La represión sexual y el fascismo

Se publicó originalmente en Leviatán: revista de pensamiento socialista (nº 26, Julio 1936)

La represión sexual y el fascismo – Reich, Wilhelm, 1897-1957

https://prensahistorica.mcu.es/en/consulta/registro.do?id=1028475

Veinte años de trata: haciendo balance del mundo que construyó el Protocolo de Palermo

 

Enviado por NSWP el 20 de noviembre de 2020

Autor:

Fuente (instituto / publicación):

Open Democracy

https://www.nswp.org/news/open-democracy-palermo-20th-anniversary-series

 

Esta semana, Open Democracy anunció la publicación de una serie de artículos de pensadores clave que reflexionarán sobre el vigésimo aniversario del Protocolo de Palermo. El Protocolo, un suplemento de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, tiene como objetivo “prevenir, reprimir y castigar la trata de personas”, con un enfoque específico en “mujeres y niños”.

Los primeros tres artículos publicados como parte de la serie son de particular interés para las trabajadoras sexuales, ya que abordan las cuestiones de la “explotación”, que no está definida en el derecho internacional ni en el Protocolo. Los artículos destacan las consecuencias para las mismas personas que el Protocolo y los responsables políticos supuestamente pretenden proteger.

Aquí hemos extraído citas que son relevantes para el trabajo sexual y hemos incluido enlaces a los artículos completos en el sitio web de Open Democracy.

 

¿Qué es la explotación, de todos modos?

“Otro problema aquí es la forma en que ciertas categorías de trabajo (como el trabajo sexual) se enmarcan como esencialmente explotadoras, con líneas claras entre lo que es ‘aceptable’ para la dignidad humana y lo que se dice que es ajeno a ella. El problema es que, una vez más, quienes trazan estas líneas lo hacen de acuerdo con marcos morales específicos de cada cultura y clase. Y estos están lejos de ser compartidos universalmente.

En segundo lugar, cuando categorías enteras de trabajo se construyen como explotadoras por defecto, pueden problematizarse estrategias de subsistencia que pueden no ser problemáticas para las personas que viven en ellas. Peor aún, cuando estas estrategias de subsistencia son consecuentemente dirigidas a la abolición, las personas cuyas vidas dependen de ellas casi siempre sufren. El trabajo sexual y el trabajo infantil son aquí los ejemplos paradigmáticos. Los legisladores y los actores de la sociedad civil de todos los continentes han intentado “salvar” a las trabajadoras sexuales y a los niños trabajadores prohibiéndoles hacer el trabajo del que dependen para vivir. Al hacerlo, solo les causan una miseria cada vez mayor. ¿Esto realmente beneficia a los explotados? ”

 

El caso del trabajo sexual

“La frontera porosa entre la explotación capitalista cotidiana y el abuso criminal excepcional es especialmente evidente cuando se trata de debates sobre el trabajo sexual y la trata. El caso de la trata de personas con fines de explotación laboral sexual, que el protocolo destaca como un área de énfasis, revela que la difuminación de la frontera no es el resultado de un pensamiento o una redacción descuidados de un comité. En cambio, es una estrategia consciente de las feministas abolicionistas de la prostitución que dejaron una huella indeleble en el documento.

La fusión de trata sexual y trabajo sexual es una estrategia clave de las organizaciones abolicionistas extremistas. La Coalición contra la Trata de Mujeres, por ejemplo, insiste en que “la explotación de la prostitución y la trata no pueden separarse” y, por lo tanto, equipara el trabajo de cualquier forma de prostitución con la violencia y el abuso sexuales. El protocolo y las políticas nacionales contra la trata de personas que se inspiran en él han servido como herramientas para revitalizar la vigilancia y la persecución legal de las trabajadoras sexuales en general.

Un ejemplo claro de esta agenda en acción son los proyectos de ley SESTA / FOSTA aprobados por el Congreso de los EE.UU. y promulgados como ley en 2018. La ley está destinada a combatir tanto la prostitución como la trata sexual —ambas están constantemente fusionadas en el texto— tomando como objetivo los sitios y plataformas online que utilizan las trabajadoras sexuales para comercializar sus servicios y seleccionar a los clientes, con el argumento de que también podrían ser utilizados por tratantes. La ley pone en peligro la seguridad y los medios de subsistencia de las muchas trabajadoras sexuales que utilizan estas herramientas, como parte integrante del esfuerzo por eliminar de la plataforma el pequeño número de tratantes que también podrían utilizar estos sitios. Con la ayuda de todas las historias sensacionalistas de los medios sobre la trata sexual, la por ahora habitual fusión de trabajo sexual y trata sexual ha sido una bendición para las abolicionistas del trabajo sexual en los Estados Unidos.

Vale la pena señalar (aunque este punto merece un argumento aparte) que el alcance expansivo de las leyes de trata de personas también se utiliza como un arma contra los migrantes y las redes de ayuda a los migrantes. Así como la ley tiende a catalogar todo el trabajo sexual como trata, también la ayuda a los migrantes se ha convertido en objeto de persecución legal como “trata de personas”. Como resultado, los proyectos humanitarios, como las misiones de rescate en el Mediterráneo para ayudar a los migrantes en peligro, han sido criminalizados y acusados ​​repetidamente en virtud de las leyes contra la trata.

Es irónico que las feministas abolicionistas de la prostitución, que tuvieron una enorme influencia en la redacción del protocolo, repitan realmente un aspecto del argumento de Marx, aunque de una manera distorsionada y limitada. Ellas también rechazan la división entre trabajo sexual y trata sexual. Quizás, podría pensar uno, podríamos simplemente expandir el marco más allá de “todo trabajo sexual es explotación” a “todo trabajo capitalista es explotación”. Pero las abolicionistas de la prostitución no pueden aceptar que el trabajo sexual sea como cualquier otro trabajo; debe seguir siendo excepcional, en parte debido a la base fundamentalmente moral de su condena. Y, como resultado, su solución preferida debe girar en torno al procesamiento penal, como el modelo nórdico que penaliza a los consumidores de servicios sexuales en un intento por destruir el sector del trabajo sexual.

 

No rescate y enjuiciamiento, sino empoderamiento y organización

“… la estrategia adecuada para combatir la vulnerabilidad y la explotación no es el rescate y la persecución legal, sino el empoderamiento y la organización. En primer lugar, dado que la mayoría de las personas son reclutadas para trabajar debido a su vulnerabilidad económica, la forma de combatir esto es empoderarlas creando una seguridad económica genuina. Esfuerzos como iniciativas de reducción de la pobreza, programas de alivio de la deuda y proyectos para acabar con la falta de vivienda. En segundo lugar, dado que los explotados en la sociedad capitalista —los explotados en términos de jerarquías de clase pero también de género, raza, sexualidad y nacionalidad—- tienen un poder potencial, pueden organizarse políticamente. Una solución genuina al problema de la explotación tendrá que ser iniciada por modos de organización sindical de coalición que sean capaces de abordar todas estas jerarquías juntas ”.

 

La lucha contra la trata es un trabajo interno

“En segundo lugar, tenemos organizaciones que han utilizado la lucha contra la trata y el acceso e influencia que esa lucha les permite para hacer avanzar otros aspectos de su agenda. Los grupos que buscan abolir el trabajo sexual son los principales culpables aquí. Las activistas abolicionistas han logrado aprovechar la simpatía por las víctimas de trata para penalizar aún más el trabajo sexual, acosar a las trabajadoras sexuales y sus clientes, y negar rutas seguras y legales de migración interna e internacional para las trabajadoras sexuales. Bajo el disfraz de la lucha contra la trata, en muchas jurisdicciones las victorias anteriores obtenidas por las trabajadoras sexuales se han revertido y las trabajadoras sexuales se han vuelto más expuestas al poder punitivo del Estado.

Esta es una alianza mutuamente beneficiosa. El flujo de cientos de millones de dólares en los Estados Unidos a organizaciones que luchan contra la “esclavitud moderna” ha jugado un papel importante en desviar la atención de las políticas gubernamentales sobre inmigración, libre comercio, empleo, medio ambiente y bienestar público. Hablar de ‘tratantes’ y ‘traficantes’ no solo es una forma eficaz de silenciar otros debates, sino que también permite a los Estados-nación que de otro modo se definirían por sus políticas anti-inmigrantes, anti medio ambiente, anti-mujeres, anti-trabajadores y anti-pobres ser vistos como los salvadores y protectores de las ‘víctimas de trata’ ”.

¿Está fallando el feminismo a las trabajadoras sexuales?

Por qué las objeciones morales al trabajo sexual son hipócritas

 

Niki Adams | Portavoz del Colectivo Inglés de Prostitutas (ECP), Adams hace campaña por la despenalización del trabajo sexual y por la seguridad de las trabajadoras sexuales.

5 de junio de 2017

https://iainews.iai.tv/articles/is-feminism-failing-sex-workers-auid-835?_ga=2.225813530.1848512262.1497863620-1588803847.1447090476

https://prostitutescollective.net/iai-news-moral-objections-sex-work-hypocritical/

 

¿El dinero hace malas a las mujeres buenas? Si una mujer en la calle le pregunta a un hombre “¿quieres dormir conmigo?”, eso es perfectamente legal. Pero si él dice que sí y ella le dice que le costará 20 libras, es contra la ley.

Las leyes contra la prostitución introducidas en la década de 1950 se basaban en reglas morales aplicadas al comportamiento sexual, especialmente al comportamiento sexual de las mujeres. Como tales, también simbolizan “dobles raseros de moralidad sexual que resultan en estigmatizar como putas no solo a las prostitutas, sino también a muchas mujeres poco convencionales”. [1]

Pero las reglas morales no son estáticas. Se necesitó el coraje y la determinación de las personas LGBTQI que exigían sus derechos para lograr la despenalización del sexo gay. La opinión pública ya ha cambiado en gran medida en el tema de la prostitución. Ya en 2008, el 59% de las personas estaba de acuerdo en que “la prostitución era una elección perfectamente razonable que las mujeres deberían poder tomar libremente” [2].

Existe un movimiento creciente, encabezado por trabajadoras sexuales, que exige la despenalización del trabajo sexual de acuerdo con la ley introducida en Nueva Zelanda en 2003 con un éxito comprobable [3]. Pero también existe una oposición arraigada que proviene de una “unión improbable de cristianos evangélicos y activistas feministas”. [4] Ambas alas de esta unión buscan la abolición de la prostitución y, mientras tanto, presionan para que aumente la penalización en forma de penalización de los clientes. Algunos grupos religiosos provienen de un punto de vista moralista no encubierto. La organización benéfica cristiana CARE, que patrocinó una Ley de Irlanda del Norte para penalizar a los clientes, [5] tiene un historial de homofobia, hizo campaña contra el matrimonio homosexual [6] y también se opone al aborto [7].


“¿Es realmente solo el trabajo sexual lo que es dañino para nuestra humanidad cuando bajo el capitalismo todos nos vemos obligados a vendernos, obligados a pasar nuestra vida despierta en actividades que no hemos elegido o diseñado?”


Las campañas para penalizar a los clientes por parte de grupos feministas tienen una motivación diferente. Explotan el evidente doble rasero inherente a las leyes sobre la prostitución y la ira a menudo justificable de las mujeres hacia los hombres, y en nombre de la igualdad proponen que se penalice a los clientes como primer paso para abolir la prostitución. Sostienen que la prostitución “es intrínsecamente una forma de abuso… una forma de violencia contra la mujer”, que la prostitución es singularmente degradante, que la prostitución corrompe la sociedad en la que vivimos, saboteando cualquier posibilidad de igualdad entre los sexos [8] y por tanto que la prostitución debe ser prohibida [9].

La afirmación de que “la prostitución es intrínsecamente violenta porque, por definición, implica relaciones sexuales no deseadas” [10] es insultante y degradante para las trabajadoras sexuales. Niega que nosotras, como otras personas, podamos distinguir entre el sexo que aceptamos (por dinero o no) y el que viola nuestros cuerpos y nuestra voluntad. Como otras trabajadoras, el consentimiento de las trabajadoras sexuales es condicional: si no nos pagan, es trabajo forzado.

Un miembro de la audiencia en un evento reciente, aparentemente sin reparos en definir lo que es la experiencia de las trabajadoras sexuales para ellas, dio su opinión:

“El trabajador de la fábrica accede a mercantilizar su brazo, una mujer en prostitución acepta mercantilizar una parte muy íntima de su cuerpo. Esto provoca la disociación del yo. Describiría el trabajo en una fábrica como el consentimiento a la esclavitud; el trabajo sexual es consentimiento a la violación. Por eso no deberíamos permitir la prostitución “. [11]

Pero, ¿realmente se mantiene esta distinción? ¿Es realmente solo el trabajo sexual lo que es dañino para nuestra humanidad cuando bajo el capitalismo todos nos vemos obligados a vendernos a nosotros mismos, obligados a pasar nuestra vida despierta en actividades que no hemos elegido o diseñado?

Selma James, en su apasionante relato de la ocupación de 12 días por parte del ECP de la Iglesia de la Santa Cruz en King’s Cross, Londres, en 1982 para protestar contra la ilegalidad policial y el racismo, aborda la incomodidad que algunos sienten con las mujeres que venden sexo:

“Es cierto que las trabajadoras sexuales venden un servicio que todos esperamos esté conectado con la intimidad y los sentimientos personales profundos. Pero el movimiento de mujeres se ha esforzado en explicar que la sexualidad se romantiza para ocultar cómo a veces es una tragedia o una decepción, o un peligro, o todo esto, para las mujeres “.

No podemos negar que la afirmación de que la prostitución es dañina para las mujeres está respaldada por estadísticas. Las trabajadoras sexuales en Londres tienen 12 veces más probabilidades de morir que otras mujeres [12]. Pero proponer la ilegalización de la prostitución sobre esta base es imponer un doble rasero moralista. La agricultura es la industria más peligrosa del Reino Unido, con 167 muertes durante el año pasado [13], pero nadie propondría sensatamente que se prohibiera la agricultura. Dos mujeres a la semana son asesinadas por su pareja o expareja, pero aún no hemos visto una advertencia feminista de peligro contra el matrimonio.

No hay nada intrínsecamente peligroso en el trabajo sexual. Las mujeres están solas con los hombres en todo tipo de situaciones. Son las leyes que obligan a las trabajadoras sexuales a trabajar de forma aislada las que nos hacen más vulnerables a la violencia y es la falta de valor que se pone en nuestras vidas, agravada por nuestra condición de ilegales, lo que hace que sea tan difícil obtener justicia cuando somos atacadas. Women Against Rape, miembro fundador de Safety First Coalition que se inició a raíz de los trágicos asesinatos de cinco mujeres jóvenes en Ipswich, advierte además que “apuntar a hombres que no han sido acusados ​​de violencia solo porque compran servicios sexuales, desvía el tiempo y los recursos de la policía para hacer frente a la tasa espantosamente baja de condenas por violación denunciada.“[14].

El ECP nunca ha glamorizado la prostitución. Las trabajadoras sexuales no necesitamos amar nuestros trabajos para exigir que la policía nos deje en paz. Las encuestas que afirman mostrar que muchas trabajadoras sexuales preferirían otro trabajo [15] ocultan el hecho de que la mayoría de los trabajadores que a los que se ofrece más dinero por menos trabajo querrían cambiar de ocupación. Con los contratos de cero horas y los bajos salarios endémicos como norma, no es de extrañar que una encuesta reciente del Reino Unido descubra que el 60% de los trabajadores odian su trabajo. [16] Y, por supuesto, muchas mujeres señalan el hecho de que el trabajo sexual suele estar mejor remunerado (y, por lo tanto, es menos explotador) que la mayoría de los trabajos con salarios bajos.

Pero ¿qué pasa con la afirmación de que la prostitución corrompe a la sociedad y es “un vehículo para infectar a una nación”? [17] Bueno, Virginia Woolf pensó que las “prostitutas cerebrales” podrían causar más daño:

“Vender un cerebro es peor que vender un cuerpo porque cuando la vendedora de su cuerpo ha vendido su placer momentáneo, se cuida mucho de que el asunto termine ahí. Pero cuando un vendedor de cerebros ha vendido su cerebro, su progenie anémica, viciosa y enferma se suelta en el mundo para infectar y corromper y sembrar las semillas de la enfermedad en otros “. [18]

La otra afirmación que debemos abordar es que la prostitución “es fundamentalmente incompatible con la igualdad entre mujeres y hombres”.

La industria del sexo no es la única industria dominada por los hombres que degrada a las mujeres, pero es una industria basada en el sexo que tiende a desencadenar tendencias represivas. ¿Atrae una aprobación particular porque las trabajadoras son ilegales y son las que menos pueden defender públicamente sus derechos tanto a sus trabajos como contra sus empleadores?

Lejos de socavar el poder de las mujeres en la sociedad, la Campaña Wages for Housework (una de las pocas organizaciones de mujeres que desde sus inicios reconoció a las trabajadoras sexuales como trabajadoras) planteó la opinión de que “todas las mujeres se benefician de los intentos exitosos de las prostitutas de recibir dinero en efectivo por trabajo sexual , porque el dinero deja en claro que las mujeres estamos trabajando cuando follamos, nos vestimos, somos amables, nos maquillamos, siempre que nos relacionamos con los hombres “.

Parece que las credenciales feministas se obtienen no abordando la negligencia y el menosprecio hacia las madres, no apoyando la lactancia materna, no mejorando las deplorables tasas de condenas por violación o luchando por la equidad salarial, la vivienda y para acabar con la policía sexista y racista, sino abogando por la penalización de pagar por sexo.

Y, vergonzosamente, esta opinión prevalece en un momento en el Reino Unido en el que el 86% de los recortes de austeridad se han dirigido a las mujeres, [19] cuatro millones de niños viven en la pobreza [20], 1,25 millones de personas en el Reino Unido son oficialmente indigentes [21] y las mujeres en busca de asilo está sobreviviendo con 36 libras a la semana. La política de sanciones por beneficios por sí sola se reconoce como la causa del aumento masivo de la prostitución [22]. [23] [24]


“Tradicionalmente las feministas no han querido saber si la ‘limpieza’ que estaban promoviendo fortalecía la mano de las mujeres o la del Estado”.


¿Cuál ha sido el impacto de esta cruzada contra la prostitución? Para empezar, ha habido una “marea de desinformación”. [25] Para mencionar solo dos hechos falsos a menudo citados: el 80% de los trabajadores sexuales son víctimas de trata (la investigación más completa y confiable encontró que menos del 6% de las trabajadoras migrantes son objeto de trata [26]); la edad media de entrada en la prostitución es de 13 años (de hecho, es de 18 a 25 años [27]).

El otro impacto más devastador es que miles de mujeres al año enfrentan redadas policiales y son detenidas, procesadas e incluso encarceladas en nombre de salvar a las víctimas [28]. Tradicionalmente las feministas no han querido saber si la “limpieza” que estaban promoviendo fortalecía la mano de la mujer o la del Estado. A nivel internacional, por ejemplo, las leyes contra la trata (a menudo promovidas por grupos fundamentalistas cristianos [29]) se han utilizado principalmente para evitar que las mujeres de los países del sur crucen las fronteras nacionales en busca de una vida mejor [30]. Las feministas incluso han estado dispuestas a respaldar a (y obtener financiación de) las fuerzas más represivas y reaccionarias [31]. En Estados Unidos, el compromiso de Bush contra la prostitución, [32] que impedía que las organizaciones recibieran fondos federales a menos que se opusieran explícitamente a la prostitución, fue respaldada por prominentes feministas [33]. Y las leyes se utilizan de forma discriminatoria. US PROStitutes Collective ha estado publicando cómo “a nivel nacional, las personas negras representan el 42% de todas las detenciones por prostitución, el 45% de las detenciones por toque de queda y merodeo y el 35% de las detenciones por conducta desordenada. Sin embargo, los negros constituyen solo el 13,2% de la población de Estados Unidos ”. [34]

En última instancia, no importa cuáles sean tus opiniones morales; como dijo Andrea Spyropoulos del Royal College of Nursing cuando habló en el Parlamento sobre este tema, puedes dejarlas de lado:

“Le pedí a las 3000 enfermeras del Congreso que suspendieran sólo para el debate, sus propios valores personales, morales, éticos y religiosos. Porque una vez que eliminas esos temas de este debate, no hay debate. No tiene ningún sentido penalizar a personas que son adultos que consienten en tener relaciones sexuales. La única diferencia es que los hombres pagan dinero. Bueno, oye, llevo un anillo de diamantes y aretes de diamantes que les puedo asegurar que no los pagué yo; vinieron de mi esposo, y él ni siquiera era mi esposo en ese momento “.

La demanda del “feminismo del 99%” [35] de la Huelga Internacional de Mujeres de este año es una señal alentadora de que los tiempos están cambiando. Nos ha abierto el camino para poder forjar un feminismo que ataque la violencia y la inmoralidad de la pobreza en lugar de atacar los medios por los que sobreviven las personas empobrecidas, un feminismo que se ponga del lado de las trabajadoras sexuales contra la policía y del lado de las “malas” mujeres contra las malas leyes. De esta manera podemos negarnos a estar divididas de otras mujeres y otros trabajadores. Como dijo nuestra organización hermana Empower en Tailandia:

“El trabajo sexual es nuestro medio de resistencia y nuestro rechazo a permanecer en los lugares de pobreza que nos asignan. Son nuestras madres que trabajan la tierra; nuestras hermanas en los talleres clandestinos; nuestras tías que son vendedoras ambulantes; nuestras hijas limpiando las casas de los ricos. Somos las mismas mujeres. Juntas rechazamos la pobreza y exigimos un mundo mejor, más justo y más amable para todos ”.

 


[1] Laurie Shrage, PhD, ex profesora de Filosofía en la Universidad Politécnica del Estado de California en Pomona, fue citada en el artículo del 1 de noviembre de 2004 “U.S. Feminists Split Over Berkeley Prostitution Measure” escrito por Kai Ma en North Gate News Online, como se ha dicho: http://prostitution.procon.org/view.answers.php?questionID=000103

[2] Ipsos MORI. (2008). Opiniones del público sobre la prostitución. Disponible en: https://www.ipsos.com/ipsos-mori/en-uk/publics-views-prostitution

[3] Ministerio de Justicia. (2008). Informe del Comité de Revisión de la Ley de Prostitución sobre el funcionamiento de la Ley de Reforma de la Prostitución de 2003. Disponible en:

Haz clic para acceder a report-of-the-nz-prostitution-law-committee-2008.pdf

[4] The Guardian, 20 de octubre de 2009. Prostitución y trata: la anatomía de un pánico moral. Disponible en: https://www.theguardian.com/uk/2009/oct/20/trafficking-numbers-women-exaggerated

[5] Sección 15: Ley sobre la trata y la explotación de personas (justicia penal y apoyo a las víctimas) (Irlanda del Norte) de 2015. Disponible en: http://www.legislation.gov.uk/nia/2015/2/section/15/enacted

[6] Investigación y Educación Acción Cristiana (CARE). Matrimonio. Disponible en: https://www.care.org.uk/our-causes/marriage-and-family/marriage

[7] Investigación y Educación Acción Cristiana (CARE). Aborto. Disponible en: https://www.care.org.uk/our-causes/sanctity-life/abortion

[8] El ahora desaparecido Proyecto Poppy recibió al menos £ 6 millones de fondos gubernamentales para “ayudar a las víctimas de la trata”. Tenía el objetivo declarado de poner fin a la prostitución con el argumento de que “ayuda a construir y mantener la desigualdad de género”. Fue responsable de dos informes que sirvieron de base para algunas de las estadísticas inventadas sobre la trata. El informe “Sex in the City” de 2004 encontró que el 80% de las mujeres que trabajan en “burdeles, saunas y salones de masajes” en Londres eran “nacionales no británicas” y concluyó (sin pruebas) que “una gran proporción de ellas probablemente han sido traficados en el país ”. El informe “Big Brothel” de 2008 afirmó haber encontrado “indicadores de trata en todos los distritos de Londres”. Este informe fue posteriormente condenado por tener “fallas graves” por parte de académicos que dijeron que las denuncias sobre la trata de personas “no pueden fundamentarse”.

[9] Kat Banyard. (2016). Estado proxeneta: sexo, dinero y el futuro de la igualdad.

[10] ¡Modelo nórdico ahora! Disponible en: https://nordicmodelnow.org/what-is-the-nordic-model/

[11] Repetido por Kat Banyard “No es una forma ordinaria de trabajo. El sexo es diferente. Tener a alguien que no conoces insertando su pene repetidamente en ti es muy diferente a que yo te sirva una bebida “. https://ianjsinclair.wordpress.com/2015/02/16/interview-kat-banyard-author-of-the-equality-illusion-the-truth-about-women-and-men-today/

[12] Ward y col. (1999), Negocios riesgosos: salud y seguridad en la industria del sexo durante un período de 9 años.

[13] The Independent, 6 de febrero de 2017. Los 9 trabajos más peligrosos en Gran Bretaña. Disponible en: http://www.independent.co.uk/life-style/most-dangerous-jobs-britain-a7565936.html

[14] http://www.womenagainstrape.net/content/war-opposes-clauses-criminalise-purchase-sexual-se

[15] Farley, M. (2003), Journal of Trauma Practice “Nueve de cada diez prostitutas encuestadas quisieran dejar la prostitución pero se sienten incapaces de hacerlo”.

[16] Inversores en Personas (IIP). (2015). Encuesta Job Exodus. Disponible en: https://www.investorsinpeople.com/press/60-cent-uk-workers-not-happy-their-jobs

[17] Tony Nassif, fundador y presidente de la Fundación Educativa y Cultural Cedars, escribió la carta del 19 de julio de 2005 publicada en su sitio web, que decía:

http://prostitution.procon.org/view.answers.php?questionID=000103

[18] Tres Guineas, Virginia Woolf, 1938

[19] The Guardian, 9 de marzo de 2017. Mujeres que soportan el 86% de la carga de austeridad, revelan cifras comunes. Disponible en: https://www.theguardian.com/world/2017/mar/09/women-bearing-86-of-austerity-burden-labour-research-reveals

[20] Grupo de acción contra la pobreza infantil. (2016). Datos y cifras de la pobreza infantil. Disponible en: http://www.cpag.org.uk/child-poverty-facts-and-figures

[21] Fundación Joseph Rowntree. (2016). Miseria en el Reino Unido. Disponible en: https://www.jrf.org.uk/press/destitute-uk

[22] The Star, 19 de marzo de 2014. Oferta de apoyo para las prostitutas de Doncaster. Disponible en: http://www.thestar.co.uk/news/support-bid-for-doncaster-s-prostitutes-1-6508498

[23] The Star, 2 de noviembre de 2016. Mujeres de Sheffield obligadas a prostituirse mediante Benefit Cuts. Disponible en: http://www.thestar.co.uk/news/sheffield-women-being-force-into-prostitution-by-benefit-cuts-1-8213743

[24] Hull Daily Mail. 13 de agosto de 2013. Las madres “venden sexo para alimentar a sus hijos mientras los recortes de beneficios golpean a los más pobres de Hull”. Disponible en:

http://www.hulldailymail.co.uk/mums-selling-sex-feed-children-benefit-cuts-hit/story-19650230-detail/story.html#Q5mRqmOJcydVVBG8.99

[25] The Guardian, 20 de octubre de 2009. Prostitución y trata: la anatomía de un pánico moral. Disponible en: https://www.theguardian.com/uk/2009/oct/20/trafficking-numbers-women-exaggerated

[26] Mai, N. (2009). Trabajadores migrantes en la industria del sexo del Reino Unido: Informe de investigación completo de ESRC. Disponible en: http://www.researchcatalogue.esrc.ac.uk/grants/RES-062-23-0137/outputs/read/969bd499-4954-41ff-8d08-391e1a6c932b

[27] Churchet al. (2001). Violencia de clientes hacia mujeres prostitutas en diferentes entornos laborales: cuestionario. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC26557/

[28] The Guardian, 11 de diciembre de 2013. Las redadas de la policía de Soho muestran por qué las trabajadoras sexuales viven con el temor de ser “rescatadas”. Disponible en: https://www.theguardian.com/commentisfree/2013/dec/11/soho-police-raids-sex-workers-fear-trafficking

[29] “Los grupos cristianos evangélicos han obtenido una proporción creciente de fondos federales para el trabajo contra la trata de personas tanto a nivel nacional como internacional, así como fondos para la prevención del VIH / SIDA (Mink 2001; Butler 2006).

[30] Más allá de las fronteras: exploración de los vínculos entre la trata y la migración, GAATW, (2010)

[31] La organización contra la trata Demand Abolition, cuyo objetivo declarado es “erradicar la industria del sexo comercial ilegal. . . combatiendo la demanda de sexo comprado ”, tiene en su junta el Departamento de Estado, varias corporaciones y el grupo religioso de derecha anti-aborto Concerned Women of America.

[32] En 2002, la administración Bush declaró que “las organizaciones que abogan por la prostitución como una opción de empleo o que abogan o apoyan la legalización de la prostitución no son socios apropiados para las subvenciones o contratos contra la trata de personas de USAID”.

[33] Ahmed, A. (2011). Feminismo, poder y trabajo sexual en el contexto del VIH / SIDA: consecuencias para la salud de la mujer. Revista de Derecho y Género de Harvard. Disponible en: http://www.law.harvard.edu/students/orgs/jlg/vol341/225-258.pdf

[34] Colectivo Inglés de Prostitutas. (2016). Despenalización de la prostitución: la prueba. Disponible en: https://prostitutescollective.net/wp-content/uploads/2017/01/Online-Symposium-Report.pdf

[35] The Guardian, 6 de febrero de 2017. Mujeres de América: Estamos en huelga. Disponible en: https://www.theguardian.com/commentisfree/2017/feb/06/women-strike-trump-resistance-power

¿Qué es lo contrario de esclavitud sexual?

 

Extracto de los últimos párrafos del artículo:

Will the real sex slave please stand up?

Julia O’Connell Davidson

2006

https://www.academia.edu/1769895/will_the_real_sex_slave_please_stand_up

 

Algunas activistas de los derechos de las trabajadoras sexuales sostienen que tales problemas podrían resolverse otorgándoles a las prostitutas “el derecho a viajar a través de las fronteras estatales y nacionales y a obtener permisos de trabajo sobre la misma base que a otras trabajadoras inmigrantes”, así como haciendo que “el trabajo sexual sea accesible para el mismo tipo de regulaciones que han reducido el daño a los trabajadores en… otros sitios de trabajo a veces peligrosos” (Alexander, 1997: 93). Sin embargo, esto pasa por alto las formas complejas y variables en las que quienes comercian con el sexo se posicionan en relación con la “prostitución”. En la actualidad, gran parte del comercio sexual tiene lugar en una clandestinidad no regulada o en una “economía informal” que se encuentra fuera de la sociedad civil entendida como “un sistema social, cultural y ético compuesto por el mercado, el sistema legal y las asociaciones voluntarias para promover el bienestar de la comunidad” (Brace, 2002: 334). Esta es sin duda una de las razones por las que se estigmatiza la prostitución, pero también es una de las razones por las que quienes están excluidas de la sociedad civil, incluidas las migrantes indocumentadas, así como las adolescentes fugitivas, las drogadictas, etc., suelen recurrir a ella como medio de supervivencia. Y de ninguna manera está claro que deseen incorporarse a la sociedad civil como “trabajadoras sexuales”, incluso si esta opción estuviera abierta para ellas.

En términos más generales, hay pocos motivos para confiar en el Estado como aliado en cualquier lucha por proteger los derechos de quienes comercian con el sexo (Chapkis, 1997; O’Connell Davidson, 2003). Y, sin embargo, la despenalización sin regulación estatal, un enfoque político defendido por algunas feministas y activistas de la prostitución, no es una alternativa atractiva, ya que respalda “el tipo de regulación mínima sobre la industria que incluso Milton Friedman aprobaría” (Shrage, 1994: 83). Entonces, no creo que haya una respuesta política única, ordenada y sencilla a la prostitución que proteja a todas las que comercian con el sexo. Sin embargo, creo que el debate político sobre el trabajo forzado en el sector del sexo no puede separarse del debate sobre la regulación más general de ese sector, como tampoco puede tratarse el tema de la “trata” de forma aislada del fenómeno más general de la migración.

En ausencia de un debate sobre la especificidad del trabajo sexual, los detalles de la regulación laboral y los estándares mínimos que deben aplicarse al trabajo de las prostitutas, y sobre lo que constituye un nivel inaceptable de “explotación” dentro de la prostitución (autoexplotación así como por parte de un empleador), es peligroso hablar de prostitución forzada y esclavas sexuales. Porque sin un acuerdo sobre los estándares y normas que deberían aplicarse, es imposible decir en qué lado de la línea que separa el trabajo forzado de las condiciones de trabajo extremadamente malas se encuentran mujeres como las que trabajan para Pat y, por lo tanto, tampoco es posible tomar medidas para ayudarlas como víctimas de trabajo forzado, o para identificar estrategias para mejorar su situación como trabajadoras “libres” que realizan “trabajos deficientes”. Si no podemos, por ejemplo, identificar un número máximo de clientes por día que se puede esperar que una trabajadora sexual atienda, un pago mínimo por servicio sexual brindado, una cantidad máxima de veces que una trabajadora sexual puede acceder de manera segura a proporcionar sexo anal, y normas mínimas con respecto a otras cuestiones de salud y seguridad asociadas específicamente con el trabajo sexual, entonces no hay forma de distinguir entre los tres empleadores descritos anteriormente excepto a través de una referencia al uso de la fuerza física.

En el Reino Unido, el actual régimen de inmigración y la ausencia de normas laborales en el sector del sexo se combinan para dejar a muchas migrantes irregulares en una situación en la que no tienen más remedio que aceptar condiciones de trabajo extremadamente malas y relaciones laborales altamente explotadoras. No pueden esperar (en teoría, si no en la práctica) nada más del Estado que estar protegidas de un empleador que las encierre en un edificio y / o las viole, golpee o amenace con matar a su familia. Un estándar tan bajo proporciona efectivamente a los empleadores una carta blanca para hacer los contratos que quieran con las trabajadoras sexuales, y quizás lo más notable de la industria del sexo es el hecho de que en realidad hay algunos empleadores, como Ava, que intentan elevar el estándar por encima del requisito mínimo extraordinariamente básico de que no deben usar la fuerza física contra sus empleadas. Lejos de representar un paso adelante en términos de asegurar derechos y protecciones para quienes están sujetas a relaciones laborales de explotación y malas condiciones de trabajo en el comercio sexual, el actual énfasis legal en esclavas sexuales y víctimas de trata limita las obligaciones del Estado hacia ellas.

The prostitution triangle

 

Spanish version here.

 

Prostitution is a triangle, stable but under tension. The triangle is the most stable two-dimensional geometric shape (due to its simplicity) that maintains tension (since it is made up of different elements): without tension, it would be a circumference.

The three sides of the prostitution triangle are sex workers, clients, and the third party; or, said in more direct language, whores, johns, and the pimp.

Each of the parties needs the other two and, at the same time, opposes them.

Whores are women as a whole since we are all whores, potentially or in actuality, by virtue of our dignity as human beings, of our right to freely decide about our lives and our bodies. But those who are part of the triangle are only active whores.

Johns are the set of the men, since all are johns, in potential or in actuality, for the same reason that the women are whores. But only active johns are part of the triangle.

The pimp is the State. The third part is the element that creates the conditions of prostitution. The patriarchal, capitalist, racist, and colonialist State exercises its violence by condemning to hunger those who do not have money. Money is the soulless soul of the capitalist State. The State conditions with its laws the freedom of men and women for the only purpose that their nature allows: to earn money.

The freedom of men and women is, ultimately, their sexual freedom. The coercion of sexual freedom of men and women is exercised by the State through the institution of marriage. Marriage is the nucleus of the capitalist State, where the relations of oppression and exploitation that are essential to it are reproduced and perpetuated. Marriage is the fundamental institution of the patriarchal, capitalist, racist, and colonialist State (1) (2) (3).

The State is the apparatus of the State. The State apparatus is made up of men and women. Men and women who support with all their strength the expiring and dying institution of marriage.

Women as part of the patriarchal State apparatus? Yes: hegemonic, radical, and abolitionist feminist women.

Radical and abolitionist patriarchal hegemonic feminism defends with all its strength the infantilization of women, our genetic limitation to decide on our lives and our bodies. Hegemonic feminism defends with all its strength the institution of marriage, that enormous “concentration camp” (to use its terminology) where day by day we see how “the worst violence against women” is carried out: murder.

Hegemonic and abolitionist radical feminism, as a member of the pimp State, has a unique objective: to earn money. In the first place, from the State budget, but, lastly, from the sexual exploitation of men in marriage. Abolitionist, patriarchal, and hegemonic feminists compete as wives with prostitutes for men’s money.

Prostitutes, sex workers, whores are the base of the triangle. Over them, over their oppression, the whole State pimp machine rises. The bitch stigma is the foundation of the business. Without stigma, without denial by the “democratic” State to women (in general) and to sex workers (in particular) of our fundamental rights —of our dignity— labor exploitation would not be possible; nor the violence on violence suffered by whores; nor its degradation to the minority of age.

The third side, that of the johns, is passive. He is the one who puts the money. It is the true “victim” of “sexual exploitation”. But, since they are men, they have the generic alliance of the pimp State that, in exchange for their money, offers them women without rights, lets them participate in its institutional violence.

Can sex workers free themselves from oppression, regain their human, democratic, fundamental, constitutional rights?

Only if they unite.

The division of sex workers, the competition between them, is what perpetuates the oppression exerted on them by the exploiting pimp State and its protected johns.

Only the perception of what unites them as a differentiated element from what separates them will allow their united action to recover their rights. Only when they are between the sword and the wall, the sword of individualism and the wall of hunger, will they unite, organize and occupy their position, which is none other than the vanguard in the fight for women’s liberation.

 


1.- “For feminist criticism, modern marriage is a patriarchal institution based on the sexual division of labor; the appropriation of the reproductive, sexual, autonomy and domestic work capacity of women; the bond between sexuality and reproduction; the idea of ​​complementarity of the sexes, understood as natural and unalterable, and compulsory heterosexuality. ”

Marriage: a changing political institution

María José Machado Arévalo

April 7, 2019

El Telégrafo Newspaper

https://bit.ly/3dJD3Md

2.- “Regarding marriage itself, there are many things to say, has it not been for centuries the most brutal, silent and daily form of oppression for thousands of women, that is, their slavery?”

Rosa M. Posa Guinea, Former Project Consultant for LAC Institute, IGLHRC

https://outrightinternational.org/content/una-reflexi%C3%B3n-sobre-la-instituci%C3%B3n-de-matrimonio

3.- “The institution of marriage is both old and ubiquitous. Yet, little work has been done by economists on why this social institution exists and why throughout history it has been intimately linked to fertility. We explain the institution of marriage as a societal consensus on the need to curb cuckoldry for the purpose of paternity certainty and biparental investment in offspring. By raising the costs of mating to individuals, marriage reduces cheating in society, a source of mating market failure, and makes paternity more certain. Men, in consequence, invest more in their putative offspring, a fact that also benefits mothers. ”

The institution of marriage

Dirk Bethmann and Michael Kvasnicka

Journal of Population Economics

Vol. 24, No. 3 (July 2011), pp. 1005-1032

https://www.jstor.org/stable/41488338?seq=1

 

El triángulo de la prostitución

La prostitución es un triángulo, estable pero sometido a tensión. El triángulo es la forma geométrica bidimensional más estable (por su sencillez) que mantiene tensión (al estar formada por elementos diferenciados): sin tensión, sería una circunferencia.

Los tres lados del triángulo de la prostitución son las trabajadoras sexuales, los clientes y la tercera parte; o, dicho en lenguaje más directo, las putas, los puteros y el proxeneta.

Cada una de las partes necesita a las otras dos y, a la vez, se opone a ellas.

Las putas somos el conjunto de las mujeres, ya que todas somos putas, en potencia o en acto, en virtud de nuestra dignidad como seres humanos, de nuestro derecho a decidir libremente sobre nuestras vidas y nuestros cuerpos. Pero las que forman parte del triángulo sólo son las putas en activo.

Los puteros son el conjunto de los hombres, ya que todos son puteros, en potencia o en acto, por la misma razón que las mujeres somos putas. Pero solo forman parte del triángulo los activos.

El proxeneta es el Estado. La tercera parte es el elemento que crea las condiciones de la prostitución. El Estado patriarcal, capitalista, racista y colonialista ejerce su violencia condenando al hambre a quien no tenga dinero. El dinero es el alma desalmada del Estado capitalista. El Estado condiciona con sus leyes la libertad de hombres y mujeres con el único propósito que le permite su naturaleza: ganar dinero.

La libertad de hombres y mujeres es, en última instancia, su libertad sexual. La coerción de la libertad sexual de hombres y mujeres la ejerce el Estado mediante la institución del matrimonio. El matrimonio es el núcleo del Estado capitalista, donde se reproducen y perpetúan las relaciones de opresión y explotación que le son esenciales. El matrimonio es la institución fundamental del Estado patriarcal, capitalista, racista y colonialista (1)(2)(3).

El Estado es el aparato del Estado. El aparato del Estado lo constituyen hombres y mujeres. Hombres y mujeres que sostienen con todas sus fuerzas la institución caduca y agonizante del matrimonio.

¿Mujeres en el aparato del Estado patriarcal? Sí: mujeres feministas hegemónicas, radicales y abolicionistas.

El feminismo hegemónico patriarcal, radical y abolicionista defiende con todas sus fuerzas la infantilización de las mujeres, nuestra limitación genética a decidir sobre nuestras vidas y nuestros cuerpos. El feminismo hegemónico defiende con todas sus fuerzas la institución del matrimonio, ese enorme “campo de concentración” (por usar su terminología) donde día a día vemos cómo se ejerce “la peor de la violencia contra las mujeres”: el asesinato.

El feminismo radical hegemónico y abolicionista, como integrante que es del Estado proxeneta, tiene un objetivo único: ganar dinero. En primer lugar, de los presupuestos del Estado, pero, en último extremo, de la explotación sexual de los hombres en el seno del matrimonio. Las feministas abolicionistas, patriarcales y hegemónicas compiten como esposas con las prostitutas por el dinero de los hombres.

Las prostitutas, las trabajadoras sexuales, las putas, son la base del triángulo. Sobre ellas, sobre su opresión, se levanta toda la máquina proxeneta estatal. El estigma de puta es la base del negocio. Sin estigma, sin negación por parte del Estado “democrático” de sus derechos fundamentales, de su dignidad, a las mujeres (en general) y a las trabajadoras sexuales (en particular) no sería posible la sobrexplotación laboral; la violencia sobre violencia que sufren las putas; su degradación a la minoría de edad.

El tercer lado, el de los puteros, es pasivo. Es el que pone el dinero. Es la auténtica “víctima” de “explotación sexual”. Pero, como son hombres, cuentan con la alianza genérica del Estado proxeneta que, a cambio de su dinero, les ofrece mujeres desprovistas de derechos, les da participación en su violencia institucional.

¿Pueden las trabajadoras sexuales liberarse de la opresión, recuperar sus derechos humanos, democráticos, fundamentales, constitucionales?

Solo si se unen.

La división de las trabajadoras sexuales, la competencia entre ellas, es la que perpetúa la opresión que sobre ellas ejerce el Estado proxeneta explotador y sus protegidos los puteros.

Sólo la percepción de lo que las une como elemento diferenciado de lo que las separa permitirá su actuación unida para recuperar sus derechos. Sólo cuando estén entre la espada y la pared, la espada del individualismo y la pared del hambre, se unirán, se organizarán y ocuparán su puesto, que no es otro que el de vanguardia en la lucha por la liberación de las mujeres.

 


1.- “Para la crítica feminista el matrimonio moderno es una institución patriarcal asentada sobre la división sexual del trabajo; la apropiación de la capacidad reproductiva, sexual, de autonomía y de trabajos domésticos de las mujeres; la atadura entre sexualidad y reproducción; la idea de complementariedad de los sexos, entendida como natural e inalterable, y la heterosexualidad obligatoria.”

El matrimonio: institución política cambiante

María José Machado Arévalo

7 de abril de 2019

Diario El Telégrafo

https://bit.ly/3dJD3Md

2.- “Respecto al matrimonio en sí, hay muchas cosas que decir ¿no ha sido durante siglos la forma de opresión más brutal, silenciosa y cotidiana para miles de mujeres, es decir, su esclavitud?”

Rosa M. Posa Guinea, Former Project Consultant for LAC Institute, IGLHRC

https://outrightinternational.org/content/una-reflexi%C3%B3n-sobre-la-instituci%C3%B3n-de-matrimonio

3.-  “La institución del matrimonio es antigua y omnipresente. Sin embargo, los economistas han realizado poco trabajo sobre por qué existe esta institución social y por qué a lo largo de la historia se ha relacionado íntimamente con la fertilidad. Explicamos la institución del matrimonio como un consenso social sobre la necesidad de frenar la infidelidad de la mujer con el propósito de la certeza de paternidad y la inversión biparental en la descendencia. Al aumentar los costos del apareamiento para las personas, el matrimonio reduce las infidelidades en la sociedad, una fuente de fracaso del mercado de apareamiento, y hace que la paternidad sea más segura. Los hombres, en consecuencia, invierten más en su presunta descendencia, un hecho que también beneficia a las madres.”

The institution of marriage

Dirk Bethmann and Michael Kvasnicka

Journal of Population Economics

Vol. 24, No. 3 (July 2011), pp. 1005-1032

https://www.jstor.org/stable/41488338?seq=1

 

Comunicado de Anticapitalistas ante la suspensión de las jornadas sobre trabajo sexual en la Universidad de A Coruña

 20 de septiembre de 2019

 

 

Desde Anticapitalistas vemos con preocupación que, lejos de darse una confrontación política respetuosa en torno a la prostitución, es cada vez más difícil encontrar espacios donde se puedan expresar libremente posiciones pro derechos y dar voz a las trabajadoras sexuales. El abolicionismo más totalitario ha escalado un peldaño más de la intolerancia y la violencia imponiendo la censura en una universidad pública.

El debate de la prostitución, que sigue vigente en el movimiento feminista, necesita espacios que garanticen la pluralidad y la libertad de todas las posiciones, dando un especial protagonismo a las propias trabajadoras. Acallar a las voces discrepantes no hace que desaparezca el debate ni la prostitución.

Consideramos sumamente grave que desde algunos sectores del movimiento feminista se haya caído en la trampa reaccionaria secundando y legitimando la Ley Mordaza al negar espacios para el debate académico a las organizaciones de trabajadoras sexuales invitadas a las “Jornadas sobre Trabajo Sexual” organizadas por la Facultad de Sociología de la Universidad de la Coruña en colaboración con las organizaciones que representan a las trabajadoras tales como AFEMTRAS (Asociación Feminista de Trabajadoras Sexuales), CATS, Colectivo de Prostitutas de Sevilla y el Sindicatos OTRAS.

Sin duda, es igualmente grave que la Universidad de A Coruña haya claudicado antes las presiones políticas y mediáticas cancelando estas jornadas con la falaz excusa de velar por nuestra seguridad. En nombre de la seguridad se cercena el debate político, se acalla las voces disidentes y lo más grave de todo, se niega la palabra a las trabajadoras. Desde Anticapitalistas defenderemos siempre la libertad de expresión, la libertad de cátedra y la autonomía universitaria, conquista arrancada a las élites que nunca verán con buenos ojos la defensa de la libertad que como bien decía George Orwell que “Si la libertad significa algo será, sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír”.

La cancelación de las “Jornadas sobre Trabajo Sexual” no es el primer ataque que sufren las trabajadoras sexuales, recordemos la reciente sentencia de ilegalización del Sindicato OTRAS que sentó un grave precedente negando el derecho de libertad sindical de estas trabajadoras al entender que no existe relación laboral en el ejercicio de su actividad. Llovía sobre mojado ya que las trabajadoras soportan de continuo un maltrato institucional que se ha materializado en políticas criminalizadoras y represivas que van desde las ordenanzas cívicas hasta la Ley Mordaza.

El gobierno en funciones de Pedro Sánchez, que se declara abiertamente abolicionista, instrumentalizó para sus intereses la batalla judicial con el Sindicato OTRAS, así como ha hecho con estas jornadas en las que la Secretaria de Estado para la Igualdad, Soledad Murillo, ha salido la primera a dictaminar que había que aplicar la censura ya que era una vergüenza que una universidad pública “autorice una materia ilegal”. El PSOE nos adelanta, con estos posicionamientos, la agenda que se materializará en la anunciada “Ley integral contra la trata con fines de explotación sexual” con la que busca hegemonizar el movimiento feminista en esta nueva ofensiva del feminismo institucional del PSOE.

Como feministas, nuestra obligación es combatir la estigmatización patriarcal que sufren las trabajadoras sexuales reconociendo en primer lugar su capacidad de decidir y de hablar por ellas mismas.

Para que nadie se llame a engaño, nuestra posición es muy clara, defendemos los derechos humanos, sociales y laborales de las trabajadoras sexuales y esto no significa ir de la mano de una reglamentación liberal que reclama la patronal del sexo. No defendemos a ningún lobby proxeneta como dicen aquellas que reparten carnés de feministas, nosotras estaremos apoyando y acompañando a las mujeres que luchen por sus derechos laborales, sociales y económicos porque la autoorganización de las trabajadoras es la fuerza principal que posibilita su emancipación.

Finalmente, desde Anticapitalistas apoyamos el manifiesto “Por el derecho a debatir en la Universidad y en todas partes” firmado por casi 300 profesoras, investigadoras, periodistas, representantes políticos, etc. exigiendo una #UniversidadSinCensura y en defensa del derecho a debatir libremente en la Universidad, reinvindicando la pluralidad del feminismo y denunciando la grave vulneración de derechos fundamentales que supone cercenar un debate público.

Manifiesto: https://libertadenlauniversidad.wordpress.com/

Celebramos que finalmente las jornadas se pudieran realizar en un centro Social de A Coruña y que los debates se pudieran dar de forma sosegada.

 

Prostitución y feminismo, una mirada a la lucha sindical en Argentina

 

EFE Buenos Aires

8 de enero de 2019

https://www.efe.com/efe/america/entrevistas/prostitucion-y-feminismo-una-mirada-a-la-lucha-sindical-en-argentina/50000489-3861071#

 

La secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar), Georgina Orellano, habla durante una entrevista con Efe el pasado 4 de enero de 2018, en Buenos Aires (Argentina). EFE

 

“Puta y feminista”, así es como se define Georgina Orellano, secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar), una agrupación que lleva 23 años luchando para que las trabajadoras sexuales puedan “salir de la clandestinidad” y reivindicar que “la prostitución es trabajo”.

Ammar es una organización sindical que nació en 1995 “producto de la organización de un grupo de trabajadoras sexuales” de Buenos Aires contra los “edictos policiales que criminalizaban el uso del espacio publico para ofrecer servicios sexuales”, con penas que iban de los “30 a 60 días de arresto”.

Durante los casi 24 años de su historia, Ammar ha transformado y ampliado sus objetivos en busca de un reconocimiento integral de la prostitución.

“Nuestra reivindicación principal es para poder salir de la clandestinidad, para no sufrir violencia institucional, para no tener que pagar a la policía y también como una herramienta para combatir el estigma social que nos condena a quienes ejercemos esta actividad”, manifestó Orellano a Efe.

La secretaria general del sindicato tiene claro que para conseguir “el reconocimiento de la profesión” deben apoyarse mutuamente, ya que “la salida es colectiva, organizativa y sindical sobre todas las cosas”.

“No va a ser una ley que nos va a transformar el 100 % de nuestras vidas, a nosotras lo que nos transformó fue organizarnos, fue encontrarnos en un sindicato, en una central de trabajadores y trabajadoras en las cuales generamos conciencia de clase”, aseguró.

La prostitución no está tipificada en el Código Penal argentino.

La única referencia sobre el tema en el ámbito nacional se remonta a un decreto presidencial de 2011 que prohibió los anuncios publicitarios de oferta sexual, aunque hay varias provincias, entre ellas la bonaerense, en la que se penaliza la prostitución con penas de hasta 60 días de arresto.

Orellano tiene 33 años y se prostituye desde que tenía 19, un tiempo en el que ha conseguido vencer la “vergüenza” y la “culpa” con la que vivía.

“Pensaba que por ser prostituta no tengo ningún derecho, el derecho que tengo es que todo el mundo opine de mí y que todo el mundo me condene. Vivía con la cabeza gacha, con mucha culpa, con mucha vergüenza, naturalizando un montón de situaciones de violencia, porque pensaba eso, que las putas no nos merecemos nada”, relató.

Ahora quiere, junto con la ayuda y colaboración de sus compañeras, conseguir que ese proceso de aceptación que ella ha vivido se traslade a una sociedad que todavía conserva pensamientos como “la puta es puta porque quiere” o “si la policía la violenta se lo merece por puta”.

“Teníamos una cuota de responsabilidad que era alzar la voz, contar verdaderamente quiénes somos, decir por qué decidimos ejercer el trabajo sexual y corrernos un poco de este rol de la víctima. Toda la gente pensaba que la puta era la víctima y todos nos querían venir a salvar pero nadie le venia a preguntar a la puta que era lo que quería”, subrayó.

Georgina Orellano habla claro, sin tapujos ni remordimientos, sin que le tiemble la voz cuando tiene que decir la palabra “puta”, la misma que lleva tatuada en uno de sus brazos, fruto de muchos años de activismo feminista que le han dado una visión transversal de la problemática y que la han llevado a una conclusión muy clara, y es que la única solución posible radica en la educación.

En su opinión, “la educación sexual integral” debe ofrecerse desde el jardín de infancia, para que se traten temas como “derecho a la intimidad, el consentimiento, la intimidad y el respeto por el propio cuerpo”.

Si bien considera que no es fácil incorporar estos temas a ciertos sectores de la sociedad “más tradicionales”, que ven el sexo como “algo sucio” de lo que no se debe hablar.

“En muchas casas nunca se habló de sexo, siempre era como algo prohibido y no hablarlo o esconderlo debajo de la alfombra es justamente generar que es algo malo, construir que el sexo es algo malo, prohibido y sucio”, destacó.

Lo que tiene claro es que en este cambio social se deben involucrar todos los sectores, incluyendo a muchos hombres.

Basada en sus años de experiencia, se muestra desconfiada de lo que las leyes pueden ofrecer y considera que el primer cambio debe ser el de “involucrar a los protagonistas” a la hora de “elaborar políticas públicas”.

Orellano es puta y feminista, además de sindicalista y otras muchas cosas, aunque por encima de todo es una persona que tiene una respuesta elaborada a cada pregunta.

Y es que como ella dice, “ahora cada vez que hablan de las putas hay una puta que va a contestar”: el primer eslabón de un cambio global que se proyecta sobre toda la sociedad.

 

El problema con el trabajo sexual es el trabajo: conversación entre Conner Habib y la Dra. Heather Berg

 

 

 

Por Conner Habib y la Dra. Heather Berg

14 de diciembre de 2018

https://merryjane.com/culture/sex-worker-exclusionary-socialism-conner-habib-and-dr-heather-berg-discuss-left-wing-labor-biases

 

El actor para adultos y la académica de Estudios Feministas examinan la naturaleza no consensual del trabajo asalariado en Estados Unidos a través de la lente de las narrativas anti trabajadoras sexuales de la izquierda estadounidense.

 

Lo siguiente es una conversación entre Conner Habib (artista porno, activista y presentador del podcast Against Everyone with Conner Habib) y la Dra. Heather Berg, profesora de Estudios de Género de la Universidad del Sur de California, cuyo libro sobre trabajo sexual y pornografía está a punto de publicarse.

Berg y Habib examinan el trabajo sexual en Estados Unidos en términos generales, y se refieren específicamente a la superposición entre los sistemas de poder que imponen la estigmatización y la criminalización tanto del cannabis como del sexo; cómo a menudo se excluye el trabajo sexual de las luchas políticas como #MeToo y las narraciones socialistas / marxistas y feministas modernas; y la amenaza potencial que el trabajo sexual representa para los sistemas de empleo basados ​​en salarios.

 

Conner Habib: Hay mucha superposición entre la regulación del trabajo sexual, la regulación de las drogas y los sistemas de castigo que imponen ambos. Entonces, ya que esto es MERRY JANE, comencemos por ahí. ¿Qué tienen las drogas y el trabajo sexual que amenazan el status quo?

Dra. Heather Berg: Tanto las drogas como el trabajo sexual son los enemigos del trabajo asalariado. El trabajo sexual, especialmente el trabajo sexual independiente, ha sido históricamente una forma poderosa de escapar del sistema de salarios. Criminalizarlo es una forma de asegurarse de que las personas tengan que tener un jefe, o ser parte de una familia nuclear, para sobrevivir. El tráfico de drogas a veces ha funcionado de la misma manera, por lo que existe una profunda conexión entre la guerra contra el trabajo sexual y la guerra contra las drogas.

Conner Habib: Te estás centrando en el sistema de salarios, y también pienso en otras formas culturales en que esto es cierto. Por ejemplo, en el siglo XIX, las mujeres solteras recurrieron al trabajo sexual porque tenían más derechos y mayores posibilidades de prosperar como trabajadoras sexuales que como esposas.

Este tipo de ocupaciones son estrategias para evadir muchas estructuras que pueden dañarte. Y en lo que respecta al aspecto salarial que mencionas, los poderes encuentran esa parte particularmente amenazadora. Es tan difícil de regular el trabajo sexual en muchas de sus formas; es una transacción tan directa. Lo más habitual es que sean dos personas en un pequeño espacio no controlado.

Dra. Heather Berg: Correcto. Es irregulable, y también improductivo. El trabajo sexual independiente no genera dinero para un jefe ni (a menudo) para el Estado y, a diferencia del sexo que se supone que tenemos en las familias nucleares, tampoco produce hijos que puedan convertirse en nuevos trabajadores.

Conner Habib: Las personas que luchan por la regulación de las drogas han dicho que es una guerra contra los estados alterados de conciencia. La guerra contra el sexo es la guerra más antigua contra los estados alterados de conciencia que existe. Y obviamente, dado que el sexo es el contenido del trabajo sexual, esto también implica restricciones en el trabajo sexual.

Uniendo eso con lo que dijiste sobre la productividad: es obvio, por ejemplo, cuando la gente habla de la llamada adicción a la pornografía.

“La gente dice: ‘Oh, creo que tengo una adicción a la pornografía porque veo dos horas de pornografía al día’. Y les devuelvo eso y les digo: “¿Cuántas horas a la semana trabajas? ¿Cuarenta? ¿Cincuenta? ¿Más? Parece que tu adicción al trabajo se está interponiendo en tu forma de masturbarte con el porno”.

Dra. Heather Berg: ¿Cuál es el punto de conexión entre las comunidades de trabajadoras sexuales y los lectores de MERRY JANE? ¿Qué significa luchar por el derecho a ser improductivo? Esa es también la amenaza de la maría. No tenemos que decir que el sexo y las drogas no nos distraen, podemos decir, “sí, nos distraen, y eso es algo bueno”.

Conner Habib: Sí, porque ¿de qué nos distraen? Y también, ¿por qué anhelamos esta distracción? Queremos que se nos ofrezca la oportunidad de salir del mundo. Esa es una cuestión de consentimiento. ¿Quién diablos consintió en “trabajar para ganarse la vida” o usar dinero? Las narraciones contra el sexo y las drogas son: “¡Esto es tan peligroso, podrías perder el control!” Pero, por supuesto, nadie tiene control sobre el trabajo o el dinero, que es el más peligroso de todos.

En los EE. UU. hay un aumento de la conciencia acerca de los problemas del trabajo, y eso proviene principalmente de marxistas, socialistas e incluso socialistas demócratas, como los llamados “Bernie Bros.” Afortunadamente, esto nos hace comenzar a cuestionar el concepto de “trabajo” en general.

Dra. Heather Berg: Y eso todavía no está bastando para poner fin a los ataques contra las trabajadoras sexuales. Volviendo a la idea de que el trabajo sexual es amenazador porque podemos hacerlo de manera independiente, quiero decir que creo que es una idea equivocada para las personas que se llaman a sí mismas “socialistas” decir que [el trabajo sexual] es el único perjudicial como forma de trabajo. . En la medida en que el trabajo es perjudicial porque las personas pueden explotarte por tu trabajo, el trabajo sexual ofrece más vías para independizarte de los jefes de mierda.

Conner Habib: Puede ser un paso hacia la disolución del poder de los jefes.

Dra. Heather Berg: Sí, y eso no está reconocido. El grito de las trabajadoras sexuales en las manifestaciones “trabajo sexual es trabajo” ha ayudado mucho a los derechos de las trabajadoras sexuales. Pero el problema con esta forma de presentar el trabajo sexual es que se sobrecarga con lo que el oyente ya piensa del “trabajo”. Si las personas suponen que el trabajo es algo bueno, llamar “trabajo” al trabajo sexual lo hace respetable. Lo sanea.

Conner Habib: Y, obviamente, el trabajo no es algo bueno. El trabajo, y la exigencia de trabajar, son peligrosos. Trabajar o morir de hambre. Trabaja o mira morir a tu familia por falta de atención médica. Trabaja y muere de camino al trabajo o debido a las condiciones del trabajo. Se habla mucho de apoyar a la economía creando empleos. Pero “crear empleos” es, en cierto modo, un sustituto de “crear más formas de destruir tu psique, espíritu y cuerpo”.

Estamos empezando a ver que, como trabajadores que se ven obligados a trabajar, estamos todos juntos en esto, y algo debe cambiar.

Pero los socialistas están jugando con esas políticas de respetabilidad. No por ser protrabajo en general, sino por centrarse solo en la parte del trabajo, que es, para algunas personas, una manera de seguir siendo respetable de forma segura. La idea central de todo esto es que, de alguna manera, si organizamos todas las condiciones laborales y económicas de la manera correcta, todos los problemas del mundo se resolverán por sí mismos; ¡Todo lo que necesitas son buenas leyes! Pero simplemente no es verdad, tienes que hacer un trabajo interno y cultural, tanto como un trabajo asalariado.

Dra. Heather Berg: Centrarse por completo en encuadrar el trabajo sexual como “trabajo real” también nos puede librar de tener que examinar por qué las personas en el poder quieren que consideremos ciertos tipos de encuentros sexuales como “malos”. Lo que para mí sigue siendo una cuestión económica, porque lo que se define como “buen” sexo es el sexo económicamente productivo. Volviendo a las limitaciones del lenguaje del “trabajo” sexual, hace que sea fácil para las personas que piensan que todas las trabajadores siempre son víctimas disfrazar su falta de respeto y su putofobia como una especie de crítica de justicia social.

Conner Habib: Y creo que eso se traduce en un argumento superficial que dice algo así como: “Ningún trabajo es consensual. El sexo no consensual es una violación. Por lo tanto, todo trabajo sexual es una violación “.

Dra. Heather Berg: Por supuesto, muchas personas que hacen trabajo sexual realmente no se preocupan de (ni se preocupan por) la parte sexual; ellas quieren dinero, como cualquier otra persona en un trabajo. La mayoría de la gente odia su trabajo en el sentido de que la mayoría de la gente no trabajaría en las condiciones que lo hacen sin la amenaza económica que los obliga a hacerlo. Eso es tan cierto para las trabajadoras sexuales como para los profesores universitarios, los trabajadores minoristas y los abogados.

Pero las feministas excluyentes de las trabajadoras sexuales se niegan a dar el siguiente y más obvio paso, que es construir algo distinto. Han agotado sus argumentos laborales [alegando que el trabajo sexual] es de alguna manera el peor tipo de trabajo. Ponen todas sus inquietudes sobre “el sistema” en la figura de la trabajadora sexual, y se niegan a hacer cualquier otra pregunta.

Conner Habib: He disfrutado alguno, pero no todo el trabajo sexual que he hecho. Pero cuando digo eso, la respuesta es a menudo “¡bien, tienes privilegios!” Es cierto que algunas trabajadoras sexuales experimentan privilegios en comparación con otras trabajadoras sexuales. Pero con muy pocas excepciones, ninguna trabajadora sexual disfruta de los privilegios que disfrutan las personas que no hacen el trabajo sexual, y ese es un ángulo de privilegio extremadamente importante en el que pensar.

Dra. Heather Berg: También creo que la idea de que solo las personas con privilegios de raza y clase pueden disfrutar del trabajo sexual es racista y clasista.

Conner Habib: Correcto, y obviamente yo experimento privilegio como hombre cisgénero, pero no experimento los mismos privilegios que los hombres blancos heterosexuales, y mucho menos los hombres blancos heterosexuales que no son trabajadores sexuales. Entiendo el punto que se señala, que en todo el mundo hay personas que están haciendo trabajo sexual y no les gusta. Nunca creo que hablo por ninguno de ellas cuando digo que he disfrutado un poco haciéndolo.

“A las feministas radicales excluyentes de las trabajadoras sexuales (SWERF) les gusta imaginar que las trabajadoras sexuales en el sur global, por ejemplo, o las trabajadoras de color de la calle en el norte global, son incapaces de encontrar momentos de placer y resistencia en su trabajo diario, lo que es profundamente condescendiente “.

Dra. Heather Berg: Y a las feministas radicales excluyentes de las trabajadoras sexuales (SWERF) les gusta imaginar que las trabajadoras sexuales en el sur global, por ejemplo, o las trabajadoras de color de la calle en el norte global, son incapaces de encontrar momentos de placer y resistencia en su trabajo diario, lo que es profundamente condescendiente. Pero también es cierto que las personas con opiniones enfrentadas sobre este tema (ya sea que les guste el trabajo sexual o que lo odien) deben tener en cuenta que podrían estar excluyendo a otros trabajadores de las normas que acaban de establecer. Entonces, si dices que te gusta [el trabajo sexual], eso es decir que eres un buen trabajador. Al igual que el “buen” vendedor minorista, es considerado como el que ama el producto vendido en la tienda, mientras que el trabajador “malo” es el que no se preocupa por eso.

Conner Habib: Totalmente. Puede que haya sido menos cauteloso con respecto a eso en el pasado, pero en estos días me esfuerzo por distinguirlo como mi experiencia y no como una receta o representación general de nadie, porque veo los peligros de esa mala interpretación. La pregunta para mí, al imaginar un mundo sin trabajo, es “¿Cómo te gustaría que fuera tu día? ¿Qué harías en un día que disfrutaras?”

Cuando imagino un mundo sin las sandeces del trabajo asalariado, todavía me imagino disfrutando del sexo. Así que he hecho todo lo posible para hacer que mi vida dentro de este sistema de trabajo forzoso aparezca como imagino que aparecería si no estuviera en él.

Y me doy cuenta de que hay otros que, si se les pregunta, “¿cómo te gustaría que fuera tu día si dependiera de ti?” nunca dirían algo como lo que yo diríra.

Necesitamos ver que las cuestiones de autonomía, deseo y cultura son importantes, pero que no debemos mezclarlas con cuestiones sobre derechos.

El punto para mí es que incluso si disfruto de un aspecto sexual, ¡también odio la parte de trabajo! Siempre lo he odiado. Me parece tan obvio que la relación que las personas tienen con su salario es lo que no es consensual, no el contenido del trabajo.

Dra. Heather Berg: Quiero resaltar eso nuevamente: decir que el trabajo no es consensual es decir que el imperativo de ganarse la vida no es consensual; no quiere decir que el contenido de cómo decidimos hacer las cosas no es consensual. Pagar facturas y ganarse la vida son cosas que nos obligan a hacer. Pero hay todo tipo de estrategias, formas de creatividad, lucha y consentimiento en cómo las personas optan por hacerlo.

Conner Habib: Te encuentras con personas que juegan a la revolución preguntando con una expresión seria: “¿existirá el trabajo sexual después de la revolución?” y parece que se están riendo de mí. La idea de un momento de salvación, de un antes y después de la revolución con el trabajo sexual es ridícula y refleja la industria de rescate he-salvado-a-una-trabajadora-sexual del feminismo anti trabajo sexual.

Dra. Heather Berg: Correcto, y hacen estas afirmaciones citando a Marx, cuando hay tantos pensadores, especialmente feministas marxistas, que tienen cosas más interesantes que decir sobre el sexo. Soy marxista y puedo reconocer fácilmente que Marx tenía políticas sexuales y de género conservadoras. No podemos pensar que él nos da las respuestas a estas preguntas.

Cuando se trata de “sexo después de la revolución”, deseo que los socialistas anti trabajo sexual reconozcan que la revolución se hace cada vez menos posible cuando pretenden que el trabajo sexual es excepcionalmente malo en comparación con otras formas de trabajo. Ese marco les impide llegar al siguiente paso. En realidad nos mantienen en nuestro sitio porque no llevan sus teorías lo suficientemente lejos o las toman suficientemente en serio.

“Me gustaría que los socialistas anti trabajo sexual reconocieran que la revolución se hace cada vez menos posible cuando pretenden que el trabajo sexual es excepcionalmente malo en comparación con otras formas de trabajo”.

Conner Habib: Y es una violación de los términos básicos de solidaridad en un marco marxista / socialista, que es que la solidaridad se forma en los términos del Otro. No se trata de lo que un lado impone al otro, sino de una especie de escucha. ¡Ese es un principio básico! Si la opresión le está sucediendo a alguien, te unes en causas universales para combatirla. Si estás exigiendo que las trabajadoras sexuales tengan que callarse sobre el trabajo sexual y simplemente se unan a tu versión de la política laboral, entonces has abandonado la solidaridad. Eso es cierto incluso si la persona que lo exige es una trabajadora sexual, como se puede ver en la llamada “jerarquía de putas”, donde un tipo de trabajadora sexual (es decir, escorts vs actores porno vs dominatrices, etc.) cree que son mejores de una manera u otra que otro tipo de trabajadora sexual. Se necesitan alianzas entre todos los trabajadores, pero especialmente entre las clases de trabajadores que están luchando por presiones superpuestas.

Dra. Heather Berg: También abandona un principio central de la formulación de las ideas socialistas. Que es que los trabajadores tienen una vasta reserva de conocimientos. Así que estas personas que piensan que son la vanguardia están ignorando cómo los trabajadores experimentan su día a día y convierten esa experiencia en política.

Tal vez sea más claro decirlo así: si defiendes leyes como SESTA que matan a los trabajadores, no eres socialista.

 Conner Habib: Y el problema con la mayoría de las críticas de cualquier conducta sexual consensual es que presuponen que la crítica proviene de un punto de vista objetivamente sano de entender el sexo. Esto no es cierto el 99% de las veces.

Por ejemplo, con los socialistas anti trabajo sexual que dicen que el trabajo sexual no existirá después de la revolución, la idea es que existe un tipo de sexo absolutamente sano que no se parece al sexo como transacción, y que los socialistas ya lo tienen ahora.

La cruel ironía es que las personas que tienen la mejor oportunidad de venir de ese espacio de comprensión son trabajadoras sexuales, porque tienen la capacidad de presenciar realmente cómo funciona el sexo en la vida de las personas.

Y esto conecta con las formas en que el socialismo falla de la manera en que #MeToo —por muy necesario y exitoso que haya sido— falla también: la crítica está incompleta.

Así es como terminas teniendo personas que expresan su sentido de violación sexual a través de #MeToo diciendo: “¡No soy una prostituta!”

 Dra. Heather Berg: Cuando una actriz dice: “¡no soy una prostituta!” para comunicar la agresión que ha sufrido, se puede ver su falta de solidaridad con otras trabajadoras.

Eso es lo que resulta tan sorprendente en estas historias #MeToo de la industria del entretenimiento. La sensación de daño es que estos otros tipos de trabajadoras están siendo consideradas como trabajadoras sexuales, y para ellas, eso es un grave error de categoría. Por supuesto, esto no quiere decir que las trabajadoras no tengan derecho a establecer en qué términos se sexualiza su trabajo, pero hay una manera de hacerlo que no es “yo no soy una de esas chicas”.

Conner Habib: Eso me hace ver cuántos de los problemas que enfrentan las trabajadoras sexuales son problemas laborales, pero que sin embargo una gran parte del ímpetu discriminatorio tiene que ver con el sexo.

Dra. Heather Berg: Y la naturaleza ingobernable del trabajo sexual del que hablamos antes.

Conner Habib: el socialismo anti trabajo sexual, el feminismo anti trabajo sexual, la falta de solidaridad en #MeToo, todos están vinculados al ser tan limitados en su comprensión de los trabajadores y la sexualidad. Estoy pensando en cómo, para #MeToo, existe la idea de que el sexo debe soportar la carga de la terrible dinámica hombre-mujer. Cuando las personas hablan sobre cómo, por ejemplo, las cosas entre hombres y mujeres son tan malas en las oficinas en relación con el acoso debido a la dinámica sexual, ¿por qué tanta gente ignora el hecho de que las oficinas son lugares de mierda que inevitablemente crean una dinámica de poder terrible?

El sexo ya está estigmatizado, mal entendido y controlado por personas e instituciones de poder de muchas maneras, ¿y ahora esperamos que [el sexo] soporte la carga [de arreglar la dinámica entre hombres y mujeres] más que cualquier otro aspecto de la vida? Por supuesto que [el sexo] tiene su dinámica de poder, pero ¿qué extrañamos de esa dinámica de poder cuando ponemos tanta carga sobre el sexo como el lugar donde los clasificamos?

Dr. Heather Berg: Y nuevamente, este enfoque en el sexo significa que su crítica no puede ir lo suficientemente lejos. ¡Si quieres eliminar las diferencias extremas en el poder, elimina los jefes!

Conner Habib: Y si quieres tener una verdadera crítica basada en el sexo, ¡ve más allá! Critica también las relaciones monógamas y el matrimonio y la idea de que el sexo es “mejor” cuando ocurre entre dos personas enamoradas y que no deberías hacerlo de otra manera.

 Dra. Heather Berg: El hecho de que el trabajo sexual y el sexo ya estén estigmatizados es la razón por la cual las personas los seleccionan como su límite. Y se convierten en un recipiente hermético. Estoy pensando en cuántas mujeres con las que he hablado han dicho que preferirían un jefe práctico a un jefe narcisista, o a uno que roba todos los esfuerzos de su trabajo, o que las menosprecia. O, básicamente, un jefe que se niega a pagar un salario digno. Pero tenemos que luchar por el espacio para discutir estos otros tipos de abusos.

Conner Habib: Creo que, también, existe esta afirmación de que #MeToo está a punto de investigar las “áreas grises”, como si eso fuera una declaración radical. La verdad es que la mayoría de los encuentros sexuales no son una violación total o un placer total y definitivo. Lo que significa que la mayoría de los encuentros sexuales son el área gris. Si la idea es que vamos a llevar #MeToo a la sexualidad, ¿quién va a hacer ese trabajo y cómo será pensado?

Cuando piensas en eso en términos de trabajo sexual, podemos ver que la mayoría del trabajo con contenido sexual va a compartir contornos con interacciones sexuales privadas, no remuneradas. Pero la gente usa eso como munición para atacar a las trabajadoras sexuales. “¡Oh, no es un sexo totalmente entusiasta, así que debe ser una violación!” No, solo estamos hablando de cómo ocurre el sexo. La diferencia es que algunas personas son capaces de comprender esto para cumplir con las demandas de mierda de supervivencia de nuestra cultura.

Dra. Heather Berg: Y de nuevo, para la gente que cita confusamente a Marx: Marx dijo que el trabajo era un sitio de lucha. Es un lugar donde vamos a pelear. El trabajo es explotador, pero no unilateralmente explotador. Cuando las personas dicen que “el trabajo sexual es trabajo”, esto puede significar que el trabajo sexual es un lugar donde vamos a luchar, a fijar estrategias y a desarrollar formas creativas de resistencia.

Conner Habib: Y también necesitamos ver, seamos o no trabajadoras sexuales, que todos intentamos hacer que el trabajo sexual funcione para nosotros en nuestras vidas. El sexo es una parte constitutiva del ser humano. ¡Literalmente no podemos existir sin él! Sin embargo, lo demonizamos. Pero el trabajo forzado empeora nuestras vidas y lo alabamos y normalizamos. ¿Qué mierda es ésta?

 

Publicado el 14 de diciembre de 2018

Conner Habib y la Dra. Heather Berg

 

La Dra. Heather Berg es una académica de Estudios Feministas que enseña en la Universidad del Sur de California, cuyo trabajo explora el parto, el trabajo sexual, la sexualidad y la resistencia. Su próximo libro, Porn Work: Adult Film at the Point of Production, explora las estrategias de los trabajadores del porno para controlar (y subvertir) el trabajo precario. Conner Habib es un escritor, conferencista, actor gay y presentador del podcast “Against Everyone With Conner Habib”.

De los burdeles a la independencia: la neoliberalización del trabajo (sexual)

 

Por Ava Caradonna

7 de noviembre de 2018

https://bit.ly/2RGWpGr

 

Las trabajadoras sexuales en el Reino Unido son ahora solo una parte más de la economía digital en línea, independiente y revisada por el cliente. Su historia de cómo llegaron allí expone un cambio peligroso.

 

Las trabajadoras sexuales se manifiestan en Londres en julio de 2018 contra una posible prohibición de la publicidad en línea del trabajo sexual. juno mac / flickr. (cc by-nc-nd)

 

Durante décadas, la industria sexual británica ha estado a horcajadas entre el trabajo informal y el ilegal. Esto se debe a que si bien la compra y venta de sexo es técnicamente legal en el Reino Unido, todo lo que produce el intercambio de sexo por dinero —publicidad, contratación de personal de apoyo, alquiler de locales, trabajo colectivo— está tipificado como delito. Como resultado, nuestros lugares de trabajo en “pisos” (burdeles de pequeña escala), saunas y clubes de azafatas nunca han sido lugares estables o seguros.

Nunca ha habido ningún empleo o seguridad de ingresos en la industria del sexo. Solo ganas dinero si estás ocupada, y la ‘casa’ toma un porcentaje de tus ganancias, a veces tan alto como 65-70%. Sin embargo, hasta hace poco, la forma en que normalmente funcionaba el sistema era que el administrador del piso cubría los gastos generales. Los edificios vienen con alquiler, utilidades y costos de mantenimiento. Los lugares también necesitan decoración de interiores, muebles, ropa de cama, toallas, equipos y limpieza, y en nuestro rincón de la industria de servicios también condones y lubricantes. Los jefes producirían y colocarían anuncios en periódicos y tarjetas en cabinas telefónicas. Proporcionarían seguridad y, a menudo, una recepcionista, que seleccionaría a los clientes por teléfono o en la puerta. Existían acuerdos similares para las agencias de escorts, aunque en su caso a menudo las trabajadoras tenían que buscar un lugar donde recibir “llamadas entrantes”.

Si bien nunca nos pagaron las horas que pasamos esperando a los clientes, y si bien tuvimos que cubrir el costo de nuestra propia ropa de trabajo y aseo, no se esperaba que las trabajadoras sexuales invirtiéramos tiempo, dinero y habilidades en nuestro trabajo cuando no estábamos ocupadas. Nuestra única inversión en marketing era la construcción de una imagen de trabajo. Esta imagen existía en formas claramente demarcadas. Aparecía cuando entrábamos en contacto directo con los clientes —ya fuera en la habitación, cuando ganábamos dinero activamente, o cuando nos presentábamos a clientes potenciales— y desaparecía con la misma rapidez. Esto significaba que el trabajo sexual estaba claramente definido como una práctica laboral dentro del tiempo y el espacio. Un trabajo con sus uniformes y trajes, herramientas y políticas de oficina. Un papel representado, que podrías dejar de representar cuando no estabas trabajando activamente. En los últimos cinco a diez años, esto ha cambiado completamente.

El ascenso de la trabajadora sexual “emprendedora”

En la última década, trabajar en pisos y saunas se ha vuelto cada vez más arriesgado y difícil. Esto se debe en parte al aumento de las redadas de inmigración, la gentrificación de los barrios y el cierre de muchos locales por parte de la policía con la ayuda de feministas abolicionistas. También es en parte una consecuencia de la incorporación más amplia del trabajo de servicio informal a la economía “gig” en línea, independiente y revisada por el cliente.

Hoy en día, un gran número de trabajadoras sexuales en Gran Bretaña, aunque ciertamente no todas, son “independientes”. Son aparentemente empresarias autónomas, independientes. Es un cambio que ha afectado a todos los aspectos de la vida de las trabajadoras sexuales. A diferencia de los gerentes “de piso”, las trabajadoras sexuales individuales rara vez pueden asegurarse y permitirse alquilar locales de trabajo a largo plazo. En su lugar, contratan hoteles o habitaciones por hora y van a los hoteles y hogares de los clientes. Y con la costosa publicidad impresa fuera de cuestión, las trabajadoras sexuales ahora deben encontrar clientes en línea. Mantienen perfiles en plataformas tales como AdultWork, se promocionan en las redes sociales y muchas incluso tienen sus propios sitios web.

El trabajo de autopromoción digital es interminable. Los sitios web del mercado en línea requieren galerías de imágenes constantemente actualizadas; una historia “personal”; detalles de los servicios disponibles; un blog activo; opiniones de clientes; aceptando comentarios de los clientes propios; y a menudo una presencia web-cam. Las plataformas como AdultWork te penalizan o eliminan tu perfil si tu tiempo de respuesta no es lo suficientemente rápido, o si tu forma de expresarte no es de su agrado.

Si tienes tu propio sitio web, también necesitas gastar dinero en alojamiento web y diseño web o, si tienes las habilidades necesarias, pasar horas haciéndolo tú misma. Tienes que pagar por los fotógrafos, equipos y herramientas de trabajo. Necesitas pasar horas en Twitter, Facebook o Instagram. Necesitas comunicarte con los clientes por teléfono, Whatsapp, Skype y correo electrónico. Debes tener e implicarte con un teléfono de trabajo, que se espera que verifiques constantemente. Todo esto antes de ganar un penique.

Para comprender cómo ha cambiado el trabajo sexual, es necesario analizar cómo se han transformado nuestras condiciones laborales y la economía política de la industria. Ya no nos vemos obligadas a entregarle a un jefe los elevados honorarios de la casa, pero nuestros gastos generales ahora son mucho más altos. El riesgo económico de la inversión se ha desplazado sobre la trabajadora. Al mismo tiempo, ahora estamos obligadas a invertir cantidades casi infinitas de trabajo no pagado en nuestros “negocios”. Las horas de trabajo ahora se extienden a cada momento de vigilia y los espacios de trabajo se convierten en todas partes y en ninguna parte.

El aislamiento de la “independencia”

El término “independiente” trae a la mente la libertad y la autonomía, pero a menudo ocurre lo contrario. Como trabajadora sexual “independiente”, no eres explotada por un solo empleador dentro de un marco capitalista, sino por las demandas nebulosas pero aplastantes de todo un mercado. Las trabajadoras independientes están constantemente en exhibición al tiempo que están aisladas peligrosamente.

Trabajan solas en espacios contratados por horas, sin limpiadores, conductores ni seguridad, y sin prácticas de check-in / check-out. Muchas trabajadoras nuevas ni siquiera conocen el sistema de seguridad entre compañeras y muchas trabajadoras no tienen amigos que puedan hacer esto por ellas debido a problemas de estigma, inmigración, crianza de los hijos o empleabilidad.

Ya no puedes ir a trabajar en un destino anónimo. Tus actividades están todas registradas en línea. Están conectadas a tu dirección IP y, en muchos casos, a tus cuentas de correo electrónico y redes sociales. Muchas trabajadoras informan que los clientes aparecen misteriosamente en sus perfiles de redes sociales privadas. Para poder acceder a sitios web para adultos, debes proporcionar tus datos de identidad y pasaporte completos. En la mayoría de los casos, tu cara y cuerpo también están pegados en Internet. En lenguaje neoliberal, puedes “elegir” no mostrar tu cara en estas imágenes, pero al precio de perder trabajo. Eso significa que solo las trabajadoras que puedan darse el lujo de elegir pueden tomar esta medida de protección.

Cuando muchas de nosotras empezamos a trabajar —en burdeles, pisos, espectáculos porno, agencias de escorts o en la calle— tuvimos el beneficio de que otras trabajadoras nos mostraran cómo funcionaba todo. Recibimos recomendaciones o advertencias sobre lugares de trabajo junto con otros conocimientos impartidos. Cómo tomar y guardar el dinero; cómo definir y proteger los límites; cómo dar un buen servicio al tiempo que minimizar la tensión y el riesgo; cómo protegerse contra clientes peligrosos; cómo reconocer los síntomas de agotamiento; cómo salir de situaciones complicadas. Este conocimiento comunitario compartido abarcaba no solo los juguetes, las herramientas y la anatomía, sino también cómo manejar el trabajo psicológica y físicamente.

La seguridad en numeros

Al trabajar en departamentos y burdeles, las trabajadoras sexuales también podían compartir preocupaciones sobre la salud. Nos mostrábamos los síntomas que nos preocupaban y compartimos información sobre el tratamiento, la prevención y las mejores clínicas. El conocimiento y la vigilancia de las trabajadoras sexuales de mucho tiempo atrás con respecto a nuestra salud se han diluido de manera alarmante en los últimos cinco años.

En raras ocasiones las discusiones públicas sobre el trabajo sexual realmente llegan a los aspectos prácticos del trabajo. Sin embargo, es crucial que lo hagamos. El sexo oral sin condón se está normalizando rápidamente, a menudo con muy poco cargo extra por este servicio. Los peligros de las ITS son mal entendidos o vistos como un peligro inevitable por muchas nuevas trabajadores “independientes”.

La disminución alarmante de la seguridad y la reducción de los precios están directamente relacionadas con el aislamiento de las trabajadoras.

El sexo vaginal sin condón solía ser casi inexistente. Era algo que a veces las trabajadoras harían en secreto, cobrando una suma considerable por el riesgo. Ahora se está volviendo común. El sexo anal, hasta ahora un servicio muy especializado y de alto precio en el caso de las trabajadoras sexuales cis, también se ha convertido en una práctica mucho más generalizada y barata. La disminución alarmante de la seguridad y la reducción de los precios están directamente relacionadas con el aislamiento de las trabajadoras. Las nuevas trabajadoras ya no entran en contacto con trabajadoras más experimentadas, y se ven privadas del conocimiento, apoyo y presión de sus compañeras.

Esto no quiere decir que todo fuera de color de rosa. Por supuesto, algunos gerentes de pisos solían presionar indirectamente a las trabajadoras para que proporcionaran el oral sin condón. Se comportaban como cualquier otro empresario o gerente malo que quería que las trabajadoras se sometieran a condiciones inseguras para mantener al cliente feliz y aumentar sus ganancias. Sin embargo, en nuestra experiencia, esto era relativamente raro y nunca obligatorio. Además, tales pisos rápidamente adquirían malas reputaciones como lugares de trabajo que debían evitarse. La presión sobre las trabajadoras “independientes” es mucho más sutil y opresiva. Si el sexo oral sin condón se convierte en un servicio corriente, sientes que no tienes a nadie más que a ti misma a quien culpar si no puedes llegar a fin de mes por no ofrecerlo.

En riesgo por cada vez menos.

Plataformas como AdultWork son importantes contribuyentes a la disminución de los estándares de sexo seguro de las trabajadoras. Su “lista de chequeo” de servicios es particularmente dañina. Esta lista contiene una larga lista de prácticas, muchas de ellas inseguras. Esto envía el mensaje a las nuevas trabajadoras —y, sobre todo, a los clientes— de que las prácticas de riesgo ya no se consideran excepcionales. Y mientras que una trabajadora sexual sin duda puede “elegir” optar por no participar en ellas, hacerlo ahora parece extrañamente limitante: para citar a muchos clientes, “conservador”.

¿Quién se beneficia de este nuevo arreglo? Muchos clientes están tomando más riesgos de salud ahora, pero también están recibiendo mucho más por su dinero. Las trabajadoras también enfrentan mayores riesgos pero ganan menos por su trabajo. Los precios han bajado espectacularmente en los últimos años. Esto se debe en parte a la competencia más dura, la austeridad y la falta de estándares de la industria debido a la desaparición de los pisos. Sin embargo, hay otra razón, quizás más importante: la ilusión de que estamos ganando más dinero gracias a la eliminación de los intermediarios.

Como “independientes”, ya no estamos obligadas a entregar la mayor parte de nuestra tarifa por hora a mediadores y gerentes. La suma que cobramos al cliente es toda nuestra. Como resultado, creemos que nos podemos permitir cobrar menos para obtener más clientes. Sin embargo, las cuentas no salen. Las trabajadoras “independientes”, de hecho, invierten mucho dinero y trabajo para conseguir y mantener clientes. Las largas horas de trabajo de administración y marketing no remunerado, y el estrés causado por estar constantemente a la entera disposición del cliente, no son visibles ni se tienen en cuenta financieramente.

Sentarse en un piso esperando a los clientes también era trabajo no remunerado. Pero al menos cuando trabajábamos en este sistema sabíamos cuándo estábamos trabajando. Podíamos calcular nuestro salario real por hora dividiendo nuestros ingresos por el tiempo real en el que estábamos trabajando. Podíamos ver si ganábamos lo suficiente en un lugar de trabajo específico y, si no, podíamos probar en otro lugar. Ahora, como suele ser el caso con la noción neoliberal de libertad y elección, el consumidor paga menos, y la trabajadora realiza un trabajo más invisibilizado y no remunerado. Y esta vez no hay remedio, ya que, supuestamente, todas somos nuestras propias jefas.