POR LA SALUD DE LAS TRABAJADORAS SEXUALES

 

 

El martes 22 de enero, el Consejo Constitucional (de Francia) considerará el tema de la penalización de los clientes de las prostitutas tras la presentación de una cuestión prioritaria de constitucionalidad por parte de las asociaciones presentes diariamente sobre el terreno y las personas concernidas.

 

https://www.medecinsdumonde.org/fr/actualites/tribunes/2019/01/21/pour-la-sante-des-travailleurs-ses-du-sexe

 

 

UNA PENALIZACIÓN QUE ATENTA CONTRA LA SALUD Y LOS DERECHOS

 

Nosotros, profesionales de la salud, responsables asociativos, actores y actrices sobre el terreno, cuestionamos la penalización de los clientes porque atenta contra la salud, la seguridad y los derechos de las personas que se prostituyen, independientemente de su grado de autonomía en la actividad.

Contrariamente a los clichés que se transmiten con demasiada frecuencia, es fundamental recordar la diversidad de situaciones que abarca esta actividad. Si bien algunas personas realizan una actividad de una manera acordada y aceptada, otras son explotadas o forzadas por diferentes razones. Hay, de hecho, entre estos extremos tantas situaciones como personas.

 

CONTRA TODAS LAS FORMAS DE REPRESIÓN

 

Las políticas públicas relacionadas con la protección y la salud de las personas que se prostituyen deben poder comprender la diversidad de situaciones individuales y responder a ellas de manera diferenciada, lo que nunca ocurre con las políticas represivas. La Alta Autoridad de Salud, ONUSIDA, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, lo expresan sin parar: no es la compra de sexo tarifado lo que expone a las personas que se prostituyen, sino las condiciones de ejercicio de la actividad. En este sentido, estas instituciones se han pronunciado contra cualquier forma de políticas represivas.

 

Leer la continuación de la tribuna en Le Monde…

 

Lista de firmantes

 

  • Philippe de Botton, médico, presidente de Médicos del Mundo.
  • Carine Favier, doctora en enfermedades infecciosas, miembro de la Junta de Sidaction, París.
  • Chloé Argentin, médico, planificación familiar.
  • Christine ETCHEPARE, médico, Arcat, París
  • Fanny Frost, adictóloga general, miembro de la Junta de Cabiria, Lyon
  • Jean Claude Guichard, médico, ENTRADAS, Lille
  • Ludovic Toro, médico general, vicepresidente de la ELCS (representantes locales electos contra el SIDA), París
  • Michèle Cukier, doctora, Arap Rubis, Nîmes
  • Patricia Enel, doctora en salud pública, presidenta de saludos cordiales, Marsella y presidenta de COREVIH PACA OUEST CORSE.
  • Paul Bolo, médico general, presidente de Paloma, Nantes
  • Acepta-t, Act UP París, South-West Act Up, Ayudantes, Inter-LGBT, Amigos del autobús de mujeres, acción TRANS INTER
  • Bérangère Donnet, médico, La Casa de la Salud Dispersada (MDS), Lille
  • Agathe Pesci, médico general, Lyon
  • Alexandra Salaun, médico general, Lille
  • Profesor Alfred Spira, médico de salud pública, Academia Nacional de Medicina, París
  • Alice Mabille, enfermera del Centro Henri Becquerel, Rouen
  • Anaenza Maresca-Freire, doctora en enfermedades infecciosas, Ambroise Paré, Boulogne Billancourt
  • Anne Bertin-Maghit, enfermera, Nantes 24. Anne Kamel, médico general, Caen
  • Anne Le Rhun, médico de salud pública, Nantes
  • Anne Simon, doctora en enfermedades infecciosas, Hospital Pitié Salpétrière, París
  • Anne-Elisabeth Mazel, médico general, Bobigny
  • Antoine Canat, adictólogo, CSAPA du Griffon, Villeurbanne
  • Antonin Mathieu, médico general, París
  • Axelle Romby, sexóloga, miembro de la Red Pública de Salud Sexual, París
  • Aymeric Pansu, médico general, Villeurbanne
  • Bao-Chau Phung, médico de enfermedades infecciosas, BICHAT, París
  • Bénédicte LEFEBVRE, médico, departamento de enfermedades infecciosas y tropicales, hospital de Saint-Antoine, París
  • Benjamin Silbermann, médico del hospital, Unidad de atención ambulatoria y consulta, Hospital Cochin, París
  • Bertrand Riff, médico, la Casa Dispersada de Salud (MDS) Lille, presidente de COREVIH Hauts de France
  • Camille Ponté, farmacéutica, Centro Hospitalario Universitario de Toulouse y Asociación de Intermediación CAARUD Clémence Isaure, Toulouse
  • Camille Rolland, médico interno, Paris 38. Carine Rolland, médico general, Nantes
  • Catherine Bertaux, médico general jubilada, Rouen
  • Cécile Neichel, enfermera, Haguenau
  • Cécilia Gilles, partera, París
  • Christine Bobin, farmacóloga, Universidad de Nantes.
  • Christine Fernández, doctora en salud pública, (PF69 y CeGIDD Lyon), ex presidenta de Cabiria
  • Christine Rouzioux, viróloga, París
  • Christophe Ségouin, médico de salud pública, hospitales universitarios de Saint-Louis, Lariboisière Fernand Widal APHP, París
  • Claire Coutand, interna de Orl, Lille 47. Claire Daumont, enfermera, Cabiria, Lyon
  • Claire Dubois, enfermera, Nantes.
  • Claire Fesquet, pasante en medicina especializada en salud pública, Nantes.
  • Clara Lepez, médico general, París.
  • Claudine Duvivier, doctora, París.
  • Clémence Conrié-Sadde, pasante en medicina, Nîmes
  • Clément Fourrier, interne en médecine, CHI André Grégoire, Montreuil
  • Professeure Constance Delaugerre, virologue, hôpital Saint Louis, Paris
  • Coraline Delebarre, psychologue sexologue, membre du Réseau de Santé Sexuelle Publique, Paris
  • Corinne Lussault, médecin retraitée, ex-cheffe de service Centre Henri Becquerel, Rouen
  • Cyril Jaume, médecin généraliste, Montpellier
  • David Friboulet, psychothérapeute sexologue, membre du Réseau de Santé Sexuelle Publique, Paris
  • Delphine Maraval, infirmière, Boos
  • Dominique Pataut, médecin, Paris
  • Dora Levy, médecin généraliste, Paris
  • Elisa Verchay, psychologue, Nice
  • Elodie Malvezin, Médecin généraliste, Centre de santé et de planification familiale Belleville, Paris
  • Emilie Moreau, psychologue sexologue, membre du Réseau de Santé Sexuelle Publique, Paris
  • Ernst Wisse, infirmier, Paris
  • Esther Batsch, médecin généraliste, Paris
  • François Guillemot, médecin gastroentérologue, Hôpital de Roubaix
  • Françoise Vitou, psychologue, psychanalyste, Paris
  • Fréderic Dubois, praticien hospitalier retraité, laboratoire de virologie CHRU, Tours
  • Gonzague de Larocque Latour, médecin sexologue, membre du Réseau de Santé Sexuelle Publique, Paris
  • Guillaume Girard, praticien hospitalier, Service de Gynécologie Obstétrique, Hôpital Armand Trousseau, Paris
  • Guy Sebbah, médecin, directeur général du groupe SOS Solidarités, Paris
  • Gwenaal Domenech, psychologue sexologue, membre du Réseau de Santé Sexuelle Publique, Paris
  • Hannane Mouhim, infirmière et cheffe de service, Le Kiosque Infos Sidaet Toxicomanie, Paris
  • Hélène Valentin, infirmière et secrétaire de l’association Pénélope, Illkirch-Graffenstaden
  • Hervé Bideault, praticien attaché, CeGIDD. PREP, Service des Maladies Infectieuses et Tropicales Hôpital Saint Antoine, Paris
  • Inès Gay, infirmière, Urgences générales, CHU Lariboisière, Paris
  • Jean-Claude Guichard, médecin, Lille
  • Jean-Louis Grenier, médecin retraité, Nantes
  • Jean- Paul Le Flaguais, psychologue clinicien retraité, Paris
  • Jean-Paul Vincensini, médecin, Maison Chemin Vert, Paris
  • Jeanine Rochefort, gynécologue retraitée, Paris
  • Jessica Krause, médecin, hôpital Saint Antoine, Paris
  • Joël Le Corre, médecin retraité, Paris
  • Julie Bottero, médecin de santé publique et infectiologue, Bondy
  • Julie Létuvé, infirmière, Nantes
  • Laure Chianese, psychologue sociale de la santé AP-HM, administratrice Autres Regards, Marseille,
  • Laurianne Badoc, médecin généraliste, Paris
  • Léo Benabdelkarim, psychiatre, Lyon
  • Louis Jarnet, médecin, Nantes
  • Louise Arnou interne en médecine générale, Lyon
  • Louise Chardenal, médecin généraliste, Lyon
  • Louise Soyer, psychologue clinicienne psychothérapeute, Rouen
  • Lucie Grignon, médecin généraliste, Nantes
  • Lucie Guilbaud, gynécologue obstétricienne hôpital Trousseau, Paris
  • Maëla Le Brun Gadelius, infirmière, directrice Association Bus 31/32, Marseille
  • Maieule Nouvellet, infirmière, Paris
  • Maïwenn Henriquet, infirmière, Nantes
  • Malika AMELLOU, médecin responsable, centre de régulation des naissances Simone VEIL, hôpital St-Louis, Paris
  • Marc Shelly, médecin de santé publique, hôpitaux universitaires Saint-Louis, Lariboisière Fernand Widal APHP, Paris
  • Marie Ahouanto-Chaspoul, médecin, hôpital Bichat SMIT, Paris 102. Marie Lemort, médecin généraliste, Nantes
  • Marie Sautereau, psychiatre CH Le Vinatier, Lyon
  • Marie Jeanne Martin, médecin, Lille
  • Marie-Dominique Pauti, médecin, Paris
  • Méghane Barriol-Blondet, psychologue clinicienne, Centre Hospitalier Théophile Roussel, Montesson
  • Mélanie Manas, médecin généraliste remplaçante, Lyon
  • Michel Etchepare, médecin de santé publique, Paris
  • Professeur Michel Kazatchkine, ancien directeur Fonds mondial et envoyé spécial du secrétaire général des Nations unies sur le sida en Europe de l’Est et en Asie centrale
  • Michel Ohayon, médecin, sexologue, Le 190, Paris
  • Michel Rigouin médecin, Ste Maxime
  • Michèle Quiquerez, gynécologue Strasbourg
  • Mireille Vache-Picat, cadre de santé de la fonction publique retraitée, Rouen
  • Monique Hegele, infirmière Strasbourg
  • Nadège Pierre, psychologue, sexologue, Paris.
  • Nadine Feuillolay, infirmière retraitée, Rouen
  • Nathalie Cabirol, médecin, Carros
  • Nathalie Thomas, infirmière et présidente-adjointe de l’association Pénélope, Strasbourg
  • Niklas Luhmann, médecin, Paris
  • Oriane Christin, médecin généraliste, Nantes
  • Pascale Bernard, médecin généraliste, Nantes
  • Patrice Walter, Médecin généraliste, Hatten
  • Patrick Bouffard, médecin, Paris
  • Pierre Cahen, médecin sexologue, membre du Réseau de Santé Sexuelle Publique, Paris
  • Pierre Ganier, médecin et président de l’association Pénélope Strasbourg
  • Pierre-Emmanuel Chon, médecin généraliste, Nantes
  • Pierre-Marie Girard, médecin infectiologue, Chef du service des maladies infectieuses et tropicales, Hopital st Antoine, Paris
  • Philippe Faucher, gynécologue obstétricien, Hôpital Trousseau et Saint Antoine, Paris
  • Philippe Otmesguine, médecin sexologue, membre du Réseau de Santé Sexuelle Publique, Paris
  • Rita Heintz, infirmière et coordinatrice de l’association Pénélope, Offendorf
  • Roxane de Almeida, infirmière au CHU service réanimation chirurgicale, Rouen
  • Sarah Neusy, gynécologue obstétricienne, Paris
  • Sébastien Fouere, médecin, hôpital Saint-Louis, Paris
  • Séverine Oriol, médecin généraliste, Centre de santé Commune à Vaulx-en-Velin, praticien attaché service d’orthogénie et CeGIDD des Hospices Civils, Lyon
  • Serge Hefez, psychiatre des hôpitaux, responsable d’ESPAS (espace social et psychologique d’aide aux personnes concernées par le sida), Paris
  • Solenne Gaborit, infirmière anesthésiste, Clinique Jules Verne, Nantes
  • Sonia Mehalaine, infirmière, Strasbourg
  • Sophie Laurence, infirmière, Paris
  • Sylviane Chapron, infirmière retraitée, Rouen
  • Tania Kandel, médecin de santé publique, coordinatrice du Contrat Local de Santé, Direction de la Santé Publique, Mairie d’Aubervilliers
  • Thibaud Maindru, médecin généraliste, Nantes
  • Thibault Chiarabini, médecin généraliste DESC infectieux, Paris 143. Thierry Brigaud, médecin de travail, ancien président de Médecins du Monde, Montpellier
  • Trystan Bacon, médecin généraliste, Angers
  • Professeur Willy Rozenbaum, président du COREVIH IDF Est, Paris
  • Professeur Yazdan Yazdanpanah, chef de service des maladies infectieuses et tropicales de l’hôpital Bichat, Président du COREVIH IDFNord, Paris
  • Yves Michelet, médecin généraliste retraité, Mont Saint Aignan

 

Fecha de la publicación

21 de enero de 2019

Anuncios

“No, el ejercicio del trabajo sexual no es en sí mismo violencia”

 

 

En una tribuna en “Le Monde”, un grupo de trabajadoras sexuales responde a una columna publicada anteriormente en el periódico que era favorable a mantener la penalización de los clientes. Este grupo afirma: “Son las condiciones bajo las cuales lo ejercemos lo que lo hace peligroso. “

 

Por Colectivo

18 de enero de 2019

https://www.lemonde.fr/societe/article/2019/01/18/non-l-exercice-du-travail-sexuel-n-est-pas-en-soi-une-violence_5411261_3224.html?fbclid = IwAR0BglTqh5zDqJiXjKu24ewJWKSR_63Zuerna925tx4jaJk-85c6rKnyF4o

 

“Combatir el sexismo y la violencia no se puede hacer sin las trabajadoras sexuales, ni en su detrimento, porque no se puede hacer educación sobre igualdad o feminismo pisoteando los derechos humanos básicos de ciertas categorías de mujeres” Philippe Turpin / Photononstop

 

 

Tribune En un foro publicado en Le Monde el 9 de enero titulado “Ley de prostitución: Despenalizar sería un desastre”, médicos abolicionistas creen ser expertos en nuestras vidas, especialmente “sexuales y de relaciones”, que obviamente no conocen. Muy preocupados por es estado de nuestras bocas, vaginas y rectos, nos llaman “personas compradas”.

También citan las palabras de un ginecólogo sacadas de un informe de la Inspección General de Asuntos Sociales (IGAS), mencionando nuestras “vulvas deformadas” y nuestras “vaginas con cicatrices”, amalgamando casos de violencia extrema con el conjunto de las trabajadoras sexuales, como si la actividad sexual regular pudiera destruir nuestros genitales. Esto daría risa si no fuera un asunto tan serio.

Les respondemos: dejad de instrumentalizar nuestro supuesto sufrimiento, real o imaginario; dejad de usar vuestras posiciones de autoridad para estigmatizarnos y generalizar. Nuestras bocas, vaginas y rectos, penetrados o no, no os pertenecen. Y la desmesura de vuestras palabras debería haceros perder todo crédito.

No hay evidencia científica

Todas las autoridades sanitarias nacionales e internacionales (OMS, ONUSIDA, The Lancet), todas las asociaciones que trabajan por la salud (Médecins du monde, Aides, Planning familiar) recomiendan la despenalización del trabajo sexual. Es por esta razón que un pequeño grupo de médicos prohibicionistas, cerca de la mitad de los cuales trabajan con organizaciones contra la prostitución, se ha lanzado al rescate contra toda evidencia científica.

Dejad de usar nuestro supuesto sufrimiento, real o imaginado; dejad de usar vuestras posiciones de autoridad para estigmatizarnos y generalizar

Se basan en un extracto de los informes de la Inspección General de Asuntos Sociales (IGAS) o la Organización Mundial de la Salud (OMS) sin tener en cuenta su totalidad. Por lo tanto, vamos a citarlos para restaurar los hechos. En su resumen, el IGAS no habla de una “diversidad y gravedad de los problemas relacionados con la prostitución”, sino de “varias patologías que no son necesariamente directamente atribuibles a la práctica de la prostitución”, o incluso de riesgos de “una agudeza muy variable según los modos y las condiciones de ejercicio, y según el perfil de las personas”. La OMS no dice que “despenalizar la prostitución sería un desastre”, sino que “todos los países deberían centrarse en despenalizar el trabajo sexual”.

Se atreven a escribir que nada permite en 2019 afirmar la existencia de un aumento de la violencia después de la penalización de los clientes, a pesar de los asesinatos de nuestras compañeras, a pesar de nuestros numerosos testimonios, de los informes en aumento de las asociaciones, o incluso del estudio de evaluación de la ley publicado en abril de 2018. ¿Cómo estas personas, habitualmente tan rápidas para instrumentalizar las violencias que vivimos, de repente prefieren negar las que sufrimos a causa de la ley?

No es contrario a nuestra dignidad humana

No, el ejercicio del trabajo sexual no es en sí mismo violencia. Son las condiciones en las que lo ejercemos las que lo hacen peligroso, y es precisamente por eso que la penalización de los clientes nos expone más a esa violencia. No, el ejercicio del trabajo sexual no es contrario a nuestra dignidad humana. Son indignas las leyes prohibicionistas, las discriminaciones, la difamación y la estigmatización que sufrimos.

No, nuestra expectativa de vida no es de solo cuarenta años, como se afirma sin pruebas. Basta con leer el informe de la Alta Autoridad de Salud sobre nuestra población para convencerse, o simplemente con escucharnos. No sufrimos peor salud que el resto de la población, excepto por la exposición más frecuente a la agresión debido al hecho de que tenemos que escondernos para ejercer.

El uso de drogas no es mayor entre las trabajadoras sexuales que entre el resto de la población general, excepto el tabaco y el cannabis, como se informó en este estudio, según el cual nuestro consumo excesivo es comparable al de los desempleados y trabajadores pobres. Porque, sí, esta actividad permite a las más vulnerables de entre nosotras vivir y acceder a la autonomía económica.

 Miedo al estigma médico

Además, llamamos la atención de la profesión médica, especialmente del sector ginecológico, sobre el temor sistemático que tenemos a decir nuestras actividades a nuestros médicos, así como sobre los malos tratos que sufrimos tan pronto como los sanitarios saben que somos trabajadoras sexuales Esto nos lleva a descuidar nuestra salud por temor al estigma médico contra nosotras.

No, el ejercicio del trabajo sexual no es contrario a nuestra dignidad humana. Son las leyes prohibicionistas, la discriminación, la difamación y el estigma los que son indignos.

El procedimiento implementado en la tribuna a la que respondemos es impactante: sus autores utilizan su autoridad médica para decir que “del 80% al 95% de nosotras habríamos sido víctimas de violación en la infancia”. Nuevamente, estas cifras no se basan en ningún estudio científico y son deshonestas, porque ¿de qué se trata, si no de invalidar nuestros discursos con el pretexto de que solo seríamos víctimas incapaces de discernimiento y análisis?

Recordemos lo que el movimiento #metoo ha sacado a la luz: los abusos sexuales son masivos y estructurales. Afectan a la población en general, sean trabajadoras sexuales o no. Lo que esto revela es que el sexismo afecta a toda nuestra sociedad, y que esta realidad concierne a todas las mujeres.

Que hayamos sido violadas o no, no cambia nada el hecho de que nadie puede negar nuestra capacidad para tomar decisiones como personas adultas, incluido el ejercicio de nuestra profesión, independientemente de nuestros sentimientos, positivos o negativos, en cuanto a su ejercicio. Combatir el sexismo y la violencia no se podrá hacer sin las trabajadoras sexuales, ni en su detrimento, porque no se puede hacer feminismo o educación en igualdad pisoteando los derechos humanos fundamentales de ciertas categorías de mujeres. Incluso si trabajan con sus genitales.

 

Tribuna colectiva de 130 trabajadoras sexuales, prostitutas/os, escorts activas/os o retiradas/os.

Entre las primeras firmantes (se respetan las presentaciones que desean las personas involucradas): Marianne Chargois (trabajadora sexual durante quince años), Samantha Avrillaud (prostituta en el Bois de Vincennes), Carole Ben Amar (prostituta en el Bois de Vincennes), Fathy Ben Soussan (prostituta en el Bois de Vincennes), Christine Lyon (trabajadora sexual durante treinta años, 53 años), Giovanna Rincon (trans-feminista-seropositiva y trabajadora sexual), Isabelle Rouget (prostituta en el Bois de Vincennes), Thierry Schaffauser (trabajador sexual), Sonia Verstappen (trabajadora sexual, treinta y seis años de actividad).

Lista completa de firmantes:

http://snapfest.fr/index.php/2019/01/21/tribune-depenaliser-pour-respecter-les-vies-des-travailleuses-du-sexe/

Verónika Arauzo: “Hay suficientes pruebas fotográficas de políticos en tacones mamando pollas como para que no cierren los clubs de alto standing”

 

Antes de empezar la charla que haría levantarse a todo el público para gritar ‘Putas con derechos’ en el Centro de Historias, pudimos hablar con Conxa Borrell, secretaria general del Sindicato OTRAS, Verónika Arauzo, del Sindicato Alternativa Intersindical de Barcelona y con MariJose B. Márquez de Prostitutas de Sevilla

 

Por ROCÍO DURÁN HERMOSILLA 

16 de enero de 2019

https://arainfo.org/veronika-arauzo-hay-suficientes-pruebas-fotograficas-de-politicos-en-tacones-mamando-pollas-como-para-que-no-cierren-los-clubs-de-alto-standing-trabajadoras-sexuales/#.XD79K48mR4u.twitter

 

MariJose B. Márquez, Conxa Borrell y Verónika Arauzo. Foto: Pablo Ibáñez.

 

En diciembre Zaragoza recibió la visita de tres activistas por los derechos de las trabajadoras sexuales y aprovechamos para hacerles una pequeña entrevista sobre las condiciones del trabajo sexual, la necesidad de autorganizarse para hablar con voz propia y qué ocurre en las esferas públicas y privadas.

Primera pregunta para no iniciadas en el feminismo, ¿qué es el trabajo sexual y por qué le llamamos así?

Conxa Borrel: Es trabajo sexual porque es trabajo, es decir, el trabajo sexual abarca muchísimos sectores, del cine porno a las masajistas con final feliz a bailadoras de pole dance hasta la prostitución porque abarca un montón de trabajos y no tiene que ser únicamente la prostitución.

MariJose B. Márquez: Cualquier trabajo que esté relacionado con el sexo.

Verónika Arauzo: Creo que utilizamos el concepto de trabajo sexual porque se ha prostituido tanto el concepto de prostituta… Realmente es la definición académica de la RAE de aquella persona que a cambio de una economía o un especia realiza un acto sexual como intercambio. Esta ya tan sumamente prostituido que hemos decidido adoptar un modo de expresión con el que podamos construir nuestra reivindicaciones desde un concepto social comprendido como un trabajo.

Verónika Arauzo. Foto: Pablo Ibáñez.

Cada una pertenece a una forma distinta de autorganización pero todas buscan luchar por vuestros derechos, ¿qué os hizo posicionaros políticamente? ¿Por qué elegisteis autorganizaros?

MariJose: Nosotras empezamos a organizarnos hace un año o así en un encuentro de tres extrabajadoras sexuales y voy a decir exprostitutas porque cuando nosotras ejercíamos la prostitución no lo veíamos como un trabajo, nosotras nos hemos concienciado, en mi caso después de ejercer la prostitución y entonces sí lo considero un trabajo sexual.

Nosotras nos organizamos con la violencia institucional que sufrimos a través de las ordenanzas municipales y el Plan Contra la Prostitución impuesto por el Ayuntamiento de Sevilla que además es un plan pionero a nivel estatal que ha sido llevado a muchas ciudades como ahora que quiere ser llevado a Madrid.

Nos hemos organizado para utilizar las herramientas que los espacios políticos, sociales, sindicales y feministas deberían haber puesto a nuestro servicio y en 40 años no lo han hecho. Lo que han hecho han sido medidas para regularizar y dar derechos a la patronal mientras que a nosotras nos deniegan los derechos. Todo el mundo tiene derecho a tener derechos y las putas tenemos derecho a tener derechos.

Conxa: Yo creo que hay un momento que te hierve la sangre cuando ves que todo el mundo tiene derechos menos tú que eres la trabajadora, cuando la gente tiene derecho a hablar de ti, sobre lo que tú sientes, hablar sobre tu trabajo, hablar sobre tus clientes menos tú es cuando dices hasta aquí podíamos haber llegado.

Yo soy un sujeto con poder político y quiero decir lo que a mí me concierne, quiero pedir los derechos que a mí me pertocan que son ni más ni menos los mismos que tiene el sector abolicionista pero con unos sueldos absolutamente inimaginables porque no podemos tener un contrato, no podemos caer enfermas sin poder cobrar nada, además cuando trabajas para un tercero, en un local o estás en un piso el día que no trabajas si estás ahí cuatro horas como si estás ocho como si estás doce ese día te vas sin haber cobrado nada.

MariJose: Además que pagas unos peajes si te quedas allí.

Conxa: Entonces todos estos derechos son los que queremos, exactamente los mismos que tiene otro trabajador español en este país. No creo que estemos pidiendo nada absolutamente revolucionario, a lo mejor en el siglo XIX sí era revolucionario pero en pleno siglo XXI pues nos parece un poco de cajón de sastre, que quieran seguir manteniendo a las trabajadoras sexuales calladitas, amarraditas y que sigan ellas hablando lo que a nosotras nos pasa y lo que a nosotras nos importa.

Veronika: Desde la perspectiva que nos prima a nosotras dentro de Alternativa Intersindicalqueremos replantear esto de los derechos. Consideramos que tenemos que darle una vuelta de tuerca, estamos muy conscientes de la realidad actual y creo que vivimos en una época donde se ha utilizado la excusa de la globalización para marcar una crisis internacional y tumbar derechos sociales, laborales y libertades en los cuales hay que darles mucha vuelta cómo queremos esos derechos.

¿Por qué nos hemos sindicalizado?¿Por qué hemos hecho asociaciones? Porque llevamos mucho tiempo donde son otras personas no trabajadoras sexuales quien llevan nuestra voz y en este aspecto estoy diciendo asociaciones proderechos, que muchas han hecho una gran labor y es de reconocer pero que a la hora de transmitir nuestro mensaje lo adulcoran o lo cambian un poco y creo que necesitamos ser nosotras mismas quienes con el apoyo de otras entidades que llevan a cabo una lucha social pero que seamos nosotras en primera persona quien transmitamos nuestras reivindicaciones.

MariJose: Y que nosotras nos estamos organizando para crear herramientas para las compañeras no politizadas. Que estamos para las que les dicen víctimas, probrecitas, las prostituidas y que las medidas de regulación de la prostitución con beneficio a la patronal, no a nosotras, lo que han hecho es dejarnos sin ninguna herramienta. Nosotras lo que estamos haciendo es crear herramientas como ha hecho el sindicato y la sección sindical para que nuestras compañeras que se puedan defender dentro de las leyes no escritas de los clubes que son un abuso permitido por quien da las licencias y quien da las licencias son el PP, Izquierda Unida y el PSOE. Que son los que han estado gobernando.

Conxa Borrell y Verónika Arauzo. Foto: Pablo Ibáñez.

Se habla mucho de la patronal del sexo, del proxenetismo, incluso hay quien que ha tachado al Sindicato OTRAS que pretende luchar por los derechos laborales de estas trabajadoras de proxenetismo, pero para vosotras, ¿quién es la patronal?

MariJose: Quien se ha llevado el Producto Interior Bruto de las mujeres ejerciendo la prostitución en los clubs, de nosotras (los colectivos y sindicatos) no les generamos Producto Interior Bruto no más del que vamos comprando y todo eso pero nuestras compañeras se lo generan en los clubs y hasta el 2011 por exigencia de la Unión Europea no fue incluido en el PIB. Al año siguiente de ser incluido en el PIB que fue incluido con la prostitución, la droga y las armas aumentó en 23.000 millones. Cuando antes no se metía, ¿quién se llevaba por ejemplo lo de los clubs? ¿Los ayuntamientos que daban las licencias o quién es el que se lleva los dinero de ahí? En total es que los dineros no van luego para los presupuestos sino que van para los bolsillos de unas y otras.

Veronika: Yo creo que hay un grandísimo error, aquí patronal no existe, aquí existen unas circunstancias orquestadas por el gobierno que es para sacar usufructo a las circunstancias como ha comentado la compañera de Sevilla de locales, a través de prohibirnos ejercer libremente en espacios públicos, obligándonos a entrar en estos tipos de locales. El concepto que se tiene de patronal que sería esa entidad que defiende la industria aquí no existe porque mostrarse públicamente como patronal significa mostrarse como un proxeneta, tal y como está tipificada la ley. No tenemos una patronal, lo que tenemos es una lucha de nuestros derechos que tenemos todas en este lado de diferentes marcos y de diferentes modos de ver con un mismo prisma, con una misma focalización en la cual nuestra finalidad es que se nos reconozca porque ya este sistema español es reglamentarista.

Conxa: Está claro que cuando se crea un sindicato es porque hay una patronal con la que poder negociar, hay una gente que sí está teniendo trabajadoras a las que está explotando laboralmente y a las que no está cubriendo socialmente por lo tanto esa es la gente con la que los sindicatos y las secciones sindicales tenemos que tratar, sí o sí. No nos va a quedar remedio, más pronto que tarde, que sentarnos con esa gente y decirles, chicos esto es lo que hay. Queremos contratos para las mujeres que están trabajando para vosotros porque eso es lo que están haciendo.

Cuando tú estás dejando el 50% en una casa en cada servicio evidentemente esa persona está ejerciendo de empresario. Por lo tanto lo que queremos es que den de alta a las trabajadoras en la seguridad social y que paguen los impuestos que paga cualquier otro empresario. El proxenetismo está muy bien tipificado en el Código Penal y es otra historia pero realmente las mujeres que están trabajando para empresarios queremos que esos empresarios pasen por el mismo filtro que cualquier otro y que las mujeres que están trabajando en la industria del sexo de pago puedan tener los mismos derechos que cualquier otra mujer.

MariJose: El falso autónomo…. Yo me lleva viviendo 10 años trabajando en un club y entonces falso autónomo no vale, porque con el falso autónomo siguen enriqueciéndose ellos. Porque qué pasa con esas compañeras, porque alternativas para esas compañeras no hay. Ahora están todos con el proyecto este de ley con que van a cerrar los clubs y yo la verdad que estoy muy nerviosa con el tema ese porque lo van a hacer, se van a poner a mandar redadas. Mientras que la gente lo que ve es protección a las mujeres del proxenetismo lo que se está viviendo ahí son deportaciones y al día siguiente o los tres días se vuelve a abrir el club.

Veronika: Si se aprueba este tipo de ley que dudo con el auge de la extrema derecha que ha hecho un pequeño parón en este proyecto, si se aprueba no se va a atacar a toda la industria. Las altas esferas de clubs de alterne, las altas agencias no van a ser tocadas. Atacados van a ser los clubs de gente proletariada, de gente de calle. Van a ser las compañeras de calle las que van a ser atacadas, una vez más se va a atacar al proletariado mientras el alto standing va a quedar completamente olvidado sin ningún problema porque te aseguro que tienen suficientes pruebas fotográficas de políticos en tacones mamando pollas como para que no les cierren el club. 


MariJose B. Márquez. Foto: Pablo Ibáñez.

 

16 enero, 2019

AUTOR/AUTORA

ROCÍO DURÁN HERMOSILLA Redactora y realizadora. Integrante del Consello d’AraInfo. @Rocio_Duran_

 

La realidad del trabajo sexual en Uruguay: la lucha por los derechos laborales y sociales

 

14 de enero de 2019

 

Recibimos a Karina Núñez, trabajadora sexual y fundadora de la Organización de Trabajadoras Sexuales.

 

 

 

Eros Center: el acalorado debate entre abolicionistas y trabajadoras sexuales en Bélgica

 

 

RTBF La Primera

14 de enero de 2019

https://www.rtbf.be/info/societe/detail_eros-center-le-debat-houleux-entre-abolitionnistes-et-travailleuses-du-sexe?id=10117786&fbclid=IwAR3DU-AUkqPEBiS_7Z4gB6W1seOWR2kZMwVltTXQSQU7Da4VZvFJtQRki4o

 

¿Debemos abandonar el proyecto del Eros Center en Seraing? El debate continuó el lunes por la mañana en La Première. Para Sonia Verstappen, ex trabajadora sexual, antropóloga y cofundadora de la Unión de Trabajadores y Trabajadoras Sexuales Organizado(a)s por la Independencia, este abandono ha sido un error. “No era LA solución, pero era una solución para que hubiera chicas que trabajaran en buenas condiciones de trabajo”, lamenta. Si viera la luz, el Eros Center sería un edificio administrado por una organización municipal sin fines de lucro y supervisado por la policía, con treinta salas destinadas a las prostitutas, a fin de que trabajaran en mejores condiciones de higiene y seguridad. “En cualquier caso, eran 120 chicas las que iban a trabajar en buenas condiciones y obviamente lo denunciamos”, dice Sonia Verstappen.

La ex trabajadora sexual reprocha a los detractores del Eros Center por llevar a cabo una “política prohibicionista” y por querer “erradicar la prostitución”. Viviane Teitelbaum, ex Presidenta del Consejo francófono de mujeres de Bélgica, refuta estas acusaciones. “No somos prohibicionistas, somos abolicionistas”, dice, “y eso significa que creemos que la prostitución, la explotación sexual y la trata de personas que a menudo la acompaña, no son un proyecto de vida “. Es la razón por la que el Consejo de mujeres presentó una queja que condujo al abandono del proyecto del Eros Center. “Creemos que el proyecto, tal como estaba planeado, no se correspondía con el marco legislativo actual. El artículo 380 del Código Civil impide que ese proyecto exista”, explica Viviane Teitelbaum.

 

Si hay personas que quieren prostituirse, eso no os concierne

 

Para Sonia Verstappen, el Consejo de mujeres no tiene que “juzgar los procesos vitales de las personas”. “Si hay personas que les da la gana hacerlo, es una cosa totalmente moralista, ideológica y judeocristiana decir que la prostitución no es un proyecto de vida; eso no es asunto suyo”, replicaba este lunes a Viviane Teitelbaum. “Hay proyectos de la vida que veo todos los días en la televisión que, para mí, tampoco son proyectos de vida”. La ex trabajadora sexual acusa a un “lobby” que difundió mentiras sobre el Eros Center, explicando a las prostitutas que tenían que pagar 120 euros al día y dar el 50% a la asociación. “No se trata de virtud o moralidad en absoluto, se trata de escuchar a estas mujeres”, responde Viviane Teitelbaum, “Estoy a la escucha de lo que me dicen y eso es lo que traté de transmitir”.

El debate también se centró en la situación actual en la rue de Marnix, donde iba a construirse el Eros Center. Un callejón sin salida donde la procesión de automóviles continúa frente a las vitrinas de neón de unas casas obreras bastante antiguas donde trabajan estas señoras o quizás estos hombres. ¿Por qué los propietarios privados, para algunos proxenetas locativos probados, pueden continuar ejerciendo con total impunidad en el lugar, cuando existía la posibilidad de un marco reglamentado y reglamentario en el que las prostitutas serían independientes? “El marco reglamentado y reglamentario, lo conocemos en Alemania, por ejemplo, lo conocemos en los Países Bajos, por ejemplo, explica Viviane Teitelbaum. Pero desafortunadamente, solo el 4% de las mujeres en Alemania han solicitado este estatus de independiente. Por contra, la violencia es exponencial: hoy, se ha convertido en un país donde las mujeres son realmente tratadas como esclavas, como ganado. Tienen turnos de 24 horas al día, 7 días a la semana, en diferentes burdeles, por lo que este no es un modelo. que queramos poner en marcha “. Para la activista, el Eros Center, financiado con dinero público, no puede servir para mantener un sistema.

 

La legislación debe proteger a las que están en situación de precariedad

 

Sonia Verstappen lo afirma: ella tampoco está “a favor del modelo alemán y holandés”: “Estamos a favor de las mujeres, a favor de la independencia. Por eso estamos creando estructuras donde las mujeres puedan constituirse en cooperativa”, dice. La antropóloga pide “cosas concretas” para las prostitutas: “¿Qué les propone usted?¿Trabajar en Proximus?” Según Sonia Verstappen, la situación de las trabajadoras sexuales es comparable a la de cualquier trabajadora precaria. “Está claro que hay personas que quieren salir de la prostitución, pero también hay muchas personas que quieren salir de trabajos precarios”, dice. Según Sonia Verstappen, hay muchas personas que se prostituyen voluntariamente, lo que matiza Viviane Teitelbaum. “Nosotras creemos que es una minoría”, dice. “Pero creemos que estas mujeres no necesitan ser defendidas o acompañadas. Creemos que la legislación debe proteger a las que están en situación de precariedad, las que no tienen esta voz, que pueden sostenerse ​​y defenderse a sí mismas “.

Viviane Teitelbaum recuerda que Canadá ha aprobado una ley abolicionista. “No es una prohibición, no es un punto de vista moral, han aprobado una ley abolicionista y han puesto a disposición 100 millones de dólares canadienses para permitir a estas mujeres salir de la precariedad; a las querían seguir, formación; a las que lo deseaban, tener una regulación”, precisa. Claro que Bélgica no ha desbloqueado aún tanto dinero para el acompañamiento de prostitutas. Como en todos los debates, es el dinero el que sigue siendo el nervio de la guerra.

El mito de la trata de blancas. Investigación sobre la fabricación de un flagelo.

 

 

Jean-Michel Chaumont, El mito de la trata de blancas. Investigación sobre la fabricación de un flagelo, The Discovery, 2009, 321 p., @Ean: 9782707158093.

 

 

https://journals.openedition.org/lectures/883?lang=es#references

 

 

Presentación del editor

Secuestro de jóvenes inocentes, prostitución y esclavitud sexual, redes criminales internacionales: durante más de un siglo, la “trata de blancas” ha sido considerada como un verdadero flagelo. El “Comité Especial de Expertos” de la Sociedad de Naciones tiene la reputación de haber demostrado científicamente la existencia de este fenómeno: activistas antitrata e historiadores contemporáneos siempre se refieren a su trabajo fundador (1924-1927). Jean-Michel Chaumont analizó las 20.000 páginas de archivo de este comité. Revelan una realidad aún más aterradora, pero no la que se creía. En efecto, su libro analiza las operaciones intelectuales que los expertos han hecho para fabricar pieza a pieza un flagelo disfrazando los resultados de su propia investigación. Examina cuidadosamente cómo, llevados por su cruzada moral, manipularon datos, documentos y cifras para lograr sus fines: demostrar la existencia de la trata de mujeres extranjeras y la responsabilidad de la regulación de la prostitución en este estado de cosas, y obtener la implementación de leyes liberticidas de represión y vigilancia. Al hacerlo, han ocultado y agravado de forma duradera las ya difíciles condiciones de vida de las prostitutas que buscan emigrar, hoy como ayer. Sin mencionar la amalgama que hicieron entre la trata de negros y la trata de blancas, que abrió el camino a una verdadera banalización del comercio de esclavos y la esclavitud. De manera más general, Jean-Michel Chaumont interroga sobre la cuestión (política y científica) de los mecanismos de elaboración de la experiencia social y la responsabilidad de los sociólogos en la “construcción social de la realidad”.

 

 

-1-

Desde 1924 hasta 1927, un grupo internacional formado por una docena de hombres y mujeres, salidos de la mejor sociedad y ostentando los títulos más honorables, se reunieron en el palacio ginebrés de la Liga de las Naciones. Las razones de esta reunión no pueden ser más nobles y generosas y al mismo tiempo imbuidas de una gran ambición intelectual. Se trata de participar en una lucha despiadada contra el flagelo formidable de la “trata de blancas”. Muchas mujeres jóvenes ingenuas e inocentes caen en la red de seductores viles que se revelan como proxenetas peligrosos y que, después de haberlas hecho transitar por varios países, las venden a los propietarios de los burdeles, donde son obligadas a prostituirse. . No basta con expresar una denuncia vehemente de la trata: para darse los medios para erradicar este flagelo de manera efectiva, es necesario, para empezar, tener un buen conocimiento del mismo. Por esta razón, el grupo ha reclutado a un equipo de investigadores, encargado de hacer un inventario global de la realidad y las formas de trata. Elogiado por unanimidad por su calidad y rigor, el informe redactado por el grupo conoce una forma de logro y consagración por la promulgación de convenciones internacionales para luchar contra la esclavitud con el propósito de la prostitución: no solo la existencia de la trata está científicamente probada, sino que en adelante tendremos los medios legales para combatirla.

 

-2-

El libro que Jean-Michel Chaumont dedica a este grupo, sus reflexiones y conclusiones, no tiene apelación. Sus miembros “constituyen una banda de individuos deshonestos y peligrosos” (p.12), “tramposos … mucho más peligrosos para la gente común que los ‘criminales’ de los que decían querer protegernos” (p. 84). De hecho, es a un verdadero engaño a lo que estos honorables burgueses y aristócratas, académicos y altos funcionarios se han entregado, con plena conciencia, bajo la dirección del temible Isidore Maus, profesor de derecho y presidente del Comité Belga de Defensa contra trata de mujeres y niños. De hecho, si bien los resultados de las investigaciones que habían comisionado convergieron para atestiguar que el movimiento internacional de prostitutas no tenía la forma de una moderna trata de esclavos, aquellos que la Liga consideró sus “expertos” conformaron, truncaron y modificaron, generalizando abusivamente o, a la inversa, minimizando, censurando u oscureciendo, en pocas palabras manipularon, la información que tenían a su disposición para que pudieran reforzar la representación de la “trata de blancas” que querían (y lograron) imponer. Esto podría no haber sido tan grave si su informe se hubiera contentado con trazar simplemente una imagen falsa del mundo de la prostitución de la época, y si no hubiera legitimado el establecimiento de dispositivos legislativos liberticidas contra todas las mujeres, y especialmente contra las extranjeras. Bajo el pretexto de protegerlas de ser objeto de trata, su circulación estaría a partir de ese momento más sometida a la tutela de los hombres y, “menores o mayores, todas las extranjeras serían consideradas incapaces y, por lo tanto, tratadas como irresponsables” (p.14).

 

-3-

Jean-Michel Chaumont ha podido actualizar esta tremenda manipulación accediendo a ese inestimable material de archivo que son las actas de las sesiones de trabajo del grupo de expertos. Éstas revelan de la manera más clara las relaciones de poder internas al grupo, los puntos de convergencia o desacuerdo entre sus miembros, los cambios en el significado de las propuestas recurrentes de enmiendas, adiciones o eliminaciones, y dejan transparentarse los prejuicios (de clase, de género o de “raza”) 1 o las intenciones políticas (hostilidad o apoyo a la prostitución regulada, promoción de la higiene social y moral, etc.) que motivaron las diversas posiciones. Así vemos cómo la noción misma de “trata” es el objeto de una manipulación que conduce no a una definición estricta (que habría dejado ver su inadecuación a la realidad) sino a un halo nocional susceptible de reunir las formas más diversas de prostitución, incluida la de mujeres mayores de edad y con consentimiento. Es esta riqueza documental lo que hace que el libro sea fascinante: una rara vez tiene la oportunidad de ver la mala fe segura de sí misma, la falta de honradez intelectual satisfecha o la arrogancia moralizante tan claramente como en este libro, ocultándose además tras un proyecto que se pretende progresista.

 

-4-

Este trabajo está destinado a convertirse en una referencia para diferentes áreas de las ciencias sociales. En primer lugar, es una contribución importante a la historia de las organizaciones supranacionales, por supuesto a la de la Sociedad de Naciones, pero al mismo tiempo nos invita a identificar lo que queda de su patrimonio en las instituciones contemporáneas. También es una contribución a la sociología de la experiencia al mostrar cómo, desde una selección y manipulación de datos, se puede construir un punto de vista que presenta todas las apariencias de autoridad y rigor; si bien no todos los grupos de expertos producen, afortunadamente, tales imposturas, sigue siendo raro ver cómo, en la práctica, la “experiencia” se construye e impone como tal. Finalmente, ningún sociólogo de la prostitución podrá prescindir ya de este libro —sociológico y no solo histórico— porque es también del presente de lo que nos habla Chaumont. Es, con pequeños retoques, el mismo mito de la “trata de blancas” que reciclan hoy algunos movimientos abolicionistas y feministas, incapaces de percibir a las prostitutas extranjeras de otra forma que como ingenuas víctimas fáciles de proxenetas internacionales. Y es este mismo mito reactivado el que, hoy como ayer, legitima la instauración de leyes liberticidas contra las/os migrantes.

 

-5-

El “mito de la trata de blancas”, muestra Chaumont, se impuso con mayor facilidad porque fue producido desde “arriba”, porque los que lo crearon provinieron de las capas dominantes y presentaban todos los signos de autoridad intelectual y moral. Esto es ciertamente cierto, pero probablemente sea un poco parcial y es en este punto que nos permitiremos expresar una reserva. Un mito tal probablemente no habría prosperado si no se hubiera encontrado con un antiguo fondo de creencias populares, las mismos que Edgar Morin estudió en su Rumor d’Orléans 2, pero también las que podían, ya en el siglo XVIII, hacer creer al pueblo de París que los aristócratas hacían que les robaran los niños para que curarse con su sangre. Recordar esto no quita ninguna responsabilidad a los “expertos” de la Sociedad de Naciones en la fabricación de un mito con consecuencias liberticidas, pero ayuda a comprender mejor cómo se construyen las mitologías modernas.

 

 

NOTAS

1 Si la trata de esclavos negros es la referencia con la cual se compara la “trata de blancas”, ésta última se considera peor que la primera: “Fue peor de entrada y simplemente porque sus víctimas eran blancas, a la vez blancas de piel y blancas por su inocencia virginal. Era peor después porque, se pensaba, los negros esclavizados aprendían a pesar de sí mismos las virtudes civilizadoras del trabajo y la religión, mientras que las blancas estaban condenadas a una segura doble perdición física y espiritual “(p. 7).

2 En 1969, se difundió un rumor entre las jóvenes de Orleans: las jóvenes clientes de tiendas de ropa de propiedad judía serían drogadas en los vestidores y luego secuestradas y obligadas a prostituirse como parte de la “trata de blancas “. Fue estudiado sobre el terreno por Edgar Morin: La rumeur d’Orléans, Paris, Seuil, 1969.

3 Arlette Farge, Jacques Revel, Logiques de la foule. L’affaire des enlèvements d’enfants Paris 1750,, París, Hachette, 1988.

“Si te preocupa la trata de personas tienes que luchar contra la Ley de Extranjería”

 

Por Drina Ergueta (La Independent)

5 de Diciembre de 2018

https://ctxt.es/es/20181205/Politica/23296/maria-galindo-mujeres-creando-prostitucion-la-independent.htm

 

María Galindo
Drina Ergueta

 

Hace unos días, en medio de las montañas andinas, a 4.000 metros de altura, el Gobierno Municipal de la ciudad de La Paz (Bolivia) aprobó la creación de una nueva categoría económica que reconoce a la prostitución como una actividad mercantil. La agencia de noticias feministas La Independent entrevistó a María Galindo, conocida activista feminista y parte del movimiento Mujeres Creando, que participó en esta novedosa iniciativa. Galindo compara en esta entrevista la experiencia boliviana con lo ocurrido en España a raíz de la creación del Sindicato OTRAS.

Explíquenos qué ha pasado, ¿por qué la alcaldía de La Paz creó la categoría económica “venta de sexo” y cuál ha sido la intervención de Mujeres Creando en este proceso?

Fuimos nosotras, Mujeres Creando, junto a una organización de mujeres en estado de prostitución OMESPRO, quienes hace dos años presentamos la iniciativa legislativa ciudadana y la fuimos largamente discutiendo con el Gobierno Municipal. La situación era la siguiente: la última normativa local de La Paz data de 1909, cuando los burdeles recibían el nombre de “Casas de Tolerancia”; se trataba de una normativa caduca históricamente, que dejaba todo el universo de la prostitución expulsado de la historia. En estos cien años, Bolivia logró el voto universal, la reforma agraria y mucho más, pero ninguna norma se había atrevido a cambiar el régimen sobre los burdeles.

En estos cien años, Bolivia logró el voto universal, la reforma agraria y mucho más, pero ninguna norma se había atrevido a cambiar el régimen sobre los burdeles

Nosotras nos venimos organizando en locales autogestionados pequeños, en grupos de cuatro, ocho o doce mujeres que se han emancipado de los proxenetas y ejercen la prostitución de forma autónoma. Son justamente estos locales los que recibían la mayor presión de parte de la policía, con continuas redadas, extorsiones y formas de abuso, bajo el pretexto de que serían locales “clandestinos”. Cuando queríamos sacar licencias de funcionamiento, el Gobierno Municipal nos las negaba porque no existía la venta de sexo como actividad económica. El punto clave era que no vendemos alcohol y también los volúmenes de inversión. Nosotras hemos decidido separar la venta de sexo de la venta de alcohol y, por lo tanto no nos interesaba acceder a licencias de karaokes, bares u otros que disfracen la categoría de la prostitución. Además, al contrario de los bares o nightclubs, los locales autogestionados son “precarios”, suponen inversiones mínimas que no pasan de algunas camas, algún arreglo y mamparas para separar los espacios. En ese contexto, sin esta norma, el Gobierno Municipal terminaba de forma indirecta fomentando a los proxenetas y dejando la prostitución autogestionada en el limbo de la clandestinidad. Nos usaban como un escudo que la policía y el Ayuntamiento utilizaba como continuos simulacros de lucha contra la trata, arrestando a las compañeras y hostigándolas, inclusive bajo presión de los propios proxenetas. Se puede decir que desde que creamos las llamadas “oficinas” de prostitución autogestionada hemos sufrido lo que yo llamaría, sin miedo a equivocarme, “una persecución política continua”. Por eso presentamos la norma.

Lo obtenido ¿es lo que se esperaba? O es una parte de los objetivos.

La ley ha sido discutida en detalle con nosotras, punto por punto. Por ahora ha sido aprobada y responde a nuestras demandas –falta el desarrollo–. Se ha logrado introducir la prostitución autogestionada en la normativa y con posibilidades de reconocimiento municipal: que una mujer en prostitución pueda sacar, organizándose con otras, licencias de funcionamiento para sus locales sin depender de proxenetas. Por otro lado, que se reconozca la prostitución como una actividad económica en el Municipio de La Paz. Como una actividad económica que además no necesariamente está ligada al consumo de alcohol o drogas.

¿Qué quiere decir cuando habla de locales con poca inversión?

Se ha logrado poner parámetros para la obtención de licencias de funcionamiento que respondan a la realidad de “pobreza” de las mujeres en prostitución, que no tienen grandes capitales para montar locales gigantes. Estamos hablando de locales con las mínimas condiciones espaciales y, también importante, sin conformar un gueto, ya que no se restringe a una zona específica de la ciudad. Se permite hasta de diez metros cuadrados, con ventilación y puerta. Es decir, esta ley afecta de forma directa a los proxenetas y a la corrupción municipal y policial que está confabulada con ellos.

Hay quien dirá que esta es una manera de fomentar la prostitución…

Es un argumento que cae por su propio peso. Hoy en día en todas las ciudades del mundo la prostitución es gigante y La Paz no es la excepción. Quien está en prostitución lo estará de todas maneras, sea de forma autogestionada o sujeta a los intereses y formas de explotación de un proxeneta. La magnitud de la prostitución tiene una relación directa con el trabajo, con la ausencia de trabajo, con los salarios bajísimos de la mayor parte de los trabajos para mujeres y con las propias condiciones de acoso sexual y chantaje en las que están las mujeres en esos trabajos. La prostitución nos obliga a volver a discutir la relación entre mujeres y trabajo. En nuestra organización tenemos enfermeras, comerciantes, estudiantes universitarias, también desempleadas crónicas, un poco de todo. La mayor parte ha ejercido antes todo tipo de trabajos y la prostitución no es su primer oficio. Hacemos la comparación entre las formas “prostituyentes” en el mundo laboral de las mujeres: muchas veces, tener que pagar el puesto de trabajo con sexo al jefe y cobrar por sexo es ineludible y muy popular entre las compañeras. No hay un corte entre prostitución y otras formas de trabajo, sino una continuidad.

Dentro del mismo feminismo no hay acuerdo sobre el tema, hay posiciones encontradas entre las llamadas abolicionistas y las que respaldan la legalización de la prostitución con propuestas diferentes, ¿qué piensas sobre este debate?

Personalmente me agotan mucho las dicotomías que son típicas del feminismo europeo y que tienen que ver con una base de pensamiento binario que se reproduce en muchos campos. Nunca me he adscrito a ninguna de las dos posiciones. Estoy en esto hace quince años porque considero que es imposible pensar feminismo ni hacer feminismo sin pensar prostitución. Tampoco es posible comprender el universo complejo de las mujeres sin tener la prostitución y a la llamada “puta” como centro de este universo. Por eso, nosotras, Mujeres Creando, fomentamos hace muchos años la creación de la primera organización de trabajadoras sexuales en Bolivia, una organización que fue cooptada por los organismos internacionales para embarcarse en el discurso de “derechos” para las trabajadoras sexuales. En Bolivia se convirtió en un brazo de defensa de los proxenetas. Es por ello que Mujeres Creando rompió con ellas para empezar todo de nuevo y por ese camino de rupturas y repensamiento es que llegamos a la creación de una organización de prostitución autogestionada.

No es posible comprender el universo complejo de las mujeres sin tener la prostitución y a la llamada “puta” como centro de este universo

Todo el proceso de reflexión no fue desde la teoría, buscando una suerte de lugar “correcto”, sino desde el debate con ellas, siempre con ellas. OMESPRO es una organización de mujeres en prostitución que ha decidido no hacer militancia pública de la prostitución porque no quieren pasar por el manoseo de los medios de comunicación, no quieren testimoniar nada para la sociedad y no quieren estar sujetas a la crítica moralista de sus familias, de los entornos de sus hijos e hijas etc. En una sociedad como la nuestra donde el control social es tan directo, muchas de ellas hasta pueden perder la vivienda por militar públicamente.

Si no busca colocarse en un lugar correcto, como dice, ¿dónde se sitúa?

Lo que nosotras estamos abriendo hace años en el debate en prostitución es algo nuevo, ni abolicionista ni regulacionista, es una reflexión propia. En la ley recién obtenida, no ponemos la prostitución como trabajo sino como actividad económica, esto me parece interesantísimo para la reflexión. Nuestras próximas luchas tendrán que ver con extender esta ley a otros municipios del país y entrar en la gran discusión con lo que nosotras llamamos “Estado proxeneta”, porque queremos discutir la relación del Estado con el cuerpo de la puta.

Deberíamos generar espacios de alianzas y complicidad con la puta. Todas tenemos cara de puta, todas hemos sido llamadas putas en diferentes contextos

En Bolivia existen lo que yo llamo los “leprosarios del siglo XXI” que son recintos de “salud” específica y únicamente para el control de las mujeres en prostitución, donde se les revisa únicamente sus vaginas; no para curarlas si estuvieran enfermas, sino para habilitarlas o descartarlas para trabajar. Así, se violan, en estos actos, toda la lista de derechos constitucionales imaginables y se mutilan sus cuerpos. Vamos a entrar a discutir estos temas y a cambiarlos, por supuesto.

Tomando en cuenta que no existe igualdad social, que hay explotación, ¿no existe el riesgo de que estas organizaciones de mujeres en situación de prostitución acaben siendo manejadas por los proxenetas, es decir que se desvirtúen?

Los proxenetas son un poder que maneja grandes capitales y con esos capitales manejan segmentos de la policía, de inmigración y de confabulación con poderes territoriales como las alcaldías. La lucha contra esos poderes no es ni más ni menos que la lucha de cualquier sector laboral, como el caso de las maquiladoras que son expropiadas de su trabajo, o como la lucha de las trabajadoras que venden productos para grandes transnacionales sin un contrato laboral sino con un contrato de deuda. Los ejemplos nos sobran y las alianzas entre nosotras son lo que falta. Las reglas del juego para comer o no comer, para subsistir o no, las ha puesto hoy el neoliberalismo a escala mundial. En el caso boliviano, la prostitución es para las mujeres una forma de subsistencia tan legítima como cualquier otra. Al mismo tiempo, como en todas las formas de subsistencia, cuando además te organizas y generas unas condiciones autogestionadas vas construyendo un conocimiento que hoy es imprescindible para los feminismos. Los conocimientos, los saberes de la puta, que solo ella los puede extraer en sus condiciones laborales, son un tesoro. Deberíamos generar espacios de alianzas y complicidad con la puta. Nosotras tenemos miles de grafitis al respecto, pero uno que me gusta mucho es: “Todas tenemos cara de puta”. Todas hemos sido llamadas “putas” en diferentes contextos y muchas de nosotras estamos insertas en relaciones prostituyentes fuera de un contexto estricto de prostitución. Por eso mismo, aquellas que están en prostitución y que manejan el sexo como una mercancía monetizable tienen mucho que enseñarnos. No tenemos un taller que darles a las “putas”, sino que tenemos un taller que recibir de ellas.

En España se ha creado hace poco un sindicato, OTRAS, y esto ha provocado un intenso debate que incluso acabó en los juzgados. ¿Cómo tendría que resolverse este tema?

La discusión en torno del sindicato y la firma del manifiesto y toda la polémica que ha levantado refleja una visión binaria y un estancamiento dramático de los feminismos en España. Pero, más grave que eso, no se respeta la soberanía y la autonomía de cada mujer que está en prostitución por decisión propia, negándole el derecho a organizarse y, por lo tanto, a existir y a aportar con un debate que es imprescindible. Hay que comparar, por ejemplo, prostitución con matrimonio. Sería muy pertinente, ¿negáramos a las amas de casa organizarse porque no son amas de casa por voluntad propia? Claramente, y discúlpenme si se ofenden, yo veo un empantanamiento en el debate porque responde a un pensamiento binario: estás a favor o estas en contra, y no hay lugar a profundizar ni a repensar nada. Personalmente creo que el debate de la autogestión en la prostitución es un avance gigante. Los proxenetas en Bolivia se oponen a la ley porque justamente, ahora, cualquier compañera puede romper con ellos y organizarse por cuenta propia. No es fácil, ni es una taza de leche, pero es una posibilidad.

¿Encuentra algún paralelismo entre lo ocurrido en La Paz y en España? ¿Cuáles son las diferencias entre ambos contextos para quienes ejercen la prostitución?

Son contextos muy diferentes. Algo que definitivamente complejiza la cuestión en España es el carácter colonial de la estructuración del universo de la prostitución. Las compañeras provenientes de África ocupan un lugar diferente que las compañeras provenientes del Este de Europa o las provenientes de Latinoamérica en general. En ningún país la prostitución es una y homogénea hay muchas capas y complejidades. Muchas de ellas están sujetas a relaciones de trata y tráfico de personas, no como secuestradas sin voluntad, sino como hambrientas sin

Es más fácil entrar a España de la mano de un tratante de prostitución que en una patera de la mano de un tratante de mano de obra

oportunidad alguna. Es más fácil que entren a España de la mano de un tratante de prostitución que en una patera de la mano de un tratante de mano de obra. Por eso la discusión sobre prostitución en España es altamente urgente y política. No es casual, por tanto, que un porcentaje muy alto de las mujeres en prostitución en España sean “extranjeras”, tampoco es menor la presión sexual y el acoso que vive una trabajadora que está fuera de la prostitución, en el oficio que tenga: pensemos en las cosechadoras de Huelva violadas por los patrones, pero pensemos en las trabajadoras del hogar o asistentes de ancianos que –en un número gigante– soportan presión o pagan con sexo “su tranquilidad” en el trabajo. Si te preocupa la trata de personas tienes que luchar contra la Ley de Extranjería y no impedir que las mujeres en prostitución se organicen.

 

María Galindo: “Yo quisiera preguntarle a Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias qué harán con la Ley de Extranjería”

 

 

Por Brenda Navarro

11 de julio de 2018

https://www.pikaramagazine.com/2018/07/maria-galindo-mujeres-creando/

 

La cofundadora del movimiento boliviano ‘Mujeres Creando’, se encuentra presentando su último libro, ‘No hay libertad política si no hay libertad sexual’, en el explora las subjetividades de los políticos bolivianos. Señala constantemente las lógicas neoliberales y coloniales porque “es un absurdo pensar en feminismos en cualquier parte del mundo sin construir con las mujeres de abajo”.

 

María Galindo en el Parlamento de los cuerpos, en Atenas./ Foto cedida por la entrevistada

 

María Galindo (La Paz, Bolivia, 1964), cofundadora del movimiento boliviano autodenominado como anarquista-feminista Mujeres Creando, estuvo en territorio español para presentar el libro ‘No hay libertad política si no hay libertad sexual’ (2017). En su primer encuentro con Pikara Magazine, Galindo se posiciona respecto a su relación con España —“no traigo mi libro a España, que conste en actas”— pues explica que para ella, el debate con algunos feminismos europeos no es su prioridad: “Lo siento mucho pero no lo es. Acá las españolas se leen entre españolas o máximo suelen ampliar su horizonte a otros feminismos del norte del mundo. Y yo sé que lo hacen así, las editoriales también, incluso las editoriales alternativas. Entonces, no era una prioridad”.

Sin embargo, Radio Deseo, radio feminista que pertenece al colectivo de Mujeres Creando y que opera desde 2007 en territorio boliviano, fue invitada al aniversario de la Deutsche Welle en Alemania, para presentarse como la única representante de radio feminista latinoamericana de entre dos mil trescientos medios de comunicación. “Y claro, cruzas el charco y en ese caso ya mi espíritu es un espíritu de compartir y debatir con quiera escuchar, porque claro que hay circuitos de gente que le interesa debatir con Mujeres Creando, por ejemplo mi libro ‘No se puede descolonizar sin despatriarcalizar’ (2013) se vende en cinco o seis países del mundo y uno de esos países es España.”

“EL SISTEMA NEOLIBERAL ESTÁ DISPUESTOS A DARTE DERECHOS DE TERCERA O ÚLTIMA GENERACIÓN, A CHANTAJEARLOS, A OBLIGARTE A HACER LOBBY POLÍTICO, Y POR OTRO LADO TE QUITAN DERECHOS QUE YA HABÍAN CONQUISTADO NUESTROS PADRES, NUESTRAS ABUELAS”

María Galindo, nos explica que el libro ‘No hay libertad política si no hay libertad sexual’ (2017), más que un libro es una propuesta editada tanto en papel como en DVD en el que se presenta un estudio sobre las creencias, sentimientos, convicciones culturales y religiosas respecto a los cuerpos, el placer, las sexualidades diversas, etc. de mujeres y hombres que ocupan cargos parlamentarios en Bolivia: “Es un estudio muy interesante debido a que hay un replanteamiento de la estrategia de lucha para el movimiento LGBT que ya está muy agotada políticamente, y en este sentido, vale la pena hacer unas presentaciones con la gente que está interesada”.

— Al decir: “ahora nosotras vamos a cuestionar”, ¿fue algo pensado o cuando se dio la oportunidad de platicar con el vicepresidente Álvaro García Linera se te vino la idea?

— La llamada del vicepresidente parlamentario fue una llamada inesperada, pues en doce años de gobierno, sólo una vez me han contactado y lo aproveché al máximo. En ese sentido, cuando un patriarca, como es el Vicepresidente de la Asamblea legislativa, me dice “¿qué quieres?”, contesté: Quiero seguir jodiendo. Quiero investigarlos a ustedes a largo aliento para correr la cortina, como en el teatro, y mostrar las bambalinas del parlamento. Y eso es interesante porque a escala latinoamericana -pero también está pasando en España- muchos movimientos se asoman al poder político formal, con una serie de demandas sin saber nunca cómo son los procesos que tienen las personas con las que están tratando.

Entonces, este estudio es extrapolable a cualquier sociedad. Por ejemplo, yo no sé si un movimiento marica, si un movimiento feminista, en España, -ya sea a nivel regional o sea a nivel del Estado- tenga la fuerza para saber qué piensan sus parlamentarios. Es decir, ¿por qué no llegar y preguntarle a Pablo Iglesias si consume prostitución, por qué sí, por qué no? Buscar entender estas subjetividades de las personas que dicen representarnos. Porque mira, compañeros que representan al movimiento indígena suelen tener respuestas y formas de pensar anti-indígena. Si los políticos o los jueces que defienden la violación y que responsabilizan a la víctima fueran interpelados, el proceso político sería otro. Pero de estas cosas no se hablan porque dicen que es su vida privada; o porque el sexo, el cuerpo, el placer, etc. nunca entran en los procesos electorales, porque estos son procesos de marketing, algo muy parecido a las ofertas y rebajas de El Corte Inglés. Se escoge al que es guapito -presentable-, es decir, basados en crear una imagen falsa que quede bien ante las cámaras.

— Dices que tenemos que dejar de pensar dentro del neoliberalismo, ¿cómo le hacemos las que tenemos que entrarle aunque no queramos?

— Yo no soy una persona a la que le interese presentarse como perfecta, ni mucho menos presentar recetas porque cada quien subsiste como pueda. Pero, si hay una compañera que atiende un McDonald’s, no la vas a condenar como si fuera representante de esa empresa puesto que ella está en un trabajo precario y no le queda de otra. En este caso, hablo de las exiliadas del neoliberalismo, que por ejemplo, aquí en Madrid, te sirven los cafés y están en todos los trabajos precarios, estas exiliadas de nuestra tierra.

El problema no es atacar cómo estás construyendo tu subsistencia. Pero sí, -como movimientos organizados-, tenemos que tener en cuenta que no podemos dejarnos domesticar por las lógicas políticas del neoliberalismo. Ahí sí tenemos una gran responsabilidad. Y tenemos que cuestionar que el neoliberalismo ha exaltado el discurso de derechos para… Y ese discurso lo que ha hecho, es generar un mercado de ofertas, entonces ahora hay: que si derechos para personas con discapacidad, derechos para LGTB, población trans, etc. E incluso las leyes “trans” también tienen un contenido domesticador muy fuerte. Y esto lo digo como lesbiana y como desempleada crónica. Entonces, es necesario seguir hablando de cómo el discurso de los derechos es totalmente cooptado por una lógica neoliberal, porque están dispuestos, por un lado, a darte derechos de tercera o última generación, a chantajearlos, a colocarte en la fila y a obligarte a hacer lobby político; y por otro lado, te están quitando los derechos que ya habían conquistado nuestros padres, nuestros abuelos y abuelas. Hemos tenido que volver a exigir eso y es entrar a un juego ahistórico y confuso que fragmenta al sujeto político y convierte a los sujetos en clientes del sistema.

“LAS MUJERES QUE PARTICIPAN EN ESPACIOS DE PODER, O NO ESTÁN TOMANDO DECISIONES O TOMAN DECISIONES AFINES AL ESQUEMA DE PODER PATRIARCAL. Y LAS QUE SE REBELAN SALEN CON UNA PATADA DE AHÍ”

Hablemos de casos concretos: en Bolivia, a la población trans les dieron la ley de Identidad de Género que debería de llamarse “Ley de cambio del dato de sexo en el carnet de identidad” porque fue lo único que se les dio, no se les dio atención médica que es muy importante para ellas, ellos y elles, ni se les dio nada más. La mayor parte de esas compañeras no tienen economías bancarizadas, tampoco viajan, es decir, usan el carnet para colgarlo en la pared porque son no-ciudadanas. Entonces, no son ni treinta personas que hicieron el cambio con la ley, porque la mayor parte de las compañeras trans están en prostitución y sus niveles de marginalidad son tan altos que el carnet de identidad no les sirve y no les interesa.

Y esto sucede porque cuando tú das un derecho así, en términos homogéneos, las y los de abajo no acceden y eso es justamente lo que está pasando con el discurso bobo de los derechos de las mujeres, pues las mujeres de la calle, de a pie, estos veinte años llenos de discursos de derechos no les ha ayudado en nada.

— ¿Qué pasa con mujeres que dicen, “sí, pero, seguir haciendo desayunos y trabajo doméstico que son del ámbito privado, ya no quiero hacerlo, quiero estar en la parte pública, en la toma de decisiones”?

— Nosotras en Mujeres Creando hacemos una autogestión muy dramática que tiene serios problemas, porque si una de nosotras se enferma, todo se desbalanza. Es decir, la autogestión no es una taza de leche y además hay una lucha por la subsistencia tan grande, que lo que actualmente se hace desde la autogestión, es subsistir. No voy a vender eso como la maravilla. Pero, ahora bien, las mujeres que dicen que quieren estar en los lugares donde se dan las tomas de decisiones, nos están mintiendo, porque están en esos lugares pero no están tomando decisiones y cuando lo hacen, en realidad están tomando decisiones afines a los esquemas del poder patriarcal. Nosotras nos enfrentamos todos los días con juezas que no viabilizan casos de violación, pagos de asistencia familiar, etc. Además, cuando yo he visto a una compañera rebelarse en esos ámbitos, sale con una patada de ahí, porque hay diez en la lista que la pueden sustituir. Como el caso de las mujeres indígenas que nada más están ahí para la foto de la diversidad.

— Vuelvo a esto de las exiliadas del neoliberalismo: pienso en todas estas mujeres bolivianas que sobreviven haciendo trabajos de cuidados y doméstico, ¿qué les podrías decir a las mujeres españolas respecto a este fenómeno en el que ellas muchas veces pueden estar en el espacio público, porque hay alguien más sustituyéndolas en el privado?

— Yo utilizo la categoría de exiliadas del neoliberalismo porque no pueden estar acá y no pueden estar en ninguna otra parte, ya que son expulsadas de las estructuras económicas de las sociedades a las que pertenecen, porque aunque en nuestras economías, hemos creado mecanismos de subsistencia para no morir de hambre, estos mismos mecanismos están saturados y llega un momento en el que ya no da para más y muchas de estas mujeres se endeudan para salir del país; por eso hablo de una expulsión y no migración, decirle migración es cruel, porque en realidad es un exilio. Además, en el caso de Bolivia, las remesas juegan un papel importantísimo en la economía, no estamos hablando de cuatro infelices, estamos hablando de mujeres que están sosteniendo salud, alimentación y vivienda de amplios sectores de la población en mi país. Y lo peor es que no se les reconoce nada, al contrario, se les culpabiliza porque “dejaron”, “abandonaron” a los hijos, porque destruyeron a la familia, etc.

“HABLO DE EXILIADAS DEL NEOLIBERALISMO PORQUE SON MUJERES EXPULSADAS DE LAS ESTRUCTURAS ECONÓMICAS DE LAS SOCIEDADES A LAS QUE PERTENECEN. EN VEZ DE RECONOCERLAS, SE LAS CULPABILIZA”

Ahora, con una masa tan grande de mujeres como la que ha venido a España, es necesario preguntar qué hacen, pues han venido a ocupar prostitución y cuidados y han cambiado la esfera de relaciones hombre-mujer en esta sociedad y en otras. Y ni siquiera es en términos de empoderamiento, porque en realidad pasa que las mujeres blanco-europeas de clase media accedieron a poder salir, a dejar a su madre, a su padre, a sus hijos, en manos de una tercera renunciando a la presión sobre los hombres y pudiendo pagar un salario muy bajo a esta tercera y esto es muy grave, porque no se reduce a que es una a costa de la otra, sino que hay que dejar claro que se debería de estar hablando de cómo es que ninguna visión feminista puede construirse en España, pero en ninguna otra parte, sino se construye desde la totalidad del análisis del trabajo de cuidados.

A ver, que nos respondan por qué el ámbito de la prostitución está lleno de mujeres de fuera de España. Que nos respondan, y que no se confundan, nosotras respetamos todo este tema de la prostitución, incluso tenemos propuestas y las estamos llevando adelante en Bolivia, pero en España, las mujeres más pobres están en prostitución y la mayoría, no son españolas. Y en España, el resultado de esta discusión es totalmente artificial, racista, colonial, pero especialmente neoliberal.

En Bolivia y en otras sociedades latinoamericanas, también pasa lo mismo en relación con el campo indígena: en las ciudades urbanas de América Latina, son las mujeres indígenas, jóvenes, expulsadas de sus comunidades a las ciudades, quienes también cumplen las labores de cuidados para que las mujeres de las clases medias accedan a una compensación de todas sus responsabilidades. Entonces, es un absurdo pensar en feminismos en cualquier parte del mundo sin construir desde las mujeres de abajo. 

Acción de ‘Mujeres Creando’ “Cuerpos hechos bolsa” en la televisión pública en La Paz./ Enzo de Luca

— Se dice que son las mujeres migrantes las que deben de alzar la voz, las que deben de exigir lo que necesitan, ¿cómo hacerles entender que esta postura es engañosa?

— Yo a cualquier mujer española le diría: mira, entra a internet y lee la ley de Extranjería. Aquí no me interesa qué postura tienen respecto a la organización existente o no, de las mujeres exiliadas del neoliberalismo, basta que lean la Ley de Extranjería, porque esta ley explicita de forma muy clara contenidos racistas, coloniales, etc. El famoso tema de los papeles es absurdo, si una mujer española tuviera que asumir estas obligaciones para ella, terminaría chillando con voz muy alta y jamás aceptaría esas condiciones sobre sí mismas y sobre su trabajo. ¿Por qué ignoran esto? ¡Porque además es su Estado! Es en el nombre de ellas, y en nombre de sus supuestos derechos que se impone esa ley de Extranjería a toda la fuerza laboral que viene a este país y que resuelve parte del funcionamiento de su economía. España necesita esta fuerza laboral y aún así imponen esas condiciones para presionar a las personas y filtrar a quién y cómo aceptan en el país para tenerlas en condiciones de mayor subordinación.

“A LAS MUJERES ESPAÑOLAS LES SUGERIRÍA QUE NO LEAN A ANGELA DAVIS, A MARÍA GALINDO O A SILVIA FEDERICI Y QUE SÍ LEAN LA LEY DE EXTRANJERÍA. AHÍ ESTÁ EL RACISMO Y EL COLONIALISMO EXPLICITADO”

Entonces, yo les sugeriría que no lean a Angela Davis o no lean a la María Galindo o a la Silvia Federici, -que es más o menos su igual- y que sí lean la Ley de Extranjería, que además tiene este examen de españolidad, que implica reconocer la capacidad de las personas para adaptarse a estos países y esto es sumamente violento. ¿Cuánto de nuestros pueblos, de nuestras historias, cuánto de lo que somos, se estudia en los colegios españoles? Nada. Pero tú para vivir en Europa tienes que hacer un examen.

Además, yo quisiera preguntarle al gobierno de Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias -que se presenta muy de izquierda-: ¿Qué harán con la ley de Extranjería? No que nos hablen bonito. Pablo Iglesias viene a Bolivia y le aplauden, pero mi pregunta para Pablo Iglesias es qué va a hacer con la ley de Extranjería.

Y a Pedro Sánchez decirle: qué bonito tu gesto de recibir una patera pero que nos diga con pelos y señales: Artículo 1, ¿qué harías?, Artículo 2, ¿que harías? Y así con todos los artículos. ¿Qué van a hacer con los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE)? Porque estos centros de internamiento son en sí mismos violaciones a los derechos humanos e incluso podemos decir que son paralelos a Guantánamo por lo horrorosos. Y varios movimientos de mujeres lo dejan de tener en su horizonte, porque dicen “eso es cosa de los africanos, cosa de las migrantes” pero no, compañeras, eso no es así, porque mira, la Ley Mordaza que te imponen a ti, tiene mucho que ver y está conectada y son esas conexiones las que me interesan que se analicen.

— ¿Qué pasa con los feminismos latinoamericanos que terminan por verse homogeneizados cuando se hacen lecturas desde Europa?

— No, por supuesto. Las estructuras racistas y coloniales se reproducen en todos lados. Yo veo varias diferenciaciones a escala planetaria pero que ahora funciona muy bien para lo que se mal llama feminismo latinoamericano. Y es necesario hacer una diferencia entre feminismos latinoamericanos y la tecnocracia de género. Y en este sentido, hay que explicar que la tecnocracia de género es un proyecto que surge en toda América Latina y captura la categoría de género y la funcionaliza al proyecto neoliberal para que las mujeres ocupemos un lugar de amortiguación de las medidas de ajuste estructural.

“LA TECNOCRACIA DE GÉNERO ES UN PROYECTO QUE SURGE EN TODA AMÉRICA LATINA, QUE FUNCIONALIZA LA CATEGORÍA DE GÉNERO AL PROYECTO NEOLIBERAL PARA QUE LAS MUJERES AMORTIGÜEMOS LAS MEDIDAS DE AJUSTE ESTRUCTURAL”

Hay un proyecto de la tecnocracia de género que ha sido liderado por las organizaciones no gubernamentales que han unido la categoría de género y de desarrollo y que empata con la misma provenza de desarrollo que vienen haciendo la Cooperación Internacional desde la década de los años setenta, en el que se hablaba de subdesarrollo  aunque ahora dicen que no lo somos y ahora que dicen que más bien es un desarrollo sostenible con perspectiva de género del que no se entiende muy bien a qué se refieren, pero es un apellido que queda muy bien y que es políticamente correcto pero sigue siendo el mismo proyecto colonial en nuestro continente que busca y opera la extracción salvaje de la materia prima a precios muy bajos, pero, eso sí, con una envoltura muy bonita a la que llaman democracia, derechos para las mujeres, de empoderamiento, de talleres de autoestima y no sé cuánta bobada más.

Pero también hay que decir que luego tienes un espectro de feminismos muy variados dentro los que encontramos a los ecofeminismos, los feminismos autogestionados, conjunto de feministas que nacen en torno de reivindicaciones concretas de cara a los feminicidios, a la violencia machista, etc. Y yo te diría que ahí estamos nosotras en donde planteamos la despatriarcalización. Y también que quede claro que yo soy la autora de la despatriarcalización, no lo es María Lugones, no lo es el gobierno boliviano, todos esos son plagios que no reconocen autoría y no reivindico la autoría en un acto ególatra, lo que yo quiero es que se respeten las genealogías y esto tiene que ver con entender que si hablamos del feminismo como un fenómeno planetario, presente en todos los continentes y en todas las sociedades, no podemos sostener que el feminismo está anclado a la matriz eurocéntrica que nace con las reivindicaciones de las mujeres en el contexto del Estado Moderno burgués. Nosotras, quienes participamos en los feminismos latinoamericanos no somos una simple prolongación tardía que repite las consignas del feminismo europeo veinte años o treinta años después, esta es una mirada colonial que se tiene sobre los feminismos. Sucede que, en realidad, nosotras tenemos una genealogía propia, porque si tú haces un corte histórico y comienzas hablando de la revolución francesa de 1789, entonces, se tendría que hacer otro corte histórico importante en la que se visibilicen las luchas anticoloniales, que por ejemplo en la parte andina, datan de 1700 y donde puedes ver fenómenos muy interesantes en donde las mujeres tenían una participación esencial, en donde se proponían cosas y que se están indagando actualmente.

Y en este libro, ‘No hay libertad política si no hay libertad sexual’, ya planteo la relación trágica-colonial entre mariconería e indigenismo. En el primer capítulo documenté cómo el colonialismo se dedicó a perseguir todas las formas de sexualidad no heterosexuales porque atentaban con la visión judeocristiana sobre el cuerpo, el sexo y el placer. Es decir, antes de esta colonización, había diversidad sexual, existían en las culturas precoloniales que fueron sepultadas y negadas por completo. En aymaraque es uno de los idiomas más importantes de la región andina ya desde el año 1500 había conceptos para definir sexo entre mujeres o para definir mujer que no quiere tener wawa(hijos), que no quiere reproducirse, o para definir persona que no es hombre ni mujer, etc. que han sido eliminados del imaginario social y su léxico por este pasado colonial. Hay que seguir hablando de esto.

 

La Declaración de los Derechos de l@s Trabajador@s del Sexo en Europa

 

Esta declaración la han elaborado 120 trabajador@s del sexo y 80 aliados de 30 países durante la Conferencia Europea sobre Trabajo Sexual, Derechos Humanos, Trabajo y Migración, celebrada en Bruselas del 15 al 17 de octubre de 2005.

Puede descargarse en formato PDF aquí: https://www.sexworkeurope.org/sites/default/files/userfiles/files/join/declaration_sp.pdf

 

¿Por qué necesitamos una Declaración de los Derechos de l@s Trabajador@s del Sexo en Europa?

 Existen en Europa distintos enfoques ante la industria sexual y l@s trabajador@s del sexo – incluyendo también a los migrantes – ya sean hombres, mujeres o transexuales. Estos enfoques van desde la aceptación del trabajo sexual como un empleo y la introducción de los derechos laborales para l@s trabajador@s del sexo hasta la criminalización de l@s trabajador@s del sexo y/o de sus clientes.

En los últimos años proliferan a nivel local, nacional e internacional las medidas que limitan los derechos y las libertades fundamentales de l@s trabajador@s del sexo, alegando que desean combatir el crimen organizado y proteger la salud pública. Sin embargo, muchas de estas medidas se ponen en práctica en contra de las políticas y los principios basados en recomendaciones de UNAIDS y de la Organización Mundial de la Salud, las cuales señalan que las legislaciones represivas que limitan los derechos de l@s trabajador@s del sexo socavan las políticas de salud pública empujando la industria sexual a la clandestinidad. Asimismo, estas medidas contradicen la Resolución del Parlamento Europeo sobre la Violencia contra las Mujeres1 , que exigía la despenalización del ejercicio de la prostitución, garantizando así que las prostitutas disfruten de los mismos derechos que otros ciudadanos, así como la protección de la independencia, la salud y la seguridad de las prostitutas. Además, numerosas medidas violan la obligación de los Estados según el Derecho Internacional a respetar, promover y proteger los derechos humanos de todas las personas que habiten en su territorio sin discriminaciones, incluyendo el derecho a la intimidad, a la vida familiar, a salir legalmente de su país y a volver al mismo, a no verse sometido a torturas, a un trato inhumano o degradante, a no ser objeto de arrestos arbitrarios, así como a beneficiarse de la libertad de expresión, de información, de asociación y de circulación.

A pesar de las pruebas que demuestran que los trabajadores migrantes de todos los sectores son con cada vez más frecuencia objeto de abusos y explotación con absoluta impunidad, las respuestas europeas ante el aumento de la migración internacional se han centrado en una legislación restrictiva, concediendo poca importancia a proteger los derechos y las libertades de los migrantes. Hasta el momento Bosnia y Turquía son los únicos países europeos que han ratificado la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y Miembros de sus Familias de la ONU, la cual entró en vigor el 1 de julio de 2003.

Los proyectos de trabajo sexual y las organizaciones de trabajador@s del sexo en Europa cuentan con suficientes pruebas registradas y experiencias que demuestran que la legislación y las actitudes discriminatorias, no justificables mediante la protección de la salud pública o la lucha contra el crimen organizado, restringen los derechos y las libertades fundamentales de l@s trabajador@s del sexo a nivel local, nacional e internacional. Estas prácticas se producen en las áreas de asistencia sanitaria y social, vivienda, empleo, educación, legislación administrativa y jurisdicción penal. A continuación no enumeramos todos los países. Sin embargo no existe un solo país en toda Europa, incluyendo aquéllos en los que existe una industria sexual reglamentada, en el que l@s trabajador@s del sexo no hayan denunciado discriminaciones y violaciones de sus derechos humanos.

En Austria l@s trabajador@s del sexo son sometidos a controles sanitarios obligatorios pero los demás ciudadanos activos sexualmente no. Esto fomenta la imagen de l@s trabajador@s del sexo como “desaseados” e incumple el principio de no discriminación.

En Finlandia es ilegal que l@s trabajador@s del sexo trabajen juntos para protegerse y pueden ser juzgados por proxenetismo recíproco. Esto viola sus derechos a la libertad de reunión y asociación pacíficas y a condiciones laborales favorables.

En Francia cuando los hijos de l@s trabajador@s del sexo alcanzan la mayoría de edad pueden ser procesados por vivir de los ingresos de un/a trabajador/a del sexo. Esto viola el derecho de l@s trabajador@s del sexo a que se respete su vida privada y familiar y a no ser objeto de injerencias arbitrarias.

En Grecia, el trabajo sexual es legal y l@s trabajador@s del sexo se pueden empadronar en sus municipios pero no pueden casarse. Cuando se casan, no pueden seguir trabajando legalmente y pierden su licencia. Por lo tanto se obliga a l@s trabajador@s del sexo a elegir entre el derecho a casarse y a formar una familia y el derecho a ganarse la vida y a ejercer una profesión. Nadie debería verse obligado a tomar esta decisión.

En Italia la policía confisca y tira o quema con toda impunidad las pertenencias de l@s trabajador@s del sexo, violando su derecho a la propiedad, así como la obligación del Estado de ofrecer una solución eficaz para proteger su derecho a la propiedad, a igual protección de la ley y a la protección contra la discriminación.

En Holanda, donde el trabajo sexual es legal, l@s trabajador@s del sexo migrantes representan la única categoría profesional que no puede recibir permisos de trabajo legales, violándose así el derecho a la no discriminación, ya que en otros tipos de trabajo los extranjeros pueden obtener permisos de trabajo legales siempre que cumplan los requisitos estipulados en la Ley sobre trabajadores migrantes.

En Portugal (y en muchos otros países) l@s trabajador@s del sexo pierden la custodia de sus hijos a través de los servicios sociales o de las salas de asuntos de la familia solamente por su profesión, sin que existan pruebas específicas de perjuicios o de su incapacidad para actuar como padres, violando su derecho a no ser objeto de injerencias arbitrarias en su vida familiar y a la no discriminación.

En Rumania, donde el trabajo sexual es ilegal, el Gobierno prohíbe a sus ciudadanos ejercer esta actividad. Como resultado de la presión que ha ejercido el Gobierno rumano, el Gobierno austriaco ha cancelado los permisos de l@s trabajador@s del sexo ruman@s y las mujeres que trabajaban legalmente en Austria pueden ser devueltas a su país, violándose así su derecho a un empleo remunerado en un país que no sea el suyo.

En Rusia la policía amenaza a l@s trabajador@s del sexo con que van a ser vendidos como esclavos y les obliga a mantener relaciones sexuales sin remuneración, violándose así la obligación del Estado de ofrecer una solución eficaz para proteger su derecho a la seguridad personal y a igual protección de la ley.

En Eslovaquia el personal sanitario niega con toda impunidad la asistencia sanitaria a l@s trabajador@s del sexo y realiza comentarios discriminatorios ante las trabajadoras del sexo embarazadas, cuestionando su capacidad de dar a luz y violando su derecho a que el Estado les ofrezca el mejor nivel posible de salud física y mental y a fundar una familia.

En España l@s trabajador@s del sexo en burdeles tienen que pagar cantidades excesivas por los controles sanitarios que realizan los propietarios de los locales. Los resultados de esos controles no se tratan de manera confidencial. El Estado no ofrece una solución eficaz para proteger su derecho a la intimidad y a la salud, al mismo tiempo que se violan los códigos éticos de la medicina.

En Suecia los políticos han amenazado con retirarse de los debates públicos si l@s trabajador@s del sexo también participan. Asimismo l@s trabajador@s del sexo se han visto excluidos sistemáticamente del debate público, violándose su derecho a la libertad de expresión y opinión.

En el Reino Unido, donde l@s trabajador@s del sexo que trabajan en la calle son criminalizad@s, se utilizan disposiciones sobre ‘conducta antisocial’ para limitar su libertad de movimiento. Además en algunas ciudades se imprimen y distribuyen carteles identificando a trabajador@s del sexo con nombres y fotografías, violándose así su derecho a la intimidad y a participar en la vida pública, exponiéndoles a la discriminación y la violencia.

En virtud al Derecho Internacional, uno de los derechos fundamentales es que “todas las personas son iguales ante la ley y tienen derecho sin discriminación a igual protección de la ley”. Sin embargo, existe una duda razonable sobre si l@s trabajador@s del sexo en Europa gozan realmente de una igual protección de la ley. Existen razones imperiosas por las que l@s trabajador@s del sexo en Europa evitan acudir al sistema judicial para hacer frente a la discriminación, la violencia y otros abusos.

Historia de la Declaración

El proceso que nos ha conducido a la Declaración fue iniciado por SIGN (Sexwork Initiative Group Netherlands), una organización holandesa de trabajador@s del sexo y activistas. La fundación de SIGN constituyó el primer paso para crear una base más amplia de individuos en toda Europa interesados en organizar una conferencia y en defender los derechos de l@s trabajador@s del sexo. En junio de 2003 SIGN pidió a l@s trabajador@s del sexo y a las organizaciones de trabajador@s del sexo en toda Europa que colaboraran con ellos para organizar una conferencia. En enero de 2004 se creó un Comité Organizador (CO) compuesto por 15 personas, la mayoría de ellas trabajador@s del sexo en activo o retirados, incluyendo migrantes, provenientes de distintos países de Europa. El CO no incluye representantes de todos los países ni todos los grupos de Europa pero cuenta con el apoyo de un gran número de trabajador@s del sexo, activistas y organizaciones que colaboran con trabajador@s del sexo en toda Europa y en el resto del mundo.

El CO decidió que una Declaración de los Derechos de l@s Trabajador@s del Sexo en Europa establecería el marco para organizar la conferencia. Asimismo serviría para satisfacer la necesidad constante de concienciación sobre los derechos humanos de l@s trabajador@s del sexo y ofrecería un marco para evaluar y combatir el desprecio y la violación de sus derechos.

El CO creó un órgano legal, el Comité Internacional para los Derechos de l@s Trabajador@s del Sexo en Europa (ICRSE), para coordinar la conferencia y para que actúe como base de próximas iniciativas.

Aunque la redacción de la Declaración se identificó como la tarea más inmediata, el Comité Internacional para los Derechos de l@s Trabajador@s del Sexo en Europa también se comprometió a desarrollar estrategias permanentes para obtener la aceptación pública y política de los principios de la Declaración.

¿Qué es la Declaración?

La Declaración no pretende ser un documento legal y su existencia no establece un marco legal que proteja los derechos de l@s trabajador@s del sexo en Europa. La Declaración simplemente identifica los derechos humanos, laborales y migratorios de l@s trabajador@s del sexo de acuerdo con el Derecho Internacional y señala la obligación de los Estados de garantizar:.

  • que no viola ningún derecho,.
  • que terceros no violen ningún derecho,.
  • que las estructuras estatales estén organizadas de manera que todo el mundo puede disfrutar de sus derechos.

La Declaración es una síntesis de los derechos de todo ciudadano aprobados en tratados y convenios internacionales. Incluye además propuestas específicas dirigidas a los Estados acerca de políticas y medidas que aseguren la protección de esos derechos también para l@s trabajador@s del sexo.

La primera parte de la Declaración presenta los derechos de todos los seres humanos en Europa. Se trata de una simple recapitulación extraída de acuerdos internacionales que han firmado los Gobiernos Europeos.

La segunda parte de la Declaración enumera medidas para cada uno de los derechos identificados que los signatarios de esta Declaración consideran necesarias para garantizar que se respeten y protejan los derechos de l@s trabajador@s del sexo en Europa.

Los tratados internacionales a los que nos referimos en esta Declaración son:

  1. Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de la ONU, 1966
  1. Pacto internacional relativo a los derechos económicos, sociales y culturales de la ONU, 1966
  1. Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer de la ONU, 1979
  1. Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y Miembros de sus Familias de la ONU, 1990
  1. Convención de Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951
  1. Convenio de la OIT sobre el trabajo forzoso u obligatorio (nº 29) de 1930 y el Convenio sobre la abolición del trabajo forzoso (nº 105) de 1957
  1. Convenio sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación de la OIT (nº 87), 1948
  1. Convenio de la OIT sobre los trabajadores migrantes (disposiciones complementarias) (nº 143), 1975 2
  1. Convención Europea para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales, 1950

Además se basa en varias Declaraciones fundamentales:

  1. Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU, 1948
  1. Declaración sobre los Derechos y Responsabilidades del Individuo de la ONU, 1999
  1. Declaración sobre la Eliminación de Violencia contra la Mujer de la ONU, 1993
  1. Declaración de las Naciones Unidas sobre los principios fundamentales de justicia para las víctimas de delitos y del abuso de poder de 1985
  1. Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, 1998
  1. Recomendación de la OIT sobre los trabajadores migrantes (nº 151), 1975
  1. Carta Social Europea, 1961 & 1996
  1. Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, 2000

El Comité Internacional para los Derechos de l@s Trabajador@s del Sexo en Europa ha seleccionado a partir de estos tratados los derechos amenazados por las legislaciones y las prácticas discriminatorias en Europa. Éstos son:.

El derecho a la vida

El derecho a la libertad y la seguridad personal.

El derecho a no ser esclavizado, sometido a trabajos forzados o empleado en condiciones de servidumbre

El derecho a no ser sometido a torturas ni a tratamientos inhumanos o degradantes.

El derecho a ser protegido contra la violencia, el daño físico, las amenazas y la intimidación.

El derecho a la intimidad y a la protección de la vida familiar, incluyendo el derecho a no ser objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en la vida privada, la familia, el domicilio o la correspondencia, ni de ataques contra la honra o la reputación.

El derecho a casarse y fundar una familia.

El derecho a la libertad de movimiento y residencia.

El derecho a salir de cualquier país, incluso el propio, y a regresar a su país.

El derecho de solicitar asilo y a la no devolución.

El derecho a igual protección de la ley, así como a la protección contra la

discriminación y toda provocación a tal discriminación.

El derecho a un juicio justo.

El derecho a la libertad de opinión y expresión.

El derecho al trabajo, a la elección libre de trabajo y a condiciones justas y favorables de trabajo, así como a la protección contra el desempleo.

El derecho al mejor nivel posible de salud física y mental.

El derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.

El derecho a organizarse, a la libertad de asociación y a sindicarse.

El derecho a información para migrantes documentados e indocumentados.

El derecho a una solución eficaz.

El principio de no discriminación.

El derecho a participar en la vida cultural y pública de una sociedad.

La obligación de los Estados de combatir los prejuicios, así como las prácticas tradicionales basadas en la idea de inferioridad o superioridad de un género o en los roles estereotipados de hombres y mujeres

En la Declaración nos centramos en los derechos más amenazados en Europa. La Declaración no exige que se otorguen derechos especiales a l@s trabajador@s del sexo, sino que se basa en el principio de que la venta de servicios sexuales no es una razón para negar a l@s trabajador@s del sexo los derechos fundamentales que les confiere el Derecho Internacional.

Solidaridad

El amplio proceso de consulta en toda Europa que ha conducido a la presentación y al refrendo de la Declaración ha sido crucial para desarrollar este compromiso colectivo con los derechos humanos de los trabajadores del sexo femeninos, masculinos y transexuales, incluyendo siempre a los migrantes. La congregación de individuos y grupos con experiencias y perspectivas diversas nos ha permitido adoptar un enfoque más amplio sobre la importancia de promover el respeto de los derechos de l@s trabajador@s del sexo en Europa. La redacción de la Declaración ha servido para resaltar los factores comunes entre l@s trabajador@s del sexo y otros grupos marginados cuyos derechos no siempre se respetan.

Finalmente, la Declaración nos permite establecer vínculos entre Europa y el resto del mundo. Aunque la Declaración es específica para Europa, nos dota de un lenguaje – el lenguaje de los derechos – que pueden entender y compartir todos los países del mundo.

Uso de la Declaración

La información es una herramienta poderosa. Al exponer los derechos existentes, la Declaración pretende en primer lugar actuar como herramienta para ayudar a l@s trabajador@s del sexo a defender sus derechos con las autoridades y la justicia de su parte.

En segundo lugar, la Declaración ha de ser un rasero con el que evaluar nuestros logros, el progreso que vamos consiguiendo y los objetivos de nuestros esfuerzos en el futuro. Ofrece una base a las organizaciones y a los grupos para presionar para que se respeten derechos reconocidos universalmente, así como para defender a l@s trabajador@s del sexo en caso de que se pongan en duda sus derechos.

En tercer lugar sirve de guía para las organizaciones y las instituciones que deseen aplicar políticas y prácticas justas y no discriminatorias.

En último lugar es una base desde la que mirar hacia el futuro. A través de las directrices que brinda, nos permite evaluar si las leyes propuestas respetan o socavan los derechos de l@s trabajador@s del sexo. También nos plantea un objetivo a largo plazo: conseguir que la opinión pública entienda que el respeto de los derechos humanos de todos es fundamental para una sociedad sana.

Si desea ser incluido como defensor de estas ideas o si puede ofrecer ejemplos de logros o fracasos en la defensa de los derechos humanos de l@s trabajador@s del sexo, póngase en contacto con el Comité Internacional para los Derechos de l@s Trabajador@s del Sexo en Europa en declaration@sexworkeurope.org

 

 

La Declaración de los Derechos de l@s Trabajador@s del Sexo en Europa

Prefacio

Esta Declaración ha sido redactada por trabajador@s del sexo y organizaciones dedicadas a promover sus derechos humanos y bienestar. Esta Declaración enumera derechos que el Derecho Internacional Humanitario confiere a toda persona en Europa, incluyendo l@s trabajador@s del sexo. A continuación, la Declaración recomienda medidas y prácticas que los signatarios de la misma consideran requisito mínimo necesario para garantizar que se respeten y protejan esos derechos. Estos derechos han de ser respetados y protegidos cuando se desarrollen y apliquen leyes y programas con el fin de paliar el tráfico de seres humanos, la migración ilegal o el terrorismo.

La Declaración 

Toda persona en Europa, incluyendo l@s trabajador@s del sexo, está dotada de los siguientes derechos de acuerdo con el Derecho Internacional Humanitario. Todos los Gobiernos europeos deben respetar, proteger y cumplir:

I. El derecho a la vida, la libertad y la seguridad personal

  1. El derecho a no ser objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su vida familiar, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación

III. El derecho al mejor nivel posible de salud física y mental

  1. El derecho a la libertad de movimiento y residencia
  2. El derecho a no ser esclavizado, sometido a trabajos forzados o empleado en condiciones de servidumbre
  3. El derecho a igual protección de la ley y a la protección contra la discriminación o la incitación a la discriminación por motivos de género, origen étnico, nacionalidad, orientación sexual, etc.

VII. El derecho a casarse y fundar una familia

VIII. El derecho al trabajo, a la elección libre de trabajo y a condiciones laborales justas y favorables

  1. El derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas
  2. El derecho a salir de cualquier país, incluso el propio, y a regresar a su país
  3. El derecho de solicitar asilo y a la no devolución

XII. El derecho a participar en la vida cultural y pública de una sociedad

Estos derechos humanos se recogen en tratados internacionales que los Gobiernos europeos se han comprometido a respetar.

Asimismo, la mayoría de los tratados contienen una cláusula de no discriminación en la que se estipula que estos derechos se deben aplicar sin discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier índole, origen nacional o social, pertenencia a una minoría nacional, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social. Además la Comisión de Derechos Humanos de la ONU afirma en su Comentario General 15 que la norma es que “se garanticen todos y cada uno de los derechos reconocidos en el Pacto, sin discriminación entre nacionales y extranjero”.

Aunque estos derechos se aplican a todos los seres humanos, la experiencia de l@s trabajador@s del sexo en toda Europa demuestra que los Estados no respetan, protegen, cumplen ni promueven sus derechos en situación equiparable a la de otros ciudadanos.

Con el presente documento realizamos una declaración de los derechos de l@s trabajador@s del sexo e instamos a los Gobiernos europeos a que garanticen el cumplimiento de los mismos.

I. Vida, libertad y seguridad

L@s trabajador@s del sexo tienen derecho a la vida, la libertad y a la seguridad personal, incluyendo la determinación de su sexualidad. Con el fin de que se respete este derecho:

  1. Nadie debe verse forzado por terceros a ofrecer servicios sexuales en contra de su voluntad o en condiciones que no acepten.
  1. Los preservativos son fundamentales para proteger su vida y su seguridad. Por lo tanto, la confiscación de los preservativos de l@s trabajador@s del sexo debe estar prohibida.
  1. Los Gobiernos deben poner fin a la impunidad ante los niveles desproporcionados de violencia y los asesinatos que afectan a l@s trabajador@s del sexo en todos los países, incluyendo la investigación y el castigo de los abusos perpetrados por las fuerzas y cuerpos de seguridad.

II. Privacidad y vida familiar

L@s trabajador@s del sexo tienen derecho a no ser objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su vida familiar, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques contra su honra o su reputación. Con el fin de que se respete este derecho:

  1. No se debe denegar a nadie el derecho a establecer y mantener relaciones3. La clasificación de las parejas y de los hijos adultos de l@s trabajador@s del sexo como proxenetas es discriminatoria e implica que no está bien que l@s trabajador@s del sexo gocen de una vida privada y familiar y que otras personas mantengan relaciones con ellos, lo cual puede llevar a que no se les ofrezcan ciertos servicios.
  1. L@s trabajador@s del sexo tienen derecho a decidir cuántos hijos quieren tener y la frecuencia con la que desean tenerlos. La práctica del trabajo sexual en la actualidad o en el pasado no debe ser motivo para que se cuestione la capacidad de una persona para ser madre/padre o tener la custodia de sus hijos.

III. Salud 

L@s trabajador@s del sexo, sin que importen si son migrantes o no, tienen derecho al mejor nivel posible de salud física y mental, incluyendo la salud sexual y reproductiva. Con el fin de que se respete este derecho:

  1. Nadie debe verse sometido a controles médicos ni a análisis de VIH obligatorios. Cualquier control médico debe realizarse con el objetivo primordial de promover la salud y los derechos de la persona afectada.
  1. La información acerca del estado de salud sexual y VIH ha de ser confidencial.

IV. Libertad de movimiento

L@s trabajador@s del sexo tienen derecho a la libertad de movimiento y residencia. Con el fin de que se respete este derecho:

  1. No se deben establecer límites a la libertad de circulación de los individuos entre distintos países porque ejercen el trabajo sexual.
  1. No se deben establecer límites a la libertad de circulación de los individuos en los Estados y sus regiones. Los reglamentos para controlar a l@s trabajador@s del sexo al nivel que sea no debe infringir su derecho a la libertad de movimiento, incluyendo el derecho a marcharse de su lugar de residencia y volver al mismo, el derecho a visitar a su familia o a acceder a algún servicio.

V. Ausencia de esclavitud y trabajo forzado

L@s trabajador@s del sexo tienen derecho a no ser esclavizados, sometidos a trabajos forzados o empleados en condiciones de servidumbre. Con el fin de que se respete este derecho:

  1. Se deben tomar las medidas necesarias para garantizar que l@s trabajador@s del sexo gocen de sus derechos laborales íntegros, que los conozcan y que tengan acceso a los mecanismos y las normas necesarios para poner fin a condiciones laborales abusivas.
  1. Se deben tomar medidas para ofrecer la ayuda y la protección necesarias a las víctimas del tráfico de seres humanos, del trabajo forzado y de las formas de esclavitud modernas siempre respetando la protección de sus derechos humanos. Se deben conceder permisos de residencia para garantizar un acceso eficaz a la justicia y a soluciones legales, incluyendo indemnizaciones, independientemente de que estén dispuestos a colaborar con las autoridades competentes. Las personas víctimas del tráfico de seres humanos no deben ser devueltas a situaciones o países en las que les esperen situaciones similares o cualquier otro perjuicio. 
  1. Igual protección de la ley y protección contra la discriminación

L@s trabajador@s del sexo tienen derecho a igual protección de la ley, incluyendo soluciones jurídicas eficaces, así como a la protección contra la discriminación o la incitación a la discriminación. Con el fin de que se respete este derecho:

  1. Si l@s trabajador@s del sexo no han cometido ningún delito y si la venta de servicios sexuales no es ilegal, se debe prohibir a las fuerzas y cuerpos de seguridad que abusen de su autoridad interfiriendo o acosando a l@s trabajador@s del sexo. Al investigar un delito o realizar una detención, las autoridades competentes deben respetar los derechos de los acusados sin que importe el hecho de que sean trabajador@s del sexo.
  1. Los Estados son responsables de investigar, juzgar y condenar a los responsables de cualquier crimen perpetrado contra cualquier persona, independientemente de que las víctimas sean trabajador@s del sexo o migrantes. Asimismo se deben tomar medidas para garantizar que el sistema penal sea capaz de actuar ante los crímenes denunciados por trabajador@s del sexo. Estas medidas han de considerar la formación y el descuido de las fuerzas y cuerpos de seguridad, los fiscales y los jueces. Las pruebas que aporten l@s trabajador@s del sexo en las diligencias penales no se deben ignorar por su profesión.
  1. Los organismos responsables de hacer cumplir la ley no deben confiscar arbitrariamente ni destruir las pertenencias legales de ninguna persona.

En relación con el derecho a la protección contra la discriminación:

  1. No se debe desestimar a nadie en las salas de lo civil o en salas de asuntos de la familia por el simple hecho de que haya ejercido o ejerza el trabajo sexual.
  1. Se deben tomar medidas para proteger a l@s trabajador@s del sexo y a las personas a su cargo contra la discriminación en el empleo, la vivienda, la asistencia jurídica, la asistencia infantil, la atención sanitaria y los servicios sociales, así como contra la discriminación arbitraria e injustificada por parte de las compañías de seguros privadas.
  1. Debería existir una educación pública y profesional cuyo objetivo específico sea la desaparición de la discriminación de los l@s trabajador@s del sexo.

VII. Casarse y formar una familia 

L@s trabajador@s del sexo tienen derecho a casarse y a fundar una familia. Con el fin de que se respete este derecho:

  1. La práctica del trabajo sexual en la actualidad o en el pasado no debe ser motivo para prohibir a l@s trabajador@s del sexo que se casen con la pareja que deseen, que funden una familia y que críen a sus hijos.
  1. Los Gobiernos deben garantizar que el trabajo sexual no suponga una barrera para que l@s trabajador@s del sexo y sus familias accedan a la asistencia sanitaria. Además han de asegurarse de que los poderes públicos y los servicios sanitarios no discriminen a l@s trabajador@s del sexo ni a sus familias y que respeten su derecho a la intimidad y a la vida en familia.

VIII. Trabajo y condiciones laborales justas y favorables

L@s trabajador@s del sexo tienen derecho al trabajo, a la elección libre de trabajo y a condiciones laborales justas y favorables, así como a la protección contra el desempleo. Con el fin de que se respete este derecho:

  1. El no reconocimiento del trabajo sexual como un empleo o una profesión tiene consecuencias adversas para las condiciones laborales de l@s trabajador@s del sexo y les deniega el acceso a la protección que ofrecen las legislaciones laborales nacionales y europeas.
  1. L@s trabajador@s del sexo deben poder decidir, sin injerencias ni presiones ajenas, la naturaleza y las condiciones de los servicios sexuales que ofrecen.
  1. L@s trabajador@s del sexo tienen derecho a un puesto de trabajo seguro e higiénico. Deben tener acceso a información precisa y actualizada sobre seguridad e higiene, ya sean empleados o autónomos. Además, no se debe exigir a ningún trabajador del sexo que consuma alcohol u otras drogas como condición para trabajar.
  1. Todas las personas tienen derecho a ser tratadas con respeto en su puesto de trabajo y a que no se les someta a acoso sexual. En los puestos de trabajo de la industria sexual, como en cualquier otro puesto de trabajo, se debe fomentar el respeto y evitar el acoso sexual a l@s trabajador@s del sexo.
  1. L@s trabajador@s del sexo deben tener derecho a un empleo equitativo y a los beneficios de la seguridad social, incluyendo la baja y la paga por enfermedad, la baja por maternidad y el permiso parental, las vacaciones y el subsidio de desempleo si les despiden o si deciden dejar el trabajo sexual.
  1. L@s trabajador@s del sexo no deben ser objeto de discriminación, pagando tarifas excesivas en sus puestos de trabajo por alquileres o artículos de primera necesidad, como alimentos u otros servicios, por el simple hecho de que se trate de un lugar en el que se ejerce el trabajo sexual.
  1. A nadie se le debe excluir ni despedir de un puesto de trabajo por haber ejercido el trabajo sexual.

IX. Asamblea y asociación pacíficas

L@s trabajador@s del sexo tienen derecho a reunirse y a asociarse de manera pacífica. Con el fin de que se respete este derecho:

  1. El trabajo sexual no se debe considerar motivo para limitar la capacidad de l@s trabajador@s del sexo de colaborar, reunirse y crear asociaciones para expresar sus opiniones, participar en negociaciones colectivas y defender sus derechos.

X. Salir de y volver al país de origen

L@s trabajador@s del sexo tienen derecho a salir de cualquier país, incluyendo el propio, y a volver a su país de origen. Con el fin de que se respete este derecho:

  1. El trabajo sexual no debe ser considerado una razón para limitar los derechos de una persona a marcharse de su país o a volver al mismo. En caso de que vuelvan a su país, se debe garantizar su seguridad.

XI. Asilo y el derecho a la no devolución

L@s trabajador@s del sexo tienen derecho a solicitar asilo y no se les puede devolver a situaciones en las que se les someta a un trato inhumano o degradante o a torturas. Con el fin de que se respete este derecho:

  1. Los Gobiernos deben tomar medidas que garanticen que el trabajo sexual no cree barreras a la hora de pedir asilo o asegurar la no devolución.

XII. Participación en la vida pública

L@s trabajador@s del sexo tienen derecho a participar en la vida cultural y pública de una sociedad. Por ello consideramos que:

  1. L@s trabajador@s del sexo como todas las demás personas deben tener el derecho a participar en la formulación de las leyes y las políticas que afectan a su entorno laboral y personal.

 

Trasfondo de la Declaración de los Derechos de l@s Trabajador@s del Sexo en Europa 

Como respuesta ante el aumento de las legislaciones, las políticas y las prácticas represivas en Europa, un pequeño grupo formado por trabajador@s del sexo y aliados de Países Bajos se reunió en 2002 para organizar una conferencia que diera voz a l@s trabajador@s del sexo. Ese pequeño grupo hizo un llamamiento a l@s trabajador@s del sexo, a proyectos de trabajo sexual y a defensores de los derechos de l@s trabajador@s del sexo de toda Europa para que pidieran a otros que se unieran a ellos. Se creó un comité organizador compuesto mayoritariamente por trabajador@s del sexo. Además se constituyó una entidad legal, el Comité Internacional para los Derechos de l@s Trabajador@s del Sexo en Europa, con el fin de reunir fondos y organizar la conferencia.

El comité decidió que la conferencia no sólo debía servir para dar una voz a l@s trabajador@s del sexo, sino que además debía ofrecerles las herramientas necesarias para defender sus derechos en toda Europa y permitir la creación de alianzas con organizaciones dedicadas a los derechos humanos, asuntos laborales y migrantes. Una de las herramientas que el comité decidió crear fue

  • . una Declaración de los Derechos de l@s Trabajador@s del Sexo en Europa, creada por trabajador@s del sexo y expertos internacionales en derechos humanos en la que se describieran las violaciones de los derechos de trabajador@s del sexo en toda Europa, se expusieran los derechos de l@s trabajador@s del sexo de conformidad con la legislación europea vigente en materia de derechos humanos y se identificaran las medidas que han de tomar los Estados para respetar, proteger y cumplir los derechos de l@s trabajador@s del sexo.

El comité estableció un proceso de consulta durante un año con trabajador@s del sexo de toda Europa, así como con expertos internacionales en derechos humanos, asuntos laborales y migración. Como resultado de este proceso, se recopiló la información enviada para redactar un proyecto de declaración para l@s trabajador@s del sexo y sus aliados lo estudiasen durante la conferencia.

Esta declaración fue redactada y aprobada el 16 de octubre de 2005 por 120 trabajador@s del sexo y 80 aliados de 30 países en el marco de la Conferencia Europea sobre Trabajo Sexual, Derechos Humanos, Trabajo y Migración. Se presentó el 17 de octubre de 2005, tercer día de la conferencia, expuesta por Monica Frassoni, europarlamentaria italiana del Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea en el Parlamento Europeo, donde la apoyó y firmó Vittorio Angoletto, europarlamentario italiano del Grupo Confederal de la Izquierda Unida Europea – Izquierda Verde Nórdica.

 

El futuro

La Declaración de los Derechos de l@s Trabajador@s del Sexo en Europa se distribuirá por toda Europa y a través de la página web sexworkeurope, en un principio en inglés. L@s trabajador@s del sexo están traduciendo el documento al francés, al alemán, al ruso y al español (los demás idiomas de la conferencia). En un futuro esperamos poder traducir el texto a otros muchos idiomas utilizados en Europa.

Esperamos que otras personas apoyen los derechos humanos de l@s trabajador@s del sexo en Europa firmando esta declaración.

Para obtener más información, visite http://www.sexworkeurope.org o envíe un correo electrónico a declaration@sexworkeurope.org

P.O. Box 51319, 1007 EH Ámsterdam, Países Bajos

 

NOTAS 

1 Resolución del Parlamento Europeo sobre la Violencia contra las Mujeres, 1986, Doc. A2-44/86.

2 NB: El artículo 2 del Convenio sobre los trabajadores migrantes, 1990, define al trabajador migrante como toda persona que “va a trabajar, trabaja o ha trabajado en una actividad remunerada en un Estado del cual no es ciudadano nacionalizado”.

3 De acuerdo con una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el derecho a la intimidad incluye el derecho a “establecer y mantener relaciones con otros seres humanos, especialmente a nivel emocional, para conseguir el desarrollo de la propia personalidad”. Dudgeon contra el Reino Unido, Sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (1981) 4 EHRR 149.

Prostitución y feminismo, una mirada a la lucha sindical en Argentina

 

EFE Buenos Aires

8 de enero de 2019

https://www.efe.com/efe/america/entrevistas/prostitucion-y-feminismo-una-mirada-a-la-lucha-sindical-en-argentina/50000489-3861071#

 

La secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar), Georgina Orellano, habla durante una entrevista con Efe el pasado 4 de enero de 2018, en Buenos Aires (Argentina). EFE

 

“Puta y feminista”, así es como se define Georgina Orellano, secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar), una agrupación que lleva 23 años luchando para que las trabajadoras sexuales puedan “salir de la clandestinidad” y reivindicar que “la prostitución es trabajo”.

Ammar es una organización sindical que nació en 1995 “producto de la organización de un grupo de trabajadoras sexuales” de Buenos Aires contra los “edictos policiales que criminalizaban el uso del espacio publico para ofrecer servicios sexuales”, con penas que iban de los “30 a 60 días de arresto”.

Durante los casi 24 años de su historia, Ammar ha transformado y ampliado sus objetivos en busca de un reconocimiento integral de la prostitución.

“Nuestra reivindicación principal es para poder salir de la clandestinidad, para no sufrir violencia institucional, para no tener que pagar a la policía y también como una herramienta para combatir el estigma social que nos condena a quienes ejercemos esta actividad”, manifestó Orellano a Efe.

La secretaria general del sindicato tiene claro que para conseguir “el reconocimiento de la profesión” deben apoyarse mutuamente, ya que “la salida es colectiva, organizativa y sindical sobre todas las cosas”.

“No va a ser una ley que nos va a transformar el 100 % de nuestras vidas, a nosotras lo que nos transformó fue organizarnos, fue encontrarnos en un sindicato, en una central de trabajadores y trabajadoras en las cuales generamos conciencia de clase”, aseguró.

La prostitución no está tipificada en el Código Penal argentino.

La única referencia sobre el tema en el ámbito nacional se remonta a un decreto presidencial de 2011 que prohibió los anuncios publicitarios de oferta sexual, aunque hay varias provincias, entre ellas la bonaerense, en la que se penaliza la prostitución con penas de hasta 60 días de arresto.

Orellano tiene 33 años y se prostituye desde que tenía 19, un tiempo en el que ha conseguido vencer la “vergüenza” y la “culpa” con la que vivía.

“Pensaba que por ser prostituta no tengo ningún derecho, el derecho que tengo es que todo el mundo opine de mí y que todo el mundo me condene. Vivía con la cabeza gacha, con mucha culpa, con mucha vergüenza, naturalizando un montón de situaciones de violencia, porque pensaba eso, que las putas no nos merecemos nada”, relató.

Ahora quiere, junto con la ayuda y colaboración de sus compañeras, conseguir que ese proceso de aceptación que ella ha vivido se traslade a una sociedad que todavía conserva pensamientos como “la puta es puta porque quiere” o “si la policía la violenta se lo merece por puta”.

“Teníamos una cuota de responsabilidad que era alzar la voz, contar verdaderamente quiénes somos, decir por qué decidimos ejercer el trabajo sexual y corrernos un poco de este rol de la víctima. Toda la gente pensaba que la puta era la víctima y todos nos querían venir a salvar pero nadie le venia a preguntar a la puta que era lo que quería”, subrayó.

Georgina Orellano habla claro, sin tapujos ni remordimientos, sin que le tiemble la voz cuando tiene que decir la palabra “puta”, la misma que lleva tatuada en uno de sus brazos, fruto de muchos años de activismo feminista que le han dado una visión transversal de la problemática y que la han llevado a una conclusión muy clara, y es que la única solución posible radica en la educación.

En su opinión, “la educación sexual integral” debe ofrecerse desde el jardín de infancia, para que se traten temas como “derecho a la intimidad, el consentimiento, la intimidad y el respeto por el propio cuerpo”.

Si bien considera que no es fácil incorporar estos temas a ciertos sectores de la sociedad “más tradicionales”, que ven el sexo como “algo sucio” de lo que no se debe hablar.

“En muchas casas nunca se habló de sexo, siempre era como algo prohibido y no hablarlo o esconderlo debajo de la alfombra es justamente generar que es algo malo, construir que el sexo es algo malo, prohibido y sucio”, destacó.

Lo que tiene claro es que en este cambio social se deben involucrar todos los sectores, incluyendo a muchos hombres.

Basada en sus años de experiencia, se muestra desconfiada de lo que las leyes pueden ofrecer y considera que el primer cambio debe ser el de “involucrar a los protagonistas” a la hora de “elaborar políticas públicas”.

Orellano es puta y feminista, además de sindicalista y otras muchas cosas, aunque por encima de todo es una persona que tiene una respuesta elaborada a cada pregunta.

Y es que como ella dice, “ahora cada vez que hablan de las putas hay una puta que va a contestar”: el primer eslabón de un cambio global que se proyecta sobre toda la sociedad.