“Existe la opresión por puta, pero la de puta migrante es peor”

 

La mexicana Sabrina Sánchez se define como trabajadora sexual, migrante y lesbiana. Es también una de las voces jóvenes más radicales del transfeminismo barcelonés. Ante la ola de nacionalismos que recorre Europa propone una alianza estratégica entre el activismo trans y el migrante.

 

Por Sandra Aguilar

27 de abril de 2018

https://www.pagina12.com.ar/110469-existe-la-opresion-por-puta-pero-la-de-puta-migrante-es-peor 

 

 

Imagen: Aprosex

 

Así como Buenos Aires está plagada de kioscos, Barcelona es una ciudad atestada de bares. Uno de ellos, entre las callejuelas del barrio del Clot, fue el pautado para una cita con Sabrina. Apurada, entre clientes, atenta a sus dos celulares, accedió a una entrevista para Soy.

Trabajadora sexual, trans, migrante mexicana y lesbiana, Sabrina Sánchez es una de las voces más disruptivas del transfeminismo barcelonés. En un contexto de auge de los nacionalismos y las derechas europeas, señala la necesidad de un activismo político interseccional que no pierda de vista el antirracismo.

La incorrección política la caracteriza. Ésta es un signo de distinción sudaca que porta orgullosa en un entorno donde los buenos modales, la cortesía y la discreción son regla. Sus intervenciones pueden ser “como un tirón de orejas, un ‘tías, reaccionen’”. Afila su mirada y señala que en octubre de 2017 hubo una manifestación trans en la que no se gritó nada, ni consignas. “Y tampoco es que se hubieran trabajado mucho las consigas trans, casi no hay salvo el aquí está la resistencia trans”. Pero se apresura a aclarar que “eso no nos impide decir que tenemos gente trans que es migrante, que no tiene papeles, que se lxs llevan a los CIEs (Centro de Internamiento de Extranjeros), que la ley de extranjería también afecta a lxs trans”. Cuenta que “todo ese tipo de reivindicaciones se gritan cuando son manifestaciones de migrantes antirracistas”. Y le pide al movimiento transfeminista que se erija como altavoz para esas reivindicaciones.

¿Qué articulaciones hay entre el movimiento transfeminista y el migrante?

-Depende del tipo de movimiento transfeminista. Si somos transfeministas migrantes o si hay una cierta conciencia de la migración, sí se da una articulación. Pero cuando no, cuando es totalmente blanco, gana la blanquitud. Ahí es más difícil que se dé esa articulación, esa empatía está mesa aparte. En el tema migrante hay algunos colectivos transfeministas que les cuesta todavía. Y vuelven a repetir las dinámicas de poder, una y otra vez.

¿Qué implica ser migrante y trans en el contexto del auge de los nacionalismos en el continente europeo de los últimos años?

-Implica muchas veces ser invisible del todo, porque la política migratoria europea actualmente es la de la Europa fortaleza, el no dejar pasar a nadie, no promover políticas sociales hacia los migrantes para no crear un efecto de llamada. Además, el ser trans pocas veces beneficia. Aunque hay veces que los gobiernos, para quedar bien y en una estrategia de transwashing, pueden llegar a facilitar ciertas cosas pero también se basan mucho en los tratados que se firman entre países.

¿Y en el cotidiano? ¿Crees que este avance de los fascismos, como pudimos ver en el estado español en el marco del referéndum de Cataluña por la independencia, tiene un correlato en las calles como una amenaza para las existencias lgbti?

-Sí, creo que sí. Cuando veo que se exacerban los nacionalismos y empiezo a ver banderitas por todos lados, ahí me da miedo. Porque no hay nacionalismos guays, al final todos los nacionalismos son excluyentes.

¿Y dónde queda ahí la mujer trans migrante?

-Fuera. En los márgenes. A veces quedamos permanentemente en el trabajo sexual, incluso en los casos de las que no quieren ser trabajadoras sexuales pero no tienen opciones. También te pueden echar del país. O podemos acabar muertas, esa es la otra opción. La diferencia de España y Alemania, donde es un crimen enaltecer al fascismo y no hay calles ni avenidas con nombres de fascistas, es que allí los fascistas perdieron la guerra y aquí la ganaron. Esa es la diferencia. Y cuando hicieron la transición simplemente se ocultaron un poquito y se pusieron la camiseta de la democracia, aunque hubieran sido los ministros de Franco. Y viva la democracia. Y la gente se lo cree. Y como no puedes estar en contra de la democracia, porque si no eres facha, entonces el discurso crítico contra la democracia como está montada no tiene lugar.

Si hacemos foco en el movimiento trans y feminista, en una ocasión señalaste que hay una invisibilización de las putas a fin de desligarse del trabajo sexual, ¿cómo es eso?

-Esa crítica está dirigida principalmente al movimiento de las mujeres trans locales blancos con quienes no podemos articular, porque ser putas es una mala imagen. Hay muchas personas del movimiento trans que no tienen una posición feminista. Creo que el transfeminismo es prosex, y esa es la alianza que las putas hemos encontrado. Nos ha permitido a las putas acceder al feminismo, ponernos a leer y formarnos para entender que el feminismo no era necesariamente abolicionista. El transfeminismo nos mostró que hay otras maneras de ser feminista, más inclusivas, que no son tan dogmáticas como el feminismo mainstream.

¿Existen alianzas entre trabajadoras sexuales y colectivos migrantes?

-Empieza a haber. También porque el movimiento de las trabajadoras sexuales dirigido por las trabajadoras sexuales aquí es muy nuevo. Quien antes dirigía la lucha por los derechos eran las asociaciones que les ofrecen servicios a las trabajadoras sexuales: las que reparten condones, las que cuando recibimos una multa nos ayudan a recurrirla… Son asociaciones a las que las trabajadoras sexuales van a pedir servicios, pero no hay trabajadoras ahí. Todas son sociólogas, trabajadoras sociales, académicas… Desde hace cinco años está empezando a cambiar el panorama. Ha llegado el momento de decir “no queremos más tutelaje”. Nosotras podemos hablar. Apóyennos y quédense detrás de nosotras.

¿Y eso cómo se logra?

-Hemos tenido que cambiar la dinámica de sacarnos la tutela. Nos enseñaron ciertas cosas institucionales que no sabíamos, nos dieron las herramientas. Y ahora nosotras somos las que queremos llevar la voz cantante. El colectivo de trabajadoras sexuales está lleno de migrantes. Tanto entre las que captan la clientela en las calles, pero también dentro de los pisos. Cuando llegó la crisis vimos la necesidad de encontrarnos entre pares. Había un montón de mujeres cis que se quedaron desempleadas y con la hipoteca por pagar, por lo que comenzaron a ser trabajadoras sexuales, y el mercado se llenó. A partir del 2013 hubo un auge en el trabajo sexual con el ingreso de las españolas, las nativas. De hecho, Aprosex (Asociación de Profesionales del Sexo) lo iniciaron tres nativas, y las migrantes nos incorporamos después. Ellas vieron que había un montón de mujeres que ingresaban al mercado sin saber cómo, que no sabían las reglas del juego, ni las tarifas. Entonces reventaron los precios, y hubo que decirles que se hicieran valer. La gente estaba malgastando su capital erótico. Y cuando entramos las migrantes empezamos a darles discusiones a las blancas, porque existe la opresión por puta, pero la de migrante y puta es peor.

¿Y en el plano afectivo?

-Alianzas. O acuerdos varios en términos afectivos. No quiero decir poliamorosos porque tengo la crítica hacia un poliamor en el que se tiene un acuerdo con una persona y con las demás se hacen acuerdos puntuales, de encuentros. Pienso más bien en una red de amistades, de complicidades, de afectos, de afinidades. Que pueden incluir algo sexual, o no, simplemente puede ser algo profundo sin llegar a lo sexual. Y si se llega a lo sexual, que esos encuentros no rompan la amistad ni la complicidad. Ni que la gente asuma que porque habéis follado, le perteneces. Porque hay quienes creen que cuando hay sexo hay algo más profundo. Y yo puedo tener afinidades con quienes sexualmente no hay atracción. No creo que se deban romper las comunidades por cuestiones sexuales, aunque entiendo que es muy difícil de aplicar. Nos pasa mucho entre las putas que, si bien tenemos encuentros sexuales trabajando, eso nos fortalece los lazos a la hora de trabajar. A eso las putas lo tenemos muy claro. A veces les piden un trío, y me invitan. Somos amigas, y también somos profesionales, no hay ese rollo de “a lo mejor se nos acaba la amistad”. Y no, estamos trabajando. Y seguimos siendo amigas y aliadas y la relación no cambia.

 

Anuncios

APROSEX: GUÍA BÁSICA PARA PROTEGERNOS DE LAS LEYES SESTA Y FOSTA

 

Por Anna Alba

Publicado 18 abril, 2018

 

http://www.aprosex.org/guia-basica-para-protegernos-de-las-leyes-sesta-y-fosta/

 

 

No me voy a andar con rodeos. Se avecinan tiempos muy duros para las trabajadoras sexuales. Recientemente Donald Trump ha firmado las leyes SESTA y FOSTA, unas nuevas leyes que, bajo el pretexto de luchar contra la explotación sexual, están atacando gravemente a nuestras compañeras en los Estados Unidos y muy probablemente nos afecten pronto a nosotras también. Estas leyes convierten en responsables penales a los propietarios de las webs que alojen anuncios de tráfico sexual. Pero, ¿Cómo distinguir un anuncio de una trabajadora sexual libre de uno de una víctima de trata? Ante la duda, muchas páginas webs estadounidenses han empezado a eliminar sus páginas de contactos para adultos, hay multitud de directorios desaparecidos, los foros están cerrando e incluso hay escorts que, de la noche a la mañana, se han despertado sin página web.

Aparte de con multitud de compañeras, he hablado con diseñadores webs, expertos en informática e incluso con propietarios de directorios en España. Hay preocupación. Internet es prácticamente un producto estadounidense, las principales empresas de la red se rigen bajo sus leyes. Además, el hecho de que la mayor potencia mundial haya dado este paso, no hace descabellado pensar que estamos ante una nueva tendencia y que pronto en la UE se aplicaran leyes similares. Por lo tanto, hay que estar preparados para tratar de protegernos lo mejor posible.

Antes que nada, quisiera decir que no soy ninguna experta en informática, sólo os traslado lo que me han explicado y lo que he estado leyendo. La ley no entrará en aplicación hasta enero de 2019, por lo que todavía sabemos poco. Pero las principales webs de la industria ya se están poniendo las pilas para sobrevivir, los efectos ya se están sintiendo en EE.UU., y nosotras debemos tomar precauciones. Pero insisto, puede que lo que explique aquí ni sea suficiente ni sea del todo correcto. Si creéis que falta algo o hay algún error, podéis escribir a comunicación@aprosex.org.

¿Qué puedo hacer? 

Protege tu web:

  • Asegúrate de sacar tu hosting de los EE.UU.:

Esto es lo más urgente. Insisto, esto es urgente. Ponte en contacto con la empresa en la que tienes alojada tu web y asegúrate de que tienen los servidores fuera de los Estados Unidos. En caso de que sea así, es momento de migrar a servidores extranjeros. Hay quien dice que mejor que sean de fuera de la UE, por ejemplo a servidores de Suiza, Panamá o Islandia (1). En mi caso, mantengo mi web alojada en un servidor español.

  • Dominios:

Los dominios .com .net .org… están sometidos a la legislación estadounidense, pero aquí estamos bastante jodidas y no hay mucho que se pueda hacer. Podría pasar que, si el gobierno estadounidense detectase nuestra web, nuestra IP dejara de ser visible en los EE.UU.. Se podría cambiar al .es, pero esto podría afectar un poco a tu SEO. También hay quien dice que mejor pasarlos dominios de fuera de la UE, recomiendan mucho el .ch, pero la legislación suiza no permite esconder el nombre real del propietario de la web, y con un simple vistazo a whois.com se podría averiguar quien eres. Mala jugada.

  • WordPress:

Esto no es nuevo, pero quizás algunas no lo sabéis. Si vuestra web tiene un sistema WordPress, aseguraos de que estáis en el .org y no en el .com. WordPress.com no acepta webs de trabajo sexual, por lo que si os detecta, os puede eliminar la web. A mí me pasó hace unos años. Lo normal sería que se pusieran ahora más duros que nunca. Haced el cambio ya. No esperáis ni un día más. Lo mismo para las que todavía usen Blogspot.

  • Lenguaje:

Si tienes un .com o un dominio estadounidense, te recomiendo que suavices el lenguaje de tu web. Esto puede facilitar que pases desapercibida. Elimina las referencias demasiado sexuales y no explicites los servicios que realizas. Escribe tus anuncios como si fueran para una web de parejas. Por otro lado, he leído que ya hay directorios que están prohibiendo los desnudos integrales o demasiado explícitos para evitar problemas. Dudo que eso evite que les cierren las webs, pero quizás sea mejor protegernos un poco y evitar llamar la atención innecesariamente.

  • Copias:

Haz una copia de seguridad de todo. Y no la tengas online. Métela en algún disco duro, nada de tenerla en la nube, que también estará afectada por la censura. Nunca que sabe cuando la vas a necesitar.

Protege tus comunicaciones:

  • Mail:

Como hemos dicho antes, Google es el Dios de internet. Y es un dios estadounidense. Casi todas usamos Gmail y todos sus productos para este trabajo, pero a partir de ahora estará comprometido. No guardéis archivos sobre trabajo sexual en Google Drive nunca, hay noticias de que Google está borrando archivos y podrían usarlo como excusa para cerraros la cuenta. Tampoco uséis el Calendar. Hay otras aplicaciones de calendario que podéis usar. He oído hablar de uno que se llama Fruux, que es alemán.

Lo mejor es cambiar de correo electrónico, ya que Gmail está sometido a la legislación estadounidense. Puedes hacer dos cosas, o comprar un mail de pago para tu web, ya que al ser un mail privado sólo se podrán leer tus comunicaciones si hay una orden judicial. O pasarte a plataformas gratuitas de comunicación encriptada como Protonmail. Pero asegúrate de que tu correo de Protonmail tenga dominio .CH y no .COM.. Para que la encriptación sea completamente segura, habría que animar a nuestros clientes a que ellos también tengan una cuenta de correo encriptada. Hola clientes! No cuesta nada hacerlo, y la aplicación funciona bastante bien.

  • Móviles:

Si no lo haces ya, utiliza siempre un móvil distinto para tu vida personal y para tu trabajo como escort. No abras las aplicaciones de tu vida B en el móvil de tu vida A. Todas lo hacemos, pero mejor no correr riesgos.

  • Newsletter:

Las que tengáis newsletter también deberéis aseguraros de que la empresa que utilizáis no está en Estados Unidos. Yo uso Mail Chimp, pero me voy a cambiar porque está cerrando cuentas si detecta que se usan para trabajo sexual. Me recomiendan Safe Office y YMLP.com. Las dos son de pago.

  • Skype:

Hay noticias de que Skype también está cerrando cuentas de webcammers. A partir del 1 de mayo cambia las normas de uso y prohibirá el “lenguaje ofensivo”, por lo que es mejor ir buscando una nueva plataforma. He leído que hay webcammers que recomiendan VSee o Appear.in (aunque de esta segunda hay quien dice que no permite el material pornográfico) como alternativas.

  • Twitter:

Esto viene de antes, pero twitter lleva un tiempo haciendo Shadowban. Puedes comprobar si estás afectada escribiendo tu nombre de cuenta aquí. Por otro lado, en Estados Unidos las chicas cada vez cuelgan menos desnudos integrales o censuran como en Instagram. También hay quien está borrando sus tuits más sexuales (aquí os paso una guía sobre cómo hacerlo más rápido), borrando del perfil el enlace a sus webs o directamente han borrado todos sus mensajes. No creo que sea preciso hacerlo nosotras ahora, pero en caso de que la legislación empiece a cambiar en Europa, sería recomendable tenerlo en cuenta.

Pero en este caso… ¡Hay esperanza! Me alegra explicaros que las trabajadoras sexuales somos mujeres con multitud de recursos y que un grupo de compañeras (de Australia, creo) han creado una red social para nosotras. Se llama Switter [¡ay!, ya no (2)] y funciona de maravilla, yo ya tengo una cuenta! Bueno, yo y 40.000 personas más. Lo bueno que tiene esta red social es que está creada especialmente para nuestras necesidades, hay posibilidad de crear anuncios, tener la cuenta verificara e incluso se pueden colgar experiencias. También te puedes descargar la aplicación en el móvil. Si es que… somos guapas, somos muuuuy listas, somos putas feministas!

  • Instagram:

En Instagram siempre han sido unos censores. Eso ya lo sabemos. Pero insisto en que tengáis cuidado con enseñar demasiada carne, y yo evitaría abusar de los hashtags para no llamar la atención.

Protege tu dinero:

  • Paypal:

Yo uso Paypal de forma muy limitada ya que, como no quiero dar mis datos, mis cuentas sólo pueden estar abiertas hasta llegar a un cierto límite de dinero, después, cuando me exigen que de mi DNI y las tengo que cerrar, aunque siempre he podido recuperar el dinero. El problema es que también es una empresa estadounidense y ya ha habido casos de cierre de cuentas si se descubre que eres trabajadora sexual. Por lo que es recomendable tener alternativas. He usado también Transfer Wise, pero sólo existe como aplicación para Apple y me dicen que también cierra cuenta. Hay otras plataformas como Venmo o CirclePay, que no he usado. Supongo que lo mejor es diversificar para no llamar excesivamente la atención. 

QUE MAS PUEDO HACER??

Nos encontramos en un momento crítico para el trabajo sexual. Hablando con expertos y viendo como están reaccionando nuestras compañeras del otro lado del charco me doy cuenta de que podemos estar cerca de quedarnos sin plataformas para anunciarnos si España o la UE deciden aplicar las mismas leyes o Google decide aplicar en Europa el mismo algoritmo al que estará obligado por ley a aplicar en EE.UU.. ¿Qué haremos para encontrar nuevos clientes si no pueden encontrarnos en internet? Me consta que hay importantísimos directorios españoles que temen que tengan que cerrar su negocio. Por tanto, es momento de unirnos y hacer lobby no sólo a nivel español, si no europeo. No sólo se está atacando a las trabajadoras sexuales, sino que también se está atacando a la libertad de expresión y publicación en internet. Nosotras sólo somos las primeras en sufrir las consecuencias.

Quiero que quede claro que esto lo digo a nivel personal, no como Aprosex. Os pido que, de una vez por todas, seamos un grupo unido e implicado. Os necesitamos a cada una de vosotras, cada uno de vuestros talentos y aptitudes, para combatir esta deriva represiva. Quien crea que esto no le afectará, se equivoca.

Así que dejémonos de tanta tontería y unámonos a organizaciones de trabajo sexual. Me da igual si es Aprosex o cualquier otra, pero hay que arrimar el hombro. Si no os gusta lo que hay o no os sentís representadas, cread vuestras propias asociaciones y después unámonos todas. En esta asociación y en cualquier otra vamos a necesitar recursos (sí, estoy hablando de dinero) para viajar a congresos, hablar con representantes, organizar jornadas, pagar a abogados, imprimir carteles, subvencionar cursos de formación… Todo lo que ya hacemos con los pocos recursos que tenemos, pero que ahora se va a volver cada vez más vital. Necesitamos vuestra sororidad, vuestras afiliaciones. Tendremos que luchar mucho y cuesta arriba para que nos escuchen.

Dejadme que os diga que cuesta horrores juntaros, a veces es agotador tratar de que más trabajadoras sexuales colaboren en la lucha por sus derechos. Perdonad que lo diga así, pero si de verdad queréis proteger este oficio que tanto nos ha dado, de nada servirán los seguidores de Twitter, las stories de Instagram, los canales de Youtube o los Curiosicats. Afiliaros a una organización, sed generosas y donad dinero para que puedan trabajar por vuestros derechos. Os lo digo con todo el cariño y lo voy a seguir repitiendo lo que haga falta: El activismo en solitario sirve de muy poco.

E insisto, si no os gustan las organizaciones que hay, me parece absolutamente perfecto y respetable, pero montad las vuestras. Y después uniros a las otras para que hagamos fuerza. No necesitamos ser mejores amigas, sólo aliadas. Seamos maduras , esto ahora va de supervivencia. A ver si estamos todas a la altura. Os garantizo que, al menos desde Aprosex, estamos preparadas y dispuestas a luchar esta guerra hasta el final.

 

MÁS RECURSOS:

PD: Este artículo no hubiera sido posible sin el enorme trabajo que están haciendo personas bonitas como Liara Roux o Erin Black, entre otras.

 


Notas añadidas por El estante de la Citi

1.- “Algunas trabajadoras sexuales intentan protegerse contra la ley construyendo plataformas más allá del alcance de las autoridades estadounidenses. Una de ellos es Red Umbrella Hosting, un servicio de alojamiento web fundado por Melissa Mariposa en Islandia. La compañía fue fundada en respuesta a FOSTA-SESTA y ofrece hospedaje sin juicios, anónimo y amigable para la trabajadora sexual.” https://wp.me/p2ejQw-OF

2.- https://elestantedelaciti.wordpress.com/2018/04/20/switter-uno-de-los-ultimos-espacios-en-linea-amigables-para-las-trabajadoras-sexuales-acaba-de-ser-prohibido-por-su-red/

https://elestantedelaciti.wordpress.com/2018/04/20/cloudflare-acaba-de-prohibir-un-refugio-de-medios-sociales-para-miles-de-trabajadoras-sexuales/

Putas enteras y medios de desinformación

 

Por Paula Vip

5 de abril de 2018

 

Ser una puta mediática no sólo no compensa económica ni socialmente, si no que además sirve para que te quieran aleccionar, moralizar y asistir, como si fueras una mujer que sufre algún tipo de psicopatía de grave a severa.

En el último programa que he intervenido junto a mi amiga y compañera M. José, presidenta del Colectivo de Prostitutas de Sevilla, nos han tratado como si fuésemos sus esclavas.

Desde que llegamos a los estudios donde se emite –emitía, porque lo han cancelado- el programa Verde Blanca Verde de Canal Sur, todo fue un despropósito. Preguntas que se había dicho que se formularían de tipo político y de reivindicación de derechos y que se cambiaron por el amarillismo propio de los programas de la tv actual.

Mi compañera María José entró de pleno en un ataque de impotencia, que se acercaba a uno de ansiedad, por el nivel de acoso al que fue sometida para que no se echara atrás en su aparición, que rayaba el maltrato psicológico.

De la peluca y el distorsionador de voz que le prometieron, y que le negaron que hubiese pedido, no había atisbos. En plena crisis, ella estuvo buscando los mensajes de whatsapp donde claramente les exigía esas dos premisas para salir en directo por un estigma familiar que la atraviesa y que el equipo se pasó por el forro de la gabardina.

De las personas que nos dijeron que iban a estar en plató tampoco había ni sombra, Mabel Lozano fue sustituida por la vicepresidenta del Partido Feminista –cuánta gente se enteró de que existía ese partidazo- Valerie Tasso tampoco estaba, a pesar que nos aseguraron que su presencia estaba asegurada. Ambas enfermaron a pocas horas del programa. Venga.

La única pro derechos que quedó en el plató durante dos larguísimas horas, a expensas de todas las voces abolicionistas era una servidora, porque no podemos obviar que Cristina Seguí no defiende los derechos de las trabajadoras, si no de los empresarios.

A todo esto, desde las 21h hasta la 01 de la mañana que salimos de los estudios, lo único que nos ofrecieron fue…agua! Ni un tentempié, ni un zumo, nada!

Previamente les pedimos que hicieran una aportación voluntaria a nuestras asociaciones, de cualquier cantidad, vamos que 20 euros hubieran valido, ya que no nos pagaron ni un puto euro, por lo menos, aporten ustedes a las ONG´s que representamos. La callada fue su respuesta.

Y ahora díganme si no fuimos explotadas, vejadas, humilladas, maltratadas y expuestas, en una tv pública que se mantiene con dinero de todas las ciudadanas, pero que se vale de las putas para castigarlas por ser lo que más jode que se visibilice en esta sociedad represiva y putófoba,  DOS MUJERES LIBRES.

 

 

8 de marzo: las TRABAJADORAS SEXUALES reclaman DERECHOS LABORALES

 

Por PaulaVip

Publicado 27 febrero, 2018

 

http://www.aprosex.org/8-de-marzo-las-trabajadoras-sexuales-reclaman-derechos-laborales/

 

Un año más las putas tenemos que luchar por tener nuestro espacio en el Manifiesto Feminista del 8 de marzo (1). Un año más hemos sufrido la vejación de las mujeres prohibicionistas que, llenas de orgullo y dignidad, pretenden relegarnos al ostracismo y a la marginación.

Sin embargo, este año les ha salido el tiro por la culata. Ha costado mucho, pero por fin comienza a haber feministas con conciencia de clase, que saben hacer uso de la sororidad -y no sólo nombrarla- que comprenden que sin derechos laborales no se puede estar. Las putas somos las trabajadoras más abandonadas, no les importamos a las instituciones, ni a los partidos políticos, ni a las asociaciones mal llamadas feministas. Somos carne de cañón, o tal vez sería mejor decir que lo hemos sido. Hasta ahora.

En el Manifiesto Feminista del 8M del año 2018 de nuestra era, las Trabajadoras Sexuales fuimos expresamente excluidas porque literalmente -éste es un tema que divide al feminismo-. Y se quedaron tan anchas. Así, tal cual.

¿Desde cuándo la lucha feminista no apoya los derechos de TODAS las mujeres? Pues desde que la moral imperante y el exhibicionismo del ego han pasado a ser una virtud en los círculos más rancios del feminismo institucional. En un país donde supuestamente las mujeres deberíamos tener los mismos derechos que los hombres, las que ostentan los diferentes poderes políticos sólo se preocupan de mantenerse en el cargo, cubriendo sus traseros blancos bien hincados en cómodos sillones, ocupando despachos y compartiendo argumentarios machistas y patriarcales, donde se denigra a las mujeres por elegir un trabajo que a ellas no les agrada.

En Catalunya las cosas han sido un poco mejores y las trabajadoras sexuales hemos conseguido un éxito histórico. Hemos alcanzado el objetivo, no sólo estar presentes como Colectivo en el Argumentario, si no también en el Manifiesto. No ha sido fácil. Hemos tenido que escuchar verdaderas aberraciones por parte de otras mujeres a las que se les llena la boca diciendo que quieren lo mejor para nosotras. Claro, marginándonos y no teniendo en cuenta nuestras demandas ni nuestras necesidades. Así es como les gusta que sea la lucha. Suya.

La verdad es tozuda y sólo tiene un camino y el del Colectivo de Trabajadoras Sexuales debe ser la obtención de los derechos laborales que, sistemáticamente, se le viene negando en nombre de no se sabe qué argumentarios moralistas y negacionistas de los derechos de un colectivo vulnerable, obrero, desasistido, precario y criminalizado.

Es por todo ello, que este año 2018 es histórico para el Colectivo de Trabajadoras Sexuales y marcharemos juntas, unidas, cantando nuestras consignas y mostrándonos orgullosas de nuestros triunfos.

 

Ven el 8 de marzo, únete a nuestro bloque, celebremos que cada vez somos más, más visibles y más fuertes.  

 

¡Tu presencia es importante!    

 

Trae un paragüas rojo, será nuestro distintivo para ser más visibles.

 


1.- Manifiesto 8M 2018:  https://vagafeminista.cat/wp-content/uploads/2018/02/manifest-8M_cat-3.doc.pdf

¿Qué quieren estes putes?

Por Paula Vip

Miércoles 3 de enero de 2018

 

http://colectivocaye.org/DailyCaye/spip.php?article9

Las y los trabajadores sexuales (putas y putos) son seres complejos y difíciles de comprender.

Son sujetos incomprensibles para la sociedad, porque no cabe duda de que la suya es una labor desagradable y sucia. Machista y degradante. ¿Por qué entonces, algunas de ellas se empeñan en querer decirnos que es un trabajo tan digno como otro cualquiera?

¿Cómo pueden las putas hablar de dignidad si lo único que quieren de ellas los puteros, los prostituidores que compran esos cuerpos, es someterlas a sus más bajos instintos, llenarles con sus grandes y purulentos penes cuantos agujeros tengan y rebosarlos de semen putrefacto, fruto de tanto follar con otras prostituídas infectadas, claro está.

En realidad, ¿qué sabrán las putas de dignidad si lo que hacen cada día es lo más indigno que puede hacer una mujer?

¿Cómo se atreven a levantar la voz y reclamar derechos? ¿Derechos para qué?

¡Resulta incoherente pedir derechos para ser violadas. Claramente estas mujeres no saben lo que dicen!

Estas putas se han vuelto locas, son unas mentirosas y venden humo, uno tan apestoso como resultan ser ellas mismas, para que no veamos con claridad la única verdad factible y es que NO existe el mal llamado “trabajo sexual”. Es simplemente la degradación de la mujer en estado extremo, la feroz querencia y la férrea voluntad del hombre, de romper vaginas infectadas y anos sucios para poder terminar usando las bocas de esas pobres mujeres, inundándolas de semen y convirtiéndolas en contenedores de ese maloliente y asqueroso esperma de muerte e infección.

Ellos, los puteros, los prostituidores, los violadores, quieren vírgenes, niñas, embarazadas, mujeres desdentadas que no puedan morderles, de grandes tetas y pequeño cerebro, las quieren drogadas, dormidas, púberes, pelirrojas, rubias y morenas, altas y enanas, feas y bellezones, gordas y anoréxicas, pero tontas. Muy tontas. Tanto como para dejarse manipular y dejar que alguien les haga cruzar continentes engañadas mientras las van violando por el camino.

Porque los hombres sólo saben violar. Desde que despiertan por la mañana con la tienda de campaña bien montada, hasta la madrugada. Esos hombres feos, gordos, viejos, calvos, borrachos, sudados, con la camisa abierta hasta el ombligo, ésos a los que se les ve la raja del culo por mucho que se empeñen en subirse los pantalones, son los que las putas deben soportar cada hora de cada día, sometidas al patriarcado más rancio de la sociedad.

Porque esos hombres son los clientes de las mal llamadas trabajadoras sexuales. Que nadie se llame a engaño. No son nuestros maridos, ni nuestros padres, ni nuestros abuelitos y por supuesto no son nuestros hijos cuarentones o cincuentones. Ellos sí que son hombres decentes, hombres de bien. Hombres que saben cómo tratar a las mujeres, aunque las estadísticas se empeñen en decir que en 2017, 98 mujeres han sido asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas y sólo dos de ellas eran mujeres que ejercían prostitución. Ese dato es irrelevante, porque una puta asesinada vale por 50 mujeres que se dedican a cuidar de sus vaginas y no permiten que los hombres las denigren a diario convirtiéndolas en contenedores de semen pegajoso.

Ellas mueren a manos de sus prostituidores, de esos malos hombres que nosotras nunca encontraremos en nuestro paseo por la vida. Porque nosotras sí sabemos escoger nuestros trabajos -mal pagados, en los que el jefe nos mete mano, y callamos. Cuando conducimos nos gritan –mujer tenías que ser- y callamos.

Nosotras no morimos a manos de nuestros hombres, nos hallan muertas. Nadie se para a preguntar si acaso nos lo merecíamos, porque somos honradas y decentes. Muy decentes. Eso no implica que de vez en cuando tengamos nuestros rolletes, amantes y novios fuera de nuestra relación cerrada y monógama, pero no cobrar nos hace intocables. Y dignas, muy dignas.

Las mujeres que son traficadas, tratadas y explotadas con fines sexuales nos merecen una angustia especial, porque está claro que son seres no pensantes, demasiado ingenuas para ver venir que, siendo guapas y extranjeras, iban a terminar de putas.

Da un poco de rabia que ellas representen la estupidez femenina que el machismo siempre ha pregonado. Pero, por otra parte, el apabullante alegato de las mujeres libertinas que vienen a romper el discurso de las víctimas que tan bien manejamos las decentes y salvadoras mujeres de bien, no encaja en nuestro perfil. De ningún modo, vamos a permitir que estas mujeres que se auto denominan putas y que dicen que hacer sexo por dinero es lo que han elegido libremente, rompen el mercado antipatriarcal que tanto hemos luchado por conseguir –ejem- y vienen a demostrar que ellas tienen el poder de negociación y que cobran por aquello que nosotras, las decentes, hacemos gratis.

¡Neoliberales! ¡Capitalistas! ¡Impías! ‘Sucias! ¿Derechos decís?

¡Ya os daba yo vara y vaya si os ponía derechas!

Enseñando tetas y chochos sin ningún pudor, bailando, haciendo porno o de webcammer, follando en persona, o a distancia, o por teléfono…

¡Vendiendo sexo, la quintaesencia de la mujer, su vagina sagrada, su coño divino!

Las caricias que les negamos a nuestras, vosotras se las vendéis y nos jodéis el chiringuito follando y cobrando.

Es inaudito que reclamen un sitio en la sociedad limpia que hemos creado entre todas las mujeres de bien, este mundo ordenado en el que los palestinos arrojan piedras y los israelíes misiles. Éste es el mundo que hay que preservar.

Y las putas…ésas no saben ni lo que quieren. Alcohólicas, degeneradas moralmente, cocainómanas las más pudientes y heroinómanas las más precarias, drogatas todas.

Se pasan el tiempo tejiendo una maraña de mentiras sobre un trabajo que no existe en un sexo desgarrador que les rompe el alma y las arranca su, ya de por sí, poca dignidad como mujeres.

Por eso no importa lo que ellas quieran.

Importamos nosotras. Las mujeres decentes

Paula Vip
APROSEXISTA

 

Intimando con Georgina Orellano en Barcelona

Emitido en directo el 4 nov. 2017

 

Hetaira responde a Lidia Falcón

 

dibujo

Estimada Ana Pardo de Vera, directora del diario “Público”:

 

Colectivo Hetaira·Martes, 28 de febrero de 2017

Le escribimos desde Hetaira, colectivo en defensa de los derechos de las prostitutas, para solicitarle un espacio en el periódico digital que dirige de forma que podamos responder de algún modo a Lidia Falcón por la publicación de su entrada titulada: “¿Para qué el pacto de estado sobre la violencia?” (28 de febrero de 2017) en su blog “La verdad es siempre revolucionaria”. Tal vez en el espacio “Cartas de los lectores. Un espacio público para dejar oír tu voz” (y que bien podría sustituirse por “Cartas de quienes nos leen. Un espacio público para dejar oír tu voz” por usar un lenguaje más inclusivo).

 

En el mismo vertía la siguiente aseveración sobre nuestra asociación:

 

“Así, el más escandaloso de los casos, están invitadas las llamadas Hetairas que se han dedicado durante dos décadas a hacer apología de la prostitución, reclamando su legalización por tratarse de un trabajo “igual a otro cualquiera”, que denominan a las mujeres prostituidas “trabajadoras del sexo” y que incluso han montado una “Escuela de prostitución” en Barcelona, para enseñar a las neófitas a proporcionar a los hombres el placer al que tienen derecho. Como si prostitución no fuera una de las mayores manifestaciones de la violencia contra las mujeres”.

 

Hetaira es una organización declarada de utilidad pública por el Ministerio del Interior.

 

En 2003 recibió el Premio René Cassin por la defensa de los derechos humanos por parte del Gobierno vasco. Tenemos un Goya en nuestro local por nuestra participación en la película Princesas, que recogió una prostituta de manos de la Academia de Cine Español. Y hemos quedado finalistas, recientemente, en los Premios Impulsa tu País de Podemos por nuestro proyecto Chat Indoors. Realizamos multitud de conferencias y ponencias, te señalamos solo una de ellas, por ser reciente, que contó con la colaboración de Ahora Madrid del distrito de Arganzuela y que tuvo lugar en sus dependencias municipales el día 17 de diciembre de 2016, Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra las Trabajadoras del Sexo. Participamos en esta mesa redonda en Madrid, organizada por AFEMTRAS, APROSEX, COGAM y el Colectivo Hetaira: http://www.colectivohetaira.org/WordPress/el-respeto-a-los-derechos-humanos-en-el-trabajo-sexual/).

 

Hetaira forma parte de la Alianza Global contra la Trata de Mujeres (GAATW, http://www.gaatw.org/), de la Red Internacional Europea TAMPEP (http://tampep.eu/), del Comité Internacional por los Derechos de Trabajador@s Sexuales en Europa (ICRSE, http://www.sexworkeurope.org/es), de la Coordinadora Estatal de VIH-Sida (CESIDA, www.cesida.org), de la Red Global de Proyectos de Trabajo Sexual (NSWP, http://www.nswp.org/es), de la Plataforma Estatal por los Derechos de las Personas Trabajadoras del Sexo, de la Plataforma CEDAW Sombra España y de la Plataforma No Somos Delito.

 

Nuestras memorias de actividades son públicas. La última, de 2015, se encuentra disponible en http://www.colectivohetaira.org/WordPress/wp-content/uploads/2016/06/memoria2015.pdf.

 

Tiene muchísima más información de nuestra organización y sobre nuestro trabajo en: http://www.colectivohetaira.org/WordPress/.

 

Entendemos que pueda haber diferencia de pareceres entre los diferentes movimientos feministas, pero no hay lugar para la descalificación de una organización del modo en que Lidia Falcón lo hace. Sus ideas no nos representan ni a asociaciones como nosotras ni a otras similares, entre otras cosas porque hace lo mismo con las prostitutas que el heteropatriarcado: discriminarnos y no tener en cuenta jamás nuestras opiniones y, por supuesto, negarnos derechos.

 

Tal vez no conozca que Amnistía Internacional está exigiendo la despenalización del trabajo sexual en todos los países, también en la Unión Europea, es muy interesante su informe sobre la situación de las prostitutas en Noruega (le dejamos el enlace por si fuera de su interés: https://www.amnesty.org/es/documents/eur36/4130/2016/es/).

 

Por último, la “Escuela de prostitución” a la que hace referencia en su texto no existe. Sí existen los cursos titulados Prostitución: nociones básicas para la profesionalización, que imparte otra de las organizaciones pro derechos que existen en nuestro país, la Asociación de Profesionales del Sexo (APROSEX, http://www.aprosex.org/) de Barcelona, creados para dar respuesta a la necesidad que expresaban las propias trabajador@s del sexo. Es para nosotras un orgullo que nos los adjudique Lidia Falcón, pero ni es correcto ni es justo que nos hagamos con la iniciativa que han sacado adelante de nuestras compañeras con tanto esfuerzo.

 

Atentamente y en espera de su respuesta

 

Hetaira

 

ABOLICIONISMO vs FEMINISMO

Publicado 10 enero, 2017 | Por PaulaVip

 

http://www.aprosex.org/abolicionismo-vs-feminismo/

 

Ésta es una de esas ocasiones en las que la estupidez supera a la ficción. Sí, ya sabemos que la cita no es así, pero es irrelevante, llegados a este punto.

El feminismo busca la igualdad para todas las personas, independientemente del género binario que le ha correspondido (sí, es aburrido, somos conscientes de ello). Porque, para cuando se establecen las normas básicas del feminismo, en el mundo sólo había mujeres y hombres (sic).

Desde esta base, ahora sabemos que errónea, se ha ido creando en estas últimas décadas, un tipo de activismo perlino, presuntuoso, histriónico, exacerbado, carente de auto crítica, manipulador, resabiado, excluyente, pero sobre todo, rancio. Muy, muy, rancio.

Tanto, que no ha sabido adaptarse a la sociedad actual, tanto que denigra desde un pedestal imaginario a un gran número de mujeres, que lógicamente no cumplen con los requisitos necesarios para que ese feminismo las escuche, las defienda, las tenga en cuenta y les de la voz que tanto necesitan para poder empoderarse y luchar ellas mismas por lo que desean.

Mujeres que buscan tener al resto de mujeres por debajo, para sentir que ellas, siguen estando por encima.

No importa si son activistas de calle o de sofá, no importa si cobran de asociaciones para las que “colaboran” o lo hacen de forma desinteresada. El mecanismo es el mismo, la supremacía del insoportable ser en el que se han convertido.

Han envenenado el feminismo, lo han vendido a sus intereses, lo han tergiversado y lo han llevado a un punto de no retorno.

Y ahí es donde, desgraciadamente, se encuentra ahora. En ese punto en el que se lamen las heridas aparentes, las unas a las otras, mientras reniegan de las pobres “víctimas que no se dejan salvar”.

Porque tergiversar el discurso pro derechos, en defensa de las mujeres que ejercen prostitución de forma libre y voluntaria, intentándolo equiparar a las mujeres que están en situación de trata y explotación laboral siendo forzadas a tener relaciones sexuales, es abominable, despreciable y execrable.

Intentar escalar puestos en el “feminismo” a costa de la desgracia de millones de mujeres en todo el mundo ha sido siempre una práctica patriarcal de las más lastimosas y repugnantes. Pero parece que al adoptarla el “feminismo” institucional ya se haya blanqueado, como el dinero que se percibe por ello. Que no hay que olvidar que es público.

Es decir, las mujeres oprimidas, aquellas que no forman parte de la élite que se reúnen en grandes espacios burgueses, -construcciones emblemáticas mantenidas a nivel local o autonómico- por ejemplo, que han hecho suyos aún siendo mantenidos por todas y todos-, no son dignas de ser representadas por estas mujeres que han hecho de un movimiento de reclamo de derechos para las mujeres, su oficio y beneficio, público, que no se nos olvide, porque es relevante.

Este movimiento empozoñado, lleno de odio y enrabietado cuando no se sale con la suya, que no es la de todas, reniega de las mujeres trans (porque tienen polla). A ellas tampoco se las considera mujeres y como consecuencia, han tenido que crear sus propios espacios, ya que han sido vetados por el “feminismo” institucional. Ellas se defienden solas, como las putas.

Tampoco se han identificado con la lucha de las mujeres musulmanas o de las gitanas, porque así, en general, son pobres y tal…y puede que hasta huelan mal. Ellas se defienden solas, como las putas.

Con las mujeres limpiadoras ha pasado exactamente lo mismo, no nos engañemos que está muy bien que vengan a limpiar mi inodoro, pero de ahí a que me preocupe por sus derechos va un mundo. Y ellas se defienden solas, como las putas.

Tampoco las veganas tienen cabida en este mundo esterilizado de las abolicionistas. Que sufren TCA, que en el fondo están locas, que se representen solas. Y así lo han hecho, han emprendido su lucha solas, como las putas.

Y ahora, nos gustaría saber qué y a quién incluye, este “feminismo”. Porque tras ver las exclusiones, se nos ocurre que sólo se representan a sí mismas.

Cuando los derechos de las mujeres en minoría, no se luchan desde el centro que mueve los organismos, es que no existe más lucha, que la de los derechos adquiridos en beneficio propio.

Entendemos que haya mujeres que crean que el trabajo sexual no debiera existir, no lo compartimos, pero lo comprendemos.

Pero la putofobia, la mentira deliberada sobre mezclar el ejercicio libre de un trabajo con la trata de personas, la negación de los derechos laborales para otras, -Porque YO ya disfruto de ellos”-, es lo que nos parece que las aparta definitivamente del FEMINISMO.

Mientras tanto, la tercera ola avanza tanto que prevemos una cuarta en poco tiempo y las arrastra hacia el ostracismo y el declive que ellas mismas han andado.

Abolicionistas, vosotras no unís, no cuidáis, no atendéis y no escucháis a las compañeras de lucha que se encuentran en escalas sociales distintas a las vuestras, si no es para “ayudarlas” como vosotras queréis. Pero el hecho de ayudar, consiste en ofrecer la ayuda que cada una necesita, y ésa que vosotras vendéis, agria y enlatada, no nos sirve.

Vuestro feminismo, que lo hubo, estamos seguras de ello, murió cuando decidisteis poneros en contra de otras mujeres. Abolicionismo no es feminismo, sed conscientes de ello de una vez.

abolicionismo-contra-feminismo-300x300

Carta de una Puta a las abolicionistas

 

Por Linda Porn

 

Publicado 13 diciembre, 2016

 

http://www.aprosex.org/carta-de-una-puta-a-las-abolicionistas/

 

Señoras y señoritas, porque comprendo todas sois unas señoritas y señoras de bien, que cumplen perfectamente con el binomio patriarcal de la buena y la mala mujer, quizá muchas de vosotras, tenéis trabajos fijos, o no, quizá, algunas de vosotras seáis precarias (lo cual me sorprende que teniendo una formación marxista todavía no comprendáis nuestra condición de trabajadoras y estéis en nuestra contra) quizá casi la mayoría de vuestra plataforma seáis la mayoría buenas chicas blancas europeas, que a pesar de la precariedad en la que podáis vivir, tenéis el apoyo de mami o papi, que algo os da de ayuda a fin de mes, o una vivienda donde acceder cuando os quedáis en el paro.

Quizá muchas de vosotras os sintáis traicionadas, por haber invertido muchos miles en vuestra formación, para que una chica como yo, con un anuncio en internet y por quitarme la ropa, el dinero se desvele, con formación o no, muchas de nosotras gracias a este trabajo hemos podido formarnos y no, no quisimos coger trabajos precarios, porque tuvimos esa elección.

Puedo ver que no queréis comprender ni escuchar a nosotras, las Putas empoderadas, porque vuestro discurso se cae frase por frase, puedo ver que no tenéis estadísticas comprobables y escribís desde la víscera y no desde la lógica, algo que nosotras intentamos hacer.

Os veo haciendo el trabajo sucio del patriarcado, asignado a las mujeres como la policía moral de lo femenino (Foucault), diciendo que prácticas sexuales son legales y cuáles no, satanizando prácticas como el sadomasoquismo, o gang’s bang’s, diciendo nos denigra, aunque nosotras hayamos afirmado esas prácticas son de nuestro agrado, con las cuales comercializamos (como la pornografía) e insistís que lo hacemos porque estamos alienadas, lo cual me lleva a resumir, en vuestra limitada visión de la sexualidad, y sólo querer vosotras la exclusiva de una sexualidad de acuerdo a sus (pobres) experiencias sexuales.

También observo un fuerte ejercicio colonizador, que está claro no sois conscientes de ello, ya que no habéis tenido la experiencia, de ser empujada a migrar porque vivís en una sociedad del bienestar en la que ingenuamente creéis que la mayoría del planeta compartimos. No os habéis dado cuenta que el imperio Europa tiene cerradas sus fronteras (Ley de Extranjería) para sujetas como yo y hemos de apañarnos como sea, lo que da lugar a las mafias y debido a esa vulnerabilidad legal, hemos de aceptar lo que se nos ofrezca (no contratos, por ende cero condiciones laborales) Es decir, las leyes de extranjería son las enemigas, que le dan carta blanca a las mafias, esa es la aliada de la trata, de la explotación.

O quizá tampoco comprendáis, que muchas queremos ampliar horizontes, y dejar la precariedad, en busca de nuevas experiencias y conocimiento y que quizá este trabajo nos lo pueda dar, claro, impensable que una analfabeta sudaka como yo, quiera salir de la naturaleza para formarse y llevar una vida más confortable

En vuestra insistencia de que la prostitución no es trabajo, generáis más y más estigma, esto repercute en la psique de las compañeras y en la sociedad en general, haciendo creer que lo que hacemos es malo y sucio, lo que da lugar a que si nos encontramos en una situación de vulnerabilidad en nuestro espacio de trabajo, por temor a decir nuestra profesión tengamos que aguantarlo. O sí decidimos denunciarlo, no se considere violencia porque somos putas, nosotras nos lo buscamos.

También os veo morbosas y con un escaso, casi nulo conocimiento sobre nuestro trabajo, ya que sólo queréis escuchar (si es qué las escucháis, ya veo que ese ejercicio no lo hacéis habitualmente) a las compañeras que están jodidas, porque eso da para vuestro discurso

Os veo llenas de odio, de envidia y de violencia, sin saber, nuestras continuas luchas y señalamientos, vejaciones y muertes, que hemos tenido a lo largo de la historia, solo por ser putas. Os recuerdo que quien vive de contar mujeres muertas nunca se alegrará de las que estamos vivas.

captura-1-300x94

 

Nos decís proxenetas, a un grupo de putas autónomas, que no dejamos de exponernos, aguantando vuestros insultos llenos de odio y putofobia, dando la cara para parar el estigma, juntándonos para hacer fuerza contra las instituciones que no reconocen nuestros derechos, organizándonos, enseñando lo que es el trabajo sexual, empoderándonos, trabajando por nuestros derechos y las de todas nuestras compas putas y aun así nos llamáis proxenetas, de una forma cruel y vil, desde vuestro pódium, blanco y burgués, sin conocernos, y sin querer hacerlo. El patriarcado baila! De antipatriarcal no tenéis más que el nombre.

 

captura-2-190x300

Ya que decís no nos atacáis a las que lo ejercemos libremente, si no a los clientes, también me gustaría invitaros a reflexionar sobre la condición de nuestros clientes, nuestros clientes son los que pagan nuestros servicios, sí chicas de bien, nuestros servicios, nadie se lleva trozos de nuestro cuerpo a sus casas, y como dice Montse Neira, si vais a por nuestros clientes, pues preparaos para ir a por vuestros padres, vuestros hermanos, vuestros tíos, vuestros profesores, vuestros curas, vuestros hijos y vuestros novios, es decir, vais a por todos.

Y cuando nos decís alienadas, falsas feministas, recordad que somos vuestras hermanas, vuestras madres, vuestras primas, vuestras amigas, vuestras hijas y vuestras abuelas, si no lo queréis ver, es porque quizá, estáis a punto de la ceguera.

 

CARTA ABIERTA A MANUELA CARMENA, LA MUJER ALCALDEIZADA

 Publicado 24 septiembre, 2016 | Por PaulaVip

http://www.aprosex.org/carta-abierta-a-manuela-carmena-la-mujer-alcaldeizada/

 

image_content_5428590_20160923183952

CARTA ABIERTA A MANUELA CARMENA, LA MUJER ALCALDEIZADA

Siempre se ha dicho que el nuestro, es el trabajo más antiguo del mundo.

Sin embargo, es posible que lo fuese la política, o concretamente una forma de hacer política, chapucera, a destiempo y moralista, el primer oficio desacreditado.

Nos preguntamos y últimamente lo hacemos muy a menudo, de dónde saca su moralina la política de izquierdas. De dónde tanto odio hacia lo que no desea comprender y cómo es posible que, desde las instituciones públicas, recibamos las putas, tanta violencia.

Porque sí, señora Carmena, lo suyo ha sido violencia. De la dura. De la que te parte el labio, te fractura la mandíbula, te rompe un brazo y te deja llorando en un rincón, sólo para venir luego con cara de salvadora de la vieja moral a hacernos sentir víctimas por ser culpables de su violencia.

Hemos visto muchos de estos comportamientos las mujeres, como para no saber identificarlos, señora Carmena. Los hemos padecido a mano de nuestros padres, de nuestros novios, de nuestros maridos, algunas han tenido la desgracia de sufrirlo a manos de sus propios hijos.

Se llama violencia machista, señora Carmena.

El pasado día 23 de septiembre de 2016, como alcaldesa de Madrid se alzó de su trono y arremetió con toda su furia machista contra las miles de mujeres que, en España, ejercen la prostitución de forma libre y voluntaria.

Pero no sólo eso, además se jactó de ser la mujer que mejor sabe discernir entre el bien y el mal y de ese modo, grotesco, de ejercer política, se abalanzó contra las mujeres víctimas de trata y de explotación laboral, ninguneándolas hasta el total exterminio de su amor propio.

Porque a las mujeres en situación de trata, créanos, no les favorece que se las minimice en su dolor y en su desamparo. Estas mujeres no precisan de soberbia institucionalista y generosidad de adviento.

Deles usted, señora Carmena, políticas municipales reales, hagan ustedes que se ejecuten las leyes, asegúrense de que el tratado de Palermo se cumple a rajatabla y se las trata como a seres humanos con derechos, que es lo que son, en lugar de hablar de ellas, como si fuesen seres de otro planeta.

Las mujeres en situación de trata son explotadas laboralmente, lo hagan en el contexto del sexo de pago, de la agricultura, de la industria textil o del servicio doméstico.

Pero, con ese mismo poco tacto que le caracteriza en este tema, ha obviado a todas las demás víctimas y creemos saber por qué.

Una guía para “salvar” mujeres del servicio doméstico no vende. Cuando se habla de prostitución y de sexo, todo el mundo abre los oídos y queda expectante a absorber la proclama del día.

A ninguna de las personas que han elaborado esta guía les importan las mujeres en situación de trata, señora Carmena, les importa salirse con la suya y abolir la prostitución.

Usted, señora Carmena, está en situación de mujer alcaldeizada y asúmalo, no es capaz de verlo.

No puede, porque los satélites que pululan a su alrededor le impiden ver la realidad de lo que la sociedad demanda.

Como mujer en situación de alcaldeizada nos vamos a referir a usted a partir de ahora, tal como usted nos trata a nosotras, como si no tuviésemos dos dedos de frente para saber qué nos conviene.

Vive usted de espaldas a la realidad de cientos de miles de mujeres que trabajan en el sector del sexo de pago y demandan, precisa, necesitan, exigen sus derechos laborales, sociales y civiles.

Eso que vienen siendo los derechos humanos, ¿le suenan de algo señora alcaldeizada?

En agosto del 2015 Amnistía Internacional declara que se debe dejar de perseguir y criminalizar a todo el colectivo puta, pero al Excelentísimo Ayuntamiento de la Villa de Madrid, las noticias sobre Amnistía Internacional, se conoce que se le traspapelaron.

También ha hecho usted caso omiso, aunque entendemos que debe ser por su situación de mujer alcaldeizada, el hecho de que desde 2010 tanto la ONU como la OIT sean referentes genuinas y genéricas en cuanto a la defensa del trabajo sexual y por lo tanto de los derechos, de las mujeres que trabajan en el sector del sexo de pago, o por entendernos con más facilidad, en prostitución.

Al mismo tiempo, se hace referencia con gran claridad, a la diferencia entre el ejercicio libre de un trabajo y la trata de personas con fines de explotación laboral.

Se lo repetiremos hasta la saciedad, señora alcaldeizada, explotación laboral.

Porque, si no hacemos este reconocimiento, seguimos excluyendo y degradando a las mujeres, unas estarán por encima de otras y eso, no es feminismo. Es otro atentado machista, más doloroso aún, por venir de una mujer que puede hacerlo bien o mal y que ha optado por hacerlo peor.

Señora Carmena, mujer alcaldeizada, no queremos dejar pasar por alto tampoco el hecho de que a nuestros clientes se les pretenda llamar prostituidores.

Tal vez, a sus votantes haya que denominarles alcaldeizadores, pues.

No vemos otra salida a este tejemaneje de palabras que parecen salidas directamente de la mente perversa de la santa inquisición. ¡Vamos a quemar a las putas. Porque ellas hacen que no obtengamos la mayoría absoluta!

Lucharemos como siempre lo hemos hecho, con pocos recursos, no como ustedes.

Las asociaciones pro-derechos de las mujeres que ejercen prostitución, nos centraremos en lo importante que es ayudar a nuestras compañeras, estén en la situación que estén.

Aunaremos nuestros esfuerzos para derogar ordenanzas y batallar contra iniciativas desproporcionadas y claramente putófobas como la suya.

Y pondremos al servicio de la sociedad la verdad de nuestra realidad, de nuestro trabajo, de nuestra vida, porque señora Carmena, putas hay en todos lados, alguna de sus vecinas podría serlo, quizá alguna mujer de su familia, quién sabe si alguna compañera de trabajo, pero lo que sí resulta cierto y sencillo de comprender es que las formas y las maneras son importantes y que ni puede, ni se debe, hacer política desde el desprecio a quienes la rodean.

Y menos aún, intentar sobrevivir del bucle de la mentira tantas veces contada de que prostitución es igual a trata, porque de ese modo insulta a las profesionales y a las víctimas.

Estamos deseosas de que esta carta abierta, haya podido serle útil y que sea usted capaz de volver a ser la alcaldesa a la que nos tenía acostumbradas, librándose de la ponzoña malintencionada y dejando de ser de una buena vez, Carmena, la mujer alcaldeizada.

APROSEX

Asociación de Profesionales del Sexo

Colectivo Hetaira