Amnistía Internacional y SWOP-EE.UU. Desvelando los misterios de la despenalización total del trabajo sexual consensual. Somos más fuertes juntos.

 

http://slideplayer.com/slide/10693307/

 

 

 

1 Amnistía Internacional y SWOP-USA. Desbloquear los misterios de la despenalización total del trabajo sexual consensual. Somos más fuertes juntos.

 

2 “Las trabajadoras sexuales son uno de los grupos más marginados en el mundo que en la mayoría de los casos se enfrentan a un riesgo constante de discriminación, violencia y abuso. Nuestro movimiento mundial allanó el camino para la adopción de una política de protección de los derechos humanos de las personas que ejercen el trabajo sexual, lo que ayudará a conformar el trabajo futuro de Amnistía Internacional sobre este importante tema “.

 

3 En agosto de 2015, Amnistía Internacional votó a favor de recomendar la despenalización total para el trabajo sexual consentido, lo que una vez más desencadenó la controversia mundial sobre si las trabajadoras sexuales deberían o no tener garantizados sus derechos humanos. La resolución recomienda que Amnistía Internacional desarrolle una política que respalde la despenalización total de todos los aspectos del trabajo sexual consentido. La política también llamará a los Estados a garantizar que las trabajadoras sexuales disfruten de protección legal plena e igualitaria contra la explotación, la trata y la violencia. Las violencias a las que pueden estar expuestas las trabajadoras sexuales incluyen la violencia física y sexual, el arresto y la detención arbitrarios, la extorsión y el acoso, la trata de personas, las pruebas forzadas de VIH y las intervenciones médicas forzadas. También pueden ser excluidas de los servicios de atención médica y vivienda y otras protecciones sociales y legales.

 

4 ¿Cuál es la diferencia entre el trabajo sexual y la trata sexual? La trata de personas es una violación atroz de los derechos humanos que involucra la amenaza o el uso de la fuerza, el secuestro, el engaño u otras formas de coerción con el propósito de la explotación. Esto puede incluir trabajo forzado, explotación sexual, esclavitud y más. El trabajo sexual, por otro lado, es una transacción consensual entre adultos, donde el acto de vender o comprar servicios sexuales no es una violación de los derechos humanos. Las organizaciones de trabajadoras sexuales se oponen a la explotación y pueden estar bien posicionadas para derivar a las víctimas de trata a los servicios apropiados. Confundir la trata con el trabajo sexual puede ser perjudicial. Muchas iniciativas antitrata consideran a todas las trabajadoras sexuales como víctimas, reubicándolas o deteniéndolas en las llamadas casas de seguridad en contra de su voluntad. Otras iniciativas, como las que cerraron burdeles, han privado a las trabajadoras sexuales de su autonomía, ingresos y condiciones laborales seguras. Esas iniciativas han fomentado la desconfianza entre las autoridades y las trabajadoras sexuales, han empujado el trabajo sexual a la clandestinidad y dificultado el alcance de la salud pública.

 

5 Amnistía Internacional considera aborrecible la trata de personas en todas sus formas, incluida la explotación sexual, y debe tipificarse como una cuestión de derecho internacional. Esto es explícito en esta nueva política y en todo el trabajo de Amnistía Internacional.

 

6 Despenalización La despenalización significa la eliminación de las sanciones penales y administrativas que se aplican al trabajo sexual, lo que permite que se rija por la legislación laboral y las protecciones similares a otros trabajos. Se preocupa principalmente de las reglamentaciones que mejoran la salud y la seguridad de las trabajadoras. En un entorno totalmente despenalizado, una trabajadora sexual podría acceder más fácilmente a la atención médica y a la vivienda. La legalización, por el contrario, crea regímenes regulatorios estrechos basados ​​en otras preocupaciones y objetivos, como la salud de los clientes, los impuestos o la moralidad pública. La legalización puede incluir regulaciones que limitan los derechos y protecciones de las trabajadoras del sexo, como las pruebas obligatorias del VIH. Esto puede estigmatizar aún más a las personas que ejercen el trabajo sexual. La legalización también podría crear mecanismos de abuso por parte de las autoridades. Por ejemplo, en los Países Bajos, donde el trabajo sexual está legalizado, las fuerzas del orden público han allanado los hogares de trabajadoras sexuales sin una orden judicial y llevado a cabo detenciones masivas de trabajadoras sexuales veladas como operaciones antitrata.

 

7 La despenalización total del trabajo sexual consentido significa que los compradores y vendedores de servicios sexuales no pueden ser discriminados con fines de arresto, vivienda, atención médica, transporte y / o beneficios públicos. También significa que si son víctimas de un delito (como violación, violencia doméstica e incluso trata) pueden denunciar estos crímenes directamente a la policía sin temor.

 

8 Problemas con la legalización Ampliamente presentado como un enfoque más tolerante y pragmático, el modelo legalizado aún penaliza a las personas que ejercen el trabajo sexual que no pueden cumplir o no cumplirán por la razón que sea diversos requisitos burocráticos y, por lo tanto, conserva algunos de los peores daños de la criminalización. Excluye de manera desproporcionada a las trabajadoras del sexo que ya están marginadas, como las personas que usan drogas o que son indocumentadas. Esto hace que su situación sea más precaria y, por lo tanto, refuerza el poder de los gerentes inescrupulosos. Nevada tiene un sistema de prostitución altamente regulado y legalizado como lo hace Alemania. España e India tienen trabajo sexual legal no regulado. Australia y Nueva Zelanda han despenalizado las políticas en algunos lugares. Suecia y Noruega tienen implantadas dos políticas altamente polémicas.

 

9 Los modelos nórdicos despenalizan la venta de sexo, pero hacen que sea ilegal comprar servicios sexuales.

PROS El modelo nórdico muestra una reducción del daño real, que no puede ser descartado de forma aislada. La tasa de trabajadoras objeto de trata disminuye drásticamente, porque la cantidad total de comercio sexual disminuye. Al mismo tiempo, la venta de sexo se despenaliza, por lo que las leyes no victimizan más a las personas que optan por vender sus servicios. Sin temor, pueden buscar ayuda de la policía si se sienten coaccionadas o abusadas ​​de alguna manera. Las vendedoras tienen todos los derechos para determinar las condiciones en las que participan en el comercio sexual con sus cuerpos.

CONTRAS El sistema de justicia penal Suecia está diseñado para proteger a las personas que ejercen el trabajo sexual, pero en realidad no es así. Debido a que los clientes todavía son criminalizados, esto hace que el trabajo sexual sea más clandestino. Las relaciones con la policía y los propietarios a menudo son divisivas y aún existe un abuso generalizado. Cuestiones como la custodia de los hijos se han convertido en un punto de tensión. Las mujeres son despojadas de su autonomía y sus derechos para hacer con su cuerpo lo que deseen.

Anuncios

POR LAS PROSTITUTAS, CONTRA LA PROSTITUCIÓN

 

Primer comunicado del English Collective of Prostitutes (marzo de1990)

http://prostitutescollective.net/wp-content/uploads/2012/09/For-Prostitutes-Against-Prostitution.pdf

 

 

 

A FAVOR DE LAS PROSTITUTAS Y CONTRA LA PROSTITUCIÓN

CRUZANDO LAS LÍNEAS DIVISORIAS ENTRE LAS TRABAJADORAS SEXUALES Y LAS DEMÁS MUJERES

 

Mujeres: las más pobres de la clase obrera

El cálculo hecho en 1980 por las Naciones Unidas de que las mujeres hacen 2/3 del trabajo mundial a cambio del 5% de los ingresos y el 1% de los activos, explica la verdad básica sobre la prostitución, tanto en el Tercer Mundo como en los países industrializados. Las mujeres —que trabajan al menos el doble que los hombres— obtienen muchos menos ingresos; por lo tanto, las mujeres somos las vendedoras y los hombres son los compradores. Estimamos que el 70% de las mujeres prostitutas en Gran Bretaña son madres, en su mayoría madres solteras, que ejercen para mantenerse a sí mismas y a sus familias. Las discusiones, recomendaciones y políticas sobre la prostitución que pasan por alto la economía al dejar de lado la pobreza de las mujeres, esconden la verdad más grande sobre la vida de las mujeres. Socavan los fundamentos de la lucha contra la injusticia de las leyes de prostitución y la base para que las mujeres prostitutas y las no prostitutas trabajen juntas contra el sexismo que condena a la mayoría de las mujeres del mundo a la pobreza y / o a una jornada laboral de 24 horas.

Las Naciones Unidas confirman la experiencia de nuestra red internacional de que las mujeres están pagando el precio más alto por la crisis económica mundial de los últimos 10 años.

“Las Chlomenl adaptan su comportamiento a los cambios económicos en un intento de amortiguar el impacto de esos cambios en sus familias aumentando la cantidad de tiempo que trabajan en el hogar o en el mercado laboral.

Este comportamiento bien puede ser el efecto más significativo de la crisis, lo que implica que las mujeres hacen que el ajuste sea socialmente posible mediante el aumento de su propia actividad económica, trabajando más duro, mediante la auto abnegación “.(1)

En Gran Bretaña, el gobierno ha congelado el Child Benefit, el único reconocimiento universal de que cada madre es una madre trabajadora cuyo trabajo de cuidado de niños es una contribución crucial a la sociedad. A menudo es el único dinero que las mujeres pueden llamar suyo. También se han recortado los subsidios a la vivienda y otros beneficios, y el gobierno ha introducido el programa de trabajo obligatorio a cambio de prestaciones, lo que lo hace más difícil, especialmente para los jóvenes, reclamar prestaciones de asistencia social. Estas políticas económicas han resultado en un aumento de personas sin hogar y de prostitución. En nuestra encuesta de 101 prostitutas que trabajaban en diferentes áreas de Londres, tanto en la calle como en los locales, la necesidad económica era la razón fundamental dada por la prostitución en más de las tres cuartas partes de las mujeres. Además, otras 22 mujeres dijeron que habían “derivado hacia ella”: lo cual, si no tienes perspectivas económicas serias, como es el caso para la mayoría de las mujeres de la clase trabajadora, también es probable que sea un motivo económico. (2)

El Poll tax recientemente introducido, que se supone que todos los adultos deben pagar independientemente de los ingresos, y al que se han opuesto el 73% de las personas en Gran Bretaña, es probable que aumente aún más la prostitución, en la medida en que mujeres no asalariadas y gente joven se vean obligadas a ganar dinero para pagar el impuesto y cualquier multa que resulte de la falta de pago.

Quiénes somos

El Colectivo Inglés de Prostitutas (ECP, English Collective of Prostitutes) es una organización autónoma dentro de la Campaña Internacional “Salarios para el Trabajo Doméstico”. Junto con el US PROStitutes Collective y el grupo Wages for Housework en Trinidad que trabaja con mujeres prostitutas, formamos International Prostitutes Collective, una red de mujeres de diferentes razas, nacionalidades, edades y antecedentes que trabajan en diferentes niveles de la industria del sexo.

Estamos haciendo campaña por la abolición de las leyes de prostitución que castigan a las mujeres por negarse a la pobreza y / o la dependencia financiera de los hombres, y por los derechos humanos, legales, económicos y civiles de las mujeres prostitutas. También estamos haciendo campaña por que el dinero, la vivienda y otros recursos estén disponibles por igual tanto para las mujeres que ejerzan como para las que quieran dejar de ejercer; por casas seguras para niños y jóvenes fugados donde pueden ser anónimos para protegerlos de ser recogidos por la policía y enviados de vuelta a su casa, a menudo para sufrir más violencia; y por mayores beneficios, subsidios y salarios para que ninguna mujer sea vea forzada a tener relaciones sexuales con nadie por la pobreza, la dependencia financiera y / o la falta de alternativas económicas.

Nos oponemos a la “legalización” como una forma de control policial / gubernamental que institucionaliza a las mujeres en la prostitución. Evidencia de Alemania Occidental y Nevada (EE. UU.) ha demostrado que la legalización aumenta los intermediarios: los proxenetas legalmente reconocidos obtienen su parte del salario de las mujeres; aumentan la carga de trabajo de las mujeres; y segrega a las mujeres de sus familias y comunidades. La mayoría de las mujeres preferirían trabajar ilegalmente antes que estar registradas en un ordenador de la policía para toda su vida y tener que llevar encima sus libretas de salud. Las mujeres, no los hombres y no el Estado, debemos controlar nuestros cuerpos y nuestro dinero.

La línea divisoria legal 

Aunque la prostitución per se no es ilegal en Gran Bretaña, es casi imposible que una mujer trabaje como prostituta sin violar la ley. Es ilegal que una “prostituta común” merodee o solicite en lugar público. Una mujer es etiquetada como “prostituta común” por dos policías antes de comparecer en el tribunal: culpable antes de que se demuestre su inocencia. Las mujeres que comparten el lugar de trabajo con incluso sólo una mujer más pueden ser detenidas por gestión de burdel. Cualquiera que se asocie con una prostituta se convierte en culpable por asociación: esposos y novios pueden ser acusados ​​de proxenetismo, la novias de merodear, gestionar un burdel o controlar a una prostituta.

Las jóvenes trabajadoras a menudo son acusadas de ser “madres no aptas” debido a su ocupación. Muchas mujeres pierden la custodia de sus hijos por servicios sociales prejuiciosos. Una madre soltera de nuestra red describió cómo la policía se llevó a su hija de diez años, que anteriormente no sabía nada de la ocupación de su madre:

“Rompieron la puerta de entrada y rompieron la cerradura. Había alrededor de diez policías en total, tres de los cuales eran mujeres. Mi hija lloraba y gritaba que la rescatara. Se negaron a dejar que la consolara. No me permitieron ningún contacto con ella durante cuatro días. Realmente creía que nunca volvería a verla, y me estaba volviendo loca de preocupación y dolor. . . No podrían haberme lastimado más si hubieran cogido un cuchillo y lo hubieran retorcido en mi corazón. Todo lo que hice fue mejorar nuestro estilo de vida y escapar de la trampa de la “pobreza”. . . Se debe hacer algo para cambiar las leyes que facilitan a la policía invadir nuestra privacidad en nuestros propios hogares y arrebatarnos a nuestros hijos. Es meramente un ‘secuestro legalizado’ “. (3)

Las leyes de prostitución dividen a las mujeres entre quienes somos consideradas “buenas y respetables” y quienes somos consideradas “malas y viciosas” por negarnos a la pobreza al trabajar en la industria del sexo. El dinero, a los ojos de la clase dirigente, hace que las buenas, es decir, las pobres, sean malas. Hace poco protestamos contra la forma en que una mujer asesinada fue sometida a juicio por los medios de comunicación, lo que implicó que sus padres se angustiaran más al descubrir que su hija trabajaba como prostituta que al saber que había sido asesinada. Tal devaluación de la vida de las mujeres prostitutas no es inusual. En 1981, hicimos un piquete en el Tribunal Supremo durante el juicio contra el Destripador de Yorkshire, un asesino en serie que mató a 13 mujeres y atacó a muchas otras. Como en el caso de los asesinatos de Green River en Canadá y Seattle, y los asesinatos de Los Angeles South Side, la policía usó las leyes de prostitución como una excusa para no hacer nada, etiquetando a las mujeres asesinadas como prostitutas, que en todo caso eran negras y / o demasiado pobres para tener importancia. La policía de Yorkshire tomó los asesinatos en serio después de que una mujer “respetable” relativamente de mejor posición fuera asesinada. Muchas más mujeres murieron como resultado, prostitutas y no prostitutas por igual.

En noviembre de 1982, con el apoyo de Mujeres Negras por Salarios para el Trabajo Doméstico y Mujeres contra las Violaciones, el ECP ocupó la Iglesia Holy Cross en el barrio rojo de King’s Cross, Londres, durante 12 días, para protestar por la ilegalidad policial y el racismo contra las mujeres prostitutas. La Ocupación de la iglesia fue el primer asilo en sagrado moderno en Gran Bretaña. La policía estaba deteniendo a mujeres que no estaban trabajando, yendo particularmente a por mujeres negras y mujeres que usaban nuestro servicio legal, Legal Action for Women, para defenderse en el juzgado, mientras rehusaban arrestar a los proxenetas y violadores que denunciábamos. La policía acusó de prostituta a una mujer blanca no prostituta con discapacidad que denunció violación y detuvo a su novio negro por proxenetismo. Más tarde fue declarado inocente, pero el violador nunca fue encontrado.

La Ocupación recibió un amplio apoyo de los residentes locales y de muchas organizaciones, en particular grupos de mujeres negras y de homosexuales. Logró colocar a las mujeres prostitutas en la agenda política como nunca antes, e inspiró a mujeres prostitutas en otros países, comenzando con Canadá. En julio de 1984, las mujeres prostitutas y sus aliados ocuparon la catedral Christ Church de Vancouver para protestar contra la violencia policial y el interdicto provisional que declaraba a las prostitutas una molestia pública. El ECP también ha trabajado con la Alianza de Mujeres en Apoyo a las Prostitutas (WASP), en Halifax.

A favor de las prostitutas y contra la prostitución

El movimiento de mujeres se divide en el tema de las mujeres que trabajan como prostitutas. Cuando comenzamos en 1975 tomamos nuestro nombre del Colectivo de Prostitutas que organizó la huelga nacional de prostitutas de 1975 en Francia, uno de los eventos más dramáticos del movimiento de mujeres a nivel internacional (4). Exigimos que la lucha de las mujeres prostitutas por los mismos derechos humanos, legales y económicos que las demás mujeres sea reconocida como parte del movimiento de mujeres por la independencia financiera y el control de nuestros propios cuerpos, y como parte del movimiento de la clase trabajadora por más dinero y menos trabajo. Conectar la situación de las mujeres prostitutas de esta manera era entonces algo completamente nuevo. Todavía es algo controvertido. La mayoría del Movimiento de Liberación de la Mujer era hostil a la prostitución de mujeres sobre la base de que el intercambio de sexo por dinero era singularmente degradante. Dijeron que alentaba la violación induciendo a los hombres a creer que todas las mujeres están disponibles, olvidando convenientemente que los hombres ya pensaban eso. La industria del sexo no es la única industria que está dominada por hombres y que degrada a las mujeres, pero es una industria basada en el sexo, lo que tiende a soltar muchas cadenas represivas en muchas psiques. En segundo lugar, en esta industria las trabajadoras son ilegales y pueden defender menos públicamente los derechos tanto a sus trabajos como contra sus empleadores. Argumentamos que el que algunas mujeres cobren por lo que se espera que hagan todas las mujeres de forma gratuita es una fuente de poder para que todas las mujeres rechacen cualquier trabajo sexual gratuito cuando deseen rechazarlo.

En 1975, la Campaña Salarios para el Trabajo Doméstico fue la única organización de mujeres que salió en apoyo de las mujeres prostitutas.

“Todo trabajo es prostitución, ya sea que trabajemos por dinero o alojamiento y comida. Todas las mujeres son prostitutas. Ya sea que nos follemos mucho dinero, seamos camareras,empaquetemosr galletas, escribamos cartas, conduzcamos camiones, tengamos hijos, enseñemos en las escuelas o trabajemos en las minas de carbón, todas las mujeres nos vemos obligadas a vender nuestros cuerpos y nuestras mentes. Nuestras vidas enteras nos son robadas por el trabajo. 

. . todas las mujeres se benefician de los intentos exitosos de las prostitutas de recibir efectivo por el trabajo sexual, porque el efectivo deja en claro que las mujeres estamos trabajando cuando estamos jodiendo, vistiéndonos, siendo amables, poniéndonos maquillaje, cada vez que nos relacionamos con los hombres. . . La prostituta, lesbiana o “heterosexual”, rechaza el trabajo emocional y sexual ilimitado (y lavar la ropa) que normalmente acompaña las relaciones con los hombres, a favor de una demanda en efectivo “. (5)

Trabajar en la industria del sexo también ha hecho posible que muchas mujeres obtengan la independencia financiera que necesitan para permitirse vidas de lesbianas: tener relaciones sexuales con hombres en el trabajo a fin de negarse a tener sexo con hombres en sus vidas privadas. Las discotecas y clubes han sido lugares de reunión donde las prostitutas lesbianas se encuentran con otras mujeres lesbianas, pero las mujeres prostitutas rara vez son reconocidas como parte del movimiento lésbico. Tampoco se tiene en cuenta su experiencia en la mayoría de las teorías feministas, lesbianas o no.

Poder para las mujeres versus poder para el Estado

Mientras que los proscritos sexuales socializan entre ellos, el gobierno usa la ambivalencia feminista hacia las mujeres prostitutas para fortalecer los poderes de la policía contra todos. Las campañas contra la pornografía y la legislación restrictiva son dos ejemplos de cómo el feminismo se alimentó del clima represivo económico y sexual de los años ochenta.

Las feministas anti-porno se han concentrado en atacar las actitudes, no las relaciones de poder, culpando de ser violencia contra las mujeres las imágenes de desnudos mientras se ignora la violenta realidad económica que esas imágenes reflejan. Estas feministas le dicen a otras mujeres lo que los hombres siempre nos han dicho: que ignoremos nuestra experiencia real y nos sometamos a sus prioridades. No es el dinero, no es la vivienda, ni siquiera son unas leyes no sexistas, no racistas y no violentas, sino acabar con la pornografía lo que se convierte en la clave del bienestar de toda mujer. Esta obsesión con las “imágenes sucias” ha ocultado el impacto total del ataque del gobierno a los bolsillos de las mujeres de la clase trabajadora: menos independencia económica y, por lo tanto, más violaciones y otros tipos de violencia contra mujeres y niñas. (6)

No es accidental que la pornografía esté prohibida en el apartheid de Sudáfrica. A diferencia de la legislación que considera que la violación en el matrimonio es un crimen, lo que significa más poder en manos de las mujeres, la censura de la pornografía significa más poder en las manos de los gobiernos y de la policía para decidir cómo disfrazar las mentiras y ocultar la verdad, es decir, controlar a qué tipo de información tenemos acceso, sobre el sexo y sobre todo lo demás. (Y, a pesar de sus inconvenientes, la pornografía es a menudo el único material sexualmente explícito disponible para mujeres que desean explorar sus propias necesidades sexuales). Junto con Wages Due Lesbians, hemos trabajado para mostrar que la represión económica y la represión sexual son dos caras de la misma moneda, dividiendo a las mujeres entre sí y a las mujeres de los hombres. Las cazas de brujas anti-porno y anti-lesbianas / homosexuales son parte integral de la estrategia económica del gobierno de realizar recortes en prestaciones, salarios y servicios.

“Para tener éxito, esta estrategia debe ir acompañada de un ataque a nuestros derechos a la autodeterminación y a [el sexo y otros] • en nosotros mismos y entre nosotros: en otras palabras, un ataque a nuestro poder para organizarnos con todo tipo de personas contra la explotación y la represión. Monetarismo —el gobierno controlado por las fuerzas del mercado necesita moralismo—, el gobierno por parte de las fuerzas policiales, en el dormitorio, en el aula y en la calle”: (7)

En 1985, el gobierno de Thatcher introdujo una legislación contra el merodeo (hombres que solicitan a mujeres con fines sexuales) en nombre de la igualdad de las mujeres prostitutas al detener a sus clientes y de la seguridad de otras mujeres al hacer ilegal que los hombres las aborden. Ha igualado a las mujeres por abajo quitando algunos de los derechos que los hombres tenían y por los que las mujeres estaban luchando: en lugar de que las mujeres prostitutas sean detenidas por acercarse a los hombres, los hombres lo son ahora por acercarse a ellas. La legislación restrictiva es similar a la Enmienda C-49 de Canadá (1985) que criminaliza cualquier cosa que la policía decida que es “comunicar para favorecer la prostitución”. Es parte de la iniciativa del gobierno de “limpiar” las zonas urbanas centrales de uno de los efectos más visibles de sus políticas económicas: el aumento de la prostitución; para reprimir la actividad callejera en general; y para defender los valores de las propiedades a expensas de los derechos civiles.

La legislación restrictiva ha fomentado los prejuicios y la hostilidad contra las mujeres prostitutas, y ha extendido a los hombres algunos de los prejuicios que las leyes de prostitución infligen a las mujeres. De la misma manera que la evidencia policial por sí sola es suficiente para condenar a las mujeres prostitutas por merodear y solicitar, es también suficiente para condenar a los hombres acusados ​​de merodear. Una fuerza policial cuya ilegalidad, racismo, sexismo y corrupción se han convertido en noticias cotidianas, ha recibido poderes adicionales para detener a cualquiera que elija. La experiencia nos dice que es más probable que la policía use sus nuevos poderes contra los negros y otros hombres de la clase trabajadora a los que pueden querer culpar por motivos totalmente inconexos. Los residentes de los barrios rojos en nombre de cuyas propiedades se aprobó la legislación contra el merodeo y la solicitación nunca tuvieron que justificar sus acusaciones.

En 1984, iniciamos la Campaña Contra la Legislación del Merodeo (CAKCL): una coalición de organizaciones antiviolación, organizaciones negras y organizaciones de derechos civiles, grupos de prevención del SIDA y drogas, abogados, oficiales de libertad condicional y activistas del Partido Laborista. Nuestra oposición ha demostrado que la legislación contra el merodeo aumenta la vulnerabilidad de las prostitutas y otras mujeres frente a la violencia al forzar a las trabajadoras a permanecer en lugares más escondidos y dedicar la policía más tiempo y recursos a atrapar mujeres prostitutas y rastrear merodeadores que a atrapar violadores y otros hombres violentos. Mientras que la policía ha formado escuadrones especiales y detenido a miles de mujeres y cientos de clientes (¡las mujeres son siempre las primeras en ser detenidas!) en un esfuerzo combinado para “limpiar” los barrios rojos, no han actuado en coordinación contra los asesinos y violadores de mujeres.

El gobierno cuenta ahora con la ambivalencia feminista sobre las trabajadoras de la industria del sexo para introducir el etiquetado electrónico, con la esperanza de que no habrá oposición al etiquetado si “solo” se aplica a las mujeres prostitutas y los merodeadores. Una vez introducido, se puede usar contra cualquier persona, expandiendo en lugar de reducir la población carcelaria al interior de nuestros propios hogares. 

El virus de la represión

La “propagación del SIDA” también ha sido utilizada por los políticos y los medios para fomentar la caza de brujas y profundizar la división entre mujeres retratadas como casadas, monógamas, fieles, limpias y principalmente blancas, frente a mujeres retratadas como solteras, promiscuas, contaminadas / contagiosas y principalmente negras y / o del tercer mundo. La presunción de que las mujeres prostitutas están propagando el virus del VIH no se basa en la evidencia, sino en suposiciones de que las mujeres que tienen relaciones sexuales con (potencialmente) muchas parejas sexuales inevitablemente contraen y transmiten enfermedades; que las mujeres que han “elegido” esta forma de vida son singularmente degradadas e inmorales; y esa “degradación de la mente” inevitablemente trae “degradación del cuerpo”. El estado ilegal de las mujeres prostitutas ha hecho más difícil que las chicas trabajadoras hablen públicamente. en su propia defensa y más fácil que sean despedidas antes que las personas más “respetables”.

La investigación en los países occidentales contradice las afirmaciones de que las prostitutas son “de alto riesgo”. Pero informes aislados y a menudo no confirmados de chicas trabajadoras que dan positivo en el examen de VIH, han sido sensacionalizados para avivar los prejuicios y la hostilidad. La propaganda sobre el llamado origen africano del SIDA y las estadísticas sobre las altas tasas de VIH / SIDA en África, cifras cuya exactitud y confiabilidad están en duda, se utilizan para avivar el racismo contra las personas negras, inmigrantes y prostitutas de todo el mundo.

Dondequiera que los condones y las clínicas sean asequibles y accesibles, las mujeres prostitutas tradicionalmente los han usado y, por lo tanto, pueden correr menos riesgos que otras mujeres. Y a pesar de que los clientes generalmente no desean usar condones, la mayoría de las propuestas para realizar pruebas de detección se han dirigido a las mujeres trabajadoras, no a los clientes. Este doble estándar se extiende a la situación ridícula de las mujeres detenidas y condenadas por prostitución por llevar condones en sus bolsos de mano.

Nuestra organización hermana en San Francisco, US PROStItutes Collective, encabezó la oposición a la legislación que proponía pruebas obligatorias de SIDA para prostitutas y clientes convictos; una sentencia de prisión por delito grave de hasta tres años para cualquier persona condenada por prostitución después de que haya dado positivo al VIH; y la inscripción en un programa de abandono de drogas y / o de empleo. El Proyecto de Ley de Bronzan de 1988 y una legislación similar golpearían más duramente a las mujeres, particularmente mujeres negras. Al menos el 70% de las personas detenidas por prostitución son mujeres, y aunque la mayoría de las mujeres prostitutas en los Estados Unidos son blancas, la policía racista y las sentencias hacen que la mayoría de las mujeres enviadas a prisión por prostitución sean negras. (8)

A medida que las pruebas obligatorias se generalizan, el ECP, Mujeres negras por el trabajo doméstico y WinVisible: mujeres con discapacidades visibles e invisibles (nuestros puntos de referencia en anti-racismo y en racismo anti-discapacidad), nos hemos centrado en exponer las políticas de SIDA de divide y vencerás, un paso crucial hacia la comprensión y la lucha contra el SIDA.

“La información más reciente de EE. UU. muestra que el SIDA, como el cáncer, es una enfermedad de la pobreza, y que las personas negras y otras clases trabajadoras están muriendo de ambas enfermedades en cantidades desproporcionadas. (70% de los casos de SIDA en mujeres ocurrieron entre negras e hispanas … y 90% de bebés nacidos con SIDA son negros o hispanos. (9) 1 Pero en lugar de detener las prácticas militares e industriales que atacan a nuestro sistema inmune —desnutrición, falta de vivienda, sobremedicación, pesticidas, radiación y otros contaminantes, y exceso de trabajo (también conocido como estrés)— gobiernos de todo el mundo están introduciendo pruebas obligatorias de VIH, controles de inmigración más estrictos, detención, deportación, y otras medidas represivas; y engordan los bolsillos de la industria farmacéutica con costosos subsidios de investigación en medicamentos “milagrosos” y vacunas cuyos efectos secundarios pueden ser al menos tan peligrosos como la enfermedad que supuestamente deben curar “. (10) 

La prostituta y la esposa

Sin embargo, a pesar de las divisiones dentro del movimiento de mujeres, cada vez más mujeres se dan cuenta de que sus vidas y su seguridad están ligadas a la vida y la seguridad de sus hermanas ilegales. En diciembre de 1989, el ECP y Mujeres contra la Violación (WAR) apoyaron a una mujer cuyo ex marido, Victor Powell, estaba siendo sentenciado por la violación de una mujer prostituta. Celebramos una vigilia fuera del tribunal para resaltar la vulnerabilidad que las mujeres prostitutas y las esposas comparten a manos de la ley, la policía y los tribunales. El violador tenía condenas previas por violar a otras dos mujeres prostitutas. En este caso, la mujer fue retenida, violada y agredida en su casa. Al beber mucho, finalmente se durmió y la mujer logró llamar a la policía.

  • ¡Tardaron 45 minutos en llegar!

La Encuesta de seguridad de las mujeres de 1985 de WAR, Ask Any Woman (11), descubrió que más de una cuarta parte de las mujeres que habían trabajado como prostitutas habían sido violadas o agredidas sexualmente. Las leyes de prostitución, que criminalizan a las mujeres, son una señal para los hombres de que la violencia contra las mujeres prostitutas será tratada con mayor indulgencia que la violencia contra otras mujeres y que la policía y los tribunales la consideran “parte del trabajo”. Estas leyes también se usan contra otras mujeres. Un policía que fue condenado recientemente por violar a una joven madre soltera negra mientras estaba de servicio, la había amenazado con detenerla por solicitación si se atrevía a denunciar la violación. (12)

Del mismo modo, la violación en el matrimonio, ahora tratada como un crimen en Escocia y en otros países, se considera en el resto del Reino Unido como un derecho del marido. Ask Any Woman encontró que las mujeres tienen más que temer del “violador que paga el alquiler”: una de cada siete esposas había sido violada por sus maridos. (13) La mayoría de las mujeres dieron razones financieras para no separarse. Que la violación en el matrimonio no sea un crimen afecta a si la policía trata con seriedad todas las violencias y violaciones domésticas.

Powell repetidamente rompió las órdenes de alejamiento de su esposa. Ella y sus hijos corrieron peligro debido a las demoras judiciales y a que la policía se negara a actuar antes de recibir una notificación oficial, generalmente dos días después de la orden judicial. Contradiciendo los estereotipos de que las esposas y las prostitutas son enemigas irrevocables, la ex mujer de Powell, que sufrió años de violencia en sus manos, y la prostituta a la que violó, se conocieron en el juicio y se hicieron amigas. Las dos ven el veredicto de culpabilidad y la cadena perpetua aprobada por la violación como una protección. Es una victoria para todas las mujeres cuando la violación de mujeres prostitutas es reconocida como violación. 

Por el reconocimiento del trabajo de las mujeres y la abolición de las leyes de prostitución

También es una victoria para todas las mujeres cuando el trabajo de las prostitutas se reconoce como trabajo. Por esta razón, el ECP ayudó a organizar TIME OFF FOR WOMEN – acciones internacionales de mujeres de base para presionar por la implementación de la decisión de la ONU de 1985 (Párrafo 120 de Estrategias prospectivas para el avance de la mujer hasta el año 2000) de que todo el trabajo de las mujeres, asalariado y no asalariado, en el hogar, en el campo y en la comunidad, deben contabilizarse en el producto interior bruto de cada país. TIME OFF se lleva a cabo cada año durante la semana del 24. Octubre: el aniversario de la huelga general de mujeres de Islandia. Está coordinado por la Campaña Internacional de Salarios para el Hogar. Como organización de prostitutas, queremos asegurarnos de que el trabajo de las prostitutas, que ha sido esencial para la supervivencia de millones de familias, comunidades enteras e incluso países, se haga visible y se reconozca como la contribución económica a la sociedad que realmente es. Las mujeres prostitutas proporcionan parte del bienestar que el Estado no proporciona.

Pero las portavoces oficiales del feminismo se han preocupado más por su propia igualdad con los hombres en la cima o al menos cerca de ella que por romper las divisiones entre las mujeres. Su fijación en su acceso a los mejores empleos en lugar de en la falta de acceso de la mayoría de las mujeres a la riqueza divide aún más a las mujeres, poniendo a algunas mujeres a cargo de explotarnos al resto. En su presentación a la Comisión de la ONU sobre el Estatus de la Mujer (Viena, 1 de marzo de 1990), Housewives in Dialogue, la ONG que dirige el Centro de Mujeres King’s Cross donde se basa ECP, explicó las implicaciones de contabilizar el trabajo no remunerado de las mujeres en el PIB para unir a las mujeres,

. . el tema de contabilizar el trabajo no remunerado de las mujeres es un gran unificador de personas y ununificador de temas. Desde el punto de vista de la enorme carga de trabajo no remunerado de las mujeres, los temas de igualdad, desarrollo y paz son inseparables y, a pesar de las innegables diferencias en el acceso a la riqueza de todo tipo y en el tiempo de trabajo y la carga de trabajo, las mujeres en los países industrializados y del Tercer Mundo están fundamentalmente en el mismo barco: sin salario en su primer empleo, con bajo salario en su segundo empleo y con exceso de trabajo tanto dentro como fuera del hogar. 

. Dado que una parte importante de la riqueza que podría reducir su trabajo está dedicada a lo militar, está claro que el exceso de trabajo de las mujeres está conectado con los recursos que anualmente se dedican a los presupuestos militares, de este a oeste y de norte a sur “.

Contabilizar el trabajo de las mujeres prostitutas revela el trabajo sexual y el trabajo emocional que todas las mujeres están obligadas a hacer: en el hogar, en el trabajo, en la calle: para satisfacer las necesidades y egos sexuales de los hombres con sonrisas, palabras y actos comprensivos y alentadores. Contabilizar el trabajo de todas las mujeres, incluido el trabajo sexual, es una estrategia para cruzar la línea divisoria que separa a las trabajadoras sexuales de las otras mujeres. Una estrategia que fortalece el objetivo de todas las mujeres de conseguir una compensación —en forma de salarios, servicios y otros recursos— por la pobreza y el exceso de trabajo a los que hemos sido forzadas la mayoría de nosotras. Una estrategia que no se puede comprar con carreras para unas pocas mujeres.

A diferencia de las personas que aceptan la prostitución como un mal necesario o una terapia necesaria, nosotras nos estamos organizando para poner fin a la prostitución. Cuando las mujeres seamos capaces de reclamar la devolución de la riqueza que ayudamos a producir, las condiciones económicas que han obligado a millones de mujeres, niños y jóvenes de todo el mundo a vender sus mentes, cuerpos, tiempo y habilidades para sobrevivir o mejorar su nivel de vida dejarán de existir. A medida que las mujeres consigamos los medios financieros necesarios para rechazar el trabajo sexual, la prostitución dejará de ser aceptada o necesaria.

Contabilizarr el trabajo de las mujeres ya está transformando lo que muchos consideraban una utopía en una realidad. Mientras los gobiernos discuten sobre si contabilizar (y cómo hacerlo) el trabajo de las mujeres, y sobre si pueden evitar pagarlo una vez que sea contabilizado y que las mujeres sepamos a cuánto asciende, las mujeres nos estamos uniendo para redefinir lo que nosotras entendemos como trabajo: un primer paso para negarse a hacerlo y, por lo tanto, un primer paso hacia la abolición de la prostitución no solo en la industria del sexo, sino en todas las industrias.

El reconocimiento del trabajo que realizan las mujeres prostitutas es inseparable de la abolición de las leyes de prostitución que criminalizan a las mujeres por negarse a la pobreza y / o a depender económicamente de los hombres. Las leyes ocultan, falsean y devalúan el trabajo sexual y a las trabajadoras sexuales, ocultando así la cantidad de trabajo sexual que todas las mujeres están haciendo. Sin embargo, al igual que cualquier otro trabajador, las mujeres prostitutas están en la mejor posición para decidir cuándo deben defender su derecho a su trabajo para defenderse a sí mismas. Al luchar y conseguir mejores condiciones legales y laborales, las trabajadoras del sexo rechazan el trabajo de ilegalidad, estigmatización y otras formas de violencia y discriminación, y redefinen qué y cuánto trabajo aceptarán o rechazarán.

A menudo escuchamos sobre proyectos para “rehabilitar” a mujeres que trabajan a través de la capacitación u otras tareas. Por bien intencionados que sean estos proyectos, a menudo no apoyan las demandas de las mujeres prostitutas contra las leyes, y se mantienen al margen de la violencia policial y los prejuicios sociales contra las mujeres trabajadoras.

Sin embargo, la abolición de las leyes es una prioridad para millones de mujeres en todo el mundo. Todas las mujeres deben poder controlar sus propios cuerpos y su propio dinero, y negarse a ser institucionalizadas mediante antecedentes penales, zonificación, ordenadores de la policía y / o controles de salud obligatorios. Sólo entonces las trabajadoras de la industria del sexo y las demás mujeres compartirán los mismos derechos humanos, legales, económicos y civiles a la protección contra la violencia y la extorsión de todo tipo. 

 

Nina Lopez-Tones

Punto de referencia para el Colectivo Inglés de Prostitutas y coordinadora de Legal Action for Women, un servicio legal de base para todas las mujeres con sede en el Centro de Mujeres King’s Cross, Londres.

Marzo de 1990

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

——————————————————————————————

 

(1) Encuesta mundial de 1989 sobre el papel de la mujer en el desarrollo, Oficina de las Naciones Unidas en Viena, Centro de Desarrollo Social y Asuntos Humanitarios, Nueva York, 1989, p.21.

(2) Divididas caemos, Nina Lopez-Jones, que se publicará en 1991.

(3) “Secuestro legalizado”, Network – News from the English Collective of Prostitutes, No. 1 July 1983, p.3.

(4) Para una historia de la huelga, lea Prostitutas – Nuestra Vida, Ed. Claude Jaget, con una presentación del ECP, Falling Wall Press, Bristol 1980.

(5) “Por las prostitutas y contra la prostitución”, Power of Women Collective, 1975.

(6) Este tema se amplía en Anti-porn es la teoría, la represión es la práctica, Nina Lopez-Jones, noviembre de 1989.

(7) Fuera de la cláusula en el centro de trabajo – Una visión de las mujeres lesbianas de lo que la cláusula 28 pretende, pretende y promueve, y lo que pretendemos promover en su contra, Wages Due Lesbians, Centro de mesa 7, Centro de mujeres de King’s Cross, Londres 1988, p .36.

(8) Algunos de los puntos de vista, organización y demandas del PCE están registrados en Prostitute Women and AIDS: Resistir el virus de la represión, English Collective of Prostitutes, con una introducción del US FROStitutes Collective, marzo de 1988.

(9) Hora, 27 de abril de 1987.

(10) Carta a The Independent, inédita, Wilmette Brown y Nina Lopez-Jones, 7 de septiembre de 1989.

(11) Pregunte a cualquier mujer: Una investigación de Londres sobre violación y agresión sexual, Ruth E. Hall, Falling Wall Press, Bristol 1985, p.45.

(12) PC Anderson fue declarado culpable de violación y condenado a siete años de prisión el 12 de octubre de 1989. La mujer a la que violó no tiene antecedentes de prostitución.

(: 3) rbid, p.89.

 

MÉDICOS DEL MUNDO PIDE LA DESPENALIZACIÓN DEL TRABAJO SEXUAL

 

 

Con motivo del Día Mundial por el fin de la Violencia contra las Trabajadoras Sexuales, Médicos del Mundo, un actor de campo comprometido con estas personas en todo el mundo desde 1991, llama a la despenalización del trabajo sexual.

 

14 de diciembre de 2017

 

http://www.medecinsdumonde.org/fr/actualites/presse/2017/12/14/medecins-du-monde-appelle-la-decriminalisation-du-travail-du-sexe

 

Con su experiencia, tanto en Francia como a nivel internacional, la asociación observa todos los días las consecuencias de las leyes represivas que rigen el trabajo sexual en la salud y la integridad física de las trabajadoras sexuales.

“En Francia, poco más de un año y medio después de la adopción de la ley para luchar contra el sistema de prostitución, vemos claramente el impacto nocivo de las medidas adoptadas. Confirmando nuestros peores temores, estamos siendo testigos del aislamiento, la precariedad de las trabajadoras sexuales, su distancia de las estructuras de atención médica y prevención, así como una mayor exposición a las infecciones de transmisión sexual y el aumento de la violencia. contra ellas “, dice la Dra. Françoise Sivignon, presidenta de Médecins du Monde.

Bajo el pretexto de la protección de las presuntas víctimas, en detrimento de las propias palabras de las trabajadoras sexuales, se aprobó la ley de 13 de abril de 2016 que instituía la penalización de los clientes, privilegiando un enfoque ideológico. Lejos de esta posición desconectada de la realidad pero confiando en su experiencia sobre el terreno, Médecins du Monde-France hoy afirma claramente su posición a favor de una despenalización del trabajo sexual y de la implementación de políticas públicas que promuevan el acceso a la atención médica y los derechos de las personas que ejercen el trabajo sexual.

Médicos del Mundo denuncia enérgicamente todas las formas de explotación, coerción, trata y violencia contra los seres humanos. Médicos del Mundo subraya, ante todo, la necesidad de empoderar a las personas que ejercen el trabajo sexual, una población marginada y reprimida, para que ejerzan sus derechos fundamentales, como se estipula en los textos internacionales relacionados con la salud, los derechos y la protección de las personas.

 

SALUD Y DERECHOS DE LAS TRABAJADORAS SEXUALES 

MANIFIESTO

Médecins du Monde-France trabaja con trabajadoras sexuales desde 1991. En 2016, los programas en 9 países se refieren directa o indirectamente a ellas: Francia, Rusia, México, Birmania, Argelia, Costa de Marfil, Uganda, República Democrática de Congo y Tanzania. Los miembros de la Red Internacional de Médicos del Mundo también están desarrollando programas nacionales para trabajadoras sexuales en Alemania, Bélgica, Canadá, España, Portugal, Reino Unido, Suecia y Suiza.

El Plan Estratégico 2015-2020 de Médecins du Monde-France tiene una visión centrada en promover la salud de las poblaciones a través del acceso a la atención médica y la evolución de la ley. Con el fin de crear un marco político y operativo transversal que tenga en cuenta las diferentes áreas de intervención y la complejidad de los temas relacionados con el trabajo sexual referidos a la salud y los derechos, Médicos del Mundo-Francia desea aclarar y formalizar su posicionamiento en este tema. Se basa en la experiencia de su práctica de campo, en la literatura científica e institucional disponible, en las contribuciones de organizaciones de trabajadoras sexuales y de expertos de la sociedad civil, de las comunidades científicas e institucionales, así como de consultas con trabajadoras sexuales que participan en los programas de Médicos del Mundo – Francia.

De acuerdo con sus valores, Médicos del Mundo denuncia enérgicamente todas las formas de explotación, coerción, trata y violencia contra los seres humanos. Además, y de la misma manera que para cualquier población marginada y reprimida, Médicos del Mundo destaca como prioridad la necesidad de empoderar a las trabajadoras sexuales, ya sean menores o adultas, para que ejerzan sus derechos fundamentales, como estipulan los textos internacionales relacionados con la salud, los derechos y la protección de las personas.

 

RECOMENDACIONES

A la vista de los datos y posicionamientos enunciados en el presente documento, Médicos del Mundo-Francia formula las recomendaciones siguientes:

Para todos los actores implicados 

  1. Luchar contra el estigma que pesa sobre las trabajadoras sexuales y contra las discriminaciones ejercidas en su contra
  2. Implicar a las trabajadoras sexuales y sus organizaciones en la elaboración, puesta en práctica y evaluación de las políticas de salud y de todas las políticas que les conciernan

Para las organizaciones internacionales y la sociedad civil

  1.  Defender la despenalización del trabajo sexual
  1. Defender y poner en práctica programas de acceso a la atención médica y a los derechos, programas adaptados a las necesidades de las trabajadoras sexuales
  1.  Defender y poner en práctica programas centrados en una gestión comunitaria, que reconozcan la experiencia y las competencias operativas desarrolladas por las trabajadoras sexuales y sus organizaciones

Para los Estados

  1. Luchar contra todas las formas de explotación y de violencia, cualesquiera que sean los actores, y proteger a todas las personas adultas y niños, con su consentimiento
  1.  Despenalizar el trabajo sexual, lo que consiste en no considerar ya el trabajo sexual ni como una infracción (penal o de otro tipo) ni como una forma de conducta antisocial
  1.  Poner en práctica políticas públicas que favorezcan el acceso a la atención médica y a los derechos de las trabajadoras sexuales en el marco del derecho común, sin ninguna condición vinculada a su actividad, incluso para las personas en situación de migración.
  1. Promover leyes relativas a las migraciones y a la residencia que garanticen a los extranjeros un acceso efectivo a los derechos y a los sistemas de atención médica, condición previa esencial para la salud de las trabajadoras sexuales.
  1. Garantizar la protección jurídica y un acceso efectivo a la justicia, cualquiera que sea el estatus de las personas

Para los financiadores 

  1.  Financiar programas de salud global, no sólo programas limitados al VIH, adaptados a las necesidades de las trabajadoras sexuales, centrados en las necesidades identificadas por las personas directamente afectadas.
  1. Financiar programas de salud puestos en práctica con una gestión comunitaria, reconociendo la experiencia y las competencias operativas desarrolladas por las trabajadoras sexuales y sus organizaciones.
  1. Apoyar programas de empoderamiento de las personas, basados en sus propias elecciones, incluso desde la perspectiva de actividades alternativas al trabajo sexual.

Así se aprobó la Ley de Prostitución de Nueva Zelanda

 

 

Capítulo del libro Feminism, Prostitution and the State: The Politics of Neo-Abolitionism

editado por Eilis Ward,Gillian Wylie

 

http://bit.ly/2jlRivB

 

En busca de una sociedad justa y libre

La regulación del trabajo sexual en Nueva Zelanda

Por Gillian Abel

 

Introducción

El compromiso con los derechos humanos de todos los ciudadanos es de gran importancia en Nueva Zelanda. El país ha luchado mucho por los derechos humanos y ahora trabaja para mantenerlos.

 

(Barnett, Healy et al 2010: 71)

 

Las trabajadoras del sexo de Nueva Zelanda (NZ) libraron una larga batalla por los derechos humanos y en 2003 vencieron cuando se aprobó la Ley de Reforma de la Prostitución (PRA). Lograr la despenalización del trabajo sexual ha sido problemático en el contexto global, dada la creciente dominación de un discurso neoabolicionista que equipara la prostitución con la trata. Para el resto del mundo, parecía algo sorprendente que este discurso estuviera silenciado en Nueva Zelanda. Los neozelandeses han estado tradicionalmente “cableados” por una preocupación cultural por la justicia y la necesidad de que todos puedan tener una “salida justa” (Bromell 2014). En una interesante comparación de las historias de Nueva Zelanda y los Estados Unidos de América, Fisher (2012) escribió, entre otras cosas, sobre la cuestión de los derechos de la mujer. Mientras que las defensoras de los derechos de las mujeres en los Estados Unidos se concentraron en la libertad y la autonomía en su búsqueda de la igualdad, en NZ la justicia social y política y las nociones de equidad fueron los mensajes clave que resonaron. Esta diferencia no sólo era pertinente a los derechos de las mujeres, sino a todas las cuestiones sociales. Sugirió que esta diferencia se debía a las diferentes formas en que estos países fueron colonizados. Mientras que los EE.UU. se fundaron en el siglo XVII por personas que se consideraban víctimas de la tiranía y la persecución, NZ fue ocupada en el siglo XIX por personas que se sentían víctimas de la injusticia social y la inequidad (Bromell, 2014). En consecuencia, mientras los estadounidenses luchaban por el principio de la libertad y la ausencia de la opresión, los de Nueva Zelanda estaban más concentrados en el principio de justicia y equidad. ¿Podría ser que el contexto cultural de justicia en Nueva Zelanda silenciara la voz neoabolicionista?

Es en el contexto de justicia social y política que Tim Barnett, diputado del Partido Laborista, presentó el proyecto de reforma de la prostitución al Parlamento de Nueva Zelanda en septiembre de 2000. El arquitecto de este proyecto de ley fue el Colectivo de Prostitutas de Nueva Zelanda (NZPC), una organización de derechos de las trabajadoras sexuales fundada en 1987. El proyecto de ley propuso la derogación de todas las leyes que regulaban las actividades sexuales clandestinas, allanando el camino para una industria sexual despenalizada en Nueva Zelanda. El objetivo declarado del proyecto de ley era despenalizar la prostitución y al hacerlo:

 

  • Salvaguardar los derechos humanos de las trabajadoras sexuales y protegerlas de la explotación;
  • Promover el bienestar y la salud y la seguridad ocupacional de las trabajadoras sexuales
  • Crear un entorno propicio para la salud pública;
  • Proteger a los niños contra la explotación en relación con la prostitución.

El trabajo sexual es un tema polémico y ninguno de los principales partidos políticos (Laborista y Nacional) de Nueva Zelanda estaba preparado para introducir la despenalización como una iniciativa de partido. En cambio, entró en el parlamento como un proyecto de ley de un miembro privado y se dejó a cada diputado votar de acuerdo a su conciencia. Esto significó que el trabajo de persuación (lobbying) estuvo casi exclusivamente confinado a este grupo de personas, es decir, los diputados. No hubo debates públicos sobre este tema, ni manifestaciones ni referéndum público. El público pudo expresar su opinión a través de sugerencias a la Comisión de Justicia y Electoral del Parlamento de NZ, pero en última instancia, la decisión de despenalizar la clandestinidad sexual fue dejada a los parlamentarios. En junio de 2003, después de la lectura final del proyecto de ley, 60 diputados votaron a favor de la despenalización, 59 en contra y uno se abstuvo).

El principio de justicia estableció el escenario para la introducción del proyecto de ley al parlamento, pero como se argumentará en este capítulo, no fue suficiente para mantener su paso a través de las tres lecturas. La libertad tuvo que salir también a colación. Pero no fue libertad en el sentido de ‘liberación de la opresión’, sino que fue libertad de elección y libertad de poder tener una “salida justa”. Sigue habiendo preguntas sobre cómo la voz abolicionista dominante de la “liberación de la opresión” estuvo aparentemente ausente cuando goza de tanto poder en otros países occidentales. ¿Qué hace diferente a NZ? Un análisis del debate que tuvo lugar en el parlamento sobre el proyecto de ley parece un método útil para empezar a abordar esta cuestión.

 

Para analizar cualquier política pública es necesario primero hacer explícito el “problema” antes de analizarlo. Bacchi (2009) sostiene que los “problemas” se crean dentro del proceso de formulación de leyes y que, por lo tanto, los “problemas” pueden ser vistos como moldeados por las leyes y no resueltos por éstas. Ella plantea seis preguntas que deben ser abordadas al analizar cualquier “problema”:

  • ¿Cuál es el ‘problema’ representado?
  • ¿Cuáles son los supuestos que subyacen a la representación del “problema”?
  • ¿Cómo ha llegado a ser representado el “problema” de esta manera?
  • ¿Se puede pensar este “problema” de manera diferente?
  • ¿Qué efectos produce la representación del “problema”?
  • ¿Cómo o dónde se ha producido, difundido y defendido la representación del “problema”?

Carson y Edwards (2011) utilizaron el marco de Bacchi para analizar las leyes de trabajo sexual en Suecia y Victoria (Australia) con un enfoque particular en el “lado de la demanda” del trabajo sexual y su relación con la trata sexual. Sugirieron que esto proporcionaba un modo sistemático de separar los principales temas implicados. El presente trabajo recoge esta sugerencia, pero no pretende hacer comparaciones con ningún otro modo de regulación del trabajo sexual. Lo que sí proporciona es una idea de los argumentos que enmarcan el trabajo sexual en Nueva Zelanda como una ocupación de elección y no como un símbolo de opresión. En el resto de este capítulo, utilizaré las seis preguntas de Bacchi para analizar los debates sobre el proyecto de ley entre octubre de 2000 y junio de 2003.

Antes de emprender el análisis, es necesario posicionarme en el debate sobre la regulación del trabajo sexual ya que el enfoque que aporte al análisis no puede estar libre de valores. Mi posición ante el trabajo sexual se basa en mi compromiso con los principios de justicia social de la salud pública. Gran parte del énfasis de la salud pública en el pasado ha sido minimizar el daño, y este impulso ha estado detrás de los llamamientos para la despenalización del trabajo sexual. Pero cada vez más, la salud pública está reconociendo las cuestiones de derechos humanos asociadas con la penalización de personas que, por propia voluntad, trabajan en la industria del sexo. Los derechos humanos son esenciales para abordar los determinantes subyacentes de la salud (Organización Mundial de la Salud, 2007) y este es el enfoque de la salud pública. Cualquier respuesta al trabajo sexual debe comenzar con los puntos de vista de quienes trabajan en esta industria y todos deben asumir una responsabilidad colectiva en intervenir a través de prácticas y normas de minimización de daños (O’Neill, Beyrer, Crago et al., 2014). La despenalización del trabajo sexual es un ejemplo de política de salud pública eficaz que se desarrolló en colaboración en Nueva Zelanda (Abel, Fitzgerald et al 2010). La filosofía de salud pública de minimización de daños y derechos humanos estuvo en el corazón de este cambio regulatorio. Yo uso los términos “trabajo sexual” y “prostitución” de manera intercambiable en este capítulo dependiendo del contexto teórico del argumento.

 

¿Cuál es el problema representado?

El proyecto fue redactado por NZPC, con la ayuda de abogados, académicos y otros, para “satisfacer las necesidades de las trabajadores sexuales” (Barnett, Healy et al 2010: 62) y proteger su bienestar (Harrington 2012). Aceptó el trabajo sexual como una elección ocupacional y que las leyes que penalizaban las actividades sexuales negaban los derechos humanos de las trabajadoras sexuales y las colocaban en riesgo de daño. Al analizar las intenciones del proyecto de ley (se indica en la introducción), es evidente que los supuestos eran que la vieja ley no daba a las trabajadoras sexuales el derecho a negarse a prestar ningún servicio comercial ya que eran susceptibles a la coacción de otros, como operadores de burdeles o clientes; no proporcionaba a las trabajadoras sexuales la protección laboral que se otorgaba a los trabajadores de otras ocupaciones; no fomentaba prácticas sexuales más seguras; y no protegía a los niños (menores de 18 años) de la tentación de la industria del sexo. La presunción era que estos riesgos serían minimizados por una nueva legislación que proporcionare derechos a las trabajadoras sexuales y las considerare involucradas en un trabajo legal reconocido. Los clientes se representan como un problema sólo en la medida en que pueden coaccionar o explotar a las trabajadoras sexuales que trabajan en el contexto del actual entorno legislativo.

 

¿Qué suposiciones subyacen a la representación del problema?

Las suposiciones subyacentes a la posición de que la penalización de las actividades de trabajo sexual creaban riesgos y negaban los derechos humanos se debían a la combinación de los derechos de las trabajadoras sexuales y la perspectiva de la salud pública. La investigación sobre el trabajo sexual llevada a cabo en Nueva Zelanda ha sido en su mayoría participativa, por y para las trabajadoras sexuales, y Harrington (2012) ha sugerido que esto ha producido un conocimiento que ha dado voz a las trabajadoras sexuales en la política. Sostiene que los políticos y los académicos no han problematizado la conducta sexual masculina y no han criticado la comercialización del sexo y, en gran medida, esto es correcto. Ya en la década de 1990, NZPC había desarrollado vínculos con académicos de salud pública y varios proyectos de investigación se llevaron a cabo utilizando un enfoque participativo basado en la comunidad. Aunque la mayoría de las investigaciones examinaron la salud y la seguridad de las trabajadoras sexuales en un ambiente penalizado (Chetwynd 1992, Chetwynd 1996, Plumridge y Abel 2000, Plumridge 2001, Plumridge y Abel 2001), se llevaron a cabo algunos pequeños trabajos de investigación con los clientes (Chetwynd y Plumridge 1994, Plumridge, Chetwynd y col., 1996, Plumridge, Chetwynd et al., 1997a, Plumridge, Chetwynd et al., 1997b). Esto se reflejó en la mayoría de las participantes en la investigación realizada en Nueva Zelanda, que aunque fueron capaces de citar al menos algunas experiencias desagradables con los clientes, en general dijeron que les gustaban sus clientes y disfrutaban del contacto con ellos (Plumridge y Abel 2000, Abel 2010) . La investigación proporcionó pruebas de que la penalización creaba una barrera para una industria del sexo segura, y Barnett se basó en esto en la construcción de sus discursos para las tres lecturas parlamentarias. Por lo tanto, estaban muy enfocados en temas de salud pública, de justicia social y de minimización del daño.

 

Cuando Barnett presentó el proyecto de ley en su primera lectura en octubre de 2000, se centró casi exclusivamente en la justicia social al enfatizar las injusticias “genuinas” y “reales” de la ley:

No estoy solo y mi causa es impulsada por una pasión nacida de la injusticia. Este proyecto de ley reemplaza una ley moralista por una ley justa … Las injusticias en la ley actual son claras y predecibles, y son reales. Los últimos 5 años han visto a 410 personas condenadas, innumerables horas de tiempo de la policía dedicadas a cruzadas esencialmente morales e improductivas, y la criminalidad genuina ocultada por el secreto y el misterio generados por la ley de prostitución actual. La reforma de esta ley puede ser vista como la limpieza de unos establos que llevan un siglo de desorden acumulado, la eliminación de las capas de la hipocresía victoriana, el raspado de los abusos a las trabajadoras sexuales sancionadas por nuestras leyes de prostitución actuales, el lavado de los peligros de salud pública generados por la penalización de la profesión más antigua, y el reemplazo del hedor del estigma que afecta a las trabajadoras sexuales debido a la posición en la que las pone la ley. Los diputados pueden estar en desacuerdo conmigo sobre la mejor manera de limpiar los establos, por dónde empezar, y la mejor manera de eliminar las manchas. Pero ¿alguien en esta Cámara realmente se atreve a afirmar que el establo no está sucio? Si todos los diputados creen que la ley de la prostitución necesita una limpieza, entonces el apoyo a este proyecto de ley es nuestra única opción … Las cuestiones planteadas por este proyecto de ley pueden ser difíciles, pero no deben ser vistas por nadie en esta Cámara como una amenaza. Son preocupaciones de importancia vital para algunas personas en nuestra comunidad. Es absolutamente correcto y adecuado que este Parlamento se ocupe de ellas. (Ley de reforma de la prostitución, Primera lectura, 11 de octubre de 2000)

Barnett instó a los parlamentarios a purgar las viejas leyes que penalizaban las actividades sexuales e hicieron una industria sexual no segura, para dar paso a una ley más moderna, liberal y “justa”. Desafió a los diputados a que dijeran si alguno no estaba de acuerdo con que la ley era el “problema” y ninguno se levantó para refutar esto. Las leyes moralistas y obsoletas, afirmó, hicieron que la industria fuera insegura e injusta y un peligro para la salud pública. Él y los partidarios del proyecto de ley se refirieron a esta “mala ley” como victoriana. La vinculación de la ley con los tiempos victorianos también fue reforzada por la analogía que Barnett proporcionó en su primer discurso, comparando la limpieza de la ley con la limpieza de los establos. Las metáforas se usan con frecuencia, particularmente en los medios de comunicación, para dar a entender que el trabajo sexual es sucio y malo (Stenvoll 2002, O’Neill y Campbell 2006). Fue interesante que en este caso Barnett lo diera la vuelta. Reforzando la naturaleza “sucia” del trabajo sexual, echó la culpa de esto a la ley y no al trabajo mismo. El tono del discurso evocó imágenes del movimiento sanitario de salud pública en la Inglaterra victoriana, librando las ciudades de aguas residuales, basura podrida y miasmas en un esfuerzo por combatir las enfermedades, lo que proporcionó un buen trampolín para sus posteriores argumentos de salud pública para minimizar el daño.

Diez diputados se dirigieron al Parlamento tras el discurso de apertura de Bamett: seis hablaron a favor del proyecto de ley (cinco de ellos eran mujeres) y cuatro en contra (todos hombres). Los partidarios de la despenalización siguieron el ejemplo de Barnett al destacar las injusticias y desigualdades causadas por la legislación vigente, como lo demuestran los siguientes ejemplos:

Las objeciones que he oído no tienen peso contra la injusticia básica que está escrita en nuestras leyes.

(Liz Gordon, Partido Alianza, Ley de Reforma de la Prostitución, Firs Reading, II Octubre de 2000)

Nuestras leyes actuales son inviables y simplemente discriminatorias. Estigmatizan y castigan principalmente a la fuerza laboral femenina. Ellas (las trabajadoras sexuales) pueden sufrir arbitrarias e injustas reglas de trabajo.

(Anne Tolley, portavoz del Partido Nacional de Asuntos de la Mujer, Ley de reforma de la prostitución, primera lectura, 8 de noviembre de 2000)

 

Esperamos con interés el día en que las mujeres y los hombres en este país ya no serán perseguidos debido a leyes anticuadas e inicuas.

(Sue Bradford, Partido Verde, Ley de Reforma de la Prostitución,
Primera lectura, 8 de noviembre de 2000)

Aunque la justicia social se filtró bajo la superficie en las lecturas segunda y tercera del proyecto de ley, lo que vino a primer plano fue un discurso que ponía más énfasis en la ley que protegía y minimizaba los riesgos; Un discurso que liberó a las trabajadoras sexuales de los daños que sufrían a causa de la vieja ley. No era que los diputados pro-despenalización hubieran cambiado sus ideas sobre el “derecho justo”, sino que percibían que la minimización del daño era más negociable que los derechos humanos. De hecho, Barnett reflejó que algunos diputados que tenían una antipatía personal hacia el trabajo sexual fueron persuadidos a votar a favor de la despenalización por el argumento de minimización de daños (Barnett, Healy et al., 2010).

 

¿Cómo se llegó a representar el “problema” de esta manera?

El giro a un argumento de minimización de daños se produjo después de la primera lectura cuando el proyecto de ley fue enviado a la Comisión de Justicia y Electoral. El comité examinó 222 comunicaciones de individuos y organizaciones, debatieron entre ellos y luego hicieron enmiendas que trataban directamente “los daños y riesgos potenciales exclusivos de la prostitución” (Tim Barnett, Partido Laborista, Ley de Reforma de la Prostitución, tercera lectura, 25 de junio de 2003). Presentaron la ley existente como insostenible en la medida en que disparaba los riesgos e identificaron qué riesgos podrían ser tratados por la ley y qué riesgos necesitaban una ley especial centrada en la prostitución. La justicia social era un tema muy secundario.

Los principales argumentos de los diputados que estaban contra la despenalización eran que la prostitución era moralmente corrupta, insalubre y perjudicial, y si se despenalizaba, alentaría a más gente a unirse a la industria, habría más delincuencia, más drogas, más pandillas, más tráfico y más trabajadoras menores de edad. Estos argumentos fueron bien rebatidos por la retórica de minimización de daños en las lecturas segunda y tercera, donde el enfoque se centró en la libertad y la elección individuales. Barnett recordó a los parlamentarios los argumentos contra otros cambios de la ley en el pasado, tales como la reforma del derecho homosexual y la implementación de un sistema de intercambio de agujas que “no había llevado al desastre. De hecho, esas medidas y otras han llevado a una vida más completa y menos arriesgada y han mejorado la libertad individual de los afectados. El proyecto de ley de reforma de la prostitución es sólo eso “. (Barnett, Ley de reforma de la prostitución, segunda lectura, 19 de febrero de 24203). El argumento pragmático de salud pública de que “la prostitución está aquí para quedarse” y por lo tanto es una necesidad “resolver la mejor manera de controlar estos daños” fue el fuerte mensaje de Bamett en su lectura final del proyecto de ley:

Es una medida de despenalización, similar a toda nuestra familia de leyes relacionadas con la salud pública. No trata de etiquetar la prostitución como normal, pero acepta su inevitabilidad ….. Habiendo aceptado que la prostitución está aquí para quedarse, les guste o no, lo siguiente es identificar qué problemas genera …. La siguiente etapa es elaborar la mejor forma de controlar esos daños. Eso es minimizar el daño.

(Ley de reforma de la prostitución, tercera lectura, 25 de junio de 2003)

Hubo menos oradores que se levantaron para hablar a favor de la ley (cuatro) que los que hablaron en contra (13) en la discusión final. Sue Bradford (Partido Verde) habló a favor del proyecto de ley en las tres lecturas y su discurso, como el de Barnett, había evolucionado. Citó a organizaciones respetadas como la Organización Mundial de la Salud y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia que apoyaban la despenalización, “porque saben que las leyes restrictivas simplemente alientan la violencia, la trata, la violación y la propagación del VIH / SIDA, no lo contrario. La manera de combatir estas cosas es a través del enfoque de minimización de daños promovido en el proyecto de ley que tenemos ante nosotros” (Ley de reforma de la prostitución, tercera lectura, 25 de junio de 2003).

Volvió brevemente a centrarse en los derechos humanos y la justicia social al apelar a otras mujeres en el parlamento a votar por el derecho de las mujeres a optar por trabajar en la industria del sexo y poner fin al estado de cosas que privaban de poder a las mujeres en el trabajo sexual. Después combinó esto con un discurso del daño hablando a favor de la promoción de los derechos y del bienestar de grupos vulnerables y explotados, demandando que “un daño a uno es un daño a todos. Hasta que se elimine ese daño, ninguno de nosotros puede ser verdaderamente libre” ‘(Ley de reforma de la prostitución,

¿Puede el problema ser pensado de manera diferente?

El enfoque en la minimización del daño dejó inexplorado el poder de género en el debate. Las feministas radicales han destacado las desigualdades en la prostitución. La compra de sexo es vista como una violencia contra las mujeres y representa el privilegio masculino (Scoular 2004). Las mujeres son simples objetos sexuales que se pueden comprar y vender en una práctica de esclavitud sexual (Jeffreys 1997). Esto ha alimentado el argumento de que todas las mujeres que participan en la prostitución son objeto de trata y se presta poca atención a la autonomía de las mujeres y a las historias alternativas de las mujeres involucradas (Scoular 2004). Otras feministas no ven el trabajo sexual como inherentemente opresivo y reconocen la autonomía de las mujeres, aunque en algunos usos la autonomía está limitada (O’Neill 2001). Es esta última perspectiva feminista liberal la que está presente con más fuerza en Nueva Zelanda.

Cincuenta y seis de las presentaciones públicas a la Comisión de Justicia y Electoral se basaron en argumentos feministas, con 40 alegatos en defensa de la despenalización y sólo 16 en contra (Laurie 2010). La mayor parte de estas propuestas, tanto a favor como en contra de la despenalización, se basaron en el artículo 6 de la Convención para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW):

“Las Partes de los Estados adoptarán las medidas apropiadas, incluida la legislación, para suprimir todas las formas de trata de mujeres y la explotación de la prostitución de mujeres” (ONU Mujeres, 1979).

Esos grupos o individuos feministas que se basaron en el artículo 6 para argumentar contra la despenalización declararon que la despenalización aumentaría la trata Y la explotación de las mujeres, mientras que quienes defendían la despenalización se basaron en este artículo para afirmar que la trata de mujeres se reduciría al eliminar la ilegalidad de su trabajo. Sandra Coney, una de las más destacadas feministas radicales de Nueva Zelanda, escribió personalmente a cada diputado argumentando que la despenalización “haría de Nueva Zelanda un eslabón clave en el comercio mundial de mujeres y crearía el potencial de Nueva Zelanda para convertirse en un destino turístico de prostitución “(Laurie 2010). Proclamó que la prostitución era un símbolo de la desigualdad de género y propuso el “modelo nórdico” como un ejemplo de la manera de regular y finalmente abolir la prostitución.

Coney recibió el apoyo de una diputada del Partido Laborista, Dianne Yates, quien fue una de los nueve miembros del Partido Laborista en votar en contra del proyecto de ley. Propuso una enmienda al proyecto de ley (documento de pedido suplementario 56) para que fuere ilegal ser cliente de una prostituta. Proclamó que el “modelo nórdico” “proporcionaría una mayor igualdad entre hombres y mujeres”. Tuvo poco apoyo en el parlamento y su enmienda fue rechazada por 19 votos frente a 96. Sólo cuatro mujeres diputadas apoyaron esta enmienda. Otras mujeres diputadas se distanciaron de la postura adoptada por Yates y Coney, asumiendo la posición liberal de que las mujeres tienen derecho a la autodeterminación, especialmente en lo que respecta a sus cuerpos y sexualidad. Por ejemplo, en las palabras de Sue Bradford:

Me cuestiono fundamentalmente el derecho del Estado en el día de hoy a interferir con los derechos de las personas mayores de 18 años a tener relaciones sexuales consensuadas entre sí. No puede ser que las trabajadoras sexuales sigan estando expuestas al acoso y al enjuiciamiento por un crimen sin víctimas. Tampoco debemos recurrir al modelo sueco, que enjuicia a los hombres que pagan por el sexo. La experiencia sueca demuestra que todo lo que hace es conducir la prostitución a la clandestinidad. … Yo vengo de otro hilo de pensamiento feminista que cree que es nuestro trabajo hacer todo lo posible para mejorar la vida de las mujeres, incluso la de aquéllas que están en esta ocupación más vulnerable. A menos que realmente creamos que la prostitución va a desaparecer por completo y pronto, creo que lo mejor que podemos hacer como feministas es maximizar las condiciones que ayudarán a poner fin a los peores excesos de violencia, coerción y explotación, en lugar de permitir que la prostitución continúe como un subconjunto del mundo criminal. … Prefiero hacer todo lo que pueda, ahora mismo, para ayudar a proteger y empoderar a aquéllas que, por cualquier razón, han optado por hacer de la prostitución su ocupación.

 

(Sue Bradford, Partido Laborista, Ley de reforma de la prostitución, Segunda Lectura, 19 de febrero de 2003)

 

La principal organización liberal feminista, el Consejo Nacional de Mujeres de Nueva Zelanda (NCWNZ), una organización que agrupa a 43 grupos y asociaciones de mujeres, fue un actor clave en la despenalización del trabajo sexual en Nueva Zelanda. Aunque sentían firmemente que la prostitución representaba un desequilibrio de poder entre hombres y mujeres, consideraban esencial que las trabajadoras sexuales fueran protegidas con independencia de si eligen o no el trabajo sexual. Indicaron en su presentación que la esclavitud sexual no era diferente de otras clases de esclavitud laboral y rechazaron el “modelo nórdico” debido a la situación de peligro en la que colocaría a las trabajadoras del sexo si fueran forzadas a esconderse. Hicieron hincapié en que la despenalización era vital para “proteger los derechos de las trabajadoras sexuales y los niños contra la explotación y la violencia” (Laurie 2010: 94). De esto se hicieron eco las diputadas que votaron a favor de la despenalización:

Se trata de dar a algunas personas los mismos derechos que tienen las demás personas de Nueva Zelanda. … Yo no disculpo la prostitución. Creo que la gente tiene derecho a una vida mejor que la que se puede tener vendiendo sexo. Yo estaría desconsolada si una de mis hijas decidiera entrar en la industria del sexo la prostitución no juega ningún papel en mis sueños para ellas— pero si lo hicieran, yo querría saber que tendrían los mismos derechos que cualquier otra neozelandesa.

(Katherine Rich, Partido Nacional, Proyecto de Ley de Reforma de la Prostitución, Segunda Lectura, 19 de febrero de 2003).

 

Muchos diputados hablaron sobre el doble estándar de penalizar a la trabajadora sexual y no al cliente. Sin embargo, para ellos la solución no era penalizar al cliente. Era una cuestión de ser tratados por igual “… la decencia común exige que otorguemos a las trabajadoras del sexo el mismo estatus en la ley que al cliente: compradores y vendedoras deben ser tratados por igual. La situación actual es sencillamente abominable” (Anne Tolley, Partido Nacional, Proyecto de Ley de Reforma de la Prostitución, Primera Lectura, 8 de noviembre de 2000).

 

Se hizo hincapié en la autodeterminación, y porque se dio prioridad a la elección individual, se hizo necesario establecer protecciones para minimizar los riesgos. Lynne Pillay dijo que apoyaba este proyecto de ley como mujer, porque se trata del derecho de elegir y de estar segura en esa elección “(Lynne PHlay, Partido Laborista, Ley de Reforma de la Prostitución, Segunda Lectura, 19 de febrero de 2003):

He hablado con una serie de prostitutas y de personas del Colectivo de Prostitutas que no ven lo que hacen como degradante para ellas. Si se trata de una actividad a la que se dedican por libre elección, entonces no hay nada degradante … si es degradante, es la decisión de la persona que se dedica a la actividad.

(Helen Duncan, Partido Laborista, Ley de reforma de la prostitución, segunda lectura, 19 de febrero de 2003)

En un ambiente neoliberal como el de NZ en el que el gobierno busca desregular y gobernar desde cierta distancia, se pone énfasis en la autorregulación y la autovigilancia (Bacchi 2009). Hubo argumentos de que el gobierno no debería dedicarse a regular la moral: los individuos deberían regularse a sí mismos. «La sociedad no tiene por qué hacer juicios morales acerca de la prostitución. Debe convertirse en una actividad autorregulada …. en mi opinión, no debe arrojarse ninguna culpa sobre esta industria. Estas cuestiones deben ser gobernadas por la moralidad individual de la gente, no por las leyes de la tierra ” (Liz Gordon, Partido de la Alianza, Ley de Reforma de la Prostitución, Primera Lectura, 11 de octubre de 2000). O ACT es una partido que cree en la libertad de las personas para dirigir sus propios asuntos” (Penny Webster, ACT Party, Prostitution Reform Bill, Primera Lectura, 8 de noviembre de 2000). 

 

¿Qué efectos produce esta representación del problema?

Bacchi y Eveline (2003: 1 1) han argumentado que “las leyes producen tipos particulares de sujetos. La Ley de Reforma de la Prostitución ha producido la trabajadora sexual de Nueva Zelanda, una trabajadora que se dedica a una ocupación con derechos similares a los de individuos que se dedican a cualquier otra forma de ocupación. A los ojos de la ley, las trabajadoras sexuales son seres auténticos, que eligen libremente ser trabajadoras sexuales. Se reconoce que tiene sus riesgos trabajar en esta ocupación, riesgos relacionados con la salud y la seguridad, la explotación y la coerción, y la ley proporciona protecciones para minimizar estos riesgos. Lo que esta ley no produce es la mujer víctima de trata, necesitada de protección.”

¿Cómo / dónde se produce y se defiende esta representación del “problema”?

La despenalización del trabajo sexual tiene sentido en el contexto de una posición filosófica neoliberal de mínima intervención estatal, autorregulación e individualización económica. También tiene sentido en un país que se enorgullece de la igualdad de género el que las trabajadoras sexuales tengan los mismos derechos y el mismo estatus que sus clientes. Más de 12 años después de la despenalización, y con un gobierno de centro derecha ahora en su tercer mandato, el Estado continúa defendiendo la posición de considerar el trabajo sexual como una opción ocupacional.

Ha habido pocas preocupaciones desde la aprobación de la Ley de Reforma de la Prostitución. La revisión de la Ley, publicada cinco años después de su promulgación, concluyó que había sido efectiva para lograr sus propósitos y que la mayoría de las trabajadoras sexuales estaban mejor que cuando sus actividades eran penalizadas. Ha habido algunas preocupaciones planteadas por dos consejos de distrito en relación con el trabajo en la calle en sus ciudades, pero hay poca voluntad política para hacer cambios a un modo de regulación que está funcionando bien para la mayoría.

Hay una minoría de grupos en Nueva Zelanda que todavía resisten, pero esto son débiles y carecen de apoyo. Por ejemplo, en 2013 el “modelo nórdico” volvió a surgir cuando Elizabeth Subritzky presentó una petición en nombre del grupo “Libres de Explotación Sexual” al Comité de Justicia y Electoral de la Cámara de Representantes (Petición 2011/60). Este es un pequeño grupo de base religiosa en Nueva Zelanda comprometido con hacer cambios en las áreas de la prostitución y la trata sexual de mujeres y niños. Los peticionarios propusieron que se cambiara la Ley de Reforma de la Prostitución (2003) para permitir el enjuiciamiento de todos los clientes de las trabajadoras sexuales y afirmó que la prostitución no debe ser visto como separada de la trata (Justicia y Comité Electoral 2013). La petición también pedía una erradicación del sector de la calle. El argumento era que la despenalización era la culpable de atraer a las mujeres (víctimas) a vender sexo. El Ministerio de Justicia apoyó la recomendación del Comité de Revisión de la Prostitución de que Nueva Zelanda no siga un enfoque que criminalice al cliente ya que esto expondría a las trabajadoras del sexo a un mayor riesgo y las haría más vulnerables. Además:

El propósito de la Ley de Reforma de la Prostitución fue permitir que las trabajadoras sexuales tuvieran las mismas protecciones otorgadas a otros trabajadores. La LRP regulaba el negocio de la prostitución sin respaldarlo o sancionarlo moralmente ni a él ni a su uso. La Ley reconoce que las trabajadoras sexuales no son necesariamente víctimas, sino que requieren las mismas protecciones que los demás trabajadores, independientemente del género o de la orientación sexual.


(Ministerio de Justicia 2013: 5)

Las trabajadoras sexuales están trabajando dentro de un marco político donde tienen derechos; sin embargo siguen negociando sus vidas dentro de un contexto cultural donde hay ambivalencia social y fuertes discursos morales hacia la industria del sexo y sus trabajadoras (Abel, Fitzgerald et al., 2010). Sullivan (2010) sugiere que incluso en un contexto despenalizado, las trabajadoras sexuales pueden tener que luchar para obtener una identidad como “trabajadora” al margen de estos discursos dominantes. Sin duda, habrá intentos periódicos de ajustar y cambiar la Ley de Reforma de la Prostitución a medida que estos discursos morales vayan disminuyendo.

 

Conclusión

Lo interesante en el pulso por la despenalización fue una alianza entre cuatro posiciones filosóficas. En primer lugar, el contexto político en el que se desarrolló el debate fue uno en el que predominaron los principios neoliberales de individualismo económico y autorregulación. Harrington (2012: 338) ha argumentado que la despenalización del trabajo sexual en Nueva Zelanda “ejemplifica las tecnologías liberales avanzadas de autonomía”, siendo el ideal la libertad y “la presunción de que los individuos libres cuidarán de su propio bienestar”. Los estados neoliberales como NZ favorecen una “retórica de elección”, ideológicamente y también como una “estrategia generadora de legitimidad”, y al hacerlo de esa forma se ha argumentado que el género se hace invisible (Scambler 2007: 1092).

La voz de las trabajadoras sexuales fue la segunda posición importante en el debate sobre el trabajo sexual en Nueva Zelanda, ya que fue esta voz la que dio forma a la redacción del proyecto de ley. La voz de la trabajadora sexual exige que el trabajo sexual sea visto como una cuestión de trabajo; que es un trabajo de servicio que debe ser respetado y protegido como el trabajo en cualquier otra ocupación de servicio (Alexander 1997, Jenness 1993, Simmons 1999).

 

Se entiende que la mayoría de las trabajadoras sexuales optan por trabajar en la industria del sexo, y los derechos y la capacidad de estas personas para tomar esa decisión deben ser apoyados (Simmons 1999). El lado de la demanda del trabajo sexual no es un tema que produzca mucha discusión, ya que el trabajo sexual no se ve como violencia contra las mujeres. El análisis de Harrington (2012: 343) sobre el discurso sobre el sexo en Suecia y Nueva Zelanda sugiere que la red de conocimientos expertos que proporcionó información para debate sobre la ley en Nueva Zelanda privilegió la voz de las trabajadoras sexuales, puso en duda su falta de libertad y no participó en ningún análisis crítico de los “mercados del sexo comercial y su contribución a la construcción de la jerarquía social”. No hubo ninguna creencia firme en que los compradores de sexo y la explotación de las mujeres fueran la causa del problema durante los debates sobre la legislación sobre trabajo sexual en Nueva Zelanda. El debate se inició con un énfasis en las desigualdades, pero no se trataba tanto de cuestiones de desigualdad de género, sino de desigualdades en los derechos de ciudadanía que fueron consideradas injustas.

El tercer argumento a favor de la despenalización fue un argumento feminista liberal que hizo hincapié en el derecho de las mujeres a optar por trabajar en el trabajo sexual. El trabajo sexual como una opción profesional que exigía la protección de los derechos fue importante para la mayoría de las mujeres, tanto dentro como fuera del parlamento. Veinticinco por ciento de las propuestas presentadas en el proyecto de ley se basaban en argumentos feministas y sólo una cuarta parte de ellas argumentaban en contra de la despenalización, alegando que la prostitución era violencia contra las mujeres. Hubo una fuerte representación de las mujeres en el parlamento: 33 de los 120 diputados eran mujeres y 22 de estas diputadas (dos tercios) votaron a favor de la despenalización. En el momento en que el proyecto de ley estaba pasando por el parlamento, Nueva Zelanda tenía una Primera Ministra (que votó a favor del proyecto de ley), así como una Gobernadora General, una Presidenta de la Cámara y una Jefa de Justicia. Si bien la prostitución como violencia contra las mujeres no estuvo totalmente ausente del debate, fue una opinión débil y marginal al no ayudar al empoderamiento y la protección de quienes eligen trabajar en el trabajo sexual.

 

El cuarto —y en última instancia, el argumento más convincente— fue el argumento de salud pública de minimización del daño. En Nueva Zelanda se cuenta con un historial de reformas legales de salud pública exitosas, fundamentadas por principios de minimización de daños. Las más notables son la Ley de Reforma Homosexual y la implementación de intercambios de agujas en los años ochenta para ayudar a minimizar la propagación del VIH / SIDA. El punto de vista de la salud pública con relación al trabajo sexual ha sido generalmente pragmático. Las leyes prohibicionistas nunca han logrado su objetivo de erradicar la violencia sexual y sólo han servido para conducir la industria del sexo a la clandestinidad, donde las trabajadoras sexuales son vulnerables a una serie de daños (Davis y Shaffer 1994; Jordan 2005; World Health Organization 2005). Por lo tanto, el énfasis en la salud pública ha consistido en minimizar el daño reconociendo esto y despenalizando todas las actividades relacionadas con el trabajo sexual. Este fue un argumento que ganó a muchos de los diputados que estaban indecisos sobre la forma de votar.

En última instancia, el argumento neoliberal de la libertad de elección, los derechos de las trabajadoras sexuales y las posiciones feministas a favor del derecho de las mujeres a elegir, y el argumento de minimización del daño protegiendo a las mujeres que optan por trabajar en la industria del sexo, fueron consideradas como cuestiones de justicia. El argumento a favor de la despenalización del trabajo sexual comenzó y terminó en la justicia. La Ley de Derechos Humanos (1993) establece que “la intención es ayudar a asegurar que todas las personas en Nueva Zelanda sean tratadas de manera justa y equitativa”. El ex vicecanciller de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda, Raewyn Dalzicl, reforzó la tradición de justicia de Nueva Zelanda al afirmar que la justicia y los derechos siempre han sido un objetivo en este país. Al hablar del sufragio de las mujeres en Nueva Zelanda, declaró que el mensaje que Nueva Zelanda transmitía al mundo exterior no era sólo sobre las mujeres de Nueva Zelanda y la vida política de Nueva Zelanda, sino sobre la justicia social y política ” (citado en Fischer, 2012: 262). La justicia efectivamente silenció la voz neoabolicionista en Nueva Zelanda y, al hacerlo, las mujeres (así como los hombres y las personas transexuales) han obtenido la libertad de elegir ser trabajadoras sexuales.

 

Nota

I El Partido Laborista estaba en el poder en el momento en que el proyecto de ley pasó por el parlamento y por lo tanto tenían la mayoría de los escaños en el parlamento: cuarenta y uno de sus 51 diputados, así como nueve del Partido Verde votaron a favor de la despenalización. Los otros diez votos procedieron de los partidos de centro-derecha ACT (4) y Nacional (6). Los que votaron contra la despenalización fueron en su mayoría de centro o centro derecha. Los únicos votos de izquierda contra el proyecto de ley vinieron de nueve miembros del Partido Laborista y de los dos del Partido Progresista. La abstención fue de un miembro del Partido Laborista.

 

Referencias 

Abel, G (2010)’Decriminalisation: A Harm Mininisation and Human Rights Approach to Regulating Sex Work’, Public Health and General Practice, Christchurch: University of Otago.

Alexander, R (1997) ‘Feminism, Sex Workers, and Human Rights’, in J. Nagle (ed.) Whores and Other Feminists. New York: Roudedge, pp 83-97.

Bacchi, C. (2009) Analysing Policy: What’s the Protaiem Represented To Be? Frenchs Forest, NSW: Pearson.

Bacchi, C. and Eveline, J. (2003) ‘Mainstreaming and Neoliberalism: A Contested Relationship’, Policy and Society 22(2): 98-118.

Barnett,’, Healy C., Reed, A. and Bennachie, C. (2010) ‘Lobbying for Decriminali­sation’, in O. Abel, L. Fitzgerald, C. Healy and A Taylor (eds) Taking the Obne aa 1 Sex Work New Zealand Sex Workers’ Fight for Decrbribiallsation. Bristol: Policy Press, pp. 57-73.

Beyrer, C., Crago, A., Bekker, L., Butler, J., Shannon, K., Kerrigan, D., Decker, M., Bare!, S., Ibteat, T., Wirtz, A., Weir, B., Barre-Sinoussi, F., Kazatchkine, M., Sidibe, M., Dehne, K., Body, M. and Strathdee, S. (2014) ‘An Action Agenda for HIV and Sex Workers’, The Lancet, 385: 287-301.

Scents, B. and Sanders, T. (2010)’Mainstreaming the Sex Industry Economic Inclusion and Social Ambivalence’, Jaffna! of Law and Society 37(1) 40-60.

Women, D. (2014)'”A Fair Go” in Public Policy’, Policy Quarterly, 10(2): 12-21. Carson, L. and Edwards, K. (2011) ‘Prostitution and Sex Trofficking: What are the

Problems Represented to Be: A Discursive Analysis of Law and Policy in Swan

and Victoria, Australia’, Australian Feminist Law Journal, 34: 63-87.

Cbetwynd, 1(1996) The Prostitutes’ Collective: A Uniquely New Zealand Institution’ in P. Davis (ed.) Intimate Details and Vital Statistics AIDS, Sexuality and the Social Order in New Zealand. Auckland: Auckland University Press, pp 136-148.

Chetwynd, .1 (1992) ‘HIV/AIDS and Sex Worlere, New Zealand Medical Journal, 105: 227.

Chetwynd, A and Plumridge, E. (19%) ‘Knowledge, Attitudes and Activities of Male Clients of Female Sex Workers: Risk Factors for HIV’, New Zealand Medical Journal, 107: 351-353.

Chetwynd, J. and Plumridge, E. (1993) Clients of Female Sex Workers. A Pilot Study. Christchurch: Christchurch School of Medicine.

Davis, S and Shaffer, M. (1994) Prostitution in Canada: The Invisible Menace or the

Menace of Invisibility? Available at: wwwwalnetorg/csis/papers/sdatishtml. Bdred-Grigg, S. (1984) Pleasuresof the Flesh• Sex and Drugs in Colonial New Zealand

1840-1915. Wellington: AH and AW Reed.

Fischer, 11(2012) Fairness and Freedom: A History of TWo Open Societies New Zealand and the (kited States. Oxford: Oxford University Press.

Harrington, C. (2012) ‘Prostitution Policy Models and Feminist Knowledge Politics in

New Zealand and Sweden’, Sexuality Research & Social Policy, 9: 337-349. Human Rights Act (1993) Human Rights Legislation in New Zealand. Available at

http://www.legislation.govoz/actipublic/1993/0082/latest/whole.html.

Jeffreys S. (1997) The Idea of Prostitution. Melbourne: Spinifex Press.

Jenness, V. (1993) Making it Work The Prostitutes’ Rights Movement in Perspective. Na’ York: Aldine de Gruyter.

Jordan, J. (2005) The Sex Indany in New Zealand. A Literature Review. Available at N;wstjusticegovinz/pubarepons/2005/sex-industry-in-nsliteratute-reviewlindechtml.

Laurie, A. (2010) ‘Several Sides to this Story: Feminist Views of Prostitution Refomf, in 0. Abel, L. Fitzgerald, C Healyand A. Taylor (eds) Taking the Oime out of Sex Work New Zealand Sex Workers’ Fight for Decriminalisation. Bristol: Policy Press, pp 85-101.

Ministry of Justice (2013) Petition 2011/60 of Elizabeth Subritzky on Behalf of Free­dom from Sexual Exploitation and 2,910 others. Submission of the Ministry of Justice: Weffington, NZ.

O’Neill, M. (2010) ‘Cultural Criminologyand Sex Nkbrk: Resisting Regulation through Radical Democracy and Participatory Action Research (PAR)’, Journal of Law and Society, 37(l) 210-232.

O’Neill, M.(2001) Prostitution and Feminism. Towards a Politics of Feeling. Cambridge: Polity Press.

O’Neill, M. and R. Campbell (2006) ‘Street Sex Work and Local Communities: Cleating Discursive Spaces for Genuine Consultation and Inclusion’ in R. Campbell and M. O’Neill (ecks) Sex Work Now. Cullompton: Willan, pp. 33-61.

Plumridge, E. and Abel, 0. (2000a) Safer Sex in the Christchurch Sex Inolany. Study 2• Survey of Christchurch Sex Workers. Christchurch, Christchurch School of Medicine and Health Sciences University of Otago.

Phinuidge, E. and Abel, G. (2000b) ‘Services and Information Utilised by Female Sex %dors for Sexual and Physical Safety’, New Zealand Medical Journal, 113(1117): 370-372.

Pluntridge, E, et at (1997a) ‘Control and Condoms in Commercial Sex: Client Per•pectives’, Sociology of Health and Illness, 19(2): 228-243.

Plurnridge, E., et at (1997b) ‘Discourses of Emotionality in Commercial Sex: the Missing Client Voice’, Feminism and Psychology, 7(2): 165-181.

Plumridge, E., et al. (1996) ‘Patrons of the Sex Industry: Perceptions of Risk’, AIDS Care, 8(4): 405-416.

154 In search of a fair and free society: sex work in New Zealand

Pluntridge, L. (2001) ‘Rhetoric, Reality and Risk Outcomes in Sex Work’, Health, Risk and Society, 3(2): 199-217.

Plurnriclge, L. and Abel, G. (2001) ‘A “Segmented” Sex Industry in New Zealand: Sexual and Personal Safety of Female Sex Workers’, Australian and New Zealand Journal of Public Health, 25(1):78-83.

Prostitution Law Review Committee (2008) Report of the Prostitution Law Review Committee on the Operation of the Prostitution Reform Act 2003. Wellington: Ministry of Justice

Prostitution Reform Bill, First Reading, First Session, Forty-sixth Parliament II October and 8 November 2000. See http://www.parliamentszlen/pb/hansarcklebatesirhr/ document/47H artsD_20030219_00001132/prosti ludo n-reform-bill-second-reading.

Prostitution Reform Bill, Second Reading, 19 February 2003. Available at http://www.pa rliament.m/entpb/hansani-debarestrhridocument/47HansD 20030219 00001132/ptost itution-re%mi-bill-second-reading.

Prostitution Reform Bill, ‘Third Reading, 25 June 2003. Available at: Nwnv.parliament ra/enipb/hansard-debateskhr/document/47HansD20030625 00001319/prostiution-re fxm-bill-procedurts-third-reading.

Scambler, 0 (2007) ‘Sex Work Stigma: Opportunist Migrants in London’, Sociology 41(6): 1079-1096.

Scoular, 1 (2004) “the “Subject of Prostitution: Interpreting the Discus ire, Symbolic and Material Position of Sex/Work in Feminist Theory’, FeministTheory, 5(3): 343-355.

Simmons, M. (1999). “theorizing prostitution: The question of agency’, in B. Dank and It. Refinetti (eds) Sex Work and Sex Workers Sexuality atd Culture. London: ‘transaction Publishers, pp. 125-148.

Stenvoll, D. p002) ‘Front Russia with Low? Newspaper Coverage of Cross-Bonier Prostitution in Northern Norway, 1990-2003’, The Journal of Women’s Studies, 9(2): 143-162.

Sullivan, B. (2010) ‘When (Some) Prostitution is Legal: The impact of law reform on sex work in Australia’, Journal of Law and Society, 37: 85-104.

UN Women (1979) Convention on the Dina:anal of all forms of Disabidnaziat Against Women. Available at: wwwun.org/womenwatch/dawkedangtext/econven tion.htm.

World Health Organization (2007) Violence against Women and HIV/AIDS Critical Intersections. Available at http://www.whaint/gender/documentsisexworkerspdf.

Derechos para las trabajadoras sexuales en Bélgica – UTSOPI

 

Por Maxime Maes

 

Unión de Trabajadoras Sexuales Organizadas para la Independencia (UTSOPI)

 

Lunes, 6 de noviembre de 2017

 

 

Nosotras, trabajadoras sexuales, somos regularmente invitadas a hablar sobre nuestra situación y nuestros reivindicaciones, así que realmente querría encontrar las palabras adecuadas. Las palabras que busco son aquéllas que realmente te pueden explicar cuál es nuestra situación. Por supuesto, podría contarte sobre cifras, porcentajes y muchas otras cosas aburridas, pero trataré de que sea interesante.

UTSOPI se creó hace dos años, tras la observación de que no existía una asociación entre profesionales del sexo en Bélgica. Los proveedores de servicios de salud y sociales hacen un trabajo importante, pero, mientras conversábamos con otros dos o tres colegas, se nos ocurrió que necesitábamos un espacio específico, dedicado exclusivamente a nosotras. Pensamos que lo que más les faltaba a las trabajadoras sexuales era un espacio para intercambiar sobre nuestros problemas, con las personas interesadas, aquellos que las entienden de otra manera. Entonces, al principio, la idea era poder hablar pacíficamente, entre nosotras, sobre nuestras vidas, nuestras alegrías, nuestros problemas, nuestras tristezas, nuestras rabias.

Luego hubo algunos eventos políticos que nos hicieron ser más públicas: la comuna de Sint-Joost, en Bruselas, emitió una nueva regulación policial sobre prostitución, que, para decirlo con franqueza, tenía el único propósito de expulsar a las prostitutas de Sint-Joost. El 15 de diciembre de 2015, UTSOPI tomó su primera postura política y se opuso firmemente a esta regulación. Y también enviamos este mensaje a Bélgica y a todos los legisladores: no volveréis a hablar de nosotras sin nosotras.

Tienes que imaginar, aunque solo sea por un segundo, cómo se siente oír a las personas (los medios, tus amigos, tu familia) hablar constantemente sobre ti y tus colegas, mientras nadie te pide tu opinión. “Zorras”, “putas sucias”, “alienadas” … hay muchas palabras bastante poéticas para calificarnos, sin siquiera preguntarse qué piensan las personas más directamente interesadas sobre ellas. Es exactamente lo que UTSOPI intenta detener. No permitiremos más que las cosas se decidan sin ponernos sobre la mesa, no permitiremos más que se nos considere niñas, incapaces de decidir por nosotras mismas.

En mi caso, hará pronto siete años que soy trabajadora sexual. Me encantaría decirte que todo ha sido siempre perfecto, maravilloso y lleno de brillo, pero sería una mentira. Como en cada trabajo, hay algunas cosas muy agradables, y muchas otras muy malas. Pero, de hecho, creo que la parte más difícil de mi trabajo es que tengo que luchar para que me escuchen y para no ser juzgada día tras día.

Sin UTSOPI, me sería imposible hablar sobre los problemas que surgen durante mi trabajo. Mis amigos no pueden entender, mi familia estaría preocupada y mi novio aún más. Ya sabes, durante varios años, estuve sola en mi trabajo. Hice mis clientes, y eso fue todo. Pero cuando era demasiado difícil, cuando tenía preguntas, tenía que apretar los dientes y luego pensé que iría inevitablemente mejor después, que llegaría una solución. Y finalmente, la solución, la encontramos nosotras mismas, al crear UTSOPI.

Pero UTSOPI no es solo para nosotras. Somos conscientes de que la mayoría de nosotras somos privilegiadas: los simples hechos de tener documentos de identidad en Bélgica, un permiso de residencia, de hablar correctamente francés, holandés o inglés, y de tener, de cierta manera, “elegida” nuestra actividad nos hacen afortunadas . Lo que queremos con UTSOPI es también crear solidaridad en un mundo cada vez más difícil. Lo que queremos es derechos para todas las trabajadoras sexuales, sin excepción. Lo que queremos es el derecho a vivir, a tener una familia, a cambiar de trabajo si queremos, a ser consideradas como seres humanos.

Las leyes y el sistema belgas actuales sobre las trabajadoras sexuales son una hipocresía total. Existen tratados internacionales, como la Convención de Nueva York de 1949, que establece que nuestro trabajo es una violencia y que debe ser abolido, lo acordemos o no. Existen leyes belgas contra el proxenetismo con fines de prostitución y trata de personas, y finalmente, existen regulaciones comunales que, al parecer, pueden hacer lo que quieran, con el pretexto de evitar perturbar la paz pública, sin considerar a las trabajadoras sexuales ni siquiera por un segundo. Es bueno saber que la prostitución no es ilegal en Bélgica. Pero este sistema completamente impreciso conduce a una sensación constante de inseguridad para las trabajadoras del sexo, que nunca son realmente capaces de comprender lo que está permitido o no, lo que las hace desconfiar de todos. Esta situación nos hace vivir en secreto, entre mentiras, y para muchas de nosotras, con el temor de ser descubiertas.

Incluso cuando una quiere hacer un trabajo declarado, una todavía tiene que mentir, hacer algunos trucos y orar a Dios para que nadie se meta en nuestros asuntos. Todo lo cual hace imposible llevar una vida serena y llena de bienestar.

Pero no es solo un problema de reconocimiento y solidaridad o apoyo. La criminalización y la estigmatización de las trabajadoras sexuales impactan directamente en su estado general de salud y en los riesgos que corren. Se ha demostrado, entre otros, por investigaciones científicas e informes de UNO AIDS, NSWP, WHO, que la criminalización de las trabajadoras sexuales no hace más que impulsarlas más a la clandestinidad, y ponerlas en mayor riesgo, a fin de mantener sus ingresos habituales y poder seguir alimentando a ellas y a sus familias. En la misma idea, luchar contra la trata de personas —que está claramente bien representada en el trabajo sexual— no se hará por leyes y decisiones morales, al tratar de ocultar y estigmatizar a las prostitutas. Por el contrario, los países que han optado por la abolición nos muestran que, en realidad, la prostitución no desapareció, sino que se hizo menos visible, menos accesible y menos cuantificable. Dicen que ya no hay más quejas sobre prostitutas o clientes. Permítanme decirles que, si trabajara en un país abolicionista, si tuviera un problema, el último lugar donde buscaría ayuda y apoyo sería en la comisaría de policía. Porque simplemente temería ser considerada culpable o tratada como una víctima, a quien la única oportunidad que se le da es que detenga su trabajo y vaya a trabajar a Mc Donald.

 

La prostitución es un mundo vasto y variado. No hay solo “un” tipo de prostitución sino “varios” tipos de prostitución. No hay solo un perfil de puta, sino miles. Tantos como hay de seres humanos. Y este es el punto: detrás de las cifras y las estadísticas, hay personas. Personas que luchan todos los días para obtener el respeto que merecen, para sobrevivir en la vida y para seguir adelante.

 

UTSOPI también es parte del Proyecto de la Red Global de Trabajadoras Sexuales (NSWP) y del Comité Internacional por los Derechos de las Trabajadoras Sexuales en Europa (ICRSE). Gracias a estas redes globales, podemos ver lo que está sucediendo en otras partes del mundo, y considerar soluciones integrales y perspectivas para las trabajadoras sexuales. Claramente, no estamos a favor del abolicionismo, como supongo que ha quedado claro. Los sistemas completamente regulacionistas también muestran algunos límites.

 

Tomaré el caso de Alemania, o Austria, —de la que se habla con menos frecuencia— cuya política regulacionista hace que la vida de las trabajadoras sexuales sea una pesadilla. En la última reunión internacional de profesionales del sexo que tuvo lugar en Marsella, Francia, algunos de nuestros colegas, que trabajan en Viena, nos explicaron que obligan a hacerse un análisis de sangre para detectar el VIH y las ITS cada dos días. Entiendo la idea de la salud pública, pero sería más efectivo obligar a cada marido infiel a hacer estas pruebas que a las trabajadoras sexuales, quienes, en la gran mayoría de los casos, se protegen a sí mismas.

 

Actualmente, lo que todavía parece para nosotras el mejor y más efectivo modelo es la despenalización del trabajo sexual. Tomaré Nueva Zelanda como un ejemplo. Las trabajadoras sexuales de allá no están sujetas a un estatus específico como en Alemania o Austria, sino que se las considera como trabajadoras como todas las demás. No se trata de decir que el trabajo sexual es un trabajo como cualquier otro, por cierto, no es nuestra opinión en UTSOPI, sino que las personas que lo hacen merecen los mismos derechos que todos. Allí, todos los policías están capacitados para recibir quejas de las trabajadoras sexuales, para protegerlas en caso de litigio con un cliente, y trabajan codo a codo con las asociaciones de campo. Una colega nos contó cómo un cliente intentó robarla al no pagarle, y luego fue capturado por la policía, que lo obligó a pagarle a la trabajadora sexual, y que luego lo llevaron a la comisaría de policía.

 

Nueva Zelanda también facilita el acceso a otro trabajo para las trabajadoras sexuales que desean abandonar el trabajo sexual, y les da prioridad en la provisión de capacitación, considerando que el trabajo sexual es una profesión difícil, y es verdad, y que todo debe hacerse para apoyar a estas personas El único problema (pero no el menor) es el de las personas indocumentadas, que no pueden trabajar como trabajadoras sexuales legalmente, y por lo tanto no están protegidas por el sistema.

 

Todo eso ofrece posibles perspectivas e ideas para Bélgica, que pueden mostrar creatividad y pragmatismo cuando hay voluntad Todos sabemos que Roma no fue construida en un día y, por lo tanto, que la solución no caerá del cielo mañana por la mañana. Pero es necesario comenzar a colocar la piedra angular, con las trabajadoras sexuales, para construir un sistema sólido para proteger a las personas, que incluya a todos, y no deje de lado a las trabajadoras sexuales.

 

Finalmente, las afirmaciones de UTSOPI son claras: queremos poder hacer el trabajo declarado legalmente, para tener una protección social adaptada. Queremos tener acceso a un sistema de atención médica adaptado a nuestro trabajo, que tenga en cuenta las especificidades de nuestro trabajo. Queremos tener acceso a un sistema de pensiones claro, y no continuar viendo a nuestras colegas de más de sesenta años tener que seguir trabajando, con el temor de estar bajo el sistema de asistencia social o vivir bajo un puente. Queremos ser reconocidas como trabajadoras y tener la posibilidad de llegar a ofertas de trabajo o capacitaciones si nuestra voluntad es detener nuestra actividad. Queremos que el sistema de protección de la trata de personas se extienda a todas las personas que ejercen el trabajo sexual, que pueden ser víctimas de la violencia y sin tener la obligación de denunciar a sus proxenetas. Queremos tener acceso a una vida decente, y queremos el respeto que merecemos, en particular de los políticos que no parecen dejar de decir las cosas más horribles de nosotras.

 

Y una vez más, si aún no estaba claro, queremos que nuestro lema y nuestro mensaje sean respetados:

 

NADA SOBRE NOSOTRAS SIN NOSOTRAS

Estrella y la prostitución, con eso paga las quimioterapias de su papá en Oaxaca

Detrás de la sonrisa, existe la tristeza de la soledad

 

Julio César Sánchez García

 

Sáb, 10/07/2017

 

http://www.nvinoticias.com/nota/72552/estrella-y-la-prostitucion-con-eso-paga-las-quimioterapias-de-su-papa-en-oaxaca

 

Una Estrella destinada a la soledad…

Sus muslos fuertes y atractivos se moldearon al paso del tiempo y constante taconeo de sus zapatillas.

Para ella, son pocos los momentos en que la felicidad la hace llorar, ya que la tristeza la embarga, desde que decidió su destino: ser muxe.

Su nombre es Estrella, su padre lo dejó desde que tenía diez años de edad, él trabajaba en una refinería en Salina Cruz y todo lo que ganaba era para el trago y las mujeres, gastando su dinero a manos llenas.

Ahora, los años le han cobrado la cuota, por lo que ya enfermo regresó a su casa para que Estrella se haga cargo de él, quien por el compromiso que siente con su padre, lo aceptó y ahora se ha visto en serios problemas económicos, ya que para pagar las medicinas pide prestado. Su padre pacede cáncer en la garganta.

Estrella tiene que ver la forma para pagar las quimioterapias, por lo que tiene que estar viajando de Juchitán a Oaxaca, tres veces al mes junto con su padre, para que pueda recibir su tratamiento a tiempo.

Tiene que dejar su trabajo y pedir prestado para poder hacerlo, teniendo como una opción para pagar sus deudas, la prostitución, a la cual no quiere dedicarse; sin embargo, la suerte está en su contra.

El terremoto del pasado siete de septiembre, le hizo ver su negra suerte, ya que su casa quedó agrietada, por lo que ahora duerme en el patio junto con su padre, para lo cual instaló dos hamacas que consiguió gracias al apoyo y comprensión de algunos de sus amigos.

Ahora, con las constantes lluvias, tiene que soportar, aparte del calor, la presencia del lodo.

Para cuidarse del sol y protegerse de los aguaceros, unió bolsas negras de las que son utilizadas para tirar la basura, y de esta forma es que la utiliza como lona.

Estrella ve con tristeza a su padre, le agradecé haberle dado la vida, no le reprocha su abandono, consciente de que por ser muxe, tendrá que pasar lo que le resta de vida en la soledad.

 
Aún rechazan a los muxes en la familia

Esteban León Melchor, integrante de la Fundación “Ángeles por la Vida” A.C., mencionó que los muxes son una comunidad a la cual le han puesto limitantes, y que a pesar de que son respetados y reconocidos por sus logros, son rechazados en su núcleo familiar.

A diferencia de los gay, ellos no pueden tener una pareja estable, “si ellos tienen un puesto donde venden productos alimenticios, los consideran insalubres; entonces, son respetados, pero a la vez, tienen que pagar un precio muy alto: la soledad”.

Además que la familia abusa de ellos, porque los consideran como quienes deben de llevar la carga de toda la familia, “ellos son los pilares de la casa, manteniendo al papá, a la mamá, a los hermanos más pequeños, aparte de que cuando sus hermanas y hermanos tienen hijos, van y los dejan con ellos, que parece que tienen un kinder a su cuidado”.

Por ello, es triste su existencia, ya que para llevar las riendas de sus hogares, algunos tienen que dedicarse a la prostitución, “esto, porque a veces el trabajo que ellos desarrollan, ya que ellos son los encargados de elaborar los hermosos trajes regionales, reconocidos mundialmente, como es el de las tehuanas, ellos son los que los crean los modelos”.

También, son los que producen el tradicional totopo, “por lo que, cuando no hay ventas, ellos tienen que salirse a prostituir, para llevar el sustento a sus casas”, lamentó León Melchor.

Refirió que los muxes tienen el derecho de prostituirse, de estar con una persona u otra, “pero lo que no pueden hacer es tener una pareja normal, ya que de hacerlo, automáticamente les dejan de comprar todos los productos que venden, porque son vistos como antisociales”.

“La sociedad no ve mal que puedan tener relaciones con otras personas, pero no pueden tener una pareja estable, ya que al hacerlo, son rechazados y se tienen que ir del pueblo a otros lugares lejanos, donde no los conozcan”, reiteró.

A veces, por la necesidad de llevar el dinero diario a sus familias, se ven en la necesidad de emigrar, lo cual lo hacen a la Ciudad de México, Puebla, Veracruz, regresando infectados de VIH, “esto, porque muchas veces no hay las ventas suficientes para llevar el dinero a sus casas, como es el caso de Estrella, por lo que tienen que trabajar en otras cosas para solventar los gastos que esto conlleva”.

Apoya a los muxes

León Melchor apoya a aquellos muxes que están infectados, “tanto económicamente como con medicamentos, les damos conferencias sobre el uso del condón y todas las enfermedades de transmisión sexual”.

Otro de los peligros que deben enfrentar los muxes, es el trabajar en las cantinas, “hay un caso de una muchacha que se llama Michell, la cual está trabajando en la ciudad de Oaxaca de Juárez, porque en Juchitán se la llevaron, la golpearon, la violaron y la dejaron desnuda en la calle, a todo eso se exponen al trabajar en el sentido de la prostitución, pero a veces es necesario que ellas lo hagan, porque no tienen los suficientes ingresos ni apoyo gubernamental ni de su casa ni de ninguna organización”.

Explicó que existe una gran diferencia entre el muxe y el gay, “este último tiene otra mentalidad, son más abiertos, pelean más por sus derechos, el muxe es más arraigado a sus costumbres, porque vienen desde el ramo familiar que se los vienen inculcando, de repente se dan cuenta que son muxes, los van formando para que ellos sigan respetando la familia, y se dejen llevar por todas las costumbres familiares”.

Por ello, es que, las costumbres destruyen a estas personas que lo entregan todo, con el firme propósito que a sus seres queridos no les falte nada, sin embargo, cuando ellos necesitan de los mismos, les dan la espalda.

 

Día mundial de la dignidad de las víctimas de trata de seres humanos: ¡UTSOPI se compromete contra la trata!

 

Unos días después de la detención de Dodo la Saumure por hechos relacionados con explotación sexual y proxenetismo —de lo que UTSOPI se alegra esperando que este autoproclamado defensor de lxs TDS se quede donde está, es decir en prisión—, nos vemos en la obligación de celebrar el día mundial de la dignidad de las víctimas de trata de seres humanos.

 

Obligadxs, porque preferiríamos que este día no hubiera tenido que existir. Obligadxs, porque nos parece que las soluciones están ahí, pero no son aplicadas por falta de valentía y/o de voluntad política. La trata de seres humanos hunde sus raíces en las políticas mundiales que prefieren las situaciones humanas catastróficas a una verdadera toma en consideración de las personas. Hunde sus raíces en declaraciones como las de Theo Francken, secretario de Estado de N-VA, que tiene la indecencia de cuestionarse la pertinencia de las operaciones de Médicos del Mundo en el Mediterráneo.

 

En el trabajo sexual, conocemos las situaciones de explotación humana. La ausencia de derechos, de política global, de pragmatismo no hace más que alimentar la explotación de las personas, hayan elegido o no venir a Bélgica, hayan elegido el trabajo sexual o no. La cuestión de si son víctimas o son culpables ni siquiera se plantea para muchos de nuestros dirigentes. La acción del 17 de diciembre pasado llevado a cabo por UTSOPI en Bruselas en el barrio Alhambra no ha sido más que una pequeña proyección de luz sobre situaciones exactamente igual de difíciles, es decir dramáticas, unas que otras. Mientras no se conceda derechos a las trabajadoras y los trabajadores del sexo, la puerta seguirá abierta a todas las derivas.

 

En cuanto a la dignidad, lo proclamamos alto y fuerte: ¡todas las personas son dignas! El ejercicio de una actividad como el trabajo sexual, la voluntad de huir de determinadas situaciones o de mejorar su posición económica no ponen en absoluto en cuestión la dignidad de las personas. ¡Sí, las trabajadoras y trabajadores del sexo son dignos! ¡Dignos y con la cabeza alta! Las trabajadoras y trabajadores del sexo, independientes o procedentes de redes de migración o de trata, merecen ser tratado(a)s con dignidad y respeto, como seres humanos de pleno derecho. Ellas y ellos merecen ser escuchadxs, que se oigan sus voces, y que ellas y ellos no sean sacrificadxs en el altar de las ideologías. Es por esta razón que recordamos el artículo primero de la declaración universal de los derechos del hombre (1948): “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y en derechos. Están dotados de razón y de conciencia y deben actuar unos con otros con espíritu de fraternidad.”

 

Una vez más, UTSOPI recuerda que nos posicionamos, nos enfrentamos y lucharemos ahora y siempre contra la explotación, contra las violencias, vengan de proxenetas, de clientes o de las mismas autoridades. UTSOPI recuerda que la única vía para mejorar la vida de las trabajadoras y los trabajadores del sexo, para poner fin a la epidemia de VIH/ETS, para conseguir una verdadera dignidad y un verdadero respeto, es la despenalización.

 

Solidaridad con todas nuestras hermanas y hermanos.

 

El colectivo UTSOPI

 

 

 

 

 

Bill y Melinda Gates elogian la fortaleza de las trabajadoras sexuales de la India

 

sj000001_800

14 de febrero de 2017

 

https://www.gatesnotes.com/2017-Annual-Letter?WT.mc_id=02_14_2017_02_AL2017GFO_GF-GFO_&WT.tsrc=GFGFO

 

Melinda: En la actualidad, aproximadamente 75 millones de mujeres participan en grupos de autoayuda en la India. Queremos aumentar ese número. Los grupos se pueden formar para ayudar a las mujeres a obtener préstamos o compartir prácticas de salud, pero después de que las cosas comiencen, las mujeres lo toman en la dirección que quieren ir. ¡Eso es empoderamiento!

 
Bill: Lo más conmovedor que hemos hecho fue ayudar a crear grupos comunitarios en la India donde las trabajadoras sexuales tenían un lugar donde ir y hablar sobre la prevención del VIH. Lo hicimos para que pudieran ayudarse mutuamente a insistir en el uso del condón por parte de sus clientes. Pero nuestra visión era demasiado estrecha. Lo que hicieron los grupos desde el punto de vista humano por esas mujeres fue fenomenal, independiente de la prevención del VIH.

 
Melinda: Una de las primeras cosas que los grupos hicieron fue aliviar el estigma. Estas mujeres eran excluidas por todos menos entre ellas mismas, y suavizar el estigma comenzó la curación. Es por eso que cuando Bill me dijo hace unos años que había programado una reunión con un grupo de prostitutas, estuve orgullosa de él. Yo habría hecho lo mismo. Nunca imaginé, como una niña de escuela católica que creció en la conservadora Dallas, Texas, que alguna vez tendría una reunión con las trabajadoras del sexo y llegaría a admirarlas. Pero lo hice.

 

Bill: Warren, si Melinda y yo pudiéramos llevarte a cualquier parte del mundo para que pudieras ver tu inversión funcionando, probablemente te llevaríamos a conocer a las trabajadoras sexuales. Me reuní con un grupo de ellas en Bangalore, y cuando hablaron de sus vidas, me hicieron llorar. Una mujer nos dijo que recurrió al trabajo sexual después de que su marido la dejara: era la única manera de alimentar a sus hijos. Cuando la gente de la comunidad se enteró, forzaron a su hija a abandonar la escuela, lo que hizo que la niña se volviera contra su madre y amenazara con suicidarse.

Esa madre enfrentaba el desprecio de la sociedad, el resentimiento de su hija, los riesgos del trabajo sexual y la humillación de ir al hospital a hacerse la prueba del VIH y descubrir que nadie la miraba, la tocaba o le hablaba. Sin embargo, allí estaba ella, contándome su historia con dignidad. Las mujeres que surgieron como líderes en esa comunidad fueron duras como el infierno, y todas las mujeres se beneficiaron de eso.

 
Melinda: Estas comunidades amplían su misión para satisfacer las necesidades de sus miembros. Lo hacen todo una para otra. Establecieron redes de marcación rápida para responder a ataques violentos. Establecen sistemas para fomentar el ahorro. Usan servicios financieros que ayudan a algunas de ellas a iniciar nuevos negocios y salir del trabajo sexual.

 
Bill: Hay grandes beneficios que provienen de que estas mujeres se reúnan y se apoyen mutuamente. Y el propósito original de prevenir el VIH fue un éxito fenomenal. Está bien documentado que la decisión de las trabajadoras sexuales de la India de insistir en el uso del condón por parte sus clientes evitó que el VIH penetrara en la población general. El empoderamiento de estas mujeres benefició a todos.

Irlanda: grupos de expertos, “profundamente decepcionados” con la nueva Ley de Delitos Sexuales

Mientras tanto, varios funcionarios gubernamentales han acogido con satisfacción la aprobación de la ley

En esta foto de archivo, la trabajadora sexual Kate McGrew se unió a aliados y trabajadoras del sexo en Leinster House una noche del año pasado para una vigilia para conmemorar el Día Internacional para poner fin a la violencia contra los trabajadores del sexo.

En esta foto de archivo, la trabajadora sexual Kate McGrew se unió a aliados y trabajadoras del sexo en Leinster House una noche del año pasado para una vigilia para conmemorar el Día Internacional para poner fin a la violencia contra los trabajadores del sexo.

http://www.newstalk.com/Group-calls-Sexual-Offences-Bill-narrow-protective-and-paternalistic

El Proyecto de Ley de Delitos Penales (Delitos Sexuales) 2015 ha pasado a través de ambas Cámaras del Oireachtas.

El proyecto de ley proporciona una mayor claridad en relación con la definición de consentimiento sexual por primera vez, y contiene disposiciones que incluyen:

  •    Nuevos delitos para proteger a los niños contra el abuso;
  •     Nuevas medidas para proteger a los niños de los depredadores en internet;
  •     Infracciones nuevas y reforzadas para combatir la pornografía infantil;
  •     Se introducirán nuevas disposiciones relativas a las pruebas presentadas por las víctimas, en particular los niños;
  •     Nuevos delitos contra la indecencia pública;
  •     Una disposición relativa a las órdenes de hostigamiento para proteger a las víctimas de los delincuentes sexuales condenados;
  •     Disposiciones para mantener la edad de consentimiento a la actividad sexual a los 17 años de edad y para una nueva defensa de “proximidad de edad”;
  •     Una disposición para penalizar la compra de servicios sexuales.
  •     Declaración estatutaria sobre el consentimiento a los actos sexuales

    Sin embargo, varios grupos de expertos han expresado “graves preocupaciones” con la Parte IV del proyecto de ley. La Parte IV penaliza la compra de servicios sexuales y aumenta las penas para algunos aspectos del trabajo.

Reacción de los expertos

Colm O’Gorman, Director Ejecutivo de Amnistía Internacional de Irlanda, dijo: “Después de dos años de investigación, Amnistía Internacional adoptó una posición global a favor de la despenalización del trabajo sexual y contra el modelo nórdico. Nuestra investigación puso de manifiesto los peligros de la criminalización de cualquier aspecto del trabajo sexual consensuado, como lo demuestran Argentina, Hong Kong, Noruega y Papúa-Nueva Guinea.

“La evidencia de Noruega demuestra que la criminalización de la compra de sexo no cumple con su propósito de reducir la prostitución y, lo que es más importante, no es una manera efectiva de proteger a las trabajadoras sexuales”.

Niall Mulligan, Director Ejecutivo de VIH Irlanda, dijo: “Nosotros aconsejamos enérgicamente contra esta acción, que va en contra de la opinión de expertos de la Organización Mundial de la Salud y ONUSIDA. La criminalización de la compra de sexo impulsa el trabajo sexual más hacia la clandestinidad, forzando a las trabajadoras sexuales a asumir más riesgos y trabajar con menos seguridad, lo que a su vez aumenta el riesgo de transmisión del VIH.

“Con los nuevos diagnósticos de VIH promediando casi 10 por semana, esta ley agravará lo que ya es una creciente crisis del VIH en Irlanda”.

Edel McGinley, Directora del MRCI dijo que la ley “no protege a los más vulnerables”, diciendo que promueve la dañina estigmatización y obstruye el acceso a la justicia.

“Sabemos por nuestra década de trabajo sobre la trata de personas y el trabajo forzado que este enfoque no ayudará a las víctimas de la trata”, concluyó.

Sin embargo, todos los grupos acogieron con beneplácito la inclusión en el último momento de una revisión dentro de tres años y la despenalización limitada de las trabajadoras sexuales de la calle, tras un extenso trabajo de lobby por parte de la Alianza de Trabajadoras del Sexo de Irlanda (SWAI) y otros.

Por su parte, el Defensor del Niño, Niall Muldoon, ha acogido con beneplácito la aprobación de la Ley de Delitos Penales (Delitos Sexuales), diciendo que aunque no ha abordado todas las cuestiones relacionadas con los niños, ofrece protecciones debidas en muchas áreas.

“La Ley de Delitos Sexuales reconoce nuevas formas de abuso y explotación sexual de los niños, incluído el abuso de niños, e introduce nuevas medidas de protección de los niños, lo que constituye un avance significativo en la protección de los derechos y el bienestar de los niños.

“Se ha incluido una salvaguardia contra la criminalización de los actos consensuales de igual a igual, así como nuestra recomendación de incluir el término” acto sexual con un niño “, en lugar de impurezas. Hacía mucho tiempo que eran necesarios estos cambios”, dijo.
Reacción del gobierno

Ayer Tánaiste Frances Fitzgerald calificó el proyecto de ley de “una de las más amplias leyes sobre delitos sexuales que jamás se ha aprobado”.

“Las disposiciones de este proyecto de ley buscan mejorar y actualizar las leyes para combatir la explotación sexual y el abuso sexual de los niños”, dijo. “Amplía la gama de delitos asociados con la pornografía infantil para asegurarse de que nadie que participe de ninguna manera en la creación, distribución, visualización o compartición de tal material aborrecible puede escapar a la ley”.

Niall Ó Donnghaile, portavoz de la Justicia de Sinn Féin, dijo: “Este proyecto de ley va de alguna manera a ponerse al día con el resto de la sociedad irlandesa que están exigiendo que cambiemos la ley para reflejar la naturaleza siempre cambiante de la explotación para asegurar que Gardaí y otras agencias puedan responder de una manera que sea relevante para los tiempos en los que vivimos ahora, leyes que reconocen que las formas de abuso y explotación de los más vulnerables ha cambiado y seguirá cambiando.”

MARCHA DE MUJERES SOBRE WASHINGTON: Visión guía y definición de principios

http://bit.ly/2jgAc3N

marcha

DESCRIPCIÓN GENERAL Y FINALIDAD

La Marcha de Mujeres sobre Washington es un movimiento liderado por mujeres que reúne a personas de todos los géneros, edades, razas, culturas, afiliaciones políticas y antecedentes en la capital de nuestra nación el 21 de enero de 2017 para afirmar nuestra humanidad compartida y pronunciar nuestro valiente mensaje de resistencia y autodeterminación.

Reconociendo que las mujeres tienen identidades que se cruzan y por lo tanto son impactadas por una multitud de temas de justicia social y derechos humanos, hemos esbozado una visión representativa de un gobierno que se base en los principios de libertad y justicia para todos. Como dijo el Dr. King, “No podemos caminar solos. Y mientras caminamos, debemos hacer el compromiso de que siempre marcharemos adelante. No podemos volver atrás.

Nuestra liberación está unida entre nosotras. La Marcha de Mujeres sobre Washington incluye líderes de organizaciones y comunidades que han estado construyendo las bases para el progreso social por generaciones. Damos la bienvenida a la vibrante colaboración y honramos el legado de los movimientos que nos han precedido —las sufragistas y abolicionistas, el Movimiento por los Derechos Civiles, el Movimiento Feminista, el Movimiento Indígena Americano, Ocupar Wall Street, Igualdad Matrimonial, Black Lives Matter y otros—empleando una estructura descentralizada con un liderazgo completo, y centrándonos en una agenda ambiciosa, fundamental y global.

#WHYWEMWEMARCH

Estamos legitimados por las legiones de líderes revolucionarios que allanaron el camino para marchar y reconocemos a aquellos alrededor del mundo que luchan por nuestras libertades. Honramos a estas mujeres y muchas más. Son #WHYWEMARCH.

Bella Abzug • Corazon Aquino • Ella Baker • Grace Lee Boggs

Berta Cáceres • Rachel Carson • Shirley Chisholm

Angela Davis • Griffin Gracy • LaDonna Harris

Dorothy I. Height • bell hooks • Dolores Huerta • Marsha P. Johnson

Barbara Jordan • Yuri Kochiyama • Winona LaDuke

Audre Lorde • Wilma Mankiller • Diane Nash • Sylvia Rivera

Barbara Smith • Gloria Steinem • Hannah G. Solomon

Harriet Tubman • Edith Windsor • Malala Yousafzai

VALORES Y PRINCIPIOS

  • Creemos que los Derechos de la Mujer son Derechos Humanos y Derechos Humanos son Derechos de la Mujer. Este es el principio básico y original del cual surgen todos nuestros valores.
  • Creemos que Justicia de Género es Justicia Racial es Justicia Económica. Debemos crear una sociedad en la que las mujeres, en particular las mujeres, en particular las negras, las nativas, las pobres, las inmigrantes, las musulmanas y las mujeres queer y trans, sean libres y puedan cuidar a sus familias, cualquiera que sea su forma, en ambientes seguros y saludables libres de impedimentos estructurales.
  • Las mujeres merecen vivir una vida plena y saludable, libre de violencia contra nuestros cuerpos. Una de cada tres mujeres ha sido víctima de alguna forma de violencia física por parte de una pareja íntima durante su vida; y una de cada cinco mujeres ha sido violada. Además, cada año, miles de mujeres y niñas, en particular las negras, las indígenas y las mujeres y niñas transgénero, son secuestradas, traficadas o asesinadas. Honramos la vida de aquellas mujeres que fueron llevadas antes de tiempo y afirmamos que trabajamos por un día en que se eliminan todas las formas de violencia contra las mujeres.
  • Creemos en la rendición de cuentas y en la justicia por la brutalidad policial y la eliminación del perfil racial y la selección de comunidades de color. Las mujeres de color son asesinadas en custodia policial a tasas más altas que las mujeres blancas y son más propensas a ser agredidas sexualmente por la policía. También pedimos el fin inmediato de armar a la policía con armas de grado militar y tácticas militares que están causando estragos en las comunidades de color. Ninguna mujer o madre debe tener que temer que sus seres queridos sean dañados a manos de quienes armamos para que los protejan.
  • Creemos que es nuestro imperativo moral desmantelar las desigualdades de género y raciales dentro del sistema de justicia penal. La tasa de encarcelamiento ha crecido más rápido para las mujeres que para los hombres, aumentando en un 700% desde 1980 y la mayoría de las mujeres en prisión tienen un hijo menor de 18 años. Las mujeres encarceladas también enfrentan una alta tasa de violencia y agresión sexual. Nos comprometemos a garantizar el acceso a una programación que tenga en cuenta las cuestiones de género y una atención sanitaria específica, incluido el tratamiento del abuso de sustancias, y los servicios de salud mental y materna para las mujeres encarceladas. Creemos en la promesa de justicia restaurativa y alternativas al encarcelamiento. También estamos comprometidos a interrumpir el oleoducto de la escuela a la prisión que prioriza el encarcelamiento sobre la educación al canalizar sistemáticamente a nuestros niños —particularmente a los niños de color, los jóvenes queer y trans, los niños de crianza temporal y las niñas— al sistema de justicia.
  • Creemos en la Libertad Reproductiva. No aceptamos retrocesos, cortes o restricciones federales, estatales o locales sobre nuestra capacidad de acceder a servicios de salud reproductiva de calidad, control de la natalidad, atención y prevención del VIH / SIDA, o educación sobre sexualidad adecuada médicamente. Esto significa acceso abierto a un aborto seguro, legal y asequible y control de la natalidad para todas las personas, independientemente de sus ingresos, ubicación o educación. Entendemos que sólo podemos tener justicia reproductiva cuando la atención de la salud reproductiva sea accesible a todas las personas independientemente de su ingreso, ubicación o educación.
  • Creemos en la Justicia de Género. Debemos tener el poder de controlar nuestros cuerpos y estar libres de las normas, expectativas y estereotipos de género. Debemos liberarnos a nosotras mismas y a nuestra sociedad de la institución de otorgar poder, agencia y recursos desproporcionadamente a la masculinidad, con exclusión de otros.
  • Declaramos firmemente que los Derechos de LGBTQIA son Derechos Humanos y que nuestra obligación es elevar, expandir y proteger los derechos de nuestros hermanos y hermanas homosexuales, lesbianas, bisexuales, transgéneros o de género no conforme. Esto incluye el acceso a servicios de salud integral, sin excepciones ni limitaciones; acceso a cambios de nombre y género en los documentos de identidad; completa protección contra la discriminación; acceso a la educación, empleo, vivienda y prestaciones sociales; y el fin de la violencia policial y estatal.
  • Creemos en una economía impulsada por la transparencia, la rendición de cuentas, la seguridad y la equidad. Creemos que la creación de oportunidades de trabajo que reduzcan la discriminación contra las mujeres y las madres permite que las economías prosperen. Las naciones y las industrias que apoyan e invierten en el cuidado y las protecciones básicas del lugar de trabajo —incluyendo beneficios como el permiso familiar pagado, acceso asequible a cuidado de niños, días de enfermedad, asistencia sanitaria, pago justo, tiempo de vacaciones y ambientes de trabajo saludables— han mostrado crecimiento y mayor capacidad.
  • Creemos en la igualdad de remuneración por el mismo trabajo y el derecho de todas las mujeres a ser pagadas equitativamente. Debemos poner fin a la discriminación de pago y contratación que las mujeres, particularmente las madres, las mujeres de color, las lesbianas, las queer y las mujeres trans siguen enfrentando cada día en nuestra nación. Muchas madres siempre han trabajado y en nuestra fuerza de trabajo moderna; y las mujeres son ahora el 50% de todos los que llevan el pan a la familia. Estamos porque el 82% de las mujeres que se convierten en madres, en particular las madres de color, sean pagadas, juzgadas y tratadas de manera justa. La igualdad de remuneración por un trabajo igual sacará a las familias de la pobreza y aumentará la economía de nuestra nación.
  • Reconocemos que las mujeres de color tienen la carga más pesada en el panorama económico global y doméstico, particularmente en la economía del cuidado. Afirmamos además que todo el trabajo de cuidado —cuidar a los ancianos, cuidar a los enfermos crónicos, cuidar a los niños y apoyar la independencia de las personas con discapacidad— es trabajo y que la carga de la atención recae desproporcionadamente sobre los hombros de las mujeres, en particular mujeres de color. Defendemos los derechos, la dignidad y el trato justo de todas las cuidadoras no remuneradas y pagadas. Debemos reparar y reemplazar las disparidades sistémicas que permean el cuidado en todos los niveles de la sociedad.
  • Creemos que todas las trabajadoras —incluidas las trabajadoras domésticas y las trabajadoras agrícolas— deben tener el derecho de organizarse y luchar por un salario mínimo vital, y que los sindicatos y otras asociaciones sindicales son fundamentales para una economía sana y próspera para todos. Las trabajadoras indocumentadas y migrantes deben ser incluidas en nuestras protecciones laborales, y nos solidarizamos con los movimientos de derechos de las trabajadoras sexuales.
  • Creemos que los Derechos Civiles son nuestro derecho de nacimiento. Nuestro gobierno constitucional establece un marco para proveer y expandir los derechos y las libertades, no restringirlas. Para ello, debemos proteger y restituir todos los derechos consagrados por la Constitución a todos nuestros ciudadanos, incluidos los derechos de voto, la libertad de adorar sin temor a intimidación o hostigamiento, la libertad de expresión y la protección de todos los ciudadanos sin distinción de raza, sexo o edad o discapacidad.
  • Creemos que es hora de una enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. La mayoría de los estadounidenses creen que la Constitución garantiza la igualdad de derechos, pero no es así. La 14 ª Enmienda ha sido socavada por los tribunales y no puede garantizar la equidad real sobre la base de la raza y / o el sexo. Y en una verdadera democracia, el voto de cada ciudadano debe contar igualmente. Todos los estadounidenses merecen garantías de igualdad en la Constitución que no pueden ser eliminadas o ignoradas, reconociendo la realidad de que las desigualdades se cruzan, se interconectan y se superponen.
  • Enraizados en la promesa de la llamada de América a las masas anhelantes de respirar libremente, creemos en los derechos de inmigrantes y refugiados sin importar su estatus o país de origen. Es nuestro deber moral mantener a las familias unidas y capacitar a todos los aspirantes a estadounidenses a participar plenamente en, y contribuir a, nuestra economía y la sociedad. Rechazamos la deportación en masa, la detención familiar, las violaciones del debido proceso y la violencia contra migrantes queer y trans. La reforma migratoria debe establecer un camino a la ciudadanía, y proveer oportunidades iguales y protecciones de trabajo para todos. Reconocemos que el llamado a la acción para amar a nuestro prójimo no se limita a los Estados Unidos, porque hay una crisis migratoria global. Creemos que la migración es un derecho humano y que ningún ser humano es ilegal.
  • Creemos que cada persona y cada comunidad en nuestra nación tiene el derecho a agua limpia, aire limpio y acceso y disfrute de las tierras públicas. Creemos que nuestro medio ambiente y nuestro clima deben ser protegidos y que nuestras tierras y recursos naturales no pueden ser explotados para ganancia o avaricia corporativas , especialmente si se pone en riesgo de la seguridad y salud pública.

ACERCA DE ESTE DOCUMENTO

La visión orientadora y la definición de principios fueron preparadas por un amplio y diverso grupo de líderes. La Marcha de la Mujer sobre Washington agradece a todos las contribuyentes, que figuran y no figuran, por su dedicación en la elaboración de esta agenda.

Monifa Bandele, Vicepresidenta, MomsRising

Zahra Billoo, Consejo de Relaciones Islámicas Estadounidenses – Área de la Bahía de San Francisco

Gaylynn Burroughs, Directora de Política e Investigación, Fundación de la Mayoría Feminista

Melanie L. Campbell, Coordinadora, Mesa Redonda de Mujeres Negras, Presidente y CEO de NCBCP

Sung Yeon Choimorrow, Directora Ejecutiva Interina, Foro Nacional de Mujeres de Asia y el Pacífico

Alida Garcia, Defensora de Derechos y Diversidad de los Inmigrantes

Alicia Garza, Alianza Nacional de Trabajadores Domésticos

Carol Jenkins, Junta de Directores, Coalición ERA

Dr. Avis Jones-DeWeever, Presidente Incite Unlimited, LLC

Carol Janet Mock, activista y autora de Redefinir la realidad y sobrepasar la certeza

Jessica Neuwirth, Presidenta de la Coalición ERA

Terry O’Neill, Presidenta de la Organización Nacional para la Mujer (NOW)

Carmen Perez, Directora de Proyecto de Trabajo para Familias Trabajadoras, Valores Familiares @ Directora Ejecutiva, Reunión para la Justicia

Jody Rabhan, Directora de Operaciones de Washington, Coordinadora Nacional de Mujeres Judías

Kelley Robinson, Directora Nacional Organizadora de la Federación de Planificación de la Familia

Kristin Rowe-Finkbeiner, Directora Ejecutiva y Fundadora, MomsRising

Linda Sarsour, Fundadora , MPower Change

Heidi L. Sieck, Co-Fundadora / CEO, #VOTEPROCHOICE

Emily Tisch Sussman, Directora de Campaña, Centro de Progreso Americano

Jennifer Tucker, Asesora Principal de Política, Mesa Redonda de Mujeres Negras

Winnie Wong, Activista, Organizadora y Cofundadora, People for Bernie