Matar de hambre a las prostitutas: la vía criminal para acabar con “el problema de la prostitución”

 

La reducción drástica del número de clientes que han sufrido las trabajadoras sexuales como consecuencia de la emergencia sanitaria provocada por la pandemia ha supuesto un adelanto —un ensayo general— de la penalización de clientes que promueven las abolicionistas. A la vista está el resultado: ninguna ayuda para las prostitutas, que han sido abandonadas a su suerte. O peor, han sido boicoteadas en sus esfuerzos por sobrevivir: la ministra “feminista” de Unidas Podemos, la señora Irene Montero, dio orden con entusiasmo abolicionista de cerrar los burdeles, de enviar a las prostitutas a la calle.

La señora Irene Montero dice que no es partidaria de penalizar a los clientes: ella prefiere el viejo método abolicionista de penalizar a todo el que proporcione los medios indispensables para su trabajo a las trabajadoras sexuales. Con su Ley de Libertad Sexual pretende el desahucio general de las prostitutas en España; pretende impedirles su medio de vida, condenarlas al hambre.

Esta política genocida de mujeres no puede ser llamada feminismo. Las feministas debemos denunciar como antifeministas a esta horda totalitaria que agrupa a las fuerzas más reaccionarias de la sociedad.

La única política feminista es la total despenalización del trabajo sexual tal como está concretada en el

Manifiesto Político de las Trabajadoras Sexuales del Estado español

 

 

¿Está fallando el feminismo a las trabajadoras sexuales?

Por qué las objeciones morales al trabajo sexual son hipócritas

 

Niki Adams | Portavoz del Colectivo Inglés de Prostitutas (ECP), Adams hace campaña por la despenalización del trabajo sexual y por la seguridad de las trabajadoras sexuales.

5 de junio de 2017

https://iainews.iai.tv/articles/is-feminism-failing-sex-workers-auid-835?_ga=2.225813530.1848512262.1497863620-1588803847.1447090476

https://prostitutescollective.net/iai-news-moral-objections-sex-work-hypocritical/

 

¿El dinero hace malas a las mujeres buenas? Si una mujer en la calle le pregunta a un hombre “¿quieres dormir conmigo?”, eso es perfectamente legal. Pero si él dice que sí y ella le dice que le costará 20 libras, es contra la ley.

Las leyes contra la prostitución introducidas en la década de 1950 se basaban en reglas morales aplicadas al comportamiento sexual, especialmente al comportamiento sexual de las mujeres. Como tales, también simbolizan “dobles raseros de moralidad sexual que resultan en estigmatizar como putas no solo a las prostitutas, sino también a muchas mujeres poco convencionales”. [1]

Pero las reglas morales no son estáticas. Se necesitó el coraje y la determinación de las personas LGBTQI que exigían sus derechos para lograr la despenalización del sexo gay. La opinión pública ya ha cambiado en gran medida en el tema de la prostitución. Ya en 2008, el 59% de las personas estaba de acuerdo en que “la prostitución era una elección perfectamente razonable que las mujeres deberían poder tomar libremente” [2].

Existe un movimiento creciente, encabezado por trabajadoras sexuales, que exige la despenalización del trabajo sexual de acuerdo con la ley introducida en Nueva Zelanda en 2003 con un éxito comprobable [3]. Pero también existe una oposición arraigada que proviene de una “unión improbable de cristianos evangélicos y activistas feministas”. [4] Ambas alas de esta unión buscan la abolición de la prostitución y, mientras tanto, presionan para que aumente la penalización en forma de penalización de los clientes. Algunos grupos religiosos provienen de un punto de vista moralista no encubierto. La organización benéfica cristiana CARE, que patrocinó una Ley de Irlanda del Norte para penalizar a los clientes, [5] tiene un historial de homofobia, hizo campaña contra el matrimonio homosexual [6] y también se opone al aborto [7].


“¿Es realmente solo el trabajo sexual lo que es dañino para nuestra humanidad cuando bajo el capitalismo todos nos vemos obligados a vendernos, obligados a pasar nuestra vida despierta en actividades que no hemos elegido o diseñado?”


Las campañas para penalizar a los clientes por parte de grupos feministas tienen una motivación diferente. Explotan el evidente doble rasero inherente a las leyes sobre la prostitución y la ira a menudo justificable de las mujeres hacia los hombres, y en nombre de la igualdad proponen que se penalice a los clientes como primer paso para abolir la prostitución. Sostienen que la prostitución “es intrínsecamente una forma de abuso… una forma de violencia contra la mujer”, que la prostitución es singularmente degradante, que la prostitución corrompe la sociedad en la que vivimos, saboteando cualquier posibilidad de igualdad entre los sexos [8] y por tanto que la prostitución debe ser prohibida [9].

La afirmación de que “la prostitución es intrínsecamente violenta porque, por definición, implica relaciones sexuales no deseadas” [10] es insultante y degradante para las trabajadoras sexuales. Niega que nosotras, como otras personas, podamos distinguir entre el sexo que aceptamos (por dinero o no) y el que viola nuestros cuerpos y nuestra voluntad. Como otras trabajadoras, el consentimiento de las trabajadoras sexuales es condicional: si no nos pagan, es trabajo forzado.

Un miembro de la audiencia en un evento reciente, aparentemente sin reparos en definir lo que es la experiencia de las trabajadoras sexuales para ellas, dio su opinión:

“El trabajador de la fábrica accede a mercantilizar su brazo, una mujer en prostitución acepta mercantilizar una parte muy íntima de su cuerpo. Esto provoca la disociación del yo. Describiría el trabajo en una fábrica como el consentimiento a la esclavitud; el trabajo sexual es consentimiento a la violación. Por eso no deberíamos permitir la prostitución “. [11]

Pero, ¿realmente se mantiene esta distinción? ¿Es realmente solo el trabajo sexual lo que es dañino para nuestra humanidad cuando bajo el capitalismo todos nos vemos obligados a vendernos a nosotros mismos, obligados a pasar nuestra vida despierta en actividades que no hemos elegido o diseñado?

Selma James, en su apasionante relato de la ocupación de 12 días por parte del ECP de la Iglesia de la Santa Cruz en King’s Cross, Londres, en 1982 para protestar contra la ilegalidad policial y el racismo, aborda la incomodidad que algunos sienten con las mujeres que venden sexo:

“Es cierto que las trabajadoras sexuales venden un servicio que todos esperamos esté conectado con la intimidad y los sentimientos personales profundos. Pero el movimiento de mujeres se ha esforzado en explicar que la sexualidad se romantiza para ocultar cómo a veces es una tragedia o una decepción, o un peligro, o todo esto, para las mujeres “.

No podemos negar que la afirmación de que la prostitución es dañina para las mujeres está respaldada por estadísticas. Las trabajadoras sexuales en Londres tienen 12 veces más probabilidades de morir que otras mujeres [12]. Pero proponer la ilegalización de la prostitución sobre esta base es imponer un doble rasero moralista. La agricultura es la industria más peligrosa del Reino Unido, con 167 muertes durante el año pasado [13], pero nadie propondría sensatamente que se prohibiera la agricultura. Dos mujeres a la semana son asesinadas por su pareja o expareja, pero aún no hemos visto una advertencia feminista de peligro contra el matrimonio.

No hay nada intrínsecamente peligroso en el trabajo sexual. Las mujeres están solas con los hombres en todo tipo de situaciones. Son las leyes que obligan a las trabajadoras sexuales a trabajar de forma aislada las que nos hacen más vulnerables a la violencia y es la falta de valor que se pone en nuestras vidas, agravada por nuestra condición de ilegales, lo que hace que sea tan difícil obtener justicia cuando somos atacadas. Women Against Rape, miembro fundador de Safety First Coalition que se inició a raíz de los trágicos asesinatos de cinco mujeres jóvenes en Ipswich, advierte además que “apuntar a hombres que no han sido acusados ​​de violencia solo porque compran servicios sexuales, desvía el tiempo y los recursos de la policía para hacer frente a la tasa espantosamente baja de condenas por violación denunciada.“[14].

El ECP nunca ha glamorizado la prostitución. Las trabajadoras sexuales no necesitamos amar nuestros trabajos para exigir que la policía nos deje en paz. Las encuestas que afirman mostrar que muchas trabajadoras sexuales preferirían otro trabajo [15] ocultan el hecho de que la mayoría de los trabajadores que a los que se ofrece más dinero por menos trabajo querrían cambiar de ocupación. Con los contratos de cero horas y los bajos salarios endémicos como norma, no es de extrañar que una encuesta reciente del Reino Unido descubra que el 60% de los trabajadores odian su trabajo. [16] Y, por supuesto, muchas mujeres señalan el hecho de que el trabajo sexual suele estar mejor remunerado (y, por lo tanto, es menos explotador) que la mayoría de los trabajos con salarios bajos.

Pero ¿qué pasa con la afirmación de que la prostitución corrompe a la sociedad y es “un vehículo para infectar a una nación”? [17] Bueno, Virginia Woolf pensó que las “prostitutas cerebrales” podrían causar más daño:

“Vender un cerebro es peor que vender un cuerpo porque cuando la vendedora de su cuerpo ha vendido su placer momentáneo, se cuida mucho de que el asunto termine ahí. Pero cuando un vendedor de cerebros ha vendido su cerebro, su progenie anémica, viciosa y enferma se suelta en el mundo para infectar y corromper y sembrar las semillas de la enfermedad en otros “. [18]

La otra afirmación que debemos abordar es que la prostitución “es fundamentalmente incompatible con la igualdad entre mujeres y hombres”.

La industria del sexo no es la única industria dominada por los hombres que degrada a las mujeres, pero es una industria basada en el sexo que tiende a desencadenar tendencias represivas. ¿Atrae una aprobación particular porque las trabajadoras son ilegales y son las que menos pueden defender públicamente sus derechos tanto a sus trabajos como contra sus empleadores?

Lejos de socavar el poder de las mujeres en la sociedad, la Campaña Wages for Housework (una de las pocas organizaciones de mujeres que desde sus inicios reconoció a las trabajadoras sexuales como trabajadoras) planteó la opinión de que “todas las mujeres se benefician de los intentos exitosos de las prostitutas de recibir dinero en efectivo por trabajo sexual , porque el dinero deja en claro que las mujeres estamos trabajando cuando follamos, nos vestimos, somos amables, nos maquillamos, siempre que nos relacionamos con los hombres “.

Parece que las credenciales feministas se obtienen no abordando la negligencia y el menosprecio hacia las madres, no apoyando la lactancia materna, no mejorando las deplorables tasas de condenas por violación o luchando por la equidad salarial, la vivienda y para acabar con la policía sexista y racista, sino abogando por la penalización de pagar por sexo.

Y, vergonzosamente, esta opinión prevalece en un momento en el Reino Unido en el que el 86% de los recortes de austeridad se han dirigido a las mujeres, [19] cuatro millones de niños viven en la pobreza [20], 1,25 millones de personas en el Reino Unido son oficialmente indigentes [21] y las mujeres en busca de asilo está sobreviviendo con 36 libras a la semana. La política de sanciones por beneficios por sí sola se reconoce como la causa del aumento masivo de la prostitución [22]. [23] [24]


“Tradicionalmente las feministas no han querido saber si la ‘limpieza’ que estaban promoviendo fortalecía la mano de las mujeres o la del Estado”.


¿Cuál ha sido el impacto de esta cruzada contra la prostitución? Para empezar, ha habido una “marea de desinformación”. [25] Para mencionar solo dos hechos falsos a menudo citados: el 80% de los trabajadores sexuales son víctimas de trata (la investigación más completa y confiable encontró que menos del 6% de las trabajadoras migrantes son objeto de trata [26]); la edad media de entrada en la prostitución es de 13 años (de hecho, es de 18 a 25 años [27]).

El otro impacto más devastador es que miles de mujeres al año enfrentan redadas policiales y son detenidas, procesadas e incluso encarceladas en nombre de salvar a las víctimas [28]. Tradicionalmente las feministas no han querido saber si la “limpieza” que estaban promoviendo fortalecía la mano de la mujer o la del Estado. A nivel internacional, por ejemplo, las leyes contra la trata (a menudo promovidas por grupos fundamentalistas cristianos [29]) se han utilizado principalmente para evitar que las mujeres de los países del sur crucen las fronteras nacionales en busca de una vida mejor [30]. Las feministas incluso han estado dispuestas a respaldar a (y obtener financiación de) las fuerzas más represivas y reaccionarias [31]. En Estados Unidos, el compromiso de Bush contra la prostitución, [32] que impedía que las organizaciones recibieran fondos federales a menos que se opusieran explícitamente a la prostitución, fue respaldada por prominentes feministas [33]. Y las leyes se utilizan de forma discriminatoria. US PROStitutes Collective ha estado publicando cómo “a nivel nacional, las personas negras representan el 42% de todas las detenciones por prostitución, el 45% de las detenciones por toque de queda y merodeo y el 35% de las detenciones por conducta desordenada. Sin embargo, los negros constituyen solo el 13,2% de la población de Estados Unidos ”. [34]

En última instancia, no importa cuáles sean tus opiniones morales; como dijo Andrea Spyropoulos del Royal College of Nursing cuando habló en el Parlamento sobre este tema, puedes dejarlas de lado:

“Le pedí a las 3000 enfermeras del Congreso que suspendieran sólo para el debate, sus propios valores personales, morales, éticos y religiosos. Porque una vez que eliminas esos temas de este debate, no hay debate. No tiene ningún sentido penalizar a personas que son adultos que consienten en tener relaciones sexuales. La única diferencia es que los hombres pagan dinero. Bueno, oye, llevo un anillo de diamantes y aretes de diamantes que les puedo asegurar que no los pagué yo; vinieron de mi esposo, y él ni siquiera era mi esposo en ese momento “.

La demanda del “feminismo del 99%” [35] de la Huelga Internacional de Mujeres de este año es una señal alentadora de que los tiempos están cambiando. Nos ha abierto el camino para poder forjar un feminismo que ataque la violencia y la inmoralidad de la pobreza en lugar de atacar los medios por los que sobreviven las personas empobrecidas, un feminismo que se ponga del lado de las trabajadoras sexuales contra la policía y del lado de las “malas” mujeres contra las malas leyes. De esta manera podemos negarnos a estar divididas de otras mujeres y otros trabajadores. Como dijo nuestra organización hermana Empower en Tailandia:

“El trabajo sexual es nuestro medio de resistencia y nuestro rechazo a permanecer en los lugares de pobreza que nos asignan. Son nuestras madres que trabajan la tierra; nuestras hermanas en los talleres clandestinos; nuestras tías que son vendedoras ambulantes; nuestras hijas limpiando las casas de los ricos. Somos las mismas mujeres. Juntas rechazamos la pobreza y exigimos un mundo mejor, más justo y más amable para todos ”.

 


[1] Laurie Shrage, PhD, ex profesora de Filosofía en la Universidad Politécnica del Estado de California en Pomona, fue citada en el artículo del 1 de noviembre de 2004 “U.S. Feminists Split Over Berkeley Prostitution Measure” escrito por Kai Ma en North Gate News Online, como se ha dicho: http://prostitution.procon.org/view.answers.php?questionID=000103

[2] Ipsos MORI. (2008). Opiniones del público sobre la prostitución. Disponible en: https://www.ipsos.com/ipsos-mori/en-uk/publics-views-prostitution

[3] Ministerio de Justicia. (2008). Informe del Comité de Revisión de la Ley de Prostitución sobre el funcionamiento de la Ley de Reforma de la Prostitución de 2003. Disponible en:

Haz clic para acceder a report-of-the-nz-prostitution-law-committee-2008.pdf

[4] The Guardian, 20 de octubre de 2009. Prostitución y trata: la anatomía de un pánico moral. Disponible en: https://www.theguardian.com/uk/2009/oct/20/trafficking-numbers-women-exaggerated

[5] Sección 15: Ley sobre la trata y la explotación de personas (justicia penal y apoyo a las víctimas) (Irlanda del Norte) de 2015. Disponible en: http://www.legislation.gov.uk/nia/2015/2/section/15/enacted

[6] Investigación y Educación Acción Cristiana (CARE). Matrimonio. Disponible en: https://www.care.org.uk/our-causes/marriage-and-family/marriage

[7] Investigación y Educación Acción Cristiana (CARE). Aborto. Disponible en: https://www.care.org.uk/our-causes/sanctity-life/abortion

[8] El ahora desaparecido Proyecto Poppy recibió al menos £ 6 millones de fondos gubernamentales para “ayudar a las víctimas de la trata”. Tenía el objetivo declarado de poner fin a la prostitución con el argumento de que “ayuda a construir y mantener la desigualdad de género”. Fue responsable de dos informes que sirvieron de base para algunas de las estadísticas inventadas sobre la trata. El informe “Sex in the City” de 2004 encontró que el 80% de las mujeres que trabajan en “burdeles, saunas y salones de masajes” en Londres eran “nacionales no británicas” y concluyó (sin pruebas) que “una gran proporción de ellas probablemente han sido traficados en el país ”. El informe “Big Brothel” de 2008 afirmó haber encontrado “indicadores de trata en todos los distritos de Londres”. Este informe fue posteriormente condenado por tener “fallas graves” por parte de académicos que dijeron que las denuncias sobre la trata de personas “no pueden fundamentarse”.

[9] Kat Banyard. (2016). Estado proxeneta: sexo, dinero y el futuro de la igualdad.

[10] ¡Modelo nórdico ahora! Disponible en: https://nordicmodelnow.org/what-is-the-nordic-model/

[11] Repetido por Kat Banyard “No es una forma ordinaria de trabajo. El sexo es diferente. Tener a alguien que no conoces insertando su pene repetidamente en ti es muy diferente a que yo te sirva una bebida “. https://ianjsinclair.wordpress.com/2015/02/16/interview-kat-banyard-author-of-the-equality-illusion-the-truth-about-women-and-men-today/

[12] Ward y col. (1999), Negocios riesgosos: salud y seguridad en la industria del sexo durante un período de 9 años.

[13] The Independent, 6 de febrero de 2017. Los 9 trabajos más peligrosos en Gran Bretaña. Disponible en: http://www.independent.co.uk/life-style/most-dangerous-jobs-britain-a7565936.html

[14] http://www.womenagainstrape.net/content/war-opposes-clauses-criminalise-purchase-sexual-se

[15] Farley, M. (2003), Journal of Trauma Practice “Nueve de cada diez prostitutas encuestadas quisieran dejar la prostitución pero se sienten incapaces de hacerlo”.

[16] Inversores en Personas (IIP). (2015). Encuesta Job Exodus. Disponible en: https://www.investorsinpeople.com/press/60-cent-uk-workers-not-happy-their-jobs

[17] Tony Nassif, fundador y presidente de la Fundación Educativa y Cultural Cedars, escribió la carta del 19 de julio de 2005 publicada en su sitio web, que decía:

http://prostitution.procon.org/view.answers.php?questionID=000103

[18] Tres Guineas, Virginia Woolf, 1938

[19] The Guardian, 9 de marzo de 2017. Mujeres que soportan el 86% de la carga de austeridad, revelan cifras comunes. Disponible en: https://www.theguardian.com/world/2017/mar/09/women-bearing-86-of-austerity-burden-labour-research-reveals

[20] Grupo de acción contra la pobreza infantil. (2016). Datos y cifras de la pobreza infantil. Disponible en: http://www.cpag.org.uk/child-poverty-facts-and-figures

[21] Fundación Joseph Rowntree. (2016). Miseria en el Reino Unido. Disponible en: https://www.jrf.org.uk/press/destitute-uk

[22] The Star, 19 de marzo de 2014. Oferta de apoyo para las prostitutas de Doncaster. Disponible en: http://www.thestar.co.uk/news/support-bid-for-doncaster-s-prostitutes-1-6508498

[23] The Star, 2 de noviembre de 2016. Mujeres de Sheffield obligadas a prostituirse mediante Benefit Cuts. Disponible en: http://www.thestar.co.uk/news/sheffield-women-being-force-into-prostitution-by-benefit-cuts-1-8213743

[24] Hull Daily Mail. 13 de agosto de 2013. Las madres “venden sexo para alimentar a sus hijos mientras los recortes de beneficios golpean a los más pobres de Hull”. Disponible en:

http://www.hulldailymail.co.uk/mums-selling-sex-feed-children-benefit-cuts-hit/story-19650230-detail/story.html#Q5mRqmOJcydVVBG8.99

[25] The Guardian, 20 de octubre de 2009. Prostitución y trata: la anatomía de un pánico moral. Disponible en: https://www.theguardian.com/uk/2009/oct/20/trafficking-numbers-women-exaggerated

[26] Mai, N. (2009). Trabajadores migrantes en la industria del sexo del Reino Unido: Informe de investigación completo de ESRC. Disponible en: http://www.researchcatalogue.esrc.ac.uk/grants/RES-062-23-0137/outputs/read/969bd499-4954-41ff-8d08-391e1a6c932b

[27] Churchet al. (2001). Violencia de clientes hacia mujeres prostitutas en diferentes entornos laborales: cuestionario. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC26557/

[28] The Guardian, 11 de diciembre de 2013. Las redadas de la policía de Soho muestran por qué las trabajadoras sexuales viven con el temor de ser “rescatadas”. Disponible en: https://www.theguardian.com/commentisfree/2013/dec/11/soho-police-raids-sex-workers-fear-trafficking

[29] “Los grupos cristianos evangélicos han obtenido una proporción creciente de fondos federales para el trabajo contra la trata de personas tanto a nivel nacional como internacional, así como fondos para la prevención del VIH / SIDA (Mink 2001; Butler 2006).

[30] Más allá de las fronteras: exploración de los vínculos entre la trata y la migración, GAATW, (2010)

[31] La organización contra la trata Demand Abolition, cuyo objetivo declarado es “erradicar la industria del sexo comercial ilegal. . . combatiendo la demanda de sexo comprado ”, tiene en su junta el Departamento de Estado, varias corporaciones y el grupo religioso de derecha anti-aborto Concerned Women of America.

[32] En 2002, la administración Bush declaró que “las organizaciones que abogan por la prostitución como una opción de empleo o que abogan o apoyan la legalización de la prostitución no son socios apropiados para las subvenciones o contratos contra la trata de personas de USAID”.

[33] Ahmed, A. (2011). Feminismo, poder y trabajo sexual en el contexto del VIH / SIDA: consecuencias para la salud de la mujer. Revista de Derecho y Género de Harvard. Disponible en: http://www.law.harvard.edu/students/orgs/jlg/vol341/225-258.pdf

[34] Colectivo Inglés de Prostitutas. (2016). Despenalización de la prostitución: la prueba. Disponible en: https://prostitutescollective.net/wp-content/uploads/2017/01/Online-Symposium-Report.pdf

[35] The Guardian, 6 de febrero de 2017. Mujeres de América: Estamos en huelga. Disponible en: https://www.theguardian.com/commentisfree/2017/feb/06/women-strike-trump-resistance-power

Aida, prostituta y escritora: “Lo paso peor en Tinder”

La ‘escort’ boliviana de 36 años lanza su primera obra desde Barcelona, un libro basado en su experiencia: “¿Legalizar o prohibir mi oficio? Yo trabajo bien así”

 

Aida Lima, prostituta y escritora de Barcelona, en una imagen propia / CG

 

Ignasi Jorro @IgnasiJorro

6 de septiembre de 2020

https://cronicaglobal.elespanol.com/vida/prostituta-escritora_381573_102.html

 

Aida Lima espera a la convalidación de su título de arquitecta técnica. “Ha llegado de Bolivia recientemente”, explica. El certificado universitario de esta barcelonesa de 36 años no le abrirá la puerta a desempeñar su oficio en la Ciudad Condal. Porque ella no quiere. “Lo tengo que pensar, pero no volveré a trabajar de lo que hacía. Estoy bien así“, explica desde una ciudad que trató de ilegalizar la prostitución en 2018.

Ese intento de perseguir a los puteros no amilana a Aida, que ingresa a tiempo completo haciendo de prostituta, acompañante, escort o puta, nombres todos ellos con los que se siente cómoda. Es estudiante de máster —lo finalizó en julio— y, desde ahora, escritora a tiempo parcial. Acaba de publicar Juegos de Rol (Universo de letras), una obra que se basa en sus experiencias en la cama a cambio de remuneración en la capital catalana. “Tenía que explicar lo que he vivido y he sentido, mi viaje emocional”, explica.

“Me gusta ejercer, le encontré el ‘punto'”

Procedente de Bolivia, Aida llegó a Barcelona con un oficio y ahorros. “En mi país tenía una empresa de exportación-importación de cerveza. Era mi empresa. Y hacía trabajos a tiempo parcial de arquitecta técnica para el ayuntamiento de mi pueblo”, recuerda. Hasta que cambió. “Fue la necesidad económica —admite—. Fíjate que llegué a España y pude vivir un año y medio con los ahorros que había generado mi empresa“. Pero llegó el momento en que tuvo que buscar.

Aida Lima, prostituta y escritora de Barcelona / CG

“Leí en el periódico un anuncio de un empleo en el que ganabas 4.000 euros. Llamé y envié mis fotos por WhatsApp, aunque me pareció raro. Era en Lloret de Mar (Girona)”, ilustra. Fue en la localidad de costa donde Aida empezó a prostituirse. ¿Explotada? “No, lo decidí yo. Pero el trato no me gustaba. Trabajaba para [mujeres] rumanas que publicaron fotos de mí en un portal web. Sin avisarme —yo no conocía este mundo— y fotos que eran falsas”, lamenta. Salió. “Decidí establecerme como independiente”, desliza.

“¿Prohibir o legalizar? Yo estoy bien así”

Dicho y hecho. Aida buscó anuncios de pisos para ejercer en solitario y se lanzó. “Fue difícil, sí. No mentiré. Me costó un esfuerzo y lágrimas, pero le encontré el punto. La necesidad hace que te adaptes a todo”, reconoce. Lo que es más, ahora admite que le gusta su desempeño. “Las experiencias que he vivido ni las imaginaba. Yo venía de un pequeño pueblo de Bolivia en el que en la cama haces el amor con el misionero y basta”, rememora. Se prostituyó, sí, y anotó lo que vivió.

Aida Lima, prostituta y escritora de Barcelona / CG

“Iba escribiendo lo que vivía junto a la fecha del día, porque eran experiencias emocionales muy intensas. Un día que asumí el rol de una viuda francesa, cuando llegué al hotel abrí el PC a toda prisa y me puse a teclear. ¡Tenía que contar lo que había vivido!”, aclara. También entró en contacto con foros de prostitución: se sumó a SexomercadoBCN. Llegó a acudir a las quedadas grupales con usuarios. “Fue muy respetuoso, como quedar en una discoteca”, describe. Ahora tiene hasta web propia.

“La trata existe”

De sus anotaciones privadas ha salido Juegos de Rol, su primer libro. Aida lo ha lanzado para satisfacción personal, “sin expectativas”. Según ella, “le llena que haya sido publicado”. “¿Un best-seller? Con que esté por ahí me basta”, zanja. En la obra, Aida explica como ha ejercido la prostitución en Barcelona. “Es un volumen para los amantes de la literatura erótica. Ya tengo clientes que quieren que se lo dedique”, avanza. En sus experiencias, ¿ha sido todo de color de rosa? “En absoluto. Hay mucho sufrimiento por ahí. Pero te acabas adaptando. Los seres humanos podemos con casi todo. Al final yo lo he pasado peor en Tinder que con el sexo de pago. Me han maltratado más en las apps para ligar“, remacha.

De hecho, además de escort, estudiante de máster y escritora, la vecina de Barcelona se sumó al activismo con el sindicato de trabajadoras sexuales OTRAS. “Me decepcionó su clasismo. Miran solo por ellas, por sus subvenciones y para ganarse la vida, y denigran a las que están más mal” critica. Pide denunciarlo. “Que salga en la prensa lo que hacen. Estoy muy decepcionada”. En el campo laboral, admite que “la trata existe”, pero que no es mayoritaria. Desde una ciudad que ha debatido prohibir el sexo a cambio de dinero, lanza su desiderátum. “Las que queremos ejercer voluntariamente debemos poderlo hacer. A mí me gusta el dinero, sí, pero también la libertad que me da. Soy muy bohemia. La policía debe perseguir la trata, pero no a nosotras”, concluye.

 

Por salud pública se cierran los prostíbulos, ¿y Tinder?

Si los prostíbulos no tienen licencia de club como tal, sino que tienen licencia como hoteles, pubs, salas de fiesta, salas de masaje, discotecas, etcétera, ¿por qué se cierran los prostíbulos y los hoteles no?

 

Ariadna Riley, Laura Martínez y Lucía Barbudo

28 de agosto de 2020

https://www.eldiario.es/murcia/murcia-y-aparte/salud-publica-cierran-prostibulos-tinder_132_6185810.html

 

‘Antes puta que sumisa’ reza el cartel

 

Hace unos días saltaban a los medios las declaraciones de Irene Montero, ministra de Igualdad, respecto a su decisión de cerrar los prostíbulos. El argumento es bien sencillo y fácil de digerir, como corresponde en tiempos de pandemia, para una población cada vez más infantilizada y poco proclive a pensar: el rastreo en clubes es complicado precisamente porque los clientes de la prostitución necesitan guardar anonimato. Y es que la señora ministra, con sus declaraciones y sin darse cuenta, lo que ha hecho es precisamente dar la razón a las putas politizadas y activistas que llevan ya tiempo en sus charlas exponiendo la cuestión mollar del estigma: no es fácil salir del armario como trabajadora sexual pero, consecuentemente, tampoco lo es como cliente. ¿Pensaría la ministra que las políticas abolicionistas que promueve su partido machista-leninista en el gobierno de coalición más hipócrita de la historia (el PSOE ha sido el partido que más licencias a clubes ha dado) que el oponerse frontalmente a considerar el trabajo sexual como trabajo no iba de la mano con lo que está pasando ahora mismo? ¿Cómo va a ser fácil rastrear el cliente de un prostíbulo desde ese limbo en el que se encuentra el trabajo sexual?

Nos llama poderosamente la atención, desde esa misma óptica relativa a cuidar la salud pública, que las saunas y los locales gays (que no maricas) no hayan sido cerrados también por decreto ley. Esto nos demuestra, una vez más, la prevalencia del privilegio macho: la sexualidad de las trabajadoras sexuales es motivo de preocupación gubernamental mientras que las actividades sexuales en los locales frecuentados por hombres-sin-mujeres no son motivo de declaraciones a los medios. Y ya que hablamos de locales que preocupan, ¿qué pasa con los pubs liberales o espacios swinger? ¿Y las salas de masaje? Hacemos estas preguntas porque tal y como se ha planteado el tema COVID en los prostíbulos y no en otros espacios, al final vamos a pensar que lo del Gobierno central es una caza de putas, y no una preocupación real por la salud de nadie.

No entendemos que los pubs liberales abran sus puertas de 17 a 1 de la madrugada para acoger a clientes que van con parejas o grupos de amigxs a mantener relaciones sexuales. ‘’Uso obligatorio de mascarillas, gel desinfectante y con respecto a las distancias de seguridad allá cada uno’’, nos comentaba ayer vía telefónica el dueño de un pub liberal de Madrid. Otro dueño de este tipo de local en Sevilla nos confirmó también que en su negocio seguían en funcionamiento ‘’la piscina, el jacuzzi, las habitaciones y los reservados’’. Tampoco nos consta que se hayan tomado medidas de prevención con respecto a las salas de masaje, espacios en los que, más allá de que haya o no penetración, indudablemente no se puede mantener distancia de seguridad alguna y donde el contacto corporal es imprescindible. Otro ejemplo son las saunas (entretenimiento para adultos) en las que siguen operativas todas las instalaciones.

Pero volvamos a la realidad de los clubes. ¿Cuándo fue la última vez que la ministra visitó un prostíbulo? ¿Con cuántas trabajadoras sexuales ha hablado? Porque entendemos que desde el Gobierno se hablará con conocimiento de causa y no desde donde habla mi vecina cuando me la cruzo en la escalera. Y otra cuestión, si los prostíbulos no tienen licencia de club como tal, sino que tienen licencia como hoteles, pubs, salas de fiesta, salas de masaje, discotecas, etcétera, ¿por qué se cierran los prostíbulos y los hoteles no? Porque si una trabajadora sexual se va a encontrar el club cerrado, cabe pensar que se irá con el cliente a un hotel. ¿Cómo se va a diferenciar a la puta de la esposa?

Ahora mismo el acoso a las trabajadoras del sexo se está haciendo desde distintos frentes: por un lado las Ordenanzas Municipales y la Ley Mordaza están expulsando a las mujeres de las zonas seguras de trabajo en los barrios, y ahora con los cierres de los clubes de alterne, éstas también quedan fuera de esos espacios, ¿qué alternativas reales les va a dar el Gobierno a estas mujeres? Teniendo en cuenta que hay un amplio porcentaje de trabajadoras sexuales que por su condición de migrantes se encuentran en situación administrativa irregular (es decir, no tienen papeles) preguntamos: ¿por qué el Gobierno no se está ocupando de escuchar las demandas del movimiento estatal Regularización Ya? ¿Por qué el Gobierno no ha derogado la Ley de Extranjería? ¿Cómo se va a ayudar desde la legalidad de las instituciones a las personas que por las leyes racistas y xenófobas se encuentran en una situación ilegal? Sin documentación no tienes derecho a nada, y no estamos hablando exclusivamente del trabajo sexual, estamos hablando de temporeros, limpiadoras del hogar, cuidadoras de personas mayores y tantos otros trabajos que forman parte de la economía sumergida de este país y de cuya salud tampoco se está ocupando nadie. Todos estos trabajos terriblemente precarizados llenan las neveras de muchas familias aquí y en su país de origen, ¿va a mantener el Gobierno de coalición a esas familias?

Pero volvamos a los argumentos higienistas en torno al trabajo sexual, esos que relacionan la salud pública con el trabajo sexual (“los prostíbulos deben ser cerrados por motivos de salud pública” dice Irene Montero), esos que relacionan la falta de control sanitario, la suciedad y los focos de infección con el trabajo sexual. ¿Cuánto tiempo va a pasar antes de que este Gobierno de “izquierdas” también regule las relaciones sexuales gratuitas? Según palabras de Alberto Garzón ‘’ha llegado la hora de frenar el virus del machismo’’. Como si regalar sexo no fuera machista. Como si las personas que lo han votado no contrataran servicios sexuales. Quizás no le agradaría saber la enorme cantidad de hombres ‘’feministas’’ de su espectro ideológico que creen tener el derecho de pedir nudes a mujeres esperando recibirlas y gratis.

Sólo hay que ver aplicaciones de contactos como Tinder para calcular cuántas pueden ser las personas que quedan a diario para mantener relaciones sexuales.

Nos gustaría saber qué opciones de prevención da la ministra a la cantidad de mujeres que diariamente suben por primera vez sus anuncios a webs de contactos como pasión.com para hacer exactamente lo mismo que está haciendo la vecina del segundo que ha quedado hoy en su piso para tener encuentros sexuales con dos chicos. ¿Qué hacemos? ¿Abolir Tinder? ¿Estamos a las puertas de que cristalice una legislación que refuerce todavía más el matrimonio monógamo (otra forma de prostitución) y el régimen cisheterosexual al tiempo que criminaliza todo lo que se salga del marco del lobby romántico? ¿Qué aspectos son legítimamente susceptibles de someterse a legislación y cuáles no? ¿Dónde empiezan y dónde terminan las libertades individuales en el terreno de las relaciones sexuales?

Queda clara la visión tan sesgada de este Gobierno de ‘’izquierdas’’ al limitarse a pensar que las prostitutas somos personas ajenas a esta sociedad. La lógica es: si cerramos los clubes y las Ordenanzas Municipales multan a las trabajadoras, acabaremos con la prostitución y, por ende, con gran parte de los contagios, pero el ideario es absolutamente reduccionista al pensar en las putas como vectores de enfermedades y mujeres vulnerables en tacones y vestidos cortos.

Nos parece chapucero hacer políticas feministas cuando se ignora el gran número de mujeres que nos rodea que trabaja manteniendo relaciones sexuales. Las trabajadoras sexuales han existido siempre y seguirán existiendo.

En un escenario de pandemia y salud pública, bajo el pretexto de controlar los rebrotes, no nos parece fortuito que se aborde el tema de la prostitución desde, ni más ni menos, el Ministerio de Igualdad y el Ministerio de Consumo, declaradxs abolicionistas. Qué narrativas tan perversas las que ponen a las putas como peligro público al tiempo que son consideradas objeto de consumo (ideario harto misógino y patriarcal) y todo verbalizado a través de una ministra de Igualdad.

Desde el estreno de la democracia los partidos que se han ido alternando en el poder han estado concediendo licencias y maquillándolas para beneficiar a los empresarios desentendiéndose de las trabajadoras. A la luz de esta verdad, no podemos sino concluir que el mayor proxeneta es el Estado.

 

“Así era mi mujer, Yamiled”

A Yamiled Giraldo la asesinaron en Cordovilla unos sicarios como venganza a la denuncia que interpuso contra el dueño de un club de alterne. El lunes se cumplirán dos años. Su marido, Carlos Echeveste, vecino de Ituren, decide romper su silencio.

 

IVÁN BENÍTEZ / GABRIEL GONZÁLEZ . ITUREN

24 de abril de 2011

https://www.diariodenavarra.es/noticias/hoyentuquiosco/asi_era_mujer_yamiled.html

 

ES lunes, 11 de abril, y las campanas de Ituren avisan de que son las tres y media de la tarde. José Carlos Echeveste, de 45 años, camionero autónomo, acaba de llegar de trabajar. “¿Queréis un café de puchero con leche de vaca? No sé si os gusta la nata. Está recién hervida”. La sirve. Se sienta. “Tengo 45 años pero aparento más”, sonríe en un ambiente cargado por la emoción. Fuera ha parado de llover. Bajo las faldas del Amaiur, Ituren, una localidad de unos 500 habitantes situada en lo alto del Bidasoa, se despereza del letargo de la siesta. Las nubes amenazan lluvia.

Carlos no se deja fotografiar. “La protagonista es Yami, no yo”. Yami, Yamiled Giraldo Montero era su mujer. Fue tiroteada hace ahora dos años en Cordovilla por un sicario contratado por José Lareo, el dueño de un club de alterne encarcelado por abusar sexualmente y obligar a prostituirse a mujeres. Yamiled le denunció. Declaró en el juicio contra él. Y como venganza, fue asesinada, como quedó probado en el juicio celebrado el pasado mes de febrero. Tenía 33 años y cuatro hijos: los dos mayores nacieron de una pareja anterior en Colombia.

Las cinco personas que participaron en su asesinato fueron condenadas a penas de entre 20 y 22 años de cárcel. Con la sentencia en la mano, que anhela porque sea firme en el Tribunal Supremo, Carlos decide romper su silencio. Nunca ha hablado de Yamiled con los medios, pese a la insistencia de algunas televisiones. “Estoy cansado, muy cansado. Hay veces -confiesa- que me siento culpable de haber animado a Yami a declarar en aquel juicio contra la persona que luego la mató. Esto no es Colombia, le decía, aquí hay policía, hay justicia. No temas”. Cuando Carlos habla, mira directamente a los ojos. “Por otro lado -expresa optimista-, me tranquiliza saber que ese hombre, su asesino, no está haciendo lo mismo con otras mujeres. Mis hijos lo sobrellevan… -se hace el silencio-. Cuando mi hija de ocho años me ve rascarme los ojos, intento disimular, pero me abraza con fuerza. Es su manera de expresarse”.

Yamiled llegó a España el 25 de junio de 2001. En noviembre de ese año se conocieron “en una despedida de soltero que acabó en un club de Sunbilla” y para Navidad ya estaban viviendo juntos. Aquí arranca su relato.

-“Entramos, pedimos unas copas, y cachondeo. De repente, observé que había una chica llorando sentada en una esquina. Me acerqué, aprovechando que iba al baño, y le pregunté si se encontraba bien y ella me respondió contundente: “¡Déjame en paz!”. Seguí al baño. Al volver, ella se acercó: “Perdone, señor -me dijo-, estoy pasando un mal momento. Estoy muy triste y no quiero que me molesten”. Ella trabajaba en ese momento de camarera. Me contó que se encontraba muy sola, no conocía nada ni a nadie en España. No sabía qué hacer sin papeles. Se había quedado sin dinero, porque la obligaban a pagar una deuda total de un millón de pesetas. Una deuda que estaba a punto de saldar esa misma semana. Su intención era largarse en cuanto liquidase la deuda. Me ofrecí para ayudarle. Le invité a una copa y nos quedamos media hora hablando. Me dio lástima. Soy inmigrante. He vivido en California diez años, sé lo que uno siente. Y sólo ver lo que le ocurría me produjo mucho asco. Pobres mujeres que caen en sus manos. Le dije: “Si quieres te pago el billete de vuelta a Colombia”. Su respuesta fue un no contundente. “Después de todo lo que me han hecho, sólo falta que me maten, tengo que cumplir mi promesa”. ¿Y cuál es tu promesa?, le pregunté… “Me prometí comprarme una casita y llevar algún dinero para poder rehacer mi vida dignamente, conseguir un futuro para mis hijos”. Le dejé mi teléfono. Si algún día te ves mal, llámame. Y nos despedimos”.

Promesas cumplidas

Aparte de Carlos no hay nadie en casa en este momento. Un par de horas más tarde aparecerán Sonia, su cuñada (hermana de Yamiled que reside en la misma borda de Ituren), con dos de los hijos de la fallecida, que escucharán sin parpadear las palabras de su padre adoptivo. En la balconada de la borda que da al pueblo, donde transcurre la conversación, rezuma el gusto de Yamiled en cada rincón. En un banco con una rueda de carro antiguo como respaldo que ella compró. “Aquí saldremos a tomar café usted y yo “, me decía. También en el jardín en el que tantas horas invirtió para convertir una borda asilvestrada en una coqueta casa de campo. Y Carlos sigue enviando dinero para los más necesitados a su región natal de Colombia, como hacían cuando ella estaba viva. Aquella promesa de Yamiled sigue cumplida diez años después de aquel primer encuentro, del que surgió un segundo.

-“A la semana regresé al club, se me había quedado algo de ella dentro del corazón. No lo puedo explicar. No era amor ni nada de eso, no sé, quizá lástima. Ella ya no estaba. Una compañera suya me dijo que se había ido a Madrid con otras tres amigas. Bueno, por lo menos ya ha salido de esta cárcel, pensé aliviado. Y me quedé más tranquilo. Pero a las dos semanas, me suena el teléfono. Al contestar, la escucho a ella. Me cuenta lo que le está pasando, que se encuentra en el sur de España, y que la han vuelto a engañar. Querían que se volviera a prostituir. Parecía asustada: “No tengo papeles, estoy aburrida, no sé qué hacer. Me acordé de usted y le he llamado. ¿Le molesta? Estamos buscando un apartamento, somos cuatro chicas”. A los dos días volvió a llamarme. Estaba en Pamplona. Y quedamos. Nada más vernos nos dimos un abrazo. Desde el primer día me transmitió confianza. Era muy sincera. Le dije que si quería le pagaba el billete de vuelta a Colombia, pero que no intentara sacarme dinero. “Yo no quiero robar a nadie, si piensas eso, te vuelves por donde has venido”, se defendió. Entonces se me ocurrió proponerle que viniera a mi casa a trabajar cuidando a mi abuelita y a mis padres. A ellos no les hacía falta, en realidad era una excusa para convencerla, porque ella no quería una limosna. Aceptó. Y así empezamos nuestra relación, primero como amigos, y poco a poco surgió todo”.

Las primeras fotos

Carlos saca un par de álbumes y comienza a mostrar fotos. Son las primeras que se ven de esta mujer. Nunca hasta ahora se habían publicado fotografías suyas. Y en muchas se ve a Yami con los caballos, con los perros, con el mono de trabajo para construir el jardín. Casi siempre alegre, a veces con burlas a la cámara. “Qué jodida era…”, dice Carlos con cariño y una sonrisa que ilumina su rostro. En una de las fotos, tomada en el jardín de su casa (ver página siguiente), se ve a Yamiled con su hija más pequeña en brazos. Detrás aparece una fuente en la que ahora reposan parte de sus cenizas. Otras fueron esparcidas en su Colombia natal, y otra porción en el cementerio de Ituren. Sin dejar de mirar las fotografías, Carlos continúa el relato.

-“Se ganó la confianza de mis padres enseguida. Incluso a mi padre, un hombre del norte, tradicional, algo cascarra, que encima estaba en silla de ruedas, le acabó haciendo tratamientos de estética. “Antonio, a ver las uñas, luego le daré una crema y un champú para la caspa”, le solía decir. A mi padre le terminó gustando. La quería mucho. Mi madre también, se llevaba muy bien con ella. Yamiled se ganó a todo el mundo en el pueblo durante estos años, a cualquiera que le preguntes te dirá lo mismo. Era otro mundo, muy cariñosa. Una psicóloga. Había gente de 80 años que iba al centro de estética que había montado en casa a hacerse las uñas sólo porque querían hablar con ella. Yami se quedó embarazada en marzo de 2008 y nos casamos en septiembre. En noviembre nació nuestra hija pequeña”.

Sonia entra en casa con su sobrina pequeña en brazos. Le prepara un vaso de leche con unas galletas, la sienta sobre sus rodillas y le da de merendar. Ella mete las galletas en el vaso, de dos en dos, despacio, ajena a la conversación que permanece sobre la mesa, y las saborea. Luce el mismo parecido que su madre. Cristofer, el hijo mayor, de 15 años, entra y sale de la sala. Inquieto. Él estaba junto a su madre cuando la tirotearon en Cordovilla. Termina por sentarse en la mesa. La preside. Entrecruza los dedos. Apoya la barbilla. Abre los ojos. Escucha atento a su tía. Su entereza es inusual. Habla Sonia: “Nos llevábamos muy bien, nos apoyábamos mucho. Mi hijo mayor, su sobrino, ha sufrido mucho su muerte. Era su reina, su todo. No supera la falta de su tía. Yami era la columna vertebral, la que sostenía la vida de todos, tanto la de aquí como la de allí. Ella se fue porque después del terremoto quedamos muy mal. Todo quedó en el suelo y ella siguió trabajando: de esteticién, recolectando tabaco y café… Me confesó que se venía a España dos días antes de tomar el vuelo. Como estaba separada de su pareja, me quedé a cargo de sus dos hijos.

La vida de Yamiled dio un giro radical cuando llegó a Ituren. Ahora habla Carlos: “Yami era feliz aquí. Al principio le costó, no le gustaba, decía que parecía a un pueblo de difuntos. Pero disfrutaba de lo que nunca había tenido. Enseguida sacó su carné de conducir, le encantaba la velocidad, se compró su coche… Estaba en lo mejor de su vida”. En casa de los padres de Carlos montó un negocio de esteticién, en el que trabajaba Sonia. Pronto se dio a conocer y la reclamaban en Urdax, Santesteban y Pamplona. Era una vecina más. Incluso todos los domingos acudía a misa en euskera, aunque al principio no lo entendía. “Pero no me importa, ahí estoy yo con mi Diosito”, le decía a Carlos.

Emprendedora

– “Ella era una mujer muy echada para adelante. Si Yami estuviese viva, hubiera creado un montón de negocios. Se hubiera encargado de cursillos, de dar clases. Tenía ilusión de ir de congresos. Somos muy diferentes. Yo soy de campo y ella de ciudad. Pero me decía: “¡Ay papito, le quiero tanto! ¡¡No sé cómo me he podido enamorar de usted!!”. Ella me cambió la forma de vestir. Era muy alegre. Transmitía carisma. Era cariñosa, educada, al mismo tiempo tenía su genio. Daba la cara. Sabía tratar a la gente. Las clientas iban a hablar con ella, le contaban su vida. Yami se convertía en su psicóloga particular. Como Yami no hay, solían decir. Pero su mayor ilusiónera ayudar a los más necesitados de su pueblo en Colombia -subraya Carlos-. Los últimos años, después de nuestro último viaje a Armenia (departamento donde está su pueblo natal), y comprobar la situación de pobreza de su barrio, nos quedamos impactados. Al regresar a Ituren, nos vimos en la obligación de ayudar a esos niños. A Yami le encantó la idea. En el centro de estética se lo comentó a sus clientas y todas reaccionaron. Calculamos que aportando diez euros sería suficiente. Fue maravillosa la respuesta. Ver las fotos de todos esos niños riendo, agradecidos con sus regalos de Navidad , lo que para nosotros es una miseria para ellos lo es todo. Esto animaba a Yami. Hemos mantenido su iniciativa. A ella le hubiese gustado”.

La vida de Yamiled transcurría por unos caminos muy alejados del club de alterne en el que desembarcó a la fuerza en 2001. Pero el tema seguía allí. Ella había denunciado a José Lareo por abusos sexuales y obligación a la prostitución de mujeres, y por ello el dueño del club fue condenado en 2004 a 18 años de cárcel. Yamiled no lo olvidaba, por mucho que hubieran pasado cuatro años y ahora viviera feliz en Ituren. José Lareo tampoco lo había olvidado. Y en la prisión de Pamplona, contactó con otros dos presos, que a su vez lo hicieron con un sicario y una cooperadora: 8.000 euros por matar a Yamiled.

-“Ella intuía algo -recuerda Carlos-. Creía mucho en las señales y los sueños. Presintió que le iba a suceder algo. Un año antes de su muerte, me dijo que había visto a Lareo con un descapotable en la rotonda de Santesteban. “No jodas, no puede ser, si tiene que estar en la cárcel”, le contesté. Un amigo me confirmó que le había visto comiendo con cuatro chicas. Desde entonces, estaba inquieta. Todas las noches rezaba por nosotros”.

La llamada que la mató

Dos días antes de su asesinato, Yamiled recibió una llamada a su móvil. Era una clienta. O eso pensaron. “Fue a Cordovilla porque le dio pena esa chica. Normalmente no iba a casas de particulares, pero ese día no la quiso dejar tirada. Pensó que era la novia, por eso fue”. Era jueves 23 de abril de 2008. “Aquel día, Yami empezaba a trabajar a las cuatro de la tarde en una peluquería de Burlada. Tenía tres clientes para hacerles las uñas. Antes, comimos en un restaurante chino. Nos encantaba. A las tres y cuarto, terminamos, la dejé en Burlada, y yo fui a comprar algo de ropa mientras la esperaba. Dos horas después la recogí y pasamos por El Corte Ingles a comprar una plancha. A las ocho y media volvimos a casa. Todavía me tocaba hacer los animales”. A la altura de Ostiz, Carlos recordó a su mujer el trabajo que debía concretar para el sábado. En un principio, Yami quería delegar este trabajo en una compañera, pero ésta no le cogía el teléfono, y Yami no sabía qué hacer. “Como Cristofer, nuestro hijo, jugaba a pelota en Uharte Arakil a las diez y media, le comenté que podía aprovechar y llevarle. Yami no recordaba dónde quedaba Cordovilla. Le expliqué que cerca de un bar donde solíamos comer”. Algo más convencida, Yami telefoneó a la cliente que le había llamado esa misma mañana. “Hablaron con el manos libres”.

-Soy la esteticién. ¿Qué es lo que quieres hacerte? Tengo que llevar a mi hijo a las diez y media a la pelota y podría ir yo misma.

-Sólo quiero maquillarme y hacerme las manos -dijo la clienta-. Me llamo Alicia.

Quedaron en concretar la hora el mismo viernes. Ese día, se quedó trabajando en casa. “Yo estaba de baja, a las ocho preparé la cena. Ella esperó a que viniese su última cliente. Yo me encontraba algo delicado, así que di de cenar a los niños y me acosté. “Ok papi. A las seis de la mañana levánteme”. Ella era muy perezosa. A las seis de la mañana la desperté. Preparamos el biberón a la niña. Me quedé otra vez dormido. Ella levantó al niño. A las siete y media arrancaron. A las ocho y cinco me despertó el teléfono, era una vecina de Cordovilla: “¡Han disparado a su mujer! ¡Estoy con su hijo, aquí esta el niño! ¡Por favor venga! ¡Han disparado a su mujer! A las ocho y media arranqué”.

Sonia, Cristofer y la hija pequeña de Yamiled han escuchado atentos todo el relato. Con entereza. La pequeña ya ha terminado el vaso de leche con galletas. Cristofer se derrumba pero se recompone en segundos. Es un joven con una gran fortaleza. “Me gusta mucho el fútbol”, se anima a hablar, “me gustaría jugar de lateral”. Los estudios los lleva peor. Se le escapa una sonrisa.

Y aquí termina la conversación con Carlos. Días después, envía unas líneas escritas a mano. Se ha despertado a las cinco de la mañana y se ha puesto a escribir. Como terapia.

-“Yamiled era una persona muy alegre que transmitía mucho cariño. Le gustaba estar y sentirse guapa, coqueta, y al mismo tiempo era muy sencilla. No le gustaba mucho maquillarse, pero tenía que ir siempre conjuntada, de pies a cabeza. Era muy extrovertida, simpática, pero al mismo tiempo muy directa: si no le gustaba alguien se lo hacía saber. Adoraba a sus animales, le gustaba sentirse viva y le encantaba su trabajo. Nosotros como familia la echamos mucho de menos, pero pienso que muchísimas personas que la conocían también. El vacío que nos ha dejado es algo que nos cuesta. Pero como ella decía, la vida continúa. Van pasando los días, los meses y ya dos años, y a veces me levanto pensando que todo esto es una pesadilla. La realidad es otra, y cuando abro los ojos digo: ¿por qué ella? Alguien que sólo quería vivir, disfrutar de sus hijos y cumplir sus sueños, trabajando en lo que le gustaba, y se lo arrebataron a tiros. La vida es muy injusta”.

Supervivientes de un terremoto

NO saben por qué, pero en Colombia la llamaban Mafalda o la Flaca. Le encantaba jugar al fútbol. Era una de sus muchas aficiones. En 1999, el pueblo donde vivía con su familia quedó arrasado por un terremoto. Cristofer, el mayor de sus cuatro hijos, entonces con 3 años, quedó atrapado entre los escombros, casi muere. Esta situación obligó a Yamiled a tomar una decisión. Y lo hizo…. “Nuestra economía quedó muy mal. Quería un futuro mejor para su familia. Fue nuestra columna vertebral”, Sonia recuerda su partida como si fuese ayer. Yamiled vivía con su madre, su hermana y sus sobrinos en una cabaña hecha a base de excrementos de vaca y caña, en el departamento de Armenia. Ves ese establo -Carlos señala fuera de la borda- eso era un lujo”. Sonia y Yamiled alternaban el trabajo de esteticién con el de recolectoras. “Con el terremoto lo perdieron todo”, relata Carlos, “tuvieron que empezar de nuevo, con coraje. Residían en un barrio tan pobre. Debió de ser durísimo. Las ayudas, según me contó, no se distribuían bien y la gente se mataba por una libra de arroz”. Yami dio a luz. Carlos confiesa que si a él se le está haciendo cuesta arriba , sus cuatro hijos y sus sobrinos lo están pasando peor. “Cristofer es un chaval muy fuerte”, apunta. “Ver cómo matan a su madre… cada vez que lo pienso…. Yo, con mis 45 años, después de haber vivido muchas experiencias en esta puta vida, se me ponen los pelos de punta. Cristofer sobrevivió a aquel terremoto que arrasó todo su pueblo porque quedó bajo un armario. Yamiled estaba embarazada del segundo. A los días siguientes del seísmo, sufrió todo tipo de enfermedades: dengue, paludismo, etc. Yamiled tenía claro que se quería marchar. Consiguió un contrato y viajó a España. Dos días antes de partir, el 23 de junio de 2001, se lo anunció a Sonia, su hermana, le dejó sus dos hijos, que entonces tenían 3 y dos años.

Yamiled aterrizó el 25 de junio en el aeropuerto de Fuenterrabía. Feliz porque pensaba que le habían contratado en una fábrica de seda y podría sacar a su familia de la miseria. Nada más bajarse del avión comprobó que la habían engañado. “Si llega a saber lo que le esperaba hubiera regresado a Colombia”, sostiene Carlos. A Yami le acompañaba una amiga. Eran las seis de la tarde. Le quitaron el pasaporte y la violaron. Acto seguido, le advirtieron:”A partir de ahora nos debes un millón de pesetas. Esto es lo que hay. Ese misma noche, la obligaron a prostituirse”. Yamiled quedó encadenada al miedo. “O permaneces calladita o ya sabemos donde están tus hijos”, las amenazas de muerte eran frecuentes. “¡Qué más cárcel que esa!”, expresó una vez durante el primer juicio que testificó, “¡una cárcel sin barrotes pero llena de amenazas de muerte! Yami siempre decía que daría su vida por sus hijos… y la dio, no se asustaba por nada”.

CLAVES

1 El asesinato. Yamiled Giraldo Quintero, natural de Colombia y vecina de Ituren, de 33 años, fue asesinada en Cordovilla el 25 de abril de 2009. Lo hizo un sicario contratado por José Lareo López, el dueño del club de alterne al que ella denunció en 2002 y que fue condenado a 18 años en 2004. El crimen se fraguó en la cárcel.

2 El juicio. Se celebró en febrero. Los cinco acusados de participar en el crimen fueron condenados a penas de entre 20 y 22 años de cárcel. Según el juez, el asesinato fue “un deseo” de Lareo.

 

Declaración de Argaman Alliance y Transiyot Israel sobre la Ley de Compradores de Sexo en Israel

 

13 de julio de 2020

https://www.sexworkeurope.org/news/news-region/argaman-alliance-and-transiyot-israel-statement-sex-buyer-law-israel

 

El 10 de julio de 2020, la ley que penaliza la compra de servicios sexuales entró en vigencia en Israel. La campaña política local a favor de la penalización comenzó hace más de una década. Los borradores anteriores del proyecto de ley incluían tanto la penalización del cliente como lo que se describe como “rehabilitación” de las trabajadoras sexuales. Sin embargo, en 2018, los políticos y grupos que presionaron por la penalización de los clientes acordaron eliminar la parte de “rehabilitación” del proyecto de ley para conseguir que el gobierno lo apoyara. El proyecto de ley final, que se aprobó en la Knéset el 31 de diciembre de 2018, penaliza la compra de sexo y ofrece programas de rehabilitación solo para clientes. El programa de “rehabilitación” para trabajadoras sexuales fue anunciado en una decisión del gobierno. Los legisladores reconocieron que los programas de “rehabilitación” para las trabajadoras sexuales son una condición previa necesaria para implementar la prohibición de los clientes. Por lo tanto, la ley debía entrar en vigencia solo 18 meses después de su aprobación en la Knéset para permitir que el gobierno implementara los programas de “rehabilitación” antes de que comienzara la ejecución policial. Sin embargo, hasta el día de hoy, la mayoría de estos programas no se han llevado a cabo.

Incluso si los programas de “rehabilitación” se ejecutaran al pie de la letra, solo ofrecen algún tipo de asistencia a aproximadamente 200 trabajadoras sexuales anualmente. Además, hay grandes problemas con el programa. Primero, Argaman y Transiyot Israel, organizaciones locales de base de trabajadoras sexuales de todas las religiones, colores, géneros y ciudadanía, no han sido consultadas. En segundo lugar, los programas de “rehabilitación” no abordan las necesidades más urgentes de la mayoría de las trabajadoras sexuales en Israel: vivienda, ingreso vital, acceso a la atención médica, servicios de salud que satisfagan nuestras necesidades y protección contra la brutalidad policial. Si bien existe un programa nacional “para poner fin a la prostitución”, no hay un programa para poner fin a la transfobia, el racismo, el edadismo, el capacitismo y el apartheid. El programa de rehabilitación no ofrece nada a las trabajadoras sexuales trans *, mientras que las trabajadoras sexuales indocumentadas, incluidas las trabajadoras sexuales palestinas LGBTQ, están completamente excluidas de los servicios ofrecidos bajo el programa de “rehabilitación”.

Nosotras, en Argaman y Transiyot Israel, hemos estado luchando por los derechos de las trabajadoras sexuales y hemos formado una coalición con Maavarim, Project Gila y Achoti – para Mujeres en Israel. Siempre hemos exigido que las trabajadoras sexuales sean escuchadas en los procesos legislativos, pero las fuerzas que intentan silenciarnos han sido abrumadoras. Un lobby fuertemente financiado para “terminar con la prostitución y combatir la trata” a través del cierre de la frontera ha liderado una campaña contra nosotras, diseminando mentiras y estigmatización. Este lobby logró no solo impulsar leyes que ponen en peligro nuestras vidas, sino también expulsarnos de los círculos feministas y políticos.

La crisis de COVID-19 ha tenido los efectos más devastadores en nuestras comunidades. La mayoría de las trabajadoras sexuales no tienen derecho a la ayuda del gobierno, mientras que muchas temen ser procesadas y prefieren morir de hambre antes que ser registradas como prostitutas ante las autoridades. Muchas de nosotras hemos alcanzado niveles de pobreza sin precedentes y ahora dependemos de donaciones de alimentos. Nosotras, en Argaman y Transiyot Israel, hemos organizado y recaudado donaciones y distribuido alimentos y otras formas de asistencia durante el confinamiento por COVID-19, y continuamos brindando ayuda humanitaria a nuestras hermanas hasta el día de hoy.

En febrero, cinco meses antes de que entrara en vigencia la prohibición, presentamos un informe provisional sobre la violencia contra las trabajadoras sexuales, incluida la brutalidad policial y varios efectos negativos de la ley sobre las trabajadoras sexuales. Llamamos al gobierno a posponer la prohibición por 24 meses. También exigimos la concesión de una amnistía por delitos relacionados con la prostitución, y que nuestras organizaciones sean parte de cualquier proceso legal que nos afecte.

No tenemos ninguna posibilidad de encontrar medios de vida alternativos cuando 1 de cada 5 israelíes está desempleado y tenemos antecedentes penales que nos marcan como prostitutas. Debido a que el gobierno no creó ayuda social y otras disposiciones para minimizar los efectos negativos de la ley, muchos grupos de derechos se han unido al llamamiento para posponer la fecha de inicio de la prohibición. Estos incluyen todas las organizaciones LGBTQ israelíes, grupos feministas – Movimiento Achoti, Isha l’Isha – Centro Feminista Haifa, Foro de Mujeres de Israel, grupos de ayuda que trabajan con trabajadoras sexuales – Elem y HerAcademy, así como trabajadores sociales y profesionales del derecho. Si bien estos grupos tienen diversos puntos de vista sobre el trabajo sexual, todos comparten la preocupación de que, en las condiciones actuales, la ley condena a miles de trabajadoras sexuales a pobreza y violencia que amenazan la vida.

El 29 de junio, el Comité de Constitución, Ley y Justicia del Knesset discutió el estado de las cosas y los llamamientos para posponer la fecha de inicio de la prohibición. Nos sorprendió ver a un ex miembro de la Knesset y ex lobista sentado con miembros de la Knesset y funcionarios del gobierno alrededor de la mesa. Mientras que a ellos se les dio la oportunidad de hablar, nosotras tuvimos que ver los procedimientos por internet y no se nos permitió hablar. Nos dolió especialmente escuchar a las representantes feministas de la izquierda ansiosas por comenzar a hacer actuar a la policía, ignorando el daño que ya sufrimos por el exceso de control policial. Finalmente, sin escucharnos, el Ministro de Justicia decidió no posponer la fecha de inicio de la prohibición.

Estamos agradecidas por el apoyo que tenemos, especialmente de la comunidad LGBTQ. Sin embargo, estamos profundamente decepcionadas con muchos grupos locales de derechos que nos ignoraron a nosotras y a nuestra lucha por los derechos humanos básicos y contra la brutalidad policial. Estamos especialmente decepcionadas con las ONG israelíes que trabajan por los derechos humanos de los inmigrantes indocumentados y los solicitantes de asilo que nos dieron la espalda, a pesar de que una gran cantidad de personas indocumentadas en Israel dependen del trabajo sexual para sobrevivir. La Asociación de Derechos Civiles en Israel también decidió permanecer en silencio, a pesar de la información y evidencia que presentamos. Incluso la rama israelí de Amnistía Internacional nos ignoró constantemente y mantuvo su posición en apoyo de la ley de penalización del comprador de sexo, en contra del llamamiento de Amnistía Internacional a la despenalización total.

Si bien tememos por el mañana, estamos fuertes y unidas, y seguiremos luchando por nuestros derechos. Esperamos obtener el apoyo de nuestras organizaciones hermanas en el extranjero.

 

Información de contacto:

itargenut@gmail.com ; nily.gorin@mail.huji.ac.il

https://www.facebook.com/argaman.alliance

https://www.facebook.com/Trans.org.il

 

The prostitution triangle

 

Spanish version here.

 

Prostitution is a triangle, stable but under tension. The triangle is the most stable two-dimensional geometric shape (due to its simplicity) that maintains tension (since it is made up of different elements): without tension, it would be a circumference.

The three sides of the prostitution triangle are sex workers, clients, and the third party; or, said in more direct language, whores, johns, and the pimp.

Each of the parties needs the other two and, at the same time, opposes them.

Whores are women as a whole since we are all whores, potentially or in actuality, by virtue of our dignity as human beings, of our right to freely decide about our lives and our bodies. But those who are part of the triangle are only active whores.

Johns are the set of the men, since all are johns, in potential or in actuality, for the same reason that the women are whores. But only active johns are part of the triangle.

The pimp is the State. The third part is the element that creates the conditions of prostitution. The patriarchal, capitalist, racist, and colonialist State exercises its violence by condemning to hunger those who do not have money. Money is the soulless soul of the capitalist State. The State conditions with its laws the freedom of men and women for the only purpose that their nature allows: to earn money.

The freedom of men and women is, ultimately, their sexual freedom. The coercion of sexual freedom of men and women is exercised by the State through the institution of marriage. Marriage is the nucleus of the capitalist State, where the relations of oppression and exploitation that are essential to it are reproduced and perpetuated. Marriage is the fundamental institution of the patriarchal, capitalist, racist, and colonialist State (1) (2) (3).

The State is the apparatus of the State. The State apparatus is made up of men and women. Men and women who support with all their strength the expiring and dying institution of marriage.

Women as part of the patriarchal State apparatus? Yes: hegemonic, radical, and abolitionist feminist women.

Radical and abolitionist patriarchal hegemonic feminism defends with all its strength the infantilization of women, our genetic limitation to decide on our lives and our bodies. Hegemonic feminism defends with all its strength the institution of marriage, that enormous “concentration camp” (to use its terminology) where day by day we see how “the worst violence against women” is carried out: murder.

Hegemonic and abolitionist radical feminism, as a member of the pimp State, has a unique objective: to earn money. In the first place, from the State budget, but, lastly, from the sexual exploitation of men in marriage. Abolitionist, patriarchal, and hegemonic feminists compete as wives with prostitutes for men’s money.

Prostitutes, sex workers, whores are the base of the triangle. Over them, over their oppression, the whole State pimp machine rises. The bitch stigma is the foundation of the business. Without stigma, without denial by the “democratic” State to women (in general) and to sex workers (in particular) of our fundamental rights —of our dignity— labor exploitation would not be possible; nor the violence on violence suffered by whores; nor its degradation to the minority of age.

The third side, that of the johns, is passive. He is the one who puts the money. It is the true “victim” of “sexual exploitation”. But, since they are men, they have the generic alliance of the pimp State that, in exchange for their money, offers them women without rights, lets them participate in its institutional violence.

Can sex workers free themselves from oppression, regain their human, democratic, fundamental, constitutional rights?

Only if they unite.

The division of sex workers, the competition between them, is what perpetuates the oppression exerted on them by the exploiting pimp State and its protected johns.

Only the perception of what unites them as a differentiated element from what separates them will allow their united action to recover their rights. Only when they are between the sword and the wall, the sword of individualism and the wall of hunger, will they unite, organize and occupy their position, which is none other than the vanguard in the fight for women’s liberation.

 


1.- “For feminist criticism, modern marriage is a patriarchal institution based on the sexual division of labor; the appropriation of the reproductive, sexual, autonomy and domestic work capacity of women; the bond between sexuality and reproduction; the idea of ​​complementarity of the sexes, understood as natural and unalterable, and compulsory heterosexuality. ”

Marriage: a changing political institution

María José Machado Arévalo

April 7, 2019

El Telégrafo Newspaper

https://bit.ly/3dJD3Md

2.- “Regarding marriage itself, there are many things to say, has it not been for centuries the most brutal, silent and daily form of oppression for thousands of women, that is, their slavery?”

Rosa M. Posa Guinea, Former Project Consultant for LAC Institute, IGLHRC

https://outrightinternational.org/content/una-reflexi%C3%B3n-sobre-la-instituci%C3%B3n-de-matrimonio

3.- “The institution of marriage is both old and ubiquitous. Yet, little work has been done by economists on why this social institution exists and why throughout history it has been intimately linked to fertility. We explain the institution of marriage as a societal consensus on the need to curb cuckoldry for the purpose of paternity certainty and biparental investment in offspring. By raising the costs of mating to individuals, marriage reduces cheating in society, a source of mating market failure, and makes paternity more certain. Men, in consequence, invest more in their putative offspring, a fact that also benefits mothers. ”

The institution of marriage

Dirk Bethmann and Michael Kvasnicka

Journal of Population Economics

Vol. 24, No. 3 (July 2011), pp. 1005-1032

https://www.jstor.org/stable/41488338?seq=1

 

China suprimirá centros de detención para prostitutas y sus clientes

28 de diciembre de 2019

https://www.infobae.com/america/agencias/2019/12/28/china-suprimira-centros-de-detencion-para-prostitutas-y-sus-clientes/

 

Los parlamentarios chinos votaron el sábado la abolición del sistema penal “prisión y educación” que permite a la policía mantener en detención, sin acusación formal, a prostitutas y sus clientes durante una duración de hasta dos años, informó la agencia oficial Xinhua.

Este sistema arbitrario de detención, en vigor desde hace casi tres décadas, dejará de existir a partir del 29 de diciembre, y las personas detenidas en “centros de educación” deberán ser liberadas inmediatamente, indicó la agencia.

Según sus detractores, estos centros tienen poco que ver con la educación.

Las prostitutas son víctimas en estos centros de “violencia policial, trabajos forzados, tests obligatorios de enfermedades de transmisión sexual, humillación y violencia física”, según Shen Tingting, una responsable de Asia Catalyst, una asociación que defiende los derechos de las comunidades marginadas.

La abolición de este sistema “es un paso positivo”, añadió.

La opinión pública era favorable al cierre de estos centros desde que en 2013 se abolió en China el “sistema de reeducación en campos de trabajo”.

Sin embargo, las autoridades habían mantenido el sistema de detención arbitrario de las prostitutas y sus clientes.

En 2014, la policía anunció que el popular actor Huang Haibo había estado detenidos durante seis meses por haber solicitado a una prostituta. Este episodio suscitó las críticas en los medios de Estado, que pusieron en cuestión este sistema.

La prostitución, ilegal en China, está muy extendida y se estima que hay varios millones de trabajadores del sexo.

Las prostitutas y sus clientes se enfrentan, según la ley, a multas de hasta 5.000 yuanes (714 dólares) y a quince días de detención administrativa.

prw/ind/mr/stb/bc/me

 

Ley de prostitución de 2016: 250 trabajadoras sexuales en Francia apelan ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos

 

(París, 19/12/2019)

http://strass-syndicat.org/es/non-classe/ley-de-prostitucion-de-2016-250-trabajadoras-sexuales-en-francia-apelan-ante-el-tribunal-europeo-de-derechos-humanos/

 

Tras la decisión del Consejo Constitucional del 1 de febrero de no invalidar la penalizacion de los clientes prevista en la Ley de prostitución, 250 trabajadoras sexuales que trabajan en Francia han decidido acudir ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Cuentan con el apoyo de 19 organizaciones comunitarias, de salud y feministas que defienden la salud y los derechos de todas las personas involucradas en el comercio sexual.

Durante años, las trabajadoras sexuales han estado alertando sobre las dramáticas consecuencias de la penalización de los clientes y las políticas represivas contra ellos. Ya sean víctimas de explotación o trabajo forzoso, independientemente del grado de autonomía en la actividad, estas personas denuncian una medida legal que las hace más vulnerables, las debilita y las expone a la violencia y los altos riesgos de su salud. Todos los días sufren las consecuencias de esta ley que restringe severamente su acceso a los derechos y la salud.

En este contexto inaceptable, 250 trabajadoras sexuales apelan al Tribunal Europeo de Derechos Humanos para que se reconozca la violación de sus derechos fundamentales: el derecho a la salud y la seguridad, el derecho al respeto de la vida privada. Exigen la derogación de esta peligrosa medida. Ante un gobierno e instituciones que niegan sus vidas y permanecen sordos a la violencia de su política, ellas y ellos deciden atacar al Estado.

Ya sea en Suecia, Irlanda, Canadá o Francia, tenemos la experiencia necesaria para afirmar que el modelo sueco que implementa la penalización de los clientes pone en peligro a todas las personas involucradas en el trabajo sexual. Es por eso que nosotros, las asociaciones, les brindamos un apoyo inquebrantable en esta lucha para que Francia cese, de acuerdo con las recomendaciones de los más altos organismos de la ONU, de adoptar leyes represivas. Seguimos repitiendo: estas medidas legales generan efectos contraproducentes en la lucha contra la explotación y el trabajo forzado y ponen en peligro la salud, la seguridad y la vida de las personas afectadas. Exigimos que los recursos asignados se utilicen para combatir todas las formas de violencia, para permitir un apoyo efectivo a las personas en dificultades en todas las dimensiones sociales, de salud y legales y para garantizar un cambio de profesión para aquellas que deseen hacerlo.

¡Es urgente que cese el sacrificio de las trabajadoras sexuales en el altar de la moralidad!

Es por eso que esta batalla legal continúa a nivel europeo ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, nuevamente apoyado por Maître Spinosi.

Contactos

Acceptess-T. Giovanna RINCON – 06 73 37 95 67

Aides, Adèle SIMON – 01 77 93 97 65 / 06 98 68 01 68

Autres Regards, Jean-Régis PLOTON – 04 91 42 42 90 / 06 60 80 10 53 direction@autresregards.org

Cabiria, Antoine BAUDRY – 06 76 63 59 22

Fédération parapluie rouge, Thierry SCHAFFAUSER – 07 69 27 76 11

Grisélidis, Julie SARRAZIN et June CHARLOT – 06 88 13 52 66

Les amis du bus des femmes, Elodie LAVOUTE – 06 09 88 62 19

Médecins du Monde, Insaf REZAGUI – 01 44 92 14 86/ 06 09 17 35 59 insaf.rezagui@medecinsdumonde.net

Paloma, Maiwenn HENRIQUET – 06 63 52 56 63

Sidaction, Aurélie DEFRETIN – 06 73 21 63 97 / a.defretin@sidaction.org

Strass, Anaïs de LENCLOS – 06 70 16 28 58, anais.strass@gmail.com et Amar PROTESTA – 0671826207

 

Este comunicado está también disponible en : InglésFrancés

 

El gran ‘hackeo’ de la prostitución española: datos de ‘escorts’ y clientes, al descubierto

 

La falta de autenticación en la base de datos de los gestores de varios locales en el país permitió a acceder a información sobre las chicas de compañía como su DNI, su talla de pecho o su nombre

 

Este solo es un pequeñísimo lunar de la enorme base de datos que Diachenko consiguió ver sin excesiva dificultad.

 

PMCLOUGHLIN

9 de agosto de 2019

 https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2019-08-09/chicas-compania-scorts-valencia-barcelona-datos-personales_2170179/

 

Muchos expertos informáticos tienen la inquietud por meter los morros en los rincones de internet más recónditos e insospechados para detectar agujeros de seguridad y otros fallos de servicios de todo tipo. La lista de afectados por estas incursiones es enorme. Sin embargo, esta semana se ha conocido el que podría ser bautizado como el gran ‘hackeo’ de la prostitución española. Y es que un investigador ha conseguido acceder a una base de datos mal protegida de una empresa que parece ser la gestora de varios clubes de la zona de Cataluña y Levante, así como otras zonas de España, pudiendo así conocer un gran volumen de información tanto de las chicas de compañía como de los clientes, con el peligro que ello acarrearía en malas manos de cara a posibles sobornos y extorsión. Entre las cosas que se ha encontrado al bucear por dicho archivo están los nombres completos de las ‘escorts’, sus DNI o pasaportes escaneados, su ubicación así como su talla de pecho. 

“Chica bajita, no es nada especial ni de cara ni de cuerpo, muy simpática, muy extrovertida, siempre dispuesta a trabajar. Pregunta si puede volver en julio de 2019. Stephani dice que no”. Ese es uno de los comentarios que Bob Diachenko, el alemán que ha sacado a la luz el asunto, traduce al inglés valiéndose de Google Translate. Asegura que como estos apuntes hay muchos más y al parecer serían notas de los gerentes y las ‘madames’ de los clubes acerca de las chicas. Pero como recoge en su blog, pudo acceder a mucho más que eso. “Es una chica guapa con cara ingenua”, “no vendrá en tres semanas por aquí”… Son algunos de las anotaciones que se podían leer.

 

Foto: B. Diachenko.

 

Este solo es un pequeñísimo lunar de la enorme base de datos que Diachenko consiguió ver sin excesiva dificultad y que contenía “información extremadamente sensible”. En total, contabilizó, según las explicaciones que daba en el estudio, 3.350 perfiles completos de mujeres, con nombres reales, año de nacimiento, documentos de identidad escaneados y almacenados directamente como imágenes… También encontró diversa información sobre la rotación de clubes y qué trabajadoras sexuales estaban cada momento en cada local de la cadena. También había información sobre si tenían hijos o no, como se puede observar en la anterior imagen.

El investigador teutón no quiere desvelar la identidad de los responsables de la fuga y ha preferido mantener en secreto dicho dato. “Lo he hecho a propósito”, explica. “No me importa la naturaleza de los datos expuestos, sino en la higiene cibernética en general, y nuevamente resaltar la importancia de mantener seguros los datos confidenciales, especialmente aquellos que podrían manipularse fácilmente si se exponen”. La página especializada en tecnología y seguridad informática ZDNET también se hace eco y recoge el trabajo de Diachenko, con capturas de pantalla que pudo obtener.

Reseñas de clientes

Pero no solo estaban al descubierto los datos de la ‘plantilla’ de esta empresa. También de los clientes. Casi 4.636 comentarios de hombres que valoraban a las chicas. Aunque en la página web apareciese solo un alias y una hora, en la trastienda del sistema había muchos datos. Datos como la IP, el correo electrónico, el nombre, las coordenadas e, incluso, las características del dispositivo. Esto quiere decir que en malas manos había información suficiente como para identificar a algunos de los que recurrían a estos servicios, si es que no habían tomado las medidas de protección suficientes.

 

Captura de la base de datos. (Bob Diachenko vía ZDNET.com)

 

“Tras la investigación oficial —escribe Diachenkko—, decidí ponerme en contacto con los propietarios”. No lo tuvo difícil. Basto con localizar en las celdas de la base de datos la información relativa e identificar a los administradores. Allí mismo se encontró sus ‘e-mails’. El día 6 de agosto, es decir, el pasado miércoles, cuenta que contactó con ellos. Poco después le llegó un correo de vuelta, agradeciéndole el aviso. El propio investigador pudo comprobar cómo el acceso a esa información estaba cortado esa misma jornada.

MongoDB, un ‘caramelo’

El consultor explica que la herramienta que utilizó para descubrir esta vulnerabilidad fue BinaryCheck. Se trata de una compañía que se dedica a rastrear y categorizar en diferentes grupos las páginas web y las compañías que están expuestas y las clasifica, entre otros parámetros, por países. El problema residía en la falta de seguridad deMongoDB, el sistema de base de datos que usaba el gestor de estos prostíbulos. Las imprudencias que se comenten a la hora de implementarlas hacen que sea un blanco, un caramelito, para piratas informáticos y cibercriminales. Los expertos llevan alertando años sobre este asunto sin conseguir evangelizar los suficiente. Por ejemplo, en 2015 se estima que 680 teras de información fueron sustraídos de MongoDB.

El propio Diachenko advierte de “que esa falta de protección” puede permitir la inserción de ‘malware’ y que los atacantes administren los sitios “con privilegios de administrador”. “Una vez que está instalado, los delincuentes pueden acceder de forma remota a los recursos del servidor e incluso iniciar una ejecución de código para robar o destruir por completo cualquier dato guardado que contenga el servidor”, explica, a la vez que señala que hay cerca de 280 bases de datos de este tipo expuestas solo en nuestro país.

“Es sencillo configurarla”, explica el experto informático Sergio Carrasco sobre este extremo, aunque advierte de que los riesgos asociados a su configuración “no se suelen tener muchas veces en cuenta”. “Es un fallo bastante habitual”, cuenta a Teknautas. “Hay muchas MongoDB abiertas, entre otras cosas, porque la instalación por defecto no tiene control de acceso. Por eso suele ocurrir”, añade, haciendo referencia también a otras funcionalidades más allá de bases de datos como S3 o ElasticSearch que también están accesibles sin que sus responsables lo sepan.

Arreglarlo es fácil. “Basta con configurar el control de acceso. O un firewall que impida el acceso externo. Pero el daño está hecho”, afirma Carrasco. “Pueden haberse descargado toda la información. Y utilizarse para extorsionar a las chicas, amenazándolas con revelar su actividad”, explica..