Las putas pueden reventar, a nadie le importa un pito

Por Thierry Schaffauser

15 de junio de 2018

https://transversalmag.fr/articles/766-Les-putes-peuvent-crever,tout-le-monde-s-en-fout

 

Durante años hemos alertado a las autoridades sobre los efectos de las leyes de criminalización en nuestra contra, pero en lugar de ser escuchados, nos llaman proxenetas, mentirosos, perversos pequeño-burgueses, eso si no somos, en el mejor de los casos, ignorados.

Los resultados están ahí. Desde la penalización de los clientes (1) en 2016, el 78.2% de las trabajadoras sexuales reportan una disminución en sus ingresos, el 42.3% están más expuestas a la violencia y el 38.3% tienen más dificultades para imponer el uso del preservativo (2).

Si bien, por primera vez, las infecciones parecen estar disminuyendo en todos los grupos, comprendidos los hombres homosexuales quizás gracias a la PrEP, se estaría desarrollando una epidemia silenciosa entre las trabajadoras sexuales. Previamente, los estudios mostraron una tasa de uso de condones de alrededor del 90% para la penetración y de más del 70% para el sexo oral (3).

Hoy en día, se vuelve casi imposible chupar con condón y la protección se vuelve cada vez más un problema de negociación. Lo cual era inconcebible antes.

Las colegas que se hicieron VIH positivas explicaron que no tenían otra opción porque tenían que pagar el alquiler y comer. Algunas interrumpen su tratamiento debido a la mayor movilidad, tratando de encontrar nuevos ingresos en los países vecinos, y regresan con un aumento en su carga viral y con infecciones oportunistas. Las agresiones son más numerosas. La precariedad es tal que se ponen en riesgo la salud y la seguridad.

Niurka fue asesinada; Vero fue empujada al suicidio porque ya no podía pagar sus multas; y la investigación policial aún está a la espera de las circunstancias de la muerte de Lily, a la edad de 30 años.

Todas se habían manifestado en contra de la ley por miedo a sus consecuencias. Fueron despreciadas hasta el final. Pero su “prostitución” ha desaparecido. La llamada ley de abolición es, por lo tanto, un éxito.

 

Thierry Schaffauser, trabajador sexual y coordinador nacional de la federación. Paraguas rojo: umbrellagreen.org


1- Ley n ° 2016-444 del 13 de abril de 2016.

2- medecinsdumonde.org/sites/default/files/Rapport-prostitution-BD.PDF

3- Alta Autoridad de Salud, 2016.

Anuncios

Qué hace que las trabajadoras sexuales vayan a la huelga: un análisis comparativo de Francia (1975) y el Reino Unido (1982)

 

 

 

Por Elcin Kurbanoglu

Pink Life Asociación LGBTT (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Travestis y Transexuales), Ankara, Turquía

Correo electrónico: elcin.kurbanoglu@gmail.com

Publicado: 30 de junio de 2011

http://www.academicjournals.org/journal/IJSA/article-abstract/FBC772A2262

 

Descargar artículo completo (en inglés) pdf aquí:

http://www.academicjournals.org/journal/IJSA/article-full-text-pdf/FBC772A2262

 

Resumen

Este artículo tiene como objetivo identificar las razones por las cuales las trabajadoras sexuales hacen huelga / ocupan iglesias comparando las huelgas / ocupaciones de iglesias en Francia (1975) y el Reino Unido (1982). Para entender por qué hacen huelga las “trabajadoras sexuales”, el documento presenta brevemente la literatura disponible sobre por qué hacen huelga los trabajadores. Observando las diferencias entre las huelgas de los trabajadores y las de las trabajadoras sexuales, las primeras generalmente sindicalizadas y las segundas no sindicalizadas, y con el énfasis de estas últimas puesto en intereses no materiales en lugar de materiales, el documento también explora teorías sobre nuevos movimientos sociales, acción colectiva y política contenciosa. Con estas discusiones teóricas en mente, se describen brevemente los eventos que llevaron a las huelgas / ocupaciones de iglesias en Francia y el Reino Unido. Después de esta descripción, el artículo presenta un análisis comparativo de los motivos subyacentes a los dos casos de huelga / ocupación de iglesias. La pregunta de investigación se responde en este documento. El argumento básico es que a pesar de que Francia tiene una estructura de política participativa más cerrada y el Reino Unido la tiene más abierta, las razones que subyacen a las huelgas / ocupaciones de iglesias son similares y que las huelgas de trabajadoras sexuales fueron parte de la ola general de huelgas en Europa. En ambos casos, el repertorio de acciones disponibles se agotó antes de ir a la huelga. Los actores básicos en ambos casos fueron la policía, la ley, los políticos, el crimen organizado, los proxenetas y las trabajadoras sexuales. En ambos casos, la elección de la ocupación de la iglesia como forma de acción fue heredada de otros movimientos sociales y fue una elección estratégica más que simbólica. La principal diferencia entre los dos casos es que las trabajadoras sexuales que hicieron huelga en el Reino Unido estaban más organizadas que sus colegas francesas. Mientras que las huelguistas en Francia tenían al Nid como su aliado, las del Reino Unido tenían a las Mujeres Negras por salarios para las tareas domésticas y a las Mujeres contra las violaciones. El argumento básico es que las trabajadoras sexuales hicieron huelga en ambos casos debido a una amalgama de intereses materiales e inmateriales. Recurre a la amalgama de teorías marxistas, feministas, de nuevos movimientos sociales y de acción colectiva y movimientos sociales para establecer un marco analítico que permita estudiar las huelgas de las trabajadoras sexuales. Para evitar el eclecticismo al hacerlo de esa manera, el documento sugiere ir al terreno. En conclusión, el documento también aborda los factores que deben tenerse en cuenta antes de continuar con las huelgas como una forma de acción para el reconocimiento por el Estado del trabajo sexual como trabajo, y la extensión de los derechos sociales, económicos y políticos a las trabajadoras sexuales.

“Marea popular”, la convergencia de las luchas, pero sin las putas

 

Por THIERRY SCHAFFAUSER

24 DE MAYO DE 2018

http://MA.LUMIERE.ROUGE.BLOGS.LIBERATION.FR/2018/05/24/MAREE-POPULAIRE-LA-CONVERGENCE-DES-LUTTES-MAIS-SANS-LES-PUTES/

 

“Die-in” en el último evento de STRASS en París que representa a las trabajadoras sexuales asesinadas, silenciadas e invisibles. Crédito de la foto @Camille McOuat

 

El Sindicato de Trabajo Sexual ha sido excluido de los signatarios y oradores de la manifestación llamada “unitaria” del sábado

 

El martes 22 de mayo en la sesión plenaria inter-asociativa, el Colectivo Nacional por los Derechos de las Mujeres (CNDF) se conmovió con el discurso de una militante de STRASS durante la precedente “fiesta Macron” y pidió que eso no volviera a suceder

Podría haberse detenido allí, pero cuando el STRASS anunció ayer que sería signatario de la convocatoria, ya que había sido invitado por una militante de Nuit Debout, un militante de ATTAC recordó las oposiciones expresadas, y ha querido comprobar si esta firma era aceptada.

La organización Effrontées luego explicó que si el STRASS era aceptado como signatario, se retiraría de la convocatoria. Luego fueron seguidos y apoyados por otros como Equality Women, Together, PCF y Solidaires. STRASS ha sido defendido por EELV, el Syndicat des Avocats de France y Act Up-Paris. Este último finalmente ha retirado su firma de un evento que excluye a las trabajadoras sexuales.

Este incidente no es muy sorprendente ya que está lejos de ser el primero. Durante aproximadamente 10 años, el STRASS ha sido excluido de manera rutinaria de varios movimientos sociales, particularmente movimientos feministas, o como recientemente durante un coloquio sobre los dos años de la ley anti “prostitución” organizado en el Senado.

Relegadas al final de la manifestación, o expulsadas físicamente por los servicios de orden de los grandes sindicatos, sin recibir explicación o respuesta a las cartas dirigidas preguntando por esta exclusión, prohibidas en el Día de l’Humanité, , difamadas por blogs o notas de prensa, tratadas de “lobby proxeneta liberal”, recibiendo votos sistemáticos de los partidos de izquierda contra cualquier posibilidad de subsidio para las herramientas de protección creadas por el sindicato, o asociaciones aliadas, el STRASS ha visto de todo.

Lo que es un poco extraño es que organizaciones como Act Up o el Sindicato de la Magistratura puedan tener las mismas posiciones políticas contra la criminalización del trabajo sexual, pero sigan siendo bienvenidas en el movimiento social. Debemos creer que, por lo tanto, es la mera presencia de organizaciones de reintegración social autoorganizadas e independientes de las organizaciones de reinserción social salidas del cristianismo social lo que molesta a esta izquierda que no quiere a las putas más que si permanecen como víctimas silenciosas o arrepentidas.

Balance de dos años de penalización de clientes en Francia

 

 

¿Qué piensan las trabajadoras sexuales de la ley de prostitución? 

Encuesta sobre el impacto de la ley de 13 de abril de 2016 contra el “sistema prostituyente”

 

12 de abril de 2018

 

 

AUTORES
Hélène Le Bail, encargada de investigación Sciences Po-CERI, CNRS.
Calogero Giametta, investigador para el proyecto europeo ERC “Sexual Humanitarianism: Migration,
Sex Workand Trafficking”. Kingston University et Aix Marseille Université.

 

http://www.sexworkeurope.org/news/news-region/medecins-du-monde-publish-two-years-evaluation-report-law-penalising-clients-france

 

El objetivo principal de este estudio es evaluar el impacto de la ley n ° 2016-444 (aprobada por el parlamento de Francia el 13 deAbril de 2016 con el objetivo de reforzar la lucha contra el sistema de prostitución y apoyar a las prostitutas) en las condiciones de vida y de trabajo de las trabajadoras sexuales. Este es un estudio cualitativo centrado en los puntos de vista de las trabajadoras sexuales que están siendo directamente afectadas por la ley. Para los fines de este análisis, se realizaron entrevistas con 70 trabajadoras sexuales (se consultó a otras 38 trabajadoras sexuales a través de grupos focales y talleres). Se realizaron otras 24 entrevistas y grupos focales con grupos de trabajadoras sexuales u otras organizaciones que trabajan con trabajadoras sexuales en toda Francia. Dos investigadores (en ciencias políticas y sociología) supervisaron el estudio y analizaron los resultados en estrecha colaboración con 11 organizaciones activistas. Junto a este estudio cualitativo, también se realizó una encuesta cuantitativa entre enero y febrero de 2018 en la que participaron 583 trabajadoras sexuales, los resultados de cuya encuesta fueron integrados en este informe.

En Francia, antes de la penalización de los clientes de las trabajadoras sexuales en 2016, las trabajadoras sexuales fueron blanco directo de la penalización por captación pública, penalización que había sido reforzada por la Ley de Seguridad Nacional (LSI) de 2003. La legislación aprobada en 2016, inspirada en el marco legal sueco, buscaba el fin de la prostitución penalizando a los clientes en lugar de a las trabajadoras sexuales. Sin embargo, a pesar del objetivo declarado de la ley de proteger a las trabajadoras sexuales, la mayoría de las trabajadoras sexuales que entrevistamos revelan que la penalización de los clientes ha sido en la práctica más perjudicial para ellas mismas que las leyes anteriores contra la captación. La gran mayoría de las entrevistadas informaron de que tienen mucho menos control sobre sus condiciones de trabajo, ya que el número de clientes ha disminuido desde que entró en vigencia la nueva ley. Las consecuencias se notaron incluso antes de la aplicación de la nueva ley, debido a la mediatización de este asunto durante los debates parlamentarios. Por estas razones, las entrevistadas se oponían casi unánimemente a la penalización de los clientes.

Este estudio reveló una clara discrepancia entre la política nacional de “protección” de las trabajadoras sexualesy las políticas locales que continúan enfocándose en la represión de las trabajadoras sexuales. A nivel local, con el objetivo de mantener el orden público, las ordenanzas municipales y los controles de identidad rutinarios dirigidos a las trabajadoras sexuales significan que todavía son más frecuentemente penalizadas que sus clientes. Aunque algunas entrevistadas indicaron que tienen buenas relaciones con la policía, la mayoría de las veces la policía no es vista como una fuente de protección. Las trabajadoras sexuales a menudo nos contaban acerca de episodios de intimidación por parte de la policía, que incluían presiones para denunciar clientes y, si no estaban documentadas, amenazas de deportación si no obedecían.

Aunque la mayoría de las trabajadoras sexuales han continuado su actividad desde la promulgación de la nueva ley, sus condiciones de trabajo se han deteriorado severamente. En contraste con las afirmaciones de que la nueva ley, al disminuir la demanda (clientes), también disminuiría la oferta (trabajadoras sexuales) entrevistas realizadas con las organizaciones muestran que no ha disminuido el número de trabajadoras sexuales. La ley ha tenido un efecto perjudicial en las condiciones de seguridad y de salud y en la vida en general de las trabajadoras sexuales. La ley ha tenido un impacto negativo en su autonomía como trabajadoras, en los riesgos que pueden estar dispuestas a aceptar, y en el estigma social y las dificultades financieras. Casi todas las trabajadoras sexuales y todas las organizaciones entrevistadas han notado un cambio en la relación de poder entre las trabajadoras sexuales y sus clientes, ya que los clientes se sienten con más derecho a imponer sus condiciones (es decir,prácticas sexuales desprotegidas, precios reducidos, falta de voluntad de pago, etc.), viéndose a sí mismos como los que asumen el riesgo con respecto a la ley. Ha llevado a un empobrecimiento creciente, especialmente entre las personas que ya viven en condiciones precarias, es decir, las inmigrantes indocumentadas que trabajan en la calle. El 62.9% de las encuestadas en nuestra encuesta cuantitativa dijo que su calidad de vida general se ha deteriorado desde abril de 2016 y el 78.2% dijo que sus ganancias han disminuido. En general, la ley ha impulsado a las trabajadoras sexuales a operar en condiciones de mayor riesgo, con implicaciones peligrosas para su salud. Muchas entrevistas destacaron una disminución preocupante en el uso del condón y un aumento en las dificultades para continuar el tratamiento para las personas VIH positivas. El estrés creado por el empeoramiento de las condiciones de trabajo causa diversos problemas de salud psicosomáticos por el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas, depresión y pensamientos suicidas. Los resultados de la encuesta cualitativa también revelan que han aumentado los casos de violencia de todo tipo: insultos en la calle, violencia física, violencia sexual, hurto y robo a mano armada en el lugar de trabajo. Empobrecimiento, aumento de los riesgos para la salud y mayor exposición a la violencia forman un círculo vicioso.

Además de la penalización de los clientes, la ley de 2016 también incluyó la creación de un “programa de salida” que proporcionaría a las trabajadoras sexuales elegibles acceso a ayuda financiera, un permiso de residencia temporal de seis meses (que se puede renovar un máximo de tres veces) y el apoyo de una organización acreditada para acceder a vivienda y empleo. A pesar de que el apoyo brindado por el programa de salida está globalmente en línea con las necesidades de las trabajadoras sexuales que desean cambiar de actividad, las organizaciones y las trabajadoras sexuales son sumamente críticas con respecto a la implementación del programa de salida. El criterio para acceder al programa de salida y las limitaciones del soporte proporcionado (por ejemplo, dificultad de acceso a la vivienda, obstáculos para solicitar un permiso de residencia, ayuda financiera insuficiente) disuaden a la mayoría de las personas de hacer la solicitud y, en particular, a aquellas que están más necesitadas de apoyo. La crítica al programa de salida también se deriva de las tergiversaciones de la industria del sexo que produce. Dado que el apoyo se otorga solo a las personas que aceptan dejar de hacer el trabajo sexual, esto puede ser visto como una violación básica de su dignidad humana y una condición irreal, por razones financieras, para la mayoría de las trabajadoras sexuales. Además, las trabajadoras sexuales están obligadas a renunciar a una actividad que no es en sí misma ilegal. Este es un problema tanto legal como ético que comparten los trabajadores sociales que apoyan a las trabajadoras sexuales a lo largo de los procedimientos administrativos mientras solicitan un programa de salida.

La creación de comités que se supone que supervisan la implementación del programa de salida en cada región administrativa ha sido muy lenta desde abril de 2016. Estos comités, presididos por prefectos locales e incluyendo representantes de los servicios del gobierno local, deben validar cada solicitud al programa de salida. Dos años después de la promulgación de la ley, estos comités todavía no existen en muchas áreas. Las organizaciones que deseen apoyar a las solicitantes al programa de salida deben primero solicitar la certificación antes de que puedan presentar las solicitudes. Tanto las trabajadoras sexuales como las organizaciones entrevistadas expresaron un gran escepticismo con respecto a la utilidad de estos comités, que poseen un conocimiento y comprensión del trabajo sexual limitado, y con respecto a la efectividad de los programas de salida, ya que temen ser sometidas a formas intensificadas de control social. Las trabajadoras sexuales también expresaron temores sobre el uso de los datos personales recopilados por las autoridades públicas sobre ellas y el riesgo de una mayor estigmatización de la mayoría de las trabajadoras sexuales que no desean postularse para el programa de salida.

Dos años después de la nueva legislación, el aspecto represivo de la ley, la penalización de clientes, ha tenido el mayor impacto en la vida de las trabajadoras sexuales, reforzando su marginación, aumentando la violencia y el estigma, y ​​exponiéndolas a mayores riesgos para su salud. Mientras que la parte de la ley destinada a proteger a las trabajadoras sexuales y ayudarlas a cambiar de actividad no es efectiva, afecta a un número muy limitado de personas y corre el riesgo de reforzar el estigma para la mayoría de las trabajadoras sexuales que no desean o no pueden cambiar su actividad .

París, abril de 2018

 

1 – La terminología utilizada para definir a las personas que participan en el trabajo sexual / la prostitución está sujeta a mucho debate. En este informe elegimos emplear el término “trabajadora sexual”. Este término se refiere a todas las personas que participan en intercambios económico-sexuales ya sean esas transacciones económicas explícitas (beneficios sexuales por dinero) o implícitas (servicios sexuales a cambio de protección, vivienda, productos psicoactivos,asistencia a la migración …), e independientemente de sus condiciones de trabajo.

 

 

DESDE LA APROBACIÓN DE LA LEY DEL 13 DE ABRIL DE 2016… 

88% de las trabajadoras sexuales se han opuesto a la penalización de clientes

63% de las trabajadoras sexuales han experimentado un deterioro de sus condiciones de vida.

—La ley empuja a las trabajadoras sexuales a ejercer en los lugares más aislados o a través de internet y las obliga a trabajar más tiempo para mantener su nivel de vida.

—Las trabajadoras sexuales deben enfrentarse a más situaciones de estrés con un impacto negativo sobre su salud física y psicológica.

78% de las trabajadoras sexuales se han tenido que enfrentar a una reducción de sus ingresos.

— La ley genera un empobrecimiento de las personas, sobre todo de las que están ya en una situación de precariedad, en particular las mujeres inmigrantes que trabajan en la calle.

—La disminución del número de clientes y la mayor competencia entre las trabajadoras sexuales a llevado a una reducción de las tarifas.

42% de las trabajadoras sexuales están más expuestas a las violencias desde la aprobación de la ley.

—Para permanecer ocultas, la negociación con el cliente se efectúa de manera más sucinta, reduciéndose la capacidad de selección.

—Las trabajadoras sexuales se ven obligadas a aceptar clientes que no habrían aceptado antes, arriesgándose a mayor exposición a las violencias.

38% de las trabajadoras sexuales encuentran más dificultades para imponer el uso del preservativo.

—La disminución del número de clientes ha aumentado el poder de estos a la hora de nogociar prácticas sexuales de riesgo.

—La disminución del tiempo de negociación dificulta la capacidad de las trabajadoras sexuales de imponer sus condiciones a los clientes.

70% de las trabajadoras sexuales constatan que sus relaciones con la policía no han mejorado o han empeorado.

—Detenciones municipales y operaciones de controles de identidad hacen que las trabajadoras sexuales sigan siendo penalizadas o detenidas con más frecuencia que los clientes.

—La desconfianza hacia la policía dificulta el acdeso a los derechos, sobre todo para las personas víctimas de violencia.

39% tan solo de las trabajadoras sexuales conocen la existencia del recorrido de salida de la prostitución, y entre ellas, sólo el 26% tienen intención de presentar la solicitud.

—Si una mayoría de personas experimentan el deseo de cambiar de actividad, el dispositivo de “recorrido de salida” no responde a las necesidades de la mayor parte de las personas.

—La condicionalidad del acceso al recorrido de salida impide acceder al mismo a muchas personas.

—La puesta en marcha del recorrido de salida y los criterios de selección son muy variables según los departamentos, creando una desigualdad territorial.

 

(Porcentajes de las 583 personas que han participado en la encuesta cuantitativa.)


 

Irène Aboudaram, coordinadora de trabajos sobre la prostitución de Médecins du Monde, habla de la encuesta sobre las consecuencias de la Ley de penalización de clientes de 2016.

https://www.facebook.com/Loopsider/videos/516710782064186/

Derecho al trabajo… sexual

 

por PAUL B. PRECIADO

 

20 de diciembre de 2013

http://paroledequeer.blogspot.com.es/2014/11/derecho-al-trabajo-sexual-por-beatriz.html

 

“Fabricación y venta de armas: trabajo. Matar a alguien aplicando la pena capital: trabajo. Torturar a un animal en un laboratorio: trabajo. Menear un pene con la mano hasta provocar una eyaculación: ¡crimen!…Las prostitutas son la carne productiva subalterna del capitalismo global. Qué un gobierno socialista convierta en prioridad nacional la prohibición para las mujeres de transformar su fuerza productiva en trabajo, dice mucho sobre la crisis de la izquierda en Europa”.

 

Paul B. Preciado

 

Fabricación y venta de armas: trabajo. Matar a alguien aplicando la pena capital: trabajo. Torturar a un animal en un laboratorio: trabajo. Menear un pene con la mano hasta provocar una eyaculación: ¡crimen! ¿Cómo entender que nuestras sociedades democráticas y neoliberales rehuyan considerar los servicios sexuales como un trabajo? La respuesta no debe buscarse en el lado de la moral o la filosofía política, sino más bien, en la historia del trabajo de las mujeres en la modernidad. Excluidos del dominio de la economía productivaen nombre de una definición que los convierte en bienes naturales inalienables y no comercializables, los fluidos, los órganos y las prácticas corporales de las mujeres han sido objeto de un proceso de privatización, de captura y de expropiación que se confirma hoy con la criminalización de la prostitución.

Tomemos un ejemplo para comprender este proceso: hasta el siglo XVIII, numerosas mujeres de clase obrera se ganaban la vida vendiendo sus servicios como nodrizas profesionales. En las grandes ciudades más de dos tercios de los niños pertenecientes a familias aristócratas y de la burguesía urbana eran amamantados por nodrizas.

En 1752, el científico Carl Von Linné publica el panfleto la Nodriza Madastra, en el cual se exhorta a cada mujer a amamantar a sus propios hijos para “evitar la contaminación de raza y clase ” a través de la leche y pide a los gobiernos que intervengan en beneficio de la higiene y del orden social, la práctica del amamantamiento ajeno. El tratado de Linné contribuirá a la devaluación del trabajo femenino en el siglo XVIII y con la criminalización de las nodrizas. La devaluación de la leche sobre el mercado de trabajo se acompañó de una nueva retórica del valor simbólico de la leche materna. La leche, representada como fluido material al través del cual se transmite el linaje social nacional de la madre a sus hijos, debe ser consumida en la esfera domestica y no debe ser objeto de intercambio económico.

Fuerza de trabajo que las mujeres proletarias podían poner a la venta, la leche, deviene en valioso  líquido biopolítico a través del cual fluye la identidad racial y nacional. La leche deja de pertenecer a las mujeres para pertenecer al Estado. Un triple proceso se cumple: devaluación del trabajo de las mujeres, privatización de los fluidos, confinamiento de las madres al espacio domestico.

Una operación similar está en marcha con la extracción de las prácticas sexuales femeninas de la esfera económica. La fuerza de producción del placer de las mujeres no les pertenece: pertenece al Estado. Es por ello que el Estado se reserva el derecho de poner una multa a los clientes que hacen uso de esta fuerza pues el producto debe ir únicamente a la producción nacional. Como con la leche, las cuestiones de migración y de identidad nacional están en el centro de las nuevas leyes contra la prostitución.

La prostituta (migrante, precaria, cuyos recursos afectivos, lingüísticos y somáticos son los únicos medios de producción) es la figura paradigmática del trabajador biopolítico en el siglo XXI. La cuestión marxista de la propiedad de los medios de producción encuentra en la figura de la trabajadora sexual una modalidad ejemplar de explotación. La primera causa de alienación en  la prostituta no es la extracción de plusvalía del trabajo individual, sino que  depende ante todo del no reconocimiento de su subjetividad y de su cuerpo como fuentes de la verdad y del valor: se trata de poder afirmar que las putas no saben, que no pueden y que no son unos sujetos políticos ni económicos en sí mismos.

El trabajo sexual consiste en crear un dispositivo masturbatorio (a través del tacto, el lenguaje y la puesta en escena) susceptible de poner en marcha los mecanismos musculares, neurológicos y bioquímicos que rigen la producción de placer del cliente. El/La trabajador/a sexual no pone a la venta su cuerpo, sino que transforma, como lo hacen el osteópata, el actor o el publicista, sus recursos somáticos y cognitivos en fuerza de producción viva. Así como el/la osteópata usa sus músculos, él/ella hace un francés con la misma precisión que el osteópata manipula el sistema musculoesquelético de su cliente. Como el/la actor/actriz, su práctica depende de su capacidad de teatralizar una escena de deseo. Como el/la publicista, su trabajo consiste en crear formas específicas de placer a través de la comunicación y la relación social. Como todo trabajo, el trabajo sexual es el resultado de una cooperación entre sujetos vivos basada en la producción de símbolos, de lenguaje y de afectos.

Las prostitutas son la carne productiva subalterna del capitalismo global. Qué un gobierno socialista convierta en prioridad nacional la prohibición para las mujeres de transformar su fuerza productiva en trabajo, dice mucho sobre la crisis de la izquierda en Europa.

 


“Droits des femmes au travaill…sexuel”, publicado en Libération el 20 de diciembre de 2013.

*Texto traducido por PAROLE DE QUEER & Elsa Maury

 

Marcos legales de trabajo sexual

Elaborado por ICRSE

Traducido del inglés por Citi

6 de marzo de 2018

 

Prohibición

  • Ideología: el trabajo sexual y las trabajadoras sexuales son inmorales, las trabajadoras sexuales son los vectores del VIH y otras enfermedades y representan una amenaza para la sociedad.
  • Albania, Armenia, Eslovenia, Rusia, Ucrania.
  • Consecuencias:
  • Las trabajadoras sexuales y sus lugares de trabajo son blanco de redadas policiales, las trabajadoras sexuales se ven obligadas a someterse a pruebas de VIH, ITS, hepatitis B y C, cuyos resultados pueden hacerse públicos.
  • Las trabajadoras sexuales no pueden acceder a los mecanismos de justicia ya que la policía es uno de sus principales atacantes.
  • Según un informe de Europa Central y Oriental y Asia Central, más del 40% de las trabajadoras sexuales sufrieron abusos físicos por parte de la policía en el año anterior a la encuesta.
  • La policía considera los condones que llevan las trabajadoras sexuales como prueba, por lo que las trabajadores sexuales son reacias a tenerlos cuando trabajan.
  • En Europa del Este, la mayoría de las nuevas infecciones por el VIH se producen entre las trabajadoras sexuales y las personas que se inyectan drogas; se estima que una de cada diez trabajadoras sexuales vive con el VIH.

 

Modelo sueco

  • Ideología: las trabajadoras del sexo son víctimas del patriarcado y de la violencia contra la mujer cometida por hombres.
  • Suecia, Noruega, Islandia, Irlanda del Norte (RU), Irlanda, Francia.
  • Consecuencias:
  • El volumen de trabajo sexual no ha disminuido: según la Policía sueca, el número de salas de masaje tailandés que presuntamente ofrecen servicios sexuales se ha triplicado en 3 años.
  • Según un estudio, la mitad de las trabajadoras sexuales encuestadas tenían menos confianza en los servicios sociales y la policía después de la introducción de la ley, lo que les impide denunciar los casos de violencia a las fuerzas del orden.
  • Las trabajadoras sexuales de calle se enfrentan a niveles más altos de competencia, precios decrecientes y peores condiciones de trabajo, por lo tanto, a menudo necesitan confiar más en clientes agresivos y en terceros y proporcionar servicios sexuales sin usar condones.
  • Aunque el trabajo sexual no está prohibido sobre el papel, las ordenanzas municipales y / o las acciones dirigidas contra los clientes conducen a la detención y deportación de las trabajadoras sexuales inmigrantes indocumentadas.
  • El estigma y las actitudes discriminatorias van en aumento: según una encuesta de 2015, más personas piensan que el trabajo sexual y las trabajadoras sexuales deberían ser penalizados: el 52% tenía esta opinión en 2015 frente al 30% antes de la introducción de la ley.

 

Legalización

  • Ideología: el trabajo sexual y las trabajadoras sexuales deben ser controlados y reprimidos meticulosamente por el Estado.
  • La regulación estricta se manifiesta en varias formas: registro de trabajadoras sexuales; limitación en el número, ubicación, criterios operacionales de los lugares de trabajo sexual; condiciones impuestas sobre quién puede trabajar como trabajadora sexual, tales como exámenes médicos obligatorios.
  • Alemania, Holanda, Suiza, Hungría, Grecia, Turquía.
  • Consecuencias:
  • Sistema de dos niveles: solo una fracción de las trabajadoras sexuales y de las empresas de trabajo sexual pueden cumplir las regulaciones restrictivas.
  • Quienes no pueden cumplir se enfrentan a multas y castigo.
  • En Grecia y Turquía, sólo el trabajo en lugares cerrados es legal y solo se permite trabajar a las mujeres cis solteras.
  • En Hungría, las trabajadoras sexuales de calle solo pueden solicitar en las llamadas “zonas de tolerancia” o áreas situadas fuera de las “zonas protegidas”.
  • En los Países Bajos, varios municipios han intentado introducir el registro obligatorio de trabajadoras sexuales en los últimos años.
  • En Alemania, según una nueva ley aprobada en 2017, las trabajadoras sexuales deben registrarse ante las autoridades designadas que son quienes determinarán si pueden o no recibir su licencia.

 

Despenalización

  • Ideología: el trabajo sexual se reconoce legalmente como trabajo y se lo trata como a otros sectores de servicios, las trabajadoras sexuales tienen derecho a los derechos laborales.
  • Nueva Zelanda
  • Consecuencias:
  • No aumenta el número de trabajadoras sexuales ni de personas víctimas de trata en la industria del sexo.
  • El 90% de las trabajadoras sexuales encuestadas piensa que el nuevo modelo ha mejorado su capacidad para hacer respetar sus derechos laborales y su acceso a la salud y la seguridad.
  • 57% de las trabajadoras sexuales encuestadas piensa que las actitudes de la policía han mejorado desde la despenalización.
  • El 64% de las trabajadoras sexuales encuestadas pensó que era más fácil rechazar clientes, esta tasa fue del 37% antes de la despenalización.
  • Más trabajadoras sexuales informan de que revelan su estatus de trabajadora sexual cuando visitan al médico y que se someten a controles de salud periódicos.
  • Según Lancet, una revista médica líder, la despenalización evitaría el 33-46% de las infecciones por VIH en la próxima década.

 


1.- Ver más sobre marcos legales:

Comité Internacional sobre los Derechos de los Trabajadores Sexuales en Europa (ICRSE) (2015). ¡Nada acerca de nosotras sin nosotras! Diez años de activismo por los derechos de las trabaiadoras sexuales. Elérhető: http://www.sexworkeurope.org/sites/default/files/userfiles/files/ICRSE_10years%20report_April2016_photo_%282%29.pdf

Red mundial de proyectos de trabajo sexual (2014). El trabajo sexual y la ley: comprender los marcos legales y la lucha por las reformas a la ley del trabajo sexual. Disponible en: http://www.nswp.org/sites/nswp.org/files/Sex%20Work%20%26%20The%20Law.pdf

2.- Red de Defensa de los Derechos de los Trabajadores Sexuales (SWAN) (2009). Detener la violencia: abusos de los derechos humanos contra las trabajadoras sexuales en Europa central y oriental y Asia central. Disponible en: https://www.opensocietyfoundations.org/sites/default/

3.- AVERT. VIH y SIDA en Europa del Este y Asia Central. Disponible en: http://www.avert.org/professionals/hiv-around-world/eastern-europe-central-asia

4.- Junta de la Policía Nacional de Suecia (2012). Trata de seres humanos con fines sexuales y de otro tipo. Informe de situación 13. Disponible en:

https://www.polisen.se/Global/www%20och%20Intrapolis/Informationsmaterial/01%20Polisen%20nationellt/Engelskt%20informationsmaterial/Trafficking_1998_/Trafficking_report_13_20130530.pdf

5.- Asociación Sueca para la Educación Sexual (RFSU) (2010). Remissvar ang SOU 2010: 49, Förbud mot köp av sexuell tjänst. Disponible en: http://www.rfsu.se/sv/Sex-och-politik/Remisser-och-yttranden/Yttrande-over-betankandet-Forbud-mot-kop-av-sexuell-tjanst-En-utvardering-1999 -2008-SOU-201049 /

6.- Red global de proyectos de trabajo sexual (2015). Herramientas de activismo: El verdadero impacto del modelo sueco en las trabajadoras sexuales. Disponible en: http://www.nswp.org/resource/the-real-impact-the-swedish-model-sex-workers-advocacy-toolkit

7.- http://www.nswp.org/sites/nswp.org/files/SW%20Digest%20Issue%2011%20Jan%20-%20Mar%202015.pdf

8.- https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/diverse-group-of-berlin-based-sex-worker-activists/german-law-endangers-sex-workers

9.- Departamento de Salud Pública y Medicina General, Universidad de Otago, Christchurch (2007).

El impacto de la Ley de Reforma de la Prostitución en las prácticas de seguridad y salud de las trabajadoras sexuales. Disponible en: http://www.otago.ac.nz/christchurch/otago018607.pdf

10.- http://www.thelancet.com/series/hiv-and-sex-workers

 

 

 

“Allí donde no existen las putas”: el documental de Ovidie sobre la caza de brujas de prostitutas en Suecia

 


 

(Al final del texto está el enlace a Youtube donde se puede ver el documental con subtítulos)

 

Por Amélie Lopes

31 de enero de 2018

http://jelislesintelloes.com/la-ou-les-putains-nexistent-pas-le-documentaire-dovidie-sur-la-chasse-aux-sorcieres-en-suede/

 

El 6 de febrero, Arte transmitirá el documental de la directora y autora Ovidie sobre el trágico destino de Eva-Marree, una joven sueca privada de sus hijos, y luego asesinada (1) por el padre de éstos. 

En julio de 2013, Eva-Marree Kullander Smith, de 27 años, fue asesinada con treinta y dos cuchilladas por su excompañero, en las instalaciones de los servicios sociales. Este drama ocurrió bajo la mirada de su hijo.

Es con este sórdido asunto que comienza el documental de la directora y autora Ovidie “Allí donde no existen las putas “. Una tragedia como la que viven tantas mujeres en todos los países del mundo. Con una diferencia: Eva-Marree, también conocida como Jasmine Petite, fue escort durante unas semanas.

En Suecia, las trabajadoras sexuales son consideradas víctimas de abuso sexual y, paradójicamente, deben elegir entre la redención y la muerte social. Esconde a esa puta, que no la puedo ver.

Eva-Marree, llamada «Jasmine Petite»

FORZADA A SEGUIR TERAPIA

Por una simple denuncia y sin ninguna investigación previa, Eva-Marree vio cómo la retiraban sus hijos. Se vio obligada a seguir una terapia a fin de regresar al “camino correcto”… Su hijo y su hija fueon confiados a su excónyuge, aunque ya era conocido por actos de violencia. A pesar de múltiples demandas judiciales, no llegó nunca a recuperar su custodia. Tres años después, cuando finalmente pudo visitarlos, su padre aprovechó la oportunidad para asesinarla. 

“Allí donde no existen las putas” nos muestra una Suecia desencantada, lejos de la imagen del país ideal a menudo glorificada en los medios. Estamos hablando del derecho de las mujeres a disponer de sus cuerpos en un país donde la represión de la prostitución es un consenso. Su lucha a favor de las trabajadoras sexuales ha convertido a Eva-Marree en un ícono, el símbolo de los derechos burlados de aquéllas que eligen la prostitución.

 

MUJER, MADRE, PUTA

Ovidie ofrece en este documental una imagen fría, una fotografía del vacío, tan dura como la administración que denuncia. La construcción del bucle, que se abre y se cierra con el asesinato de Eva-Marree, produce una triste sensación de ciclo, una tragedia inmutable que volverá a suceder si nada cambia. La cámara persiste benévolamente en las caras. Los silencios hacen resonar las voces, las duras palabras denuncian el absurdo.

El drama retratado aquí se encuentra en la encrucijada de múltiples opresiones: la de las mujeres, sometidas a la violencia de sus cónyuges. La de las madres, privadas de cualquier forma de recurso ante la apisonadora del servicio de protección de la infancia. Finalmente, la de las putas, que porque eligieron vender sus cuerpos, son marginadas.

Juicio, chantaje, medicalización de prácticas consideradas desviadas, denegación de derechos … ¿hasta dónde llegará un Estado paternalista para normalizar las prácticas sexuales, controlar policialmente los cuerpos, controlar la sexualidad femenina?

Queriendo luchar contra la explotación, la ley se convierte en un mandamiento moral.

“Allí donde no existen las putas” arroja una nueva luz sobre el universo muchas veces desconocido de las trabajadoras sexuales. Como recordatorio, el 13 de abril de 2016, Francia adoptó una ley que prohíbe “la compra de un actos sexuales”, siguiendo el modelo sueco. La película tiene un valor de advertencia.                                                                                                                                                                 Amélie Lopes

 

Allí donde no existen las putas, martes, 6 de febrero a las 23:50 en Arte.

—————————————————————————

Ovidie aceptó responder las preguntas de Intelloes sobre su sobrecogedor documental. 

INTELLOES: ¿Cómo se enteró del caso de Eva-Marree Kullander Smith?

OVIDIE: La historia me llegó por una red de trabajadoras sexuales, en el momento de la muerte de Eva-Marree en julio de 2013. En ese momento, trabajaba para Metro News donde tenía mi blog El ticket de metro. Escribí un artículo sobre eso.

Pasé mucho tiempo en Escandinavia y, en aquella época, noté que había muy pocas informaciones sobre este asesinato en Suecia. La prensa local habló sobre esto en la sección de hechos diversos y punto. Eva-Marree fue presentada como una mujer asesinada por su excompañero, sin hacer ninguna mención a la lucha que llevó para recuperar a sus hijos. Todo fue silenciado.

¿Qué te hizo querer hacer un documental?

Incluso después de escribir el artículo para Metro News, la historia de Eva-Marree continuó obsesionándome. Seguí leyendo regularmente sobre el caso, y un día encontré el testimonio de su madre, en sueco. Hablo un poco de danés, y entendí que contaba que él todavía seguía prohibiéndola ver a sus nietos. Contaba también que había sido acosada por las autoridades.

Me di cuenta de que los padres, que procedían de un entorno muy modesto, estaban bajo la presión de los servicios sociales. Tenían todas las pruebas de que éstos habían perseguido a su hija. Pero cuando los encontramos, casi se habían rendido. Lo mismo había pasado con las activistas que apoyaban a Eva-Marree: habían pasado a otra cosa.

Le pregunté claramente a su madre: si hiciera una película sobre la historia de su hija, ¿eso la ayudaría a seguir adelante? Ella me dijo que le había prometido a Eva-Maree que haría todo lo posible por contar su historia.

¿Qué dificultades encontraste para hacer este documental?

Fue muy difícil convencer a la gente para que diera testimonio. Testigos del asesinato, amigos, vecinos. todos eran reacios, incluso cuatro años después del asesinato.

Llevó mucho tiempo negociar con el entorno de Eva-Marree. Los servicios sociales estaban muy ansiosos por la idea de que se hiciera una película sobre este caso. Algunos representantes nos pidieron que saliéramos de la ciudad donde ocurrieron los hechos. Incluso supimos que una persona había sido trasladada en secreto durante el rodaje.

¿Cómo ha llegado Suecia a presionar tanto a las trabajadoras sexuales?

 Suecia siempre ha tenido la política de exportar sus leyes, su visión de la ética y los derechos humanos.

Para mostrar al mundo que su política sobre la prostitución es la mejor, las autoridades suecas están dispuestas a cambiar las estadísticas, pero también a presionar a las trabajadoras sexuales. ¡Es una verdadera caza de brujas!

Por meras denuncias o sospechas, la policía puede presentarse de improviso y retirarles a sus hijos, sus viviendas … Es una forma de obligarlas a detener su actividad. Suecia ya no quiere prostitución en su territorio.

En el documental, una de los participantes habla de una “buena ley patriarcal que sirve para controlar la sexualidad de las mujeres”. ¿Qué piensas de eso? 

Estoy totalmente de acuerdo con ella en el sentido de que la prostitución masculina nunca se menciona en los debates. Además, no se hablará nunca de la misma manera de los hombres que se prostituyen. Las mujeres son castigadas por lo que hacen con sus cuerpos. Yo misma he pagado por mi paso por el mundo del porno como actriz, estoy marcada con hierro candente. Puedo imaginar fácilmente lo que ha sufrido Eva-Marree.

Lo que es interesante de su caso es que la hicieron pasar por enferma mental: no se arrepintió, asumió que era prostituta. Eso no corresponde al esquema que establece que las prostitutas son víctimas de abuso. Además, ella representaba la dicotomía de la madre y la prostituta: imposible ser las dos cosas a la vez.

Una ley similar a la ley sueca de penalización de los clientes entró en vigor recientemente en Francia. ¿Podemos imaginar una prohibición por parte de la sociedad de las trabajadoras sexuales como en Suecia?

¡En nuestro territorio, la mayoría de las prostitutas se opusieron a esta ley!

Francia y Suecia son estados laicos, por lo que los conservadores no pueden aprobar ideas moralizantes en nombre de una religión. Sin embargo, se sirven del feminismo para establecer lo que la mujer tiene que hacer con su cuerpo.

Este tipo de discurso que dice que la prostitución es necesariamente una violación, aumenta el estigma. ¡Nos podemos servir de bellas ideas para controlar a las mujeres!

Entrevistada por Ann-Laure Bourgeois 

 


1.- https://elestantedelaciti.wordpress.com/2013/07/16/justicia-para-jasmine/

https://elestantedelaciti.wordpress.com/2013/07/17/el-maldito-estado-le-dio-a-el-el-poder-asesinato-de-una-trabajadora-sexual-sueca/

 

A continuación, el vídeo en Youtube. Para ver subtítulos en español:  Configuración>Subtítulos>Traducir automáticamente> Español

 

 

MÉDICOS DEL MUNDO PIDE LA DESPENALIZACIÓN DEL TRABAJO SEXUAL

 

 

Con motivo del Día Mundial por el fin de la Violencia contra las Trabajadoras Sexuales, Médicos del Mundo, un actor de campo comprometido con estas personas en todo el mundo desde 1991, llama a la despenalización del trabajo sexual.

 

14 de diciembre de 2017

 

http://www.medecinsdumonde.org/fr/actualites/presse/2017/12/14/medecins-du-monde-appelle-la-decriminalisation-du-travail-du-sexe

 

Con su experiencia, tanto en Francia como a nivel internacional, la asociación observa todos los días las consecuencias de las leyes represivas que rigen el trabajo sexual en la salud y la integridad física de las trabajadoras sexuales.

“En Francia, poco más de un año y medio después de la adopción de la ley para luchar contra el sistema de prostitución, vemos claramente el impacto nocivo de las medidas adoptadas. Confirmando nuestros peores temores, estamos siendo testigos del aislamiento, la precariedad de las trabajadoras sexuales, su distancia de las estructuras de atención médica y prevención, así como una mayor exposición a las infecciones de transmisión sexual y el aumento de la violencia. contra ellas “, dice la Dra. Françoise Sivignon, presidenta de Médecins du Monde.

Bajo el pretexto de la protección de las presuntas víctimas, en detrimento de las propias palabras de las trabajadoras sexuales, se aprobó la ley de 13 de abril de 2016 que instituía la penalización de los clientes, privilegiando un enfoque ideológico. Lejos de esta posición desconectada de la realidad pero confiando en su experiencia sobre el terreno, Médecins du Monde-France hoy afirma claramente su posición a favor de una despenalización del trabajo sexual y de la implementación de políticas públicas que promuevan el acceso a la atención médica y los derechos de las personas que ejercen el trabajo sexual.

Médicos del Mundo denuncia enérgicamente todas las formas de explotación, coerción, trata y violencia contra los seres humanos. Médicos del Mundo subraya, ante todo, la necesidad de empoderar a las personas que ejercen el trabajo sexual, una población marginada y reprimida, para que ejerzan sus derechos fundamentales, como se estipula en los textos internacionales relacionados con la salud, los derechos y la protección de las personas.

 

SALUD Y DERECHOS DE LAS TRABAJADORAS SEXUALES 

MANIFIESTO

Médecins du Monde-France trabaja con trabajadoras sexuales desde 1991. En 2016, los programas en 9 países se refieren directa o indirectamente a ellas: Francia, Rusia, México, Birmania, Argelia, Costa de Marfil, Uganda, República Democrática de Congo y Tanzania. Los miembros de la Red Internacional de Médicos del Mundo también están desarrollando programas nacionales para trabajadoras sexuales en Alemania, Bélgica, Canadá, España, Portugal, Reino Unido, Suecia y Suiza.

El Plan Estratégico 2015-2020 de Médecins du Monde-France tiene una visión centrada en promover la salud de las poblaciones a través del acceso a la atención médica y la evolución de la ley. Con el fin de crear un marco político y operativo transversal que tenga en cuenta las diferentes áreas de intervención y la complejidad de los temas relacionados con el trabajo sexual referidos a la salud y los derechos, Médicos del Mundo-Francia desea aclarar y formalizar su posicionamiento en este tema. Se basa en la experiencia de su práctica de campo, en la literatura científica e institucional disponible, en las contribuciones de organizaciones de trabajadoras sexuales y de expertos de la sociedad civil, de las comunidades científicas e institucionales, así como de consultas con trabajadoras sexuales que participan en los programas de Médicos del Mundo – Francia.

De acuerdo con sus valores, Médicos del Mundo denuncia enérgicamente todas las formas de explotación, coerción, trata y violencia contra los seres humanos. Además, y de la misma manera que para cualquier población marginada y reprimida, Médicos del Mundo destaca como prioridad la necesidad de empoderar a las trabajadoras sexuales, ya sean menores o adultas, para que ejerzan sus derechos fundamentales, como estipulan los textos internacionales relacionados con la salud, los derechos y la protección de las personas.

 

RECOMENDACIONES

A la vista de los datos y posicionamientos enunciados en el presente documento, Médicos del Mundo-Francia formula las recomendaciones siguientes:

Para todos los actores implicados 

  1. Luchar contra el estigma que pesa sobre las trabajadoras sexuales y contra las discriminaciones ejercidas en su contra
  2. Implicar a las trabajadoras sexuales y sus organizaciones en la elaboración, puesta en práctica y evaluación de las políticas de salud y de todas las políticas que les conciernan

Para las organizaciones internacionales y la sociedad civil

  1.  Defender la despenalización del trabajo sexual
  1. Defender y poner en práctica programas de acceso a la atención médica y a los derechos, programas adaptados a las necesidades de las trabajadoras sexuales
  1.  Defender y poner en práctica programas centrados en una gestión comunitaria, que reconozcan la experiencia y las competencias operativas desarrolladas por las trabajadoras sexuales y sus organizaciones

Para los Estados

  1. Luchar contra todas las formas de explotación y de violencia, cualesquiera que sean los actores, y proteger a todas las personas adultas y niños, con su consentimiento
  1.  Despenalizar el trabajo sexual, lo que consiste en no considerar ya el trabajo sexual ni como una infracción (penal o de otro tipo) ni como una forma de conducta antisocial
  1.  Poner en práctica políticas públicas que favorezcan el acceso a la atención médica y a los derechos de las trabajadoras sexuales en el marco del derecho común, sin ninguna condición vinculada a su actividad, incluso para las personas en situación de migración.
  1. Promover leyes relativas a las migraciones y a la residencia que garanticen a los extranjeros un acceso efectivo a los derechos y a los sistemas de atención médica, condición previa esencial para la salud de las trabajadoras sexuales.
  1. Garantizar la protección jurídica y un acceso efectivo a la justicia, cualquiera que sea el estatus de las personas

Para los financiadores 

  1.  Financiar programas de salud global, no sólo programas limitados al VIH, adaptados a las necesidades de las trabajadoras sexuales, centrados en las necesidades identificadas por las personas directamente afectadas.
  1. Financiar programas de salud puestos en práctica con una gestión comunitaria, reconociendo la experiencia y las competencias operativas desarrolladas por las trabajadoras sexuales y sus organizaciones.
  1. Apoyar programas de empoderamiento de las personas, basados en sus propias elecciones, incluso desde la perspectiva de actividades alternativas al trabajo sexual.

La ruta de “salida de la prostitución” en Francia: ¡la gran tomadura de pelo!

 

THIERRY SCHAFFAUSER

19 DE NOVIEMBRE DE 2017

 

http://ma.lumiere.rouge.blogs.liberation.fr/2017/11/19/parcours-de-sortie-de-la-prostitution-le-grand-foutage-de-gueule/

 

Cómo confundir a la opinión pública con un monstruoso galimatías

 

¡Por fin! Los primeros expedientes de la famosa “ruta de salida”, tan anunciada han sido aceptados, más de un año y medio después de que dicha ley contra el “sistema prostituyente” fuera aprobada en abril de 2016. El Gobierno informa de que hay más de 30 casos seguidos durante 2017 sabiendo que solo lo han sido durante los últimos dos meses del año. No debería costar tanto dinero como se previó originalmente. En una publicación anterior, ya había yo advertido que las trabajadoras sexuales todavía no habían recibido directamente nada de los 4,8 millones de euros liberados para 2016 o los 6,5 millones para 2017. De hecho, si 30 personas anunciadas logran recibir los 330 euros de la asignación mensual prometida en noviembre y diciembre, eso ascenderá a un poco menos de 20.000 euros, que finalmente se pagarán directamente de los 6,5 millones de euros previstos para el año. ¿A dónde va el resto del dinero? Sin duda, se usa para pagar los salarios de las organizaciones prohibicionistas que hicieron campaña a favor de esta ley. Sin embargo, no están contentos porque el parlamento, en al discutir la la ley de finanzas, redujo la suma prevista en 5 millones de euros para 2018.

 

Stéphanie Caradec, Directora del Mouvement du Nid responde a BuzzFeed News que “la diferencia en los créditos debería haber pasado a las asociaciones”. Sin duda, eso está muy lejos de los 20 millones de euros al año prometidos por el Ministro Vallaud-Belkacem en 2013. Pero incluso con una estimación alta de 600 personas que entren en una “ruta de salida” en el año 2018 según ha anunciado el gobierno, el presupuesto para las asignaciones pagadas debería ser inferior a 2,5 millones de euros. Por lo tanto, la mitad del dinero, por lo menos, se destinará a los costos de funcionamiento de las asociaciones anti-prostitución a cargo del acompañamiento en dicha ruta.

 

Por mi parte, hablaría más de policías y chantajes que de acompañamiento real. Los criterios de ingreso son tan discriminatorios que la mayoría de las solicitudes son rechazadas actualmente . Las asociaciones deben garantizar que las personas hayan suspendido el trabajo sexual y que sean lo suficientemente “reinsertables” como para merecer “ayuda” del Estado. A las trabajadoras sexuales se les pide que hablen bien francés para encontrar trabajo, y haber cesado el trabajo sexual el tiempo suficiente como para demostrar que están en un proceso serio, y que no se van a aprovechar de ese dinero mientras continúan trabajando en secreto. Las comisiones departamentales, incluidas las asociaciones prohibicionistas, la policía y las autoridades que trabajan juntas, tendrán que controlar que las personas no “recaigan”. Hélène de Rugy de Amicale du Nid explica que “si los servicios policiales que forman parte de la comisión localizan a una persona que está en una ruta de salida en situación de prostitución, la ruta se detiene de inmediato”.

 

Las cosas pueden cambiar de un departamento a otro, pero el gran bloqueo sería especialmente la negativa de las prefecturas para emitir permisos de residencia, incluso temporales, por lo que la Secretaría de Estado de Igualdad se encuentra a punto de prometer un nuevo decreto para desbloquear la situación. Habiendo tardado los primeros decretos varios meses en ser redactados y distribuidos de un ministerio a otro, uno se pregunta cuánto tiempo más tardará esto.

 

Las asociaciones de trabajadoras sexuales y de salud comunitaria están en su mayoría excluidas del acompañamiento para la ruta de salida, ya que las aprobaciones están condicionadas a la meta de “dejar la prostitución”. Esto es desafortunado porque estas asociaciones también ayudan a las compañeras cuando quieren dejar el trabajo sexual, independientemente de la posición tomada en contra de la ley, especialmente en su lado represivo.

 

Al final, mientras que esta ley fue anunciada como un gran avance que abría nuevas “ayudas” para las “prostituídas” a fin de luchar contra la trata de seres humanos y reducir la “prostitución”, no serán más que unas pocas decenas personas las que serán “ayudadas”, excluyendo de hecho a las personas que más necesitan ayuda porque no pueden detener el trabajo sexual, no hablan francés lo suficientemente bien, o no pueden demostrar una situación lo suficientemente estable como para ser creíbles en su “compromiso dentro de la ruta de salida”.

 

Ni la “ruta de salida”, ni la ley en su conjunto, realmente ayudan a detener el trabajo sexual, ya que el curso está dirigido especialmente a personas que ya han logrado detenerse por sí mismas. Las trabajadoras sexuales siempre se las han arreglado solas y seguirán haciéndolo en su gran mayoría, ya que la idea de son “prisioneras de la prostitución” es sobre todo un mito. Esta ley prueba una vez más su ineficacia en relación con los objetivos anunciados. Mientras que gastan millones de euros para “ayudar” a algunas personas que están en espera, las políticas de austeridad, de los recortes en las prestaciones sociales, y el desmantelamiento de la legislación laboral son los mejores ingredientes para una “ruta de entrada en la prostitución”, ruta que, ésta si, por el contrario, se revela abarrotada.

 

Esta ley no ayuda a las trabajadoras sexuales. Más bien ayuda a las organizaciones prohibicionistas a establecer su monopolio en el tejido asociativo francés exigiendo siempre más subvenciones sin tener que demostrar nunca resultados. Contrariamente a lo que dicen, estas organizaciones no carecen de recursos: son las trabajadoras del sexo las que carecen de ellos, especialmente desde la penalización de los clientes que ha precarizado enormemente a todo el mundo. Los prohibicionistas no carecen de la indecencia de reclamar siempre más dinero con el pretexto de “ayudar a las prostitutas”, mientras que son responsables de una gran parte de nuestra pérdida de ingresos.

Encuesta de Médicos del Mundo sobre el impacto de la ley de penalización de clientes en Francia

 

Marzo 2017

https://www.cabiria.asso.fr/Enquete-MdM-loi-penalisation

 

Del difícil equilibrio entre seguridad, precariedad e independencia después de la aprobación de la “Ley para reforzar la lucha contra el sistema de prostitución y para acompañar a las personas prostituidas”

 

« ¿Hasta cuándo podremos decir ‘no’ al cliente? »

« Me he convertido en la que dice ‘sí’ a cualquier precio »

 

Informe intermedio de la encuesta coordinada por Médicos del Mundo en colaboración con las asociaciones Acceptess-T, ARCAT, le Collectif des Femmes de Strasbourg Saint Denis, Autres Regards, Cabiria, Grisélidis, les Amis du Bus des femmes, Act Up-Paris, Syndicat du travail sexuel – STRASS, Aides y el Mouvement français pour le planning familial.

El objetivo de este estudio es documentar el impacto de la ley de fortalecimiento de la lucha contra el sistema de la prostitución, aprobada por la Asamblea nacional 6 de abril de 2016 y promulgada el 13 de abril (Ley Nº 2016-444), sobre las condiciones de ejercicio y de vida de las personas que ejercen el trabajo sexual. Dirigido por Médicos del Mundo y llevado a cabo en cooperación con las organizaciones asociadas, se trata de un estudio cualitativo, que quiere destacar la opinión de las primeras personas afectadas por esta ley y los cambios experimentados desde que se promulgó .

Este informe es una primera etapa de la documentación, ya que las entrevistas se llevaron a cabo entre julio y octubre de 2016. En ese momento, la ruta de salida de la prostitución aún no estaba establecida y solo pudimos recoger opiniones sobre el deseo de participar o no y opiniones relativas al establecimiento de dicho programa.

Por otro lado, incluso si la penalización de los clientes se aplica de forma desigual de una ciudad a otra, la posibilidad de su aplicación en todas partes ha transformado fuertemente las condiciones de práctica de las trabajadoras sexuales. La precariedad, la asunción de riesgos, el aislamiento, el uso de intermediarios y, en última instancia, el impacto en la salud y el aumento de la violencia son otros tantos comentarios que aparecen en las entrevistas.

 

Se puede descargar el documento en formato PDF aquí:

http://bit.ly/2jkiZov

 

continuación, la traducción de la

 

Conclusión

Este proyecto de investigación colectiva continuará hasta que pasen dos años desde la implantación de la ley para documentar su impacto, incluida la ruta de salida de la prostitución, que todavía no está en vigencia.

Durante los primeros seis meses de la despenalización de la solicitación pública y la criminalización de la compra de servicios sexuales, las principales observaciones obtenidas de entrevistas y testimonios de trabajadoras sexuales son las siguientes:

La ley no tiene suficientemente en cuenta la diversidad de las prácticas de prostitución.

– La ley considera que las trabajadoras sexuales (TS) son víctimas de trata. A esto, muchas responden que a menudo trabajan independientemente y que cuando hay un intermediario es más bien elegido que sufrido o impuesto.

– Las mujeres encuestadas tienen niveles de vida muy diferentes. Algunas viven en situaciones precarias (dificultades de vivienda, para alimentarse, para cuidarse), otras tienen un nivel de vida más alto. La prostitución a menudo es preferida a otro trabajo que no proporciona ingresos suficientes para vivir bien.

La aplicación de la ley no parece realista y realizada.

– A pesar de la derogación del delito de solicitación pública, las relaciones con la policía han cambiado poco y las medidas locales continúan permitiendo la represión de las trabajadoras sexuales.

– La ley tiene un efecto disuasorio sobre los clientes sin que se estén imponiendo, por lo demás, multas. Condenar al cliente es injusto para muchas de las entrevistadas, que lo consideran moralizante e inadecuado para el propósito declarado de proteger a las trabajadoras sexuales y luchar contra el proxenetismo.

La ley tiene un impacto en las condiciones de trabajo y de vida:

– Las mujeres entrevistadas observan un descenso en el número de clientes. La pérdida económica resultante modifica el equilibrio de poder establecido con el cliente. Se invierte y se convierte en una ventaja para el cliente. Las encuestadas dicen que tienen menos peso en la negociación de la tarifa con los clientes. Amenazar con denunciar al cliente en caso de dificultades no es una solución realista.

– Ante la disminución de los ingresos, las encuestadas dicen que se ven obligadas a aceptar clientes que no habrían aceptado antes. Algunos clientes luego imponen más fácilmente sus condiciones, que pueden llegar a ser prácticas maliciosas o arriesgadas.

– Por temor a ser multados, los clientes tienden a ir a lugares más apartados (aparcamientos …) o exigen runirse en su apartamento. Las entrevistadas creen que esto aumenta el riesgo de sufrir violencia.

– La ley también afecta las condiciones de vida de las mujeres entrevistadas. Al ganar menos, las mujeres deben limitar o priorizar ciertos gastos (cuidado, alimentos …) y aumentar sus horas de trabajo para compensar la falta de ingresos. Estas nuevas condiciones de ejercicio afectan su estado de salud. Están más estresadas, deprimidas y cansadas.