hasta ahora que quedó claro con este funcionario que está al frente del comité de lucha contrata la trata de personas que celebra que todos los trabajadores informales estemos en la clandestinidad.

Cuando en realidad él debería celebrar el registro: que es una herramienta para luchar contra la explotación laboral, la trata de personas y la servidumbre. Entonces nos parece muy fuerte que haya personas celebrando la clandestinidad. Porque eso muestra una posición muy antiderechos y de derecha.

¿Por qué crees que Estados Unidos financia la postura abolicionista?

En Estados Unidos la perspectiva del trabajo sexual es prohibicionista. No solo financia a la Argentina en este sentido sino que también lo hace con un montón de otros países. Y de hecho es el único país que saca informes de manera anual para puntuar al resto de las naciones que recibieron financiamiento desde las Embajadas estadounidenses.

Argentina recibió una calificación y han entregado a premios a algunas referentes abolicionistas en su lucha contra la prostitución y contra la trata. Todo eso es visible. Lo conocemos quienes estamos en el tema pero hoy lo puede saber otro tipo de personas. Estas alianzas siempre existieron.

 

El triángulo de la prostitución

La prostitución es un triángulo, estable pero sometido a tensión. El triángulo es la forma geométrica bidimensional más estable (por su sencillez) que mantiene tensión (al estar formada por elementos diferenciados): sin tensión, sería una circunferencia.

Los tres lados del triángulo de la prostitución son las trabajadoras sexuales, los clientes y la tercera parte; o, dicho en lenguaje más directo, las putas, los puteros y el proxeneta.

Cada una de las partes necesita a las otras dos y, a la vez, se opone a ellas.

Las putas somos el conjunto de las mujeres, ya que todas somos putas, en potencia o en acto, en virtud de nuestra dignidad como seres humanos, de nuestro derecho a decidir libremente sobre nuestras vidas y nuestros cuerpos. Pero las que forman parte del triángulo sólo son las putas en activo.

Los puteros son el conjunto de los hombres, ya que todos son puteros, en potencia o en acto, por la misma razón que las mujeres somos putas. Pero solo forman parte del triángulo los activos.

El proxeneta es el Estado. La tercera parte es el elemento que crea las condiciones de la prostitución. El Estado patriarcal, capitalista, racista y colonialista ejerce su violencia condenando al hambre a quien no tenga dinero. El dinero es el alma desalmada del Estado capitalista. El Estado condiciona con sus leyes la libertad de hombres y mujeres con el único propósito que le permite su naturaleza: ganar dinero.

La libertad de hombres y mujeres es, en última instancia, su libertad sexual. La coerción de la libertad sexual de hombres y mujeres la ejerce el Estado mediante la institución del matrimonio. El matrimonio es el núcleo del Estado capitalista, donde se reproducen y perpetúan las relaciones de opresión y explotación que le son esenciales. El matrimonio es la institución fundamental del Estado patriarcal, capitalista, racista y colonialista (1)(2)(3).

El Estado es el aparato del Estado. El aparato del Estado lo constituyen hombres y mujeres. Hombres y mujeres que sostienen con todas sus fuerzas la institución caduca y agonizante del matrimonio.

¿Mujeres en el aparato del Estado patriarcal? Sí: mujeres feministas hegemónicas, radicales y abolicionistas.

El feminismo hegemónico patriarcal, radical y abolicionista defiende con todas sus fuerzas la infantilización de las mujeres, nuestra limitación genética a decidir sobre nuestras vidas y nuestros cuerpos. El feminismo hegemónico defiende con todas sus fuerzas la institución del matrimonio, ese enorme “campo de concentración” (por usar su terminología) donde día a día vemos cómo se ejerce “la peor de la violencia contra las mujeres”: el asesinato.

El feminismo radical hegemónico y abolicionista, como integrante que es del Estado proxeneta, tiene un objetivo único: ganar dinero. En primer lugar, de los presupuestos del Estado, pero, en último extremo, de la explotación sexual de los hombres en el seno del matrimonio. Las feministas abolicionistas, patriarcales y hegemónicas compiten como esposas con las prostitutas por el dinero de los hombres.

Las prostitutas, las trabajadoras sexuales, las putas, son la base del triángulo. Sobre ellas, sobre su opresión, se levanta toda la máquina proxeneta estatal. El estigma de puta es la base del negocio. Sin estigma, sin negación por parte del Estado “democrático” de sus derechos fundamentales, de su dignidad, a las mujeres (en general) y a las trabajadoras sexuales (en particular) no sería posible la sobrexplotación laboral; la violencia sobre violencia que sufren las putas; su degradación a la minoría de edad.

El tercer lado, el de los puteros, es pasivo. Es el que pone el dinero. Es la auténtica “víctima” de “explotación sexual”. Pero, como son hombres, cuentan con la alianza genérica del Estado proxeneta que, a cambio de su dinero, les ofrece mujeres desprovistas de derechos, les da participación en su violencia institucional.

¿Pueden las trabajadoras sexuales liberarse de la opresión, recuperar sus derechos humanos, democráticos, fundamentales, constitucionales?

Solo si se unen.

La división de las trabajadoras sexuales, la competencia entre ellas, es la que perpetúa la opresión que sobre ellas ejerce el Estado proxeneta explotador y sus protegidos los puteros.

Sólo la percepción de lo que las une como elemento diferenciado de lo que las separa permitirá su actuación unida para recuperar sus derechos. Sólo cuando estén entre la espada y la pared, la espada del individualismo y la pared del hambre, se unirán, se organizarán y ocuparán su puesto, que no es otro que el de vanguardia en la lucha por la liberación de las mujeres.

 


1.- “Para la crítica feminista el matrimonio moderno es una institución patriarcal asentada sobre la división sexual del trabajo; la apropiación de la capacidad reproductiva, sexual, de autonomía y de trabajos domésticos de las mujeres; la atadura entre sexualidad y reproducción; la idea de complementariedad de los sexos, entendida como natural e inalterable, y la heterosexualidad obligatoria.”

El matrimonio: institución política cambiante

María José Machado Arévalo

7 de abril de 2019

Diario El Telégrafo

https://bit.ly/3dJD3Md

2.- “Respecto al matrimonio en sí, hay muchas cosas que decir ¿no ha sido durante siglos la forma de opresión más brutal, silenciosa y cotidiana para miles de mujeres, es decir, su esclavitud?”

Rosa M. Posa Guinea, Former Project Consultant for LAC Institute, IGLHRC

https://outrightinternational.org/content/una-reflexi%C3%B3n-sobre-la-instituci%C3%B3n-de-matrimonio

3.-  “La institución del matrimonio es antigua y omnipresente. Sin embargo, los economistas han realizado poco trabajo sobre por qué existe esta institución social y por qué a lo largo de la historia se ha relacionado íntimamente con la fertilidad. Explicamos la institución del matrimonio como un consenso social sobre la necesidad de frenar la infidelidad de la mujer con el propósito de la certeza de paternidad y la inversión biparental en la descendencia. Al aumentar los costos del apareamiento para las personas, el matrimonio reduce las infidelidades en la sociedad, una fuente de fracaso del mercado de apareamiento, y hace que la paternidad sea más segura. Los hombres, en consecuencia, invierten más en su presunta descendencia, un hecho que también beneficia a las madres.”

The institution of marriage

Dirk Bethmann and Michael Kvasnicka

Journal of Population Economics

Vol. 24, No. 3 (July 2011), pp. 1005-1032

https://www.jstor.org/stable/41488338?seq=1

 

Crean un ‘crowdfunding’ para ayudar a las prostitutas durante el estado de alarma

 

niusdiario.es

Sevilla

7 de junio de 2020

https://www.niusdiario.es/sociedad/crowfunding-ayudar-prostitutas-durante-estado-alarma_18_2957595044.html

 


Manifestación del Colectivo de Prostitutas de Sevilla.
Colectivo de Prostitutas de Sevilla

 

  •         De momento se han recaudado casi 33.000 euros que se repartirán entre las mujeres que más lo necesiten

“No existimos”, denuncia rotundamente María José Barrera del Colectivo de Prostitutas de Sevilla. Y como no existen no tienen ni derechos, ni deberes… ni tampoco ayudas. Ni ERTE, ni paro, ni ceses de actividad, ni subsidios especiales, ni nada. El coronavirus que paró la economía de medio mundo durante dos meses, también detuvo su oficio más antiguo dejando en España a miles de mujeres sin ingresar un solo euro.


Llamamiento del crowdfunding.
Coalición de Trabajadoras Sexuales (CETS)

En este escenario varios colectivos de la Coalición de Trabajadoras Sexuales (CETS) deciden crear un crowdfunding para recaudar fondos con el que ayudar a las prostitutas. Con el nombre de “Fondo de Emergencia para las Trabajadoras Sexuales” se ponen como meta conseguir 12.000 euros a través de la plataforma Gofundme.

A día de hoy han conseguido casi 15.000 gracias a 300 donantes, muchos anónimos, otros firmando cada euro con nombres y apellidos. La ola de solidaridad ha sorprendido a un colectivo acostumbrado a las miradas recelosas y las palabras hirientes. “Estamos totalmente sorprendidas. Ha sido increíble, maravilloso…”, dice María José sonriendo por primera vez en toda la conversación.

 

Un segundo crowdfunding

Tal ha sido el éxito que el sindicato OTRAS junto con AFEMTRAS, Aprosex y (N).O.M.A.D.A.S. han creado un segundo crowdfunding que ya ha recaudado casi 18.000 euros. Entre sus donantes aparecen firmas como la del productor de cine erótico, Pablo Dobner, la plataforma Barcelona en Comú o una de las páginas porno más importante del mundo, Pornohub, que ha entregado a la causa 2.500 euros.

El dinero recaudado se ha repartido entre los colectivos que organizan los crowdfunding. Cada colectivo gestiona su parte para ayudar a las mujeres a las que el coronavirus ha golpeado más fuerte. El virus y la cuarentena han hecho caer el negocio de la prostitución de forma radical.

“Habrá chicas que siguen ejerciendo arriesgándose”, dice María José del Colectivo de Prostitutas de Sevilla. Pero la mayoría están paradas. “Se ayuda con los gastos de alojamiento (siempre que no sean clubes), de comida… y de otras necesidades, por ejemplo hemos comprado muchas bombonas de butano”, explica María José.

Las calles vacías y los clubes cerrados dejaron a muchas prostitutas en situación de precariedad. Cuando un club cierra hace un ERTE para recepcionistas, camareros, limpiadores… pero no para las chicas. De media pagan unos 70 euros semanales por habitación. Hay clubes que no se lo están cobrando, otros le han reducido el precio a unos 30 euros. Otros clubes, ni siquiera eso… Las chicas que se quedan en un club donde ya no pueden comer. No hay cocina… porque los cocineros también se han acogido al ERTE. “Hay chicas que han pasado el confinamiento en casas de clientes que le han ofrecido alojamiento”, asegura María José. “No tenían más opciones”.

María José Barrera del Colectivo de Prostitutas de Sevilla
niusdiario.es

La pandemia deja a la prostitución tocada, pero no hundida. La distancia social obligatoria no casa con el negocio de miles de mujeres que se han encontrado de la noche a la mañana con un futuro más incierto de lo habitual. En ese futuro se acaban de colar en total casi 33.000 euros en donaciones… y la cifra sigue subiendo.