La falta de respeto del gobierno por los derechos humanos de las trabajadoras sexuales fuerza a éstas a volver a los tribunales (Canadá)

Por Harry Miller

29 de septiembre de 2022

GOVERNMENT FAILURE TO RESPECT SEX WORKERS’ HUMAN RIGHTS FORCES SEX WORKERS BACK TO COURT

.

La Alianza Canadiense para la Reforma de la Ley de Trabajo Sexual, una alianza de 25 grupos liderados por trabajadoras sexuales que representan a miles de trabajadoras sexuales en todo el país, junto con varios solicitantes individuales, volverá a los tribunales para impugnar las leyes de trabajo sexual la próxima semana. La Ley de Protección de Comunidades y Personas Explotadas (PCEPA) promulgada en 2014 no ha protegido a las trabajadoras sexuales y ha causado graves violaciones de derechos humanos. En 2014, el gobierno liberal prometió derogar la PCEPA; siete años después no han actuado y las trabajadoras sexuales han sido obligadas a trabajar en el marco de la penalización que les causa daño a sus vidas.

“Tomadas individualmente y en conjunto, las disposiciones de la PCEPA reproducen los daños de las leyes penales anuladas en la sentencia Canadá v. Bedford y causan nuevos daños a todas las trabajadoras sexuales”, dice Jenn Clamen, Coordinadora Nacional de la Alianza Canadiense para la Reforma de la Ley de Trabajo Sexual (CASWLR). hablando en una rueda de prensa esta mañana. “No queremos volver a ir a los tribunales, es una pérdida de valiosos recursos y tiempo de la comunidad. Este gobierno puede acabar con esto proponiendo un proyecto de ley para la despenalización total del trabajo sexual que salve vidas y proteja los derechos humanos de las trabajadoras sexuales. Los daños de estas disposiciones están ampliamente documentados en nuestro registro probatorio, que incluye investigaciones académicas y comunitarias sobre las experiencias de trabajadoras sexuales indígenas, negras, racializadas, trans y migrantes en todo el país, muchas de las cuales trabajan en algunas de las condiciones más difíciles.”

Las organizaciones de derechos de las trabajadoras sexuales buscan derogar las prohibiciones penales del trabajo sexual con el argumento de que violan los derechos humanos de las trabajadoras sexuales a la dignidad, la salud, la igualdad, la seguridad, la autonomía y la protección de las personas que trabajan en la industria del sexo, lo que incluye su derecho a condiciones de trabajo seguras.

Antes de que la PCEPA se convirtiera en ley, las trabajadoras sexuales advertían sobre los peligros de la penalización; el Partido Liberal, el NDP y el Verde rechazaron la PCEPA a medida que avanzaba en la Cámara de los Comunes. Sin embargo, una vez aprobada, solo ha habido inacción del gobierno y muchos daños esperados para la vida de las trabajadoras sexuales.

Las trabajadoras sexuales más marginadas que trabajan en el espacio público son las más afectadas por la PCEPA. Monica Forrester, una trabajadora sexual de 2Spirit Black e indígena, explica: “Los clientes temen ser detectados por la policía, lo que afecta mi capacidad para comunicarme con ellos y hace que mi trabajo sea más riesgoso. No puedo negociar precios y servicios con los clientes, especialmente en espacios públicos, porque puede aparecer la policía. El miedo a la policía me hace apresurarme y no puedo hacer la evaluación que necesito. PCEPA me pone en riesgo todos los días, hay que derogarla, trabajemos seguras”.

La PCEPA tipifica como delito comunicarse para vender servicios sexuales en público, comunicarse para comprar servicios sexuales en cualquier contexto, facilitar o recibir un beneficio relacionado con la compra de servicios sexuales de otra persona y publicitar servicios sexuales.

“Las trabajadoras sexuales negras están aisladas y penalizadas por la PCEPA, estas leyes racistas deben ser derogadas”, agregó Ellie Ade Kur. “Las trabajadoras sexuales negras a menudo necesitan confiar en las redes existentes de otras trabajadoras sexuales negras para obtener ayuda y apoyo, pero debido al racismo contra los negros, las trabajadoras sexuales negras a menudo son caracterizadas como ‘proxenetas’ cuando trabajan juntas, por ejemplo, al compartir espacio, compartir soportes y dividir los costos de servicios como conductores, reservas y soporte de detección. Como resultado, las trabajadoras sexuales negras han informado que temen que ayudarse mutuamente resulte en detención y enjuiciamiento por delitos cometidos por terceros”.

Las trabajadoras sexuales corren el riesgo de retirada de hijos, pérdida de sus medios de vida, detención y deportación, violencia dirigida, falta de acceso a servicios de salud, legales y sociales y experimentan abusos contra los derechos humanos ya que intentan evitar ser detectadas por las fuerzas del orden, viven y trabajan en condiciones precarias e inseguras, y no buscan ayuda ni denuncian delitos en su contra.

“A diferencia de otras industrias, la penalización del trabajo sexual otorga a la policía el poder de investigar los lugares de trabajo de las trabajadoras sexuales, y el impacto de su decisión toca todos los aspectos de la vida de las trabajadoras sexuales. Esto es especialmente cierto para las trabajadoras sexuales asiáticas y migrantes, estas leyes deben ser derogadas”, agregó Elene Lam, fundadora de Butterfly Asian and Migrant Sex Worker Support Network. Explica: “Es menos probable que las trabajadoras sexuales obtengan ayuda cuando la necesitan y la gran mayoría de las participantes de Butterfly que han resultado lesionadas en el lugar de trabajo no han denunciado las lesiones ni han buscado compensación. Tanto las trabajadoras sexuales como los gerentes han indicado que tienen miedo de revelar su participación en la industria del sexo, porque amenaza su sustento y pueden perder su estatus migratorio y enfrentar la deportación”.

“La Corona y los activistas anti trabajo sexual que intervienen en el caso continúan ignorando las realidades de las trabajadoras sexuales más marginadas que trabajan en las condiciones más difíciles. Esta ley, que niega fundamentalmente los derechos constitucionales de las trabajadoras sexuales, debe ser anulada”, dice Sandra Ka Hon Chu, codirectora de HIV Legal Network, miembro de CASWLR.

Este es el primer recurso de inconstitucionalidad a las disposiciones de PCEPA iniciado por trabajadoras sexuales, y el primero en impugnar todas las disposiciones individualmente y en conjunto argumentando que violan los derechos humanos de las trabajadoras sexuales a la dignidad, la salud, la igualdad, la seguridad, la autonomía y la protección de las personas que trabajan en la industria del sexo, que incluye su derecho a condiciones de trabajo seguras. Las audiencias públicas en el Tribunal Superior comienzan el 3 de octubre y continúan durante toda la semana.

Para más información sobre el caso: http://sexworklawreform.com/wp-content/uploads/2022/09/Infosheet-ENG.pdf

Hombre gay que se convirtió en trabajador sexual a los 18 años explica por qué la penalización empeora todo

Por Patrick Kelleher

30 de septiembre de 2022

Gay man who became a sex worker at 18 explains why criminalisation makes everything worse

.

Cuando Lyle Muns tenía 18 años, decidió convertirse en trabajador sexual.

En ese momento, Lyle trabajaba en un supermercado en el pequeño pueblo belga donde creció y ganaba menos de cuatro euros la hora. Quería ver el mundo, pero necesitaba un trabajo que se pagara mejor y tuviera mayor flexibilidad.

No pasó mucho tiempo antes de que se diera cuenta de que el trabajo sexual lo ayudaría a lograr sus sueños.

“Me abrí un poco en mi sexualidad y la descubrí, por lo que me despertó más curiosidad sobre el trabajo sexual”, le dice Lyle a PinkNews. Le habían alentado a considerar el trabajo sexual en salas de chat en el pasado, y fue en esos mismos sitios web donde más tarde encontró a su primer cliente.

Hoy, Lyle es un defensor de lxs trabajadorxs sexuales en todas partes: hace campaña por sus derechos y es un incansable activista del VIH.

También quiere que se despenalice el trabajo sexual y cree que hacerlo eliminaría el estigma y permitiría que lxs trabajadorxs sexuales encontraran la protección y el apoyo que merecen.

Durante su tiempo en la industria, Lyle aprendió mucho sobre la mecánica del trabajo sexual: cómo se ve, qué significa para los clientes y por qué sus propias ideas preconcebidas no lo estaban ayudando.

“Lo he hecho durante más de 10 años; definitivamente fue más largo de lo que había planeado cuando comencé”, dice.

“Una de las agradables sorpresas que no esperaba fue que muchos de los clientes eran realmente vulnerables.

“Pensé que los clientes serían estos perpetradores con malas intenciones, pero descubrí que muchos de ellos estaban en el armario y luchaban con su sexualidad y en realidad estaban muy nerviosos por ver a un trabajador sexual”.

Descubrir que sus clientes estaban nerviosos y, a veces, incluso vulnerables, tranquilizó a Lyle y le hizo ver el impacto que el trabajo sexual podría tener para algunas personas.

“Además de ofrecer un servicio sexual, también eres un poco terapeuta. Creo que eso es algo que me hizo seguir haciéndolo y lo hizo realmente interesante para mí también”.

“El estigma es un problema realmente grave”

El trabajo sexual todavía está penalizado en la mayoría de los países. El estigma es generalizado y Lyle dice que está causando daño a lxs trabajadorxs sexuales y sus clientes.

“El estigma tiene un impacto realmente negativo en el sentido de que empeora todo lo demás”, explica.

El estigma significa que lxs trabajadorxs sexuales a menudo no les dicen a sus seres queridos que se encontrarán con un cliente, por lo que nadie puede intervenir si terminan en una situación peligrosa.

También impide que lxs trabajadorxs sexuales accedan a los servicios de salud sexual adecuados.

“Si nadie sabe que ejerces trabajo sexual, tampoco se lo dirás a tu médico, y entonces tu médico no sabrá qué tipo de controles de salud adicionales deben hacerse.

“El estigma es un problema realmente grave: está en el centro de todos los demás problemas que enfrentan lxs trabajadorxs sexuales y es realmente persistente”.

Ese estigma proviene de los esfuerzos de la sociedad por controlar la sexualidad, dice Lyle.

La despenalización del trabajo sexual tiene el poder de eliminar gran parte de ese estigma.

“Cuando se penaliza el trabajo sexual, lxs trabajadorxs sexuales no se sienten cómodxs acudiendo a las autoridades. Imagina que hay un cliente que es violento, bueno, entonces si eres abusadx como trabajadorx sexual, no irás a la policía porque luego tienes que explicar cómo es que conociste a esa persona y luego tienes que explicar que eres unx trabajadorx sexual. .”

La idea detrás de penalizar el trabajo sexual es que la práctica se puede erradicar, pero la realidad es que no funciona, dice Lyle.

“El trabajo sexual es la profesión más antigua del mundo, como suele decir la gente. Es una profesión que se lleva a cabo en cualquier parte del mundo y realmente no importa qué tipo de leyes existan: la mayoría de los países del mundo penalizan el trabajo sexual, pero nada de eso significa que no haya trabajo sexual en estos países.

“Penalizar el trabajo sexual no erradica el trabajo sexual, como quieren algunos de los activistas que buscan la penalización, pero en última instancia conduce a un empeoramiento de la posición de negociación para lxs trabajadorxs sexuales, empeorando las condiciones de seguridad para lxs trabajadorxs sexuales y empeorando los resultados de salud para lxs trabajadorxs sexuales”.

Lyle ahora es un activista del Fondo Mundial para la lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria. La iniciativa ha mostrado cómo la penalización del trabajo sexual ha impactado en la transmisión del VIH. Él cree que la transmisión del VIH entre lxs trabajadorxs sexuales disminuiría si se despenalizara la práctica.

“Lxs trabajadorxs sexuales sentirán mucho menos miedo de las autoridades y, en cambio, sentirán confianza y obtendrán información y acceso a los servicios de pruebas de ITS”, dice.

«Sigues siendo el jefe de tu cuerpo»

A Lyle le apasiona disminuir la transmisión del VIH entre lxs trabajadorxs sexuales debido a su propia experiencia personal: le diagnosticaron el virus hace cinco años. Vivir con el VIH le ha hecho ver cuán generalizado es el estigma.

“La gente estigmatiza a las personas que viven con el VIH porque tienen miedo de que si tienen sexo con ellos, ellos mismos se contagiarán”.

Lyle señala que quienes reciben un tratamiento eficaz para el VIH tienen una carga viral indetectable, lo que significa que no pueden transmitir el virus a través de las relaciones sexuales. Muchos aún no son conscientes de ello.

“La gente todavía siente miedo y la gente está muy mal informada. Por eso es importante que las personas que viven con el VIH sean parte de la conversación y que hablen.

“Lo mismo ocurre con lxs trabajadorxs sexuales: que hablen y que lxs trabajadorxs sexuales que viven con el VIH hablen”.

Desde el punto de vista de Lyle, el trabajo sexual es un derecho humano: es una faceta central de la autonomía corporal.

“Muy a menudo la gente dice: ‘si haces trabajo sexual, vendes tu cuerpo’, eso no es cierto. Vendes un servicio sexual y sigues siendo el dueño de tu cuerpo y todavía controlas las condiciones y las circunstancias en las que se presta ese servicio, o al menos así debe ser.

“Entonces, cuando las personas buscan penalizar a lxs trabajadorxs sexuales, buscan penalizar nuestra autonomía corporal.

“Tener la libertad de usar tu cuerpo como quieras es tu derecho humano. Significa que es una violación de los derechos humanos cuando los gobiernos penalizan a lxs trabajadorxs sexuales. También significa que es una violación de los derechos humanos cuando alguien fuerza a una persona a ejercer la prostitución… va en ambos sentidos”.

______________

Lyle Muns es un activista del Fondo Mundial para la lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria: la iniciativa invierte $ 4 mil millones cada año para garantizar un futuro más equitativo para todos.

Salvar vidas: despenalizar (ONUSIDA)

onusida

https://www.unaids.org/es/topic/decriminalization

Las leyes punitivas han demostrado bloquear el acceso a los servicios para el VIH, así como incrementar el riesgo de infectarse por el virus. Las legislaciones perjudiciales incluyen la criminalización de las personas trans, las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, el trabajo sexual, la tenencia y uso de drogas, y la exposición, ocultación y transmisión del VIH.

Los países que criminalizan a grupos de población clave experimentaron un menor progreso en los objetivos relacionados con las pruebas y tratamientos del VIH en los últimos cinco años. Así, un menor porcentaje de personas que viven con el VIH fueron conscientes de su estado serológico y lograron la supresión viral, en comparación con los países que han evitado dicha criminalización. En aquellos donde la legislación ha avanzado en materia de protección de los derechos humanos se han obtenido beneficios aún mayores; en particular, en los que se ha garantizado el derecho a la no discriminación y generado una respuesta frente a la violencia de género.

La despenalización es un elemento esencial para poner fin a la epidemia de sida para el 2030. A pesar de estas pruebas irrefutables, sigue siendo frecuente encontrar leyes punitivas y discriminatorias. Las comunidades abogan por el cambio y están ayudando a generar un movimiento por la despenalización.

Sólo el sí húmedo es sí

 

La ley recientemente aprobada de «garantía integral de libertad sexual» es llamada la ley del «sólo sí es sí», pero incluye un artículo de represión del libre ejercicio de la prostitución, siendo como es la prostitución el paradigma del sí. Se anuncian las trabajadoras sexuales (ahora se lo han prohibido) proclamando a los cuatro vientos que ¡SÍÍÍÍ! quieren tener relaciones sexuales. Provocan el deseo sexual de los hombres con sus fotos seductoras. Frente a la ambigüedad del sí de otras mujeres (¿queda registro?), ningún juez considerará agresor sexual a un cliente (putero, en el idioma del odio) de una trabajadora sexual. ¿Pondrá el juez en duda el sí de la prostituta proclamado a los cuatro vientos?

Pero nuestros padres y madres legisladores han considerado que la libertad sexual debe garantizarse prohibiendo la publicidad del ¡SÍÍÍÍ! de las trabajadoras sexuales, y la mayoría de ellos se han confabulado para aprobar una ley de prohibición de la prostitución.

¿Cómo puede negarse la validez del sí de las mujeres proclamado a los cuatro vientos? Pues aplicando la moral dogmática de la secta integrista feminista radical. En su estrecha visión totalitaria, el sí sólo es auténtico sí cuando es movido por el deseo sexual. Un sí sin deseo sexual no es válido y el hombre que en esas circunstancias tenga sexo con esa mujer es un agresor sexual, un violador.

Pero, en ese caso, ¿no debería la ley haber especificado las circunstancias objetivas que señalan que la mujer que díce sí lo dice porque tiene deseo sexual? ¿La secreción mucosa vaginal, la humedad? ¿Debería el hombre conservar las braguitas húmedas de la mujer como prueba de que el sí fue un auténtico sí?

Muy complicado todo eso. Más fácil es declarar que las prostitutas nunca tienen deseo sexual aunque digan sí (y que el resto de las mujeres siempre lo tienen). De esa forma tan sencilla se niega el derecho fundamental a la libertad sexual de las mujeres mediante una ley que proclama su defensa a ultranza de esa libertad.

Hay un gran déficit democrático en España. De hecho, la Constitución ha muerto. El Estado, en su sentido más amplio, ha violado impune y conscientemente la Constitución y no se va a detener. La prohibición de la prostitución que planean decretar de forma inminente es otro crimen de Estado contra la libertad, la salud y la vida de españolas y españoles.

 

El 4 de octubre, concentración en Madrid contra la ley abolicionista-prohibicionista

Imagen

  • FdBdgW5XoAAtqNk

Consejos de seguridad para trabajadoras sexuales

Creemos que todas las trabajadoras sexuales merecen un espacio seguro para acceder a apoyo, sin juicio, independientemente de sus antecedentes y experiencias.

Staying Safe

Si necesitas con urgencia a alguien con quien hablar, envía un mensaje de texto o WhatsApp a nuestra línea de ayuda al (+44) 07455 310289, o envía un correo electrónico a jess@supportforstudentsexworkers.org. Nuestro objetivo es responder a todas las consultas iniciales de soporte dentro de las 24 horas.

ADVERTENCIA

Esta lista no exhaustiva contiene consejos relacionados con la violencia sexual contra las trabajadoras sexuales junto con la violencia de cualquier tipo y la salud sexual.

Si te has visto afectada por los problemas que describimos aquí o si has estado en una situación en la que no pudiste cumplir con nuestros consejos, no te sientas avergonzada o como si hubieras hecho algo malo, estamos aquí para ayudarte. El trabajo sexual puede ser complicado de hacer bien y nadie se avergüenza de aprender en el trabajo en otros campos. Nadie debe ponerte en una situación en la que no estés segura y si te han puesto en una situación insegura, la culpa es del cliente y no tuya. Es natural culparse a sí misma en situaciones en las que algo sale mal en el trabajo sexual, pero nadie debería sentirse así por las acciones de los demás.

Operamos con una estrategia de reducción de daños y aunque no tenemos la intención de exaltar o promover la industria del trabajo sexual, creemos que todos merecen estar seguros en el trabajo, hagan lo que hagan para ganarse la vida. Creemos en la despenalización total del trabajo sexual y apoyamos los derechos de las trabajadoras sexuales a elegir su línea de trabajo.

Como comunidad que es discriminada y, a menudo, ignorada en los esquemas de protección social, es importante para nosotras trabajar como comunidad y con nosotras mismas para definir nuestros propios estándares de seguridad.

Con gran aprecio por el hecho de que a veces estas precauciones pueden no ser adecuadas para tu situación, aquí hay algunos consejos valiosos para tener en cuenta cuando trabajes en la industria del trabajo sexual:

Para mantener tu seguridad física

Siempre acepta el pago antes de haber prestado cualquier servicio. Deja en claro antes de que llegue un cliente que pagará por adelantado. No hagas nada sexual antes de que te paguen, solicite el pago tan pronto como puedas al comienzo de una reunión y cuenta el dinero antes de brindar cualquier servicio. Si trabajas desde un local familiar, es una buena idea salir de la habitación, contar el dinero en otra habitación y ocultarlo para que haya menos riesgo de que el cliente se lo lleve. Cualquier cliente que no acepte pagar por adelantado muestra serias señales de alerta que nunca deben ignorarse. Si un cliente no acepta pagar por adelantado, retírate lo antes posible.

El pago insuficiente o la falta de pago después de la venta de servicios sexuales es violación. Cuando alguien acepta tener relaciones sexuales por una suma de dinero, está aceptando los términos del consentimiento condicional y cuando alguien no cumple con este acuerdo, ha incumplido los términos de su consentimiento. Esto es violación. Tienes razón en lo que te hace sentir que te pagan mal o que no te pagan. Está mal y es sexualmente explotador y nunca es aceptable. Siempre busca ayuda si esto te sucede. Mereces hablar con alguien que entienda por lo que has pasado y no estás sola. Esto le sucede a todas las trabajadoras sexuales de alguna manera. Muchos clientes intentan estafar. Podemos ayudarte si has experimentado impago o si te han pagado mal y necesitas hablar con alguien.

Nunca subas a un piso o a una casa sin que el cliente salga a abrirte la puerta. Hay más posibilidades de que los vean de esta manera y esto puede afectar la forma en que eligen comportarse. Cuando ingreses al espacio de otra persona, establece tu estrategia de salida.

Reúnete en un espacio público siempre que sea posible para que puedas irte de manera segura si tienes un mal presentimiento.

Nunca te subas a un coche sin que antes te envíen la matrícula. Siempre verifique el registro del automóvil del cliente en línea antes de ir a una cita. Cualquier persona que rechace su solicitud de registro antes de subirse al automóvil es alguien con quien no debes confiar para tener una cita. En el vehículo de otra persona, ellos tienen el control de la situación, así que nunca te subas al automóvil de alguien que haya dicho algo que te inquiete. Envía una foto del registro a un amigo siempre que sea posible. Es posible que las trabajadoras sexuales callejeras no puedan seguir nuestros consejos aquí. Si trabajas sexualmente en la calle y no tienes teléfono, siempre trata de trabajar en áreas que estén protegidas por organizaciones benéficas y organizaciones que protegen a las trabajadoras sexuales. Para buscar organizaciones benéficas y organizaciones relevantes en tu área que puedan serle útiles, un buen lugar para buscar es la lista de organizaciones benéficas y organizaciones favorables a las trabajadoras sexuales del North East Sex Work Forum.

Asegúrate de que haya un registro de tus interacciones con las personas con las que hablas y conoces. Es mejor encontrar arreglos y fechas a través de sitios web y mantener las conversaciones en línea o a través de mensajes de texto como sea posible. Habrá un registro virtual de conversaciones y esto significa que si pasa algo, tienes pruebas. Trata de mantener la mayor comunicación posible en el sitio web y trata de hablar a través de mensajes de texto más que por teléfono donde no tienes pruebas de la conversación.

Siempre informa a alguien a dónde vas y, si es posible, pídeles que lo controlen. Si no tiene a nadie con quien hablar sobre esto, comunícate con nosotros y haremos los arreglos para que alguien lo controle.

Lee siempre todos los términos y condiciones de cualquier plataforma en la que trabajes. Investiga y comprende exactamente cómo funcionan, qué esperar y cómo mantenerse a salvo.

Si experimentas violencia de cualquier tipo, incluso si no deseas denunciarlo, es importante que hables con alguien que comprenda y que tenga la capacidad de guiarte a través de sus opciones. Si puedes, reúne la mayor cantidad de evidencia posible lo más rápido posible en caso de que alguna vez quieras informar algo. Estamos aquí para te si experimentas algún tipo de violencia.

Cualquier persona que no cumpla con estos estándares es alguien a quien no deseas conocer. Hay muchas personas que cumplirán y este número seguirá aumentando a medida que más trabajadoras sexuales se nieguen a trabajar si no se respetan estos estándares.

Ofrecemos más consejos de seguridad enfocados en las trabajadoras sexuales en privado para que nadie pueda usar la información en perjuicio de las trabajadoras sexuales. Ponte en contacto si desea obtener más información.

Para mantener tu seguridad en línea

Mantén tu personalidad laboral y tu vida privada separadas siempre que sea posible. Usa un número diferente para el trabajo y para tu teléfono personal. Crea una cuenta de redes sociales separada para el trabajo sexual e intenta usar un alias.

Siempre acepta el pago por adelantado y no proporciones ningún servicio a menos que veas que el pago ingresa en tu cuenta. Incluso si alguien te ha pagado muchas veces, nunca vale la pena el riesgo.

No aceptes pagos como transacciones comerciales, ya que el cliente puede decir que sus «bienes» nunca llegaron para reclamar la devolución del dinero. Siempre que sea posible, utiliza la configuración de «amigos y familiares» en las plataformas.

Los días en los que no te sientas con ganas, intenta tomarte el día libre. Es emocionalmente agotador forzarte a ti misma a trabajar si no estás en el estado mental adecuado. Siempre asegúrate de tener muchos descansos del trabajo. Todo el mundo necesita un descanso del trabajo.

Googlea tu nombre y tu alias (si tienes uno) de forma regular para comprobar si tu seguridad se ha visto comprometida. Busca en Google tu número de teléfono del trabajo y tu número personal como precaución adicional.

No hagas nada que no quieras. Establece tus propios estándares y síguelos. Tú decides con qué te sientes cómoda y mereces que se respeten sus deseos.

Desactiva las etiquetas de ubicación y los metadatos en las fotos que publiques en línea. Ten cuidado con lo que publicas en línea y mantén privadas las cuentas privadas de redes sociales siempre que sea posible. Las personas pueden verte usando tus fotos, así que nunca publiques fotos tanto en tus cuentas privadas como en tus cuentas comerciales.

Mantén toda la correspondencia con los clientes y no elimines mensajes. Es fácil ver si alguien te ha hecho perder el tiempo o ha actuado de manera inapropiada en el pasado si guardas los mensajes y esto también te asegura tener evidencia si algo sale mal.

Doxear o exponer a una trabajadora sexual es violencia contra las trabajadoras sexuales en todos los casos. Tienes toda la razón para sentirte explotada sexualmente si esto te ha sucedido y es importante que recibas apoyo en este momento difícil. Ponte en contacto para averiguar cómo podemos ayudarte si has sido descubierta o engañada.

Si sucede algo que no le gusta, asegúrate de obtener ayuda. Si no deseas informar lo sucedido, es su prerrogativa y comprendemos tus deseos. Disponemos de un servicio confidencial para que hables de estas experiencias. Sin embargo, si deseas denunciar clientes inseguros, ofrecemos servicios para ayudarte con esto.

Ofrecemos más consejos de seguridad enfocados en las trabajadoras sexuales en privado para que nadie pueda usar la información en perjuicio de las trabajadoras sexuales. Ponte en contacto si deseas obtener más información.

Para mantener tu salud sexual

Intenta e insiste en usar condones siempre que sea posible. Entendemos que hay muchas situaciones en las que esto no es posible y no tienes nada de qué avergonzarte. Si te encuentras en una posición en la que tienes relaciones sexuales sin protección, asegúrate de hacerte chequeos de salud sexual con la mayor frecuencia posible y trata de asegurarte de que estás tomando anticonceptivos.

Ya sea que practiques sexo inseguro o seguro, hazte pruebas y chequeos regulares para estar seguroa.

Investiga los servicios de salud sexual en su área y conoce dónde encontrar condones gratuitos, anticonceptivos, controles de ITS y consejos sobre seguridad sexual. Proteger tu salud sexual es una prioridad cuando trabajas en la industria del trabajo sexual.

Date a conocer en clínicas y servicios de salud sexual que ofrezcan controles gratuitos de ITS. Se honesta acerca de tu posición como trabajadora sexual si te sientes segura de hacerlo, ya que esto permitirá que la clínica tenga una mejor comprensión de la situación y, a menudo, priorizarán tu control.

Siempre lleva tus propios condones. Nunca confíes en que los clientes traigan condones ni confíes en un condón que te haya dado un cliente.

Trata de usar más de una forma de anticoncepción cuando sea posible. El control de la natalidad es tan importante como la prevención de las ITS.

Tenemos asesores de salud sexual si tienes algún problema relacionado con su salud sexual. Ponte en contacto para obtener más información.

Para mantener tu bienestar mental

Sabe que no tienes nada de qué avergonzarte. No has hecho nada malo y nunca le dirías a uno de tus amigos que debería avergonzarse si estuviera en la misma situación que tú. Estarías orgullosa de todo lo que han superado, muestra esa amabilidad contigo mismo.

Solo haz aquello con lo que te sientas cómoda, especialmente sexualmente. Establece tus propias reglas y normas y síguelas. No te encuentres con nadie que no cumpla con estos estándares, porque cuanto más haces algo que no quieres hacer, más pierdes el control de la situación, lo que puede afectar dramáticamente tu bienestar mental y tus sentimientos hacia ti misma. Mereces que te traten como quieres que te traten y nadie debería presionarte para que hagas algo que no quieras. A veces puedes sentir que tienes que hacer algo que no quieres porque te han pagado para hacerlo y sientes que el cliente tiene el control debido a esto, pero mientras te sientas segura de hacerlo, siempre di “No” cuando quieras decir “No”.

El cuidado personal es una tarea que es importante mantener, incluso si se siente como postergación. No es procrastinar, es una parte importante de mantener tu bienestar mental. Siempre haz tiempo para el cuidado personal entre el trabajo.

Asegúrate de tomarte un tiempo fuera del trabajo, como lo hacen las personas en trabajos regulares, para que tengas un descanso como todos los trabajadores se merecen. El trabajo sexual puede ser mentalmente agotador si te esfuerzas demasiado para trabajar todo el tiempo. ¡Los descansos son buenos!

Habla con un profesional con experiencia trabajando con trabajadoras sexuales cuando sientas que necesitas hablar. Los amigos sin experiencia en la industria a veces pueden dar consejos sin un buen conocimiento sobre la experiencia de las trabajadoras sexuales y es bueno obtener el apoyo de las compañeras.

Ofrecemos apoyo especializado si deseas hablar con alguien sobre tu bienestar mental. Ponte en contacto para obtener ayuda.

Para apoyar a las trabajadoras sexuales como amigo o familiar.

Nunca asumas que la trabajadora sexual que acude a ti en busca de apoyo está atrapada dentro de la industria o que quiere dejarla. Es posible que desee hacer la transición a otra línea de trabajo o que simplemente quiera hablar con alguien sobre su trabajo como lo hacen las personas en otras líneas de trabajo. Siempre es decisión de la trabajadora sexual elegir dónde y cómo trabajar. Tratar de disuadir a una trabajadora sexual de su rol cuando no desea irse hace que sea menos probable que busque apoyo en el futuro.

Si parece que no estás de acuerdo con la decisión de una trabajadora sexual de trabajar en la industria o si sientes que estás alarmado por lo que dice, esto evitará que acuda a ti en busca de más apoyo. Trata de mantener la calma y asegúrate de que sepa que la entiendes y no la juzgas.

Nunca depende de ti informar a alguien sobre la decisión de otra persona de trabajar en la industria del trabajo sexual. Incluso si la persona de la que estás hablando parece cómoda siendo abierta sobre su participación en el trabajo sexual, siempre es violencia contra las trabajadoras sexuales sacar a la luz a una trabajadora sexual.

Corrige siempre a tus compañeros sobre el lenguaje contra el trabajo sexual y llama la atención sobre el comportamiento contra el trabajo sexual. Nunca sabes quién en tu círculo cercano puede ser trabajadora sexual.

Deja en claro que no tienes un buen conocimiento de la industria si este es el caso. Consulta organizaciones como la nuestra si necesitas apoyo y anima a las trabajadoras sexuales que acuden a ti en busca de apoyo a ponerse en contacto.

Evita términos como “prostitución”, “prostituir” y “prostituirse”. Refiérete a las trabajadoras sexuales como “trabajadoras sexuales” y deja que la persona que acude a ti en busca de apoyo defina su rol por sí misma.

Evita declaraciones que induzcan vergüenza como “eres mejor que esto” y “pobrecita”. No todas las trabajadoras sexuales se sienten vulnerables. Deja que la trabajadora sexual que se acerque a ti defina cómo se siente y haz lo mismo.


Ofrecemos apoyo y orientación a amigos y familiares de trabajadoras sexuales que deseen hablar con alguien. No trabajamos con nadie que se ponga en contacto con nosotros para intentar que otra persona deje la industria. Estamos dirigidos y centrados en las trabajadoras sexuales. Siempre es mejor si una trabajadora sexual nos contacta por sí misma. Nunca contactaremos a una trabajadora sexual primero. Por favor, póngase en contacto si desea hablar.

«Somos libres»

.

El doble pensamiento en el modelo sueco: la prostitución es legal y la prostitución es ilegal

«El doble pensamiento es un proceso de adoctrinamiento mediante el cual se espera que el sujeto acepte simultáneamente dos creencias mutuamente contradictorias como correctas, a menudo en contravención de los propios recuerdos o sentido de la realidad. El doble pensamiento está relacionado con la hipocresía, pero difiere de ella.»  https://hmn.wiki/es/Doublethink

El Estado sueco reconoce el derecho de las mujeres a prostituirse, pero les niega el derecho a tener clientes. Los clientes no tienen derecho a aceptar la oferta de sexo a cambio de dinero que les hacen, en el ejercicio de su derecho, las mujeres, bajo penas de multas o cárcel.

Es como decir que dos y dos son cuatro, pero que cuatro no son dos y dos. Esto es lo que Orwell llamó «doble pensamiento», el fundamento del adoctrinamiento en los regímenes totalitarios.

El doble pensamiento es la antilógica, la destrucción de la palabra. Va más allá de la hipocresía, porque en él no hay falsedad: su brutal violencia contra la mente se muestra descarnada a la evidencia. De hecho, solo es la traslación a las palabras de la brutal violencia física ejercida por el Estado totalitario sobre aquellos a los que domina. Hacer negar que dos y dos sean cuatro y afirmar que son cinco es un triunfo sobre la persona que el Estado totalitario solo puede conseguir mediante la violencia física de la policía y la cárcel, y es cuando lo consigue cuando puede decirse que ha triunfado definitivamente sobre la libertad.

Si el cliente comete un delito al aceptar la oferta de la prostituta, ¿no será ésta también culpable de inducción al delito y coautora como cooperadora necesaria?

O dicho de otro modo, si el cliente ha accedido libremente a una oferta de sexo consensuado entre adultos con determinadas condiciones, multarlo o encarcelarlo ¿no será un atentado contra la libertad sexual propio de un Estado totalitario enemigo de las libertades fundamentales, de los derechos humanos?

El doble pensamiento es inherente al abolicionismo nórdico de las feministas radicales, como movimiento totalitario que es. En todas y cada una de sus expresiones se puede ver: defienden la libertad sexual de las mujeres negándola y reconocen el derecho de las mujeres a prostituirse, a ganarse la vida vendiendo sexo, a la vez que las niegan el derecho a ganarse la vida vendiendo sexo.

En un país cuyo poder político, económico y mediático se ha establecido en la violación de la Constitución democrática, es decir, se ha convertido en un régimen totalitario, las feministas radicales abolicionistas/prohibicionistas no tendrán obstáculos para ver publicado en el BOE su doble pensamiento totalitario al estilo sueco.

Las trabajadoras sexuales suecas ganan el derecho al pago por enfermedad

7 de julio de 2022

Шведските сексуални работници се изборија за правото на отсуство поради болест

Las trabajadoras sexuales suecas han ganado el derecho a reclamar prestaciones, incluidos los días de enfermedad y el permiso por maternidad, acercando su seguridad social a la de otros contribuyentes.

Las trabajadoras sexuales podrán reclamar una prestación por enfermedad de alrededor del 80 por ciento de los ingresos anuales de un máximo de 330.000 coronas (46.300 dólares australianos), dijo la Agencia de Seguridad Social de Suecia.

El beneficio tendrá una vigencia de hasta un año para cualquier enfermedad que dure al menos 14 días. Para los autónomos, los siete primeros días no son retribuidos.

“Mientras las trabajadoras sexuales paguen sus impuestos, deberían tener el mismo acceso a las prestaciones de baja por enfermedad y permiso por maternidad que cualquier otra persona”, dijo Joakim Jarnryd, director de la organización con sede en Estocolmo. «No hacemos ningún juicio moral».

En Suecia, la venta de sexo es legal y las trabajadoras sexuales pueden registrarse para pagar impuestos usando eufemismos, que las califican para recibir prestaciones. Aun así, comprar sus servicios no es legal y los clientes corren el riesgo de recibir multas o penas de prisión de hasta seis meses.

La prohibición de compra de sexo de Suecia data de 1999 y la vecina Noruega aprobó una ley similar en 2008. Si bien el trabajo sexual no ha sido prohibido en Dinamarca y Finlandia, no está regulado.

La organización decidió extender el beneficio a las trabajadoras sexuales después de examinar el asunto el mes pasado, dijo Jarnryd. El número de personas que buscan las prestaciones probablemente será bajo ya que «muy pocos contribuyentes se han registrado como trabajadores sexuales», dijo.

La ministra de Justicia sueca, Beatrice Ask, está preparando una propuesta para el Parlamento este año que puede incluir aumentar el tiempo máximo de prisión por comprar servicios sexuales hasta un año.

_____________________

Suecia ofrecerá a las prostitutas pago por enfermedad

Las prostitutas en Suecia que pagan impuestos deberían tener derecho a la prestación por enfermedad, según las nuevas directrices que está elaborando la Agencia Nacional de Seguridad Social (Försäkringskassan).

5 de julio de 2012

Sweden to offer prostitutes sick pay

En Suecia, si bien es ilegal comprar sexo, no lo es venderlo.

Pero la agencia de seguridad social anteriormente carecía de reglas claras que describieran qué beneficios sociales están disponibles para las prostitutas que están registradas como propietarias únicas y pagan impuestos en Suecia.

A menudo, las prostitutas que se registran con las autoridades fiscales suecas afirman que están trabajando en tratamientos corporales y atención médica, lo que a veces dificulta que el personal de la agencia de seguridad social sepa cómo procesar las solicitudes de prestaciones de las prostitutas.

Pero ahora la agencia de seguridad social ha prometido aclarar las reglas.

“Se ha considerado que esta situación es un área gris, pero no creo que deba serlo. Si no estás haciendo nada ilegal, creo que debería quedar relativamente claro”, dijo Joakim Jarnryd, de la agencia de seguridad social, a Sveriges Radio (SR).

“Las prostitutas en este caso no se dedican a ningún negocio ilegal y si esta persona ha declarado un ingreso legítimo y tiene prueba de registro ante las autoridades fiscales, entonces lo trataremos como cualquier otro operador económico”.

Si bien es imposible saber cuántas personas en Suecia usan sus empresas de propiedad única para la prostitución, la experta de la Agencia Tributaria Sueca (Skatteverket), Pia Blank Thörnroos, explicó cómo funcionarían legalmente las nuevas reglas.

“Si alguien tiene ingresos por la venta de sexo, entonces está sujeto a impuestos, ya que es legal vender sexo. Lo hemos solucionado para que estas personas puedan presentar sus declaraciones de la renta junto con todos los demás en mayo y reportar sus ingresos. Si uno quiere evitar los atrasos, los impuestos se pueden pagar en la oficina de impuestos”, le dijo a SR.