“Ley de Protección de Prostitutas” en Alemania: los conservadores alcanzaron plenamente sus objetivos

 

https://researchprojectgermany.wordpress.com/2019/06/19/prostitutes-protection-act-conservatives-fully-achieved-their-objectives/?fbclid=IwAR1RoQZ-i-Y5KP0PpLb4urKXVb2XuQ–8pwnhjQ1eY-_PTBq4DhuUQeSGBo

https://www.voice4sexworkers.com/prostituiertenschutzgesetz-ziele-der-union-voll-erreicht/

 

La ley ProstSchG, a punto de conseguir los objetivos de los conservadores

 

Una serie de informes recientes de los medios de comunicación han sugerido que la Ley de Protección de Prostitutas (en adelante, ProstSchG) no habría logrado los objetivos establecidos y no protegería lo suficiente a las personas que ejercen la prostitución.

Voice4Sexworkers, un proyecto de y para trabajadoras sexuales, rechaza firmemente esa idea:

ProstSchG está a punto de conseguir todos los objetivos y efectos deseados del gobierno federal, especialmente los de los partidos conservadores [Unión Demócrata Cristiana de Angela Merkel (CDU) y la Unión Social Cristiana (CSU) en Baviera, juntos conocidos como La Unión ]. Puede haber tomado un tiempo, pero ahora, aproximadamente dos años después de que ProstSchG entrara en vigencia el 1 de julio de 2017, se ha hecho cada vez más evidente que las consecuencias de la ley, que esperábamos y predijimos, se han materializado en todo el país.

Como señaló acertadamente el ministro del interior, Horst Seehofer (CSU), el 6 de junio de 2019, al hablar sobre el proceso legislativo en Alemania:

“La ley se llama Ley de Intercambio de Datos. Introducida completamente en silencio. En silencio, probablemente porque es complicada, por lo que no atrajo tanta atención. En los últimos 15 meses, he hecho la experiencia de que tienes que hacer que las leyes sean complicadas, de esta forma [risas] no llaman tanto la atención. No estamos haciendo nada ilegal, estamos haciendo lo que es necesario. Pero incluso las cosas necesarias a menudo son cuestionadas ilegítimamente “.

Si bien el tema aquí era la Ley de Intercambio de Datos, la misma táctica ya se empleó cuando se adoptó la ProstSchG.

Como punto de partida, la ley socavó la Ley Básica de Alemania [Grundgesetz, GG]. Artículo 13 GG, que garantiza la inviolabilidad del domicilio. Ya no se aplica a las trabajadoras sexuales. ¿Libertad laboral? Eso, también, está siendo socavado a través de los procedimientos de registro forzoso a las trabajadoras sexuales. Naturalmente, la ley no lo explica. Eso habría sido demasiado simple, y luego podría haber habido protestas más fuertes contra ella. (Ver también: “La Ley de Protección de Prostitutas viola los derechos fundamentales”; haz clic aquí para leer el artículo con el Traductor de Google).

En cambio, el plan se creó para llamar a la medida “Ley sobre la regulación de la prostitución y la protección de las personas que trabajan en la prostitución”, en resumen, la Ley de Protección de Prostitutas. Tales cosas siempre ganan amplia aceptación en la sociedad. Sin embargo, existe una idea errónea generalizada de que la “protección de las personas que trabajan en la prostitución” tiene el propósito de hacer precisamente eso: brindar protección a las trabajadoras sexuales. Por el contrario, si uno examina la ley, rápidamente se da cuenta de que la ley tiene como objetivo proteger a las personas de sí mismas y de la prostitución, al igual que el protector solar no protege al sol, sino a quienes lo utilizan de los efectos de la exposición a la luz solar.

En el contexto de ProstSchG, la cita anterior de Horst Seehofer encaja una vez más, ya que ProstSchG, de forma indirecta, también se supone que ayuda a frenar la migración. Quedó claro desde el principio que la ley sería particularmente problemática para las personas de países donde la prostitución es ilegal, como Bulgaria o Rumania. Si se registran como trabajadoras sexuales en Alemania, se arriesgan a recibir correo en sus países de origen, a pesar de la opción prometida de que cualquier correo relacionado sería enviado a una dirección de correo diferente. (Consulta, por ejemplo, “Ley de protección de prostitutas: entre la aspiración y la realidad”, de la Organización Alemana de Servicios para el SIDA; haz clic aquí para leer el artículo con el Traductor de Google).

Las oficinas de impuestos incumplen esta disposición a sabiendas y deliberadamente, y al hacerlo, ponen en gran peligro las vidas de las trabajadoras sexuales en sus países de origen. ¿Proteccion? Ninguna. ¿Los legisladores prestaron atención al consejo de expertos? De hecho, lo hicieron, aunque no de la forma en que los expertos pretendían. En cambio, dieron la vuelta a su experiencia y su razonamiento, lo que facilitó la creación de regulaciones que golpearan a las trabajadoras sexuales con la mayor fuerza posible. En pocas palabras, la lista de medidas rechazadas fundamentalmente por los expertos convocados se convirtió en la lista de deseos del gobierno.

¿[Ironía on] Las trabajadoras sexuales requieren anonimato para protegerse? Vamos a hacer lo contrario y prescribir en la ley registros obligatorios. [Ironía off]

ProstSchG está destinada a disuadir, no a proteger

La construcción completa de ProstSchG está destinada a disuadir a las personas de ingresar en la prostitución y a hacer que el trabajo sexual sea imposible en la mayoría de los lugares. Los registros obligatorios ante las autoridades públicas no son más que puestas en evidencia forzadas frente a extraños. En algunos lugares, por ejemplo en la ciudad de Gießen, el gobierno incluso encargó a organizaciones privadas la realización de esta medida. (Vea también: “Las trabajadoras sexuales se quejan en el juzgado administrativo contra la implementación de la Ley de Protección de Prostitutas en la ciudad de Gießen”; haz clic aquí para leer el artículo con Google Translate).

Tales prácticas refuerzan el estigma al que las trabajadoras sexuales están expuestas diariamente. Los políticos no pueden fingir que ignoraban que muchas trabajadoras sexuales optarían por eludir el procedimiento de registro obligatorio y, en cambio, por necesidad, trabajarían clandestinamente y, por lo tanto, de manera ilegal. Todos los expertos, incluidos los representantes de asociaciones comerciales y centros de asesoramiento, así como las mismas trabajadoras sexuales, les advirtieron explícitamente de que esto sucedería y solicitaron otras medidas mejores, por ejemplo. expandiendo la oferta de centros de asesoramiento, fondos para la capacitación laboral para personas en trabajo sexual, la despenalización total del trabajo sexual, la abolición de todas las medidas que alimentan el estigma asociado al trabajo sexual, y muchas otras.

Sin embargo, con esas medidas, el gobierno federal no habría logrado su objetivo real de abolir silenciosamente la prostitución con el pretexto de ayudar a las personas en la prostitución.

Dos años después de la adopción de la nueva ley, los artículos periodísticos sobre la desaparición de los burdeles y las vacantes en empresas de prostitución aparecen casi a diario, ya que las trabajadoras sexuales registradas oficialmente son escasas. La mayoría de los lugares de trabajo buenos y seguros están desapareciendo rápidamente, ya sea debido a los requisitos establecidos en la ProstSchG o a los efectos de la ley; por ejemplo, las trabajadoras sexuales no pueden o no quieren obtener un “carné de puta” para evitar ser puestas en evidencia. Además, la ProstSchG dicta que las trabajadoras sexuales ya no pueden pasar la noche en los burdeles y otros negocios de prostitución. Esto requiere que las trabajadoras sexuales ganen más dinero para cubrir los gastos diarios adicionales de una habitación separada [ofrecida por algunas empresas de prostitución] o una habitación de hotel. Como resultado, muchas deciden trabajar ilegalmente, ya sea de manera independiente o en negocios de prostitución sin licencia.

Muchas trabajadoras sexuales han desaparecido de la esfera pública por temor a llamar la atención y enfrentar una inspección. En consecuencia, las trabajadoras sexuales pasan menos tiempo solicitando por Internet o por teléfono, lo que las pone en mayor riesgo ya que ya no pueden evaluar a sus clientes en la medida necesaria.

Las trabajadoras sexuales, que antes podían compartir apartamentos donde podían vivir y trabajar, ahora están obligadas a trabajar solas. Esto da como resultado costos más altos (alquiler, servicios públicos, publicidad, etc., que antes pudieron compartir) que la mayoría no puede pagar por su cuenta. Y la protección a través de sus colegas, por supuesto, también ha desaparecido. Donde antes las trabajadoras sexuales podían protegerse entre sí, las que trabajan en apartamentos ahora se ven obligadas a trabajar solas. El resultado: en los últimos dos años, la gran mayoría de esos lugares de trabajo también ha desaparecido.

Todo esto ha sido confirmado por la recientemente publicada “Evaluación de la Ley de Protección de Prostitutas en Renania del Norte-Westfalia”. (Ver también: “Protección ineficaz de prostitutas: trabajadoras sexuales en la clandestinidad”; haz clic aquí para leer el artículo con Google Translate y selecciona “Schon dabei” en la ventana emergente).

Incluso los centros de asesoramiento se ven muy afectados por la ProstSchG, lo que pone en peligro años de trabajo y esfuerzos para construir relaciones de confianza con las trabajadoras sexuales. En 2018, Madonna e.V. [un miembro de la Red Global de Proyectos de Trabajo Sexual (NSWP) y el único proyecto de autoayuda para trabajadoras sexuales en Renania del Norte-Westfalia] recibió una cantidad significativamente menor de fondos del gobierno provincial. También se redujo la financiación de la aclamada aplicación Lola app [que ofrece consejos para trabajadoras sexuales en búlgaro, inglés, alemán, rumano y turco]. No hace falta decir que el informe de evaluación mencionado omitió esto convenientemente. (Honi soit qui mal y pense.) Los puestos de asesoría que se necesitaban con urgencia debieron reducirse, ya que los fondos ya no eran suficientes. Esto es especialmente preocupante teniendo en cuenta que la asesoría independiente y anónima para las personas que se dedican al trabajo sexual es sumamente importante.

En este contexto, cabe señalar aquí que el centro de asesoramiento de Kober, que redactó el informe “Cambios y efectos de la ProstSchG en la escena de la prostitución en Renania del Norte-Westfalia”, que se adjunta al informe de evaluación mencionado anteriormente, recibió fondos y apoyo del gobierno provincial. Por lo tanto, casi no se puede hablar de “investigación independiente”, y el informe no satisface los estándares académicos ni proporciona respuestas a las muchas preguntas que plantea. (Escucha el comentario del científico cultural Mithu Sanyal; solo en alemán).

Quienquiera que todavía crea que la Ley de Protección de las Prostitutas tenía la intención de proteger a las trabajadoras sexuales, creerá también que la mariposa pliegalimones [Zitronenfalter, en alemán; limonera, en español] pliega limones…

 

Traducción del alemán al inglés por Matthias Lehmann, co-fundador de SWAT – Sex Workers + Allies Translate.

Traducción del inglés al español por Citerea Anadiomena, miembro de SWAT.

“El objetivo de SWAT no es solo proporcionar a las trabajadoras sexuales y aliados una red para permitir el intercambio de conocimientos sobre el trabajo sexual a través de barreras culturales y lingüísticas, sino también recompensar a los contribuyentes por su trabajo siempre que sea posible”.

Haz clic aquí para obtener información sobre SWAT en 18 idiomas. Ponte en contacto con SWAT por correo electrónico si deseas contribuir con sus habilidades. También estás invitado a unirte al grupo de SWAT en Facebook.

Se han hecho todos los esfuerzos para traducir este artículo textualmente. El original alemán de este artículo se publicó por primera vez como “Prostituiertenschutzgesetz: Ziele der Union voll erreicht”por Voice4Sexworkers (8 de junio de 2019). Esta traducción está licenciada bajo una licencia internacional Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0.

Anuncios

Alemania: las leyes de protección de las prostitutas se muestran impotentes

 

En el cambio de milenio, el gobierno alemán promulgó leyes destinadas a aumentar la protección social de las trabajadoras sexuales en Alemania. Pero un nuevo informe muestra que la legislación está lejos de tener el efecto deseado.

18 de febrero de 2019

https://p.dw.com/p/3DYdP

 

De acuerdo con un informe publicado el lunes, solo una pequeña fracción de las prostitutas que trabajan en Alemania se han beneficiado de las leyes que les permiten registrarse en la seguridad social.

De las aproximadamente 200.000 mujeres que trabajan como prostitutas en Alemania, solo 76 mujeres se registraron en los servicios estatales en 2018, informó el diario Welt, citando la respuesta del gobierno a una pregunta realizada por el partido Demócratas Libres (FDP), favorable a los derechos de las prostitutas.

En 2002, entró en vigor la legislación conocida como la “ley de prostitución” (“Prostitutionsgesetz”) que permitía a las trabajadoras sexuales registrarse para obtener un seguro de salud estatal, pensiones y prestaciones por desempleo, una medida destinada a mejorar la situación social y legal de las trabajadoras.

Leyes de protección fallidas

El responsable de derechos humanos del FDP, Gyde Jensen, dijo que la respuesta del gobierno a su pregunta mostró que los objetivos previstos de la ley no se habían alcanzado.

“Los objetivos previstos no se cumplieron”, dijo Jensen a Welt. “Simplemente no ha habido una mejora medible”.

En su respuesta a la pregunta, el gobierno dijo que el impacto limitado de la legislación podría deberse al hecho de que muchas prostitutas se registraron en una categoría profesional diferente a la necesaria para obtener beneficios, a fin de poder continuar trabajando de forma anónima.

Una segunda ley relacionada con la prostitución promulgada en 2017 requería que las prostitutas se registraran con sus autoridades locales y se sometieran a revisiones médicas periódicas. Fue vista como una forma de luchar contra la prostitución forzada. Sin embargo, la medida también ha tenido un éxito limitado hasta el momento, según el informe del periódico, que agrega que en el primer semestre de 2017 solo 6.959 mujeres se registraron.

En Alemania, las oficinas de empleo no ofertan puestos de prostituta

 

 

Uno de los temas recurrentes de la permanente campaña de desinformación abolicionista es que, de reconocerse el carácter laboral de la prostitución ejercida a terceros, las oficinas de empleo ofertarían puestos de prostituta y quien los rechazara vería reducidos sus beneficios, como en cualquier otro trabajo; y añaden que eso es lo que ocurre en Alemania. Esta noticia de hace ya cinco años demuestra cómo esa afirmación es falsa. 

Puede obtenerse más información sobre el trabajo sexual en Alemania en este enlace:
https://elestantedelaciti.wordpress.com/?s=alemania&submit=Buscar

 

 

Una oficina de empleo se disculpa por una oferta para trabajar en un burdel

 

Ha sucedido nuevamente: un centro de trabajo alemán ha intentado ofrecer un puesto de trabajo para una mujer joven en un burdel. El trabajo consistía solo en servir bebidas, pero el tema ha reavivado el debate sobre hasta qué punto debe llegar el gobierno para que la gente se reincorpore a la fuerza de trabajo.

 

7 de febrero de 2013

http://www.spiegel.de/international/zeitgeist/outrage-after-job-center-suggests-brothel-job-for-young-woman-in-germany-a-882021.html

 

Una oficina de empleo alemana lo llama un “descuido”, pero la joven en cuestión no lo está tomando a la ligera. Una mujer de 19 años de edad, en la ciudad de Augsburgo, en el sur de Alemania, había estado buscando trabajo durante meses antes de que el centro de trabajo local administrado por el gobierno la contactara sobre un posible puesto.

Según un informe del periódico local Augsburger Allgemeine, la mujer recibió una carta del centro de trabajo el sábado, sugiriéndole que solicitara un puesto de personal de servicio en un establecimiento llamado El Coliseo. La condición previa para trabajar allí era tener una “apariencia apropiada”, decía la carta, y el trabajo consistiría en servir bebidas durante 42 horas cada semana, principalmente de noche y los fines de semana.

Solo hay un problema: una búsqueda en la web del Coliseo revela la verdadera naturaleza de la compañía. Es un burdel, un “club nudista” donde uno puede “tener sexo y relajarse (sic) en más de 2.500 metros cuadrados” y encontrarse con “chicas con megaservicio y más”. El burdel también ofrece una bañera de hidromasaje y un bar, por si acaso los clientes tienen sed.

“Estaba absolutamente indignada”, dijo el periódico citando a la mujer. “Mi madre gritó de inmediato cuando vio la carta”. El ama de casa había estado buscando un trabajo desde noviembre, pero como limpiadora, le dijo al periódico, y “no en el mostrador de una casa de putas”.

La agencia de empleo se disculpó con la joven y dijo que se había cometido un error. Un gerente le dijo al periódico que la agencia de empleo tiene una política interna de pedirles a los solicitantes de empleo en una entrevista de selección si les interesarían los trabajos relacionados con la industria del entretenimiento para adultos. En este caso, no lo hicieron.

Sin embargo, la agencia de empleo no proporciona listados de trabajos como prostitutas.

 

No se puede obligar a las mujeres a trabajar en la industria del sexo

 

El incidente plantea algunos puntos interesantes en el país, que se considera progresivo en asuntos sexuales. En 2002, el país legalizó la prostitución, y dos años más tarde, Berlín introdujo reformas en las leyes de desempleo con el objetivo de eliminar lentamente los beneficios para los desempleados si no estaban dispuestos a aceptar ofertas de empleo. Las enmiendas también hicieron técnicamente legal que las agencias de empleo intermediasen en empleos en la prostitución. Desde que se produjeron estos cambios en las leyes del país, las empleadas como trabajadoras sexuales tienen los mismos derechos a una pensión y seguro de salud que cualquier otro trabajador.

En un momento dado, estalló un gran debate en los medios sensacionalistas sobre si los centros de trabajo administrados por el gobierno podrían obligar a las mujeres a la prostitución. En 2004, sin embargo, los centros de empleo emitieron una regulación voluntaria de que las mujeres que rechazaban ofertas de trabajo como prostitutas no verían restringidas sus prestaciones de desempleo.

Sin embargo, ha habido incidentes repetidos en los cuales las mujeres se han sentido presionadas. Y, legal o no, es probable que las protestas sean fuertes siempre que se haga cualquier tipo de oferta moralmente cuestionable.

En un caso precedente al respecto, el Tribunal Social Federal de Alemania dictaminó en 2009 que la Constitución del país no permite la “promoción activa de la prostitución mediante el ejercicio de la autoridad oficial”, una decisión que proporcionó respaldo legal a la posición de los centros de empleo.

El fallo se produjo después de que el operador de dos burdeles —ambos llamados Laura’s Girls— en Speyer y Karlsruhe interpusiera una demanda después de que una agencia de empleo se negó a publicar anuncios para ocupar los puestos de 12 prostitutas de Alemania y la Unión Europea.

En aquel momento, los funcionarios del centro de trabajo argumentaron que no harían ofertas de empleo para la prostitución “mientras no haya una posición moral clara sobre la prostitución en Alemania”. Sin embargo, continuaron, si hubiera un consenso moral de que era una posición aceptable, se les exigiría que la trataran como una “profesión normal, sin ningún tipo de alboroto ni objeción”.

Hasta entonces, sin embargo, siempre que se sugiera —incluso por accidente— que una persona sirva bebidas en una institución del distrito rojo, es probable que se produzca un escándalo.

El cruel castigo de la Resistencia francesa a las prostitutas que tuvieron sexo con nazis

 

 

Las «colaboracionistas horizontales» fueron uno de los primeros blancos después de la liberación de París. Tras la marcha de los alemanes, muchos galos se dedicaron a apalizar a las meretrices, dibujar en su frente una esvástica y raparles la cabeza

 

Por Manuel P. Villatoro

23 de agosto de 2018

https://www.abc.es/historia/abci-cruel-castigo-resistencia-francesa-prostitutas-tuvieron-sexo-nazis-201808230139_noticia.html

 

La falta de toda lógica marcó la relación de Adolf Hitler con la prostitución. En este campo, como en otros tantos, el líder nazi predicaba en su residencia de Berghof unas máximas, mientras que en los territorios conquistados adoptaba unas medidas totalmente diferentes. Durante su ascenso al poder a partir de los años 20, por ejemplo, el «Führer» afirmaba que las meretrices no eran más que sujetos «asociales» (similares a los criminales) que llevaban a la decadencia de la raza aria. Sin embargo, tan cierto como esto es que proveyó de trabajadoras sexuales a sus hombres y permitió, entre otras tantas cosas, que Francia se convirtiera en un nido de lupanares con capacidad para satisfacer a miles de teutones.

Gracias a los alemanes, además de a la permisividad de Hitler, los prostíbulos franceses vivieron una verdadera era dorada durante la ocupación. No en vano, el ejército requisó nada menos que 22 lupanares galos para su propio uso y, debido a la demanda de relaciones sexuales, el número de meretrices que trabajaban a tiempo completo en el país aumentó hasta un total de 10.000 desde que la «Wehrmacht» atravesó la Linea Maginot. Una verdadera época de opulencia para los proxenetas. Toda esta riqueza, sin embargo, se convirtió en un arma de odio que los franceses no colaboracionistas utilizaron contra cualquier mujer que se hubiera dejado seducir por los billetes de los invasores.

Tanto la Resistencia como muchos ciudadanos galos contrarios al Gobierno de Vichy aprovecharon la liberación de Francia por los aliados para descargar todo su rencor y su rabia contra las prostitutas que habían prestado sus servicios a alemanes. Las «colaboracionistas horizontales», como explica el popular historiador Antony Beevor en su artículo «Un feo carnaval», sufrieron a partir de entonces todo tipo de barbaridades. En esta investigación el autor señala que, tras ser capturadas, las mujeres eran rapadas al cero y apalizadas en plena calle por la turba.

Otras tuvieron que enfrentarse al escarnio público que suponía viajar en un camión abierto después de que les hubiesen pintado una esvástica en la frente o hubiesen sido embadurnadas con alquitrán. Todo era poco para castigar a estas traidoras.

Escasez inicial

Poco después de que los germanos iniciaran la ofensiva del oeste el 10 de mayo de 1940 contra Bélgica, Holanda y (posteriormente) Francia, multitud de burdeles de París se quedaron vacíos. Así lo afirma el historiador Patrick Buisson en su obra «1940-1945 Années érotiques, Vichy ou les infortunes de la vertu».

Este cierre masivo (la mayoría de trabajadoras se había marchado a otras regiones cuando entendieron que la caída de la capital estaba cercana) supuso un severo contratiempo para los soldados alemanes después de que la inmortal «France» capitulara el 22 de junio de ese mismo año. Durante los primeros días de ocupación la escasez de meretrices fue total, y eso desesperó a los soldados y oficiales nazis que deseaban dar rienda suelta a sus más bajos instintos.

«La oferta de prostitución estaba lejos de responder, en los primeros días, a las necesidades del ejército alemán. De las cuatro mil ochocientas muchachas que había en las calles parisinas antes del 10 de mayo, […] menos de la mitad […] se mantuvieron en su puesto de trabajo. Lo mismo pasó con los burdeles y las casas de reunión, que se estimaron antes de la guerra en algo menos de dos mil», desvela el experto.

Además del miedo, tampoco era raro leer en las puertas de los lupanares un cartel en el que se podía leer lo siguiente: «Casa cerrada. Personal movilizado». El número de meretrices era tan bajo en el verano de 1940 que el gobernador militar, el general Von Choltitz, se quejó a la policía local y señaló que todo aquello formaba parte de un plan de resistencia contra sus tropas.

 

El Tercer Reich veía las enfermedades venéreas como un atentado contra la raza aria

 

La queja contrastaba con la ley alemana que, el 18 de febrero de 1927, prohibió los burdeles y «otras instituciones similares», obligó a las meretrices a pasar férreos controles médicos y estableció un férreo control sobre las enfermedades venéreas de las prostitutas. «El Tercer Reich luchó a partir de entonces contra la sífilis y la contaminación porque entendían que eran un “crimen contra la raza” que se debía castigar con la esterilización o la castración», añade el historiador galo.

La pureza germana se quedó, en definitiva, en las leyes dictadas desde Berlín. Por el contrario, en la Francia ocupada los oficiales hicieron todo lo posible para garantizar el suministro sexual de sus hombres. Aunque, eso sí, evitando ante todo los riesgos de la prostitución clandestina.

El negocio florece

La motivación extra que los alemanes impusieron a las autoridades locales llevó a la apertura paulatina de los burdeles. A partir de ese momento, y tal y como Buisson desveló en declaraciones realizadas al «Daily Mail» para el artículo «Sleeping with the enemy: How ‘horizontal collaborators’ in Paris brothels enjoyed a golden age entertaining Hitler’s troops», las montañas de dinero llegadas desde Alemania hicieron que las prostitutas llevaran a cabo su trabajo sin rechistar. «Todo parece indicar que los nuevos clientes que llegaron en el verano de 1940 recibieron un trato favorable gracias al poder seductor del “Reichsmark”», señaló el experto.

Con todo, el historiador también dejó claro en la misma entrevista que, además del dinero, las meretrices se sintieron atraídas por el comportamiento caballeroso de muchos de los oficiales teutones. Así pues, y siempre según Buisson, las mujeres preferían mantener relaciones sexuales con los nazis que con sus propios compatriotas. Y ya no solo por el dinero y los modales, sino porque, gracias a ellas, tenían acceso a suministros que iban desde alimentos, hasta artículos de lujo.

Fabienne Jamet, una famosa «madame» de París cuyo testimonio fue revelado en el libro de Buisson, fue clara a la hora de hablar sobre los alemanes: «Recuerdo a esos soldados de las SS, todos vestidos de negro, todos tan jóvenes y tan hermosos, dotados a menudo de extraordinaria inteligencia. Sabían hablar incluso francés e inglés». Esta famosa proxeneta regentaba el «Uno Dos Dos», un lupanar de lujo que solían visitar grandes jerarcas como el mismísimo jefe de la «Luftwaffe», Hermann Goering, y que se enriqueció de forma exagerada durante la Segunda Guerra Mundial.

El caso de Jamet es solo uno de otros tantos, aunque sin duda es de los más llamativos. Y es que, esta proxeneta llegó a despedir con lágrimas en los ojos a los soldados germanos cuando supo que marchaban al frente. «Te vas a suicidar. Deberías mandar una carta a Hitler para que ocupara tu lugar en primera línea», le gritó a un combatiente teutón. La mujer llegó a señalar, con vergüenza, que jamás se había divertido tanto en su vida como en aquella época. «Las noches de la ocupación fueron fantásticas. Los burdeles de Francia nunca estuvieron mejor cuidados que cuando los alemanes estaban aquí», señaló.

Los datos avalan sus palabras. En total, y según los cálculos de Buisson, en París llegaron a vivir unas 10.000 prostitutas que trabajaban a tiempo completo, hasta seis veces más que antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial.

Con todo, parece que no fueron suficientes ya que, como desveló la historiadora Marie Moutier en su libro «Cartas de la Wehrmacht», una meretriz podía hacer un centenar de trabajos por jornada. El récord estaba, como se explicaba en una de las múltiples misivas de soldados nazis que recopiló, en unos ciento ochenta al día. Los números aumentaban todavía más antes de grandes operaciones militares como la invasión de la URSS.

Los alemanes, por su parte, entendían que aquellos burdeles eran, según el autor galo, «unos sustitutos de la calidez del lejano hogar». Sitios «de conveniencia donde se podía ir a tomar una copa, escuchar música o bailar con las mujeres sin que hubiera que terminar necesariamente subiendo las escaleras hacia la habitación».

Pero los lupanares de lujo no eran los únicos de París. Aquel soldado que deseara pasar un buen rato y que no tuviera demasiado dinero podía acudir a uno de los muchos prostíbulos destinados a la tropa. Lugares en los que «en menos de una hora, una chica podía vender sus encantos y ganar tres veces más que la asignación que se les daba el gobierno a las esposas de prisioneros de guerra franceses en 1941».

Pesadilla en la liberación

Todas estas mujeres comenzaron a vivir una pesadilla poco después de que los aliados desembarcaran en Normandía. Y es que, a la par que las diferentes regiones de Francia eran liberadas, proliferaron los grupos de exaltados que se tomaron la justicia por su mano y acusaron y atacaron a toda aquella mujer que, según su criterio, hubiera colaborado con los nazis.

En palabras de Beevor, aunque la mayoría de asaltantes se declararon miembros de la Resistencia, muchos de ellos eran en realidad galos que se habían mantenido al margen de la lucha contra los nazis y que usaban el odio contra las meretrices para desviar la atención de su propio pasado.

 

Muchas víctimas fueron madres que no tenían dinero para alimentar a sus hijos y que mantenían relaciones sexuales con alemanes para conseguir comida

 

Aunque estos exaltados cargaron contra cualquier mujer sospechosa de haber colaborado con los alemanes, su objetivo principal siempre fueron las prostitutas. Todo ello a pesar de que, como señala Beevor en su extenso artículo, su conducta «había sido más profesional que política». Pero no fueron las únicas. Los exaltados también atacaron a multitud de profesoras solteras que habían alojado a soldados nazis en su casa para ganar algo de dinero o, en casos extremos, a trabajadoras del hogar contratadas por oficiales germanos. A todas ellas se las acusó de forma absurda de ser un «colchón de boches».

«Muchas víctimas eran madres jóvenes cuyos maridos estaban en campos de prisioneros de guerra alemanes. Durante la guerra, a menudo no tenían medios de sustento y su única esperanza de obtener comida para ellas y para sus hijos era aceptar una relación con un soldado alemán», añade Beevor en su dossier.

Crueles ataques

Tras ser capturadas, el castigo más habitual al que tenían que hacer frente estas mujeres (por descontado, sin juicio previo) era que les afeitasen la cabeza delante de una muchedumbre que jaleaba al «esquilador». A partir de entonces, pasaban a convertirse en «Femmes tondues» («Mujeres afeitadas») y eran objeto de escarnio público.

«Durante la Edad Media este castigo era una marca de vergüenza, suponía despojar a una mujer de lo que se suponía que era su característica más seductora. Además, se aplicaba por adulterio», completa Beevor.

Por si esta humillación fuese poca, los exaltados metían a las chicas en camiones descubiertos y las paseaban por todo el pueblo o la ciudad para que todos los vecinos supiesen que habían sido unas «colaboracionistas horizontales». Tampoco era extraño que las hiciesen desfilar por la calle con el mismo objetivo. En ambos casos podían ser acompañadas por un hombre con un gran tambor que anunciaba su llegada.

El historiador cifra las mujeres afeitadas en unas 20.000, aunque supone que el número fue mucho mayor debido a que, a día de hoy, algunos expertos afirman que hasta 80.000 niños fueron engendrados por los teutones afincados en Francia. En cualquier caso, esta práctica causó estupor en personajes como el historiador estadounidense Forrest Pogue, quien escribió que el aspecto de estas chicas era «el de un animal perseguido por sus torturadores».

El coronel Harry D. McHugh, comandante de un regimiento de infantería estadounidense, hizo también referencia a esta cruel costumbre y añadió que los «esquiladores» quemaron durante jornadas el pelo que afeitaban a las prisioneras en grandes piras y que el resultado se olía a «millas de distancia».

Con todo, el escarnio público fue el menor de los castigos. Las más desafortunadas fueron apalizadas o asesinadas a golpes en mitad de las calles. Otras fueron fusiladas en el acto sin que tuvieran posibilidad de explicarse. Todo ello, para asombro y enfado de algunos líderes de la Resistencia. De hecho, y en palabras de Beevor, personajes míticos de este grupo de combatientes franceses como Henri Rol-Tanguy o René Porte pusieron carteles reprendiendo a los «esquiladores» y se enfrentaron a ellos durante los días posteriores a la liberación.

Otros castigos más crueles e imaginativos fueron pintar o grabar esvásticas en la cabeza de las prostitutas (una práctica similar a la que rememoró Quentin Tarantino en «Malditos Bastardos») o recubrir sus cuerpos de alquitrán.

Las escenas de escarnio y crueldad contra estas mujeres dieron la vuelta al mundo. El mismo secretario personal de Winston Churchill, Jock Coleville, fue testigo de una de ellas. Y, según afirmó, jamás podría olvidarla. «Observé el paso de un camión abierto, al que acompañaban los abucheos del pueblo francés, con una docena de mujeres miserables en la parte de atrás. Tenían todo el vello de la cabeza rapado. Estaban llorando y agachaban la cabeza con vergüenza. Disgustado por esta crueldad, pensé que los británicos no habíamos conocido invasión u ocupación durante 900 años, así que no éramos los mejores jueces».

Cómo afecta la nueva Ley de Prostitución alemana a las trabajadoras sexuales migrantes

 

Paula Riedemann, Coordinadora de Ban Ying, Berlín, Alemania

 

El 1 de julio (de 2017) entró en vigencia una nueva ley de prostitución en Alemania. Su nombre, paradójicamente, es “Ley para la protección de las/los prostitutas/os” (Prostituiertenschutzgesetz). Paradójicamente, porque estudiado el contenido y alcance de ésta, no queda más que concluir que el nuevo cuerpo legal tiene por fin aumentar los mecanismos de control en el ámbito de la prostitución. De una mayor protección legal, legitimación y autodeterminación de las trabajadoras sexuales, nada.

La ley anterior y la nueva

La ley de prostitución alemana previa databa del año 2002. Esta normativa, que estuvo vigente durante 15 años, tuvo por finalidad mejorar las condiciones de trabajo y de vida de las prostitutas. A pesar de lo que comúnmente suele creerse, no legalizó la prostitución en Alemania, pues ésta ya era  legal desde 1927, sino que eliminó su calificación jurídica de “inmoral”. Un análisis a posteriori concluye que, más allá de lograrse un cierto reconocimiento social a través de la supresión de esta calificación jurídica discriminatoria, la ley sólo trajo consigo escasas mejorías en las condiciones de trabajo. Esto se debe principalmente a que, dada la estructura federal de Alemania, muchos aspectos concretos de su implementación quedaron en manos de los diferentes estados federados (Bundesländer). Las políticas que éstos siguieron fueron dispares y parcializadas y, en términos generales, limitadas y deficientes.

No existe evidencia empírica de que esta ley haya generado un aumento de casos de trata de personas para fines de explotación sexual en Alemania. En efecto, las estadísticas oficiales a nivel nacional[1] demuestran que el número de casos se ha mantenido estable –sino ligeramente a la baja- en los últimos 15 años. Tampoco los centros de asesoría a personas objeto de trata reportan un aumento significativo de casos en su consultoría a partir de 2002. A pesar de ello, voces sesgadas provenientes mayormente de sectores abolicionistas lograron calar hondo en el debate público de los últimos años, influyendo en la discusión de la nueva ley y en su texto finalmente aprobado.

La nueva ley de prostitución establece que todas las personas que ejerzan como trabajadoras sexuales deben registrarse, con independencia  de la forma, lugar y regularidad con que se realice el trabajo. A través del registro se obtiene un “carnet de prostituta”. Éste contiene una fotografía de la persona titular, el nombre completo, fecha y lugar de nacimiento, nacionalidad, lugares en los que ejerce el trabajo sexual, período de validez, lugar y oficina de expedición. Si bien la persona puede solicitar la emisión de un carnet que en vez de su nombre contenga un pseudónimo, éste tendrá todos los demás datos personales mencionados, incluida la fotografía. Por su parte, la nueva ley obliga a toda persona trabajadora sexual a hacerse asesorar regularmente en un servicio de salud, como requisito para obtener y renovar  el carnet[2].

La ley dispone que al concurrir una persona a registrarse, la autoridad encargada sostenga con ella una breve charla informativa. En caso de que el funcionariado estime que existen indicios reales de coacción, dependencia o explotación (la formulación usada por la ley aquí es similar a la del código penal alemán en la definición de la trata de personas) deberá denegar el registro. Si el funcionariado identifica una necesidad de asesoría más profunda, deberá informar de la existencia de lugares especializados para tal efecto. Por su parte, si identifica indicios reales de trata o explotación, deberá impulsar las “medidas necesarias para su protección”. Y esto es básicamente todo cuanto dispone la ley en términos de protección de víctimas: no se establecen estándares concretos de acción, protocolos de derivación o medidas de protección para situaciones de alta vulnerabilidad; tampoco se dispone el paso a una asesoría especializada, ni una necesaria facilitación de apoyo psico-social o legal. Cabe señalar que en la mayoría de los estados federados todavía no está claro qué entidad debe llevar a cabo el trámite de registro.

Cuestionamientos a la nueva ley

Inmediatamente surgen las siguientes preguntas: ¿qué será considerado por el funcionariado como un indicio real de explotación? ¿cómo será este funcionariado capacitado y sensibilizado para poder identificar falta de autodeterminación en la trabajadora sexual? ¿existirán, en cualquier caso, tales capacitaciones? ¿qué medidas de protección y apoyo entran en juego cuando una persona es identificada por la autoridad como presunta víctima de trata?

Quienes trabajamos con mujeres con experiencia de trata, explotación o violencia conocemos la importancia de generar condiciones adecuadas para que la consultante pueda explayarse acerca de lo vivido. La revelación de estas experiencias requiere de tiempo, calma, de un espacio protegido e idealmente de un carácter voluntario, condiciones fundamentales para la generación de confianza con la consejera. En el actual contexto de incertidumbre acerca de la entidad competente para hacer el registro de personas que ejercen el trabajo sexual –así el caso de Berlin, donde tiene su oficina Ban Ying -, existen razones fundamentadas para temer que estas charlas obligatorias no cumplirán con las condiciones esenciales mencionadas.

Por otra parte, la obligación de registro implica el fin de la posibilidad de ejercer el trabajo sexual de manera anónima en Alemania. Una vez que la persona se registra, sus datos fluyen directamente a la autoridad tributaria; qué otras entidades públicas tendrán acceso a esta información, es otra de las incógnitas frente a las que nos encontramos actualmente. Sabemos, en cualquier caso, que hoy en día nadie está en condiciones de asegurar fehacientemente una protección total de datos sensibles recogidos por la autoridad, ni tampoco su protección frente a filtraciones hacia el extranjero. Con todo, en términos de anonimato y protección de datos, posiblemente uno de los mayores problemas se origine en la existencia misma del carnet de prostituta. Bastaría que una tercera persona saque una fotografía al carnet, amenazando con exponerla públicamente en Internet, para hacerse de una efectiva herramienta de extorsión y chantaje a fin de establecer una relación de dependencia o  explotación con la trabajadora sexual.

La nueva ley de prostitución afecta de manera especial a trabajadoras sexuales migrantes y a aquellas en situación irregular

Una dificultad que de seguro les afectará es la barrera idiomática. La ley establece que la charla informativa de registro deberá darse en un idioma que sea “comprensible para la persona”, lo cual tiene mayor sentido si se considera que uno de los objetivos de esta charla es la identificación de situaciones de explotación. Sin embargo, será cada estado federado quien determine de qué manera dará cumplimiento a esta regla. Y ya tenemos aquí un mal precedente: actualmente en el sitio web de la ciudad de München se informa que, en caso que la registrante no comprenda el alemán, deberá concurrir a la cita de registro acompañada de una persona intérprete oficialmente certificada. El costo (no menor) de la interpretación certificada debe ser asumido enteramente por la registrante[3]

En segundo lugar, el riesgo de que la persona trabajadora sexual sea expuesta públicamente – por ejemplo, a través de una fotografía de su carnet de prostituta – tiene un elemento agravante en el caso de las migrantes. Personas que en Alemania se desempeñan en el trabajo sexual sin que lo sepan sus cercanos en el país de origen – en el cual, posiblemente, la prostitución se encuentra prohibida o es altamente sancionada en la sociedad – corren el riesgo de sufrir discriminación y estigma en caso de revelarse su fuente laboral, lo que podría incluso extenderse a su grupo familiar. Además, tal revelación podría traerles serias dificultades para encontrar un trabajo en un nuevo sector, en caso de que decidiesen retornar a su país de origen.

Por último, a través de la obligación de registro la ley ha creado un nuevo factor de riesgo para personas indocumentadas que ejercen el trabajo sexual. Al no contar con un permiso de residencia no pueden ir a registrarse y se ven forzadas a incumplir una obligación legal, quedando en la clandestinidad. Se les impone así una fuente adicional de control y sanción, intensificándose su vulnerabilidad frente a abusos de terceros y aumentando las dificultades que tendrán para defenderse en caso de sufrir violencia o ser víctimas de delito.

De todo lo anterior se deduce que la finalidad de la ley, proteger a las/los prostitutas/os, se queda sólo en el título. La ley no conlleva una mayor legitimación legal o social de las personas trabajadoras sexuales ni establece medidas adecuadas de identificación, acompañamiento, apoyo y garantía de derechos para personas sometidas a violencia o coacción. Con ello, Alemania ha desperdiciado una importante oportunidad para mejorar realmente las condiciones de vida y trabajo de quienes ejercen la prostitución.

 

[1] Informe anual de la oficina federal de investigación de la policía alemana (Bundeslagebild Menschenhandel:https://www.bka.de/DE/AktuelleInformationen/StatistikenLagebilder/Lagebilder/Menschenhandel/menschenhandel_node.html)

[2] Esta asesoría tiene un carácter informativo y no contempla la realización obligatoria de chequeos médicos.

[3] Asimismo, en el sitio web se informa que la autoridad local “actualmente realiza esfuerzos” para disponer prontamente de un servicio de interpretación propio. Anmeldung für Prostituierte: Kreisverwaltungsreferat (KVR), Hauptabteilung I München, July 2017, https://www.muenchen.de/dienstleistungsfinder/muenchen/10223394/

 

Cuando las ex trabajadoras sexuales se convierten en SWERF

 

 

Por Kelly Palmer

Psicoterapeuta, activista espiritual, ecofeminista, adicta recuperada y superviviente de trauma, autora de éxito de ventas (con Michelle Kelly) y madre de tres hijos.

17 de julio de 2018

https://medium.com/@michellekelly_86703/when-former-sex-workers-become-swerfs-4496d1a90d99

 

 

¿Por qué muchas mujeres que dicen ser ex trabajadoras sexuales se parecen tanto a las SWERF? (Sex Worker Exclusionary Radical Feminists = Feministas Radicales Excluyentes de las Trabajadoras Sexuales). Definitivamente, nadie puede ser excluyente de sí mismo. Sin embargo, esta es una dinámica común, y me gustaría compartir mis pensamientos sobre por qué ocurre eso.

Porque yo soy una ex trabajadora sexual. Y he expresado puntos de vista que eran definitivamente SWERF, en la creencia genuina de que estaba ‘ayudando’ a otras trabajadoras sexuales. Que tenía el deber de hacer públicos los horrores muy reales que he experimentado en la industria. Apoyé el modelo nórdico. Escribí una carta abierta a Amnistía Internacional denunciando su apoyo a la legalización del trabajo sexual. Realmente creía que la industria del sexo era intrínsecamente explotadora y violenta hacia las mujeres y que despenalizar el trabajo sexual significaba dejar a los proxenetas y puteros abusivos campar a sus anchas. Leí el libro   “Paid For” (“pagada por ello”) de Rachel Moran y lloré.

Recientemente, he estado reconsiderando mi posición. En primer lugar, el modelo nórdico no funciona. En realidad, no ha reducido la violencia contra las trabajadoras sexuales. La mayoría de las trabajadoras sexuales actuales no lo quieren; parecen querer por mayoría abrumadora, si no la legalización de hecho (que puede causar sus propios problemas para las trabajadoras sexuales, a la alemana), sí la total despenalización y expansión y protección de sus derechos. ¿Por qué no las estamos escuchando? Y cuando vi a las así llamadas feministas callar a gritos a las propias trabajadoras sexuales y continuar abogando por algo que no funciona y que de hecho daña a las personas a las que dicen querer ayudar, empecé a darme cuenta de que había algo muy equivocado en esta imagen.

Entonces, ¿por qué tantas ex trabajadoras sexuales se metamorfosean en SWERF? Hablando tanto como terapeuta como por mi propia experiencia (y ciertamente no pretendo hablar por todas las trabajadoras sexuales) puedo ofrecer las siguientes perspectivas;

  • Muchas de estas ex trabajadoras sexuales han tenido experiencias genuinamente traumáticas y de explotación y erróneamente quieren proteger a otras mujeres de que pasen por lo mismo
  • Como sobrevivientes de trauma, o incluso simplemente para luchar contra el estigma social, la vergüenza se internaliza y se proyecta sobre aquéllas que aún trabajan en la industria del sexo
  • Las SWERF genuinas jugarán con estos temores y sentimientos muy reales para reclutar a ex trabajadoras sexuales para su causa (de la misma manera que los TERF juegan con los temores de asalto de las mujeres inventando una narrativa donde las mujeres trans son en realidad depredadores masculinos cis disfrazados, simplemente al acecho esperando la oportunidad correcta para violarnos)
  • La típica retórica feminista liberal a menudo pinta una imagen de “mundos de yupi” de la industria del sexo donde todas están felices y seguras y se llevan bien tomando decisiones empoderadas, ignorando las dinámicas de poder muy reales que de hecho ocurren, incluyendo las de raza y clase, explotación y violencia. Para una ex trabajadora sexual con experiencias traumáticas en la industria, esto es a la vez despectivo y deshumanizante

Después de buscar mucho, investigar y escuchar realmente a las trabajadoras sexuales en activo, me di cuenta de algunos contraargumentos que oponer a los anteriores.

  • No todas las experiencias de mujeres son iguales a las mías. Si bien los niveles de abuso y violencia son realmente elevados dentro de la industria del sexo, no todas son víctimas. No todas las trabajadoras sexuales necesitan ser salvadas. ¿Quién soy yo, Lancelot? No hay nada feminista en tratar de convencer a una trabajadora sexual de que es una víctima. Esto no está haciendo nada para ayudar y apoyar a las personas que en realidad están siendo victimizadas.
  • La vergüenza en torno al trabajo sexual proviene del mismo lugar que la vergüenza en torno al sexo: el conservadurismo paternalista, patriarcal y moralista. No hay nada feminista en esto. Necesitamos sanar nuestras propias heridas, no proyectarlas sobre otras.
  • Las SWERF no son mis amigas. En realidad, no les importa ni mi dolor ni mi historia, solo quieren explotarlos para beneficio de su propia agenda. No les importan las trabajadoras sexuales. De ahí por qué han sido apodadas ‘excluyentes’.

El feminismo liberal blanco rezuma clase y privilegio blanco y rara vez proporciona un análisis válido de nada. Eso no significa que las trabajadoras sexuales que realmente disfrutan de su trabajo y toman decisiones con poder a diario no existan. Existen. Y a menudo son pioneras dentro de la industria del sexo, particularmente dentro de la industria de la pornografía, para transformarla desde adentro en una ocupación genuinamente inclusiva y sexualmente positiva. Esto debe ser aplaudido y alentado.

La conclusión es que el ‘adelante putas, ganad dinero’ de las liberales y el ‘todo trabajo sexual es malo y debería ser abolido’ de las SWERF están en extremos opuestos del espectro ideológico y, como resultado, generalmente no logran capturar la experiencia vivida de la mayoría de las trabajadoras sexuales (necesito dejar claro en este punto que en este artículo entiendo por trabajadoras sexuales a aquellas mujeres que eligieron, por cualquier razón, ingresar en la industria, no a las víctimas de trata sexual). Los SWERF a menudo funden en una las dos situaciones para confundir aún más a todo el mundo).

La verdad es que la industria del sexo puede ser (y lo es a menudo) misógina, abusiva y traumática. Las trabajadoras sexuales en general muestran altas tasas de PTSD ¿Sabes por qué? Porque es un reflejo de la sociedad en la que vivimos. El problema no es la industria. Es la misoginia y la violencia de género. ¿Ahora resulta que ambas cosas son casi exclusivas de la industria del sexo? La industria funciona como un microcosmos de la sociedad en general y un espejo de la dinámica sexual que opera dentro de ella. Sí, estas estructuras necesitan ser desmanteladas. ¿Cómo se va a conseguir eso atacando a las trabajadoras sexuales e ignorando completamente sus voces?

Sí, mis experiencias a menudo fueron horribles, pero ¿sabes qué? Algunas de ellas no lo fueron. Conocí a mucha gente realmente genial. Y cuando entré en la industria ya estaba traumatizada por el abuso infantil, la violencia doméstica y la adicción a las drogas, lo que significó que mi capacidad de decisión estaba dañada, desde luego. Si hubiera ingresado en la industria por otras razones, sin estas vulnerabilidades existentes, que por supuesto me pusieron en la línea de fuego para el peor tipo de depredadores, mis experiencias podrían haber sido muy diferentes. Si bien la correlación entre el trabajo sexual y la violencia no se puede ignorar, no debería ser excesivamente simplificada y utilizada para anotar puntos en una agenda moralista. Esto no ayuda nada a las víctimas reales y, de hecho, explota su experiencia.

Las actitudes de las SWERF hacia la abolición ignoran también por completo las estructuras económicas. Muchas mujeres eligen el trabajo sexual para escapar de la pobreza, y experimentan esto como una elección empoderada. Al abogar por la abolición del trabajo sexual sin un desmantelamiento completo del sistema capitalista actual, las SWERF están negando a las trabajadoras sexuales su derecho a sobrevivir. Todo el trabajo bajo un sistema capitalista y neoliberal es explotador. Negar los derechos básicos a las trabajadoras sexuales es aumentar la explotación.

Así que quiero decir esto a otras ex trabajadoras sexuales cuyas experiencias fueron difíciles en el mejor de los casos y traumatizantes en el peor: te escucho, te quiero, tus experiencias y sentimientos son reales y válidos.

Pero también lo son los de otras personas.

No seas una SWERF.

 


Referencias y recursos

Moran, Rachel ‘Paid For; My Journey through Prostitution’ WW Norton Books

Alemania: un año de la “Ley de Protección de Prostitutas” (1ª entrega)

 

La implementación de la ley y sus consecuencias

 

por Doña Carmen e.V., junio de 2018

 

Nota de la Citi: lo que sigue es una traducción parcial, de la que han sido expresamente excluídas tablas, referencias y notas al pie. Puede descargarse el documento completo (en alemán) en el siguiente enlace:

 

https://www.donacarmen.de/wp-content/uploads/1-JAHR-UMSETZUNG-ProstSchG.pdf

 

 

Las siguientes declaraciones ilustran la aplicación de la llamada “Ley de Protección de Prostitutas” (ProstSchG) un año después de su entrada en vigor en julio de 2017 (1). Vienen con numerosos ejemplos y evidencias y llegan a tres conclusiones principales:

(1) La reacción de la Ley de Protección de Prostitutas genera un clima general de inseguridad jurídica y agrava la discriminación existente de las relaciones sexuales.

(2) La aplicación de la Ley de Protección de Prostitutas demuestra que ocasiona una reducción en la oferta de servicios sexuales y una ilegalización del trabajo sexual. Esto ya no es solo una cuestión de muchos temores sino una cuestión de hecho.

(3) La implementación de la Ley de Protección de Prostitutas ha resultado en una ola de cierre de locales de prostitución, con consecuencias adversas para las trabajadoras sexuales.

Las presentes observaciones refuerzan la posición de que no tiene sentido acompañar con simpatía o hacer positiva la implementación de esta ley. Esta ley debe desaparecer, debe ser reemplazada por una regulación sensata y significativa de la prostitución.

El debate y la presentación de informes sobre la llamada Ley de Protección de Prostitutas cambiaron cada vez más en 2017/2018 al pasar del nivel federal al estatal. El debate sobre la ley en sí misma a menudo está despolitizado y dirigido por la implementación en este contexto. Sin embargo, sigue siendo el caso que, debido a “disputas de implementación”, uno no pierde de vista los puntos centrales represivos de la ley.

El siguiente texto está estructurado de la siguiente manera:

 

A. Características generales de la aplicación de la Ley de Protección de Prostitutas

(1) Ordenanzas estatutarias, leyes de implementación, regulaciones administrativas

(2) Controles por y con la policía

(3) Registro central / descentralizado de trabajadoras sexuales en los estados federales

(4) Exención de tasas frente a tarifas de registro y asesoramiento

(5) El registro, lo primero

(6) La consulta es un accesorio bastante molesto para el negocio principal del registro de prostitutas

(7) Restricciones a la práctica de las trabajadoras sexuales

(8) Privatización del control del trabajo sexual

(9) Centros de asesoramiento: trabajadores de asistencia en el registro y control del trabajo sexual

B. La evolución del número de trabajadoras sexuales registradas – revisiones iniciales

C. Sobre el desarrollo del número de oficios de prostitución indicados y aprobados

 

A. Características generales de la aplicación de la Ley de Protección de Prostitutas

(1) Ordenanzas estatutarias, leyes de implementación, regulaciones administrativas

Hasta el momento, casi todos los Estados están cubiertos con una red de normas legales pertinentes y reglamentos para aplicar la Ley de Protección de Prostitutas. Los primeros que lo hicieron fueron NRW, Baviera y Schleswig-Holstein, en julio de 2017 , siguieron en los meses de octubre / noviembre de 2017 los estados de Renania-Palatinado, Sarre, Hamburgo, Baja Sajonia y los rezagados fueron Baden-Württemberg, Hesse, Berlín, Mecklenburg-Vorpommern y Brandeburgo.

Los retrasos se debieron a diferentes factores según el Estado:

– la subestimación del gasto en la aplicación, asociada con momentos de descontento político sobre una ley que no es convincente en todos los aspectos (registro, consultas con las autoridades reguladoras, controles sobre el terreno como carga excesiva, etc. etc.)

– disputas sobre responsabilidades o la eliminación de responsabilidades molestas;

– disputa sobre la cobertura financiera de los gastos;

– realizar audiencias e involucrar a comités en la implementación de una variante particular de implementación;

– obtener la búsqueda de bienes raíces adecuados,

– contratación tardía de puestos, contratación de personal en relación con los consejos de personal, etc.

No se espera la aplicación final de la Ley de Protección de Prostitutas a nivel de los Länder antes de finales de 2018. La conclusión es que la ley se implementa con retrasos significativos, pero en última instancia sin piedad y sin tener en cuenta las pérdidas.

A pesar de que implica la implementación de una misma ley, las ordenanzas y regulaciones a nivel de país, que tienen la intención de regular quién tiene qué competencia, de ningún modo son idénticas. Establecen prioridades específicas de cada länder y, por lo tanto, tienen sus características especiales. Por lo tanto, es necesario analizar más detenidamente las consecuencias que tienen, en particular para las/os trabajadoras/es del sexo y los operadores de las instalaciones de prostitución.

 

(2) Controles por y con la policía

Una señal inequívoca del tratamiento especial aún discriminatorio del trabajo sexual y la prostitución es el papel de la policía en la aplicación de la Ley de Protección de Prostitutas.

A pesar de que los establecimientos de prostitución ya no se registran a nivel nacional según la Ley como alquiler de la habitación, sino de ahora en adelante como un negocio, el responsable de su control no es la Inspección de Trabajo, sino en muchos casos la policía o la policía en consulta con otras autoridades de control (aduanas, oficina de orden público, etc.).

Casi no hay ningún Estado en el que la policía no desempeñe un papel clave y central en la implementación de ProstSchG. Ya en ProstSchG, la policía juega un papel crucial en el control de la confiabilidad de los operadores. Ahora los controles para hacer cumplir la ley puede colocar casi cualquier lugar en manos de la policía, lo que demuestra que no se trata en el caso de la prostitución de un comercio “como cualquier otro”.

En las ordenanzas y reglamentos de los tres estados federales de Baden-Wurttemberg, Sarre y Baviera, el papel prominente de la policía se establece una vez más explícitamente en las normas legales y actos de ejecución, aunque las facultades de supervisión normalmente ya emergen de las respectivas leyes de policía, que ponen el poder en manos del jefe de policía.

En otros estados federales, mientras tanto, un gran número de declaraciones públicas aclaran el papel central de la policía en la implementación de controles bajo la Ley de Protección de Prostitutas. Para Schleswig-Holstein fue la siguiente: “Incluso la policía y la Oficina Principal de Aduanas tienen el poder de investigar en cualquier momento y sin justificación las empresas” .En NRW – aquí Krefeld – dice claramente: “Los sitios de la prostitución y las prostitutas están todavía bajo el control de la policía”. La ley facilita la revisión de los funcionarios. “Visto de esa manera nada ha cambiado en el trabajo”. “Incluso las prostitutas que ofrecen visitas a domicilios y hoteles en Internet son visitadas por la policía y controladas, por lo que sabemos” .

En NRW, los datos de los operadores de un negocio de prostitución serán almacenados en el futuro en el sistema de verificación policial OSIP:

“De acuerdo con el § 15 párrafo 2 no. 2 debe obtener la autoridad de autorización de una declaración de las autoridades responsables del lugar de autoridad residencia de la Policía Nacional, una estación de policía central o del respectivo estado policial penal de si y qué pruebas reales son conocidos para justificar las preocupaciones sobre la fiabilidad. El procedimiento se basa en el procedimiento de verificación de la fiabilidad de los comerciantes encargados de la realización de las tareas de seguridad y del personal empleado allí de conformidad con. § 34a GewO. La jurisdicción de la Oficina Estatal de Investigación Criminal (LKA) resulta de § 13 párrafo 4 oración 1 No. 2 Policía Organización Ley NRW i.V.m. § 6, párrafo 1, n.º 4, ordenanza de tareas LKA. La aplicación especializada “OSiP” está siendo adaptada para su uso en la aplicación de la ley comercial. Los datos de la aplicación se transmitirán electrónicamente e i.d.R. los medios se liberan a través de un proceso de TI, i. a través del control de seguridad en línea “OSiP” de IT-NRW a la policía de NRW. La autoridad reguladora competente, ya sea transmitida a través de una interfaz de su propio procedimiento especializado de “Osip” o mediante entrada directa en “Osip” necesaria para la verificación de los datos a la policía NRW. Después de procesar todos los hallazgos en las autoridades policiales del distrito y LKA NRW, el conjunto de datos se libera para su exportación a la autoridad reguladora responsable y se transmite a “OSiP”. Aquí las ideas pueden volver a introducirse a través de la interfaz

En Hamburgo se especifica quién controlará la documentación de los negocios de prostitución, “Todos los documentos están disponibles para su revisión a la policía”. Además, la policía se sienta en una mesa redonda que acompaña a la aplicación de la ley.

En la regulación administrativa pertinente de Baden-Württemberg se afirma, concretando y ajustando ProstSchG, que la LKA obtiene todas las aplicaciones de las empresas para su control. Para la exclusión de la fiabilidad, no sólo las condenas en los últimos 5 años o membresías en las asociaciones sospechosas de la policía, sino incluso la “proximidad al OK” son decisivas. Ya son suficientes los “hallazgos de las autoridades policiales, que no han dado lugar a sanciones” . También en Baja Sajonia y Hesse se continúan realizando controles en cooperación con la policía. En Renania-Palatinado, una AG de la policía y centros de asesoramiento especializados acompaña la implementación de la ley. 

La implementación en los estados federales individuales muestra diferencias en el enfoque de la intervención policial. Pero no hay la menor duda de que la policía sigue siendo el poder central de intervención para la industria de la prostitución.

 

(3) Registro central / descentralizado de trabajadoras sexuales en los estados federales

En ocho de dieciséis Estados federales, las trabajadoras sexuales están registradas centralmente o su “asesoramiento” se maneja de manera central. Estos ocho estados, las tres ciudades-estado de Berlín (en el distrito de Tempelhof-Schöneberg), Bremen y Hamburgo, así como los estados de Schleswig-Holstein (Neumünster) Sarre (Saarbrücken), Mecklenburg-Vorpommern (Rostock), Turingia ahora en Weimar ), Sajonia-Anhalt (hasta ahora en Halle).

En todos los demás Estados grandes se debe realizar la inscripción a nivel local, aunque aquí también hay modelos diferentes: Por lo general, en los distritos urbanos o condados, en parte, en las áreas metropolitanas (Hannover), en parte, en los municipios (Hessen). En Sajonia, el registro probablemente se descentralizará, pero se centrará en seis ciudades: Chemnitz, Dresden, Leipzig, Görlitz, Plauen y Zwickau.

La descentralización se practica principalmente en los grandes Estados territoriales, donde, debido a las distancias existentes, no hay alternativa y es políticamente difícil de aplicar, y pueden imponerse a una autoridad local.

Sin embargo, el modelo centralizado está claramente en el centro de atención. Las autoridades y los líderes políticos de los länder lo venden como un “servicio de ventanilla única” para los clientes. Como regla general, el registro y los consejos de salud se centralizan local o espacialmente, pero en algunos casos también el registro / los procedimientos de asesoramiento / salud para la prostitución (Hamburgo).

Las autoridades sospechan que la variante centralizada entre las trabajadoras sexuales irá acompañada de una mayor aceptación del ProstSchG y, en consecuencia, debería preferirse (según los argumentos de Hamburgo y Sajonia). Las razones detrás de esto son, por un lado, la minimización de los costos y, por otro lado, las razones para monitorear la optimización mediante el uso de sistemas de software posiblemente compartidos para el registro estatal de la prostitución. En particular, la administración en la programación del asesoramiento de salud y la consulta / registro con la autoridad reguladora son impulsores en la dirección de la centralización.

La cuestión del registro centralizado / descentralizado del trabajo sexual deja en claro que es aconsejable y políticamente prudente no tener uno de ellos funcionalizado contra una opción basada en la Ley de Protección de Prostitutas, como suele ser el caso con los Verdes y la Izquierda.

 

(4) exención de tasas frente a tarifas de registro y asesoramiento

Ocho estados han expresado hasta ahora en sus ordenanzas y leyes de aplicación la exención del pago con respecto a las trabajadoras sexuales por el registro y asesoramiento (Schleswig-Holstein, Hamburgo, Bremen, Baden-Württemberg, Berlín, Mecklenburg-Vorpommern, Baden-Wuerttemberg y Brandemburgo).

Los honorarios son obligatorios en cinco estados. De estos, tres estados (Baviera, Sarre, Sajonia) han establecido tasas uniformes en todo el país por la regulación, mientras que en Hesse y Renania-Palatinado han decidido localmente el monto de los honorarios. En Hesse, una solicitud inicial tiene una tarifa cercana a los 100 € en concepto de tarifas a las trabajadoras sexuales e incluso tienen que pagar de su bolsillo el costo de su intérprete.

En tres estados federales (Turingia, Sajonia-Anhalt, Sajonia) la cuestión de las tarifas aún no es concluyente, aunque la imposición de cargos también está surgiendo para Sajonia.

Básicamente, es necesario proteger a las trabajadoras sexuales contra la estafa oficial. No porque de lo contrario serían conducidas a la ilegalidad (que en sí mismo no es la causa). Sino porque está básicamente inaceptable el registro de las trabajadoras sexuales. Por lo tanto, no se puede optar por un registro gratuito, lo que hace que LINKE sea fuerte en Sajonia. Es necesario denunciar el monto de los honorarios y la arbitrariedad de su cobranza sin caer en el error de reclamar el registro sin cargos como un “mal menor”. Nuevamente, no hay razón para argumentar a favor de una opción específica basada en ProstSchG.

No es infrecuente que la exención de las tarifas para las trabajadoras sexuales también sea un medio de división dentro de la industria de la prostitución y no una señal de una actitud amistosa de las autoridades hacia las trabajadoras del sexo. Porque la tarifa libre puede compensarse con tarifas más altas para el requisito de permiso (Hamburgo en comparación con Bavaria).

Aquí, también, rápidamente queda claro que la exención de tarifas es solo la arena que se echa a los ojos de las trabajadoras del sexo para lograr su aceptación de la ProstSchG.

 

(5) El registro, lo primero

Dado que, excepto en los tres estados federales de Renania del Norte-Westfalia, Baviera y Schleswig-Holstein, las consultas y registros legalmente prescritos no se iniciaron a tiempo a partir del 1.7.2017, esto dio lugar a inseguridad jurídica para las trabajadoras sexuales.

En particular, las trabajadoras sexuales que habían comenzado a trabajar después del 1.7.2017 por primera vez, tendrían que someterse al asesoramiento forzoso y registrarse inmediatamente. Eso no fue posible de hecho. Solo algunos de los Estados rezagados trataron de dar al caos una estructura aparentemente legal al ofrecer la posibilidad de “un registro preliminar” en línea de trabajo sexual y prostitución.

Este prerregistro, que tuvo lugar más allá del procedimiento legal sin asesoramiento, se intentó hacer aceptable para las interesadas con el argumento de que protegía estos registros provisionales, que habían sido confirmados por las respectivas autoridades territoriales, de consecuencias negativas durante los controles sobre el terreno. Baden-Württemberg, Bremen, Berlín, así como Turingia y Sajonia-Anhalt hicieron uso de esta posibilidad.

En Berlín, el formulario correspondiente del tribunal de distrito Tempelhof-Schöneberg con el título kafkiano de “Documentación sobre el intento de registro de acuerdo con § 3 ProstSchG” solo contenía 13 campos en los que previamente y sin asesoramiento las prostitutas tenían que dar amplia información personal ,

Incluía una dirección de contacto para ser notificadas tan pronto como el proceso regular de registro legal estuviera en progreso. El ejemplo del procedimiento de Berlín muestra muy rápidamente que todo se tejió con la aguja caliente y que la libertad ocupacional garantizada constitucionalmente era limitada. Por ejemplo, estados como Baviera se negaron a reconocer este documento, que no estaba legalmente previsto, por lo que las trabajadoras sexuales registradas en Berlín dependían de la buena voluntad de las autoridades en otros Estados federales. Por otro lado, en febrero de 2018 se anunció que los documentos provisionales emitidos solo deberían ser válidos hasta octubre de 2018, es decir, por un período limitado de tiempo.

En particular, la práctica del prerregistro de trabajadoras sexuales sin asesoramiento pone en evidencia la pauta de “el registro, lo primero“. Consultas como las de las autoridades de salud y la “sesión de información y asesoramiento” en las oficinas de orden público demostraron ser un folclore meramente molesto con el único propósito de proclamar el carácter protector de la ley. De hecho, se trata de capturar a las trabajadoras del sexo, todo lo demás es secundario a eso.

 

(6) La consulta como un accesorio molesto del negocio principal del registro de prostitutas

Las consultas obligatorias en las oficinas de salud pública, así como las llamadas conversaciones de información y asesoramiento en las oficinas de orden público sirven sobre todo para aumentar la aceptación del registro mediante una supuesta “entrada de umbral bajo” y una “confidencialidad especial”.

La funcionalización en particular de los “consejos de salud” está claramente en el hecho de que la implementación de la ley a menudo se asocia con una centralización, por lo que el asesoramiento sanitario y el registro regulatorio están bajo un mismo techo, generalmente solo improvisados separados espacialmente de forma improvisada para dar la apariencia de “especial confidencialidad” de los consejos de salud (como en Hamburgo, Schleswig-Holstein, Saarland y Mecklenburg-Vorpommern).

Mientras que Hamburgo afirmó, por ejemplo, que “no hubo intercambio de datos entre el consejo de salud y la oficina de registro”, esto no impide que la ciudad-estado agrupe los asuntos de salud y comerciales en una misma oficina y desde 2018 en “pisos funcional y espacialmente diferentes” de un mismo edificio, en Bremen, por otro lado, se dice sin disimulos:

“Ambas sesiones de consejería deben estar interconectadas de tal forma que se pueda llevar a cabo una coordinación mutua de los contenidos y un intercambio profesional”. Por consiguiente, el anuncio de trabajo para el solicitante: “La tarea se lleva a cabo en consulta con el colega, que es responsable del asesoramiento de salud según § 10 ProstSchG. Se proporciona el desarrollo conjunto de los procesos y la representación mutua.” (Anuncio de trabajo del Departamento de Salud de Bremen).

La “confidencialidad”, que en particular está destinada a caracterizar los consejos de salud, sirve como palanca para sintonizar con el propósito real del ejercicio: el registro. Al mismo tiempo, se abusó de esta confidencialidad para excluir a terceros (como ocurrió explícitamente en Baviera) y así privar a las trabajadoras sexuales del derecho universalmente válido de ir con un abogado (como sucedió en Bonn).

La calificación del personal para el llamado “consejo de salud” generalmente no es médica y, por lo tanto, cuestionable. Y rara vez existe la posibilidad de recurrir a expertos médicos durante las deliberaciones. La duración de las sesiones de asesoramiento de salud son, por ejemplo, en Baden-Württemberg, de 35 minutos escasos por razones de costo. En otros lugares, como en Berlín, los horarios de atención son tales que chocan con el ritmo de trabajo de las trabajadoras sexuales (3 veces por la mañana, una vez por la tarde).

Las consultas a menudo tienen lugar bajo condiciones de estigmatización. En Hessen, la reunión de información y consulta con las autoridades reguladoras se encuentra en el departamento de “seguridad aguda”, donde también se registran perros de combate, se encuentra la lucha contra la plaga de ratas y se emiten certificados de defunción. Lo mismo se aplica a Munich. En Marburgo, Hesse, el asesoramiento de salud de las trabajadoras sexuales se lleva a cabo por personas que también son responsables en el servicio de psiquiatría social para las personas con enfermedades mentales y sus familiares.

En Munich, la “Oficina de Igualdad de Género” consiguió que ese asesoramiento de las trabajadoras sexuales fuera realizado solo por mujeres con el argumento de que la mayoría de las prostitutas están traumatizadas por hombres y, por lo tanto, no se puede esperar que los hombres las aconsejen. En una carta de la Oficina de Igualdad de Oportunidades a la Oficina de Administración del Distrito, decía:

 “Una gran proporción de las prostitutas, tanto hombres como mujeres, están agobiadas por la violencia que generalmente experimentan de los hombres. En la mayoría de las prostitutas se debe sospechar estrés mental severo y trauma psíquico con las consecuencias correspondientes. Por lo tanto, para no sobrecargar la situación de asesoramiento con posibles consecuencias traumáticas, etc., el asesoramiento solo debería ser llevado a cabo por mujeres en principio. Por lo tanto, las vacantes en esta área deberían restringirse solo a las mujeres “.  

¡Sin duda una victoria del feminismo bávaro!

Especialmente sorprendente es el presunto, pero realmente ficticio, “carácter protector” de la Ley de Protección de Prostitutas cuando se trata de prostitución migrante. Con el fin de ahorrar costos, las trabajadoras sexuales en el futuro cercano se vuelven cada vez más objeto de “servicios de interpretación de video” (por ejemplo, Hamburgo y Bremen). El trasfondo es que cualquier consulta que involucre intérpretes tomaría más de una hora. Parece que no hay dinero ni tiempo disponible.

En otros lugares, las trabajadoras sexuales deben traer sus propios intérpretes (Wiesbaden) o pagar sus propios servicios de interpretación (distrito de Bergstraße en Hesse).

En Frankfurt / Main, una “sesión de información y asesoramiento” en la oficina pública demora 15 minutos. En la ciudad multicultural de Main, los intérpretes son prácticamente considerados superfluos en las “charlas de información y asesoramiento”. El motivo principal fue: “No queremos registrar a los traductores”.

 

(Continuará en próximas entregas)


1.- Este texto es la versión elaborada de una conferencia pronunciada por Doña Carmen eV en la “reunión de prostitución de Frankfurt” el 1 de junio de 2018

Información sobre la Ley de Protección de Prostitutas (ProstSchG) que entró en vigor en Alemania el 1 de julio de 2017

 

 

https://bit.ly/2MgPCjT

 

→ Las razones de esta hoja informativa

→ ¿Qué dice la ley ProstSchG? ¿Y qué supone para las personas que ejercen el trabajo sexual en Alemania?

→ Nuevas regulaciones para las propietarias de un establecimiento

→ Algunas otras reglas a tener en cuenta

 

Descargar pdf

 

Las razones de esta hoja informativa

En Hydra llevamos mucho tiempo argumentado contra las medidas de control expuestas en la nueva ley denominada “para la protección de prostitutas” y rechazándolas sistemáticamente a nivel político.

La Ley de Protección de Prostitutas (ProstSchG) que entrará en vigor a partir del 1 de julio del 2017, va tener incidencia en la vida de las trabajadoras sexuales y cambiará de forma significante sus condiciones laborales.Nos encontramos en momento de gran incertidumbre al respecto de los cambios que se avecinan por ello consideramos importante informarles al respecto.

Esta página informativa es unicamente un resumen de aquellas regulaciones más importantes. En ella nos referimos al texto legal y a la justificación adjunta (Proyecto de Ley del Gobierno Federal, a partir de la página 35). Hasta el momento no está claro cómo se implementará la ley. Por ejemplo todavía no está decidido dónde ni qué administración u organismo llevará a cabo el registro de la actividad laboral.

La ley se aplicará por igual en toda la Federación de Estados de Alemania pero cada estado es libre de implementarla de diferente forma.

En cuanto tengamos nuevas y más concretas informaciones las comunicaremos de forma inmediata y las iremos publicando sucesivamente a través de este medio.Para cualquier consulta al respecto puede ponerse en contacto telefónico con nosotras. La asesoría de Hydra es un servicio basicamente gratuito y, por deseo expreso, anónimo.

En la traducción de este texto del alemán al español y por motivos de economia de lenguaje, se ha optado por utilizar el género femenino sin que ello suponga la exclusión intencionada de otros géneros.

Información del 12/05/2016

↑ back to top

 

¿Qué dice la ley ProstSchG? ¿Y qué supone para las personas que ejercen el trabajo sexual en Alemania?

  1. Cualquier persona que trabaje en la industria del sexo, da lo mismo si ejerce en la calle, en un burdel, en casa o como acompañante debe registrarse como prostituta. Esto incluye también a masajistas de tantra erótico y a proveedores de servicios como pueden ser el asesoramiento sobre masaje tántrico en la prostitución. De la obligación de registro están excluidos unicamente los siguientes servicios: la pornografía, los peep shows, los espectáculos de Table-Dance, las ofertas web cam y el sexo telefónico.
    Las personas mayores de 21 años tienen que renovar el registro cada dos años y las personas menores de 21 años anualmente. Aquellas personas que en el futuro trabajen sin demostrar constancia de dicho registro, tendrán que pagar una multa. Hasta el momento no se sabe en qué oficina de la administración se llevará a cabo este registro.
  2. Para efectuar el registro se requerirán el nombre y los apellidos de la persona que se va a registrar así como el domicilio actual, fecha y lugar de nacimiento, nacionalidad, llegado el caso, el permiso de trabajo y también la ciudad o municipio donde se va a ejercer la actividad laboral, además de dos fotos. Hecho esto se puede trabajar en cualquier lugar de Alemania, a menos que alguno de los Estados Federales haya optado en su momento por una regulación diferente.
  3. Al registrarse tendrá lugar una asesoría personalizada en la cual las trabajadoras sexuales serán informadas sobre sus derechos y obligaciones (por ejemplo: seguridad social y de salud, asesorías y servicios de apoyo, obligaciones fiscales). En el caso que, durante la consulta, las autoridades competentes lo consideren necesario, se delegará la asesoría a otro servicio o asesoría especializada. En caso de considerar que la trabajadora sexual se no es enteramente libre en la toma de sus decisiones, se tomarán las medidas oportunas previstas para esta situación.
  4. Además de la consulta informativa, en el momento de registrarse, todas las trabajadoras sexuales recibirán una consejería sobre temas de salud, tales como las infecciones de transmisión sexual, el embarazo y el uso de drogas entre otros.
    La consejería de salud es anual (en el caso de personas menores de 21 años tendrá que repetirse cada 6 meses). Durante dicha consulta se expedirá el certificado de haber cumplico con este requisito . Este certificado debe de ser presentado a la hora de inscribirse como prostituta y hay que tenerlo siempre a mano en lugar de trabajo.
  5. Si se cumplen todas las condiciones para el registro, la autoridad competente expedirá, en el plazo de 5 días, un certificado de identificación (“ID de prostituta “). Este certificado contiene los siguientes datos de la persona registrada: nombre o seudónimo, una foto, fecha y lugar de nacimiento, nacionalidad, lugares en los que haya trabajado anteriormente, el período de validez del certificado (de 1 o de 2 años) así como lugar y oficina de expedición. Unicamente a partir de la fecha de expedición del certificado se puede empezar a trabajar.
    El certificado de registro hay que llevarlo siempre al trabajo pues tiene que ser mostrado como prueba en caso de posibles controles y también es una garantía para los propietarios y/o encargados del negocio.
  6. El registro no se dará la persona que no entregue todos los documentos requeridos (por ejemplo el certificado haber asistido a la consejería de salud) o no proporcione a la autoridades competentes toda la información requerida en el procedimiento.
    Tampoco se expedirá el certificado a personas menores de 18 años, embarazadas 6 semanas antes del parto, a menores de 21 años y a personas que son “traidas” involuntariamente a la oficina de registro o que sean obligadas trabajar contra su voluntad.
    En los dos últimos casos tienen que existir claras evidencias que confirmen los hechos, una mera sospecha no será considerada argumento suficiente para negar la expedición del certificado.

↑ back to top

 

Nuevas regulaciones para las propietarias de un establecimiento

  1. Cualquier persona que desee gestionar un negocio de prostitución primero tiene que solicitar un permiso a la autoridad competente. Esta medida incluye los siguientes tipos de establecimientos: burdeles, salones de masaje, agencias de servicio de acompañantes, estudios, pisos, caravanas y fiestas.
    Las trabajadoras sexuales que ejercen por su cuenta en en su vivienda, no necesitan este permiso.
  2. Entre otros requisitos, para obtener esta autorización es necesario desarrollar un concepto y exponer un plan de negocios. Por su parte las autoridades comprobarán la fiabilidad de las personas propietarias o encargadas del establecimiento.
  3. Por otra parte habrá algunos requisitos que tienen que ver con la estructura arquitectónica del establecimiento. Por ejemplo: tiene que disponer de baños separados, salas de descanso, sistemas de emergencia. El cumplimiento de estos requisitos para los burdeles establecidos en viviendas particulares va a resultar complicado.
  4. En el futuro las trabajadoras sexuales no podrán pernoctar en los establecimientos donde trabajen. Burdeles y casas de citas tendrán que separar los lugares de trabajo de los dormitorios.
  5. Negocios como pueden ser Flat-Rate-Bordelle y Gang-Bang-Partys no obtendrán el permiso de apertura ya que, de acuerdo con la ley, contradicen el principio de autodeterminación sexual y fomentan la explotación.
  6. Ningún establecimiento podrá emplear a prostitutas sin registrar y que no estén en posesión del certificado de registro (“ID de prostituta”). Si lo hacen corren el riesgo de perder su licencia y de ser multados con una alta suma de dinero.
  7. Las gestoras y/o responsables de los establecimientos tienen que llevar constancia por escrito de todos los acuerdos contraidos con las profesionales del sexo y expedir recibos de todos los pagos efectuados. Por otra parte tienen que llevar debida y detallada cuenta de quién y cuándo trabaja y de cuánto gana esa persona.
  8. Las personas propietarias y/o responsables de los establecimientos tienen que poner a disposición de las trabajadoras sexuales preservativos, lubricantes y artículos para la higiene personal, así como prestar atención a la higiene general del local. Además tienen que permitir que en su local se lleven a cabo sesiones informativas y de asesoramiento sobre prevención de infecciones de transmisión sexual, bien por el personal de las Oficinas de Salud Pública, bien realizadas por especialistas provenientes de asesorias cualificadas.

↑ back to top

 

Algunas otras reglas a tener en cuenta

  1. Los servicios sexuales de tipo oral, vaginal o anal sin preservativo están prohibidos. También la publicidad de dichos servicios está prohibida. Si los clientes atentan contra esta regla tendrán que pagar fuertes multas.
  2. De forma explícita se autoriza a la policía para que pueda entrar a los locales e incluso a las viviendas, con el fin de inspeccionar, solicitar el acceso a documentos y podrán efectuar sin previo aviso controles de identidad, esto por poner algunos ejemplos. Las personas propietarias y/o personas responsables del local están obligadas a proporcionar la información requerida.
  3. Los datos del registro se guardarán y pueden ser enviados para ser inspeccionados a otros órganismos como pueden ser la oficina responsable de la recaudación de impuestos, a otros lugares de trabajo, para cumplir con la obligación explícita de informar y para tomar las medidas oportunas en el caso de detectarse personas obligadas a trabajar contra su voluntad.
    Aquellas personas que trabajen por cuentra propia, trabajadoras autónomas, necesitarán en cualquier caso un registro para cumplir con las obligaciones fiscales.
  4. Si el registro no se prolongara como prevé la ley, los datos tienen que ser eliminados en un plazo máximo de tres meses.

 

Marcos legales de trabajo sexual

Elaborado por ICRSE

Traducido del inglés por Citi

6 de marzo de 2018

 

Prohibición

  • Ideología: el trabajo sexual y las trabajadoras sexuales son inmorales, las trabajadoras sexuales son los vectores del VIH y otras enfermedades y representan una amenaza para la sociedad.
  • Albania, Armenia, Eslovenia, Rusia, Ucrania.
  • Consecuencias:
  • Las trabajadoras sexuales y sus lugares de trabajo son blanco de redadas policiales, las trabajadoras sexuales se ven obligadas a someterse a pruebas de VIH, ITS, hepatitis B y C, cuyos resultados pueden hacerse públicos.
  • Las trabajadoras sexuales no pueden acceder a los mecanismos de justicia ya que la policía es uno de sus principales atacantes.
  • Según un informe de Europa Central y Oriental y Asia Central, más del 40% de las trabajadoras sexuales sufrieron abusos físicos por parte de la policía en el año anterior a la encuesta.
  • La policía considera los condones que llevan las trabajadoras sexuales como prueba, por lo que las trabajadores sexuales son reacias a tenerlos cuando trabajan.
  • En Europa del Este, la mayoría de las nuevas infecciones por el VIH se producen entre las trabajadoras sexuales y las personas que se inyectan drogas; se estima que una de cada diez trabajadoras sexuales vive con el VIH.

 

Modelo sueco

  • Ideología: las trabajadoras del sexo son víctimas del patriarcado y de la violencia contra la mujer cometida por hombres.
  • Suecia, Noruega, Islandia, Irlanda del Norte (RU), Irlanda, Francia.
  • Consecuencias:
  • El volumen de trabajo sexual no ha disminuido: según la Policía sueca, el número de salas de masaje tailandés que presuntamente ofrecen servicios sexuales se ha triplicado en 3 años.
  • Según un estudio, la mitad de las trabajadoras sexuales encuestadas tenían menos confianza en los servicios sociales y la policía después de la introducción de la ley, lo que les impide denunciar los casos de violencia a las fuerzas del orden.
  • Las trabajadoras sexuales de calle se enfrentan a niveles más altos de competencia, precios decrecientes y peores condiciones de trabajo, por lo tanto, a menudo necesitan confiar más en clientes agresivos y en terceros y proporcionar servicios sexuales sin usar condones.
  • Aunque el trabajo sexual no está prohibido sobre el papel, las ordenanzas municipales y / o las acciones dirigidas contra los clientes conducen a la detención y deportación de las trabajadoras sexuales inmigrantes indocumentadas.
  • El estigma y las actitudes discriminatorias van en aumento: según una encuesta de 2015, más personas piensan que el trabajo sexual y las trabajadoras sexuales deberían ser penalizados: el 52% tenía esta opinión en 2015 frente al 30% antes de la introducción de la ley.

 

Legalización

  • Ideología: el trabajo sexual y las trabajadoras sexuales deben ser controlados y reprimidos meticulosamente por el Estado.
  • La regulación estricta se manifiesta en varias formas: registro de trabajadoras sexuales; limitación en el número, ubicación, criterios operacionales de los lugares de trabajo sexual; condiciones impuestas sobre quién puede trabajar como trabajadora sexual, tales como exámenes médicos obligatorios.
  • Alemania, Holanda, Suiza, Hungría, Grecia, Turquía.
  • Consecuencias:
  • Sistema de dos niveles: solo una fracción de las trabajadoras sexuales y de las empresas de trabajo sexual pueden cumplir las regulaciones restrictivas.
  • Quienes no pueden cumplir se enfrentan a multas y castigo.
  • En Grecia y Turquía, sólo el trabajo en lugares cerrados es legal y solo se permite trabajar a las mujeres cis solteras.
  • En Hungría, las trabajadoras sexuales de calle solo pueden solicitar en las llamadas “zonas de tolerancia” o áreas situadas fuera de las “zonas protegidas”.
  • En los Países Bajos, varios municipios han intentado introducir el registro obligatorio de trabajadoras sexuales en los últimos años.
  • En Alemania, según una nueva ley aprobada en 2017, las trabajadoras sexuales deben registrarse ante las autoridades designadas que son quienes determinarán si pueden o no recibir su licencia.

 

Despenalización

  • Ideología: el trabajo sexual se reconoce legalmente como trabajo y se lo trata como a otros sectores de servicios, las trabajadoras sexuales tienen derecho a los derechos laborales.
  • Nueva Zelanda
  • Consecuencias:
  • No aumenta el número de trabajadoras sexuales ni de personas víctimas de trata en la industria del sexo.
  • El 90% de las trabajadoras sexuales encuestadas piensa que el nuevo modelo ha mejorado su capacidad para hacer respetar sus derechos laborales y su acceso a la salud y la seguridad.
  • 57% de las trabajadoras sexuales encuestadas piensa que las actitudes de la policía han mejorado desde la despenalización.
  • El 64% de las trabajadoras sexuales encuestadas pensó que era más fácil rechazar clientes, esta tasa fue del 37% antes de la despenalización.
  • Más trabajadoras sexuales informan de que revelan su estatus de trabajadora sexual cuando visitan al médico y que se someten a controles de salud periódicos.
  • Según Lancet, una revista médica líder, la despenalización evitaría el 33-46% de las infecciones por VIH en la próxima década.

 


1.- Ver más sobre marcos legales:

Comité Internacional sobre los Derechos de los Trabajadores Sexuales en Europa (ICRSE) (2015). ¡Nada acerca de nosotras sin nosotras! Diez años de activismo por los derechos de las trabaiadoras sexuales. Elérhető: http://www.sexworkeurope.org/sites/default/files/userfiles/files/ICRSE_10years%20report_April2016_photo_%282%29.pdf

Red mundial de proyectos de trabajo sexual (2014). El trabajo sexual y la ley: comprender los marcos legales y la lucha por las reformas a la ley del trabajo sexual. Disponible en: http://www.nswp.org/sites/nswp.org/files/Sex%20Work%20%26%20The%20Law.pdf

2.- Red de Defensa de los Derechos de los Trabajadores Sexuales (SWAN) (2009). Detener la violencia: abusos de los derechos humanos contra las trabajadoras sexuales en Europa central y oriental y Asia central. Disponible en: https://www.opensocietyfoundations.org/sites/default/

3.- AVERT. VIH y SIDA en Europa del Este y Asia Central. Disponible en: http://www.avert.org/professionals/hiv-around-world/eastern-europe-central-asia

4.- Junta de la Policía Nacional de Suecia (2012). Trata de seres humanos con fines sexuales y de otro tipo. Informe de situación 13. Disponible en:

https://www.polisen.se/Global/www%20och%20Intrapolis/Informationsmaterial/01%20Polisen%20nationellt/Engelskt%20informationsmaterial/Trafficking_1998_/Trafficking_report_13_20130530.pdf

5.- Asociación Sueca para la Educación Sexual (RFSU) (2010). Remissvar ang SOU 2010: 49, Förbud mot köp av sexuell tjänst. Disponible en: http://www.rfsu.se/sv/Sex-och-politik/Remisser-och-yttranden/Yttrande-over-betankandet-Forbud-mot-kop-av-sexuell-tjanst-En-utvardering-1999 -2008-SOU-201049 /

6.- Red global de proyectos de trabajo sexual (2015). Herramientas de activismo: El verdadero impacto del modelo sueco en las trabajadoras sexuales. Disponible en: http://www.nswp.org/resource/the-real-impact-the-swedish-model-sex-workers-advocacy-toolkit

7.- http://www.nswp.org/sites/nswp.org/files/SW%20Digest%20Issue%2011%20Jan%20-%20Mar%202015.pdf

8.- https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/diverse-group-of-berlin-based-sex-worker-activists/german-law-endangers-sex-workers

9.- Departamento de Salud Pública y Medicina General, Universidad de Otago, Christchurch (2007).

El impacto de la Ley de Reforma de la Prostitución en las prácticas de seguridad y salud de las trabajadoras sexuales. Disponible en: http://www.otago.ac.nz/christchurch/otago018607.pdf

10.- http://www.thelancet.com/series/hiv-and-sex-workers

 

 

 

Violencia sexual y prostitución: el problema es la imagen que tenéis de nosotras

 

“El problema no es mi ocupación sino vuestra moralidad burguesa”.
© Matt Lemon Photography. All Rights Reserved.

 

Por Marleen Laverte (1)

20 de noviembre de 2017

https://researchprojectgermany.wordpress.com/2017/12/29/sexual-violence-and-prostitution-the-problem-is-your-image-of-us/

 

El acoso sexual ocurre en la prostitución como ocurre en cualquier otro trabajo. Se necesitan soluciones que no penalicen a todos los clientes.

“¡Si alguien te agarra, quítale la mano inmediatamente y deja claro que no debe tocarte sin pagar!”. Ese fue uno de los primeros consejos que recibí de una compañera trabajadora sexual. Era en 2011, cuando comencé a hacer negocios en Café Pssst !, un bar con habitaciones en la parte trasera. Tanteaba clientes potenciales mientras coqueteaba con ellos; hombres de la clase del que le ponía la mano en el trasero o en el pecho a una mujer, pero que al final no iba a las habitaciones de atrás con ella. Tenían que ir al banco primero para retirar efectivo, decían, y luego simplemente no regresaban, como era de esperar.

En términos generales, nuestros clientes saben muy bien cómo comportarse y nos tratan con respeto; después de todo, son hijos, parejas o padres, no monstruos sin empatía. Sin embargo, al igual que en la gastronomía, el riesgo de encontrarse con un cliente ocasional que te agarre sin tu consentimiento es relativamente alto. O que robe tu tiempo, es decir, tu dinero.

En la mayoría de los burdeles, las prostitutas nos advertimos mutuamente sobre tales clientes transgresores. Intercambiamos información sobre qué observar o qué tipo de clientes es mejor rechazar, si ya te has hartado de su actitud. En algunos de los portales de internet, nos advertimos unas a otras de los clientes que actuaron de forma violenta o inapropiada.

Las redes de trabajadoras sexuales en países de habla inglesa manejan sus propias bases de datos, los llamados “esquemas de Ugly Mugs”, para librar a las compañeras trabajadoras sexuales de tener la misma mala experiencia con un cliente que tuvieron otras, desde transgresiones hasta violencia. Para el área de habla alemana, obtuvimos un “Client-Knigge” [manual de etiqueta] en el que los clientes pueden leer en frío lo que es y lo que no es aceptable.

A pesar de toda la competencia, las putas generalmente nos apoyamos mutuamente cuando se trata de compartir la mejor forma de lidiar con esas raras “ovejas negras”. Proyectos del movimiento por los derechos de las trabajadoras sexuales (como Hydra, Trans * Sexworks o profiS by move e.V.) empoderan a las trabajadoras sexuales para que se levanten contra la violencia y procesen mejor sus experiencias.

Expectativas de rol contradictorias

Aunque es obvio, permítanme aclarar una cosa: ¡un solo cliente transgresivo o violento ya es demasiado! Encuentros con esos clientes son los que ocupan nuestras mentes por un período de tiempo más largo. Para digerirlos, reflexionamos sobre esas experiencias una y otra vez.

Los estereotipos dominantes sobre las prostitutas, que también influyen en nuestro propio pensamiento, dificultan el trazar una línea cuando se trata de transgresiones o conductas violentas: algunos dicen que como “mujeres caídas” no tenemos que culpar a nadie más que a nosotras mismas y debemos considerar esas experiencias como riesgo laboral.

También están aquellos que creen que las prostitutas no pueden ser violadas, ya que aparentemente estamos listas para acostarnos con cualquier persona en cualquier momento. Otros a su vez creen exactamente lo contrario: que cualquier sexo con clientes es violación.

Incluso si no necesitas procesar ninguna grosería, estas expectativas de rol contradictorias pueden desestabilizarte sutilmente sobre qué punto de vista adoptar. Y, sin embargo, no somos “mujeres caídas” ni somos incapaces de expresar o negar el consentimiento, ni todos nuestros clientes son agresores.

La variedad de violencia perpetrada por los clientes es amplia y diversa. En el peor de los casos, incluye asesinatos, y los asesinos en serie —no solo en EE. UU.— la mayoría de las veces eligen prostitutas como sus víctimas, ya que razonablemente pueden esperar que las investigaciones policiales sobre asesinatos de trabajadoras sexuales se lleven a cabo con menos rigor. Además, debido al estigma asociado al trabajo sexual y el miedo a la policía, las trabajadoras sexuales apenas denuncian incidentes. No lo hacen en Alemania, y ciertamente tampoco en países que penalizan a los clientes.

La policía no es inocente

Y, sin embargo, informes recientes de compañeras trabajadoras sexuales de Francia [e Irlanda] han demostrado que desde que se adoptó la penalización de clientes, son especialmente los clientes respetuosos los que se mantienen alejados, mientras que los brutales aceptan fácilmente el pequeño riesgo de ser atrapados. A su vez, la disminución de clientes significa que les guste o no, las trabajadoras sexuales tienen que aceptar clientes significativamente más violentos si quieren evitar caer en la pobreza, ya que las alternativas de trabajo adecuadas son pocas y distantes.

No debería ser una sorpresa que la combinación de diferentes formas de discriminación —tener una identidad trans *, un conocimiento pobre del idioma alemán, ser negra o de color, ser romaní o de otro origen étnico— también aumente el nivel de violencia que experimentan las personas en el trabajo sexual.

Además de la violencia de los clientes, uno no debe ignorar la enorme cantidad de violencia perpetrada por los agentes de policía en todo el mundo. Muy a menudo, los perpetradores se esconden entre las mismas personas de quienes los políticos y los activistas contra la prostitución esperan que nos protejan. En Alemania, los casos de sexo extorsionado (“hazme una mamada y luego te dejaré ir”) quizás no sean tan altos como en otros lugares, pero la policía alemana tampoco es inocente. Compañeras trabajadoras sexuales han informado sobre violencia psicológica, por ejemplo, mediante salidas forzadas del coche durante los controles de licencia de conducir, comentarios sexualizados durante las redadas, ficciones de hacerse pasar por clientes, o preguntas transgresoras y condescendientes cuando se intenta presentar una denuncia.

La exclusión social, especialmente los intentos de librar a las ciudades del trabajo sexual callejero, ha llevado a la adopción de leyes cuyo único propósito es desplazar o encarcelar a las prostitutas. Cuando se prohibe iniciar contacto con clientes potenciales , como sucedió en el barrio St. Georg de Hamburgo; cuando las trabajadoras sexuales regresan a las zonas fuera de límite [Sperrbezirke] para ganar dinero suficiente para pagar las multas que se les imponen y son atrapadas repetidamente hasta que la falta administrativa inicial se convierte en un delito penal; cuando una docena de trabajadoras sexuales van a parar a la cárcel como resultado de todo eso, entonces considero que existe una privación de la libertad de las prostitutas por parte de las autoridades legislativas y ejecutivas.

Indiscriminadamente encasilladas como víctimas

Nuestras fronteras merecen el mismo respeto que las de los demás. Llegar a darse cuenta de algo tan obvio puede ser difícil a veces en una sociedad que nos segrega y nos encasilla de forma indiscriminada como víctimas.

A las trabajadoras sexuales se nos está robando la oportunidad de dirigir un debate público diferenciado sobre la violencia en la prostitución. ¿Cómo tratar el hecho de que eliges esta ocupación después de una cuidadosa consideración, sabiendo mucho acerca de los posibles peligros? ¿A quién tomas como un modelo a seguir? ¿Cómo lidias con la violencia, sin infravalorarla y sin generalizarla?

Se necesitan soluciones que no penalicen a todos los clientes. Existe una falta de comprensión de que, ante todo, son los prejuicios sociales sobre la prostitución los que nos dificultan protegernos a nosotras mismas. Eso es porque esos prejuicios bajan el umbral para usar la violencia contra nosotras: entre los clientes, entre la policía, entre todos. Desearía que se escuchara a las trabajadoras sexuales y que se nos consultara acerca de qué medidas consideramos útiles para prevenir la violencia y cuáles no recomendamos.

Incluso si ello puede ser incómodo para muchas personas: las campañas públicamente visibles que representan a nuestros clientes y a nosotras mismas como personas respetables serían más efectivas que los registros forzosos (2). Porque el problema no somos nosotras, sino los prejuicios que tenéis contra nosotras.

 

————————————————————

 

1 La autora es trabajadora sexual y escribió aquí bajo su seudónimo.

 

2 La “Ley de Protección de Prostitutas”, que entró en vigencia en Alemania el 1 de julio de 2017, introdujo el registro obligatorio de trabajadoras sexuales, así como sesiones obligatorias de consejería en salud y la posibilidad de emitir órdenes administrativas contra ellas. Para más información, remítase al Informe del Comité Internacional sobre los Derechos del Trabajador Sexual en Europa (ICRSE), titulado “Protección profesada, disposiciones sin sentido – Descripción general de la Ley alemana de protección de las prostitutas (Prostituiertenschutzgesetz – ProstSchG)”. Los lectores interesados ​​también pueden referirse al Informe Comunitario de ICRSE “Explotación: disposiciones laborales injustas y condiciones de trabajo precarias en la industria del sexo”.

 

Traducido del alemán al inglés por Matthias Lehmann, cofundador de SWAT – Sex Workers + Allies Translate.

Traducido del inglés al español por Citerea Anadiomena.

“El objetivo de SWAT no es solo proporcionar a las trabajadoras sexuales y aliados una red para permitir el intercambio de conocimientos sobre trabajo sexual a través de barreras culturales y de idioma, sino también recompensar a los contribuyentes por su trabajo siempre que sea posible”.

 

Haga clic aquí para obtener información sobre SWAT en 18 idiomas. Póngase en contacto con SWAT por correo electrónico si desea contribuir con sus habilidades. También le invitamos a unirte al grupo SWAT de Facebook.

 

El traductor del alemán al inglés desea agradecer a Marleen Laverte por sus comentarios sobre el primer borrador de esta traducción. Se han hecho todos los esfuerzos para traducir este artículo palabra por palabra. La foto  de arriba no apareció en el artículo original.

 

El original en alemán de este artículo se publicó por primera vez como “Sexuelle Gewalt und Prostitution: Das Problem ist euer Bild von uns” at die tageszeitung” (20 de noviembre de 2017). Tenga en cuenta que el copyright de este artículo corresponde a Die Tageszeitung y no está licenciado bajo una licencia de Creative Commons.